Está en la página 1de 4

Durante la II Guerra Mundial la India cobró gran protagonismo, sobre todo

desde 1942 cuando el avance japonés en Asia la colocó en primera línea de


frente. El Partido del Congreso, tras una primera negativa, acabó ofreciendo su
colaboración a Gran Bretaña a cambio de reconocer la próxima independencia
de la India. Las negociaciones no llegaron a buen puerto por la negativa de Gran
Bretaña a reconocer la independencia.
Como respuesta, los nacionalistas organizaron fuertes movilizaciones de masas
para reclamar la independencia, especialmente desde que el Partido del
Congreso, en su reunión de Bombay, aprobó la moción “Quit India”, es decir
“los ingleses fuera de la India”. La detención, por parte de Gran Bretaña, de los
principales líderes nacionalistas (entre ellos Gandhi) no ayudó a solucionar el
conflicto.
Tras acabar la Guerra, el nuevo gobierno laborista de C. Attlee dio un giro en la
política colonial británica tras observar los acontecimientos acaecidos en la India
(amplio triunfo del Congreso y de la Liga en las elecciones para las asambleas
provinciales de septiembre de 1945 y la sublevación de los marineros indios en
febrero de 1946) y manifestó su intención de transferir el poder a manos indias
no más tarde de julio de 1948. Encomendó al virrey, lord Mountbatten, que
llevase adelante las negociaciones lo que hizo con los dos partidos
fundamentales, dejando olvidados al resto de partidos y grupos.
Pronto se vio claro que, a pesar de los esfuerzos por mantener la unidad de la
India (una Unión Federal), no quedaba otra salida que la partición.
El 15 de agosto de 1947 se proclamó la independencia de la India, nacieron dos
estados India y Pakistán (con su territorio dividido en dos partes, Oriental y
Occidental).
La división tuvo un enorme costo humano en las matanzas salvajes que
ocurrieron entre las comunidades hindú y musulmana, se calcula que hubo más
de medio millón de muertos, y éxodos masivos de población que son grandes
movimientos de esta, entre ambos estados, unos 16 millones de personas.
Además, quedaron zonas fuertemente disputadas entre ambas comunidades,
especialmente la región de Cachemira, que hasta el día de hoy es un foco de
tensión; y también otras regiones muy peleadas fueron las de Hyderabad y
Junagarh (que acabaron integrándose en la India).
Luego de finalizar la 2da Guerra Mundial, Asia fue el primer continente en
descolonizarse. En el caso de la India, el líder nacionalista Mahatma Gandhi había
comenzado a luchar pacíficamente por la independencia en 1918.Durante casi
30 años promulgó la idea de una resistencia pasiva que se basaba en la oposición
de la población a cooperar con las autoridades coloniales.
Finalmente en 1947, en plena Guerra Fría, las autoridades británicas le
concedieron la independencia a la India, la cual se dividió en 2 estados: por un
lado la Unión India (para los hinduistas) y por el otro Pakistán (para los
musulmanes). Esta división provocó guerras entre estos dos nuevos países, las
cuales continúan en la actualidad.

Desde la Independencia, la India enfrentó muchos problemas de violencia


religiosa, clasismo, el terrorismo y las insurgencias de las regiones separatistas.
Desde 1990 los ataques terroristas han afectado a muchas ciudades indias. No se
pudo resolver las disputas territoriales con China que en 1962 llevaron a la
guerra chino-India; y con Pakistán. India fue uno de los fundadores de la
Organización de las Naciones Unidas u del movimiento de Países No Alineados. En
1974 realizo una prueba nuclear subterránea y en 1998 otras 5 más,
convirtiendo al país en un Estado nuclear. También, desde 1991 se dieron
importantes reformas económicas que transformaron a la India en una de las
economías de más rápido crecimiento en el mundo, aumentando su influencia
global.
Mohandas Karamchad Gandhi conocido como Mahatma tuvo un pensamiento
naturalista. Varias de sus apariciones importantes comenzarían luego de la
Primera Guerra Mundial. Gracias a su influencia las clases populares y a su
método de lucha consiguió un fuerte impulso.
En 1919 convocaron la primera jornada de
protesta contra el dominio inglés en las que
Gandhi participó. Los ingleses irán saliendo
debido a las demandas de la población
hindú y la población musulmana que ambas
estaban unidas con el objetivo de una
independencia. El descontento aumentó
hasta el punto en el que Gandhi fue
detenido por su importante influencia y
permaneció en la cárcel hasta 1924 cuando
fue liberado. Una de sus protestas más
importantes fue conocida como marcha de la sal que consistió en recorrer varios
kilómetros con el objetivo de enseñarles a los ciudadanos como obtener sal del
mar y no tener que comprarles a los ingleses. Un año después Gandhi marcha
Inglaterra negociar la independencia de su país pero acaban enviándolo a la
cárcel. Finalmente es perdonado pero en 1948 Mahatma recibe tres disparos por
un hinduista ortodoxo. Su asesinato marcó el fin de una época y el inicio de otra
muy diferente.