Está en la página 1de 24

CUENTOS

1 LA BOBINA MARAVILLOSA
Erase un principito que no quería estudiar. Cierta noche, después de haber recibido
una buena regañina por su pereza, suspiro tristemente, diciendo:
¡Ay! ¿Cuándo seré mayor para hacer lo que me apetezca?
Y he aquí que, a la mañana siguiente, descubrió sobre su cama una bobina de hilo
de oro de la que salió una débil voz:
Trátame con cuidado, príncipe.
Este hilo representa la sucesión de tus días. Conforme vayan pasando, el hilo se ira
soltando. No ignoro que deseas crecer pronto... Pues bien, te concedo el don de
desenrollar el hilo a tu antojo, pero todo aquello que hayas desenrollado no podrás
ovillarlo de nuevo, pues los días pasados no vuelven.
El príncipe, para cerciorarse, tiro con ímpetu del hilo y se encontró convertido en un
apuesto príncipe. Tiro un poco más y se vio llevando la corona de su padre. ¡Era
rey! Con un nuevo tironcito, inquirió:
Dime bobina ¿Cómo serán mi esposa y mis hijos?
En el mismo instante, una bellísima joven, y cuatro niños rubios surgieron a su lado.
Sin pararse a pensar, su curiosidad se iba apoderando de él y siguió soltando más
hilo para saber cómo serían sus hijos de mayores.
De pronto se miró al espejo y vio la imagen de un anciano decrépito, de escasos
cabellos nevados. Se asusto de sí mismo y del poco hilo que quedaba en la bobina.
¡Los instantes de su vida estaban contados! Desesperadamente, intento enrollar el
hilo en el carrete, pero sin lograrlo.
Entonces la débil vocecilla que ya conocía, hablo así:
Has desperdiciado tontamente tu existencia. Ahora ya sabes que los días perdidos
no pueden recuperarse. Has sido un perezoso al pretender pasar por la vida sin
molestarte en hacer el trabajo de todos los días. Sufre, pues tu castigo.
El rey, tras un grito de pánico, cayó muerto: había consumido la existencia sin hacer
nada de provecho.
2 EL MUÑECO DE NIEVE
Había dejado de nevar y los niños, ansiosos de libertad, salieron de casa y
empezaron a corretear por la blanca y mullida alfombra recién formada.
La hija del herrero, tomando puñados de nieve con sus manitas hábiles, se entregó
a la tarea de moldearla.
Haré un muñeco como el hermanito que hubiera deseado tener se dijo.
Le salió un niñito precioso, redondo, con ojos de carbón y un botón rojo por boca.
La pequeña estaba entusiasmada con su obra y convirtió al muñeco en su
inseparable compañero durante los tristes días de aquel invierno. Le hablaba, le
mimaba...
Pero pronto los días empezaron a ser más largos y los rayos de sol más cálidos...
El muñeco se fundió sin dejar más rastro de su existencia que un charquito con dos
carbones y un botón rojo. La niña lloro con desconsuelo.
Un viejecito, que buscaba en el sol tibieza para su invierno, le dijo dulcemente: Seca
tus lágrimas, bonita, por que acabas de recibir una gran lección: ahora ya sabes que
no debe ponerse el corazón en cosas perecederas.

3 EL CEDRO VANIDOSO
Érase una vez un cedro satisfecho de su hermosura.
Plantado en mitad del jardín, superaba en altura a todos los demás árboles. Tan
bellamente dispuestas estaban sus ramas, que parecía un gigantesco candelabro.
Plantado en mitad del jardín, superaba en altura a todos los demás árboles. Tan
bellamente dispuestas estaban sus ramas, que parecía un gigantesco candelabro.
Si con lo hermoso que soy diera además fruto, se dijo, ningún árbol del mundo
podría compararse conmigo. Y decidió observar a los otros árboles y hacer lo mismo
con ellos. Por fin, en lo alto de su erguida copa, apunto un bellísimo fruto.
Tendré que alimentarlo bien para que crezca mucho, se dijo.
Tanto y tanto creció aquel fruto, que se hizo demasiado grande. La copa del cedro,
no pudiendo sostenerlo, se fue doblando; y cuando el fruto maduro, la copa, que era
el orgullo y la gloria del árbol, empezó a tambalearse hasta que se troncho
pesadamente.
¡A cuantos hombres, como el cedro, su demasiada ambición les arruina!

4 EL HONRADO LEÑADOR
Había una vez un pobre leñador que regresaba a su casa después de una jornada
de duro trabajo. Al cruzar un puentecillo sobre el río, se le cayó el hacha al agua.
Entonces empezó a lamentarse tristemente: ¿Como me ganare el sustento ahora
que no tengo hacha?
Al instante ¡oh, maravilla! Una bella ninfa aparecía sobre las aguas y dijo al leñador:
Espera, buen hombre: traeré tu hacha.
Se hundió en la corriente y poco después reaparecía con un hacha de oro entre las
manos. El leñador dijo que aquella no era la suya. Por segunda vez se sumergió la
ninfa, para reaparecer después con otra hacha de plata.
Tampoco es la mía dijo el afligido leñador.
Por tercera vez la ninfa busco bajo el agua. Al reaparecer llevaba un hacha de hierro.
¡Oh gracias, gracias! ¡Esa es la mía!
Pero, por tu honradez, yo te regalo las otras dos. Has preferido la pobreza a la
mentira y te mereces un premio.
5 EL GRANJERO BONDADOSO
Un anciano rey tuvo que huir de su país asolado por la guerra. Sin escolta alguna,
cansado y hambriento, llegó a una granja solitaria, en medio del país enemigo,
donde solicitó asilo. A pesar de su aspecto andrajoso y sucio, el granjero se lo
concedió de la mejor gana. No contento con ofrecer una opípara cena al caminante,
le proporcionó un baño y ropa limpia, además de una confortable habitación para
pasar la noche.
Y sucedió que, en medio de la oscuridad, el granjero escuchó una plegaria musitada
en la habitación del desconocido y pudo distinguir sus palabras:
-Gracias, Señor, porque has dado a este pobre rey destronado el consuelo de hallar
refugio. Te ruego ampares a este caritativo granjero y haz que no sea perseguido
por haberme ayudado.
El generoso granjero preparó un espléndido desayuno para su huésped y cuando
éste se marchaba, hasta le entregó una bolsa con monedas de oro para sus gastos.
Profundamente emocionado por tanta generosidad, el anciano monarca se prometió
recompensar al hombre si algún día recobraba el trono.
Algunos meses después estaba de nuevo en su palacio y entonces hizo llamar al
caritativo labriego, al que concedió un título de nobleza y colmó de honores.
Además, fiando en la nobleza de sus sentimientos, le consultó en todos los asuntos
delicados del reino.

LEYENDAS
1. LA LLORONA
La llorona es una de las leyendas más conocidas en Guatemala y, aunque hay
varios elementos que no cambian, existen varias versiones sobre el origen de esta
leyenda. Uno de los elementos que permanece igual en todos los relatos es el
nombre de la Llorona y su procedencia. Es decir, en todas las leyendas la mujer
lleva el nombre de María y es criolla, es decir, hija de españoles en época de la
colonia. Así mismo, otro de los elementos en común de las leyendas es que María
contrajo matrimonio y que su esposo viajaba mucho. Los elementos que varían es
que, estando de viaje, María se enamoró de un fontanero de nombre Juan de la
Cruz y producto de este amor queda embarazada.
Otra de las versiones es que de la persona que se enamora es de un mozo de su
finca y la tercera versión es que María llevaba una vida de libertinaje y se desconoce
de quien queda embarazada. Las leyendas, casi todas de ellas, cuentan que, una
vez embarazada, puede ser de 1, 2 o inclusive 3 hijos, y preocupada de lo que diría
su esposo, María va al rio y ahoga a sus hijos. Luego de haber ahogado a su hijo o
hijos, a María le da cargo de conciencia y trata de rescatar a sus pequeños y termina
ahogada ella también. Otros de las leyendas cuentan que María regresa a su casa
y al darse cuenta de lo que había hecho corre por las calles gritando “mis hijos, mis
hijos, donde están mis hijos” con lágrimas en los ojos. Finalmente, las leyendas
cuentan que la llorona está condenada a buscar a sus hijos por toda la eternidad;
asimismo, se comenta que si se escucha a la llorona lejos es porque está cerca y
cuando se escucha cerca es porque está lejos.

2. EL SOMBRERÓN
Al igual que la Llorona, El sombreron es una de las leyendas más populares en
Guatemala y, por lo tanto, tiene varios elementos similares y varios elementos
distintos en cada uno de los relatos. Todas las leyendas concuerdan en que el
sombreron era un hombre de pequeña estatura, que usaba un sombrero muy
grande, siempre estaba con una guitarra y tenía una voz maravillosa. Cuentan las
leyendas que el sombreron vio a una mujer que lo deslumbro con su belleza, de
ojos oscuros y pelo negro. Al verla no puedo resistirse y quiso enamorarla, por lo
que se acercó a su balcón y le cantó serenata. La mujer, a quienes en algunas
leyendas la llaman Celina, se enamoró de este pequeño hombre con esta angelical
voz a quien esperaba todos los días. Celina dejo de comer esperando a la llegada
del hombre con la voz melodiosa. Los padres de Celina, preocupados, llaman a un
sacerdote y al ver que este no podía ayudarla, la llevaron a un convento. La
muchacha murió de tristeza y el día del velorio apareció el sombreron cantando y
llorando de tristeza. Desde ese día, cuentan las leyendas que se puede escuchar al
sombreron cantar con su guitarra en las noches y busca a mujeres de pelo negro y
ojos oscuros. Así mismo, se dice que para ahuyentar al sombreron de una mujer a
la que persigue, a esta se le debe de cortar el pelo.
3. LA CIGUANABA
La ciguanaba, según cuentan la leyenda en su origen, era una mujer llamada
Sihuehuet, cuyo nombre significa mujer hermosa. Esta mujer tenía una relación con
el hijo de un Dios, del cual quedó embarazada. Pero Sihuehuet probo no ser una
buena madre, al contrario, fue una madre que no cumplia con sus obligaciones. A
parte de ser una mala madre, Sihuehuet tenía un amante. Al descubrir esto, el hijo
del Dios, llamado Tlaloc, maldijo a Sihuehuet. La maldición consiste en que la mujer
sería bella de lejos, pero una vez las personas se acercaran y la vieran de cerca
sería una mujer horrible. Esta leyenda continúa estando vigente, ya que, según
cuentan los relatos, la ciguanaba es una mujer que parece hermosa a primera vista,
pero al acercarse tiene cara de yegua o incluso de calavera. Se dice que la
ciguanaba persigue a los hombres que son infieles o trasnochadores. Siguen
contando las leyendas que la ciguanaba atrae a los hombres a barrancos o lugares
desiertos para que las personas mueran al seguirla. Otra de las versiones es que la
ciguanaba mata del susto a las personas o que, sino mueren, se vuelven locas luego
de verla.

4. EL CADEJO
El cadejo es el animal legendario que cuida a los borrachos, especialmente a
aquellos que no pueden ni sostenerse en pie. Su forma es parecida a la de un perro,
peludo con los ojos rojos, patas de cabra y puede ser o blanco o negro. El blanco
es el cadejo bueno y el negro es el malo. Muchas de las personas indican que
ambos cadejos cuidan a los borrachos juntos, es decir, que ambos cadejos están
juntos. El blanco aparece echado junto a la persona que se emborracha y el negro
es más inquieto, pero cuando aparece un peligro, ambos cuidan al borracho.
5. EL CARRETÓN DE LA MUERTE
El carro o carretón de la muerte, aparece según la leyenda, en las casas en las
cuales fallecerá una persona y, luego de fallecer, el carruaje llegaba a recoger al
muerto. Una de las leyendas cuenta que el carruaje es jalado por 2 caballos negros
e incluso hay gente que dice que los mismos sacan fuego de la boca. La persona
que maneja el carruaje va vestido totalmente de negro, haciendo que todo el
carruaje sea de ese color.

FABULAS
1 FÁBULA DEL ADIVINO
Instalado en la plaza pública, un adivino se entregaba a su oficio. De repente se le
acercó un vecino, anunciándole que las puertas de su casa estaban abiertas y que
habían robado todo lo que había en su interior.
El adivino levantase de un salto y salió corriendo hacia su casa, desencajado y
suspirando, para ver lo que había sucedido.
Uno de los que allí se encontraban, viéndole correr le dijo:
-Oye, amigo, tú que te vanaglorias de prever lo que ocurrirá a los otros, ¿por qué no
has previsto lo que te sucedería a ti?
El adivino no supo qué responder.
Moraleja: no hay que fiarse de aquellos que dicen que pueden adivinar el futuro de
los demás. Tan sólo pretenden estafarnos y quitarnos nuestro dinero.
2 EL CONGRESO DE LOS RATONES
Había una vez una familia de ratones que vivía en la despensa de una casa, pero
temiendo siempre los ataques de un enorme gato, los ratones no querían salir. Ya
fuera de día o de noche este terrible enemigo los tenía vigilados.
Un buen día decidieron poner fin al problema, por lo que celebraron una asamblea
a petición del jefe de los ratones, que era el más viejo de todos.
El jefe de los ratones dijo a los presentes:
- Os he mandado reunir para que entre todos encontremos una solución. ¡No
podemos vivir así!
- ¡Pido la palabra! - Dijo un ratoncillo muy atento.
- Atemos un cascabel al gato, y así sabremos en todo momento por dónde anda.
Tan interesante propuesta fue aceptada por todos los roedores entre grandes
aplausos y felicidad. Con el cascabel estarían salvados, porque su campanilleo
avisaría de la llegada del enemigo con el tiempo para ponerse a salvo.
- ¡Silencio! – Gritó el ratón jefe, para luego decir:
- Queda pendiente una cuestión importante:
- ¿Quien de todos le pone el cascabel al gato?
Al oír esto, los ratoncitos se quedaron repentinamente callados, muy callados,
porque no podían contestar a aquella pregunta. Y corrieron de nuevo a sus cuevas-
, hambrientos y tristes.
Moraleja: es más fácil proponer ideas que llevarlas a cabo

3 LA BRUJA
Érase una vez una bruja que se ganaba la vida vendiendo encantamientos y
fórmulas para calmar la cólera de los dioses.
Con esta promesa a la bruja no le faltaban clientes y conseguía grandes cantidades
de dinero de este modo de vida. Pero un día fue acusada de ir contra las leyes y la
llevaron ante los jueces supremos del país.
Así, tras un juicio muy corto, la culparon y la hicieron condenar a muerte.
Viéndola salir de la sala del juicio, una de las personas presentes le dijo:
- Bruja, tú que decías poder desviar la cólera de los dioses, ¿Cómo no has podido
persuadir a los hombres?
Moraleja: hay que ser precavido con quienes prometen solucionar todo problema
que tengas a cambio de dinero, pero son incapaces de arreglar los suyos.

4 EL LOBO CON PIEL DE OVEJA


Pensó un día un lobo cambiar su apariencia para así facilitar la obtención de su
comida. Se metió entonces en una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño,
despistando totalmente al pastor. Al atardecer, para su protección, fue llevado junto
con todo el rebaño a un encierro, quedando la puerta asegurada.
Pero en la noche, buscando el pastor su provisión de carne para el día siguiente,
tomó al lobo creyendo que era un cordero y lo sacrificó al instante.
Moraleja: Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño.

5 FÁBULA DE LA LECHERA
La hija de un granjero llevaba un recipiente lleno de leche a vender al pueblo, y
empezó a hacer planes futuros:
- Cuando venda esta leche, compraré trescientos huevos. Los huevos, descartando
los que no nazcan, me darán al menos doscientos pollos.
Los pollos estarán listos para mercadearlos cuando los precios de ellos estén en lo
más alto, de modo que para fin de año tendré suficiente dinero para comprarme el
mejor vestido para asistir a las fiestas.
Cuando esté en el baile todos los muchachos me pretenderán, y yo los valoraré uno
a uno. Pero en ese momento tropezó con una piedra, cayendo junto con la vasija
de leche al suelo, regando su contenido.
Y así todos sus planes acabaron en un instante.
Moraleja:
No seas ambiciosa de mejor y más próspera fortuna, que vivirás ansiosa sin que
pueda saciarte cosa alguna. No anheles impaciente el bien futuro, mira que ni el
presente está seguro.

CHISTES
OBRAS DE TEATRO
1 LA NIÑA DE LA ESCALERA
Título: La niña de la escalera
Autor: Cesar de León E.
Personajes: (5) Madre, Padrastro, Niño “A”, Niño “B”, Niña
Categoría: Obra de teatro de 5 personajes, (adaptación de la leyenda: la niña en la
escalera)
Acto 1
Madre: Niños; he decidido reiniciar mi vida, su padre ya está en la tumba y no puedo
seguir con todos los gastos yo sola, el día de hoy por la noche, llegara un amigo,
que de aquí en adelante será como su padre, así que no quiero que le den motivos,
para que se enoje y se portan bien.
Niño “A”: Madre pero si mi padre no tiene ni unos meses que acaba de morir, como
nos haces esto, a quien vas a traer a nuestra casa?
Niño “B”: Mami, porque no nos quedamos nosotros solos, nosotros podemos ayudar
con las tareas de la casa, mientras tu trabajas
Madre: ¿Y mi vida que?, la voy a tener desperdiciada por su culpa, vean el ejemplo
de su pequeña hermana que no reprocha nada de lo que está pasando
Narrador: La niña, temerosa de la forma de ser de su madre, prefirió no emitir un
comentario, de lo que estaba pasando, solo acepto lo que le llego a su vida.
Acto 2
Niña: Madre, espero que este señor, te pueda dar lo que nuestro padre en vida no
pudo, y lo respetaremos y honraremos si eso te hace feliz.
Narrador: Llego la noche y llego el que al tiempo sería el padrastro, y la mirada
nunca la quito de la pequeña niña, el tipo era una persona amargada que no había
podido mantener una relación estable, por sus constantes cambios de forma de ser,
una inestabilidad que le costaba las relaciones de amor que tuvo en su vida.
Acto 3
Padrastro: Hola niños, no espero que me digan papa, eso no puede ser, pero espero
poder ayudarlos y que en un tiempo me digan que soy su amigo, espero llevarme
bien con todos ustedes y que haya armonía en el hogar.
Niño “A”: Si señor, esperamos que haga feliz a nuestra madre
Niño “B”: Y que nos lleve al parque como lo hacia nuestro padre, a jugar en los
columpios que tanto nos gustaban.
Niña: Mucho gusto señor, de mi parte tendrá respeto y ninguna queja.
Madre: Hija dale un beso, que al tiempo llegara a ser tu papa
Narrador: Y así pasaron todos los niños a besar en la mejilla al padrastro, que la
madre inconsciente les había impuesto, sin pensar, en sus hijos, y solo en su
bienestar, había cambiado la vida de esos pequeños ángeles, que tenía en casa.
Pasaron los días, el padrastro se acomodó en la casa, y los problemas empezaron
a llegar, el tipo de mal carácter, por cualquier motivo, les pegaba a los niños, pero
tenía especial coraje, por la niña que en ningún momento se llegó a quejar, con
cinturón en mano, les daba hasta que se cansaba de pegarles, y los niños, llorando
y suplicando que no les pegara más, hacía por terminar el castigo, pero algo pasaba
con la niña, ella todo el dolor lo aguantaba, y solo una mirada retadora al padrastro
le dejaba, algo que hacía hervir más la sangre, del mal ser humano que era el
padrastro.
Acto 3
Padrastro: Llora maldita¡, pídeme que no te castigue más! pide de rodillas que no te
castigue más¡
Madre: Ya déjala, ella es así, ya no te molestes en educar, a mis hijos que no tienen
compostura y hacen lo que les da la gana.
Narrador: Así pasaron meses, de castigo a los 3 niños, con el encubrimiento de la
madre a favor del esposo, hasta que un día, por la noche, el tipo de ver que el
castigo, no le hacía nada a la niña, por las escaleras de la casa la aventó, muriendo
la niña al instante, la familia completa huyo.
Pero se dice que días después de la muerte, la niña al padrastro se le apareció,
para anunciarle que, en unos años, la muerte le llegaría, y eso al hombre muerto en
vida dejo.
Se dice que fantasma de la niña, aun en esa casa se aparece, para ayudar a los
niños, que son víctimas de los abusos de los padres, de la madre, se supo que, al
morir el padrastro, los hijos la dejaron y sola quedo, viviendo en la miseria, pidiendo
limosna, y de sus hijos el perdón.
FIN

2 TÍTULO: LUISA Y LAS BRUJITAS DEL BOSQUE ENCANTADO

Autor: Cesar de León E.


Personajes: (4) Luisa, Miguelito (el ratón) Brujilda, Hermelinda
Categoría: Obras de teatro de 4 personajes

Por otro lado, Luisa una niña de la edad de las brujitas, siempre ayudaba a su
abuela, a recolectar bayas, nueces y algunas frutas que daba el bosque que
colindaba a la casa de su abuela, pero siempre prevenida de no pasar las fronteras
y pasar del bosque al “bosque encantado”, Luisa que solo la acompañaba su ratón
Miguel, con el que entablaba conversación como con cualquier humano, era su gran
amigo y consejero.

Acto 1

Miguelito: Luisa acá son muchas las fresas que podemos recolectar ven rápido, que
el sol las empieza a marchitar.

Luisa: Ahí voy Miguelito, que no ves que también estoy recolectando las nueces que
me pidió mi abuela
Miguelito: Ya sé, pero esto está más a fácil de recolectar y las nueces no se
marchitan, como les pasa a las fresas, vamos floja corre y vamos a llenar ese cesto.

Luisa: Aunque eres mandón, te considero mi mejor amigo

Narrador: A lo lejos, al terminar el bosque, se veían varios árboles frutales que se


notaba que brillaban algo así como un haz de luz que emitían esos árboles, algo
que el bosque encantado hacía, para atraer a las personas.

Acto 2

Luisa: ! Mira Miguelito ese árbol de moras¡ que a lo lejos se ve

Miguelito: Ese árbol está encantado, es difícil que un árbol se vea así naturalmente,
es el bosque encantado el que nos está atrayendo, ! No lo veas Luisa¡ que te va a
atraer

Luisa: No amigo, ese no está en el bosque encantado, voy por las moras que pueda
y regreso

Miguelito: !No corras que es una trampa¡

Narrador: Luisa que con trampas cayo en la tentación, al bosque encantado entro,
de repente el cielo que hasta ese entonces estaba claro y azul, se empezó a nublar,
con esos nubarrones negros que empezaron a oscurecer el lugar.

Acto 3

Luisa: Miguelito en donde estas (decía casi llorando)

Miguelito: No te podía dejar sola, y aunque no me hiciste caso, este bosque es el


culpable,

Luisa: Que vamos a hacer, ya quiero ir a la casa de la abuela, que se va a preocupar

Narrador: Tan asustados estaban Luisa y Miguelito, que nunca se percataron que
arriba de ellos las dos brujitas atentas estaban escuchando, y como ellas no eran
malas, se decidieron a bajar.
Acto 4

Brujilda: Hola amigos, ¿los podemos ayudar? (a Luisa y al ratón les pregunto)

Hermelinda: De seguro el bosque encantado los engaño como a todos los que aquí
se pierden jajaja (a su hermana sonriendo comento)

Brujilda: No te rías de la desgracia de nuestra amiga, brujilda, mejor preséntate y


vamos a ayudarlos

Hermelinda: Tienes razón hermana, Hola amigos soy Hermelinda la hermana


menos de Brujilda, si quieren los podemos ayudar, se suben con nosotras a nuestra
escoba y en la frontera del bosque las podemos llevar.

Luisa: (aun con asombro, no podía dar crédito a lo que veía) Gracias, si nos pueden
ayudar se los agradecería.

Miguelito: No Luisa, nos llevaran a su casa para comernos (grito el ratón)

Brujilda: No sé de dónde sacas tal historia, si quisiéramos comer un ratón, hace rato
estarías en nuestras pansas jajaja (dijo con tono irónico) confíen en nosotras, que
no les haremos daño.

Narrador: Y a la escoba de las brujitas subieron, para a la frontera del bosque llegar,
así nos damos cuenta de que no todos los que pensamos que sean malos, lo serán.

FIN

3 TÍTULO: EL NIÑO QUE QUERÍA ESTAR SOLO

Autor: Cesar de León E.


Personajes: Pedro, Mama, Papa, Trollingo,
Categoría:

Pedro era un niño caprichoso, al que nada le faltaba y el cual por mucho tiempo
había estado equivocadamente criado, niño que no tenía respeto a sus padres, los
cuales por mucho tiempo hacían sacrificios, todo con el único fin de satisfacer todos
los caprichos de su hijo.
Un día en uno de sus tan seguidos desplantes, les grito a sus padres que no los
soportaba y que deseaba estar solo, con todo su corazón, solo, ya que no los
soportaba.

Al día siguiente, al despertar, no vio por ningún lado a nadie, curioso salió a la calle
y vio que estaba solo, su deseo se había cumplido.

Al principio, alegre por hacer lo que quería, todo le parecía un juego, hacia
travesuras que sus padres no lo dejaban hacer, comía todo el dulce que quería y
sin algún cuidado, siguió por horas, hasta que se cansó.

Al día siguiente, al despertar de su cama, y pensando que todo había sido solo un
sueño, se levantó, solo para confirmar su soledad, ya no era tan bonito estar solo,
la aventura se convertía en pesadilla.

Empezando a llorar, no sabía porque le pasaba eso a él, cuando en la esquina de


su recamara, unas palabras escucho:” tú lo pediste”.

! Papa ¡grito Pedro con todas sus fuerzas, de la oscuridad del rincón, salió un troll,
solo para decirle que sus deseos se habían cumplido.

Ya no quiero estar solo, gritaba Pedro, y entre llantos en la alfombra que estaba en
el suelo se quedó dormido, algunas horas pasaron, y trollingo que así se llamaba el
troll, se le acercó y le dijo: Sabes que cuando alguien desea algo con tanta
vehemencia, como cuando lo deseaste tú, en algunas ocasiones se te puede llegar
a conceder.

! Perdón ¡grito Pedro, no sabía lo valioso que son mis padres hasta que ya no los
tuve.

Podría revertir el deseo tuyo de estar solo Pedro, dijo Trollingo, pero este solo se
concede, cuando es verdadero y ansiado, como tu deseo original.

Claro, dijo Pedro, ya no quiero estar solo, y entre sollozos, se volvió a dormir.
Al día siguiente, se levantó pensando que aún estaba solo, bajando a la cocina de
su casa, vio cocinar a mama, y corriendo se lanzó a abrazarla.

Hijo mío, que te sucede, ¿Quieres comer?

Si madre mía, comento Pedro, te quiero mucho y quiero cambiar, ¿en que labor de
la casa te puedo ayudar?

Claro hijo mío, vete a la calle a la basura tirar, y espera a tu padre que fue a traer
las bolsas del mandado, para que le ayudes a bajar.

Y así el cambio de actitud de Pedro, fue notándose cada vez más, y al anochecer y
acostarse para dormir, comento: no sé si lo que paso fue un sueño, pesadilla o algo
real, pero a mis padres con mis acciones y amor, los voy a honrar y a ayudar.

Del rincón oscuro, una voz se volvió a escuchar, era la voz de Trollingo, que le dijo:
No fue un sueño Pedro, fue real, y esta vez es la última que me vas a escuchar.

Y Pedro su palabra cumplió, y a sus padres toda la vida ayudo.

Moraleja: No sabemos lo que tenemos, hasta que lo perdemos, cuida y honra a tus
padres, que no son eternos.

FIN
CANCIONES
ESCUINTLA:
“NOCHES DE ESCUINTLA”
MARÍA DEL TRÁNSITO BARRIOS
Quiero llevarme de ti
Un collar de golondrinas,
Para poder recordar
De tus noches tan divinas
Bella ciudad sin igual
Que a tus calles iluminas,
Cuando empieza anochecer
Millares de golondrinas
Cuando se ven las palmeras
Belleza como ninguna
Las golondrinas anidan
Para contemplar la luna
Escuintla, ciudad de palmeras
Escuintla, ciudad de mi querer;
Admiro, ver como juguetean
Las golondrinas, No te puedo olvidar.
ALTA VERAPAZ:
“COBÁN”
DOMINGO BETHANCOURT
En Cobán yo disfruté
del encanto de su suelo,
las bellezas que admiré
motivaron esta canción.
En Cobán me quedaré
disfrutando del paisaje y del clima encantador
de Cobán, Ciudad imperial.
Admirando su verdor
se adivina el motivo de la orquídea,
Monja Blanca primorosa
que su suelo floreció y es nuestra flor nacional.
Y es en Alta Verapaz
donde todo el tiempo es primavera
y se sabe dondequiera
que es la cuna del Quetzal y que ahí vuela triunfal.
Mi corazón se siente feliz y con emoción yo digo Cobán
tierra linda donde el amor y la floren pareja siempre van.
Donde el Quetzal y la Monja Blanca
hicieron su nido fue en Cobán y con emoción he dedicado
con amor y admiración
esta canción para Cobán.
GUATEMALA:
“Guatemala de la Asunción”
Como as crecido y sigues siendo tan bella
como as cambiado y sigue firme tu huella
recuerdo que llegaron a ti huyendo de terremotos
y tú les abriste la puerta sin imaginar
que un día tus hijos pudieran volar

Guatemala de la Asunción
corazón de la eterna primavera
Guatemala de la Asunción
tacita de plata repleta con gente de oro

La plaza de la constitución
ha sido mudo testigo de nuestro acuerdo de paz
tu belleza es natural barroca y colonial
forjada del fuego de tu gente

Guatemala de la Asunción
corazón de la eterna primavera
Guatemala de la Asunción
una mezcla de arquitectura y corazón

Sabes a buñuelo a fiambre y atol


mientras tus paisajes te ponen color
el teatro dedicado a Asturias se pinta de azul
de verde se tiñen las ruinas de caminal juyu
y de blanco el camino que falta pintar

Guatemala de la Asunción
corazón de la eterna primavera
Guatemala de la Asunción
tacita de plata repleta con gente de oro

Guatemala de la Asunción
corazón de la eterna primavera
Guatemala de la Asunción
una mezcla de gente y corazón

así es mi…Guatemala de la Asunción!!!


QUETZALTENANGO:

“LUNA DE XELAJÚ”
Luna, gardenia de plata, que en mi serenata
Te vuelves canción,
Tú que me viste cantando, me vez hoy llorando
Mi desilusión.
Calles bañadas de luna que fueron la cuna
De mi juventud,
Vengo a cantarle a mi amada a mi luna plateada
De mi Xelajú
Luna de Xelajú, que supiste alumbrar,
En mis noches de pena por una morena
De dulce mirar
Luna de Xelajú, me diste inspiración,
La canción que hoy te canto regada de llanto
De mi corazón
En mi vida ni habrá, más cariño que tú,
Porque no eres ingrata mi luna de plata
Luna de Xelajú
Luna que alumbró, en mis noches de amor,
Hoy consuelas mi pena, por una morena
Que me abandonó
JUTIAPA:
“JUTIAPANECOS SOMOS”
Desde el volcán de Culma
Vengo bajando
Y traigo aquí en el alma muchas
Ganas de cantar.

Decirle a mi pueblito
Lo mucho que lo quiero
Y que, por él, mi vida yo
Daré.

Ahora el jutiapaneco aquí


Me tienen, entre valientes y valientes
Les vengo a cantar, traigo un corrido
Que es muy bonito, canten conmigo aquí
Les va.

Jutiapanecos somos, mi tierra linda


Donde yo nací
Aquí abundan tus bellas mujeres
Que es orgullo de nuestro rincón.

Asunción Mita, tu municipio hermoso


Como Moyuta, Agua Blanca y El Progreso a la vez
Allí se admiran tus lindas mujeres, cual bellas
Flores quisieran cortar.

Con toda el alma yo les canto a tus volcanes,


Con toda el alma yo les doy mi corazón
Y con cariño les canto a mi Jutiapa,
Hay…mi tierra que es mi corazón.

Adiós Jutiapa ya me despido


Solo te llevo en mi corazón
Cuando yo muera dejarte un recuerdo
Y son las notas de mi canción.
ADIVINANZAS

1. Choco entre dos paredes, late mi corazón. Quien no sepa mi nombre es un


cabezón.
Respuesta: el chocolate.

2. Blanca por dentro, verde por fuera. Si no sabes, espera.


Respuesta: la pera.

3. Un señor gordito, muy coloradito, no toma café, siempre toma té


Respuesta: el tomate.

4. Oro parece, plata no es. Abran las cortinas, y verán lo que es.
Respuesta: el plátano.

5. Lo come Pancracio, está en el champán; si piensas despacio sabrás que es el...


Respuesta: el pan.
TRABALENGUAS

1) Lado, ledo, lido, lodo, ludo,


decirlo al revés lo dudo.
Ludo, lodo, lido, ledo, lado,
¡Qué trabajo me ha costado!

2) La sucesión sucesiva de sucesos


sucede sucesivamente con la sucesión del tiempo.

3) Si el caracol tuviera cara como tiene el caracol,


fuera cara, fuera col, fuera caracol con cara.

4) A Cuesta le cuesta subir la cuesta,


y en medio de la cuesta, ¡¡va y se acuesta!!

5) Compré pocas copas, pocas copas compré,


como compré pocas copas, pocas copas pagaré.