Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE PSICOLOGÍA

Tarea 6:
Los Niños con Trastornos del Desarrollo Intelectual
Y los Alumnos con Parálisis Cerebral
PRESENTADO POR:

NOMBRE Y APELLIDOS:
Farlania Guzmán Duarte

MATRÍCULA:
13-4450

ASIGNATURA:
Intervención Psicopedagógica y
Atención a la Diversidad

FACILITADORA:

Yasmin De La Cruz

Nagua
República Dominicana
Abril 2019
Comprenden diversas alteraciones de
carácter generalizado que afectan a uno
o varios ámbitos del desarrollo del niño y
que le van a acompañar durante toda su
vida: dificultades de interacción social,
problemas con el lenguaje y la
Los trastornos del espectro comunicación en general y trastornos del
autista (TEA) pensamiento y la imaginación. Los niños
diagnosticados de autismo
tienen síntomas muy diversos en función
de la gravedad y tipo de trastorno que
padezcan pero, en cualquier caso, todos
ellos se caracterizan por presentar un
cierto grado de trastorno generalizado
del desarrollo (TDG) y por lo
tanto requieren unas necesidades
educativas especiales (NEE).

La evaluación del desarrollo es una prueba


corta que indica si los niños están
aprendiendo las destrezas básicas a su
debido tiempo o si es posible que tengan
retrasos. Durante la evaluación del
desarrollo, es posible que el médico les
Evaluación haga algunas preguntas a los padres o que
hable y juegue con el niño durante el
examen a fin de observar cómo aprende,
habla, se comporta y se mueve. Un retraso
en cualquiera de estas áreas puede ser
señal de que hay un problema.

Se les debe hacer evaluaciones para


detectar retrasos del desarrollo y
discapacidades a los niños en las visitas de
rutina al médico a las siguientes edades:

 9 meses

 18 meses

 24 o 30 meses

 Es posible que se necesiten hacer


más evaluaciones si un niño tiene
riesgo alto de tener problemas del
desarrollo por haber nacido
prematuro, tener bajo peso al nacer o
por otros motivos.
Además debe evaluarse a todos los niños
específicamente para detectar TEA durante
las visitas de rutina a las siguientes edades:

 18 meses

 24 meses

 Es posible que se necesiten hacer


más evaluaciones si un niño tiene
riesgo alto de tener un TEA (p. ej., si
tiene una hermana, hermano u otro
familiar con un TEA) o si presenta
comportamientos que, a veces, se
relacionan con este tipo de trastorno.

La intervención en los trastornos del


espectro autista debe ser multimodal y
multidisciplinar, con intervención en los
aspectos biológicos, psicológicos y sociales
del estudiante que presenta la condición. Se
elabora un programa individualizado en
función del momento de desarrollo evolutivo,
la capacidad cognitiva y la gravedad de los
Intervención síntomas. El tratamiento asume así dos
perspectivas: lo terapéutico y lo educativo
(Aires, M.; Herrero, S.; Padilla, E.; Rubio, E.,
2015). Desde la perspectiva educativa, los
estudiantes con autismo pueden aprender
en condiciones de aprendizaje cuidadas,
con normas y rutinas claras, pues se
requiere un manejo y control oportuno del
ambiente educativo para que pueda
producirse el aprendizaje.

El trastorno por déficit de atención con


hiperactividad es un trastorno del
Trastorno de Déficit de Atención neurodesarrollo de carácter neurobiológico
con Hiperactividad originado en la infancia y que afecta a lo
largo de la vida, que se caracteriza por la
presencia de tres síntomas típicos:

 Déficit de atención.
 Impulsividad.
 Hiperactividad motora y/o vocal.
La intervención del TDAH es
multidimensional, combinando tratamientos
farmacológicos, psicopedagógicos,
neuropsicológicos, etc. (Loro-López et al.,
2009). Los procesos a seguir con cada
estudiante siempre dependerán de su perfil
individual, por lo que el tratamiento es
siempre diseñado en función del caso. En la
intervención educativa será necesario
trabajar estrategias didácticas que incidan
Intervención sobre la sintomatología que presentan.
Siguiendo a Aires et al. (2015), ante la
impulsividad manifiesta se le solicitará a las
y los estudiantes que revisen sus trabajos
antes de entregarlos y se evitarán
situaciones en las que el o la estudiante no
pueda controlar su conducta. Ante la
hiperactividad es importante que se permita
el movimiento mientras no resulte disruptivo
para los demás compañeros y que se
solicite al niño realizar diferentes actividades
que impliquen desplazamiento. Mientras que
para la atención se debe reestructurar el
escenario de clases evitando todos los
distractores posibles, diseñar una zona
tranquila para que trabaje cerca del
maestro, se debe procurar un ambiente de
clases ordenado, proporcionar instrucciones
claras, escribir todas las informaciones de la
clase en la pizarra, repetir con frecuencia las
instrucciones, establecer contacto visual
frecuente, acordar con el estudiante el
desarrollo de esfuerzos para lograr períodos
de atención que se irán aumentando y
facilitar claves atencionales.
Los trastornos del desarrollo
Concepto DI intelectual (TDI) son un grupo de
alteraciones del desarrollo caracterizadas
por una notable limitación de las funciones
cognitivas, trastornos del aprendizaje y de
las habilidades y conductas adaptativas.
 Entrevistas con los padres
 Observaciones del niño
 Cuestionarios en los que se compara
el rendimiento del niño con el
Evaluación obtenido por muchos otros niños de
la misma edad (cuestionario con
normas de referencia).

 Programa de intervención temprana


Intervención  Apoyo de un equipo multidisciplinario

Es un grupo de trastornos que pueden


comprometer las funciones del cerebro y del
sistema nervioso como el movimiento, el
Concepto Parálisis Cerebral
aprendizaje, la audición, la visión y el
pensamiento. Hay algunos tipos diferentes
de parálisis cerebral, entre ellas: espástica,
discinética, atáxica, hipotónica y mixta.
Es importante obtener un diagnóstico
inmediato para cualquier trastorno del
movimiento o posibles demoras en el
desarrollo de tu hijo. Consulta con el médico
de tu hijo si tienes alguna pregunta o
Evaluación inquietud sobre episodios de pérdida de
conocimiento del entorno o de movimientos
corporales anormales (también conocidos
como convulsiones), tono muscular anormal,
coordinación afectada, dificultades para
tragar, desequilibrio del músculo ocular, u
otros problemas en el desarrollo.
Los niños y los adultos que presentan
parálisis cerebral requieren atención a largo
plazo de parte de un equipo de atención
médica. Es posible que este equipo incluya
a los siguientes profesionales:
Intervención
 Pediatra o fisiatra. Un pediatra
supervisa el plan de tratamiento y la
atención médica.

 Neurólogo pediátrico. Es posible que


un médico que cuente con capacitación
en el diagnóstico y el tratamiento de
niños con trastornos cerebrales y del
sistema nervioso (neurológicos) esté
involucrado en la atención de tu hijo.

 Cirujano ortopédico. Posiblemente un


médico que cuente con capacitación en
el tratamiento de trastornos musculares
y óseos esté involucrado en el
diagnóstico y el tratamiento de las
afecciones musculares.

 Fisioterapeuta. Un fisioterapeuta
puede ayudar a tu hijo a mejorar su
fuerza y sus habilidades para caminar,
y a estirar los músculos.

 Terapeuta ocupacional. Un terapeuta


ocupacional puede, en sesiones de
terapia, ayudar a que tu hijo desarrolle
las habilidades necesarias para la vida
diaria y aprenda a usar los productos
de adaptación que ayudan con las
actividades diarias.

 Logopeda. Un médico que cuente


con capacitación en el diagnóstico y el
tratamiento de los trastornos del habla
y el lenguaje puede trabajar en
conjunto con tu hijo si el niño tiene
dificultades relacionadas con el habla y
el lenguaje, o problemas para tragar.

 Terapeuta del desarrollo. Un


terapeuta del desarrollo puede, en
sesiones de terapia, ayudar a tu hijo a
desarrollar conductas adecuadas para
su edad, habilidades sociales y
habilidades interpersonales.

 Especialista en salud mental. Un


especialista en salud mental, como un
psicólogo o un psiquiatra, puede
involucrarse en la atención de tu hijo.
Él puede ayudarlos a ti y a tu hijo a
aprender a afrontar la discapacidad del
niño.

 Terapeuta recreativo. La participación


en programas artísticos y culturales,
deportes y otros acontecimientos que
ayuden al niño a expandir sus
habilidades y capacidades físicas y
cognitivas. Los padres de los niños a
menudo observan mejoras en el habla,
la autoestima y el bienestar emocional
de sus hijos.

 Asistente social. Un asistente social


puede ayudar a tu familia a encontrar
servicios y a prepararse para las
transiciones en el cuidado.

 Docente de educación especial. Un


docente de educación especial aborda
las dificultades de aprendizaje,
determina las necesidades educativas
e identifica los recursos educativos
adecuados.