Está en la página 1de 51

La locura del "transgénero" actualmente promovida por los medios de comunicación

controlados como "la próxima frontera de los derechos civiles" es en realidad una
enfermedad mental y su promoción que está cooperando con trastornos mentales, ha
dicho el ex Jefe de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins.

El Dr. Paul R. McHugh, quien se encuentra actualmente como un Distinguido Profesor de


Psiquiatría en el hospital de fama mundial, también dijo que los cambios de sexo eran
"biológicamente imposible", y que los médicos que "promueven la cirugía de reasignación
sexual, están colaborando con la promoción de un trastorno mental".

Además, dijo, "la transexualidad es un trastorno mental que merece tratamiento" como la
sociedad también es tratada para otros trastornos mentales, y no debe ser atendido por
los medios de comunicación o la profesión médica en la forma en que lo es.

El Dr. McHugh, quien es el autor de seis libros y al menos 125 artículos médicos
revisadas por pares, hizo estas declaraciones en un artículo en el Wall Street Journal
titulado "Cirugía Transgénero no es la Solución", en la que explicó que la cirugía
transexual no es la solución para las personas que sufren un "trastorno de la suposición" -
la idea de que su masculinidad o feminidad es diferente a lo que la naturaleza les asigna
biológicamente.
En apoyo de su opinión, se refirió a un estudio reciente que mostró que la tasa de suicidio
entre las personas "transgénero", quienes se sometieron a cirugía de reasignación es
20 veces más alta que la tasa de suicidio entre las personas normales.

El Dr. McHugh señaló también estudios de la Universidad de Vanderbilt y la Clínica


Portman de Londres de los niños que habían expresado sentimientos transgénero
pero para los cuales, con el tiempo, el 70-80% habían "perdido espontáneamente
esos sentimientos" - dando a entender que mucha de esta "transexualidad" era, de
hecho, trenzado por adultos que proyectan estos sentimientos en los niños.

"Mientras que el gobierno de Obama, Hollywood y los principales medios de


comunicación como la revista Time promueven la transexualidad como normal", dijo el Dr.
McHugh, estos "los responsables políticos y los medios de comunicación están haciendo
ningún favor, ya sea para el público o el transgénero por el tratamiento de sus confusiones
como un derecho en la necesidad de defender en lugar de como un trastorno mental que
merece la comprensión, el tratamiento y la prevención".

"Esta intensamente sensación sentida de ser transgénero constituye un trastorno mental


en dos aspectos. La primera es que la idea de desalineación sexual es simplemente
equivocada - que no corresponde con la realidad física. La segunda es que puede
conducir a resultados psicológicos sombrías".

El trastorno de la persona transexual, dijo el Dr. McHugh, está en "suposición" de la


persona que son diferentes a la realidad física de su cuerpo, de su masculinidad o
feminidad, según lo asignado por la naturaleza.

Es un trastorno similar a una persona que sufre anorexia "peligrosamente delgada" que se
ve en el espejo y piensa que está con "sobrepeso", dijo el Dr. McHugh.
Este supuesto, el género de uno está sólo en la mente, independientemente de la realidad
anatómica, y ha llevado a algunas personas transexuales a presionar por la aceptación
social y la afirmación de su propia subjetiva "verdad personal", dijo el Dr. McHugh.

Como resultado, algunos estados - California, Nueva Jersey y Massachusetts - han


aprobado leyes que prohíben los psiquiatras", incluso con permiso de los padres, el
esfuerzo por restaurar los sentimientos naturales de género a un menor transgénero",
dijo.

Los defensores de los transexuales no quieren saber, dijo McHugh, que los estudios
muestran que entre el 70 y el 80% de los niños que expresan sentimientos transgénero
"espontáneamente pierden esos sentimientos" con el tiempo.

Además, para aquellos que se sometieron a cirugía de reasignación sexual, la mayoría


dijo que estaban "satisfechos" con la operación", pero sus posteriores ajustes
psicosociales no fueron mejores que aquellos que no tuvieron la cirugía."

"Y así en Hopkins dejamos de hacer la cirugía de reasignación de sexo, ya que desde la
producción de un "satisfecho", el paciente seguía preocupado y parecía una razón
insuficiente para amputar quirúrgicamente órganos normales," dijo el Dr. McHugh.
El ex jefe de Johns Hopkins de la psiquiatría también advirtió en contra de permitir o
fomentar determinados subgrupos de los transexuales, como los jóvenes "susceptibles a
la sugestión de "todo es normal" educación sexual "y" consejeros "de la diversidad de las
escuelas que, como "los líderes de culto, "pueden" animar a estos jóvenes a distanciarse
de sus familias y ofrecer asesoramiento sobre rebatir argumentos en contra de tener la
cirugía transexual".

El Dr. McHugh también informó que hay "médicos equivocados" quienes, trabajan con
niños muy pequeños que parecen imitar al sexo opuesto, administrando "hormonas de la
pubertad, retrasandolo para hacer cirugías de cambio de sexo posteriores menos oneroso
a pesar de que los fármacos frenan el crecimiento y el riesgo de los niños de causarles la
esterilidad".

Esta acción viene "cerca del abuso infantil", dijo el Dr. McHugh, dado que cerca del 80%
de esos niños "abandonan su confusión y crecen de forma natural en la vida adulta si no
se trata."

"Es biológicamente imposible el "cambio de sexo", dijo McHugh. "Las personas que se
someten a la cirugía de reasignación de sexo no cambian de hombre a mujer o viceversa.
Más bien, se convierten en hombres o mujeres masculinizadas o feminizadas. Afirmar que
esto es cuestión de los derechos civiles y fomentar la intervención quirúrgica es en
realidad para colaborar y promover un trastorno mental".

"Transgénero" es una enfermedad mental, y debe tratarse como tal: dice el ex jefe del
departamento de psiquiatría del hospital Johns Hopkins

Hopkins Medicine | Paul McHugh


Johns Hopkins Psychiatrist: Transgender is ‘Mental Disorder;' Sex Change ‘Biologically
Impossible’ | CNS News – Backup
Dos transexuales se arrepienten del "cambio de sexo"

Paul y Maritza, dos transexuales que se arrepintieron de cambiar su 'identidad'

Dos transexuales arrepentidos denuncian que la reasignación de sexo a menores “es un


experimento”

Ideología de género. Transexuales arrepentidos: "Usan a niños como ratones de


laboratorio"

Black Pigeon - Transexualidad : normalizando la enfermedad mental


¡Dejad a los niños en paz! (Desmontando la disforia de "género")

El día 31 de agosto salía a la luz una noticia en el Daily Mail británico con el siguiente
titular: “Niño de 4 años se convierte en el más joven de Australia en cambiar de
‘género’”(*). En ella, se relata la historia de un niño australiano que está pasando por el
procedimiento de cambio de “género” y se convertirá, así, en el australiano más joven en
someterse al proceso de reversión sexual. En el mismo artículo, se afirma que sólo diez
años atrás la cantidad de niños en la unidad de disforia de “género” del hospital Royal
Children era de uno. Diez años después, cuenta con 250 niños ingresados. Estamos
hablando de un aumento del 2500%. ¿Qué ha pasado en tan sólo diez años?

No es el objetivo de este texto buscar explicaciones al origen de la disforia de “género”,


término que fue acuñado por el psicólogo neocelandés John Money, de quien hablaremos
más adelante; ello nos llevaría demasiado lejos en esta investigación y preferimos
centrarnos en este trastorno, sus consecuencias y en la influencia que ejerce el lobby
LGTB en el adoctrinamiento de los niños.

El lobby LGTB: a por los niños

El 14 de julio de este mismo año, nos enterábamos, no sin asombro, de la nueva medida,
impulsada por el Partido Popular de Cristina Cifuentes en la comunidad, en relación al
colectivo LGTB. La noticia en cuestión nos informaba de que el pleno de la Asamblea
había aprobado, por unanimidad, la denominada Ley de protección integral contra la
discriminación por diversidad sexual y de género. La ley “contempla la obligación de
educar en la ideología de género en los colegios públicos y concertados, y por tanto
vulnera el derecho de las familias a decidir sobre la educación moral de sus
hijos”.Además, su artículo 34 obliga a todos los docentes a recibir ‘formación’ por parte de
las organizaciones LGTBI.
Sobra decir que el colectivo LGTB, tras una nueva victoria, acogió la medida con gran
entusiasmo. Para, Beatriz Gimeno, diputada de Podemos, esta ley es “’necesaria’, una
‘reivindicación histórica’, ‘redefine el marco de interpretación de la realidad’ del colectivo
LGTBI, del cual ha destacado su lucha ‘exitosa’ que comenzó en las calles ‘y ha logrado
cambiar los marcos de referencia’”.

Unos días más tarde, el 21 de julio, un artículo del diario La Gaceta nos informaba de que,
además de los concertados y los públicos, también los privados se verían obligados a
“incluir en los currículos y programas de todos los centros educativos, contenidos
pedagógicos para enseñar la diversidad sexual, es decir, los postulados de la ideología de
género”. Ya vamos acercándonos al punto central de este texto. Y es que, como ya había
ocurrido antes en Navarra y País Vasco, gracias a esta ley se les enseñará, a todos los
niños españoles, que “hay niñas con pene y niños con vulva”. Si eso no era suficiente, y
según el mismo artículo, los libros que se emplearán para poner en marcha esta ley, y que
serán realizados por el colectivo LGTB, “deberán evitar referirse a la heterosexualidad con
términos como ‘normal’ o ‘natural’.” Llegados a este punto, nos hacemos la siguiente
pregunta en lo que respecta al tema que nos promonemos abordar: ¿Existen “niñas con
pene y niños con vagina? ¿Qué es eso de la disforia de “género”?

La historia de John Money

Es el momento de volver sobre el personaje de John Money, el creador del término. El


doctor Money adaptó la transexualidad, término acuñado por Harry Benjamin, a la
ideología de género, ideología que acababa de despegar en las universidades europeas
y, más concretamente, estadounidenses, gracias a los millones de dólares que llovían
desde las principales fundaciones “filantrópicas” como la Rockefeller Brothers Fund o la
Ford Fundation. La disforia de “género” no es más que el nombre que se le ha dado a un
trastorno mental, más concretamente “un trastorno de la identidad sexual”, por el que un
hombre o una mujer no se sienten identificados con su sexo biológico. Al respecto, cabe
recordar que el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (más
conocido como DSM), en su cuarta versión, recoge la transexualidad como un trastorno
mental de carácter sexual. Fue en su quinta versión, en el DSM-V, donde pasó a llamarse
disforia de “género”. Por nuestra parte, pensamos que es sólo cuestión de tiempo que se
caiga del manual, debido a presiones políticas e ideológicas, como ocurrió con la
homosexualidad en 1973 y la primera versión del DSM; o como ocurrió con la OMS,
cuando eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales en 1990. Pero
vayamos a la historia de John Money y su paciente, David Reimer, que es la que nos
interesa.
“La traumática historia de David Reimer comienza el 22 de agosto de 1965. Ese día
nacieron en el hospital St. Boniface de Winnipeg (Canadá) dos gemelos, Bruce y Brian
Reimer, a los que tuvieron que realizar una circuncisión por un problema de fimosis. A los
siete meses, los pequeños fueron operados y, mientras realizaba la intervención, el
médico cometió una negligencia y a uno de los dos gemelos, Bruce, le quemó el pene
más allá de la reparación quirúrgica.” Fue esta negligencia la que brindó al doctor John
Money una oportunidad única para llevar a efecto la ideología de “género”, ideología que
sostiene que el “género”, a diferencia del sexo biológico, es un “constructo social y
cultural” y, por tanto, en base a esta teoría, sería posible “reconfigurar” el “género” de una
persona. El doctor John Money, que por aquel entonces se dedicaba a la “reasignación
sexual” en una clínica de la vanguardia de la cirugía transexual en el hospital Johns
Hopkins, tuvo una oportunidad única para poner en práctica sus teorías sobre el “género”.
Era “una oportunidad inigualable para Money de demostrar sus teorías, ya que tendría un
sujeto de control: Brian, con la misma carga genética que su hermano, pero que tendría
una orientación diferente”. El 3 de julio de 1967, Bruce se sometió a una castración
quirúrgica, al mismo tiempo que le moldearon una vagina. Los padres de los gemelos,
Janet y Ron, decidieron no contarles nada a sus hijos. Bruce se convirtió, de esta forma,
en la primera cobaya humana para probar las teorías del doctor Money. "'Yo puedo
proporcionaros una vagina, pero para que el cambio sea completo necesito vuestra
colaboración', fue la petición de Money a los jóvenes padres de Bruce".

Así pues, Bruce se convirtió en Brenda y el doctor Money, haciendo gala de su apellido,
se hizo muy rico y famoso con sus libros y sus seminarios en los que, supuestamente,
demostraba como válida su teoría sobre el “género”, gracias a ese regalo caído del cielo
llamado Bruce. Pero todo esto no era más que un espejismo. “La pequeña Brenda nunca
quiso ser una niña: cambiaba las muñecas que le regalaban por las peleas con sus
amigos e incluso intentaba orinar de pie en el baño. Los primeros años de colegio sólo
consiguieron empeorar la situación: sus compañeros se burlaban de la pequeña
llamándola ‘marimacho’ y ‘gorila’ por su comportamiento masculino.
Poco a poco, Brenda desarrolló conductas agresivas que dificultaron su educación. A los
11 años, intentó suicidarse al comenzar su tratamiento de estrógenos para que le
crecieran los pechos.” Asimismo, la ideología de “género” se extendía por toda la
sociedad. Para cuando Brenda llegó a la adolescencia, sufría depresión y se había
intentado suicidar al menos una vez. También tomaba estrógenos. Cuando el doctor
Money le instó a que se sometiera a otra cirugía, se negó rotundamente.

Bruce, ya convertida en Brenda, pasó un infierno durante su adolescencia e infancia,


como reconoció en numerosas ocasiones. En 1980, su padre decidió contarle la verdad;
Brenda, por su parte, intentar recuperar su sexo biológico y su identidad, por lo que lo
primero que hizo fue cambiarse de nombre: David, como ya se ha mencionado
anteriormente. “Se sometió a una faloplastia y se quitó los pechos que le habían crecido
gracias a las hormonas. Cuando cumplió 23 años, se casó”. La familia de David no tuvo
un destino muy diferente. Janet, su madre, sufrió varias depresiones. “Su padre Ron se
convirtió en un alcohólico. Su gemelo Brian abandonó los estudios y trató de suicidarse en
varias ocasiones hasta que lo consiguió en 2002.” Dos años después, con 38 años, David
haría lo mismo, dos años después de divorciarse de su mujer.

El caso más cruel en la historia de la psicología. David Reimer.

¿Es el sexo algo diferente al “género”?

La historia de David vio la luz en 1997. Fue el doctor Milton Diamond quien lo hizo, y ello
le ha convertido en uno de los casos más citados en la literatura psiquiátrica,
antropológica, biológica, etc. “Con la cooperación del Dr. H. Keith Sigmundson, que había
sido el psiquiatra director de Reimer, Diamond localizó al adulto Reimer y descubrió que la
reasignación de sexo de John Money había fracasado. Diamond fue el primero en alertar
a los médicos de que el modelo de tratamiento de niños con condiciones intersexuales
que proponía el caso de Reimer era defectuoso”.

De hecho, la literatura científica da la razón al doctor Diamond. “Precisamente, dos


trabajos presentados durante el transcurso del congreso de la Sociedad de
Endocrinología Pediátrica, celebrado en Boston (EE. UU.) en mayo de 2000, respaldan la
teoría contraria y determinan que ‘las evidencias científicas apoyan que la identidad de
género viene establecida por la biología por encima de la educación’. De hecho, tal y
como apunta William Reiner, psiquiatra y urólogo en el Centro Infantil Johns Hopkins
(Baltimore, EEUU), ‘los niños que han participado en la investigación han demostrado que
el género masculino se puede desarrollar no sólo con la ausencia de pene, sino también
cuando se extirpan los testículos’”.
El mismo doctor Diamond, en un estudio publicado en 2009 en la revista Elsevier, “Clinical
implications of the organizational and activational effects of hormones”, llegaba a
conclusiones parecidas: “Debido a las condiciones previas al nacimiento, los humanos
parecen estar predispuestos a los patrones sexuales de comportamiento, a la orientación
sexual y a la orientación de “género”. Ese “parece” se debe a que, en relación a los seres
humanos, no es posible modificar los parámetros de causa-efecto igual como se hace con
los animales, debido a motivos éticos.

El suicidio: lo que el lobby LGTB nunca te contará

El caso de David Reimer no fue un hecho aislado. De hecho, según un estudio realizado
conjuntamente por la American Foundation for Suicide Prevention y el Williams Institute de
la universidad de UCLA, que analizó los resultados de la Encuesta Nacional de
Discriminación Transexual, descubrió que el 41% de los estadounidenses que se
identifican como “transgénero” ha intentado suicidarse. Una cifra muy llamativa si la
comparamos con el 4.6% de la población general de EE. UU. Además, desde 2001 se han
realizado más de una docena de estudios que han encontrado resultados similares: una
alarmante tasa de suicidios para las personas transgénero.
La comunidad LGTB ha respondido a estos estudios afirmando que tan alta tasa de
suicidios se debe al estigma y a la discriminación social. Pero lo cierto es que la tasa es
mayor (50%) en aquellos que se declaran abiertamente como personas transgénero.
Además, el argumento que sostienen colectivos de feministas y LGTB, el de la
discriminación, no tiene sentido si uno tiene en cuenta las tasas de suicidio entre los
afroamericanos. En efecto, el Centro para el Control de Enfermedades de Atlanta así lo
confirma. En los últimos 15 años, la mayor tasa de suicidios se da entre los blancos,
siendo los afroamericanos los menos afectados por esta lacra social. Y esta alta tasa no
se da sólo entre las personas transexuales. Según el Youth Suicide Prevention Program,
más del 30% de la comunidad LGTB ha informado de algún intento de suicidio en el
último año, basándose en los datos de los años 2003-2007 del estado de Washington.

Por su parte, la Asociación Americana de Pediatría se ha pronunciado y ha sido muy


valiente. “Hace daño a los niños. En el informe, titulado La ideología de género hace daño
a los niños, la presidenta de la Asociación Americana de Pediatría, Michelle A. Cretella; su
vicepresidente y endocrinólogo pediátrico, Quentin Van Meter y el psiquiatra Paul
McHugh, llaman a los ‘educadores y legisladores’ a ‘rechazar todas las políticas que
condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o
quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto’ y defienden que ‘condicionar a los niños a
creer que es normal constituye un abuso infantil’.
Gender Ideology Harms Children | American College of Pediatricians
Asimismo, en dicho estudio, la Asociación Americana de Pediatría deja claro que el sexo
está definido biológicamente y no se debe a ningún “constructo social”. Por tanto, la
sexualidad humana se trata de “un rasgo biológico objetivo binario: XY y XX son
marcadores genéticos saludables, no los marcadores genéticos de un trastorno. La norma
del diseño humano es ser concebido como hombre o como mujer”. Al mismo tiempo,
señalan un hecho que es omitido por los colectivos feministas y LGTB. Y es que “los
bloqueadores hormonales para la reasignación de sexo necesitarán hormonas cruzadas
al final de la adolescencia…que se asocian con riesgos para la salud”.

Requisitos para ser considerado clínicamente transexual según la Asociación


Americana de Psiquiatría.

What Is Gender Dysphoria?

Para que te diagnostiquen disforia de género o "transexualidad" se deben cumplir al


menos dos de las siguientes condiciones:

1- Manifestar una marcada incongruencia entre el género


experimentado/expresado por uno mismo y sus características sexuales primarias
y/o secundarias

2- Un fuerte deseo de deshacerse de las características sexuales primarias y/o


secundarias

3- Un fuerte deseo por las características sexuales primarias y/o secundarias del
otro género

4- Un fuerte deseo de formar parte del otro género.

5- Un fuerte deseo de ser tratado como parte del otro género.

6- Una fuerte convicción de que uno tiene los típicos sentimientos y reacciones del
otro género.

Vamos, que son todo deseos y convicciones, es decir a una voluntariedad 100%
subjetiva.
American College of Pediatrics reaches decision: Transgenderism of children is child
abuse
Conclusión

Por nuestra parte lo tenemos claro y nos posicionamos del lado de la Asociación
Americana de Pediatría y de las evidencias científicas. La disforia de “género”, o
transexualidad, ha de considerarse una enfermedad mental, aunque sea transitoria. No
podemos darles la espalda a estas personas que no han elegido sufrir un trastorno de
identidad sexual. Ni podemos condenarlos a una vida de hormonación artificial y de
cirugías de reconstrucción genital, que acabará, con altas probabilidades, en un suicidio o,
en el mejor de los casos, en un intento por llevarlo a cabo. Además, consideramos que
tanto los partidos políticos que han defendido la aprobación de la denominada Ley de
protección integral contra la discriminación por diversidad sexual y de género, como las
asociaciones y colectivos que la han promovido y que con tanto entusiasmo la han
acogido, deberían estar entre rejas. Estamos hablando de personas que anteponen su
ideología, que como hemos visto tiene consecuencias mortales, a los hechos científicos.
Es a estas personas – en nuestra opinión se trata de enfermos mentales – a las que hay
que señalar y condenar, no a inocentes que sufren de un trastorno de identidad sexual
que no han elegido y que, de seguir las indicaciones de esta panda de psicópatas,
acabarían llevando una vida de sufrimiento, penurias y dolor. Y es que, si esto no fuera
poco, hablamos de personas que, en la mayoría de los casos (98% para los niños y 88%
para las niñas), y tras pasar la pubertad, acaban aceptando de forma natural su sexo
biológico.

Lo que pretende esta ley criminal es naturalizar y normalizar un trastorno que, como
vemos, no supone, ya en la edad adulta, ningún problema en la mayoría de los casos.
Pero es que, como ocurre con las muertes por violencia “machista”, estamos hablando de
un colectivo que vive de que se produzcan estas desgracias. Y en el caso de las personas
transexuales, anteponen sus privilegios y sus subvenciones a dar una salida saludable y
racional a estas personas. Son seres repugnantes y enfermos – hablamos del colectivo
LGTB y feminista, que nadie se confunda – y, repetimos, deberían estar entre rejas.
Por todo lo expuesto anteriormente, gritamos alto y claro: ¡Dejad a los niños en paz!

(*) Entrecomillaremos género siempre que esta palabra haga referencia al sexo biológico,
pues esta acepción no existe en la lengua española.

Fuentes:

Así destruye a la gente la ideología de género: la realidad estremecedora de su


inventor, John Money
Child starts gender transition before first day of kindergarten | Daily Mail Online
La Comunidad de Madrid obliga por ley a educar sobre la diversidad sexual en las
aulas
La Comunidad de Madrid aprueba la ley totalitaria LGTBI | La Gaceta
La Ley LGTB somete a los colegios privados y concertados al lobby gay | La
Gaceta
España, el país donde la homosexualidad es más aceptada | El Periódico
Contra la ofensiva de la "ideología de género": más ciencia, menos metáforas.
El Colegio Americano de Pediatras, en contra de la ideología de género
Un transexual: “El lobby LGTB manipula a los ninos para que cambien de sexo”
La investigación sobre David Reimer y la identidad de género: El sexo no es
un constructo social | Centro de Bioética
La guardería para niños «sin género» | ABC
'Cobayas humanas', origen de la ideología de género
Chelsea Manning and transgender suicide rates | Washington Times
Transgender people face alarmingly high risk of suicide | USA Today
David Reimer, el «niño cobaya» al que criaron como una mujer hasta los 15
años | ABC - Backup
David no aguantó ser Brenda | El Mundo - Backup
Milton Diamond | Wikipedia
Statistics about Youth Suicide | Youth Suicide Prevention Program
The Transgender Suicide Rate Isn’t Due To Discrimination | The Federalist
El Colegio Americano de Pediatras desacredita la ideología de género: «Hace daño
a los niños»
El drama de un "transexual" arrepentido
¿Es liberador cambiar de sexo? Una víctima cuenta lo que el movimiento
transgénero procura esconder
Estas son las estadísticas de la transexualidad que esconden Cifuentes y la
izquierda
«Por qué dejamos de hacer operaciones de cambio de sexo»: ciencia real contra
ideología de género
Why We stopped doing sex change operations
Transgender Surgery Isn't the Solution | The Wall Street Journal
La (((BBC))) emite serie para niños desde los 6 años que promueve tomar hormonas para
cambiar de sexo. El protagonista: un niño 'transexual'.

BBC’s Children Show ‘Just a Girl’ is About a Transgender Child Taking Hormone Blocking
Drugs | The Vigilant Citizen
BBC children's director says she is 'proud' of transgender programme aimed at children |
Telegraph
Does your child really need to know how 'Ben' became 'Amy'? Furious parents slam
'damaging' BBC sex change show aimed at six-year-olds | Daily Mail
Fox Comedy emitirá (en USA) una serie de un niño 'trans' de 6 años. En la publicidad le
muestran con una mordaza en la boca.

The Mick FOX Trailer #1


FOX Comedy Features 6yo 'Trans' Boy Wearing Bondage Gag
The Mick | IMDb
Peter Chernin – Wikipedia

UK: Piden a los doctores no usar la palabra "madre" para no ofender a los "transgénero"
Don't call pregnant patients 'mothers': Doctors are banned from using the word over fears
it will upset those who are transgender | Daily Mail
Obama obligaba por decreto a los médicos a hacer "cambios de sexo" a niños de lo
contrario se invalidaba su profesión:

Team Obama’s new low in the name of ‘trans rights’ | New York Post
"Hombres"

Hombres transexuales vuelven a menstruar por falta de un fármaco | El País


Niño "transgénero" deja de serlo cuando le quitan la custodia a su madre

Forced Transgender Boy Quickly Returns To Normal After Removal From Mother’s Care
Boy ‘living life entirely as a girl’ removed from mother's care by judge | The Guardian
Primera familia 'trans' de la historia: eran madre e hijo, ahora son 'padre e hija'

Infobae:

Eran madre e hijo. Ahora son padre e hija, luego de que ambos descubrieron ser
transgénero y decidieron modificar su sexo.

Cuando cumplió siete años, Corey, que hasta entonces había sido criado como un
niño, le dijo a sus padres que se sentía mujer. Desde entonces, su madre, Erica
Maison, comenzó a vestirla como niña y a los 14 años la ayudó para que
comenzara una terapia hormonal con inyecciones de estrógeno.

En ese proceso, la propia Erica, madre de seis hijos, comenzó a sentir que también
era tansgénero. Empezó entonces su proceso de transformación en hombre, Eric,
para lo que inició un tratamiento con testosterona y el mes próximo se hará una
cirugía para remover sus pechos.
Mediterráneo Digital
I Jornada sobre Transexualidad Infantil de Cuenca | Fundación Daniela
Twitter

Nota: La Open Society es propiedad de George Soros. Open Society | Twitter

Twitter – Backup

Instagram Open Society Foundations


Twitter - Backup

Twitter - Backup
El Gobierno valenciano pasa a la acción: formará a 450 profesores para imponer la
transexualidad

Bajo el título "Construyamos entornos seguros e intervengamos ante el acoso


escolar y la LGTBfobia", la consejería de Educación celebrará unas jornadas el
próximo 28 de enero que tratarán, entre otros contenidos, sobre diversidad sexual
e identidades de género.

El Gobierno de izquierda de la Comunidad Valenciana, presidido por Ximo Puig,


pasa a la acción. En su proyecto de imponer la transexualidad en las aulas,
permitiendo que vayan con falda los chicos que se sientan transgénero, va a
organizar unos cursos para adoctrinar a los docentes.

La Consejería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de la


Comunidad Valenciana organizará el próximo mes de enero las primeras
“jornadas de personas coordinadoras de igualdad y convivencia”, bajo el título
“Construyamos entornos seguros e intervengamos ante el acoso escolar y la
LGTBfobia”.

La jornada, que se celebrará el próximo 28 de enero, en la sala Nexus de


la Universidad Politécnica de Valencia, está dirigida a coordinadores de igualdad
y convivencia, equipos orientadores, equipos directivos, tutores y profesorado en
general.

[...]

En los cursos se explicará el nuevo protocolo de identidad de género en los centros


educativos

Acoso escolar y “LGTBfobia”

La jornada será inaugurada por el consejero de Educación, Vicent Marzà, y en ella


participarán como ponentes Joan Vaello Orts, psicopedagogo y profesor de la
UNED; Blanca Torregrosa Díaz y María del Carmen Ferrández Marco, inspectora y
asesora técnica de la Unidad de Atención e Intervención del PREVI; y José
Ignacio Pichardo Galán, profesor asociado en el Departamento de Antropología
Social de la Universidad Complutense de Madrid.

Por otra parte, entre los contenidos que se analizarán figuran recursos y
propuestas para el tratamiento de la diversidad sexual y de identidades de
género, así como recursos y propuestas de intervención ante el acoso escolar
y la “LGTBfobia”, con la aplicación del nuevo protocolo de identidad de
género en los centros educativos.

Del mismo modo, se abordarán diferentes protocolos de prevención e intervención


ante casos de violencia de género y acoso escolar; propuestas y recursos sobre
coeducación y para el tratamiento de la diversidad sexual y de identidades de
género; herramientas y recursos necesarios para realizar un análisis coeducativo
del proyecto del centro; y la elaboración de un proyecto de centro en clave de
igualdad.

Educación formará a 450 profesores para aplicar la ley de transexualidad | Levante EMV
Valencia obliga a dirigirse a los 'alumnos trans' por el nombre que ellos elijan
Actuall:

La chica danesa es la última producción de la industria del cine que hace un guiño
al lobby gay al describir la historia de un transexual en la Dinamarca de los años
20. Una cinta que que hace el juego a estos grupos de presión y que muestra una
historia que no se corresponde con la realidad de muchas personas que se han
operado para cambiar de sexo creyendo que así van a ser felices.

Que se lo cuenten Walter Heyer, un escritor y conferenciante estadounidense que


ha desmontado todos los mitos que aparecen en la película a través de su propia
experiencia, pues previamente él mismo había sido transexual.

Tras ver que operándose y haciéndose pasar por mujer tampoco conseguía ser
feliz dio marcha atrás y ahora ayuda a otras personas que se arrepienten de su
cambio de sexo.

En un artículo publicado en The Public Discourse y recogido por Religión en


Libertad explica las diferencias entre el idealismo en el que se basa la película y la
vida real. De este modo, Walter Heyer explica que la cinta “está llena de
sentimentalismo ñoño y pegajoso, planeada para convencer a los
heterosexuales ‘homofóbicos’ y ‘transfóbicos’ de la dolorosa búsqueda que
hace una persona transgénero es realmente una búsqueda sana y valiente para
abrazar su verdadero yo”.

Walter Heyer: “La película es poco más que un instrumento de venta de


ideología LGTB”
Los problemas psicológicos no han sido tratados

Desde su experiencia, La chica danesa, “al final es poco más que un instrumento
de venta de ideología LGTB”. Y aunque Heyer recuerda que estas personas sufren,
la película no menciona que “los pacientes transgénero siguen sufriendo
después de la cirugía, porque sus problemas psicológicos no han sido
tratados”.

El protagonista de la película se enamora de su imagen como mujer cuando se


disfraza pero el autor del artículo afirma que “esto no es transexualismo, sino
fetichismo sexual”. Es más, explica que el término médico es autoginofilia por el
que cambia el amor a su esposa por el amor a su propia imagen como mujer.

Walter Heyer habla de los paralelismos que existen entre su vida y el protagonista
remontándose a su propia infancia. Habla así de un beso de un amigo y sobre todo
del hecho de que su abuela le vistiera en secreto como a una niña desde que tenía
cuatro años. “Me hacía vestidos y me decía lo ‘bonita’ que estaba cuando me
los ponía para ella”, recuerda el autor.

Tras operarse, pasado el tiempo, descubrió que “vivir como una mujer no me daba
la paz”

Años más tarde se casó con una mujer, al igual que el protagonista del filme. Pero
continuó con disfrazándose de chica. “Me vestía de mujer en secreto y con el
tiempo empecé a salir vestido de mujer”, recuerda y añadía que pronto fue a más
hasta que dijo que ya no era Walter sino Laura. Y el último paso fue someterse a
una operación quirúrgica.

Hasta ahí todo sucedió igual que en La chica danesa. Es a partir de ese momento
cuando difiere totalmente su experiencia vital de la de la película. Durante ocho
años vivió como un transexual pero afirma que “con el tiempo descubrí que vivir
como una mujer no me daba la paz”.

Walter Heyer tras la operación de 'cambio de sexo' (izquierda) y tras abandonar la


transexualidad (derecha)
Seguía buscando esa tranquilidad que no había conseguido con la operación y
buscaba respuestas desesperadamente. Aunque le habían dicho que sería feliz,
Walter sólo notaba la desesperación. “Hasta que tomé la decisión de dejar de vivir
como Laura y hacer todo lo posible para volver a ser Walt no hallé la paz. Estar
abierto a la posibilidad de volver a ser un hombre cambió todo”, afirma ahora
el autor del artículo.

Detrás de un trastorno suele haber más

Heyer fue diagnosticado y pronto comenzó a ser tratado. “A medida que seguía el
tratamiento para mi trastorno disociativo, mis deseos de ser una mujer se fueron
debilitando hasta que desaparecieron por completo”, sentencia.

Las personas transexuales “no nacen así; evolucionan a partir de experiencias que
modelan sus emociones y deseos”

En su opinión, los realizadores de la película intentan vender la “popular idea” de


que en el interior del protagonista “había una chica atrapada desde siempre”. En
este punto, Walter se muestra muy contundente y pide a los espectadores no
dejarse engañar por el “argumento comercial”.

“Observad bien y veréis una serie de trastornos mentales mal interpretados y


sin diagnosticar”, afirma. Y Heyer añade que “las personas transgénero no nacen
así; evolucionan a partir de experiencias que modelan sus emociones y deseos”.

Las causas de las altas tasas de suicidio

Además, este hombre informa que “más de un 60% de los pacientes con
disforia de género sufren por la existencia de trastornos comórbidos (varios
trastornos diferentes), entre los que se incluyen disociación, fetichismo sexual
como la autoginofilia y trastornos del comportamiento como la depresión”.

Una encuesta de 2011 revelaba que el 41% de los transexuales había intentado
suicidarse al menos una vez en su vida

En este punto asegura que “casi todos los casos podrían resolverse sin
intervención quirúrgica si los pacientes recibieran el tratamiento adecuado, que
incluye psicoterapia y medicación”.

Por último, Walter Heyer manda un mensaje al lobby LGTB: “Aunque sus
intenciones sean buenas, muchos activistas en favor de la aceptación del
transgénero están evitando, en realidad, que las personas transgénero reciban
la ayuda que necesitan”.

Y acaba asegurando que “debido a la falta de tratamiento adecuado de los


trastornos mentales, es muy probable que los altos índices de suicidio entre
las personas transgénero continúen”. En una encuesta de 2011 se mostró que
el 41% de los transexuales declararon haber intentando suicidarse al menos una
vez.
Campaña del lobby LGTB: ‘Niñas con pene y niños con vulva’ en las marquesinas del
País Vasco y Navarra

El Correo:

La asociación Chrysallis Euskal Herria pone en marcha una campaña en las


marquesinas para visibilizar la realidad de los menores transexuales.

[...]

La campaña, puesta también en marcha en Vitoria, San Sebastián y Pamplona, ha


sido financiada por un alto cargo del mundo de las finanzas de Nueva York
que decidió donar 30.000 dólares tras leer un reportaje sobre la asociación.

Campaña del lobby LGTB: ‘Niñas con pene y niños con vulva’ en las marquesinas del
País Vasco y Navarra
'Niñas con pene y niños con vulva', la nueva campaña en marquesinas de Navarra y País
Vasco de concienciación sobre la transexualidad | Antena 3
Ahora Información:

Numerosas marquesinas de Pamplona han aparecido rotas en la mañana de


hoy como respuesta contundente a la campaña que publicitaba la transexualidad
infantil bajo el lema: “Hay niñas con pene y niños con vulva”. También en
Vitoria los vecinos han dejado constancia de su malestar como ilustra la imagen
que publicamos.

En los últimos días se han visto en varios puntos de Vascongadas y Navarra (área
de difusión de la campaña) pintadas y carteles como reacción a esta última vuelta
de tuerca de la ideología de género. Hoy la propaganda de “Chrystallis Euskal
Herria” ha sido retirada de las marquesinas, al menos por el momento. La
empresa que gestiona los espacios publicitarios ha decidido retirarlos.
Según se informa en las redes sociales y en los medios locales, en Pamplona y
otras localidades se han llevado a cabo numerosas acciones espontáneas de
protesta. Algunas de ellas tenían los siguientes lemas:

• “Mi hijo decide su sexo, pero quiere ser Superman”


• “Mi hija (10 años) decide su sexo, pero quiere un unicornio”
• “Mi hija de 10 años decide su sexo pero quiere vivir en las barracas”
• “#SoloSonNiños”
• “Kanpora” (fuera en vasco)

La campaña de la mencionada asociación busca “normalizar” la transexualidad en


los niños, en contradicción con la Asociación de Pediatría Americana que identifica
cambio de sexo con abuso infantil.

La reacción de las familias borra la campaña LGTB por la transexualidad infantil


Antena 3

Noa "niña trangénero" de 3 años en Aragón.

La historia de Noa, una niña transexual de tres años | Noticias de Aragón en Heraldo.es
Niños de tan sólo cuatro años están recibiendo lecciones sobre "transgénero" que
les animan a explorar sus 'identidades de género'

Niños de tan sólo 4 años reciben lecciones de activistas "transgénero" – incluyendo


un 'hombre' que reveló en a las clases de la escuela primaria que 'él' es un 'hombre
trans' y fue 'asignado mujer' cuando nació.

Children as young as FOUR being given transgender lessons which encourage them to
explore their 'gender identities' | Daily Mail
"Género fluido" promovido entre niños de tan sólo 3 años, los educadores aún
quieren ir más lejos.

Gender Fluidity Promoted To Children As Young As Three, Educators Still Want To Go


Further

La Gender Identity Research and Education Society (GIRES) quiere que los
niños de todas las edades se introduzcan a las cuestiones transgénero y ha
producido una serie de materiales didácticos para el aula para lograr este
objetivo.
Para los niños de 3 a 6 años, recomienda la serie Penguin Land, la cual presenta
dibujos animados de pingüinos diciendo cosas como "No podemos decir siempre si
eres un chico o una chica. Puedes contarnoslo después, y cambiaremos tu
nombre"

En otro libro, un pingüino cuenta a su amigo: "Les contaremos que eres Sally y
nuca fuiste realmente John!"

La noticia también comenta que los casos de niños "trans" están aumentando
rápidamente (me pregunto el motivo de esto).

Niños de tan sólo 4 años han sido han sido preguntados para elegir que género son
antes de empezar la escuela – con la opción de ser algo diferente a niño o niña.

Now children as young as FOUR are asked to choose what gender they are before they
start school - with the option of being something other than male or female | Daily Mail
Grupos (((conservadores))) judíos se unen a una coalición interreligiosa para los derechos
de los transgénero

Conservative Jewish Groups Join Interfaith Coalition For Transgender Rights


Twitter – Backup

"Una narrativa falsa ha arraigado en América Latina que está amenazando los derechos
de las personas LGBTI y las mujeres."
Chrysallis: "los libros de texto dicen lo mismo que Hazte Oír"

“Los libros enseñan que los niños tienen pene y las niñas vulva, como dice
HazteOir”, afirma la presidenta de la asociación Chrysallis, de la que son parte.

“Desde que vas a la primera ecografía en función del sexo que te dicen te
creas una serie de expectativas, construyes el mundo de esa futura persona”,
explica su padre, Fernando Ramón. La familia al completo –formada por un
matrimonio, dos hermanas y Pau– ha tenido que deconstruir lo que les inocularon
desde pequeños: “que el género está entre las piernas”. “Las violencias cotidianas
machacan más que una campaña de HazteOir, aunque estén menos publicitadas”,
dice.

Pau ha cambiado su nombre y espera poder hacer una rectificación registral del
sexo, aunque a los menores no les está permitido hasta cumplir los 18 años. “Ligar
la transexualidad a la mayoría de edad está relacionado con una cultura
adultocéntrica donde los niños no tienen derechos y no se les respeta.

“Solo hace falta mirar los libros de texto de los coles. ¿Qué estamos enseñando a
nuestros hijos? Les enseñamos desde pequeños que los niños tienen pene y
las niñas vulva, como dice HazteOir”, recuerda Natalia, que lo ha vivido con su
hijo en primera persona.

La violencia cotidiana contra niños trans como mi hijo machaca más que el autobús de
HazteOir | Chrysallis
"La violencia cotidiana contra niños trans como mi hijo machaca más que el autobús de
HazteOir" | Eldiario.es
Con cinco años Kayla lo tiene claro: “¡Soy una niña trans!” | Noticias Cuatro

Manipulación infantil LGTBI

-¿Qué eres? Una niña...


-¡Trans!
-¿Estás contenta siendo una niña trans?
-¡Sí!
-¿Qué significa eso?
-No sé.
El primer cuento de hadas transgénero | Yorokobu

Suecia: el número de niños que quiere "cambiar de sexo" se dobla cada año.
Number of children wanting to become opposite sex doubling each year in Sweden, say
doctors | RT
Number of Swedish Children Wanting to Change Gender Doubling Each Year
Transutredningar bland unga ökar med 100 procent – varje år | Aftonbladet
Netflix elimina un fragmento de un programa de los 90 por decir que los
cromosomas determinan si eres hombre o mujer.

The Independent

El peligroso auge de la biofobia en Occidente vuelve a causar un gran revuelo


internacional. Esta vez, la empresa estadounidense Netflix ha eliminado un segmento
de un episodio de 1996 de la serie protagonizada por Bill Nye, en el que se atribuye el
sexo biológico a los cromosomas.

Crónica Global:

En la emisión original del episodio, titulado Probabilidad, aparecía un joven


explicando qué es lo que hace que nazcas hombre o mujer. “Soy una chica.
Podría haber sido fácilmente un niño, ya que la probabilidad de convertirse
en una niña es siempre 1 de 2”, dice una joven en el programa. “Mira, dentro de
cada una de nuestras células están estas cosas llamadas cromosomas, y controlan
si nos convertimos en un niño o una niña”.

“Tu madre tiene dos cromosomas X en todas sus células, y tu padre tiene un
cromosoma X y un cromosoma Y en cada una de sus células. Antes de que
nazcas, tu madre te da uno de sus cromosomas, y tu papá te da uno de los suyos.
Mamá siempre te da una X, y si papá te da una X, también, entonces te conviertes
en una chica. Pero si él le da su Y, entonces usted se convierte en un niño.
El siguiente paso de la agenda LGTB: el sexo biológico también es ‘construcción social’

La activista Riley J. Dennis destroza la biología en siete minutos con afirmaciones


como que los cromosomas no sirven para nada.

Trans women are not "biologically male" | Riley J. Dennis

Twitter - Backup