Está en la página 1de 11

DENUNCIA CONTRA MIEMBRO DE SUPREMO PODER

Msc.

Emilia Navas Aparicio

Fiscala General

Ministerio Público

Los suscritos, Luis Alonso Bonilla Guzmán, Secretario del Sindicato de Servidores
y Servidoras, Ex Servidores y Ex Servidoras del Ministerio Público, por sus siglas
SIMIPU, Álvaro Rodríguez Zamora, Presidente del Sindicato Asociación Nacional
de Investigadores en Criminalística y Afines, por sus siglas ANIC, Mario Mena
Ayales, Presidente la Asociación Nacional de Empleados Judiciales, por sus siglas
ANEJUD, Hernán Campos Vargas, Secretario General del Sindicato de
Trabajadores y Trabajadoras del Poder Judicial, por sus siglas SITRAJUD y Jorge
Morales García, Secretario General del Sindicato de la Judicatura, por sus siglas
SINDIJUD, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 278, 280, 281, 391,
392, 393, 394, siguientes y concordantes del Código Procesal Penal, así como el
artículo 51 de la Ley contra la Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la Función
Pública, en representación de los Sindicatos citados interponemos formal
Denuncia Penal en contra del Diputado CARLOS RICARDO BENAVIDES
JIMÉNEZ, cédula número 6-0248-0942, por el delito de LEGISLACIÓN EN
PROVECHO PROPIO, previsto y sancionado por el Artículo 48 de la Ley contra la
Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la Función Pública, sin perjuicio de que,
producto de la investigación que realice su Autoridad, surjan elementos de juicio
adicionales que incardinen la conducta del denunciado en otras normas penales.
HECHOS

1. Desde antes del primero de octubre de dos mil diecisiete, el señor Carlos
Ricardo Benavides mantenía una obligación tributaria con el Ministerio de
Hacienda, que se incardinaba dentro de alguno de los presupuestos de la
amnistía que posteriormente fue dispuesta en el Transitorio VI de la Ley
9635.
2. El primero de mayo de dos mil dieciocho, el señor Benavides Jiménez asumió
el cargo de Diputado de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.
3. Como Diputado de la Asamblea Legislativa, en la sesión extraordinaria
número 18 del Plenario, al ser potencial beneficiario de una eventual amnistía
tributaria, consciente de tal circunstancia, el señor Benavides Jiménez votó
negativamente contra una moción de orden propuesta por el Diputado José
María Villalta Flores-Estrada, para solicitar al Ministerio de Hacienda la lista
de potenciales beneficiarios de dicha amnistía tributaria, dispuesta en un
transitorio del mencionado proyecto.
4. El cinco de octubre de dos mil dieciocho, el Diputado Benavídez Jiménez, a
sabiendas de que era potencial beneficiario de la amnistía antes
mencionada, participó y votó de manera favorable al proyecto de Ley antes
mencionado, en el Primer Debate.
5. El tres de diciembre de dos mil dieciocho, el Diputado Benavídez Jiménez,
consciente de que era potencial beneficiario de la amnistía antes citada,
participó y votó de manera favorable, en Segundo Debate al Proyecto de ley,
en la Sesión Ordinaria número 104.
6. El cuatro de diciembre de dos mil dieciocho entró en vigencia la Ley 9635.
7. Dentro del plazo dispuesto por el Transitorio VI de la Ley 9635 (dentro de los
tres meses posteriores a la entrada en vigencia de la Ley, tras su publicación
en el Diario Oficial La Gaceta), a saber, entre el cuatro de diciembre de dos
mil dieciocho y el cuatro de marzo de dos mil diecinueve, el Diputado
Benavides Jiménez, a sabiendas de que resultaría beneficiado por la
amnistía tributaria contemplada en dicho Transitorio, el cual conoció y votó,
canceló por sí mismo o por interpósita persona -pero con pleno dominio
del hecho- la suma de un millón setecientos mil colones, ya ajustada la
disminución del importe a pagar, automáticamente por el Ministerio de
Hacienda, de acuerdo con las reglas dispuestas, obteniendo de esta forma
el Diputado Benavides Jiménez un beneficio patrimonial ilícito, en razón de
que no sólo se opuso y votó en contra de la moción de orden aludida en el
punto 3., sino que votó posteriormente en primer y segundo debate la
aprobación de la Ley de cita, con el Transitorio que le beneficiaba, por lo
tanto, conocía que al realizar el pago de la obligación tributaria dentro de ese
plazo le beneficiaría económicamente y aun así, voluntariamente realizó el
pago con toda la intención de beneficiarse, actuando sobre seguro, con
conocimiento de la ilicitud del acto, porque había votado la moción para que
no se conociera quienes serían beneficiarios de la amnistía, pues no era ni
sería de conocimiento público su beneficio por no ser información de acceso
público, además, el investigado Benavides Jiménez no pudo prever que la
Sala Constitucional ordenaría al Ministerio de Hacienda suministrar la lista de
personas beneficiarias de la amnistía antes mencionada.

FUNDAMENTO LEGAL

El artículo 48 de la Ley contra la Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la


Función Pública dispone en lo que interesa:

“Será sancionado con prisión de uno a ocho años, el funcionario público que
sancione, promulgue, autorice, suscriba o participe con su voto favorable, en
las leyes, decretos, acuerdos, actos y contratos administrativos que otorguen,
en forma directa, beneficios para sí mismo …” (el subrayado y destacado son
suplidos).

El diputado Benavides Jiménez tenía una obligación tributaria pendiente,


específicamente por Impuesto sobre la Renta con la Dirección General de
Tributación, desde antes del primero de octubre del año 2017, cuando aún no
había sido electo como diputado de la Asamblea Legislativa, de forma tal que
bajo esas circunstancias, claramente se le consideraba sujeto pasivo de tributos
administrados por la Dirección General de Tributación, por obligaciones
tributarias devengadas en los periodos anteriores al primero de octubre de 2017;
a pesar de lo anterior, el denunciado Carlos Ricardo Benavides, luego de asumir
su cargo como Diputado, a partir del ocho de mayo de 2018, se decantó por
apoyar y promover el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas
Públicas, que culminó posteriormente con la Ley 9635, cuyo transitorio Sexto
dispone lo siguiente:

“LEY N.º 9635 84 TRANSITORIO VI Los sujetos pasivos de tributos


administrados por la Dirección General de Tributación, la Dirección General de
Aduanas, el Instituto de Desarrollo Rural (Inder), incluyendo casos pendientes
del Instituto de Desarrollo Agrario (IDA), el Instituto de Fomento y Asesoría
Municipal (IFAM) y el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) podrán cancelar, a
partir de la publicación de esta ley y hasta por un plazo de tres meses, con
exoneración total de intereses, las deudas correspondientes a las obligaciones
tributarias devengadas en los periodos antes del 1 de octubre de 2017. De igual
manera, podrán acogerse a una reducción de las sanciones asociadas a sus
obligaciones tributarias hasta en un ochenta por ciento (80%) si realizan el pago
del monto adeudado durante el primer mes. La reducción en el pago de la
sanción será de un setenta por ciento (70%), si el pago se realiza durante el
segundo mes y de un sesenta por ciento (60%), si se realiza durante el tercer
mes, o de un cuarenta por ciento (40%), en caso de que acogiéndose a la
amnistía durante los tres meses de cita se formalice un fraccionamiento de pago,
cuyo plazo para la cancelación de los montos no podrá superar los seis meses,
y en cuyo caso el fraccionamiento deberá respaldarse con aval o garantía
bancaria. La amnistía establecida en este artículo será aplicable siempre que: a)
En cumplimiento de la legislación aplicable se hayan autoliquidado mediante las
respectivas declaraciones, sin que hayan ingresado las cuotas tributarias
correspondientes. b) Voluntariamente se autoliquiden mediante la presentación
de las declaraciones que se hayan omitido en su oportunidad y que se presenten
dentro del periodo establecido en este artículo. c) Como producto de las
declaraciones rectificativas que se hayan presentado o que se presenten dentro
del plazo establecido en este artículo, originen cuotas tributarias adicionales a
las declaradas originalmente. Las declaraciones rectificativas podrán
presentarse por el sujeto pasivo, sin necesidad de autorización, por parte de la
Administración Tributaria correspondiente, aunque exista un proceso de
fiscalización abierto, o se encuentre en fase recursiva en sede administrativa.
Para tales efectos, los procesos de fiscalización corresponderán a tributos
devengados en los periodos anteriores al 1 de octubre del año 2017. d) Haya
liquidado, según corresponda, ante la Administración Tributaria respectiva, en
cumplimiento de la legislación aplicable, o aquellas que se encuentren firmes en
vía administrativa, o adquieran esa condición dentro del plazo establecido en
este artículo, así como las que hayan surgido por el desistimiento expreso de los
sujetos pasivos ante los órganos que las tengan para resolución, en cualquiera
de las instancias de revisión administrativa definidas legalmente, incluyendo al
Tribunal Fiscal Administrativo. LEY N.º 9635 85 e) Las obligaciones que se
deriven de la aceptación del sujeto pasivo de la regularización que formulen las
administraciones tributarias indicadas en el párrafo primero. f) Las deudas
originadas en procesos administrativos, por tributos administrados por las
administraciones tributarias, definidas en el párrafo primero, y que se encuentren
en discusión ante la sede contencioso administrativa y que no hayan sido
pagadas por el sujeto pasivo, pese a su firmeza en sede administrativa. En este
caso, se requerirá la aceptación de los cargos por parte del contribuyente. g) Los
contribuyentes que tomen la decisión de registrarse ante la Administración
Tributaria podrían declarar y registrar incrementos no justificados de patrimonio,
con lo cual deberán reconocer una tarifa única del quince por ciento (15%), cuya
base imponible será el valor de mercado del patrimonio, pudiendo la
Administración Tributaria verificar el valor de los bienes que se están
regularizando. No podrán regularizar incrementos injustificados de patrimonio
provenientes de actividades ilícitas, en todo caso dichos incrementos podrán ser
fiscalizados y denunciados ante las autoridades correspondientes. h) Las que
habiéndose trasladado al Departamento de Cobro Judicial, no tengan demanda
presentada. Una vez que el sujeto pasivo se acoja a la amnistía y cancele el
monto adeudado por el tributo en cuestión, se dará por extinta cualquier
obligación en cuanto a ese tributo, sus intereses, sanciones y multas. Lo
dispuesto en este transitorio no se aplicará cuando se haya denunciado el caso
o sean denunciables ante el Ministerio Público” (el subrayado no es del original).

De esta forma, es evidente que el señor Benavides Jiménez, consciente de que


podría beneficiarse de tal amnistía, se decantó como Diputado de la Asamblea
Legislativa, por apoyar el proyecto de marras, de forma contundente y
apasionada, tan es así que, en la sesión extraordinaria número 18 del Plenario,
a pesar de que era potencial beneficiario de una eventual amnistía tributaria,
consciente de tal circunstancia, el Diputado Benavides Jiménez votó
negativamente contra una moción de orden propuesta por el Diputado José
María Villalta Flores-Estrada, para solicitar al Ministerio de Hacienda la lista de
potenciales beneficiarios de dicha amnistía tributaria, dispuesta en un transitorio
del mencionado proyecto, lo anterior con la intención de que no quedara en
evidencia públicamente que él mismo era un potencial beneficiario de tal
transitorio; pero, las acciones del denunciado Carlos Ricardo Benavides Jiménez
fueron más allá, dado que, el cinco de octubre de dos mil dieciocho, consciente
de que era potencial beneficiario de la amnistía antes mencionada, votó
afirmativamente al proyecto de Ley antes mencionado, en el Primer Debate y, el
tres de diciembre de dos mil dieciocho, votó en Segundo Debate al proyecto de
ley, en la Sesión Ordinaria número 104; luego, el cuatro de diciembre de dos mil
dieciocho entró en vigencia la Ley 9635 y así el denunciado Carlos Ricardo
Benavides pudo continuar con su plan delictivo, pues, dentro del plazo dispuesto
por el Transitorio VI de la Ley 9635 (dentro de los tres meses posteriores a la
entrada en vigencia de la Ley, tras su publicación en el Diario Oficial La Gaceta),
a saber, entre el cuatro de diciembre de dos mil dieciocho y el cuatro de marzo
de dos mil diecinueve, a sabiendas de que resultaría beneficiado por la amnistía
tributaria contemplada en dicho Transitorio, canceló por sí mismo o por
interpósita persona, pero con evidente dominio del hecho, la suma de un
millón setecientos mil colones, ya ajustada automáticamente por el Ministerio
de Hacienda, de acuerdo con las reglas dispuestas y así, obtuvo un beneficio
patrimonial ilícito, en razón de que no sólo se opuso y votó en contra de la moción
de orden solicitada en la Sesión Extraordinaria número 18 por el Diputado José
María Villalta, pidiendo la lista de potenciales beneficiarios por la amnistía, sino
que votó posteriormente en primer y segundo debate la aprobación de la Ley de
cita, con el Transitorio que le beneficiaba, por lo tanto, era conocedor de las
circunstancia de que al realizar el pago de la obligación tributaria dentro de ese
plazo se beneficiaría económicamente y aun así, voluntariamente realizó el pago
con toda la intención de sacar provecho, en otros términos, de beneficiarse
directamente gracias a la Ley que votó como Diputado de la Asamblea
Legislativa de Costa Rica.

No se puede perder de vista que el elemento objetivo del tipo penal (art. 48 LCEI)
para este caso en particular, es que el beneficio sea directo, lo cual en el caso
concreto se cumple, toda vez que, el Diputado Benavides Jiménez debía una
suma de dinero al fisco -tal como se describió en líneas precedentes- y, por
medio de la amnistía que él mismo defendió y votó favorablemente en primer y
segundo debate, obtuvo un rebajo del ochenta por ciento; de forma tal que es
evidente que la forma de no beneficiarse de su voto era: a) pagar sus impuestos
y estar al día antes de votar el proyecto o, b) separarse del proceso legislativo
de aprobación de esa ley en específico, por cuanto le beneficiaba como deudor
tributario.

Bajo esa tesitura, se viene abajo el argumento de que el denunciado Benavides


Jiménez no se benefició directamente de su promoción, defensa y votos en el
proyecto de Ley que culminó con la Ley 9635 y el mencionado Transitorio VI
porque todos debemos pagar impuestos y “su voto era de alcance general” dado
que toda la población con deudas tributarias tiene que hacerlo; ese manido
argumento no tiene sentido en este caso en particular, porque al momento
en que el denunciado Benavides Jiménez votó la moción para que no se
conociera quienes serían beneficiarios de la amnistía, estaba actuando
sobre seguro y con dolo, pues no era ni sería de conocimiento público su
beneficio por no ser información de acceso público; ahora bien, hubo una
circunstancia sobreviniente, que el investigado Benavides Jiménez no pudo
prever, a saber, que la Sala Constitucional iba a ordenar al Ministerio de
Hacienda suministrar la lista de personas beneficiarias de la amnistía antes
mencionada; así fue como se conoció que él era uno de los beneficiarios, es
decir, fue algo fortuito, no previsible para el denunciado.

En otro orden de ideas, tampoco puede afirmar el Diputado Benavides Jiménez


que no pretendía acogerse a la amnistía, pues hizo el pago precisamente al
principio de la misma, cuando el beneficio para él era mayor y, a sabiendas de
que no tenía que realizar una solicitud formal, sino que, con solo pagar en ese
período se vería beneficiado, tal como manifestó la Ministra de Hacienda Rocío
Aguilar, al referirse al tema ante los medios de comunicación:

"No era un asunto de consentimiento o no, es que la ley decía que bajo
determinados presupuestos, todos aquellos que cumplieran ese presupuesto,
cuando llegaran a pagar se les iba a, digamos, perdonar determinados rubros"
(https://www.ameliarueda.com/nota/tras-aparecer-beneficiarios-amnistia-diputado-asegura-
cancelara-intereses, fechado el 5-5-19).

Finalmente, se debe destacar que el delito se consumó en el instante en que se


aprobó la ley y, no se elimina con el pago. Es evidente que el denunciado al
verse descubierto en su plan delictivo, lo que ahora pretende es pagar (aunque
hay una imposibilidad legal para que pueda hacerlo, pues el Ministerio de
Hacienda podría incurrir en un cobro indebido), eso solo podría darse en el
evento de una medida alterna.
CALIFICACIÓN JURÍDICA

Los hechos antes denunciados en contra de CARLOS RICARDO BENAVIDEZ


JIMÉNEZ, están previstos y sancionados por el artículo 48 de la Ley contra la
Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la Función Pública (LEGISLACIÓN EN
BENEFICIO PROPIO).

PRUEBAS POR RECABAR

1. Lista de Beneficiarios de la amnistía dispuesta por el transitorio VI de la Ley


9635, brindada por el Ministerio de Hacienda por orden de la Sala
Constitucional.
2. Copia certificada de las actas de Comisión y de Plenario, correspondientes
al proyecto de Ley de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que
culminó como Ley 9635, desde el mes de mayo de 2018 hasta que se votó
la Ley.
3. Solicitar de conformidad con lo que establece el artículo 394 CPP y el Código
de Normas y Procedimientos Tributarios, a la Sala de Casación Penal, orden
de secuestro de información concerniente a la deuda tributaria que fue
saldada por el denunciado Carlos Ricardo Benavides Jiménez, en el contexto
de la amnistía del Transitorio VI de la Ley 9635, específicamente, el período
o períodos tributarios al cual o a los cuáles correspondía la deuda, así como
el monto total adeudado, incluyendo intereses y multas y la fecha y forma de
cancelación.
4. Solicitar a la Sala de Casación Penal, orden de levantamiento de secreto
bancario, a efecto de establecer si el denunciado Benavides Jiménez
transfirió el pago antes mencionado mediante transferencia de su cuenta
personal y, si contaba con los fondos para cancelar el total adeudado -sin la
disminución del total de intereses y la sanción-.
5. Secuestrar los vídeos, audios y artículos de los medios de comunicación, en
que consten declaraciones del denunciado Carlos Ricardo Benavides, a
efecto de ponderar sus reiteradas contradicciones en torno a este asunto.
6. Toda la prueba que el Ministerio Público a lo largo de la investigación estime
pertinente.
7. De conformidad con los numerales 391 a 399 CPP, se recabe la prueba antes
indicada, se presente la acusación correspondiente ante la Corte Suprema
de Justicia, para que se tramite ante la Asamblea Legislativa el levantamiento
del fuero y se le juzgue como dispone la Ley.

PETITORIA

Como representantes de cinco Sindicatos del Poder Judicial, de conformidad con lo


dispuesto por el artículo 278 CPP, ante el conocimiento de delitos de acción pública,
estamos facultados para denunciar. Por tratarse de un asunto que involucra a un
Diputado, miembro de un Supremo Poder de la República, por lo dispuesto en los
artículos 391 a 399 CPP, solicitamos se aplique esa normativa para juzgar a
miembros de los Supremos Poderes.

Nos reservamos el Derecho de Acción Popular previsto por el artículo 392 CPP. En
fin, de conformidad con los artículos antes citados, solicitamos se investigue y
posteriormente se presente ante la Corte Suprema de Justicia la respectiva
acusación.

Solicitamos ser notificados de todas las resoluciones que genere nuestra denuncia,
al correo electrónico sindicatospoderjudicialcr@gmail.com

Luis Alonso Bonilla Guzmán


Secretario General del Sindicato de Servidores y Servidoras, Ex Servidores y
Servidoras del Ministerio Público, SIMIPU.

Álvaro Rodríguez Zamora


Secretario General del Sindicato Asociación Nacional de Investigadores en
Criminalística y Afines, ANIC.

Mario Alberto Mena Ayales


Presidente de la Asociación Nacional de Empleados Judiciales, ANEJUD.
Hernán Campos Vargas
Secretario General del Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras del Poder
Judicial, SITRAJUD.

Jorge Morales García


Secretario General del Sindicato de la Judicatura, SINDIJUD.