Está en la página 1de 3

MARXISMO, FELICIDAD Y CAPITALISMO

SOBRE LA CONFERENCIA ENTRE SLAVOJ ZIZEK Y JORDAN


PETERSON

Uno de los debates más esperado por los intelectuales contemporáneos es el


responsable de este escrito, sin duda alguna dos posiciones que se acercan a
la mirada crítica de los procesos históricos, de ideologías políticas y
económicas que imperan en la actualidad; y se manifiestan como fuerzas de
poder que dirigen el accionar de las personas.

El presente escrito pretende analizar a groso modo, algunas posturas que


resalto a nivel personal, de los dos grandes conferencistas ; para ello se hara
uso de los conceptos de felicidad, marxismo y capitalismo , como ejes centrales
que se usaron para el debate de estos dos personajes ante lo humano y lo
social.

Para empezar se hablara de la felicidad desde Peterson. Para este autor el


concepto es algo inútil buscarlo humanamente , su visión evidentemente es un
tanto trágica, caótica; el autor critica la visión utópica del marxismo en la
búsqueda del bien común, y atribuye que la lucha por jerarquías tiene una
orientación biológica, puesto que el hombre está en constante lucha consigo
mimo y busca un bien particular; su lucha constante con la vida no permite ver
el bien general, piensa en sí mismo ante que el bienestar común; por lo tanto,
según el autor su malevolencia no le permite ser feliz completamente , siempre
habrá un sin sazón que le impide su acuerdo natural consigo mismo y la
armonía con sus semejantes.

Puede pensarse entonces que el carácter negativo del hombre prevalece,


sobre la paz consigo y sus semejantes, esto daría razón a pensar en que su
inconformidad lo hace buscar sin medida un `posicionamiento superior ante los
demás y la asociación para mantenerse en el poder, por consiguiente se
convierte en necesario la creación de estructuras jerárquicas que permitan un
orden y control social ante el caos interior de cada uno de los individuos y en
esta asociación se presentara una desigualdad en la sociedad entre los
miembros.

Con la desigualdad es posible pensar en un segundo término el capitalismo, sin


duda alguna, es una característica de este sistema económico y político, este
concepto supone que las cabezas burguesas a cargo de este sistema tienen la
facultad de dirigir o contribuir a que este sistema funcione correctamente,
haciendo que los subyugados o proletarios tengas que esforzarse para
mantener el sistema. Es muy importante la aclaración que se menciona en la
conferencia, cuando enuncia que nadie puede asegurar que los ricos son
siempre malos y que los pobres son siempre buenos, como también que si la
clase proletaria estuviese a cargo de este sistema se podría asegurar que sería
bueno, puesto que de ser así y por ideología de esta última clase social , se
podría incurrir a tener una práctica errónea que no genere riqueza o un mal
funcionamiento de una empresa, al contrario se podría pensar en un fracaso,
porque como bien lo expone el cambio de actores supone un cambio de
manejo social y laboral que no garantiza un pleno funcionamiento ni una
igualdad social, es decir, para que haya una igualdad entre los que dirigen la
empresa y los que laboran ella, se pueden reducir los tiempos de trabajo lo que
daría como resultado menos producción, por citar un ejemplo, por ende,
terminaría por acabarse un sistema y por lo tanto parecería que fuese
necesario la clase burguesa al mando del sistema y las jerarquías,

Con Peterson se ve efectivamente una crítica al marxismo, desde un


pesimismo asertivo, en cierta medida, pues presenta no una utopía del ser
humano en sociedad, sino que caóticamente deja ver una felicidad inalcanzable
porque para él la vida no está para ser feliz sino para vivirla como se presente,
no hay peor enemigo para el hombre que el hombre mismo.

Hasta aquí se intentó mostrar el lado de Peterson Jordán frente a lo humano y


lo social, ahora veamos la postura que pone SLAVOJ ZIZEK en concordancia
a estos 2 ejes.

Para empezar con esta postura hay que declarar que su postura no es tan
caótica como la de Peterson, pareciese fuese marxista, él asume que ser feliz
depende de la confrontación del deseo individual y las consecuencias que este
tenga, puesto que se puede estar preso en un deseo natural que limitaría o
coartaría la libertad y eliminaría la dignidad personal. Lo cierto es que en el
accionar humano no siempre se busca la felicidad conscientemente, se
considera la felicidad como una categoría por fuera de la ética, cuando desea
de una forma moralmente no correcta, desaparece lo que se desea, es una
paradoja común entre los humanos, así que ser feliz va más allá de un estado,
de un bienestar, de ahí que se pueda decir, desde la mirada del autor, que
pareciese que se nos vendiera la idea de ser feliz como parte de un sistema
de valores del mundo capitalista, que como bien se sabe se reduce a un
excesivo consumo; el asunto es que en ese sistema económico son tantas
cosas al tiempo , como propagandas, que el hombre llega a la indecisión de no
saber que desea y siempre queda insatisfecho.

El autor enmarca indiscutiblemente el hombre actual, un hombre egoísta,


disperso, inconforme, una “máquina de deseos”, un sujeto deseante. La
biopolitica que presenta este autor presenta al capitalismo como la ventana del
deseo, y a las personas como mercancías que constituyen un valor social y
son tratadas como objetos, por ejemplo, se podría pensar en que una posición
social elevada como gerente, doctor determina el valor de una persona, se
enmarca en el capitalismo una ideología materialista que supone que no
existen las ideologías por la diversidad de formas de pensar y ser, pero como
lo menciona el autor no hay nada que uniforme más al hombre en
pensamiento y acción que el capitalismo; ante esto el autor dice: “ es el
capitalismo de hoy que nos iguala demasiado y causa la perdida de muchos
talentos..” lo que quiere hacer ver el autor es que por naturaleza no hay una
estabilidad de jerarquías y por ende hay fluctuaciones constantes en el sistema
imperante actual. Indicando que lo que la ideología nos vende entorno a la
felicidad puede ser una farsa disfrazada que hace al ser humano actuar de una
forma que no se quiere.

Ahora bien, mostrando que el capitalismo vende ideas falsas y que el hombre
en este sistema se encuentra en continuo inconformismo se puede decir que, el
sistema en este descontrol, inclina al hombre, sin saber hacia un autoritarismo,
porque no se tiene conciencia del accionar humano, son las políticas
económicas y las estrategias de la misma las que están guiando al hombre a
un actuar inconsciente.

Puede decirse entonces que el capitalismo se presenta como un sistema


contradictorio, por ejemplo impulsa al consumo; pero también al cuidado
ambiental al mismo tiempo, difícil verlo, pero media entre el deber y el placer, y
al final cumple con su propósito expansión, y multiplicación, y lleva al hombre a
sacrificar todo por la vanguardia, por un deber negativo y perverso que arrasa
con lo humano, con lo divino, con lo real y duradero, el bienestar social y
común.

Ante estas dos posiciones de los autores es preciso concluir que ambos desde
su pesimismo, uno más marxista y otro contra marxista, ambos piensan
negativamente en los constructos humanos, ambos piensan al hombre como
un ser en construcción, no está demás la crítica de Perterson al marxismo y de
SLAVOJ ZIZEK capitalismo, por consiguiente es preciso admitir que la historia
humana , lo procesos políticos , el sistema económico , la ética, la moral, el
deber ser humano, son instancias dinámicas y reconsiderarles, pensar en que
se hay un proyecto acabado del ser humano es incorrecto, y sobretodo
considerar que el hombre es un elemento de la naturaleza , no el único ni el
más importante, somos seres en desarrollo que buscan en la sociedad un
oportunidad de existir y vivir.