Está en la página 1de 6

EL PENSAMIENTO POLÍTICO DE MAQUIAVELO EN LA

ACTUALIDAD

Materia
Filosofía

Trabajo presentado por


Santiago Fierro Herrera

Instituto Champagnat

San Juan de Pasto


2019
ENSAYO

1. TITULO
El Pensamiento Político De Maquiavelo en la Actualidad

2. JUSTIFICACION

El pensamiento político de Nicolás Maquiavelo ha sido rescatado en escenarios


académicos y ha trascendido en particular por una de sus múltiples conceptos que abordan
la manutención del poder entre gobernar y gobernado. El presente es un ensayo que
pretende ampliar la mirada sobre su extenso trabajo y exponer especialmente su
pensamiento político, inscripto en el renacimiento italiano del Siglo XV. Con Maquiavelo
nos encontramos cuando avanzamos en la comprensión de la filosofía política moderna
porque se ubica como uno de los primeros exponentes del realismo político al convertirse
en el primer pensador que expone con claridad la existencia de una forma de la acción
política que existió y existirá siempre, pero nunca antes expresado claramente como él lo
hizo y defendió en sus escritos.
Recordando a Maquiavelo, no es difícil no comparar su pensamiento de la ciencia
política con la política colombiana.
Pues bien, para Nicolás Maquiavelo, era de gran importancia plantear un nuevo
modelo de gobierno en el cual sea suplida la necesidad de cambio de la política con el fin
de conseguir el poder de la mejor manera.
Los cambios que este propuso son extraídos de la observación y basados en
realidades. De manera que muestra al gobernante: “el arte de conquistar el poder”,
al que identifica como el Estado. Es este arte la política del gobernante, y ha de estar
exento de toda norma. El bien común radica en el poder y en la fuerza del estado,
y no es subyugable en ningún caso a fines particulares (por muy eminentes que se
consideren). Así el Estado podrá articular las relaciones sociales, garantizando que
los hombres vivan en libertad a través de sus leyes. Solo así se logra el bien común,
y todo lo que atente contra él puede ser rechazado, siendo cualquier medio legítimo.
(Dominguez, A, 1997,p.96).
Para nadie es un secreto que desde los tiempos más remotos el poder ha
seducido al Hombre; y uno de los mayores propósitos del hombre ha sido alcanzarlo. Pues
bien, para Nicolás Maquiavelo, era de gran importancia plantear un nuevo modelo de
gobierno en el cual sea suplida la necesidad de cambio de la política con el fin de conseguir
el poder de la mejor manera. "los cambios que este propuso son extraídos de la observación
y basados en realidades.
Actualmente Colombia atraviesa una descomposición ética de quienes
desesperados buscan no gobernar un pueblo, sino hacer de la política algo parecida a una
secta donde se benefician unos a costas de otros y se burlan de la ética para para perpetuarse
en el poder.
3. PREGUNTA PROBLEMA:
¿Cuál es la relación entre la política actual y el pensamiento político de
Maquiavelo?

El Pensamiento Político De Maquiavelo en la Actualidad

Por siglos, desde la Antigüedad hasta la Edad Media, los gobernantes se inspiraban,
para gobernar a sus pueblos, en La Política de Platón y Aristóteles, cuya alma y puntal era
la ética. Para ambos filósofos la vida política era inconcebible sin ética, entendiendo por
tal la búsqueda del Bien Común, con rectitud y honestidad, tanto de parte del gobernante
como de los gobernados. Sin embargo el pensamiento político de Maquiavelo sin llegar a
ser una teoría de Estado, convierte en teoría y cartilla de bolsillo de muchos gobernantes
inspirados en las ambiciones y pasiones de los políticos, por encima de los deberes éticos.
Según Conde (1976)
Para Maquiavelo la política es la lucha por el poder. Una vez en el poder, lo
que decide es la astucia del gobernante para manejar los hechos, olvidándose de los
principios éticos. Del único que no se puede olvidar el gobernante, y que por cierto,
no es ético sino práctico e inmoral, y que constituye la fuente principal de
corrupción de los políticos, es aquel según el cual en la vida política el fin justifica
los medios. (p.56)
Los anteriores planteamientos evidencian claramente que si, a la fundación
y conservación del Estado, la necesidad le impone el empleo de la astucia, el fraude,
la mentira, la violación de los acuerdos solemnemente pactados, la violencia y hasta
el crimen, el gobernante no debe vacilar en recurrir a tales medios, seguro de que el
buen fin logrado los justificará . En cierto modo, a Maquiavelo es el padre del
Estado moderno, gracias al hecho de deslindar al Estado de sus vínculos con la ética
y la religión. La explicación que nos da Maquiavelo es que estando los hombres
naturalmente inclinados al bien, como su naturaleza es frágil y dualista, las
ocasiones que los incitan al mal son infinitas y se alejan del bien fácilmente por su
egoísmo natural y sus propios intereses. ” (Strauss, 1964, p127).

Como bien sabemos, en Colombia existen muchos políticos que se han preocupado
en gran manera por alcanzar el poder teniendo como prioridad el bien del estado y no el
bien individual, prefiriendo ser temido que amado, se basa bilateralmente en la necesidad
de seguridad buscando el apoyo de un gobierno fuerte.

Los seres humanos deseamos conservar y tener más, lo cual implica que estemos
en constante lucha frente a la realidad de la escasez natural. Nuestro entorno se encuentra
en constante maldad, por ende el gobernante prudente debe basar su gobierno en estas
circunstancias, es decir puede matar pero no saquear, un caso particular y muy controversial
en Colombia es el expresidente y actual senador Álvaro Uribe, quien toma el rol del
legislador omnipotente con el cual es capaz de determinar la restauración de una sociedad
y el carácter nacional de su pueblo. Uribe representa un príncipe perfecto que saca a flote
su astucia, aprovechándose así de vicios y virtudes, manipulando deseos y voluntades e
idealizando el marco de un completo tirano, mostrándose primeramente como el salvador
del estado para ser temido a continuación de ser elegido, lo cual implica que su ética y
moral se dejan en un segundo plano con tal de mantener su poder.
En esta descripción encontramos claramente el perfil de gobernante que ha marcado
su trayectoria política.
Y es así que como plantea Maquiavelo resulta preferible ser temido antes
que amado, a su vez nos sugiere que siempre debe evitarse ser odiado, esto es decir
que incluso el gobernante encuentra límites –aunque fuera en su propio interés– en
su proceder: el lograr su aceptación y apoyo por parte del pueblo, pues ello es un
precavido cuidado contra las conspiraciones (Filgueira Lima E , 2014, p.138

La concepción maquiaveliana de naturaleza, a nuestro entender, tiene dos


efectos: uno de índole individual, cual es la naturaleza humana en cada ser
individual. El otro, de índole social, que se traduce en su carácter colectivo. En éste,
todo hombre tiene en el otro su igual y su competidor; lo cual del mismo modo
implica el concepto de colectividad, y luego la existencia del orden estatal
Aquí es pertinente preguntarse si es posible lograr separar la división y el
hombre pasivo para construir nuevas formas de ejercer el poder político sin
embargo la verdadera política no puede dar un paso sin el culto necesario a la moral.
"El derecho de los hombres es siempre sagrado, así exija grandes sacrificios del
poder dominante.

Nuestros políticos más destacados son fieles pupilos de las directrices de


Maquiavelo Los que siguen al pie de la letra sus enseñanzas tienden a tener éxito
y prosperan; quienes no, cosechan más fracasos o son directamente eliminados. Los
políticos que llegan a la cumbre, pues, suelen ser auténticos maestros del arte del
engaño, la mentira y las apariencias. Tienden a ser personas sistemáticamente
deshonestas con gran capacidad para no ser percibidas como tales. Buena parte de
su trabajo consiste en competir por realizar promesas que no pretenden cumplir. No
hay más que leerse el programa electoral de cualquiera de los partidos políticos que
hoy pugnan por el poder para darse cuenta que no son otra cosa que artificios
destinados a engañar al ciudadano con el único objetivo de hacerse con el poder
político

Berlin, (1992), citando a Maquiavelo expone: "Quien gobierna no se ha de


orientar por una organización ideal del Estado, ni por visiones optimistas del
hombre, ni por criterios morales cristianos o civiles" (p.96) todos esos, para
Maquiavelo, son referentes "imaginarios" poco útiles para las decisiones políticas,
mejor dicho, más a la colombiana no podría ser. En el país de Maquiavelo, todo se
puede, todo se vale. El adulterio político que viven unos es aberrante. Hoy somos
de un partido, mañana de otro y si me conviene creamos otro, y así van dividiendo,
fragmentando a todo un país, pero esta ética maquiavélica induce a actuar y siempre
justificar lo hecho; si se hace algo reprobable, negarlo siempre; y, como gran norma,
"divide y reinarás".

Maquiavelo jamás pensó que su pensamiento político, se convertiría en la


constitución de un país cuya política olvidó que "El derecho de los hombres es
siempre sagrado, así exija grandes sacrificios del poder dominante" (Pascual Falces
, 2006,p.3)
Maquiavelo no es solo, nuestro contemporáneo, sino el gran teórico de la
modernidad. Lo es porque generó un conjunto de conceptos teórico-prácticos y una
actitud hacia la política que, a casi cinco siglos de su nacimiento, pueden ser
utilizadas como “armas de la crítica política actual.
REFERENCIAS

Berlin, I. . (1992). La Originalidad de Maquiavelo. . En Contra la


Corriente.Ensayos sobre la Historia de las Ideas. Madrid: Fondo de Cultura
Económica.
Conde, F. J. (1976). El saber político en Maquiavelo. 3 edicion 140 pp.
Revista de Occidente. Madrid, 140.
Dominguez, A. (1997). “Introducción Histórica” En Spinoza, B. Tratado
Teológico-Político. Barcelona:: Alta.
Filgueira Lima E . (julio de 2014). “El pensamiento político de Nicolás
Maquiavelo” . Obtenido de Rev. Ciencia Política: Documento pdf recuperado de
https://www.academia.edu/8703064/El_pensamiento_pol%C3%ADtico_de_Nicol
%C3%A1s_Maquiavelo
Pascual Falces . (2006). Politica sin etica. Obtenido de Diario siglo XXI:
Documento recuperado de http://www.diariosigloxxi.com/texto-
diario/mostrar/18259/politica-sin-etica
Strauss, L. (1964). Meditación sobre Maquiavelo. Madrid: Instituto de
Estudios Políticos. Madrid: : Instituto de Estudios Políticos.