Está en la página 1de 1

PARASITOSIS RELEVANTES

Enfermedades protozoarias. La infección por Trichomonas y Giardia se relaciona con la higiene personal, y su
diagnóstico se basa en el estudio en fresco de exudado vaginal y heces respectivamente; se debe tratar a
portadores asintomáticos con el fin de evitar contagios. La incidencia de leishmaniasis, criptosporidiosis,
isosporiasis y microsporidiosis ha aumentado al aparecer como enfermedades oportunistas en pacientes con
sida, presentando características clínicas, diagnósticas y terapéuticas especiales en este grupo de pacientes,
con una incidencia muy escasa en inmunocompetentes
Enfermedades por helmintos. Transmitidas principalmente por la ingesta de carne y verduras sin preparación
adecuada, precisan agentes intermediarios, generalmente animales domésticos y ganado por lo que
predominan en el medio rural. A pesar de la vigilancia veterinaria, Taenia saginata y el quiste hidatídico se
atienden con frecuencia en la práctica clínica diaria, siendo endémica la hidatidosis en el centro peninsular. Su
principal sintomatología es digestiva. La cisticercosis tiene relevancia en nuestros días debido al fenómeno de
la inmigración.

Enfermedades por nematodos. La oxiurosis continúa siendo muy prevalente en niños y tiene alta
contagiosidad en la familia, que debe recibir tratamiento al completo. Ascaris lumbricoides presenta una
primera fase pulmonar (síndrome de Loeffer) de difícil diagnóstico y posteriormente afectación intestinal, con
potenciales complicaciones graves. La anisakiasis se ha convertido en una patología prevalente por el
consumo de pescado crudo y suele presentarse como cuadro de abdomen agudo, de tal forma que
frecuentemente conlleva cirugía. Tricinella spiralis ha dado paso a T. britovi como principal agente de
triquinosis debido al consumo de jabalí y las matanzas clandestinas que escapan al control veterinario.

Enfermedades por ectoparásitos. En el tratamiento de la sarna, piojos y ladillas, permetrina es actualmente el


agente de elección.