Está en la página 1de 31

Pérdida y extinción

del hábitat en los puntos


críticos de la biodiversidad
THOMAS M. BROOKS, * †† RUSSELL A.
MITTERMEIER,
† CRISTINA SOL. MITTERMEIER,
† GUSTAVO A. SEGUNDO. DA FONSECA, *
ANTONIO SEGUNDO. RYLANDS,
* WILLIAM R. KONSTANT, † CENTAVO FLICK,
* J OHN PEREGRINO,* SARA CAMPO
VIEJO,‡ Georgina MAGIN, ‡
Y CRAIG HILTON-TAYLOR§
* Centro de Ciencias de la Biodiversidad Aplicadas, Conservation International, 1919 M Street NW, Suite 600,
Washington,
DC 20036, EE.UU.
† Conservation International, 1919 M Street NW, Suite 600, Washington, DC 20036, EE. UU.
‡ Fauna y Flora Internacional, Great Eastern House, Tenison Road, Cambridge CB1 2DT, Reino Unido
Programa de la Lista Red, Unión Mundial para la Naturaleza, Comisión de Supervivencia
de Especies, 219c Huntingdon Road, Cambridge CB3 0DL, Reino Unido

Resumen: Casi la mitad de las especies de plantas vasculares del mundo y un tercio de los
vertebrados terrestres son endémicas a 25 “puntos calientes” de biodiversidad, cada uno de los
cuales tiene al menos 1500 especies de plantas endémicas. Ninguno de estos puntos de acceso tiene
más de un tercio de su hábitat prístino restante. Históricamente, cubrieron el 12% de la superficie
de la tierra, pero hoy en día su hábitat intacto cubre solo el 1.4% de la tierra. Como resultado de
esta pérdida de hábitat, esperamos que muchas de las endemias del hotspot se hayan extinguido o,
debido a que gran parte de la pérdida de hábitat es reciente, estén en peligro de
extinción. Utilizamos las Listas Rojas de la Unión Mundial para la Naturaleza [UICN] para
probar esta expectativa. En general, entre la mitad y las dos terceras partes de todas las plantas
amenazadas y el 57% de todos los vertebrados terrestres amenazados son endémicos. Para aves y
mamíferos, en general, predicciones de extinción en lospuntos de acceso. basado en la pérdida de
hábitat, un número de especies de especies juzgadas independientemente extinguidas o
amenazadas. En dos clases de puntos de acceso el partido no es tan cercano. En las islas oceánicas,
la pérdida de hábitat subestima la extinción porque las especies introducidas tienen más
extinciones que las causadas por la pérdida de hábitat en estas islas. A la inversa, en los grandes
puntos de acceso, la pérdida de hábitat sobreestima la extinción, lo que sugiere una dependencia
de escala (este efecto también es evidente para las plantas). Para los reptiles, los anfibios y las
plantas, muchas de las pocas especies endémicas del hotspot se consideran amenazadas o ex- Tinto
de lo que cabría esperar basado en la pérdida de hábitat. Sin embargo, este desajuste es pequeño
en los puntos de acceso templados, lo que sugiere que muchas especies endémicas amenazadas en
los puntos de acceso tropicales poco conocidos todavía no se han incluido en las Listas Rojas de la
UICN. Luego preguntamos en qué puntos críticos las consecuencias de una mayor pérdida de
hábitat (ya sea absoluta o dada las tasas actuales de deforestación) serían las más graves. Nuestros
resultados sugieren que el arco oriental y los bosques costeros de Tanzania-Kenia, Filipinas y
Polinesia-Micronesia pueden permitirse el lujo de perder más hábitat y que, si continúan las tasas
actuales de deforestación, el Caribe, los Andes tropicales, Filipinas, América del Sur, Sundaland,
Indo-Birmania, Madagascar, y Choc ó – Darién – Ecuador occidental perderán la mayoría de las
especies en la cerca futuro. Sin urgente conservación intervención, nosotros cara masa extincione
s en la Puntos calientes.

Pérdida de Hábitat y Extinciones en Áreas para la Biodiversidad


Resumen: Casi la mitad del total de las plantas vasculares del mundo y el tercio de los vertebrados
terrestres son endémicos en 25 "áreas de trabajo" para la biodiversidad, cada una de las cuales
tiene por lo menos 1500 especies de plantas endémicas.En ninguno de estos sitios hay más de un
tercio de su hábitat
prístino. Históricamente cubrían 12% Delaware la superficie terrestre pero en la actualidad su h
abitat intacto cubre solo 1.4%
del terreno Como resultado Delaware esta pérdida Delawarehabitat esperamos What tanto
como Delaware las especies endémicas una es-

†† correo electrónico t.brooks@conservation.org


Papel presentado diciembre 12, 2000; revisado manuscrito aceptado septiembre 26, 2001.

909

Biología de la conservación, páginas 909–923, volumen 16, n.º 4, agosto de 2002

tos sitios están extintas o - porque la pérdida Delaware habitat es reciente - se encontrar amenaz
adas Delaware extinción. Utilizamos Listas Rojas Delaware UICN paraca comprobar esta predic
ción. En general, entre la mitad y dos tercios de las plantas amenazadas y el 57% de los
vertebrados terrestres amenazados son endémicos de áreas para la biodiversidad. Para las aves y
los animales en general, las predicciones de la extinción en las áreas para la biodiversidad, las
bases en el lugar de trabajo, la coincidencia con el número de especies consideradas extintas o
amenazadas independientemente. En dos clases de áreas para la biodiversidad, la
coincidencia. no es muy grande En islas oceánicas, la pérdida Delaware habitat subestima laex ti
nción porque las Las especies introducidas han sido más extinciones que las producidas por la
reducción del hábitat. Por lo contrario, la pérdida de hábitat sobrestima la extinción en áreas para
la biodiversidad extensiva, lo que se refiere a unadependencia de escalada. Para reptiles, anfibios
y plantas mucho menos especies endémicas son consideradas amenazadas o extintas por pérdida
de hábitat. Sin embargo, esta discordancia es pequeña en las áreas se refiere a la biodiversidad en
las zonas templadas, se encuentra en las áreas endémicas, amenazadas en las pocas
áreas. Posteriormente nos pregun- mos en qué áreas se publicarán más de
cerca. habitat (absoluta o estafa las tasas actuales Delaware deforestación). Nuestros resultadost
ener en cuenta What el Arco Colombia y los Bosques Costeros de Tanzania / Kenia, Filipinas,
Polinesia / Micronesia no pueden tener mayúsculas y minúsculas y si continúan las deforestación
actuales, el Caribe, Andes Tropicales, Filipinas, Mesoamérica, Sundaland, Indo-
Birmania, Madagascar y Chocó / Darién /
Ecuador Occidental perderán más especialidades en el futuro Pecado acciones urgentes Delawar
e conservación habrá extinciones masivas en las áreas críticas para la biodiversidad.
Introducción
Cuatro principios generales se combinan para presentar uno de los mayores desafíos para la
conservación. Primero, la mayoría de las especies
tienen pequeña distancia tamaños relativo a la media distancia tamaño, incrementando su probabilidad de
extinción solo por casualidad (Gaston 1994). En segundo lugar, las especies con rangos
pequeños también tienden a ser escasos dentro de esos rangos (Brown 1984), por lo que su
probabilidad de extinción se incrementa en dos aspectos. En tercer lugar, los mechanis consistentes ms que
subyacen a la evolu- ción de pequeña distancia (Fjeldså Y Lovett 1997) media ese la mayoría de estas
especies co-ocurren. Stattersfield et al. (1998) lo demostraron convincentemente para las aves.Finalmente, la
mayoría de estas áreas. de co-ocurrencia de especies con pequeña Los
rangos, llamados centros de endemismo, están desproporcionadamente amenazados por la actividad humana
(Cincotta et al. 2000). Myers et al. (2000) cuantificadoesta. Veinticinco biogeográficamente los "puntos
calientes" distintivos tienen cada uno un 0,5% o más de la flora mundial completamente restringida a sus
límites y ya han perdido el 70% o más de su extensión geográfica original. Los puntos de acceso son, por lo
tanto, irremplazables y vulnerables ( Margules y Pressey 2000). En combinación, estos puntos de acceso
contienen la totalidad de los rangos del 44% de las plantas del mundo y el 35% de los vertebrados
terrestres en solo el 1,4% de El área de tierra. La naturaleza ha puesto muchos de sus huevos en algunos
cimientos , y estamos en peligro de dejarlos caer incluso.
Dónde son estas ¿Puntos
calientes? Nosotros trazado la ibution distr y relativo densidades de endemismos a través de la 25 puntos de
acceso como presentado por Myers et Alabama. (2000) ( Higo. 1). Nosotros no
puede simplemente asignarnúmeros de especies endémicas, porque los puntos de acceso (y países) son
de diferentes tamaños y áreas más grandes tender a sostener Más endemias Además, esta re-

la relación no es lineal; probablemente es una función de potencia (Harte y Kinzig 1997). Por lo tanto,
calculamos el área al trazar números de endemias contra el área de punto de acceso original, ajustando una
función de potencia y tomando residencias sobre esta línea (Balmford y Long, 1995). Estos residuos
representan la densidad relativa de las endemias, que trazamos en el mapa. Los residuos son
cualitativamente similares si se basan en el área de punto de acceso restante. La mayoría (15) de los puntos
de acceso albergan predominantemente bosques tropicales; Cinco contienen vegetación de tipo
mediterráneo, tres bosques templados, un bosque seco tropical (Cerrado de Brasil) y un semidesértico
(Karoo suculento).
En vista de estos enormes concentraciones de especies de pequeño a distancia en lugares donde la
mayoría hábitat natural ya ha sido despejado, esperamos que muchos de demias el punto de acceso en- se
han extinguido (Pimm et al., 1995).La pérdida de hábitat predice con exactitud la pérdida de
especies en regiones donde la pérdida de hábitat ocurrió hace mucho tiempo (Dial 1994; Pimm y Askins
1995). Sin embargo, existe un intervalo de tiempo entre la pérdida de hábitat y la pérdida de especies
(Brooks et al. 1999 a ). Para los taxones bien conocidos, se puede detectar
este retraso en la forma de disminución de la población hacia la extinción . Dicha información se compila
en vación del Mundial
Con ser- Unión(UICN) rojo Datos libros (Baillie Y Novio- puente 1996; Walter y Gillett 1998). El acto
mismo de la inclusión de un taxón como amenazado debería estimular las medidas de conser- vación de
adelantarse a su declinación a la extinción (COL-lar 1996). Sin embargo, para bo º aves y mamíferos, la
proporción de la deforestación en el sudeste de Asia, tanto
insular (Magsalay et al 1995;.. Brooks et al 1997, 1999 b) y bosque atlántico de
Brasil (Brooks y Balmford 1996; Brooks et al.1999 c ; Grelle et al. 1999) consistentemente pre-
Figura 1. (una) Distribución de endémico plantas a través de la Puntos
calientes (Myers et Alabama. 2000) con zona factorizado afuera por trazar números de endemismos en
contra zona, adecuado una poder función, y tomando derechos residuales de
autor (representando relativo densidades de demócrata plantas) acerca
de esta línea (Balmford Y Largo 1995) (escala de seis igual intervalos de 3000, con la más
oscuro rojos representando derechos residuales de autor de 10,500 a 14.500 y la más
ligero - 3500 a - 1500). (segundo) Distribución de endémico vertebrados a través del Puntos
calientes (Myers et Alabama. 2000), con zona factorizado afuera como encima (escala de seis igual intervalos
de 300, con la más oscuro rojos que representan1150 a 1450 y la más
ligero - 350 a - 50). Números referencia la Puntos calientes como listado en la apéndices
Dicta el número de especies amenazadas. Esto sugiere que es probable que ocurran extinciones en ausencia
de esfuerzos de conservación concertados.
Nosotros probado esta expectativa para la 25 global Puntos
calientes. Específicamente, nosotros predicho cómo muchos endémico especies esperamos que perder con
cada punto de acceso dada la magnitud de la destrucción del
hábitat hasta lafecha. Por último, comparamos estas predicciones con números reales de amenazados
y especies
extintas y mirado para consistente patrones en estas comparaciones Finalmente, dado esta pérdida a fecha,
nosotros preguntó cual

Puntos calientes puede menos permitirse a perder Más habitat y cuales


son probable a sufrir más dado corriente tarifas de pérdida.

Métodos
Predicción de extinciones después de la pérdida de hábitat
La relación entre el número de especies en un área y el tamaño de esa área, uno de los documentos más
largos

Las leyes empíricas de la ecología (Arrhenius, 1921) subyace a la predicción de la pérdida de especies
después del hábitat . Tradicionalmente, esta relación se ha examinado considerando cómo varía el número
de especies en áreas de diferentes tamaños (MacArthur y Wilson, 1967). Para predecir las extinciones
después de la pérdida de hábitat, aplicamos la misma relación en el tiempo, en lugar de hacerlo en el espacio
(Simberloff 1992). La forma exacta de la relación especie-área se discute (Connor y McCoy 1979), pero se
describe más detalladamente mediante una función de potencia, S = cA , donde S es el número de
z

especies, A es el área y c y z Son constantes (Rosenzweig 1995). Así,

Tebrate especies en la 1996 IUCN rojo Lista de Animales


amenazados (Baillie Y Groombridge 1996), nosotros verificó (si no es obvio) si eran endémicas de un punto
de acceso y, en caso afirmativo, de cuál. Para las aves, nuestra fuente de datos de distribución fue Collar et
al. (1994). Para los mamíferos, basamos
nuestra clasificaciones en aquellos de Wilson y Reeder (1993), con datos adicionales de Eisenberg
(1989), Redford y Eisenberg (1992), da Fonseca et al. (1996), Gurung y Singh (1996), Boitani et al. (1999),
Eisenberg y Redford (1999), y Helin et al. (1999). Para reptiles utilizamos la base de datos de reptiles del
Instituto Europeo de Bioinformática Molecular / Instituto Europeo de Bioinformática (Uetz & Etzold

y
S original

= cA original

(1)

1996; Uetz et al. 2001). Para los anfibios, seguimos los capítulos continentales relevantes en Patrones de
distribución de anfibios (Borkin 1999; Duellman 1999; Inger

S nuevo

= cA nuevo .

(2)

1999; Poynton 1999; Tyler 1999), complementado por Frost

Dividiendo la ecuación 2 por la ecuación 1 se obtiene

(1985, 2000). Para todos los vertebrados terrestres, nosotros excluido


todos especies listado solamente debajo criterio A1 / 2d (disminución debido

S nuevo

S original

=A

nuevo
 Un original

 .
z

(3)

a directo explotación) o re (naturalmente minúsculo población o


rango) porque estas haría ser listado como amenazado incluso

Multiplicando la ecuación 3 a través de S rendimientos originales.

Si su hábitat estuviera completamente intacto.

S nuevo

=S original

 un nuevo

 Un original

 .
z

(4)

Para las plantas, seguimos la información de distribución proporcionada por Walter y Gillett (1998),
complementada para árboles.

Finalmente, restar de S original da nuestra predicción de extensiones:

Distribuciones de Oldfield et al. (1998), a excepción de la Provincia Florística del Cabo y el Suculento
Karoo, para el cual
S original

- S nuevo

=S original

- S original

 un nuevo

 Un original

 .
z

(5)

Tomó datos directamente de Hilton-Taylor (1996). Esta información varía considerablemente en


resolución, por lo que solo usamos

los valor de z varía con la sistema y taxón Ered conside-, pero en los sistemas de
d FRAGMENTE tales como puntos de
acceso, el valor tiene estado empíricamente mostrado a aproximado 0,25 (Rosenzweig 1995). Usamos
esto valor.
Una advertencia importante se basa este método: se considera- da única especie totalmente restringido a
endémica a la zona Un originales. Nosotros haría Nunca esperar especies
no confinado a esta zona a volverse extinto mediante hab-
allí está la pérdida (Pimm & Askins 1995).
Myers et al. (2000) proporcionan, para cada uno de los 25 puntos de acceso, el porcentaje de hábitat original
restante y el número de especies endémicas en cada uno de los cinco taxones: aves, mamíferos , reptiles,
anfibios y plantas (Apéndice 1). Estos datos fueron compilados a partir de aproximadamente 800 referencias
en la bibliografía biogeográfica especializada por más de 100 biólogos con conocimiento íntimo de los puntos
críticos (Mittermeier et al. 1999). Existe una considerable variabilidad en la precisión de estas estimaciones,
especialmente para las plantas, pero en todos los casos se pueden considerar conservadoras. porque, sin duda,
muchas especies aún no se han descrito (Pra nce et al. 2000). Este es incluso el caso de las aves, el taxón
superior más conocido (Peterson 1998). Además, muchas especies, sin duda, se extinguieron antes
de que pudieran ser descubiertas (Balmford 1996).

Comparación de Predicciones con Especies Extintas o Amenaza Ed

¿Cuántas de las especies endémicas de los puntos de acceso


se han extinguido? o amenazado con ¿extinción? por todos de la ver

la estimación mínima para los números de endémicas amenazadas por punto de acceso. Excluimos muchas
(10,556) especies que eran posibles pero no endémicas endémicas amenazadas definitivas . Describimos
(por hotspot) cómo clasificamos las especies
enumeradas para varios áreas en Walter y Gillett (1998) en Pendix AP- 2. Walter y Gillett (1998) especies
evaluadas siguiente al de la pre-1994 categorías de la Lista Roja, y por lo tanto para las plantas que incluyen
especies que figuran en las viejas categorías
R (raro) y yo (indeterminado). Estas categorías fueron subdividido en una de las categorías
reatenidas, particularmente bajo el criterio D, en la categoría de bajo riesgo, casi amenazado, y en datos
deficientes según los estándares de la UICN ( Mundo Conservación Unión [UICN] 1994). Estas
reclasificaciones no se pueden distinguir ahora, por lo que se eliminaron las categorías anteriores a 1994,
con precaución, para las plantas. los 2000 IUCN rojo Lista deAmenazado Especies ( Hilton- Taylor 2000)
actualiza el estado de los vertebrados, pero Walter y Gillett (1998) siguen siendo la fuente de información
clave para plantas amenazadas, por lo que no actualizamos ninguno de nuestros liza.
Las listas rojas (Baillie & Groombridge 1996; Walter & Gillett 1998) también proporcionaron listas de
especies extintas. Sin embargo, probablemente debido a que el objetivo de las listas rojas es, por definición,
prevenir la extinción, aquellas especies que se perdieron fueron tratadas bastante mal. Para corregir este
problema, la Comisión de Organismos extinguido recientemente (CREO) se ha formado para documentar
las extinciones recientes (CREO 1999). Todas las especies listadas como extintas por CREO son, por
lo tanto, confirmadas no solo como taxonómicamente válidas, sino también a tener volverse extinto ya
que 1500 Una. D. pero se mantuvo

no registrado a pesar de la búsqueda exhaustiva en el


subsiguiente encuestas. Ahí es una compatibilidad factor de solamente 49% betwe en la lista de mamífero
MacPhee y Flemming (1999) y la lista de mamíferos extintos de Baillie yGroombridge (1996), y gran
parte de esta diferencia se debe a diferentes taxonomías. Para las aves, el factor de compatibilidad es
ligeramente superior al 65% (Brooks 2000). Nosotros por lo tanto, se utilizaron las listas de
CREO tanto paramamíferos como para aves, agregando aquellas especies enumeradas por la UICN como
extintas en la naturaleza. Incluimos como amenazadas a las especies listadas como extintas por Baillie y
Groombridge (1996) pero como existentes, principalmente debido a información más reciente, por MacPhee
y Flemming (1999) o Brooks (2000). Para los reptiles, amifibios y plantas, que aún no han sido evaluadas
por CREO, seguimos a Baillie y Groombridge (1996) y Walter y Gillett(1998).
Nosotros sumado la números de e ndemicas en cada punto de acceso que estaban en peligro de extinción
o que estaban extintos ya. Utilizando una chi-cuadrado prueba, nosotros entonces comparados
estos como dimensiones de la total númerode endemismos en cada punto de acceso a las proporciones
esperadas basadas
en habita los s En casos dónde la esperado número de extinciones estaba < 5, la muestreo distribución de c
hi-cuadrado Ya no se aproxima la distribución chi-cuadrado, por lo que utilizamos la corrección de Yates
(Spiegel 1994).

Predicciones de pérdidas futuras


Las comparaciones de proporciones de especies endémicas hotspot realmente
amenazadas o extintas con proporciones predecirse extinta-dar una indicación de la amenaza que ha
resultado de la pérdida de hábitat. Una cuestión apremiante que permanece, una que debe tenerse en cuenta
al considerar la prioridad de conservación, es la cuestión de qué puntos críticos pueden perder la mayor
cantidad de especies adicionales como resultado de la pérdida de hábitat en el futuro. Myers et al.(2000)
abordó este

Pregunta calculando, para cada punto de acceso, el número de endemias por unidad de área. Mejoramos este
cálculo al usar la relación de área de la especie para predecir cuántas endemias más podrían perderse de
cada punto de acceso, dada la pérdida adicional de hábitat más allá de lo que ya ha ocurrido. Hicimos esto
asumiendo una cantidad absoluta dada de pérdida de hábitat adicional en todos los puntos de acceso y
estimando la pérdida de hábitat real en los próximos 5 años.
Para el primer método, asumimos que se borran 1000 km de cada hotpot. Este es un
2 más

valor equivalente arbitraria a la mitad de la extensión de la zona activa con el hábitat menos restante, los
EST del Arco Oriental y para- costeras de Tanzania-Kenia. Para predecir cuántos más distinciones entre los
ex endémicas de cada zona activa este hábitat de- trucción causaría, restamos este 1000 kilometro de la 2

extensión actual de sobrevivir hábitat en cada punto de acceso y se calculó el nuevo porcentaje de
área de cada punto de acceso. A continuación, sustituimos estos porcentajes en la ecuación 5 para calcular
el nuevo número tota l de extinciones predichos. Por último, se resta de este valor el número previsto de
extinciones hasta la fecha para dar el número
adicional de extinciones predecimos sería causado en cada punto de acceso por la destrucción de un
adicional de 1.000 kilometros de hábitat.
2

Para el segundo método, estimamos las tasas anuales de deforestación en base a los datos
proporcionados por Food and Agriculture Organización (1997). Nosotros hizo esta para 13 Puntos de
acceso de bosques tropicales solamente (Tabla 1). No se dispone de datos sobre
las tasas de pérdida de hábitat en los dos puntos de acceso tropicales del Pacífico o para los puntos de
acceso forestales no tropicales. A continuación, calcula la cantidad absoluta de bosque perdido en un año
por cada punto de accesoy por lo tanto la cantidad es probable que se pierda y el porcentaje de
sobrevivencia hábitat original faet r 5 años. Como en el primer método, luego sustituimos estos porcentajes
en la ecuación 5 para calcular el nuevo número total de predichoextinciones; nosotros entonces restado

Tabla 1. Porcentaje anual de tasas de deforestación en 13 zonas de interés de los bosques tropicales, 1990–1995
(Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1997).
Deforestación

Punto de acceso tarifa Ubicación de los datos colección


Tropical Andes 0.94 promedio para Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia
Mesoamerica 2,13 promedio para Mexico Belice Guatemala, El El Salvador, Honduras, Nicaragua,
Cost
a
Rica
y
Pan
amá
caribe 4.05 promedio para Cuba, República Dominicana, Haití y Jamaica
Bosque atlántico de 0.5 general para Brasil
Brasil
Chocó – Darién – 1.43 promedio para panama, colombia y ecuador
Ecuador occidental
Madagascar 0.9 en general para Madagascar
Arco oriental y bosques 0.65 promedio para Tanzania y Kenia
costeros
de Tanzania-Kenia
Bosques del oeste 1.21 promedio para Guinea, Sierra Leone Liberia, Redil d'Ivoire Ghana, Ir,
africano
Benin, Nigeria y Camerún
Sundaland 1.75 promedio para Indonesia y Malasia
Wallacea 1.0 en general para Indonesia
Filipinas 3.6 en general para las Filipinas
Indo-Birmania 1.76 promedio para India, Bangladesh, Myanmar, Camboya, Laos, Vietnam,
y tailandia

occidental Ghats – Sri Lanka 0.85 promedio para la India y Sri Lanka

a partir de este valor, el número predicho de extinciones hasta la fecha para dar el número
adicional de extinciones que predecimos ocurrirá en cada punto de acceso a los bosques tropicales a las tasas
de deforestación actual. Idealmente, muestrearíamos la tasa de pérdida de hábitat varias veces por punto de
acceso para permitirnos ajustar los intervalos de confianza a estas
predicciones. Tales datos no están disponibles, sin embargo, así que con cuidado pre enviado valores
individuales con la salvedad de que éstas tendrán un considerable error asociado con ellos.

Resultados
Comparación de Predicho Especies Extinciones con Especies Extinto o Amenazado
En primer lugar, damos los números de especies tinct mundialmente amenazadas y endémicas ex a cada
punto de acceso, con exclusión de las que serían consideradas como amenazadas incluso si su
hábitat todavía estaba completamente intacto (Tabla 2). En general, el (g includin las islas del Océano
Índico) del Caribe y Madagascar tienen los vertebrados terrestres más extintos (> 40 desde el
año 1500. Un d.). Las Filipinas tienen los endémicos más amenazados (126 especies). Para las plantas, el
Caribe y la cuenca mediterránea tienen los totales mínimos más altos (bot h

con alrededor de 2000 especies amenazadas). Incluyendo las especies listadas bajo los criterios A1 / 2d o D
que serían catalogadas como amenazadas incluso si su hábitat estuviera completamente intacto, 622 (52%)
de todos los mamíferos amenazados o extintos en todo el mundo son endémicos hotspot. Para bir ds, este
total es 797 (64%), para reptiles 150 (55%), para anfibios 49 (38%), para vertebrados terrestres en total 1618
(57%) y para plantas a mínimo de 14,246 (42%). poraves y mamíferos, los porcentajes de endemismos de
hotspot en las dos categorías principales amenazadas (en peligro crítico y en peligro de extinción) son aún
más altos, 82% y 58% respectivamente (Mittermeier et al. 1999). A excepción de los anfibios, estas
proporciones son todos considerablemente mayor tha n las proporciones de todas las especies que son
endémicas de punto de acceso (Myers et al., 2000): 27% para los mamíferos, 28% para las aves, 38% para
reptiles, 54% paralos anfibios, 35 % para vertebrados terrestres en general, y 44% para plantas.
¿La pérdida de hábitat predice con precisión la amenaza y extinción de las especies , la subestima o
la sobreestima ? El número de especies de aves y mamíferos endémicos en el hotspot que ya se consideraban
amenazadas o extintas y los números pronosticados se habrían extinguido debido a la pérdida de
hábitat. a fecha son broadl y similar (Figs. 2 Y 3). Nosotros Se evaluaron estas comparaciones
cuantitativamente ( Tabla 3). Para los mamíferos , menos especies fueronpredicho a tener volverse ex-
Mesa 2. Total número y número de amenazado y extinto endémico plantas mamíferos, aves, reptiles y anfibios en
puntos calientes de biodiversidad . una
Plantas Mamíferos Aves Reptiles Anfib
ios
Punto de total th o ex total th ex tota th ex total th ex total t e
acceso l h x
Andes 20,00 78 68 32 0 677 90 2 218 1 0 604 10
tropicales 0
Mesoameric 5,000 951 210 35 2 251 20 1 391 5 0 307 11
a
caribe 7,000 2,01 49 b 22 27 148 35 12 418 30 4 164 80
7 b

Bosque 8,000 200 73 28 0 181 61 0 60 3 0 253 50


atlántico de
Brasil
Chocó – 2,250 52 60 5 0 85 23 0 63 1 0 210 00
Darién –
Ecuador
occidental
Cerrado de 4,400 15 19 6 0 29 14 0 24 0 0 45 00
Brasil
Centro de 1,605 173 9 5 0 4 1 0 34 0 0 14 00
chile
Provincia 2,125 1,03 30 11 0 8 1 0 dieciséi 0 0 17 00
florística de 1 s
California
Madagascar 9,704 705 84 49 5 199 47 28 301 dieciséi 1 187 30
s 2
Arco
oriental y
bosques
costeros
de 1.500 193 dieciséi 15 1 22 13 0 50 0 0 33 00
Tanzania- s
Kenia
Bosques del 2,250 224 45 35 0 90 30 0 46 0 0 89 20
oeste
africano
Provincia 5,682 1,06 9 5 1 6 0 0 19 4 0 19 00
florística del 2
cabo
Karoo 1,940 674 4 4 0 1 1 0 36 5 0 4 10
suculento
Cuenca 13,00 1,93 46 dieciséi 2 47 5 1 110 13 0 32 61
mediterrane 0 2 s
a
Cáucaso 1,600 115 32 4 0 3 0 0 21 6 0 3 00
Sundaland 15,00 642 115 50 0 139 28 1 268 1 0 179 00
0
Wallacea 1.500 29 123 38 0 249 38 0 122 1 0 35 00
Filipinas 5,832 327 111 47 1 183 76 0 159 3 0 sesent 00
ay
cinco
Indo- 7,000 837 73 57 0 140 48 0 201 12 0 114 00
Birmania
Surcentral 3.500 30 75 19 0 36 dieciséi 0 dieciséi 0 0 51 00
de china s s
Ghats 2,180 894 38 21 0 40 6 0 161 2 0 116 20
occidentales
– Sri Lanka
Suroeste de 4,331 450 7 5 2 19 6 1 50 1 0 24 10
Australia
Nueva 2,551 486 6 3 0 22 8 1 56 0 0 0 00
Caledonia
Nueva 1,865 203 3 2 1 68 27 dieciséi 61 6 1 4 00
Zelanda s
Polinesia- 3,334 926 9 7 2 174 50 33 37 3 1 3 10
micronesia
a
Abreviaturas: th, amenazadas; ex, extinto.
b
MacPhee y Flemming (1999) enumeran 36 mamíferos endémicos endémicos del Caribe, incluidos 9 no incluidos en los totales de
Myers et al. (2000), pero el punto clave es que todos los mamíferos endémicos del Caribe están amenazados o ya están extintos
(Koopman 1989; Woods 1989).
Figura 2. Comparaciones de
los números de mamíferos
endémicos amenazados o
extintos en puntos de acceso
con los números
pronosticados que se
extinguirán según el grado de
pérdida de hábitat hasta la
fecha.

más claro de lo que ya están amenazados o extinguidos en 17 de los 25 puntos de acceso


(significativamente menos en 1 2 de los 25) y más en 8 de los 25 puntos de acceso (significativamente más
en 5 de los 25). Para las aves, se predijo que se extinguirían menos especies de las que ya están amenazadas
o extinguidas en 6 de los 25 puntos de acceso (significativamente menos en 2 de los 25) y más en 19 de los
25 puntos de acceso (significativamente más en 11 de la 25). por mamíferos en
general, habitatpérdida Predijo con precisión la amenaza o extinción de
las especies en 8 de los 25 puntos de acceso. Para las aves fue un predictor preciso en 12 de los 25. Puntos
calientes.
Para los reptiles, anfibios y plantas, la pérdida de hábitat fue un predictor mucho más pobre de amenaza y
extinción (Tabla

3). Para los anfibios, la pérdida de hábitat predijo una amenaza precisa en solo cinco puntos de acceso,
cuatro de ellos templados: Provincia del Cabo, Karoo suculento, Cáucaso, Nueva Zelanda y Polinesia-
Micronesia. Para los reptiles, la pérdida de hábitat predijo una amenaza solo en los tres primeros. Muchos
menos anfibios y reptiles están listados como amenazados por Baillie y Groombridge (1996) y esperamos
que se extingan debido a la pérdida de hábitat en todos los demás puntos de acceso. De manera similar, para
las plantas, la pérdida de hábitat predijo menos extinciones que el número mínimo de endémicas amenazadas
enumeradas por Walter y Gillett (1998) para la Provincia Florística de California y elSuculento
Karoo, pero predijo muchas más para todos los demás. Puntos calientes.

Figura 3. Las
comparaciones de
los números de aves
endémicas o
amenazadas o
extintas en puntos
de acceso con los
números predichos
se convertirán en
extintos en función
del grado de
pérdida de hábitat
hasta la fecha.
Mesa 3. Comparaciones de dimensiones ( y 2 ) a de amenazado o extinto endémico aves, mamíferos, reptiles y
anfibios en Puntos calientes y mínimo dimensiones de amenazado o extinto endémico plantas en Puntos
calientes, con aquellos predicho basadoen la grado de habitat pérdida a fecha. segundo
Punto de
acceso Esperado Aves Mamíferos Reptiles Anfibios Plantas
Andes tropicales 0.29 0.14 (80.6) * 0.47 ( - 10.4) 0.00 (87.5) * 0.00 (247.4) 0.00 (8065.1) *
* *
Mesoamerica 0.33 0.08 (69.5) * 0.17 (25.7) * 0.01 (179.0) 0.01 (146.1) 0.19 (449.1) *
* *
caribe 0.42 0.32 (6.4) * 1.00 ( - 67.6) 0.08 (197.0) 0.05 (92.9) * 0.29 (501.1) *
* *
Bosque atlántico de 0.48 0.34 (14.2) * 0.38 (2.5) 0.07 (40.4) * 0.02 (211.7) 0.03 (6542.8) *
Brasil *
Chocó – Darién –
Occidental
Ecuador 0.30 0.27 (0.3) 0.08 (13.3) * 0.02 (24.0) * 0.00 (89.4) * 0.02 (815.42) *
Cerrado de Brasil 0.33 0.48 ( - 3.0) 0.32 (0.0) 0.00 (11.9) * 0.00 (22.3) * 0.00 (2134.9) *
Centro de chile 0.26 0.25 (0.0) 0.56 ( - 4.1) * 0.00 (11.9) * 0.00 (4.9) * 0.11 (193.1) *
Provincia florística de 0.30 0.13 (1.1) 0.37 ( - 0.7) 0.00 (6.7) * 0.00 (7.1) * 0.49 ( - 369.4)
California *
Madagascar 0.44 0.38 (3.1) 0.64 ( - 14.2) 0.09 (146.4) 0.02 (135.9) 0.07 (5290.1) *
* * *
Arco oriental y costero
Bosques de 0.49 0,59 ( - 0.9) 1.00 ( - 16.6) 0.00 (48.3) * 0.00 (31.9) * 0.13 (789.0) *
Tanzania-Kenia *
Bosques del oeste 0.44 0.33 (4.0) * 0.78 ( - 21.1) 0.00 (35.8) * 0.02 (62.3) * 0.10 (1045.1) *
africano *
Provincia florística del 0.30 0.00 (2.6) 0.67 ( - 5.9) * 0.21 (0.7) 0.26 (0.1) 0.19 (334.7) *
cabo
Karoo suculento 0.28 1.00 ( - 2.6) 1.00 ( - 10.3) 0.14 (3.6) 0.25 (0.0) 0.35 ( - 43.1) *
*
Cuenca mediterranea 0,53 0.13 (31.3) * 0.39 (3.8) 0.12 (76.6) * 0.22 (12.8) * 0.15 (7775.4) *
Cáucaso 0.44 0.00 (2.3) 0.13 (12.7) * 0.29 (2.0) 0.00 (2.3) 0.07 (869.8) *
Sundaland 0.47 0.21 (38.6) * 0.43 ( - 0.6) 0.00 (235.4) 0.00 (159.7) 0.04 (11064.2)
* * *
Wallacea 0.38 0.15 (53.7) * 0.31 ( - 2.5) 0.01 (70.9) * 0.00 (21.2) * 0.02 (819.5) *
Filipinas 0.58 0.42 (21.4) * 0.43 (10.5) * 0.02 (208.9) 0.00 (91.2) * 0.06 (6685.2) *
*
Indo-Birmania 0,53 0.34 (19.6) * 0.78 ( - 18.5) 0.06 (178.1) 0.00 (128.3) 0.12 (4721.9) *
* * *
Surcentral de china 0.47 0.44 (0.1) 0.28 (10.7) * 0.00 (14.1) * 0.00 (44.9) * 0.01 (2969.3) *
Ghats occidentales – 0.49 0.15 (18.4) * 0.58 ( - 1.2) 0.01 (146.5) 0.02 (103.5) 0.41 (54.8) *
Sri Lanka * *
Suroeste de Australia 0.43 0.37 (0.3) 1.00 ( - 9.4) * 0.02 (33.8) * 0.04 (14.5) * 0.10 (1845.1) *
Nueva Caledonia 0.27 0.41 ( - 2.1) 0.50 ( - 1.6) 0.00 (21.0) * - - 0.19 (86.6) *
Nueva Zelanda 0.32 0.63 ( - 31.7) 1.00 ( - 6.5) * 0.11 (11.3) * 0.00 (1.8) 0.11 (367.7) *
*
Polinesia-micronesia 0.43 0.48 ( - 20.7) 1.00 ( - 19.4) 0.11 (7.4) * 0.33 (0.0) 0.28 (23.4) *
* *
a
Todas las comparaciones de chi-cuadrado tienen 1 df; los valores chi-cuadrados significativos ( p < 0.05) están marcados con un
asterisco.
b Los
casos en los que existe una mayor proporción de especies endémicas amenazadas o extintas en un hotspot de lo que esperábamos
en función de la pérdida de hábitat son marke d con un signo menos.

Predicciones de pérdidas futuras


Tenemos una lista de predicciones de posibles extinciones futuras de plantas en- Demic y vertebrados
terrestres en los puntos de acceso, teniendo en cuenta la pérdida de un adicional de 1.000 kilometros de 2

hábitat en adi- ción a la pérdida hasta la fecha (Tabla 4). Estas predicciones nos informan sobre la sensibilidad
de cada punto de acceso a una cantidad determinada de pérdida de hábitat adicional. Tanto para las
plantas como para los vertebrados, el arco oriental y los bosques costeros de Tanza- nia-K enya, con su ya
diminuto grado de bosque restante, emergen como el punto de acceso más propenso a sufrir la mayoría de
las exenciones de una determinada pérdida de hábitat. Las Filipinas y la Polinesia-Micronesia también pueden
perder muchas endemias de una estación incremental determinada . Además, los otros puntos de acceso con
una pequeña área total de hábitat restante - Nueva Caledonia, Caribe, occidental Ghats –
Sri Lanka, y Madagascar, se clasificaronentre los 10 mejores para número de posibles extinciones tanto
para las plantas como para las tasas de vértebras terrestres .
Las extinciones futuras pronosticadas basadas en las tasas actuales actuales de deforestación (en 13 zonas
de bosque tropical ), en lugar de en una pérdida incremental dada en general, presentan una imagen bastante
diferente (Tabla 5). Estas predicciones aparecen más impulsadas por la tasa de deforestación. (Mesa
1) que por absoluto grado de restante habitat ( Mesa

4). Tanto para las plantas como para los vertebrados, el Caribe perderá la mayoría de las endemias en el
futuro, especialmente debido a las altas tasas de deforestación en Haití y Jamaica. (Comida
y Agricultura Organización 1997). los TropicalAndes, Filipinas, Mesoamérica, una d Sundaland también
rango entre los cinco puntos que podrían perder la mayoría de las plantas y vertebrados como resultado
de la pérdida de bosques continúa al ritmo actual, seguido de cerca por Indo-Birmania,
Madagascar y Chocó-Darién-Ecuador Occidental.

Discusión
En general, la extensión de la pérdida de hábitat en cada punto de acceso es un predictor muy bueno de su
número de especies endémicas amenazadas o extintas. La implicación directa es que la destrucción del
hábitat en los puntos de acceso está conduciendo, o en algunos casos ya ha conducido, a una extinción de la
crisis. ¿Podría este resultado ser circular? Los criterios A1c, A2c y B2a – c para la lista roja incluyen todas
las mediciones de la disminución del hábitat de las especies (World Conservation Union [UICN]
1994). Pero aunque la relación especie-área produce predicciones de arriba hacia abajo de la
extinción, las listas rojas son predicciones de abajo
hacia arriba: dependen de un conocimiento especies'
Tabla 4. Número total predicho de extinciones de especies endémicas en cada hotspot hasta la fecha, número
total después de una pérdida adicional de hábitat de 1000 km 2 y número adicional causado por dicha pérdida
de hábitat. una
Plantas Los vertebrados

Área (% km 2 )

predicho

futuro

extra

predicho

futuro

extra

Punto de acceso ahora - 1000 total extinto extinto extinto total extinto extinto extinto
Andes tropicales 0.25 0.249 20000 5857.9 5869.1 11.3 1567 459.0 459.8 0.9 *
Mesoamerica 0.2 0.199 5000 1656.3 1659.9 3.6 1159 383.9 384.8 0.8
caribe 0.113 0.109 7000 2941.5 2975.9 34.4 779 327.3 331.2 3.8 *
*
Bosque atlántico de Brasil 0.075 0.074 8000 3813.5 3824.9 11.4 567 270.3 271.1 0.8
Chocó – Darién – 0.242 0.238 2250 671.9 678.2 6.3 418 124.8 126.0 1.2 *
Ecuador occidental
Cerrado de Brasil 0.2 0.199 4400 1457.5 1459.6 2.1 117 38.8 38.8 0.1
Centro de chile 0.3 0.297 1605 417.2 420.5 3.3 61 15.9 16.0 0.1
Provincia florística de 0.247 0.244 2125 626.9 631.6 4.7 71 20.9 21.1 0.2
California
Madagascar 0.099 0.097 9704 4260.7 4283.9 23.2 771 338.5 340.4 1.8 *
*
Arco oriental y costero
Bosques de Tanzania- 0.067 0.034 1500 736.8 858.3 121.4 * 121 59.4 69.2 9.8 *
Kenia
Bosques del oeste 0.1 0.099 2250 984.7 987.2 2.5 0 118.2 118.5 0.3
africano
Provincia florística del 0.243 0.230 5682 1692.6 1749.2 56.6 53 15.8 16.3 0.5
cabo *
Karoo suculento 0.268 0.259 1940 544.4 555.9 11.8 45 12.6 12.9 0.3
Cuenca mediterranea 0.047 0.047 13000 6947.0 6960.8 13.8 235 125.6 125.8 0.2
Cáucaso 0.1 0.098 1600 700.3 704.8 4.5 59 25.8 26.0 0.2
Sundaland 0.078 0.077 15000 7072.9 7088.8 15.9 701 330.5 331.3 0.7
*
Wallacea 0.15 0.147 1500 566.5 571.0 4.5 529 199.8 201.4 1.6 *
Filipinas 0.03 0.027 5832 3404.8 3475.1 70.2 518 302.4 308.7 6.2 *
*
Indo-Birmania 0.049 0.049 7000 3706.6 3714.8 8.3 528 279.6 280.2 0.6
Surcentral de china 0.08 0.079 3500 1638.8 1645.9 7.3 178 83.3 83.7 0.4
Ghats occidentales – Sri 0.068 0.063 2180 1066.8 1089.8 23.1 355 173.7 177.5 3.8 *
Lanka *
Suroeste de Australia 0.108 0.105 4331 1848.2 1867.0 18.8 100 42.7 43.1 0.4
*
Nueva Caledonia 0.28 0.226 2551 695.3 791.9 96.5 84 22.9 26.1 3.2 *
*
Nueva Zelanda 0.22 0.216 1865 587.7 593.1 5.4 136 42.9 43.3 0.4
Polinesia-micronesia 0.218 0.196 3334 1055.9 1114.9 59.1 223 70.6 74.6 4.0 *
*
un punto de
acceso en
pie a perder la más endémico plantas y vertebrados siguiendo un adicional 1000 km 2
de habitat pérdida son marcado con un
asterisco.

Ecología para evaluar su estado de conservación ( Brooks et al. 1999 b ). Si este no fuera el caso, no habría
ninguna razón para enumerar, digamos, las filipinas en peligro crítico de extinción. Águila ( Pithecophaga
jefferyi ) diferente a la común

Bulbul filipino ( Hypsipetes philippensis ), a pesar de que ambos son endémicos de Filipinas y han perdido
aproximadamente la misma cantidad de hábitat a lo largo de sus rangos (Dickinson et al. 1991). Este
argumento es

Mesa 5. Predicho total número de especies endémicas extinciones en 13 tropical bosque Puntos
calientes a fecha, total número en 5 años dado tasas actuales de deforestación, y adicional número predicho a s
er causado por otro 5 años de deforestación.
Plantas Los vertebrados
Área (% km 2 )

predicho

futuro

extra

predicho

futuro

extra

También está respaldado por evidencia directa: el alcance de la pérdida de hábitat no siempre predice el
número de especies amenazadas o extintas, y esta desviación del patrón general es sistemática. ¿Qué causa
estas desviaciones sistemáticas?

Las subestimaciones de Threa t a mamíferos y aves en islas oceánicas y en África


Para las aves, la extensión de la pérdida de hábitat solo subestima significativamente la amenaza en dos
puntos críticos: Nueva Zelanda y Polinesia-Micronesia. Para los mamíferos, la pérdida de hábitat subestima
la amenaza tanto en estos puntos de acceso como en el Caribe, Chile central, Madagascar, el arco oriental y
los bosques costeros de Tanzania-Kenia, los bosques de África Occidental, la Provincia Florística del Cabo,
el Karoo Suculento, Indo-Birmania y suroeste de Australia. Por lo tanto, todos los puntos de acceso para los
cuales la pérdida de hábitat subestima la amenaza ocurren en islas oceánicas (aves y mamíferos) o en África,
Indo-Birmania o Chile central (mamíferos).
Hay cuatro explicaciones posibles para tales subestaciones. Tres se refieren a posibles errores en los
parámetros utilizados en la predicción del área de la especie. Es posible que hayamos sobreestimado el
hábitat restante o el porcentaje de endémicas amenazadas, o que hayamos subestimado el valor z . Las
predicciones de extinciones después de la pérdida de hábitat son relativamente insensible a estas errores sin
embargo (Brooks
et Alabama. 1999 c ). Alternativamente, y Másparsimonia, hábitat pérdida puede aparecer a subestimar la
amenaza si las especies amenazadas por (o en sinergia con) otros factores, además de la pérdida de
hábitat se incluyen en el recuento. Este es el caso tanto de las islas oceánicas como de África. Las islas
oceánicas han sufrido extinciones masivas recientes debido a la ingenuidad de su especie (Steadman 1995).
En el caso de los puntos de acceso de África continental, la amenaza más allá de la debida a la deforestación
proviene de las especies introducidas (especialmente en los puntos de acceso de tierra seca) y
de la explotación directa , la comercio de carne de caza (Wilkie et al. 1992). La explotación para el
comercio de medicamentos causa una situación similar en Indo-
Burma (Srikosamatara et al. 1992). En ninguno de estos casos es una amenaza debido a la
extrema explotación ct la única causa de espe- descensos del CIES (en cuyo caso se pueden excluidos bajo
criterios A1 / 2c); más bien, la amenaza actúa en conjunción con la pérdida de hábitat para impulsar la
extinción ( Pimm 1996). En contraste, en América Latina el síndrome de “bosque vacío” es un fenómeno
más común en la Amazon que en puntos de acceso (Grelle et al. 1999).

Sobreestimaciones de la amenaza en grandes puntos de acceso


La pérdida de hábitat sobreestima significativamente la amenaza para las aves en 10 puntos de acceso, para
los mamíferos en 5 puntos de acceso, y para los reptiles, anfibios y plantas en casi todos los puntos de
acceso. Nuevamente, varias hipótesis podrían explicar estos casos. Primero, nuestros estimados de hábitat
remanente pueden ser demasiado bajos. De hecho, esto es probable porque Myers et al. (2000)
utilizaron datos para el

la extensión del hábitat primario sobreviviente solamente, lo que explica por qué sus datos para los
porcentajes del hábitat restante son mucho más bajos que los utilizados por Brooks et al. (1997). Esto hace
que el hábitat pérdida a sobreestimar amenaza a menos que solamente estrictas habita endémicas t están
incluidas en el cálculo ción (Brooks et al. 1999 c ). Alternativamente, nuestras estimaciones de la
proporción entre especies endémicas amenazadas y
totales pueden ser demasiado bajas, por ejemplo, si los puntos críticos han pasado por "filtros de
extinción" y perdieron muchas de sus endemias sin ser notadas (Balmford 1996). Esto es especialmente
probable que sea el caso en aquellos puntos de acceso que se han expuesto a la agricultura intensiva por
muchos Miles de años, como la cuenca mediterránea (Greuter 1994). También se podría aplicar a puntos
calientes como la Polinesia-Micronesia, que tienen endémicas ingenuas especialmente vulnerables a
la depredación por parte de las especies introducidas (Pimm et al. 1994), pero el hecho de que la pérdida de
hábitat tiende a subestimar la extinción en estas especies oceánicas. Los puntos de acceso a la isla
sugieren que esto no es un gran factor.
Más probable es la posibilidad de dependencia a escala (Palmer y White 1994): la pérdida
de hábitat subestima la amenaza a áreas grandes más que a áreas pequeñas (Brooks et al. 1997; Grelle et
al. 1999). Probamos esto evaluando las correlaciones (todas tenían 24 df) entre el área restante de cada
punto de acceso y sus valores de chi-cuadrado, reteniendo valores negativos (Tabla 3). La relación fue
significativa para las aves ( r = 0 .53, p < 0.01), anfibios ( r = 0.42, p < 0.05) y estimaciones mínimas
de plantas ( r = 0.33, p < 0.05) pero no para mamíferos o reptiles ( r = 0.19 y
0.07, respectivamente p > 0,05). Esto significa que el valor z que utilizamos era demasiado grande para
nuestras predicciones de extinción en puntos de acceso grandes.

Sobreestima la amenaza a taxones poco conocidos


Si los parámetros de la relación especie-área no pueden proporcionar una explicación para
la sobreestimación de la amenaza a taxones poco conocidos, debemos recurrir nuevamente a las Listas
Rojas para obtener respuestas. Una posibilidad es que las Listas Rojas sean precisas y que los reptiles, los
anfibios y las plantas son simplemente altamente tolerantes a la pérdida de hábitat. Dos líneas de evidencia
refutan esta sugerencia. La primera es que, en hábitats bien muestreados (por ejemplo, en América del
Norte), estos grupos están mucho más amenazados que las aves y los mamíferos (Stein
et al. 2000). La segunda es que, en cualquier caso, seria de- Las clinas son evidentes entre reptiles
(Gibbons et al. 2000), anfibios (Houlahan et al. 2000) y plantas (Cardoso da Silva & Tabar elli 2000).
La posibilidad más probable es que nuestro conocimiento de la amenaza para las plantas, reptiles y
anfibios es insufi- ciente y que muchas más especies están amenazadas que se encuentran actualmente en
las listas rojas. Para los reptiles, 253 especies están amenazadas, el 20% de las especies evaluadas, mientras
que para los anfibios, 124 especies están amenazadas, el 25% de las especies evaluadas (Baillie y
Groombridge 1996). Por lo tanto, aproximadamente 1.265 reptil specie s (un sexto de la a-

fauna global) y 496 anfibios (una décima parte


de la fauna global total ) fueron juzgado. los IUCN rojo Lista El programa (Hilton-Taylor 2000) está
haciendo un esfuerzo concertado para asegurar una cobertura completa de todos los herptiles en los próximos
años. Para las plantas, la escasez de información también se indica explícitamente en la lista roja: "los datos,
en particular para muchas partes de África, Asia, el Caribe y América del Sur, son parcheados o
inexistentes" (Walter y Gillett 1 998: xix ).
Hemos probado explícitamente si este sesgo geográfica a- alejar la zona templada es evidente en
nuestros resultados por buscando correlaciones entre la magnitud de la (modal aproximado)
Latitud para cada punto de acceso y sus valores de chi-cuadrado, de nuevo retai Ning valores
negativos (Tabla 4 ). Recuerde que estos valores revelan si la extensión de la pérdida de hábitat predice
números de extinciones significativamente diferentes a los números reales de especies amenazadas
y extintas. Todas las pruebas tuvieron 24 df. Para
los anfibios ( r = 0.36, p < 0,05) y reptiles ( r = 0,39, p < 0,05), los valores de ji
cuadrado fueron significativamente más bajos en zonas tropicales que en zonas templadas. Por lo tanto,
la extensión del hábitat pérdida sobreestimó la amenaza de puntos calientes tropicales ,
pero pre pronosticadas amenaza mayor precisión en la templada zona. No hubo correlación
significativa para las aves o los mamíferos ( r = 0.24 y 0.07, respectivamente, p > 0.05), lo cual
esperaríamos dado que estos grupos son relativamente bien conocidos. Las correlaciones para las plantas
también fueron no significativos, pr obably debido al ruido introducido por el uso
de mínimo estimados( r = 0.18, pag > 0.05). Estas los resultados no son independientes de la escala de
dependencia demostrada anteriormente, aunque no hubo relación entre el tamaño del hotspot (original o
restante) y la latitud ( r = 0.04 y 0.08, respectivamente, p > 0.05). También, en
contraste, Brooks et Alabama. (1 999 b ) encontró ese para aves y mamiferos mals pérdida de hábitat
tiende a predecir con precisión la amenaza en la selva tropical , pero a sobreestimar la
amenaza de MOn- bosques pronto. Esto plantea la posibilidad de que el número de plantas “perdidos”,
reptiles y anfibios en t él 15 puntos de acceso de selva tropical puede ser incluso más alta que
la comparación con los no forestales templadas puntos de acceso sugiere.

Implicaciones para la estrategia de conservación


Nuestro análisis apoya la llamada de Myers et al. (2000: 857) a “tomar medidas
inmediatas para salvaguardar XX e puntos de acceso para evitar una excepcionalmente grande espasmo
extinción.” Más de la mitad de las especies amenazadas de todo el planeta viven en el 1,4% de la superficie
terrestre, que incluye los puntos de acceso. Además, el número de aves y mamíferos endémicos amenazados
en los puntos de acceso generalmente coincide con el número que se espera que se extinga luego
de la pérdida de hábitat que ya ha ocurrido en los puntos de acceso.
Estas especies amenazadas sobreviven solo gracias a la tiempo
de retardo BE- Tween habitat pérdida y extinción (Brooks et Alabama. 1999 a ).
Para los reptiles, anfibios y plantas, el grado de pérdida de hábitat sobreestima
constantemente los números de

Especies amenazadas o extintas. La explicación más probable para esto es simplemente nuestra falta de
conocimiento del estado de conservación de la mayoría de las especies. Esta explicación se
apoya , tanto para los reptiles como para los anfibios, por la existencia de un gradiente latitudinal en el grado
en que la pérdida de hábitat sobreestima la amenaza conocida. La pérdida de hábitat es un predictor peor de
la amenaza conocida para las manchas tropicales, que enfatiza la súplica de da Fonseca et al. (2000) para
la inversión de un esfuerzo mucho mayor en los trópicos tanto en la compilación de datos existentes como
en la recopilación de nuevos datos en el campo.
Entre los 25 puntos de acceso, las prioridades más altas pueden identificarse por varios parámetros. Myers
et al. (2000) clasificaron puntos de acceso para el número de plantas endémicas y vertebrados, plantas
endémicas y vertebrados divididos por área, y el porcentaje de vegetación original restante; luego se
clasificaron como los ocho puntos de acceso más importantes que se clasificaron en los cinco puntos de
acceso principales para al menos tres de estos criterios. El número de plantas y vertebrados endémicos
divididos por área es una medida sustituta de la pérdida incremental de especies que enfrenta un hotspot
desde un hábitat adicional dado ss. Esta medida también se correlaciona con las densidades de endemismo
mapeadas en la Fig. 1, aunque subestima la riqueza de los grandes puntos de acceso. Por lo tanto, los datos
para el endeudamiento divididos por área en la Tabla 6 de Myers et al. (2000) podrían sustituirse con los
de nuestra Tabla 4. El único cambio resultante de esto sería la adición de los Andes tropicales.
Otro sustituto de estos parámetros podría ser la medida real de amenaza en términos de tasa de pérdida
de hábitat. El uso de estos datos en Myers et al. (2000) Tabla 6 añade Me- soamerica y Andes Tropicales
pero cae occidental Ghats- Sri Lanka y el Arco del Este y bosques costeros de Tan- zania-Kenia. Una clara
limitación de esta técnica es nuestra falta de datos sobre las tasas de pérdida de hábitat para hábitats
de bosques no tropicales . Si estuvieran disponibles, el uso de este método indudablemente también ubicaría
a la cuenca mediterránea entre los puntos más calientes. En cualquier caso, estos 11 puntos de
acceso (Mada- Gascar, Filipinas, Sundaland, el Bosque Atlántico del Brasil, el Caribe, Indo-Birmania, Ghat
Occidental – Sri Lanka, el Arco Oriental y los Bosques Costeros de Tanzania-Kenia, los Andes Tropicales,
Mesoamérica y la Cuenca del Mediterráneo) son claramente el "hipercorriente" Prioridades para la
inversión en conservación (Myers et al. 2000).
Podría plantearse la preocupación de que la estrategia de los puntos de acceso pierde otras áreas de alto
endemismo y amenaza. Myers et al. (2000) señalan las zonas boscosas de Angola, las tierras altas de Etiopía,
el sureste de China y Taiwán, y las selvas tropicales de Queensland como posibles zonas secundarias. El
análisis preliminar de estas áreas confirma que, si bien todos están CER tainly rica en especies endémicas,
ninguno posee más de
1500 en- démica planta especies (MundoAmplio Financiar para Naturaleza Y UICN 1994, 1995; Stattersfiel
d et Alabama. 1998). Otro distintivo re- giones ese además otoño dentro esta categoría son la cuerno de Af ri
ca la Maputaland-Pondoland región de Africa del sur ; el Kopetdag, Pamir y Tien-
Shan montañas de medio Asia;

y la de pino-encino bosques de la del Sur Unido Estados y norte de México (Udvardy 1975; Fondo Mundial
para la Naturaleza) Y UICN 1994, 1995, 1997; Olson Y Dinerstein 1998). Probablemente, todas estas áreas
también retienen < 30% de su cobertura de hábitat original (Hannah et al. 1995) y, por lo tanto, son
prioridades de conservación definidas. No obstante, estas áreas entre otras
tienen solo un pequeño porcentaje de las plantas del mundo como endémicas (Myers et al. 2000). Todas las
demás regiones biogeográficas distintas parecen contener menos de 500 especies de plantas endémicas, con
la probable excepción de la Falla de Albertina. de Central África (para cual la la compilación de datos
botánicos es una necesidad urgente). Por supuesto, las tres áreas silvestres tropicales más importantes del
Gran Amazonas, la Cuenca del Congo, Nueva Guinea y Melanesia también son extremadamente ricas en
especies y tienen muchas especies endémicas, pero las tres regiones conservan más de dos tercios de su
bosque original cubrir y requerir una estrategia de conservación diferente a la de los puntos de acceso
(Mittermeier et al. 1998).
Nosotros tener mostrado ese la habitat pérdida ese es tal una característica de la mundo biodiversidad Puntos
calientes tiene izquierda extremadamente números
grandes de especies amenazado y con una alto probabilidad de extinción en la ausencia deinmediato conservaci
ón ac- ción. En algunos puntos calientes oceánicos islas de la Caribe, Índico Océano, y Pacífico —
muchos de estas Ya
se han producido extinciones , y en hecho nosotros tener perdió incluso Más especies que nosotros haría espera
rbasado en habitat pérdida. En general,
la mayoría de la mundo amenazado especies son endémico de puntos de acceso. los la
licenciatura a cual nosotros puede eficazmente con- servir estas será determinar la altura de la rotura ola de la
sexto extinción(Pimm Y Cuervo 2000). Si la conserva- vación comunidad puede eficazmente utilizar la punt
os de acceso AP- proach, nosotros tener una oportunidad a proteger terminado mitad la especies del
mundo en la Puntos calientes solo. De otra
manera,nosotros estar a perder por mitad de la mundo amenazado especies en la a medio plazo futuro.

Expresiones de gratitud
Agradecemos a un revisor anónimo, A. Balmford, N. Burgess , J. Cannon, J. D'Amico, C. Galindo-
Leal, J. Lamoreux,
J. Kent, C. Kormos, J. Morrison, J. Mutke, N. Myers, S.
Olivieri, RE. Olson METRO. Pascual S. Pimm, DO. Sugal, BirdLife International y el resto del personal de
Conservation International en busca de ayuda en muchos aspectos de esto.estudiar.

Literatura citada
Arrhenius, O. 1921. Especies y área. Diario de Ecología 9: 95–99.
Baillie, J., y B. Groombridge. 1996. 1996 Lista roja UICN de animales amenazados. Unión Mundial para la Naturaleza, Gland, Suiza.
Balmford, A. 1996. Filtros de extinción y resiliencia actual: el significado de las presiones de selección pasadas para la biología de la
conservación. Tendencias en Ecología y Evolución 11: 193–196.
Balmford, A. y A. Long. 1995. Análisis a través del país de la biodiversidad con los esfuerzos actuales de conservación en los
trópicos. Biología de la conservación 9: 1539-1547.

Boitani, L., F. Corsi, A. Delaware Biase YO. D'Inzillo Carranza, METRO. Ravagli, G. Reggiani, I. Sinibaldi y P.
Trapanese. 1999. Banco de datos de mamíferos africanos de AMD : un banco de datos para la conservación y el manejo de los
mamíferos africanos. Instituto de Ecología Aplicada, Roma.
Borkin, LJ 1999. Distribución de anfibios en el norte de África, Europa, Asia occidental , y la ex soviet Unión. Páginas 329–420 en W. E.
Duellman, editor. Patrones de distribución de los anfibios. Johns Hopkins University Press, Baltimore, Maryland.
Brooks, T. METRO. 2000. Reciente Extinciones de aves . Páginas 695–703 en BirdLife International, editor. Aves amenazadas del
mundo. Lynx Edicions, Barcelona, España.
Brooks, T., y A. Balmford. 1996. Extinciones del bosque atlántico. Naturaleza
380: 115.
Brooks, T. METRO., S. L. Pimm, y NORTE. J. Collar. 1997. los grado de la deforestación predice el número de aves en peligro de
extinción en el sudeste insular de Asia. Biología de la conservación 11: 382–394.
Brooks, TM, SL Pimm y JO Oyugi. 1999 a . El tiempo transcurrido entre la deforestación y la extinción de aves en fragmentos de bosque
tropical. Con- s Biología ervation 13: 1140-1150.
Brooks, TM, SL Pimm, V. Kapos y C. Ravilious. 1999 b . Amenaza de la deforestación a aves y mamíferos montanos y de tierras bajas
en el sudeste insular de Asia. Diario de la ecología animal 68: 1061-1078.
Brooks, T., J. Tobias y A. Balmford. 1999 c . Deforestación y extinciones de aves en el bosque atlántico. Conservación
animal 2: 211-222. Brown, JH 1984. Sobre la relación entre abundancia y distri-
Bution de especies. El naturalista americano 124: 255 -279.
Cardoso da Silva, JM, y M. Tabarelli. 2000. El empobrecimiento de especies de árboles y la futura flora del bosque atlántico del noreste
de Brasil. Naturaleza 404: 72–74.
Cincotta, PR, J. Wisnewski y R. Engelman. 2000. La población humana en los puntos críticos de biodiversidad. Nature 404: 990–992.
Collar, NJ 1996. Las razones de los libros de datos rojos. Oryx 30: 121–130. Collar, NJ, MJ Crosby y AJ Stattersfield. 1994. Aves para
observar.
2. La lista mundial de aves amenazadas. Serie de conservación BirdLife 4. BirdLife International, Cambridge, Reino Unido.
Comité de Organismos Recientemente Extintos (CREO). 1999. Museo Americano de Historia Natural, Nueva York. Disponible en http:
// creo.amnh.org (consultado el 26 de mayo de 2001).
Connor, MI. F., y MI. RE. McCoy. 1979. los estadística y biología de La relación especie-área. El naturalista estadounidense 113: 791-
833.
da Fonseca, GAB, G. Herrmann, YLR Leite, RA Mittermeier,
A. B. Rylands, y JL Patton. 1996. Lista anotada dos mamiferos do Brasil. Documentos ocasionales en Biología de la
conservación 4: 1–38.
da Fonseca, GAB, et al. 2000. Siguiendo el liderazgo de África en el establecimiento de prioridades. Nature 405: 393–394.
Marcar, R. 1994. ¿Extinción o error de cálculo? Naturaleza 105: 104-105.
Dickinson, EC, RS Kennedy y KC Parkes. 1991. Las aves de las Filipinas. Lista de verificación 12. British Ornithologists 'Union, Tring,
Reino Unido.
Duellman, W. MI. 1999. Distribución patrones de anfibios en Sur Amé- ica. Páginas 255–328 en WE Duellman,
editor. Patrones de distribución de los anfibios. Johns Hopkins Universidad Prensa, Baltimore, Maryland.
Eisenberg, JF 1989. Mamíferos de los Neotrópicos. 1. Los Neotrópicos del Norte : Panamá, Colombia, Venezuela, Guyana, Suriname,
Guayana Francesa. Chic hace University Press, Chicago.
Eisenberg, JF y KH Redford. 1999. Mamíferos de los Neotrópicos.
3. Los Neotrópicos centrales: Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil. Chicago University Press, Chicago, Illinois.
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 1997. Estado de los bosques del mundo 1997. FAO,
Roma, Italia.
Fjeldså, J. y J. Lovett. 1997. Los patrones geográficos de los antiguos y especies jóvenes en la biota selva africana: la significación de ar-
montano específicos eas como centros evolutivos. Biodiversidad y conservación 6: 325–346. Frost, DR 1985. Especies de anfibios del
mundo: una referencia taxonómica y geográfica. Asociación de Colecciones Sistemáticas, Derecho-
rence, kansas.
Frost, DR 2000. especies de anfibios de la mundo. Museo Americano de

Historia Natural, Nueva York. Disponible en http://research.amnh.org/ herpetology / amphibia / index.html (consultado el 26 de mayo
de 2001).
Gaston, KJ 1994. Rareza. Chapman y Hall, Londres.
Gibbons, JW, DE Scott, TJ Ryan, KA Buhlmann, TD Tuberville, BS Metts, JL Greene, T. Mills, Y. Leiden, S. Poppy y
CT Winnie. 2000. El declive global de los reptiles, déjà vu anfibios. BioScience 50: 653–666.
Grelle, CE de V., GAB Fonseca, MT Fonseca y LP
Costa. 1999. los pregunta de escala en amenaza análisis: una caso estudiar con Mamíferos brasileños. Una conservación
animal 2: 149-152.
Greuter, W. 1994. Extinciones en zonas mediterráneas. Transacciones filosóficas de la Royal Society de Londres B 344: 41–46.
Gurung, K. K., y R. Singh. 1996. Campo guía a la mamíferos de El subcontinente indio. Académico Prensa, San Diego California.
Hannah, L., JL Carr y A. Lankerani. 1995. Perturbación humana y hábitat natural: un análisis a nivel de bioma de un conjunto de datos
globales. Biodiversidad y Conservación 4: 128-155.
Harte, J., y A. pag. Kinzig. 1997. En la implicati complementos de relaciones entre especies y especies para el endemismo, la rotación
espacial y los patrones de la red alimentaria. Oikos 80: 417–427.
Helin, S., N. Ohtaishi y L. Houji. 1999. El mamífero de China.
China Forestry Publishing House, Beijing.
Hilton-Taylor, C. 1996. Lista de datos rojos de plantas del sur de África. Strelitzia 4. National Botanical Institute, Pretoria, Sudáfrica.
Hilton-Taylor, C., compilador. 2000. 2000 IUCN rojo Lista de especies amenazadas . Unión Mundial para la Naturaleza, Gland,
Suiza. Disponible en http://www.redlist.org (consultado el 26 de mayo). 2001).
Houlahan, JE, CS Findlay, BR Schmidt, AH Meyer y SL Kuzmin. 2000. La evidencia cuantitativa de la disminución global de la población
de anfibios. Nature 404: 752-755.
Inger, R. F. 1999. Distribución de anfibios en el sur de asia y islas adyacentes. Páginas 445–482 en WE Duellman, editor. Patrones de
distribución de los anfibios. Johns Hopkins University Press, Balti- more, Maryland.
Koopman, K. F. 1989. UNA revisión y análisis de la murciélagos de la Oeste Los indios Páginas 635–644 en CA Woods,
editor. Biogeografía de las Indias Occidentales. Museo de Historia Natural de Florida, Gainesville.
MacArthur, RH, y EO Wilson. 1967. La teoría de la biología isleña. Princeton University Press, Princeton, Nueva Jersey.
MacPhee, R. RE. MI., y DO. Flemming. 1999. Requiem Æternam: la últimos quinientos años de Extinciones de mamíferos . Páginas 333–
371 en
RDE MacPhee, editor. Extinciones en tiempo cercano. Editores Académicos Kluwer, Nueva York.
Magsalay, P., T. Brooks, G. Dutson y R. Timmins. 1995. Extinción y conservación en cebú. Naturaleza 373: 294.
Margules, CR, y RL Pressey. 2000. Planificación de la conservación sistémica. Naturaleza 405: 243–253.
Mittermeier, RA, N. Myers, JB Thomsen, GAB da Fonseca y S. Olivieri. 1998. Puntos críticos de la biodiversidad y las principales áreas
silvestres tropicales: enfoques para establecer prioridades de conservación. Biología de la conservación 12: 516–520.
Mittermeier, RA, N. Myers, P. Robles Gil y CG Mittermeier.
1999. Puntos de acceso. Cemex, Ciudad de México, México.
Myers, N., RA Mittermeier, CG Mittermeier, GAB da Fonseca y J. Kent. 2000. Puntos críticos de la biodiversidad para las prioridades de
conservación. Naturaleza 403: 853-858.
Oldfield, S., DO. Fuerte, y A. MacKinven. 1998. los mundo lista de amenaza- Ened árboles. World Conservation Press, Cambridge,
Reino Unido.
Olson, DM, y E. Dinerstein. 1998. The Global 200: un enfoque de representación para conservar las ecorregiones más valiosas
biológicamente de la tierra. Biología de la conservación 12: 502-515.
Palmer, MW, y PS White. 1994. La dependencia de la escala y la relación entre especies y ar . El americano naturalista 144: 717–740.
Peterson, AT 1998. Nuevas especies y nuevos límites de especies en aves. Alca
115: 555–558.
Pimm, SL 1996. Lecciones de un asesinato. Biodiversidad y Conservación 5:
1059-1067.

Pimm, SL, y RA Askins. 1995. Las pérdidas forestales predicen la extinción de aves en el este de América del Norte. Actas de la
Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América. 92: 9343–9347.
Pimm, SL, y TM Brooks. 2000. La sexta extinción : qué tan grande, qué tan pronto, y ¿dónde? Páginas 46–
62 en pag. H. Cuervo y T. Williams, editores. Naturaleza y sociedad humana: la búsqueda de un mundo sostenible. Prensa de la
Academia Nacional, Washington, corriente continua
Pimm, SL y P. Raven. 2000. Extinción por números. Naturaleza 403:
843–845.
Pimm, SL, HL Jones y JM Diamond. 1988. Sobre el riesgo de extinción. El americano naturalista 132: 757–785.
Pimm, SL, MP Moulton, y LJ Justice. 1994. Extinciones de aves en el Pacífico central. Transacciones filosóficas de la Royal Society of
London B 344: 27–33.
Pimm, S. L., SOL. J. Russell J. L. Gittleman y T. METRO. Brooks. 1995. El futuro de la biodiversidad. Ciencia 269: 347–350.
Poynton, JC 1999. Distribución de anfibios en África subsahariana, Madagascar y Seychelles. Páginas 483–539 en WE Duellman,
editor. Patrones de distribución de los anfibios. Johns Hopkins University Press, Baltimore, Maryland.
Prance, GT, H. Beentje, J. Dransfield y R. Johns. 2000. La flora tropical permanece sub-recolectada. Anales del Jardín Botánico de
Missouri 87: 67–71.
Prendergast, J. R., R. METRO. Quinn, J. H. Lawton, SEGUNDO. DO. Eversham, y RE. W. Gibbons. 1993. Especies raras, la incidencia
de puntos calientes de diversidad y estrategias de conservación. Naturaleza 365: 335–337.
Redford, KH, y JF Eisenberg. 1992. Mamíferos de los Neotrópicos.
2. El Cono Sur: Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay. Chicago University Press, Chicago.
Rosenzweig, M. 1995. Diversidad de especies en el espacio y el tiempo. Cambridge University Press, cresta de Camb , Reino Unido.
Simberloff, D. 1992. ¿Las curvas de área de especie predicen la extinción en bosques fragmentados? Páginas 75–89 en TC Whitmore y
JA Sayer, editores. Deforestación tropical y extinción de especies. Chapman y Hall, Londres.
Spiegel, MR 1994. Teoría y problemas de la estadística. 2ª edición.

McGraw-Hill, Nuevo York


Stattersfield, A. J., METRO. J. Crosby A. J. Largo, y RE. DO. Wege. 1998. Áreas de aves endémicas del mundo: prioridades para la
conservación de la biodiversidad. Serie de conservación BirdLife 7 . BirdLife International, Cam- bridge, Reino Unido.
Steadman, DW 1995. Extinciones prehistóricas de aves de las islas del Pacífico: la biodiversidad se encuentra con la
zoarolología. Science 267: 1123-1131.
Stein, BA, LS Kutner y JS Adams. 2000. Precioso patrimonio: el estado de la biodiversidad en los Estados Unidos. Oxford University
Press, Oxford, Reino Unido.
Srikosamatara, S., B. Siripholdej y V. Suteethorn. 1992. Comercio de especies silvestres en la República Democrática Popular Lao y entre
la República Democrática Popular Lao y Tailandia. Boletín de Historia Natural de la Sociedad Siam 40: 1–47.
Tyler, MJ 1999. Patrones de distribución de anfibios en la región apalo de Austria-Palo. Páginas 541–563 en WE Duellman,
editor. Patrones de distribución de los anfibios. Johns Hopkins University Press, Baltimore, Maryland.
Udvardy, MDF 1975. Una clasificación de las provincias biogeográficas del mundo. Documento ocasional 18. Unión Mundial para la
Naturaleza, Morges, Suiza.
Uetz, P., y T. Etzold. 1996. los Reptil EMBL / EBI base de datos. Revista Herpetológica 27: 174–175.
Uetz, P., T. Etzold y R. Chenna. 2001. La base de datos de reptiles
EMBL. europeo Molecular Biología Laboratorio, Heidelberg. Disponible de http://www.embl-
heidelberg.de/~uetz/LivingRe ptiles.html (consultado el 26 de mayo 2001).
Walter, K. S., y H. J. Gillett. 1998. 1997 IUCN rojo Lista de plantas amenazadas. Unión Mundial para la Naturaleza, Suiza.
Wilkie, DS, JG Sidle y GC Boundzanga. 1992. Registro mecanizado.

Ging, caza del mercado, y un préstamo bancario en el Congo. Biología de la conservación 6: 570–580.
Wilson RE. MI., y RE. METRO. Reeder. 1993. mamífero especies de la mundo. Smithsonian Institución Prensa, Washington, corriente
continua Disponible desde http: // nmnhwww.si.edu/msw/ (consultado el 26 de mayo) 2001).
Woods, CA 1989. La biogeografía de roedores de las Indias Occidentales. Páginas 741–798 en CA Woods, editor. Biogeografía de las
Indias Occidentales. Museo de Historia Natural de Florida, Gaines ville.
Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación (WCMC). 1994. Fuente de datos de biodiversidad. WCMC, Cambridge, Reino Unido.
Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). 1994. Categorías de la Lista Roja de la UICN.
Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, Gland, Suiza.
Fondo Mundial para la Naturaleza y la Unión Mundial para la Conservación (UICN). 1994. Centros de diversidad vegetal. 1. Europa,
África, Asia sudoccidental y la Medio oriente Mundo Amplio Financiar para Naturaleza y UICN, Cam- bridge, Reino Unido.
Fondo Mundial para la Naturaleza y la Unión Mundial para la Conservación (UICN). 1995. Centros de diversidad vegetal. 2. Asia,
Australasia y el Pacífico. Fondo Mundial para la Naturaleza y UICN, Cambridge, Reino Unido.
Fondo Mundial para la Naturaleza y la Unión Mundial para la Conservación (UICN). 1997. Centros de divergencia vegetal . 3. Las
Américas. Fondo Mundial para la Naturaleza y UICN, Cambridge, Reino Unido.

Apéndice 1. Grado y porcentaje de restante primario habitat y total número de y por


ciento endemismo para aves, mamíferos, reptiles, anfibios y plantas en cada uno de los 25 puntos de
acceso (Myers et al. 2000).
Restante
habitat Aves mamíferos Reptiles Anfibios
Plantas

Apéndice 2. Suposiciones hecho respecto


a inclusión de geográfico unidades usado en la 1997 IUCN rojo Lista de Amenazado Plantas (Walter y Gillett
1998) dentro de los límites de puntos de acceso (Myers et al. 2000). *
Punto de acceso

(1) Tropical Andes


Colombia (Norte Delaware Santander, Antioquia (excepto Río Magdalena), Santander, Boyacá Cundinamarca C
aldas, Risaralda, Huila, Tolima), Perú (San Martín, Pasco), Bolivia (La Paz, Cochabamba)
(2) Mesoamerica
Guatemala, Belice, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, México o (Chiapas, Tabasco, Colima, Veracruz, Oaxaca, C
ampeche, Yucatán, Quintana Roo), Panamá (Chiriquí, Cordillerra Central, Coclé)
(3) caribe
Todos los estados e islas (no Trinidad y Tobago)
(4) Atlántico de brasil Bosque
Brasil (Espírito Santo, Rio Delaware Janeiro, São Paulo, Paraná, Santa Catarina Rio Grande hacer
Sul), Argentina (Misiones) (5) Chocó – Darién – Occidental Ecuador
Panamá (Darién), Colombia (Chocó), Ecuador (Esmeralda, Pichincha, Manibí, Guayas, Los Ríos, Canar, El Oro)
Perú (Tumbes, Piura, La Libertad)
(6) Cerrado de Brasil
Brasil (Goiás, Distrito
Federal, Tocantins) (7)
Chile Central
Todo Chile, excepto las islas de Juan Fernández.
(8) Florística de california Provincia
Estados Unidos (California)
(9) Madagascar
Madagascar, Seychelles, Reunión, Comoras
(10) Arco oriental y bosques costeros de Tanzania-Kenia
Kenia y Tanzania (lugares identificados como lugares de interés como Taita Hills, Shimba, Pare, Usambara,
Nguru, Uluguru, Ukaguru, Rubeho, Udzungwe, Mahenge, Matengo, Zanzibar, Tanga, Kilwa, Lindi, Iringa,
Mikanga ni, Njombe, Morogoro, Isla de la Mafia)
(11) Bosques del oeste africano
Sierra Leona, Liberia, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria, Camerún, Guinea Ecuatorial (solo Isla Fernando Po)
(14) Mediterráneo Cuenca
Grecia, Italia, Marruecos, Portugal (incluida Madeira, excluidas las Azores), Israel, Líbano, España ( estados
del sur , islas canarias ), Francia (departamentos del sur)
(15) Cáucaso
Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Rusia (Daguestán, Chechenia, Ingushetia, Osetia del Norte, Kabardino-
Balkaria, Karachai-Cherkesia, Adigea)
(dieciséis) Sundaland
Malasia, Indonesia (Sumatra, Java, Kalimantan), Singapur, India (
Islas Nicobar ) (17) Wallacea
Indonesia (excepto Sumatra, Java, Kalimantan, Bali, Irian Jaya)
(
1
8
)

F
i
l
i
p
i
n
a
s
t
o
d
a
s
l
a
s

F
i
l
i
p
i
n
a
s
(19) Indo-Birmania
Myanmar, Laos, Tailandia, Camboya, Vietnam, Bután, China ( Isla
de Hainan ), India ( Islas Andamán , Chitagong, Khaysa Hills, Meghalaya, Brahmaputra, Himalaya Oriental,
Nagaland, Manipur)
(20
)

C
h
i
n
a
S
u
r
c
e
n
t
r
a
l
C
h
i
n
a
(
S
i
c
h
u
a
n
)
(21) Ghats occidentales – Sri Lanka
Sri Lanka, India (Kerala, Tamil Nadu [Tirunelveli, Coimbature, Palani, Niligi ri Hills], Maharashtra [Ratnagiri,
Pune, Satara])
(22) Sur oeste Australia
Australia (toda Australia Occidental)
(2
3
)

N
u
e
v
a
C
a
l
e
d
o
n
i
a
t
o
d
o
N
u
e
v
a

C
a
l
e
d
o
n
i
a
(24) Nuevo Zelanda
toda Nueva Zelanda
(25) Polinesia-micronesia

Todas las islas en la región, incluyendo Hawai, Fiji, Isla Pitcairn.


* Las unidades geográficas son solo aquellas mencionadas por Walter y Gillett (1998). Los datos de la Provincia Florística del
Cabo y el Suculento Karoo son de Hilton-Taylor. (1996).