Está en la página 1de 6

INTRODUCCIÓN

En el siguiente ensayo escribiré acerca del signo de Peirce y cómo es que ha ido
evolucionando en el mundo de la semiótica.

La semiótica peirceana proporciona una teoría general completa del significado y


la representación. Para Peirce todo lo que existe es signo, en cuanto que tiene la
capacidad de ser representado, de mediar y llevar ante la mente una idea, y en
ese sentido la semiótica es el estudio del más universal de los fenómenos y no se
limita a un mero estudio y clasificación de los signos.

Peirce es considerado padre de la semiótica, los frutos de su concepción triádica


del signo todavía se obtienen en nuestros días: INTERPRETANTE – OBJETO Y
REPRESENTAMEN.

Por eso cada parte de la que se tratará aquí es ver la manera en cómo cada
manejo en el signo de Pierce fue dado. Se hablará sobre la primeridad,
segundidad, terceriedad, cualisigno, legisigno y sinsigno.
CHARLES PEIRCE Y SUS SIGNOS

El signo es algo que está en lugar de otra cosa y tiene sentido para alguien. La
concepción de signo de peirce es tríadica, porque lo componen tres partes:
representamen-objeto-interpretante. El signo ocupa el lugar de una cosa, la hace
referencia a algo ausente en alguno de los aspectos de ese algo (represéntame).
El signo que se crea en la mente sobre un signo es más desarrollado y se llama
interpretante. El signo representa a un objeto de la realidad. Charles pierce basa
sus estudios en la teoría de los sistemas, por eso concibe la realidad como una
triada, a diferencia de saussure que usa conceptos dicotómicos.

Para que sea algo un signo necesita cumplir ciertas condiciones:

1- debe tener cualidades para distinguirlo (debe ser representame).

2- debe tener un objeto (la relación con el representame no basta, necesita un


tercer elemento).

3- necesaria y suficiente es que cumpla con la condición tríadica, donde el


representame sea reconocido como objeto y esto se da a través de un
interpretante.

Representame-Interpretante-Objeto

Definición de signo: El signo o representame es algo que se refiere a algún


aspecto o carácter de una cosa. Está dirigido a alguien, al hacerlo crea en la
mente de la persona un signo equivalente o más desarrollado. Al signo creado se
le llama interpretante y parte del primer signo. Recordemos que es más
desarrollado que él represéntame. El signo está en lugar de un algo, es decir, de
un objeto. No en todos los aspectos, sino a un idea sobre el objeto, esa idea
Pierce la llama fundamento del represéntame.

El represéntame es algo que está en lugar de otra cosa, sustituye a una cosa.

El interpretante: cumple la función de mediador entre el representame y objeto,


este interpretante del signo es otro signo. Es la modificación en el pensamiento
producida por un signo.

El objeto: es la parte de la realidad de la cual el represéntame trata de dar cuenta.


Se accede a esta porción existente en la realidad mediante el signo.
La interrelación entre el representamen y el objeto queda implícita, si no hay un
interpretante y una correlación que corresponde al interpretante y al objeto
establecido por la persona que lo está interpretando, el intérprete. La función del
intérprete, en colaboración con su respectivo interpretante, es precisamente la de
demarcar, y hacer explícita hasta dónde sea posible, la correlación entre
representamen y objeto, lo que pone en marcha el proceso de la significación del
signo. La correlación mediadora tiene que ser entonces netamente triádica.

La correlación triádica consta de tres categorías que Peirce denomina Primeridad


(Firstness), Segundidad (Secondness) y Terceridad (Thirdness). Peirce mismo
concede que sus categorías son 'ideas tan generales que pueden considerarse
como algo semejante a inclinaciones o tendencias hacia las cuales se dirigen los
pensamientos'. Las categorías fluyen por todos los rincones de la mente de Peirce,
impregnando sus reflexiones sobre los signos. Estas categorías yacen detrás de
todo pensamiento humano, y de hecho, detrás de todos los procesos del universo,
tanto inorgánicos como orgánicos.

La categoría de Primeridad consiste en independencia de cualquier otra cosa, es


pura variedad, posibilidad, indeterminación. Peirce trata de describir sus rasgos
más obvios del siguiente modo: «es lo primero, presente, inmediato, fresco, nuevo,
inicial, original, espontáneo, libre, vívido, consciente y evanescente. Sólo recordad
que cada descripción de ella debe resultar falsa para ella». La primeridad es lo
completamente separado de toda concepción o referencia a algo más, como por
ejemplo un dolor o la cualidad de ser rojo considerados en sí mismos y sin
referencia a ninguna otra cosa, ni siquiera al sujeto que los experimenta.

La categoría de Segundidad consiste en aquello que es relativo a algo, es decir,


se refiere a cualquier interacción que envuelve dos elementos. Esta categoría
implica siempre una idea de dependencia, de acción y reacción. Es, por ejemplo,
la que predomina en las ideas de causación o fuerza estática, ya que causa y
efecto son dos y las fuerzas estáticas ocurren entre pares.

La terceridad es la categoría de aquello que es mediación entre otros dos, siendo


esa mediación un elemento irreductible a ninguno de los otros dos. La terceridad
es el poder de relación que convierte la estructura diádica anterior en una forma
más alta de racionalidad. Es siempre de la naturaleza del pensamiento o de la ley,
y es general por naturaleza. La terceridad es la categoría más rica y compleja, y la
más importante para la vida creativa del yo y del universo en desarrollo, aunque
no puede considerarse separadamente de las otras dos pues cada categoría
depende de las anteriores, ni puede tampoco reducirse a ellas.
Clasificacion de los signos

CUALISIGNO: El signo en sí mismo es una cualidad. Son aquellos que se refieren


a algún aspecto o cualidad inherente del signo. Un Cualisigno es una cualidad que
es Signo. No puede actuar verdaderamente como signo hasta tanto no esté
formulado; pero la formulación no tiene relación alguna con su carácter en tanto
signo. (Peirce, 1986).

Por ejemplo: la tristeza, bondad, brillo, luz, etc.

SINSIGNO: Es un existente real, un objeto concreto. El mero existir es lo que nos


permite hablar de signo. Un rayo debe existir y por ello podemos llegar a decir que
es signo. Un signo que sea sinsigno actuará a través de su singularidad,
temporalidad o de su localización única. El sinsigno sería entonces un signo
singular, individual. Un objeto actualmente existente o un acontecimiento, en el
sentido de una función señal espacio-temporal.

Un Sinsigno (la sílaba sin se toma para significar ’que es una única vez’, como en
la sílabas inglesas single, simple, o en la latina semel, etc.) es una cosa o evento
real y verdaderamente existente que es un signo (Peirce, 1986).

Por ejemplo: la señal específica “Pare”, en una esquina específica. Una palabra
particular, de un libro particular. Una escultura, esa y no otra, etc.

LEGISIGNO: Cuando el representamen es una convención social establecido


como ley. El legisigno sería entonces un principio con un valor general.

Un Legisigno es una ley que es un Signo. Esta ley es generalmente establecida


por los hombres (Peirce, 1986).

Por ejemplo: la cruz vista como representación de la moral cristiana. El color rojo
que determina el peligro. El dibujo de un corazón.

Cualisigno-Legisigno-Sinsigno

Cualisigno: El signo representa una cualidad de algo. Ej. Amarillento.

Sinsigno: Cuando el signo representa un objeto real y también una cualidad visible
en el objeto. Ej. El sol es amarillento.

Legisigno: Nuestro signo representa una convención social, una ley o un hábito.
CONCLUSIONES

 En la Primeridad: Lo primero que percibimos de un objeto, la denotación sin


un antecedente que nos abre la posibilidad de que sea cualquier cosa, es la
cualidad lo primero que percibimos y no hacemos referencia a otro algo. No
es precisa, ni determinada.

 En la Segundidad es cuando somos conscientes de ese ente, sabemos lo


que es, nos damos cuenta que es singular. Este momento de segundidad
siempre genera una reacción o efecto. Ya relacionamos la cualidad con
algo, por eso es el segundo momento en el proceso de construcción del
signo.

 En la Terceridad: Es donde la conceptualización, se refiere a lo general o la


ley porque es el último proceso donde se observa una relación entre la
primeridad y segundariedad. Las convenciones sociales se manifiestan
aquí, también se ubica al signo en su función.

 Son etapas del pensamiento y siempre van a estar relacionadas, en la


primariedad el representamen, cuando se percibe mediante los sentidos se
pone en la mente; en la segundidad se hará la relación entre el
representamen y el objeto. Asì cuando se presente el signo se presentarà
en la mente el objeto. Y finalmente, en la terceriedad el intepretante
relaciona la primeriedad y la segundidad de acuerdo a un tercer elemento
que se llama INTÉRPRETE.
FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y EDUCACIÓN

ESCUELA PROFESIONAL DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD”

TEMA: Los signos de Charles Pierce

CURSO: Semiótica

DOCENTE: Teodocia Zavala

CICLO: V

ALUMNA: Moretti Nuñez, Ana Lucia

2019