Está en la página 1de 10

La Capacidad de Perdonar –

Temas para Reflexionar


Por alguna extraña razón hay algo que a nosotros lo seres humanos nos es muy difícil, esto es:
Perdonar. Nos gusta que la gente nos perdone por los errores que nosotros cometemos, pero nos es
muy pero muy difícil perdonar a los que los comenten contra nosotros.

El perdón es una capacidad especial de la cual todos estamos dotados, pero que depende de nosotros
el usarla o simplemente saber que tenemos esa capacidad pero no usarla.

Duele que alguien nos desilusione, es doloroso que alguien nos falle, la infidelidad en cualquier
sentido o ámbito también es difícil de asimilar, pero sobre todo, es más doloroso cuando esto viene
de personas a las que apreciamos o amamos.

Sin fines de excusarnos tenemos que entender que “Nadie es perfecto”, que todos fallamos, que
todos tenemos la tendencia por naturaleza a fallarle a las personas y aun a nuestros seres más
queridos. Y es que no trato de excusar nuestra conducta muchas veces poco espiritual, sino que trato
de ser realista y describir lo que hay. Aun el hombre o mujer que quiera ser perfecto fallara en el
intento, aunque no será razón para dejar de intentarlo. Lo que quiero decir con esto es que todos
tenemos las mismas probabilidades de que nos fallen o de fallar a alguien independientemente de
quien sea.

Ahora bien, ¿Cómo estas actuando ante las personas que te fallan?
La mayoría de nosotros nos rasgamos las vestiduras, apedreamos a los que nos fallan y los
tachamos de infieles. Pero ¿Acaso será esa la actitud correcta?, veamos que dice la Biblia: “Así
que, ¡tengan cuidado con lo que hacen!»Si tu amigo te hace algo malo, llámale la atención. Si
te pide perdón, perdónalo. No importa si en un solo día te hace muchas maldades; si él te pide
perdón, perdónalo.»” Lucas 17:3-4 (Traducción en lenguaje actual)

La Biblia nos manda a perdonar, ¿Por qué?, pues porque es lo que Dios ha hecho con nosotros toda
la vida y es lo que Él quiere que nosotros hagamos con los demás.
Alguien puede decir: ¿Cómo voy a perdonar lo que me hicieron, si lo que me hicieron fue algo
demasiado malo?, hasta la fecha no he conocido a un justo padecer tanto y aun así perdonar como lo
hizo nuestro Señor Jesucristo.

Lo que a ti te hayan hecho jamás será comparable con lo que Jesús padeció, siendo el
único JUSTO sobre la faz de la tierra, fue maltratado y murió por los injustos.
A veces nosotros sentimos que somos víctimas de algo injusto y quizá sea cierto, pero si alguien
que realmente era Justo al cien por ciento, ese era Jesús, sin embargo fue tratado como el peor de
los criminales, azotado, escupido, maltratado, crucificado, con una lanza traspasando su costado,
pero aun en su lecho de muerte dijo: “Poco después, Jesús dijo: «¡Padre, perdona a toda esta
gente! ¡Ellos no saben lo que hacen!» Mientras los soldados hacían un sorteo para ver quién
de ellos se quedaría con la ropa de Jesús”. Lucas 23:34 (Traducción en lenguaje actual)

El perdón es un arma de doble acción, por un lado te libera de la amargura y por otra libera a la otra
de culpa.

Imaginarme ese episodio de Jesús siendo castigado sin merecerlo y maltratado peor que un
criminal, me da cierto coraje, pero al leer sus frases en esa cruz, no puedo más que pensar que aun y
con todo lo injusto de su trato y su muerte, Él tenía un corazón perdonador.
Si había alguien con solvencia para enseñarnos a perdonar, ese era Jesús, y de hecho lo enseño en
muchas ocasiones, porque para Él, el perdón era muy importante.

Quizá a ti te hayan hecho algo terrible, quizá estés pasando un mal momento porque una persona
que amabas o querías y de las cual pensaste que nunca te iba a fallar, te fallo. Ahora quizá te sientes
defraudado, por una parte con rabia contra esa persona y por otra parte con coraje por haber
confiado en él o ella, pero aun en medio de todos los sentimientos encontrados que tengas, debes de
entender que DIOS QUIERE QUE PERDONES.

Es increíble pensar en perdonar a aquel que tanto daño nos ha hecho, pero eso es lo que Dios nos
manda a hacer. Parece muy difícil de asimilar para nuestra mente humana, que alguien que haya
hecho eso que te hicieron merezca perdón, pero la verdad es: ¿Quiénes somos nosotros para no
perdonar?, Si Jesús habiendo sufrido el peor escarnio de todos, aun en su estado y a pocos minutos
de su muerte perdono a TODOS, ¿Por qué nosotros no lo podemos hacer?
Tú tienes la capacidad de perdonar, no me digas que no, no pienses que no, al contrario, tu eres
hechura de Dios y por lo tanto tienes la capacidad de perdonar. Si Jesús supiera que nos es
imposible perdonar, jamás nos hubiera mandado a perdonar. Pero como Él sabía que tú y yo
teníamos la capacidad (aunque sea oculta) de perdona, entonces, por esa razón nos motivo a hacerlo
y Él se puso como ejemplo vivo que si se podía.

Amados, pensemos en esto, reflexionemos en lo que Dios quiere para nosotros. Tú muy bien sabes
que no perdonar te esta enfermando, tu muy bien sabes que ese rencor u odio anidado en tu corazón
te está perjudicando, ¿Por qué te niegas a perdonar?, el resentimiento, el orgullo y todo lo contrario
al fruto del Espíritu Santo en tu vida están poco a poco carcomiendo tu vida espiritual y sin darte
cuenta o sin quererlo reconocer te están llevando al fracaso.

Es hora de liberarte de esos sentimientos negativos que en nada ayudan a tu crecimiento espiritual,
es momento de reconocer que a pesar que nos cuesta perdonar, TENEMOS QUE HACERLO.
Hoy quiero invitarte a realizar una acción por fe y sobre todo por obediencia al Señor, ve y habla
con aquella persona a la cual no puedes perdonar. Ve donde esa persona y aun cuando quizá tú no
hayas tenido la culpa o aun cuando creas que no se merece perdón, ve y pídele perdón, tu acción
traerá consigo muchos resultados positivos, desde liberación, hasta bendición de Dios.

La falta de perdón en parte es acumulación de orgullo, ir y pedir perdón no es una idea


descabellada, sino es una acción de fe, humildad y obediencia que traerá consigo una de las
sensaciones más hermosas que el ser humano pueda experimentar. Perdonar es también perdonarse.
¿Perdonarse porque?, perdonarse de no haber podido perdonar antes.

Si tuvieras la voluntad y determinación de llevar a cabo esta acción, puedo imaginarme a Dios con
una sonrisa tan hermosa viendo como tú estás llevando a cabo una acción de la cual Él seguramente
estará orgulloso de ti y la cual te liberara de todo sentimiento negativo que pueda existir en tu vida.

El peor problema para perdonar, es pensar que no


necesitas perdonar o pensar que ya perdonaste, cuando
realmente en tu corazón sabes muy bien que no es
cierto.
¡Ve y perdona hoy!
PERDÓN vs RENCOR 2° Edición Hugo De
Francesco
el marzo 26, 2015

Nuestra sociedad está cargada de heridas, odios,


resentimientos. El trato entre los seres humanos es
cada vez más frío, colérico, prepotente. Día a día nos
encontramos con desagradecimientos, injusticias,
ofensas, desprecios, insultos, etc.

En este marco aparece el Señor trayendo una vida y


mensaje diferente:

"Bienaventurados los pacificadores..."MATEO 5 : 9

"Padre, perdónalos porque no saben lo que


hacen..."LUCAS 23 : 34

"... vosotros pues oraréis así: ... perdona nuestras


deudas así como nosotros perdonamos a nuestros
deudores..."MATEO 6 : 12

A través de los años me he encontrado con un


problema muy común. Personas que han sido heridas
por otros de distinta manera, y han tenido que luchar
contra el resentimiento. Y la lucha ha sido: "no puedo
perdonarlo, no lo siento, al revés, siento ganas de
estrujarlo..."

1) ¿CÓMO SE PRODUCE? (el rencor o resentimiento)

Cuando alguien nos trata injustamente, nos agrede,


nos ofende, nos desprecia, nos insulta, nos
avergüenza, nos ignora, nos trata mal, no nos paga lo
que nos debe, nos calumnia, etc, etc, nos hiere y
lastima interiormente.

Toda herida produce DOLOR. Afloran así sentimientos


negativas hacia esas personas y nos amargamos,
resentimos con ellas.

Hijos contra padres (por castigos injustos, abuso de


autoridad, despotismo, mal trato, abandono, etc.)
Esposas resentidas (por trato desconsiderado,
egoísta, áspero de su marido)
Maridos resentidos.
Entre familiares (hermanos), hermanos en Cristo,
patrones y obreros, etc.

Este DOLOR que nos causan, podemos traducirlo de


dos maneras:
Mal: que tiene tres grados de progresión:

1) RENCOR: indisposición a perdonar y no desear el


trato con la persona
2) ODIO: desear el mal de la persona.
3) VENGANZA: buscar hacerle mal a la persona.

ò Bien: Perdón.

2) LA LECCIÓN DEL PERDÓN

 Esta lección se puede aprender solamente si alguien


me hace daño, no hay otra manera y... ¡DUELE!

Yo puedo convertir una lápida en un escalón que


me sirva para crecer.

 Hay una necesidad diaria de vivir en el perdón


"Perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos
a nuestros deudores... el pan nuestro decada día..."

Es una decisión de corazón a no vivir con rencor.


"Así como..."
¡.EL PERDÓN NO ES UN SENTIMIENTO, ES UN ACTO DE LA
VOLUNTAD.

" Si no perdonáis a los hombres sus ofensas,


tampoco vuestro Padre perdonará vuestras
ofensas..."MATEO 6 : 15

Es una orden de Dios a la que tengo que obedecer. Los


sentimientos no se pueden manejar, pero la voluntad
sí.

El nos dió el ejemplo ("Padre perdónalos porque no


saben lo que hacen...") y el poder para perdonar.

Lc: 7: 36-50 El fariseo y la mujer pecadora.


"Al que mucho se le perdona, mucho ama"
¿Qué imagen tengo de mí mismo?
¿Me cuesta mucho perdonar las ofensas de otros?

Si nuestra visión de las ofensas ajenas es muy grande, es


porque no vemos cómo ha sido nuestro pecado para con
Dios.

 Parábola de los dos deudores:


Mat: 18: 15- 35

10.000.000 contra 20 pesos. "Lo entregó a los


verdugos hasta que pagase todo lo que debía".

Verdugos: demonios, enfermedades, amarguras, odio,


recuerdos atormentadores

v: 35 "Así también mi Padre celestial hará con


vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a
su hermano sus ofensas".

El perdón me hace bien a


mí.
Por más que oren por mí, que me llenen de aceite,
nada cambiará si no perdono. Perdonar es permitir
que el otro vuelva a nacer (a comenzar) en nuestro
interior. Es ofrecer al otro una memoria sin registros
(sin rabia), sin amarguras, sin marcas ni
resentimientos.
El perdón nos sana, nos trae paz.

 El perdón y la cena del Señor: 1ªCor: 11: 26-31.

El pan de vida puede convertirse en pan de


muerte.

3) ¿COMO SE DETECTA EL RESENTIMIENTO?

El resentimiento es un sentimiento negativo, una


amargura que aflora cada vez que volvemos a ver o
recordar a aquella persona que nos hirió. El hablar
mal, el trato agresivo, el enojo, revelan que hay
conflictos hondos no solucionados dentro nuestro
contra esas personas.
4) LA TERAPIA DE DIOS.

Marcos: 11: 25 "cuando estéis orando, perdonad si


tenéis algo contra alguno"

Delante del Señor, delante de mi conciencia, delante


del diablo, perdono, orando, con el poder del
Señor. ¡Se produce un hecho espiritual!
¡Voluntariamente!

Los sentimientos van a ir aflojando a medida que


transcurra el tiempo. Cada vez que el diablo traiga a
mi memoria viejos trapos sucios, los usaré para orar
por esa persona, para bendecirla, para hacerle bien.
¡El diablo me estará ayudando a orar!

5) POR ÚLTIMO.

El perdón no me libra de corregir a mi hermano.