Está en la página 1de 3

EL CAMINO A CRISTO

RESUMEN

En este libro Cristo nos deja un mensaje inmenso para sus hijos comienza relatando
desde el origen del pecado en la tierra con la caída de nuestros primeros padres,
después como Dios enviaría a su hijo para rescatar al hombre del pecado mediante
el plan de salvación, de esta forma Dios muestro y lo sigue mostrando el amor que
tiene hacia el hombre, Dios creó todo perfecto, Adán y Eva vivían felices, Dios los
caso y no estaba en sus planes que existiera el pecado entre eso la muerte, pero el
enemigo que se metió en la serpiente engaño a nuestros primeros padre y por
desobedecer a Dios el pecado entro y todo se degenero vino la consecuencia.

Antes del pecado el hombre gozaba de constante comunicación con Dios, Adán y
Eva conversaban con Dios a cada momento pero luego introducido el pecado la
comunicación con Dios tuvo que cambiar, hoy en día Dios ya no nos habla
directamente como lo hacía con Adán y Eva por causa del pecado pero lo hace
atravez de su palabra, hoy en día son muy poco los que buscan a Dios por su propia
cuenta, es nuestro Dios que busca a sus hijos de muchas maneras, debemos estar
en comunicación con nuestro Dios por intermedio de la oración.

Hoy en día todo debemos confesarnos ante Dios todos los días en cada momento y
arrepentirnos de nuestros pecados, muchos creen que no comenten pecado y hacen
el bien jamás hacen daño a nadie, pero cuando entregamos nuestra vida a Dios,
Dios nos ilumina con su poder y revela en nosotros todo el pecado mas oculto que
puede existir ya que pecado no es solamente con la acción sino también está en el
pensamiento, lo que uno puede sentir en su corazón alguna cosa mala como
envidia, odio, y estaríamos cometiendo el mismo pecado del egoísta que no
empresta sus cosas para hacer el bien, del envidioso que se dedica hacer daño por
causa de su envidia, entonces la luz de Dios nos ilumina y saca todo nuestros
pecado que hay en nuestro corazón.

La confesión es importante en la biblia nos dice que debemos confesarnos ante


nuestro Dios practicar la oración privada y en secreto confesarnos ante Dios, si
hemos hecho un daño a nuestro prójimo, pedirle perdón a nuestro hermano y luego
arrepentirnos ante nuestro Dios.

Jamás debemos ocultar nuestro pecado todo pecado por más pequeño que sea
debe ser confesado ante Dios y solamente así estaremos en paz con nosotros
mismo.

Debemos consagrarnos con todo nuestro corazón ante Dios, la consagración


significa dejar de practicar las cosas del mundo que nos puede alejarnos de Dios y
comenzar a vivir con Cristo, ser una nueva criatura en el.

Tenemos que abandonar todo que podamos sentir que es nuestro ídolo y nos aleje
de Dios quitarlo de nuestra vida, o ponerlo en segundo lugar dependiendo si no es
algo tan malo que nos pueda alejarnos de Dios, ejemplo el estudio, trabajo, dinero y
familia.
Si queremos vivir en paz con nosotros mismo vivir en armonía con nosotros mismo,
con nuestros prójimos y con nuestro Dios debemos apartarnos del pecado,
comenzar a mirar con aborrecimiento las cosas del mundo que nos pueda alejarnos
de Dios. Nuestro Dios promete perdonar todo pecado pero solamente perdonar
aquel que quiere ser perdonado aquel que acepte ser perdonado aquel que se
arrepiente con todo corazón y desea ser una nueva criatura en Cristo.

Nosotros fuimos llamado hacer discípulos pero tenemos que abandonar todo
pecado, si estamos con Cristo somos nueva criatura todas las cosas viejas pasaron,
terminaron por completo en nuestro vida, por eso es importante orar mucho,
confesarnos ante nuestro Dios.

Ahí está la primera prueba si uno quiere ser discípulo apartarse de todas las cosas
del mundo que nos pueda alejarnos de nuestro Dios algo que para la mayoría le
cuesta tomar esa decisión.

En este libro nos habla un punto muy interesante acerca del SECRETO DEL
CRECIMIENTO que viene hacer cuando somos una nueva criatura somos como
unos niños nuevo tenemos un nuevo corazón, el secreto es permanecer en Cristo
así como el pámpano no puede estar separado del vid, de la misma forma nosotros
no podemos estar separado de Cristo.

Así como las plantas no crecen por su propia cuenta, ni el niño de desarrolla por su
propia cuenta, el cristiano no puede crecer espiritualmente por su propia cuenta sino
que tiene que alimentarse espiritualmente estudiando la palabra de Dios, orando en
todo momento y lo más importante llevar el evangelio cumplido estos tres pasos
creceremos mas espiritualmente y estaremos preparado para la pronta venida de
nuestro Dios.

Es importante conocer el trabajo y la vida de nuestro salvador Jesucristo, su trabajo


en la tierra fue muy duro, tuvo muchas pruebas, hasta el final de su trabajo en la
tierra con la muerte en la cruz, sus ángeles también trabajan por la felicidad de otro
de la misma forma lo hizo Cristo.

Hay que saber que no tuvo comodidad más bien tuvo pruebas, esto nos enseña que
nosotros también nuestro trabajo en la iglesia no será de muchas comodidades
tendremos pruebas, Dios nos encargo a nosotros cumplir la misión de llevar el
evangelio, pudo haber encargado a sus ángeles pero nos encargo a nosotros con la
finalidad de estar trabajando por su iglesia y ayudar a otros de encontrar la felicidad
en Cristo.
¿Cómo podemos conocer a Dios?

Muchos quisieran conocer a Dios en persona incluso en ocasiones nosotros mismo


nos hemos retado a decir eso, pero sabemos que nuestro condición pecaminosa no
nos permitirá soportar el poder de Dios, así que la mejor forma de conocer es
escudriñando su palabra conocer sus obras que hizo en la creación, toda la
naturaleza viviendo, las constelaciones conocer la belleza que Dios creó en la
naturaleza que bonito es conocer de esa manera a nuestro Dios.

Si cada vez que oramos al levantarnos, después que venimos de trabajar, de comer
y pensáramos las cosas que hicimos y tal vez alguna que a nuestro Dios no le haya
gustado, conoceríamos más a nuestro Dios sí que tan solo pensáramos en eso y
creyéramos.

Debemos conocer el privilegio de estar en comunicación con nuestro Dios, si


conocemos todo lo que hizo en la naturaleza y en el universo y nos damos cuenta
que es el creador de todo, nuestras oraciones debería permitirnos acércanos más a
él, cada vez que oramos esperar que después de orar nuestro padre celestial nos
bendecirá mucho, porque en la oración nos acercamos más hacia él.

El orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como un amigo y sabemos que los
amigos conversan de todos, planes, sueños, trabajo, problemas, consejos y muchas
cosas de la misma forma debe ser la oración hacia nuestro Dios contarle
detalladamente todo a nuestro Dios y seremos escuchado por nuestro Dios, Dios
escucha las oraciones de sus hijos humildes.

Jamás debemos dudar de nuestro Dios, más bien conocer que todo lo que es
revelado es para nosotros, lo que no es revelado eso le pertenece a nuestro Dios
como dice en Deuteronomio 29:29.

Nuestra fe debe ser basado en nuestro testimonios contar a otros lo que Dios hizo y
sigue haciendo en nuestra vida, es verdad que en ocasiones dudaremos pero que
esa duda no sea con la finalidad de apartarnos a Dios, nuestro Dios desea que
nuestra fe sea en evidencia y no en demostraciones, confiemos en nuestro Dios el
esta pronto a venir y traerá un cielo nuevo y una nueva tierra para todos aquellos
que jamás se apartaron de él, en el cielo solamente entraran aquellos que en todo
momento se confesaron ante nuestro Dios y se arrepintieron de sus pecados,
preparémonos Cristo vuelve pronto y gozaremos con nuestro Dios para la eternidad.