Está en la página 1de 3

Caracas-Venezuela, 10 de mayo de 2019.

Excelentísimos
Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea,
H.E Federica Mogherini
Alta Representante de la Unión Europea para
Asuntos Exteriores y Política de Seguridad 

Sus Excelencias,

Reciban un cordial saludo. En vista del Consejo de Asuntos Exteriores a realizarse este 13 de mayo y de su aceptación para
reunirse con los representantes de los países del Grupo de Lima, comunicada en su Declaración de 7 de mayo de 2019, les
dirijo estas líneas en mi condición de Presidente Encargado de la República Bolivariana de Venezuela en un contexto complejo
y un nuevo período de crisis en todo el país.

Los venezolanos estamos profundamente agradecidos por el apoyo continuo de Europa, en particular, el liderazgo demostrado
en respuesta a la crisis humanitaria y los esfuerzos a través del Grupo Internacional de Contacto. Saludamos el contenido de
su Declaración, en la cual se visibiliza la trágica situación que viven los venezolanos a la fecha, particularmente en lo relativo a
la emergencia humanitaria compleja, la persecución contra los diputados de la Asamblea Nacional y demás dirigentes y
miembros de partidos políticos opositores, los actos de violencia en contra de periodistas, la existencia de grupos armados
irregulares y de violencia en contra de manifestantes pacíficos que desean la restauración de la democracia en el país. Mi
Gobierno encargado acoge con satisfacción el firme apoyo de Europa al reconocer la legitimidad de mi cargo y nuestros
esfuerzos para lograr un verdadero proceso de transición política.

Sin embargo, lamento profundamente que, a pesar de este apoyo, millones de venezolanos continúan enfrentando
sufrimientos sin precedentes, incluida la amenaza de hambruna, enfermedades y violencia constantemente. Además, mientras
escribo esta carta, Diputados electos de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela, políticos y activistas en todo el país
enfrentan violencia y persecución indiscriminada por parte del régimen usurpador de Maduro y sus grupos armados al margen
de la ley, el régimen ha allanado la inmunidad parlamentaria de siete diputados, de los cuales uno ya fue detenido, y continúa
la desaparición forzada del Diputado Gilber Caro.

0MRGJF8TWG100519

www.asambleanacional.gob.ve
Así mismo, el día 8 de mayo, el Vicepresidente del Parlamento, Diputado Edgar Zambrano, fue secuestrado por los servicios
secretos del régimen usurpador de Maduro. Éste fue el más reciente acto de Maduro para atacar nuestro proceso
constitucional legítimo. A pesar de nuestros esfuerzos y compromisos con un proceso de transición democrática y nuevas
elecciones libres y justas, está claro que Maduro sigue obsesionado con una política de tiranía y violencia, y él se siente
respaldado por el apoyo que está recibiendo de sus patrocinadores.

Estos actos no se corresponden con los de un negociador de buena fe, al contrario, son prueba de lo estéril que sería una
negociación con el régimen. Llevar a cabo elecciones en esta oportunidad, con Maduro usurpando el control del aparato
gubernamental y cooptando las demás instituciones del Estado, como el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional
Electoral, tendría inevitablemente como conclusión que el proceso, nuevamente, no pueda ser ni libre, ni justo, ni
transparente.

En este contexto, mi Gobierno encargado está trabajando con nuestros aliados internacionales para cambiar este escenario y
crear las condiciones necesarias que permitan llevar a cabo el proceso de transición por el cual la gran mayoría de los
venezolanos se encuentra protestando diariamente. Europa tiene un papel fundamental que desempeñar en esta estrategia al
actuar para:

(i) Asegurar que la ayuda humanitaria llegue a las personas más necesitadas en el terreno. Es inconcebible que Maduro tenga
permitido politizar el acceso a la ayuda. Por este motivo, instamos a los Estados miembros de la UE y al Consejo de Seguridad
de la ONU a que intensifiquen los esfuerzos para otorgar a las agencias de la ONU y a sus socios el mandato de entregar
ayuda sin el consentimiento de Maduro.

(ii) Aumentar la presión sobre Maduro y crear el ambiente propicio para un proceso político creíble, incluso a través de
nuevas sanciones específicas, impuestas como UE en conjunto así como unilateralmente por cada país miembro; y utilizar sus
canales de comunicación con Rusia y Cuba para terminar con su apoyo a un régimen ilegítimo.

(iii) Coordinar la estrategia y las acciones de la UE con la OEA y el Grupo de Lima. Necesitamos una mayor alineación entre
los esfuerzos de nuestros aliados internacionales para maximizar el impacto detrás de una solución política, incluidas las
medidas para que las elecciones libres y justas sean viables.

(iiii) Mayor reconocimiento sobre la legitimidad del Gobierno encargado. Los Estados miembros europeos han estado a la
vanguardia del reconocimiento de mi mandato en virtud de la Constitución venezolana. Un paso clave para aprovechar esto es
otorgar la plataforma, el acceso y los recursos a mis representantes para que participen en las capitales europeas, incluso con
un rol en el Grupo de contacto internacional.

(v) Intensificar los esfuerzos para garantizar a todos los venezolanos la obtención de justicia, incluso apoyando las acciones
realizadas por los países regionales para remitir el caso de Venezuela a la Corte Penal Internacional, así como investigando y
procesando todas las violaciones de derechos humanos cometidas en Venezuela bajo jurisdicción nacional y universal;
0MRGJF8TWG100519

www.asambleanacional.gob.ve
(vi) Desarrollar planes para ayudar a la estabilización y reconstrucción de Venezuela, luego de logrado el cese de la
usurpación. Ello permitirá el retorno voluntario de millones de venezolanos que desean regresar a sus hogares una vez que
haya comenzado la transición. Este esfuerzo de estabilización es un campo donde muchos Estados miembros europeos tienen
una vasta experiencia y conocimiento, y serían fundamentales para sostener cualquier solución política.

Sus Excelencias, la erosión de la democracia a manos del régimen de Maduro es una amenaza directa para la seguridad
regional y mundial. Venezuela es ahora un refugio seguro para los carteles de la droga, narcotraficantes, terroristas y
guerrillas. Paralelamente, la crisis masiva de refugiados ha puesto a nuestros aliados vecinos como Colombia, Ecuador, Perú y
Brasil bajo una presión inimaginable.

Por esa razón, invitamos a los Embajadores del GIC a unirse al Grupo de Lima en requerir de forma categórica al régimen de
Nicolás Maduro el cese de la usurpación de la Presidencia, y que se dé inicio al gobierno de transición que facilitará la
celebración de elecciones verdaderamente libres.

Esta es tan sólo con una estrategia diplomática asertiva para que esta crisis y sus consecuencias puedan abordarse. De no ser
así, Maduro y sus partidarios continuarán con el status quo sin interés en un proceso de transición democrática, lo cual no es
conveniente para los venezolanos que sufren las consecuencias de esta terrible crisis, ni para Europa. Por lo tanto, estamos
listos para trabajar con nuestros socios de la UE para entregar una estrategia que haga viable un proceso de transición
democrática y alivie el sufrimiento de los venezolanos.

Le ruego acepten, Excelencias, la seguridad de mi más alta consideración y estima.

Atentamente,

Juan Guaidó
Presidente de la Asamblea Nacional
Presidente (E) de la República Bolivariana de Venezuela

0MRGJF8TWG100519

www.asambleanacional.gob.ve