Está en la página 1de 4

EL HOMBRE VIOLENTO O NO VIOLENTO POR NATURALEZA

JUAN DAVID LONDOÑO GIRALDO

LUISA FERNANDA MARULANDA

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA


CÁTEDRA DE LA PAZ
19 de abril de 2019
La violencia, la paz y el conflicto son conceptos que deberían ser excluyentes el uno
del otro, sin embargo, están relacionados y es por esta razón que se van a definir
cada uno de ellos para poder entender como se relacionan.

Se empezará definiendo el concepto de paz, con origen en el término latino pax,


la paz puede ser definida en un sentido positivo y en un sentido negativo. En sentido
positivo, la paz es un estado de tranquilidad y quietud; en cambio, en sentido
negativo, la paz es la ausencia de guerra o violencia. (Definición de, s.f.)1

El conflicto, define al conjunto de dos o más hipotéticas situaciones que son


excluyentes: esto quiere decir que no pueden darse en forma simultánea. Por lo
tanto, cuando surge un conflicto, se produce un enfrentamiento, una pelea,
una lucha o una discusión, donde una de las partes intervinientes intenta imponerse
a la otra. (Definición de, s.f.)2

La violencia, cualidad de violento o la acción y efecto de violentar o violentarse. Lo


violento, por su parte, es aquello que está fuera de su natural estado, situación o
modo; que se ejecuta con fuerza, ímpetu o brusquedad; o que se hace contra el
gusto o la voluntad de uno mismo. (Definición de, s.f.)3

Al definir estos tres conceptos, se puede ver como se relacionan con Relatos
Salvajes, película dirigida por Damián Szifron y como abarca esta los conceptos
anteriormente definidos.

Existe un gran interrogante que seguramente ha estado presente en la humanidad


a lo largo del tiempo, ¿el hombre es violento por naturaleza? Es una pregunta que
se intentará resolver a lo largo de este ensayo.

Según el filme y sus seis cortos, los conflictos pueden estar presentes en cualquier
momento de la vida de una persona, sin importar género, raza, ideologías políticas,
nacionalidad, estrato socioeconómico, siempre conllevan un factor determinante
para entender como se puede desarrollar el conflicto y es el nivel de emoción que
se involucra en el mismo.

A lo largo de los seis cortos es posible ver como cada uno de los protagonistas
enfrenta un conflicto que es muy diferente al anterior y al siguiente, son conflictos

1
https://definicion.de/paz/
2
https://definicion.de/conflicto/
3
https://definicion.de/violencia/
que se podrían presentar en la cotidianidad de cada persona, el ser rechazado en
diferentes ámbitos por muchas personas, ejercer justicia por mano propia por
hechos que los han atormentado a sí mismos o a sus familiares, discriminación por
parte de alguien con más recursos, injusticia por parte de autoridades, muerte de
un familiar y el cubrimiento de su responsabilidad gracias a los recursos con los que
cuenta la familia o enterarse de que su pareja le ha sido infiel y la persona asiste a
su boda. Todos los casos son tomados de la realidad y llevados tal vez al extremo
por parte de sus protagonistas.

Habiendo mencionado esto es necesario preguntarse, ¿es necesario recurrir a la


violencia para resolver un conflicto? Se pensaría que para resolver los conflictos
anteriores si lo es, sin embargo, el hombre se diferencia del resto de la naturaleza
por tener la capacidad de racionar y poder tomar decisiones basadas en la
racionalidad y en las consecuencias que se pueden enfrentar si tomamos acciones
no pensadas, como las que tomaron los protagonistas de los seis cortos. Por tanto,
al tener la capacidad de pensar y racionar es necesario analizar a donde conduce
dejarnos llevar por el impulso racional y cumplir las fantasías salvajes que
atraviesan la mente del ser humano al encontrarse frente a un conflicto.

Tener un conflicto no necesariamente implica recurrir a la violencia, ese es un tipo


de pensamiento que debe terminar puesto que si es posible y se ha demostrado
que se puede resolver un conflicto o una diferencia que se tenga con otra persona
a través del diálogo y entender que el punto de vista de ese otro ser humano es tan
valioso como el del otro, es ahí donde se comienza a construir la paz, cuando se
entienden que las diferencias hacen de los seres humanos poder crecer
intelectualmente y entender que no se necesita recurrir a la violencia para buscar
tener la razón.

Uno de los protagonistas de los cortos que demostró que no es necesario recurrir a
la violencia fue la mujer que había sufrido la separación de su familia ya que su
padre se suicidó por culpa de la presión e instigación del hombre que llega al
restaurante, por más resentimiento, rencor y demás emociones que pueden
acompañar esta situación ella nunca pensó en recurrir a la violencia al tratar a esta
persona cuando llega al restaurante donde trabaja, es cierto, no es la mesera más
amable de todas, sin embargo, se opone a tomar justicia por manos propias cuando
la cocinera le propone poner veneno en la comida del hombre que llega al
restaurante y evita que coma la comida cuando se entera que la cocinera sin su
consentimiento igual puso veneno, esto demuestra que a pesar del resentimiento y
todas las emociones que ella pueda estar sintiendo no ejerce violencia física sobre
la persona que tanto daño le ha causado a su familia, por tanto, no es necesario
recurrir a la violencia para resolver un conflicto.
Cada persona tiene una forma distinta de ver los conflictos que enfrenta en su vida
diaria, de cada uno depende si se deja llevar pos sus impulsos irracionales y poder
cumplir las fantasías que atraviesan su mente y ser capaz de plasmar en acciones
sus pensamientos. Es en su cotidianidad y entorno donde encontrará la respuesta
a cómo resolver las situaciones que se le pueden plantear.

Un corto que tal vez pudo haber hecho falta en la película, donde un niño o niña
pudiera ser quien se viera enfrentado a resolver un conflicto que lo hiciera
considerar si la violencia es el medio para remediar la situación que atraviesa y
podría dar una visión más clara a la pregunta hecha al inicio de este ensayo.

“El hombre nace bueno y la sociedad la corrompe” Jean-Jacques Rousseau, esta


afirmación que propone Jean-Jacques en su obra El Contrato Social, alude a que el
hombre es producto de la construcción social de todas las personas que lo rodean
y de su entorno en general. Rousseau dice esto ya que cuando un bebé nace carece
de maldad y de pensamientos que atenten contra la sociedad y que al crecer éste
irá adoptando las normativas y comportamientos del entorno que lo rodea. Por tanto,
el hombre no nace con una personalidad o moralidad definida, las adquiere a
medida que va creciendo y va interactuando con las personas que conforman su
entorno, así adopta los modelos sociales que la sociedad impone, dejando a un lado
el estado de pureza que tenía al nacer.

Es gracias a esto y a diferentes pensamientos que se puede concluir que el hombre


no es violento por naturaleza, es una construcción social de todas las experiencias
por las que atraviesa a lo largo de su vida, el ser una persona o violenta es el
resultado de educación, vivencias, experiencias y aprendizajes principalmente de
su niñez y claramente de su vida adulta.

La sociedad en general siempre estará en construcción, sin embargo, se creería


que hay sociedades que han entendido que la resolución de conflictos no involucra
necesariamente la violencia, que la mejor forma de resolver éstos es a través del
diálogo y la construcción de la paz, puesto que han tenido que vivir la violencia y
entienden que ese no es el camino para lograr acabar con el conflicto.