Está en la página 1de 12

Historia de Guatemala

La historia de Guatemala es la cronología de sucesos acaecidos desde el comienzo


del primigenio poblamiento humano en el actual territorio de la República de
Guatemala hasta nuestros días. Esta comienza con los primeros grupos de
personas en habitar la región, de las que se destaca la civilización maya.

Los conquistadores españoles llegaron a Guatemala en 1523. Hernán Cortés


nombró a la ciudad de Guatemala, en su carta de relación dirigida a Carlos V,
fechada en México el 15 de octubre del 1524. Cortés se refiere a «unas ciudades
de que muchos días había que yo tengo noticias que se llaman Ucatlán y
Guatemala». La región pasó a formar la Capitanía General de Guatemala, adscrita
al Virreinato de la Nueva España.

En el siglo xix, los criollos de la Capitanía General de Guatemala lograron su


independencia del Imperio español y la región pasó a llamarse Federación
Centroamericana, la cual se anexó un tiempo al imperio de Agustín de Iturbide en
México. Tras la separación de México se iniciaron las guerras entre los
conservadores —es decir, los criollos de mayor abolengo y que vivían en la capital
de la federación, conocidos también como Clan Aycinena, y el clero regular de la
Iglesia católica— y los liberales, que eran criollos de menor categoría que se
dedicaban a la agricultura a gran escala y vivían en el resto de la Capitanía General.
La lucha dio lugar a la desintegración de la Federación Centroamericana, de la que
emergieron las cinco repúblicas de Centro América, entre ellas la actual Guatemala.

Un Estado de la Federación Centroamericana gobernado por conservadores como


Mariano Aycinena y luego por el liberal Mariano Gálvez, la moderna República de
Guatemala se fundó el 21 de marzo de 1847, durante el gobierno conservador del
general Rafael Carrera, y de esta forma empezó a tener relaciones diplomáticas y
comerciales con el resto de naciones del orbe. Bajo el mando de Carrera,
Guatemala resistió todos los intentos de invasión de sus vecinos liberales.

En 1871, seis años después de la muerte de Carrera, triunfó la Reforma Liberal y


se establecieron regímenes liberales de corte dictatorial. El café se convirtió en el
principal cultivo del país. En 1901, durante el gobierno del licenciado Manuel
Estrada Cabrera, se inició la intromisión en los asuntos de estado de corporaciones
norteamericanas, comoUnited Fruit Company (UFCO), la principal empresa del
país. Guatemala pasó a convertirse en una República bananera, en donde los
gobernantes eran colocados o retirados por la UFCO, dependiendo de las
necesidades económicas y de los que obtenía considerables concesiones. En 1944,
en medio de la Segunda Guerra Mundial, se produjo la revolución de octubre, la que
derrocó al régimen militar de entonces e inició diez años de gobiernos electos que
intentaron oponerse a la frutera e imponer reformas sociales, pero fueron
derrocados en 1954 cuando los intereses de la UFCO se vieron afectados por
dichas reformas.

La contrarrevolución de 1954, mantuvo algunas de las reformas de los regímenes


revolucionarios, incluyendo la dignificación del Ejército, pero volvió a proteger los
intereses de la frutera norteamericana, aduciendo que los regímenes
revolucionarios eran comunistas. En 1960, en el marco de la Guerra Fría, se inició
la guerra civil y un período de inestabilidad política, con golpes de Estado y
elecciones fraudulentas.

El conflicto armado dejó un saldo de más de 250.000 víctimas —entre muertos y


desaparecidos— según datos de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico,
según la cual más del 90 por ciento de las masacres fueron cometidas por el Ejército
de Guatemala y los grupos paramilitares progubernamentales. Tras la transición a
un sistema democrático en 1985, y luego de extensas negociaciones con la guerrilla,
se logró firmar los Acuerdos de Paz en 1996, empezó una nueva época en
Guatemala.
Historia de El Salvador
La historia de El Salvador ha pasado por diversos periodos, los cuales han marcado
su actual estado económico, político y social. Antes de la llegada de los
conquistadores españoles a tierras americanas, el territorio estaba habitado por
diversos pueblos nativos que ya habían formado órdenes sociales sofisticadas; con
la conquista, el sincretismo y el sometimiento toman protagonismo hasta que, la
entonces Provincia de San Salvador, adquirió su independencia del Imperio
español, logrando su carácter de Estado en 1824 para formar parte de las Provincias
Unidas del Centro de América, primero, y de la República Federal de Centro
América, después, como una entidad federativa.

El Salvador adquiere su estatus de república libre e independiente en 1859, luego


de separarse de la Federación Centroamericana en 1841, unión que fue disuelta de
facto dos años antes, en 1839, al haberse separado de esta el resto de estados
centroamericanos, quedando solo El Salvador como miembro oficial de ella. A partir
de mediados del siglo XIX, El Salvador inicia un lento proceso de consolidación
económica y social como nación independiente hasta comenzar la concreción de
esta con las Reformas liberales entre las décadas de 1870 y 1880.
Época precolombina (entre el 10000 a. C.y 1524 d. C.)

Los primeros pobladores del territorio salvadoreño emigraron al final de la glaciación


de Würm (alrededor del 10000 a. C.) estos eran grupos nómadas de cazadores-
recolectores que reciben el nombre de paleoindios, que se dedicaban
principalmente a la caza de los animales pertenecientes a la megafauna; uno de los
lugares donde mejor se conserva su huella es la Cueva del Espíritu Santo.12

Tras la extinción de los últimos animales de la megafauna (alrededor del 8000 a. C.)
los grupos nómadas empiezan a dedicarse principalmente a la recolección y
después a la agricultura con lo cual las poblaciones se hacen sedentarias.12

Período Preclásico (1500 a. C.-250 d. C.)

Con la sedentarización de las poblaciones se inicia el período preclásico, durante el


cual: llegaron los mayas y lencas; se empezó a fabricar cerámica y las poblaciones
fueron grandemente influenciadas por la cultura olmeca.
Preclásico temprano (1500 a. C.-900 a. C.)

Durante este período se formaron las primeras aldeas agrícolas, algunas de estas
permanecieron como simples aldeas, mientras que otras desarrollaron rasgos más
avanzados. A la vez, aparecen las primeras cerámicas y los sitios tenían nexos
comerciales con sitios ubicados en el área del Soconusco en el estado mexicano de
Chiapas.

El asentamiento más antiguo en el territorio es El Carmen que data del 1590 a. C.


(±150 años). La cerámica de este sitio es muy similar a la encontrada en Chiapas y
la costa pacífica de Guatemala.3

En Chalchuapa hay evidencia de asentamientos de los primeros pobladores en dos


localidades: la orilla norte de la laguna Cuzcachapa y cerca del manantial El
Trapiche; la evidencia de esta ocupación temprana data de alrededor del 1200. Al
igual que en El Carmen la cerámica es muy parecida a la de Chiapas y Guatemala.
Estos hallazgos apoyan la interpretación de que los primeros habitantes del
occidente salvadoreño procedían de la región del litoral pacífico (entre Chiapas y
Guatemala) y que probablemente eran hablantes de alguna lengua Zoque y
practicantes de la cultura Mokaya.1

En la zona oriental, la evidencia más antigua de este período proviene del sitio
arqueológico La Rama, el cual está conformado por huellas tanto humanas como
de animales, los cuales datan de alrededor del 1500 a. C. según estudios de
estratigrafía comparativa.3
Preclásico Medio (900 a. C.-500 a. C.)

Al inicio de este período se empezó hacer notorio el crecimiento de la población de


agricultores y una fuerte expansión demográfica en las zonas occidental y central
del país probablemente por la introducción de nuevas variedades de maíz más
productivas. Los principales sitios tenían nexos comerciales y se veían influenciados
por el área olmeca y sitios ubicados en la costa pacífica de Guatemala.1

Los principales asentamientos de este período fueron: Chalchuapa (la cual fue
fundada alrededor del 1200 a. C. y tenía durante este período como centro
ceremonial a El Trapiche), San Nicolás, Barranco Tovar, Jayaque, El Perical y
Antiguo Cuscatlán. Los hallazgos en los sitios de este periodo principalmente de El
Trapiche muestran que las
poblaciones de esta época tenían
una diversa complejidad social y
diferenciación interna a
comparación con las aldeas del
preclásico temprano.
Historia de costa rica
Según la historia, Cristóbal Colón desembarcó en una pequeña isla situada por
Limón en 1502, y fue así como “descubrió” Costa Rica. Bueno, eso es lo que dice
la historia española, pero no es en realidad lo que sucedió en este episodio de la
historia de Costa Rica. En 1502, Cristóbal Colón desembarcó un poco perdido en
Limón. ¡Y Costa Rica lo descubrió! Costa Rica ya existía. Costa Rica descubrió a
los europeos en 1502! Limón se convirtió en el primer asentamiento español en la
región, y en 1522 los colonos nombraron la tierra Costa Rica. Todo con la esperanza
de que iban a encontrar oro en sus colinas, pero no lo hicieron. Cuando se hizo
evidente que la costa rica era más pobre que sus vecinos, los colonos cambiaron
su enfoque al desarrollo agrícola.

Plantación de bananos

Como los terratenientes eran bastante pobres y aislados de los centros coloniales
españoles de México, Guatemala y los Andes, y porque había muy poca mano de
obra indígena para ayudar, los primeros colonos costarricenses pronto se
convirtieron en una sociedad agraria autónoma e individual. A principios del siglo
XIX, el cultivo de los plátanos trajo mucha riqueza, y el café pronto siguió los pasos.

Día de la Independencia

Día de la Independencia es una parte importante de Costa Rica Historia. El 15 de


septiembre de 1821, después de la guerra por la independencia de México, las
autoridades de Guatemala declararon la independencia de todas las provincias de
Centroamérica. Hoy en día, del Día de la Independencia todavía se celebra el 15 de
septiembre.Aunque técnicamente, bajo la Constitución española de 1812, luego
adoptada en 1820, Costa Rica y Nicaragua se habían convertido en una gran
provincia autónoma con León como capital. Luego, en 1838, Costa Rica se declaró
soberana.

Costa Rica Historia y el camino hacia la democracia

Estos eventos seguidos de una era de paz y prosperidad. Hasta 1917, cuando el
General Federico Tinoco Granados gobernó como un dictador militar durante dos
años. Más tarde, en 1948, Jose Figueres inició una guerra civil en la que murieron
2.000 personas; la guerra sólo duró 44 días y fue el evento más sangriento jamás a
tener lugar en Costa Rica. La junta victorioso, sin embargo, dio lugar a una
constitución que dio paso a elecciones libres por sufragio universal y la abolición
total del ejército. Figueres se convirtió en un héroe nacional cuando Costa Rica
disolvió su ejército en 1949. Desde ese día, Costa Rica ha tenido 16 elecciones
presidenciales democráticas.

La historia de Costa Rica abarca el estudio, descripción y análisis de los principales


procesos y eventos históricos de este país centroamericano, desde la ocupación de
su actual territorio por cazadores y recolectores hace unos 12.000 años, el
surgimiento de las primeras sociedades cacicales prehispánicas, pasando por el
arribo, conquista y colonización por parte de las europeos; el proceso de
configuración como una nación independiente, la formación y consolidación de su
democracia (una de las más antiguas de América), así como sus períodos de crisis
sociales y económicas, hasta el presente.

La interpretación de la historia antigua de Costa Rica significa el análisis de muchos


milenios y el estudio de su espacio de interacción, generalmente variable a través
del tiempo. El periodo de estudio que corresponde a la época precolombina de
Costa Rica abarca desde la llegada de los primeros pobladores, alrededor de 12.000
años antes de Cristo, hasta el contacto de las sociedades autóctonas con los
europeos, en 1502.
Leyes y normas que promueven los derechos de los
pueblos indígenas de Guatemala

El Congreso de la República solicitó a la Corte de Constitucionalidad Opinión


Consultiva sobre el CONVENIO 169 SOBRE PUEBLOS INDIGENAS Y TRIBALES
EN PAISES INDEPENDIENTES, con base en el artículo 171 de la Ley de Amparo,
Exhibición Personal y de Constitucionalidad. Dicha opinión fue emitida con fecha
dieciocho de mayo del año en curso y es pronunciada en audiencia pública solemne
hoy, veinticinco del mismo mes y año, y será publicada en el Diario Oficial como lo
establece la ley de la materia.

Guatemala es un país unitario, pluricultural, multiétnico y multilingüe, lo que


evidencia la relevancia del tema en la realidad guatemalteca. Por la trascendencia
histórica que para Guatemala tiene el mismo, reviste especial importancia la
divulgación, tanto del Convenio 169 como de la Opinión Consultiva que se emite,
por lo que la Corte de Constitucionalidad ha considerado útil hacer la presente
publicación, para que el mayor número de guatemaltecos tenga acceso al
conocimiento de los mismos.

La Corte de Constitucionalidad considera que sólo con base en estudios profundos,


serenos y objetivos sobre temas de esta naturaleza, se puede llegar a un
conocimiento verdadero de problemas reales que se relacionan con el desarrollo y
la paz de nuestros pueblos, en los que se encontrarán los elementos necesarios
para formar criterios o juicios constructivos sobre los mismos.

Considera la Corte de Constitucionalidad que con la Opinión Consultiva que emite


sobre la constitucionalidad del Convenio 169, está cumpliendo con su función
esencial de la defensa del orden constitucional, al aportar análisis y conclusiones
suficientemente razonadas, que en forma clara y precisa contribuyan a que se
interprete adecuadamente a la luz de la Constitución Política de Guatemala, el
Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, de la
Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Marco Internacional de Derechos de los Pueblos Indígenas:

Guatemala es un país multiétnico, multicultural y multilingüe, gran parte de la


población del país está constituida por personas indígenas, Xinkas y garífunas. A
pesar de tener toda esta riqueza y diversidad , la historia del país ha estado marcada
por la desigualdad y la exclusión. El fondo de Población de las Naciones Unidas,
UNFPA, apoya el avance de los Derechos Humanos en el marco de los
instrumentos internacionales y la legislación nacional vigente para avanzar hacia la
interculturalidad.
Declaración Universal de los Derechos Humanos
Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas
Convenio 169 de la OIT sobre pueblos Indígenas y Tribales en países
independientes
Resolución sobre la acción de la OIT concerniente a los Pueblos Indígenas y tribales
Marco legal Nacional de Derechos de los Pueblos Indígenas:
Constitución Política de la República de Guatemala
Ley de Desarrollo Social
Reforma al código penal, decreto 57-2002(delito de discriminación)
Ley de Idiomas Nacionales, decreto 19-2003
Ley de Promoción Educativa contra la discriminación, decreto 81-2002
Ley Marco de los Acuerdos de Paz, decreto 52-2005
Ley de Protección y Desarrollo Artesanal, decreto 141-96
Decreto 426: Se declara de interés nacional la protección de los tejidos indígenas

Acuerdo Ministerial 930, Reformado por el Acuerdo Ministerial 759 del Ministerio de
Educación, acerca de la promoción Educativa contra la discriminación.
Diversidad cultural en países centroamericanos

Las circunstancias históricas, las ilimitadas oportunidades y bellezas de nuestro


territorio fueron las motivaciones que empujaron a hombres y mujeres de otras
latitudes a echar raíces aquí. Al fusionarse con las culturas prehispánicas originaron
una notable casta que se distingue por la mágica naturaleza que irradia y percibe
en sus rasgos físicos, manifestaciones culturales, étnicas, y cosmovisión.

Las bucólicas y señoriales ciudades coloniales, fundadas a lo largo y ancho del


camino real que interconectaban a los pueblos autóctonos; la gastronomía que
entrelaza y fusiona los sabores aborígenes con los europeos y africanos; el frenesí
provocado por el ritmo de los diversos sones y ritmos, la sonrisa entusiasta, franca
y sincera, plena de alegría y positivismo de su gente provocarán emociones
extraordinarias y vinculantes a Centroamérica.

En Panamá debe visitar Panamá “La Vieja” fundada en 1519, el casco antiguo, la
moderna ciudad de Panamá, Portobelo, el Valle de Antón cuya población está
asentada sobre un cráter extinto y Chiriquí.

En Costa Rica debe visitar la colonial ciudad de Cartago, el exquisito y cosmopolita


San José.

En Nicaragua le esperan León y “La Gran Sultana”, como es conocida la ciudad de


Granada, ambas fundadas en 1524. En Honduras no hay que perderse el Valle de
los Ángeles, Santa Lucía, Ojojona, Santa Ana, La Esperanza, Gracias, Santa María
de Valladolid, El Corpus, San Marcos de Colón y Santa Rosa de Copán, que destaca
por la industria del tabaco desde 1765.

En El Salvador nos esperan Panchimalco, donde se encuentra una de las iglesias


más antiguas del país; Suchitoto, fundada en 1528 fue el primer asentamiento de
San Salvador; y, Sihuatehuacán conocida desde 1569 como Santa Ana.
Esquipulas, Guatemala es uno de los centros de peregrinación más importantes del
istmo; La Antigua Guatemala, fundada en 1543 como Santiago de los Caballeros
del Reino de Guatemala, fue la capital y centro de gobierno de la Capitanía General
de Guatemala, que era desde donde se regentaba a las provincias
centroamericanas. Vale la pena visitar también Xela, Salcajá, los mercados de
Chichicastenango, Huehuetenango, el lago Atitlán, Cobán y sus alrededores.

Se debe destacar que la diversidad cultural centroamericana es uno de sus grandes


patrimonios, prueba de ello son el pueblo garífuna, descendientes de africanos que
habitan Honduras, Guatemala, Nicaragua y Belice.

Centroamérica es una región que tiene muy arraigadas sus tradiciones ancestrales.
Dependiendo de la época del año, se celebra la vida, los muertos, los santos, y la
cosecha. Entre las tradiciones centroamericanas se destacan festividades que
combinan la influencia indígena con la española, festividades religiosas,
festividades cívicas y festividades populares. Cada ciudad o pueblo tiene también
sus propias festividades locales, con algún factor distintivo propio de cada
comunidad. La religiosidad popular centroamericana gira en torno a los santos, que
son percibidos como intercesores entre los seres humanos y Dios. Una rica tradición
ha crecido en torno a la celebración de santos patronos, con fiestas religiosas
solemnes y cargadas de expresiones culturales populares. La reunión de
Nochebuena el 24 de diciembre y las procesiones religiosas de Semana Santa son
otras festividades con trasfondo religioso que se celebran tradicionalmente en los
siete países del istmo.
Literatura de Guatemala y países de Centroamérica
Se denomina literatura de Guatemala a las obras escritas por autores
guatemaltecos, ya sea en cualquiera de los veintitrés idiomas que conforman el
canon lingüístico del país, o en español. Aunque con toda probabilidad existió una
literatura guatemalteca anterior a la llegada de los conquistadores españoles, todos
los textos que se conservan son posteriores, y están además transliterados a
caracteres latinos.

Las características literarias guatemaltecas a través de la historia nacional, se


centran en el feudalismo histórico de hechos reales del país o de personajes
emblemáticos de guatemaltecos que a través de su vida han creado un precedente
en la política, sociedad, cultura y tradición de la nación. Por ejemplo, la literatura
maya se centra en la historia de la civilización maya, la cual estaba enraizada en
creencias ancestrales que pueblos actuales que todavía viven en Guatemala se han
atribuido como suyos.

Centroamérica incluye a cinco países, Guatemala, El Salvador, Honduras,


Nicaragua y Costa Rica, porque Panamá es más Colombia, y porque debido al
efecto del Canal, con su base militar norteamericana en el siglo XX, maduró distinto.
Ni incluyo a Belice, que salió de nuestro territorio, pero se pobló con otra
configuración humana. Los cinco países compartieron organización política y se
independizaron de España simultáneamente, hablamos un idioma común, pero que
a medida que pasa el tiempo nos separamos más.

La literatura guatemalteca es introvertida, solemne y dada a lo trágico, donde los


personajes despiden resentimiento y los finales son tristes o resignados. Hasta las
excepciones irónicas de José Batres Montúfar o Tito Monterroso confirman la
resignación nacional. Miguel Ángel Asturias es nuestro mayor exponente, que inicia
su novela El Señor Presidente con un repiqueteo jubiloso de campanas y cierra con
un llamado a duelo siniestro, en campanadas nocturnas. La novela de Luis de Lión
es sufrida, porque nuestra literatura tiende a seguir el llamado de la tragedia.
En Nicaragua se luce la picaresca, y se desarrolla el positivismo alegre y combativo
del débil que triunfa sobre el poder, como en las historias de Tío Conejo y Tío
Coyote.

La suya es una literatura festiva, modernista debido a Rubén y a las galas


nacionales, porque los ciudadanos se lucen y aprecian lo propio. Las novelas de
Sergio Ramírez son más dadas a evocar el triunfalismo de un pueblo revolucionario
que no se deja.

El Salvador posee una literatura expresiva, donde la acción es la que manda y se


evitan los desperdicios descriptivos, será por eso que las obras de posguerra son
tan emocionantes, como las de Castellanos Moya o las de Huezo Mixco, o tienen
su referente en las Memorias de la rosa de Consuelo Suncín, un buen ejemplo del
espíritu indomable y volcánico del pequeño país que se expande por todo el planeta.

La literatura de Honduras es alegre, suelta, humorista, desde el origen de la obra


de Antonio de Paz y Salgado, porque hasta en medio de la guerra cuentan chistes
y les encanta compartir, son amenos, mientras que la de Costa Rica es más
sentimental e interiorista, de individuos que buscan en su sensibilidad. La poesía de
Luis Chávez es una clara muestra, o las novelas de Carlos Cortés.

La literatura centroamericana es diversa, y busca su aceptación en el resto del


mundo, sin ser adoptada regionalmente como propia.

También podría gustarte