Está en la página 1de 45

Universidad Tecnológica de Panamá

Facultad de Ingeniería Civil


Departamento de Geociencias Aplicadas
II Semestre 2018

Curso de Geología
Trabajo Final

Grupo No.5: Identificación y Mitigación de Riesgos Geológicos


DE PRESENTACIÓN

Para:
Ing. Jonathan Javier Candanedo

Presentado por:
Echeverri, Melissa 20-14-4731
Hernández, Alexis 8-919-1407
Hubner, Karl 3-734-814
Morán, Karen 8-916-584
Sugasti, Gabriela 8-944-436
Zuñiga, Evelyne 8-926-2488

PÁGINA DE PRESENTACIÓN
Grupo:
1IC-121

Fecha de entrega:
Lunes, 26 de noviembre de 2018
RESUMEN

Riesgos geológicos, son esas condiciones, procesos, fenómenos o eventos que debido a su
localización y frecuencia pueden causar heridas, enfermedades o la muerte de seres
humanos, y provocar daños al medio ambiente, esos que causan mayores catástrofes
naturales y con el fin de poder actuar de forma preventiva y minimizar el impacto de estos
peligros tanto de las personas como de bienes, fue necesario conocer su comportamiento y
su distribución en el territorio. Al iniciar una investigación sobre la mitigación de los
riesgos geológicos, nos enfocamos en la reducción de la vulnerabilidad de estos. Los
riesgos geológicos son un conjunto de amenazas o peligros para los recursos y las
actividades humanas, derivados de procesos geológicos endógenos y exógenos o de una
combinación de ambos. Estudiamos minuciosamente cada uno de los riesgos con el
propósito de determinar sus causas, su alcance y evaluar su peligrosidad, obteniendo las
herramientas que permitirán efectuar una ordenación adecuada de las actividades a realizar
en territorios afectados por estos fenómenos, estableciendo medidas preventivas o
correctivas para evitar y minimizar el riesgo. Se recomienda hacer estos estudios
minuciosos en cada una de las consideradas amenazas al medio ambiente (llámese
terremotos, erupciones volcánicas, tsunamis, oleajes, entre otros.) Aprendimos que, un mal
estudio puede ser el principal causante de una desgracia geológica/ambiental en los seres
humanos. Es de suma importancia conocer los términos: Peligrosidad (que puede
expresarse como la probabilidad de ocurrencia de un fenómeno de determinada intensidad
en un lapso dado) y Vulnerabilidad (que es el grado de daños o pérdidas potenciales en un
elemento como consecuencia de la ocurrencia de un fenómeno de intensidad determinada).

2
ÍNDICE

PÁGINA DE PRESENTACIÓN .........................................................................................1


RESUMEN ..........................................................................................................................2
ÍNDICE ................................................................................................................................3
OBJETIVO ..........................................................................................................................5
OBJETIVO GENERAL: ..................................................................................................5
INTRODUCCIÓN ...............................................................................................................6
DESARROLLO DEL CONTENIDO ................................ Error! Bookmark not defined.
6.1. CONCEPTOS BÁSICOS. ...................................... Error! Bookmark not defined.
6.1.1. CATÁSTROFE NATURAL. ....................... Error! Bookmark not defined.
6.1.2. RIESGO. ...................................................... Error! Bookmark not defined.
6.1.3. PELIGROSIDAD. ....................................... Error! Bookmark not defined.
6.1.4. VULNERABILIDAD. ................................. Error! Bookmark not defined.
6.2. PRINCIPALES RIESGOS GEOLÓGICOS. .......... Error! Bookmark not defined.
6.2.1. VULCANISMO. .......................................... Error! Bookmark not defined.
6.2.1.1. TIPOS DE ERUPCIONES VOLCÁNICAS. ..... Error! Bookmark
not defined.
6.2.1.2. MONITOREO DE VOLCANES Y PREDICCIÓN DE
PELIGROS VOLCÁNICOS. ..................... Error! Bookmark not defined.
6.2.1.3. MITIGACIÓN DE RIESGOS VOLCÁNICOS. Error! Bookmark
not defined.
6.2.2. TERREMOTOS. .......................................... Error! Bookmark not defined.
6.2.2.1. ORIGEN Y OCURRENCIA DE LOS TERREMOTOS. ..... Error!
Bookmark not defined.
6.2.2.2. PARÁMETROS SÍSMICOS......... Error! Bookmark not defined.
6.2.2.2.1. MAGNITUD E INTENSIDAD. ... Error! Bookmark not
defined.
6.2.2.3. EFECTOS DE LOS TERREMOTOS SOBRE EL TERRENO.
.................................................................... Error! Bookmark not defined.
6.2.2.4. PREDICCIÓN DE OCURRENCIA DE TERREMOTOS. .. Error!
Bookmark not defined.

3
6.2.2.5. MITIGACIÓN DE RIESGOS SÍSMICOS. Error! Bookmark not
defined.
6.2.3. RIESGOS COSTEROS. .............................. Error! Bookmark not defined.
6.2.3.1. TSUNAMIS. ................................. Error! Bookmark not defined.
6.2.3.1.1. CAUSAS DE LA OCURRENCIA DE UN TSUNAMI.
........................................................ Error! Bookmark not defined.
6.2.3.1.2. CARACTERÍSTICAS DE UN TSUNAMI: MAGNITUD
E INTENSIDAD. ........................... Error! Bookmark not defined.
6.2.3.1.3. PRINCIPALES DAÑOS CAUSADOS POR UN
TSUNAMI. ..................................... Error! Bookmark not defined.
6.2.3.1.4. MONITOREO Y PREDICCIÓN DE TSUNAMIS.
........................................................ Error! Bookmark not defined.
6.2.3.1.5. PRINCIPALES ZONAS DEL MUNDO AFECTADAS
POR TSUNAMIS. .......................... Error! Bookmark not defined.
6.2.4. MOVIMIENTOS DEL SUELO. ................. Error! Bookmark not defined.
6.2.4.1. MOVIMIENTOS DE LADERA DE SUELO. ... Error! Bookmark
not defined.
6.2.4.1.1. MECÁNICA DEL MOVIMIENTO DEL SUELO EN
UNA PENDIENTE. ....................... Error! Bookmark not defined.
6.2.4.1.2. FACTORES CONDICIONANTES DE MOVIMIENTO
DE LADERA.................................. Error! Bookmark not defined.
6.2.4.1.3. FACTORES DESENCADENANTES DE
MOVIMIENTO DE LADERA. ..... Error! Bookmark not defined.
6.2.4.1.4. TIPOS DE MOVIMIENTOS DE LADERA. ......... Error!
Bookmark not defined.
6.2.4.2. MOVIMIENTOS VERTICALES DE SUELO. . Error! Bookmark
not defined.
6.2.4.2.1. SUBSIDENCIA. ............. Error! Bookmark not defined.
6.2.4.3. MITIGACIÓN DE RIESGOS POR MOVIMIENTOS DEL
SUELO. ...................................................... Error! Bookmark not defined.
CONCLUSIONES ............................................................. Error! Bookmark not defined.
BIBLIOGRAFÍA ............................................................... Error! Bookmark not defined.
ANEXOS ........................................................................... Error! Bookmark not defined.

4
5
OBJETIVO

OBJETIVO GENERAL:

Aprender sobre los diferentes tipos de riesgos geológicos que existen, además de
describirlos y demostrar cómo actúan, y cómo pueden afectar los recursos y todas las
actividades que realizamos diariamente.

6
INTRODUCCIÓN

En el presente documento vamos a abordar los principales aspectos de la identificación y


mitigación de los riesgos geológicos. Estos son un conjunto de amenazas o peligros para
los recursos y las actividades humanas, derivados de procesos geológicos de origen interno
(endógenos), externos (exógenos) o de una combinación de ambos. Los cuales están
implicados en procesos de origen natural, junto con procesos antrópicos, lo que nos lleva
a la paradoja de que zonas muy afectadas por fenómenos geológicos catastróficos, pero
despobladas, no están sometidas a riesgo geológico alguno, es decir, el riesgo geológico es
uno de los parámetros económicos que se mide cuantificando las pérdidas provocadas por
un determinado evento como erupciones volcánicas, tsunamis, huracanas, terremotos,
deslaves entre otras.

Otro aspecto para tener en cuenta es que la intensidad de un determinado fenómeno


geológico en una región pobre tiene menos riesgo económico que una rica, pero,
generalmente las pérdidas en vidas humanas son mayores en las zonas pobres que en las
zonas ricas. Los principales riesgos geológicos endógenos son el riesgo sísmico y el riesgo
volcánico, mientras que los principales riesgos geológicos exógenos son los ocasionados
por los movimientos en masa en las laderas y los riesgos costeros. Hay determinados
procesos de la propia dinámica de la tierra relacionados con fenómenos geológicos,
meteorológicos y climáticos que pueden provocar desastres de origen natural. Estos
procesos se transforman en riesgos geológicos cuando nos afectan de alguna manera; si no,
no dejan de ser simplemente procesos naturales. Podríamos afirmar que los riesgos se dan
porque en el momento en que se desarrolla un proceso natural estamos presentes.

7
DESARROLLO DEL CONTENIDO

6.1. Conceptos básicos.

Los riesgos geológicos son un conjunto de amenazas o peligros para los recursos y las
actividades humanas, derivados de procesos geológicos de origen interno (endógenos),
externos (exógenos) o de una combinación de ambos. En los riesgos geológicos, por tanto,
están implicados procesos de origen natural, junto con procesos antrópicos, lo que nos lleva
a la paradoja de que zonas muy afectadas por fenómenos geológicos catastróficos, pero
despobladas, no están sometidas a riesgo geológico alguno, es decir, el riesgo geológico es
uno de los parámetros económicos que se mide cuantificando las pérdidas provocadas por
un determinado evento como erupciones volcánicas, deslaves entre otras.

6.1.1. Catástrofe natural.

Evento extremo, de origen natural o humano, que al afectar a un lugar en un momento dado
puede causar daños y perturbaciones tales que desencaden un proceso de desastre.
Los conceptos “catástrofe” y “desastre”, aunque suelen confundirse en el lenguaje
coloquial, tienen significados diferentes. La catástrofe es un acontecimiento que, en un
contexto preexistente de vulnerabilidad, puede actuar como desencadenante de un desastre,
esto es, de un proceso de fuerte crisis y desestructuración socioeconómica con graves
consecuencias en diversos planos (hambruna, miseria, epidemias, éxodo, etc.). La gravedad
y el tipo de impacto que ocasiona el desastre depende, por supuesto, de la intensidad y
características de la catástrofe que lo haya originado, pero tanto o más del grado de
vulnerabilidad al que estuviera sometida la población afectada.
Las catástrofes pueden ser de gestación lenta, como las sequías, o de irrupción repentina,
como los terremotos o las inundaciones.
En los estudios se utiliza una terminología propia para definir la peligrosidad, el riesgo y
la vulnerabilidad. Si bien el término riesgo, frecuentemente se emplea para referirse a
cualquier proceso más o menos violento o catastrófico que puede afectar a las personas o
bienes, y se aplica como sinónimo de peligrosidad, ambos conceptos son diferentes. La
peligrosidad se refiere al proceso geológico, el riesgo, a las pérdidas y la vulnerabilidad a
los daños. Para su evaluación es necesario conocer:

 Dónde y cuándo ocurrieron los procesos en el pasado


 La intensidad y magnitud que tuvieron
 La frecuencia de ocurrencia

8
6.1.2. Riesgo.

El concepto de Riesgo, R, incorpora consideraciones socioeconómicas, y se define como


las pérdidas potenciales debidas a un fenómeno natural determinado (vidas humanas,
pérdidas económicas directas e indirectas, daños a edificios o estructuras, etc.) En la
actualidad, es en el campo de los terremotos donde más se han desarrollado los estudios de
un riesgo. Algunos especialistas, definen el riesgo sísmico como las pérdidas esperadas
que sufren las estructuras durante el lapso que permanecen expuestas a la acción sísmica;
dicho lapso se denominan período de exposición o período de vida útil de las estructuras.
Según algunos autores, el producto P X V se denomina riesgo específico, y se define como
el grado de pérdidas esperada durante un periodo de tiempo dado como consecuencia de la
ocurrencia de un determinado proceso.

6.1.3. Peligrosidad.

La peligrosidad, según se ha definido, puede expresarse como la probabilidad de ocurrencia


de un fenómeno de determinada intensidad en un lapso dado, pero también se puede
expresar a partir del periodo de retorno T (años transcurridos entre 2 eventos o procesos de
semejantes característica), que es la inversa de la probabilidad anual de excedencia, P: T =
1/P
La probabilidad de P de que un valor determinado de intensidad (un valor de aceleración
en caso de terremotos) correspondiente a un periodo de retorno medio T (años) sea
excedido durante un periodo de tiempo determinado t se expresa como:
p= 1 - (1 - 1/T) t
El tiempo t (años) puede ser el tiempo de vida de una presa o de un edificio, esto es, el
tiempo de exposición o periodo de vida de la estructura.

6.1.4. Vulnerabilidad.

La vulnerabilidad, V, es el grado de daños o pérdidas potenciales en un elemento o conjunto


de elementos como consecuencia de la ocurrencia de un fenómeno de intensidad
determinada. Depende de las características del elemento considerado (no de su valor
económico) y de la intensidad del fenómeno; suele evaluarse entre 0 (sin daño) y 1 (pérdida
o destrucción total del elemento) o entre 0% y 100% de daños. Con respecto al riesgo
sísmico, la vulnerabilidad de una estructura, grupo de estructuras o de una zona urbana, se
define como su predisposición intrínseca a sufrir daños ante la ocurrencia de un
movimiento sísmico de una severidad determinada; depende de las características de diseño
de la estructura y de la intensidad del terremoto. Así, la vulnerabilidad de un edificio de
mampostería será más alta que la de uno de hormigón frente a un mismo terremoto.

9
Por último, los elementos expuestos pueden ser personas, bienes, propiedades,
infraestructuras, servicios, actividades económicas, etc., que pueden sufrir las
consecuencias directas o indirectas de un proceso geológico en una determinada zona.

6.2. Principales riesgos geológicos.

Primeramente, debemos definir que es un riesgo: según la Real Academia Española se


refiere a una contingencia o proximidad de un daño, ahora bien, al buscar definiciones en
internet, leer un poco, pudimos definirlo así: “Un riesgo se refiere a las condiciones,
procesos, fenómenos o eventos que debido a su localización y frecuencia pueden causar
heridas, enfermedades o la muerte de seres humanos, y provocar daños al medio ambiente.”
Y siguiendo la línea, un riesgo geológico es aquel riesgo provocado por fenómenos
naturales.
Lastimosamente los riesgos geológicos son los que causan mayores estragos, es necesario
saber que se dividen en 3 grupos:

1. Los originados directamente por la dinámica de los procesos geológicos internos


(volcanes, terremotos y tsunamis).
2. Los derivados directamente de la dinámica de los procesos geológicos externos
(inundaciones y movimientos gravitacionales).
3. Los riesgos geológicos inducidos provocados por la intervención y modificación
directa del ser humano sobre el medio geológico o la dinámica de diversos procesos
geológicos naturales.
Es de suma importancia estudiar a fondo cada uno de los riesgos con el propósito de
prevenirlos o mejor dicho saber cómo reaccionar ante ellos, evaluar su peligrosidad y
establecer medidas preventivas o correctivas para evitar y/o minimizar el riesgo.

6.2.1. Vulcanismo.

El vulcanismo corresponde a todos los fenómenos relacionados con el ascenso del magma
o rocas fundidas desde el interior de la Tierra a la superficie terrestre. Es una de las
principales manifestaciones de la energía interna del globo terrestre y afecta principalmente
a las zonas inestables de su corteza. Por otro lado, los volcanes son puntos de relieve que
comunican directamente la superficie terrestre con las capas interiores a la corteza, en
donde, debido a la elevada temperatura presente, las rocas se encuentran en estado de
fusión.
Durante períodos de actividad, las zonas más débiles de la corteza de la Tierra se rompen
por las altas temperaturas y presión, originando así un proceso de erupción, en donde los
volcanes expulsan una gran cantidad de materiales ya sean líquidos o semifluidos (lavas),
sólidos (cenizas, bombas volcánicas, pequeñas partículas o gravillas) y gaseosos, éstos

10
últimos pueden ser muy variados y suelen contener azufre, cloro, carbono, oxigeno,
nitrógeno, hidrógeno y boro.
Es importante saber que el vulcanismo se encuentra asociado a las zonas tectónicas y para
que el magma ascienda es necesario que se encuentre suficientemente cerca de la superficie
a fin de aprovechar el área de dislocaciones. Debe existir, además, un desequilibrio entre
presión y temperatura.

6.2.1.1. Tipos de erupciones volcánicas.

De acuerdo con la naturaleza de la erupción, la actividad volcánica se puede clasificar en


diversos tipos: Magmáticas y freatomagmáticas. (Ver Figura A1).

Entre las erupciones magmáticas tenemos:

Erupción Hawaiana: se trata de una emisión de lava muy fluida que se derrama rápidamente
en forma de coladas de gran extensión. Las fuentes o chorros de lava, con una duración de
hasta una hora y media y alturas de hasta un kilómetro, son un caso particular de este tipo
de erupción, así como las erupciones fisúrales ultra hawaianas (que generan plataformas
de lava de gran volumen y extensión). (Ver Figura A2).

Erupción Estromboliana: se caracteriza por pequeñas explosiones de materiales en estado


fundido o pastoso, que suceden en pocos minutos u horas, acompañadas por derrames de
coladas de lava. (Ver Figura A3).

Erupción Vulcaniana: es una explosión volcánica violenta, frecuentemente relacionada con


la interacción del magma con agua, causando una fina fragmentación en el magma; Esta
interacción junto con la fragmentación produce una gran cantidad de vapor, cenizas,
bloques y bombas. (Ver Figura A4).

Erupción Pliniana: es una proyección violenta y explosiva de gases en forma de columna,


asociada a la rápida y continua emisión de un gran volumen de pómez, con una elevación
de al menos 20km sobre el nivel del cráter. Los depósitos de material resultante cubren
grandes extensiones de terreno con una espesa cubierta de pómez y cenizas. (Ver Figura A5)

Erupción Peleana: es una violenta explosión que resulta de la solidificación de un magma


muy viscoso en la chimenea de un volcán; Es decir que se crea un tapón que impide la
salida de gases y magma. Al acumularse los gases y el magma, la presión incrementa sin
tregua y finalmente explota la chimenea. A raíz de esta explosión hay una emisión violenta
de nubes ardientes que se deslizan con gran rapidez por los flancos del volcán, arrasando
con todo a su paso. (Ver Figura A6).

11
Erupción Krakatoana: El nombre de este tipo de erupción magmática hace referencia a la
que se dio lugar en el volcán Krakatoa. Esta erupción se caracterizó por su tremenda
explosividad y por los grandes maremotos que desencadenó. Las erupciones krakatoanas
se deben a que su lava es extremadamente viscosa y de muy baja temperatura, lo que causa
al igual que en las erupciones peleanas que la abertura del cráter se cierre y se dé un
acumulamiento de gases. El acumulamiento de gases tiene como consecuencia una gran
explosión que vuela parte del cráter y que forma un pitón volcánico o un monte de forma
cilíndrica.

Y Entre Las Erupciones Freatomagmáticas Podemos Destacar:

Erupción Surtseyana: Se trata de un tipo de erupción freatomagmáticas que se da en aguas


poco profundas que se caracteriza interacciones entre el agua y lava. La erupción y la
formación de la isla de Surtsey en la costa de Islandia, es el caso que da nombre a este tipo
de erupción. Las erupciones Surtseyana incluyen el grupo de erupciones hidro volcánicas,
que son causadas por un aumento del volumen del agua al pasar de estado líquido a gaseoso
cuando un magma basáltico o andesítico entra en contacto con esta.

Erupción Submarina: Son más frecuentes que las de los volcanes que emiten en las tierras
emergentes, y suelen pasar inadvertidas porque la presión elevada del agua en las zonas
abisales provoca la disolución de los gases y de esta forma la erupción no es percibida en
la superficie del mar. La conductividad termal del agua en aumento provoca que el magma
se cristalice con más rapidez que en cualquier erupción terrestre. La presión submarina es
mayor a las condiciones normales de presión y ello influye drásticamente en estas
erupciones, pero la ésta disminuye en una ebullición explosiva, resultado de la reacción
explosiva entre magma y agua de mar. Estas erupciones son características de las áreas de
movimiento divergente de placas presentes a lo largo de las dorsales oceánicas.

Erupción Subglacial: Es un tipo de erupción volcánica que se caracteriza por la interacción


entre lava y hielo.

6.2.1.2. Monitoreo de volcanes y predicción de peligros volcánicos.

El monitoreo volcánico implica el reconocimiento e interpretación de los cambios que


ocurren durante una reactivación, es decir de los "precursores" o anomalías respecto a los
niveles de referencia. El aspecto más importante del monitoreo es que es continuo, así, al
detectar una anomalía, se pueden implementar los dispositivos de respuesta, esto es, alertar
a los sistemas de Protección Civil.

12
Las principales formas de monitoreo son:

 Vigilancia Visual: Involucra monitoreo continuo por medio de una cámara de televisión
situada cerca del volcán que transmite a la protección civil del país, como también los
reconocimientos visuales frecuentes desde tierra o desde el aire.

 Monitoreo Sismico: Consiste en una red de estaciones sismológicas situadas sobre y


alrededor del volcán, enlazadas por radio telemetría. Estas estaciones provén
información fundamental sobre la estructura interna del volcán, el estado en que se
encuentra y la forma como éste cambia. La sismicidad es el más claro reflejo del estado
interno de un volcán. La forma cómo evolucionan los patrones sísmicos ha sido el
factor de vigilancia y evaluación del riesgo más importante en el estudio de erupciones
pasadas en diversos países. (Ver Figura A8)

 Monitoreo Geodesico: Consiste en redes de estaciones monumentadas, puntos de


observación, e inclinómetros para detectar y medir deformaciones del edificio
volcánico. Las medidas se hacen en el campo por métodos geodésicos convencionales
(nivelación, triangulación, trilateración, inclinómetra, etc.) y por métodos electrónicos
(radio telemetría de datos de los inclinómetros electrónicos). Se efectúan las
mediciones de campo tan frecuentemente cómo es posible, y los inclinómetros
transmiten en forma continua al Centro de Protección Civil del país donde se encuentre
el volcán. Estos datos provén de información fundamental sobre las condiciones de
presión en el interior del volcán y sobre la posibilidad de alimentación de nuevo magma
desde la profundidad.

 Monitoreo Geoquimico: Análisis químico frecuente de la fumarola (por espectrometría


de correlación (COSPEC) y por Li-Cor, para determinación de la concentración de
Bióxido de Azufre y Bióxido de Carbono respectivamente en la pluma que emana del
cráter. Muestreo frecuente de manantiales para análisis de la influencia de la actividad
del volcán y de las cenizas emitidas sobre el agua. El monitoreo geoquímico provee
información importante del estado interno del volcán, de su potencial eruptivo y de los
efectos que pueden tener sus productos.

PREDICCIÓN DE PELIGROS VOLCÁNICOS

El vulcanismo explosivo quien es el más difícil de predecir, es también sin duda alguna el
más peligroso. Actualmente los medios que se utilizan para predecir una erupción:

13
1. Intentar conocer la historia de cada volcán (registro volcánico), tanto la frecuencia
de las erupciones como la intensidad de estas, para intentar determinar el periodo
de retorno (medidas poco fiables).
2. Analizar los síntomas del comienzo de las erupciones mediante observatorio
situados en los volcanes, que gracias a pequeños sismógrafos pueden detectar
pequeños temblores y ruidos.
3. Cambios producidos en la topografía y cambios en la forma del volcán como
abombamiento de las paredes y el techo del volcán, que se pueden medir mediante
clinómetro o por medio de satélites que detectan deformaciones imperceptibles a
simple vista ocurridas en la estructura del volcán.
4. Calentamiento del agua en los acuíferos y en general, aumento de la temperatura
en el subsuelo, así como cambios eléctricos y magnéticos de la zona.
5. Anomalías de la gravedad.
6. Análisis de gases emitidos.
7. Seguimiento del volcán. Elaboración de mapas de riesgo y peligrosidad.

MONITOREO DE LA ACTIVIDAD VOLCÁNICA Y PREDICCIÓN DE PELIGROS


VOLCÁNICOS EN PANAMÁ

En Panamá existen tres aparatos volcánicos que se monitorean de manera constante en las
cuatro estaciones que hay el país.
Las tres estructuras volcánicas son: El Valle de Antón, una caldera volcánica con
remanentes de termalismo; La Yeguada, que tiene remanentes de termalismo y el más
popular de los tres que es el Volcán Barú.
En el caso de que se diera una activación de la actividad volcánica en Panamá lo más
probable es que ocurra en el Volcán Barú.
El volcán Barú, es la elevación más alta de Panamá y es el volcán más alto del sur de
América Central, con una altura de 3475 msnm. Lo comparten tres distritos: Boquerón,
Boquete y Tierras Altas, es un importante sitio turístico que recibe cada año miles de
personas, interesadas alcanzar su cima. De acuerdo con estudios que se han hecho hasta el
año 2018, el Volcán Barú ha tenido cuatro actividades en los últimos 2 mil años, es decir
que se hace una media, ocurre algo cada 500 años. Ha dejado claro que en el caso de que,
en Panamá, las estructuras volcánicas produzcan algún ruido, serían detectados por el
equipo GPS con el que cuentan las estaciones.
En el 2007 se realizó el último gran estudio al Volcán Barú. “El Servicio Geológico de los
Estados Unidos reveló que es más activo de lo que se creía; se hablaba de que su última
erupción había sido hace unos 700 años, este estudio del 2007 revela realmente que su
erupción fue mucho más reciente, hace unos 450 a 500 años”. El experto descartó la
posibilidad de una erupción del Volcán Barú similar a la del Volcán de Fuego en
Guatemala. “Cada volcán se comporta enteramente diferente, eso es importante recalcarlo,

14
los volcanes son independientes”. Pese a que el Barú está activo, es un volcán que no
muestra esos signos o señales de vulcanismo extremo, aunque se registren algunos
movimientos sísmicos en los alrededores. Investigaciones advierten que el volcán Barú sí
podría hacer erupción en los próximos 90 a 100 años. Otros investigadores indican que esto
no es tan predecible puesto que nadie puede predecir un terremoto y menos una erupción
volcánica.

6.2.1.3. Mitigación de riesgos volcánicos.

El propósito de la mitigación es la reducción de la vulnerabilidad; la atenuación de los


daños potenciales sobre la vida y los bienes causados por un evento geológico, como un
sismo o tsunami; hidrológico, como una inundación o sequía; o sanitario. En este caso nos
enfocaremos en la mitigación por riesgos volcánicos.
La principal medida preventiva consiste en las políticas de “ordenación del territorio” que
impiden el asentamiento de la población o la explotación económica de las áreas
potencialmente peligrosas. Sin embargo, las zonas volcánicas suelen ser turísticas y además
muy fértiles por lo que es casi imposible estas medidas preventivas, por ende, se han
elaborado otros tipos de medidas divididos en medias estructurales y no estructurales.
Las medidas estructurales son:
a) Construir canales para desviar las corrientes de lava hacia lugares deshabitados o
diques de contención para ganar tiempo para la evacuación.
b) Construir túneles de descarga del agua de los lagos del cráter para evitar la
formación de lahares.
c) Construcción de viviendas con tejados inclinados o semiesféricos que eviten la
acumulación de cenizas y piroclastos, así como su hundimiento debido al peso de
estos materiales.
Por otro lado, las medidas no estructurales son:
a) Evacuación de la población
b) Evitar la construcción en los lugares de alto riesgo (la antes mencionada,
“ordenación de territorio”)
c) Elaboración de sistemas de seguimiento de la actividad volcánica.
d) Confección de mapas de riesgo en los que se cartografíen las áreas susceptibles de
ser afectadas por todos los procesos.
e) Contratación de seguros que cubran las pérdidas de las propiedades o cultivos.

6.2.2. Terremotos.

Según la RAE (Real Academia Española) entendemos por terremoto << Sacudida violenta
de la corteza y manto terrestres, ocasionada por fuerzas que actúan en el interior de la
Tierra.>> Ahora bien, en términos generales, y un poco más científicos, Un terremoto,

15
también llamado sismo, temblor, temblor de tierra o movimiento telúrico, es un fenómeno
de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía
acumulada en forma de ondas sísmicas. Los más comunes se producen por la actividad de
fallas geológicas. También pueden ocurrir por otras causas como, por ejemplo, fricción en
el borde de placas tectónicas (Ver Figura A9) , procesos volcánicos, impactos de asteroides o
cometas, o incluso pueden ser producidas por el ser humano al realizar pruebas de
detonaciones nucleares subterráneas.

6.2.2.1. Origen y ocurrencia de los terremotos.

El punto de origen de un terremoto se denomina foco o hipocentro. El epicentro es el punto


de la superficie terrestre que se encuentra directamente sobre el hipocentro. Dependiendo
de su intensidad y origen, un terremoto puede causar desplazamientos de la corteza
terrestre, corrimientos de tierras, maremotos (o también llamados tsunamis) o la actividad
volcánica. Para medir la energía liberada por un terremoto se emplean diversas escalas,
entre ellas, la escala de Richter es la más conocida y utilizada por los medios de
comunicación. (Ver Figura A10)

CAUSAS

Aunque la interacción entre Placas Tectónicas es la principal causa de los terremotos no es


la única. Cualquier proceso que pueda lograr grandes concentraciones de energía en las
rocas puede generar un terremoto cuyo tamaño dependerá, entre otros factores, de qué tan
grande sea la zona de concentración del esfuerzo. Las causas más generales se pueden
enumeran según su orden de importancia en:

 Tectónica: son los terremotos que se originan por el desplazamiento de las placas tectónicas
que conforman la corteza, afectan grandes extensiones y es la causa que más genera
terremotos.
 Volcánica: es poco frecuente; cuando la erupción es violenta genera grandes sacudidas que
afectan sobre todo a los lugares cercanos, pero a pesar de ello su campo de acción es
reducido en comparación con los de origen tectónico.
 Hundimiento: cuando al interior de la corteza se ha producido la acción erosiva de las aguas
subterráneas, va dejando un vacío, el cual termina por ceder ante el peso de la parte
superior. Es esta caída que genera vibraciones conocidas como sismos. Su ocurrencia es
poco frecuente y de poca extensión.
 Deslizamientos: el propio peso de las montañas es una fuerza enorme que tiende a
aplanarlas y que puede producir terremotos al ocasionar deslizamientos a lo largo de fallas,
pero generalmente no son de gran magnitud.

16
 Explosiones Atómicas: realizadas por el ser humano y que al parecer tienen una
relación con los movimientos sísmicos.
 La causa de los terremotos se encuentra en la liberación de energía de la corteza
terrestre acumulada a consecuencia de actividad volcánica y tectónica, que se
origina principalmente en los bordes activos de placas tectónicas. Aunque las actividades
tectónicas y volcánicas son las causas principales por las que se generan los terremotos hay
otros factores que pueden originarlos:
 Acumulación de sedimentos por desprendimientos de rocas en las
laderas de las montañas.
 Modificaciones del régimen fluvial.
 Variaciones bruscas de la presión atmosférica por ciclones.
Estos fenómenos generan eventos de baja magnitud, que generalmente caen en el rango
de microseísmos: temblores detectables sólo por sismógrafos.

CARACTERÍSTICAS

El punto exacto en donde se origina el sismo se llama foco o hipocentro, se sitúa debajo de
la superficie terrestre a unos pocos kilómetros hasta un máximo de unos 700 km de
profundidad. El epicentro es la proyección del foco a nivel de tierra, es decir, el punto de
la superficie terrestre situada directamente sobre el foco, donde el sismo alcanza su mayor
intensidad. El fallamiento (falla) de una roca es causado precisamente por la liberación
repentina de los esfuerzos (compresión, tensión o de cizalla) impuestos al terreno, de esta
manera, la tierra es puesta en vibración; esta vibración se debe a que las ondas sísmicas se
propagan en todas las direcciones y trasmiten la fuerza que se genera en el foco sísmico
hasta el epicentro en proporción a la intensidad y magnitud de cada sismo.
Las diversas ondas sísmicas viajan a diferentes velocidades por lo que llegan al sismógrafo
a diferentes horas, los tiempos de viaje se ilustran como gráficas de tiempo-distancia
llamados sismogramas con lo que se podrá determinar el epicentro de cualquier sismo.

6.2.2.2. Parámetros sísmicos.

6.2.2.2.1. Magnitud e Intensidad.

Los terremotos y sus efectos se miden de diferentes maneras. La magnitud describe el


tamaño de un sismo y expresa la cantidad de energía liberada. La magnitud de Richter es
una escala logarítmica: por cada incremento de 1 en la magnitud de Richter, se libera 33
veces más de energía. La liberación de energía depende de la ruptura de la falla y de la
distancia del desplazamiento.

17
La intensidad describe los efectos de la vibración o la extensión de los daños en un lugar o
sitio específico. La intensidad en un sitio está determinada por la magnitud del sismo, la
duración de la vibración, la distancia desde el sitio hasta el epicentro del sismo o la
superficie de ruptura y las condiciones geológicas locales. La duración del sismo depende
de la longitud de la falla y, por tanto, de la cantidad de energía liberada.
La escala de la Intensidad de Mercalli Modificada (IMM) comúnmente se usa para medir
la intensidad y se compone de 12 categorías de intensidad del movimiento del terreno:
desde I (no se siente, excepto por algunas personas) hasta XII (daño total). Generalmente,
el daño estructural se inicia para intensidades de IMM VII para estructuras mal construidas.
Las intensidades IMM XI y XII son extremadamente raras. La escala de la Intensidad de
Mercalli Modificada es subjetiva; es decir, depende de la interpretación personal y está
determinada, en cierto grado, por la calidad de la construcción en el área afectada. La
Intensidad de Mercalli Modificada también depende de si el suelo se licua y causa daños a
las estructuras.
Otros parámetros sísmicos relacionados con la vibración son la aceleración máxima del
suelo (PGA) y la velocidad máxima del suelo (PGV). Ambas pueden usarse para describir
la amplitud de la vibración. La respuesta y el daño a estructuras rígidas y pequeñas están
directamente relacionados con la PGA, mientras que el comportamiento de edificaciones
más flexibles está directamente asociado a la PGV.
El movimiento lateral/vertical real o esperado causado por la licuefacción, el asentamiento
o los deslizamientos, se conoce como deformación permanente del suelo (DPS).

6.2.2.3. Efectos de los terremotos sobre el terreno.


Las roturas de taludes, caídas de rocas, o fenómenos de licuefacción del suelo durante o
después de la sacudida sísmica son otros efectos inducidos que deben considerarse porque
también provocan mayores daños potenciales en las estructuras. Por lo tanto, la
identificación de las frecuencias predominantes del suelo y la cuantificación de la
amplificación de la señal sísmica constituyen uno de los principales intereses en ingeniería
sísmica.
se han identificado las causas de esta amplificación, se ha descrito el comportamiento no
lineal del suelo blando y las difracciones debidas a la topografía subsuperficial. Asimismo,
se han analizado los principales efectos inducidos asociados a los efectos locales durante
un terremoto. Finalmente se han descrito y analizado los principales métodos utilizados en
la actualidad para evaluar los efectos del suelo. Entre éstos, cabe destacar el método
empírico de la técnica de Nakamura y el método numérico unidimensional.
6.2.2.4. Predicción de ocurrencia de terremotos.
La predicción de terremotos consiste en la predicción de que un terremoto de
una magnitud específica ocurrirá en un lugar particular en determinado momento. A pesar
de considerables esfuerzos en investigación por parte de sismólogos, no se pueden hacer
predicciones científicamente reproducibles para un día o mes específico. No obstante, en

18
el caso de los mapas de evaluación del peligro sísmico de fallas estudiadas, es posible
estimar que la probabilidad de un terremoto de un tamaño dado afectará un lugar
determinado durante un cierto número de años. La capacidad general para predecir
terremotos ya sea en forma individual o en una base estadística, sigue siendo remota.
Una vez que un terremoto ya ha empezado, los dispositivos de alerta temprana pueden
proporcionar una advertencia de pocos segundos antes de que los principales temblores
lleguen a un lugar determinado. Esta tecnología aprovecha las diferentes velocidades de
propagación de los varios tipos de vibración producidos. También son probables
las réplicas tras un gran terremoto y, por lo general, están previstas en los protocolos de
respuesta a desastres naturales.
 Radón: La concentración de radón en el suelo ha sido utilizado de manera
experimental para ubicar fallas geológicas cercanas a la superficie, ya que la
concentración es generalmente más alta sobre las fallas. Algunos investigadores
han tratado de probar que las concentraciones elevadas de radón en el suelo o los
cambios rápidos en las concentraciones de radón en el suelo o agua subterránea
pueden servir para predecir terremotos

 El método VAN: Es un método experimental de predicción de terremotos


propuesto por el profesor Varotsos, Alexopoulos y Nomicos en los años 1980,
cuyas iniciales le dieron nombre. Se basa en la detección de "señales sísmicas
eléctricas" a través de una red telemétrica de barras de metal conductor insertas en
el suelo
 Predicción por sismos iniciales: Los sismos iniciales son temblores de magnitud
media que preceden a los terremotos. Un incremento de la actividad de sismos (en
combinación con indicaciones presupuestas como los niveles de agua subterránea
y comportamiento animal extraño) permitió la evacuación exitosa de un millón de
personas un día antes del terremoto de Haicheng, el 4 de febrero de 1975, por parte
de la Oficina Sismológica estatal de China.
Mientras que el 50% de los terremotos son precedidos por sismos, solo alrededor del 5 al
10% de los sismos menores resultan ser sismos iniciales, lo que da lugar a falsas alarmas.
 Magnetometría: Según Tomas Unger, con un solo magnetómetro se puede
detectar la dirección de la cual proviene la corriente, el punto donde probablemente
se produce el hipocentro de un movimiento sísmico. En Perú ya este método ha
sido demostrado por el científico Jorge Heraud, aunque aún no cuenta con la
aprobación de la comunidad internacional

 Triboluminiscencia: Un posible método para predecir terremotos, aunque todavía


no ha sido aplicado, es la triboluminiscencia. Estudios del Instituto de Investigación
Nacional Industrial de Chugoky llevados a cabo por Yoshizo Kawaguchi han
mostrado que al fracturarse, el dióxido de silicio libera luz roja y azul por un

19
período de unos 100 milisegundos. Kawaguchi lo atribuyó a la relajación de las
uniones libres y de átomos de oxígeno inestable que quedan cuando las uniones de
oxígeno y dióxido de silicio se rompen debido a las tensiones dentro de la roca.

6.2.2.5. Mitigación de riesgos sísmicos.


Los terremotos no se pueden evitar, pero si en parte sus efectos mediante una serie de
medidas preventivas:

 Una evaluación del riesgo sísmico para determinar la potencialidad sísmica de la


región, los posibles efectos de los terremotos y de sus causas. Hay que hacer un
análisis de riesgo que contemple:

 Determinar la magnitud (intensidad) máxima previsible para un determinado


periodo de retorno. Hay que conocer la historia sísmica de una región (recopilación
de datos históricos sobre los terremotos que han existido).

 Recoger datos geológicos que permitan conocer los sismos que se han producido
en un intervalo de tiempo de algunos miles de años.

 Elaborar mapas de microzonificación sísmica, donde se reflejan las amplificaciones


y atenuaciones locales de la peligrosidad sísmica (en función de la resistencia del
terreno, la morfología y la posición del nivel freático, entre otras variables). La
cartografía de riesgo sísmico también incorpora la localización de fallas activas.

 Normas de construcción sismo resistentes. La normativa básica en zonas sísmicas


va dirigida a reducir la vulnerabilidad de las edificaciones. En determinadas zonas
hay que adoptar unas medidas sismorresistentes para las edificaciones que sepan
más exigentes en las zonas de mayor peligro y en aquellas edificaciones
consideradas vulnerables o estratégicas (Hospitales, escuelas, infraestructuras,
centros generadores de energía. Etc.)

 Medidas de ordenación de territorio para evitar grandes densidades de población en


las poblaciones de alto riesgo. Además de conocer los sismos que se pueden
producir hay que conocer los terrenos sobre los que queremos edificar, puesto que
ya un tipo de suelos amplifican los efectos sobre los que queremos edificar puesto
que ya un tipo de suelos amplifican los efectos de las ondas sísmicas y que por tanto
supondrán un mayor peligro para las edificaciones.

 Medidas de protección civil para informar, alertar y evacuar a la población.

20
6.2.3. Riesgos costeros.
6.2.3.1. Tsunamis.
Es un evento complejo que involucra un grupo de olas de gran energía y de tamaño variable
que se producen cuando algún fenómeno extraordinario desplaza verticalmente una gran
masa de agua.
Este tipo de olas remueven una cantidad de agua muy superior a las olas superficiales
producidas por el viento. Se calcula que el 90% de estos fenómenos son provocados por
terremotos, en cuyo caso reciben el nombre más correcto y preciso de «maremotos
tectónicos».
6.2.3.1.1. Causas de la ocurrencia de un tsunami.

En su mayor parte, los tsunamis son causados por terremotos que ocurren en el fondo
marino. Para lograr mover la enorme masa de agua que se desplaza en un tsunami, debe
ocurrir un movimiento vertical en las placas que se encuentran bajo los océanos. Estos
tsunamis se denominan maremotos tectónicos.
Con menor frecuencia, los maremotos pueden producirse por erupciones volcánicas, caída
de meteorito o algún tipo de explosión submarina. Por la enorme violencia con que se
producen, se denominan mega maremotos.
El mecanismo más habitual por el que se generan los tsunamis es un terremoto con
epicentro en el fondo del mar. El movimiento generado por el temblor provoca un
desplazamiento del fondo marino y, por consiguiente, del agua del mar, que al intentar
recuperar su estado genera olas de grandes dimensiones. Si bien se trata de un agente no
previsible, una vez que se produce el terremoto marino, las alarmas costeras deben saltar
ante la posibilidad de que se genere un tsunami como consecuencia.
Uno de los indicios que puede alertar de la llegada de un tsunami es la bajada de marea.
Casi siempre antes de su llegada, el mar se retira de la orilla como si bajara rápidamente la
marea para regresar con violencia. El tiempo que puede tardar en llegar a las costas desde
el epicentro del terremoto varía en función de algunos factores como la distancia que los
separa y la magnitud del seísmo o la velocidad a la que viajan las olas.
La fuerza del tsunami tiene efectos devastadores no sólo por la rapidez con la que se
propaga, ya que las olas pueden alcanzar los 800 kilómetros por hora, sino que estas pueden
llegar a una altura desde simples milímetros hasta más de 30 metros. Así, señalan que en
el fondo del océano las olas pueden no ser grandes, pero que cuando llegan a la costa ganan
altura, pierden velocidad y arrastran con todo lo que haya a su paso.
La zona del océano Pacífico es una de las más vulnerables a estos efectos meteorológicos,
cuyas consecuencias son imprevisibles. Si bien, los expertos recomiendan ir hacia los
centros de evacuaciones previstos en los planes de emergencia nacionales y aconsejan, si
no es posible, situarse en un lugar ubicado a más de 30 metros por encima del nivel del
mar.

21
6.2.3.1.2. Características de un tsunami: Magnitud e Intensidad.

MAGNITUD

La mayoría de los tsunamis son originados por terremotos de gran magnitud bajo la
superficie acuática. Para que se origine un tsunami el fondo marino debe ser movido
abruptamente en sentido vertical, de modo que una gran masa de agua del océano es
impulsada fuera de su equilibrio normal. Cuando esta masa de agua trata de recuperar su
equilibrio genera olas.
El tamaño del tsunami estará determinado por la magnitud de la deformación vertical del
fondo marino entre otros parámetros como la profundidad del lecho marino. No todos los
terremotos bajo la superficie acuática generan maremotos, sino sólo aquellos de magnitud
considerable con hipocentro en el punto de profundidad adecuado.
Un tsunami tectónico producido en un fondo oceánico de 5 km de profundidad removerá
toda la columna de agua desde el fondo hasta la superficie. El desplazamiento vertical
puede ser tan sólo de centímetros; pero, si se produce a la suficiente profundidad, la
velocidad será muy alta y la energía transmitida a la onda será enorme. Aun así, en alta mar
la ola pasa casi desapercibida, ya que queda camuflada entre las olas superficiales. Sin
embargo, destacan en la quietud del fondo marino, el cual se agita en toda su profundidad.
La magnitud de los efectos de un tsunami en áreas costeras va a depender de una serie de
factores físicos y de la existencia o no de emplazamientos humanos. De este modo, a
continuación, se describen escalas de intensidad de tsunamis, su poder destructor, sus
efectos en la costa y daños ocasionados.

INTENSIDAD DE TSUNAMIS

Para expresar la magnitud de un tsunami diversos autores han creado escalas de grados de
intensidad. Inamura en 1949 propone una escala en función de la altura de la ola y los daños
que estas producen en las áreas costeras. De este modo, el grado de un tsunami m o
magnitud es clasificado de acuerdo con lo estipulado en el cuadro (Ver Tabla A1).
Por su parte, Iida en 1963, propone una escala de grados de tsunami, relacionando la
máxima altura de subida que alcanza en tierra la ola (runup = R), medida sobre el nivel
medio del mar; y la energía de los tsunamis correspondiente a diferentes grados de
intensidad. Relación que se ilustra en el siguiente cuadro. (Ver Tabla A2).
Posteriormente, Wiegel en 1970, combina las escalas propuestas por Inamura y Iida. Como
se observa en el siguiente cuadro, adiciona a la escala de Inamura la cota máxima de
inundación R, definida por Iida. Como la escala de Iida se extiende desde m = -2 hasta m
= 5 y además contiene medios grados, la adaptación de la variable R a la escala de Inamura
se presenta con intervalos discontinuos. (Ver Tabla A3).

22
La altura de la ola H corresponde a la diferencia de nivel entre cresta y valle. Por otra parte,
la cota máxima de inundación R, corresponde al lugar de la costa donde los efectos del
tsunami son máximos. (Ver Figura A10).
Con la escala de grados de tsunami descrita, se puede identificar y diferenciar la magnitud
de un evento. De este modo, al señalar que la costa de una determinada región ha sido
afectada por 10 tsunamis en 400 años, se puede precisar que de los diez tsunamis
acontecidos sólo uno fue de magnitud dos (m = 2) y nueve fueron de magnitud cero (m =
0). Además, esta escala permite calificar los tsunamis basándose en documentos y
descripciones históricas que hacen referencia a la magnitud de los daños y a la cota máxima
de inundación. Nuestro país cuenta con estadísticas desde 1562, dichos datos son de gran
utilidad para determinar el riesgo de tsunami en zonas costeras y calcular las probabilidades
de ocurrencia.
6.2.3.1.3. Principales daños causados por un tsunami.

Los daños típicos producidos por tsunami pueden agruparse de acuerdo a los siguientes
grupos:
DAÑOS PRODUCIDOS POR EL MOMENTO DEL FLUJO.
Los daños producidos por efecto del torque o momento se originan cuando la masa de agua
del frente del tsunami seguida por una fuerte corriente, impacta el espacio construido y su
entorno, caracterizado por obras de variadas dimensiones, arboles u otros objetos. En el
impacto el tsunami demuestra su tremenda fuerza destructiva, la cual, se refuerza por la
colisión de los objetos arrastrados por la corriente.
Cuando la masa de agua fluye de vuelta al mar, los escombros arrastrados fortalecen la
fuerza del empuje del flujo que irrumpe, causando de este modo un efecto destructivo de
las estructuras debilitadas por la primera embestida. En algunas ocasiones la magnitud del
momento del flujo es tan alta, que es capaz de arrastrar tierra adentro a barcos de elevado
tonelaje. Se debe señalar que los daños originados por esta causa son más severos en las
bahías en forma de V, cuando son azotadas por tsunamis de períodos cortos.

DAÑOS PRODUCIDOS POR LA INUNDACIÓN.


Si el flujo no es de gran magnitud, la inundación hace que flote todo tipo de material que
no esté fuertemente ligado a su base en el terreno, como ocurre con casas de madera que
no tienen sólidos cimientos. En el caso de una gran extensión de terreno plano, la masa de
agua puede encontrar un pasaje hacia el interior y, por diferencias de pendiente, el flujo de
agua es acelerado en ese pasaje originando el barrido de los elementos que se presenten a
su paso, como construcciones, estructuras, etc.
En estas inundaciones, normalmente personas y animales perecen ahogados; barcos y otras
embarcaciones menores atracados en puertos y muelles, pueden ser arrastrados a tierra y
depositados posteriormente en áreas distantes a su localización inicial una vez que el flujo
ha retrocedido.

23
DAÑOS PRODUCIDOS POR SOCAVAMIENTO.
Los daños originados por socavamiento han sido observados a menudo en las
infraestructuras portuarias. Cerca de la costa la corriente del tsunami remueve el fango y
arena del fondo del mar, socavando a veces las fundaciones de las estructuras de muelles
y puertos. Si esto ocurre, dichas estructuras caen hacia el mar; como ha ocurrido con
algunos muelles sobre pilotes. El colapso de las estructuras puede producirse también
cuando el reflujo socava las fundaciones. La inundación que produce el tsunami puede
socavar también los cimientos de líneas de ferrocarril o carreteras, originando bloqueos de
tráfico y una prolongada demora en el rescate y trabajos de reconstrucción.

6.2.3.1.4. Monitoreo y predicción de tsunamis.

Muchas ciudades alrededor del Pacífico, sobre todo en México, Perú, Japón, Ecuador,
Estados Unidos y Chile disponen de sistemas de alarma y planes de evacuación en caso de
un maremoto peligroso. Diversos institutos sismológicos de diferentes partes del mundo se
dedican a la previsión de maremotos, y la evolución de éstos es monitorizada por satélites.
El primer sistema, bastante rudimentario, para alertar de la llegada de un maremoto fue
puesto a prueba en Hawái en los años veinte. Posteriormente se desarrollaron sistemas más
avanzados debido a los maremotos del 1 de abril de 1946 y el 23 de mayo de 1960, que
causaron una gran destrucción en Hilo (Hawái). Los Estados Unidos crearon el Centro de
Alerta de Maremotos del Pacífico (Pacific Tsunami Warning Center) en 1949, que pasó a
formar parte de una red mundial de datos y prevención en 1965.
Uno de los sistemas para la prevención de maremotos es el proyecto CREST (Consolidated
Reporting of Earthquakes and Seaquakes) (Información Consolidada sobre Terremotos y
Maremotos), que es utilizado en la costa noroeste estadounidense (Cascadia), en Alaska y
en Hawái por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, la National Oceanic and
Atmospheric Administration (la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.
UU.), la red sismográfica del noreste del Pacífico y otras tres redes sísmicas universitarias.
La predicción de maremotos sigue siendo poco precisa. Aunque se puede calcular el
epicentro de un gran terremoto subacuático y el tiempo que puede tardar en llegar un
maremoto, es casi imposible saber si ha habido grandes movimientos del suelo marino, que
son los que producen maremotos. Como resultado de todo esto, es muy común que se
produzcan alarmas falsas. Además, ninguno de estos sistemas sirve de protección contra
un maremoto imprevisto.
A pesar de todo, los sistemas de alerta no son eficaces en todos los casos. En ocasiones el
terremoto generador puede tener su epicentro muy cerca de la costa, por lo que el lapso
entre el sismo y la llegada de la ola será muy reducido. En este caso, las consecuencias son
devastadoras, debido a que no se cuenta con tiempo suficiente para evacuar la zona y el
terremoto por sí mismo ya ha generado una cierta destrucción y caos previo, lo que hace

24
que resulte muy difícil organizar una evacuación ordenada. Éste fue el caso del maremoto
del año 2004 pues, aun contando con un sistema adecuado de alerta en el océano Índico,
quizá la evacuación no habría sido lo suficientemente rápida.

6.2.3.1.5. Principales zonas del mundo afectadas por tsunamis.

Un tsunami palabra que proviene del japonés «津» tsu, puerto o bahía, y «波» nami, ola o
maremoto del latín mare, mar y motus, movimiento es un evento complejo que involucra
un grupo de olas de gran energía y de tamaño variable que se producen cuando algún
fenómeno extraordinario desplaza verticalmente una gran masa de agua.
Pueden ser provocados por distintos fenómenos: la erupción de un volcán submarino, el
deslizamiento de una ladera contra el mar, el impacto de un meteorito… aunque los más
frecuentes y conocidos son los provocados por terremotos de gran magnitud, que mueven
las profundidades oceánicas, a lo que conocemos como maremoto. Es parecido a cuando
movemos las piernas en una piscina y empujamos el agua desde abajo.
Pero hay que tener en cuenta que sólo los grandes terremotos pueden producir grandes
tsunamis.
Las condiciones geológicas para provocar un terremoto de magnitud 7 o más, suelen ser
siempre provocadas por movimientos de subducción; es decir, que la placa tectónica
oceánica se introduzca por debajo de la continental.
Por eso, las zonas de mayor riesgo de tsunami son aquellas en las que hay movimientos de
subducción y además a gran velocidad, especialmente en las orillas del océano Pacífico, en
el anillo de fuego.

1. JAPÓN
En la zona del mar de Japón hay confluencia de hasta tres placas que se mueven
continuamente, lo que hace que sean frecuentes los terremotos, pero también los grandes
tsunamis. Es un país muy preparado que ha sabido crear barreras anti-tsunami, sistemas de
alerta, aunque en ocasiones es difícil escapar.
Un ejemplo de este desastre natural en este país es el terremoto de la costa del Pacífico en
la región de Tōhoku de 2011
fue un terremoto de magnitud 9,0 en potencia de magnitud de momento que creó olas de
maremoto de hasta 40,5 metros. El terremoto ocurrió a las 2:46:23 p. m. hora local del
viernes 11 de marzo de 2011. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la
costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón, a una
profundidad de 32 kilómetros. El terremoto duró aproximadamente seis minutos según los
sismólogos. El USGS explicó que el terremoto ocurrió a causa de un desplazamiento en
proximidades de la zona de la interfase entre placas de subducción entre la placa del
Pacífico y la placa norteamericana. En la latitud en que ocurrió este terremoto, la placa del
Pacífico se desplaza en dirección oeste con respecto a la placa norteamericana a una

25
velocidad de 83 mm/año. La placa del Pacífico se mete debajo de Japón en la fosa de Japón,
y se hunde en dirección oeste debajo de Asia.

Fue el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha así como el cuarto más potente
del mundo de todos los terremotos medidos hasta la fecha.Desde 1973 la zona de
subducción de la fosa de Japón ha experimentado nueve eventos sísmicos de magnitud o
superior. El mayor fue un terremoto ocurrido en diciembre de 1994 que tuvo una magnitud
de 7,8, con epicentro a unos 260 km al norte del terremoto del 11 de marzo de 2011, el cual
causó 3 muertos y unos 300 heridos.

2. CHILE
En el otro extremo del Pacífico Chile sufrió en mayo de 1960 el terremoto más fuerte
registrado hasta el momento con una magnitud de 9.5. El tsunami fue tan devastador que
fallecieron más de 2000 personas pese a ser una zona poco poblada. Hubo otros anteriores,
como el de 1835 que el propio Darwin llegó a vivir en la Bahía de Concepción. También
otros más recientes como el del año 2010 con un terremoto 8.8
Por ser un país ribereño del Pacífico, la generación de tsunamis en Chile está asociada a la
ocurrencia de grandes terremotos. Lo anterior se explica por la posición geográfica del
territorio, en una costa de subducción (fosa chileno-peruana), donde convergen las placas
tectónicas de Nazca y la Placa Americana. Así, Chile es una de las regiones de mayor
sismicidad en el mundo, su historia sísmica registra más de 30 sismos de magnitud superior
a 7.5 en la escala de Richter. Esta realidad geotectónica convierte a Chile en una zona
favorable para la generación de tsunamis. Desde 1562 a la fecha, se posee información de
35 tsunamis de origen cercano a nuestras costas, los cuales han generado daños de diversas
magnitudes
Referencias a algunos de los principales tsunamis que han afectado las costas de Chile:

El tsunami del 13 de agosto de 1868.


Fue originado por un violento terremoto, de magnitud 8.5 en la escala de Richter, de cuatro
a cinco minutos de duración y cuyo epicentro se localizó en el mar, a los 18º 05' de latitud
sur y 71º de longitud oeste, y a 70,3 Km de Arica. Se produjo alrededor de las 17: 15' horas
(hora local) del día 13 de agosto de 1868, generando un tsunami, de magnitud (m) 4, de
grandes proporciones, con olas que presentaron elevaciones en la costa de
aproximadamente 14 metros.

El tsunami del 1º de abril de 1946. (Ver Figura A11)


Tsunami generado a gran distancia de las costas de Chile, y el cual afectó a gran parte de
la cuenca pacífica oriental. Su origen se debió a un terremoto submarino cuyo epicentro se
localizó a unos 148 kilómetros al SE de Unimak, en el archipiélago de las Aleutianas

26
(Alaska, EE. UU). En Chile el tsunami afectó todos los puertos abiertos al océano Pacífico,
manifestándose con magnitud 0.

Hay otros sucesos de tsunamis a lo largo de su historia, podemos mencionar algunos como
el tsunami del 1 de abril de 1946, el tsunami del 22 de mayo de 1960 y el más reciente el
tsunami del 27 de febrero de 2010(Ver Figura A12).

3. INDONESIA
Las islas del todo el sudeste asiático tienen un alto riesgo de tsunami, pero el movimiento
de las placas es más lento que en Japón o Chile. Esto provoca que, aunque haya riesgo muy
alto, estos pueden ocurrir cada más tiempo. El último gran tsunami de esta zona se vivió el
26 de diciembre del año 2004 después de un terremoto 9.1 que dejó más de 220.000
fallecidos

Han tenido otros previos, como en 1883, 1861 o 1797 que también provocaron fallecidos,
aunque las culturas nativas sabían actuar ante este fenómeno y muchas construcciones
estaban construidas con forma de barca, sobre palos, que al ser golpeados por las olas caían
y la casa se quedaba navegando.

Desde 1629 hasta 2016 se tiene registro de más de 21 terremotos con tsunamis a lo largo
de las islas de Indonesia.
Uno de los que más dejaron victimas a su paso fue el tsunami de 1815 en Bali con más de
10 000 muertos
Algunos lugares con mayores sucesos de tsunamis son:
 Mar de banda
 Ambon- ceram
 Sumatra
 Bali
 Ceram
 Flores
 Sumba

4. CASCADIA
Con este nombre se conoce a una región del extremo noroeste de los Estados Unidos y
del suroeste de Canadá. Es una zona tectónicamente muy activa que ha provocado
algunos de los mayores tsunamis conocidos. El 26 de enero de 1700 un terremoto de
magnitud entre 8.2 y 9.1 provocó cientos de fallecidos y además cambió la forma de la
costa. En 2010 un estudio de geólogos predijo con un 37% de probabilidad que un
terremoto de magnitud 8.2 o mayor ocurriría antes del año 2060.

27
5. ISLAS ALEUTIANAS Y PENÍNSULA DE KAMCHATCA
Toda esta zona del norte y noroeste del Pacífico está en alto riesgo de tsunami y de
forma frecuente suelen tener fuertes temblores que activan las alertas. Uno de los
peores fue el 4 de noviembre de 1952 con una magnitud de 9,0. Originó un maremoto
tan fuerte que mató a más de 2.300 personas. El último terremoto ocurrió el día 8 de
mayo de 2017 con una magnitud 6.6 pero no llegó a general tsunami, aunque hizo temer
lo peor.

6.2.4. Movimientos del suelo.

Es un tipo de corrimiento o movimiento en masa de tierra, provocado por la inestabilidad


de un talud.
La velocidad de desplazamiento puede ser lenta o rápida, pero nunca muy lenta. Los
deslizamientos de tierras pueden ser superficiales o profundos. El material está constituido
por una masa correspondiente a una porción de la ladera o a la propia ladera. El
desplazamiento se produce cuesta abajo y hacia fuera, para caer sobre un plano despejado.
El término deslizamiento de tierras se utiliza en su sentido amplio, e incluye el
desplazamiento hacia abajo y hacia el exterior del material que conforma una ladera (roca
madre y suelo). Los deslizamientos pueden producirse por lluvias copiosas, erosión del
suelo o temblores, pero también pueden ocurrir en zonas cubiertas por espesas capas de
nieve.
Resulta difícil juzgar los deslizamientos de tierras como fenómenos independientes, por lo
que parece adecuado asociarlos con otros peligros, como ciclones tropicales, tormentas
locales de gran alcance e inundaciones fluviales.

CAUSAS
 Movimientos sísmicos que provocan que el terreno se desplace
 Sobresaturación del terreno por el agua durante intensas lluvias
 Construcción de obras sin apoyo técnico en laderas o terrenos con pendientes
 Deforestación y eliminación de la capa vegetal

6.2.4.1. Movimientos de ladera de suelo.

Los fenómenos de ladera o movimientos de ladera son desplazamientos de masas de tierra


o de rocas que se encuentran en pendiente. Se deben a la inestabilidad de los materiales
que forman la ladera. Estos desplazamientos se producen en el sentido de la pendiente
como consecuencia de la fuerza de la gravedad.

28
6.2.4.1.1. Mecánica del movimiento del suelo en una pendiente.

Los movimientos en masa son procesos esencialmente gravitatorios, por los cuales una
parte de la masa del terreno se desplaza a una cota inferior de la original sin que medie
ostensiblemente medio de transporte alguno, siendo tan solo necesario que las fuerzas
estabilizadoras sean superadas por las desestabilizadoras. Este tipo de procesos
gravitatorios se interrelacionan mutuamente con las precipitaciones altas, de tal forma que
frecuentemente las lluvias torrenciales son causantes y/o precursoras de los movimientos
en masa, ya que aumentan las fuerzas desestabilizadoras y reducen la resistencia del suelo
al deslizamiento
Por lo general los movimientos de suelos toman nombres diversos, los cuales dependen del
grado de saturación del terreno, velocidad del desplazamiento, profundidad de la masa
desplazada y grado y longitud de la pendiente del terreno.
La teoría de Charles Auguste de Coulomb (propuesta en 1773) establece que un material
falla cuando el esfuerzo cortante en una dirección iguala la resistencia al cortante en la
misma dirección, lo cual depende de la cohesión y la fricción interna entre los granos del
suelo, y está dada por la ecuación de Mohr-Coulomb:
El esfuerzo cortante, es definido por la siguiente ecuación, llamada la Ley de Coulomb,
S = C+sn tan F
Donde S es el esfuerzo cortante o resistencia al cortante tangencial, C es la cohesión del
suelo, sn es el esfuerzo normal sobre un plano crítico, tan F es el coeficiente de fricción y
F es el ángulo de fricción interna del suelo.

6.2.4.1.2. Factores condicionantes de movimiento de ladera.

Factores que favorecen los movimientos de ladera.


 Fuerte pendiente.
 Presencia de agua. El agua hace que los materiales cambien su comportamiento
 Ausencia de vegetación. La vegetación absorbe parte del agua de lluvia, evita la
escorrentía vegetal, sujeción del terreno.
 Alternancia de estratos de diferente permeabilidad.
 Presencia de materiales alterados.
 Estratificación paralela a la pendiente.
 Presencia de fracturas, diaclasas o fallas.

6.2.4.1.3. Factores desencadenantes de movimiento de ladera.

 Terremotos como desencadenantes.


 Pueden causar licuefacción.

29
 Los materiales superficiales saturados se convierten en masas que fluyen como los
fluidos.

6.2.4.1.4. Tipos de movimientos de ladera.

 Desprendimientos (Caída o derrumbe).


Los desprendimientos o desplomes son un tipo de movimientos de inestabilidad producidos
por falta de apoyo que involucran una escasa cantidad de terreno. Suele tratarse de rocas
que caen por una ladera, debido a la pérdida del apoyo que las sustentaba. Los fragmentos
originados por los desprendimientos presentan recorridos de varios tipos, y el material
puede caer libremente, saltar, rodar o incluso puede presentarse cualquier combinación de
las anteriores. En cualquier caso, los materiales desprendidos suelen quedar depositados al
pie del talud o a una cierta distancia de este, en función de la energía alcanzada por los
fragmentos en su movimiento. (Ver Figura A12)

 Vuelcos (Volteo).
El vuelco es un caso particular de desprendimiento, que ocurren cuando los frentes de rocas
presentan estratos verticalizados que se encuentran buzando en sentido contrario a la
ladera. (Ver Figura A13)

CONDICIÓN PARA EL VOLCAMIENTO


 Altura excesiva del talud.
 Existencia de fuerzas externas aplicadas sobre los estratos.
 Geometría desfavorable de los estratos.
 Existencia de presiones de agua sobre los estratos.
 Concentración desfavorable de tensiones.

TIPOS DE VUELCOS
Dentro del mecanismo de vuelco pueden distinguirse dos procesos:
 Vuelco Por Flexión: Tiene lugar en rocas con un sistema preferente de
discontinuidades, formando vigas semicontinuas en voladizo. Las columnas continuas
cuando se doblan hacia delante rompen por flexión. Este tipo de movimiento es
característico en esquistos, filitas, pizarras y en secuencias rítmicas finamente
estratificadas.
 Vuelco De Bloques: la parte movida cae con un movimiento brusco de giro, al menos
inicial, apoyado en su base externa. Estos movimientos se producen en bordes
acantilados rocosos o de materiales areno-arcillosos compactados. Si la ladera es
empinada, las roturas por vuelco pueden transformarse en caídas

30
 Deslizamientos.
Es un tipo de corrimiento o movimiento en masa de tierra, provocado por la inestabilidad
de un talud. Se produce cuando una gran masa de terreno se convierte en zona inestable y
se desliza con respecto a una zona estable, a través de una superficie o franja de terreno de
pequeño espesor (Ver Figura A14). En general se trata de movimientos con baja velocidad,
que desplazan grandes volúmenes de suelo o roca provocando consecuencias graves.
Existen dos tipos de deslizamientos atendiendo a la geometría de la superficie de rotura:

 Deslizamiento rotacional: Los deslizamientos rotacionales son frecuentes en suelos


homogéneos (cohesivos), se caracterizan por que la superficie de falla tiene forma
curva o forma de cuchara, en este deslizamiento la masa deslizada se acumula al
pie de la ladera, así como un lóbulo (Ver Figura A15).

 Deslizamiento traslacional: Los deslizamientos traslacionales pueden generarse en


suelos y rocas, la rotura se da a través de una o varias superficies de falla
(estratificación, contacto entre rocas, planos de debilidad) que son planas y se
orientan a favor del talud (ladera). Debido a las características de la superficie de
falla, en los deslizamientos traslacionales la masa se desliza más rápido que en los
deslizamientos rotacionales. (Ver Figura A16)

También existen deslizamientos compuestos, aquellos en los que la superficie de rotura


tiene una geometría mixta.

 Reptación.
La reptación define a movimientos superficiales, extremadamente ralentizados, y
prácticamente imperceptibles, salvo después de largos períodos de medida. Estos
movimientos suelen ocurrir en unos materiales ricos en arcillas que, con una cierta
periodicidad, se embeben de agua. La ralentización puede verse favorecida por una
intervención estructural del sustrato.

 Flujos de lodo.
Movimientos heterogéneos de una gran masa de tierra, con predominio de los movimientos
intergranulares (flujos plásticos) que producen una deformación interna de su estructura.
Las formas externas son lobuladas, las velocidades de los movimientos son muy variables
y “discontinuas” y se asocian con volúmenes de tierras moderadas a importantes con
desplazamiento a grandes distancias. Casi siempre se asocian con la lluvia antecedente, por
lo que el material tiene características plásticas con dificultades de drenar internamente el
agua absorbida.

31
Los factores desencadenantes están en el entorno: descalces en la base, descargas de
acuíferos próximos, sobrepesos en cabecera, etc. Pueden en algún caso estar inducidos por
movimientos sísmicos

6.2.4.2. Movimientos verticales de suelo.


6.2.4.2.1. Subsidencia.
La subsidencia en geología describe el progresivo hundimiento de una superficie,
generalmente de la litosfera, bien sea por el movimiento relativo de las placas tectónicas
que incluyen tanto la convergencia de las mismas como su divergencia o, en una escala
menor, por el asentamiento del terreno en las cuencas sedimentarias o por el cese de la
actividad volcánica en áreas reducidas en torno a los volcanes propiamente dichos, como
sucede en el caso de los atolones.
Se denomina convergencia de placas tectónicas al choque entre dos placas que se mueven
en direcciones opuestas y que dan origen al levantamiento de una placa (generalmente, la
continental) y al hundimiento en el manto de la otra placa (generalmente, la placa
oceánica). La subsidencia se forma, evidentemente, en la placa submarina, formando lo
que se conoce con el nombre de fosa oceánica y en este caso, la subsidencia o hundimiento
recibe el nombre de subducción. La fosa sudamericana en la costa del Océano Pacífico
(Fosa de Perú-Chile) constituye un buen ejemplo, con una profundidad superior a los 8.000
m bajo el nivel del mar. La más profunda de las fosas oceánicas es la de las islas Marianas,
con algo más de 11.000 metros de profundidad.

6.2.4.3. Mitigación de riesgos por movimientos del suelo.


Las medidas estructurales de prevención y de mitigación de riesgos son obras de ingeniería
empleadas para reducir o llevar a niveles “aceptables” el riesgo al que está expuesta una
comunidad. Pueden ser catalogadas como preventivas, correctivas o de control.
Generalmente los daños producidos por los movimientos de ladera, las subsidencias y
hundimientos son causados por la acción humana que incide de forma directa o indirecta
sobre el fenómeno. La falta de conocimiento de los procesos que afectan al medio
geológico y las interacciones con las obras y actividades humanas son las causantes de las
catástrofes relacionadas con los movimientos del terreno, las cuales se pueden prevenir con
unas acciones basadas en la identificación, estudio los procesos y factores que los
controlan.

La prevención de los fenómenos se basa en dos estrategias de trabajo:

 Medidas estructurales: La instalación de estructuras de defensa de los elementos


expuestos al riesgo (caso de carreteras o edificios). Las defensas de protección
tienen como objetivo detener los materiales en movimiento antes de que éstos
lleguen a las zonas que se quieren proteger (zonas urbanas, vías de comunicación,

32
infraestructuras). Las protecciones más habituales son las barreras dinámicas, que
consisten en mallas metálicas sujetadas por pilones totalmente movibles. Para
evitar deslizamientos se construyen diferentes tipos de muros de contención de
diferente tipología.
 Medidas no estructurales: identificación y estudio de los procesos y factores que
controlan los movimientos del terreno. El objetivo es la realización de mapas de
riesgo previsores para su aplicación en tareas de ordenación y uso del territorio.

Por otro lado, los mapas constituyen el método más efectivo de presentar la información
referente a la peligrosidad y riesgo de una zona o región. Los estudios de peligrosidad de
movimientos de ladera valoran la probabilidad y la magnitud que los movimientos pueden
presentar en determinadas zonas del terreno. Los mapas de susceptibilidad y de
peligrosidad de movimientos del terreno tienen por finalidad asegurar el correcto uso del
territorio y prevenir los riesgos, así que las zonas con peligrosidad alta son catalogadas
habitualmente como no edificables. Estos mapas pueden incluir:
 Localización de los procesos y de las zonas afectadas (densidad, distribución y
grado de actividad de los procesos).
 Representación de los factores que los condicionan.
 Representación de las zonas susceptibles.
 Zonificación de la peligrosidad (cuatro grados: alta, media, baja y muy baja).

En cuanto a los derrumbamientos, los geólogos pueden hacer mapas de las zonas cubiertas
por rocas como la caliza, yeso o sal, que son susceptibles a la disolución de los líquidos,
por lo tanto, hay que hacer una delimitación de los materiales susceptibles de disolverse y
una determinación de las características hidrogeológicas de la zona.
Los mapas inventario incluyen la localización espacial de los procesos y / o de las zonas
afectadas, así como las características de estos. Los mapas de susceptibilidad incluyen las
zonas que pueden ser afectadas en un futuro por los procesos. Las cartografías de
peligrosidad representan la posibilidad o probabilidad de ocurrencia de los procesos en un
área determinada y por un período de tiempo dado, zonifican el territorio en diferentes
grados.
La diferencia fundamental de los mapas de hundimientos y subsidencias con respecto a los
de movimientos del terreno es que tanto los factores condicionantes como los
desencadenantes son más restringidos. En la cartografía de hundimientos y subsidencias,
se pueden diferenciar dos casos:
 Zonas donde la ocurrencia de los procesos depende de la presencia de determinadas
litologías susceptibles, como zonas cársticas o suelos blandos (sean cuales sean los
factores desencadenantes, naturales o antrópicos)
 Zonas donde las actuaciones antrópicas (generalmente excavaciones) pueden
desencadenar procesos en materiales no susceptibles a priori.

33
Hay indicadores que pueden determinar la ocurrencia de fenómenos de movimientos de
ladera o derrumbamientos peligrosos y que se pueden identificar a través del trabajo de
campo (prospecciones geológicas), fotografía aérea o satélite, son:

Movimientos de ladera:
 Formación de grietas en las laderas, en la tierra o en edificios (subsidencias)
 Grandes acumulaciones de materiales en la base de un precipicio o de un acantilado.
 Un camino lineal de vegetación rala, o escasa.
 Sustrato rocoso expuesto y estratificado paralelo a la pendiente.
 Masas de sedimento en forma de lengua, sobre todo gravas.
 Superficie de terreno irregular, de forma ondulada en una pendiente.
 Drenaje desorganizado.

Hundimientos y subsidencias
 Grietas en los edificios o tierra.
 Grandes cavidades en el subsuelo (prospección).

OTROS MÉTODOS

 Remoción y/o conformación del perfil de terreno o talud


Se refiere a la reconformación del talud con el fin de incrementar su estabilidad, bien
disminuyendo la masa inestable en la corona o aumentando la masa en la base del
movimiento. Un ejemplo de esto es el corte del terreno en terrazas, que contrario al corte
de terrenos en ángulo recto, la creación de terrazas disminuye la verticalidad del área y por
lo tanto, el riesgo de deslaves.

 Obras para el control de material caído o deslizado


Estos tipos de obra buscan detener o desviar la masa de suelo o roca una vez se mueven
ladera abajo, controlando o disminuyendo su capacidad de impacto, protegiendo la
infraestructura y los transeúntes.

 Control de drenaje e infiltración


Son obras que permiten controlar o disminuir la presión que ejerce el agua dentro del suelo
o la roca, facilitando su circulación y evacuación rápida a través del talud, evitando excesos
de presiones y erosión interna. Algunas obras de drenaje para aguas superficiales son:
cunetas; explanación del talud para eliminar ondulaciones y revestimientos y revegetación.
Para obras de drenaje de aguas subsuperficiales: filtros en trincheras; drenes horizontales;
lechos de drenaje.

34
 Estructura de contención para suelos
Las estructuras de contención para suelos se diseñan para soportar empujes de tierra y
prevenir fallas de taludes en aquellos casos en donde la estabilidad no puede ser garantizada
por las condiciones topográficas. Son apropiadas para corregir los movimientos de pequeña
magnitud; controlar movimientos en taludes empinados en la base; disminuir la extensión
de la falla de grandes masas; controlar deslizamientos superficiales.

 Estructuras de prevención para las rocas


Como su nombre lo indica, se utiliza para estabilizar masas fracturadas y evitar el colapso
del talud, y la caída de bloques o cuñas. Su uso es de carácter preventivo. Dentro de este
tipo de obras se encuentran: anclajes en roca; revestimiento flexible con malla; y concreto
lanzado.

 Protección de la superficie del talud con vegetación


La erosión producida por la lluvia se puede controlar algunas veces, con el mantenimiento
de buenas coberturas vegetales. Para ello es posible emplear la siembra de coberturas
nativas o especies arbustivas y/o arbóreas de poca altura, que cubran y protejan el suelo del
impacto directo de las gotas de lluvia.

35
CONCLUSIONES

 Es importante tomar en cuenta el riesgo geológico en el planeamiento de cualquier


obra o proyecto sin importar la escala de este. Ya que poseer un conociendo previo
de os riesgos geológicos a los que nuestro proyecto se puede enfrentar, es de suma
importancia para planificar medidas que reduzcan las afectaciones de estos, así
como elaborar estrategias en caso de que alguno suceda.

 El vulcanismo es una de las principales manifestaciones de la energía interna del


globo terrestre y afecta principalmente a las zonas inestables de su corteza, Panamá
no escapa de este fenómeno, contamos con tres aparatos volcánicos que se
monitorean de manera constante y no podemos dejar de lado que cada volcán se
comporta enteramente diferente, eso es importante recalcarlo, pues los volcanes son
independientes.

 Los Tsunamis son una consecuencia de un sismo generado en el océano y al igual


que el sismo es un fenómeno natural incontrolable, con la diferencia de que el
Tsunami, retira las masas oceánicas entre 10 a 20 minutos luego de ocurrido el
hipocentro del sismo.

 Existen una amplia variedad de nombres para los procesos de denudaciones donde
el suelo o roca es desplazado a lo largo de la pendiente por fuerzas gravitacionales.

 Las causas más comunes de los deslizamientos pueden ser incremento de carga
(peso de la lluvia/nieve, rellenos, vegetación) incremento de presiones laterales
(presiones hidráulicas, raíces, cristalización, expansión de la arcilla) stress
transitorio (terremotos, vibraciones de camiones, maquinaria, explosiones).

 Los fenómenos de desprendimiento de rocas, tierra o detritos en una pendiente a


causa de la gravedad, pueden ser detonados por lluvias, inundaciones, terremotos u
otras causas naturales o no naturales como las actividades humanas, y para
prevenirlas o reducir el riesgo son necesarias medidas estructurales.

36
BIBLIOGRAFÍA

• http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/30
• https://conceptodefinicion.de/vulcanismo/
• DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (RAE)
• https://sites.google.com/site/planetacbase/home/volcanes/tipos-de-erupciones-
volcanicas
• http://educativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio/2500/2627/html/3_
mtodos_de_prediccin_y_prevencin.html
• https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto
• https://www.sgm.gob.mx/Web/MuseoVirtual/Riesgos-geologicos/Causas-
caracteristicas-e-impactos.html
• https://es.wikipedia.org/wiki/Fen%C3%B3menos_de_ladera
• https://ocw.unican.es/pluginfile.php/1394/course/section/1770/tema11.pdf
• http://iesmonre.educa.aragon.es/alumnos0607/websnov/riesgos/mladera.htm
• https://prezi.com/r8mdf0epoxmg/desplazamiento-del-suelo/
• https://www.ifrc.org/es/introduccion/disaster-management/sobre-
desastres/definicion--de-peligro/peligros-geofisicos-desplazamiento-de-masas/
• http://ecoambientes.tripod.com/id9.html
• https://noticias.eltiempo.es/las-5-zonas-mayor-riesgo-tsunami/
• https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_y_tsunami_de_Jap%C3%B3n_de_2011
• http://www7.uc.cl/sw_educ/geo_mar/html/h714.html
• https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Terremotos_en_Indonesia
• https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Cascadia_de_1700
• Pardón, Mauricio. Reducción del daño sísmico. Capítulo 2, Parámetros sísmicos.
Tomado de: http://helid.digicollection.org/en/d/Js8246s/5.2.html#Js8246s.5.2
• LA RESPUESTA SÍSMICA DE LOS SUELOS, Capítulo 3
Tomado de: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2099.1/3363/36067-
7.pdf?sequence=7
• Aio, K.; LARNER, KL. (1970): “Surface motion of a layered medium having an
irreguIar interface due to ineident plane 51-1 waves”. Journal of Ceophysical
Researcli, Vol. 79No. 5, Pp. 933-954.
• SÁNCHEZ-SEsMA, F. .1.; CAMPILLO, M. (1991): “Diffraction of P, 5V, and
Rayleigh waves by topographic features: a boundary integral formulation”.
Bul/etin oftite Seismological Soc¿elrv ofAmerica, 81, Pp 2234-2253.

37
ANEXOS

Figura A 1 DIFERENTES TIPOS DE ERUPCIONES VOLCÁNICAS

Figura A 1 ERUPCIÓN HAWAIANA Figura A 2 ERUPCIÓN ESTRAMBOLIANA

Ilustración 3 ERUPCIÓN VULCANIANA

38
Figura A 5 ERUPCIÓN PLINIANA Figura A 6 ERUPCIÓN PELEANA

Figura A 7 -ESTRUCTURAS VOLCANICAS DE PANAMÁ

39
Figura A8. EJEMPLO DE MONITOREO DE ACTIVIDAD SISMICA

Figura A 9 PLACAS TECTÓNICAS

40
Figura A10-ORIGEN DE UN SISMO/TERREMOTO

Tabla A 1 ESCALA DE GRADOS DE TSUNAMI – SEGÚN INAMURA (1949)


Fuente: http://www7.uc.cl/sw_educ/geo_mar/html/h713.html.

GRADO
DE ALTURA DE OLA H
TSUNAMI (METROS) DESCRIPCIÓN DE LOS DAÑOS

0 1-2 No produce daños.


Casas inundadas y botes destruidos son
1 2-5 arrastrados.
2 5-10 Hombres, barcos y casas son barridos.
Daños extendidos a lo largo de 400 km de
3 10-20 la costa.
Daños extendidos sobre más de 500 km a lo
4 > 30 largo de la línea costera.

41
Tabla A 2 ESCALA DE GRADOS DE TSUNAMI - LIDA (1963) Fuente:
http://www7.uc.cl/sw_educ/geo_mar/html/h713.html.

Máxima
Grado altura de
de inundación
tsunami Energía R
m (Erg.) (metros)
5 25.6 x 10^23 > 32
4.5 12.8 x 10^23 24 - 32
4 6.4 x 10^23 16 - 24
3.5 3.2 x 10^23 16-dic
3 1.6 x 10^23 12-ago
2.5 0.8 x 10^23 08-jun
2 0.4 x 10^23 06-abr
1.5 0.2 x 10^23 04-mar
1 0.1 x 10^23 03-feb
0.5 0.05 x 10^23 1.5 - 2
0 0.025 x10^23 1 - 1.5
-0.5 0.0125 x 10^23 0.75 - 1
-1 0.006 x 10^23 0.50 - 0.75
-1.5 0.003 x10^23 0.30 - 0.50
-2 0.0015 x10^23 < 0.30

42
Tabla A 3 ESCALA DE GRADOS DE TSUNAMI – WEIGEL (1970)
Fuente: http://www7.uc.cl/sw_educ/geo_mar/html/h713.html.

COTA
ALTURA
GRADO MÁXIMA DE
DE LA OLA DESCRIPCIÓN DE LOS DAÑOS
TSUNAMI INUNDACION
H(METROS)
R (METROS)
0 1-2 1 - 1.5 No produce daños.
Casas inundadas y botes destruidos son
1 2-5 2-3
arrastrados.
2 5-10 4-6 Hombres, barcos y casas son barridos.
Daños extendidos a lo largo de 400 km
3 10-2’ 8-12
de la costa.
Daños extendidos sobre más de 500 km
4 > 30 16 - 24
a lo largo de la línea costera.

Figura A10 ALTURA DE LA OLA

Figura A 11 CARTA DE PROPAGACIÓN DEL TSUNAMI 1946

43
Figura A 12 DESPRENDIMIENTOS DE ROCAS

Figura A 13 VUELCOS DE ROCAS Y SUELOS

Figura A 14 COMPORTAMIENTO DE UN DESLIZAMIENTO

44
Figura A15 DESLIZAMIENTOS ROTACIONALES EN ROCAS Y SUELOS

Figura A16 DESLIZAMIENTOS TRASLACIONALES EN SUELOS Y ROCAS

45