Está en la página 1de 4

ADQUISICIÓN DE LA POSESIÓN.

Nuestra Legislación civil en forma expresa no instituye cómo se puede adquirir la


posesión; sin embargo, establece como se puede adquirir el Derecho de
propiedad, situación que nos hace determinar que ésas son también las formas de
adquirir la posesión conforme a la naturaleza jurídica de cada una de ellas.

En resumen podemos señalar que la posesión puede adquirirse por ocupación,


por usurpación y finalmente, por tradición o transmisión de los derechos, ya sea
por efectos de los contratos entre vivos o por causa de muerte.

CONSERVACION DE LA POSESION.

Quien tenga legítima posesión de una cosa puede utilizar cualquier mecanismo
idóneo para mantenerse en la posesión de la cosa; por lo tanto, la conservación
depende básicamente de la actitud diligente que asuma el poseedor, además que
esta es la actitud que debe tener todo poseedor de una cosa material.

POSESION PRECARIA.

Para la procedencia del desalojo por ocupación precaria debe probarse dos
condiciones copulativas: que la parte demandante sea el titular del bien cuya
desocupación pretende, y que la parte emplazada ocupe el mismo sin título o
cuando el que se tenía ha fenecido. El "título" a que se refiere las segunda
condición copulativa es el que emana de un acto jurídico por el que se otorga al
poseedor la propiedad, arrendamiento, usufructo, uso, comodato, superficie,
anticresis, entre otros, del bien que se detenta; siendo que la posesión precaria es
aquella que se ejerce de facto, sin contar con título que justifique la posesión.

PREPRESUNCIONES LEGALES.
Se denomina presunción, en el Derecho, a una ficción legal a través de la cual se
establece que un hecho se entiende probado. La mayoría de las presunciones
admiten prueba en contrario (Iuris Tantum) y otras presunciones son absolutas
(Iure et de Iure). Por ejemplo se presume que todas las personas conocen el
contenido de las normas una vez publicadas en el diario El Peruano. En este caso
no se admite prueba en contrario.
PRESUNCIÓN DE PROPIEDAD
El poseedor es considerado propietario, mientras no se pruebe lo contrario. Esta
presunción no puede oponerla el poseedor inmediato al mediato. Tampoco puede
oponerse al propietario con derecho inscrito. Por ejemplo un inquilino no puede
oponer la presunción de propiedad a quien le arrendó el predio.
PRESUNCIÓN DE POSESIÓN DE LOS BIENES ACCESORIOS
La posesión de un bien hace presumir la posesión de sus bienes accesorios. La
posesión de un inmueble hace presumir la de los bienes muebles que se hallen en
él. Por ejemplo una persona alquila una vivienda y se presume que es poseedora
de las sillas, muebles y otros artefactos que se encuentren en la casa.
PRESUNCIÓN DE BUENA FE
Se presume la buena fe del poseedor salvo prueba en contrario. Esta presunción
no favorece al poseedor del bien inscrito a nombre de otra persona.
PRESUNCIÓN DE CONTINUIDAD
Si el poseedor actual prueba haber poseído el bien anteriormente, se presume que
poseyó en el tiempo intermedio, salvo prueba en contrario.Por ejemplo un
propietario actual prueba que posee el inmueble hace 12 años por lo que se
presume que durante todo ese tiempo hasta la fecha ha poseído el inmueble,
salvo que pruebe lo contrario.
MEJORAS Y CLASES DE MEJORAS.
MARTIN WOLFF como RIPERT y BOULANGER llaman a las mejoras como
“Gastos sobre la cosa”, así el primero afirma lo siguiente: “Con frecuencia ocurre
que el poseedor haga gastos considerables en la cosa. Apuntalo una casa que
amenazaba ruina, edificó un granero, mantuvo un caballo, etc. Si tiene que
entregar la cosa al propietario no sería justo que perdiese totalmente el valor de
las impensas señaladas. Mientras los segundos clasifican los gastos en gastos
necesarios, gastos útiles y gatos suntuarios.
Por otro lado DOMENICO BARBERO indica que a las obras nuevas hechas por el
poseedor se denominan adiciones; pero si estas importan un aumento del valor
conseguido por la cosa, revestiría la calidad de mejoras.
MEJORAS NECESARIAS.
Son las que se deben realizar con urgencia para evitar la destrucción o deterioro
del bien. RIPERT y BOULANGER, afirman que esta clase de mejoras, son
aquellas indispensables para la conservación del inmueble. En efecto, las mejoras
necesarias son aquellas introducidas con el objetivo de conservar el bien poseído.
Sin ellas este bien quedaría destruido irremediablemente. El apuntalamiento de
una casa en peligro de caer es un ejemplo de esta clase de mejoras, igualmente la
reparación de una pared que amenaza desplomarse, el cambio de una tubería de
agua deteriorada, etc. Todos estos ejemplos y otros más que tengan relación con
la conservación de un bien se encuentran en este primer parágrafo del Art. 916º
del Código.
MEJORAS ÚTILES.
El segundo parágrafo establece que las mejoras son útiles, las que sin pertenecer
a la categoría de necesarias aumentan el valor y la renta del bien. Este concepto
de la norma nos remite a la noción de UTILIDAD. Esto, porque se suele confundir
con la noción de lo NECESARIO que sustenta la mejora necesaria. Ergo, mejoras
útiles son las que, sin tener el carácter urgente de las necesarias, incrementan la
utilidad, el valor y la renta del bien. Por ejemplo, la construcción de habitaciones,
dotar al bien de servicios de agua, desagüe, luz eléctrica. La mejora es útil
cuando, resultante del ejercicio posesorio, se expresa en la explotación económica
del bien a fin de obtener un rendimiento económico aumentando cualitativamente
su valor. El ejemplo de ELEODORO ROMERO ROMAÑA en ese sentido es
aleccionador, así “cuando una ventana de rejas a la que se abre una puerta de
calle y se convierte en una tienda, para obtener mayor renta. No era necesaria
esta mejora, no era indispensable, pero es útil porque aumenta el valor del
inmueble y su rendimiento”. De igual forma, la construcción de un baño en una
casa-habitación, es una mejora de esta naturaleza. También lo será la instalación
de luz eléctrica, la construcción de un depósito, un tanque de agua y similares.
MEJORAS DE RECREO.
Llamadas también suntuarias, porque son efectuadas para la comodidad personal
del poseedor. Son aquellas que encierran un valor superfluo apreciadas sólo para
fines de ornato, lucimiento o mayor comodidad del bien, como indica el tercer
parágrafo del Art. 916º del Código. No evitan la destrucción o deterioro del bien, ni
le confieren mayor valor, ni aumentan su renta. Un ejemplo de este tipo de
mejoras son las pinturas artísticas efectuadas en las paredes de una casa, la
construcción de un jardín japonés y otros hechos análogos.
DEFENSA POSESORIA.
La auto tutela posesoria es un mecanismo extrajudicial de defensa de la posesión,
de naturaleza auto compositiva, sustentada desde sus orígenes en el derecho
fundamental a la legítima defensa, que permite el uso de la fuerza por parte del
poseedor para retener el bien mueble o inmueble frente actos de perturbación o
para recobrarlo, en base a los principios de inmediatez y proporcionalidad, si se
tratase de actos de despojo.
INTERDICTOS POSESORIAS.
Los Interdictos son procesos sumarios posesorios, por lo que se definen como:
Proceso en que no disputamos sobre la propiedad, dominio o cuasi dominio de
alguna cosa o derecho, sino sobre la retención o recobro de la posesión o cuasi
posesión de una cosa.

O sea que el Dominio queda excluido, no se toma en cuenta en los juicios


posesorios, pues la controversia debe desarrollarse exclusivamente sobre el
hecho puro y simple de la posesión.
EXTINSION DE LA POSESION.
ARTÍCULO 922: La posesión se extingue por:
•Tradición.
•Abandono.
•Ejecución de resolución judicial.
•Destrucción total o pérdida de bien.