Está en la página 1de 3

PRUEBA CUERPO Y SOCIEDAD

Nombre: Ricardo Caballero Ardiles.

Curso: 3er año danza.

1.- Explica por qué, según Laqueur, lo que se ha entendido por sexo corresponde
a modelos de interpretación de la diferencia sexual.

Laqueur instaura la duda de que es lo que nos hace ser hombres o mujeres, para
ello arma este argumento en base a datos de historia médica y científica. Pues la
concepción del sexo parte hace ya muchos siglos y ha tenido varios cambios a
medida que la ciencia ha ido avanzando (teniendo en cuenta que esta es una
construcción de la realidad que hoy en día se toma como una verdad absoluta-
según la autora-.) o la medicina ha ido descubriendo y planteando nuevas ideas, a
través, de diversas tesis de médicos, sociólogos, científicos, etc. En donde,
primero que todo instauran el cuerpo masculino como el “original” dejando el
cuerpo femenino como la comparación o como la falla. Por ejemplo, se sostiene la
tesis de que la vagina es un pene pero que se construye hacia adentro de cuerpo
de la mujer viéndola como un opuesto menor al cuerpo masculino (comparando
los ovarios con los testículos y lo mismo con todo lo que conforma el aparato
sexual femenino, constituyendo el segundo modelo), no fue hasta 1800 que el
cuerpo de la mujer se vio desvinculado del cuerpo masculino, convirtiéndose de
esta manera, “el cuerpo” el fundamento de la diferencia sexual

Es por esto que Laqueur habla de una interpretación del sexo, ya que en el texto
explica como esto no ha sido algo sólo biológico, si no que ha tenido diversas
interpretaciones, como la científica, aquí es donde nacen las diferencias de poder
entre el hombre y la mujer ya que se acepta la dualidad genérica pero poniendo al
hombre como centro de comparación (primer modelo). “Lo fundamental es que las
mujeres se parecen más a los hombres que a nada en este mundo” Laqueur.
3.-Desde Braidotti explica como el cuerpo se transformó en sujeto de proliferación
de discursos.

Braidotti nos plantea una sociedad nómade, la cual emerge gracias a la necesidad
de que todos estemos incluidos en nuestra sociedad de una manera válida,
conllevando al cuerpo, pues mediante este se da la connotación sexual, todo esto
impulsado por el movimiento feminista que es quien abre el debate sobre el tema.

Braidotti invita a generar un movimiento en donde todos veamos como algo


positivo la diversidad sexual y llama al empoderamiento de nuestro sexo, tal como
nosotros lo pensemos y queramos plantear.

La autora divide el pensamiento en dos: pensamiento moderno y pensamiento


postmoderno; en donde habla de lo moderno como un momento dominado por lo
falo céntrico y habla de lo postmoderno como la liberación del pensamiento y el
momento en donde llega la libertad personal y autónoma de decidir quién ser. Esto
también abre paso al biopoder de mano de la tecnología, quien tiene un papel
sumamente importante en esta sociedad nómade que plantea Braidotti, ya que
gracias a la tecnología dada, las personas tienen un abanico mucho más grande
de decisión (cambio de sexo, inseminaciones, congelamiento de óvulos o
espermios, etc.).

La autora finalmente plantea la fragmentación de las personas, ya que un ser


fragmentado es el producto de una persona que tiene el poder de decidir quién ser
con total libertad y libre de juicios.
4.- ¿A qué se refiere Butler al decir que el sexo es normativo?

Butler mediante su texto intenta abrir un debate sobre la naturaleza de sexo, ya


que considera que lo natural no tiene consistencia como argumento, pues esto es
una construcción, la cual se genera como forma de dominación, siendo esta,
prescriptiva.

La “norma” la genera la sociedad, pues en ella existen muchos estereotipos en


relación al sexo en donde cada uno de nosotros nos vemos obligados a cumplir, o
como dice la autora en el texto (pág.18) “En este sentido pues, el “sexo” no solo
funciona como norma, sino que además es parte de una práctica reguladora que
produce los cueros que gobierna, es decir cuya fuerza reguladora se manifiesta
como una especie de poder productivo, el poder de producir...”.

Por otro lado, plantea que nuestra sexualidad es una constante “actuación”, ya
que debemos cumplir lo que la sociedad llama “normal”, esto genera una dualidad
en nuestro actuar ya que se actúa como hombre o mujer (o se asocia).

Butler también plantea lo que llama “la domesticación del cuerpo”, está es la forma
en la que la heterosexualidad se posiciona como lo normal, justificándose detrás
de reproducción (producción) y quien este fuera se consideraría “anormal”. Esto
ocurre por la anulación de lo natural que tenemos, ya que al todo estar prescrito
no tenemos la certeza de lo que es naturaleza pues no podemos no asignarle
estereotipos ya impuestos.

Judith considera el género una puesta en escena, ya que este posee un discurso y
este es quien válida al cuerpo y es por eso que todo es una construcción guiada
por la norma social, pues nuestro discurso es quien está bajo aquello.