Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD NACIONAL

DE JAEN

ESCUELA PROFECIONAL DE INGENIERIA MECANICA Y ELECTRICA

ASIGNATURA : Maquinas Eléctricas Estáticas


TEMA : Curva de Histéresis

DOCENTE : Ing.: Segundo Salazar Cubas

ESTUDIANTES : Campos Jiménez Carlos

Chilcón Barahona Antonio

Saldaña López Enrique

Ocupa Arbildo Marquiño

González Sifuentes Joel

Neira Gálvez Nelo

CICLO: VI

Jaén - Perú
Ciclo de histéresis de un material ferromagnético

Introducción
Las propiedades magnéticas macroscópicas de un material lineal, homogéneo e
isótropo se definen en función de la susceptibilidad magnética, 𝜒𝑚, coeficiente
adimensional que representa la proporcionalidad entre la magnetización o
imanación M y la intensidad de campo magnético H, según la ecuación:
M = χm H

La inducción magnética B está relacionada con estas dos variables:


B = μ0 (H + M) = μ0 H (1 + χm) = μ0 μr H = μ H

siendo μ la permeabilidad magnética del medio, μ0 la permeabilidad magnética


del vacío y μr la permeabilidad relativa (μr = 1 + χm).
Dependiendo del valor de μr, los materiales pueden clasificarse en los siguientes
grupos:

μr ≤ 1 𝑥𝑚 ∼ −10−5 diamagnéticos

μr ≥ 1 𝑥𝑚 ∼ 10−3 paramagnéticos

μr >>1 𝑥𝑚 valor elevado ferromagnéticos

HISTERISIS MAGNÉTICA:

En física se puede encontrar histéresis magnética si


al magnetizar un ferromagneto éste mantiene la señal magnética tras retirar
el campo magnético que la ha inducido. También se puede encontrar el
fenómeno en otros comportamientos electromagnéticos, o los elásticos.

La histéresis magnética es el fenómeno que permite el almacenamiento de


información en los platos de los discos duros o flexibles de los ordenadores:
el campo induce una magnetización, que se codifica como un 0 o un 1 en las
regiones del disco. Esta codificación permanece en ausencia de campo, y puede
ser leída posteriormente, pero también puede ser invertida aplicando un campo
en sentido contrario.
En electrotecnia se define la histéresis magnética como el retraso de la inducción
magnética respecto al campo magnético que lo acciona.

Se produce histéresis al someter al núcleo o a la sustancia ferromagnética a un


campo magnético alterno, los imanes (o dipolos) elementales giran para
orientarse según el sentido del campo magnético. Al decrecer el campo, la
mayoría de los imanes elementales recuperan su posición inicial, sin embargo,
otros no llegan a alcanzarla debido a los rozamientos moleculares conservando
en mayor o menor grado parte de su orientación forzada, haciendo que persista
un magnetismo remanente que manifieste aún un cierto nivel de inducción
magnética.

Las pérdidas por histéresis representan una pérdida de energía que se


manifiesta en forma de calor en los núcleos magnéticos y esto hace que se
reduzca el rendimiento del dispositivo. Con el fin de reducir al máximo estas
pérdidas, los núcleos se construyen de materiales magnéticos de características
especiales, como por ejemplo acero al silicio. Por ejemplo, para la fabricación de
imanes permanentes se eligen materiales que posean un campo coercitivo lo
más grande posible.

La pérdida de potencia es directamente proporcional al área de la curva de


histéresis.

Los materiales ferromagnéticos presentan imanaciones grandes aún en


presencia de campos magnéticos muy débiles y son los más usuales en las
aplicaciones tecnológicas.

En estos materiales, las intensas interacciones entre los momentos magnéticos


atómicos los lleva a alinearse paralelamente unos a otros en regiones
denominadas dominios magnéticos, incluso en ausencia de un campo externo.
Si aplicamos una intensidad de campo magnético o excitación magnética H
creciente a una muestra de material ferromagnético, y representamos la
inducción B en función de H, obtenemos la llamada curva de imanación o
magnetización del material:
CURVA DE HISTERISIS
La curva de histéresis muestra la curva de magnetización de un material. Sea
cual sea el material específico, la forma tiene características similares.
 Al principio, la magnetización requiere un mayor esfuerzo eléctrico. Este
intervalo es la llamada zona reversible.
 En un determinado punto, la magnetización se produce de forma
proporcional. En ese punto se inicia la denominada zona lineal.
 Finalmente, se llega un instante a partir del cual, por mucha fuerza
magnética que induzcamos al material, ya no se magnetiza más. Este es
el llamado punto de inducción de saturación, que determina el inicio de la
llamada zona de saturación.

¿Qué es saturación?
La saturación magnética es un efecto que se observa en algunos materiales
magnéticos, y se caracteriza como el estado alcanzado cuando cualquier
incremento posterior en un campo de magnetización externo H no provoca un
aumento en la magnetización del material. Porque el campo
magnético total B tiende a estabilizarse. Es una característica particular de los
materiales ferromagnéticos tales como el hierro.
El efecto de saturación se puede observar más claramente en la curva de
magnetización (también llamada curva BH o curva de histéresis) de una
sustancia, en concreto en la región superior derecha de la curva. Mientras que
el campo H se incrementa, el campo B se aproxima a un valor máximo de
manera asintótica. Este valor al cual tiende asintóticamente el campo B es el
nivel de saturación de esa sustancia.

¿En qué punto queda magnetizado el material?


Para entender el fenómeno, se considera una muestra de material
ferromagnético, inicialmente desmagnetizada. Se considera que el parámetro de
control experimental es el campo H, pues éste está directamente relacionado a
la corriente eléctrica (por la ley de Ampere). Si el campo H se incrementa, desde
cero, la magnetización del material crecerá monótonamente, describiendo una
curva como la de la figura Si uno definiera 𝑈 = 𝐵/𝐻, el valor de U sería una
función de H con un rango de variación de varios órdenes de magnitud. Se
observa, en primer lugar, la existencia de una saturación; esto es, que si el
campo H alcanza un valor suficientemente elevado, la magnetización M alcanza
un valor máximo, que depende del material. Este resultado experimental puede
entenderse simplemente, pues significa que en una muestra saturada todos los
dipolos magnéticos elementales se han alineado con el campo H.

Curva de imanación o magnetización


En la Figura vemos que se pueden distinguir tres partes claramente
diferenciadas en la curva de imanación. Se observan: una primera zona
reversible, en la cual, si eliminamos el campo H exterior, la densidad de flujo
también desaparece; una segunda zona irreversible; y una última parte, que
representa la zona de saturación, en la cual la permeabilidad relativa es unitaria.

El valor de B que se produce en un material ferromagnético debido a una


determinada excitación magnética H no es una función uniforme, sino que
depende del material. Si introducimos una muestra de material ferromagnético
en el interior de una bobina y hacemos variar H modificando la corriente que
circula por la bobina, obtenemos la siguiente curva:

Curva de histéresis.

Con respecto a la Figura, cuando H = 0 en el punto 3, aún existe una cierta


magnetización B = Br que recibe el nombre de inducción remanente y constituye
el estado de magnetización permanente de la muestra. Cuando B = 0, en el punto
4, H presenta un valor de Hc que se denomina campo coercitivo, que es el campo
opuesto que es necesario aplicar para desmagnetizar la muestra. Si se continúa
disminuyendo H hasta alcanzar H = –Hmáx, punto 5, y después invertimos el
sentido de cambio de H, se llega a formar una curva cerrada, que recibe el
nombre de ciclo de histéresis.
El ciclo de histéresis es una representación gráfica de los diferentes estados por
los que pasa el material ferromagnético a lo largo del ciclo de trabajo. Si la
intensidad de campo H varía entre ±Hmáx, el material ferromagnético describe
dentro del plano de estado B-H una gráfica, de modo que los valores que se
obtienen aumentando H no coinciden con los obtenidos al hacer disminuir H. Si
partimos de un punto situado en la curva de histéresis, por ejemplo, el punto 2,
y volvemos a dicho punto recorriendo un ciclo, nos encontraremos en la situación
inicial, pero se ha disipado una energía que es proporcional al área encerrada
bajo la curva B-H. Esta energía perdida se denomina como “pérdidas por
histéresis”. A su vez, la temperatura del material aumenta durante este proceso.

Los materiales ferromagnéticos se utilizan extensamente en electroimanes,


núcleos de transformadores y motores y generadores, en los cuales es deseable
tener un campo magnético tan grande como sea posible con una corriente
determinada. Ya que la histéresis disipa energía, los materiales que se utilizan
en estas aplicaciones deben tener un ciclo de histéresis tan estrecho como sea
posible. En los imanes permanentes por lo regular es deseable un ciclo de
histéresis amplio, con una magnetización de campo cero intensa, y la necesidad
de un campo inverso también intenso para desmagnetizar:

Ciclos de histéresis y su posible uso en distintas aplicaciones


Temperatura Curie
Se denomina temperatura de Curie (en ocasiones punto de Curie) a
la temperatura por encima de la cual un cuerpo ferromagnético pierde
su magnetismo, comportándose como un material puramente paramagnético.
Esta temperatura característica lleva el nombre del físico francés Pierre Curie,
que la descubrió en 1895.
El material pierde las propiedades magnéticas porque se desordenan los
dominios. ¿Dominios? ¿Qué es eso? En el modelo magnético, un dominio es
definido como un grupo de átomos que forman parte de una región de un material
que presenta una magnetización uniforme. Los dominios se encuentran
desordenados en los materiales sin magnetismo. En otras palabras, los
electrones de los átomos giran en distintos sentidos. En los materiales que sí
tienen magnetismo (como en la magnetita, una roca natural de óxido ferroso
magnético), los movimientos de rotación de los electrones (partículas con carga
eléctrica negativa ubicados fuera del núcleo) se orientan en la misma dirección.
Cada dominio puede contener millones de átomos, por lo que aseguramos que
son microscópicos. Cuando se ordenan, los dominios se alinean con otros
dominios y magnetizan por completo el material.
Suele suceder que la Temperatura de Curie es muy alta. El hierro tiene, por
ejemplo, una temperatura de Curie de 770°C, mientras que el níquel tiene una
temperatura de Curie de 358°C.

Histéresis Ferromagnética y Temperatura Curie


Al someter a un material ferromagnético a un campo magnético H, los dominios
alineados con el campo tienden a crecer a costa de reducir los dominios con
orientaciones desfavorables. Este proceso ocurre mediante la migración de las
paredes de dominio. Cuanto mayor es H, la magnetización del material M
aumenta. Naturalmente, este proceso tiene un límite. En un caso ideal el valor
máximo M se alcanza cuando todos los momentos magnéticos se orientan con
el campo. En la práctica esto se corresponde a paredes de dominio que no
pueden moverse más para reorganizar los tamaños de dominio debido a
particularidades de la estructura del material. La magnetización máxima
alcanzable en un material se denomina magnetización de saturación (MS). Al
remover este campo los materiales ferromagnéticos no vuelven a su estado
inicial, si no que permanecen magnetizados con cierto valor denominado
magnetización remanente MR. A medida que la temperatura aumenta el valor de
MR disminuye hasta que se anula por encima TC. Se observa que para
temperaturas menores a TC la magnetización remanente sigue la relación:

𝑀𝑅 ∝ (𝑇 − 𝑇𝐶 )𝛽

donde β es un parámetro del orden 0.3 a 0.4, T es la temperatura a la que está


sometido el material y TC es la temperatura de Curie correspondiente al mismo.

Pérdidas por Histéresis Ferromagnética

El proceso de magnetización y desmagnetización descrito anteriormente


provoca calentamientos en el material que indican disipación de energía. Estas
pérdidas se deben a la diferencia entre la energía transferida al campo durante
la magnetización y la que se devuelve en la desmagnetización. Se ha
demostrado que el valor de estas pérdidas coincide con el área encerrada por el
contorno del ciclo de histéresis.
De la anterior se puede extraer el motivo por el cual para máquinas eléctricas se
suele introducir núcleos de materiales blandos, ya que tienen menores pérdidas
por histéresis que los duros, por tanto, no sufren tanto calentamiento y el
rendimiento de la máquina es superior.

El cálculo numérico de estas aéreas no es sencillo, ya que se necesita conocer


la ecuación de las curvas implicadas en la representación del ciclo de histéresis.
Por ello, para este cálculo suele utilizarse la ecuación 1, que se conoce como
ecuación de Steinmetz.

𝑃ℎ = 𝐾. ℎ. 𝑓. 𝐵𝑚𝑎𝑥 𝑛

Donde Ph es el valor de las pérdidas por histéresis, f la frecuencia de la señal de


excitación, Kh es una constante que depende del material (puede estar entre
0.001 para un buen acero al silicio y 0.03 para el acero fundido duro). Bmax es

el valor de la inducción máxima y n toma el valor de 1.6 para inducciones


inferiores a 1 Tesla y 2 para inducciones superiores.

Las unidades de las perdidas por histéresis son los Vatios por metro cuadrado
(W/m²).

Pérdidas por FAUCAULT

Las pérdidas de Foucault se deben a las


corrientes inducidas sobre el material
ferromagnético como consecuencia de
estar sometido a un campo magnético
variable con el tiempo. Dichas corrientes
reciben, también, los nombres de
corrientes parásitas o de remolino. Si el
material magnético es aislante, como es el
caso de las ferritas, estas pérdidas son
nulas.
La dirección de las corrientes de Foucault viene dada por la regla de la mano
derecha, agarrando el vector campo con la mano derecha y el pulgar apuntando
en su dirección, el resto de los dedos marcan la dirección de las corrientes
parasitas (la figura anterior).

EL módulo de las pérdidas de Foucault viene determinado por la ecuación 2, en


donde Kf es una constante proporcionada por el fabricante para cada tipo de
chapa, f es la frecuencia a la que trabajará el circuito magnético y Bmax la
inducción máxima que se puede presentar. De esta ecuación se deduce que las
pérdidas son proporcionales al cuadrado de la frecuencia y la inducción máxima,
siendo estas dos magnitudes dependientes del tipo de excitación de la bobina
que actúa sobre el circuito magnético.

𝑃𝑓 = 𝐾𝑓 . 𝑓 2 . 𝐵𝑚𝑎𝑥 2

Las pérdidas de Foucault se miden en W/kg y, en la práctica, suelen darse las


pérdidas magnéticas totales, determinadas experimentalmente, en forma de
tablas o gráficos.

BIBLIOGRAFIA

https://es.wikipedia.org/wiki/Hist%C3%A9resis
http://personales.upv.es/jquiles/prffi/magnetismo/ayuda/hlphisteresis.htm
http://elberth90.blogspot.com/2012/09/curva-de-histeresis.html
https://es.quora.com/Qu%C3%A9-es-un-ciclo-de-hist%C3%A9resis-magn%C3%A9tica
https://www.google.com.pe/search?q=ciclo+de+histeresis&oq=ciclo+de+histeresis&aqs
=chrome.0.69i59j0l5.2427j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8
https://es.wikipedia.org/wiki/Temperatura_de_Curie
https://www.ensambledeideas.com/temperaturadecurie/