Está en la página 1de 3

¿SE COMETIÓ DELITO DE ESTAFA?

Aunque en la conducta dolosa del sujeto activo (Jorge) podemos encontrar los

elementos necesarios para configurar el delito de estafa como son el engaño, la astucia,

ardid u otra forma fraudulenta tipificados en el artículo 196° del C.P, no se puede decir

que se cometió delito de estafa debido a que, aunque hubo engaño este delito presupone

un engaño idóneo; y como bien describe el Recurso de Nulidad N° 2504-2015 el cual

ha creado un precedente vinculante con relación al delito de Estafa; la sola constancia

de engaño, vinculado causalmente a una disposición patrimonial perjudicial, con déficit

de información (error) no implica por sí mismo la configuración del delito, en esta

misma línea el mismo recurso señala que solamente existirá un engaño típico de estafa,

cuando la superación del déficit, no sea competencia de la víctima disponente sino del

autor del hecho o suceso tácito.

ANALISIS DEL CASO SEGÚN LOS POSTULADOS DE LA DOCTRINA Y

JURISPRUDENCIA NACI0NAL

Analizando el caso desde esta perspectiva se puede señalar que se debe analizar desde la

imputación objetiva y más específicamente desde la imputación a la víctima lo tiene un

fundamento jurídico muy concreto, que tiene que ver con la idea de respeto del ciudadano

como ser racional: se basa en el principio de autorresponsabilidad del ciudadano.

Partiendo de lo anterior podemos analizar detenidamente que si bien el agente tuvo la

intención de engañar para obtener un fin económico, la victima falto al principio de la

autorresponsabilidad ya que como bien se describe en el caso ofrecía los productos

promocionando por ejemplo que con la pastilla ZZZ, se podría, tras un primer uso,

rejuvenecer por lo menos cinco años a lo que surge la pregunta ¿puede alguien con un

conocimiento racional creer que una pastilla lo rejuvenecerá 5 años o que a una
2

“velocidad de relámpago” puede adelgazar o rejuvenecer diez, quince, o más años con

tan solo 12 baños?

Con relación a lo anterior y basados en criterios victimodogmáticos, un amplio sector de la

doctrina penal moderna sostiene que la víctima en el delito de estafa ya no es un mero objeto

sobre el cual recae la acción criminal, sino que incluso su comportamiento puede ser el

detonante del resultado lesivo para su patrimonio. A consecuencia de ello, no solo el autor de

la conducta “engañosa” o “defraudatoria” es candidato a la imputación de responsabilidad por

el acto de disposición, sino que también, lo puede ser la propia víctima negligente o descuidada

Por lo tanto, salvo en aquellos casos donde la víctima sea considerada “débil” - un niño, un

adulto mayor, un deficiente mental y en el caso concreto se sabe que los productos en venta

estaban dirigidos a amas de casa y trabajadores.

Empleando los criterios de la Parte General del Derecho es preciso señalar que Claus Roxin ha

construido, al igual que Günther Jakobs, una línea de pensamiento con respecto a la

colaboración de la víctima en los hechos delictivos, que se aparta de los postulados

victimodogmáticos, no obstante sí acepta a la figura de autopuesta en peligro como instituto

jurídico penal, “al tratarse de una creación jurisprudencial que puede colaborar en el

afianzamiento de criterios normativos de imputación más allá de la mera demostración de la

causalidad naturalísticamente entendida” De este modo la víctima como tal, tiene gran

importancia en la concepción de imputación objetiva de resultado planteada por Roxin; siendo

en el criterio del alcance del fin de protección de la norma, donde se analiza la intervención de

la víctima en los hechos, pues, una de las características del Derecho Penal más moderno, radica

en el hecho de preguntarse si determinados comportamientos que producen un riesgo no

permitido pueden ser incluidos dentro del alcance de las formas de lesión.
3

En la doctrina nacional García Cavero (2002), explica que la actuación a propio riesgo, tiene

lugar mediante la infracción de incumbencias de autoprotección frente a los riesgos que se

encuentran presentes en la interacción social, supuestos en los que la víctima actúa de una

manera tal que pueden esperarse objetivamente consecuencias lesivas para ella, por tanto la

infracción de estas incumbencias por parte de la propia víctima hace que en determinados

casos, los sujetos que le han producido causalmente la lesión no respondan penalmente o sólo

lo hagan de manera parcial en caso de mantener ciertas competencias en el dominio del riesgo.

También podría gustarte