Está en la página 1de 2

PLAN DE ACCIÓN

PREVENCIÓN DEL USO Y ABUSO DE LAS DROGAS E IMPLEMENTACIÓN


DE HABITOS Y ESTILOS DE VIDA SALUDABLE.

Inicialmente podemos decir que el consumo de sustancias psicoactivas puede no


solo perturbar la función cerebral en áreas críticas como la motivación, la memoria
y el aprendizaje, sino también el juicio y el control del comportamiento; cabe resaltar
que un mayor porcentaje de jóvenes o personas que consumen alcohol u otras
sustancias tengan problemas familiares y sociales presentando como
consecuencias bajo rendimiento académico, problemas de salud incluida la salud
mental y alterar el sistema nervioso de las personas.
Tengamos en cuenta que el riesgo de consumo aumenta en gran medida en
procesos de transición y que los más expuestos a estos abusos son los jóvenes
quienes se convierten vulnerables ante cualquier situación que enfrenten ya sean
mudanzas, cambios de escuela, problemas familiares, nuevas amistades etc.
Principalmente se da la iniciativa con drogas que son aparentemente inofensivas
ante sus miradas y algunos criterios y que son más asequibles a ellos, fáciles de
obtener; lo cual incita que su deseo de experimentar y correr riesgos o pertenecer
a algún grupo social los conlleve a abusar de estas sustancias. Cada vez más
adolecentes abusan de estimulantes recetados para el TDAH (trastorno por déficit
de atención con hiperactividad).

Como medida o plan de acción una vez conociendo estos datos es proporcionarles
a los adultos un acompañamiento durante algún proceso transitorio y a los jóvenes
proporcionarles un ambiente de confianza y seguridad ante cualquier riesgo que
esté expuestos, se debe iniciar como medida de acción y prevención rescatar a la
familia como principal núcleo y base de toda sociedad incluyendo valores y ponerle
sentido a la función que ejercen los padres sobre los hijos, debido a que la principal
causa de estas conductas inapropiadas sean las ya mencionadas anteriormente
como los problemas familiares, influencias, periodos transitorios, la disponibilidad y
el poco control que hay en la distribución de estas drogas.
Debemos concientizar, orientar y trasmitir información acerca de esta temática en
los hogares, los colegios las universidades, las comunidades de manera clara y sin
tabúes mostrar la realidad de los riesgo y el daño que producen a nuestra salud en
general; es importante la implementación del dialogo ante cualquiera de estas
situaciones ya que se puede identificar una persona en riesgo de consumir
sustancias alucinógenas.
La implementación de jornadas deportivas, charlas y actividades comunitarias
pueden discernir y prevenir de igual manera rescatar a muchos jóvenes de esta
situación ayudando a solucionar problemas, este es un tema que hoy en día pese a
que una gran mayoría de personas lo conocen y saben el daño que pueden causar
en los consumidores y en la sociedad hacen caso omiso ante cualquier alerta
basándose en que son libre y aptos para tomar sus propias decisiones que ya tienen
conocimiento de que es malo o bueno y no se preocupan por darle solución a un
solo problema que desencadena otra serie de conflictos sociales y que generan
daño a toda una comunidad.