Está en la página 1de 10

FUNDACION UNIVERSITARIA DE POPAYAN

F.U.P.
SEDE NORTE.
FACULTAD DE DERECHO

SOCIOLOGIA JURIDICA

EL ESPACIO PÚBLICO COMO ESCENARIO POLITICO DE LA

SOCIEDAD

Por:

Omar Orlando Tovar Troches.

II Semestre Derecho Nocturno

Santander de Quilichao, Septiembre 2017.


Resumen

En el presente trabajo se hace una pequeña aproximación a dos fenómenos


sociales, que a pesar de ser históricamente recurrentes, en los últimos años han
reconfigurado las dinámicas políticas alrededor del mundo ; la llamada protesta o
movilización social de masas y el uso del llamado Espacio Público como medio y
sujeto de estas movilizaciones.

Para realizar el acercamiento arriba propuesto, se hará un muy breve análisis


de algunos fenómenos enmarcados en estas nuevas formas de relacionamiento
social; correspondientes a las movilizaciones sociales de los últimos tiempos.

Palabras clave: Sociedad, Espacio Público, Comunicación, Redes Sociales,


Prensa, Política.

Introducción.

Uno de los objetivos de la investigación social es establecer relación entre la teoría


y la realidad. (Andrade, 2009)1 y sobre todo cuando se trata de analizar los
comportamientos de fenómenos de movilización multitudinaria, que se salen de la
“normalidad” del devenir cotidiano de cualquier sociedad.

Si bien es cierto que, como se decía al principio, las movilizaciones sociales,


protestas o tomas del espacio público con objetivos reivindicativos en lo social, lo
económico o lo político son de muy vieja data; el actual desarrollo de las
tecnologías de la información y las telecomunicaciones, recientemente le ha dado
un papel preponderante a estas expresiones de la vida social de diversos
conglomerados alrededor del mundo.

La aldea global que profetizara MacLuhan, es hoy día una realidad


enteramente constatable, es en este escenario de la inmediatez comunicativa y

1
Andrade, Patricia, La democracia en el espacio público mediático, pág. 96, Global Media Journal Edición
Iberoamericana, Volumen 6, Número 12
del impacto de la imagen instantánea de estos fenómenos, en el que hay que
efectuar un análisis más detallado para tratar de indagar sobre la real importancia
que tienen movimientos como el de los Indignados(15M), el de la primavera árabe
o las marchas de los pueblos ancestrales en Colombia, en el desarrollo de las
dinámicas sociales, no solo de cada localidad específica sino a nivel global.

El espacio público

Históricamente se ha entendido el concepto Espacio Público, como referido a una


espacialidad concreta, es decir, a un punto geográfico específico, correspondiente
a un sitio con una finalidad comunitaria determinada, esto es la plaza de mercado,
los parques de tal o cual localidad, pero también las calles, las carreteras o los
edificios del Estado.

Si bien es cierto que cada sitio tiene una finalidad pre-establecida por la
institucionalidad, local regional o Nacional, su carácter de público no proviene, en
un primer momento, de que su propiedad sea del Estado, sino de su disponibilidad
de uso por parte de todos los miembros de la comunidad en donde se encuentren
estos espacios, e incluso por parte de visitantes o personas de paso. Así, la plaza
de mercado es el sitio que reemplazo los parques principales, para ser el sitio de
encuentro e intercambio comercial, los parques, aunque conservan algo de su
original propósito comercial, se usan para el encuentro social de sus usuarios, las
calles y carreteras están destinadas a facilitar la movilidad, la comunicación y el
intercambio, no solo comercial sino cultural.

Es claro entonces, que el espacio público es en primera instancia, no solo una


referencia geográfica con tal o cual finalidad ya institucionalizada, sino una
especie de agente facilitador de la socialización de las comunidades,

Según Caletti2, el espacio de lo público es la instancia de articulación por


antonomasia entre las instituciones políticas del dominio y la vida social en su más

2
Citado por: Andrade, Patricia, en :La democracia en el espacio público mediático, pág. 93, 2009, Global
Media Journal Edición Iberoamericana, Volumen 6, Número 12
amplio sentido y también “una de las forjas privilegiadas donde los agentes
devienen en sujetos sociales, es decir donde se labran las formas de la
subjetividad” (Andrade, 2009).

A lo largo de la historia de la humanidad, el espacio público también se fue


transformando, de las reuniones alrededor del fuego de las primeras comunidades
o el ágora de los griegos, pasó a convertirse en las plazas centrales de las
primeras villas, los burgos o los primeros poblados, conservando hasta hoy día
ese carácter de centro de reunión de cada sociedad, en el que a través de la
oralidad en los primeros tiempos, los edictos escritos tiempo más tarde, la
teatralidad de los discursos después, las personas se informaban, comercializaban
y socializaban.

Para finalizar este apartado, es preciso hacer énfasis en una característica del
espacio público a lo largo de la historia, que aunque ya fue mencionado líneas
arriba, vale la pena resaltar y es la referida ahora sí; al del dominio de esas
topografías sociales, esto es, que es el Estado, representado en cada una de sus
formas históricas y particulares de gobierno, quien establece, debido a su
titularidad del dominio del espacio público, de qué manera y hasta quienes pueden
hacer uso de estas espacialidades comunitarias, dicho en otras palabras, es la
institucionalidad quien, en principio, impone los usos de dichos espacios.

La política y el espacio público

Si se tiene en cuenta que, una aproximación poco conflictiva del concepto política,
es aquella según la cual; ésta se define como: el mecanismo con el que se busca
ayudar a las personas a administrar bienes y recursos con la finalidad de
garantizar el máximo aprovechamiento de los mismos, para configurar un Estado
cuyo desarrollo sea sostenible3, es fácil observar que política y espacio público
tienen una relación histórica inacabada y que esta relación en muchas ocasiones
genera contradicciones entre quienes detentan el poder y los gobernados.

3
Tomo de: Apuntes de clase de Historia de las Ideas Políticas, 2017, II Semestre de Derecho, Fundación
Universitaria de Popayán
Como se mencionó atrás, el espacio público era y es aún hoy utilizado por
parte de la institucionalidad, como escenario en el que pretende comunicar sus
mensajes o sus manifestaciones de manera masiva y exclusiva, sin embargo,
desde hace mucho tiempo, los gobernados también han buscado apropiarse de
este espacio para manifestar su apoyo o descontento a cualquier acontecimiento
de su interés y es en estos quehaceres; en donde se puede ubicar el carácter
político del espacio público, puesto que es en esos sitios(espacios públicos) en
donde tanto gobierno como gobernados; pretenden dar a conocer, lo que el uno
como los otros creen que es lo apropiado para velar por las garantías de la
población4.

Es posible encontrar aquí una de las claves para ir entendiendo, que esta
pugna por el protagonismo en el discurso desplegado en el espacio público, no es
otra cosa que la manifestación de la existencia de una contienda política en torno
a una determinada problemática social, que no se ha podido solucionar por los
canales institucionales, comúnmente conocidos como los llamados Conductos
regulares. El espacio público se convierte entonces en el fin a alcanzar por parte,
tanto de la institucionalidad como del resto de la sociedad.

Pero esa idea presume que el espacio público está dado, que ya es público y se
reconoce como tal. Se nos escapa parte de la clave de las protestas públicas si
somos incapaces de apreciar que el propio carácter público del espacio está en
disputa y que incluso se lucha por él cuando estas multitudes se reúnen. (Butler,
2011:s.p.)5

La primera situación de contradicción aparece entonces entre la


Institucionalidad y la sociedad, puesto que esta última pretende darle un uso
diferente al espacio público, que dista enormemente del establecido por la
institucionalidad, generándose así una primera situación conflictiva por el uso
mismo de tal espacio, puesto que la institucionalidad siempre ha pretendido que el
uso político de éste es una exclusividad de una administración pública

4
Ibídem.
5
Citado por: Sevilla, Álvaro en: Espacio público y protesta ciudadana reflexiones sobre la espacialidad del
15m, pág. 209.
determinada y no es dable cederlo fácilmente a otros y mucho más si éstos tienen
una ideología diferente a la de dicho gobierno.

Dicho ‘reparto’ es la expresión de un régimen de policía que aspira a anular la


posibilidad de resistencia y el antagonismo consustancial a toda democracia,
saturando de contenido el espacio social. Se trata, en suma, de un intento de
totalización (reductora) del espacio social. “Al final todo en política tiene que ver
con la distribución de lugares. ¿Cuáles son estos lugares? ¿Cómo funcionan?
¿Por qué están ahí? ¿Quién puede ocuparlos?” (Rancière, 2003:201)6.

Hasta aquí se ha hecho una muy sucinta aproximación de la importancia que


ha tenido y tiene el espacio público como medio y/o fin de la actividad política de la
sociedad. No obstante la preponderancia de estos espacios físicos tangibles,
desde ya hace bastante tiempo la humanidad también se ha movido en otro
espacio ya no tan palpable, pero también público que ha evolucionado a la par de
la misma sociedad y que está relacionado con esa comunicación social que se
conoce como opinión pública y que tiene íntima relación con las tecnologías de la
comunicación que cada etapa de la evolución de la humanidad ha tenido.

Cada uno de los grandes momentos que es posible distinguir en la historia de las
transformaciones del espacio público -y de la participación social- está atravesado
por el desarrollo preponderante de una “tecnología” de comunicación. Así, él
distingue tres grandes regímenes en el espacio de lo público: el régimen de
teatralidad correspondiente a la sociedad cortesana, en donde el teatro, como
expresión social, alcanzó un valor nodal y emblemático; en segundo lugar, el
régimen de la nacionalidad, correspondiente a la sociedad burguesa y sintetizada
en la prensa. En tercer término, el régimen de la masividad o visibilidad,
emblematizado en la radiodifusión. Cada régimen “…supone una arquitectura para
las relaciones políticas de la sociedad consigo misma y con el Estado” (Andrade,
2009)7.

6
Citado por: Sevilla, Álvaro, en: Espacio público y protesta ciudadana reflexiones sobre la espacialidad del
15m, pág. 209.

7
Citado por: Andrade, Patricia, en :La democracia en el espacio público mediático, pág. 94, 2009, Global
Media Journal Edición Iberoamericana, Volumen 6, Número 12
El espacio público como punto de encuentro de la protesta social
en el siglo XXI

El desarrollo de las tecnologías de comunicaciones le ha aportado al ejercicio


político masivo de las sociedades un agregado importante: La omnipresencia del
mensaje sobre el que las personas pretender crear cohesión social.

(…) hay que destacar el uso masivo de estos medios virtuales, que permitió al
15M estar en todos sitios antes de ocupar físicamente espacio alguno. Durante
mayo de 2011 y teniendo en cuenta exclusivamente el intercambio en Twitter en
territorio español, se contabilizaron más de 580.000 mensajes relacionados con
los hashtags de las concentraciones, enviados por casi 88.000 usuarios (BIFI,
2011). Pero si estas cifras son significativas, lo más importante es su papel
radicalmente democrático en la dinamización del movimiento y su organización,
que hicieron de aquellos días un tiempo abierto a la convocatoria de todo tipo de
acciones por usuarios anónimos, cuyo éxito final dependía exclusivamente de sus
condiciones de oportunidad en el curso de los acontecimientos.(Sevilla, pág.
214)8

Si bien es cierto que la irrupción de las redes sociales de internet; le ha


aportado unos elementos importantes a la movilización social, en lo atinente a la
convocatoria o la propagación instantánea del discurso social sobre el que se
quiere crear solidaridad, fenómenos como el de los Indignados en España, la
primavera Árabe, o las protestas sociales de los pueblos ancestrales colombianos
siguen demostrando la importancia del encuentro o la toma de algún espacio
público determinado, que ponga en el centro de la opinión pública; el o los asuntos
sobre los que algún grupo determinado de la sociedad quiere ejercer su derecho a
publicitar dicho interés político.

La representación del acontecer social publicitado por el discurso de los medios es


más notoria (lo cual no significa que sea más influyente). Notoriedad que se
evidencia en el protagonismo que cada día adquieren los medios de comunicación

8
Sevilla, Álvaro, en: Espacio público y protesta ciudadana reflexiones sobre la espacialidad del 15m, pág.
214.
de masas en la organización de las agendas públicas ciudadanas y en la
legitimación de los actores, los temas y los escenarios que son objetos de interés
social.(Bonilla, Garcia,1997)9

La sociedad se encuentra ahora en medio de dos “espacios públicos”; el


históricamente buscado y aún hoy vigente, representado en las espacialidades
físicas (plazas, parques, calles carreteras) y el virtual ubicado en los medios
masivos de comunicación y las redes sociales de internet. Ambas espacialidades
han configurado otros tipos de movilización social, que no requieren de la
convocatoria permanente a asambleas informativas y motivacionales de tal o cual
grupo social, puesto que usa las herramientas comunicativas de las tecnologías de
la comunicación para difundir el discurso central; que convoca a la acción política
que se desea, tal como lo demostraron el M15 (indignados) en España, la
Primavera Árabe o las protestas sociales en Latino América, que terminaron en la
presencia de estos grupos sociales en los espacios públicos físicos de Madrid, El
Cairo o en las carreteras del Sur-Occidente de Colombia.

Es claro apreciar que la movilización social es un fenómeno que, si bien tiene


infinidad de motivaciones, en su conjunto es la expresión política de cualquier
sector de la llamada Sociedad Civil. El espacio público, como ya se anotó, deja de
ser un elemento accesorio de dichos fenómenos, para convertirse en el elemento
fundamental de estas expresiones sociales, ya que sigue siendo fundamental a la
hora de visibilizar de manera presencial la adhesión que tiene cualquier discurso
reivindicativo de la comunidad, no obstante la irrupción de las redes sociales de
internet a la hora de convocar y visibilizar estos fenómenos sociales.

9
Bonilla, Jorge- García María, Espacio público y conflicto en Colombia. El discurso de prensa sobre la protesta
social-El tiempo 1987-1995-, 1997, pág. 63, Signo y pensamiento No. 30(XVI) Universidad Javeriana, Facultad
de Comunicación y Lenguaje.
Conclusión

La influencia de los espacios públicos sobre la cotidianidad de cualquier sociedad


es tan importante que es necesario tratar de averiguar lo que hay más allá de su
simple estructura material. Las formas de socialización que tiene cada comunidad,
pueden convertirse en elementos de representación de poder en el espacio
público.

La acción política siempre opera en la movilización social, cuando en


determinado espacio público este ente social movilizado desplaza un cuerpo del
lugar que se le ha asignado o cambiando el destino de dicho espacio, en la
búsqueda de que ese espacio de acción política, permita la posibilidad de que
todos los sujetos de la movilización que se encuentren en tal o cual espacio sean
considerados como sujetos de derechos que merecen la oportunidad de ser vistos
y oídos.

Movimientos como el 15M en España, la Primavera Árabe, o las marchas de


los indígenas en Colombia, se han constituido en hitos sociales de búsqueda de
apertura y decisión en lo político; en el seno de espacios públicos históricamente
hegemonizados por la institucionalidad. De alguna manera la aparición y
desarrollo de estos fenómenos sociales, intentó y logro cambiar la codificación
Estatal que ordena cómo y dónde podían expresarse las voces de la sociedad,
qué es lo que se puede expresar y hasta cómo pueden los medios de
comunicación mostrar lo que acontece en el espacio público. La protesta social, la
movilización o la convocatoria virtual en las redes sociales de internet buscan
generar acciones que cambien en alguna forma el estado de las cosas, alterando
momentáneamente el orden urbano o rural normalizado institucionalmente.
Fuentes bibliográficas

 Andrade, Patricia, La democracia en el espacio público mediático, Global


Media Journal Edición Iberoamericana, Volumen 6, Número 12.

 Apuntes de clase de Historia de las Ideas Políticas, 2017, II Semestre de


Derecho, Fundación Universitaria de Popayán.

 Bonilla, Jorge- García María, Espacio público y conflicto en Colombia. El


discurso de prensa sobre la protesta social-El tiempo 1987-1995-, 1997,
Signo pensamiento No. 30(XVI) Universidad Javeriana, Facultad de
Comunicación y Lenguaje.

 Sevilla, Álvaro, Espacio público y protesta ciudadana reflexiones sobre la


espacialidad del 15m.

También podría gustarte