Está en la página 1de 3

LA MEMBRANA DE CIERRE VAGINAL.

En la comunicación anterior, se llamó la atención sobre el hecho de que "el orificio


vaginal externo, que durante el período de actividad cestrosa es más o menos
abierto, muestra en muchos casos un poco de líquido o algo de sangre, se cierra y
se vuelve menos accesible después del período". . " Durante la ovulación, la vagina
está abierta, pero el hecho de que esté abierta no es una prueba inequívoca del
momento de la ovulación, a menos que la vagina abierta también contenga lo que
se describió como fluido cestroso de la segunda etapa o de la tercera etapa
temprana.

En ese momento, no se explicó el método de cierre de la vagina después del celo


ni se valoró su significado real. Ahora se encuentra que la vagina está cerrada por
una membrana celular notable y de una manera muy definida.

El orificio externo de la vagina tiene forma crescentica y la abertura uretral se


encuentra frente a ella en la línea media. Los labios anterior y posterior de la
abertura en forma de media luna se juntan, y una delicada membrana epitelial crece
sobre la abertura y une los labios. Esto ocurre poco después del período de calor
en las hembras que no han copulado y en las que han copulado, el cierre sigue la
expulsión del tapón vaginal, un proceso que debe considerarse más allá. El cierre
comienza en las puntas de la abertura en forma de media luna y avanza hacia el
punto medio. Los labios no se aproximan tan íntimamente en el punto medio y la
membrana aquí parece estar bajo más tensión que en otras partes, incluso después
de que todo el orificio se haya cerrado. La apertura del orificio por un desgarro de la
membrana epitelial comienza en la parte media deformada y se extiende
lateralmente hasta que finalmente los labios vaginales se separan libremente. El
punto medio es, por lo tanto, el último en cerrarse y el primero en abrirse como regla
general, aunque a veces la apertura puede comenzar a ambos lados de la línea
media.

El epitelio une completamente los labios de la vagina para que nada pueda escapar
o entrar en la luz vaginal sin desgarrar esta membrana de cierre. Tal cierre
membranoso del orificio vaginal es desconocido para nosotros en cualquier otro
mamífero. En muchas especies, los lados de la abertura vaginal pueden
aproximarse o cementarse entre sí mediante un poco de fluido o secreción
endurecida, de modo que los labios no se separen fácilmente, pero un crecimiento
membranoso que cierra el orificio después de cada período de calor es
aparentemente único.

Esta membrana también cierra completamente la abertura vaginal durante el


embarazo y solo se rompe cuando la vulva se hincha poco antes del parto. Tal
obstrucción o cierre de la luz vaginal sugiere al mismo tiempo el himen de la vagina
humana. Pero esto, por supuesto.

El conejillo de indias es un animal poliéster. El estro dura menos de la mitad de un


día y el ciclo estral completo tiene una duración de 13 a 25 días (en promedio 16
días). El número medio de cachorros por camada es de 2 a 1, de 1 a 8. Período de
gestación: alrededor de 59 a 72 días o media de 63 días, es decir, largo para un
animal tan pequeño.

La ovulación es espontánea y el cuerpo lúteo es funcional, en contraste con la


condición encontrada en todos los otros roedores que fueron investigados. La época
de la pubertad se sitúa aproximadamente entre 55 y 70 días de edad, en
condiciones normales de manejo. Si se alimentan con raciones más ricas que la
usual, hay mayor desarrollo del animal y la pubertad puede ocurrir entre 45 a 60
días. Una serie de trabajos enuncian como edad media de la aparición del primer
celo aproximadamente 67,8 días de edad, más o menos dos días, con desviación
estándar de 21,5 días, con variación de 33 a 134 días.
La edad media de la ruptura de la membrana que cierra la vagina se da alrededor
de 58,2 días. El intervalo entre la primera ruptura y el primer celo va de 0 a 4 días.

El celo comienza a menudo al anochecer. El proestro, donde se nota congestión y


tumefacción de los genitales externos y una ligera descarga serosa de la vagina,
usualmente dura 24 a 36 horas. El celo donde hay receptividad sexual dura de 6 a
11 horas en el 90% de los casos.

La ovulación ocurre usualmente 10 horas después del comienzo del celo o de la


receptividad sexual. Alrededor del 64% de todos los períodos de celo comienzan
entre las 18 horas y las 6 horas.

El celo ocurre inmediatamente después del parto en cerca del 64% de las hembras.
Usualmente, comienza dos horas después del final del parto. Algunas hembras
presentan ovulación después del parto, sin signos de celo.

Una fecundación exitosa es indicada por la expulsión del tampón vaginal, una
sustancia blanca y serosa, con cerca de 2,5 cm de longitud proveniente de la
coagulación del líquido seminal que aparece 24- 48 horas después del
apareamiento. El tapón se oscurece rápidamente y, a menudo, no es posible
distinguir entre las heces en el fondo de la jaula. Se puede indicar con precisión el
tiempo de la gestación o el momento próximo del parto, pues su presencia garantiza
el 80% de la fecundación de la hembra.

Los cobayos ya nacen recubiertos de vello, con los ojos abiertos y la dentición
completa, lo que les confiere precocidad y autosuficiencia, ya que ya pueden
consumir alimentos sólidos (3-5 días de edad). La leche materna sigue siendo
fundamental para los recién nacidos para la protección contra enfermedades
infecciosas. De este modo, el destete puede ser hecho a los 14 días, pero la mejor
indicación es que ocurra cuando los animales presenten 21 días de edad. El
reconocimiento de los cachorros por la madre puede ser hecho a distancia, pero no
dejan de amamantar a los cachorros de otras hembras, siempre que sean del mismo
grupo de convivencia. El peso de los cachorros al nacer queda entre 80 a 100
gramos.