Está en la página 1de 10

Qué entender por enfermedad laboral

El reglamento de la Ley 29783, Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, establece que una enfermedad laboral
es una enfermedad contraída como resultado de la exposición a factores de riesgo relacionadas al trabajo.
El mismo reglamento también especifica cómo debe ser la notificación de estas eventualidades a las autoridades
laborales correspondientes.
Según el Artículo 110, los empleadores y Centros Médicos Asistenciales están obligados a reportar todo accidente
de trabajo mortal, los incidentes peligrosos que pongan en riesgo la salud y la integridad física de los trabajadores
y cualquier otro tipo de situación que altere o ponga en riesgo la vida, integridad física y psicológica del empleado.
El plazo para la presentación de las notificaciones es de 24 horas de ocurrido el evento en el caso de los
empleadores y el mismo plazo de tiempo para los Centros Médicos Asistenciales desde obtenido el diagnóstico.
Recurso útil: Qué información debe tener el reglamento interno de seguridad y salud en el trabajo
os padecimientos de los trabajadores representan pérdidas considerables para las empresas; el estrés, la fatiga y
las molestias de espalda son los problemas más frecuentes de los empleados.

Las pérdidas económicas por enfermedades y lesiones ocupacionales representan, en América Latina, del 9 al
12% del Producto Interno Bruto (PIB), según un cálculo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que
aparece en la investigación Estadísticas de Riesgos de Trabajo en el IMSS.

“Se tienen identificadas unas 2,500 enfermedades del trabajo; las más frecuentes corresponden a cáncer atribuible
a la exposición de sustancias peligrosas, enfermedades musculo esqueléticas y respiratorias”, afirmó Aguilar.

El rendimiento de una persona se ve perjudicado “en muchos casos por malas posturas y equipos inadecuados.
No existe conciencia sobre la importancia del mobiliario en su desempeño. Por ejemplo, si la pantalla de la
computadora no se coloca a cierta altura y en forma adecuada aparece la fatiga visual. Algunas oficinas no están
lo suficientes bien ventiladas, se recurre a un ventilador y eso ocasiona resequedad de las mucosas”, puntualizó
la especialista.

Según un estudio realizado por la comercializadora de material de oficina, Office Depot, en 1,000 empresas en
Europa, uno de cada cinco empleados de oficina tiene problemas de salud laboral, siendo los más comunes dolores
de espalda y contracturas.

Trabajadores enfermos

Los trabajadores se enfrentan a enfermedades que deterioran su actividad laboral y salud, y tienen su origen en
situaciones como la presión que viven y la mala ergonomía del lugar. No todas las enfermedades están legisladas:
un ejemplo de ello es el caso del estrés: “(El estrés) sólo está reconocido como un problema asociado a la
profesión de pilotos. Y ¿acaso un periodista que debe cerrar su nota o un médico, no presentan esto?”.

Aquí, algunos de los problemas de salud que más aquejan a los trabajadores en su trabajo:

1. Dolor de espalda: Los dolores de hombros, cuello y cintura son de los más reportados. “El diseño deficiente
del lugar de trabajo, desde el punto de vista ergonómico, se relaciona con esto. Es muy común tener sillas con
respaldo inadecuado y escritorios muy pequeños”. Los empleados pueden llegar a sufrir, por ejemplo,
síndrome del túnel carpiano, causado por la flexión reiterada de la muñeca, que produce pérdida de fuerza en
las manos, dice la experta.
2. Fatiga visual: ¿Has sentido que tienes arena en los ojos, éstos se encuentran rojos y te arden? Son síntomas de
la fatiga visual, otro de los trastornos comunes, causado por la continua lectura de documentos, las
computadoras sin protectores visuales o mal colocadas (frente a una fuente de luz).
Tal vez este problema no represente días de incapacidad, pero en el bolsillo sí se afecta. Un oftalmólogo
privado puede superar hasta los 700 pesos y el costo de un tratamiento para este problema podría ser mayor a
los 300 pesos
3. Agotamiento: La especialista del Centro Médico Siglo XXI indica que entre la gente de oficina, como
administrativos, personal de telemarketing y servicio al público, puede aparecer el
síndrome burnout (agotamiento profesional). Entre los síntomas están: fatiga, aburrimiento, frustración y, en
general, un sentimiento de perder el interés en lo que se hace.
4. Estrés: Este padecimiento produce desde dolores de cabeza, reacciones en la piel (como dermatitis), úlceras
estomacales y disminución de la satisfacción laboral.El estrés es algo normal, “ayuda a estar alerta”, pero
cuando ese problema se extiende por mucho tiempo y es difícil de controlar, aparece el disestrés, que propicia
o empeora las enfermedades mencionadas.
5. Cansancio: ElSíndrome de la Fatiga Crónica (SFC) es un mal que puede disminuir hasta un 50% la
productividad laboral, indica Miguel Zamora Olvera, del Hospital de Psiquiatría. Este padecimiento es una
alteración de cansancio o agotamiento prolongado que no se alivia con el descanso, y cuyos síntomas son:
pereza, insomnio, molestia muscular y fiebre, entre otros, explicó el médico.
6. Obesidad: Representa una situación en aumento, sobre todo por los hábitos de sedentarismo. En muchos casos,
las personas pasan largas horas sentados y eso incrementa la ingesta de comida chatarra. En los comedores de
las empresas existe poca información respecto a cómo cuidar tu alimentación y las complicaciones que este
padecimiento genera.
7. Malestares gastrointestinales: Después de varios meses de molestias en el estómago, como inflamación,
estreñimiento y dolor abdominal, Cecilia Hernández, profesionista en comunicación, visitó al médico y al
diagnóstico fue Síndrome de Intestino Irritable (SII), empeorado -en buena medida- por su estrés.

El Síndrome de Intestino Irritable es un ejemplo de enfermedad que afecta en el ámbito del trabajo por sus
síntomas y es frecuente entre los 30 y 45 años, edad en que la persona está en plena etapa de productividad.

“Las más perjudicadas son las mujeres, y repercute en un 15 a 20% en el ausentismo laboral”, señala el médico
Alfredo Rodríguez Magallán, Jefe del Servicio de Gastroenterología.

“Si bien el estrés no es el causante directo de este desorden intestinal, sí participa de manera muy directa con
la acentuación de los malestares que provoca”, indica el gastroenterólogo.

Una de las dificultades de esta enfermedad, a decir de Cecilia, es el diagnóstico. “Se puede confundir con una
colitis o hasta con un cáncer del colón, debido a que no se realiza un buen interrogatorio y, a veces, sólo se le
hace gastar a la persona en una serie de estudios”, apunta Rodríguez.

Debido a que a que las presiones en tu lugar de trabajo seguramente no disminuirán, los especialistas
recomiendan darle la vuelta a estos padecimientos haciendo un cambio en tus propios hábitos: manteniendo
una alimentación saludable, procurando buscar momentos para liberar el estrés, y haciendo ejercicio
regularmente.

8. Fatiga mental: El exceso de trabajo o los problemas dentro del centro laboral hacen que el colaborador sufra
de estrés, ansiedad u otros males. Para ello, la comunicación con los superiores, la propia organización y el
ambiente son detalles claves para mejorar.
9. Enfermedades respiratorias: Muchas veces, existen personas más susceptibles que otras a la temperatura
ambiental. Por ello, controle el aire acondicionado, además de ser claro cuando a uno le causa molestias. La
gripe sería un resultado común a esto, y hay casos en donde incapacita a un trabajador por varios días.
10. Dermatitis: Esto sucede en trabajos de construcción, inmobiliaria u otros. El contacto con sustancias tóxicas
quizá no tenga consecuencias a corto plazo. A largo plazo, en cambio, surgen enfermedades como la dermatitis
de contacto, causando daños a la piel.
11. Gastritis: Cuando la falta de organización, tiempo, estrés o problemas ocasionan un desorden en el horario de
almuerzo, desayuno o cena (dependiendo del horario del trabajador) surgen enfermedades gastrointestinales
como la gastritis. Además, comer apurado o ingerir comida rápida no saludable también tiene consecuencias.
12. Estrés: Un gran porcentaje de trabajadores padecen esto más que cualquier otra cosa debido a la carga laboral.
El estrés es considerado una enfermedad que, si llega a estar en un nivel crónico, conlleva consecuencias
irreparables o acarrea otros males físicos, como la pérdida de apetito, anemia, caída del cabello, depresión,
etc.
13. Traumas psicológicos debido a la violencia: El acoso laboral, la violencia entre empleados, el maltrato
psicológico por parte de superiores, etc., puede causar traumas psicológicos al trabajador, los cuales afectarán
no solo a su vida laboral, sino también su vida sentimental, familiar y disminuirán su autoestima. El bullyng
adulto recurrente también es un detalle a tomar en consideración, ya que no muchos lo saben sobrellevar.
14. Fatiga Postural: Estar mal sentado durante ocho o más horas al día, cinco o más días a la semana, provoca
fatiga en los músculos o huesos. Si uno es mayor de 45 años, hay riesgo de desarrollar artritis o problemas
permanentes en la columna, dependiendo de su labor como trabajador.
15. Síndrome del túnel carpiano: Para los que están siempre en la oficina, la flexión permanente de la muñeca
usando una computadora por largas jornadas causa la pérdida de fuerza en las manos, además de causar dolores
en el codo y la muñeca. Cada vez se presentan más casos de personas que padecen de este síndrome.
16. Fatiga Visual: El uso de la computadora conlleva a la fatiga visual, produciendo dolor de cabeza, náuseas o
malestar. También afecta a personas que constantemente trabajan sin iluminación o forzando su vista.
17. Sinovitis: Los que trabajan desempeñando labores netamente físicas y de carga pesada, sufren inflamaciones
o daños permanentes en los músculos, cartílagos y tendones.

Pausas activas en el trabajo: una forma de combatir el "burnout" laboral y disminuir el estrés
Consisten en una rutina corta de ejercicios específicos y simples que se realizan en el mismo espacio de trabajo
durante aproximadamente 10 minutos. De qué se trata esta tendencia que busca el bienestar de los
empleado. Compartir en Facebook
Implementar pausas activas en la oficina beneficia a los empleados y a empleadores.

Jornadas para compartir música a través de instrumentos buscando intereses comunes, charlas con psicólogos y
neurólogos donde se conversa sobre temas de interés actuales, un día de tratamiento estético que puede incluir
masajes, servicios de siesta donde se puede reservar una cama por 30 minutos para dormir durante la hora de
almuerzo son algunas de las herramientas que utilizan. Sin embargo, desde algunas compañías vienen
implementando las llamadas pausas activas.

"Las pausas activas -o gimnasia laboral compensatoria- consisten en una rutina corta de ejercicios específicos y
simples que se realizan en el mismo lugar de trabajo. Estas tareas tienen una duración de aproximadamente 10
minutos y no requieren de un gran esfuerzo físico. Son básicos y funcionales, en los cuales se incorporan los
grupos musculares, ejercicios de movilidad articular, de estiramiento y de relajación"

"Para que las pausas activas sean efectivas, es importante tener en cuenta que la respiración debe ser lo más
profunda, lenta y rítmica posible. Hay que relajarse mientras se pone en práctica el ejercicio elegido,
concentrarse en sentir el trabajo de los músculos y las articulaciones; no se tiene que sentir dolor y se debe realizar
antes de sentir cansancio muscular".

Algunos de los ejercicios que se realizan son:

-Movimientos circulares de cadera (para evitar hernias discales o dolores lumbares)


-Ejercicios de estiramientos: elevando hombros hasta los 90° y con el otro brazo ejercer leve presión en los codos
-Girar la cabeza hacia el lado derecho hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro
-Inclinar la cabeza hacia atrás, permaneciendo en esa posición por cinco minutos

Las pausas activas -o gimnasia laboral compensatoria- consisten en una rutina corta de ejercicios
específicos y simples que se realizan en el mismo lugar de trabajo
-Encoger los hombros hacia las orejas y sostenerlo por 10 segundos
-Realizar movimientos circulares de tobillo hacia ambos lados con cada pie
-Estirar los brazos hacia al frente, juntar las palmas de las manos y realizar movimientos hacia abajo y arriba
-Inclinar la cabeza hacia el hombro derecho, encoger los hombros hacia las orejas y moverlos hacia atrás en
círculos y estirar el brazo derecho hacia el frente de manera que la palma de la mano quede hacia arriba
Y, por último, ejercicios de relajación en los cuales se implementan trabajos de inhalar y exhalar contrayendo
el abdomen, y relajando cada parte del cuerpo.
Beneficios de las pausas activas

Las pausas activas son una forma de fomentar la salud no solo afuera del trabajo, sino también incluirlo en cada
sector (iStock)
Disminuir los niveles de estrés, favorecer la autoestima, mejorar la concentración, reducir el riesgo de
enfermedades, motivar y mejorar las relaciones interpersonales, liberar el estrés articular y muscular, mejorar el
desempeño laboral, generar compromiso y mejorar la calidad de vida son algunos de los beneficios que tienen
quienes practican este método.
Esta actividad influye en la autoestima de manera satisfactoria, ya que motiva y deja atrás la monotonía que
muchas veces puede ocasionar el trabajo repetitivo que se pueda realizar. "También colabora con la conducta
fuera del trabajo, en relaciones inter e intrapersonales. Las pausas activas son una forma de fomentar la salud
no solo afuera del trabajo, sino también incluirlo en cada sector, alcanzando una mejor calidad de vida y
logrando un equilibrio físico y mental para poder ejecutar mejor las tareas laborales, y así disminuir los riesgos
de enfermedades y la fatiga causada por las extensas jornadas laborales y/o conflictos que se den en este ámbito".

Son cada vez más las empresas que suman pausas activas a sus jornadas laborales. Los beneficios son muchos y
las desventajas no existen. Aunque sean pequeñas acciones siempre contribuyen a mejorar la calidad de vida. Un
empleado sano y contento trabaja más y mejor. El mundo corporativo está cambiando y la tendencia apunta a
cuidar a los empleados por sobre todas las cosas. El principal preventivo frente a la posibilidad de estrés laboral
es tener la oportunidad de sentirse feliz en el ámbito de trabajo", concluyó Díaz.

Desde 1950, el ámbito laboral ha sido reconocido como un espacio adecuado para la promoción de la salud y
luego, en 1995 esto fue ratificado por la Organización Mundial de la Salud, OMS y la Organización Internacional
del Trabajo OIT. De hecho, en nuestro país la Ley de Obesidad (Ley 1355 de 2009) hizo obligatoria la necesidad
de reglamentar mecanismos para que todas las empresas promuevan durante la jornada laboral pausas activas
para todos los empleados.

Las pausas activas han sido una de las principales herramientas de la salud ocupacional para promover actividad
física enfocada a mejorar movilidad articular, realizar estiramientos y ejercicios que propicien cambios de
posición y disminución de cargas osteomusculares por mantenimiento de posiciones prolongadas y/o
movimientos repetitivos durante la jornada laboral.

De acuerdo con los especialistas de Expo-Vida Sana 2013: el primer festival de "hábitos saludables" en Bogotá,
éstas son las 10 razones para realizar pausas activas durante su jornada:

1. Disminuye el estrés.

2. Favorece el cambio de posturas y rutina.

3. Libera estrés articular y muscular.

4. Estimula y favorece la circulación.

5. Mejora la postura.

6. Favorece la autoestima y capacidad de concentración.

7. Motiva y mejora las relaciones interpersonales, promueve la integración social.

8. Disminuye riesgo de enfermedad profesional.

9. Promueve el surgimiento de nuevos líderes.

10. Mejora el desempeño laboral.


Síndrome de Burnout: El burnout laboral, también denominado síndrome del quemado o síndrome de quemarse
en el trabajo, es un trastorno emocional de creación reciente que está vinculado con el ámbito laboral, el estrés
causado por el trabajo y el estilo de vida del empleado. Este síndrome puede tener consecuencias muy graves,
tanto a nivel físico como psicológico.

Los síntomas más comunes son depresión y ansiedad, motivos de la gran mayoría de las bajas laborales.
El síndrome de burnout suele aparecer, en la mayoría de los casos, en las personas que han elegido su oficio de
manera vocacional (es muy frecuente en enfermería, medicina y el profesorado) y con menos asiduidad en
trabajos que se desempeñan de forma obligatoria. Aunque al principio las manifestaciones y el malestar sólo se
extienden a la vida laboral, finalmente también llegan a alcanzar, en casi todas las situaciones, la vida social y
familiar del trabajador afectado.
Causas
El principal detonante del síndrome de burnout es el entorno laboral y las condiciones de trabajo.
El empleado que está expuesto de manera continua a, entre otros, altos niveles de estrés, carga de trabajo
excesiva, poca autonomía, malas relaciones en el trabajo y ausencia de apoyo en su entorno, falta de formación
para desempeñar las tareas, etc., puede llegar a padecer un estrés crónico que acabe provocando el burnout.
Por ese motivo, el vínculo entre el estrés y el burnout es muy fuerte.
Las causas suelen ser exigencias excesivas que originan tensiones. Sin embargo, existen una serie de factores de
riesgo:
La organización
Situaciones como el exceso de burocratización sin apoyo específico, falta de tiempo para organizar las
tareas (que llevan a que el trabajador nunca salga a su hora y tenga que llevarse trabajo a casa), así como no
contemplar las sustituciones por bajas temporales pueden elevar los niveles de estrés y, a la larga, propiciar el
burnout.
Expectativas interpersonales
Todos los trabajadores tienen unas expectativas respecto a su actividad laboral que muchas veces no se ajustan
a la realidad cotidiana y provocan que la adaptación a esa realidad se produzca de forma más lenta.
Si esas expectativas son muy altas y no se cumplen, el trabajador puede desarrollar síntomas como ansiedad,
apatía o tristeza, entre otros.
Cualidades personales
Aunque no existe un perfil de la persona que puede padecer esta afección, sí existen algunas cualidades y rasgos
personales que si los tiene una persona indica que ese trabajador es más propenso a tener el síndrome.
Así, las personas conformistas, inseguras y dependientes tienen más posibilidades de sufrir depresión y
ansiedad si tienen que enfrentarse a situaciones estresantes.
Síntomas
Las principales manifestaciones de este síndrome son:
 Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia.
 Baja autoestima.
 Poca realización personal.
 Estado permanente de nerviosismo.
 Dificultad para concentrarse.
 Comportamientos agresivos.
 Dolor de cabeza.
 Taquicardia.
 Insomnio.
 Bajo rendimiento.
 Absentismo laboral.
 Aburrimiento.
 Impaciencia e irritabilidad.
 Comunicación deficiente.

Prevención
La prevención del síndrome del trabajador quemado debe comenzar en la empresa del empleado. La primera
medida que deben tomar es evaluar las situaciones que generan el estrés y la ansiedad en el trabajador y tomar
las decisiones y las medidas adecuadas para intentar reducirlo.
Para ello deben mejorar la organización y proveer de herramientas necesarias para que el trabajador pueda
realizar sus tareas de forma adecuada y no tenga tanta sobrecarga laboral.
Además, el trabajador puede adquirir una actitud asertiva, estableciendo una relación comunicacional, sin
discutir, ni someterse a la voluntad del resto de compañeros y defendiendo sus convicciones.
Por otro lado, es recomendable que los trabajadores modifiquen las expectativas que tienen en el trabajo. No
se trata de que el empleado renuncie a sus ambiciones y aspiraciones. Simplemente debe buscar un punto
intermedio que se ajuste más a la realidad y ver la situación como una oportunidad para aprender y crecer en otros
ámbitos diferentes a los que se había propuesto inicialmente.
Tipos
El síndrome del trabajador quemado puede dividirse en dos tipos:
 Burnout activo: El empleado mantiene una conducta asertiva. Se relaciona con elementos externos a la
profesión.

 Burnout pasivo: Suele tener sentimientos de apatía y se relaciona con factores internos psicosociales.

Diagnóstico:Para poder diagnosticar el síndrome, los especialistas tienen que conocer los síntomas de la
patología y realizar una entrevista clínica con el empleado que les permita averiguar si existe la sospecha de
padecer la enfermedad. Además, conviene que el profesional conozca cómo es su situación dentro de la
empresa y cómo está organizado el trabajo.

Tratamientos:Las estrategias para tratar el burnout van encaminadas a reducir los niveles de estrés, ansiedad

y depresión (en los casos en los que hubiere).


Consecuencias
El síndrome de burnout se caracteriza porque es un proceso que va creciendo de manera progresiva si no se
toman medidas para impedirlo.
Esto puede provocar que el desgaste laboral evolucione y alcance otros aspectos como los ideales y la percepción
de los logros. A medida que avanza, el trabajador puede tener dificultades para resolver problemas y ejecutar
tareas que antes le resultaban sencillas.
La frustración comenzará a estar presente de manera constante, permanecerá en un estado continuo de
agotamiento y los síntomas podrán evolucionar a estados más graves. En algunos casos, los trabajadores pueden
llegar a abusar de los psicofármacos, del alcohol y las drogas.
Por último, algunos pueden llegar a tener síntomas depresivos, de psicosis e incluso tener ideas de suicidio.
SABER MÁS DEL SÍNDROME DEL TUNEL CARPIANO

El túnel carpiano es un canal o corredor en la cara anterior o flexora de la muñeca, situado entre los huesos de
la muñeca y el ligamento anular del carpo, por el cual pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio
mediano.El síndrome del túnel carpiano es una enfermedad que produce daño del nervio mediano. Si existe, por
cualquier causa, un aumento de la presión dentro de ese túnel carpiano se puede producir una lesión en dicho
nervio.Los casos leves pueden evolucionar favorablemente con tratamiento mediante inmovilización de la
muñeca o con la inyección de corticoides. En casos más avanzados, la solución siempre es quirúrgica, liberando
el nervio atrapado en el túnel del carpo.Prácticamente todos los pacientes experimentan una mejoría muy
satisfactoria con el tratamiento quirúrgico.

¿Cuáles son las causas?

Son tantos los tendones que atraviesan dicho canal que el nervio mediano dispone de un espacio muy justo en
su zona central.Si por cualquier causa disminuye aún más este espacio, entonces aumenta la presión en su
interior, resultando comprimido el nervio mediano. Son múltiples las causas que pueden originar esta
compresión del nervio, aunque en muchas ocasiones no se identifica ninguna enfermedad asociada, habiendo
además unos pocos casos familiares.Puede asociarse a enfermedades endocrinológicas (hipotiroidismo o
acromegalia), a enfermedades reumáticas (artritis reumatoide), a enfermedades de depósito (amiloidosis,
mucopolisacaridosis), a tumores (mieloma múltiple, hemangioma, lipoma), a tratamiento esteroideo o
estrogénico y a embarazo o lactancia materna.Es bastante común que se relacione con ocupaciones o
actividades que supongan maniobras manuales repetitivas (movimientos repetidos de mano y muñeca,
posiciones repetitivas forzadas de la muñeca) o traumatismos locales (uso regular y continuado de herramientas
de mano vibrátiles).Al inicio, la mayoría de los pacientes se quejan de dolor en la región de la muñeca y
antebrazo, asociando sensación de acorchamiento, calambres y hormigueos en los dedos pulgar, índice, medio y
parte del anular. Estos síntomas típicamente son nocturnos y/o posturales.Con posterioridad, si no se trata,
aparecerá debilidad y atrofia de algunos músculos de la mano (sobre todo en eminencia tenar o almohadilla que
hay bajo el pulgar), así como torpeza al manipular objetos.

¿Quién puede padecerlo?

Es una patología muy común, siendo la neuropatía de compresión de nervio periférico más frecuente, de forma
que afecta al 1-3% de la población general y a más del 5% de los trabajadores en determinadas ocupaciones que
requieren uso repetitivo de manos y muñecas.Este cuadro es mucho más frecuente en mujeres de 40-60 años,
siendo bilateral en más del 50% de los casos.

¿Cuál es su pronóstico?
Se trata de una intervención que habitualmente no tiene complicaciones. Tras la cirugía el dolor desaparece en
días, y el resto de los síntomas mejoran en plazo breve, dependiendo de la gravedad de la lesión.
Los resultados que se obtienen varían en las diferentes series, siendo en las más amplias y con mayor número
de pacientes los siguientes:

 Mejoría de dolor y parestesias: abierta (98%), endoscópica (99%).


 Satisfacción con la técnica: abierta (84%), endoscópica (89%).
 Retorno más precoz al trabajo con la endoscopica.
 Tasa global de complicaciones de la endoscopica: 1.8% sobre unos 17.000 procedimientos (varía con las
diferentes técnicas).
 Lesiones nerviosas (rama cutánea palmar, rama motora tenar, nervios digitales comunes, nervio
mediano, nervio cubital) de endoscopica: 0.8%.