Está en la página 1de 2

¿A la inmensa mayoría le conviene el régimen pensional

privado y a un mínimo el público?


La inequidad del sistema pensional colombiano es tan grande
que una persona que ha cotizado por 30 años podría recibir en
Colpensiones $9.000.000, en contraste con $1.600.000 por
parte de un fondo privado. ¿En qué radica la diferencia?
Subsidios del Estado, parte de la respuesta.
Durante el XII Congreso FIAP – Asofondos: ahorrar hoy es pensar en el
futuro, que se está realizando por estos días en Cartagena, dialogamos
con María Lorena Botero, gerente de beneficios pensionales del fondo de
pensiones y cesantías Porvenir, quien entrega su punto de vista sobre
por qué el sistema pensional colombiano es desigual e inequitativo.
Para ella es claro que los colombianos, al tener que convivir entre
dos regímenes pensionales, se exponen a desigualdades. “Una
persona cotiza por 30 años. Los primeros 20 los cotiza con salario
mínimo y los últimos 10 lo hace con 25 smmlv. Supongamos que esta
persona cotiza así tanto en Colpensiones como en un fondo privado de
pensiones”, expone Botero. La pensión en Colpensiones para esta
persona podría llegar a ser de $9.000.000, mientras que en un fondo
privado solo sería de $1.600.000. “Una situación totalmente
inequitativa”, alega Botero.
La gerente de beneficios pensionales de Porvenir explica que la
diferencia está en que en un fondo privado la persona ahorra lo que le
permite pensionarse, mientras que en Colpensiones, por su parte, la
pensión no es un ahorro sino un promedio de los salarios cotizados
al sistema general de pensiones durante los últimos diez años. Es
decir, según ella en Colpensiones no importa lo que se hizo toda la vida,
sino los últimos diez años. Es como si toda la vida se hubiera tenido el
salario que se percibió durante los últimos diez años laborados, y
estos le cambiaran la historia.
No hay que olvidar, además, que en el fondo público entra a jugar el
subsidio del Estado. “Si esta persona en un fondo privado reunió un
capital de 500 millones de pesos y le entregan los 9 millones de pesos
como pensión, pues se le va a terminar la plata en unos cinco años. En
Colpensiones no se le va a terminar el dinero porque el Estado va a
poner un subsidio de 2.100 millones de pesos y lo pensionan para toda la
vida por los 9 millones de pesos”, asegura Botero.
“no a todas las personas les conviene el régimen público, y el
privado no es inconveniente tampoco para todo mundo. Para
ella, a la inmensa mayoría le conviene el privado, y a un
mínimo de personas el público”
La conclusión es que la inequidad y la diferencia entre los sistemas
pensionales reside en que hay un subsidio incluso para las
pensiones grandes. Y es que, desde su punto de vista, no a todas las
personas les conviene el régimen público, y el privado no es
inconveniente tampoco para todo mundo. Para ella, a la inmensa
mayoría le conviene el privado, y a un mínimo de personas el público,
pues se trata de personas que logran tener muchas semanas
cotizadas y un buen salario los últimos diez años laborados, y por lo
tanto recibirían un subsidio donde la pensión les quedaría mucho
más alta que en un fondo privado.

Independientes deben concientizarse de la


importancia de cotizar
En Colombia, el 45 % de la población económicamente activa no
cotiza a seguridad social, y como no lo está haciendo, a futuro no
recibirá ningún beneficio pensional. Por esa razón, los trabajadores
independientes se deben concientizar de que deben cotizar.
“Si una persona lleva trabajando 10 o 15 años en una empresa, y se
retira o la retiran, y con el dinero de su indemnización decide abrir un
negocio propio, esa será la forma como ganará dinero para vivir, pero de
esta manera no volverá a cotizar para pensión. Entonces hay que
concientizar a las personas que tienen un ingreso para que coticen”,
ejemplifica Botero.
María Lorena Botero tiene claro que el mensaje es para aquellos
trabajadores que en algún momento estuvieron vinculados
formalmente, y que pasaron a la informalidad y dejaron de cotizar.
“En Colombia, desafortunadamente las personas piensan que el aporte a
pensión es un gasto, un dinero que se pierde. Y en Porvenir estamos
educando y despertando la motivación de las personas para que
construyan su futuro. En conclusión, trabajamos en programas de
educación financiera focalizados en los independientes que generan
ingresos pero no cotizan a la seguridad social”, puntualiza.