Está en la página 1de 11

LA EDUCACIÓN POPULAR COMO ALTERNATIVA PARA EL ABORDAJE

COMUNITARIO (EDUCACIÓN POPULAR Y LA RECUPERACIÓN DEL


SENTIDO COMUNITARIO)
En medio de la crisis que reina hoy en el mundo, la Educación Popular emerge
con más fuerza que nunca como alternativa para la transformación de una realidad
que no se sostiene. A pesar de constituirse en bandera de muchos que no hacen
sino deformarla; el abordaje comunitario integral y consciente tiene en ella una
herramienta metodológica de vital importancia.

El abordaje de la Educación Popular desde sus postulados teóricos, así como


desde las concepciones de su creador y la valoración de la misma como
alternativa viable para la construcción de un mejor futuro constituye el eje de
este trabajo.

Palabras claves: Educación Popular, Intervención Comunitaria, Praxis Social


Abstract

La Educación Popular nacida de Paulo Freire en la década de los cuarenta del


pasado siglo se ha difundido y popularizado ampliamente en América Latina,
aunque también ha sido entendida y utilizada con enfoques muy diversos que no
son precisamente los dados por Freire en su concepción original. Paulo Freire,
quien bromeaba acerca de sí mismo diciendo que ya en sus inicios era
un hombre posmoderno, en 1947 cuando se desempeñaba
como profesor de lengua portuguesa en un colegio de segunda enseñanza, recibe
una invitación a incorporarse al recién creado Servicio Social de la Industria (SESI)
creado por la Confederación Nacional de Industrias, en Pernambuco; allí en la
SESI gestó sus primeras reflexiones acerca de una educación de adultos "de
nuevo tipo". Desde ese momento su práctica y elaboración teórica estarían unidas
indisolublemente; esta unión imprescindible entre pensamiento y acción se
advierte en los conceptos fundamentales, que como praxis social y concientización
proceden de su misma vida, de su experiencia propia.
Paulo fue expulsado de Brasil en 1964 a raíz del golpe militar que se produjo en
ese país y que fue uno de los primeros de las décadas de los sesenta y los
setenta en América Latina. Pero ya en esa época, él, su método de alfabetización,
sus círculos de cultura formaban parte conocida y admirada en
un ambiente cultural conformado por la vanguardia intelectual brasileña a la cual
pertenecía.
De regreso a Brasil en 1979, permaneció hasta el ultimo momento en las llamadas
"listas negras" de la dictadura, tras el decreto de amnistía se incorporó al Partido
de los Trabajadores, fue secretario de educación del estado de Sao Paulo y siguió
publicando y hablando de sus ideas hasta su muerte en 1997. Freire ha sido y es
una influencia concientizadora importantísima para generaciones de jóvenes, por
todo lo anterior y muy especialmente porque al centrar su mirada en la educación
como parte de un proyecto político les daba una herramienta para que pudieran
implicarse en la superación de una de las grandes "injusticias sentidas" de
la sociedad capitalista: la falta de acceso a la educación de una gran parte de
la población.
DESARROLLO:
Teoría y aplicación de la Educación Popular:
La Educación Popular es un campo de experiencias prácticas y reflexiones
teóricas de contornos vagos y ha sido utilizado el término vago por 2 razones
fundamentales:
En primer lugar la existencia de numerosas prácticas con el mismo nombre y que
han asumido a Freire como su inspiración y que sin embargo hacen énfasis en
contenidos y objetivos tan dispares que hacen que entenderlas como algo
homogéneo resulte algo imposible; y en segundo lugar un prevalecimiento de
una conciencia muchas veces difusa acerca de su existencia y potencialidades,
amén de que el contacto con sus prácticas, el conocimiento de sus realidades,
avances retos capacidades y limites varía en exceso, ocasionando un
desconocimiento sobre la naturaleza de la posible vinculación a establecer entre
ellas. También se ha caracterizado la educación popular como
un movimiento social o una herramienta al servicio de los movimientos populares,
sin tener en cuenta que la respuesta tiene que ver con las posiciones de los
involucrados sobre los fines políticos de su trabajo y sobre los cuales son, o
podrían ser los agentes del cambio social. La Educación Popular no es solo
una metodología, una didáctica, un conjunto de métodos y técnicas neutros, es
sobre todo un pensamiento y una práctica pedagógicos que asumen una posición
ante la realidad social y abogan por la educación como herramienta fundamental
en la transformación sociocultural la cual es considerada como punto
imprescindible para el triunfo y consolidación de un bloque popular.
La Educación Popular es un esfuerzo de las clases populares, un esfuerzo a favor
de la movilización popular o un esfuerzo incluso, dentro del propio proceso de
movilización y organización popular con miras a la transformación de la sociedad.
Las prácticas de Educación Popular son históricas ya que han estado vinculadas
desde sus inicios a las diferentes coyunturas que ha vivido América Latina y a las
ideas que han generado estas coyunturas y que han influido sobre ellas.
Por vocación esas prácticas difieren mucho de un lugar a otro y han estado
estrechamente vinculadas a niveles y formas de la lucha popular, la cultura, las
tradiciones, las creencias y la situación política y social en cada sitio en que se ha
desarrollado.
Muchas veces se confunde Educación Popular con prácticas compensatorias
como la alfabetización para suplir carencias en el área de la educación, la
Educación Popular es mucho más de lo que abarca la definición de educar:

-La Educación Popular es además:


 Conducir al grupo al logro de los objetivos propuestos (sin manipular)
 Saber animar e integrar al grupo para que funcione como una unidad.
 Generar y propiciar la participación de todos y cada uno de los miembros
del grupo.
 Saber, cuando y como preguntar.
 Saber opinar y saber callar.
La Educación Popular debe impulsar y generar procesos integrales de formación
en los que se articulen contenidos, medios, valores y estilos de conducción,
involucrando a todas las personas que participan en este proyecto. El objetivo de
esta integridad no se agota en la práctica, específicamente pedagógica, porque
toda acción debe tener una dimensión educativa.
Al ser la práctica social el punto de partida de estos procesos de formación
integral, los contenidos se definen de acuerdo con los intereses y necesidades de
cada sector, por lo que desde este punto de partida surgen no solo los contenidos,
sino también el conjunto de relaciones sociales que están presentes en la vida
cotidiana: no solo los aspectos intelectuales y de conocimiento, sino elementos
atentitos, relaciones humanas, estímulos y motivaciones grupales y personales, la
memoria histórica colectiva y la propia identidad cultural.
Ninguna educación es neutra, todas están preñadas de conceptos, asunciones
que posibilitan la conversión de un proyecto en realidad social. La construcción de
una Educación Popular tiene que ser un esfuerzo consciente e intencional y debe
reconocerse inacabada porque solo se puede completar en el proceso de
superación de las opresiones por la praxis.
La Ecuación Popular no tiene límite de edades aunque se considere exclusiva de
la adultez y NO es privativa de los espacios alternativos de la educación oficial,
aún en el marco de una sociedad burguesa, la Educación Popular puede darse en
el espacio escolar. La Educación Popular trata de evitar la reproducción de
patrones y métodos autoritarios, antidialógicos y elitistas, ahistoricos, por lo cual
no hay, ni habrá Educación Popular sin la conjugación entre reflexión y acción, sin
tener a la cultura como objetivo último y coagulante de los cambios sociales y
sobre todo sin toma de una posición política consecuente y comprometida.

Aspectos teóricos de mayor relevancia


En medio de la crisis del capitalismo y debido a la nueva práctica imperialista de la
globalización neoliberal se está produciendo un acelerado crecimiento de la
dominación ideológico-cultural, este crecimiento está dado por varios factores
como son: el descrédito de la política, las propuestas de pactos sociales para
encubrir la lucha de clases, la utilización política de las iniciativas y necesidades
de supervivencia, la exaltación del individualismo, la penetración de sectas
religiosas y la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y
la comunicación. Todo esto ha influido notablemente en el proceso de la
Educación Popular que actualmente se ve en la disyuntiva de o bien ser arrastrado
por una demostración capitalista que amplía la base para el consenso para la
dominación o de lo contrario constituirse en parte de un proceso de
democratización popular que lucha contra las bases de la dominación.
Debido a esto se aprecia una tensión en la práctica educativa entre la profundidad
del trabajo en sectores populares y el alcance masivo del mismo; esta tensión está
claramente mediatizada por el contexto en que dicha práctica educativa se realiza,
por lo cual se hace necesario tener en cuenta: la trayectoria de
las organizaciones y del movimiento popular, las expresiones populares no
orgánicas (movilizaciones y manifestaciones), la existencia o no de un proyecto
revolucionario que contenga elementos democratizadores de la vida social y la
existencia o no de una vanguardia y su capacidad hegemónica.
Estos aspectos al ser analizados dejan ver una serie de posibles caminos para
enfrentar esta tensión que enfrenta la Educación Popular: realizar
un análisis permanente de la coyuntura nacional que permita la existencia de una
variedad de opciones, otorgar a los procesos educativos la capacidad de
reproducción y multiplicación desde las organizaciones populares, formación de
cuadros y dirigentes en las organizaciones populares que aseguren la continuidad
de los procesos educativos o realizar un trabajo educativo desde la base y
establecer una relación dialéctica con los niveles de dirección y la línea
organizativa de la organización popular. Se han determinado además una serie de
aspectos metodológicos de gran importancia en la aplicación de la teoría de la
Educación Popular dadas las condiciones que se manifiestan en la práctica actual
y que no deben ser descuidados bajo ninguna circunstancia:

 Reconocimiento de la existencia de saberes populares.


 Articulación de esos saberes con los estructurados y codificados por la
ciencia.
 Modificación de la relación educador-educando.
 Comienzo desde la práctica social real de los implicados.
 Profundización en la práctica social con el auxilio de todos los instrumentos.
 Conversión en una nueva práctica social transformada y transformadora.
 Obtención de la relación educación- organización como resultado obvio.
 Elaboración de diseños detallados para cada una de las actividades
educativas.
 Inclusión de observadores externos al proceso en todos los niveles
del programa.
 Elaboración de guías dirigidas sobre todo a la dinámica grupal.
 Incorporación a los diseños de actividades de las más diversas naturalezas.
 Incorporación al juego a las actividades educativas.
 Adopción de un esquema unificador de elementos.
 Inclusión en el programa de momentos de evaluación y recuperación
metodológica.

Existen además varios aspectos generales de la toma de posición que excluyen


aquellas políticas homónimas que no puedan compartirlos: la injusticia del
capitalismo y de sus expresiones nacionales, la reproducción
del sistema mediante mecanismos de legitimación ideológica cultural, la presencia
de un sector popular y uno antipopular que se definen en su enfrentamiento, la
necesidad de entender la praxis social como una unidad inseparable entre
reflexión y acción y la importancia de la criticidad de los sujetos (individuales y
colectivos) para que los procesos liberadores del campo popular se desplieguen
en toda su potencialidad.

De lo anterior se desprenden entonces los siguientes desafíos generales:

 Explorar más a fondo el tema de la relación entre lo social y lo político, dado


que lo social para ser fuerza transformadora tiene que estar expresada
políticamente mientras que lo político debe tener otra canalización de lo
social que no sea la instrumentación.
 Develar lo que hay en nuestras culturas de liberador y también de opresor
(ser autocrítico).
 Contribuir a una cultura de debate en nuestras organizaciones, que fomente
la fraternidad.
 Ser inclusiva, La Educación Popular no puede ser estrecha, ni estar limitada
solo a los temas tradicionalmente políticos, sino que debe servir para la
socialización de la complejidad de la belleza, la ética y el arte, así como de
los hallazgos de las ciencias sociales en todos los campos.

Además una de las premisas de la Educación Popular es posibilitar en las clases


populares el desarrollo de su lenguaje, el cual emergiendo de su realidad y
volviéndose hacia ella, perfile las conjeturas y los diseños del mundo nuevo.
Para realizar esta concepción de la educación como práctica de la libertad, su
dialogicidad empieza, no al encontrarse el educador- educando con los
educandos-educadores en una situación pedagógica sino antes, cuando el
primero se cuestiona acerca del tema a dialogar con los segundos. Este diálogono
los hace iguales pero marca la posición democrática entre ellos, que es de vital
importancia para lograr una comunicación si no igualitaria por lo menos lo más
cerca de ello posible.
Una cuestión fundamental para quienes llevan a cabo esta práctica, es la
comprensión del acto de conocer y sus aspectos más importantes: conocer para
qué, a favor de qué, contra qué, para quienes, a favor de quienes, contra quienes.
Esto posibilitará una claridad a la hora de analizar y reflexionar y a la hora de
actuar, lo que llevará en si una alta posibilidad de triunfo en lo que se ha
emprendido.
Finalmente reafirmar como aspecto teórico la perspectiva de que los principales
actores y/o protagonistas de estas prácticas son las mismas organizaciones
populares, independientemente de que no estén articuladas, ni cuenten con un
proyecto estratégico, ellas y solo ellas con la totalidad de sus miembros será
capaz de hacer un mundo nuevo.

Rol del educador popular:


En todos los procesos educativos y de transformación social (siempre que tengan
una intención y una orientación) los verdaderos protagonistas son los miembros de
los grupos, comunidades y/o organizaciones populares. Esto es de suma
importancia para el educador popular, ya que en algunos casos los educadores se
olvidan de esto y entonces su pedagogía gira en torno a ellos por lo cual acaban
entonces convirtiéndose ellos en los protagonistas del proceso y esto es
claramente un gran error.
El educador popular es el diseñador del proyecto, debe además posibilitar la
reflexión y análisis de los aspectos de este proyecto; el educador debe dominar el
tema que trata y tener una posición clara y específica con respecto al mismo, debe
conocer las técnicas y métodos que le facilitarán el desarrollo de la dinámica en el
grupo teniendo como base la participación dado que la Educación Popular es una
pedagogía activa.
El educador debe saber ordenar y sistematizar los aspectos de su proyecto de
trabajo para propiciar un mejor entendimiento por parte de los educandos; deben
ser competentes desde el punto de vista científico y técnico, pero
esa competencia es ante todo política y humana e implica rechazar la cultura de la
dominación y asumir la pedagogía de la liberación.
En la Educación Popular el rol del educador debe orientarse y reubicarse en una
nueva dimensión de apoyo y asesoramiento. El educador tiene que ser un inventor
y reinventor constante de todos aquellos medios y caminos que faciliten la
problemátización del objeto que ha de ser descubierto y finalmente aprehendido
por los educandos. Su tarea no consiste en servirse de esos medios y caminos
para descubrir él mismo el objeto y entregárselo luego a los educandos, a los
cuales les negaría el esfuerzo de la búsqueda indispensable para el acto de
conocer, su labor debe ser facilitar el ejercicio de al actitud crítica frente al objeto
por descubrir.
No es posible que el educador desconozca, subestime o niegue los saberes de la
experiencia con que los educandos llegan a la escuela. El educador debe partir
siempre de los niveles de comprensión de los educandos, de la comprensión de
su medio, de la observación su realidad, de la expresión que las propias masas
populares tienen de su realidad. El educador debe partir no de lo que él sabe sino
de lo sabe su educando. Su objetivo no debe ser poner su saber al alcance del
educando para que este se supere, sino superarse junto a este a partir de sus
conocimientos, el educador debe comenzar su labor en el nivel de percepción que
tengan sus educandos, aunque esto no signifique que los primeros se queden en
ese nivel, sino que tienen que promover, organizar y sistematizar el conocimiento
de los educandos sobre su propia realidad.
Los educadores tienen que respetar el sentido común de las masas populares y
alcanzar junto a ellas una comprensión más rigorosa y exacta de la realidad.
La Educación Popular como otras doctrinas pedagógicas es directiva en su
esencia pero esto no significa que el educador debe manipular al educando en
nombre de un contenido que el ya sabe.
El educador popular no debe ser ni manipulador que es cuando impone criterios y
guía el pensamiento del educando sin confiar en las capacidades que este tiene;
ni espontaneista que es cuando confía tanto en el educando que lo deja libre de y
para accionar. Estos dos extremos no por ser opuestos son el contrario bueno el
uno del otro sino que ambos extremos son negativos, lo correcto es un punto
medio de consenso entre los dos extremos, a este punto medio que debe ser la
correcta posición asumida Freire lo denominó educador radical-democrático
revolucionario. Este fenómeno del educador espontaneista- manipulador ha
generado una tendencia llamada Basismo-elitismo en la cual el primer aspecto es
la negación completa de la rigurosidad, despreciando lo científico y rechazando lo
académico y el rigor teórico; y el segundo aspecto aunque se hace a favor de las
masas populares el fundamento y la práctica real siguen siendo elitistas, es un
énfasis exagerado en la teoría como productora de la verdad.
El educador está obligado a generar mediante su práctica una serie de cualidades
que Freire define como virtudes: coherencia entre lo dicho (discurso) y lo hecho
(acción), paciencia y tolerancia. El educador popular debe contribuir a desarrollar
en sus discípulos una serie de cualidades, pero a su vez de esta relación él debe
también desarrollar otra serie de cualidades, para que haya entonces
una retroalimentación entre educador y educando; dichas cualidades son: la
sencillez, la amistad, el compañerismo, la utilización de un lenguaje afín y la
paciencia.
El educador debe saber respetar y hacerse respetar, pero no en el clásico sentido
de respeto basado en el miedo, la distancia, el poder o el prestigio. Debe
establecer una relación que le posibilite ser sujeto activo e interno en
la comunidad.
Debe hacerse entender y hacer llegar su saber a los demás, esto no es más que
establecer un canal de comunicación en el cual el emisor y el receptor posean el
mismo código de mensaje, para logra una interacción y una retroalimentación
dentro del marco de los objetivos generales y/o individuales. Debe además
comprender la diversidad de caracteres que trae en si misma la comunidad y que
junto con otros factores hacen de ella una unidad única. Esta diversidad de
caracteres puede generar contradicciones que pueden incluso convertirse en
incompatibilidades, el educador debe entender y analizar la situación desde un
punto de vista emic y desde uno etic y valerse de la síntesis que se da entre
metodología, teoría, pedagogía y didáctica para evitar que esto desencadene una
serie de afectaciones que puedan poner en peligro el curso del proyecto y frustrar
los objetivos. Es muy importante que el educador sepa que su intervención en
estos casos debe ser facilitadora, ya que los verdaderos protagonistas son
quienes deben ser capaces de superar estas condiciones adversas.

Concepciones de Paulo Freire acerca de la Educación Popular:


Sin dudas la Educación Popular es el elemento de la vida de Paulo Freire que lo
identifica y distingue, pero él tenía sus propias concepciones acerca de su
creación. En sus primeros escritos Freire no hablaba de Educación Popular, sino
de educación liberadora, educación para la libertad, educación para
la democracia, educación democrática, educación problematizadora, educación de
la comunicación, educación cultural popular, educación critica, educación
dialógica, pedagogía de la comunicación. El termino educación popular es un
término tardío en la obra de Freire.
Freire le otorga a la educación una capacidad, la capacidad de ser política, a esto
él lo denominó "politicidad de la educación", afirmando además que la naturaleza
de la educación es política en sí misma.
Paulo consideraba que en toda sociedad hay espacios políticos y sociales para
trabajar a través de proyectos de Educación Popular, acerca de esto decía que no
había que esperar a la transformación revolucionaria para empezar las labores de
Educación Popular, sino saber encontrar y ocupar esos espacios existentes con
esfuerzos dirigidos a un trabajo de Educación Popular.
También sobre este tema encontramos otra reflexión de gran importancia, y es
que la Educación Popular, cualquiera que sea la sociedad en que se de, refleja los
niveles de la lucha de clases de esa sociedad, los contenidos de la Educación
Popular tienen que ver con los niveles del conflicto de clases, alega que no se
pueden concebir proyectos de educación popular que no sean comprendidos a
la luz del conflicto de clases que se esta dando.
Como educador se oponía a lo que él llamó "educación bancaria", que no es más
que el educador que solo deposita en su educando los conocimientos que trae
aprehendidos, sin tener en cuenta que el educando también puede aportar algo,
pero ese educador bancario cree que ya lo conoce todo; la posición de Freire con
respecto a esto también tiene un nombre sugerente como toda la terminología de
su obra, a esta posición la denomino "sustantividad democrática".
Paulo decía que la Educación Popular es única en cada lugar en que se
desarrolle, y eso es porque cada lugar posee características especiales que hacen
que los postulados teóricos de la educación popular tomen un matiz diferente, es
por eso que aunque se hayan tenido varias experiencias, no se deben copiar
los modelos ni tratar de compararlos porque eso es condenar al fracaso de
antemano lo que se está haciendo. La Educación Popular es el punto cimero de la
obra de Paulo, dentro de la cual la podemos encontrar varias veces transformada
porque al decir del propio Freire, la Educación Popular fue evolucionando con la
experiencia, experiencia con la cual el pensamiento del creador de transformaba,
en tanto mantenía muy claras sus ideas; las cuales mantuvo hasta su
desaparición física, porque su espíritu quedo en cada educador popular y en su
obra ya hecha para el bien de la humanidad.

Consideraciones finales:
Quizás para los que como nosotras al inicio no conocen nada de ella, la Educación
Popular puede sonar extraño llegar incluso a confundir, ya que por Educación
Popular se puede entender educar a los pobres, o alfabetizar o cosas por el estilo.
Descubrir la Educación Popular y la obra maravillosa de su creador Paulo Freire
es algo especial porque constituye una alternativa excelente para la intervención
comunitaria y además sus fundamentos teóricos principales, son de un modo
diferente, principios interventivos, cuya esncia es la comunicación dialógica donde
el papel transformador fundamental no recae en manos del interventor- educador
sino en quien ocupa la posición de educando.
Para los que desde el punto de vista sociocultural, intervienen en una comunidad,
es imprescindible conocer acerca de la educación popular, porque puede cambiar
la forma de mirar al mundo, puede ofrecer un nuevo modo de pensar, de actuar.
La educación popular hace mirar con otra óptica la intervención, hace tener otro
criterio con respecto a los sujetos- objetos de la intervención. La educación
popular modifica sustancialmente la intervención sociocultural, haciéndola ver
como una convivencia, le imprime una familiaridad que hace que el interventor se
motive a enseñar ¿aprender?
El punto de vista sociocultural-comunitario se antoja algo complejo por la
diversidad que se presenta con respecto a una intervención, pero la Educación
Popular constituye una vía idónea para el abordaje comunitario, en tanto el
interventor-educador esté consciente de su papel y su posición y en cuanto el
educando esté de acuerdo con su nueva condición y prime siempre la idea de una
Educación Popular como alternativa para una mejor intervención comunitaria real,
sentida y comprometida
LA EDUCACIÓN POPULAR EN LA ESCUELA
Concepción de la escuela según Paulo Freire
“La escuela es… el lugar donde se hacen amigos, no se trata sólo de edificios,
aulas, salas, pizarras, programas, horarios, conceptos… Escuela es sobre todo,
gente, gente que trabaja, que estudia, que se alegra, se conoce, se estima. El
director es gente, el coordinador es gente, el profesor es gente, el alumno es
gente, cada funcionario es gente. Y la escuela será cada vez mejor, en la medida
en que cada uno se comporte como compañero, amigo, hermano. Nada de isla
donde la gente esté rodeada de cercados por todos los lados. Nada de convivir las
personas y que después descubras que no existe amistad con nadie. Nada de ser
como el bloque que forman las paredes, indiferente, frío, solo. Importante en la
escuela no es sólo estudiar, no es sólo trabajar, es también crear lazos de
amistad, es crear un ambiente de camaradería, es convivir, es unirse. Ahora bien,
es lógico… que en una escuela así sea fácil estudiar, trabajar, crecer, hacer
amigos, educarse, ser feliz”.Paulo Freire

A partir de este poema podemos extraer las diferentes ideas:


 La comunicación e interacción entre todos los participantes para conseguir
libertad humana.
 Prima la democracia en la escuela enfocada en el alumno a través de una
pedagogía práctica.
 Existe una interrelación entre docente y discente, aprenden y enseñan
mutuamente.
 Su filosofía educativa pretende ponerse en el lugar de los oprimidos.
 El diálogo es la base de esta metodología.
 Es de vital importancia el respeto entre las personas.

Metodología de la Educación Popular de Paulo Freire


Objetivo: cambiar la sociedad gracias a la alfabetización para que los oprimidos
se conozcan a sí mismos y se desarrollen socialmente. Además de recuperar su
dignidad perdida.

Métodos: el principal método es el diálogo, es decir, lo que más se utiliza son


recursos orales. Un diálogo adaptado a cada contexto y a cada individuo, en el
que todos participen de una manera activa siguiendo las siguientes fases:

 Inmersión del educador en la forma de vida, cultura y lenguaje de los


educandos. Así el educador empatiza con los educandos y aprendiendo de
ellos.
 Creación de grandes láminas con dibujos que representen escenas de la
vida cotidiana de los educandos.
 Creación de círculos de discusión en los que se van debatiendo sobre lo
que se ve en cada lámina. El educador no es pasivo, sino que escucha y va
anotando las primeras palabras significativas que surgen, llamadas
palabras generadoras.
 Aprender la escritura de las palabras generadoras diferenciando sus sílabas
y así rápidamente van surgiendo nuevos conceptos que van aumentando
su grado de abstracción.
 Discusión y escritura de conceptos abstractos. Llegan de manera natural a
la definición antes que a la escritura del propio concepto.
 Proceso: el proceso de educación popular, que es circular, tiene varias
etapas. Estas etapas serían:
o Concientización: reconocer críticamente la realidad y la propia práctica.
o Comprender y construir nuevas formas de actuar.
o Cambiar la práctica con el fin de mejorar la realidad.
o Actuar sobre la realidad.

La Educación Popular y la Educación Formal


La Educación Popular se contrapone a la educación formal. Esta última entiende a
los participantes del proceso educativo como recipientes que pueden ser llenados
de conocimientos. Se caracteriza por ser una práctica autoritaria y de traspaso
unilateral de conocimiento, sin reflexión ni crítica. La Educación Popular o
liberadora, en cambio, se caracteriza por ser un espacio de diálogo, encuentro y
reflexión. A través de la superación de la contradicción educador - educando,
nadie educa nadie, sino que todos aprenden y generan conocimiento popular y
colectivo.

La teoría de la educación popular, creada por Freire, tiene los siguientes puntos:
 Crítica y dialéctica: Transformar al sujeto a partir de un proceso de
educación contextual. Que el oprimido tenga las condiciones para
descubrirse y conquistarse reflexivamente, como sujeto de su propio
destino histórico.
 Contexto: La persona siempre es en relación a un contexto social.
 Método: La utilización de los recursos orales fundamentalmente. Depende
del marco de referencia que se utilice. La evaluación también será
contextual.
 Praxis: Toda teoría de la educación popular tiene que tener consecuencias
prácticas.

La educación popular tiene numerosos enlaces con la llamada pedagogía crítica y


ha sido uno de los pocos movimientos críticos del siglo XX que han resistido los
cambios sociales de manera exitosa en el siglo XXI.

En oposición muchas veces a los sistemas educativos oficiales, la educación


popular se puede definir como una labor educativa diseñada para fomentar el
sentido crítico de sus participantes y para permitir que tomen conciencia de cómo
las experiencias personales de un individuo están conectadas con problemas
sociales de índole más generalizada. Se intenta dotar de herramientas
intelectuales a los participantes para actuar y cambiar la sociedad. Este es el
enfoque que podemos relacionar con la pedagogía de Paulo Freire
Paulo Freire y algunas corrientes críticas dentro de la pedagogía y la sociología.
Podemos relacionar con esta visión de la pedagogía, numerosos movimientos
políticos y sociales, como el anarquismo, que a lo largo del siglo XX han inspirado
escuelas y modelos teóricos alternativos caracterizados por una horizontalidad
que implica una forma de relaciones humanas y educativas que rompen el estilo
vertical, criticado por ellos, de la práctica educativa. En esta línea, hay
universidades populares, ateneos anarquistas, escuelas no directivas e incluso
proyectos profundamente transgresores como la anti-pedagogía de Iván Illich.