Está en la página 1de 5

CLAVEL NEGRO

Este filme muestra una posibilidad, una ventana hacia algo que no suele suceder:
los derechos humanos al servicio de la gente, aún bajo el fuego militar, sin
importar si se está obedeciendo la investidura diplomática, sino por la simple y
llana razón de ser humano y protestar contra una injusticia nutrida de muchas
más. Harald Edelstam el héroe contemporáneo quien dio asilo a más de 500
perseguidos políticos chilenos y salvo a 40 uruguayos de ser fusilados en el
Estadio Nacional, le salvó la vida a más de mil personas abriendo las puertas de la
Embajada de Suecia y asumiendo la representación de los intereses diplomáticos
de Cuba -país con el cual la dictadura militar rompe relaciones- dedicando días y
noches en salvar vidas y darles refugio en ambas sedes diplomáticas, al tiempo de
convencer y presionar a otros colegas del cuerpo diplomático extranjero de la
necesidad de que también abrieran sus embajadas para refugiar a más personas
en peligro de vida. nos muestra la cara de un héroe de la vida real, una persona
capaz de poner en primer plano los intereses de los demás por encima del propio,
Herald Edelstam fue una figura digna de reconocimiento y gratitud para más de un
país, durante el Golpe de Estado en Chile se violaron importantes garantías
individuales, se antepuso los intereses políticos por encima del bienestar del
pueblo todo a causa del miedo que les causaba el socialismo de Salvador Allende,
sembrando terror en la sociedad tras la ola de asesinatos que se desataron contra
todos aquellos que se interpusieran en el Golpe de Estado, el uso de la fuerza
militar como sistema de opresión social provocando dictaduras militares (Augusto
Pinochet ). En este filme podemos observar las dos caras de la humanidad por un
lado un gobierno que utiliza el miedo y la violencia para generar un cambio interno
dentro de sus propios intereses y por el otro lado una persona en contra de un
gobierno, una persona llena de convicción, valentía y amor por sus semejantes
una persona que es capaz de poner por encima de sí mismo sus intereses y
seguridad por salvaguardar la vida de los demás, una persona que siembra la
esperanza de un cambio en la humanidad pensando en sus semejantes de esta
manera Harald Edelstam se convierte en el líder del activismo social, cuya presea
la cual lleva su apellido se le otorga a aquellas personas que guiadas por la labor
social son capaces de generar un cambio. En México aún existen héroes y
heroínas del día a día, como la activista mexicana Alejandra Ancheita quien fue
galardonada con el premio Martin Ennals, una distinción con la que la comunidad
internacional de derechos humanos reconoce a personas que han realizado un
notable trabajo en este ámbito y que han asumido riesgos considerables por ello.
La galardonada es fundadora y directora de ProDESC, una organización no
gubernamental que trabaja para proteger a los inmigrantes y comunidades
indígenas frente a compañías que explotan los recursos mineros o energéticos
localizados en sus tierras en México.
Algunos valores observados durante el filme fueron el heroísmo el cual fue
demostrado a lo largo del filme por Harald Edelstam quien es una muestra clara de
que aun existen personas que pueden demostrar el poder del humanismo y el
raciocinio a favor de la humanidad, Harald Edelstam demostró el liderazgo siendo
un líder nato al escuchar a su grupo y siendo autócrata para tomar decisiones,
dirigió a cientos de personas y sobre todo tuvo la inteligencia de saberse dirigir a si
mismo frente a las adversidades, sin duda alguna para lograr hacer la labor
humanitaria que llevo a cabo se necesitó de suma valentía para poder enfrentarse
frente a un gobierno, siendo inquebrantable, Harald demostró ser una persona con
convicción quien tenía la seguridad y la confianza puesta en garantizar los
derechos de los demás, la empatía siempre estuvo presente supo ponerse en los
zapatos de los demás y velar por sus intereses aun cuando estos le condujeron
problemas tales como ser nombrado “persona no grata” para Chile, el egoísmo
fue la mejor representación de Chile en su dictadura militar pasando por encima
de los derechos humanos de su pueblo a costa de su bienestar.

Entre los años 1960 a inicios de los 90, casi, en todos los países de América
Latina, el terror, la violencia y el miedo fue la política impuesta por las dictaduras
militares. Los pueblos; los líderes de las organizaciones sociales, políticas,
sindicales, estudiantiles, indígenas y campesinas se constituyeron en el blanco
permanente de las fuerzas militares y paramilitares quienes al dividir al país de
manera maniquea entre los que están con el régimen y los que no están con él. A
estos últimos se les equipara a subversivos o cómplices de la subversión, y en la
larga lista de sospechosos quedan inscritos, automáticamente, sindicatos,
agremiaciones campesinas, intelectuales y estudiantes. La prensa es sometida a
una estricta censura. Los militares se convierten en una casta de poder. De esta
manera, las dictaduras se constituyeron en la necesidad de las clases dominantes
para apagar la llama de la lucha social que permitió un crecimiento de las
organizaciones sociales y populares luego del triunfo de la revolución cubana.

Todos los días los mexicanos nos encontramos inmersos en una gran cantidad de
desigualdades, injusticia e impunidad. La mayoría de los mexicanos presentamos
los mismos síntomas estamos enfermos y dolidos por una sociedad que no hace
más que pasarse la “bolita” de unos a otros sin poder concluir en la raíz del
problema, en los periódicos día a día puedo observar como desaparecen activistas
sociales, personas a las cuales se les ha cerrado la boca tirándolas en un
basurero o descuartizándolas, siento que mi México adolece, sufre y con él toda
la sociedad y en particular la persona que escribe esto.

El gobierno está a expensas de la sociedad, sin sociedad no hay gobierno y creo


que es una de las cosas que hemos estado ignorando por mucho tiempo, no
podemos estarnos pasando responsabilidades de unos a otros o de generaciones
en generaciones, en particular México es un país víctima de su propia historia, que
más que aprender de ella toma temor de ella, de que “pase lo mismo”, de “que
estemos peor como cuando gobernó…”, a los mexicanos no les ha quedado claro
su papel en la sociedad, tenemos el gobierno que aceptamos, el gobierno que
merecemos por no atrevernos a alzar la voz, por vivir bajo miedo, por estar a
expensas de los demás, por no ser capaces de hacer frente a nuestra
responsabilidad y más allá de culpabilizarnos o victimizarnos ponernos a actuar
dejar de tomar el papel de víctima y pensar que estamos haciendo y que
podríamos hacer en pro de nuestro país, solo la sociedad tiene el poder para
cambiar el gobierno.

Las temáticas pueden incidir en cualquier área de la ida donde se requiera abordar
en todo momento necesitamos más personas motivadas por esta labor humanista
y menos cegadas por el egocentrismo.

https://egoteca.wordpress.com/2007/08/12/el-clavel-negro/

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=55593

https://lalineadefuego.info/2013/05/21/gobiernos-autoritarios-violencia-miedo-y-
terror-por-victor-hugo-vinueza/

http://www.jornada.unam.mx/2011/10/30/sem-xabier.html

https://lasillarota.com/opinion/columnas/que-dificil-ser-activista-social-en-
mexico/84453

https://expansion.mx/nacional/2014/10/07/un-activista-mexicana-gana-el-premio-
nobel-de-derechos-humanos
En México y en general en el mundo existen muchísimas personas quienes al
igual que Harald Edelstam apuestan por la labor social y la protección de las
garantías individuales de sus semejantes,
https://lalineadefuego.info/2013/05/21/gobiernos-autoritarios-violencia-miedo-y-
terror-por-victor-hugo-vinueza/

Intereses relacionados