Está en la página 1de 3

JIMMY MORENO ROJAS INFORME FINAL: LAS CONFESIONES

INFORME FINAL: LAS CONFESIONES DE SAN AGUSTÍN

1) ¿Por qué recomiendo este libro?

A. Más que cerrarse al bagaje religioso que atraviesa el pensamiento de San Agustín, Las
Confesiones son un diario íntimo donde se desarrolla la vida, el crecimiento, la angustia y
felicidad que logra un hombre en su vida diaria. Muestra al hombre como alguien
angustiado por sus errores, por sus cambios, por lo que ha hecho en su vida; la fragilidad
del ser humano está presente, y Agustín recuerda una vez más lo volátiles que somos los
seres humanos, lo que podemos llegar a hacernos bajo nuestros propios medios. Y de
esto último salen dos opciones: o perjudicarnos y caer en un profundo recogimiento a la
vida misma, o más bien tratar de encontrar alternativas, hallar en el error un punto de
partida hacia un crecimiento personal, que termina por encontrar la mayor
confortabilidad del ser humano. Esta confortabilidad es cuando el ser humano pueda
sentirse bien consigo mismo, que halle una salida a las peores encrucijadas de la vida,
bajo las manos de Dios y su benevolencia con los seres humanos, siempre ayudándolos
a reconocer y superar sus errores.
B. Me llama mucho la atención el tinte psicológico que se presenta en esta obra. Cómo
logra encarnar un día a día, que puede oscilar desde una tragedia hasta una fortuna, una
secuencia que termina por dar con un sinsentido, al cual precisamente Agustín quiere
buscarle; es decir, me interesa mucho el personaje en Agustín, una persona que logra
reprocharse lo que hace diario, sus metas, sus fallas, siempre hallando en todas esas
acciones un sentido, que determinará su misión y su trabajo “trascendente” fuera de los
límites del hombre. Porque fuera de estos límites del ser humano, se halla el verdadero
sentido de vida, que para Agustín es el encuentro con lo Divino. En concreto, el hecho
de retratar y poner en escena los pensamientos habituales de un hombre, que a veces se
perjudica y al rato se arrepiente, me parece mostrar una intimidad tan bella en la cual
todos podemos identificarnos; un “querer ser”, después de tanto aprendizaje, es el
motivo al que llega Agustín para dar sentido a la vida, siempre en concordancia con la
ley y vida cristiana. A quien interese o atraviese un sinsentido en la vida, que quiera hallar
una confortabilidad en su vida, este viaje introspectivo que hace Agustín puede ser una
perfecta lectura, que enuncie la esperanza del hombre hacia un camino en el cual el
mismo ser humano pueda sentirse cómodo.

2) Dos aspectos importantes de Las Confesiones

A. Las Confesiones, como había dicho, es un texto que narra el viaje introspectivo de un
hombre que ya maduro empieza por recordar todo el avance de su vida hasta estos días.
En Las Confesiones te encuentras con un personaje que trata de encontrar siempre un
sentido a cada acción que hace, una conexión que lo haga justificar su misión en el
mundo, una concordancia con la vida misma. Por eso cada acto, cada error, cada victoria,
JIMMY MORENO ROJAS INFORME FINAL: LAS CONFESIONES

cada pérdida, para Agustín, serán las señales que guíen el verdadero camino a la
trascendencia, al encuentro con Dios y con su naturaleza; de aquí, que el viaje
introspectivo, como todo buen héroe épico, logre siempre un aprendizaje en el hombre,
un encuentro con sí mismo y con aquello que lo conforta, que lo hace sentir mucho más
tranquilo, confortado y paciente con su vida. En este aspecto, cualquier persona puede
identificarse con Agustín, porque todos tomamos conciencia luego de un acto en el cual
no se ha sentido la persona bien consigo misma; el hecho de que esta angustia quede
tallada como especie de diario íntimo, muestran el escenario narrativo que forma Agustín
y en el cual cualquier persona que lea pueda engancharse.
B. Su encuentro introspectivo tiene un encuentro con la Divinidad. Si bien, como había
dicho, no es necesariamente un texto religioso ni mucho menos con un contenido
semejante a escrituras religiosas, podría ser una herramienta didáctica para aquellos
creyentes que se sienten inseguros o angustiados de su vida y su fe. Es decir, su contenido
religioso tiene una vena latente en la obra, porque pretende encarnar las inseguridades e
incompatibilidades en las cuales cae cualquier ser humano, pero el hecho de saber superar
esos errores y engancharse con una verdad que concuerde con su vida, bajo el telón
religioso, lo hace evidentemente un texto que puede acercar más personas al sentido de
la palabra Divina. Creo que es importante de señalar, pues es la respuesta de Agustín al
modo en que vivimos y el modo en el cual actuamos acorde con ese modo de vida; el
hecho de reconocer y tomar protagonismo en nuestra vida al ver el papel que hacemos
en ella, podemos encontrar un mejor aprovechamiento de la vida que llevamos, poder
sentirnos cómodos con eso y estar felices con lo que hacemos: para Agustín, el sentido
a esta incógnita se da bajo la respuesta Divina.

3) Citas significativas del libro

A. “Yo buscaba de dónde procede el mal. ¡Qué tormentos aquellos, los de mi


corazón a punto de parir, qué gemidos, Dios mío! Y allí estaban tus oídos sin que
yo lo supiese. Y cuando lo indagaba con ahínco, en silencio, había grandes voces
ante tu misericordia, calladas contriciones de mi espíritu. Tú eras y serás el único
que sabía lo que yo sufría y nadie más”. (Confesiones, VII, 12, 18).
Esta cita me gustó mucho, porque retrata esos “demonios” o partes contradictorias con
la que nos encontramos todo el tiempo los seres humanos. Encrucijadas tan fuertes, que
muchas veces sucumbimos a un mal del cual terminamos arrepentidos; me parece
especial, porque nos recuerda nuestra continua imperfección, lo que podemos sentir
cuando sentimos malestar y dolor con nosotros mismos. Y cuando se reconoce un error
más allá de nuestras acciones, cuando somos conscientes de lo bueno y malo que hemos
hecho bajo nuestras propias acciones y empezamos a entender un poco el destino que
realmente queremos, me parece el pacto “trascendental” más fuerte que puede hacer el
ser humano consigo mismo: es el acuerdo más justo y sincero que puede hacer con su
propio reflejo.
JIMMY MORENO ROJAS INFORME FINAL: LAS CONFESIONES

B. “La verdad es que Tú, Señor, eres quien me juzga, porque, aunque ningún ser
humano sabe lo que es propio de los seres humanos excepto el espíritu del ser
humano que reside en sí mismo, sin embargo, hay una parte del ser humano que
tampoco conoce el espíritu del ser humano que está en sí mismo. Tú en cambio,
Señor, conoces todo lo de él, Tú que lo has hecho”. (Confesiones, X, 5,7)
Este fragmento me parece muy interesante, desde un punto de vista filosófico. Me
explico. Este fragmento reconoce por primera vez las limitaciones que posee el ser
humano, el cual es finito y mortal. Lo que detalla el fragmento es la continua decepción
e inconsistencia que tiene el ser humano con sí mismo, al reconocer que hay aspectos
tan complejos que no puede llegar a comprender; actitudes, cambios, enredos,
confusiones, angustias, son el entramado por el cual el ser humano suele afrontarse al
momento de aventurarse a la vida, a la gran incertidumbre que afronta por el simple
detalle de vivir. Y eso, bajo mi criterio, es muy especial reconocer todo esto, porque no
solo da un aprendizaje de cambio, de esperanza y sostenimiento sobre los más sinceros
sentimientos de cada ser humano consigo mismo, sino que también puede anhelar un
encuentro con un sentido de vida en el cual muchas veces pierde una línea directriz que
dirija sus acciones, un farol que pueda guiar sus inconsistencias. Por eso me parece muy
buena esta cita, porque el ser humano es el único capaz de afrontar estas crisis, estas
incoherencias y sabe muy bien ensamblar cada detalle de su vida.