Está en la página 1de 4

REBELIÓN EN LA GRANJA de George Orwell

RESUMEN
El señor Jones dormía cuando el Viejo Mayor llamaba a los animales a
escuchar aquello que les tenía que decir y, como este era tan estimado por
todos los animales de la granja, a ninguno parecía molestarle perder tiempo de
sueño para oír sus valiosas palabras. El Viejo Mayor era un veterano cerdo de
la Granja Manor y, a pesar de que con la edad había ganado peso, su aspecto
seguía siendo majestuoso y afable. Se colocó sobre un montón de paja, y allí
comenzó su discurso, un discurso que a los animales más inteligentes de la
granja, les hizo ver la vida desde una nueva perspectiva. Estos animales
resultaron ser los cerdos, especialmente Napoleón, Snowball y Squealer,
quienes días más tarde se basaron en el discurso del ya difunto Viejo Mayor
para planear la Rebelión y crear los principios de lo que ellos llamaron
Animalismo.

Resultó que la Rebelión llegó mucho antes de lo que esperaban y, a partir de


aquel momento, la antes conocida como Granja Manor, pasó a llamarse Granja
Animal. Una granja gobernada única y exclusivamente por animales, en la cual
todos eran iguales y debían seguir los 7 mandamientos escritos en la pared.
Estos eran:

1. Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.


2. Todo lo que camina sobre cuatro patas, o tenga alas, es amigo.
3. Ningún animal usará ropa.
4. Ningún animal dormirá en una cama.
5. Ningún animal beberá alcohol.
6. Ningún animal matará a otro animal.
7. Todos los animales son iguales

La idea de que los animales fueran independientes no agradó mucho a los


propietarios de las otras granjas, así que decidieron recuperarla. Fueron a
atacar a los animales armados con palos y tuvo lugar la “Batalla del Establo de
las vacas” en la cual tanto Napoleón como Snowball participaron. Finalmente,
los animales vencieron.

Todos los domingos, se realizaban reuniones para decidir entre todos los
animales, a pesar de que eran los cerdos quienes estaban al mando. Napoleón
y Snowball siempre estaban en desacuerdo, y esto generaba debates violentos
durante las reuniones.

Un día, Snowball tuvo la excelente idea de construir un molino para poder


suministrar electricidad a la granja, pero Napoleón se mostró en contra. Aún
así, Snowball dibujó los planos y cuando estaba presentando su proyecto a los
demás animales, Napoleón llamó a sus feroces perros para que expulsaran a
Snowball de la granja. A partir de ese momento, el camarada Napoleón pasó a
ser el líder y los cerdos pasaron a ser una especie de élite, mientras que los
demás animales vivían bajo la dictadura de Napoleón, amenazados por sus
fieros perros.

Poco tiempo después, uno de los cerdos avisaba a los animales de que el
proyecto del molino había sido idea de Napoleón y no de Snowball y por lo
tanto, se llevaría a cabo. Los animales se sentían algo confusos, ya que
recordaban que Napoleón había rechazado la idea en su momento, pero el
cerdo los convenció de que habían recordado mal.

Los animales trabajaban noche y día en la construcción del molino y mientras


tanto, los cerdos iban adoptando actitudes claramente humanas, y los
mandamientos iban cambiando según cambiaban ellos.

Una noche, Bóxer, el más trabajador de todos los animales, enfermó y


Napoleón aseguraba conocer a un veterinario capaz de salvarlo, pero en vez
de eso, lo envió a una morgue de caballos.

Los años pasaron, y la Rebelión quedó como algo prácticamente olvidado, algo
que solo se transmitía de forma oral. Finalmente, el molino fue construido y se
pudo suministrar electricidad.

Un día, Clover, una vieja yegua, observó como uno de los cerdos se erguía
sobre sus dos patas traseras, y al pedirle a Benjamín, el burro, que le leyese
los mandamientos, el único mandamiento que halló fue el siguiente:

TODOS LOS ANIMALES SON IGUALES, PERO ALGUNOS ANIMALES SON


MÁS IGUALES QUE OTROS.

Al día siguiente, tuvo lugar un almuerzo entre humanos y cerdos. Los animales
fueron a husmear y lo que vieron, les dejó perplejos. Sin duda, ya no había
diferencia alguna entre el cerdo y el humano.

PERSONAJES
PRINCIPALES:

Señor Jones: Hombre alcohólico y dueño de la granja Manor. Es un amo duro y


descuidado. Es expulsado de la granja al principio de la historia.

Viejo Mayor: Cerdo de unos doce años, de aspecto bonachón. Es muy


estimado en la granja y a pesar de morir antes de la Rebelión, es el inspirador
de esta.
Napoleón: Cerdo grande de aspecto feroz y gran astucia. Con el paso del
tiempo, se va mostrando cada vez más tirano y cruel.

Snowball: Cerdo vivaz e ingenioso, con mucha facilidad de palabra. Tiene unas
ideas brillantes que, casi siempre son invalidadas por Napoleón. Es echado de
la granja por los peros de Napoleón.

Squealer: Este cerdo es el encargado de transmitir los mensajes de Napoleón a


los demás animales. Es un manipulador ya que, gracias a él, los animales de
la granja se convencen de que todo va bien.

Bóxer: Enorme y fuerte caballo cuyo lema es “Trabajaré más fuerte”. Tiene un
gran sentido de la lealtad y su arduo trabajo durante toda la historia lo lleva a la
muerte.

Benjamín: el más viejo de todos los animales es este malhumorado burro. A


pesar de ser poco hablador, se da cuenta de lo que ocurre en la granja.

Clover: es la compañera de Bóxer, de aspecto maternal. Es una yegua buena


y con un espíritu fuerte igual que Bóxer. Aunque es muy leal, parece tener
mayor capacidad para la duda.
Mollie: Una yegua joven y tonta a la que no le gusta trabajar. Este personaje se
va a la primera oportunidad que ve, ya que prefiere las comodidades humanas.
SECUNDARIOS
Sr. Pilkington y Sr. Frederick: Granjeros de las granjas vecinas. Comercian con
Napoleón.

Palomas: Las encargadas de la comunicación entre granjas.

Pinkeye: Cerdo al que obligaban a probar los alimentos de Napoleón.

Moisés: Un cuervo que se pasa el día contando historias de la vida después de


la muerte.

Ovejas: Animales usados por Napoleón y Squealer para repetir los


mandamientos mal.

REFLEXIÓN

Rebelión en la granja se considera una crítica a la Revolución Rusa y a su


decadencia en los tiempos de Stalin.
La Revolución Rusa, al igual que la Rebelión de los animales, empezó bajo
unos principios de libertad, lucha contra el poder, defensa del proletariado, de
los que Lenin, reconocible en el Viejo Mayor, fue portavoz. La corrupción de
esos principios, el abuso de poder de la mano de Stalin, y la dictadura, se
pueden reconocer en los hechos ocurridos en la granja durante el mandato de
Napoleón. El proletariado está encarnado en Bóxer, el caballo más fuerte de la
granja que, ante cualquier problema dice siempre “Trabajaré más fuerte”.
Benjamín, el burro, es el personaje más cínico de la granja, y podría
identificarse con los intelectuales, conscientes de lo que ocurre, pero sin
oponerse a ello. Mollie, la yegua que apenas se interesa por la revolución
animal y mucho menos por trabajar, representa a las clases nobles que ven en
la nueva política el fin de sus privilegios y el cuervo Moses representa a
la Iglesia ortodoxa, pues habla del cielo de los animales y recibe trato favorable
de los humanos. Lyev Trotsky es representado por el cerdo Snowball, mientras
que el campesinado lo constituyen las ovejas y las gallinas, estúpidas e
incapaces de ser críticas ante la realidad.

En la novela, encontramos paralelismos también en el sistema policial del


socialismo estalinista. Los perros, de los que se rodea Napoleón, representan
ni más ni menos que a la policía secreta rusa, también conocida como la
NKVD. En cuanto a Squealer, el portavoz de Napoleón, se encarga de
formalizar las decisiones del líder Napoleón al pueblo y manipular las
informaciones y los hechos según lo que es más conveniente. Los mismos
mandamientos son modificados para justificar el comportamiento de Napoleón
y los suyos.

Codicia, crueldad, traición, discriminación, limitación de las libertades de cada


individuo son todas consecuencias de un mal manejo del poder concentrado en
las manos de una sola persona. La imagen de una sociedad igualitaria se va
derrumbando conforme Napoleón adquiere más poder.

Rebelión en la granja no solo critica el stalinismo, sino que además manda un


mensaje que condena cualquier tipo de totalitarismo, cualquier tipo de abuso de
poder y cualquier tipo de corrupción del igualitarismo. El autor intenta
mostrarnos como hasta los salvadores pueden ser invadidos por la tiranía y el
despotismo. Creo que también habla de la necesidad de poseer la capacidad
de tener una opinión propia y un espíritu crítico que consiga hacer frente a la
manipulación que se da durante toda la obra.

Intereses relacionados