Está en la página 1de 317

EL LIBRO DE ORO

DE
MORTADELO Y FILEMÓN

Alfredo Sánchez Esteban


Quiero transmitir mis agradecimientos:
A todos los miembros del foro de la T.I.A. que de una u otra forma han aportado
su granito de arena y me han motivado a la hora de escribir este libro.

A Raúl Suay, por su incansable apoyo en la búsqueda y ordenación


cronológica de todas las historietas de Mortadelo y Filemón.
A José Antonio Gil, Carlos De Gregorio, Miguel Fernández y
José Luis García por las revisiones de contenidos y textos.

A Hergest, Alaguair, Mortadelón y Zorro Aullador por toda la


información sobre merchandising que me han hecho llegar.

A Antoni Marín Navarro y Andrés Martinez de Haro


por su infatigable búsqueda de las historietas
más primitivas realizadas por Francisco Ibáñez.

A Sofía, Martín y Raquel, y a mi familia.

Homenaje a Astérix con motivo de su 35º aniversario.


Revista “¡Vaya aniversario!” (1994)

EL LIBRO DE ORO DE MORTADELO Y FILEMÓN

Primera edición: Enero 2014


Segunda edición: Junio 2014
Tercera edición: Noviembre 2014
Cuarta edición: Enero 2018

Textos y maquetación: Alfredo Sánchez Esteban


Revisión de textos: Carlos De Gregorio, José Antonio Gil, Miguel Fernández Soto y José Luis García.
Diseño de portada: Antonio Ramírez (agradecimientos a Ángel Pablo Sánchez y a MacAndrew por sus aportes).
Todas las imágenes son copyright © de sus respectivos propietarios y su reproducción se acoge al art. 32 del R. D.
Legislativo 1/1996 de 12 de abril (BOE núm. 97, de 22 de abril) con las modificaciones dadas al mismo por las Leyes 5/1998
de 6 de marzo (BOE núm. 57, de 7 de marzo) y 1/2000 de 7 de enero (BOE núm. 7, de 8 de enero), cuyo texto dice: “Es
lícita la inclusión en una obra propia de fragmentos de otras ajenas de naturaleza escrita, sonora o audiovisual, así como la de
obras aisladas de carácter plástico, fotográfico, figurativo o análogo, siempre que se trate de obras ya divulgadas y su
inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico. Tal utilización sólo podrá realizarse con
fines docentes o de investigación, en la medida justificada por el fin de esa incorporación e indicando la fuente y el nombre
del autor de la obra utilizada”.

Los contenidos de este libro se encuentran disponibles para su lectura en la hemeroteca de la página no oficial de Mortadelo
y Filemón: www.mortadelo-filemon.es / www.mortadelo-filemon.com
“Mi vida es la más aburrida, pesada y monótona del mundo.
A veces me dicen si algún día escribiré mi historia,
las biografías que hace mucha gente, y yo pienso “¿y qué voy a poner?”,
me bastaría con tres líneas, pondría: un gilipollas que trabajó,
trabajó, trabajó y trabajó y no tuvo tiempo para nada más.”

Francisco Ibáñez
SUMARIO

Prólogo……………………………………………………………5
Capítulo 1 – Biografía de Francisco Ibáñez……..………………..7
Capítulo 2 – La historia de los personajes………………………53
Capítulo 3 – La evolución de los personajes……………………77
Capítulo 4 – La influencia franco-belga…………………………97
Capítulo 5 – Los autores apócrifos…………………………….135
Capítulo 6 – Las aventuras en otros idiomas…………………187
Capítulo 7 – Del celuloide al 3D………………………………203
Capítulo 8 – Un reclamo publicitario………………………….221
Capítulo 9 – El “Merchandising”………………………………241
Capítulo 10 – Listados de publicaciones…………………………281
Fuentes, textos, agradecimientos………………………………305
PRÓLOGO

El 20 de enero de 1958 Francisco Ibáñez decidimos trasladar todo ese


daba vida a la pareja de detectives más conocimiento a un libro que pudiera
conocida en nuestro país. Con el tiempo, la servir como guía de referencia para el
serie se convertiría en una de las más aficionado a las aventuras de Mortadelo y
longevas del cómic patrio y dejaría su Filemón.
impronta en el inconsciente colectivo de
varias generaciones de españoles que Este primer volumen aborda, entre otros
crecimos leyendo tebeos cuando los temas, la historia y la evolución de los
videojuegos y otras formas de ocio aún no personajes, la biografía de su creador, la
habían sido inventados. influencia que sobre este tuvo el dibujante
belga André Franquin, los autores
Algunos de los niños de entonces, apócrifos, la publicidad, el cine y la
adultos hoy día, decidimos, años después, televisión, los videojuegos y el
rendir nuestro tributo particular a muchas “merchandising”. Se acompaña, además,
de esas series. En mi caso, como muchos de una relación de todas las publicaciones
otros aficionados, escogí, allá por 2008, el relacionadas con los personajes hasta la
formato “blog” por su capacidad para fecha aparecidas en todo el mundo y
llegar a través de la red de redes a mucha ordenadas de forma cronológica.
gente a la que poder ofrecer una relación
de todas las historietas de Mortadelo y Confío en que el lector encuentre útil
Filemón publicadas en nuestro país. Poco este libro y que le sirva de guía para
a poco fueron surgiendo nuevos proyectos: solucionar sus dudas, así como para
un diccionario de personajes, un museo descubrir innumerables curiosidades
virtual, entrevistas a autores, traducción de relacionadas con los personajes que, de
historietas de autoría apócrifa jamás otra forma, podrían quedar en el olvido.
publicadas en nuestro país, el fan-fic Sirva también como complemento a otros
colectivo “¡Con W de Wolframio!”... pero libros no menos importantes dedicados a
siempre estimulado por la ilusión que estudiar la trayectoria de los personajes.
motivaba al pequeño grupo de aficionados
que día tras día aportaba su granito de Alfredo Sánchez Esteban
arena en nuestro punto de encuentro Arganda del Rey, Diciembre de 2013
particular: el "Foro de la T.I.A.".

En 2012 decidimos dar un salto de


calidad pasando del formato blog a otro
más profesional. Así surgió la “Página NO
oficial de Mortadelo y Filemón”
(www.mortadelo-filemon.com) a la que,
poco a poco, fuimos surtiendo de artículos
que dieron forma a la “Hemeroteca”, una
de las secciones más interesantes de la
página web. La cantidad de artículos de
dicha sección se hizo tan numerosa, que

5
CAPÍTULO 1

BIOGRAFÍA DE FRANCISCO IBÁÑEZ


Infancia y adolescencia (1936-1949)
Contar la historia de Mortadelo y Filemón debe hacerse desde el principio, y para ello, habremos de remontarnos
unos cuantos años, nada menos que hasta el 15 de marzo de 1936, poco antes de que diese comienzo la Guerra Civil
Española. En esa fecha nació en Barcelona el que, a la postre, se convertiría en el padre de las criaturas: Francisco
Ibáñez Talavera.

Ibáñez nació en el seno de una familia humilde. Su padre, alicantino, trabajaba como contable para diversas
empresas locales. Su madre, andaluza, crió tres hijos. Acabada la guerra, el joven Francisco cursó estudios primarios
en las escuelas Guimerá de su ciudad natal. Desde muy pequeño el futuro dibujante dio muestras muy precoces de su
habilidad con el lápiz: en plena posguerra Ibáñez dibujó un ratón en la esquina de una hoja de periódico que su padre
recortaría y llevaría en la cartera durante toda su vida. En aquellos años Ibáñez tuvo la inmensa suerte de que el
quiosquero de su barrio, al que habían robado en varias ocasiones, le confiase a su familia todas las noches varias
cajas llenas de tebeos, lo que le permitiría aficionarse apasionadamente por los cómics. El dibujante confesó que
aquella fue la etapa más feliz de su vida, cuando vivía en aquella casa de la calle Argenteria de Barcelona.

Una de las primeras fotografías Ibáñez (izda.) junto a su madre y Francisco Ibáñez en las Escuelas Guimerá (Barcelona)
del dibujante catalán uno de sus hermanos
A los once años de edad se publicó su primer dibujo: la cabeza de un indio Sioux (Halcón Veloz) que Ibáñez había
copiado de una historieta de Cuto, del dibujante Jesús Blasco. Apareció en la sección de "Colaboraciones de
nuestros lectores" de la revista “Chicos"”, de Consuelo Gil, una publicación de historietas de aventuras nacida en
1938 y destinada a lectores infantiles y juveniles. Por aquel dibujo Ibáñez comentó haber recibido un premio de unos
cinco duros que ayudaron a solucionar el hambre de su familia durante una semana. Fernando Javier de la Cruz
Pérez, en su tesis “Los cómics de Francisco Ibáñez”, explica que el dibujo de Francisco Ibáñez no recibió tal
premio en aquella publicación (pudo ser en otra). Revisaron minuciosamente todos los semanarios de la mencionada
publicación entre 1940 y 1947 pero no encontraron más ilustraciones del artista en dicho semanario a excepción de un
dibujo de estilo humorístico representando a un duende saltando en el bosque bajo el cual figura la inscripción
"Francisco Ibáñez. 13 años. Barcelona" (del que, dicho sea de paso, el propio Francisco Ibáñez reconoció no ser su
autor). El dibujo tampoco obtuvo premio en todo caso. Ibáñez también dibujó de memoria personajes de la época de
series tan conocidas como "Roberto Alcázar y Pedrín", "El Guerrero del Antifaz" o "Juan Centella". Durante su
infancia y su adolescencia fue siempre un ferviente admirador de las películas norteamericanas de humor. Sus
personajes favoritos eran Charles Chaplin (Charlot), Buster Keaton, Stan Laurel y Oliver Hardy, Harold Lloyd...
Con el paso del tiempo el joven aficionado se convirtió en un devorador de todo cómic humorístico que caía en sus
manos. También sentía una extraordinaria admiración por los dibujantes de la editorial Bruguera, los cuales desde el
renacer a partir de 1947 de la publicación “Pulgarcito”, sorprendieron a todo el mundo con un lenguaje surrealista y
un estilo moderno de dibujo.

"Duende saltando", Francisco Ibáñez, “Halcón Veloz” – Francisco Ibáñez


13 años, Barcelona (publicada en la (“Colaboraciones de nuestros lectores”, "Halcón veloz" - Jesús Blasco
revista “Chicos” nº 402 – 8/IX/1946) Revista “Chicos” nº 458 - 19/X/1947) Revista “Chicos” nº 448 - 3/VIII/1947)

8
Buscando un estilo propio (1950-1957)

En 1950 Francisco Ibáñez ingresa como botones en el


Banco Español de Crédito después de estudiar contabilidad,
banca y peritaje mercantil. Posteriormente ocupó el puesto de
ayudante de cartera y riesgos, compaginando dicha
actividad con su carrera como historietista en la editorial
Marco. Hacia 1952, con dieciséis años, cuando aún trabajaba
como botones para el mencionado banco, y después de pasar
por diferentes editoriales de Barcelona dejando muestras de
su trabajo, Ibáñez consiguió publicar su primera historieta.
Fue una tira cómica ("Mucho ruido y pocas nueces")
publicada en el nº 95 de la revista “Nicolás” por Ediciones
Clíper 1. Ibáñez seguiría creando nuevas tiras cómicas que se
publicarán en sucesivos números de la mencionada revista:
“¡Ah, esos inquilinos…!”, en el número 97, “Parece
increíble pero...”, en el 98, y "Cuando el de atrás es listo",
en el 99.
Cabeceras con algunos de los primeros trabajos de Ibañez

Varias viñetas extraídas de las tiras “¡Ah, esos inquilinos...!” y “Parece increíble pero...” (“Nicolás” nºs 97 y 98, 1952). Se trata
de algunas de las primeras viñetas que le publicaron a Ibáñez. Las imágenes fueron cedidas por el coleccionista Dionisio Platel.

“Mucho ruido y pocas nueces...” (Revista “Nicolás” nº 95, 1952)

(1) Lo explica Dionisio Platel en su blog “El rincón de Taula”.

9
A finales de 1952 Ibáñez creó dos páginas llenas de tiras y chistes entre los que encontramos a "Don Pepe y la
tinta", "Don Rufo y Peporro", “Los buenos camaradas se reúnen”, “El equilibrista descansa” y “De la Tierra… al
Hospital”. Se publicaron en el “Almanaque para 1953” de la revista “Chicolino”, de la editorial Símbolo. En el n.º
31 de la misma revista, publicada en marzo de 1953, aparecieron nuevas tiras del dibujante (“Oculista irascible y
señor miopísimo”, “D. Gaspar quiere economizar”, “Daquí pintamonas” y “¡Planchazo en la biblioteca!”).

“La pluma” (Mart. Osete,


La Risa nº 17, 1952)
“Don Rufo y Peporro”, “Los buenos camaradas se reúnen”, “El equilibrista descansa”
(Revista Chicolino, Almanaque para 1953, Editorial Símbolo, 1952)
En los primeros meses de 1953 Ibáñez se incorporó a consigue publicar una nueva y breve historieta: “El
la agencia Histograf junto a un equipo de autores empleíto”, en el nº 42 de la revista “La Risa” (de editorial
liderados por Josep Toutain. Semanalmente Marco). Las tiras de los números 28 y 33 del suplemento
confeccionaban un suplemento de cuatro páginas con “A todo color”, fueron reeditadas en noviembre y
historietas de acción, fantasía y tiras humorísticas diciembre de ese mismo año en los números 48 y 51 del
titulado “A todo color”. En el n.º 24 (7/V/1953) se suplemento valenciano “La hora del recreo”, que se nutría
publica la tira “Berridos”, del tipo “Siluetas sin de parte del material publicado en el primero. En el nº 59
palabras”, popularizadas por Conti, Vázquez y otros (II/1954) de “La hora del recreo” aparece otra tira,
autores en “El DDT”, desde principios de los años 50. supuestamente reeditada de “A Todo Color”, pero de la
A partir del n.º 28 (18/VI/1953) comienza a publicarse que no hemos encontrado su publicación original. El
“Haciendo el indio”, aunque en esta primera ocasión suplemento “A Todo Color”, cambió de nombre a partir de
llevó por título “Al asalto”. La serie narraba las su n.º 56 y pasó a llamarse “Aventuras y amenidades de
peripecias de un indio medio tarado. Cuando Ibáñez La Prensa”, en blanco y negro. En esta nueva etapa
creó esta serie ya habían visto la luz otras tiras cómicas aparecieron nuevas tiras en cuatro ejemplares sin numerar,
con la misma temática como “La pluma”, de Martínez y en otros posteriores ya numerados: 18 (VIII/1954), 20,
Osete, publicada en 1952, en el nº 17 de la revista “La 21, 27-31 y 32 (XII/1954), en blanco y negro y con alguna
Risa”. El 23 julio de 1953 se publicó, en el nº 33, la reedición, como en el caso del nº 21, reeditada del nº 34 de
segunda tira de la serie, ya con el título "Haciendo el “A Todo Color”. En los números 33 y 37 del mismo
indio", y aparecerán más tiras en los números 34 y 55. suplemento (XII/1954-I/1955) la agencia Histograf
En diciembre de 1953, aún con dieciocho años, Ibáñez publicó otra serie de Ibáñez: “D. Doroteo y Familia”.

“Al asalto” (“A todo color”, nº 28, 18/VI/1953) / “D. Doroteo y Familia” (“A todo color”, n.º 37, 6/I/1955)

10
A finales de 1953 se publicaron varios chistes de Ibáñez en el Almanaque para 1954 de la revista “Picolin” (de la
editorial Símbolo): “Reporte accidentado”, “Un trabajo en balde”, “El cuadro surrealista” y “El Purito de Don
Gaspar”. A comienzos de 1955 Ibáñez logra entrar a formar parte de la plantilla de Marco y comienzan a aparecer
ilustraciones suyas en los números 73 y 74 de la revista “La Risa”: “Ali Oli – El Fakirito”, de nombre y aspecto
similar al que crearía posteriormente Vázquez, el negrito “Bayón” y “Don Pepe”, un personaje de nombre similar al
que apareció en Chicolino, pero de carácter supersticioso. Todos ellos con la firma del pseudónimo “Pif”, como
explicaremos. En el n.º 77 de “La Risa” aparecen “Don Usura”, un tacaño escocés, y la ya mencionada serie
“Haciendo el indio”, que el propio Ibáñez o Histograf habrían hecho llegar a Marco (ver página siguiente). Esta
última serie también se publicó posteriormente en otras revistas de la editorial Marco como “Hipo, Monito y Fifí”, a
partir del nº 100, “Rin-tin-tín” o “La Risa” (3ª época), siendo el material de estas dos últimas siempre reeditado a
partir de tiras previamente publicadas en la 2ª época de la revista “La Risa”.

“El empleíto” - Primera historieta de Ibáñez en la revista “La Risa”, n.º 42"(1953) “Un trabajo en balde” (“Picolín” Almanaque 1954)

“Ali Oli – El Fakirito” (La Risa n.º 73, 1955) – “Pif”

En el nº 82 de la revista "La Risa" Ibáñez pasó a ilustrar la página


de Carlos Bech "Reportajes extraordinarios", y que
posteriormente se alternaría con otras secciones de temática similar
como “Los grandes reportajes” o “Los grandes
descubrimientos”. Se trataba de una sección ilustrada con noticias
humorísticas ficticias en las que Bech hacía las veces de reportero e
Ibáñez de fotógrafo, y en la que aparecían a menudo ambos
caricaturizados. La página cambió de estructura con la llegada de
Ibáñez (que sustituyó a Emili Boix) manteniendo la parte superior
con "La noticia y sus fotos" y, bajo esta, una historieta corta en
forma de tira y varios chistes. A partir del nº 87 de la revista Ibáñez
también ilustró otra sección de Bech titulada "Reportajes de todo el
mundo" (posteriormente rebautizada como “Curiosidades y
rarezas de todo el mundo”) que también cambió con la llegada de
Ibáñez pasando de ser una sección seria con curiosidades realizada
por dibujantes de la casa (Aurelio Beviá, Antonio García o J.
Ripoll) a convertirse en una serie de noticias totalmente surrealistas
y estrambóticas. Durante esos números Ibáñez también se encargó “Reportajes de todo el mundo” (La Risa, nº 87, 1955)
minoritariamente de dibujar otros personajes de la revista, ya fuera
en solitario o con guiones de Carlos Bech.

“Historia Sordomuda – Sección Reportajes Extraordinarios” (La Risa, n.º 82, 1955)

11
Autorretrato de Francisco Ibáñez en La Risa
“Don Pepe” (La Risa n.º 73, 1955) – Firmando como “Pif” Sección "Nuestros Dibujantes” - Almanaque
1956 (Editorial Marco)

En el nº 84 entra en escena el caco "Rafflitos", que en sus posteriores apariciones será rebautizado como "Cacotín".
El personaje parece un claro precedente de “Ceferino Raffles”, el ladrón que habita en el 13, Rúe del Percebe:

Tiras de "Rafflitos" ("Cacotín") publicadas en varios números de “La Risa” (84,91 y 95, 1955)

12
Original de los primeros tiempos de Ibáñez publicado en La Risa (Editorial Marco)

En el nº 82 Ibáñez creó un personaje más para dicha revista:


"Kokolo", un simpático negrito que servía a un calvo explorador. El
personaje estaba inspirado en Coco, el popular negrito de la serie de
Puigmiquel ("Pepe Carter y Coco") publicada en el semanario Chicos
en los años 40. Ibáñez había creado varias tiras de temática similar,
como el ya mencionado “Bayón” o la tira “Safari”, que aparecen en
números anteriores de la misma revista (73 y 74 respectivamente). Es
posible que el dibujante pudiera haberse inspirado en “Morcillón y
Babali”, los conocidos personajes de la revista “TBO”, creados por
Marino Benejam, a la hora de crear todas estas tiras.

Ibáñez también creó para “La Risa” numerosas tiras de humor:


“Vecino chafardero” (1955), “El faquir” (1955), “El borrachín”
(1955), “¿Vaca o toro?” (1955), "Los Piratas del Queen Pepet"
(1957), secciones y páginas completas de chistes con títulos pareados
(“Ríase con gana toda la semana”, “Cuando la risa anda suelta…,
¡No le cierre usted la puerta!” y similares), impresionantes planchas
dobles sin continuidad como “El monstruo de tiempos remotos”
(1955) o “Piratas del Mar Caraba” (en Ibañezcolor, “Almanaque
para 1958”), aucas rimadas (“De cómo pasó las fiestas Don Felipe
Zapatiestas”, en “Almanaque para 1958”, “Historia de un dibujante
más peludo que un rumiante”, dedicado a Raf, en “Almanaque para
1959”), páginas de apertura con felicitaciones en los Almanaques de
1957 y 1958, y otros personajes de vida efímera como “La Odisea del “Bayón” y “Kokolo”, “La Risa”,
tío Tadeo” (1955), “Pérez” (1956), “Patro, sirvienta modelo” (1956) n.º 73 y 82 (Marco, 1955)
o “Fulcio Batracio” (1956).

NOTA: La serie “Los Piratas del Queen Pepet” fue realizada en su mayoría por Pineda Bono. De Ibáñez parece
existir únicamente la historieta que realizó para el n.º 225 de “La Risa”.

"La Odisea del tío Tadeo" (La Risa nº 90 - 1955)

13
"El Borrachín" (La Risa nº 94 - 1955)

"Fulcio Batracio" (La Risa nº 121 – 1956)

"Pérez y las carreras" (La Risa nº 131 - 1956)

"Patro, sirvienta modelo" (La Risa nº 132 – 1956)

14
En la agencia Histograf Ibáñez entabló amistad con el también historietista A. Pueyo, con el que formó equipo bajo
la firma de “Pif”. Con esta rúbrica aparecieron durante el año 1955 historietas y chistes variados tanto en
publicaciones de Editorial Símbolo como de la Editorial Marco. Ibáñez colaboró al menos con varias historietas de
“Don Eulalio” para los números 10 y 20 de la revista “Liliput” (de Símbolo) firmando con dicho seudónimo.

“Don Eulalio en África Misteriosa” (Liliput, nº 10 - Ediciones Símbolo (1955)

Reproducimos bajo estas líneas varias tiras de chistes que aparecieron en el n.º 74 de la revista “La Risa”, para la que
Ibáñez creó varios chistes firmando como Pif:

Página de chistes (“Buen consejo” y “Safari”) - Firmando como "Pif" (La Risa, nº 74 - Editorial Marco (1955))

15
Durante el sexenio comprendido entre
los años 1952 y 1957 Ibáñez, aún
empleado de banco, colaboró con la
editorial Marco no sólo en la mencionada
revista “La Risa”, sino también para la
revista “Hipo, Monito y Fifí” en la que,
hacia 1954, dio vida a “Melenas”, que
personificaba a un león vestido con
pantalón y camiseta a rayas que
presentaba un carácter muy diferente al
que se esperaría de un rey de la selva. En
la mentada publicación se publicaron
páginas de Melenas de manera esporádica
hasta 1957-58. A comienzos de los sesenta
se reeditaron más páginas en una tercera
época del semanario “La Risa”.

Además de “Melenas”, Francisco


Ibáñez creó para la misma publicación
otros personajes como “Fis y Puk”
(1954), “El Mosquito Pérez” (1954),
"Demetrio, el Gendarme" (1955),
“Dreson” (1955), “Puko” (1956),
“Orejón” (1956) o “Mike Gorilo”
(1959). También dibujó, hacia 1956,
nuevas historietas de la serie “Kokolo” e
ilustraciones para textos del personaje
“Puk el Chismoso”. Con el tiempo
algunos de estos personajes como
"Kokolo" o "Melenas" aparecerán
dibujados por otros dibujantes como Pont,
Kito o Cebrián ya que los derechos de
los personajes estaban en manos de la
propia editorial Marco.
"¡Saludos, amigos! 1957" (La Risa - Almanaque para 1957)

“Demetrio, el "Gendarme" (Hipo. Monito y Fifí nº 57 – 1955)

"Puk el chismoso" (“Hipo, Monito y Fifí” nº 69 – 1956) "Los Piratas del Queen Pepet " (“La Risa” nº 225 – 1957)

16
"¡Felicidades, Lectores!" (La Risa - Almanaque para 1958)

17
“Melenas” (“Hipo, Monito y Fifí”)

Tiras de "El mosquito Pérez" y “Fis y Puk” (Hipo. Monito y Fifí nº 47 - 1954)

"Puko" (Hipo. Monito y Fifí - Almanaque para 1957 - 1956)

18
"Orejón" (Hipo. Monito y Fifí nº 105 – 1956)

"Mike Gorilo" (Hipo. Monito y Fifí nº 25 3ª época - 1959)

En 1955, Emili Boix, principal animador de las publicaciones de Marco, abandona la editorial y emigra a Caracas
para "hacer las Américas". En ese momento recae una mayor responsabilidad sobre Ibáñez, que asume el cargo de
series abandonadas por este dibujante como las historietas de "Nicrostato Mochales", "Nicomedes Camueso", "Bob-
Ayna y Pat-Acón" o "Cartapacio y Seguidilla" (que podrían considerarse precursoras de Mortadelo y Filemón);
hay una aventura de 1955 ("El coleccionista de relojes"), realizada por el propio Ibáñez, en la que aparece esta pareja
de detectives que tienen que resolver un caso y terminan corriendo a causa de su torpeza. Algunos de los guiones de
estos personajes serían realizados por Carlos Bech. La participación de Ibáñez en todas estas series fue, no obstante,
muy anecdótica.

“Cartapacio y Seguidilla” (La Risa, nº 93, 1955)

19
"Nicrostato Mochales" (La Risa, nº 89, 1955)

"Nicomedes Camueso" (La Risa, nº 99, 1955)

"Bob-Ayna y Pat-Acón" (La Risa, nº 100, 1955)

20
Aquella fue una etapa abrumadora de producir y producir páginas y más
páginas, portadas, ilustraciones aceptando todo lo que le proponían. Ibáñez
trató de mejorar y pulir su estilo trabajando de forma acelerada consciente
de que era el camino a seguir para llegar a ser conocido en el mundo
editorial y adquirir experiencia. En estos primeros trabajos es posible
detectar aún cierta tosquedad en el trazo del dibujo y rigidez en la
estructuración de la página, aunque ya asoma algo del talento y la garra del
dibujante.

Ibáñez no se limitó a colaborar en exclusiva con las revistas de la editorial


de Tomas Marco a lo largo de esa etapa (1952-1957). Durante estos años
habían surgido en Barcelona una serie de tebeos y semanarios de humor
procedentes de diversas editoriales e Ibáñez colaboró en varios (además de
los ya mencionados): Alex (Ed. Símbolo, 1955), Liliput (Ed. Símbolo,
1955), Paseo Infantil (Eds. Generales, 1956) y El Barbas (1957).

La revista "Alex", creada en 1955 por un Enric Badía Romero de tan


solo 25 años, homenajeó con su cabecera a su admirado Alex Raymond
(tal como explica Taradete en su rincón) y en ella colaboraron verdaderos
ases del dibujo como Emilio Freixas, Longarón, Coll, Florencio Clave,
Jobaro, Jorge (hermano de Enric Badía) y Daniel Monzón entre otros. La
revista incluía tiras de cómic, artículos, relatos, minientrevistas, e incluso Portada de la revista Alex nº 9 (1955)
secretos para aprender a dibujar.

La página central de la revista estaba dedicada a un tema en concreto sobre el que los dibujantes realizaban algunos
chistes gráficos, y es en dicha sección en la que aparecerán algunos de los primeros trabajos de Francisco Ibáñez para
esta revista cuando tan sólo contaba con 19 años. Fue, al menos, en los números 6, 7, 8 y 9. Algunos de estos trabajos
(“El Ciervo”, “El camello”, “El tigre”) complementaban en tono de humor las ilustraciones de estilo realista
realizadas por Enric Badía. Este conocía a Ibáñez porque estudiaron en el mismo colegio y acostumbraba a visitar
personalmente a los colaboradores para ver si podía contar con ellos, aunque ya no recordaba si era el propio Ibáñez el
que llevaba sus trabajos al estudio.

Algunos de los primeros trabajos de Ibáñez para la revista Alex (nº 6, 7 y 8, 1955)

21
A finales de 1956 comienzan las colaboraciones en “Paseo Infantil”, desde el nº
30, en la etapa final de la revista, poco antes de que ésta desapareciera. Para este
semanario creó personajes como “El caballero Buscabollos” (h. 1956),
“Abraham Pérez” (h. 1956), “Por esas calles” (1956), “Joe Tranca” (1957),
“Ludovico Barrigón” (1957), “Juan Desdichas” (1957), “El tío Tranca” (1957),
“Pepe Rabieta” (1957), “Rufo Chocolatín” (1957) o “Pepe Roña” (1957) y
sustituyó a Alfons Figueras en la serie “Loony” (1957). También creó otras
páginas sin continuidad como las “Las patatas”, “Vecinos” o historietas que
fueron portada y no llevaron cabecera. Con la revista colaboraría durante cerca de
un año, hasta que empezó con Bruguera.

La serie “El caballero Buscabollos” se inspiraba en otra serie creada por Cifré
(“Don Furcio Buscabollos"”. Ambas eran series humorísticas ambientadas en la
Edad Media. El "Buscabollos" creado por Ibáñez iba siempre a lomos de su
caballo, lanza en mano y con casco en la cabeza, y se expresaba con palabras que
recordaban al castellano antiguo. Se trataba de un anti-héroe al que casi siempre le
salía todo mal.

“Joe Tranca” (ilustración derecha) apareció al menos en los números 31, 32, 33,
40, 45, 46 y 50 de la revista. Se trata de un tipo duro al que su fortaleza física
parece no servirle de mucho. Al igual que el personaje anterior, resultó ser un anti-
héroe, un estilo de personajes que Ibáñez explotó mucho en esta época para
fabricar su particular humor y que, sólo un año después, también utilizaría al crear
a sus hijos predilectos "Mortadelo y Filemón", ya en Bruguera. "Pepe Rabieta",
bajo estas líneas, fue un personaje de carácter un tanto "rancio". Su única
motivación no era otra que la de evitar que un niño le cuelgue un monigote de
papel a un viandante. En el “Paseo Infantil” n.º 47 se publicó una de las dos tiras
que se conocen de la serie.

“Joe Tranca”
(“Paseo Infantil”, nº 40) - 1957
“Pepe Rabieta” (“Paseo Infantil” n.º 47) - 1957

“El caballero Buscabollos” (“Paseo Infantil”, nº 42) – 1957

22
En el número 40 de la revista, además del mentado “Joe Tranca”, también aparece una historieta de "Abraham
Pérez", un individuo cuya principal virtud parece ser la "picaresca", característica muy española que también
encontraremos a menudo en las historietas de Mortadelo y Filemón.

“Abraham Pérez” (Paseo Infantil, nº 40) - 1957

Otro filón entre los recursos humorísticos


más propios de Ibáñez es el de introducir
personajes de pueblo en sus historietas. El
número 43 de la revista llevó como portada
una historieta titulada "Las patatas",
protagonizada por dos aldeanos. Uno de
ellos, gordito y con boina en la cabeza,
podría haber inspirado a Ibáñez cuando
sólo un número después creara a
"Ludovico Barrigón" un tipo ingenuo
donde los haya.

También "El tío Tranca" entraría en ese


grupo de personajes de pueblo, aunque su
personalidad dista mucho de los anteriores.
Es éste un personaje cascarrabias y
malhumorado del que tampoco puede
decirse que tenga muy buena suerte.
“Ludovico Barrigón” (Paseo Infantil, nº 44) - 1957

“El Tío Tranca” (Paseo Infantil, nº 43) - 1957

23
"Juan Desdichas", como su propio nombre indica y el lector habrá podido imaginar, fue un personaje tristón,
cabizbajo y gafe. Apareció, al menos, en el número 43 de la revista Paseo Infantil.

“Juan Desdichas” (Paseo Infantil, nº 43) - 1957

“Rufo Chocolatín” parece la antítesis de “Juan Desdichas”. Optimista, alegre y muy amigo de sus amigos. Ibáñez
lo utilizó para promocionar los “Chocolates Nestlé” como vemos en la historieta publicitaria que aparece en la revista
n.º 40, de 1957. Aparecieron más tiras en los números 39, 41, 42, 43 y 46.

“Rufo Chocolatín” (Paseo Infantil, nº 40) - 1957


“Pepe Roña”, publicado al menos en el “Extra de verano” de 1956 y en los números 48, 50, 51, 52 y 53 de dicha
revista, fue un personaje cuyos intentos por economizar en su vida terminan siempre provocándole algún problema.

“Pepe Roña” (Paseo Infantil, nº 53) - 1957

24
Respecto a la serie "Loony", como ya hemos comentado, no fue creada por Ibáñez sino por Alfons Figueras para
la revista "Nicolás" a principios de los años cincuenta. Tras cancelarse la revista a mediados de esa década Figueras
continuó la serie en "Paseo Infantil". La editorial Marco decidiría posteriormente que Ibáñez le diese continuidad
después de que el dibujante emigrase en 1956 a Venezuela para montar su propio estudio de animación junto a su
amigo Ángel Puigmiquel. Ibáñez dibujó su primera tira en el “Paseo Infantil” n.º 40, y la continuó hasta el final de la
revista. Su protagonista era un marino con una gracia innata que siempre intentaba ayudar a sus amigos, no siempre
con éxito.

Loony (Paseo Infantil, nº 43) - 1957

Hacia 1957 Ibáñez dibujó dos historietas para la revista “El


Barbas”, tebeo cuya edición se suspendió tras la publicación
del primer número, que incluyó una aventura de dos páginas
de “El tío Tranca” y otra de “El caballero Buscabollos” en
su contraportada.

Es entonces cuando, a pesar de los consejos de su familia,


que tenía muy claro que un trabajo en un banco en los años
cincuenta era como ejercer de funcionario por la seguridad
laboral y económica que representaba, Francisco Ibáñez
decidió abandonar su puesto en la oficina bancaria a finales
de ese año y ejercer a tiempo completo como guionista y
dibujante de cómics ya que sus colaboraciones en las revistas
eran más gratificantes para él además de reportarle un mayor
beneficio económico. Pasó de cobrar 1200 pts. al mes a
multiplicar por ocho o por diez esa cantidad en la primera
editorial en la que trabajó.

Posteriormente, cuando Ibáñez trabaje ya para la editorial


Bruguera, seguirá dibujando más páginas de personajes
hasta 1960. Para “La Risa” creó: "La familia Repollino"
(1957), "Furgensio" (1957), "Pie Sucio" (1957) y "Los tres
mosquitos" (1959).

El Barbas, nº 1 (1957)

“Los Tres Mosquitos” (“La Risa”, nº 185, 1959)

25
“Pepe Roña” (Paseo Infantil, nº 52) - 1957

“La Familia Repollino” (“La Risa”, nº 172, 1959)

“Furgensio” (“La Risa Almanaque para 1960”) - 1959

En esta etapa Ibáñez también creó al personaje "López, el guardabosques", del que conocemos al menos una
aventura a partir de dos originales de los que aún se desconocen publicación y fecha, si es que finalmente llegaron a
publicarse. Se especula con la posibilidad de que se dibujasen para los siguientes números de la revista “El Barbas”,
que se canceló tras la publicación del primer número, aunque es posible que la historieta se realizase con anterioridad.

“López, El guardabosques” (extraído del original. Publicación y fecha desconocida)

26
Inicios de Ibáñez en Bruguera (1957)

1957 fue un año clave en la trayectoria del autor. En


el verano de ese año, cuando Ibáñez contaba con
veintiún años, la editorial Bruguera, la más importante
editorial del país, le abrió las puertas gracias a su
habilidad para el dibujo caricaturesco. La editorial era
ya editora de célebres personajes como Zipi y Zape,
La familia Cebolleta, Doña Urraca, El reporter
Tribulete o Don Pío, y en ella trabajaban hasta ese
momento historietistas costumbristas y críticos como
Escobar, Peñarroya, Conti, Cifré, Vázquez o Jorge,
que fueron el origen de lo que se ha dado en llamar la
Escuela Bruguera. La editorial del gato negro
necesitaba nuevos colaboradores para sus
publicaciones, faltas por entonces de algunos de los
mencionados autores (Cifré, Conti, Escobar, Eugenio
Giner y Peñarroya) que habían abandonado la casa
decididos a emprender su propia aventura editorial con
la revista Tío Vivo. Ibáñez consiguió así hacer realidad
De izquierda a derecha: Ayné, García, Ibáñez, Raf y Ripoll
su sueño de convertirse en historietista de una gran De pie, Carlos Bech, Beyloc y Kito (1957) (1)
editorial.

Entre los años 1957 y 1963 comenzó, pues, una


nueva etapa en la que Ibáñez fue forjando poco a poco
su propio estilo en el seno de Bruguera, dando rienda
suelta a su imaginación y creando infinidad de
personajes, de los que algunos perdurarían durante
décadas. Comenzó publicando chistes junto a otros
compañeros en la sección “Fíjese qué chistes” de la
revista Pulgarcito, entre los números 1370 y 1375,
publicados sin firma en agosto y septiembre de 1957.
Poco después colaboró en secciones colectivas de “El
DDT” (contraportada del nº 332, publicado en
septiembre) y “Selecciones de Humor de El DDT”
(desde el nº 55, de octubre). En el n.º 57 de esta
última revista se le dedicó una entrega en la sección
“¡Mire qué gracioso es Ibáñez!”, en la que se
presentaba a los colaboradores de la casa, junto a una
selección de chistes suyos, ya firmados, y su primera
caricatura.
Algunos de los primeros chistes de Ibáñez para Pulgarcito -sin firma-
(Pulgarcito nº 1374, 6/IX/1957)

Supuestos bocetos iniciales para Mortadelo y Filemón (1957)


A finales de ese 1957, entre octubre y noviembre, alentado por los directivos de Bruguera, Ibáñez presentó una
propuesta de la que sería su primera serie para aquella editorial. Ideó una pareja de detectives privados con el objetivo
de crear una historieta paródica del género. Para ello dibujó varias figuras de ambos, con rasgos distintivos y en
diversas poses. Aquellos dibujos iban acompañados de sugerencias para el título de la serie que, como era habitual en
aquella época, incluía el nombre de los personajes y una frase a modo de rima.
(1) Ver blog http://pensionelcalvario.blogspot.com.es/2012/11/quien-es-kito.html

27
La propuesta de Ibáñez incluyó cuatro opciones: “Mr. Cloro y Mr. Yesca, agencia detectivesca”; “Ocarino y
Pernales, agentes especiales”; “Lentejo y Fideíno, detectives finos” y “Mortadelo y Filemón, agencia de
persecución”.

El dibujante salió de la redacción de Bruguera con la serie aprobada, pero con algún cambio. El redactor jefe le
indicó las figuras definitivas escogidas y asignó el que sería su título definitivo: “Mortadelo y Filemón, agencia de
información”. La pareja de detectives privados no vería la luz hasta el año siguiente. En enero de 1958 se publicó su
primera historieta en el número 1394 de la revista Pulgarcito. Pero dejemos a Mortadelo y Filemón a un lado durante
lo que resta de capítulo y prosigamos con el resto de series creadas por Ibañez.

“A carcajada límpia” (Pulgarcito nº 1391, 30/XII/1957) “¡Mire qué gracioso es Ibáñez!” (Selecciones de Humor
– Suplemento del D.D.T. n.º 57, 31/X/1957)

En el nº 338 de “El DDT”


(publicado en noviembre de
1957) dibujó íntegramente la
doble página central y su
primera temática deportiva.
Desde entonces realizó
alrededor de 333 planchas de
esta serie durante más de seis
años para la misma revista
(hasta 1964), algo que
permitirá ver la evolución del
estilo del dibujante como autor
y humorista. Dado el elevado
número de páginas realizadas
para esta serie es comprensible
que algunos deportes se
repitiesen en más de una
"El bonito deporte de la vela"
ocasión.
"El Esquí" (DDT, nº 338 / 8/XI/1957)
(DDT Extra Verano de 1959)

Antes de que terminase 1957, Ibáñez tuvo una nueva oportunidad para demostrar su capacidad como dibujante en la
portada del Almanaque para 1958 de la revista “Selecciones de Humor de El DDT”. El 30 de diciembre de ese
mismo año aparecieron más chistes con su firma en el número 1391 de la revista Pulgarcito en la sección “A
carcajada limpia”. Dos meses después, en febrero de 1958, Bruguera lanzaba al mercado una nueva revista: “Can
Can, la revista de las burbujas”, creada para competir con “Tío Vivo” y para intentar elaborar un producto dirigido a
lectores adultos. Además de la firma de Ibáñez aparecían otras no menos conocidas: Armando Matías Guiu, Alfonso
Paso, Raf, Vázquez, Peñarroya, Gin y Segura. Algunos de ellos como Peñarroya habían regresado a Bruguera tras el
fracaso de su empresa en solitario antes mencionada. Todo ello reforzó la presencia de Ibáñez en la editorial. Respecto
a “Can Can”, desapareció en 1960, sólo un mes después de que Bruguera adquiriese la revista “Tío Vivo” aunque
disfrutó de una segunda etapa más prolongada (épocas segunda y tercera, 1963-1967) e incluso de una cuarta época
de un solo número en 1978.

28
Abrimos aquí un pequeño paréntesis para comentar que, durante todos estos años, Ibáñez siguió colaborando con
diversas revistas de la editorial Marco hasta 1960, realizando no sólo historietas sino también portadas. Pero a partir
de ese año, el dibujante rompió definitivamente su relación con esta editorial tras cuatro años de colaboración
ininterrumpida. No fue esta la última colaboración de Ibáñez con otra editorial durante su estancia en Bruguera: en
1963 se publicaron varias tiras de Ibáñez producidas por Creaciones Editoriales y protagonizadas por "Los Pérez",
como explica Federico Moreno Santabárbara. La serie narraba episodios de la vida cotidiana de una familia
imaginaria, reflejo de la sociedad de la época. Sirva de ejemplo la tira de la imagen inferior, publicada el 15 de agosto
de 1963, en la que el Sr. Pérez es pillado in fraganti por su mujer mirando diapositivas de actrices. Se publicaron al
menos veintitrés episodios de esta serie.

“Los Pérez” (Francisco Ibáñez, 1963)


Volviendo a los comienzos de Ibáñez en Bruguera, no podemos pasar por alto uno de los primeros personajes
creados por este en esta nueva etapa: "Don Adelfo" (Can Can, II/1958). La serie narraba las peripecias de un
“celestino” bajito, calvo, barbudo, algo despistado y que, con muy buena voluntad, trataba de formar parejas, aunque
sus desafortunados consejos siempre terminaban con resultados infructuosos. El personaje permaneció en la mentada
revista hasta al menos el número 84 (14/IX/1959), aunque se concentró en los primeros 28 números de la revista (se
espacia posteriormente, llevando historieta los números 36, 41, 82 y 84). Para entonces Ibáñez llevaba un tiempo
realizando otra serie en paralelo para la misma revista ("La historia esa vista por Hollywood") creada con
anterioridad por Manuel Vázquez.

Diversas portadas realizadas por Ibáñez para Bruguera y Marco. Izquierda: “Selecciones de el DDT, Almanaque para 1958”
(Bruguera, 1957). Centro: “La Risa” nº 151 (Marco, 1958). Derecha: “Hipo, Monito y Fifí nº 2” (Marco, 1958)

Ibáñez tomó la serie en


septiembre de 1958 (en el nº
32 de la revista “Can Can”)
parodiando a partir de entonces
numerosas biografías de
personajes históricos,
mitológicos o novelescos
(Caruso, Hamlet, Miguel
Strogoff…), a menudo
protagonistas de grandes
producciones cinematográficas
de Hollywood. El autor supo
seguir con buen tino la pauta de
Vázquez, su antecesor.
"Don Adelfo" (Can Can, 1ª épocq, II/1958)

29
“La historia esa vista por Hollywood” - Publicada en el “Can Can” nº 71, 1959 -

Para la misma revista creó, en 1958, varias


subseries como “Ellas y...” o “La mujer y...” en
las que retrataba, en tono de humor, la relación
de las mujeres con diversos elementos
(cosméticos, regalos, el ahorro, la plancha...).

A finales de ese mismo año se publica una tira


de temática medieval: “Godofredito, el escudero
chiquito”. Apareció en el Almanaque para 1959
de la revista “El Capitán Trueno Extra”, en la
sección “Diviértase y ría”, pero no tuvo
continuidad. Posteriormente Ibáñez realizó otras
tiras humorísticas con la misma ambientación
como “Historia Medieval… de un señor algo
feudal”, que apareció en el Almanaque para
1962 de la misma revista, y “El escudero
Bartolo, o ¡Qué calor hace, Manolo!”, de la que
hablaremos más adelante en este mismo capítulo.
"La mujer y la plancha" (“Can Can” nº 40, 10/XI/1958)

"Godofredito, el escudero chiquito" (“El Capitán Trueno Extra - Almanaque para 1959” (1958))

30
Poco después Ibáñez crea "La Familia Trapisonda, un grupito que es la monda" por imposición editorial,
siguiendo la línea iniciada ocho años antes por Vázquez con "La Familia Cebolleta". La serie satiriza un entorno
familiar integrado por un matrimonio, un hijo y un sobrino. El decreto del 24 de junio de 1955, anterior a la serie,
prohibía cualquier tipo de ridiculización de la autoridad de los padres, de la santidad de la familia y del hogar. A partir
de 1962 se constituyó la Comisión de Información y Publicaciones Infantiles y Juveniles, dirigida por el padre
Vázquez, que se hizo cargo de la censura y comenzó a aplicar dicho Decreto de forma literal, por lo que Ibáñez tuvo
que dar un giro a esta estructura familiar convirtiendo en hermanos a sus protagonistas (Pancracio y Lucrecia) y a los
niños en sus sobrinos. Además de todos ellos no hay que olvidarse de Atila, el perro de la casa. La serie comenzó en
el número 1418 de la revista Pulgarcito, el 7 de julio de 1958, aunque en dicha publicación no apareció la primera
página de la serie dibujada por Ibáñez. La serie pasó por otras muchas revistas, “Ven y Ven” (1959), “Suplemento de
Historietas el DDT” (1959) y se recuperó más adelante en el n.º 31 de “El Capitán Trueno Extra” (durante 427
números publicados entre 1960 y 1968), hasta terminar finalmente en la revista “Bravo” (1968), aunque
posteriormente fue reeditada en muchas otras publicaciones.
En 1958 Ibáñez también creó a
"Felisa y Colás", una serie de
corta vida casi desconocida por
el público, protagonizada por
una pareja de novios de
personalidades antagónicas:
Felisa, que anhela vivir en la
gran ciudad y Colás, pueblerino
“de pura cepa”, de mente obtusa
y maneras bruscas. Sus
aventuras aparecieron
únicamente en los Pulgarcitos
1422 y 1423 (VIII/1958). El
acercamiento de Ibáñez al
mundo rural quedó
temporalmente aparcado hasta
ser retomado posteriormente en
otras muchas series como
"Rompetechos" o "Mortadelo y
"La familia Trapisonda" (Pulgarcito, 1958) (El Capitán Trueno (Extra Vacaciones, 1962))
Filemón".

"Felisa y Colás" (Pulgarcito, 1958)

Ese mismo año Ibáñez también colaboró en varias secciones de la


revista “Selecciones de Humor del DDT” para la que no había vuelto a
trabajar desde sus primeros chistes de 1957. En concreto realizó una
historieta sin continuidad titulada “Con el “rorro” a cuestas” (nº 106) y
otras siete para la serie “El caso es...”. En el n.º 109 de la misma revista
apareció otra tira titulada “Pasando por la aduana”. Aún en 1958,
Ibáñez realizó varios chistes de temática cinematográfica para una
pequeña sección de “El DDT”, denominada “Cine Humor”, de la que
Manuel Vázquez fue el pionero.

En 1959, Ibáñez dibujó para la misma revista dos tiras de una serie casi
desconocida: “La gente esa...”. Llevaron por título “Por el ojo de la
cerradura” (nº 118) y “Arreglando la casa”(nº 123). En el mentado
número 106 de “Selecciones de Humor del DDT” Ibañez también
ilustró textos de otros autores como el del humorista catalán Jorge
Llopis para la serie “Pequeñas biografías de gente gorda”. Ese año
también colaboró en otras secciones como “Chisterama”, para la revista
“Ven y ven”, que más tarde pasó a llamarse “Suplemento de historietas
de El DDT”. La serie se recuperó en 1961, en “El DDT”, para la que “Con el “Rorro” a cuestas” El DDT nº 106 (1958)
Ibáñez dibujó dos nuevas entregas.

31
En 1960 Bruguera fagocitó a su competidora
directa -Tío Vivo- y readmitió a sus
creadores, antiguos empleados de la casa, que
volvían de nuevo en la editorial. Años
después, en 1964, se incorporó Ibáñez, en el
nº 149 de la revista, realizando dos series:
"Claro que...", publicada en todos los
números hasta el 181, último número de esa
primera época, aunque la serie continuó en la
segunda época de la revista, y algunos chistes
para la sección colectiva "Ríase de…", que
ocupaba la doble página central de la revista
(de Ibáñez al menos hubo dos: “Tío Vivo” 1ª
época n.º 181 y 2ª época n.º 56). En los
últimos números de la primera época de “Can
Can” (1960) aparecieron diversos chistes de
Ibáñez con cabeceras construidas en forma de “La gente esa...” - El DDT, nº 123 (1959)
ripio. Debido al cierre de la revista, muchos
chistes ya realizados quedaron sin publicarse
y se recuperaron más tarde en “El DDT”
(1960-61).

El 14 de marzo de 1960 apareció una nueva


revista “Bruguera”: “El Campeón”,
subtitulada como “la revista del optimismo”,
que sólo cuatro meses después, en el n.º 12,
pasó a llamarse “El campeón de las
historietas”. Ibáñez creó para dicha revista
tres nuevas series: “Increíble pero mentira”
(1960), “Ande, ríase usté con el arca de
Noé” (1960) y “Godofredo y Pascualino,
viven del deporte fino”(1961). La primera,
una de las más originales de la época,
representó una parodia de las noticias de
entonces compuesta con viñetas llenas de
chistes protagonizados por personajes
esperpénticos que exageraban de manera
surrealista situaciones cotidianas. La serie se
reeditó en numerosas revistas a lo largo de las
siguientes décadas.

“Claro que...” (“Tío Vivo”, 1960-62)

“Pequeñas biografías de gente gorda”


Selecciones de Humor DDT nº 106, 1958)
“Increíble pero mentira” (“El Campeón”, 1960-61)

32
La segunda de las series ("Ande, ríase “usté” con el arca
de Noé") también apareció en 1960 y se publicó en los 49
primeros números de la misma revista. La serie, disparatada
y surrealista, se desarrollaba en una agencia compuesta por
Noé, un jefe despótico, y su subalterno Pepe, un tragaldabas
insaciable capaz de comer algo distinto en cada una de las
viñetas en las que aparecía. La agencia se encargaba de
suministrar a sus clientes todo tipo de animales extravagantes
de origen salvaje o doméstico: caballos capaces de jugar al
ajedrez, burros que tocaban el saxofón, monos que recitaban
la lista de los reyes godos y de los jugadores del Madrid, etc.
La serie se reforzó con un tercer personaje: el pulpo de Don
Noé, un cefalópodo de cuatro tentáculos que imitaba los
mismos gestos que hacía su dueño. Estas aventuras ocupaban
dos tercios de página vertical ya que un tercio lateral de la
página se destinaba a publicar chistes y pasatiempos.
“Ande, ríase usté con el arca de Noé” (“El Campeón”, 1960-61)

La tercera de las series, "Godofredo y Pascualino, viven del


deporte fino", apareció sin previo aviso en el número 50 de dicha
revista ocupando, al igual que la anterior, dos tercios de página.
Los protagonistas fueron en este caso trabajadores de una agencia
de contratación de deportistas. Godofredo, dueño de la agencia,
era un ser absolutista y gandul que mantenía a raya a su
trabajador, Pascualino, que se tomaba las indicaciones de su
patrón al pie de la letra. Se trataba de otra serie de tintes
surrealistas con protagonismo dual en la que el jefe encomendaba
algún encargo a su subordinado y en la que puede observarse
cómo el estilo de Ibáñez sigue madurando en lo que a metáforas
visuales se refiere.
"Godofredo y Pascualino viven del deporte fino"
(El campeón, 1961)

En los números extraordinarios de verano de 1960,


1961 y 1962 de la revista Capitán Trueno Extra,
Ibáñez publicó la serie “El escudero Bartolo o...¡qué
calor hace, Manolo!”. Se trata de una serie limitada a
solo esos tres números en la que se mezclaban los
tiempos medievales con los contemporáneos. El
tamaño de estas aventuras, como también sucediera con
"Ande. ríase “usté” con el arca de Noé", era también
inferior a las habituales. Estaban protagonizadas por un
caballero y su fiel, y melenudo, escudero quien, en lugar
de un caballo o un burro utilizaba una vespa para
desplazarse. Casi todas las viñetas de las aventuras están "El escudero Bartolo o... ¡qué calor hace, Manolo"
llenas de pequeños detalles en forma de gag; tres piezas (El Capitán Trueno Extra Vacaciones, 1961)
de orfebrería en las que Ibáñez explotaba todo su talento.

En el Almanaque para 1961 de la misma revista


(Capitán Trueno Extra) publicado a finales de 1960
también apareció otra historieta sin continuidad: la
“Historia del aguinaldo que le dieron a Teobaldo”; en
ella el autor retrató a un humilde oficinista al que un
malentendido con el aguinaldo le ocasionó la ruina
familiar. Ibáñez puso en los detalles de la historieta más
esmero que en otras series de la época.

En 1960 había finalizado, como hemos comentado, la


primera etapa de la revista Tío Vivo, recién adquirida
por Bruguera (que consiguió que todos sus integrantes,
salvo Giner, regresaran a la editorial de la que partieron).
Pues bien, Bruguera relanza la misma revista en los
kioscos el 6 de marzo de 1961 comenzando desde el
número cero e Ibáñez fue el encargado de cubrir la
contraportada de dicha revista. Para esta nueva
"Historia del aguinaldo que le dieron a Teobaldo"
publicación Ibáñez creó la serie "13, Rúe del Percebe",
(El Capitán Trueno Extra Almanaque para 1961, 1960)
que se convirtió a la postre en una de las series de
mayor éxito del dibujante.

33
La serie presentaba un edificio abierto de forma
transversal de manera que el lector podía disfrutar de
diversas escenas que tenían lugar en una alocada
comunidad de vecinos integrada por un moroso, un
ladrón, unos niños muy gamberros, una casera muy
tacaña, una ancianita que protegía a los animales, un
fabricante de monstruos, un inventor, un tendero que
timaba a sus clientes, un hombre que vivía en una
alcantarilla y una portera, además de un gato y un
ratón que se llevaban tremendamente mal. Con el
tiempo la serie fue víctima de la censura, que decidió
que "sólo Dios podía crear vida", lo que llevó a
Ibáñez a sustituir al fabricante de monstruos por un
sastre incompetente que permaneció hasta el final de
la serie.

En los primeros meses de ese mismo año, 1961, la


revista “El DDT” publicó varios números
extraordinarios en una línea diferente a los habituales
extras de primavera, verano o navideño, que giraban
en torno a un determinado tema (el frío, los hinchas,
los fumadores…) Ibáñez colaboró en estos números y
a menudo utilizó una de las técnicas en las que más
cómodo se siente: la narración en forma de rima, a la
antigua usanza.

Ese mismo año Ibáñez también colaboró en la revista


femenina “Blanca” con la serie “Polito, tipo duro”,
que comenzó a aparecer en las últimas páginas de
dicha revista desde el n.º 0 (13/02/1961). La serie
anticipaba en algunas de sus viñetas esa vena sádica
que con el tiempo será más habitual en el dibujante. La
tira se mantuvo durante toda la vida de la revista
(1961-62).
"13, Rúe del Percebe" (Tio Vivo,1961)

Entre los números especiales con temática


navideña de aquella época existe una rareza apenas
conocida por los aficionados. Se trata de una
historieta de una página que llevó por título “Don
Vicente y Rosalía, y el décimo de Lotería” en la
que Ibáñez da vida a dos nuevos personajes
utilizando el socorrido formato “patrón-sirvienta”,
tan habitual en la época. En la efímera historieta
Vicente encarga a su criada Rosalía la compra de
un número de lotería con la esperanza de verse
ganador del premio “Gordo”. Pero la ignorancia de
Rosalía, a la que Ibáñez atribuye el carácter y la
personalidad de una persona llegada de un entorno
rural, termina siendo el recurso clave del que se
vale Ibáñez para desarrollar el divertido desenlace
de la historieta.
"Polito, tipo duro" (“Blanca”, 1961-62)

"Don Vicente y Rosalía y el décimo de lotería"

34
En en el extra veraniego de la revista “El DDT”, publicado en 1962, apareció una página de humor realizada por
Ibáñez que llevó por título: “Calor sobre el asfalto”. Curiosamente, la página no llevó ni un solo bocadillo ("por puro
agotamiento"). En la página siguiente se reproduce en su totalidad. Meses después, en noviembre, Ibáñez creó una
nueva serie ambientada en el lejano Oeste: "Cabeza de Ajo, el penúltimo navajo". El autor ya había dado muestras
de su predilección por la temática western y, de hecho, su argumento es muy similar al de la tira “Al asalto”, primera
tira de la serie “Haciendo el Indio”, de la que hablamos anteriormente. La serie basaba su humor en las confusiones
verbales y seguía la mecánica incombustible del payaso-tonto y el payaso-listo en la que se basaban numerosas
series del dibujante, aunque en esta ocasión el jefe era un jefe indio, claro está. Pero por alguna razón, la serie no tuvo
continuidad, y sólo se publicó en el número 599 de “El DDT”.

"Cabeza de Ajo, el penúltimo navajo" (El DDT nº 599, 5/XI/1962)

Ese mismo verano, en el extra veraniego de la revista “El DDT”, aparecieron varios chistes de Ibáñez en una de las
secciones dedicadas a la “Historia del refresco” en la que aparecían gags relacionados con otras bebidas (vino, agua,
cerveza y Pepe Cola). En el almanaque para 1963 de la misma revista, publicado a finales de 1962, apareció media
página de chistes dibujados por Ibáñez siguiendo la temática navideña de las cartas a los Reyes Magos (“…Cartas de
Hoy”).

"Bebedores de vino"
(El DDT , Extra Verano 1962) "...Cartas de hoy" (El DDT , Almanaque para 1963 (1962))

A finales de ese mismo año y en el nº 604 de la misma revista (10/XII/1962), se publicó una página de Ibáñez que
parecía estar pensada para convertirse en una serie regular: "Los cuentos del tío Cascote en la Villa del Garrote",
una versión paródica del popular cuento de la "Cenicienta", que bien podría haberse continuado con nuevas entregas.
Sin embargo, lamentablemente, nunca aparecieron más páginas de esta alocada serie que seguía la misma línea que
otras páginas de humor de la época como "La historia esa vista por Hollywood", de la que ya hablamos.

35
"Calor sobre el asfalto" (DDT Extra Verano 1962)

36
"Los cuentos del tío Cascote en la Villa del Garrote" (DDT nº 604, 10/XII/1962)

37
Personajes “a gogó” (1963-1969)

A partir del año 1963 Ibáñez estaba cada vez más solicitado. El dibujante simplificó el trazo al máximo y adquirió un
estilo cada vez más dinámico. Es precisamente en esta etapa en la que Ibáñez creó a algunos de sus personajes más
emblemáticos y consolidó otros ya creados con anterioridad. La sobrecarga de trabajo le llevó incluso a buscar
inspiración en las historietas franco-belgas de Franquin o Morris como veremos a continuación. Pero antes, demos
un repaso al resto de personajes creados por Francisco Ibáñez en esta etapa (1963-1969).
En mayo de 1963 Ibáñez dio vida a "El botones
Sacarino del Aullido Vespertino" para "El DDT"
donde comenzó como una serie secundaria que
ocupaba dos tercios de la página. El personaje
estaba inspirado en una combinación de dos
celebridades del cómic franco-belga: "Spirou",
creado por Rob-Vel en 1938 y “Gaston Lagaffe”
("Tomás el gafe" en castellano), creado por André
Franquin en 1957. Sacarino, al igual que Gaston,
trabajaba como ordenanza en una oficina en la que
no hacía nada productivo y se dedicaba a hacer el
tonto en sus ratos libres, creando continuos
problemas a sus jefes con sus constantes meteduras
de pata y despistes. Cuatro años después Ibáñez
introdujo un nuevo director en la serie (el "Dire")
siendo el anterior ascendido a presidente (el
"Presi"). La popularidad del personaje impulsó a la
editorial a integrar la serie en la doble página central
a color de la revista "El DDT" (en su tercera época:
"El botones Sacarino del “Aullido Vespertino”" 1967-1978) durante los seis primeros años de vida
(El DDT, V/1963) de esta, llegando incluso a inaugurar más tarde su
propia cabecera ("Sacarino", 1975).
A partir de 1982 Ibáñez dejó de dibujar aventuras del "botones" al dedicarse en exclusiva a la realización de las
aventuras de "Mortadelo y Filemón", tomando definitivamente las riendas de la serie un equipo de dibujantes de
Bruguera cuya labor sobre dicho personaje había comenzado ya a mediados de los setenta.

Existen dos historietas o cuentos breves muy particulares que aparecieron en esta época, poco antes de dar comienzo
el año 1963 y en el verano de ese mismo año: "Relato cruel del asalto a un banco que era así de alto" (DDT
Almanaque para 1963) y "El primo de Frankenstein" (DDT Extra Verano 1963). Ambas diferían del resto de series
tanto por la temática (gángsters / terror) como por el estilo, más elaborado y de clara influencia franco-belga. En la
primera de ellas, una banda de supuestos gángsters liderada por Joe “Uranio” intentan asaltar un banco que resulta
ser algo diferente a lo que el lector cree desde un principio.

"Relato cruel del asalto a un banco que era así de alto” (DDT Almanaque para 1963)

38
La segunda historieta, "El primo de Frankenstein", comparte además un escenario muy similar al de otra aventura
de "Spirou y Fantasio" ("QRN sur Bretzelburg"), como veremos más adelante en el capítulo dedicado a las
influencias franco-belgas en Ibáñez.

"El primo de Frankenstein” (DDT Extra Verano 1963)

Ese mismo año (1963) Ibáñez también realizó una suerte de autoparodia titulada “Yo” en la que se reía de algunos
de sus propios "defectos" como la falta de visión o su calvicie y en la que, a menudo, el dibujante se caricaturizaba en
situaciones muy surrealistas. Aparecieron en diversas publicaciones como “Pulgarcito” (1687, 1694, 1696, 1698,
1702, 1704 y 1707 -publicados entre septiembre de 1963 y enero de 1964) o “Can Can”, 2ª época (nº 10 -
23/XII/1963). Posteriormente se reeditaron en otras cabeceras como “Tío Vivo” o “DDT”. Ibáñez también realizó ese
año varias tiras para la sección “Niños de hoy” de la revista “Sissi Juvenil” y otros muchos chistes para la
mencionada revista “Can Can, 2ª época” con diversas temáticas: pretendiente y novia, maridos y esposas, o incluso
chistes con ambientación cinematográfica que se añadieron en las secciones “Pantalla Chica/Pantalla Gigante” y en
la subsección “Plató del día”.

"Yo" (“Pulgarcito” n.º 1696, XI/1963)


En 1964 Ibáñez dio vida a su personaje favorito: "Rompetechos". La serie, publicada por primera vez en el número
161 de la revista “Tío Vivo”, narraba las aventuras de un hombre bajito cuya mala visión generaba situaciones muy
cómicas. Sobre la creación del personaje existen dos versiones dispares: Ibáñez comentaba cómo su jefe, Francisco
Bruguera, le pidió que crease un nuevo personaje de nombre similar a algún actor de los comienzos del cine.  Por otro
lado Vicente Palomares, periodista y escritor, que dirigió la revista “Mortadelo” durante la primera mitad de los años
70, declaró que el personaje estaba basado físicamente en un miembro de la redacción llamado Ernesto Pérez Mas.

Poco después, en 1968, Rompetechos se convirtió en la cabeza visible de la revista “Din Dan” y desde finales de los
70 contó con sus propias revistas (“Súper Rompetechos” y “Extra Rompetechos”). Con el tiempo dejó de aparecer
material nuevo del personaje, salvo en forma de cameo en otras series de Ibáñez, hasta ser recuperado por este en 2003
con nuevas historietas para la revista “Top Cómic” que se publicaron en dicha revista hasta su número 33 (2009).

39
"Rompetechos" (“Tío Vivo” n.º 161, 1964)

Ese mismo año (y en el mismo número 161 del semanario “Tío Vivo” 6/IV/1964) Ibáñez dio vida a dos nuevas
series: “Doña Pura y Doña Pera, vecinas de la escalera” y “El doctor Esparadrapo y su ayudante Gazapo”. La
primera estaba protagonizada por una anciana generosa y de carácter bondadoso, Doña Pura, que inconscientemente
causaba problemas a su vecina, Doña Pera, una mujer cotilla, egoísta y de temperamento colérico. Ambas tenían un
loro y un gato como respectivas mascotas, las cuales se llevaban peor que el perro y el gato. La serie continuaba la
tradición de otras series de la época que reflejaban un determinado estrato de la sociedad de aquel entonces como
"Blasa, portera de su casa", de Escobar, "Doña Lío Portapartes", de Raf, e incluso "13, Rúe del Percebe",
aparecidas en la misma revista. La serie se estrenó en dicho nº 161 del semanario, pero tan sólo contó con cuatro
entregas.

"Doña Pura y Doña Pera, vecinas de la escalera" (“Tío Vivo” n.º 167, 1964)

Por otro lado, "El doctor Esparadrapo y su ayudante Gazapo" tenía como protagonistas a un médico bastante
chapucero, sin ninguna especialidad concreta, que recibía pacientes de la alta sociedad con los que siempre se
comportaba de forma servil. Su escaso prestigio como doctor mermaba aún más con la intervención de su ayudante,
Gazapo, un hombre bizco y alelado al que le gustaba poner en práctica sus conocimientos médicos con el gato de la
consulta. Una serie más con protagonismo dual en la que uno de los miembros actúa de manera despótica y tirana en
detrimento del siervo. La serie desapareció durante un tiempo pero volvió a resucitar en las páginas de la revista
“Pulgarcito” en 1965. Se advierte en la serie un mayor nivel de detalle y más dinamismo que en otras series de la
época. Recientemente en “El foro de la T.I.A.”, Pitufo Palomo nos mostró una página inédita de esta serie que se
exhibía en la exposición “Historietas del Tebeo. 1917-1977” en el museo ABC de Madrid.

40
Primera página de "El Doctor Esparadrapo y su ayudante Gazapo" (“Tío Vivo” n.º 161, 1964)

En agosto de 1965 Ibáñez dio vida a otro personaje más para el nº 1766 del semanario “Pulgarcito”: "Policarpo";
una serie que, lamentablemente, no tuvo continuidad. El protagonista seguía la línea de "Rompetechos" o "Don
Pedrito": un vagabundo bajito con aires "chaplinianos", pacífico, detallista, atento e ingenuo, que encontró en el
gendarme a su oponente natural. En la única historieta publicada no faltaron las persecuciones, equívocos y choques
involuntarios. La aventura muestra de nuevo la predilección de Ibáñez por el cine cómico norteamericano y en ella
se advierte un estilo algo más cuidado que en otras series.

Ese mismo verano también apareció otra historieta aislada: “Calor casero”, en el “Extra de Vacaciones” de la
revista “DDT”. Ibáñez tira de un formato que recuerda al de la mítica “13, Rúe del Percebe” centrando la mecánica
de los gags en los problemas que el rigor del verano genera en los habitantes del particular inmueble.

"Policarpo" (“Pulgarcito” n.º 1766, 8/III/1965)

En el Almanaque para 1966 de “Tío Vivo” Ibáñez desarrolló una


historieta de cuatro páginas titulada "El sheriff de Porra Citty", que
recordaba poderosamente a las aventuras del cowboy "Lucky Luke"
de Morris. Toda una rareza al tratarse de un relato que no formó parte
de ninguna serie y en el que Ibáñez volvió a retomar la temática
western como hiciera anteriormente con otras series como "Cabeza de
Ajo" o "Haciendo el indio". El protagonista era un fracasado que
llegaba a la ciudad de "Porra Citty", donde los vecinos le recibían con
los brazos abiertos y le proponían que hiciese las veces de sheriff del
pueblo después de que este desarmase, casi sin darse cuenta, a uno de
los bandidos que sembraban el terror en la ciudad.
"El Sheriff de Porra Citty"
“Tío Vivo Almanaque para 1966” (1965)

41
"El Sheriff de Porra Citty" (“Gran Pulgarcito” nº 69, reedición)

El 2 de mayo de 1966 se publicó la primera historieta de "Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio" en la doble
página central del “Tío Vivo” nº 269. La serie era un homenaje a la chapuza en sí misma, tan característica de nuestro
país. Estaba protagonizada por Pepe Gotera (el patrón) y su subordinado Otilio (el operario) expertos en todo (en
realidad en nada) que iban originando catástrofes allá donde van debido a su incompetencia y a la glotonería del
ayudante, Otilio, cuya capacidad para “jamar” supera cualquier límite imaginable. La serie se convirtió con el tiempo
en una de las grandes creaciones del dibujante catalán, gozando de un gran protagonismo en las revistas "Tío Vivo",
"DDT" y "Súper DDT". En 1985 los personajes gozaron de su propia cabecera en una iniciativa desesperada de la
editorial Bruguera por salvar la empresa de su cierre. En dicha ocasión la editorial apostó por publicar una aventura
larga de los personajes que fue realizada por otros guionistas y dibujantes, a la que siguieron otras dos historias largas
en otras revistas.

"Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio" (“Tío Vivo” nº 269, 1966)

42
Entre los años 1961 y 1968 Ibáñez también estuvo colaborando con la revista “Nosotros”, un boletín interno de la
editorial que sirvió para contar todo lo que se cocía en su seno a sus trabajadores. Entre sus muchas participaciones
podemos encontrar la siguiente perla con la que parodia la redacción de la editorial. Se publicó en 1968, en el nº 27 de
la mencionada revista, publicado en julio-agosto de 1976, llegando a publicarse hasta el nº 54. La imagen está
rescatada de la imprescindible web “13, Rue Bruguera”.

“Nosotros”, nº 27 (1968)

43
Las series publicitarias (1961-1967)
Abrimos aquí un pequeño paréntesis para comentar las distintas series
creadas por Ibáñez bajo el patrocinio publicitario de otras empresas. La
idea de utilizar las historietas para sacar rentabilidad extra a través de la
inclusión de publicidad en las mismas era algo que ya se venía haciendo
desde años atrás. En las primeras historietas de Mortadelo y Filemón de
1958 ya aparecían mensajes que hacían referencia a los chicles Duglas,
como veremos más adelante. En este capítulo nos centraremos en las
series publicitarias y personajes creados expresamente para tal fin,
dejando para el octavo capítulo el uso de los personajes más célebres de
Ibáñez como reclamo publicitario. "Kitín, el amigo de los niños" (DDT y Tío Vivo, 1962)

Una de las primeras muestras de estas series, al margen de la anecdótica y ya mencionada “Rufo Chocolatín”,
aparece en el Extra de Vacaciones de “El DDT” publicado en 1961. En ella encontramos una caótica viñeta de gran
tamaño repleta de personajes, a la que Ibáñez nos tiene tan acostumbrados, patrocinada por la casa Ceplástica-Áriz,
fabricante de balones plásticos. Pocos meses después, en abril de 1962 Ibáñez dio vida a una nueva serie: "Kitín, el
amigo de los niños". Financiada por la empresa de chocolates Nogueroles, vio la luz en las revistas “DDT” y
“Pulgarcito”. Lamentablemente Ibáñez solo realizó dos tiras para dichas revistas, aunque la serie fue iniciada y
continuada por otros dibujantes como Vázquez o José Lanzón. Sólo dos meses después creó otra serie publicitaria
más: “Balín y balón”, con el esférico como protagonista. Apareció por primera vez en el “Tio Vivo” nº 66 (VI/1962)
y también estuvo patrocinada por la empresa Ceplástica-Áriz, que ese mismo año financió otras modalidades
publicitarias dibujadas por Ibáñez: bien en forma de chistes con el fútbol como hilo conductor, pero sin personajes
recurrentes (en “El DDT”), o a través de la tira “El Terror del Barrio”, en la que una pandilla sembraba el caos entre
los vecinos del barrio (en “El DDT”, “Pulgarcito”, “El Capitán Trueno Extra” y “Tío Vivo 2ª época”).

"Balín y Balón" (“Tío Vivo”, n.º 66 VI/1962)

Entre los años 1962 y 1964 se publicaron numerosos chistes patrocinados por
Colacao (“El alimento de la juventud”) e ilustrados igualmente por Ibáñez, aunque
también por otros dibujantes como Vázquez. Aparecieron en diversas revistas de la
casa (“El Jabato”, “El cosaco verde”, “El mosquetero azul”, “Sargento
Furia”…).

En 1964, Ibáñez recibe el encargo de realizar una nueva serie publicitaria para
promocionar un pegamento de origen alemán (UHU). La editorial Bruguera
acababa de crear la agencia de publicidad Nueva Línea y esto desencadenó la
necesidad de desarrollar numerosas historietas enfocadas a promocionar diversos
productos. La agencia estaba dirigida por José Ilario, creador de numerosas
revistas, entre ellas la célebre “Interviú”. Ibáñez desarrolló la serie “Uhu y el niño
Prudencio” a la que dio vida durante más dos años. La serie apareció en las revistas
“Pulgarcito” y “Tío Vivo” (y excepcionalmente en siete tiras de media página en la
revista “Gran Pulgarcito”, con dibujos de Ibáñez, Bernet Toledano y Martínez
Osete). Estaba protagonizada por el búho Uhu (búho en alemán) y su amigo, el niño
Prudencio. El pájaro llevaba consigo un tubo de pegamento que iba desperdigando
por la calle generando situaciones muy cómicas.

Pero el trabajo desbordó al dibujante y le supuso más de un enfrentamiento con el


entonces director editorial Rafael González. En palabras de Ibáñez: "Cuando se
creó Nueva Línea, empezaron las broncas de los miércoles (ese era el día en que
había que entregar el material en redacción). El señor González consideraba que
estos encargos eran una interferencia clara en el ritmo desenfrenado de las entregas
de las series regulares; no podía concebir que no pudiera entregar a tiempo el
material para las revistas semanales por culpa de las historietas publicitarias”. Esto
llevó a la editorial a sustituir a Ibáñez por Martínez Osete y Bernet Toledano, que
continuaron la serie hasta su desaparición en 1969.

44
"Uhu y el niño Prudencio" (“Pulgarcito” y “Tío Vivo”, 1964)

Y hablando de series promocionales, no debemos olvidarnos de “Don Pedrito”, un personaje cuyo nombre procede
del propio Pedro Domecq, propietario de las conocidas bodegas de Brandy Fundador. Éste encargó a los estudios de
José Luis Moro una serie de cortos de dibujos animados que serían proyectados en cine en los años sesenta. La idea
del personaje fue de Josetxu Gardoqui, Director General de la agencia de publicidad Alas, después Walter
Thompson. Las ilustraciones originales eran de José Luis Moro y las ideas de cada spot de su hermano Santiago. El
éxito de estos cortos fue tal que pronto se decidió contratar los servicios de la editorial Bruguera para que se realizasen
una serie de historietas con este personaje. El trabajo recayó en Ibáñez. El protagonista, un tipo bajito, calvo y con
bigote, entonces conocido como “El hombre Fundador”, apareció por vez primera en el “Tío Vivo” nº 185 de la
segunda etapa de la revista (el 21/IX/1964) llamándose la serie “Don Pedrito que está como nunca”, en clara alusión
a una frase publicitaria muy utilizada en la España de los años sesenta ("Está como nunca… ¡Fundador!").

“Don Pedrito que está como nunca” (“Tío Vivo” nº 228)

A pesar de ser una tira publicitaria, las aventuras del personaje nunca llegaron a anunciar nada. Don Pedrito era un
simpático personaje que se dedicaba a deambular por las calles, cruzándose con amigos y conocidos y demostrando
sus habilidades o debilidades. El humor que Ibáñez empleó en este serial fue mucho menos agresivo que el empleado
en sus historias de Rompetechos, algo que se adaptaba mejor a su público infantil. A partir de 1967 la serie también
pasó a manos de Blas Sanchis, debido, como se ha comentado ya, a la elevada carga de trabajo de Ibáñez. A este
nunca le hizo demasiada gracia la serie ya que el personaje se prestaba a poco por su diseño, con unos brazos tan
cortos que ni siquiera le llegaban a su sombrero. Más adelante aparecieron otras series publicitarias encargadas a
Bruguera (de nuevo por la agencia Nueva Línea) como “Pepsi Man” (1966) o “Kinito” (1966).

45
La primera de ellas, “Pepsi-Cola
presenta a Pepsiman”, apareció por vez
primera en el “Pulgarcito” n.º 1817
(28/II/1966) y se publicó hasta 1970.
Surgió para promocionar la bebida
refrescante Pepsi-Cola. El protagonista
era un niño rubio de aspecto bonachón
capaz de transformarse en superhéroe
tras gritar el nombre de la bebida,
pudiendo así solucionar cualquier
problema o calmar los exaltados ánimos
de algunos transeúntes. Su única arma:
una pistola en forma de botella de Pepsi-
Cola.

La segunda de las series ("Kinito")


apareció entre el “Pulgarcito” n.º 1854
(14/XI/1966) y el n.º 1869 (27/II/1967)
en números alternos. La serie
promocionaba la kina San Clemente, un
reconstituyente estomacal muy popular
en aquella época. Su protagonista,
Kinito, diseñado por los estudios Moro,
adquiría una fuerza sorprendente al beber
la kina, lo que le permitía resolver
problemas al ritmo que imprimía el autor,
que dibujó muy pocas páginas del
personaje para la mencionada revista.

El mismo año en el que aparecieron


estas dos últimas series (1966), Ibáñez
también realizó al menos una historieta
publicitaria de una página para la
empresa de refrescos Kas protagonizada
por “Larguirucho Kas”, un ciclista un
tanto patoso al que al final las cosas
terminan saliéndole de cine. En la página
siguiente reproducimos la página
completa que nos hizo llegar el
coleccionista y estudioso del cómic Luis
Gasca. Desconocemos la publicación y
“Pepsiman” (1966)
la fecha exacta en que apareció la página.

“Kinito” (“Tío Vivo”, 1967)

46
"Larguirucho Kas" (1966)

47
La edad dorada de Mortadelo y Filemón (1969-1985)

En 1969 se produjo un marcado punto de


inflexión en la vida de Ibáñez que llegó con la
publicación de la primera aventura larga
(seriada) de "Mortadelo y Filemón": "El
sulfato atómico". La aventura poseía una fuerte
y evidente influencia de Franquin (Spirou y
Fantasio, Gaston Elgafe) y gozó de un rotundo
éxito que podría haber limitado, en palabras del
teórico Jesús Cuadrado, la creatividad de su
autor: "La voracidad de la industria del cómic
engulló al vasallo, acabó con la creatividad de
Ibáñez, un gran fabulador, un más que excelente
narrador que se bautizó con las mismas sales (o
parejas o parecidas, pero siempre ejemplares)
que las de algún genio del Benelux".
Francisco Ibáñez (1969)
Las primeras aventuras largas se publicaron de forma seriada en diversas publicaciones (inicialmente en “Gran
Pulgarcito”) en el intento de Bruguera por ofrecer una revista más cuidada y “europea”, tomando como modelo el
“Pilote” francés. Además del número de páginas de las aventuras también se produjeron algunos cambios en la
estructura de la serie: los personajes abandonaron su agencia de investigación privada e ingresaron como agentes
secretos en la caótica T.I.A. (Técnicos de Investigación Aeroterráquea), una clara parodia de la C.I.A., y se
incorporaron dos personajes más al elenco protagonista cuya presencia en la serie será desde entonces estable: el
Superintendente Vicente, director de la T.I.A. y víctima propiciatoria de muchos de los descalabros de la ineficacia
de sus agentes, y el profesor Bacterio, un científico de mente iluminada capaz de crear los más disparatados inventos,
que, unos por útiles y otros por inservibles, cobrarán un notable protagonismo en la serie.

Primera aparición del Superintentende Vicente y el Profesor Bacterio (“El Sulfato Atómico”, 1969)

Ibáñez sintió la necesidad de incorporar a la serie estos personajes “fijos” para que pudieran facilitar una dinámica
más enriquecedora a las acciones de sus protagonistas. Las aventuras de los personajes ganaron tras el cambio una
mayor capacidad argumental y al año siguiente comenzaron a publicarse ya como álbumes de 44 páginas en la
colección “Ases del Humor”. La influencia de los agentes secretos de entonces (“James Bond” o el “Superagente
86”) en Ibáñez era notable. El dibujante había llegado incluso a crear una historieta pocos años antes titulada "La
verdadera historia de James Bond", aunque será Vázquez, con su personaje "Anacleto, agente secreto" (1967)
quien se convierta en un referente en la metamorfosis de la serie de Ibáñez llegando a existir numerosos elementos
comunes entre ambas series.

La década de 1970 supuso la consagración definitiva de los personajes con el asentamiento de las historias largas
serializadas. Fue una etapa de expansión a gran escala, tanto en otros mercados como en el propio, masificando la
producción para que en todas y cada una de las revistas Bruguera apareciesen historietas de la pareja. Para ello se
recurrió por un lado a la asignación de ayudantes en los episodios firmados por Ibáñez, y por otro a la realización de
historias cortas con un equipo de guionistas y dibujantes, mientras se multiplicaban las cabeceras de la editorial
complementando o sustituyendo a otras colecciones ya mencionadas (“Pulgarcito”, “Tio Vivo” o “Gran Pulgarcito”).

48
"La verdadera historia de James Bond" (“DDT” 2ª época, n.º 782, 25/VI/1966)

Aparecieron así, a partir de 1970, cabeceras


como “Mortadelo” (fundada tras la
desaparición de “Gran Pulgarcito”), “Súper
Pulgarcito” (1970), “Súper Mortadelo” (1972),
“Mortadelo Gigante” (1974), “Mortadelo
Especial” (1975) e incluso la colección “Olé!”
(1971), que ofrecía selecciones de historietas de
los principales personajes de la casa Bruguera,
con especial atención a los de Ibáñez, a los que
se dedicó más de la mitad de la colección. En
aquella etapa Ibáñez recibió varios galardones.
Fue en los años 1969, 1974, 1975 y 1976
cuando el dibujante recibió el premio “Aro de
Oro” a los personajes infantiles más populares
del año (Mortadelo y Filemón).

En 1978 se publicó la aventura "Los


Gamberros". En ella Ibáñez introdujo en la
serie a la señorita Ofelia, una mujer grande y
oronda de pelo rubio y rizado y
permanentemente enamorada de Mortadelo,
que hacía las veces de secretaria del
superintendente Vicente. Poco a poco irá
apareciendo también toda una caterva de agentes Algunas de las mencionadas cabeceras. A la izquierda,
secundarios que arroparán a los dos detectives la que sería la 1ª portada de Mortadelo y Filemón y que
en el marco de sus nuevas aventuras. marcaría un antes y un después en la serie.

A lo largo de esos años Ibáñez siguió trabajando


simultáneamente en otras series, además de
“Mortadelo y Filemón”, como “Tete Cohete”, que
fue el último personaje que Ibáñez cree para
Bruguera. El protagonista de la serie era un
jovencito lleno de energía e hiperactividad y un
manitas en electrónica e ingeniería capaz de
convertir el objeto menos pensado en un vehículo
con el que poder desplazarse a velocidades
supersónicas. Fue una serie muy dinámica que
debutó en el número 1 de una nueva etapa de
“Pulgarcito”, publicado en marzo de 1981,
compartiendo aventuras con Mortadelo y Filemón.

"Tete Cohete" (“Pulgarcito” nº 1, III/1981)"

49
Del cierre de Bruguera a nuestros días (1985-2018)
En 1985, un año antes del cierre de la editorial Bruguera, y por desavenencias con la dirección de esta empresa,
Ibáñez decidió buscar otra editorial en la que publicar sus trabajos. En aquel momento, y a la espera de lo que pudiera
ocurrir con la propiedad de sus series, que contractualmente pertenecían a Bruguera, Ibáñez llegó a un acuerdo con
Ediciones Grijalbo para crear las series "Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo" que, de alguna
manera, mostraba una realidad social (España se encontraba con una inflación desbocada y una tasa de paro cercana al
20%) y "7, Rebolling Street", con la que recuperó el espíritu de su exitosa serie "13, rue del Percebe". Ambas
series, cuya autoría no se redujo de forma exclusiva a Ibáñez empezaron a publicarse en la revista “Guai!”, de
Ediciones Junior (Grijalbo) y posteriormente en forma de álbumes. La autoría de ambas series no se limitó a Ibáñez,
sino que se delegaría en otros dibujantes como Juan Manuel Muñoz, Ramón Bernardó y Lurdes Martín.

“Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo” (“Guai!”, 1986)

"7, Rebolling Street" (“Guai!”, 1986)

Tras la publicación en 1987 de la Ley de Propiedad intelectual (22/1987), que confirmaba la propiedad de las
obras por parte de los autores, Ibáñez entró a formar parte de Ediciones B, aunque lo hizo ya en 1988. La nueva
editorial se hizo con todo el fondo editorial de Bruguera y llegó a un acuerdo con Ibáñez que retomó así a los
personajes que le habían lanzado a la fama, para quedarse ya definitivamente con ellos y concentrarse en la
realización de nuevos álbumes. Los tiempos habían cambiado, e Ibáñez reflejaba los cambios sociales y políticos a su
manera, en historias largas publicadas ya directamente como libros que parodiaban situaciones de candente actualidad.
Desde ese momento, Mortadelo y Filemón compartieron sus aventuras con personajes como Juanito Batalla (Juan
Guerra), Rulfián (Luis Roldán) o con caricaturas de los políticos más importantes del momento, como Jordi Pujol,
Narcís Serra, Felipe González o Pasqual Maragall. Igualmente, Ibáñez acudió a temas coyunturales, como parodias
de películas, mundiales de fútbol, elecciones políticas, juegos olímpicos, el euro o sátiras de populares programas de
televisión para ambientar las andanzas de los agentes de la T.I.A.

50
En 1994 el dibujante recibió el Gran Premio del Salón del Cómic de
Barcelona por el conjunto de su obra. Ese mismo año Ibáñez también
colaboró junto a un equipo de Ediciones B y de BRB Internacional
realizando la serie de animación de Mortadelo y Filemón. Pocos años
después comenzaron a llegar más y más premios: en 1999 Manuel Darias
le entregó el premio al mejor guion de historieta de humor en la 23ª edición
de los premios Diario de Avisos, en 2001 se le otorgó la Medalla de Oro
al Mérito en las Bellas Artes y en junio de 2013 recibió el Premio al
Mejor Comunicador con el público infantil en la novena edición de "El
Chupete" (Festival Internacional de Comunicación Infantil) celebrada
en el madrileño cine de Callao. Entre sus méritos el jurado determinó que
el historietista había conectado con sucesivas generaciones de niños y
jóvenes a través de un humor gamberro pero sano.
En 2007, en el día de su 71º cumpleaños, fue el encargado de
encender en Valencia el fuego a la falla de Duque de Gaeta-Pobla
Farnals, que le homenajeaba en el 50º aniversario de sus célebres
personajes. En marzo de 2014 se inauguró en Madrid la primera
biblioteca que llevó su nombre.

En mayo de 2016 el Saló del Cómic de Barcelona celebró su 34ª


edición con una exposición dedicada a Ibáñez, que acababa de cumplir su
80º aniversario y pudo disfrutar en su ciudad natal de un homenaje por
todo lo alto. El propio Ibáñez fue el encargado de realizar el cartel de la
exposición, que reproducimos en la página siguiente. Pocos meses
después, en diciembre de 2016, Ibáñez realizó el cartel que conmemoró
el 40º aniversario del grupo Z demostrando que seguía en plena forma a
sus casi 81 años.

La vida de Ibáñez ha sido un trabajo continuo y aún sigue siéndolo hoy


día. El autor escribe y dibuja varios álbumes de Mortadelo y Filemón al
año, incrementando continuamente su inabarcable obra que ya roza la
mágica cifra de 200 aventuras largas de Mortadelo y Filemón, además
de las numerosas historietas cortas, que superan el millar.
Falla dedicada a Francisco Ibáñez y sus
personajes (Valencia, 2007)
El éxito de sus personajes empezó a traspasar nuestras fronteras ya
desde los años 70, como veremos, habiéndose publicado las
aventuras de los agentes en países como Alemania, Brasil, Portugal,
Dinamarca, Italia, Grecia, Finlandia, Suecia, Noruega, México,
Turquía, Eslovenia, Indonesia, Polonia o Francia.

¿Cuál es el secreto de su éxito? Para esta pregunta encontramos al


menos tres razones de peso a la hora de entender la fama
ininterrumpida de los detectives durante estas seis décadas: la
capacidad de trabajo de su creador, comparable a la de autores
europeos tan prolíficos como Morris, Tibet, Willy Vandersteen, Jef
Nys o Marc Sleen, la calidad de su trabajo: un dibujo de excelente
Francisco Ibáñez firmando a una de sus fans factura, además de las disparatadas ocurrencias que el autor tiene y su
(Festival "La Risa", Bilbao 2012) interés por dar lo mejor de sí mismo en cada entrega, y el contacto
permanente con los incondicionales lectores: desde aquel primer
álbum en tapa dura, la firma de ejemplares en grandes almacenes o
ferias del libro se ha convertido en una tradición y a la vez en una
oportunidad para el creador de encontrarse con sus seguidores y
comprobar que no sólo gusta a los niños, sino también a sus padres y
hasta a los abuelos. Mientras tanto, el maestro aguanta el tipo y sigue
regalando a sus fans nuevas aventuras mientras mira de reojo el
momento de su jubilación.

Como broche de oro a su dilatada carrera, la editorial Salvat ha


comenzado a publicar quincenalmente la colección “Integral
Ibáñez” desde enero de 2018, que se prolongará hasta 2020, y que
intentará aglutinar todas las series creadas por el dibujante a lo largo
de más de 60 años. La edición intenta acercarse a un integral
cronológico de la obra del artista. Ediciones B, por su parte, reeditará
Ibáñez celebra su 80º cumpleaños a la vez que presenta a lo largo de 2018 varias historietas clásicas, además de sus
la edición integral de su serie “13, Rue del Percebe” novedades como las largas “Mundial 2018” y “Por el Olimpo ese”.

51
52
CAPÍTULO 2

LA HISTORIA DE LOS PERSONAJES


El nacimiento de un mito

En diciembre de 1946, aún en época de posguerra, la editorial


Bruguera, la más importante editorial del país por aquel entonces,
había resucitado su histórica cabecera Pulgarcito. Eran tiempos
muy difíciles para las editoriales del país debido a la escasez de
papel y a las autoritarias decisiones de la Dirección General de
Prensa, de cuya autorización dependía cualquier publicación
periódica. A pesar de todo, los responsables de Bruguera
consiguieron que la revista “Pulgarcito” se mantuviese en los
quioscos de forma regular. Parte de ese éxito también fue debido al
talento de determinados autores costumbristas, pertenecientes a la
posteriormente llamada “Escuela Bruguera”, como Cifré (“El
repórter Tribulete”), Conti (“El loco Carioco”), Escobar
(“Carpanta” o “Zipi y Zape”), Iranzo (“La familia Pepe”), Nadal
(“Casildo Calasparra”), Jorge (“Doña Urraca”), Peñarroya
(“Don Pío” o “Gordito Relleno”) o Vázquez (“Las hermanas
Gilda” o “La familia Cebolleta”).

En el verano de 1957, cuando España dejaba por fin atrás esa


posguerra e iniciaba una lenta recuperación económica, la editorial
Bruguera abrió las puertas a Francisco Ibáñez gracias a su
habilidad para el dibujo caricaturesco. La editorial necesitaba
nuevos colaboradores para sus publicaciones, faltas por entonces de
algunos de los mencionados autores como Cifré, Conti, Escobar,
Eugenio Giner o Peñarroya, que habían abandonado la casa
decididos a emprender su propia aventura editorial en la revista “Tío
Vivo”. “Pulgarcito” se mantenía por aquel entonces como la revista “Pulgarcito” nº 2 (Bruguera, 1947)
insignia de Bruguera y constituía un producto de gran solvencia
comercial, con unas ventas solo superadas por el popular “TBO”.

Los cinco grandes de la Escuela Bruguera Escobar, Conti, Cifré, Peñarroya y Giner (de izda. a dcha.)

A finales de ese mismo año, entre octubre y


noviembre, Rafael González, director de la
editorial Bruguera y muy aficionado a las
novelas de Alejandro Dumas, y más
concretamente a “El Conde de Montecristo”,
pidió a Francisco Ibáñez que crease una pareja
de detectives. La única condición que le puso
fue que estos fueran tontos y que uno de ellos
utilizase siempre algún tipo de disfraz, tal como
explica Gema Bitrián en el libro "Cuando los
cómics se llamaban tebeos" (Antoni Guiral,
Ediciones El Jueves, 2004). Aunque esta parece
la teoría más acertada, el asunto no queda del
todo claro ya que en cierta entrevista el propio
Vázquez reivindicó como suya la idea de los
agentes secretos y del transformismo de
Mayo de 1951, grupo de Editorial Bruguera. Algunos de los mencionados Mortadelo, pero este tema lo retomaremos en el
artistas se encuentran de pie: (de izquierda a dcha.) Vernet (maquetista),
Eugenio Giner (dibujante del Inspector Dan), Flaqué (encuadernador),
siguiente capítulo.
Francisco Bruguera, Cifré, Ángel Duque (rotulista), Peñarroya
y Josep García (archivero).

54
Ibáñez, muy motivado, afrontaba así su primera serie en
Bruguera y pronto demostrará su gran capacidad de trabajo y sus
aptitudes para el dibujo humorístico. Por aquel entonces contaba
con tan sólo veintiún años y llegaba a Bruguera tras colaborar
durante tres años en varias publicaciones de otras editoriales
(“La Risa”, “Paseo Infantil”, “Hipo, Monito y Fifí”, “El
Barbas”…), como vimos.

El dibujante presentó las cuatro propuestas o bocetos previos


de los que hablamos en el capítulo anterior: “Mr. Cloro y Mr.
Yesca, agencia detectivesca”; “Ocarino y Pernales, agentes
especiales”; “Lentejo y Fideíno, detectives finos” y
“Mortadelo y Filemón, agencia de persecución”. De entre
todas ellas el redactor jefe escogió la última y le asignó el que
sería su título definitivo: “Mortadelo y Filemón, Agencia de
Información”. Poco podía imaginar Ibáñez por aquel entonces
que acababa de crear a los personajes que, con el tiempo, se
convertirían en los más populares del cómic español. Rafael González, director de Bruguera, en su despacho

En la revista “Bruguelandia” n.º 27 (1983), y con motivo del 25º aniversario de los detectives, se recuperaron los
supuestos bocetos originales que Ibáñez realizó para la editorial, como vimos en el capítulo anterior, aunque hoy en
día muchos ponen en duda la autenticidad de dichos originales con respecto a las fechas en que supuestamente fueron
dibujados (1957).

La primera aventura de Mortadelo y Filemón no vio la luz hasta el año siguiente: en enero de 1958. Lo hizo en el nº
1394 de la revista “Pulgarcito”. Aunque, en realidad, es bastante probable que la primera historieta de los personajes
realizada por Ibáñez no fuera la primera en publicarse sino que apareciese diez semanas después; en el “Pulgarcito”
nº 1404. En dicha aventura Filemón viste la indumentaria prototípica: gabardina a cuadros y sombrero a juego,
siguiendo un marcado estilo “Holmesiano”, de los que posteriormente se desprendería, probablemente tras las
indicaciones de González. La firma del dibujante en esa página es diferente y claramente más primitiva que las de las
historietas anteriores y posteriores. Las viñetas de esa página, además, abusan del transformismo de Mortadelo, y se
apoyan con textos explicativos, algo que evidencia un marcado carácter introductorio de la serie y que difiere
notablemente de lo que nos encontramos en las viñetas de la primera historieta publicada. El propio Ibáñez se
contradice al ser preguntado: negó que la historieta del n.º 1404 fuese la primera, pero en otra ocasión afirmó que
cualquiera de las dos pudo ser la primera historieta que dibujó para la serie.

Mortadelo y Filemón, “Pulgarcito” nº 1394 (20/I/1958)

Mortadelo y Filemón, “Pulgarcito” nº 1404 (1958). Probablemente la primera página de los personajes dibujada por Ibáñez

La aparición de series con dos protagonistas supuso una de las grandes conquistas de la historieta gráfica de
posguerra ya que reflejaban fielmente las tensiones profesionales de aquel entonces. De la dualidad amistosa propia de
series de finales de los cuarenta (Carpanta-Protasio, Doña Urraca-Caramillo, Leovigilda-Hermenegilda...) se
pasó, a comienzos de los cincuenta, a una dualidad laboral que reflejaba los conflictos con el servicio doméstico
(“Petra, criada para todo”, de Escobar (1954), “Pascual, criado leal”, de Nadal (1953), “El Dr. Cataplasma”, de
Martz Schmidt (1953)…). Y todas ellas serían pronto superadas por otras que trataban de la oposición jefe-
subordinado, patrono-obrero, etc., una línea iniciada en 1951 por “Apolino Tarúguez”, y que culminará en series
como “Mortadelo y Filemón” (1958), “El botones Sacarino” (1963), “Anacleto, Agente secreto” (1964), “Pepe
Gotera y Otilio” (1966)... Una modalidad en la que, con el tiempo, Ibáñez se convertirá en todo un maestro.

55
La malvada Doña Urraca y su antagonista Caramillo, inocente y Bonachón

Respecto al recurso del disfraz, que Ibáñez otorgó


a Mortadelo y que se convertirá en uno de los
elementos que dote de mayor singularidad y
personalidad a la serie, sería interesante repasar
otros personajes contemporáneos que también lo
utilizaron y que pudieron haber influido en Ibáñez.
En una página de “Las hermanas Gilda” de
principios de los cincuenta, Leovigilda se disfrazaba
de hombre para gastar una broma a su hermana
Hermenegilda, y en otra historieta de la misma
Hermenegilda se disfraza de abeja (“Pulgarcito” 1392, Vázquez, 6/I/1958) época era Hermenegilda la que se disfrazaba de
abeja para acudir a una fiesta de disfraces.

Vázquez jugó en más ocasiones con el tema


del disfraz y con la transformación de sus
personajes. En una página de “La familia
Cebolleta” Rosendo se transformaba en
alfombra y poco después en pavo. También
“Carpanta”, de Escobar, se disfrazó en
diversas ocasiones con objeto de conseguir
alimento. Otro antecedente del
‘transformismo’ de Mortadelo lo encontramos
en la serie “Jaimito” (“Jaimito”, 1943), del
dibujante Karpa. Allí apareció un malvado
personaje, Don Camorra, dotado de poderes
extraordinarios; un individuo capaz de adquirir
la apariencia de cualquier persona, animal o Don Camorra puede transformarse en mosquito en una de las aventuras
de Jaimito (1943), del dibujante Karpa
cosa. Es posible que Ibáñez adoptase algunos
de estos elementos en sus comienzos con
Mortadelo. Los personajes evolucionaron muy rápidamente, como
veremos en profundidad a lo largo del próximo capítulo.
Sólo tres años después de su primera aparición, la imagen de
ambos personajes estaba ya muy cerca de su versión
definitiva. El esquema básico de la personalidad de los dos
investigadores fue, en esencia, el mismo desde sus inicios:
Filemón, el jefe de la agencia, siempre serio y
malhumorado, termina recibiendo los más sonoros tortazos
por culpa de su compañero. Mortadelo, bienintencionado
pero algo inepto, es siempre tan hábil y rápido con el
disfraz como el mentado Conde de Montecristo.

La pareja también podría verse como un dúo de payasos,


como indicábamos, en el que Filemón asumiría el rol de
clown, recto y dictatorial, y Mortadelo el de augusto, el que
se disfraza, el que mete la pata y perjudica continuamente a
su compañero provocando la risa, marcando las pautas y
granjeándose la complicidad del público. Esta imagen de los
personajes se verá reforzada por el progreso estilístico de
Ibáñez, cuyo trazo sintético y enérgico dotó de una fuerza
cómica añadida a sus criaturas, logrando así consolidar el
éxito de la serie, que ha conseguido mantenerse viva desde
1958 hasta la actualidad y convertirse así en la más longeva
Los disfraces de Mortadelo se convertirán, con el tiempo, en
uno de los elementos que dote a la serie de mayor personalidad de la historieta española publicada de forma ininterrumpida.

56
Antecedentes: Sherlock Holmes y la iconografía popular de la época

La serie “Mortadelo y Filemón” comenzó como una


suerte de parodia de Sherlock Holmes y el Dr. Watson, la
célebre pareja de personajes creados por Sir Arthur Conan
Doyle. Incluso parte de su indumentaria parecía sacada de
los detectives británicos: Filemón vestía sombrero,
americana de pelo de camello, e incluso fumaba la clásica
cachimba. También en el “Pulgarcito” n.º 1404 aparecía,
como se ha comentado, con gabán a cuadros y sombrero a
juego en la línea del mismísimo Holmes.

Mortadelo, por otro lado,  exhibía paraguas, bombín y


una decimonónica levita negra y larga. No obstante, la
impronta del detective de ficción aún daría lugar a varias
planchas en las que Mortadelo, mediante el disfraz, asumirá
este rol para llevar a cabo sus pesquisas. Una de ellas la
encontramos en el “Pulgarcito” n.º 1511. Mortadelo disfrazado de Sherlock Holmes (“Pulgarcito” nº 1511)

Pero la referencia a los personajes originales será por fin


evidente en la historieta publicada en el “Pulgarcito” n.º
1432, que reproduce un cameo de los agentes con los
mismísimos Holmes y Watson.

En una de las primeras entregas de la serie (“Pulgarcito”


1408) Ibáñez recreó incluso un ambiente británico: un
cliente se presentaba en la oficina como ‘Sir John Pluff’.
Recordemos que en la novela policíaca clásica solían ser
miembros de las clases elevadas los que reclamaban los
servicios del detective. Cameo con los personajes de Conan Doyle (“Pulgarcito” 1432)

“Pulgarcito” n.º 1408 (28-IV-1958)

Aquella atmósfera inglesa que se respiraba en algunas historietas de posguerra, especialmente en las de detectives,
fue sin duda consecuencia de la influencia ejercida por toda una tradición literaria procedente de autores clásicos de la
literatura infantil y juvenil, que habían alcanzado un éxito notable entre los jóvenes españoles en los años posteriores a
la guerra civil, y muy especialmente durante los años cincuenta. Muchos de estos autores eran británicos. Otros, como
Julio Verne o Emilio Salgari, aun sin serlo, conectaron sus aventuras con la historia y las costumbres anglosajonas, o
situaron sus personajes en la Inglaterra de la primera mitad del siglo.

A pesar del alejamiento cultural del niño español con respecto a las circunstancias vitales de aquellos héroes de
ficción importados, la obra de novelistas británicos como Richmal Crompton, Robert L. Stevenson, Arthur Conan
Doyle, Charles Dickens, Lewis Carroll, Walter Scott, Agatha Christie, Rudyard Kipling, H. G. Wells, George
Orwell, James M. Barrie o P. G. Wodehouse alcanzó gran popularidad entre los adolescentes españoles, que
lograron familiarizarse con el hábitat, la cultura, la historia y las costumbres anglosajonas.

57
El propio Ibáñez, además de un devorador de tebeos, fue
en su infancia un apasionado lector de las novelas de
aventuras de Julio Verne, Salgari y, muy especialmente,
de Richmal Crompton, cuyo emblemático personaje,
Guillermo Brown, llenó muchos de sus ratos de ocio.
Puede afirmarse que la literatura juvenil constituyó una
magnífica fuente de inspiración a lo largo de toda su
carrera, y no cabe duda de que el espíritu de muchos de
aquellos personajes inolvidables subyace en sus cómics.

Sin embargo, el dibujante también bebió de la


iconografía popular y de la literatura nacional
contemporánea. El escritor humorístico Enrique Jardiel
Poncela había escrito en 1928 una parodia de los dos
Julio Verne y Emilio Salgari, dos autores clásicos de la
detectives (“Novísimas aventuras de Sherlock Holmes”) literatura infantil y juvenil con gran popularidad entre los
en la que podrían haberse inspirado los recién nacidos adolescentes españoles tras la posguerra
personajes. Algunos años después, Armando Matías
Guiu recogerá el testigo en las Aventuras de Sherlock
Holmes, otra estupenda colección de relatos breves,
seriados en las páginas de “DDT” en 1964.

Y hablando de iconos y de influencias de la época, quizá


deberíamos reparar en la posibilidad de que la anacrónica
indumentaria de Mortadelo pudiera estar inspirada en la
de “Fúlmine”, creación del autor Divito para la revista
argentina “Rico Tipo”. No es una hipótesis descabellada,
teniendo en cuenta que el ya mencionado Rafael
González, editor de Bruguera en la década de los
cincuenta, había traído de Argentina la mencionada
revista y parece bastante probable que el editor hubiese
entregado algunos ejemplares a los dibujantes de la
editorial para que se inspirasen a la hora de crear nuevos Guillermo Brown, creado por Richmal Crompton, fue
personajes. El parecido entre Fúlmine y Mortadelo es otro de los personajes que Ibáñez leyó durante su infancia.
mayúsculo: exceptuando los guantes de aquel, el resto de
su traje es idéntico. Incluso las personalidades de ambos
detectives se asemejan, provocando desastres allá donde
van. “Don Cuervo”, de Perpi, también parece derivar de
Fúlmine (su traje es exactamente el mismo) y pudo ser un
antecedente más directo de Mortadelo debido a su
publicación en Chicolino. Además de estos dos
personajes, existen otros parecidos razonables
contemporáneos que repasaremos en las siguientes
páginas.

Novísimas aventuras de Sherlock Holmes


(Enrique J. Poncela, 1928)

Aventuras de Sherlock Holmes, Armando Matías Guiu,1964


Don Cuervo (Perpi) y Fulmine (Divito)

58
- El primer y significativo ejemplo lo constituye “Sherlock López y Watso de leche”, creado por Gabi para “Flechas
y Pelayos” en 1943. Con un tono más infantilizado y un carácter didáctico acorde con su publicación de origen, el
autor continuó desarrollando su serie durante su exilio laboral en Francia y la recuperó a su regreso en “Trinca”
(1971). Además, la etapa extranjera de la serie fue reeditada a partir de 1975 en “Sacarino” y otras publicaciones de
Bruguera.

“Sherlock López y Watso de leche” (Gabi, “Flechas y Pelayos” 342, 1947)

- Emili Boix, uno de los grandes referentes del tebeo humorístico de posguerra, alternaba también en 1943 a
“Cartapacio y Seguidilla” (Colección Pipa) con otras cabeceras de parecidas características, todas ellas bajo el sello
de Marco. La pareja de detectives, una suerte de émulos de Sherlock Holmes y Watson en clave caricaturesca,
constituyó un éxito de los grandes. Boix utilizó en sus aventuras un lenguaje en el que texto y dibujo se integraban
perfectamente y en los que el uso de la cinética del cine mudo era patente. Poco más tarde, en 1952, Marco volvió a
recuperarlos para dar lustre a una nueva versión del semanario “La Risa”, esta vez con carácter de revista, y en la que
el propio Ibáñez tendría ocasión de dar vida a estos mismos personajes. En cierta aventura publicada ese año
Cartapacio se disfrazaba para capturar a un ladrón.

- Antonio Ayné contribuyó al mito de manera mucho más anecdótica, realizando historietas de una sola entrega
protagonizadas por Bombolio el detective, Sisenando Topete (Pulgarcito 33 y 53, 1948), José Grillao, detective,
(“Mundo Infantil”, 9 y 12, 1946) y Shelo Kome, publicado en un número extraordinario de “La Risa” de finales de
los años cincuenta. Excepto la última, más fiel a la creación de Conan Doyle en su aspecto y razonamiento deductivo,
en los demás casos no existe ningún parentesco más allá de la profesión y se atiende sobre todo a la anécdota basada
en las chapuceras acciones de sus protagonistas.

“Bombolio el detective”, (Antonio Ayné, “Pulgarcito” 33, 1948)

59
“Cartapacio y Seguidilla” (Emili Boix, Colección Pipa, cuaderno nº 38)

“Sisenando Topete sigue una pista” (Antonio Ayné, “Pulgarcito” 53, 1948)

- En 1947, en “Flechas y Pelayos”, el desconocido Cecilio Antonio (Cecil) dibujó una serie de chistes, tiras y
páginas de variedades sin personaje fijo, pero con algunos figurantes vestidos a la manera de Mortadelo: espigados,
con levita negra y cuello duro. Esta combinación suponía un contraste gráfico con el resto de personajes, que lucían
trajes lisos o con una ligera trama. Puede verse un ejemplo similar del mismo autor en la revista “Maravillas” que
llevó por título "El Inventor":

“El inventor” (Cecilio Antonio, “Maravillas”, 1947)

60
- En las páginas de “El DDT contra las penas” (1951) Gustavo Martz-Schmidt ilustró una de sus primeras series,
“Don Danubio, personaje influyente”. Su protagonista es un hombre de maneras anacrónicas, que viste frac y lleva
barba, chistera y bastón. De carácter impetuoso y habla altisonante, sus aventuras acaban indefectiblemente dejándolo
en ridículo:

“Don Danubio” (Martz-Schmidt, “El DDT contra las penas”, 1951)

- Josep Escobar también aportó al menos dos creaciones con reminiscencias holmesianas, más evidentes en la serie
“Henry y Ketto, detectives” (“Nicolás”, 1948) que en la historieta sin continuidad “Trik y Trak, detectives”
(“Pulgarcito” nº 77, 1948). Ambas siguen una pauta común: la investigación de la propia escena del crimen, donde
los sospechosos explican sus circunstancias y motivaciones, y a partir de las cuales los detectives descubren al
culpable. La resolución del caso se desvela en la última viñeta, con la particularidad de que hay que girar el tebeo para
poder leerla, constituyendo de esta manera un precedente de “Los casos del inspector O'Jal” de Vázquez (“DDT”,
1968).

“Henri y Ketto Detectives” (Escobar, “Nicolás” nº 1, 1948)

“Trik y Trak Detectives” (Escobar, “Pulgarcito” nº 77, 1948)

61
- “El Agente secreto A-0.95” de Ponti constituye un ejemplo más de la iconografía contemporánea de la época. Se
publicó en el “Almanaque Agentes Secretos” en 1959, aunque la firma del autor iba acompañada de la fecha de
1951, por lo que es probable que se publicase originalmente en la tercera época de la revista “Pocholo”, que editó
Hispanoamericana a partir de ese mismo año.

“El agente secreto A-0.95” (Ponti, “Almanaque Agentes Secretos”, 1959)

- Después, hacia 1953, el propio Emili Boix recuperó el recurso del disfraz en una nueva serie: “Las aventuras de
Shelo Come”, publicada en “La Risa”. Se trataba de un policía capaz de disfrazarse de cualquier cosa para capturar a
los ladrones. Era la primera vez que en la historieta autóctona surgía la figura de un policía que utilizaba el disfraz
como forma de camuflaje. Pese a que Boix fue el pionero en lo que al recurso del disfraz se refiere, será el dibujante
Manuel Vázquez quien se adjudique, en 1993, la invención de tan feliz idea.

“Shelo Come” (Emili Boix, “La Risa” 2ª época, nº 64, 1953)

- Otro ejemplo de parodia del mito lo constituye “Sherlock Gómez”, desarrollado por Raf en “La Risa” a partir de
ese mismo año (1953) y hasta, al menos, 1957 y dibujado en ocasiones por Ripoll G., Jorge Pineda Bono y Pérez
Espinosa (Kito). Aquí se narran las peripecias de un altivo detective y su inseparable Dr. Waso (o Vaso) en la
resolución de casos de escasa relevancia o en su convivencia diaria. El tono y la estructura de la serie coinciden con lo
desarrollado posteriormente por Ibáñez en Mortadelo y Filemón y por ello constituye su antecedente más directo.
Conviene señalar que Raf e Ibáñez coincidieron en esa época en “La Risa” y ya habían iniciado una amistad que se
prolongaría después en Bruguera.

Sherlock Gómez (Raf, “La Risa” nº 143, 1957)

62
- Miguel Bernet (Jorge) creaba,
también en 1953, una serie de
historietas para el semanario
"Pulgarcito" con el título “Sisebuto,
detective astuto”, parodiando las
novelas de detectives pero lejos de la
caricaturización de la violencia tan
característica de la serie creada por
Ibáñez.
“Sisebuto” (Jorge, “Pulgarcito”, 1953)

- En “Pulgarcito”, en el año 1957 y hasta pocas semanas antes del inicio de Mortadelo y FIlemón, Vazquez dibujó a
“Don Isótopo”, un desastre ambulante capaz de fastidiar a los demás en su afán de ayudar, que constituye, con su
anticuado aspecto decimonónico, el precedente más inmediato de Mortadelo en el semanario.

“Don Isótopo” (Manuel Vázquez, “Pulgarcito”, 1957)

- “Violeto García”, de Juan García Iranzo, se publicó en los últimos números de “Selecciones de Humor de El
DDT” en 1960, pero todo apunta a que, en realidad, se trataba de una tira inédita realizada años antes. No puede, por
tanto, considerarse como un verdadero precedente de Mortadelo, pero no deja de ser curiosa la coincidencia en el
modo de vestir e incluso su tendencia a metamorfosearse con el entorno.

“Violeto García” (Juan García Iranzo, “Selecciones de Humor de El DDT”, 1960)

63
- Finalmente, en “La Risa”, y aproximadamente en la misma época en que vio la luz la serie de Ibáñez, debutó una de
las primeras tiras de Torá, “Alicio Gorrón, carota de profesión”, con un aspecto bastante similar al del transformista
de Ibáñez. Sólo existe una historieta de este personaje, publicada en “La Risa” (2ª época, n.º 193).

“Alició Gorrón”, carota de Profesión (Torá, “La Risa”, 2ª época, n.º 193, 16/X/1959)

Ibáñez pudo beber, en mayor o menor medida, de


estas fuentes para concretar el aspecto gráfico de su
pareja de detectives, pero, a partir de ahí, la
responsabilidad recayó totalmente en el creador, que,
con una combinación de trabajo y constancia, fue
capaz de llevar a sus personajes a las más altas cotas
del éxito internacional.

Tras la aparición de Mortadelo y Filemón en 1958


aparecieron nuevas muestras de personajes con
rasgos "detectivescos". Demos también un repaso a
todos ellos:

- En uno de los primeros números de la revista “Can


Can” (1ª época) publicados en 1958, y dentro de la
sección “Los Grandes cuentistas de la
humanidad”, Evaristo Acevedo escribía una
"comedia de costumbres policíacas en tres actos". El
protagonista era un detective malvado ilustrado por
el propio Ibáñez siguiendo las pautas clásicas a la “Un detective malvado” (“Can Can” 1ª época, 1958)
hora de definir la indumentaria del protagonista. Dibujos: Francisco Ibáñez / Guión: Evaristo Acevedo

- En 1959, en el número 71 de la misma revista y en la sección heredada de Vázquez “La historia esa, vista por
Hollywood”, Ibáñez dedicó su página de esa semana al propio Sherlock en una “biografía”, tan sui géneris como
cabía esperar de la sección, en la que descubrimos cómo termina su carrera. Un final que Conan Doyle olvidó relatar
en sus novelas.

- También podemos citar a otros personajes que vistieron el gabán largo en sus historietas: “Sherlock Pómez”
(“Jaimito” nº 14 - Editorial Valenciana, 1958) de Palop, un detective con pipa, chaqueta y gorra de cuadros que vivía
con su ayudante Wason. Como Mortadelo y Filemón, los personajes de Palop también parecían compartir vivienda,
aunque, al contrario que los detectives de Ibáñez, Sherlock Pómez y Wason sí solían tener éxito en sus aventuras.

“Sherlock Pómez” (Palop, “Jaimito” nº 14, 1958)

64
“La historia ésa vista por Hollywood” (Can Can nº 71, 1959)

“La historia esa vista por Hollywood” (Francisco Ibáñez, “Can Can” n.º 71, 1959)

65
- Hay más ejemplos de otros personajes creados a posteriori: “Perry Tostón” (“Tío Vivo”, 1963) de Sanchis, “El
Inspector Gatillo” (Gaceta Junior, 1969) con dibujos de Mingo, y el mismísimo “Sir Tim O'Theo” (y su inseparable
Patson) de Raf en alguna de sus primeras aventuras (“Mortadelo”, 1971).

“Perry Tostón” (Blas Sanchis, “Tio Vivo” 2ª época, 1963)

“El inspector Gatillo” (Mingo, “Gaceta Junior”, 1969)

“Sir Tim O'Theo” (Raf, “ Accidente en el circo”, revista “Mortadelo Especial” n.º 33, 1978)

66
De los primeros pasos a la consagración

Poco a poco, la serie “Mortadelo y


Filemón, agencia de información” fue
ganando espacio en las distintas
revistas del catálogo Bruguera; al
principio, en 1962, apareciendo
simultáneamente en otra revista de la
casa, “Tío Vivo”, algo muy poco
frecuente en la época, y posteriormente
ocupando la doble página central de
“Pulgarcito”. Ibáñez demostró en su
genial creación que sabía sacar partido
de cualquier situación cómica, yendo
más allá de la simple anécdota
argumental con el clásico gag final,
"Tiempos Modernos" (1936) – Charlot intenta un salto de cabeza sin saber que el agua habitual en las cabeceras de Bruguera,
apenas levanta un palmo del suelo. Se trata de un gag que hemos visto numerosas veces para generar un gag prácticamente por
en las historietas de Ibáñez. La influencia de Chaplin, del que el dibujante se confiesa viñeta, lo que convertía la lectura de la
admirador, se pone de manifiesto a lo largo de su dilatada carrera. serie en un ejercicio de humor
desbordado, muy en la línea de los
clásicos slapstick del cine cómico
mudo, desde Charlot a Buster
Keaton, pasando por Oliver y Hardy,
los hermanos Marx o Harold Lloyd.
Ibáñez confió más que la mayoría de
sus predecesores en el humor físico, en
la impronta visual del gag, en el
movimiento continuado de los
personajes que se expresaban de forma
gestual, creando un estilo que, a la
postre, daría origen al mito
Harold Lloyd en Crazy Movie (1932) - La escena podría haber inspirado a Ibáñez
al crear el gag que introduce la aventura "Valor y... ¡al toro!" (ver capítulo 4) 1962 marcó un punto de inflexión en
la carrera de Ibáñez. En los cuatro
años que este llevaba en la editorial,
había conseguido afianzarse gracias a
su capacidad de trabajo. Este año
resulta especialmente relevante desde
el punto de vista estilístico ya que, a
finales de ese año, comienza a adaptar
gags de su admirado Franquin
procedentes, entre otras, de su serie
“Gastón Elgafe”. En ocasiones las
adaptaciones fueron una traslación
literal de la historieta original y en
otras muchas una mera inspiración.
Dedicaremos un capítulo en especial a
esta etapa ("La influencia francobelga
en Ibáñez") en el que trataremos todo
este tema en profundidad.

A partir de 1969, como vimos en el


anterior capítulo, los personajes
protagonizaron sus primeras aventuras
Ibáñez homenajea a Chaplin y a los hermanos Stan Laurel y Oliver Hardy
Marx en la larga “Siglo XX… ¡qué progreso!” ("El gordo y el flaco") largas, seriadas inicialmente en la
revista “Gran Pulgarcito”, imitando el
modelo franco-belga (revistas “Pilote”,
“Spirou”, “Tintin”...). Los detectives
privados abandonaron su “agencia de
información” e ingresaron como
agentes secretos en la T.I.A.
(Técnicos de Investigación
Aeroterráquea).
Tomás Elgafe - Gag 265 (Franquin) / “Tío Vivo” 158 (Ibáñez)

67
El nombre de la organización parece
una clara parodia de la agencia de
inteligencia norteamericana (la
C.I.A.). Sin embargo, el significado
del acrónimo podría inspirarse en una
serie que Emili Boix había dibujado
para el semanario “Chicos” en 1946:
“Espeluznantes aventuras de la
Agencia I.D.I.O.T.A.” (Informes de
Investigaciones Oceánicas Terrestres “Espeluznantes aventuras de la agencia I.D.I.O.T.A.”
Aeronáuticas). - Informes de Investigaciones Oceánicas Terrestres Aeronaúticas -
(Emili Boix, Semanario “Chicos”, 1946)

Las aventuras ganaron así una mayor capacidad


argumental en esta nueva etapa al desarrollarse a lo
largo de 44 páginas y tras la incorporación de los
nuevos personajes (el “Súper” y el profesor
Bacterio), como vimos anteriormente. El cambio de
agencia pudo venir motivado por la influencia de
numerosas películas de agentes secretos muy
populares en aquella década. James Bond había sido
presentado al público en 1953 en la novela de Ian
Fleming “Casino Royale” y en menos de una década
Mortadelo y su “zapatófono", claramente inspirado ya había dado el salto a la gran pantalla, encarnado por
en la serie de televisión “Superagente 86” Sean Connery, en 1962.

En el nuevo contexto de la T.I.A. surgieron continuas


referencias a las películas de agentes secretos: el
“zapatófono” de Mortadelo estaba tomado de la serie
televisiva “Get Smart!” (“Superagente 86”), emitida
originalmente en nuestro país entre 1965 y 1970.
También había muchos paralelismos entre los
personajes de la T.I.A. y los de la serie del agente 007:
el “Súper” parodiaba a “M”, director del Servicio
Secreto Británico; el Profesor Bacterio a “Q”, el
científico de la organización que equipaba a Bond,
inventor de multitud de artilugios para combatir el mal;
Sean Connery encarnó al agente James Bond durante casi una década Mortadelo y Filemón se convertían en agentes
secretos, en la línea de James Bond, y Ofelia,
prendada por Mortadelo, caricaturizaba a
Moneypenny, la secretaria de “M”, secretamente
enamorada de Bond. Otras referencias a las películas
de espionaje eran las insólitas entradas secretas que
Mortadelo y Filemón debían utilizar para acceder a las
instalaciones de la T.I.A., las disparatadas contraseñas
secretas que empleaba la organización, los sistemas
que los agentes utilizaban para comunicarse con el
“Súper” o los mensajes que se autodestruían,
tomados de la serie televisiva “Misión Imposible”.
Otra serie norteamericana inspirada en la temática de
agencias secretas que luchan contra organizaciones
enemigas, “The man from U.N.C.L.E.” (1964-68),
emitida en España como “El agente de CIPOL”,
también podría ser otra referencia. El propio Ian
Fleming colaboró en la concepción de las tramas de la
serie y propuso el nombre de uno de sus protagonistas:
Viñeta de James Bond ilustrada James Coburn encarnó a Napoleon Solo, que lleva el mismo apellido que el
por el británico John McLusky "Flint, Agente Secreto" (1966)
villano de Goldfinger.
En cuanto al mundo de la historieta, John McLusky había adaptado las novelas de Flemming desde 1957, y a partir
de 1964 Bond había derivado a argumentos originales tratados por el guionista Jim Lawrence y el ilustrador Larry
Horak. Estos cómics británicos estaban en su apogeo en los años 60, en los que las películas del agente secreto
impusieron toda una moda que alcanzaba también a la edición nacional de tebeos. En Estados Unidos se había
publicado también una adaptación de la teleserie “Superagente 86” en ocho números en formato comic book. La serie
contó igualmente con una adaptación en viñetas en España, en 1967, con dibujos de Joan Rafart (Raf), a cargo de la
editorial Semic.

68
En nuestro país habían aparecido además
otros personajes como el agente “7-7 Cero
a la izquierda”, en la revista “Jaimito”, de
editorial Valenciana (Arturo Rojas de la
Cámara, 1967). Trabajaba para la P.E.P.O.L.
y casi siempre se enfrentaba a un espía bajito
y con barba llamado Críspulo. Bruguera
también publicó historietas de otros agentes
secretos como “Anacleto, agente secreto”
(1964, Manuel Vázquez) y “El agente
0077” (Francisco Torá, 1963). Anacleto se
convirtió pronto en uno de los mayores
referentes en la metamorfosis de la serie de
Ibáñez llegando a ser numerosos los
elementos comunes entre ambas series. De
humor surrealista, Vázquez continuó
dibujando páginas de su personaje hasta
1981. Las historietas fueron haciéndose cada “Agente 7-7 Cero a la izquierda”
vez más extensas, dando rienda suelta a su “Superagente 86” (Semic, 1967) (Arturo Rojas de Cámara, 1967)
inagotable talento.
En 1970 aparecerían más
historietas protagonizadas por
agentes secretos: “Peter
Petrake”, en la revista “Trinca”,
con ilustraciones de Miguel
Calatayud, y el “Super Agente
secreto A.E.I.O.U.”, creado por
Joan Bernet Toledano para la
revista “Gaceta Junior”. En los
años siguientes verían la luz otras
muchas series con agentes como
“Casimiro noteví, agente del
TBI” dibujada por Ramón
Sabatés con guiones de Carlos
Bech, para el popular “TBO”
entre 1974 y 1979, o la serie
“Yalahas Piff Iado, espía
Tiras de "Agente 0077" y "Anacleto, agente secreto" colegiado”, un espía de origen
árabe, cuyas historietas fueron
dibujadas por Francesc Rigol Alsina y guionizadas por Pedro A. Gerome Roscolas. Fueron publicadas en 1977 por
la editorial francesa Saxe. “Mortadelo y Filemón” también inspiraron a otras muchas series posteriores como “Paco
Tecla y Lafayette”, de Casanyes, de la que hablaremos más en detalle en el capítulo cinco, o la genial “Pafman”, del
talentoso Cera.
Pero volvamos con Ibáñez. El dibujante tuvo que abordar el nuevo escenario que se le planteaba a pesar de que en
aquel momento era una experiencia insólita para él -nunca antes había realizado historietas de más de 4 o 6 páginas-.
Desarrolló argumentos que hilvanaban las peripecias de los agentes a base de continuos gags, aportando al mismo
tiempo elementos que facilitaban el avance de la acción. Tuvo que solucionar una problemática añadida: al primar el
concepto de publicación en formato revista, en régimen de “continuará”, se imponía un ritmo de trabajo que debía
encajar en dos páginas, más tarde en cuatro, suficiente material como para satisfacer la curiosidad del lector. Al mismo
tiempo, pensando en la lectura íntegra de toda la aventura, no podían perderse los referentes que daban sentido a la
historia. Sirva como ejemplo la estructura capitular de “Contra el ‘gang’ del Chicharrón”, en la que el autor dedica
cada episodio a uno de los diversos personajes de la banda, componiendo un mosaico final muy coherente. Sin duda,
fueron estas primeras aventuras largas las que reforzaron el éxito de los agentes de la T.I.A., sentando los cimientos
del mito.

Primer episodio de la aventura "Contra el 'gang' del Chicharrón" (Francisco Ibáñez, 1969)

69
Poco después, durante toda la década de 1970,
llegó la consagración definitiva de los personajes
que supuso una multiplicación del número de
revistas Bruguera que contenían historietas de los
agentes. En el “Almanaque para 1970” de la
revista “Gran Pulgarcito” se publica una
historieta singular: “La verdadera historia de
Mortadelo y Filemón”. En ella Ibáñez explica, en
solo seis páginas, los inicios de Mortadelo y
Filemón; cómo se conocieron, cómo se hicieron
agentes secretos hasta su ingreso en la T.I.A.,
además de otros asuntos no menos importantes
como la razón por la que Mortadelo perdió todo
su cabello por culpa de una loción ideada por el
Profesor Bacterio. Sin embargo, Ibáñez nunca
fue demasiado cuidadoso dando uniformidad o
coherencia a sus historietas. Existen, de hecho,
ciertas incoherencias entre esta historieta y la
posterior “Su vida privada” (1998), en la que
Ibáñez retomó el tema de la vida personal de los
agentes. Detalles como el lugar de nacimiento de
Mortadelo, la forma en que se conocieron los Varias viñetas extraídas de "La verdadera historia de Mortadelo y Filemón"
agentes o el aspecto de sus padres difiere entre
una y otra.

La llegada de las primeras aventuras seriadas supuso la ampliación del espectro de personajes de la serie, al margen
de los ya mentados Súper y Bacterio. Así, en 1978 Ibáñez introdujo un nuevo personaje “de peso”: la señorita Ofelia,
nueva secretaria del superintendente Vicente. Hizo su primera aparición en la aventura "Los Gamberros" y su
presencia en la serie ha perdurado hasta la actualidad. Con el tiempo fue apareciendo igualmente todo un elenco de
agentes secundarios, a cual más surrealista, que enriquecerá las historietas con su presencia.

La “dulce” Ofelia caricaturizaba a Moneypenny, secretaria de M, eternamente enamorada de Bond.

Sobre estas líneas, de izquierda a derecha y de arriba a abajo: los agentes “Canútez”, “B.C.RRO-37”, “Palangánez”,
“Pantójez” (caído en servicio), “Verduguíllez”, “Bermúdez y Rebábez”, “M-2” y “Mac Aco”. Son solo unos pocos
ejemplos de los más de doscientos agentes que han aparecido en las historietas de los personajes

70
De los ochenta a nuestros días
Los años 80 son igualmente fructíferos para los personajes.
En 1983 se celebra el 25º aniversario de su nacimiento, todo
un acontecimiento editorial que vino refrendado por su
exportación a otros países. Alemania se convierte desde
entonces en su segunda patria por volumen de seguidores. El
éxito internacional de la serie, no obstante, ya había conocido
su esplendor en plena década de los setenta. A pesar de todo, la
serie comienza a acusar poco a poco un cierto cansancio y la
repetición de algunos recursos, culminando además con la
marcha de Ibáñez. En abril de 1985 el maestro abandonaba
Bruguera dejando inacabada la historieta “El preboste de
seguridad”. Pocos meses después, entre julio y octubre de ese
mismo año, y ya sin Ibáñez, la editorial publicó “El cochecito
leré”, que ya había aparecido meses antes en Alemania. Ibáñez
fue sustituido por el Bruguera Equip, lo que supuso un
importante detrimento en la calidad de la serie. Comienza
entonces un litigio entre Ibáñez y Bruguera por hacerse con los
derechos de los personajes tras la suspensión de pagos previa
a la caída del gigante editorial en 1986.

Ibáñez, junto a otros dibujantes de la casa (Raf, Segura y


Martz Schmidt), y tras cobrar de forma intermitente a causa
de una suspensión de pagos de Editorial Bruguera en 1982,
inicia negociaciones con Grijalbo para incorporarse a su nueva
cabecera: la revista “Guai!”, que finalmente verá la luz en los
primeros meses de 1986. Ibáñez comienza a dibujar dos nuevas
series para dicha revista: “Chicha, Tato y Clodoveo, de
profesión sin empleo” y “7, Rebolling Street”. No olvidemos
que el dibujante catalán no podía publicar nuevas historietas de
Mortadelo y Filemón. Pero la cosa cambia en 1987, cuando se
“Yo y Yo” (n.º 1, Grijalbo, 1987)
Junto a Rompetechos, un encapuchado con una “Z”
pone en marcha la Ley 22/1987 sobre la Propiedad
en la máscara intenta atentar contra Mortadelo. Intelectual y los derechos de autor. Aunque no se aprobaría
Un claro guiño del dibujante al grupo Z. hasta el 11 de noviembre de 1987, sobre el papel reconocería
la propiedad de los personajes en beneficio del dibujante, lo
que en teoría permitía el renacimiento de los agentes. La serie
reaparece en junio de ese mismo año, en una nueva revista
(también de Grijalbo): “Yo y Yo” en la que se serializará, casi
de forma íntegra, la historieta “¡Terroristas!”. Se trataba de
una revista de claro tono francobelga, con series como
Iznogud o Lucky Luke (cuyos derechos estaban en manos de
Grijalbo), pero también con el reclamo de otras series
nacionales como “Mirlowe” de Raf, que abandonaba “Guai!”.
Esta última revista se verá resentida tras la marcha de Ibáñez a
“Yo y Yo” ya que supondrá el abandono de las series que venía
realizando para dicha revista y que, a partir de ese momento,
pasarán a manos de otros dibujantes no acreditados. Grijalbo
no podía hacer uso de los nombres de los agentes en ningún
lugar visible de la portada de la nueva revista, lo que justifica
el peculiar título de la cabecera. Desde ese momento Ibáñez
comienza a añadir, junto a su firma, el año en el que se realiza
cada historieta, junto a un símbolo de copyright (©). Parece
evidente que el dibujante, sumido aún en pleno conflicto por
recuperar los derechos de sus personajes, pretendía marcar el
terreno en las historietas que dibujó desde ese momento.

En julio de ese mismo año “Yo y Yo” echa el cierre,


probablemente debido a las presiones de Ediciones B sobre
Grijalbo. El dibujante cierra un acuerdo con Ediciones B a
final de año y regresa con honores a su serie más popular para
no abandonarla ya más. Lo hizo con una portada cargada de
“Yo y Yo” (n.º 1, Grijalbo, 1987) fuerza: la de la revista “Mortadelo” nº 49 con un Mortadelo
Un militar de las “ZZ” ordena capturar a Ibáñez, que se
aleja de allí cargando a hombros con sus personajes. Una disfrazado de Tejero, en febrero de 1988. Sin embargo, su obra
nueva referencia del dibujante al grupo Z. resulta a partir de entonces extrañamente ajena, a pesar de
que Ibáñez niega taxativamente cualquier participación de
otros autores más allá del entintado.
71
La presencia de otras manos se hace innegable y la
calidad de las aventuras desciende notablemente. El
dibujo de dichas aventuras imitaba al de Ibáñez y los
guiones seguían las mismas pautas. Se trataba de
aventuras clonadas y repetitivas. Estas mantenían la firma
de Ibáñez pero seguían produciéndose a un ritmo
endiablado; imposible de asumir por una única persona,
especialmente todas las aventuras publicadas en las
revistas “Mortadelo”, “Súper Mortadelo” y “Mortadelo
Extra”. Con el tiempo, el propio Juan Manuel Muñoz,
su mano derecha, reconoció que algunas de las aventuras
de esta etapa (largas y cortas) salieron de sus manos,
aunque la mala calidad en el entintado de algunas de ellas,
ajeno a él, explicaría esa merma de calidad. Esta "etapa
negra", una de las peores de la serie, abarca el periodo
1987-90. Ibáñez no podía asumir él solo la producción de
nuevas páginas de Mortadelo para todas las revistas del
mercado y tuvo que confiar el dibujo a lápiz y el entintado
a un equipo de dibujantes que trabajaban a partir de los
guiones que el autor grababa en cintas de cassette, y que
posteriormente Anna Mª Palé transcribía. A partir de
1991, Ibáñez retoma el timón de sus personajes con
energías renovadas que darían lugar a un
rejuvenecimiento de los héroes durante un tiempo. Se
produce entonces una evolución temática apreciable
reflejando en las tramas temas de actualidad: el tratado de
Maastricht, el quinto centenario del descubrimiento de
América, las sucesivas Olimpiadas y Mundiales de
fútbol, el teléfono móvil, el juicio a Clinton, la M.I.R., los “Revista Mortadelo nº 49” (Ediciones B, II/1988)
inventos del siglo XX, la vuelta ciclista, pero también los
aniversarios del cómic y del cine, el desastre de Chernóbil,
la teoría de Darwin y el 50º aniversario de la llegada del
hombre a la Luna.

En esta última etapa, incontables famosos han aparecido


en sus paginas: Felipe González, Alfonso y Juan
Guerra, Solchaga, Aznar, Pujol, J. L. Rodríguez
Zapatero, Mariano Rajoy, Alfredo Pérez Rubalcaba,
Pablo Iglesias, Mario Conde, Lola Flores, Carlos de
Inglaterra, Helmut Kohl, Bill Clinton, George Bush
(padre e hijo), Obama, Mitterrand, Donald Trump y un
largo etcétera de personajes conocidos.

A principios de esa misma década Ibáñez decide dar


vida a su firma, que a partir de entonces incorpora brazos
y pies así como expresiones, de manera que muchos de los
La firma de Ibáñez cobra vida en cada portada
gags de las portadas y portadillas, aparecen reforzados por
este recurso del que el dibujante no se desprenderá ya
nunca más. También en esta década Ibáñez parece por fin
dispuesto a empezar a dar cierta continuidad a la serie,
aunque muy tímidamente. Hasta entonces solo algunos
personajes, como el mencionado Bestiájez, la esposa del
“Súper” o el Director General de la T.I.A., repetían sus
apariciones en ocasiones puntuales, al contrario que los
enemigos, que cambiaban continuamente. Ibáñez presta a
partir de entonces más atención a ciertos detalles como la
residencia de los personajes (la pensión "El Calvario"),
el bar donde estos toman sus "copichuelas" e incluso las
costumbres de los protagonistas. También fija el aspecto
definitivo del Director General de la TIA y el de su
esposa, que hasta entonces aparecían con rostros y
fisonomías diferentes en cada nueva historieta. Incluso el
propio dibujante aparece como un personaje más, invitado
en algunas ocasiones, narrador en otras, llegando incluso a
convertirse en el protagonista de toda una aventura larga
(“¡Rapto tremendo!”). La dueña de la pensión “El Calvario”, Bestiájez, el Director General
y su esposa, personajes recurrentes en numerosas aventuras

72
Un éxito sin precedentes en el cómic nacional
Mortadelo y Filemón, han trascendido a estas
alturas el límite de sus historietas gracias a su
extraordinaria popularidad, pasando con facilidad a
otros medios como el “merchandising”. Desde los
años 70, aunque ya hubo algunos intentos en la
década anterior, se licencian numerosos objetos de
consumo tales como muñecos, cuadernos para
colorear, puzzles, juegos, álbumes de cromos, barajas
de cartas, llaveros, camisetas… llegando incluso a
protagonizar distintas campañas publicitarias.
Analizaremos en profundidad ambos elementos
(publicidad y merchandising) en sendos capítulos de
este libro.

En 1983, y con motivo de la celebración del 25º


aniversario de los personajes, se realizaron
actividades que giraron en torno al evento como la
edición de un tomo conmemorativo o el bombardeo
masivo en las revistas de la editorial con publicidad
del “Premio Bruguera de historieta de humor”, un Juego de naipes (Fournier, 1980) y
“Mortadelo de oro” (1983)
trofeo (el “Mortadelo de Oro”) para dibujantes y
guionistas que venía acompañado de una cantidad en
metálico.
La sociedad española ha reconocido la popularidad de los personajes a través de
numerosos salones o exposiciones como las Octavas Jornadas del Cómic en
Córdoba (1991) o el Primer Salón de Tenerife (VIII/1993). El Saló del Cómic de
Barcelona, en su edición de 1995, preparó la acostumbrada exposición a la obra de los
autores premiados en la edición anterior, ofreciendo en aquella ocasión una gloriosa
retrospectiva representativa de toda la carrera del dibujante. En diciembre de 1996 se
realizó una exposición en el Palacio de la Diputación de Alicante que conmemoró el
centenario del nacimiento del cómic.

Algunos grupos de música también incluyeron a Mortadelo (o a ambos agentes) en las


portadas de alguno de sus discos. Mortadelo aparece en la portada de “Cuéntame un
cuento” (1991), del grupo vallisoletano Celtas Cortos, aunque lo hace con una cabeza
zoomórfica. En el disco “20+” (Barón Rojo, 2001) aparecen ambos agentes, junto a
otros personajes del mundo del cómic, animando al grupo en un concierto.

Tríptico explicativo de la
Exposición “Mortadelo y
Sección de las portadas de los discos “Cuéntame un cuento”
Filemón, 40 años en acción”
(Celtas Cortos, 1991) y “20'+” (Barón Rojo, 2001)

El 14 de enero de 1999 se inauguró en Barcelona una exposición antológica en la sede del Círculo de Lectores:
“Mortadelo y Filemón, 40 años en acción” que se convirtió en una exposición itinerante a lo largo y ancho del país.
Meses después, en junio de 1999, Ibáñez recibió el homenaje que le brindó la Feria del Libro de Madrid en
agradecimiento por su obra humorística. En 2001 el Museo del Cómic y la Ilustración de Barcelona, gestionado por
José María Delhom, dedicó igualmente una amplia retrospectiva de toda la obra del maestro entre los meses de mayo
y octubre. Los reconocimientos también llegaron a la prensa: en el suplemento dominical “Magazine” de “El
Mundo” publicado en diciembre de 1998 se relacionó a un serie de personalidades españolas que habían influido en
el siglo XX. Francisco Ibáñez apareció en el puesto nº 14 como creador de Mortadelo y Filemón. En 2000, el
suplemento dominical de “ABC” intentó hacer una lista de las figuras, reales e imaginarias, que habían dado
contenidos a los últimos diez siglos de la historia de España en un número especial dedicado a las mil caras del
milenio. En el apartado de cómic tan sólo aparecieron dos personajes españoles de entre los diez elegidos por los
lectores: El Capitán Trueno y Mortadelo. Aunque la elección es tan discutible como subjetiva, no es menos cierto
que ambas creaciones merecen figurar como auténticos iconos de nuestra cultura.

73
Pero no todos los reconocimientos fueron en esa línea. En 1981 Ibáñez cedió la imagen de Mortadelo para la
exposición de filatelia juvenil EXFILNA 81, donde hizo la función de matasellos. Casi dos décadas después, el 26 de
febrero de 1998, Correos y Telégrafos emitía una tirada de sellos de 35 pts. con los personajes Mortadelo y
Filemón, dentro de una serie dedicada al cómic iniciada en 1995.

Sobre con matasellos conmemorativo de Exfilna '81


(Palencia) “Entero Postal” con matasellos del primer día de circulación
En verano de 2000 el personaje Mortadelo fue (FNMT España, 26/II/1998)
escogido como mascota oficial de la edición de la
Vuelta Ciclista a España, celebrada en agosto. Poco
después, en octubre de 2000, Mortadelo y Filemón
fueron nombrados embajadores oficiales de la infancia
por UNICEF.

La ciudad de Alicante realizó su particular homenaje


al dibujante, hijo de un alicantino, con sendas esculturas
de sus personajes ubicadas en el Jardín de las
Celebridades Alicantinas del Palacio de la Diputación
de la ciudad y la cercana Valencia les dedicó un parque
infantil pensado para la diversión de los más pequeños.
En la localidad de Getafe (Madrid), el Ayuntamiento
dedicó una calle a los mismos personajes, que bautizó
como “Senda de Mortadelo y Filemón”. El
ayuntamiento de otra localidad madrileña (Rivas)
también les dedicó el nombre de una calle.

El Museo de Cera de Madrid incorporó hace mucho


tiempo las figuras de Mortadelo y Filemón subidos a un
tiovivo compartiendo protagonismo con otros personajes
como los Payasos de la Tele o Harry Potter.
Ilustración de Ibáñez para "El periódico de Catalunya"
con motivo de la Vuelta Ciclista a España de 2000
Para el recuerdo quedará la anécdota acontecida en
otoño de 2000, cuando un concursante del programa de
televisión 50x15, emitido en Tele 5, admitió haber
ganado los 50 millones de euros del concurso porque
leía a Mortadelo y Filemón. Gracias a una viñeta de
Ibáñez el concursante pudo deducir que los
“Hotentotes” eran una tribu del sur de África.

“Jardín de las Celebridades Alicantinas”


Escena extraída de “La caja de diez cerrojos” en la que se hace
Palacio de la Diputación de Alicante
referencia a los hotentotes y que ayudó a un concursante del
programa 50x15 a llevarse el premio gordo.

74
Los agentes también hicieron su incursión en el
cine, como veremos más adelante en mayor detalle en
un capítulo dedicado al tema. Hasta la fecha se han
realizado dos películas con actores de carne y hueso.
La primera de ellas, "La gran aventura de
Mortadelo y Filemón", fue dirigida por Javier
Fesser y se estrenó en febrero de 2003. Se basó en
las historietas de Mortadelo y Filemón y en ella los
agentes tenían que recuperar el DDT (Desmoralizador
De Tropas) que el malvado Nadiusko había robado a
la organización. En su primer fin de semana consiguió
recaudar 5,1 millones de euros (22 millones en total)
en 325 cines, convirtiéndose en el segundo estreno
más taquillero en ese momento. El propio Ibáñez
tuvo que acudir a múltiples actos de promoción antes,
durante y después del estreno del filme, llegando
incluso a ser entrevistado en el programa de TVE
Informe Semanal.

Carteleras de ambas películas (estrenadas en 2003 y 2008) La secuela tuvo menos éxito, tanto en crítica como
en taquilla. Se tituló "Mortadelo y Filemón. Misión:
salvar la Tierra" y fue dirigida por Miguel Bardem
en 2008. Su director afirmó que esta secuela se centró
en el álbum “El caso del bacalao” con la finalidad de
captar a un público más joven que el de “La gran
aventura de Mortadelo y Filemón”.

Antes de estas películas, Mortadelo y Filemón ya


se habían estrenado en la gran pantalla, ya que en
1969 y gracias a Rafael Vara pudo ver la luz el
primer “Festival de Mortadelo y Filemón”, que
muchos disfrutarían años después en televisión. El
festival contó con ocho historias cortas: “El rancho
de Oregón”, “El caso del apagón”, “La invitación”,
“Un marciano de rondón”, “Carioco y su
invención”, “Las minas del Rey Salmerón”,
“Gangster de ocasión” y “Espías en la legión”.

El segundo de los Festivales se estrenó en 1970 y


contó también con historias cortas de buena factura (a
pesar de no contar aún con los nuevos personajes:
“Súper” y Bacterio). Y en 1971 lo hace el tercero y
último de los Festivales, en el que los agentes viajan
en una máquina del tiempo a diferentes lugares y
épocas. En la aventura aparece un alocado científico:
Chiflágoras, primo de Filemón que, con sus locos
inventos, recuerda de una u otra forma al Profesor
Bacterio. De hecho, en esta versión televisiva,
Chiflágoras es el responsable de aplicar a Mortadelo
el famoso crecepelo que le hizo perder todo su
Carteleras de los tres "Festivales" (1969-71)
cabello o de inventar el armario del tiempo, una
máquina que recuerda poderosamente a la “máquina
del cambiazo” ideada por el profesor Bacterio.

Más recientemente, en 1995, Antena 3 estrenó una


serie sobre los personajes desarrollada por BRB
Internacional que, además de ser tremendamente
aburrida, dejó mucho que desear por su insulsa
animación, y en la que los gags habituales no
funcionaron como en el cómic. Los capítulos eran de
mayor duración que los anteriores y recogían algunas
de las historias más famosas de los personajes, como
“El sulfato atómico”, y en las que ya aparecían todos
los personajes habituales.
Serie de animación de B.R.B. (Antena 3 – Años 90)

75
En junio de 2008 Mortadelo y Filemón cobraron vida en el musical "Mortadelo y Filemón, the miusical". Se
estrenó en el Teatro Campoamor de Oviedo y en septiembre de ese mismo año se presentó en el Teatro Tívoli de
Barcelona. Fue dirigido por Ricard Reguant y producido por Zebra Producciones y Mucho Ruido Records, y
cuenta cómo Mortadelo (Jacobo Dicenta) y Filemón (Juan Carlos Martín) se encargan de la seguridad de la obra
"El Fantoche de la Opereta", sobre la cual recae una maldición.

Todas las canciones que integraron el musical fueron canciones españolas que triunfaron durante las décadas de los
60, 70 y 80 y que permanecían en la memoria colectiva del público que asistió a ver el evento. Originales algunas y
otras adaptadas, fueron trabajadas por el director musical Joan Enric Garde que, junto con el ya mencionado Ricard
Reguant, los guionistas y José Velasco, realizaron un repaso por diferentes estilos musicales haciendo cantar y bailar
a Mortadelo, Filemón, Ofelia, el “Súper”, el profesor Bacterio y todo el resto de personajes del mundo Ibáñez.

Carteles promocionales del musical "Mortadelo y Filemón, The miusical" (VI/2008)

En noviembre de 2014 Tucutucu producciones organizó la exposición


itinerante “Francisco Ibáñez – El Mago del Humor” en la que se rindió
un merecido homenaje al autor y a su prolífica obra desarrollada a lo
largo de más de 60 años. Además de hacer un largo recorrido por vida y
la obra del historietista, se exhibieron numerosos originales, tebeos y
“merchandising” variado relacionado con los personajes creados por el
autor. Un broche de oro perfecto como reconocimiento a su incansable
labor. La exposición tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid
y, ya en 2015, visitó Zaragoza, Valladolid, Gijón, Roquetas de Mar y
Fene. También en noviembre de 2014 se estrenó una nueva película de
los personajes, de nuevo dirigida por Javier Fesser, pero en esta ocasión
de animación en 3D: “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el
Cachondo”, de la que también hablaremos más adelante.

En abril de 2017 el grupo alemán Bertelsmann, propietario del


conglomerado editorial Penguin Random House, se hizo con Ediciones
B, perteneciente al Grupo Z, después de pagar la cifra de 40 millones de
euros. Fue la oferta más alta recibida por el grupo Z, que intentaba así
refinanciar su acuciante deuda. En septiembre de ese mismo año Salvat
distribuyó una prueba de mercado en diversas ciudades que intentaba
aglutinar ingente material de la obra de Ibáñez en 70 tomos de más de
200 páginas (“Integral Ibáñez”). El éxito del “market-test” supuso la
Cartel promocional de la exposición publicación de la colección en todo el territorio nacional a partir de enero
“Francisco Ibáñez – El mago del Humor” (2014)
de 2018.
A finales de 2017, en el mes de octubre, Ediciones B reeditó “El gran libro de Mortadelo y Filemón”, publicado
una década antes con motivo del 50º aniversario, pero actualizado y con nuevos contenidos para celebrar el
inminente 60º aniversario de la serie, que siguió celebrando la efeméride a lo largo de todo el 2018 con varias
publicaciones (ver capítulo diez). Play-Doh también celebró su 60º Aniversario, casi sincronizado con el de
Mortadelo y Filemón, con un simpático vídeo de animación con plastilina que apareció en su canal en Youtube. Hasta
la fecha en que redactamos estas líneas es toda la información de interés que hemos podido recopilar sobre los
personajes. A buen seguro que el presente volumen necesitará nuevas revisiones en los años venideros, ya que los
imperecederos personajes de Ibáñez están llamados a perdurar en el tiempo. ¡Esperamos no equivocarnos!

76
CAPÍTULO 3

LA EVOLUCIÓN DE LOS
PERSONAJES
1958-1959 – El punto de partida

Como todos los personajes del mundo del cómic,


Mortadelo y Filemón también necesitaron su tiempo para
madurar y, para ello, pasaron por una larga y apasionante
transformación a lo largo de su dilatada carrera. En dicha
evolución radica parte del secreto del éxito de los
personajes, que han sabido reinventarse, tanto a nivel
gráfico como argumental, adaptándose a los cambios de
moda durante más de medio siglo. Esa adaptación
constante ha sido su particular “elixir de la vida”. Y ahora
que hemos conseguido ordenar todas las historietas de los
personajes de forma cronológica, se hace obligado en este
libro dedicar un capítulo a analizar dicha evolución a lo
largo del tiempo. Empecemos por el principio.
Aspecto de Filemón en el “Pulgarcito” 1404 (1958)
Si bien la primera historieta publicada fue la del
“Pulgarcito” n.º 1394, el 20 de enero de 1958, ya hemos
comentado anteriormente que muy probablemente fuese en
realidad la historieta del n.º 1404, publicada sólo dos meses
después, la que Ibáñez podría haber realizado
originalmente. En ella descubrimos a un Filemón con un
atuendo inusitado y que recuerda poderosamente al
utilizado por Sherlock Holmes, fuente de inspiración de
cualquier aventura de detectives de la época. Ibáñez habría
intentado crear, con esa primera página, un "Sherlock
Holmes" y un "Watson" a la española.

Pero, por alguna razón, es probable que dicha


indumentaria no terminase de gustar a la editorial, quizá
por su extraordinario parecido con el detective inglés, lo
que llevó a Ibáñez a modificarlo. Así, el gabán a cuadros y Aspecto de Filemón en el “Pulgarcito” 1394 (1958)
el sombrero de doble visera a juego (propio de las zonas
rurales de Inglaterra, utilizado para la caza de ciervos) fue
reemplazado por un sombrero y una chaqueta de fieltro,
inicialmente con camisa y corbata, que es el que aparece
en el n.º 1394. El dibujante decidió mantener la pipa del
personaje, y su mirada, para dotarle de esa aureola
detectivesca. Mortadelo, con paraguas, levita y bombín,
contribuía a reforzar esa ambientación.

Su mirada poseía sin embargo unos ojos semicerrados


que le daban un aire de despistado. Quizás Ibáñez buscó en
algunas de esas primeras historietas el contraste entre la
“formalidad británica” y la torpeza del personaje para
conseguir un efecto cómico adicional (1394, 1395, 1404 y Los ojos entrecerrados de Mortadelo en sus primeras
páginas le dan un cierto aire de despistado que
1422). Sea cual fuere el orden en el que se dibujaron ambas contrasta con la "seriedad" británica
historietas (Pulgarcito 1394 y 1404), el recurso del disfraz
se mantiene como una constante en ambas historietas. De
hecho, fue una de las condiciones que se le propusieron a
Ibáñez a la hora de crear al personaje, como vimos.

La expresividad de Mortadelo es más estática y limitada


en la gran mayoría de historietas de 1958 al no dibujarle
Ibáñez casi nunca la boca, a pesar de que el personaje
hablase en muchas de esas viñetas. Sólo hacia finales de
ese año empezamos a ver cómo Ibáñez añade una pequeña
sonrisa a Mortadelo (1433, 1440, 1442, 1448, 1455). La
variedad de gestos de la boca irá poco a poco ganando
terreno a lo largo de 1959 y se asentará de forma definitiva
en las historietas de 1960. Mortadelo comienza a tener una tímida sonrisa
poco a poco (“Pulgarcito” 1440, 1958)

78
Ibáñez continuó jugando con el aspecto de Filemón, al menos en dos ocasiones más. Lo hizo en las historietas
aparecidas en los “Pulgarcitos” nº 1402 y 1422. En la primera, Filemón acudía a presenciar un combate de boxeo con
sombrero de copa y traje de etiqueta. En la aventura del nº 1422 el detective cambiaba de nuevo su vestimenta después
de que Mortadelo le comunicase que iba a recibir la visita de un personaje de la nobleza. Acto seguido aparecía de nuevo
con sombrero y traje (y lo vestirá a lo largo de toda la aventura) para recibir al barón, pero no volveremos a ver a
Filemón con semejante aspecto. Lo más probable es que el uso de dicho traje fuese meramente anecdótico, aunque, en
todo caso, dos personajes vestidos de negro habrían perdido fuerza o contraste. A partir de la siguiente historieta Filemón
vuelve a vestirse con chaqueta y sombrero de fieltro.

También utiliza el traje de etiqueta para ir a ver un combate de boxeo (“Pulgarcito” nº 1402)

Filemón cambia de atuendo ante la visita de un personaje de la nobleza (“Pulgarcito” nº 1422)

Otro detalle interesante es el de la sustitución de la corbata de


Filemón por una pajarita. El cambio se advierte a partir del n.º
1407. Quizás quiso Ibáñez dotar al personaje de ese aire inglés
que comentábamos. Sólo volveremos a verle con corbata en los
números 1410 y 1414, que probablemente fueron dibujados en un
orden diferente al de publicación, como veremos más adelante.

El físico de Filemón también evolucionó muy rápido desde los


primeros números: su barbilla era más pronunciada en los
primeros números (“Pulgarcitos” 1404 y 1394) pero Ibáñez muy
pronto fue dibujando su barbilla cada vez más redondeada
(“Pulgarcito” 1400), como se aprecia en la imagen bajo estas
líneas. Filemón cambia la corbata por una pajarita
“Pulgarcitos” 1405 y 1407 (1958)

La barbilla de Filemón se redondea en sólo 7 números (“Pulgarcitos” 1404, 1394 y 1400)

79
El estilo gráfico de estas primeras aventuras es muy fiel al de la estrella del momento: Manuel Vázquez. Su influencia
sobre Ibáñez es innegable: narices prominentes, las formas de las extremidades y el abuso de los cuerpos cortos
forman parte de la impronta del dibujante madrileño. De hecho, como ya comentamos en el capítulo anterior, el propio
Vázquez afirmó en cierta entrevista que había sido él mismo quien tuvo la idea de "Mortadelo y Filemón": "No, no, y
puedo decirlo por una sencilla razón, “13, Rue del Percebe” es mío, y la idea de Mortadelo y Filemón es mía, la idea,
pero la creación es totalmente de Ibáñez, yo solamente apunté que podía ser una pareja de detectives, y que uno se
pudiera disfrazar". Ibáñez admira a Vázquez y llega a invitar a uno de sus personajes más entrañables (Hermenegilda,
de "Las Hermanas Gilda") en una de las primeras historietas de los detectives (“Pulgarcito” nº 1419).

Otro detalle interesante que muestra la


influencia del gran Vázquez sobre Ibáñez
puede observarse a partir del
“Pulgarcito” nº 1424, cerca de treinta
semanas después de la publicación de la
primera aventura. Ibáñez comienza a
dibujar las orejas de los personajes con un
único trazo, con forma de caracol, de
manera diferente a como venía
haciéndolo.

Tan sólo dos números antes podíamos “Pulgarcito” nº 1419 (1958) - Hermenegilda es protagonista de toda la aventura
ver a Ibáñez dibujando las orejas con un
estilo más cercano al que utilizará de
manera definitiva más adelante, pero, en
general, en la mayor parte de las
aventuras anteriores al “Pulgarcito” 1424
los personajes presentaban orejas
"vacías", sin detalles en su interior.

Llama la atención que Ibáñez conservase


las orejas-caracol para “Mortadelo y
Filemón” y los personajes de “13, Rúe
del Percebe” hasta principios de 1965,
como veremos, y, sin embargo, sí las P. 1424 (1958) - Ibáñez comienza a dibujar las orejas con forma de "caracol"
dibujase más evolucionadas en otros P. 1422 (1958) - Los personajes aún no presentaban esa característica
personajes desde al menos dos años antes
como sucede con "El Botones Sacarino"
(1963) o "Rompetechos" (1964).

Las influencias de Conan Doyle fueron


muy abundantes, especialmente en las
historietas más primitivas. En la historieta
del “Pulgarcito” nº 1424, Mortadelo
vuelve a aparecer disfrazado con el atavío
"Holmesiano", como el detective inglés.
Y vuelve a hacerlo casi dos años después,
como vimos en el capítulo anterior, en el
“Pulgarcito” 1511. Incluso el propio Rompetechos y Sacarino presentan orejas más evolucionadas mientras Mortadelo
Sherlock Holmes hace su aparición al y Filemón aún mantienen sus orejas caracol.
final de la historieta publicada en el
“Pulgarcito” 1432.

P. 1424 (1958) - Ibáñez disfraza a Mortadelo de "Sherlock Holmes"

80
Al margen del aspecto de los personajes, existen
otras referencias británicas en las primeras
aventuras: en los “Pulgarcitos” nº 1.408 y 1440
Mortadelo aparece limpiando el polvo vestido
como un mayordomo inglés. Con el tiempo
todas esas referencias fueron desapareciendo a
pesar de que Ibáñez las retoma puntualmente,
como en el “Pulgarcito” n.º 1.511, de 1960.
Vestido de esa guisa, el agente llega a
compararse con otros personajes que ejercen la
Mortadelo hace las veces de mayordomo misma condición de criado como Petra o
(“Pulgarcitos” 1511 (1960) y 1408 (1958)) Pascual.

El argumento de las historietas también fue


evolucionando con el tiempo. Las más
primitivas se basaban mayoritariamente en
confusiones, equivocaciones o malos
entendidos con los que el dibujante elaboraba
un gag final que constituía el clímax de toda la
historieta. Eran historietas con un chiste inflado
que se desarrollaba siempre en las viñetas
finales. Desde la segunda aventura publicada
veremos, además, que la mayoría de las
historietas terminan de manera persecutoria,
“Pulgarcito” n.º 1395 (1958) - Primera persecución como gag final con ambos agentes escapando de un cliente o
con Filemón tras Mortadelo. Estas "inocentes"
persecuciones fueron tomando poco a poco otro
cariz, volviéndose más agresivas. Intervienen
en ellas todo tipo de armas y objetos
contundentes: lanzas, garrotes, hachas,
cuchillos, martillos, mazas, tenedores, tijeras,
bombas... ¡y hasta farolas o semáforos!.

Otros finales habituales trasladan a los agentes


a lugares remotos desde los que se ocultan de
sus perseguidores, como se aprecia ya desde la
“Pulgarcito” nº 1411 (1958) – Primera persecución con objeto contundente primera historieta publicada.

Sobre esta primera etapa Miguel Fernández


Soto destaca en su libro “El mundo de
Mortadelo y Filemón” lo siguiente: “...el
dibujo durante los dos primeros años irá
asentándose y ganando en fluidez con
situaciones que irán ganando mayor violencia.
En la plasmación gráfica hay un mayor interés
por las onomatopeyas que ilustran la calidad
de los golpes, por las líneas cinéticas que
definen el movimiento cada vez más logrado de
los personajes y en el desarrollo de las
“Pulgarcito” n.º 1394 (1958) - Huyen al polo para ocultarse de la policía metáforas visuales características del autor”.

1426 (dcha) - 1958 - Las metáforas visuales maduran con el paso del tiempo

81
1959-1962 – Primeros cambios determinantes

Hacia el verano de 1959 comienzan a observarse


algunos cambios que serán decisivos en la evolución de
la serie: las referencias a Sherlock Holmes han
desaparecido casi por completo. Mortadelo comienza a
utilizar cada vez menos su bombín y su paraguas,
aunque mantiene su levita. La nariz de Filemón, además
de ser más alargada, se vuelve puntiaguda, su forma
definitiva, y este abandona poco a poco su chaqueta de
fieltro por una chaqueta lisa o americana. En definitiva:
se pierden detalles y se simplifica el trazo con el cambio
en el tamaño de las narices como elemento más
destacado.

Si bien algunos de estos cambios comienzan a


“Pulgarcito” 1472 (1959) - La nariz de Filemón es
ahora puntiaguda y su chaqueta ya no es de fieltro.
observarse ya en 1959, será en 1960 cuando se
conviertan en una constante. Un número clave es el
“Pulgarcito” nº 1472 (1959), en el que vemos la
metamorfosis de la nariz de Filemón, más afilada,
además del mencionado cambio en la chaqueta. En el
número anterior (P. 1471) los dos elementos aún no
habían mutado.

Después de ese número clave (P. 1472) veremos de


nuevo a Filemón con chaquetas de fieltro y narices
redondeadas. La explicación es simple: ciertas aventuras
se publicaron ya en 1960 a pesar de que habían sido
dibujadas muchos meses antes. Se editaron de manera
desordenada, intercalándose historietas más antiguas con
otras más modernas. Esto sucede al menos en los
siguientes números: 1475, 1476, 1477, 1478, 1480,
“Pulgarcito” 1530 (1960) - El estilo tan primitivo demuestra 1485, 1491, 1496, 1498, 1511, 1512, 1513, 1517, 1519,
que la aventura se dibujó muchos meses antes de ser publicada y 1521, 1523 y contrastan especialmente en los números
que para 1960 la nariz y la chaqueta de Filemón ya habían mutado. 1530 y 1581.

Con Mortadelo sucede algo similar: aunque pierde el


paraguas y posteriormente el bombín hacia 1960, los
“Pulgarcitos” 1525, 1526 y 1535 son los últimos en los que
Ibáñez utiliza el recurso del sombrero. Sorprende ver, ya en
1961, a Mortadelo utilizando de nuevo dicho elemento
junto a un Filemón que aparece de nuevo con nariz
redondeada y chaqueta de paño (“Pulgarcito” 1549).

La mirada de Mortadelo también cambia: si bien en


1958 y 1959 presentaba unas diminutas pupilas-punto,
posteriormente irán ganando tamaño y separándose a lo
largo de 1960, contribuyendo a que el personaje gane en
expresividad.

“Pulgarcito” 1549 (1961) - Mortadelo con bombín y Filemón con


Las pupilas de Mortadelo aumentan chaqueta de paño y nariz redondeada
- “Pulgarcitos” 1403 (1958) y 1579 (1961) -

82
Durante el año 1961 la cabeza de Filemón pasa
paulatinamente de tener forma de cohete (1496,
1547) a adquirir la silueta de un balón de rugby
(1578, 1590). El aumento del tamaño de las
narices de ambos detectives vino influenciado de
nuevo por el estilo de Vázquez. El cambio en
Filemón acentuó aún más la diferencia de altura
entre los personajes. La figura de Mortadelo se
volvió también más alargada en esta etapa.
Ibáñez madura especialmente su capacidad La cabeza de Filemón evoluciona (“Pulgarcitos” 1547 y 1590)
expresiva que utilizará para reforzar determinadas
situaciones (sorpresa, miedo, malicia,
confusión...).

En esta etapa las metáforas visuales


evolucionaron poco a poco. Por ejemplo,
Mortadelo puede mostrar su enfado convertido en
un león o transformarse en un muelle tras
enterarse de que ha destrozado un Velázquez
auténtico.

La personalidad de los personajes también fue En esta etapa los personajes ganan paulatinamente en expresividad
evolucionando: Filemón se volvió más gruñón,
tacaño y autoritario. A menudo encargaba
recados personales a Mortadelo desde su cómoda.
El salario de Mortadelo era tan bajo que llegó un
punto en el que este terminó buscando otros
oficios ajenos a la agencia de información. En la
aventura publicada en el “Pulgarcito” 1447
(1959) lo intenta como capitán de un submarino
con Neptuno como cliente, que le pide que
encuentre su corona robada.
“Pulgarcitos” 1525 y 1538 - Metáforas visuales de esta primera etapa (1960)
En la aventura publicada en el “Pulgarcito” nº
1452 en 1959 el detective plantó a su jefe tras
recibir una oferta de trabajo para la T.V. (que
resultó ser la compañía de Tranvías
Vallisoletanos). Este recurso humorístico se
repetirá posteriormente de forma periódica (por
ejemplo en el “Pulgarcito” nº 1557).

Un elemento que casi siempre ha pasado


desapercibido es el anuncio de publicidad que
aparecía en algunas aventuras (“CHICLE “Pulgarcito” 1447 - Mortadelo compagina la agencia con otro trabajo
DUGLAS HINCHABLE”). Aunque sólo lo hacía
en algunas de las historietas más primitivas de
1958 (“Pulgarcitos” 1395, 1398, 1400 y 1416),
volvió a hacerlo en otro grupo de aventuras de
finales de 1959 y principios de 1960 (1438, 1.465,
1.475, 1.484, 1.510 y 1.543). Fue algo bastante
habitual en las historietas de Bruguera y siguió
siéndolo con el tiempo, como veremos más
adelante.

“Pulgarcito” 1557 – Contratado en “Cohetes dirigidos” en Snake Village

“Pulgarcito” 1465 – Publicidad “Chiche Duglas”


“Pulgarcito” 1452 – Mortadelo consigue empleo como conductor de tranvía

83
1962-1967 – La influencia de Franquin y otros cambios notables
Desde mediados de 1962 Ibáñez comenzó a beber de la obra del dibujante belga André Franquin, uno de los
principales valores de la escuela de Marcinelle, del que tomó prestadas numerosas ideas y viñetas. La mayoría de ellas
las veremos más adelante en un capítulo dedicado expresamente a las influencias franco-belgas en Ibáñez. Es
precisamente a mediados de 1962 cuando Ibáñez necesitó duplicar la producción de historietas de los agentes tras el
estreno de los personajes en la revista “Tío Vivo” (2ª época). Si a eso le sumamos el resto de tiras de otros personajes que
el dibujante venía realizando, resulta comprensible que no fuera capaz de conseguir tantas ideas en tan poco tiempo. Esta
situación le habría llevado a tomar prestados gags y viñetas de otros dibujantes, principalmente de André Franquin, para
poder cumplir con las entregas semanales a la editorial.

Gag 188 "Tomás el gafe" - A. Franquin / "¡Qué vecinos!" - Francisco Ibáñez (3/XII/1962)

A lo largo de 1963 la influencia de Franquin se hace más


notable en el estilo de Ibáñez. La historieta publicada en el “Tío
Vivo” nº 122 (que Miguel Fernández Soto compartía en su
blog "La osa mayor") es una "rara avis" que nos muestra
cómo Ibáñez experimenta con el estilo del belga a lo largo de
toda la aventura. Ibáñez copia hasta el personaje de negro de la
aventura de Spirou y Fantasio “Las reducciones” (1958-59).
Estudiando con lupa los detalles advertimos algunos elementos
que serán clave para el futuro de los personajes: las orejas, los
pliegues en la chaqueta de Filemón son más detallados (de
estilo franco-belga), la forma de los dedos de los personajes,
las onomatopeyas, los matorrales, el coche... Son numerosos
los detalles que Ibáñez plasma en esa página y que más
adelante serán definitivos, especialmente a partir de 1969,
cuando la copia de dicho estilo venga impuesta. “Tío Vivo” nº 122 (1963) - Las orejas y los dedos de los personajes,
el vehículo y la chaqueta de Filemón llevan el estilo de Franquin
Pero, al margen de las influencias de
Franquin, se observan otros cambios
interesantes entre 1962 y 1964: solo una
semana después de dicho estreno en “Tío
Vivo”, en el nº 65 (publicado el 4 de
junio de 1962), Ibáñez comienza a
dibujar la americana de Filemón por
primera vez completamente
desabrochada o abierta. Este cambio se
fue alternando continuamente hasta enero
de 1963 (“Tío Vivos” nºs 99-101),
momento en que Ibáñez decide dibujar al
personaje con la chaqueta desabrochada
“Tío Vivo” nº 122 (1963) - El personaje se toma de una aventura de Spirou y Fantasio,
de manera prácticamente definitiva, salvo el árbol o el vehículo no tienen el estilo habitual de Ibáñez sino el franco-belga.
en contadas excepciones.

84
El tamaño de la cabeza de Filemón también se fue reduciendo progresivamente, así como el de su nariz, hasta
alcanzar sus dimensiones definitivas hacia finales de 1963 y principios de 1964. Las extremidades de ambos personajes
también mermaron, especialmente los pies. El dibujo de los personajes se fue volviendo poco a poco más fluido y las
figuras un poco menos ovaladas.

“Pulgarcito” 1622 y “Tío Vivo” nº 71 - Ibáñez abre la americana de Filemón. Los zapatos parecen más pequeños y llevan un adorno.

Y, al hilo de la chaqueta roja de Filemón, deberíamos destacar que a lo largo de 1963 el detective comenzó a dejar de
utilizar poco a poco dicha prenda. Primero lo hizo de forma justificada para ayudar a Mortadelo a levantar una nevera
(“Tío Vivo - Extra Vacaciones”, de 1963) y, posteriormente, a partir del “Pulgarcito” n.º 1694, de forma intermitente a
lo largo de los dos años siguientes (1964 y 1965). En muchos números observamos que Filemón se ponía dicha prenda
justo antes de abandonar su vivienda (“Pulgarcito” nº 1701).

“Pulgarcito” 1701 (1963) – Filemón utiliza la chaquet”a ocasionalmente; cuando abandona su vivienda

En el “Tío Vivo” nº 149, publicado en enero de 1964, se observa otro cambio: Ibáñez modifica en la misma aventura el
aspecto de los zapatos de Filemón. Sustituyó el adorno del empeine del zapato, que venía dibujando desde el “Tío
Vivo” nº 68 (VI/1962), por un par de líneas que a finales de ese mismo año (“Tío Vivo” nº 189)  pasaron a ser una sola.
Ibáñez ya había probado este nuevo formato mucho antes de forma aislada, en el “Tío Vivo” nº 65 (1962).

“Tío Vivo” 149 (13/I/1964) - El adorno del empeine se reemplaza por dos rayas

85
“Tío Vivo” n.º 189 (19/X/1964) - Las dos rayas del empeine se simplifican a una sola

En agosto de 1964 Ibáñez sustituyó el punto de su firma por un asterisco.


La evolución puede observarse en los números 179, 180 y 181 de la cabecera
de los personajes en “Tío Vivo”. Casi un año después encontraremos
numerosas páginas que no llevan firma de Ibáñez, imaginamos que por
olvido del autor. Sucede al menos en los “Tío Vivos” 227 a 231.

En noviembre de 1964, las aventuras de los personajes pasaron a ocupar


dos páginas en la cabecera “Pulgarcito” y algunos extras ocuparon cuatro
páginas, en lugar de las dos habituales. Ibáñez rompió así con la rutina de las
historietas detectivescas y prefirió dar mayor protagonismo a aquellas
ambientadas en situaciones cotidianas. Poco después, ya en 1965,
evolucionó el esquema de sus historietas de forma que estas tuvieran un
chiste o gag cada dos viñetas, en lugar del habitual chiste final, con más o
menos gracia, con el que hasta entonces finalizaba cada historieta. Este
nuevo formato seguía de alguna forma la línea de las películas de cine mudo,
de las que Ibáñez era fiel admirador, y a la vez buscaba una forma de “Tío Vivos” 179, 180 y 181
incrementar la satisfacción del lector: “más diversión por el mismo precio”. Firma sin y con asterisco (VIII/1964)

“Tío Vivo” 203 (25/I/1965) - Los gags a lo largo de la aventura empiezan a ser
algo habitual en las aventuras de Ibáñez, que culminan con el "clímax" del gag final

Él mismo lo comentaba en cierta entrevista: “Cuando empecé a publicar, el patrón de historieta cómica consistía en
una serie de viñetas que conducían a la última, donde estaba el chiste. Si este chiste tenía gracia, bien estaba, y si no, te
habías tragado toda la página para llegar a un final tan soso, tan tonto, tan estúpido... Yo quise darle más dinamismo,
más acción a la historieta; cambié este sistema narrativo por el de poner un ‘gag’ o una situación cómica cada dos o
tres viñetas, para que el lector tuviera la impresión de que, por el dinero que había pagado, le dabas más mercancía.
Algo así. Ni siquiera era nada nuevo. De siempre me encantaron aquellas películas de Harold Lloyd, de Jaimito, del
propio Charlot, Abbot y Costello, el Gordo y el Flaco... En aquellas películas la trama en general no tenía gran
importancia. Lo que sí la tenía era lo que iba ocurriendo, el minuto a minuto. Lo que yo he hecho es sencillamente
aquello pasado al papel. No inventé nada. Iba a ciegas y no tenía medio de compulsar la opinión del lector, pero las
cartas que llegaban a la editorial, y luego las sesiones de firmas en las ferias del libro, confirmaron que iba por el buen
camino”.

86
1965-1969 – Primera transición
Entre marzo y mayo de 1965 se produjo otro
cambio peculiar: Ibáñez comenzó a abandonar las
orejas "caracol" que había tomado de Vázquez y
las sustituyó progresivamente por unas orejas más
"franquinianas", muy similares a las que
habíamos visto en la aventura "experimental" del
“Tío Vivo” nº 122. Este cambio en la fisonomía
de los agentes puede apreciarse definitivamente a
partir de las dos publicaciones en las que
aparecían los personajes “Tío Vivo” nº 219 y
“Pulgarcito” n.º 1776 (17/V/1965). En historietas
anteriores, sirva de ejemplo la del “Pulgarcito” nº
1766 (8/III/1965) los agentes mantenían aún sus
orejas “caracol” pero el resto de personajes de la
historieta ya aparecían con orejas diferentes.

Respecto a la estatura de los agentes, veremos


que fue disminuyendo por momentos hasta llegar
a un punto en el que la diferencia de altura entre
ambos personajes era mínima (“Tío Vivo” n.º “Tío Vivos” 218 y 219 (10/V/1965 y 17/V/1965) - Con y sin orejas
244, 1965). Incluso Filemón parecía más gordo de caracol respectivamente
lo habitual en algunas tiras (“Tío vivo” n.º 308,
1967). Este aspecto pudo deberse seguramente a
las estrecheces que imponía el formato
apaisado al cual Ibáñez tuvo que adaptarse
para el espacio reservado a las páginas
centrales de la revista “Pulgarcito”
durante esos años.

Es muy significativo que esa


"rechonchez" no se vea ni antes de que esa
estructura se inaugurase en el “Pulgarcito”
n.º 1751 (por ejemplo, en el “Pulgarcito”
n.º 1749) ni tras terminar esta y dar paso a
“Tío Vivo” n.º 244 (8/XI/1965) - La altura de los agentes se igualó notablemente las historietas de dos páginas, formato en
el que los personajes volvieron poco a
poco a estilizarse al poder "respirar" mejor
en viñetas más amplias, como sucede en la
historieta del “Pulgarcito”, n.º 1880).

En “Tío Vivo”, el esquema de una


página no cambió durante ese periodo de
tiempo, por lo que los personajes no
sufrieron ese “encorsetamiento” aunque se
contagiaron levemente. La calidad del
trazo de esta etapa parece más burda por
momentos, aunque las historietas ganaron
“Tío Vivo” n.º 308 (30/I/1967) - Filemón era ligeramente más gordo
en dinamismo y expresividad.

A partir del “Tío Vivo” nº 338 (28/VIII/1967) Ibáñez


comenzó a dibujar el perfil de Filemón con dos orejas,
atribuyéndole un aspecto más simiesco. No sucede
continuamente, pero sí a lo largo de numerosas viñetas hasta al
menos la publicada en el “Tío Vivo” nº 371 (15/IV/1968). Fue
este un rasgo que desapareció muy pronto y definitivamente
después de que Ibáñez comenzase a realizar aventuras largas en
1969 y diese el salto allende nuestras fronteras, pero eso es
algo que veremos después. El aspecto general de los personajes
al final de esta etapa será el que perdure hasta la actualidad.

“Tío Vivo” n.º 371 (15//IV1965)


Filemón con aspecto "simiesco"

87
1969-1971 – La edad de oro
Llegamos a 1969, en el que, como hemos visto, se pidió a
Ibáñez y a otros dibujantes que adoptasen un estilo más
elaborado y que las aventuras se desarrollasen de forma
episódica, de manera que los personajes pudieran contar con
sus propias aventuras largas. Estas podrían entonces ser
recopiladas en formato álbum para ser comercializadas no
solo en España sino también en el extranjero. Este paso
supuso un notable cambio en el estilo de Ibáñez con respecto
al que venía mostrando en las aventuras cortas. En la primera
aventura ("El Sulfato Atómico", 1969) el nivel de detalle se
volvió superlativo, a costa de invertir mucho más tiempo en
la creación de cada página: las prendas se hicieron más
"tridimensionales" (el calzado, la levita de Mortadelo, las
arrugas y las sombras de camisas o pantalones...), se invirtió Los fondos y escenarios tienen más detalles
más tiempo en el dibujo de vehículos y escenarios, se crearon (“El sulfato atómico”, 1969)
nuevos personajes (el “Súper” y el profesor Bacterio), los
agentes abandonaron su agencia de información y
comenzaron a trabajar para la T.I.A..

Los personajes eran más altos que hasta entonces y, aunque


Filemón seguía siendo el jefe, ahora ambos rendían cuentas
ante el “Súper”. Ibáñez recuperó de nuevo la americana roja
de Filemón de la que ya se había desprendido años antes,
como vimos. El dibujante supo llevar con maestría el
desarrollo de la aventura a lo largo de las 46 páginas y la
dinámica del gag se agilizó más que en etapas anteriores.
Ibáñez dio, además, continuidad a determinadas situaciones
de forma que algunos elementos, como los chichones, no
desaparecían de una viñeta a otra como venía siendo habitual.

Pero el dibujante nunca estuvo a favor de invertir tanto


tiempo en la creación de una aventura y perderse en los
detalles. La presión de la editorial para que generase más y
más páginas tampoco ayudaba. Y así, poco a poco, las
siguientes aventuras fueron llevando menos elaboración,
fueron menos “franquinianas”, y tendieron a un estilo con el
que Ibáñez se sentía más cómodo y con el que ganaba tiempo.

Esta merma de calidad no afectó a las portadas, que


siguieron estando a la altura, tanto aquellas que llevaron los
álbumes de las aventuras largas de la colección “Ases del
Humor”, más elaboradas y de estilo franco-belga, como las
portadas de la revista “Mortadelo”, que en realidad eran un
gag desarrollado a lo largo de cinco o seis viñetas. Dicha
revista fue, como vimos, una de las cabeceras en las que se
publicaron las aventuras largas de forma seriada en grupos
de cuatro páginas semanales. Cada página constaba entonces
de cinco tiras, en lugar de las seis que el autor venía Ibáñez dio cierta continuidad a algunos detalles como los
realizando hasta entonces. chichones, algo inusual en su estilo hasta entonces

Escenarios, zapatos, pliegues... El nivel de detalle en general se reduce. "La caja de diez cerrojos" - F. Ibáñez (1971)

88
“Contra el ‘gang’ del Chicharrón” (Ases del Humor, 1969) Revista “Mortadelo” nº 0 (Bruguera, 1970)

1971-1979 – La década prodigiosa


La década de 1970 permitió a Ibáñez asentar los personajes y consolidar
su estilo. Apenas hubo cambios reseñables en el físico de Mortadelo y
Filemón. Los entintadores se sucedieron durante esta etapa. Entre 1970 y
1974 Martínez Osete se ocupó de esta tarea, dando lugar a cabezas y manos
de mayor tamaño.

A partir de 1975 Osete abandonó el entintado y las figuras de los


personajes se volvieron menos encorvadas y más alargadas. Las viñetas
pasaron por diferentes manos incluso a lo largo de una misma aventura.

De esta década el único elemento significativo que quedaría por destacar


sería la inclusión de Ofelia en la serie en 1978. Se produjo, como vimos,
en la aventura “Los Gamberros”.

Fue esta, además, una década de oro en lo que a nivel de portadas se


refiere, con un elevado nivel de detalle, especialmente las de los números
extraordinarios de Navidad y Verano de la revista “Mortadelo”, entre los
que se encuentra la que los aficionados consideran como una de las mejores
portadas del dibujante y que reproducimos en la página siguiente en todo su
esplendor.

"Chapeau el esmirriau" (1970-71) - Entintada por Martínez Osete Ofelia ("Los gamberros", 1978)
Las cabezas y las manos son de mayor tamaño

89
“Mortadelo Almanaque para 1973” – Considerada por los aficionados como una de las mejores portadas realizadas por Francisco Ibáñez

90
En 1979 se produjo un cambio en la estructura de las aventuras de Mortadelo y Filemón. La aventura "¡A por el niño!"
inauguró esta nueva etapa en la que las páginas pasaron de cinco a cuatro tiras de viñetas, las mismas que había tenido
"El sulfato atómico" una década antes, lo que aligeró la densidad de las aventuras a la vez que permitió a Ibáñez dibujar
viñetas más elaboradas y dinámicas para compensar el espacio ganado. Esta primera aventura se inauguró con una viñeta
que presentaba más detalle del habitual y en la que Ibáñez recurría de nuevo al estilo franco-belga.

“A por el niño” - Francisco Ibáñez (1979)

De hecho, como veremos en el capítulo dedicado a las influencias franco-belgas, la viñeta en cuestión recuerda
poderosamente a otra con la que Franquin presentó la aventura "El prisionero de los siete budas". Desafortunadamente
Ibáñez abandonó de nuevo este estilo más detallista y pronto volvió al suyo propio.

“El prisionero de los 7 budas” - A. Franquin (1958)

Ibáñez produjo algunas de


sus mejores “perlas” en estos
años: “¡En Alemania!”, “La
estatua de la libertad”, “Hay
un traidor en la TIA”, “El
bacilón”, “¡A por el niño”,
“Moscú 80” y “El preboste de
seguridad”. Aprovechó al
máximo el nuevo formato de
cuatro tiras: el dibujo era más
fino, el color más trabajado,
aunque no estaba en manos de
Ibáñez, los personajes se
volvieron más estilizados,
mejoraron las expresiones y los
encuadres. El aumento de la
violencia y del movimiento
que Ibáñez imprimía en
muchas viñetas dio a los
personajes más vida que
nunca.
“La estatua de la libertad” (1984)

91
“¡En Alemania!” (1981-82) - La violencia aumenta en general. Los personajes son ahora más enérgicos, tienen más vida.

En esta época Ibáñez comienza a introducir además


caricaturas, normalmente de políticos (como Adolfo
Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo o Adolf Hitler), pero
también de gente famosa. Con el tiempo harán su
aparición personajes tan célebres como Carlos de
Inglaterra, Lola Flores, Bill Clinton, Obama e
incluso numerosos personajes del mundo del cómic
(Popeye, Astérix, Superman, los Pitufos...) así como
personajes históricos (los hermanos Wright, Nerón,
Cleopatra…). El dibujante continuó además su buena
senda con las portadas, manteniendo no sólo el nivel
de detalle que venía realizando sino también su
cantidad. Encontraremos en estos años muchas
portadas inolvidables que los aficionados consideran Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo
ya míticas. "Mundial 78" y "Queda inaugurado el Mundial 82"

“Súper Mortadelo” nº 113 (1981) / “Mortadelo” 2ª etapa, números 180 y 208 (1984)

92
1985-1990 – Etapa negra
Como sabemos, desde el comienzo de la suspensión de pagos en Bruguera, la editorial sustituyó a Ibáñez por el
“Bruguera Equip” y otros dibujantes y guionistas apócrifos como Juan Manuel Muñoz, Lurdes Martín, Jesús de Cos,
Julio Fernández, Francisco Serrano o Jaume Ribera. Surgieron así nuevas aventuras largas de autoría apócrifa,
inferiores todas ellas a las creadas por Ibáñez en todos los sentidos: "Que viene el fisco", "El crecepelo infalible", "A la
caza del Chotta", "La secta del Zum-Bhao", "Simón el escurridizo", "El profesor probeta contraataca", "La médium
Paquita" y "El mundial de México".

"A la caza del Chotta" (Bruguera Equip, 1985)

Desde los años setenta se habían venido realizando aventuras


apócrifas debido a la tremenda demanda de los lectores, pero
siempre fueron aventuras cortas, de no más de 8 páginas,
siendo Ibáñez el encargado de las aventuras largas, a excepción
de dos aventuras realizadas por Casanyes (“Las criaturas de
cera vivientes” y “El caso de los párvulos”) y “La historia
del dinero”, ilustrada por Jordi David Redo, que se hizo por
encargo para Bankunión.

En 1987 Ibáñez y Ediciones B llegan a un acuerdo


satisfactorio tras el cierre de Bruguera, del que hablamos en el
capítulo anterior, y el dibujante comienza a dibujar para la
nueva editorial a partir de febrero de 1988. Como sabemos,
Ibáñez había trabajado para Grijalbo durante un tiempo en la La secretaria Irma
revista “Yo y yo” y en ese “impasse” desarrolla en seis
episodios la aventura larga “¡Terroristas!”.

Pues bien, en esa historieta introduce a un nuevo personaje: la secretaria Irma, una señorita muy atractiva por la que
Mortadelo y Filemón perdían los papeles, además de provocar situaciones de tensión con Ofelia. Fue también un
personaje principal, como Ofelia, aunque menos asentado que el resto. Siguió apareciendo en algunos álbumes de finales
de los ochenta e inicios de los noventa, hasta que Ibáñez retomó por completo su obra. Su creador comentó en cierta
ocasión que el personaje se inspiraba en la secretaria del editor de la serie en Alemania, hoy en día ya fallecida, razón por
la que Ibáñez nunca quiso que el personaje volviese a escena.

Durante esa etapa se produjeron nuevas aventuras a un ritmo endiablado en las que colaboraron diversos dibujantes y
entintadores como el propio Juan Manuel Muñoz, actual mano derecha del dibujante. Como él mismo comentaba en
una entrevista, publicada en el blog “¡Corra jefe, corra!”, los dibujantes “negros” seguían guiones desarrollados
previamente por el propio Ibáñez. La presión de trabajo era de tal magnitud que Ibáñez no se molestaba ni en escribir los
guiones; los grababa en una cassette y estos eran pasados a papel posteriormente por Anna Mª Palé, directora editorial
por aquel entonces, que había sustituido a Rafael González.

93
Al final de la década de los
ochenta las portadas siguieron
evolucionando: presentaban más
detalles de lo habitual, el coloreado
destacaba más y los diseños de los
personajes eran también más
sofisticados. La imagen inferior
reproduce otra hermosa portada que
apareció en esta etapa. Lo hizo en el
número 129 de la revista
“Mortadelo” (Ediciones B)
publicada en el último mes de 1989.
Los aficionados también la
seleccionaron como una de las 50
mejores portadas realizadas por el
dibujante a lo largo de su carrera.

“La cochinadita nuclear”: Juan Manuel Muñoz (lápiz), Ibáñez (guión), 1989

“Mortadelo” nº 129 (Ediciones B, XII/1989)

94
1991-2000 – Segunda transición

A partir de 1991 las aventuras se fueron


desprendiendo poco a poco de los rasgos apócrifos
de la etapa anterior, probablemente porque el
entintado aún seguía realizándose por manos
ajenas: "El atasco de influencias" (1990) y "La
crisis del golfo" (1991) son algunos ejemplos. Fue
un año de transición en el que veremos casi de
todo, incluso una aventura entintada por el
mismísimo Raf: “Las embajadas chifladas”
(1991-92), cuyos resultados se alejaron mucho del
estilo de Ibáñez y no tuvieron una segunda
oportunidad (más allá de un par de historietas
cortas).
"Las embajadas chifladas" (Entintada por Raf, 1991-92)
En esta nueva etapa fueron apareciendo algunas
de las mejores aventuras de los personajes como
"Barcelona 92" (1991), "El quinto centenario"
(1992), "El 35º aniversario" (1992), "El Señor
Todoquisque" (1992-93), "¡Pesadiiillaaaa...!",
"¡Silencio, se rueda!" (1995) o "El disfraz, cosa
falaz" (1995), pero también otras mediocres como
"La crisis del golfo" (1991), "El caso del señor
Probeta" (1991), "Robots Bestiajos" (1993) o
"Maastricht... ¡Jesús!" (1993).

En 1996 la serie presentó mejoras notables: los


personajes ganaron una vez más en expresividad y
el nivel gráfico aumentó, surgiendo así grandes
aventuras como "Su vida privada" (1998), "Bye
bye Hong Kong!" (1997) o "El Tirano" (1998).
Pensión "El Calvario", lugar de residencia de los protagonistas
A comienzos de la década (hacia 1992) Ibáñez
decidió dar vida a su firma y a partir de entonces el
dibujante incorporó a esta brazos, piernas y
expresiones, de manera que muchos de los gags de
las portadas (y portadillas) aparecieron así
reforzados por este recurso que mantuvo a lo largo
de toda su obra.

Durante esta década también se fijó la residencia


de los agentes en la pensión “El Calvario” y se dio
continuidad a ciertos personajes y detalles, como
ya vimos anteriormente.

En cuanto a las portadas de esta década,


continuaron la tendencia de la etapa anterior con
algunos resultados de muy bella factura. Las
portadas de "El quinto centenario" (1992) o "Los
Verdes" en la colección "Magos del Humor" son
solo algunos ejemplos.

La firma de Ibáñez cobró vida a partir de 1992.


Portadas de "¡Pesadiiillaaa...!" y "El pinchazo telefónico"

“Los Verdes” (“Magos del Humor”, 1991)

95
“100 años de cómic” “El quinto centenario” “Londres 2012”
(“Magos del Humor” nº 67, 1996) (“Magos del Humor” nº 42, 1992) (“Ole!” nº 194, 2012)

2000-2018 – El siglo XXI


A partir del año 2000 las aventuras comenzaron a seguir determinados esquemas
repetitivos (los argumentos, las aventuras de olimpiadas, los mundiales...). Se
empezó a percibir un cierto agotamiento tanto estilístico como argumental. Los
gags escatológicos, que apenas habían aparecido en etapas anteriores, empiezan a
ser cada vez más frecuentes. A pesar de todo existen aún algunas excepciones en las
que Ibáñez "salva los muebles": “La sirenita” (2000), “La vuelta” (2000), “Misión
Triunfo” (2002), “Los vikingos” (2001) “Mortadelo de la Mancha” (2005), “¡Y
van cincuenta tacos!” (2008), “Venganza cincuentona” (2008), “¡Contra Jimmy
el Cachondo!” (2014), “¡Sueldecitos más bien bajitos!” (2016) o “Por el Olimpo
ese” (2018). En esta etapa también hay un ligero cambio en las proporciones de los
personajes, que resultan algo anquilosados y con una cabeza más grande respecto al
tamaño del cuerpo.

En 2004 Ibáñez protagonizó, como ya comentamos, la aventura "¡Rapto


Tremendo!", en la que es secuestrado y los agentes deberán rescatarle. A pesar de
que el dibujante trató de ser original con esta aventura, algunos de los gags que en
ella aparecen son ya recurrentes y repetitivos, ya vistos en “Concurso Oposición”,
“El pinchazo telefónico” y “Mundial 82”. También en esta etapa llama la atención
la aventura “Bajo el bramido del Trueno” (2007) muy peculiar porque en ella
Ibáñez dio rienda suelta a su imaginación y en la que aparecieron algunas escenas
subidas de tono entre Mortadelo y Sigrid nunca antes vistas en un álbum de los
personajes. El cómic mezcla además los dibujos de Mortadelo con otros del Capitán
Trueno y sus compañeros, recortados de otras historietas que se insertaron en la
trama. La aventura divide a los aficionados: gusta mucho o se detesta.

“La sirenita” (2000)

En cuanto a las portadas, en esta última etapa van a


entrar en declive y poco a poco irán perdiendo la
fuerza del pasado. Son cada vez más repetitivas y
menos detalladas, quizá por falta de inspiración.
Ibáñez había pasado ya la barrera de los setenta años y
eso se notaba también en sus portadas. Cada vez más.
Todo ello no resta un ápice al tremendo mérito del
dibujante por su capacidad para estar toda una vida al
pie del cañón, manteniendo a sus personajes en activo
durante más de medio siglo y en contacto permanente
con sus lectores y admiradores.

“Bajo el bramido del Trueno” (2007)

96
CAPÍTULO 4

LA INFLUENCIA FRANCOBELGA

“Gastón Elgafe” - Gag 465 - André Franquin (“Spirou” n.º 1524, 29/VI/1967)
“Valor y... ¡al toro!” - F. Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 73, 15/VI/1970)
André Franquin: El maestro del maestro
Cuando, en la década de 1960, la dirección de Bruguera, probablemente Francisco
Bruguera y/o Rafael González, impuso a sus dibujantes la idea de seguir la línea de los
modelos que triunfaban en la Europa del momento, la propia editorial surtió en muchas
ocasiones a los autores con muestras de los personajes que debían imitar. Ibáñez tomó
prestados numerosos recursos, gags e ideas del cómic franco-belga, principalmente de
André Franquin. Y, aunque “El sulfato atómico” siguió una línea muy paralela al estilo
que triunfaba en Europa, Ibáñez no tardó en descartar esta línea de trabajo. De factura
mucho más elaborada, requería más tiempo del habitual, algo que resultaba del todo
incompatible con el ritmo de trabajo que imponía Bruguera: 20 hojas semanales en las que
la calidad no era un requisito prioritario. A pesar de todo, la influencia de la personalidad
artística de estos autores foráneos quedó para siempre impresa en el particular estilo de
Ibáñez, que llegó a imitar paisajes, personajes, vehículos e incluso los propios gags a partir
de numerosas viñetas de autores como Franquin, Morris, Tillieux o Peyo, y más André Franquin
concretamente de las siguientes aventuras de “Spirou y Fantasio” de Franquin: “El
dictador y el champiñón” (1953-1954), “La mina y el gorila” (1956), “El prisionero de
los 7 budas” (1958-1959), “Z como Zorglub” (1959-1960), “El retorno de Z” (1960) y
“QRN en Bretzelburg” (1961-1963), además de numerosos álbumes de Gastón. Fue un
periodo de tiempo en el que la penetración del cómic franco-belga en la península era casi
inexistente, por lo que la mayoría de esas influencias tardaron varias décadas en aflorar.

Resulta anecdótico descubrir que la primera ilustración publicada de André Franquin


fuese la de un indio, como le sucedió a Ibáñez. Apareció en 1935, en el diario de Valonia
“La Nation Belge”, cuando el dibujante contaba con once años y medio, los mismos que
tenía Ibáñez cuando publicaron el suyo. El periódico dedicaba por aquel entonces unas
páginas especiales para los niños con motivo de la exposición internacional de Bruselas y
André envió pequeños reportajes acompañados de varias ilustraciones que finalmente
aparecieron en el rotativo belga. La redactora consideró a Franquin “el más diligente de los
participantes del concurso”. Tras estos preámbulos, damos paso al análisis cronológico de 1ª ilustración publicada de
las influencias más destacables que estos autores han tenido en Ibáñez. Franquin. “La nation belge”,
(4/VIII/1935)

Mortadelo y Filemón – Historias cortas (1962-1969)

En las historietas cortas de "Mortadelo y Filemón"


dibujadas desde mediados de 1962 hasta 1969
podemos afirmar que se supera el alcance del término
“influencia”, válido para definir otras etapas de
Francisco Ibáñez. Era aún un dibujante joven,
todavía formándose y descubriéndose como
historietista, y había buscado en la obra de André
Franquin la manera de conseguir un producto de
mayor apariencia y calidad gráfica, acorde con las
demandas del mercado.

En 1962 encontramos las primeras viñetas que


Ibáñez copia de Franquin. Ese año tomó prestadas
siete ideas de las que se sirvió para crear nuevas
historietas que se publicaron en las revistas
“Pulgarcito” y “Tío Vivo” y, posteriormente, en
nuevas colecciones que pusieron título a dichas
historietas: “Método infalible” (P. 1627), “El "Pulgarcito 1749" (F. Ibáñez, 9/XI/1964)
Gag 315, "Gastón Elgafe" (A. Franquin, 6/VIII/1964)
anónimo (II)” (P. 1630), “Hay teles y teles” (TV.
87), “El relojito” (P. 1646), “¡Qué vecinos!” (TV.
91) y “Los contrabandistas” (TV. 92).

En 1963 existen al menos trece evidencias más que


sirvieron para crear nuevas historietas, la mayoría
retituladas posteriormente: “El archivador” (TV. 96)
“...y otro más como el de antes” (TV. 97), “Una
ganga de rechupete” (P. 1664), “Un día
catastrófico” (TV. 116 y 117), “Misión frustrada”
(P. 1665), “Copias Urgentes” (TV. 125), “Un viaje
en avión” (TV. 115), “Método infalible” (P. 1680),
“Mortadelo desconfía” (TV. 138) , “Bombas de Gag 220b, "Gastón Elgafe" – Franquin (18/X/1962)
humo” (P. 1703) y “Tío Vivo” n.º 140 (sin título). "El archivador" - Francisco Ibáñez (7/I/1963)

98
De 1964 existen otras trece coincidencias
en las siguientes historietas: “El armario
de Mortadelo” (P. 1708), “Día
provechoso” (P. 1712), “Concurso y ardid
de jefe” (P. 1715), “El instrumento” (P.
1717), “Total, un plato roto” (P. 1711),
“La cena” (P. 1715), “Confusión
telefónica” (P. 1726), “El ruidillo
sospechoso” (P. 1741) y, sin título, las
historietas de las revistas “Pulgarcito” nº "El armario de Mortadelo" - Francisco Ibáñez (27/I/1964)
Gag 215, "Gastón Elgafe" - Franquin (13/IX/1962)
1749, “Tío Vivo” n.º 153, “Tío Vivo” n.º
18 y “Pulgarcito” n.º 1752. Sirvan de
ejemplo las viñetas extraídas de la
historieta “El armario de Mortadelo”
(imagen superior derecha): el personaje de
Fantasio es sustituido por Filemón
mientras Mortadelo toma la misma actitud
que Gastón. El arreglo de la escena es el
mismo. La cama que dibuja Ibáñez es una
copia perfecta de la de Gastón, solo que
con menos detalles, ya que su dibujo es
más sencillo que el de Franquin.

Posteriormente, entre los años 1965 y


1969, sólo hemos podido localizar catorce
coincidencias más, aunque es importante
reseñar que no todas ellas son evidentes. La
posibilidad de que Ibáñez copiase de
Franquin queda en entredicho en algunas
tiras, aunque es bastante probable que Gag 205 "Gastón Elgafe" - A. Franquin (5/VII/1962)
dichas tiras pasasen por las manos de "Los Contrabandistas (página 2)" - Francisco Ibáñez (10/XII/1962)
Ibáñez y le sirvieran como fuente de
inspiración).
A lo largo de las próximas páginas ofreceremos al lector una selección de las viñetas más representativas de esta década:

Gag 213 "Gastón Elgafe" - A. Franquin (6/IX/1962) Gag 153 “Gastón Elgafe” - André Franquin (18/V/1961)
"...Y otro más como el de antes" - Francisco Ibáñez (14/I/1963) “Una ganga de rechupete” – Francisco Ibáñez (20/VII//63)

99
Gag 183 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (25/I/1962)
“El instrumento” - Francisco Ibáñez (30/III/1964) “Confusión telefónica” - F. Ibáñez (1/VI/1964)
Gag 240, “Gastón Elgafe” - A. Franquin (7/III/1963)

Gag 288, “Gastón Elgafe” – Franquin (23/I/1964)


Gag 279 “Gastón Elgafe” - André Franquin (5/XII/963) “La cena” - F. Ibáñez (6/IV/1964)
“Día provechoso” (página 4) - F. Ibáñez (24/II/1964)

Gag 230 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (27/XII/1962) Gag 176 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (16/XI/1961) /
“Un día catastrófico” - Francisco Ibáñez (3/VI/1963) “El relojito” (Página 2) - Francisco Ibáñez (19/XI/1962)

100
Gag 268 de “Gastón Elgafe” - André Franquin (19/IX/1963) Gag 192 de “Gastón Elgafe” - André Franquin (29/III/1962)
“Tío Vivo” n.º 140 (sin título) - Ibáñez (11/XI//63) “Total, un plato roto” - Ibáñez (“Pulgarcito”, 1711, 17/II//1964)

Gag 236 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (7/II/1963)


“Un viaje en avión (pp 2)” - Francisco Ibáñez (20/V/1963)
Gag 297 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (9/IV/1964)
“La estufa”- Francisco Ibáñez (“Pulgarcito” 1814, 7/II/1966)

Las viñetas de nexo utilizadas para


enlazar las historietas “El plano del
banco” y “Día provechoso”, generando
una historieta de 4 páginas, recuerdan a
otro gag muy primitivo que Franquin ideó
para su primera historieta de Spirou (“El
Tanque”, 1946). Un gag similar se
repetiría posteriormente en otra aventura
de Mortadelo y Filemón (“Ladrones de
coches”). Ibáñez reemplazó en dicha
ocasión el hombre por una mujer y le dio
un nuevo giro al gag).

A finales de 1968 se publicaron


Almanaques de las revistas “Pulgarcito” y
“Tío Vivo” que llevaron historietas de
“Mortadelo y Filemón” con grandes
parecidos en ambos casos con
ilustraciones protagonizadas por “Gastón
Elgafe”. Así, la aventura “El reveillón de
Mortadelo y Filemón” (“Pulgarcito
Almanaque para 1969”) contenía una
viñeta claramente inspirada en otra tira de
"Gastón Elgafe" (como explicaba Pablo
Vicente en su blog “En todo el
colodrillo”). Ver imágenes en la página
siguiente. El gag superior podría inspirarse en otro que André Franquin dibujó en 1946

101
Gag 382 “Gastón Elgafe” - André Franquin (25/XI/1965) “Mortadelo y Filemón hacen deporte (II)” (Ibáñez, 5/IV/1965)
“El reveillón de Mortadelo y Filemón” - F. Ibáñez (18/XI/1968) Tira nº 38 “Gastón Elgafe” (A. Franquin, 11/IX/1958)

La historieta de “Mortadelo y Filemón” publicada en el “Tío Vivo Almanaque para 1969”, titulada posteriormente
“Inocentadas”, llevó unas huellas de zapatos que recuerdan poderosamente a las de la primera aparición de Gastón, que
tuvo lugar el 28 de febrero de 1957, en el n.º 985 de la revista “Spirou”. Dichas huellas también aparecieron en blanco y
negro en esa primera aparición del personaje belga.

1ª aparición de Gastón, A.Franquin (“Spirou” nº 985, 1957) / “Inocentadas”, F. Ibáñez (“Tío Vivo Almanaque 1969”, XI/1968)

Gag 286 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (30/I/1964) / “El instrumento” - Francisco Ibáñez (30/III/1964)

102
El Sulfato atómico (1969)

Llegamos a 1969, el año en que se publicó “El sulfato


atómico”, una de las mejores historietas de Ibáñez.  La aventura
supuso un antes y un después si la comparamos con las historietas
previas a “Gran Pulgarcito”. Las viñetas mejoraron en encuadre
y composición, menos simplificadas que las anteriores y más
"tridimensionales", como ya hemos visto, gracias a la influencia
de los cómics extranjeros. Fue, sin duda, un álbum con un
marcado estilo belga. Ibáñez introdujo además en dicha aventura
nuevos personajes como el Profesor Bacterio, que bien podría
estar inspirado en el Doctor Zwart, personaje secundario
aparecido en la aventura de Spirou “La mina y el gorila” (1956). "La mina y el gorila" - A. Franquin (1956)
“El Sulfato atómico" - F. Ibáñez (1969)
La aventura tiene muchas más reminiscencias europeas, tanto a
nivel gráfico como a nivel argumental, que recuerdan
poderosamente aventuras como “El guante de tres dedos” de
Tillieux (1965) o “El asunto Tornasol” de Hergé (1956). Así,
Ibáñez toma "prestados" varios vehículos utilizados para
desarrollar la huida final. El vehículo de la página 30 es similar al
de la página 16 de la mencionada aventura de Tillieux. Y el
vehículo militar blindado que Mortadelo y Filemón utilizan para
su huida es una copia del que aparece en el álbum “El agente
especial” (protagonizado por Benito Sansón, de Peyo) que se
publicó seriado en 1968 en la revista “Spirou”.

"El guante de tres dedos" (página 16) - M. Tillieux (1965)


"El sulfato atómico" (página 30) - Francisco Ibáñez (1969)

En la página 31 Bruteztrausen y su esbirro


utilizan un coche al que le falta una rueda, lo que “El agente especial” - Peyo (1968) / "El Sulfato atómico" - F. Ibáñez (1969)
provocará un aparatoso accidente, con vuelta
incluida, muy similar al dibujado por Tillieux.
Poco después los mismos personajes utilizan un
jeep cuya parte frontal y trasera es muy parecida a
otra publicada en “La guerra en calzoncillos”
(Tillieux, 1966). Ambos vehículos vuelcan,
aunque por diferentes causas.

"El agente especial" - Peyo (1968) / "El sulfato atómico" – F. Ibáñez (1969)

Las escenas en las que Mortadelo y Filemón viajan en un Volkswagen


escarabajo guardan un parecido extraordinario con las de la aventura de
Spirou “La máscara”, de 1954, en la que aparece el mismo modelo de
“La máscara" - A. Franquin (1954) coche.
El sulfato atómico" - F. Ibáñez (1969)

103
En una escena de la aventura los agentes
tienen un encontronazo con un pintor. La
escena parece sacada de una aventura de
Spirou y Fantasio en la que estos chocan con
un guardia.

La celda y la puerta de metal (viñeta inferior


derecha) de cierta aventura de “Spirou y
Fantasio” recuerda mucho a otra de “El sulfato
atómico”.
"Spirou y Fantasio" - A. Franquin / "El Sulfato atómico" - F. Ibáñez (1969)
En su libro “Los cómics de Francisco
Ibáñez”, Fernando J. de la Cruz menciona
toda una retahíla de referencias aparecidas en
“El sulfato atómico” extraídas directamente
de aventuras de André Franquin: el autobús en
el que Mortadelo y Filemón viajan a Tirania
(“El avión”) es de factura muy similar a otro
aparecido en la aventura “QRN en
Bretzelburg”.

De la misma aventura también parece haber


salido la parte trasera del Mercedes en el que
huye Bruteztrausen o las motos que le
escoltan. "Spirou y Fantasio" - A. Franquin / "El Sulfato atómico" - F. Ibáñez (1969)

“QRN en Bretzelburg" - A. Franquin (1961-1963) / "El sulfato atómico" - Francisco Ibáñez (1969)

El Mercedes 220S de “QRN en Bretzelburg” de Spirou sirvió a


Ibáñez como modelo a la hora de dibujar la limusina de
Bruteztrausen en “El Sulfato atómico”. Incluso los uniformes de
corte prusiano y los cascos de los soldados de Tirania son idénticos
a los que aparecen en aquella aventura. Franquin se documentó con
fotografías de los discursos de Hitler. Por influencia del dibujante
belga, Ibáñez copió también las formas enérgicas de los militares
nazis que vemos bajo estas líneas. El uniforme militar y la gorra
con el emblema del águila de Bruteztrausen se parecen bastante a la
indumentaria de Zantas, el dictador de Franquin. De hecho, ambos
personajes caricaturizaron las poses de Hitler. Compárense la garita,
el centinela y el palacio del fondo en las viñetas de la derecha
extraídas de las aventuras de “Spirou y Fantasio” (“QRN en
Bretzelburg”). La influencia es patente.

“QRN en Bretzelburg” - A. Franquin (1961-1963)


“El sulfato atómico” - Francisco Ibáñez (1969)
“QRN sur Bretzelburg” - A. Franquin (1961-1963) / “El sulfato atómico” – Ibáñez (1969)

104
“Contra el ‘gang’ del Chicharrón” (1969)

El tranvía con el que comienza esta aventura está tomado del gag nº 540 de “Gastón Elgafe” publicado solo unos
meses antes. También llaman la atención los señalizadores del tren que aparecen en esta aventura, muy similares a los del
álbum “QRN en Bretzelburg” de Spirou y Fantasio:

“Contra el 'gang' del Chicharrón” – Ibáñez (G. Pulgarcito 24, 7/VII/1969) “Contra el 'gang' del Chicharrón” – Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 24, 7/VII/1969)
“Gastón Elgafe” - Gag nº 540 - A. Franquin (5/XII/1968) “QRN en Bretzelburg” - A. Franquin (1961-1963)

El gag de los miembros de la banda del "Chicharrón" escapando cada uno por un agujero podría estar inspirado en la
historieta de Lucky Luke “Los dalton van a la nieve” (“Les Dalton dans le blizzard”), de Morris, tal como señalaba en
su blog Mortadelón. El álbum de Morris se publicó en 1962, siete años antes que el de Ibáñez.

De otros gags de “Gastón Elgafe” se utilizan la expresión de una vaca aparecida en la página 19 del álbum y la imagen
del obrero tapando el hoyo hecho por Mortadelo para capturar al “Motocicleta” (imagen que, como vimos páginas atrás,
también inspiró a Ibáñez al crear la historieta corta “La cena”.

“Gastón Elgafe” (A. Franquin) / "Contra el 'gang' del Chicharrón" - Francisco Ibáñez (1969)

105
“Safari callejero” (1969-1970)
Quizá uno de los ejemplos más populares entre los aficionados es aquel que aparece en la introducción de “Safari
callejero” (“Gran Pulgarcito” nº 42, IX/1969), muy similar al de la plancha 472 de la serie de Franquin “Gastón
Elgafe”. Un ladrón entraba a robar en las oficinas de la TIA, pero una serie de animales chiflados, propiedad del
profesor Bacterio, conseguía ahuyentarlo. En la historieta de Franquin unos ladrones intentaban robar en un edificio de
la editorial Spirou. Ibáñez tuvo que fijarse en la página del semanario “Spirou” publicada en 1967.

Plancha 472 "Gastón Elgafe" - A. Franquin (17/VIII/1967) / "Safari Callejero" – F. Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 42, 10/XI/1969)

“Valor y...¡al toro!” (1970)


En “Valor y... ¡al toro!” (1970) Ibáñez
continuó utilizando a André Franquin como
referente. No hay que olvidar que el dibujante
catalán realizó esta historieta pensando en el
mercado francés en un momento en que había
decidido abandonar Bruguera, por es más
comprensible que estas influencias sean tan
patentes en el dibujo. De Franquin tomó como
modelo el vehículo que oculta a Filemón al
comienzo de la aventura, similar al de la
aventura “Z como Zorglub”. No obstante,
“Z como Zorglub” - A. Franquin (1959)
Ibáñez introduce en esa escena un gag que no "Valor...¡y al toro!" - Francisco Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 53, 26/I/1970)
aparece en el modelo original y que recuerda
a otro del cine clásico, como el de la película
“Cinemanía” (“Movie Crazy”, 1932), del
que hablamos en el capítulo 2. Se trata de un
recurso humorístico que hemos visto en
muchas otras ocasiones por ejemplo en el
corto de Walt Disney “The Autograph
Hound” (1939) o en la cabecera de la serie
televisiva “Don Gato” (“Top Cat”, 1961), de
los estudios Hanna-Barbera.

En la misma página conviene recordar varios


gags que ya apuntaba Fernando Javier de la
Cruz en su libro: el policía y el vehículo
francés parecen bastante alejados de las
historietas españolas de la época. Incluso los
tejados de pizarra de la historieta española son
poco comunes en nuestro país (ver viñetas de Gag que recuerda a escenas propias del cine mudo como “Movie Crazie” (1932)
la página siguiente).

106
“Z como Zorglub” - André Franquin (1959) / “Valor y... ¡al toro!” - Francisco Ibáñez (“Gran Pulgarcito” n.º 53, 26/I/1970)

Compárese también la vista exterior del


hotel de las viñetas a la derecha de estas
líneas: el toldo de la entrada, el restaurante
en la planta baja... La aventura de Spirou y
Fantasio se desarrollaba en México; quizá
no sea casualidad que en una viñeta de la
misma aventura de Mortadelo y Filemón el
recepcionista aparezca bebiendo tequila. El
hotel dibujado por Franquin se llama
“Bellavista” y el de Ibáñez “Vistamaja”.

La viñeta de “La mina y el gorila” (1956)


que aparece bajo estas líneas es muy
parecida a otra en la que Mortadelo
sorprende a Filemón disfrazado de gorila.
“El retorno de Z” - Franquin (1960) / “Valor y... ¡al toro!” - Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 61, 23/III/1970)

“La mina y el gorila” - André Franquin (1956) “Valor y... ¡al toro!” - F. Ibáñez (“Gran Pulgarcito” n.º 55, 9/II/1970)

La explosión en la cabina
telefónica que aparece en la viñeta
derecha presenta grandes
similitudes con cierto gag de la
serie “Gastón Elgafe”.

La escena del globo del gag nº


528-B de la misma serie es
reciclada por Ibáñez en una de las
viñetas que dan forma al
desarrollo de la aventura
española.

De “El dictador y el
champiñón” (“Spirou”, 1953-
1954), Ibáñez coge la idea de
introducir un gorila en un barco o
la de que viajasen a bordo
personajes de la aristocracia que
luego serían aterrorizados por el
gorila –que Ibáñez sustituye por “Gastón Elgafe (Gag 463) - André Franquin (15/VI/1967)
un toro-. “Valor y... ¡al toro!” - F. Ibáñez (“Gran Pulgarcito” n.º 53, 26/I/1970)

107
"El Dictador y el Champiñón” (1953-54) - A. Franquin / "Valor... ¡y al toro!" - F. Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 58, 2/III/1970)

El avezado Mortadelón también rescató en su blog varias viñetas de la aventura “Valor y... ¡al toro!” con un gran
parecido a otras tantas de “La fuga de Libélula”, protagonizada por Gil Pupila de Tillieux. La disposición del barco, el
puente de embarque y los encuadres de las viñetas son muy similares.

"La fuga de Libélula" - M. Tillieux (1956-57) / "Valor... ¡y al toro!" - Francisco Ibáñez (1970)

“La fuga de Libélula” - M. Tillieux (1956-57) / “Valor y... ¡al toro!” - Francisco Ibáñez (“Gran Pulgarcito” n.º 54, 2/II/1970)

108
Pablo Vicente reseñó en su blog “En todo el colodrillo” más copias: la mítica viñeta del disfraz de caballo, tomada del
gag 568-B de “Gastón Elgafe”, y la anodina marquesa que aparecía entre los miembros de la tripulación del barco, muy
similar a la secretaria de De Mesmaeker, de la misma serie. El conserje del hotel de la aventura aparece en cierta viñeta
con la misma pose al caminar que el jefe de Gastón tal como aparece en el gag 454 de dicha serie.

“Gastón Elgafe” Gag nº 568-B - A. Franquin (19/VI/1969) / “Valor y... ¡al toro!” - F.Ibáñez (“Gran Pulgarcito” n.º 56, 16/II/1970)

"La fuga de Libélula" - M. Tillieux (1956-57) / "Valor y... ¡al toro!" - Ibáñez (“Gran Pulgarcito” 54, 2/II/1970)

“Gastón Elgafe, Gag 454”


(A. Franquin, 13/IV/1967) /
“Valor y... ¡al toro!” (F. Ibáñez ,
“Gran Pulgarcito”, n.º 65, 20/IV/1970)
“Gastón Elgafe” (Franquin) / “Valor y... ¡al toro!” (Ibáñez, “Gran Pulgarcito” n.º 66, 27/IV/1970)

“Gastón Elgafe” (A. Franquin) / “Valor y... ¡al toro!” (F. Ibáñez, “Gran Pulgarcito” n.º 57, 23/II/1970)

109
Mortadelo y Filemón (1971-1979)
A partir de 1971 podemos recordar algunos de los gags que Chespiro comentaba en su blog, “Corra jefe, corra”.
Destacamos el gag de los hipopótamos-piedra de “La caja de diez cerrojos”, el parecido entre Magín, el hipnotizador
que protagoniza “Magín, el mago”, y “Kilikil”, de “Z como Zorglub”, los aviones de guerra que aparecen en “Los
cacharros majaretas” y las iniciales de Mortadelo y Ofelia que vemos en “Los gamberros”.

“La mina y el gorila” - A. Franquin (1956) “Z como Zorglub” - A. Franquin (1959-60)


“La caja de diez cerrojos” - F. Ibáñez (“Mortadelo” n.º 24, 10/V/1971) “Magín, el mago” – Ibáñez (“Mortadelo” n.º 31, 28/VI/1971)

“Gastón Elgafe” - Gag nº 488-A - A. Franquin (7/12/1967) / “Los cacharros majaretas” - Francisco Ibáñez (1974)

Las siguientes viñetas de “Magín, el mago” podrían haber sido tomadas de la serie “Iznogud, el infame”, en concreto
de la historieta “Ojos grandes”, publicada por primera vez en abril de 1966. En ella un hipnotizador convertía a dos de
los personajes en un gato y en un ratón para enfrentarlos entre sí, tal como hace Magín con los agentes Mortadelo y
Filemón:

“Ojos Grandes” (Tabary / Goscinny, IV/1966) / “Magín, el Mago” (“Mortadelo” 33, 12/VII/1971)

110
Ibáñez podría haber tomado otras ideas de la misma serie, como el armario para viajar en el tiempo que aparece en la
historieta corta “La máquina del tiempo” (II/1966), con propiedades similares a la “máquina del cambiazo” (1969). En
la historieta de Iznogud aparecía en varias ocasiones un armario que permitía viajar en el tiempo a quien se introdujese
en su interior, como el artefacto ideado por el profesor Bacterio. Ibáñez no utiliza ningún armario en la aventura, pero sí
en una ilustración que fue utilizada en 1984 como portada del álbum. Seguramente realizó dicha ilustración para
comercializar el largometraje de 1971 (“El armario del tiempo”) y la editorial la habría reutilizado posteriormente en la
colección “Magos del Humor”.

“La máquina del tiempo” (Tabary / Goscinny, II/1966) / Portada de “La máquina del cambiazo” (“Magos del Humor”, Bruguera)

Uno de los carteles “vivientes” que aparece continuamente en “El bacilón” (1983) parece igualmente inspirado en el
que Tabary dibujó en otra historieta corta del gran visir Iznogud: "El misterioso encolador de carteles":

En 1972 se publicó la aventura “Operación: bomba”, de la que Pablo Vicente señalaba la escena del “apuntador”,
publicada en un gag de “Gastón Elgafe”.

“Gastón Elgafe” (Gag 331 – 3/XII/1964) - A. Franquin / “Operación: bomba” – F. Ibáñez (“Mortadelo” 78, 22/V/1972)

111
Pablo también destacaba en su blog “En todo el colodrillo” las siguientes viñetas extraídas de las aventuras “El elixir
de la vida” y “Agencia de información” con parecidos más que razonables con otras viñetas de “Gastón Elgafe”.

“Gastón Elgafe” - Gag 444 (A.Franquin – 2/II/1967) / “El elixir de la vida” (F. Ibáñez, “Mortadelo” 135, 25/VI/1973)

En 1974 se publicó la aventura "Los cacharros majaretas". En ella aparece una anciana que guarda un gran parecido
a la señora Adolfina, protagonista del álbum del mismo título (“Madame Adolphine”, 1963) de la serie Benito Sansón,
de Peyo. También el sombrero y la flor que lo adorna guardan similitudes, como recuerda Chespiro en “Corra jefe,
corra”. El vestido de Doña Pura, creada por Ibáñez en 1964, es idéntico al de la señora Adolfina. Es evidente que el
álbum de Peyo sirvió de referente para las creaciones de Ibáñez.

No serán estos los únicos parecidos. Del


mismo blog rescatamos a la viejecita de "La
máquina de copiar gente (1978)", que
buscaba el mismo recurso cómico que
Madame Adolphine: convertir una apacible
anciana en una vulgar salteadora de bancos.

Tampoco hay que olvidarse del gran


parecido entre el martillo que Gastón
incorpora a su coche en el gag nº 342 y el
“mazo demoledor” que Mortadelo instaló
en el seiscientos en la historieta seriada
“Agencia de información”.
“Madame Adolphine” (Peyo, 1963) / “Doña Pura” (F. Ibáñez, 1964) /
“Los cacharros majaretas” ( Ibáñez, 1974)

“Madame Adolphine” (Peyo, 1963) / Gag 342 “Gastón Elgafe” - A. Franquin (18/II/1965) /
“La máquina de copiar gente” (Francisco Ibáñez, 1978) “Pulgarcito” n.º 2118 (Francisco Ibáñez, 13/XII/1971)

112
La línea argumental de la aventura larga “El Plano de Ali-Gusa-No” comparte similitudes con el álbum “Las doce
pruebas de Benito Sansón”, también de Peyo. De esta misma aventura Ibáñez recicla la escena del columpio en la corta
“¡A la feria, a la feria!” (1973). Esta última historieta guarda algunos parecidos con otra de Spirou (“Las reducciones”,
1960). ¿Se habría inspirado también Peyo en Franquin con los gags de los columpios de feria?

“Tonton Placide” (Benoît Brisefer, Peyo, 1968) “Las reducciones” (A. Franquin, 1960)
“¡A la feria, a la feria!” - Ibáñez (“Súper Mortadelo” 16, 16/IV/1973) “¡A la feria, a la feria!” - Ibáñez (“Súper Mortadelo” 16, 16/IV/1973)

“Las reducciones” (A. Franquin, 1960) / “¡A la feria, a la feria!” (Ibáñez, 1973)

La historieta “El pitufo volador”, creada por Peyo y publicada en 1963 en la revista “Spirou”, inspiró a Ibáñez a la
hora de crear la aventura “El mortadelillo volante”, también publicada como “¡Quiero volar!”, en la que Mortadelo
intentaba alzar el vuelo por todos los medios posibles.

“¡Quiero volar!” = “El Mortadelillo Volante”


“El pitufo volador” – Peyo (1963) Francisco Ibáñez (“Super Pulgarcito” 27, 15/I/1973)

113
En 1973 Ibáñez dibujó la siguiente escena en la aventura “El
Circo”, como indicaba Miski en el foro de la T.I.A.,
claramente inspirada en el gag n.º 434 de Gastón. El gag se
repitió posteriormente en “El cochecito leré”.

Bien entrados en la década de los años 70, Francisco Ibáñez


siguió tomando ideas prestadas de los autores franco-belgas.
En la introducción de la aventura “Los invasores” (1973-74)
el dibujante buscó de nuevo la inspiración en el gag n.º 661 de
“Gastón Elgafe” (ver viñetas al pie de esta página). En la Gag 434 – “Gastón el gafe” (A. Franquin, 24/XI/1966)
misma aventura también aparecen referencias a la historieta “El Circo” (Ibáñez, “Mortadelo” 143, 20/VIII/1973)
"Tembo Tabú" de Spirou.

“Tembo Tabú” - A. Franquin (1959) / “Los Invasores” (F. Ibáñez, “Mortadelo” nº 162, 31/XII/1973)

Existe un parecido razonable entre el jefe de “Los Mercenarios” y el Doctor Zwart de “La mina y el gorila”, ya
mencionado previamente por el parecido que también guardaba este con el profesor Bacterio.

Recordamos igualmente el gag de “Los gamberros” (1978) que mencionamos al comienzo del subcapítulo, en el que
Ofelia se hacía ilusiones por un amor imposible con Mortadelo, mientras éste dibujaba un corazón con las iniciales de
ambos en la puerta. Se inspira en la escena que aparece en el gag n.º 324 de “Gastón Elgafe”.

En esta etapa Ibáñez también tomó de Franquin el recurso de las viñetas en perspectiva al comienzo de las aventuras,
como sucede en “¡A por el niño!”, publicada en 1979. La viñeta, que ya mostramos en el capítulo anterior, es muy
similar a la que había creado Franquin al comienzo de la aventura “El prisionero de los 7 budas”, más de veinte años
antes.

“Gastón Elgafe” - Gag nº 661 (Franquin, 1/IV/1971) “Gastón Elgafe” (Tira 324) - A. Franquin (15/X/1964)
“Los invasores” (F. Ibáñez, “Mortadelo” n.º 168, 11/II/1974) “Los gamberros” – F. Ibáñez (1978)

114
Mortadelo y Filemón (1980-2016)
De los ochenta Chespiro localizó varios paralelismos entre la historieta corta “Hacer un extraordinario... ¡jo, menudo
calvario!”, con la que Ibáñez celebró el 25º aniversario de Mortadelo y Filemón, y la historieta “Bravo les brothers”
(1965-66), protagonizada por Spirou, Fantasio y Gastón. En ella Ibáñez realiza principalmente bromas relacionadas con
el día a día de la editorial.

"Bravo les brothers" - A. Franquin (1965-66) / "Hacer un extraordinario. ¡Jo, Menudo calvario!" Francisco Ibáñez (1983)

A partir de los noventa encontramos pocas similitudes con autores franco-belgas en la obra de Ibáñez. Quizá algunas de
las más destacadas sean las de “El atasco de influencias” (1990), “El 35 Aniversario” (1992), “Pesadiiillaaa!!” (1994),
“Su vida privada” (1998), “La vuelta” (2000) y “El coche eléctrico” (2013), como indicaban Miski en el foro de la
T.I.A., Chespiro en su blog “Corra jefe, corra” y Fernando Javier de la Cruz en su libro “Los cómics de Francisco
Ibáñez” respectivamente.

“Gastón Elgafe” - Gag 718 (25/V/1972) / "El 35 aniversario" (1992)

"La máscara" - A. Franquin (1954) / "La vuelta" - Francisco Ibáñez (2000)

115
“Ideas Negras” - Gag 44 (A. Franquin, 1987) “Gastón Elgafe” - Gag 842 (Franquin, 19/X/1978)
/ “Pesadiiillaaaa!” (F. Ibáñez, 1994 “El coche eléctrico” (F. Ibáñez, 2012)

“Portada "Le Géant de la gaffe” (A. Franquin, 1972) / Portada “Super Humor” nº 1 (Ibáñez, 1993)

“Tomás Elgafe” - Gag 749 - A. Franquin (4/I/1973) / “Su vida privada” - F. Ibáñez (1998)

116
Las Portadas

Francisco Ibáñez ha creado más de un


millar de portadas diferentes de
Mortadelo y Filemón a lo largo de los
casi sesenta años que lleva creando
historietas y gags de los agentes secretos.
No obstante, a la hora de crear algunas de
estas portadas, y contraportadas, buscó,
una vez más, la inspiración en el cómic
franco-belga.

Pablo Vicente nos recordaba en el foro


de la T.I.A. que la famosa contraportada
de los álbumes “Ases del Humor” de la
editorial Bruguera era en realidad una
versión de la contraportada de los cómics
de Gil Pupila.

El elefante que aparece en la primera Contraportadas: “Ases del Humor” (Bruguera) / “Gil Pupila” (Dupuis)
portada de la revista “Mortadelo”
(Bruguera) es muy parecido al que dibujó
Franquin tras el gag nº 498 de “Gastón
Elgafe” casi tres años antes. La portada
del n.º 4 está inspirada en el gag nº 412 y
parece que también sirvió de inspiración a
otra página de un personaje del cómic
chileno (Artemio), como Miski y
Hediondo nos hicieron ver.

Chespiro registraba en su blog varias


planchas de “Gastón Elgafe” de las que
Ibáñez habría tomado ideas a la hora de
crear portadas para la misma revista
(“Mortadelo”). Para algunas de ellas
Ibáñez cogió ideas para el guión y las
ilustraciones de las portadas.
“Gastón Elgafe" - Gag nº 498, André Franquin (15/II/1968)
Portada Revista “Mortadelo” nº 0 / F. Ibáñez (23/XI/1970)

“Gastón Elgafe” - Plancha 521 - A. Franquin (27/VII/1968) “Gastón Elgafe” - Plancha 423 - A. Franquin (8/IX/1966)
Portada revista “Mortadelo” nº 9 - F. Ibáñez (25/I/1971) Portada revista “Mortadelo” nº 18 - F. Ibáñez (29/III/1971)

117
“Gastón Elgafe” - Plancha 420 - A. Franquin (18/VIII/1966)
Portada revista “Mortadelo” nº 6 - F. Ibáñez (4/I/1971)

“Gastón Elgafe” - Plancha 421 - A. Franquin (25/VIII/1966)


Portada revista “Mortadelo” nº 12 - F. Ibáñez (15/II/1971)

Aunque parezca increíble, la portada nº 38 de la revista “Mortadelo” (Bruguera) contiene una viñeta que parece
haberse inspirado en dos gags diferentes de Gastón: el 451 y el 523. De uno toma la postura de Fantasio para Filemón y
la idea de cascar la nuez y de otro toma la postura de Mortadelo hablando de lado. Lo curioso es que en el segundo de los
gags lo que tritura Gastón son en realidad terrones de azucar.

“Gastón Elgafe" - Plancha 392 - A. Franquin (03/II/1966) / Portada revista Mortadelo nº 38 - F. Ibáñez (16/VIII/1971)
"Gastón Elgafe" - Plancha 523 - A. Franquin (8/VIII/1968)

“Gastón Elgafe” - Plancha 437 - André Franquin (15/XII/1966) / Portada revista “Mortadelo” nº 41 - F. Ibáñez (6/IX/1971)

118
“Gastón Elgafe” - Plancha 368 - André Franquin (19/VIII/1965)
“Gastón Elgafe” - Plancha nº 736 – A. Franquin (28/IX/1972) Portada revista “Mortadelo” nº 23 - F. Ibáñez (3/V/1971)
Portada revista “Mortadelo” nº 287 - F. Ibáñez (24/V/1976)

El camión destrozado de la portada del “Mortadelo” n.º 3 es similar al que aparece en la plancha 451 de Gastón. Y el
portaviones de la portada n.º 68 se tomó prestado de la aventura de Spirou "El retorno de Z" (1960):

“Gastón Elgafe” - Plancha 451 - A. Franquin (23/III/1967) “El retorno de Z” - André Franquin (1960)
Portada revista “Mortadelo” nº 3 - F. Ibáñez (14/XII/1970) Portada revista “Mortadelo” nº 68 - F. Ibáñez (13/III/1972)

119
En la misma colección Hediondo señalaba en el foro de la T.I.A. dos portadas más de Ibáñez, las correspondientes a
los números 48 y 175, muy similares entre ellas, que guardan un gran parecido con la tira nº 583-B de “Gastón Elgafe”.
La dinamita se ha sustituido por porcelana y las pelotas de tenis por velas encendidas:

“Gastón Elgafe” - Tira nº 583-B - André Franquin (2/X/1969)


Portada “Mortadelo” nº 175 (F. Ibáñez, 1/IV/1974

Cigaretteman, del foro de la T.I.A., aportaba el siguiente parecido entre estos vehículos:

“Gastón Elgafe” - Gag nº 450A - A. Franquin (16/III/1967) / Portada revista “Mortadelo” nº 29 - Francisco Ibáñez (14/VI/1971)

Hay muchos más: en el número 96 de la


revista “Mortadelo” encontramos un reloj en
un balcón casi idéntico al que aparece en el
gag n.º 660 de "Gastón Elgafe". En el
número 146 advertimos que uno de los osos
polares es casi idéntico al del gag nº 745 de
“Gastón Elgafe”. En la portada del nº 39 de
la revista “Súper Mortadelo” (Bruguera,
1975) vemos que la figura de Mortadelo-
ciclista se inspira claramente en una de las
viñetas del gag nº 675 de “Gastón Elgafe”,
publicado unos años antes (22/VII/1971).
"Gastón Elgafe" - Plancha 660 - A. Franquin (25/III/1971)
Portada revista “Mortadelo” nº 96 - F. Ibáñez (25/IX/1972)

“Gastón Elgafe” – Plancha 675 - Franquin (22/VII/1971) “Gastón Elgafe” - Plancha nº 745 - A. Franquin (30/XI/1972)
“Súper Mortadelo” nº 39 - F. Ibáñez (1975) Portada revista “Mortadelo” nº 146 - F. Ibáñez (10/IX/1973)

120
Miski completaba aún más el listado en el mismo hilo del foro de la T.I.A. con cinco “parecidos razonables” más
extraídos de la misma revista. Uno de ellos apareció en la portada de la revista “Spirou” nº 1738 y podría haber
inspirado a la portada del nº 42 de la revista “Mortadelo” realizada por Ibáñez sólo un mes después.

Portada revista “Spirou” nº 1738 – Franquin (5/VIII/1971) / Portada Revista “Mortadelo” nº 42 - Francisco Ibáñez (13/IX/1971)

Y hablando de ballenas, abro aquí un paréntesis para citar el gag nº 617 de “Gastón Elgafe”, publicado el 28 de mayo
de 1970, que guarda un gran parecido con la ballena de la portada del nº 11 de la revista “Mortadelo” (Bruguera) que
apareció el 8/II/1971. Ibáñez no se olvidó ni del barco.

“Gastón Elgafe” - Plancha 617 - A. Franquin (28/V/1970) / Portada revista “Mortadelo” nº 11 - F. Ibáñez (8/II/1971)

Mostramos a continuación el resto de gags localizados por Miski y que pudieron haber salido de aventuras de Franquin
como “QRN en Bretzelburg” o “La mina y el gorila”. Hediondo localizó igualmente el gag de la portada nº 10 de la
revista “Mortadelo” entre la tira n.º 284 de “Gastón Elgafe”.

“QRN en Bretzelburg” (“Spirou”) - A. Franquin (1966) / Portada revista “Mortadelo” nº 27 - Francisco Ibáñez (31/V/1971)

121
“Gastón Elgafe” (Franquin, Gag nº 284, 9/I/1964) – Franquin / Portada revista “Mortadelo” nº 10 (Ibáñez, 1/II/1971)

“El agente especial” (Peyo, 1968) “La mina y el gorila” A. Franquin (1956)
Portada revista “Mortadelo” nº 100 (F. Ibáñez, 23/X/1972) Portada revista “Mortadelo” nº 20 (F. Ibáñez, 12/IV/1971)

En la década de los setenta encontraremos algún paralelismo más con la obra de André Franquin como el cocodrilo de
la portada de “Ases del Humor” (Bruguera) de la aventura “El caso del Bacalao” (1970).

“Gastón Elgafe” - André Franquin / Portada “El caso del Bacalao” - F. Ibáñez (1971)

122
En la portada del nº 69 de la revista “Mortadelo” de Bruguera encontramos un caballo muy parecido al del gag nº
568B de la serie “Gastón Elgafe”, que ya mencionamos previamente por otro parecido razonable. Posteriormente, en
1974, la portada del nº 172 de la misma revista llevará una viñeta inspirada claramente en el gag nº 747 de la misma
serie (“Gastón Elgafe”). El mismo gag también inspiró a Ibáñez al dibujar otra viñeta de “La perra de las galaxias” en
1988.

“Gastón Elgafe” - Plancha 568B - A. Franquin (19/VI/1969) “Gastón Elgafe” - Plancha 747 - A. Franquin (21/XII/1972)
Portada revista “Mortadelo” nº 69 - F. Ibáñez (20/III/1972) Portada revista “Mortadelo” nº 172 - F. Ibáñez (11/III/1974)

La portada del nº 174 también llevó


detalles que recordaban a otros gags de
Gastón Elgafe”. El de la última viñeta
de la portada, en concreto, podría haber
salido del gag nº 434. Años después, en
diciembre de 1985, se publicó el “Olé!”
de Bruguera n.º 309 que llevó una
portada en la que Mortadelo y Filemón
conducían un coche muy antiguo. La
escena parece sacada de la aventura de
Spirou “Vacances sans histoires”
(“Vacaciones sin historias”) realizada “Gastón Elgafe” - Plancha 434A - A. Franquin (24/XI/1966)
por Franquin en 1957-58 e incluida en Portada revista “Mortadelo” nº 174 - F. Ibáñez (25/III/1974)
el álbum “La mina y el gorila”.

El gag de la tira 434B de “Gastón


Elgafe” pudo inspirar al de la portada
del nº 173 de la revista “Mortadelo”.
También lo hizo, con total seguridad, en
otras historietas como “El circo” o “El
cochecito leré”, como ya vimos.

Pocos meses después, en el verano de


1974, se publicaron varias viñetas en la
portada de la revista “Mortadelo” nº
185 sacadas de la plancha nº 373 de la
serie de Franquin “Gastón Elgafe”. “Vacaciones sin historias” - André Franquin (1956)
Portada “Olé” de Bruguera nº 309 - Francisco Ibáñez (XII/1985)

123
“Gastón Elgafe” - Plancha 373 - A. Franquin (23/IX/1965)
Portada revista “Mortadelo” nº 185 - F. Ibáñez (10/VI/1974)
“Gastón Elgafe” - Plancha 434B - A. Franquin (24/XI/1966)
Portada revista “Mortadelo” nº 173 - F. Ibáñez (18/III/1974)

El gigantesco zapato que aparece en la portada nº 319 de la revista “Mortadelo” (Bruguera) recuerda al que utilizó
Franquin en el gag nº 768 de "Gastón Elgafe". La portada en el “Olé” de Bruguera nº 96 presenta un satélite artificial
casi idéntico al que aparece en la tira 781 de "Gastón Elgafe".

“Gastón Elgafe” - Plancha 768 - A. Franquin (28/VI/1973) / Portada revista “Mortadelo” nº 319 - F. Ibáñez (3/I/1977)

“Gastón Elgafe” Plancha 781 – Franquin (11/X/1973) / Portada “Olé!” de Bruguera nº 96 - Francisco Ibáñez (1974)

124
Mortadelo y Filemón (Otras influencias)

El ya mencionado Rafael González, editor de


Bruguera en la década de los cincuenta, trajo de
Argentina la revista “Rico Tipo”. Es muy probable que
entregase alguna de estas revistas a los dibujantes de la
editorial para que se inspirasen a la hora de crear nuevos
personajes. Ya hemos hablado del gran parecido existente
entre Fúlmine, del argentino Divito, y Mortadelo.
Incluso la personalidad de ambos personajes guardaba
cierto parecido, ya que ambos provocan desastres allá
donde van.

En el “Foro de la T.I.A” Miski especulaba con la


posibilidad de que Ibáñez se hubiera inspirado en los
personajes “Tontaina y Filetito” a la hora de dar vida a
Mortadelo y Filemón. En más de una entrevista el autor
reconoció haber dado ese nombre a Filemón porque
recordaba a “Filetón”, especialmente en una época en la
que abundaba el hambre. Las aventuras de “Tontaina y
Filetito” fueron publicadas en 1942 por la editorial
catalana Cisne. Ibáñez podría haber leído estas historietas
de niño y recordar el nombre del personaje al crear a
Filemón. El paraguas de “Tontaina”, también alto y
delgado, y su trabajo como detectives, refuerzan esta
teoría. Migsoto nos recordó igualmente el parecido entre
Mortadelo y “Don Cuervo”, del que también hablamos
en el primer capítulo. Viñeta del personaje “Fúlmine”, de Divito

Ibáñez también se dejó seducir por el estilo


del gran Manuel Vázquez, con quien
mantuvo una relación muy estrecha. Cierta
viñeta de la historieta de Anacleto “Misión:
Guardaespaldas”, que vio la luz en el
“Mortadelo Extra Carnaval” de 1971, fue
reproducida de forma muy similar por
Ibáñez en “La caja de diez cerrojos”
publicada pocos meses después, en el
número 30 de la revista “Mortadelo”. Lo
mismo sucede con otra viñeta de “El caso
del bacalao” cuyo parecido con otra escena
la aventura de Anacleto “El sobre lacrado”
“Tontaina y Filetito” “Don Cuervo” es tremendo.
(Editorial Cisne, 1942) (Chicolino n.º 3, editorial Símbolo, 1951)

"Misión: Guardaespaldas" - (Manuel Vázquez, 8/II/1971,


"El sobre lacrado" (Vázquez - “Gran Pulgarcito Almanaque 1970”, 27/X/1969) “Mortadelo Extra Carnaval 1971”)
"El caso del Bacalao" (F. Ibáñez - “Gran Pulgarcito” 75, 29-VI-1970) “La caja de diez cerrojos” (Ibáñez - “Mortadelo” 30, 21/VI/1971)

125
Existe otro ejemplo (además de "El sobre lacrado") con muchos paralelismos con otra viñeta de Vázquez
("Conspiración blanca", publicada en “Din Dan” en 1969 y protagonizada, una vez más, por Anacleto). Se trata de una
viñeta publicada en la aventura "Seúl '88".

“Conspiración Blanca” - Manuel Vázquez (“Din Dan - Almanaque para 1970”, 1969)

“Seúl '88” - Francisco Ibáñez (1988)


Vázquez se tomó con bastante buen humor este
tipo de cosas y, de hecho, lo parodió en alguna de
las historietas de su personaje homónimo.

Ibáñez llegó a tomar referencias incluso de


dibujantes norteamericanos, como sucede con la
siguiente ilustración del gran Wally Wood,
publicada en el n.º 4 la revista “MAD” (1953).
Utilizó la parodia de Superman (Superduperman)
como modelo a la hora de dibujar al superhéroe
que aparece en las portadillas de muchos álbumes.

Portadillas álbumes “Olé!” y “Super Humor” (F. Ibáñez, años 90) / Superduperman (“Mad Magazine” n.º 4, Wally Wood, 1953)

126
Podemos afirmar que incluso
Francisco Ibáñez ha llegado a copiarse
a sí mismo en aquellos momentos en los
que las musas parecían haberle
abandonado por completo, algo que él
mismo ha reconocido en más de una
ocasión. La primera viñeta de la que
tenemos constancia de este hecho es la
que encabeza los “Tío Vivos” 259 y
279, separados tan solo unos meses en el
tiempo. Hasta el texto de la viñeta y la “Tío Vivo” n.º 259 / “Tío Vivo” n.º 279 (F. Ibáñez)
expresión de Filemón se repite.
Mortadelón cazaba la siguiente
tira cómica de "Balín y Balón" que
sería fuente de inspiración para
Ibáñez quince años después al crear
este otro gag de la aventura
“Mundial 78”. Hay ejemplos más
recientes como los que indicaba
Pablo en el blog “En todo el
colodrillo”: encontramos múltiples
similitudes existentes entre
Bruteztrausen (“El sulfato
atómico”) y “Billy el Horrendo”,
protagonista de la historieta
homónima. Incluso algunas viñetas
publicadas en “Billy el horrendo” ya
habían visto la luz previamente en la
“Mundial 78” (1978) / “Balín y Balón”, nº 126 “Trueno Color” n.º 126 (1963) corta “Filemón contra Mortadelo”.

“El Sulfato atómico” (1969) / “Billy el Horrendo” (1982)

“Billy el Horrendo” (1982) / “Filemón contra Mortadelo”


(“Súper Mortadelo” n.º 2, 21/II/1972)

Fernando Javier de la Cruz también señaló el parecido entre las viñetas finales de las portadas de los números 595 y
611 de la revista “Mortadelo”, ambas de Ibáñez. El mismo autor localizó el siguiente gag extraído de la aventura “El 35
Aniversario” (1992), claramente inspirado en otro de la revista “La Risa” que, a juzgar por el estilo y la caligrafía,
parece haber sido realizado por el propio Ibáñez.

"La Risa" (nº 127) / "El 35 Aniversario" - F. Ibáñez (X-1992)

127
El botones Sacarino
Como ya comentamos en el primer capítulo, “El botones Sacarino” está fuertemente inspirado en una combinación de
los personajes “Gaston Lagaffe” (“Gastón Elgafe”) creado por André Franquin en 1957, y “Spirou” creado por Rob-
Vel en 1938 y magníficamente desarrollado por André Franquin desde 1946 respectivamente. Los rostros de ambos
personajes son bastante similares, aunque el botones tiene bastante menos pelo, tónica habitual en la mayoría de los
personajes de Ibáñez.

Las siguientes imágenes muestran un asombroso parecido entre ambos Homenaje a Spirou y Sacarino
personajes, tal como se comentaba en “El rincón de Mortadelón”

Por otro lado, la vestimenta del “botones” es similar a la que utiliza Spirou, que trabaja en un hotel. Sacarino fue una
especie de Gaston Lagaffe vestido como Spirou.

Muchos de los ‘gags’ de “El botones Sacarino”, como los problemas con puertas y ascensores, se encontraban ya en la
serie del dibujante belga. Como apunta Fernando Javier de la Cruz Pérez, el propio Ibáñez llegó a admitirlo en un
momento dado: "Esto era de la época de los cómics belgas, cuando sacábamos los cómics éste parecido a tal, éste
parecido a cual... como consecuencia de aquello sí que se hizo el botones", aunque posteriormente eludiría el tema en
sucesivas entrevistas o lo achacaría a una práctica habitual en la editorial: "Había temporadas en que casi era obligado.
O sea, la propia editorial ya empezaba por fusilar formatos... aquella famosa revista que fue “El DDT”, que duró
muchísimos años, que tenía muchísimo éxito, no era más que una copia de una revista argentina que se llamaba “Rico
Tipo”: la misma forma de portada, el mismo cuadrito arriba... entonces había un director que comercialmente era
magnífico, ahora bien, artísticamente tenía sus manías y, en un momento dado, aquel hombre consideraba que el
dibujante que estaba de moda era fulanito de tal y ese estilo habían de seguirlo todos... ocurrió en el caso mío, cuando
los personajes ya estaban introducidos y tenían su gloria y fama, entonces, a los que venían detrás les pedían imitar el
estilo Ibáñez, lo cual era estúpido, porque yo vi muchachos que podían haber despuntado, pero que se perdían al imitar
un estilo que no era el propio... cuando ya se olvidó todo esto es cuando Mortadelo cogió de verdad un verdadero
empuje hacia arriba”.

Existen al menos treinta y seis gags de “El botones Sacarino” que son adaptaciones bastante literales de historietas de
“Gastón Elgafe”. Se trata de los gags 57, 112, 139, 149, 175, 192, 198, 208, 211, 224, 228, 234, 239, 245, 250, 263, 268,
272, 277, 287, 278, 290, 294, 298, 302, 306, 307, 320, 322, 416, 456, 486, 513, 540, 562, 581 y 753 del personaje de
Franquin. Veamos algunas de las más interesantes.

“Gastón Elgafe” - Gag n.º 149 - A. Franquin (20/IV/1961) / “El botones Sacarino” Ibáñez (DDT 628, 27-V-1963)

128
“Gastón Elgafe” - Fragmento del gag 263 - André Franquin (15/VIII/1963) “Gastón Elgafe” - Gag 753 - André Franquin (1/II/1973)
“El botones Sacarino” - F. Ibáñez (“DDT” 663, 27/I/1964) “Día acalorado” - Ibáñez (Sacarino Extra Verano 1975)

Fragmento de “El botones Sacarino” - F. Ibáñez (“DDT” 658, 23/XII/1963) Fragmento del gag 224 de “Gastón Elgafe”
A. Franquin (15/XI/1962)

Fragmento del gag 306 de “Gastón Elgafe” - André Franquin / Fragmento “El botones Sacarino” - F. Ibáñez (“DDT” 691, 10/VIII/1964)

129
Fragmento del gag n.º 278 de “Gastón Elgafe” - André Franquin “Gastón Elgafe” - Gag 272 - A. Franquin (17/X/1963)
“Iniciativas catastróficas” - F. Ibáñez (“DDT” n.º 662, 20/I/1964) “El botones Sacarino” – Ibáñez (“DDT” 630, 10/VI/1963)

"Gastón Elgafe" – Gag 228 - A. Franquin (13/XII/1962) / "El botones Sacarino" - Ibáñez (“DDT” 656, 9-XII-1963)

Gag 275 de “Gastón Elgafe” - A. Franquin (7/XI/1963) / “El botones Sacarino” - Francisco Ibáñez (“DDT” 660, 6/I/1964)

Fragmento del gag 320 de Gastón Elgafe - André Franquin / Fragmento "El botones Sacarino" - F. Ibáñez (“DDT” 706, 23/XI/1964)

130
Otros personajes de Francisco Ibáñez

Además de “Mortadelo y Filemón” y “Sacarino”, Francisco Ibáñez ha creado decenas de personajes a lo largo de su
dilatada carrera, como vimos en el primer capítulo. Parece lógico pensar que el autor también se apoyase en los autores
franco-belgas a la hora de crear dichos personajes o series. Mostramos a continuación algunos ejemplos.

El decorado de la primera viñeta que


aparece en la aventura "El primo de
Frankenstein", publicada en “El DDT”
en 1963, y de la que hablamos en el
primer capítulo, comparte un escenario
muy similar con otra que aparece en
cierta aventura de “Spirou y Fantasio”
(“QRN en Bretzelburg”, página 35) que
comenzó a ser publicada por Dupuis en
1961. Incluso el siniestro personaje que
protagoniza la aventura recuerda
poderosamente al Doctor Kilikil.

“Doctor Kilikil” (“Spirou”, A. Franquin)


"QRN en Bretzelburg" - A. Franquin (1961-1963)
"El primo de Frankenstein" - F. Ibáñez (1963)
También existe un cierto parecido entre Doña Pura, de la
serie “Doña Pura y Doña Pera, vecinas de la escalera”,
de 1964, y la inocente viejecita creada por Peyo para la
aventura “La señora Adolfina” de la serie Benito Sansón,
de la que también hablamos por su parecido con otra
aparecida en las aventuras “Los cacharros majaretas” y
“La máquina de copiar gente”. El moño, la mirada, las
arrugas de la nariz y la barbilla son rasgos muy similares en
ambas viñetas.

Incluso podríamos encontrar cierto parecido entre el


jersey que lleva Tato, de la serie “Chicha, Tato y
Clodoveo, de profesión sin empleo", y el que utiliza
habitualmente Gastón Elgafe.
Señora Adolfina (A. Franquin) / Doña Pura (F. Ibáñez)

Hediondo localizó cuándo fue la primera vez que Ibáñez tomó


prestado el chiste del corazón y las iniciales del que hablamos
páginas atrás: fue en una historieta de “Don Pedrito” publicada
en el nº 206 de la revista “Tío Vivo” (2ª época). También
descubrió que los gags de “La Familia Trapisonda” publicados
en los números 178, 205, 214 y 220 de la revista “El Capitán
Trueno Extra” salieron de sendas tiras de la serie “Bill y
Bolita”, de Roba, que Olivarbudia ayudó a identificar y
complementar. De la misma serie, en concreto del tomo “60 gags
de Boule et Bill”, nº 1, salió la portada de “La Familia
Trapisonda” publicada en el nº 99 de la 3ª época del “DDT”
(ver blog “En todo el colodrillo”).
Gastón el gafe (A. Franquin) / Tato (F. Ibáñez)

131
“La Familia Trapisonda” (Ibáñez, “El Capitán Trueno Extra” nº 178, 10/VI/1963)
“Gastón Elgafe" (A. Franquin, Tira 324, 15/X/1964) “Bill y Bolita” (Roba, Gag nº 80, 1962)
“Don Pedrito” (F. Ibáñez, “Tío Vivo” nº 206, 15/I/1965)

“Pintores de fachadas” (“Tío Vivo” n.º 502, F. Ibáñez, 7/XII/1970)


“La Familia Trapisonda” (Ibáñez, “Capitán Trueno Extra” nº 177, 3/VI/1963) “Gastón Elgafe – Gag nº 574” (Franquin, 31/VII/1969)
“Bill y Bolita” (Roba, Gag n.º 32, 1961)

“La Familia Trapisonda” (Ibáñez, “Capitán Trueno Extra nº 220”, 30/III64)


“Bill y Bolita”, (Roba, Gag nº 21, 1961) “La Familia Trapisonda” (Ibáñez, “El Capitán Trueno Extra” 187, 12/VIII/1963)
“Bill y Bolita”, (Roba, Gag nº 116, 1962)

132
“Bill y Bolita” (Roba, gag nº 40, 1961)
/“La Familia Trapisonda” (Ibáñez, “El capitán Trueno Extra” nº 205, 16/XII/1963)

Existen evidentes similitudes entre muchas de las viñetas y gags de la corta “El Sheriff de Porra Citty”, dibujada por
Ibáñez en 1966, y de la que ya hablamos en el artículo sobre la biografía de Ibáñez, y “Los rivales de Painful Gulch”,
dibujada por Morris un lustro antes.

“Los rivales de Painful Gulch” (Morris, 1961) / “El Sheriff de Porra Citty” (Francisco Ibáñez, “Tío Vivo Almanaque para 1966”, 1965)

En las navidades de 1967-68 se publicó un “Tío Vivo Extra Navidad” que incluyó una página humorística de
Francisco Ibáñez ambientada en las arenas romanas. El dibujante tomó las figuras de los leones de cierta viñeta del
álbum “Astérix Gladiador” dibujado por Albert Uderzo y publicada por primera vez en la revista “Pilote” en 1962.
Miski reportaba la imagen en el foro de la TIA. Hediondo también localizó un gag de Pepe Gotera y Otilio creado a
partir de cierta viñeta del gag nº 574 de Gastón (ver página anterior).

“Tío Vivo Extra Navidad 1967-68” (Francisco Ibáñez) / “Astérix Gladiador” (Albert Uderzo, Revista “Pilote”, 1962)

133
Conclusiones y reflexiones
El propio Ibáñez reconoció posteriormente en una
entrevista (“U, el hijo de Urich” nº 8, Camaleón
Ediciones, 1998) su admiración por Franquin y el
hecho de haberle imitado en muchos aspectos. En la
entrevista para la revista “Jot Down”, publicada a
finales de 2016, el autor sí mencionó las influencias de
Peyo y de Franquin, y admitió haber copiado mucho a
este último. Respecto a Franquin, tras ser preguntado en
su día sobre el asunto, respondió que las caras de los
personajes no guardaban un parecido real con las suyas y
que cualquiera podía tener sus propias influencias.
También comentó que para que se desarrollase el ingenio
de todo dibujante era necesario que éste estuviera
influenciado por algún otro autor (incluso el propio
Franquin reconoció a su vez tener sus propias influencias
a pesar de no haber copiado expresamente a otros
autores). Ibáñez también hizo constar en la entrevista
publicada en “U, el hijo de Urich” que Rafael
González, director de Bruguera, les había obligado a
imitar a ciertos personajes de origen franco-belga porque
era lo que vendía. Se les exigía calidad en tiempos
récord, por lo que eran incapaces de ser más creativos.
El tema de los plagios estuvo cerca de terminar en los “La Familia Trapisonda” (Ibáñez, “El Capitán Trueno Extra nº 214”, 1964)
tribunales. “Bill y Bolita”, Gag nº 145 (Roba, 1962)

A pesar de todo, y aunque Ibáñez tomó prestadas numerosas viñetas e ideas de Franquin, en muchas de estas situaciones
construyó sus propios gags o portadas de forma totalmente ajena a los guiones de este. Y aunque el número de portadas
en las que Ibáñez se dejó influir por viñetas y guiones de Franquin no llega a medio centenar, son incomparables con las
más de mil portadas que el dibujante catalán ha realizado a lo largo de más de medio siglo. Con el tiempo, Ibáñez fue
abandonando paulatinamente la costumbre de imitar a Franquin hasta encontrar su propio estilo que le reportó un
tremendo éxito a nivel nacional e internacional. Sería injusto reducir la obra de Ibáñez a una mera copia o plagio.

Fernando Javier de la Cruz reflexionaba así sobre este tema en su libro “Los cómics de Francisco Ibáñez”: “En
cierto modo, imitación y plagio forman parte de su esencia. Entre el creador y la iconosfera se produce un proceso de
retroalimentación continuo. En la Historia del Arte esta clase de prácticas tuvo lugar, en la mayoría de los casos, dentro
de un período de formación y de asimilación de novedades y recursos. El Greco, Velázquez, Cervantes y otros muchos
grandes maestros del Arte utilizaron en sus obras elementos y soluciones de otros artistas.  El plagio en artes plásticas
puede entenderse, al menos, en dos direcciones, la primera como copia de una determinada concepción estética: con
mayor o menor alcance, se copian ideas, elementos, soluciones de otros artistas; la segunda como falsificación, y
entonces la firma se copia igualmente. En Editorial Bruguera los autores se copiaron ideas, temas, representaciones y
personajes unos a otros, y se apropiaron de soluciones y recursos de otros dibujantes españoles y extranjeros sin que
ocurriese absolutamente nada. La propia editorial se apropiaba de los personajes y series creadas por sus dibujantes,
registrando a nombre de Bruguera todo el material producido”.
Y resumía así las asignaturas que Ibáñez aprendió de
cada autor : “De Franquin tomó la claridad del dibujo y
la precisión en el trazado de personajes, objetos y
escenarios, también la distribución dinámica de las
viñetas, además de alguna que otra secuencia. De
Manuel Vázquez la articulación rítmica del humor
dentro de la narración, y el nuevo marco en el que se
desenvolvieron los agentes. De Hergé y Franquin se fijó
en los guiones, más complejos y elaborados, y en la
riqueza de personajes. En las historietas publicadas en
Gran Pulgarcito Francisco Ibáñez hizo gala de un
mayor repertorio de recursos, a la vez que exhibió una
buena calidad técnica como dibujante, con resultados
de mayor sutileza con respecto a lo que se venía
Izda: "Jeanne" (André Franquin) haciendo en los semanarios de la casa”.
Dcha: "Homenaje a Escobar en su 80º aniversario" (F. Ibáñez, 1988)

Sobre estas líneas mostramos, para cerrar el artículo, una caricatura que Ibáñez realizó en el 80º cumpleaños de
Escobar. Se inspira claramente en una ilustración de Franquin en la que el dibujante belga tomó como modelo a
mademoiselle Jeanne, personaje de la serie “Gastón Elgafe”.

134
CAPÍTULO 5

LOS AUTORES APÓCRIFOS

Ilustración a lápiz de Ramón M.ª Casanyes para la portada de la revista Mortadelo n.º 48
(Ediciones B, 23/III/1988)
Introducción
Los primeros trabajos de “Mortadelo y Filemón” realizados por otras manos
que no fueran las de Francisco Ibáñez se remontan al año 1966. Dicho año el
dibujante Joan Bernet Toledano realizó una primera historieta de una página
para el “Tío Vivo” nº 278. Al año siguiente el mismo dibujante realizó 3
historietas más, también de una página, que se publicaron en los números 350,
351 y 352 de la misma revista. Toledano había trabajado previamente entintando
trabajos de un Ibáñez desbordado de trabajo por aquel entonces. Cuatro años
después, en 1971, se publicó un álbum de cromos de los agentes titulado “El
medallón robado”, cuya portada, y algunos de sus cromos, fueron realizados por
Sagasty, que colaboró junto a Blas Sanchis, dibujante de la casa.

Ese mismo año Bruguera encargó a Jan, que dos años después crearía a
Superlópez, la realización de una serie de cuentos troquelados infantiles de 8
páginas cada uno. Al año siguiente, en 1972, ilustró varios “Cuadernos para
colorear” con Mortadelo como protagonista. En noviembre de ese mismo año
comenzaron a publicarse las primeras historietas apócrifas de “Mortadelo y
Filemón” de manera ininterrumpida, siendo Martínez Osete el autor más
prolífico en dicha etapa previa a la creación del estudio de Blas Sanchis. Demos
un breve repaso a las distintas fases o etapas en las que pueden dividirse los 15 Portada del álbum de cromos de Dunkin
años durante los cuales la editorial Bruguera (posteriormente Ediciones B) “El medallón robado” (Sagasty, 1971)
generó incontables historietas de "Mortadelo y Filemón" ajenas a Ibáñez.

Primera etapa: El Estudio "Sanchis"

Hacia 1973 Rafael González decidió crear un equipo de dibujantes y guionistas


liderados por Blas Sanchis Bonet, con Antoni Bancells como ayudante más
cercano, integrado por unas 15 personas, además de los entintadores. Blas
Sanchis era un antiguo empleado de la editorial, muy polivalente, que incluso
había sustituido a grandes autores como Manuel Vázquez o Francisco Ibáñez en
algunas de sus series como “La Familia Cebolleta” o “Don Pedrito”
respectivamente. De entre todos los dibujantes que integraron dicho equipo
habría que destacar a Ramón María Casanyes, pero también a algunos otros
como Celestino Santanach Hernández (Tino), Toni Bancells y Jordi David
Redó (David), casi desconocidos para muchos a pesar de haber realizado
incontables historietas de “Mortadelo y Filemón” en dicho estudio. Otros, como
Tha (Joseph August Tharrats), trabajaron en el mismo estudio pero solo llegaron
a entintar historietas de Mortadelo. María José Cano, que comenzó en el
estudio como entintadora, terminó dibujando numerosas historietas de “El
botones Sacarino” y alrededor de una decena de historietas de “Mortadelo y
Filemón”. El guionista Francisco Pérez Navarro también estuvo integrado en el
equipo, aunque realizando principalmente guiones de “El botones Sacarino”.
“Cuentos Troquelados” (Jan, 1972)
Martínez Osete, que ya había trabajado anteriormente para Bruguera realizando
historietas de “Mortadelo y Filemón”, se incorporó al estudio Sanchis varios
años después de que este ya funcionara; no intervino en su creación. Sanchis le
hizo el favor de pedir a la editorial que fuese admitido en nómina para que el
dibujante tuviese derecho a cobrar la paga de jubilación. Sagasty, dibujante de la
casa y jefe del estudio gráfico, colaboró también en esta etapa principalmente con
portadas para diversas publicaciones, entre las que destacan “Super Mortadelo",
"Super Pulgarcito” y “Super Humor”) participando también en el mencionado
álbum de cromos “El medallón robado” (1971). Hubo otros dibujantes, como
Jan, que, sin llegar a estar integrados en el estudio, también realizaron historietas
de “Mortadelo y Filemón”. En 1973  dibujó todas las portadas de la colección de
novelas ilustradas “Risa Loca” además de las viñetas interiores de cinco de las
ocho novelas que integraban dicha colección. Ese mismo año también se encargó
de las ilustraciones del álbum de cromos “Las vacaciones de Mortadelo”.

Los dibujantes del estudio contaron con una máquina “calcadora”, ideada por
Bancells, que les sirvió de gran ayuda a la hora de imitar el estilo de Ibáñez, así
como para mantener las proporciones de los personajes y unificar estilos entre
dibujantes. El invento aumentó de manera considerable el número de aventuras
producidas por el equipo, aunque la editorial nunca llegó a recompensarle por
ello. El dibujante terminó abandonando la editorial en 1977, tras una discusión
con el señor González, y comenzó a trabajar para Disney, como veremos. “Las vacaciones de Mortadelo” (1973)
Ilustrado por Jan (con portada de Ibáñez)

136
En esta primera etapa del estudio
Sanchis, Ibáñez recibía de la editorial el
borrador de un guion con el argumento
principal y los gags para que diese su
visto bueno o lo corrigiese si fuese
necesario. Posteriormente Ibáñez
delegó esta tarea en los guionistas
apócrifos. Estos, alrededor de una
decena, fueron seleccionados de entre
más de un centenar que se presentaron
en la editorial tras leer el anuncio que la
editorial Bruguera había publicado en
el diario "La Vanguardia" en 1976 (ver
imagen izda.). De entre todos los
guionistas que realizaron historietas de
Mortadelo y Filemón habría que
destacar a Jesús de Cos, Jaume
Ribera, “Mike” Ratera y Francisco
Morillo. Otros, como Juan Zamora
Talló, José María Casanovas, Jordi
Pueyo, Pedro Roma, Francesc
“Super Mortadelo” nº7 (Bruguera, 1972) "Coca Loca Story" (Bruguera, 1973)
Portada de Sagasty Mengual o Leonardo Díaz guionizaron
Portada e ilustraciones interiores de Jan un volumen de historietas muy inferior.
Junto a ellos colaboraron con los
guiones otros veteranos que ya llevaban
tiempo trabajando en la editorial: Julio
Fernández o Francisco Serrano. Blas
Sanchis no llegó a guionizar ninguna
historieta de “Mortadelo y Filemón”,
aunque sí dibujó y abocetó varias
historietas, realizó varias portadas e
incluso algunos de los cromos de la
mencionada colección “El medallón
robado”. Algunos dibujantes también
llegaron a guionizar sus propias
historietas. Todas, en el caso de
Casanyes, o una parte de ellas, como
sucedió con Bancells. Pero la editorial
nunca pagó a estos dibujantes y
guionistas en concepto de derechos de
autor, erigiéndose así como la
Anuncio de Bruguera demandando propietaria de cualquier personaje
"guionistas-dibujantes" creado por aquellos. Tampoco acreditó
("La Vanguardia, 11/V/1976)
la autoría de ninguna de sus historietas,
Blas Sanchis Bonet
a excepción de los guionistas. Con el
tiempo, toda esta ingente producción de
aventuras fue elaborada de manera
totalmente ajena a la supervisión de
Ibáñez.

El estudio permaneció dirigido por


Sanchis hasta el año 1978. El dibujante
Juan Manuel Muñoz comentó que se
incorporó a Bruguera en dicho año y
que fue el propio Sanchis quien le dio
su primera oportunidad, después de
hacerle unas pruebas como entintador.
Ese mismo año Sanchis abandonó la
editorial y Sagasti se convierte en el
nuevo director artístico. A comienzos de
los ochenta Sanchis fundó la agencia de
dibujos infantiles Estudios Bonnet.
Trabajarán para él Toni Bancells, Tino
Carnet de Bruguera - María José Cano (Dibujante, 1972). La ilustradora ingresó en el Santanach, Jordi David Redó y Ángel
equipo de montaje liderado por Ángel Duque. Después pasó a formar parte del estudio García.
Sanchis como entintadora y posteriormente realizando numerosas historietas de “El
botones Sacarino” y alrededor de una decena de cortas de “Mortadelo y Filemón”.

137
El uso de la "calcadora" dio lugar a la repetición de ciertos patrones en
numerosas viñetas, como vemos en estas dos historietas dibujadas por el propio Portada de Blas Sanchis. “Super Humor”
Bancells ("Bombazo en las carreras" y "Bomberos") en 1978. Bruguera nº 4 (1975)

Segunda etapa: el “Bruguera Equip”

El Bruguera Equip fue una extensión del equipo que tiempo atrás había
creado Rafael González. De dicho equipo ya habían salido algunos
guionistas y dibujantes, como Bancells, pero habían llegado otros nuevos
posteriormente, como Juan Manuel Muñoz. Con la misma firma también se
publicaron historietas realizadas por dibujantes de la agencia Comicup
Studio (fundada años antes –en 1980- por José Luis Cánovas Martínez)
como Miguel Fernández y Daniel Pérez. El entonces gerente de Bruguera,
el señor Conde, reunió a dibujantes (Lurdes Martín, Juan Manuel
Muñoz…), guionistas (Jesús de Cos, Jaume Ribera…) y al propio
Cánovas (Comicup), además de otros miembros de la editorial como a Ana
M.ª Palé , Sagasti o la entintadora Laura Masanella, para comunicarles la
formación del nuevo equipo de trabajo de forma oficial. El cambio supuso
una mejora salarial en el equipo, aunque esta época de bonanza no duraría
mucho ya que meses después comenzarían los retrasos en los pagos.

El nombre de Bruguera Equip comenzó a utilizarse de manera oficial


desde 1985, cuando Ibáñez abandonó la editorial para publicar aventuras de
nuevos personajes en la revista “Guai!”. Poco a poco fueron publicándose "¡Que no cunda el pánico!
varias historietas largas con la firma del “Bruguera Equip”. El nombre ¡Tenemos trabajo!" (Página 1, 1986)
también empezó a aparecer, aunque no siempre, en las historietas que se
publicaban de forma serializada en cabeceras como como “Mortadelo” 2ª
etapa (a partir del n.º 270) o “Mortadelo Especial” e incluso en las portadas
de los álbumes en los que se publicaban de manera íntegra, como “Olé!” y
“Magos del humor”. En esta época aparecieron “¡Que viene el fisco!”
(1984-85), “A la caza del Chotta” (1985), “El crecepelo infalible” (1985),
“El mundial de México 86” (1986), “La médium Paquita” (1986), “Simón,
el escurridizo” (1986), “El profesor Probeta contraataca” (1986) y “La
secta del Zum-Bhao” (1986). Algunas de las historietas largas de esta época
fueron realizadas por varias manos. Sirva de ejemplo “El profesor Probeta
contraataca”, en la que trabajaron, entre otros, Miguel Fernández (páginas
1 a 4) y Daniel Pérez (páginas 5 a 24). En dichos años se crearon, además,
dos aventuras largas exclusivamente para el mercado alemán, que contaba
con mucha demanda por aquel entonces: "Nur kein Gehetze - wir haben
Arbeitsplätze!" (1986) y "Vom Affen gelaust und losgesaust!" (1987), que
tradujimos al castellano como “¡Que no cunda el pánico! ¡Tenemos
trabajo!” y “Monos con garrapatas, ¡y huidas por patas!”
respectivamente. Ambas aventuras, de muy baja calidad, fueron dibujadas
por Lluís Recasens (“L'Avi”), que reconoció haberlas dibujado a base de
calcadora partiendo de historietas de Ibáñez. Fueron distribuidas al mercado “El profesor Probeta contraataca”
alemán a través de la agente Jutta Langer. (Bruguera Equip, 1986)

138
Tercera etapa: el “Equipo B”

A finales de 1986 el Grupo Zeta compró


Bruguera, y con ella todo su material, pasando esta a
formar parte de Ediciones B. El nuevo director,
Miguel Pellicer, encargó más material a los
trabajadores del Bruguera Equip, integrado aún por
dibujantes como Juan Manuel Muñoz. El equipo
pasó a llamarse “Equipo B”. Así, a partir de 1987,
comenzaron a publicarse nuevas historietas de
"Mortadelo y Filemón" con dicha firma, a la espera
del retorno de Ibáñez a la editorial. Al igual que en la
etapa anterior, la editorial también encargó algunas de
estas historietas a la agencia Comicup Studio, que
contaba con dibujantes como Enrique Cerdán o
Lluís Recasens, entre otros muchos. "La banda de Matt U'Salen" (Equipo B, 1987)

En esta etapa se publicaron tres nuevas aventuras


largas: “El lavador de cerebros” (1987), “El rayo
transmutador” (1987) y “La banda de Matt
U’Salen” (1987), que aún mantuvo la firma del
desaparecido “Bruguera Equip”. También vieron la
luz numerosas historietas cortas como “Bienvenido
Papá Noel” (1987), “Condenados por el hampa”
(1987), “El sastre” (1987), también aún con firma del
Bruguera Equip, “El antídoto” (1987), “Jack el
deshollinador” (1987), “La invisibilina” (1987), “La
mafiosa” (1987), “La mano negra” (1987), “La
perrita” (1987), “El samurai” (1988) o “La
buenomicina” (1988), entre otras muchas.

En aquel momento Ibáñez había decidido denunciar


a Asensio, director del Grupo Z, por publicar
historietas de sus personajes sin pagarle un céntimo
en concepto de derechos de autor, lo que
desembocó, como vimos en el segundo capítulo, en
una dura batalla legal entre ambas partes. A principios
de 1988, después de que Ibáñez llegase a un acuerdo
con el Grupo Zeta, el “Bruguera Equip / Equipo B”
se disolvió definitivamente. A pesar de todo,
Ediciones B siguió publicando material de autoría
apócrifa, incluidas al menos dos portadas de Juan
Manuel Muñoz, en varias de sus publicaciones, y
siguió haciéndolo durante años de forma indefinida
con historietas como “El caso de los párvulos”, de
Casanyes, sin que este cobrase ningún tipo de
beneficio a cambio. Portada de la revista "Yo y Yo" nº 4 (Francisco Ibáñez, 1987)

En este capítulo intentaremos realizar un recorrido a lo largo de la vida y obra de los principales guionistas y
dibujantes que más destacaron en aquella etapa “oscura” y que supieron insuflar vida, con mayor o menor fortuna, a
los personajes del cómic más famosos de nuestro país.

Boceto realizado por Ramón Mª Casanyes para la aventura larga “Las criaturas de cera vivientes” (1982)

139
Bernet Toledano – El primer “negro”
"Ya sabes que Ibáñez es muy minucioso.
Si hace una locomotora, le pone todos los tornillos,
y si representa un Volkswagen, no le falta nada”.

Bernet Toledano, entrevistado por Manuel Darias

Joan Bernet Toledano fue un dibujante y guionista español


que nació en Barcelona el 6 de julio de 1924 y falleció en
Pontons, Vilafranca del Penedès, a los 84 años de edad el 31
de marzo 2009. Fue hermano del dibujante Miguel (más
conocido como Jorge, el creador de “Doña Urraca”) del que
aprendió mucho desde muy pequeño.

Hacia 1942, cuando su hermano consideró que Joan Bernet


Toledano estaba preparado, decidió presentarle al señor
González, director de Bruguera, pero la cosa se frustró y el
artista tuvo que irse a trabajar con su padre en una fábrica de
helados. Con 18 años y con una profunda vocación como
historietista decidió presentarse en la Hispano Americana de
Ediciones, que le aceptó rápidamente en su plantilla y le
publicó la portada de una de sus revistas; por entonces le
pagaron 500 pesetas, una cifra más que razonable, que le animó Bernet Toledano dibujando en su estudio
a dedicarse profesionalmente a la historieta. Posteriormente
(1943) también realizó algún episodio de la serie “Fábulas”
para la misma editorial. Hacia 1950 apareció un nuevo trabajo
de Bernet Toledano: “Heleno el sereno”, esta vez publicado en
la revista “Búfalo”.

En 1952 Bernet Toledano colaboró en animación en el filme


“Sueños de Tay Pi”, de los estudios Balet y Blay (fundado por
Ramón Balet y por José María Blay Castillo). Ese mismo año “Heleno el Sereno”, (“Búfalo” nº 4, ca. 1950)
también realizó dibujos del personaje “Pep Siglas” para la
revista “Nicolás”.

En 1965 entró en “TBO” y se convirtió en uno de los pocos


dibujantes que, como Benejam con “La Familia Ulises”,
Muntañola con “Josechu, el Vasco” o Sabatés con “Los
Grandes Inventos de TBO”, cuente con una sección fija con
su personaje “Altamiro de la Cueva”, serie que guionizó
Carlos Bech. Toledano había presentado el personaje al señor
Viña y tuvo la suerte de que a su mujer (santanderina) le hiciera
mucha gracia, entrando por la puerta grande en el “TBO”. A
partir de la creación de “Altamiro de la cueva” fue cuando el
dibujante comenzó a ser conocido a nivel nacional.
Caricatura de todo el equipo de “Balet y Blay”
Trabajando aún para “TBO” Bernet Toledano colaboró con Bernet Toledano (autoretratado en el nº 3), 1950
otras editoriales como Bruguera, para la que empezó
realizando inicialmente historietas realistas en la línea de la
serie inglesa “Comando Steel”. Posteriormente realizó otras
tareas entre las que destacó el entintado de algunas páginas de
Ibáñez, por entonces en pleno apogeo y desbordado de trabajo.

En 1966 y 1967, como comentamos al inicio del capítulo,


también dibujó para Bruguera las primeras historietas
apócrifas de “Mortadelo y Filemón” que aparecieron en los
“Tío Vivos” 278, 350, 351 y 352 y, posteriormente, en la
colección “Olé!”, coloreadas y retituladas como “Coche
sorpresa”, “Mortadelo el Escurridizo”, “Invento “Altamiro de la Cueva” (“TBO”, 1965).
Sensacional” y “Una Idea Genial”. Serie que catapultó a la fama a Bernet Toledano.

140
También trabajó para Bruguera en la colección de novelas ilustradas
“Risa Loca” con la aventura “El caso de los loros”, en la que sí se
reconoció su autoría. Para Bruguera también creó páginas de otros
personajes de Ibáñez como “Rompetechos” y “13 Rue del Percebe”,
serie que abordó a lo largo de dos años: 7 páginas entre noviembre y
diciembre de 1967, y desde agosto de 1968 a enero de 1970. También
dibujó unas pocas páginas de “La familia Trapisonda” en “El Capitán
Trueno Extra” (413, 415 y 416) y alguna entrega puntual de “Uhu” y
“Pepsiman”. Bernet Toledano simultaneó muchos de esos trabajos con
otros para editoriales extranjeras, pero en ninguno ellos apareció su
firma.
Tio Vivo nº 350, "Mortadelo el escurridizo".
Entre los años 1971 y 1972 la editorial Doncel publicó la revista
(Bernet Toledano, 1967)
“Trinca” y Bernet Toledano también trabajó para ella, mientras aún
seguía colaborando con “TBO”, Bruguera y otras editoriales europeas.
Para dicha revista creó la serie "Los Guerrilleros" (con guión de
Andrade), ambientada en la guerra de la independencia contra
Napoleón. La serie constó de tres historias de cuarenta y ocho paginas,
que aparecieron por episodios en la revista y se recopilaron en los
números 3, 7 y 14 de la colección de álbumes “Trinca”. Llegó a editarse
posteriormente en Holanda sin su consentimiento, y sin que el autor
cobrase un sólo céntimo por sus derechos de autor. También se publicó
en Francia por la editorial Bédésup y fue presentada en el Salón de
Angulema, donde se la comparó con el “Astérix y Obélix”, de Uderzo
y Goscinny.
“El caso de los loros” En aquella época realizó también una versión de “Don Quijote” para
(Bernet Toledano, Bruguera 1973)
la misma editorial, pero los originales se perdieron, lamentablemente, en
un viaje a Suiza. Poco después creó la serie “Drakkar y Reno” para la
Polygon Publysed de Suiza, cuyos originales también se extraviaron.
En 1973 trabajó para Euredit, para la que creó el personaje
“Franciscostein” (a base de paneles de gags mudos) que alternó con
otros muchos trabajos. Durante seis años realizó “Epi y Blas” para una
editorial alemana, acompañada de páginas didácticas para niños.

Pero, además de estas series, Bernet Toledano fue uno de los autores
más fecundos de nuestra historieta, publicando numerosos trabajos en
revistas como "Can Can" (1959 y 1960), "Chito", "TBO 2000",
"Gaceta Junior", "Tío Vivo", "Tele Color" (1963), "Din Dan", "El
“La Familia Trapisonda” DDT", "Pulgarcito", "Mortadelo", "Super Mortadelo", "Pepe Cola",
(“El Capitán Trueno Extra”, n.º 416,
Bernet Toledano, Bruguera, 1/I/1968) "Tebeos del bollo", "Estrellita", "El Wendigo", "La PZ", Xanadú",
"Funnies", "El Ruedo", "Mata Ratos", "JauJa" o "Super
Pulgarcito", además de crear personajes tan recordados como "Serafín
Doblones, compra y venta de automóviles" en las revistas “Din Dan”
(1968) y “Super Mortadelo” (1972, como "Serafín y Cía"),
"Archibaldo", "Don Vicente, vive deportivamente" (1970),
"Superagente Secreto A.E.I.O.U." para “Gaceta Junior” (1970),
"Juanito Flores" en “Terror Fantastic”, “Chito” (1971), “Juanito, Er
Kiko” (para “Trinca”, en 1971), "Ursus y Evaristo" (en “Din Dan”,
1972) y "Filadelfio Gun" (en “Pulgarcito”, 1972).

Desde 1972 realizó bienalmente una exposición de sus dibujos en el


Museo de Vilafranca del Penedès con motivo de su Fiesta Mayor, en
“13, Rúe del Percebe” (Bernet Toledano) la que exponía láminas que representaban en tono de humor diversos
aspectos de los festejos y de las manifestaciones culturales más típicas y
de actualidad de dicha localidad.

En 1977 dibujó, junto con Alba y Perera, los cinco primeros números
de la serie "De los Apeninos a los Andes" sobre guiones de Gustavo
Alcalde para ediciones Recreativas, y en 1985 ilustró y guionizó en
cómic la exitosa serie de televisión "Dragones y Mazmorras" en
colaboración con otros autores como Efepé, Pascual Ferry o Fco.
Javier Montes. Dos décadas después, en 1997, escribió el libro
“L'Estaquirot” y en el año 2000 ganó el premio Diario de Avisos a la
totalidad de su obra de humor. Bernet Toledano fue además tío de Jordi
Bernet, dibujante de personajes como “Torpedo 1936” o “Clara de
“Los guerrilleros” (“Trinca”, 1970-73) noche”.

141
Martínez Osete – Genio no reconocido
"A base de estar muy al corriente de lo
que se hace por el mundo, siempre se va
aprendiendo, pero considero una lástima que
al principio no contara con un buen maestro".

(Martínez Osete, Entrevista en “DDT”)


Juan Alejandro Martínez Osete nació en Los Cantareros,
pedanía de Totana (Murcia) el 17 de julio de 1921 y falleció en
Barcelona en 2002. Fue un historietista español, entintador y
dibujante, que utilizó varios seudónimos o firmas, sin un criterio
claro: Acosta, J. Martínez Osete, Martos, Mart-Os, Martz,
Martínez, Martínez Osete, Oset y O'set. Artista polifacético, se
encargó de continuar gran cantidad de series ajenas.

Tras vivir con su familia en Marsella tuvo que acudir a Barcelona a


cumplir el servicio militar en 1943. Allí se instaló, se licenció, y
además de ejercer diversos oficios, practicó un dibujo autodidacta que
le ayudó a colocar algunos de sus trabajos en revistas locales. Juan Alejandro Martínez Osete
Martínez Osete fue un fiel admirador de artistas franceses como
Pélotsch, que entonces hacía dibujo cómico y futurista en la revista
francesa “Junior” (en la que aparecía el Tarzán de Hogarth),
Uderzo, dibujante de Astérix y Michel Tanguy para “Bravo”, y
Jean Giraud dibujante de “El teniente Blueberry” para “Bravo” y
“Pilote”). El artista lamentaba no haber podido contar con un buen
maestro en sus inicios. Y es que Osete tuvo vocación para el dibujo
desde que estaba en la escuela, donde copiaba ilustraciones de libros
y cuadernos, llegando incluso a publicar una revista-boletín para un
grupo católico marsellés que realizaba él mismo de manera íntegra
(escribiendo, editando y dibujando) aunque por aquel entonces
únicamente realizaba dibujo cómico.
Viñeta gráfica realizada por Pélotsch
En 1944, poco después de haberse instalado en Barcelona, realizó
su primera publicación profesional. La revista “Hola”, dirigida
entonces por Irurozqui, le compró varios chistes que se pagaban
entonces a 40 pesetas. Tras esto, publicó otros en la revista infantil
“Atalaya” (muchos de los que la revista “Hola” había rechazado y
que cobraba a razón de 5 pesetas por chiste), en el “TBO” y en la
revista “Pocholo”.

En 1945 creó la serie "Red Dixon", de corta vida, para la editorial


Fantasio, para la que también creó "Cuentos de Hadas" y otra corta
serie, "Kid Martin". A partir de 1947, tras contraer matrimonio,
comenzó a trabajar para la editorial Toray colaborando con Giral en
dos series, "Hazañas de Yelmo Negro" (1947) y "El Silencioso" "Hazañas de Yelmo Negro" (Toray, 1947)
(1949). También creó páginas cómicas para “Garabatos” y entintó
páginas de otros dibujantes: Ferrando (en sus cuadernillos "El
Diablo de los Mares" y "Zarpa de León") e Iranzo ("El Capitán
Coraje"), convirtiendo desde entonces el entintado en parte esencial
de su trabajo, ya que será una tarea que realizará en múltiples
ocasiones a lo largo de su vida.

También trabajó esos años para la editorial Grafidea realizando el


western "La máscara de los dientes blancos" guionizada por
Federico Amorós (1948), finalizando la serie "Mascarita" en 1949
(serie que había sido iniciada por el dibujante Pedro Alférez),
entintando los lápices de Ambrós para "El jinete Fantasma" o con la
serie "La mano que aprieta" (1948). "La máscara de los dientes blancos" (Grafidea, 1948)

A partir de 1950 comienza a trabajar para la editorial Marco realizando cuatro cuadernos de aventuras semanales,
que se pagaban a doscientas pesetas cada uno. Fue una etapa muy fructífera en la que realizó series como “Castor el
Invencible” (1951), “El Puma” (1952), un western compuesto de dos series que tuvo mucho éxito, “Lucha de raza”
(1952), “Rock Robot” (1957), “Thorik el invencible” (1959) o “Simba Kan” (1961). También colaboró en revistas
de humor de dicha editorial como “La Risa” (1952) e “Hipo, Monito y Fifí” (1953), para las cuales realizó muchas
historietas de grafismo realista).

142
También desarrolló una amplia producción humorística, ya en páginas de variedades, con tiras sin personaje fijo,
chistes y pasatiempos, ya en series propias o continuando los personajes de Emili Boix. Entre las series propias en
“La Risa” destacamos “Lucas y Tomás”, una pareja de detectives, los trogloditas “Kolas” y “Pako Bruto”, “El
gitano Andrés”, el infeliz “Pepe Panoli”, el morito “Sidi-Omar” o el cazador de fieras en África “Tartarín de
Tarascón”.
Como continuísta, ilustró las series de Boix “Nicóstrato
Mochales” (1954), “Bob-Ayna y Pat-Acón”, “Nicómedes
Camueso” y “Shelo Comes”. Ibáñez, como vimos en el primer
capítulo, también dibujó historietas de algunas de estas series en
sus primeros años como dibujante, pero de manera puntual. La
labor de Osete se prolongó en decenas de páginas durante toda la
historia de la publicación. Asimismo, Osete colaboró en otras
publicaciones de Marco, como “Hipo, Monito y Fifí”, con series
protagonizadas por animales antropomorfos tales como el cuervo
“Kolas” (1952). Firmada como Martínez “Tito Sandunga”, el gato “Periquito”, y un sabueso de gran
tamaño en el rol de “El Sheriff Paco”. También el serial de
aventuras humorísticas de Narizán (1954), inspirado en el
personaje creado por E.R. Burroughs. En otras publicaciones de
Marco como “Mundo Infantil”, “P.B.T.” “Timoteo” o “Pim,
Pam, Pum” y de otras editoriales como “Chicos” (Gilsa),
“Atalaya” (Atalaya), “Garabatos” (Toray), “Chispita”
(Grafidea), “Jaimito” y “Merche” (Valenciana), Osete dejó toda
una retahila de personajes de fugaz recuerdo, como “Pancracio y
su mujer Cirila” (1952), “Nicéforo”, “Atanasio”, “Manué”,
“Katy”, “Celedonio”, “Mr Snif”, “Pancho”, “Lolita”, “Tim y
Tom detectives”, “Cazando fieras”, “Bartolo” (1957), “Kanuk
el esquimal” y muchos otros.
Portada de la serie “Castor el invencible ( Marco, 1951)
Durante todos estos años también hizo numerosos trabajos para
varias editoriales del momento: “Sugar, agente secreto” y “Tim,
siete tiros” para Hispano Americana, “La Sombra Justiciera”
(1954-57), “El Poder Invisible” (1957) y “Davy Crockett”
(1959) para Ferma y “Martín Vega de la B.I.C.” con la editorial
Ricart (1955).

En 1961 Martínez Osete decidió aceptar la oferta de la Editorial


Bruguera para incorporarle a su equipo. Le asignaron
inicialmente la creación de aventuras de “El Capitán Trueno”
(1962). El dibujante ya tenía experiencia entintando a Ambrós, ya
que, como comentamos, trabajó junto a él pasando a tinta muchos
de los cuadernos de la serie “El Jinete Fantasma” de Grafidea.
Portada de la serie "Rock Robot" (Editorial Marco, 1957)
Tuvo que compaginar ese trabajo entintando numerosas portadas
de otros dibujantes para la colección de cuadernos, el “Álbum
Gigante” y en los Extras y Almanaques. De todos ellos fue
tomando su estilo y fusionándolo con el suyo propio.
Posteriormente la editorial le asignó otras muchas series como
“Víctor, héroe del espacio”, “Los comandos de África” o “El
Jabato”. Para Bruguera también realizó dos historias que,
después de publicarse originalmente en revistas de humor, pasaron
a integrar la colección “Joyas Literarías Juveniles”: “Quo
Vadis?” (1971), y “El faro del fin del Mundo” (1973).Entre 1963
y 1965 se publicaron algunos de sus trabajos dentro de la serie
“Héroes”, también de Bruguera, para la cual dibujó historias de
“El Capitán Trueno” (“El yelmo de Gengis Khan”, 1963), “Rin-
tin-tín” (“La carreta fantasma”, 1963), “Lassie” (“El arma
secreta”, 1963), y “Furia” (“El rapto de Furia”, 1965).
Portada de la serie "El Capitán Trueno" (Bruguera, 1962)
A partir de 1967 y durante toda la década siguiente, Osete realizó personajes propios de humor para las revistas
juveniles “Din Dan” (Nicanor Rasquete, Pacomio y su aprendiz Bonifacio), “DDT” (Leonardo Pi), “Pulgarcito”
(Anatolio Catador, Yüsuf), “Sacarino” (Durand y Dupont), “Super Carpanta” (Boy, el niño de la selva), tomó el
relevo a Ibáñez en personajes publicitarios como Kinito, Uhu y, sobre todo, Pepsimán, creó decenas de páginas de
juegos y pasatiempos, y, ya en los años ochenta, ilustró algunas secciones escritas por Francisco Serrano como las
“Fábulas”, “Esas pequeñas cosas” o “Don Severo Cascarrabias”. En 1968 Jaume Perich realizó una entrevista a
Martínez Osete para la revista “DDT” en la que se desvelan algunas curiosidades de la vida profesional del artista. En
aquella entrevista, que reproducimos en la página siguiente, llaman la atención los comentarios que el artista destacaba
sobre su lugar y hábitos de trabajo.

143
Portada de la serie “Los Comandos de África” - Editorial Bruguera Portada de la serie “El Jabato” - Editorial Bruguera

"Dibujo en mi casa, en un gallinero que tengo en


el terrado y que habilité para estudio. Soy un
hombre organizado y tengo montado un horario:
por la mañana de ocho a doce, y luego por la tarde
empiezo a las tres hasta las siete aproximadamente,
aunque, claro, esto depende un poco del trabajo
que tenga... Me gusta dejarme cada día un par de
horas para hacer alguna página de dibujo
humorístico, que es lo que en realidad me continúa
gustando... Dibujo a pincel y lo acabo mucho a
lápiz. Antes no podía hacerlo así, ya que dije que
me hacía cuatro cuadernos a la semana, y debía
trabajar con una rapidez de loco; entonces, apenas
bocetaba a lápiz, y lo hacía a tinta al galope. Había
llegado a realizar un cuaderno entero en una
noche".
Aventuras de la serie “Héroes”, Martínez Osete, Bruguera (1963-65)

En 1972 se incorporó al equipo de Blas Sanchis dibujando cientos de páginas de personajes de otros autores como
“Mortadelo y Filemón” de Ibáñez. De todas las aventuras que realizó, la mayoría de ellas entre noviembre de 1972
y el año 1981, se han contabilizado más de doscientas sesenta y cinco. Muchas de ellas fueron versiones de otras
aventuras realizadas previamente por Francisco Ibáñez. La editorial había considerado que muchas de las aventuras
más genuinas de Ibáñez eran demasiado antiguas e intentó modernizarlas, aunque el artista no supo dotar a los
personajes de la expresividad y el dinamismo a los que el público estaba acostumbrado. El propio Sagasty tuvo que
retocar numerosas viñetas de “Filemón” porque su acabado no convencía a la editorial.

“¡Misión peligrosa!”  1ª aventura de "Mortadelo y Filemón" de 2 páginas realizada por Martínez Osete (13/XI/1972)

También realizó páginas publicitarias como la que se distribuyó en numerosas revistas Bruguera entre los años
1973 y 1974 para promocionar el juguete-proyector "Jomakín" o los chicles “Dunkin”, como comentaremos en
detalle más adelante. En aquella etapa creó además páginas de otros personajes como “Pepsiman” (“Tío Vivo”,
1972), “Pepe Gotera y Otilio” , entre ellas la aventura larga “El castillo de los Pelmhacudy”, o “El Botones
Sacarino”. Nunca llegó a firmarlas pero sí les aportó su reconocible estilo. Por aquel entonces las condiciones de
trabajo no eran para tirar cohetes: el equipo de entintadores trabajaba en una gran nave; dibujantes y entintadores
trabajaban a sueldo, en plantilla, mientras que los redactores que escribían guiones fuera de sus horarios los cobraban
como colaboraciones. Mortadelón compartía en su blog varias imágenes del equipo de entintadores de Bruguera. Una
de ellas fue tomada hacia el año 1978, y entre los entintadores podemos ver a Martínez Osete.

144
Entre otros personajes dibujados en esta etapa
por Martínez Osete cabe destacar a “Durand
y Dupont”, “Jeremías”, “Yusuf” (1980) y
“Boy”. Con el cierre de Bruguera en 1986,
Martínez Osete se retiró por completo del
oficio de dibujante.

En 2006 se realizó una exposición dedicada


a “El Capitán Trueno” en la 24ª edición del
Salón Internacional del Cómic de
Barcelona. Dicha exposición incluyó una
página original de Martínez Osete en el
apartado dedicado a los grandes dibujantes que
dieron brío a las aventuras del personaje en
distintas épocas.

A la vista de lo expuesto podemos afirmar


que Martínez Osete es, indudablemente, uno
de los dibujantes más prolíficos de la historieta
Grupo de entintadores. Osete se encuentra en la parte española en el panorama español de
superior (2º desde la izquierda). 1978 aprox. posguerra (1940-1960), siendo uno de los
pilares básicos del tebeo de aventuras español,
y con más mérito, si cabe, teniendo en cuenta
las condiciones en que concibió y plasmó sus
creaciones. Pocos autores alcanzaron cotas tan
altas a nivel artístico y comunicativo como
Osete, que se ha consagrado así como un
maestro de la historieta de nuestro país. Sus
páginas, de una línea clara, atractiva y
limpia, nunca resultaron farragosas o
indescifrables. Prácticamente todas sus
creaciones fueron un éxito, aunque no todas
tuvieran el mismo nivel de calidad. Y sin
embargo, a pesar de todo, Martínez Osete cayó
en un prematuro olvido para los estudiosos del
medio.

Thorik el invencible

De Izda. a dcha.: Sagasty, Gina, Antonio Carrillo, Martínez Osete, Ramón y


No deberíamos terminar la biografía del
Eduardo (colorista). En la silla, Ángel Segura. A la derecha puede autor sin destacar en unas breves líneas a uno
verse la famosa calcadora utilizada en Bruguera para crear “Mortadelos”. de los personajes que más ha brillado de entre
todos los que ha creado Osete: “Thorik el
invencible”. El personaje fue publicado en
1959 durante 20 números por la editorial
Marco. La calidad de su dibujo y su guion
son los pilares de la serie, que contó además
con unos personajes interesantes y creíbles.
La serie atrapaba al lector desde el principio y
no cansaba en segundas o terceras lecturas. Sin
embargo, su éxito fue más bien escaso, quizá
debido la arrolladora irrupción de la televisión
y el vinilo, que atrajo hacia sí a una enorme
masa juvenil. La importación de tebeos
extranjeros, principalmente
norteamericanos, editados en color, también
pudo contribuir a frenar el éxito de la serie.

"Más tarde entré en la editorial Marco,


"Thorik el invencible" (1959) donde llegué a realizar cuatro
cuadernos de aventuras semanales.
Me pagaban doscientas pesetas por cada uno
y debía hacer el guion, rotularlo y dibujarlo.
Estuve trece años en Marco..."

(Martínez Osete, "DDT" nº 44, 1968)


145
Julio Fernández – Guionista en la sombra

“Para ser guionista sólo es necesario poseer dos cosas:


inteligencia y una máquina de escribir.
Hay quien tiene solo lo último,
pero son los que más triunfan.”

Julio Fernández
(“Bruguelandia”, nº 6)
Director editorial, redactor y guionista de historietas.
Nació en Logroño, aunque muy pronto se trasladó a
Zaragoza, donde estudió en el colegio de los Padres
Escolapios, jugó al rugby y llegó a ser miembro del equipo
local de hockey sobre patines. En dos años consecutivos fue
campeón regional de boxeo de los pesos gallo y pluma
además de entrenar a un equipo de baloncesto femenino en
Burgos, y posteriormente al equipo de fútbol de la editorial
Bruguera.

Su llegada al mundo del cómic se produjo por casualidad.


De niño era el terror de la casa: capaz de dibujar en cualquier
sitio con el carboncillo. En la escuela comenzó a novelar a su
manera las lecciones de historia sin ser consciente de que
terminaría dedicándose a ello profesionalmente.
Posteriormente viajó a Francia aunque terminó
estableciéndose poco después en Barcelona, donde conoció
por casualidad a Carlos Conti, sin lugar a dudas su Julio Fernández
indiscutible maestro, del que adquirió muchos de los
conocimientos que más adelante le ayudaron a llegar donde
llegó.

Conti le contrató como ayudante durante varios meses antes


de recomendarlo para el puesto de dirección artística en la
Hispano Americana de Ediciones, a las órdenes de Juan
Ernesto Vinardell (“Ardel”), donde compaginó y corrigió
historietas de “Rip Kirby”, “Flash Gordon”, “El agente
secreto X9”, “Tarzán, el hombre mono”, “Merlín el mago
moderno”, “El hombre enmascarado”, “Jorge y Fernando”
y “Suchai, el pequeño limpiabotas”, adquiriendo una
depurada técnica que posteriormente le será muy útil. Fue
entonces cuando realizó sus primeros guiones; relatos
policíacos sin remuneración alguna. Solo por el placer de
hacerlos. Carlos Conti y Ardel, maestros indiscutibles de J. Fernández

En 1952, recién casado, ingresó en la editorial Bruguera,


donde trabajó como rotulista, compaginador, guionista,
redactor y director de varias revistas: “Tío Vivo”, “El
Capitán Trueno”, “Jabato” y “El Campeón”. Allí se
convirtió en un guionista profesional creando guiones para
tebeos románticos como “Sissi”, “Sissi Juvenil”, “Sissi
Novelas gráficas” o “Blanca” y para las colecciones “As de
corazones”, “Celia” y “Capricho”. Poco después creó
también guiones para tebeos de género policíaco,  novelas
gráficas para adultos como “Calibre 44” y “Sospecha”,
series como “Los cuatro justicieros” y “El inspector Dan de
la Patrulla volante”, y adaptaciones para la “Colección
Historias”, firmando siempre con otros pseudónimos: Carlos
Mendizábal, Alan Barry, en guiones policíacos y
sentimentales, Julius, en relatos humorísticos, Kayruzán, en
revistas de género infantil, Hondo Layne, en relatos de
western, y Héctor Valdés.
0
Posteriormente creó guiones para libros de la colección
“Héroes” como “Bonanza”, “La perra Lassie”, “Huracán”
o “Duelo en el fondo del mar” así como algunos minilibros
para la colección “25.000 palabras”. “Merlín, el mago moderno" y “Suchai, el pequeño limpiabotas"

146
Para la editorial “Archivo de Arte” Julio
Fernández creó las series semanales “Lone
Rock”, “Mike Madison” y “Orlando,
príncipe de las tinieblas”. Para Ibero
Mundial de Ediciones, realizó la serie “El
delfín negro”, también semanal, y un cuento
de humor en la revista "Matarratos".

Más adelante, también para Bruguera, creó


guiones de personajes de humor firmando en
muchos casos con su nombre completo (o
bien como "J.F."): “El profesor
Tragacanto”, “El Doctor Cataplasma”,
Algunas de las publicaciones para las que Julio Fernández realizó guiones “Plurilópez”, “Cucaracho”, “Pepe Trola”,
“Maff y Osso”, “Pepe Gotera y Otilio” y
“Maripili y Leopoldino, un matrimonio
muy fino”. En dichos guiones se trabajaron
los personajes, dándoles psicología y
personalidad, motivaciones y reacciones. Un
buen ejemplo son “Maff y Osso”.

También guionizó múltiples aventuras cortas


de “Mortadelo y Filemón”, aunque sólo dos
de ellas llevan su firma, y una aventura larga:
“El Profesor Probeta contraataca”, aventura larga de “Mortadelo y Filemón” “El profesor Probeta contraataca” (1986).
guionizada por Julio Fernández en 1986
El guionista fue, además, objeto de
numerosas caricaturas realizadas por
muchos dibujantes a lo largo del tiempo.
Ibáñez le incorporó en la historieta corta
“Hacer un extraordinario...”, en la que
aparecía como un hombre ya entrado en años,
metiéndose continuamente con su estatura. El
artista también fue retratado por Ibáñez como
“Kar-Akol” en la aventura “Contra el ‘gang’
del Chicharrón”. En otra aventura corta de
Francisco Ibáñez (“Desbarajuste integral
propio de una editorial”), publicada en el
número 500 de la revista “Mortadelo”
Bruguera (23/VI/1980), se ve a Julio
Fernández caricaturizado con una
“amigable” y “pacífica” actitud.

En el n.º 6 de la revista Bruguelandia


(26/XII/1981) Julio Fernández redactó un
artículo autobiográfico que se publicó
Caricatura de Julio Fernández (por Ibáñez). “Bruguelandia” nº 6 (XII/1981) acompañado de tres caricaturas más del
artista, una de ellas dibujada por el genial
Raf.

Caricatura de J. Fernández (por Raf) "Fernández y Matías Guíu" en “Desbarajuste J. Fernández caricaturizado por Ibáñez
“Bruguelandia” nº 6 (XII/1981) integral propio de una editorial” (1980) en “Hacer un extraordinario…” (1983)

147
Jaume Ribera – De la realidad a la ficción
Jaume Ribera Montaña nació en
Sabadell en 1953. Se licenció en Ciencias
de la Información (rama periodismo) y
Psicología y poco después ejerció como
periodista freelance para varias agencias.
Pronto se dio cuenta de que prefería la
ficción a la realidad y, con sólo 18 años,
comenzó a trabajar como guionista para la
editorial Bruguera escribiendo guiones
de cómic para numerosos personajes de
dicha editorial, especialmente de autores
como Martz-Smichdt y Edmond.

Su primer personaje se llamó


Jaume Ribera en su etapa en Bruguera (1981) y en 2011
“Marujito”, del que escribió la mayoría
de sus guiones aun no habiendo sido él
quien le dio vida, lo hizo Cerdán.
Posteriormente creó guiones de
numerosos personajes de Bruguera entre
los que destacan: “Maff y Osso”,
“Deliranta Rococó”, “El Doctor
Cataplasma”,“El profesor Tragacanto”,
“Insegurini”, “Pepe Trola”, “Eustaquio
Trompeta”, “Jorge y Rosita”, “Camelio
Majareto”, “Angustio Vidal”, “Plácido
Domingo”, “Plurilópez”, “Yolanda”, "Maff y Osso", de Jiaser, guionizado por Jaume Ribera
“Tete Gutapercha”, “Cucaracho”,
“Maratón”, “Felipe Gafe”, “1X2 el
extraterrestre” y “Federico Desastre”.

También realizó numerosos guiones para


aventuras cortas de los célebres
“Mortadelo y Filemón”, perteneciendo al
“Bruguera Equip”. Se han contabilizado
45 historietas cortas que llevaron
guiones suyos entre 1978 y 1984.
También guionizó dos aventuras largas en
1987: “El rayo transmutador” y “La “El 'Kan Kan' extraviado” (1974). Una de las primeras historietas que guionizó.
banda de Matt U'Salen”.

De forma anónima también realizó los guiones de otras series: “Los casos de
Ching Chong”, “Camelio Majareto”, “Fanny”, “Wendy”, “Tito Sidecar”,
“La vida crítica y la critica de la vida”, “Cinemateca TBO”, “Tele TBO”,
“Compact-Disc” y “Fede y sus colegas” además de crear la serie “Elemental,
querido Watson” para “Hora E” en la que el lector debía descubrir al culpable.
Comenzó otras dos series que tuvieron poco éxito: “Magniman” y “Centella”.

Ribera También escribió guiones de televisión y cine, así como multitud de


guiones policíacos (“¡Dispara ya, Billy!”, “Diario de un asesino”, “Buen
trabajo, mal negocio”, “Vuelo nocturno”, “La señal en la arena”, “Un
paparazzi”, “La Isla”, “Flashback”, “Un poli viejo y cansado”, “Tres
cobardes”, “El prototipo”...) y otros cómics para el mercado exterior, bien a
través de Selecciones Ilustradas (“Wheeler”, “Skate Bob”) o de la agencia
Ortega, realizando colaboraciones con otros dibujantes como Nebot o Borillo.
También colaboró con Fernández y Branca para Bruguera con personajes
como “Sir Bombín”, “Paco Golondrino”, “Caramelot” o “Robín Oveja”,
entre otros. Realizó adaptaciones como la de la serie de televisión “Dirk
Turpin”, tradujo libros infantiles y publicó algunos cuentos y la novela “El
asesinato de Peter Pan”. Su obra ha sido traducida, a otros idiomas (alemán,
francés, italiano, holandés, lituano, portugués, vasco y bable, entre otros). En
1989 recibió el Premio Nacional de Literatura Juvenil. Posteriormente obtuvo
nuevos galardones como el Columna Jove (1994), el Crítica Serra d'Or
(1997) y el Columna (2003).
Una de las novelas de Flanagan escritas
por Jaume Ribera y Andreu Martín

148
“Fede y sus colegas”, de Edmond
“Phillip Marlobatón”, de Pikágoras (Jan)
guionizado por Jaume Ribera
guionizado por Jaume Ribera

Durante su etapa como guionista en Bruguera


conoció a Andreu Martín, con quien creará, una
vez finalizada su etapa en Bruguera, el personaje
de Flanagan, una serie de 12 novelas de serie
negra protagonizadas por un adolescente
barcelonés que en realidad es un detective. De
dicha colaboración también surgieron novelas con
otros protagonistas entre las que destaca otro
detective, esta vez adulto: Àngel Esquius.

En los años 1993 y 1994, escribió también los


guiones de las parodias “Si fuera...” y “Phillip
Marlobatón” dibujadas por Pikágoras,
seudónimo de Juan López Fernández (Jan),
para las revistas “¡¡Al Ataque!!” (1993) y “El
Chou” (1994) de Ediciones B. “Camelio Majareto” guionizado de forma anónima por Jaume Ribera

Revistas “El Chou” y “¡¡Al Ataque!!” en las que Jaume Ribera colaboró con las parodias “Si fuera...” y “Phillip Marlobatón”

149
Ramón Mª Casanyes – Del calvario a la gloria

"Cuando estás en activo, plantearte el futuro no tiene sentido.


El único objetivo valido es intentar hacer bien el trabajo diario.
Todo lo demás es una consecuencia inevitable".

Ramón Mª Casanyes,
"Mortadelo y yo", Junio 2010
Ramón María Casanyes nació en Barcelona en 1954. Comenzó su carrera
profesional como dibujante trabajando para la editorial Bruguera, donde
ingresó a los 21 años (en 1975), dibujando páginas apócrifas de “Mortadelo y
Filemón” en el equipo de Blas Sanchis. Aunque abandonó poco después la
editorial, regresó de nuevo en 1977 tras finalizar el servicio militar.

Casanyes creaba para la editorial 10 páginas semanales con personajes


creados por Ibáñez (explicó que trabajaba ocho horas diarias por un sueldo de
2.000 pesetas semanales cuando el salario mínimo anual de entonces era de
122.400 pesetas). Casanyes formó parte del Bruguera Equip (también llamado
posteriormente Equipo B), dirigido por Blas Sanchis, integrado por un grupo de
jóvenes dispuestos a comerse el mundo, aunque en realidad fueron contratados
para ser exprimidos al máximo produciendo historietas a un ritmo endiablado y
a bajo coste. Junto a él trabajaban, entre otros, Martínez Osete entintando junto
a otros más jóvenes, August Tharrats (Tha) que entintaba a “Sir Tim
O'Theo” y Jaume Esteve, que elaboraba páginas de "El pirata Xocolata" para
“L’Infantil – Trezevents”. Autorretrato de Casanyes

Hacia 1977 Casanyes decidió contratar a un equipo para que le ayudara a


sacar adelante su trabajo con Bruguera mientras buscaba una manera de
promocionarse como autor de cómics. El equipo estaba integrado por Arturo,
Isabel y Lurdes Martín Gimeno, que entonces sólo tenía 20 años y terminaría
siendo la colaboradora que más tiempo permaneció en su estudio, y que también
colaboró con Francisco Ibáñez posteriormente. En sólo 5 años, Casanyes y su
equipo habían dibujado más de 2.000 páginas, una parte importante, pero no la
totalidad, de la producción de personajes de Francisco Ibáñez, realizada a
iniciativa de la editorial que poseía los derechos en exclusiva sin consentimiento
del autor. Casanyes nos proporcionó una fotografía de su hija en la que puede
apreciarse el aspecto que tenía el estudio en el que trabajaba Lurdes Martín (a
la izquierda de estas líneas).

Un buen número de las aventuras publicadas en la revista “Mortadelo


Especial” entre finales de los 70 y principios de los 80 llevaron la mano de
Casanyes. Su peculiar forma de comenzar las historietas de 6 u 8 páginas, con
un chiste-viñeta o un gran bocadillo como encabezamiento, las hacía
fácilmente identificables. En pocas ocasiones se reconoció la autoría de sus
Diana Casanyes, hija del dibujante,
historietas. En el mejor de los casos con una simple línea al comienzo: “Guión:
“ordenando” la mesa de trabajo de R. M. Casanyes”, dejando la autoría del dibujo en el anonimato.
Lurdes Martín, 1981

Casanyes bebió del estilo de


Ibáñez, como veremos al final de
este capítulo, y del propio André
Franquin, incorporando rasgos
propios de ambos dibujantes en
muchas de las aventuras que creó
(en ocasiones hasta alguna viñeta
casi entera). Sin embargo,
Casanyes no se quedó en la mera
copia, sino que fue
perfeccionándose a lo largo del
tiempo e incluyó en muchas
ocasiones elementos originales y
diferenciadores en las expresiones
de los protagonistas que ayudan a
identificar con facilidad la autoría Primeras viñetas de la aventura "Zanahóriez el gamberro" con un marcado
de muchas de sus historietas. estilo Franquiniano. Publicada en “Super Mortadelo” n.º 67 (Bruguera, 1977)

150
Los trabajos de Casanyes también
se publicaron posteriormente en la
colección “Olé!”, en la que incluso
existen álbumes con portada de
Ibáñez, pero con ninguna aventura
realizada por este en su interior, como
sucede con los álbumes publicados en
1981 entre los números 222 y 232 de
la mencionada colección. El dibujante
también realizó portadas para dicha
colección, como la del n.º 217.
Casanyes supo captar y reproducir el
universo de Ibáñez como ninguno,
hasta el punto de que muchos leyeron
sus historietas creyéndolas del propio
Ibáñez. Sirvan de ejemplo las
aventuras largas “El caso de los
párvulos” y “Las criaturas de cera
vivientes” (publicadas en la
colección ”Olé!” de Bruguera 245 y
253 respectivamente).
Portadas de los números 232 (Ibáñez, 1981) y 217 (Casanyes) de la colección “Olé!”

Bocetos para “El caso de los párvulos” realizados por Casanyes (1982)

El autor compartió con nosotros algunos


bocetos de la aventura “El caso de los
párvulos” en los que podemos apreciar la
calidad de su obra. Hay más muestras de
sus trabajos en el “Museo de Mortadelo”
de la “Página NO oficial de Mortadelo y
Filemón”.

Aunque a principios de los años ochenta


Casanyes publicó material en revistas
dirigidas a público adulto, como “El
Papus” o “Hara-Kiri”, pronto abandonó
dichas colaboraciones para continuar
trabajando en Bruguera, donde el salario
era algo mejor. En la revista “Hara-Kiri”,
de humor “bestia y sangriento”, Casanyes
firmó como Kayser. En el primer numero
de la revista se publicó una aventura de “El
Cabo 1º Trueno”, una parodia del Capitán
Trueno, al que, dicho sea de paso,
Portadas de las revistas “Hara-kiri” y "El Papus” (principios de los años 80) Casanyes también parodiaría más adelante
en cierta portada de la revista “Mortadelo”,
ya en Ediciones B.

151
Casanyes nos confirmó en 2012 que no realizó
ninguna de las portadas de las aventuras largas que
hizo para Bruguera (“Las criaturas de cera
vivientes” y “El caso de los párvulos”). Ambas
fueron realizadas por el propio Ibáñez. Resulta
curioso imaginarse a Ibáñez estudiando un personaje
creado por Casanyes, como el verdugo de cera, para
incluirlo en la portada de un álbum que pasaba a ser
suyo (y que, de hecho, firmó).

En junio de 1982 Casanyes se marcha de


Bruguera debido a la floja situación económica de la
editorial. Ana María Palé le rogó seguir trabajando,
manteniendo la producción, pero cobrando la mitad
del sueldo. Pero el dibujante no aceptó esta propuesta,
sabedor de que condicionaría a Lurdes, contratada
por él, que tendría que abandonar el equipo. El
“El Cabo 1º Trueno” (Revista “Hara-Kiri”, 1983)
dibujante volvió entonces a publicar material en
revistas para público no juvenil, como “Címoc”,
“Titánic”, del equipo de “El Jueves”, o “Rambla”.
En el nº 6 de la revista “Titánic”, publicada en 1983,
Casanyes realizó su particular parodia de los
personajes con “Mortalelo”, una historieta de 4
páginas en la que el autor realizó una parodia
erótico-sexual y escatológica de los personajes que
en tantas ocasiones había dibujado. La historieta llegó
incluso a páginas web alemanas donde la bautizaron
como “Der Skandal!” (“¡El escándalo!”). En cuanto
a sus trabajos en la revista “Rambla”, no tienen
desperdicio alguno. En ellas puso de manifiesto su
capacidad como dibujante realista, casi hiperrealista,
realizando al menos tres portadas que fueron
publicadas entre diciembre de 1984 y agosto de 1985,
algunas de ellas de marcado carácter erótico.

En 1984 Bruguera publicó varias portadas de


Casanyes firmadas como “Bruguera Equip”.
Aparecieron en la colección “Magos del Humor”:
“El cochecito leré” y “El crecepelo infalible”. La
segunda de las portadas parece claramente inspirada
en la que Ibáñez había realizado para la aventura
seriada “Agencia de Información” publicada pocos
números antes en la misma colección.

Portadas de la revista “Rambla”, n.º 25 (XII/1984)

Portadas de la revista “Rambla” (de García y Beá Editores, 1984-85) “Super Mortalelo” ("Titánic" nº 6, 1983)

152
A finales de los años 80, Ediciones B, publicó varias portadas de Casanyes para la revista “Mortadelo” (el
dibujante nunca llegó a trabajar directamente para Ediciones B sino para intermediarios entre esa editorial y el
propio Casanyes). Gracias a Hergest, a quien el artista envió personalmente los bocetos previos a las portadas,
podemos apreciar el cuidado y mimo que el autor imprimía a la mayoría de ellas y su esmero por el acabado final (un
nivel que no siempre encontramos en las portadas de otros apócrifos). El autor llegó a afirmar que “por simple
agotamiento o falta de estímulo, puede que mis dibujos de Mortadelo tuvieran altibajos, pero no creo que su creador
haya tenido que agachar demasiado la cabeza por causa de mis historias”. Los bocetos, comparados con las portadas
que finalmente vieron la luz, desenmascaran el buen trabajo de Casanyes ya que el deficiente coloreado que se dio
a muchos de ellos no siempre hizo justicia en el resultado final. A pesar de todo, las portadas de Casanyes son, sin
lugar a dudas, las más "ibañezcas" de entre todas las portadas creadas por autores apócrifos.

Portada de “El crecepelo infalible” Portada de “El cochecito leré”


“Mortadelo” n.º 48 (Ediciones B, III/1988)
“Magos del Humor” (Bruguera, 1984) “Magos del Humor” (Bruguera, 1985)

Casanyes también compartió algunas ilustraciones de portadas que nunca llegaron a ver la luz.

153
Paco Tecla y Lafayette

Casanyes también paseó sus dibujos en otras publicaciones que aún no


hemos mencionado: “A Tope”,  “Mochuelo” e incluso para tres números
de la revista “JauJa”, en 1983, protagonizados por “Tito, el Homo
Sapiens 2000”, pero no será hasta 1986, y en el número 275 de la revista
“Mortadelo” (2ª época, Bruguera) cuando por fin el autor aparezca
acreditado como autor completo en un tebeo de Bruguera. En él comenzó
la primera historieta larga de una nueva pareja de periodistas (Paco Tecla
y Lafayette) titulada "Trapicheo en el Cairo". Creada con la idea de ser
serializada, a razón de cuatro páginas semanales, quedó inconclusa dos
números después (en el nº 277), cuando sólo contaba con 12 páginas,
debido al fatal desenlace de la editorial Bruguera en junio de 1986.

El cierre de la editorial provocó que los autores que trabajaban para


Bruguera fueran a parar a nuevas revistas de otras editoriales; “Paco Tecla
y Lafayette” fue la serie elegida para capitanear la revista “Garibolo” de
la Compañía General de Ediciones. En ella, además de la creación de
Casanyes, también encontramos otros autores de la Escuela Bruguera
como Vázquez o Esegé. El “Garibolo”, tuvo sus propias líneas de
álbumes (“Garibolo Star” en cartoné y “Garibolo Especial” en rústica),
“Mortadelo” 2ª época n.º 275 (Bruguera, 1986) por lo que Casanyes se convirtió así en uno de los pocos autores de nuestro
país que puede presumir de haber publicado en tapa dura en España, un
lujo al alcance de unos pocos en aquel entonces.

Los protagonistas de la serie eran dos agentes secretos que hacían las
veces de periodistas trabajando para el periódico Moquillo Express. La
editorial era en realidad una tapadera de “La División”, una organización
secreta, que recordaba por momentos a la T.I.A., a la que Paco Tecla y
Lafayette accedían a través de unas entradas secretas para recibir
instrucciones de un tipo con bigote y traje azul conocido como el
“Chapas”. Aparecían también otros personajes como la señora directora,
ante la que el “Chapas” quedaba mal una y otra vez por culpa de sus
agentes, muy en la línea de las aventuras de “Mortadelo y Filemón”.

A partir del tercer episodio Casanyes incluyó un personaje que dotó a la


serie de esa personalidad que todo producto cultural necesita. Se trata de
Trosky, un genio comunista que comenzó su andadura como enemigo pero
que terminó convirtiéndose en amigo inseparable de los protagonistas,
pasando a formar parte de la organización. Se trataba de un personaje con
poderes mágicos y con la capacidad de disfrazarse (¿les dice algo?).
“Paco Tecla y Lafayette” Durante tres historias largas, Paco Tecla y Lafayette conquistaron al
“Guai!”, n.º 147 (Grijalbo, 1989)
público infantil y juvenil. En “Garibolo” se llegaron a publicar tres
aventuras: “El Caso de los Juguetes Diabólicos”, “Bebitos como
Bidones” y “Odisea en el Cairo”. La última de ellas fue una continuación
de la ya comentada e inconclusa “Trapicheo en el Cairo", que Casanyes
había dejado inacabada en su etapa de Bruguera. Se intentaron aprovechar
las páginas de dicha historieta ajustando algunas viñetas a la nueva
identidad de los personajes. Sin embargo el autor recibió un encargo para
trabajar en un proyecto nuevo (una serie animada de televisión sobre las
futuras Olimpiadas de Barcelona ‘92, titulada “Hermes, mensajero de
los dioses”), y abandonó definitivamente a sus personajes.

El abandono de Casanyes coincidió con la desaparición de la editorial


CGE, tan sólo 6 meses después de la creación de la revista “Garibolo”,
por lo que la aventura nunca llegó a ver su final en esa revista. Quedó así
(una vez más) interrumpido el planificado "reajuste" de “Trapicheo en el
Cairo” en su página 23. “Paco Tecla y Lafayette” pasaron desde
entonces a publicarse en la revista “Guai!” de Tebeos SA, a partir del
n.º 125, y en dicha ocasión de la mano del dibujante Esegé, con una nueva
aventura: “El Maletín negro”; también publicada de manera seriada. Tras
esta aventura de 46 páginas se recuperó “Odisea en el Cairo”, a partir del
n.º 136,  que por fin pudo ver su final desde la página 24, donde la había
dejado Casanyes. No obstante, la editorial también olvidó la publicación de
“Paco Tecla y Lafayette”, “Garibolo” (nº 1) las tres primeras páginas.

154
En Alemania se publicaron con el nombre de “Die Chaos
Kids”, con los nombres de Ronny y Alf. Fue, irónicamente,
el único país donde aparecieron en formato álbum todas las
historietas de la serie (salvo la quinta y última “El spray
contaminador”).

En 2012 Casanyes nos hizo llegar una página en blanco y


negro de “Paco Tecla y Lafayette” realizada en 1986 para
promocionar a los personajes (imagen inferior derecha). En
ella aparece un cuarto personaje: Sabana Smith: una
aventurera que habría colaborado con los protagonistas.
Ramón desconocía por completo si la página había llegado a
ver la luz en alguna revista de Bruguera. Parece evidente que
fue realizada para Bruguera, y el año nos indica que fue en “Trosky”, genio, transformista e inseparable
el ocaso de la editorial, por lo que es más que probable que compañero de Paco Tecla y Lafayette
la página promocional nunca llegase a ver la luz.

Tiras extraídas de una página de la serie publicada en "Garibolo"

“Paco Tecla y Lafayette”


"Garibolo Star" (CGE, 1987) Cartel promocional de los personajes
que no llegó a ver la luz, 1986

155
Listamos a continuación todas las aventuras que finalmente se realizaron de estos personajes y las correspondientes
revistas donde fueron publicadas:

- “Trapicheo en Cairo” (1986): Publicada incompleta (12 páginas) en la revista “Mortadelo” 2ª etapa (nº 275-277).
- “El caso de los juguetes diabólicos” (1987): Publicada en “Garibolo” y posteriormente en álbum en “Garibolo
Especial” nº 1 y “Garibolo Star” n.º 1.
- “Bebitos como bidones” (1987): Publicada en “Garibolo” y posteriormente en álbum en “Garibolo Especial” nº 5.
- “El maletín negro”: Publicada en “Guai!” entre los números 125 y 134.
- “Odisea en el Cairo”: Continúa la inconclusa “Trapicheo en el Cairo”, con modificaciones en algunas viñetas.
Publicada parcialmente en “Garibolo”, y completa finalmente, salvo las tres primeras páginas, en la revista “Guai!”
entre los números 135 y 147.
- “El spray contaminador”: Publicada en “Guai!” entre los números 167 y 175.

Del mundo del Cómic a la publicidad

En 1989, justo antes de finalizar el proyecto de las Olimpiadas de Hermes,


Casanyes conoció a Montserrat Aranda en el Círculo Artístico de Sant Lluc
de Barcelona, que le animó a trabajar para el mundo de la publicidad. Por
aquel entonces el mundo de los cómics y el de las series de televisión ya no eran
rentables y el autor había adquirido cierta experiencia en el diseño de
storyboards tras el mencionado proyecto de Hermes. Al año siguiente, en 1990,
un grupo de dibujantes de cómics que acababan de montar una pequeña agencia
llamada Artcelona contactaron con Casanyes para que este les ayudase a
desarrollar un spot de “Cheetos”. La cosa funcionó y trabajó con ellos durante
un año mientras descubría cómo funcionaba el mundo de la publicidad. El
radical cambio supuso un antes y un después en la vida del autor, que se sentía
liberado de la responsabilidad de perseguir constantemente la creatividad y la Montserrat Aranda y el destino cambiaron
originalidad para triunfar. En palabras del propio autor: "En el mundo del cómic la trayectoria profesional de Casanyes
siempre se sacrificaba el presente, pensando en el futuro. En el mundo de la
publicidad no había tiempo para pensar. El futuro era el presente y el presente,
casi el pasado".

Casanyes comenzó así a dibujar storyboards para distintas agencias de manera


incansable. Se trataba de trabajos rápidos que debía entregar en 24 o 48 horas.
Como él mismo reconoce, el mundo de la publicidad estaba espléndidamente
remunerado en comparación con lo que se percibía en el mundo del cómic. Ese
mismo año también trabajó para la editorial sevillana Rumbo Sur con el
personaje Sigfrido.
Quicky Casanyes junto a su mascota Quicky

A mediados de 1993, José Antonio Carreira, responsable de la empresa Nestlé, quería que se realizara una
historieta de unas 44 páginas con el personaje mascota de Nesquik como protagonista. Se lo propuso a Casanyes, que
en un principio se negó, pero que aceptó al ver que se buscaba una historia con nivel y que tendría siete meses para
realizarla con total libertad.

Casanyes no quería que las historias consistieran en ver al personaje de Quicky tomando Nesquik y, tras ver la
película “Ben-Hur”, se le ocurrió que el producto se usase en el comienzo y la celebración final, pero que el resto
fuera una aventura que divirtiera al lector. Los personajes debían ser creíbles, si bien el personaje de Quicky era la
excepción, y el villano, Barón Von Apetit, no podía consumir o mencionar Nesquik, la aventura debía tener una
importancia argumental. El éxito de los tres álbumes con historietas del personaje hizo que, con el tiempo, la
multinacional pidiese a Casanyes que modernizase la imagen de "Quicky" para que el personaje fuera utilizado en
toda Europa (hasta entonces existían varias mascotas en diversos países). Casanyes realizó tres aventuras largas de
“Quicky” para Nestlé:

- “El Misterio de las ortigas” (1994 - Reeditado en 2012 por Nestlé)


- “El impostor” (1996 – Reeditado en 2015 por Nestlé)
- “El carámbano negro” (1998)

Mortadelo y Casanyes

Tras un intercambio de correos electrónicos con Ramón Casanyes en los que intentamos desentrañar numerosas
dudas planteadas acerca del autor, este se animó a relatar un documento autobiográfico ("Mortadelo y yo"), que
compartió en su página web, y en el que daba un paseo por todas sus experiencias vividas en su etapa como dibujante
de cómics en Bruguera, relatando numerosas anécdotas, muchas recogidas en este capítulo. El documento puede
descargarse de la propia web de Ramón Casanyes (www.casanyes.com) así como en la “página NO oficial de
Mortadelo y Filemón” (www.mortadelo-filemon.es), en la sección “Expedientes Secretos”.

156
Cartas a Casanyes

Terminamos ofreciendo al lector una interesante síntesis de los correos que recibimos del dibujante en mayo de
2010:

- Lo siento; me es imposible identificar sólo por el título las historietas que dibujé hace treinta años. En aquella época
yo solía servir a Bruguera un promedio de 35 páginas mensuales, con guiones incluidos. Era un "no parar" de inventar
historias con esquemas muy parecidos; demasiado para recordarlas todas. Aunque alguno de esos títulos me suene, no
me atrevería a señalarlo como mío; había demasiada gente metida en esto y podría agenciarme autorías ajenas. Pero te
daré algunas pistas para que puedas ir cribando:
- Siempre entregaba mis trabajos a lápiz. Allí había un montón de
pasadores a tinta. Sin embargo, ocasionalmente trazaba a tinta
algunas exclamaciones para darles carácter, así como los rótulos que
aparecían en los carteles pegados sobre fachadas, lunas de cristal,
etc. Por la escritura se me puede reconocer.

- Toda historia que lleve escrito mi nombre como guionista, también


la he dibujado yo.

- Nunca dibujé un guion escrito por otro.

- Nunca llegué a hacer ningún “13, Rue del Percebe”.

- No recuerdo haber dibujado ninguna historia larga de Sacarino. De


Sacarino y Pepe Gotera hice muy poca cosa. De Rompetechos hice
algo más, pero todas de una o dos páginas.

- Después de dos años dibujando Mortadelos, les pedí publicar un personaje propio. Entonces me redactaron un
contrato en el que se me obligaba a entregar semanalmente: 4 páginas de Mortadelo, 2 de Pepe Gotera y Otilio, 2 de
Rompetechos, 1 de Sacarino, 1 del 13, Rue del Percebe y 1 de un personaje mío. Esto, consigues hacerlo una semana,
pero a la siguiente te rompes por la cantidad de guiones diferentes que debes generar. El 13 Rue y mi personaje no los
llegué a hacer, y lo demás duró poco. Así es como la dirección de la Editorial te dejaba claro en qué contaba contigo.

- Te confirmo mi autoría sobre las historietas que me enviaste:

- “Mortadeladas”: el "¡PLAF! ¡PATAF! ¡CRONCH! es mío.

- “El caso de los párvulos (te adjunto fotocopias a lápiz).

- “La mano negra”: en el año 58, mientras me daba de comer, mi


madre me leía un "Capitán Trueno" titulado "La mano azul". Era
la historia de un tomahawk que teñía de azul la mano del asesino
que lo utilizaba. A eso, Brian De Palma lo llamaría "homenaje";
yo lo llamo "estar hasta el gorro de trabajo".

- “La gran promesa”: entre otras cosas, está el título y el señor


Saltinbánquez que se parece mucho al tío del chándal que aparece
en las fotocopias del lápiz de Ibáñez que te adjunto.
Probablemente lo saqué de allí. Esas fotocopias me las entregaron
a finales del 81 o principios del 82.

- “La guerra psicológica”: tengo dudas; tendría que ver más. Pero el título, los gags y ese "Súper" pidiéndose
"paciencia" parecen cosa mía.

- “Los francotiradores”: creo recordar que, cuando vi la publicación, me enfadé al observar que el equipo del color, en
la viñeta donde estalla el título, no había distinguido entre el humo blanco y los pedacitos verdes de globo que saltan
por los aires. Cuando dibujaba cosas hinchadas, solía hacer una trama como la que hay a la izquierda del título, antes
de estallar. Pero el pasado a tinta, en este caso, no fue muy afortunado.

- “Una figura para la TIA”: tendría que ver más. Por el diseño del título y la sonrisa dentada del “Súper” en la parte
inferior, podría ser mía.

Ha pasado mucho tiempo; concédeme un pequeño margen de error.

157
Lurdes Martín Gimeno, Isabel y Arturo – El equipo de Casanyes
Cuando Casanyes solicitó a Bruguera la posibilidad de publicar un personaje propio, la
editorial le exigió como condición la realización de cuatro páginas semanales de
“Mortadelo y Filemón”, dos de “Pepe Gotera y Otilio”, dos de “Rompetechos”, una de
“Sacarino” y una de “13, Rue del Percebe”; algo del todo imposible en sólo siete días.
Entonces, el dibujante, sin vocación para trabajar como apócrifo, decidió expandirse
comprando calcadoras y poniendo un anuncio en “El Periódico” para buscar
colaboradores. Era la primavera de 1980. De entre los treinta candidatos que se presentaron
el primer día, seleccionó a tres: Arturo, Isabel y Lurdes Martín Gimeno (1958), como
comentamos anteriormente. Arturo duró poco, pero Lurdes e Isabel se convirtieron en fieles
colaboradoras de Casanyes. Este enseñó a Lurdes a dibujar historietas y fue muy exigente
hasta el punto de que, si el nivel de dibujo de la historieta no era el esperado, rompía la Lurdes Martín Gimeno
página en trozos y le pedía que empezase de nuevo.
En esta etapa Lurdes e Isabel dibujaron numerosas historietas cortas, siempre de manera anónima. No obstante,
Casanyes recordaba que consiguió colar en Bruguera una página firmada por un “negro”. Lo hizo para celebrar el
hecho de que Lurdes aprobase el examen del carnet de conducir: en una de las historietas cortas, uno de los agentes le
decía al otro: “Primero llegaremos a santa Lourdes del volante, luego giraremos hacia san Martin del freno roto y
finalmente acabaremos en san Gimeno de la torta.”

Como vimos, Casanyes se marcha de Bruguera en el verano de 1982 a causa de la floja situación económica de la
editorial, tras renunciar a aceptar una bajada del 50% de su salario. En aquel entonces Isabel ya había abandonado el
grupo, en el que solo quedaban Ramón y Lurdes. Tan solo un mes después de la marcha de Casanyes, este pidió a
Lurdes que dibujase las páginas de diversos personajes y las llevase a Bruguera, como en otras ocasiones. Así lo hizo.
La editorial creyó que Casanyes había reconsiderado su decisión, pero no tardaron en enterarse de que era ella quien
venía dibujando gran parte de las historietas. La dibujante les vino como caída del cielo. Para ella, la entrada en la
editorial supuso más que duplicar su salario respecto al que cobraba hasta entonces. Lurdes realizó por su cuenta dos
historietas largas de “El botones Sacarino” para el mercado alemán, a través de la intermediaria germana Jutta
Langer. Fueron “El escarabajo de oro” y “En el país de los Ronalds y de los McDonalds”, ambas fechadas y
publicadas en Alemania en 1984. Todo esto se hizo de espaldas a la editorial y del propio Ibáñez, que posteriormente
se lo tomó con bastante buen humor después de que Lurdes se lo explicase personalmente. Solo la primera de las
historietas terminó viendo la luz en nuestro país, en 1985. De forma seriada primero, y posteriormente en formato
“Olé!” después). La historieta siempre ha sido muy valorada por los aficionados. Fue la propia autora quien hizo llegar
a Bruguera las ilustraciones originales y Juan Manuel Muñoz el encargado de dibujar la portada para la edición
posterior en “Olé!”.

“El escarabajo de oro” (1984)

“El escarabajo de oro” y “En el país de los Ronalds y de los McDonalds” Mickey Mouse - “Qui a vu le wiki?”
(“Tom Tiger & Co”, n.º 16 y 18, Condor Verlag, 1984, Lurdes Martín). (“Le Journal de Mickey” n.º 2140, 1993)

Tras el cierre de la editorial, Lurdes, sin trabajo, contactó con el mismísimo Ibáñez, que la invitó a colaborar con él
dibujando durante un tiempo historietas de “Chicha, Tato y Clodoveo” y de “7, Rebolling Street”. En aquellos años
también dibujó varias decenas de ilustraciones para los puzzles que comercializaba cierta empresa de juguetes.

Dos meses después del fallecimiento de Escobar, en 1994, Ediciones B, a través de Miguel Pellicer, propuso a
Lurdes la posibilidad de dibujar historietas de Zipi y Zape al estilo “Ibáñez”, pero la ilustradora rechazó la propuesta
debido a la baja oferta económica de la editorial. También trabajó para Italia, en la revista “Poochi”, Francia y
Alemania, a través de la agencia Cánovas (Comicup). Sus últimos trabajos fueron varios libros de tapa dura para la
madrileña “Susaeta”.

158
Juan Manuel Muñoz – La mano derecha de Ibáñez

"La presión del trabajo era tal que Ibáñez no escribía los guiones,
sino que los grababa en cassette,
y posteriormente Ana Mª los transcribía."

Juan Manuel Muñoz Chueca es un dibujante de cómics español. Nació en Juan Manuel Muñoz
1961 y desde niño demostró tener cierta habilidad para el dibujo. Como muchos
niños de su generación, Muñoz leía muchos cómics de entonces ("El capitán
Trueno", "Jabato", "Spiderman", "Thor", "La Masa", "La patrulla X"... y
revistas como "Din Dan", "Mortadelo, "DDT" o "Pulgarcito"). Con tan solo
16 años realizó un curso de dibujo por correo y poco después dibujó una
página a lápiz y tinta que animó a su padre (de quien siempre tuvo su apoyo) a
acercarle a la editorial Bruguera.

Era el año 1978 y el entonces director artístico Blas Sanchis le hizo unas
pruebas como entintador. Poco después le dio la oportunidad de comenzar a
trabajar en la editorial. Inicialmente le entregaron dos primeras páginas para
entintar (de los personajes "Pillo y Bollo") y poco a poco fue entintando más y
más páginas de casi todos los personajes de Bruguera (entre ellos "El profesor
Tragacanto" de Martz-Schmidt y "Deliranta Rococó"). Sagasty le propuso
entintar a "Zipi y Zape" pero, a pesar de que el resultado fue muy satisfactorio,
Escobar se negó rotundamente a tener ningún colaborador. Juan Manuel Muñoz

Entre los meses diciembre de 1979 y abril de 1980 Muñoz


realizó varias tiras humorísticas de la serie "Peques" que
aparecieron en varias revistas de la colección "Zipi y Zape" (en
los números 387. 403, 405, 406 y 407).

Posteriormente comenzó a especializarse en personajes de


Ibáñez. Empezó dibujando una aventura de "Sacarino" ("El vil
mosquito") y posteriormente entintó páginas de otros personajes
del mismo autor ("Rompetechos", "13 Rue", "Pepe Gotera y
Otilio" y, por supuesto, “Mortadelo y Filemón”, de los que
además realizaría algunas aventuras cortas como "Al oeste, al
oeste" (1984), poco antes de abandonar la editorial. Normalmente
trabajaba en su estudio y raras veces lo hacía en la editorial junto
a Sanchis y el resto del equipo, a menos que el trabajo exigiera
cierta urgencia. Muñoz comenta que entre sus compañeros se
encontraban Tino Santanach Hernández (Tino) y Jorge David
Redó (David). Ambos realizaron aventuras de “Mortadelo y
Filemón”, aunque Muñoz solo llegó a entintar historietas
dibujadas por el segundo (David).
"Pillo y Bollo" - Primer entintado de Muñoz en Bruguera
Posteriormente el artista formó parte del Bruguera Equip. El
ritmo de trabajo en la editorial era imparable y primaba la
cantidad ante la calidad. Aunque los dibujantes del estudio solían
utilizar, por imposición de la editorial, una "calcadora" que les
servía como mera guía para mantener las proporciones de los
personajes y la fidelidad al estilo de Francisco Ibáñez, Muñoz
creó (y entintó) con el tiempo historietas realizadas íntegramente
por él.

A principios de los años 80 llegó la crisis de Bruguera, y Juan


Manuel Muñoz, que había finalizado recientemente el servicio
militar, tuvo que trabajar sin cobrar durante un tiempo bajo la
amenaza de no cobrar nada si tiraba la toalla.

En 1985, poco antes del inminente cierre de Bruguera,


comenzó a trabajar para el extranjero. Realizó aventuras de un
personaje llamado "Bamse", creado por el veterano ilustrador
sueco Rune Andréasson, para la editorial danesa Egmont y
algunos álbumes para Alemania de Sacarino (realizando entre
otras cosas la portada de la aventura larga de Sacarino "El
escarabajo de oro", dibujado en su totalidad por Lurdes
"Peques" (Juan Manuel Muñoz, “Zipi y Zape”, 1979-80) Martín).

159
Hacia 1986 Muñoz contactó con Ibáñez
mediante su agente y antigua directora de
publicaciones de Bruguera (Ana Mª Palé)
y comenzó a trabajar con él durante varios
años para la editorial Grijalbo. Surgieron
entonces nuevos personajes como "Chicha
Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo"
o "7 Rebolling Street" que permitieron a
Muñoz terminar el lápiz de Ibáñez y
pasarlo a tinta (además de poder realizar
íntegramente páginas de "7 Rebolling
Street"). También realizó en esa etapa "¡Al oeste, al oeste!" realizada por Muñoz para Bruguera (1984)
portadas para la revista “Guai!”.

A partir de 1988, cuando Ibáñez ya había


recuperado el control de sus personajes,
Muñoz se convirtió en su mano derecha
llegando a ser actualmente el colaborador
que durante más tiempo ha trabajado junto
al maestro. Durante esa etapa Ibáñez
continuó haciendo uso de su equipo de
ayudantes durante un tiempo de manera
Tira de J.M. Muñoz para la aventura "A la caza del Chotta" (Bruguera, 1985)
ajena a la editorial, contando no sólo con
Muñoz sino con otros colaboradores como
Lurdes Martín y Ramón Bernadó, aunque
este último reveló no haber dibujado nunca
a “Mortadelo y Filemón”.

Fue una época en la que sistema de


producción imponía un ritmo de trabajo
donde se primaba la entrega de un álbum
antes que su acabado final, dando como
resultado álbumes con un nivel bastante
bajo como “La Gomeztroika” (1989), “El
candidato” (1989), “La maldición gitana”
(1989), "Armas con bicho" (1989) o “El
profeta Jeremías” (1989-90).
"Bamse" de Muñoz, para la editorial danesa Egmont (1984?)

También realizó el lápiz de algunas historietas cortas guionizadas por Ibáñez: "Cena Navideña" (1989), "El
mundial de fútbol de Italia 90" (1990), "La T.I.A. se mete en ecología" (1990) y "Esto ocurrió de verdad, muy
cerca de Navidad" (1990). Por aquel entonces Ibáñez tenía tanto trabajo que hacer que grababa los guiones en cintas
de cassette. Estas, como vimos, eras transcritas posteriormente por Ana Mª Palé. Muñoz llegó a realizar además
varias portadas para publicaciones de Ediciones B en 1988, cuando Ibáñez ya había recuperado los derechos sobre
los personajes.

Portada de Muñoz para la aventura larga Portada de Muñoz para el Portada para la revista “Guai!” que recuerda
“A la caza del Chotta” (Bruguera, 1985) “Olé!” Bruguera nº 311 (X/1985) a la de "Los Monstruos" de Ibáñez

160
A partir de 1991 ("La crisis del golfo" / "Barcelona 92") el equipo de
colaboradores dejó de trabajar para la editorial definitivamente y la
producción se centró principalmente en el guión y lápices de Ibáñez y los
acabados y tintas de Juan Manuel Muñoz. En diciembre de 1991 entró en
escena Raf, que hizo las veces de entintador para Ibáñez sustituyendo a
Muñoz en el álbum "Las embajadas chifladas". En ese tiempo Muñoz
comenzó a trabajar de nuevo para Egmont Group realizando en esta
ocasión historietas de personajes Disney ("Mickey Mouse" y "Goofy")
compartiendo estudio con otros artistas (Miguel Fernández Martínez y
Joaquín Cañizares Sánchez). Abandonó así durante un tiempo su
colaboración con Ibáñez y fue sustituido posteriormente por una
entintadora de nombre desconocido hasta su reincorporación definitiva.
Entre los años 1992 y 1993 Juan Manuel Muñoz también estudió dos
cursos de animación en la Escuela Createcnia (Barcelona).

Desde 1996 ha colaborado con Ibáñez prácticamente de manera


ininterrumpida, de quien recibe periódicamente 6 páginas. Él las define y
les da el acabado y las proporciones adecuadas antes de entintarlas y
entregarlas a la editorial, donde se rotulan y colorean hasta su impresión.

Sería interesante destacar que, entre los años 2005 y 2006, J. M. Muñoz
también creó storyboards para al menos dos series de Neptuno Films:
"The King Arthur's Disasters" y "Dougie".

Entintado y acabado final de J. M. Muñoz sobre una de Portadas de Juan Manuel Muñoz para
las páginas originales de Francisco Ibáñez (“Espías”, página 20) diferentes revistas publicadas por
Ediciones B (VII y VIII/1988)

En 2016 Muñoz ilustró uno de los nueve cuentos del libro solidario “La piedra de la verdad y otras historias”. El
cuento llevó por título “El bosque de Venturia” y contó con dos dibujos suyos realizados a tamaño A4.

161
Juan Zamora Talló – Uno de los diez elegidos

"Creo que Mortadelo y Filemón son tan intemporales como


Tintín o Asterix y Obelix: no los desgasta el tiempo".

Juan Zamora Talló

Juan Zamora Talló nació en Barcelona el 29 de septiembre de 1956. Estudió


Filología Hispánica y posteriormente ejercería como profesor de EGB durante
veinte años.

Hacia el año 1980 y tras leer en "La Vanguardia" un anuncio que solicitaba
guionistas para la editorial Bruguera, Juan Zamora fue uno de los 10
seleccionados (de entre los más de 100 candidatos que se presentaron a la
convocatoria) para integrar el equipo de guionistas de la editorial. Aunque Juan
Zamora era muy aficionado al dibujo desde niño, la editorial rechazó sus trabajos
cuando este se los mostró, pero sí valoró su capacidad como guionista de tebeos,
llegando a realizar guiones no sólo de "Mortadelo y Filemón" (de las que sólo dos
aventuras cortas acreditan su nombre) sino también de otros conocidos personajes
del mundo del cómic: "Pepe Gotera y Otilio", "Deliranta Rococó", "El Doctor
Cataplasma", "El Profesor Tragacanto" y "Purita, Agencia Matrimonial". Sus
historietas también llegaron a publicarse en el extranjero.
Autoretrato de Juan Zamora (2010)
Juan Zamora explica que en la
editorial un jefe de guionistas le
dictaba oralmente los guiones en la
misma oficina mientras él tomaba
notas y terminaba el trabajo en casa
(como guionistas freelance: una vez
entregados y cobrados los guiones,
dejaban de pertenecerles). Se le
indicaban los personajes, el número
de viñetas y el plazo de entrega sin
apenas margen de libertad creativa
(y sin posibilidad de promoción).
Describe la editorial como una
oficina oscura, con pocas luces de
neón, techos altos y espacios "El portero paragoles", una de las aventuras guionizadas por Juan Zamora Talló (2/II/1981)
compartimentados con paneles y
escasa intimidad.
Por aquel entonces los guiones se pagaban a 25 pesetas por
viñeta, convirtiendo un guión creativo en un mero producto
comercial. Juan Zamora nunca llegó a conocer personalmente a
Francisco Ibáñez (ni a ningún otro guionista apócrifo), que
probablemente supervisaba todo el material creado por ellos antes
de dar el visto bueno para su publicación. Tras abandonar la
editorial decidió no escribir más guiones para tebeos.
Actualmente dedica su tiempo libre a escribir, dibujar y a otras
aficiones (navegación, kárate, kobudo o fotografía).

Juan Zamora Talló es además hijo de Juan Zamora Ros, el


químico que estabilizó la fórmula del famoso licor 43 a petición
de su primo hermano Diego Zamora Conesa, propietario de esa
fórmula. El licor presentaba una precipitación sólida en el fondo
Publicidad de “Licor 43”, años 60 de la botella que terminó por desaparecer tras 43 ensayos que
dejaron el licor estable y totalmente transparente, listo para su
comercialización.
"Al exponer mis dudas de mejorar mi situación, que me parecía enquistada,
el señor al mando se puso a sí mismo como ejemplo.
Me pareció ver a un hombre derrotado, amargado,
dirigiendo un rebaño de cabras más que a un grupo de artistas.
Decidí que nunca más volvería por ahí"

Juan Zamora Talló

162
Entrevista a a Juan Zamora Talló

1) ¿Qué periodo de años abarcó tu etapa como dibujante en la editorial Bruguera?

-Empezaré por aclarar que aunque yo era muy aficionado al dibujo y presenté una carpeta repleta con mis trabajos a la editorial, esta
rechazó mi estilo, pero se quedó con mi magín y gracia salerosa para escribir guiones comiquenses. Me quedó claro que me ganaría mejor
la vida con la "palabra" que con el "trazo". Se había publicado en “La Vanguardia” un anuncio solicitando guionistas. Según me hicieron
saber, yo era uno de los 10 seleccionados de entre los 100 que nos presentamos a esa convocatoria. No recuerdo bien en qué año trabajé
para ellos, pero creo que fue hacia el año 1982-83.

2) ¿Creaste aventuras de otros personajes más allá de "Mortadelo y Filemón"?

-Además de guiones para “Mortadelo y Filemón”, escribí para “Pepe Gotera y Otilio”; “Deliranta Rococó”; “El Doctor Cataplasma” y
“Purita, Agencia Matrimonial”.

3) ¿Trabajabas en las oficinas de la editorial o lo hacías en tu casa entregando periódicamente el material solicitado?

-El trabajo me lo dictaba oralmente un jefe de guionistas en la misma oficina; yo tomaba nota a mano y a currar en casita. Me daban los
personajes, la cantidad de viñetas por historieta y el plazo de tiempo para la entrega. Dentro de estos límites, además de los que imponen
los personajes y los guiones patrón, tenía un mínimo margen de libertad creativa.

4) ¿Qué opinión personal te dejó la editorial Bruguera?

Al principio todo parece maravilloso, como en el amor, pero con el tiempo –que no fue mucho– me fue impregnando la sensación de que
la editorial era como la Oficina Siniestra de la famosa y desaparecida revista de humor “La Codorniz”. Era oscura, pocas luces de neón,
techos altos y espacios compartimentados con paneles y escasa intimidad. Además, cobrar un guion a 25 pesetas la viñeta era convertir un
guion creativo en un producto comercial tal como una docena de huevos o un kilo de patatas...

5) ¿Llegaste a conocer personalmente a Francisco Ibáñez? ¿Hubo algún tipo de colaboración con él a la hora de preparar tus
aventuras de Mortadelo?

Conocimiento personal y colaboración nula. Yo conocía a Francisco Ibáñez, como tantos otros niños y jóvenes que se alimentaron de su
fantástico humor a través de los tebeos. El vivía en una esfera de fama –bien merecida, desde luego– en la que ya ni tenía que dibujar las
viñetas ni escribir sus guiones. Seguramente supervisaba todo ese material antes de dar su visto bueno para publicación.

6) ¿Seguiste dibujando aventuras de Mortadelo a nivel personal una vez finalizó tu relación contractual con Bruguera?

-Cuando decidí abandonar la editorial, tenía el cerebro "quemado"; me surgió el conflicto entre esfuerzo creativo y remuneración "a peso"
y sin derechos de autor. Dejé de escribir guiones para tebeos.

7) ¿Tienes alguna anécdota personal de aquella etapa que te gustaría compartir con nosotros?

-Cuando estaba molesto por sentirme un "negro" (artista que trabaja en la sombra para otro con fama y renombre) fui a hablar de mis
expectativas de promoción ante el encargado. Al exponer mis dudas de mejorar mi situación, que me parecía enquistada, el señor al
mando se puso a sí mismo como ejemplo. Me pareció ver a un hombre derrotado, amargado, dirigiendo un rebaño de cabras más que a un
grupo de artistas. Decidí que nunca más volvería por ahí.

8) ¿Conociste a otros dibujantes contratados por la editorial para crear nuevas aventuras de Mortadelo y Filemón en aquella
etapa (Ramón Mª Casanyes, Miguel Ratera...)?

-No llegué a conocer a ningún otro guionista, creo que ni siquiera llegamos a coincidir en la ventanilla de cobros (que estaba en la planta
baja cerca de la salida: por aquello de "cobra y lárgate").

10) ¿Por qué crees que hubo tanto ocultismo con los dibujantes "apócrifos" de Mortadelo y Filemón?

-Referido a los guionistas, solo teníamos derecho a que nuestro nombre apareciera, bien pequeñito, al principio de la historia. Daba la
sensación que al mantenernos ocultos daríamos menos problemas. Muchos éramos jóvenes con ímpetu, pero conformistas con la
situación preestablecida.

11) ¿Podrías dedicarnos una ilustración de Mortadelo a los miembros del foro de la T.I.A. o enviarnos algún boceto o ilustración
de tu etapa brugueril para que podamos compartirlo con todos en el recién creado "Museo de Mortadelo"?

-Desgraciadamente no conservo ningún guion de los que escribí. Entonces no había ordenadores, se escribía a máquina, con copia hecha
con papel carbón. Quizás el motivo hayan sido cinco mudanzas que he padecido desde entonces...

12) ¿Crees que Mortadelo tiene largo recorrido o piensas que una vez que Francisco Ibáñez guarde los lápices en un cajón los
personajes no tendrán éxito en sus nuevas aventuras?

-Creo que Mortadelo y Filemón, sus personajes principales, son tan intemporales como Tintín o Asterix y Obelix: no los desgasta el
tiempo.

163
Jesús de Cos – El guionista más prolífico

"La producción se fue decantando cada vez más hacia Mortadelo,


de modo que al final acabé haciendo guiones solo para esa serie..."

Jesús de Cos (Entrevista en "Corra jefe, corra")

Jesús de Cos Pinto es un guionista de


cómic español (Barcelona, 1957) que
perteneció a la 3ª generación (o generación
del 70) de la Escuela Bruguera, junto a
autores como Esegé, los hermanos Fresno,
Joan March o Rovira. Comenzó a trabajar
en Bruguera en 1976 (cuando sólo tenía 19
años y aún era estudiante de Hispánicas,
Lengua y Literatura) tras presentarse en su
sede como respuesta a una oferta laboral
para guionistas publicada en "La
Vanguardia" (“¿Quiere ganar dinero Imágenes publicadas en la la sección "Foto-matón"
trabajando en casa? Necesitamos guionistas de la revista “Mortadelo” nº 5 (Ediciones B, 1987)
de cómic”).

Portadas de las aventuras largas guionizadas por Jesús de Cos

Fiel lector y admirador de los dibujantes de las


revistas de Bruguera (Ibáñez, Vázquez, Martz-
Schmidt, Segura, Escobar, Peñarroya, Jorge, Conti) y
del “TBO” (Coll, Tínez, Raf –Roldán–, Blanco...), así
como de las revistas de Editorial Valenciana
(“Jaimito” y “Pumby”) y de Novaro, De Cos quizás
sea el guionista más recordado de entre todos los que
abastecían las distintas cabeceras de la editorial con
material apócrifo. Destacó especialmente con
personajes creados por Ibáñez, de los que al menos
escribió guiones para las series "Pepe Gotera y
Otilio", "Rompetechos", "El botones Sacarino" y
especialmente "Mortadelo y Filemón", de los que
guionizó al menos 152 historietas cortas. Entre las
aventuras largas cuyo guión escribió a partir de 1980
se encuentran: "La historia del dinero" (1980), "En el
país del petrodólar" (de "El Botones Sacarino" en
1984), "Que viene el fisco" (1984-85), "A la caza del
Chotta" (1985), "La secta del Zum-Bhao" (1986) y
"La médium Paquita" (1986).

Jesús de Cos se había incorporado a la redacción de


la editorial Bruguera en 1982 . Allí realizó “Leoncio”
de Enrich, “Pepe Trola” de Jiaser, “Neronius”, con
Esegé y “Trotamundo” (de Iñigo).
"Leoncio", de Enrich y "Pepe Trola", de Jiaser con guion de J. de Cos.

164
También colaboró con Nabau (“Adelino Flequillo,
Capitán del F.C. Soplillo”), con Íñigo (“Mari Pili y
Leopoldino, un matrimonio muy fino”) y tuvo contacto,
aunque poco, con los dibujantes de Ibáñez (Lurdes y Muñoz),
que interpretaban muy bien sus detallados guiones. En
solitario creó “The Mogollon News” para la revista
“Mortadelo”.

En su blog, Mortadelón publicó unas caricaturas de Jesús


de Cos y de Escolano, con quien colaboró para la historieta
"Adelino Flequillo, (Capitán del F.C. Soplillo)", de Nabau "3,2,1..." pertenecientes al “Mortadelo” 2ª etapa nº 267
(Bruguera, III/1986). Las ilustraciones son del propio
Escolano.

El trabajo de De Cos fue una labor ingrata en la que puede


apreciarse una clara evolución desde sus primeros guiones
hasta la realización de historietas largas. Con el tiempo el
guionista pudo permitirse dejar de imitar estilos ajenos
impuestos por la editorial para encontrar un estilo propio,
realizando guiones totalmente originales que le permitieron
mostrar su talento, especialmente en la última etapa en la que
colabora con Miguel (un jovencísimo dibujante por aquel
entonces), con quien creó la exitosa serie "Ricky y Los
Imágenes publicadas en la la sección "Foto-matón"
desahuciados", una banda de rock que malvivía entre
de la revista “Mortadelo” 2ª etapa nº 267 (Bruguera, 1986) concierto y concierto. La serie se publicó en la revista
“Mortadelo” (2ª etapa), que terminó cerrando, junto a la
propia editorial Bruguera, en 1986. Los personajes fueron un
verdadero soplo de aire fresco pero no pudieron impedir la
debacle de Bruguera.

En noviembre de 1986 nació la revista “Garibolo”, a la que


fueron a parar algunos de los talentos de la desaparecida
Bruguera. Miguel y Jesús de Cos entraron en el equipo de
esta publicación, para la que retomaron su exitosa serie que
pasó a llamarse "Bum-Bum y los Desahuciados". Para
"Garibolo" ambos autores también crearon "Javi Pantallita",
y volvieron a colaborar juntos en la serie "Big Bang"
publicada  en la revista "Bichos" por la editorial Compañía
General de Ediciones.

Tras tomar el Grupo Zeta, a través de Ediciones B, las


riendas de la edición de todo el fondo de la compañía del gato
negro, Jesús de Cos pasó un tiempo como editor de la
revista “Mortadelo”, cuya cabecera había pasado ya a
Ediciones B. En aquel “Mortadelo” continuaban,
"Ricky y los desahuciados" además de él, Rovira, Esegé, March, Segura y Miguel. A
ellos se unieron nuevas incorporaciones que Mercedes
Blanco y él habían descubierto, como Ramis, Cera, Maikel
(posteriormente en "El Jueves") y Marco.

De Cos y Miguel comenzaron a trabajar para las revistas de


dicha editorial trasladando allí sus creaciones, como la serie
"Los desahuciados", que llegó a desarrollarse a lo largo de
una aventura larga de 44 páginas, en la que los protagonistas
viajaban a América.

Esta aventura llegó a publicarse íntegramente en formato


álbum en 1989 (en el nº 355 de la primera edición de la
colección “Olé!” de Ediciones B). Otras series nuevas fueron:
"Billy Roca", "Fernández" (parodia de fantasía heroica) y
"Segundo Tictac" (un motorista espacio-temporal), todas
ellas aparecidas en las páginas de la revista “Mortadelo”. La
serie “Fernández” contó con su propia aventura larga (“Las
puertas de Forrogorro”) seriada entre los números 139 y
149 de la revista “Mortadelo”, aunque comenzó a publicarse
La serie "Bum-bum y Los desahuciados" en forma de historietas cortas a partir del nº 20 de la misma
Revista "Garibolo", 1987 revista.

165
En el blog “El maravilloso mundo de los tebeos” aparece
una caricatura de Jesús de Cos junto a unas simpáticas
fotos publicadas en la revista “Mortadelo” nº 5 (Ediciones
B, 1987) en la sección de "Foto-matón". Es posible que el
personaje de ambas fotos fuese el propio Jesús de Cos.

Entre septiembre de 1989 y diciembre de 2002 de Cos


trabajó como redactor en la revista “Círculo”, de la que fue
redactor jefe entre 2000 y 2002. Durante esa etapa realizó
un máster en escritura de guiones en la Universidad
autónoma de Barcelona (en el año 1994) que
posteriormente le vino muy bien cuando Esegé, amigo
personal, se puso en contacto con la productora Neptuno y
le ofrecieron la posibilidad de crear guiones para series de
animación. Guionizó así series como “Los sepultureros”,
“El patito feo”, “Los tres ositos” y “La familia tornillo”
entre los años 2002 y 2005. Pasó un tiempo como guionista
freelance, pero esa nueva etapa coincidió con la crisis y las
productoras no daban trabajo por falta de inversores, por lo
que estuvo un tiempo dedicándose a la traducción.
La serie "Big Bang" se publicó en la revista "Bichos"
Como curiosidad sería interesante mencionar su Compañía General de Ediciones, 1987
colaboración en el primer fascículo de la "Historia de la
historieta de humor española", para la colección "Reyes
del humor" publicada por Altaya en 2003. El fascículo iba
acompañado de una figurita de plomo de Mortadelo.

A principios de 2007 fundó, junto a Miguel, la productora


“Bee-Mind” en la que realizaron varios proyectos. El más
destacado fue el largometraje “The Shouters”, aunque tras
año y medio de trabajo la productora desapareció. Entre sus
últimos proyectos destacan dos colaboraciones: una con
Miguel y otra con Esegé.

El último trabajo de Jesús de Cos relacionado con el


mundo del cómic lo realizó en 2013 guionizando la
historieta “Zipi y Zape y el club de la canica”, publicada
con motivo del estreno de la película de los personajes con
actores de carne y hueso. El cómic fue dibujado por José
Luis Reyes y publicado por Ediciones B. De Cos volvió a
demostrar que aún seguía en forma como en sus viejos “Billy Roca”, de Miguel (“Mortadelo”, Ediciones B, 1987)
tiempos en Bruguera.

“Zipi y zape y el club de la canica”


José Luís Reyes / Jesús de Cos (Ediciones B, 2013)

"Era difícil imitar el estilo de Ibáñez.


No por la mecánica, que es sencilla: gags tipo slapstick con
preparación, golpe y epílogo, encadenados uno detrás de otro.
La dificultad es que hay que estrujarse mucho las neuronas
para bombardear al lector sin parar con gags".
"Fernández", de Miguel (“Mortadelo”, Ediciones B, 1987)
Jesús de Cos (Entrevista en “Corra jefe, corra”)

166
Juan López Fernández (Jan) – El padre de Superlópez

Uno de los historietistas más famosos de nuestro país. Nació en la localidad berciana de
Toral de los Vados pero pronto se trasladó a Cataluña con su familia. Desde los 6 años
se quedó sordo y decidió estudiar delineación mecánica. Trabajó en una factoría de
placas de metal en 1955 y a partir de 1956 comenzó a trabajar en los estudios Macián (en
Barcelona) como rotulista aprendiendo el oficio de animador a la par que dibujaba su
primer cómic ("Yumbo", con una historieta de mariquitas) para la editorial Hispano
Americana de Ediciones. Para la misma editorial hizo un par de ilustraciones para la
revista “Pinocho”. En 1959 emigró a Cuba y trabajó para la televisión Cubana y para el
Instituto Cubano de Arte Cinematográfico. También continuó dibujando cómics e
ilustrando las revistas juveniles "Semanario Mella" y "El Pionero", así como
suplementos periodísticos. Tras diez años en Cuba regresa a España y comienza una
larga colaboración con la casa Bruguera. En 1971 dibujó para dicha editorial unos
cuentos troquelados de 8 páginas protagonizados, entre otros personajes, por
"Mortadelo y Filemón". En 1972 también ilustró para la editorial del gato negro Juan López Fernández (Jan)
dieciséis "Cuadernos para pintar" con Mortadelo como protagonista.

El éxito de Mortadelo en aquellos años era tal que a partir de enero de 1973, y con
cadencia mensual, se publicaron las ocho novelas ilustradas de "Mortadelo y Filemón"
de las que hablamos y cuyas portadas fueron realizadas todas ellas por el propio Jan,
quien además ilustró los contenidos de cinco de las ocho novelitas: "El caso de la
langosta" (I/1973), "El misterio de la perla negra" (I/1973), "Coca Loca Story"
(III/1973), "Rodaje accidentado" (VIII/1973) y "La banda de Al Pepone" (VIII/1973).
En agosto de ese mismo año y tras el éxito que tuvo el álbum de cromos "El medallón
robado", de Dunkin, la editorial Bruguera eligió a Jan para ilustrar un nuevo álbum de
cromos: "Las vacaciones de Mortadelo" (toda una rareza cotizada a precios
desorbitados entre los coleccionistas). Posteriormente llegó la gloria para el dibujante tras
la creación de "Superlópez", aunque siguió creando nuevo personajes ajenos a Bruguera
en las revistas “Gaceta Junior” y “Piñón” como “Don Talarico”, “Lucas, el Maldito”,
“Virgilio y Katakrak” o “Sicodelic Hood”, entre otros muchos.

"Cuadernos para pintar" nº 14


Jan (Bruguera, 1972)

"El caso de la langosta", Jan


(“Risa Loca” nº 1. Bruguera, 1973)

Algunos de los cromos ilustrados por Jan


para el álbum "Las vacaciones de Mortadelo"
"Gran Concurso Pinocho", Jan (“Pinocho ” nº 27)

167
Jordi David Redó – El gran desconocido
Jordi David Redó (Barcelona, 1950) es un dibujante catalán que comenzó trabajando
como aprendiz en una agencia de publicidad, donde conoció a Domingo Correa
("Mingo"), colaborador habitual de Bruguera con su personaje "Don Tiburcio". Con él
aprendió a entintar y con el tiempo comenzó a trabajar para la editorial Bruguera donde le
pusieron a prueba con dos páginas de pasatiempos.

Vázquez le eligió como entintador, siendo dos páginas de Mortadelo, publicadas en el


“Pulgarcito” 2075, las primeras que realizó para la editorial. Posteriormente creó las series
"Pillo y Bollo" (en las revistas "Sacarino" y "Super Sacarino") y "Rufo" (en la revista
"Mortadelo"). Tras la marcha de Vázquez llegó Sanchis, y organizó el ya mencionado
equipo de dibujantes que comenzó a producir "Mortadelos" en masa. Jordi David creó en
esta época alrededor de trescientas historietas con guiones ajenos entre las que destaca
"La historia del dinero" (en este caso con guion de Jesús de Cos), que Bruguera realizó
en 1980 por encargo para Bankunión y que posteriormente se distribuyó para “La Caixa”. Jordi David Redó

A principios de los años 80 (y antes del cierre de Bruguera) Sanchis montó también otro estudio donde se trabajó
para "Fix y Foxy" y la filial Disney de Dinamarca (Gutenberghus/Egmont). Jordi David colaboró en dicho estudio
durante treinta años dibujando numerosas historias de personajes Disney, principalmente de "Mickey", "Goofy",
"Donald", "La abuela pato", "Lobito", "El pequeño Hiawatha", "Hermano Conejo", "Golfillo" y "Chip y Chop".
En esta época Jordi también creó una decena de historietas para la revista holandesa “Sjors en Sjimmie”.
Posteriormente, en 1997, 1998, 1999 y 2007 se publicaron trabajos suyos (como las aventuras de "El pequeño
Hiawatha") en la revista alemana "Micky Maus".

“El pequeño Hiawatha” (Jordi David Redó)

Caricatura de
Viñeta de "La historia del dinero" dibujada por Jordi Jordi David Redó Portada de la revista alemana "Micky Maus"

Entre los años 2013 y 2014 Jordi David


colaboró intensamente con nosotros
ayudándonos a identificar la autoría de cientos
de historietas cortas de Mortadelo y Filemón
ajenas a Ibáñez, y puso la guinda del pastel
dibujando para nosotros sendas portadas de
aquellas historietas largas que nunca contaron
con portada propia: "Simón el escurridizo"
(para la que dibujó dos versiones), “La banda
de Matt U'Salen” y “El caso del señor
Probeta”. El dibujante demostró estar en
plena forma décadas después de su etapa en
Bruguera y, poco después (2015), se embarcó
con nosotros en la realización de una nueva
historieta larga de autoría apócrifa en pleno
siglo XXI: “Con 'W' de Wolframio” y en
2016 ilustró varios cuentos del libro solidario
“La Piedra de la Verdad y otras historias”
junto a otros dibujantes de la desaparecida “La Piedra de la Verdad” (Portada, Jordi David Redó, 2016)
Bruguera.

168
A continuación se muestran las cuatro portadas realizadas por Jordi David Redó después de ser maquetadas y
coloreadas por los aficionados para darles un aspecto similar a las que aparecieron en los álbumes comercializados por
Bruguera y Ediciones B:

Portada para “Simón el escurridizo” –versión Portada para “Simón el escurridizo” –versión
definitiva– (Jordi David Redó, 2014) alternativa– (Jordi David Redó, 2014)

Portada para “La Banda de Matt U' Salen” Portada para “El caso del Señor Probeta”
(Jordi David Redó, 2014) (Jordi David Redó, 2014)

169
“Con ‘W’ de Wolframio” (Página 1, Jordi David Redó, 2014)

170
Entrevista a Jordi David Redó

1.- ¿Cuándo iniciaste tu andadura en Bruguera? ¿Cómo fue tu ingreso en la editorial?

En 1971 presenté cómo prueba dos páginas de pasatiempos y me las aceptaron. Coincidió que Vázquez pasaba por una etapa muy
productiva, ya llevaba bastante tiempo dibujando en una pequeña salita de la Editorial. Debido a la gran cantidad de páginas que tenía
comprometidas buscaba un "pasador" (Rovira ya le entintaba unas cuantas). Me ofreció el trabajo y yo naturalmente acepté.
Curiosamente las primeras páginas que pasé a tinta fueron dos de Ibáñez que corrían prisa.

2.- ¿Con qué personajes o trabajos disfrutabas más en aquella época?

Dejando aparte lo bien que me sentía de pasar a tinta al gran Vázquez, no había mucho tiempo para disfrutar porque las páginas siempre
eran urgentes. Al cabo de unos meses ocurrió la típica "fuga" de Vázquez (todo un clásico). Lo sustituyó Sanchis, que más tarde organizó
un equipo de pasadores. En esa nueva fase es cuando empecé con mis personajes “Pillo y Bollo” que pretendían ser una parodia
masculina de “Las Hermanas Gilda”. Luego las tiras de "Rufo", más pasatiempos y pequeñas viñetas para ilustrar varios chistes. Ahí es
cuando me sentía más a gusto.

3.- ¿Conocías personalmente a otros guionistas como Miguel "Mike" Ratera, Jesús de Cos, Jaume Ribera o Juan Zamora o
realizabais los trabajos a partir de un guion que os proporcionaba la editorial?

No tuve ocasión de conocerlos personalmente. Recibíamos el guion de manos de Sanchis pero no teníamos ningún tipo de relación con
el guionista.

4.- Sabemos ya que otros dibujantes como Juan Manuel Muñoz, Ramón Casanyes, Lurdes Martín o Martínez Osete realizaron
también aventuras de Mortadelo y Filemón (incluso Jan o Sagasty realizaron también algunos trabajos). Toni Bancells y Tino
trabajaron en el estudio Sanchis. ¿Llegaron a realizar aventuras de Mortadelo y Filemón en esta etapa? ¿Puedes darnos más
pistas sobre qué otros dibujantes (que no hayamos mencionado) realizaron aventuras en esta época?

Después de buscar pasadores, Sanchis montó el Estudio con Bancells, Tino, Osete y yo donde se empezaron a dibujar Mortadelos. Los
demás dibujaban fuera de la Editorial. Recuerdo a Cubero que lo intentó con los "calcos" pero no se adaptaba y lo dejó.

5.- ¿Por qué crees que hubo tanto ocultismo con los dibujantes "apócrifos" de Mortadelo y Filemón?

Había trabajos de muy dudosa calidad y supongo que a la editorial le interesaba que no se removiera mucho el tema. Creo que a Ibáñez
no le gustaba toda esta historia, pero como los derechos eran de la editorial tenía que tolerarlo.

6.- ¿Llegaste a conocer personalmente a Francisco Ibáñez? ¿Hubo algún tipo de colaboración con él a la hora de preparar tus
aventuras de Mortadelo?

Sí, me lo presentaron en una ocasión que coincidimos en la sala de las visitas. Con él no teníamos ningún contacto.

7.- ¿Conociste la famosa "calcadora de Mortadelos" de la editorial?

Al principio empezamos pasando páginas a tinta. Después se nos planteó dibujar Mortadelos con el sistema de calcos, fotocopiando
originales de Ibáñez. Empezaba a funcionar la calcadora. Creo que era una buena base para que tuvieran un gran parecido a lo que hacía
Ibáñez. Siempre bajo el punto de vista de la productividad.

8.- Ibáñez comentó en cierta ocasión que llegó un punto en que la editorial Bruguera comenzó a contar con los clásicos
"pasantes", que pasaban muy bien a pluma sus dibujos a lápiz a pesar de que algunos de ellos no eran capaces de realizar una
historieta. ¿Qué opinión te merece ese comentario?

Solo puedo decir que tenía toda la razón.

9.- ¿Qué opinión personal te dejó la editorial Bruguera? ¿En qué año finalizaste tu contrato con la editorial?

Creo que todo aquello fue muy positivo. Se daba oportunidades a muchos jóvenes que necesitaban romper el hielo y adquirir
experiencia. En 1978 salí de Editorial Bruguera pero estuve colaborando alrededor de dos años más. Durante esa etapa Sanchis formó
otro estudio donde se empezó a dibujar para los países nórdicos.

10.- ¿Hay algún autor o dibujante que haya influido en tu estilo o que te haya inspirado en tu estilo personal como dibujante?

De dibujantes hay muchos y muy buenos. La sencillez genial de Vázquez, el trazo limpio y elegante de Ibáñez, la soltura de Raf. Te
alimentabas un poco de todos. Al final siempre hay algún detalle que te caracteriza, pero lo he tenido difícil, en mi trabajo siempre tenía
que imitar estilos. Estuve un tiempo dibujando “Sjors & Sjimmie” para Holanda. En la etapa Disney me encantaba la elegancia de Ferioli
y la fuerza de Cavazzano.

11.- ¿Tienes alguna anécdota o curiosidad de tu etapa en Bruguera que pudieras compartir con nosotros?

Cuando ingresé en Editorial Bruguera, como dependía de Vázquez directamente, tenía el “privilegio” igual que él de no fichar a la
entrada. Éramos una pequeña isla en aquel inmenso océano empresarial. Entrábamos y salíamos cuando queríamos, etc. etc.

171
Miguel Ratera – Artista polifacético
"Bruguera no acreditaba a los dibujantes "negros" de Ibáñez
en aquella época. Solo a los guionistas, como Jesús de Cos
y algunos más, entre ellos un servidor... por lo que no tengo
la menor idea de quién/es dibujaban mis guiones".

"Mike" Ratera

Miquel Ratera Sarrá nació en Barcelona el 14 de julio de 1960 y estudió


Bellas Artes en la Escola Massana (Barcelona). Comenzó su carrera
profesional en la editorial Bruguera en 1979, con 19 años, guionizando unas
cuantas aventuras de “Mortadelo y Filemón” y “El botones Sacarino”. Se han
contabilizado al menos 28 historietas cortas de "Mortadelo y Filemón" con
guión acreeditado a Miguel Ratera. Se publicaron entre abril de 1980 y 1982.

El texto de la imagen inferior muestra la cabecera de uno de los muchos


guiones escritos por Mike Ratera para Bruguera. Sirva al lector de muestra
para hacerse una idea del formato en el que se realizaban estos guiones
(indicando el número de viñetas y los textos de los bocadillos de cada una de
ellas). Posteriormente se entregaban a los dibujantes para la elaboración de las
ilustraciones de cada página. El guion fue entregado al dibujante Jordi David
Redó para que realizase las ilustraciones, pero los impagos de Bruguera
paralizaron su realización. “Mike” Ratera

En 1981 Miguel Ratera fue coeditor del


fanzine "Zero Comics" abanderando a
una nueva generación de autores entre los
que destacaron Toni Garcés, Miguelanxo
Prado, Pasqual Ferry y Das Pastoras.

Entre 1983 y 1989 realizó historias para


las revistas "Rampa-Rambla", "Makoki"
y "El Víbora", aunque también creó
ilustraciones para el libro "L´assassi
guanya el Goncourt" de la editorial
Pirene y varias tiras de prensa de
"Mónica la taxista" para el “Diari de
Barcelona” (1988).
“Busca y Captura", con guion acreditado a Miguel Ratera (1981)

172
Entre 1990 y 1992 realizó la serie de horror
"Hunter" para la revista "Creepy", algunas
historias cortas para la revista "Tótem" y el álbum
"Mujeres Secretas" de Toutain. En 1993 creó las
series "Broadway" para Zinco y "Supersoldiers"
para Marvel/Inglaterra. Posteriormente su estilo
(barroco y a base de encuadres asfixiantes) le hará
destacar como dibujante de cómics de horror y
fantasía. Primero en los cuadernos Hamramr para
la editorial Glénat (1995) y posteriormente con
otros personajes como Conan en la novela gráfica
"Walls of Warclaw" para la colección "Conan the
Conqueror" (Marvel/Italia, 1996) o Witchfinder
(1998-2000).

Fanzine "Zero Comics" Una de las revistas en las que colaboró Sus siguientes obras fantásticas penetraron en el
coeditado por Ratera (1981) Miguel Ratera entre 1983 y 1989 mercado francés, donde desarrolló las series:
"Kabur (2001-2003)", "Bad Legion" (2005), "Le
Chant des Elfes" (2007, 2009 y 2010; publicados
posteriormente en Holanda), y los álbumes
colectivos "Les Sirènes" (2008) y "Drakaina
Fantasy of Desires" (2008). Posteriormente creó
diversos pósters de la heroína Seffana para
diversas editoriales: "Seffana Vampirique",
"Seffana Egyptiènne" y "Seffana-Witch".

Ratera también compaginó algunas de las


mencionadas etapas con otras tareas didácticas tras
el cierre de Bruguera en 1986. Desde ese mismo
año hasta la actualidad es profesor de "Técnicas
de cómic" en Escola Joso (Barcelona), donde
imparte dicha asignatura centrándose en el diseño
del personaje y el mundo en el que se desarrollan
sus aventuras hasta la técnica del montaje
secuencial. También impartió la asignatura
Revistas en las que colaboró Miguel Ratera “Cómic” en la Facultad de Bellas Artes
posteriormente (entre 1990 y 2000) (Barcelona) entre los años 1995 y 1996.

"Bad Legion", Mike Ratera (2005) "Kabur", Mike Ratera (2001-2003)

Otros trabajos de Mike Ratera:

- 1994: Libro ilustrado adaptado del vídeojuego «Eternal Champions» (Penguin Books/Inglaterra)
- Libro ilustrado «Amazing Spiderman» (Random House/USA)
- 2006 : Limited serie «Spike vs Dracula» (IDW Publishing/USA)
- Libro «Sketchbook» (La Grande Ourse/Bélgica)
- Álbum colectivo «Les Contes d´outre-tombe» (Les 400 coups/Québec)
- Portadas para Editoriale Aurea (Italia)
- 2012: Edición Coffret & Limited Edition «Le Chant des Elfes» (Dark Dragon Books/Holanda)

173
José Luis “Sagasty” y Antoni Bancells
José Luis Sagastí Iruzubieta (“Sagasty”)

Dibujante catalán que trabajó para las casas Bruguera y Clíper de Barcelona.
Desde 1948 colaboró en varios proyectos colectivos como "En este extraño
mundo", "El Campeón", "Aunque te cueste creerlo" y "Dígame usted" en la
revista “Pulgarcito”. Ese mismo año animó para el proyecto de largometraje de
Escobar ("Érase una vez"). Vivió durante un tiempo en Venezuela pero se
estableció en Barcelona de nuevo y se convirtió en el director del estudio gráfico
de Bruguera. Para “Nicolás” creó las series "Poncio Pelitos" y "Margarito Pito".

Creó mucho material para Bruguera, entre el que encontramos a "Mortadelo y


Filemón", de los que ilustró más de medio centenar de portadas para diversas
publicaciones de la casa como "Super Mortadelo" o "Super Humor". También
dibujó muchos de los cromos del álbum de Dunkin "El medallón robado"
(colaborando con Blas Sanchis bajo el guion de Armando Matías Guiu). Sagasty
llegó a realizar alguna historieta de Mortadelo, pero su ritmo de trabajo era muy
lento y pronto abandonó esa tarea. Tampoco tenemos ninguna historieta acreditada
a él en todo caso; quizá nunca llegaron a publicarse o fue una mera prueba.
Portada de Sagasty para el “Super
Mortadelo” n.º 15, Bruguera, 1973.
Antoni Bancells Pujadas
Dibujante de historietas nacido en Barcelona en 1949. Hacia 1971, y tras
finalizar el servicio militar, comenzó su carrera profesional en la editorial
Bruguera entintando páginas que Blas Sanchis hacía, sin firmar, del personaje
de Vázquez "Anacleto, agente secreto". Antes de eso Bancells ya había
trabajado previamente para Bruguera entintando material abocetado
previamente por Ibáñez y acabado a lápiz por Sanchis, Martínez Osete o
Pineda Bono (colaborando con otros entintadores como Alférez o Jordi David),
además de colaborar con personajes propios como "Mustafín" y "Pipo y Colás"
(y más adelante "Tribulete" y "Doña Urraca"). Posteriormente ilustró revistas
y libros de series de televisión que entonces gozaban de gran popularidad:
"Heidi", "Marco" y “El perro de Flandes”. Jan había comenzado dichos
trabajos pero la elevada demanda permitió que Bancells colaborase ilustrando
los libros y Jan las revistas.
Hacia 1973, Bancells se incorporó al equipo de dibujantes creado por el señor González dirigidos por Blas Sanchis,
y se convierte en su mano derecha, supervisando inicialmente que las historietas cumpliesen unos mínimos de calidad.
En aquella etapa tuvo la idea de utilizar una calcadora, de la que hablamos anteriormente, para unificar estilos entre
unos y otros dibujantes y ajustar además sus proporciones. En 1978-79 Bancells decidió abandonar la editorial
Bruguera. Para entonces el dibujante había realizado más de doscientas historietas de Mortadelo y Filemón y llevaba
un año colaborando con Disney. Abandonó Bruguera junto a tres compañeros más (Sanchis entre ellos) aunque la
editorial les ofreció la posibilidad de continuar su colaboración dibujando "Mortadelos".

Bancells paso así a dibujar aventuras de Mickey y Goofy para la editorial Egmont, editorial danesa que publica los
cómics de Disney en los países del norte de Europa. Isabel Penalva, que también trabajó en el estudio Sanchis, le
entintó muchas de esas historietas de Mickey. El dibujante había decidido no dibujar más historietas de Mortadelo
pero, meses después, motivado por la nostalgia, dibujó una historieta corta de seis páginas que la editorial rechazó
por falta de calidad. El dibujante cuenta, anecdóticamente, que habló con un ex compañero que aún trabajaba en
Bruguera y le propuso que él entregase de nuevo sus páginas como si fueran suyas, repartiendo el dinero a partes
iguales. Dejó pasar un par de semanas y lo entregó sin tocar ni una línea. El trabajo fue aceptado.

En los ochenta Ediciones B contactó con él para coordinar todas las nuevas
revistas de historietas que iban a lanzar al mercado. Organizó un equipo para
ello, aunque los personajes de “Mortadelo y Filemón” quedaron en manos de
una agencia externa (Comicup), ya que él no podía con todo el trabajo. La
calidad de estos trabajos era bastante pobre debido a que los precios eran muy
bajos. Esta colaboración con B duró menos de dos años, ya que las revistas no
funcionaron. A principios de los noventa realizó trabajos Disney para Francia
e Italia. Posteriormente trabajó para el mercado alemán creando los comics
basados en el show "Der Bär im grossen blauen Haus" ("El oso de la gran
casa azul") para la editorial Ehapa e historietas de Playmobil y de Bibi
Blocksberg, una niña brujita muy popular en dicho país. Hacia 2008/09 dejó
de trabajar para Egmont. Actualmente reside cerca de su Alella natal pero
también vivió y trabajó en Dinamarca durante diez años. Recientemente sigue Original de Bancells para Egmont
dibujando sus últimos trabajos para la revista Playmobil.

174
Miguel Fernández y Daniel Pérez – Los últimos en aparecer

"La agencia para la que yo trabajaba entonces (Comicup) recibió el encargo


directamente de la Editorial Bruguera, que en aquel momento era la
legítima propietaria de los derechos de los personajes, antes de que
Ibáñez obtuviera una sentencia favorable para él en ese sentido."

Miguel Fernández Martínez

Miguel Fernández Martínez es un dibujante de cómics, ilustrador y artista


gráfico español. Nació en Barcelona en 1963 y, a finales de la década de los
setenta, cuando sólo contaba con quince años, ya tuvo el privilegio de que el
mismísimo Francisco Ibáñez le recibiese en su casa dándole unos cuantos
consejos sobre sus ilustraciones.

En 1980 comienza a trabajar en la agencia Comicup, en producciones para


Alemania y Suecia (Fix und Foxi, Knax, Klabauters) compartiendo estudio
desde 1981 a 1984 con Ángel Segura Moreno y Joaquín Cañizares. Poco
después, entre septiembre de 1984 y la primavera de 1986, realizó trabajos, aún
en la agencia Comicup, para la editorial Bruguera, que "etiquetaría" la autoría Fotografía del dibujante (h. 2015)
de muchos de sus trabajos –y de otros guionistas y dibujantes– como "Bruguera
Equip". En aquella etapa realizó al menos la historieta corta "¡Que viene el
cometa!", y todo el lápiz de la historieta larga "El crecepelo infalible", así
como los primeros episodios de las historietas largas "Simón el escurridizo"
(páginas 1-8) y "El profesor Probeta contraataca" (páginas 1-4).

Portada de la revista “Pepe Gotera y Otilio”


(Miguel Fernández, 1985)

“¡Que viene el cometa!” (Miguel Fernández, 1985)

El artista dibujó además las primeras seis páginas de "La secta del Zum-
Bhao" (páginas que, sin embargo, no llegaron a ver la luz, siendo las realizadas
por Juan Manuel Muñoz las que finalmente se publicasen). También dibujó la
historieta larga "El retorno de Tití", de "El botones Sacarino" y numerosas
portadas e historietas cortas de otros personajes (Rompetechos, Pepe Gotera
y Otilio...).

Tras la debacle de Bruguera Miguel siguió trabajando en la agencia Comicup


realizando algunas historias Disney ("Mickey Mouse" y gags de "Ellsworth")
para la revista francesa "Le Journal de Mickey". En septiembre de 1986 se
incorporó a Gutemberghus (actualmente Egmont) a través de Tello Team,
dibujando algunos álbumes de “Basil el ratón superdetective”, y en 1987
comenzó a producir historias de Mickey. También realizó trabajos para la
revista “Anders And & Co.” y para “Jumbobog”, para la que utilizó un estilo Revista “Rompetechos”
(Miguel Fernández, 1985)
más próximo al de los dibujantes italianos.
175
En 2001 se independizó y pasó a ser freelance
trabajando directamente para Egmont, sin
intermediarios. Desde 1992 hasta 1995 Juan Manuel
Muñoz, al que conoció en los cursos de animación de
Createcnia, se incorporó a su estudio.

Entre 2010 y 2014 ha colaborado con Egmont Suecia


produciendo historias de “Bamse”. También ha
realizado historias de "Winnie the Pooh" basadas en la
última película. En 2014 se certificó (a través de
Egmont) con Mattel para trabajar sobre la guía de estilo
de Monster High, siendo así dibujante autorizado por
Mattel. Trabaja en la producción “Ice Age” para
Alemania, bajo auspicio de Fox, y realiza todo tipo de
trabajos gráficos. En 2016 fue elegido "choice number
one" por DreamWorks para encargarse también de la
serie “Trolls” en su versión 2D, tarea que viene Ilustración de la serie “Winnie the Pooh” (Miguel Fernández)
desempeñando desde entonces para Egmont Polska.

Daniel Pérez Cabezas


Daniel Pérez Cabezas es un dibujante español nacido en Barcelona
en 1961. Comenzó a trabajar como entintador en 1979 y despues como
dibujante en el estudio Beaumont, en el que se realizaban
adaptaciones a cómic de series de dibujos animados del momento
(D’artacán, Fútbol en acción, Ruy el pequeño Cid, Banner y
Flapi...).

En 1982 comienza a trabajar para la agencia Comicup, donde conoce


a Miguel Fernández, y en la que realizó trabajos para publicaciones
alemanas (“Fix und Foxi”, “Lupo”, “Knax”). A mediados de los años
80 realizó, por encargo de Bruguera, historietas de muchos personajes
de Francisco Ibáñez (Rompetechos, Sacarino y Pepe Gotera y Otilio).
La editorial intentaba exprimir al máximo la parte de los derechos de
los personajes que aún conservaba mientras Ibáñez luchaba entonces
por recuperarlos. En aquella etapa Daniel realizó, entre otras muchas Daniel Pérez Cabezas trabajando en Comicup Studios
historietas, varios capítulos de la historieta larga “El profesor Probeta
contraataca” (páginas 5-25). En paralelo también realizó historias
para la revista holandesa “Sjors en Sjimmie”. Tras el cierre de Bruguera, Daniel
continuó trabajando en los estudios de
Comicup para diversas publicaciones
Disney europeas. En los 90 trabajó con los
"Osos amorosos" y comenzó a trabajar con
personajes Disney en diferentes
producciones (principalmente con "Winnie
the Pooh", con la que ganó un premio dentro
de Disney en una serie de cuentos del
personaje). Para Egmont ha dibujado, y aun
dibuja, cómics de Donald Duck y su familia,
Golfillo, cuadernos de pasatiempos de
Winnie y algún libro de Petzi.
“Basil” y “Golfillo” (por Daniel Pérez Cabezas)
Para el semanario holandés “Donald
Duck” ha trabajado con Donald, Golfillo,
Panchito, Basil, el Hermano Conejo, el
Lobo Feroz, los tres cerditos, Dumbo y
Mariquito López. Actualmente realiza, para
la revista francesa "Winnie", historias de
Winnie the Pooh, 101 dálmatas, Los
Aristogatos, El Llbro de la selva y Nemo.
“...en el tiempo en que se hicieron estos trabajos
dibujábamos en casa y nos acercábamos al estudio a
hacer la entrega de páginas, así que no he llegado a
conocer a los compañeros que trabajaban en esto”.
“El profesor Probeta contraataca” (Daniel Pérez Cabezas, 1985)
Daniel Pérez Cabezas
176
Tino Santanach, María José Cano, Enrique Cerdán y Lluís Recasens (“L'Avi”)
Tino Santanach
Celestino ("Tino") Santanach Hernández comenzó su carrera como dibujante
para Bruguera realizando historietas cortas de Mortadelo y Filemón en el estudio
Sanchis junto a otros dibujantes como Antoni Bancells, Jordi David Redó o
Martínez Osete. Aunque desconocido para la mayoría, Tino realizó en dicho
estudio casi un centenar de historietas. Posteriormente trabajó para la Disney
danesa produciendo historietas Disney. A comienzos de los años 80 empezó con
varias historietas de Mickey Mouse. Pronto le siguieron algunas del pato Donald y
otras de Ungenio Tarconi. Sus últimos trabajos los ha realizado para los Estudios
Tello (al menos hasta diciembre de 2013). Sus obras se han publicado por toda
Europa, pero también en Brasil. En España se publicaron algunas portadas suyas
en la colección "Don Miki" de los años 80. Al margen del mundo del cómic,
también ha ilustrado varios libros infantiles de "Tarta de Fresa" junto a Marga Tino Santanach
Querol.

María José Cano Romero

Ingresó en Bruguera en 1972, con tan sólo 18 años, y trabajó en el estudio de


montaje de la editorial dirigido por Ángel Duque, donde también realizó
ilustraciones para la revista “Lily”. Posteriormente, en 1975, tras mucho insistir en
su deseo de dibujar, se incorporó al estudio Sanchis, donde comenzó como
entintadora y posteriormente también como ilustradora. Allí realizó, como
comentamos al inicio del capítulo, alrededor de una decena de historietas de
“Mortadelo y Filemón” y numerosas historietas de “El botones Sacarino”.
Abandonó la editorial a finales de esa misma década.
Maria José Cano Romero
Enrique Cerdán Fuentes

Trabajó para Ediciones B a través de la agencia “Comicup” (Cánovas) en 1987


realizando historietas de “Mortadelo y Filemón” y de “El botones Sacarino”. Las
primeras no llegarían a media docena y ni el propio autor fue capaz de identificarlas
décadas después de entre todas las historietas firmadas por el Equipo B.

Lluís Recasens - “L'Avi”

Tras la marcha de Ibáñez de Bruguera, en 1985, realizó varias historietas cortas Algunos miembros del estudio Sanchis.
para la editorial, también a través de la agencia Comicup (Cánovas). Cuando Arriba, de izda. a dcha.: Segura,
Ibáñez regresa, ya en Ediciones B, y a través de Ana María Palé, le hacía llegar Francisco Serrate, Poveda y Domingo.
portadas con cinco o seis viñetas de la revista “Mortadelo” (Bruguera) que él Abajo: Juan Torres y M.ª José Cano
convertía en historietas cortas, añadiéndoles nuevos gags, que eran destinadas
exclusivamente para el mercado alemán después de que Ibáñez las supervisase e
hiciese las correcciones pertinentes antes de ser pasadas a tinta. Lluís Recasens
también realizó los lápices de dos historietas largas que se exportaron
exclusivamente a Alemania a través de la agente Jutta Langer, como vimos en la
introducción de este capítulo.

Otros dibujantes, guionistas y entintadores


Además de los mencionados autores habría que citar al menos a una veintena de
profesionales que también guionizaron, entintaron o dibujaron aventuras de
“El antídoto” (Enrique Cerdán, 1987)
Mortadelo y Filemón y de los que hemos hablado muy poco (o nada) en este libro:
Francisco Serrano, Francisco Morillo, Francesc Mengual, José María
Casanovas, Leonardo Díaz, Aurelio Soto, Luis Rivera, Juan Turró, Pedro
Roma, J. I. Herrera, Ana Inés Gaztañaga, Francisco Javier Miguel Gómez,
Jordi Pueyo, Tha, José Escarp, David J. Zamora, Laura Massarella, Franz
Hurtado Mestre y Raf. Este último entintó “Las embajadas chifladas” y un par
de historietas cortas. Todos ellos, junto a algunos dibujantes desconocidos de la
agencia Comicup que trabajaron como parte del Equipo B, merecen cuando menos
un reconocimiento a su trabajo durante aquella etapa oscura de la que cada día
sabemos un poco más. Las historietas apócrifas han sido tachadas a menudo como
mediocres y de baja calidad, pero muchas de ellas son entretenidas y atesoran
muchas curiosidades para quienes disfrutan leyendo historietas de "Mortadelo y “¡Que no cunda el pánico!¡Tenemos
Filemón". trabajo! (Lluís Recasens, 1987)

177
La influencia de Ibáñez
Al igual que Ibáñez tomó prestados recursos de dibujantes franco-belgas, principalmente de Franquin, también los
dibujantes “apócrifos” imitaron a Ibáñez en numerosas ocasiones. No me gustaría cerrar el capítulo sin antes ofrecer al
lector algunas muestras de estas influencias.

Ramón Mª Casanyes
Casanyes es, sin lugar a dudas, el dibujante con el estilo más parejo al de Francisco Ibáñez. Y es que Casanyes
asimiló muchos recursos del maestro, como veremos a continuación. Pero lo que quizás Casanyes desconocía
entonces era que algunas de esas ideas que tomó prestadas de Ibáñez procedían a su vez de otras que este había
copiado de Franquin. Las primeras historietas de Francisco Ibáñez "adaptadas" por Casanyes fueron las publicadas
originalmente en los “Pulgarcitos” 1523 y 1584. Casanyes se inspiró en ambas al crear "Una de tortas" y "Una
misión ajetreada" en 1975. El propio Casanyes afirmó que dichas historietas fueron dos de sus primeros trabajos para
Bruguera con guiones ajenos.

“Pulgarcito” 1523 (Ibáñez, 11/IX/1961) / “Una de tortas” (Casanyes, 11/VII/1975) “Pulgarcito” 1584 (2ª historieta) (Ibáñez, 11/IX/1961)
"Una misión ajetreada" (Casanyes, 1975)

La siguiente escena de la aventura "Los superhombres" dibujada por Casanyes en 1978 está sacada del álbum "El
caso del bacalao" publicado casi una década antes:
En 1979 Casanyes utilizó una viñeta más de
otra de las aventuras de Francisco Ibáñez
cuando dibujó "Día de paga". Se trata
únicamente de la viñeta en la que los agentes
de la T.I.A. celebran la marcha del Súper y que
aparece en "Los diamantes de la gran
duquesa". Casanyes cambió el motivo de la
juerga de los agentes: en su historieta era día
de paga, como su propio título indica.

En 1980, cuando creó "La gran locura", se le


antojó la mujer engreída que Ibáñez había
dibujado en la aventura "Operación Gorrino",
también publicada con el título "Animalitos".
Martínez Osete ya había utilizado el mismo
“El caso del bacalao” (Ibáñez 1970) / “Los Superhombres” (Casanyes, 1978)" personaje seis años antes al dibujar la historieta
corta "La sequía", en 1974.

“Los diamantes de la gran duquesa” (Ibáñez, 1972) / “Día de paga” (Casanyes, 1980)

178
“Operación Gorrino = Animalitos” (Ibáñez, 1972) / “La gran locura” (Casanyes, 1980)

El villano que protagoniza la aventura “Moscú 80” (Ibáñez, 1979-80) motivó a Casanyes a crear a uno de los
personajes que aparecen en la historieta "El aniversario" un año después. “El sulfato atómico” fue también fuente
de inspiración para Casanyes cuando dibujó en 1980 una historieta muy onírica titulada “El sueño”.

“El Aniversario" (Casanyes, 1981)" / "Moscú 80 (Ibáñez, 1979-80)

La escena de la biblioteca que Casanyes dibuja en la


historieta corta "Los protectores" está tomada de una escena
mítica que Ibáñez utilizó en la larga “¡Soborno!”. De
"Safari Callejero" recupera la conocida viñeta de los
tejados que Ibáñez había tomado de Franquin y la
incorpora a la historieta "Contra el hombre de goma". “El sueño” (Casanyes, 1980) / “El Sulfato atómico” (Ibáñez, 1969)

“¡Soborno!” (Ibáñez, 1977) “Los protectores (IV)” (Casanyes, 1980)

"Safari Callejero" - Ibáñez (1969-70) / "Contra el hombre de goma" - Casanyes (1975)

179
En 1981 Casanyes dibuja una alocada aventura titulada "Locura primaveral" cuya última viñeta salió de otra
aventura de Ibáñez: "Los gamberros" (1978). Se trata del mítico final en el que Ofelia perseguía a Mortadelo loca de
amor para contraer matrimonio con él. Casanyes sustituyó a Mortadelo por el enanito protagonista de la historieta. Al
año siguiente, en 1982, encontramos una viñeta en la historieta corta "Noche de paz, noche feliz" que Ibáñez había
dibujado en 1974 en la portada del número 211 de la revista “Mortadelo” (Bruguera).

“Los gamberros” (Ibáñez, 1978) / “Locura primaveral” (Casanyes, 1981) Portada nº 211 - “Mortadelo” (Ibáñez, 9/XII/1974)
“Noche de paz, noche feliz” (Casanyes, 1982)

La viñeta de la primera página de "Al abordaje sin contemplaciones" (Casanyes, 1983) en la que aparece una
carabela es similar a la que Ibáñez dibujó en la portada del nº 143 de la revista “Mortadelo” (Bruguera).

Portada nº 143 - Revista “Mortadelo” (Ibáñez, 20/VIII/1973) / "Al abordaje sin contemplaciones" (Casanyes, 1983)

En "El vivo al hoyo" Casanyes imitó el siguiente pasaje del “Pulgarcito” 1913 sin realizar apenas cambios:

"Pulgarcito” 1913 (Ibáñez, 1/I/1968) / "El vivo al hoyo" (Casanyes, 1985)

180
La historieta "Navidades negras”, realizada por Casanyes en 1981, presenta una viñeta con un edificio cubierto de
nieve. La escena está sacada de la aventura de Ibáñez "¡A por el niño!". Como vimos, este se había inspirado a su vez
en la aventura "El prisionero de los siete budas" de Franquin.

"A por el niño" - Francisco Ibáñez (1979) "Navidades negras" - Ramón Casanyes (1981)

La escena en la que Mortadelo hace malabares con unas antorchas en la historieta "Faranduleando por la T.I.A.",
realizada por Casanyes, también en 1981. utiliza varias viñetas aparecidas en las portadas de los números 48 y 175 de
la revista “Mortadelo” (Bruguera) que a su vez Ibáñez había tomado prestadas de una tira de Gastón Elgafe de
Franquin, como vimos en el capítulo anterior.

Portada “Mortadelo” Bruguera nº 175 (F. Ibáñez) / "Faranduleando por la T.I.A." (Casanyes, 1980)

En la historieta "El transformador psíquico" (también de Casanyes y del mismo año) Mortadelo toca el trombón.
La viñeta está claramente inspirada en otra escena de la historieta "El instrumento" (“Pulgarcito” 1717). Ibáñez se
había inspirado en otra tira de Gastón, como vimos. Y el vehículo que Casanyes dibujó para la aventura "El sueño"
(1980) parece copiado del que Peyo utilizó en la aventura de Benito Sansón "El agente especial" (1968). En realidad
está sacado del que aparece en "El sulfato atómico" que Ibáñez había tomado prestado previamente de dicho
dibujante. El portaaviones que Casanyes dibujó en la historieta "El mono astronauta" en 1977 está copiado del que
Ibáñez realizó para la portada de la revista “Mortadelo” nº 68 (Bruguera) que a su vez había tomado previamente de
"El retorno de Z" (Franquin, 1960).

"El instrumento” - Ibáñez (P. 1717, 30/III/1964) "El agente especial" (Peyo, 1968) "El mono astronauta" - Casanyes (1977)
"El transformador psíquico" (Casanyes, 11/II/1980) "El sueño" (Casanyes, 1980) Portada “Mortadelo” nº 68 - Ibáñez (1971)

181
La enorme ballena que Casanyes dibujó en la corta "El botijo de la T.I.A." guarda un gran parecido con la que
Ibáñez había realizado una década antes para la portada nº 42 de la revista “Mortadelo” (Bruguera) y que, como
dijimos, había tomado prestada del gag nº 10 del Marsupilami de Franquin.
Existen, además, algunos casos en los que
Casanyes imitó viñetas directamente de André
Franquin. Encontramos, al menos, tres ejemplos
claros: en "El gas biológico" (1977) Casanyes
dibujó a Mortadelo utilizando un disfraz de
alienígena tomando como modelo otro que
Franquin había creado mucho antes para las
aventuras de “Gastón Elgafe” y que, por cierto,
Ibáñez también había tomado prestado, como
vimos en el capítulo anterior.

La viñeta de la aventura "La carrera", bajo estas


líneas, dibujada por Casanyes en 1978, es muy
"El botijo de la T.I.A.” (Casanyes, 1981) similar a otra realizada por Franquin una década
Portada “Mortadelo” nº 42 - Francisco Ibáñez (13/IX/1971) antes en la aventura de Spirou "Un bebé en
Champignac" (1967-68). En esta ocasión es el
profesor Bacterio quien aparece en la cuna,
reemplazando a Zorglub, mientras Spirou y
Fantasio son sustituídos por el “Súper”,
Mortadelo y Filemón.

En la aventura "Navidades Peludas" (1981)


Casanyes cubre a Mortadelo de un pelaje verde
que parece claramente inspirado en una idea del
gag que aparece en la tira 496 de “Gastón Elgafe”
(dibujada por Franquin en 1968). Ibáñez también
copió la idea para una historieta de “El botones
"El gas biológico" (Casanyes, 1977) / "Gastón Elgafe (tira 710)" - Franquin Sacarino” publicada en el nº 12 de “El DDT” (3ª
época).

"La carrera" (Casanyes, 1978) / “Un bebé en Champignac” (Franquin, 1967-68)"


Casanyes da muestras de la admiración por Franquin, de quien copia cierta viñeta y argumento.

"Navidades Peludas" (Casanyes, 1981) / “Gastón Elgafe” - Tira 496 (Franquin, 1968)"

182
Martínez Osete
Además de Casanyes, también Martínez Osete realizó muchas aventuras de "Mortadelo y Filemón" inspiradas en
aventuras de Francisco Ibáñez por encargo de Bruguera, que pretendía modernizar aquellas historietas más
primitivas del dibujante. Al margen de las cuatro historietas que Bernet Toledano creó de manera puntual, estas
historietas de Osete fueron las primeras historietas apócrifas que hicieron de avanzadilla de lo que vendría poco
después. Analicemos algunos ejemplos siguiendo el orden de las originales a las que versionaron.

La primera historieta de Mortadelo y Filemón, publicada en aquel mítico “Pulgarcito” nº 1394, que vio la luz en
enero de 1958, fue versionada por Osete con una historieta titulada "Siguiendo el rastro". Cuando la dibujó, los
agentes ya habían ingresado en la T.I.A., por lo que, como veremos en historietas posteriores, Osete adaptó los
guiones de manera que fuera el Súper quien dictase las misiones que sus subordinados debían cumplir.

"Pulgarcito” n.º 1394 (Ibáñez, I/1958) / "Siguiendo el rastro" (Osete, 1973)

Osete respetó fielmente el argumento de aquella primera


historieta publicada de los agentes imprimiendo su particular
estilo en cada viñeta y adaptando los personajes con sus
características de entonces: Mortadelo había perdido ya el
bombín y el paraguas de la misma forma que habían
desaparecido en Filemón su sombrero, su chaqueta y su pipa.
Los ojos de Mortadelo ya no se ven semicerrados. Se advierten
además algunos detalles añadidos por Osete como el muñeco de
los inocentes que aparece colgado en la mesa del policía y que
quizás trataba de imitar ese rasgo tan "Ibañezco" de adornar las
viñetas con elementos cómicos ajenos a la trama principal. Osete
también respetó el nombre del supuesto villano, "Boris García",
en realidad un actor, como se descubre después, aunque más
adelante sí llegará a modificar los nombres de los personajes
secundarios sin ceñirse a los originales.

La segunda historieta publicada de Mortadelo y Filemón


(“Pulgarcito” nº 1395) también tuvo su propia versión apócrifa
con "La granja porcina", dibujada casi dos décadas después.
Las historietas publicadas en los “Pulgarcitos” 1400, 1401, 1402
y 1403 se versionaron con nuevos títulos: "Misión peligrosa",
"Lectura apasionante", "El encuentro" y "Caso complicado". "Pulgarcito” n.º 1394 (Ibáñez, I/1958)
"Siguiendo el rastro" (Osete, 1973)
La escena de "Lectura apasionante" en la que Mortadelo viste de cosaco persiguiendo a Filemón es casi un calco de
la original (“Pulgarcito” nº 1401). No obstante Osete añade más detalles (el cuadro, la cómoda, el jarrón, la puerta,
los perdigones, el bastón de Filemón..). Otro apunte: Osete también reproduce las telarañas triangulares de las
esquinas, tan propias del Ibáñez de los setenta, para ayudar a dar perspectiva tridimensional a la habitación.

183
“Pulgarcito” nº 1395 (Ibáñez, 27/I/58) / “La granja porcina” (Martínez Osete, 19/V/75)

“Pulgarcito” nº 1400 (Ibáñez, 3/III/1958) “Pulgarcito” nº 1401 (Ibáñez, 10/III/1958)


"Misión Peligrosa" (Osete, 13/XI/1972) "Lectura apasionante" (Osete, 18/XII/1972)
La última viñeta de la historieta del “Pulgarcito” nº 1402 tenía la peculiaridad de que en ella Filemón acudía a
presenciar el combate de boxeo con traje de etiqueta. Osete "actualizó" de nuevo el vestuario de los personajes de
forma que Filemón llevase su ropa habitual: pantalón rojo, camisa blanca y pajarita. Las "estrellitas" que ve Mortadelo
tras el gancho que le asesta "Peter Tarugo" son otro añadido del dibujante.

“Pulgarcito” nº 1402 (Ibáñez, 17/III/1958) / “El encuentro” (Osete, 18/XII/1972)


En la última viñeta de "Caso complicado" advertimos la presencia del "Súper", que había asumido el rol que en la
historieta primitiva llevaba Filemón (“Pulgarcito” n.º 1403). Filemón asume ahora el mismo rol que Mortadelo, bajo
las órdenes del Superintendente de la T.I.A. Existen decenas de ejemplos en los que Osete continuó versionando
historietas originales de Ibáñez, pero no las reproduciremos todas pues los ejemplos darían para demasiadas páginas.
No obstante, hemos incluido al final del capítulo una relación de historietas originales y su correspondiente versión
realizada por Osete para aquellos aficionados que tengan curiosidad por comparar unas y otras.

“Pulgarcito” nº 1403 (Ibáñez, 24/III/1958) / “Caso complicado” (Osete, 4/XII/1972)

184
Antoni Bancells, Tino Santanach y Jordi David Redó

Además de la influencia de Ibáñez en Casanyes y


Martínez Osete, hemos localizado otros muchos
"parecidos razonables" e historietas versionadas por
otros autores a los que hemos querido dedicar unas
líneas en este capítulo. Seguiremos el orden
cronológico de las historietas originales (realizadas por
Ibáñez).
La historieta del “Pulgarcito” nº 1428 fue rehecha
por Antonio Bancells en "La esmeralda", nombre de
una piedra preciosa pero que también será el de la
glotona mujer con la que Ibáñez (y Bancells) elaboran
el gag final.

"Buscando jaleo" versionó la publicada en el


“Pulgarcito” n.º 1436. Hay algunos cambios
evolutivos: el cliente de la agencia tiene un aspecto
muy distinto al dibujado por Ibáñez. La cama en la que
aparece maniatado Filemón se convertía en una
camilla y el disfraz de piedra de Mortadelo fue
reemplazado por el de un pato.
"Pulgarcito” nº 1428 (Ibáñez, 15/IX/1958) /
"La esmeralda" (Antonio Bancells, 11/VIII/1975)

La historieta en la que un teatrero


Mortadelo interpreta a Napoléon
(“Pulgarcito” n.º 1448) es
versionada por Jordi David Redó
en "Lo contrario".

Bancells redibuja la historieta


publicada en el “Pulgarcito” 1479
creando una nueva historieta que
llevó por título “Los encargos del
Súper” (1975). Bancells moderniza
el mobiliario y el televisor,
antediluviano en la versión de
Ibáñez, así como el aspecto de
ambos protagonistas.

“Pulgarcito” nº 1436 (Ibáñez, 10/XI/1958) /  “Buscando jaleo” (Antonio Bancells, 26/V/1975)

“Pulgarcito” nº 1448 (Ibáñez, 2/II/1959) “Pulgarcito” nº 1479 (Ibáñez, 7/IX/1959) /


“Lo contrario” (Jordi David Redó, 2/VI/1975) “Los encargos del Súper” (Antonio Bancells, 1975)

185
La historia corta "El inspector general" versionó las historietas de los “Pulgarcitos” 1498 y 1517. Destacamos dos
viñetas: el gag de la cámara de fotos y la escena del cuadro de Filemón:

“Pulgarcito” nº 1498 (Ibáñez, 18/I/1960) / “Pulgarcito” nº 1517 (Ibáñez, 30/V/1960) /


“El inspector general” (Antonio Bancells, 1975) “El inspector general” (Antonio Bancells, 1975)

"Buscando jaleo" (26/V/1975), ya mencionada anteriormente, también versionó la historieta del “Pulgarcito” 1575.
El embalaje de la historieta primitiva es reemplazado posteriormente por un cajón de madera de mayor volumen. Por
otro lado, la historieta apócrifa "Aventuras locuelas", de Tino Santanach, constaba de dos partes inspiradas en dos
historietas publicadas en los “Pulgarcitos” 1705 ("Un piso antiguo") y 1708 ("El armario de Mortadelo"). Del
primero lo más llamativo era la escena de la llave con la que se presenta Filemón en la oficina.

“Pulgarcito” nº 1575 (Ibáñez, 10/VII/1961) / “Pulgarcito” nº 1705 (Ibáñez, 6/I/1964) /


“Buscando jaleo” (Antonio Bancells, 26/V/1975) “Aventuras locuelas” (Tino Santanach, 1976)

La historieta del “Pulgarcito” 1708 tiene la peculiaridad de que no salió de la cabeza de Ibáñez, como vimos, sino
que estaba inspirada en el gag 215 de “Gastón Elgafe” dibujado por Franquin en 1962, y parece que también le
gustó la idea a Tino Santanach al dibujar “Aventuras locuelas”.

“El armario de Mortadelo” - Francisco Ibáñez (27/I/1964) “Aventuras locuelas” (Tino Santanach, 1976)

186
CAPÍTULO 6

LAS AVENTURAS EN
OTROS IDIOMAS
Alemania – Clever & Smart / Flip & Flap
Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que Alemania ha sido
uno de los países en los que nuestros agentes han gozado de mayor
éxito (las ventas de sus álbumes han llegado a superar incluso a las
del mismísimo Astérix). Dicho éxito se trasladó del cómic a otros
medios: televisión, cine, juegos de ordenador e incluso
merchandising (tarjetas telefónicas, relojes, camisetas...). Al igual
que en nuestro país, Ibáñez también tuvo que mantener el tipo en
unas interminables colas de firmas, algo que dice mucho del éxito de
los personajes en el país germano.

Las primeras aventuras de Mortadelo y Filemón publicadas en


Alemania aparecieron en 1972, en álbumes de tapa blanda
publicados por la editorial Condor Verlag (posteriormente
ConPart). Allí bautizaron a los agentes como “Clever & Smart”, y
trabajaron para la T.I.A. (“Trans-Internationaler Agentenring”) a
las órdenes de “Mr. L”. La agencia enemiga pasó a llamarse la
O.M.A. (“Organisation Militanter Agenten” / “Organisation
Machthungriger Agenten”). Sus historietas gozaron de una larga
vida, publicándose durante casi cuatro décadas (hasta 2009) en una
serie principal que contó con tres ediciones de 210, 147 y 50 Álbumes "Clever & Smart"
números respectivamente (siendo la última edición rebautizada con (Condor Verlag, serie principal)
el antetítulo de “Golden Comic Gags”).
La última aventura allí publicada en la serie principal
fue "Misión Triunfo" (posteriormente se reeditarían
álbumes ya publicados previamente). Condor Verlag
también publicó 15 números especiales
(“Sonderband”) fuera de la serie principal,
normalmente coincidiendo con eventos importantes
(olimpiadas, mundiales de fútbol, la llegada del euro, los
100 años del automóvil...). Todos ellos se publicaron en
España en la colección "Magos del Humor", pero en
Alemania decidieron publicarlos de forma
independiente en su mayoría (el “Mundial 1994”, por
ejemplo, sí se publicó en la serie principal). También
apareció una colección de libritos de bolsillo
(“Taschenbücher”) en dos ediciones de 82 y 90
números respectivamente. Se publicaban cada 8
semanas hasta los años 90 y recopilaban en su mayoría
aventuras apócrifas cortas de Mortadelo y Filemón.
Una particularidad de estos libritos es que no respetaban
el tamaño de los originales; tenían un ancho
Álbumes "Clever & Smart" ligeramente mayor, por lo que fue necesario completar
(Condor Verlag, Special Sonderband)
muchas de las viñetas con dibujos de factura mediocre.
Otras colecciones que recopilaron material de esta serie fueron las tituladas
"Super Clever & Smart" (15 números), "Clever & Smart Ibáñez Jubiläums
Taschenbuch" (26 números) y "Extra Clever & Smart" (51 números). Además,
de forma esporádica se editaron otros recopilatorios de un sólo número como
"Clever & Smart Das Grobe Comic Buch" (1991), "Clever & Smart Jumbo
Spass" (1997) o "Clever & Smart Super Comic Taschenbuch" (2005). Este
último estaba formado por una reedición de los tres primeros libros de bolsillo
de los que la editorial ni siquiera se había molestado en eliminar la publicidad de
los "Golden Comics"  (no disponibles por aquel entonces en el mercado).
Durante la década de los 80 aparecieron igualmente de forma irregular algo más
de una decena de números de la colección "Rate Fix Mit Clever & Smart", en
las que se combinaban páginas de historietas con algunos pasatiempos.

La buena sintonía entre Ibáñez y Wolfang Biehler, editor de Condor Verlag,


llegó a tal punto que este fue caricaturizado en, al menos, tres aventuras: en "Los
Ángeles 84" como Bruten Biehler, un boxeador alemán que tuvo que vérselas
con Mortadelo, en “El 35 aniversario” apareció brindando una copa junto al
entonces Presidente alemán Helmut Kohl, y en "Mundial 1998”, donde apareció
caracterizado como Wolfang Mamoutheler, un portero "de peso" de la selección
germana de fútbol. El editor Hans Bachman podría ser el personaje parodiado “Super Comic Taschenbuch” n.º 1
por Ibáñez en "Los Ángeles 84" como Blaff Bachman. (Condor Verlag, 2005

188
Wolfgang Biehler caricaturizado en varios de los álbumes

Entre los años 1975 y 1981, también se publicaron historietas de los personajes en la
revista “Felix” (de la editorial Bastei). Esta vez los agentes se llamaron “Flip &
Flap” (Mortadelo y Filemón respectivamente), trabajando para la O.M.A.
(Organisation für Meister-Agenten). Paradójicamente, dicho vocablo alemán,
“Oma”, significa “ABUELA”, que en las publicaciones españolas representaba
precisamente a la organización enemiga de los agentes. El “Súper” fue apodado esta
vez “Mr. Knacks”. En las numerosas portadas creadas para dicha revista, de factura
apócrifa, podíamos ver a Mortadelo interactuando con el gato Félix y sus sobrinos.
En 1981 Ibáñez comenzó a dibujar la historieta “¡En Alemania!”, motivado por la
afición a los personajes en de dicho país. A pesar de que no hizo ningún gag en
referencia al nazismo, la editorial Condor decidió censurar tres páginas del álbum en “Kult Box” (Carlsen, 2018)
las que se hacía referencia al muro de la vergüenza y a la alemania oriental.
En abril de 2017, con motivo de su 50º aniversario, la editorial Carlsen anunció que en enero de 2018 “resucitaría”
las historietas más clásicas de “Clever & Smart” en una edición en tapa blanda muy similar a la publicada por
Condor Verlag años atrás. Se distribuyeron en unas hermosas cajas “de culto” con 15 ejemplares al “módico” precio
de 150 euros. Hasta enero de 2019 se publicaron los primeros ocho álbumes, además del primer número especial (“El
60º aviversario”), lo que hace pensar en que podrían aparecer más álbumes actuales en un futuro próximo.

El éxito de los personajes también llegó al mundo de la animación. En los años 1981-84 se comercializaron varias
cintas VHS ("Clever und Smart im Geheimer Mision" y "Fred und Jeff") con los conocidos cortos animados de los
estudios Vara. También apareció en VHS la película "El armario del tiempo", doblada al alemán, y se estrenaron
igualmente "La gran aventura de Mortadelo y Filemón" (2003) y la serie de televisión de B.R.B. emitida en 1994
como "Clever & Smart" (y distribuida posteriormente en tiendas en una colección de 5 DVD). En cuanto al
merchandising de los personajes en Alemania, fue mucho más escaso que en nuestro país; no obstante, aparecieron
relojes, camisetas y hasta tarjetas telefónicas (tanto en Alemania como en Austria).

Tarjetas telefónicas de los personajes (Alemania)

Carátulas de las primeras cintas VHS

Camisetas y relojes de "Clever & Smart"

“Flip & Flap” (revistas “Felix”)

189
Portada del álbum “Clever & Smart” n.º 208, Condor Verlag. Portada del álbum “Clever & Smart – Der 60. Geburstag”
Se corresponde con la aventura larga “Los Superpoderes” Carlsen Verlag, X/2018 (“El 60º aniversario”)

“Clever & Smart n.º 8 – Verdammt, Wer macht die Kiste auf?” “Tom Tiger + Co n.º 15 – Knapp daneben – so ist eben das Leben”
Carlsen Verlag, 29/I/2019 (“La caja de diez cerrojos”) Condor Verlag, 1984 - Revista dedicada a “El botones Sacarino”
Contiene el “crossover” “Testigo de cargo”, con Mortadelo y Filemón

190
Brasil y Portugal – Mortadelo e Salaminho / Salamão e Mortadela
En Brasil han aparecido al menos tres colecciones distintas con aventuras de "Mortadelo e Salaminho" (así es como
se conoce allí a los agentes). La pionera fue la editorial Cedibra, que publicó en tapa dura la colección 'Ases do
Humor" entre los años 1974 y 1980. La numeración no se correspondió sin embargo con la original española. La
editorial Rio Gráfica Editora (RGE) fue sin embargo la más longeva, ya que publicó al menos 91 revistas entre 1974
y 1982. También publicó revistas de bolsillo y varios Almanaques anuales. En el año 1996, la editorial Manole
publicó el álbum "Terroristas" (número 92 de la colección “Olé!” española) con el sello del Gran Premio Salón del
Cómic 1994 dedicado al conjunto de la obra de Ibáñez. En Brasil también se estrenó la película de animación de los
Estudios Vara "El armario del tiempo". Se tradujo como "O armario do tempo" y fue doblada al portugués por
artistas de doblaje locales.

Rio Gráfica Editora (1974-1982)


Cedibra (1974-1980) Manole (1996)

En Portugal se han publicado 15 álbumes de


los personajes. En 1977 la editorial Paralelo
publicó trece aventuras de "Salamão e
Mortadela" en una colección de formato
similar a la española "Ases del Humor". Ese
mismo año la editorial Viseo publicó
historietas de “Mortadelo & Salaminho” en
la revista “O crac”, que incluía otras series
como “Marco” o “Vickie el vikingo” o “El
Inspector” (Pantera Rosa). Posteriormente
otras editoriales publicaron nuevas aventuras
en dicho país: “Los bomberos” (Jornal da BD
n.º 171, Expresso, 1985), "Fórmula 1"
(Meriberica-Liber, 2001) y "El estrellato"
(ASA, 2005).
Revista “O Crac” (Viseo, 1977) “O armario do tempo”
(Estudios Vara)

"Salamão e Mortadela" (Paralelo, 1977) "Salamão e Mortadela" (Expresso, 1985) "Mortadela & Salamão" (Meriberica-Liber)

191
España – Resto de lenguas
Mortadel·lo i Filemó / Mortadelo e Filemón / Txoritzo eta Txistorra / Mortadelo eta Filemón

En Cataluña aparecieron 15 álbumes de


"Mortadel·lo i Filemó" en la colección
"Mestres del Humor", libros en cartoné de
48 páginas a color que recopilaban aventuras
de dichos personajes además de otros como
"Zipi i Zape" y "Super Llopis". Se
publicaron entre los años 1987 y 1990.

En 2012, veintidós años después de la


publicación del último número, Ediciones B
continuó la colección siguiendo la misma
numeración en la que había quedado la
colección (nº 30) y publicó nuevas aventuras
de los agentes en catalán (también en la
colección "Mestres del Humor". Surgieron
así aventuras como "Londres 2012",
"¡Espies!" o “Al mam, que no ve d'un
pam!”
“Mortadel·lo y Filemó” ("Mestres del humor", 1987-1990)

También se publicó en catalán la aventura "La


història dels diners", un libro de 48 páginas en
color de carácter promocional que reeditaba los
contenidos del álbum previamente editado por
Bruguera/Bankunión en 1980, pero traducido al
catalán. Fue editado por Ediciones B con los
derechos cedidos para la entidad bancaria La
Caixa. En gallego sólo conocemos un número
aislado (“¡O estrelato!”) publicado también por
Ediciones B en 2002. En cuanto al euskera,
podemos citar dos publicaciones: la primera
nació en febrero de 1960, gracias al impulso de
Joseph Camino. Fue en la revista "Pan · Pin",
suplemento infantil de 8 páginas que aparecía
junto a la publicación “Zeruko Argiauna” y que
contó con al menos veinte historietas de los
personajes. El suplemento fue creado por un
“Mortadelo e Filemón” grupo tutelado por la Iglesia con idea de
“Mortadel·lo y Filemó”
("Mestres del humor", Ed. B, 2012-18) (Ediciones B, 2002) favorecer la difusión de la lengua vasca en el País
Vasco francés y tuvo que superar muchas trabas
durante el tiempo en que se editó (hasta 1968).
Fue un momento en el que el euskera estaba
excluido del sistema educativo y prácticamente
ausente de los medios de comunicación.
Posteriormente, en 2001, y con motivo de la
entrada en el euro, apareció un nuevo álbum en
euskera (aunque esta vez el nombre de los
agentes no se tradujo) titulado "Iritsi da Euroa!",
publicada en castellano como "¡Llegó el euro!".

"Iritsi da Euroa!", 2001


“La historia dels diners” (1987)

“Txorizo eta Txistorra” ("Pan·Pin" nº 59, 1965)

192
Grecia – “ΜΟΡΤΑΝΤΕΛΟ & ΦIΛΗΜON” / “ΑΝΤΙΡΙΞ ΚΑΙ ΣΥΜΦΩΝΙΞ”
En Grecia Mortadelo y Filemón aparecieron
por primera vez en 1972 con el nombre de
Μορταντέλο (“Mortantelo” – pronunciado
“Mortandelo” -) y Φίλημón (“Filemón”). La
editorial Olympia Press publicó una decena de
números de la revista “ΜΟΡΤΑΝΤΕΛΟ”,
aparentemente una reedición de números de la
revista Mortadelo de Bruguera, pero con
variaciones en sus contenidos, junto a historietas
de otros célebres personajes como Zipi y Zape,
Anacleto o Sir Tim O'Theo. Ocho años después,
en 1980, la editorial Oscar Press publicó nuevas
aventuras de los agentes, que pasaron a llamarse
“Antirix kai Symphonix” (pronunciado “Andirix
ke Simfonix”, y escrito “ΑΝΤΙΡΙΞ ΚΑΙ
ΣΥΜΦΩΝΙΞ”), que viene a significar
literalmente algo así como “El que no está de
acuerdo y el que está de acuerdo”. La primera
edición contó con 31 álbumes, la mayoría con
“Olympia Press” (1972) “Oscar Press” (1980) aventuras que en España se habían publicado en
la colección "Ases del Humor", como  "El
En 1985 y 1989 la editorial Edimas tomó el testigo Sulfato atómico" o "Safari callejero".
y publicó varias ediciones de bolsillo en formato
revista, más pequeña que las de nuestro país, con
papel de peor calidad y con solo la mitad de los
pliegos a color, el resto en blanco y negro, sin
grises, y de autoría en su mayoría apócrifa, de
autores reconocibles como Blas Sanchis, Casanyes
u Osete. Las portadas de las primeras ediciones
fueron viñetas agrandadas, colocadas sin el menor
estilo y composición. En "El rincón de
Mortadelón" se mostraban varias de las páginas de
estas revistas, de las que reproducimos bajo estas
líneas algunas imágenes.

En 1993 la misma editorial publicó 84 números


hasta 1999. En los años 2000 y 2001 publicó 24
números más (bajo el sello de Oscar Press a partir
del número 11), reediciones de números ya
publicados en la etapa anterior. Entre los años 2002
y 2003 apareció una última serie de 14 números,
también reediciones de números ya publicados. “Edimas” (1993-2003)

Revista formato bolsillo (Edimas, 1989) Viñetas interiores de diversas revistas griegas

193
Países Bajos – Palin en Ko

En Holanda se han publicado 59 álbumes


entre 1971 y 2006. La editorial Vrijbuiter
fue la pionera publicando 41 álbumes en una
serie principal entre los años 1971 y 1985.
Allí los agentes se llamaron "Paling en Ko"
(literalmente "Anguila & Co").

Posteriormente la misma editorial reeditó los


diez primeros álbumes en un orden
ligeramente diferente y con distintos diseños
de portada (algunas de ellas de autoría
apócrifa).

Además de la serie principal, Vrijbuiter


publicó también otros 26 álbumes en varias
series diferentes. En 1974 apareció la primera
de ellas: la serie "Olé! Reeks", con aventuras
de una y dos páginas (muy similar a la “Olé!”
de Bruguera publicada en nuestro país).
"Paling en Ko" (Vrijbuiter, serie principal 1971)

Posteriormente la misma editorial publicó una colección de 20 cómics de bolsillo (Strippocket) que aparecieron a
su vez en dos grupos: el primero constó de 16 libros más finos (Strip-paperback) y el segundo de 4 libros más
gruesos (Super-paperback).

“Olé! Reeks” (Vrijbuiter, 1974) “Strip-papeback” n.º 1 y “Super-Paperback nº 1”

Entre los años 1984 y 1985 aparecieron algunas aventuras similares a las de la serie “Olé!” de Vrijbuiter en varios
números de la revista holandesa "Eppo" (entre el 1 y el 51). Posteriormente, entre 1986 y 1992 la editorial Byblos
tomó el testigo de su antecesora Vrijbuiter y publicó 10 álbumes adicionales a partir del número 42 (que era el
número hasta el que había publicado la editorial Vrijbuiter).

La revista holandesa "Sjors en Sjimmie" también publicó historietas de "Mortadelo y Filemón" en al menos dos
números extras, publicados en 1991 (nº 11) y en 1994 (nº 8). Ambas revistas incluyeron una aventura de los agentes
además de llevar sendas portadas de Mortadelo y Filemón de autoría apócrifa.

El material más recientemente publicado en los Países Bajos lo encontraremos entre los años 2000 y 2006. La
editorial Arboris publicó en esa última etapa ocho álbumes, numerados de nuevo desde el nº 1, con aventuras más
modernas.

194
Revista “Eppo”, números 32 y 38 (1984)

"Sjors en Sjimmie" (extras años 1991 y 1994)

“Paling & Ko” nº 42 (Byblos 1986) “Paling & Ko” (Arboris, 2000-2006)

195
Países Nórdicos – Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia

Los países nórdicos comparten muchos rasgos de


su cultura particular. Quizá no sea casualidad que
se publicaran aventuras de Mortadelo y Filemón
en cuatro de ellos: Dinamarca, Finlandia,
Noruega y Suecia. Sólo Islandia se quedó fuera
del club. Demos un repaso a todas las
publicaciones aparecidas en dichos países.

En Dinamarca la publicación de aventuras de


Mortadelo y Filemón se compone de dos etapas.
La más primitiva publicó 19 números entre los
años 1973 y 1984. Interpresse fue la editorial
encargada de esa primera etapa.

Posteriormente la editorial Egmont Serieforlaget


relevó a Interpresse y publicó 20 nuevas
aventuras de Mortadelo y Filemón entre los años
1998 y 2005 en la que sería la segunda etapa de
nuestros agentes en dicho país. En 2015 se
publicaron dos nuevos álbumes continuando con la
numeración de la serie original (21 y 22): “La
gripe ‘U’” y “Jubilación… ¡a los noventa!”
respectivamente. Ambas series totalizan alrededor
de 40 álbumes, lo que sitúa a Dinamarca como
Aventuras publicadas por Interpresse (1973-1984)
uno de los países en los que más álbumes de los
agentes de la T.I.A. se han publicado.

Aventuras publicadas por Egmont (1998-2015)

En Finlandia también se han publicado 40


álbumes de Mortadelo y Filemón. En una
primera y corta etapa recibieron el nombre
de "Nopsa ja Näpsä" en dos álbumes
publicados por la editorial Semic en 1973.

En una segunda etapa (1980-1989) la


editorial Lehtimiehet publicó 29 álbumes ya
como "Älli ja Tälli". Finalmente, entre 1999
y 2006, Egmont publicó 9 álbumes más con
algunas de las aventuras más recientes.
"Nopsa ja Näpsä" (Semic, 1973)

196
"Älli ja Tälli" (Lehtimiehet, 1980-1989) "Älli ja Tälli" (Egmont, 1999-2006)

En Noruega se han publicado al menos 31 álbumes de Mortadelo y Filemón: 8 álbumes como "Flipp og Flopp"
(un nombre casi idéntico al que tuvieron en Dinamarca), publicados en tres etapas: Nordisk Forlag (1973),
Interpresse (1979-81) y Hjemmet / Egmont (2001). Sin embargo, la mayoría de los álbumes se publicaron en la
colección "Clever og Smart" (Gevion, 1986-87 y Bladkompaniet, 1988-90); un nombre similar al de sus vecinos
alemanes. Bladkompaniet también publicó algo de material apócrifo y de Ibáñez que apareció en varios números de
la revista "Humor og Kanari" entre los años 1987 y 1989).

"Clever og Smart" (Gevion 1986-87)


"Flipp og Flopp" "Flipp og Flopp" (2001) (Bladkompaniet AS 1988-90)
(Nordisk Forlag, 1973 / Interpresse 1979-81)

En Suecia, sin embargo, el éxito de los agentes fue fugaz y solo dos álbumes vieron la luz en dicho país en 1973.
Allí se conocieron como "Flink och Fummel" y la editorial Semic fue quien publicó sus escasas aventuras. A
continuación reproducimos algunas viñetas de los personajes tal como se publicaron en Noruega.

"Älli ja Tälli" (Finlancia)

"Flink & Fummel" (Semic, 1973) "Flipp og Flopp" (Noruega)

197
Francia – Mortadel et Filemon / Futt et Fil

En Francia, país vecino, los personajes se publicaron inicialmente


en formato pequeño en el interior de diferentes revistas de la
editorial Éditions Aventures et Voyages (también conocida como
"Mon Journal") entre ellas "Akim Color", "Lancelot", "Ivanhoé"
o "Les Jeux de Mon Journal". Posteriormente la misma editorial
publicó  ocho álbumes en formato franco-belga entre los años 1970
y 1974. Los agentes recibieron en esa etapa el nombre de
"Mortadel et Filemon". Estos álbumes se promocionaron desde
diversas publicaciones de la editorial (“Akim”, “Apaches”,
“Yataca”...). También llegaron a publicarse historietas de los
personajes como relleno en algunos de los numerosos tebeos en
formato "poche" (bolsillo) de la misma editorial como "Les Jeux de
Mon Journal". En algunas de estas revistas (h. 1974) se
combinaron pasatiempos con historietas.

“Mortadel et Filemón” (Mon Journal, 1970-1974)

“Mortadel et Filemon”: La Filature” (“Akim Color” nº 110, III/1977)

Hacia 1982 aparecieron brevemente en la revista “Pif”, uno de los


semanarios de cómics de mayor prestigio de Francia. La revista
dedicó su número 704 a "l'humour espagnol" y en ella aparecieron
ambos agentes rebautizados como "Mortadelle et Philémon" junto
a otros personajes como Sir Tim O'Theo, Sacarino, Pepe Gotera y
13 Rue del Percebe; una experiencia aislada que no tuvo
continuidad (salvo los agentes, que reaparecieron en el número
siguiente). Únicamente "Hugh el troglodita" de Gosset, fue
publicado en “Pif” durante bastante tiempo.

Más adelante, entre 1984 y 1986, la editorial Arédit/Artima


publicó seis álbumes más, pero esta vez rebautizaron a los agentes
como "Futt et Fil". Dichos álbumes también se promocionaron en
diversas revistas de la editorial (como “Ourgan”, “Hardy”, “FEU”,
“Wham” o “Cathy”). “Futt et Fil” (Arédit/Artima, 1984-86)

Anuncio promocional de la colección “Futt et Fil” - Revista “Wham” nº 76 (Arédit, 1985)

198
Anuncios promocionales de la serie “Mortadel et Filemon” publicada por Mon Journal -
“Apaches” nº 52 (I/1973), “Yataca” nº 59 (V/1973)

Anuncios promocionales de la colección “Futt et Fil” - Izda: revista “Feu” nº 59 (Arédit, 1986). Dcha: Revista “Hardy” nº 80 (Arédit, 1985).

199
Italia – Mortadella e Filémone / Mortadello e Polpetta
En el país transalpino sólo aparecieron cuatro álbumes publicados
por la editorial Williams en 1972. En dicho país Mortadelo y
Filemón se conocieron como "Mortadella e Filémone". Algunas de
estas aventuras se serializaron posteriormente en la revista
"Supergulp", de la editorial Mondadori, a finales de la misma
década.

Además de estas ediciones, Fernando Javier de la Cruz Pérez


comentó en su tesis "Los cómics de Francisco Ibáñez" que también
habían aparecido publicaciones de los personajes con otro nombre:
"Fortune e Fortuni", pero este dato no ha podido ser contrastado.

A finales de 1990 también se publicaron en Italia al menos tres


historietas cortas (“In difesa del Super”, “Proteggendo
l’Ambasciatore” y “Non dir Quadro se non l’hai nel Sacco!”) en
los números 63, 64, 67 y 68 de la revista “Lupo Alberto”. Los
agentes sí mantuvieron el nombre original de la serie, pero la T.I.A.
fue traducida como la “Z.I.A.”, manteniendo así el gag en la lengua
italiana. En 1994 se emitió la serie de televisión de BRB con el título
de "Mortadello e Polpetta, la coppia che scoppia". Casi una década
después, en 2003, se estrenó igualmente la película con actores de
carne y hueso "Spía + Spía" donde se rebautizó a los agentes como
“Mortazzolo” y “Rincobronco” y en 2016 se estrenó la película de
animación “Mortadello e Polpetta contro Jimmy lo Sguerzio”. “Mortadella e Filémone” (Williams, 1972)

“Mortadelo e Filemon” - Revista “Lupo Alberto” nº 63, 1990

“Mortadella e Filemone” - Revista “Supergulp!” nº 5, 1978 Revista “SuperGulp!” n.º 5,


(Mondadori VI/1978)

200
Resto de países

Dedicamos este último apartado al resto de países en los que se han


publicado aventuras de Mortadelo y Filemón, aunque con un menor
volumen de publicaciones respecto a los ya comentados en artículos
anteriores. Comenzamos cronológicamente por México. En 1979, la
editorial Bruguera lo intentó en dicho país a través de su filial y publicó al
menos 73 revistas con aventuras de los agentes. Se trataba de cuadernos de
34 páginas grapados con interior en color.

En Reino Unido la efímera editorial británica Opal Quill Ltd. publicó


varios tomos anuales, algunos de los cuales se realizaron a partir de
historietas españolas traducidas (con Mortadelo y Filemón entre dichas
series). En el volumen publicado en 1983 – “My Cartoon Annual 1984” –
los personajes de Ibáñez llevaron el nombre de “Banger & Mash”
(literalmente “Salchicha y Puré”). Posteriormente, en 1994, los personajes
llegaron de nuevo al país a través de una serie de televisión de B.R.B. que
rebautizó a los agentes como “Mort & Phil”. Curiosamente el doblaje de la
serie fue realizado por norteamericanos.

En Turquía la editorial Alpha publicó al menos 6 números en 1989


(posteriormente también un retapado). Allí los agentes se llamaron "Dörtgöz
ve Dazlak" que, traducido al castellano, significa algo así como "Cuatro- Revista “Mortadelo”
(Bruguera México, 1979)
ojos y Cabeza-calva".

Izda: “My Cartoon Annual 1984” (Opal Quill Ltd. 1983) con “Banger & Mash” (centro) / Dcha: "Dörtgöz ve Dazlak" (Alpha, 1989)

En 1990 se tiene constancia de la publicación de al menos un número de "Pintar-


Pintar-Bodo", la versión indonesia de los agentes de la T.I.A que fue editada por
Misurind. La traducción literal de la serie al castellano no es otra que "Listo y
Tonto". En 1992 la editorial Fortuna Print publicó un álbum de los agentes en la
República Checa. Allí llevaron el mismo nombre que en otros países como
Alemania: "Clever & Smart". Más de una década después los personajes llegarían
a Polonia: en 2004 la editorial Kasen Comics publicó dos aventuras de Mortadelo
y Filemón: "El señor de los ladrillos" y "Mascotas". Los nombres de los agentes
apenas se tocaron ("Mortadello i Filemon"). En Eslovenia únicamente se
publicaron 8 números en el año 2007 que fueron distribuidos por Chargonet
gracias a la buena iniciativa de un empresario de dicho país. Allí se conocieron
como “Mortadelc pa File”.

De EE.UU. solo sabemos que en 1977 la agencia de distribución de cómics


norteamericana King Features Syndicate publicó varias aventuras de Mortadelo
y Filemón en dicho país con el sello King Features (aunque este dato aportado por
Toni Guiral no ha podido ser contrastado aún). Existe muy poca información al
respecto, como también sucede con la traducción de las aventuras al serbo-croata: "Pintar-Pintar-Bodo"
en Yugoslavia los personajes llevaron el siguiente nombre "Zriki Švargla i Šule (Misurind, 1990)
Globus". Poco más se puede decir del material publicado en ambos países.

201
"Clever & Smart" (Fortuna Print, 1992) “Mortadello i Filemon” (Casen Comics, 2004) "Mortadelc pa File" (Chargonet, 2007)

"Zriki Svargla i Sule Globus" (Yugoslavia) "Mort & Phil" (Serie de televisión. Reino Unido, 1994)

En República Checa (además del mencionado álbum) se estrenaron las dos películas con actores de carne y hueso.
Allí se les conoció como "Agenti Dementi" (sin comentarios). A Rusia y Japón llegó la primera de las dos películas.
En Rusia se presentó a los agentes como "Мортадело и Филимон"

"Agenti Dementi" (República Checa, 2003 y 2008)" Cartel del film en Rusia ("Мортадело и Филимон") y Japón

202
CAPÍTULO 7

DEL CELULOIDE AL 3D
Primer festival de Mortadelo y Filemón – Estudios Vara

En 1964 los Estudios Vara, creados por el dibujante y caricaturista


madrileño Rafael Vara Cuervo en 1959 gracias al soporte económico
de Luis Luca de Tena, llegaron a un acuerdo con Francisco Ibáñez
para realizar una serie de cortos de animación con Mortadelo y
Filemón como protagonistas. La idea de apostar por los personajes de
Ibáñez había surgido a partir de una sugerencia de Amaro Carretero,
que por aquel entonces trabajaba para Rafael Vara realizando trabajos
de animación. Carretero había debutado en 1963 en los entonces
creados estudios de Cruz Delgado y pasó dos años después a los
Estudios Vara como director, donde trabajaría junto a Vicente
Rodríguez (también director). Ambos terminarán abandonando los
Estudios Vara en 1969 para formar su propia empresa: Estudios
Castilla.
Logotipo de los Estudios Vara
En 1966 los estudios crearon el primer corto, que llevó por título:
“Mortadelo y Filemón: Agencia de Información”. El corto se llevó
el Premio Platero de Plata en el Festival de Cine de Gijón y en los
dos años siguientes (1967 y 1968) otros dos cortos repetirían el mismo
premio en el mismo festival: "Carioco y su invención" y "Un
marciano de rondón".

Tras el éxito cosechado con ambos cortos Rafael Vara consideró


oportuno realizar una serie regular de cortos, de manera que en 1968
creó la productora Dacor para financiar así el proyecto. Entre 1967 y
1968 verían la luz los siguientes cortos: "El rancho de Oregón"
(1967), "Un marciano de rondón" (1968), "Las minas del rey
Salmerón" (1968), "La invitación" (1968), "Gángsters de ocasión"
(1968), "Fugado de la prisión" (1968), "Espías en la Legión" (1968),
"El jarrón de Hong-Kong" (1968) y "El caso del apagón" (1968). Y
en 1969 les seguirían dos cortos más: "Genio o no es la cuestión"
(1969) y "Engaño a Filemón" (1969). Sobra decir que Ibáñez no
colaboró en ninguno de estos cortos (tampoco en los que vendrían
pocos años después) ni a nivel gráfico ni a nivel de guión.

Pero los cortos no aportaron muchos beneficios a la productora y, en


1969, Vara decidió unir todos los cortos en dos largometrajes. El
primero llevó por título "Festival de Mortadelo y Filemón" (1969) y
al año siguiente le siguió el "Segundo festival de Mortadelo y
Filemón". Uno de los carteles del primer largometraje

Los primeros cortos se inspiraron en las aventuras originales de los


agentes. En "El Rancho de Oregón" Mortadelo recibía una carta en la que
se le notificaba que su tío Anacleto le había dejado en herencia un rancho
en Oregón, un argumento recurrente en algunas de las historietas más
primitivas. En los cortos los agentes aún no habían ingresado en la T.I.A. y
aún trabajaban en su "Agencia de Información", en la que, como sabemos,
Filemón es también el jefe y Mortadelo el subordinado. La animación
tiene escenas muy dinámicas, con unos fondos trabajados y una correcta
banda sonora. Destaca, por encima de todo, el doblaje de los personajes
(realizado en los estudios Arcofon de Madrid), ya que contó con unos
dobladores entregados que aportaban valor extra a cada capítulo: Víctor
Ramírez (Mortadelo) y José Martínez Blanco (Filemón), este último
conocido también por ser quien doblaba a Bud Spencer. La película logró
recaudar 2.250.000 pesetas (equivalentes a unos 3.430,84 euros) con 16.245
espectadores, llegando a estrenarse en países del extranjero, como en
México (el 18 de marzo de 1982).

Comentaremos los argumentos de los ocho primeros cortos que integran


el primero de los largometrajes, aunque estos no se incluyeron en el orden
estrictamente cronológico en el que fueron realizados, llegando a existir
cortos en el primer largometraje posteriores a algunos de los que aparecen
en el segundo film.
Una de las portadas del primer largometraje

204
Un marciano de rondón (1968)

La M.A.S.A. solicita ayuda a la Agencia de Información de Mortadelo y


Filemón ante la sospecha de que alguien intenta sabotear su llegada a Marte.
Los agentes se desplazarán a las instalaciones de la M.A.S.A. en Cabo
Primaveral y allí se encontrarán con un marciano infiltrado entre los operarios
al que intentarán dar captura de múltiples formas sin éxito. El corto se llevó el
Premio Platero de Plata de 1968 (por tercer año consecutivo, como
comentamos).

El caso del apagón (1968)


En las instalaciones de la M.A.S.A.
En esta ocasión Mortadelo y Filemón intentarán averiguar por qué el faro
del arrecife Rompequillas se ha apagado misteriosamente. Allí se encuentran
con un villano que ata a Mortadelo y tiende todo tipo de trampas a Filemón,
que termina capturándole. El malhechor confiesa que intentaba evitar que el
barco del Presidente llegara a puerto. Mortadelo consigue encender el faro con
una luciérnaga de gran tamaño, lo que permite que el Presidente llegue al
puerto, pero Mortadelo le tira accidentalmente al mar.

La invitación (1968)

Filemón invita a Mortadelo al cortijo de su primo en Sevilla. Este les pide


que capturen un toro. Tras varios intentos fallidos los agentes deciden ponerle
unos cuernos postizos a un burro, lo que provocará las iras del primo de
El faro del arrecife Rompequillas Filemón, quien terminará persiguiéndoles con un caballo.

El rancho de Oregón (1967)

Mortadelo recibe una carta en la que le comunican que ha heredado un


rancho en Oregón de su tío Anacleto. Los agentes se desplazan al rancho que
resulta ser una completa ruina. En la cabaña encuentran a un indio llamado
"Romerito de los Montes" que les advierte de la presencia de un coyote
malvado. Los agentes intentan atraparlo con todo tipo de trampas desastrosas
sin éxito. Al final, tanto el indio como el coyote resultan ser Joe "el
disfraces", al que consiguen capturar, consiguiendo así cobrar la recompensa
correspondiente.

Carioco y su invención (1967)


El único "toro" que los agentes logran cazar
Doña Urraca ha secuestrado al loco Carioco, inventor de una fórmula
secreta, y Mortadelo y Filemón acuden a rescatarlo a un castillo lleno de
trampas. Allí se encontrarán con Doña Urraca, que ha convencido a Carioco
para que reproduzca su invento a cambio de un pirulí de menta. Carioco
intenta volver a producir su fórmula (bacalao al pil pil explosivo) pero no
consigue recordar exactamente cómo volver a elaborarla. Mortadelo y Filemón
le liberan finalmente de su cautiverio. Fue el segundo corto producido por los
Estudios Vara y también cosechó el Premio Platero de Plata en el año 1967.

Espías en la Legión (1968)

Los agentes encuentran a Joe "el Disfraces" Mortadelo y Filemón se desplazan en esta ocasión al desierto para infiltrarse
en la cabila de Alí-Caí-Do con intención de capturarlo. Los agentes se
alistarán a sus órdenes prometiendo al villano luchar contra los infieles
mientras los soldados de la legión arrasan el campamento rebelde.

Gángsters de ocasión (1968)

0 Mortadelo se hace pasar por gángster para introducirse en la banda de "Al


Matone" y capturar a todos los miembros que integran su banda. A pesar de
que los agentes consiguen capturar a los maleantes, estos terminan por
escaparse jurando tomar venganza. Filemón realiza varios preparativos contra
Al Matone, pero todos ellos se vuelven en su contra. Mortadelo termina por
hacer explotar accidentalmente una bomba que había preparado Filemón y que
Carioco es secuestrado por Doña Urraca
los manda al espacio exterior.

205
Las minas del rey Salmerón (1968)

Mortadelo encuentra el mapa de un tesoro en una taberna


y convence a Filemón para ir a buscarlo. Cuando consiguen
llegar a la selva donde se esconde el tesoro son capturados
por salvajes caníbales que les meten en una olla de gran
tamaño para cocinarlos y devorarlos.

Mortadelo utiliza su disfraz de bombero para apagar el


fuego, encanta una serpiente y baila un tango con uno de los
guerreros de la tribu, lo que le ayudará a ganarse las
simpatías del rey Salmerón, que les concederá la libertad y
les indicará como localizar la mina donde se halla el tesoro.
Mortadelo y Filemón localizan la mina de diamantes, pero
el director del cortometraje les devuelve a la olla al
considerar que el final de la aventura no es nada comercial.
A punto de ser cocinados por los caníbales

Segundo festival de Mortadelo y Filemón – Estudios Vara

En 1970 y 1971 los Estudios Vara presentaron nuevos cortos de


animación: "Montan en avión" (1970), "Misión increíble" (1970), "Más de
un ladrón" (1970), "Los impostores" (1970)", "El yeti" (1970), "El
armario del tiempo" (1970), "Contra el Pisón" (1970), "El conde Mácula"
(1971) y "Maxiaventura en el mar" (1971).

Ese mismo año (1970) se estrenó el "Segundo festival de Mortadelo y


Filemón" y, al igual que el primer largometraje, surgió en realidad de la
unión de otros ocho de los cortometrajes  (de unos 6-8 minutos de duración
cada uno) que había realizado la firma. Dichos cortos tampoco se
presentaron en el orden cronológico en el que fueron realizados, existiendo
cortos en el “Primer festival” posteriores a varios de los que conforman esta
segunda película. Los encargados del doblaje fueron de nuevo Víctor
Ramírez (Mortadelo) y José Martínez Blanco (Filemón). Comentamos a
continuación la sinopsis de cada uno de los cortos que integran este segundo
largometraje.

Mortadelo y Filemón, Agencia de Información (1966)


Carátula de una edición en DVD del
Primer corto realizado por los Estudios Vara y que se estrenó por la 2º festival de Mortadelo y Filemón
puerta grande, ya que ganó el Premio Platero de Plata en el Festival de
Gijón en 1966. La aventura comienza en un estudio de animación en el que
un dibujante crea al reporter Tribulete, protagonista del corto. Se presenta a
varios personajes de Bruguera, entre ellos Mortadelo y Filemón, antes de
dar paso a la aventura protagonizada a los agentes, que deberán recuperar los
planos de un arma secreta creada por un famoso científico (el sabio
Rodrigón) que han sido robados por su mayordomo. Mortadelo y Filemón
consiguen capturar al mayordomo y lo torturan de múltiples formas para
que revele dónde se encuentran los planos hasta que este confiesa que se
encuentran en el castillo de Villa Risueña. Allí se desplazan los agentes con
tan mala fortuna que Mortadelo intenta iluminar la estancia del castillo
encendiendo lo primero que encuentra: los planos secretos. Las manos de un dibujante crean
al Reporter Tribulete
El jarrón de Hong Kong (1968)

Mortadelo y Filemón viajarán en esta ocasión a Hong Kong para custodiar


un valiosísimo jarrón que perteneció a la dinastía Fumaya valorado en
trescientos millones, pero el villano Kimono-Kim se lo arrebata. Aunque los
agentes consiguen recuperarlo, terminan destrozándolo y pegándolo. Cuando
los agentes llegan al museo y ven un jarrón similar al que habían custodiado
lo creen falso y se deshacen de él, pero pronto descubrirán que dicho jarrón
era en realidad el auténtico y todo el asunto de la custodia no era más que una
cortina de humo para proteger el auténtico jarrón. En la aventura aparece
Doña Urraca.
Mortadelo reconstruye el valiosísimo jarrón chino

206
Engaño a Filemón (1969)

Mortadelo parece haber enloquecido y se cree caballero andante.


El Doctor Cillo aconseja a Filemón que no le lleve la contraria y le
siga la corriente. Este se hace pasar por su escudero y ambos acuden
al campo, donde tendrán varios problemas con los campesinos. De
vuelta, Filemón descubre que el doctor y Mortadelo son primos y que
todo no era más que un engaño orquestado por ambos.

Genio o no, es la cuestión (1969)

Mortadelo de la Mancha y su escudero Filemón Filemón le pide a Mortadelo que vaya a comprarle una lámpara.
Mortadelo consigue la lámpara y encuentra un genio en su interior al
que pide un deseo: convertirse en emperador romano. Como
emperador, Mortadelo deberá luchar contra los bárbaros, mientras
Filemón, convertido en trovador, canta sus andanzas. Mortadelo
consigue derrotar al bárbaro y poco después se despierta y descubre
que todo ha sido un sueño y decide deshacerse de la lámpara, pero el
verdadero genio que había en su interior convierte a ambos agentes
en sapos.

Contra el Pisón (1970)

Mortadelo sueña con una lámpara que contiene Mortadelo y Filemón intentan hacerse con la recompensa de
un genio en su interior 10000 rupias por la captura del "Pisón", un peligroso bandido. El
villano termina siendo capturado por un campesino mientras los
agentes dan con sus huesos en el hospital.

Fugado de la prisión (1968)

Mortadelo y Filemón están arruinados y se lanzan tras la búsqueda


de Jimmy el "Patoso", un peligroso villano aficionado a cazar patos
que se ha fugado de la prisión y por el que dan una jugosa
recompensa. Los agentes localizan a Jimmy cazando patos junto la
"Laguna de los Patos" y deciden disfrazarse de toro para despistarle,
pero serán empitonados por un toro auténtico con tan mala suerte que
terminan cayendo sobre el maleante. Tendrán que gastar la
Un campesino da caza al peligroso "Pisón" recompensa pagando la multa por cazar en un lugar prohibido por lo
que únicamente pueden comprar un pastel con el dinero sobrante.

Montan en avión (1970)

Mortadelo gana un avión en un concurso radiofónico e invita a


Filemón a probarlo. Tras varios intentos fallidos los agentes
consiguen echar a volar el avión, pero este termina por partirse en
dos. Los agentes recurren al paracaídas y terminan cayendo sobre una
isla que resulta ser el objetivo de numerosas pruebas nucleares, que
terminan aniquilándoles.

Más de un ladrón (1970)


Jimmy el "Patoso" cazando patos en la laguna

La habilidad de Mortadelo con las artes marciales lleva a Filemón a


confiarle unos valiosísimos planos, pero un bandido consigue
arrebatárselos. Mortadelo consigue recuperarlos por casualidad y
aconseja a su jefe colocarlos en una caja fuerte que resulta estar
comunicada con la calle, lo que permitirá que otro maleante se haga
con ellos. Los agentes recuperan los planos utilizando una bomba,
aunque Filemón sale mal parado. Los planos terminan en manos de
Paco el Torpedo, a quien perseguirán hasta el monte, donde
Mortadelo intentará darle caza utilizando una bomba que termina en
la boca de Filemón.

Mortadelo "empolla" un manual de aviación

207
El armario del Tiempo – Estudios Vara

En 1971 apareció el tercer y último de los


largometrajes animados de Mortadelo y Filemón
realizado por los Estudios Vara. Al igual que los
anteriores también se creó a partir de la unión de
varios cortometrajes (en este caso siete; uno menos
que los dos primeros films). El argumento del corto
que daba nombre a la película gira en torno a un
armario inventado por Chiflágoras (un primo de
Filemón) que permite a los agentes viajar en el
tiempo y en el espacio. El alocado inventor recuerda
de una u otra forma al profesor Bacterio por ser, en
esta versión cinematográfica, el responsable de
aplicar a Mortadelo el famoso "crecepelo" que le
hizo perder todo su cabello y por inventar el "armario
del tiempo", que recuerda poderosamente a la
"máquina del cambiazo" ideada por el profesor
Bacterio y con la que uno puede ir a donde quiera. En
esta ocasión se aprecia una cierta evolución en el
diseño de los personajes. También se cambió la banda Carátula de una edición en VHS y cartel original
sonora, hasta entonces dirigida por Rafael Ibarbia y de "El armario del tiempo"
en esta ocasión por Ramón Femenías.

Los cortos de los que consta este largometraje son: "El armario del tiempo", "En Waterloo", "El yeti", "Misión
increíble", "Los impostores", "El conde Mácula" y "Maxiaventura en el mar".

La película gozó de un gran éxito, especialmente entre los más pequeños, lo que provocó que se publicaran varios
libros ilustrados con los fotogramas de los cortos acompañados de un texto inspirado en el guión.

El armario del tiempo (1970)

Mortadelo y Filemón reciben la inesperada visita del


primo Chiflágoras, que les presenta su novedoso
invento, "El armario del tiempo", y les muestra cómo
utilizarlo, pero el armario no funciona como se esperaba
y saldrán todo tipo de criaturas de su interior.

Waterloo (1970)

Mortadelo sale del armario del tiempo con una


casaca francesa y poco después aparece Napoleón
Bonaparte por el mismo lugar. El emperador francés, al
enterarse de que va a perder la batalla de Waterloo, no
tiene intención alguna de regresar a su tiempo. Los
agentes y Chifágoras le tenderán una trampa para
Portadas de la colección "Películas Mortadelo" devolverle a su tiempo pero, accidentalmente, envían a
su vecina Úrsula.

El yeti (1970)

Los agentes consiguen traer de vuelta a su


vecina Úrsula y envían por fin a Napoleón a la
batalla de Waterloo. Chiflágoras y Mortadelo
intentan hacer un obsequio a doña Úrsula, pero
Mortadelo toca un botón accidentalmente y se trae
al mismísimo yeti, que provocará el caos pero
terminará regresando al armario después de que
doña Úrsula le propine una tremenda paliza.

El Yeti también saldrá del armario del tiempo

208
Misión increíble (1970)

Tras regresar de Groenlandia los agentes reciben la


visita de un loro mensajero con la orden de destruir un
almacén de aspirinas radiactivas en Pepeslavia, donde
llegarán utilizando el armario, pero Mortadelo termina
cayendo sobre el cuartel general. Los agentes terminan
destruyendo toda la ciudad salvo el cuartel donde se
encontraban las aspirinas radiactivas, que permanecerá
intacto.

Los impostores (1970)

Dos miembros de la banda del "Lince" se hacen pasar


por los agentes Mortadelo y Filemón. Chiflágoras descubre
que van a robarle, pero ignora que son unos impostores. El loro mensajero con el que comienza el corto
Los auténticos agentes llegan a tiempo e intentar evitar el
robo destruyendo el armario, que resulta ser una réplica.
Chiflágoras consigue expulsar finalmente a los impostores,
pero el piso queda hecho una ruina y Filemón termina en
un psiquiátrico tras la impresión de haber visto dos
Mortadelos.

El Conde Mácula (1971)

Tras el desastre en el que quedó su vivienda en el


anterior episodio, Chiflágoras decide irse a vivir debajo de
un puente junto con Mortadelo y Filemón. Los agentes se
desplazarán en esta aventura al castillo del conde Mácula
para intentar hacerse con el libro de sus memorias. Ambos
agentes descubren que el Conde tiene una maldición y es
que suele beber mucho vino antes de dormirse, por lo que
Filemón y Mortadelo frente a los impostores
deciden darle un buen trago de agua para romper el
encantamiento, convirtiéndose Mácula en un vulgar
aldeano. Respecto a los agentes, se escapan con el libro de
las memorias de Mácula, pero Mortadelo termina
perdiéndolo en el viaje de regreso para reencontrarse con
Chiflágoras.

Maxiaventura en el mar (1971)

En esta aventura los tres protagonistas viajarán hasta


Acualandia en el "Sub-anchovies", un nuevo invento del
alocado Chiflágoras capaz de volar por el aire y de
sumergirse bajo el agua. Su objetivo: salvar a los sabios
amigos del inventor, y para ello deberán enfrentarse al
malvado Mórtilus, a quien terminarán capturando. Al
intentar enviar al villano a prisión Mortadelo pulsa el
botón equivocado y provoca una explosión que les llevará El Conde Macula en su castillo
a todos al espacio exterior.

Mortadelo, Filemón y Chiflágoras subidos


El primo Chiflágoras y su armario del tiempo en el "Sub-anchovies"

209
Mortadelo y Filemón – La serie de B.R.B.

El 14 de enero de 1995 Antena 3 estrenó una serie


sobre "Mortadelo y Filemón" creada por B.R.B.
Internacional (en colaboración con Ediciones B y la
emisora alemana RTL Television). La serie contó con
un presupuesto de 650 millones de pesetas (alrededor
de 25 millones de pesetas por episodio). La
preproducción (guiones, diseños de personajes,
doblaje y sonorización) se realizó en España y en
ella contaron con la colaboración del propio Francisco
Ibáñez, que ayudó a dibujar algunos fondos y a
seleccionar las voces de los personajes. BRB también
contó con un equipo propio en esta fase que
supervisó los storyboards. Por otro lado, el proceso de
animación fue llevado a cabo por el estudio chino
Jade Animation para reducir los costes finales de la
serie.

En la serie se eliminaron muchos gags y partes de


los cómics imprescindibles para la comprensión de la
aventura. También se modificaron algunos juegos de
palabras habituales en Ibáñez para evitar controversias
Folleto promocional de la serie (de la web de B.R.B.) (p.ej. el término "hordas judeomasónicas" se
sustituyó por "hordas terroristas").
Los guionistas se tomaron además determinadas licencias incoherentes; se incorporó un ratón que acompaña a los
agentes y se modificaron personajes y objetos: en el episodio piloto ("Testigo de cargo") la lagartija del botones
Sacarino es sustituida por un gato, el coche de la funeraria que transporta a Filemón se cambia por una ambulancia
y al final del episodio se incluye a la señorita Irma (que nunca apareció en el cómic de dicha aventura) además de
incluir otra escena perteneciente a la aventura "Terroristas". Hay otro ejemplo que llama la atención: en el episodio
"La venganza de Ten-Go-Pis" los agentes se ensañan y agreden a un Policía, una escena que jamás tuvo lugar en el
cómic.

Si además de lo ya mencionado añadimos el hecho de que los gags en la serie no funcionaron como en el cómic y
que las animaciones de los personajes eran un tanto insulsas, obtenemos una serie mediocre por momentos que
podría haber obtenido mejores resultados de haberse animado en nuestro país (como sucedió con otras muchas
series de B.R.B.). Pese a todo, la serie tuvo una buena acogida entre los telespectadores infantiles, aunque no agradó
tanto a los fans adultos (ni al propio Ibáñez).

Otra imagen promocional de la serie (de Antena 3 y B.R.B.) La serie completa en DVD (2014)

Se realizaron un total de 26 episodios autoconclusivos divididos en dos temporadas de 13 capítulos. Cada uno de
ellos tenía una duración de unos veinticinco minutos y recogía algunas de las historias más famosas de los
personajes (también seleccionadas por Francisco Ibáñez) en las que ya aparecían todos los personajes habituales (el
Súper, Ofelia, Irma y el profesor Bacterio). A continuación mostramos una relación de los episodios de la serie en
el orden en que fueron emitidos y clasificados en las dos temporadas que se crearon (a pesar de que se emitieron de
manera ininterrumpida).

210
Temporada 1

1.- El sulfato atómico


2.- Magín, El mago
3.- Testigo de cargo (Piloto)
4.- Safari callejero
5.- Los inventos del profesor Bacterio
6.- El caso de los gamberros ("Los gamberros")
7.- Misión de perros
8.- En busca del antídoto ("El antídoto")
9.- El contrabando ("Contrabando")
10.- El caso de los diamantes ("Los diamantes de la gran duquesa")
11.- Los cacharros majaretas
12.- La gallina de los huevos de oro
13.- Los superhéroes del profesor Bacterio ("Los espantajomanes")
"El Sulfato atómico"
Temporada 2

1.- El caso de los sobornos ("¡Soborno!")


2.- El balón catastrófico
3.- El caso de la estatua ("La Estatua de la Libertad")
4.- Hay un traidor en la T.I.A.
5.- La elasticina
6.- El caso de Billy el Horrendo ("Billy el "Horrendo"")
7.- La máquina de copiar gente
8.- El caso de los secuestradores ("Los secuestradores")
9.- Casos aéreos (Inspirada en "Secuestro aéreo")
10.- La brigada bichera
11.- La venganza de Ten-Go-Pis ("El premio No-vel")
12.- El ansia de poder
13.- El otro yo del profesor Bacterio "El caso de la estatua"

La serie se estrenó en 11 países además de en España, entre ellos Francia,


Inglaterra, Italia, Alemania, Bélgica, México, Chile y Sudáfrica. En
España la cadena de televisión Localia TV repuso la serie entre el 1 de
marzo de 2003 y el 25 de mayo de ese mismo año (todos los sábados y
domingos a las 12 y media). A pesar de las críticas la serie recibió varios
premios: Premio Zapping a la mejor serie de animación propia (2003),
Premio TAC a la mejor serie de animación (2004) y mejor programa
infantil en los IV Premios Foro del Espectador (2007). También fue
apoyada por la Asociación de Telespectadores y Radioyentes y en 1995
llegó incluso a ser finalista en los Premios TP de Oro.

En 2003, con motivo del 45º aniversario de la primera publicación de


los personajes (así como con la primera adaptación cinematográfica con
personajes en carne y hueso), varios periódicos ofertaron esta serie en DVD
o VHS siguiendo un orden diferente al de emisión. Cada uno de ellos tenía
una duración de entre 75 y 100 minutos. En junio de 2006 se puso a la venta
la serie completa en 6 DVD dividida en 6 packs independientes compuestos
cada uno por cuatro o cinco episodios y de nuevo en un orden diferente al
de emisión. En noviembre de 2014 apareció un recopilatorio más, también
en DVD, que llevó el eslogan “La serie completa”. Algunos diarios como el
barcelonés "El periódico de Catalunya" también crearon ediciones Una de las portadas de las cintas de VHS
promocionales de la serie. ofertadas por "El Periódico"
En Reino Unido los personajes se promocionaron como "Mort & Phil", como vimos en otro capítulo, y también se
distribuyeron en formato VHS y DVD. En cuanto al merchandising, varias empresas aprovecharon el tirón de la serie
para promocionar sus productos: Danone regaló figuritas con sus natillas, Frigo creó el helado "La Bomba" (para el
cual Ibáñez llegó a dibujar una aventura promocional de una página), Tosta Rica regaló pegatinas de quita y pon para
crear tus propias aventuras y Panini publicó una colección de cromos sobre la serie.

Como curiosidad, el autor del blog “blogdemortadelo.blogspot.com” indicaba que uno de los capítulos de la serie
("El ansia de poder") experimentó un peculiar cambio con respecto a la versión en cómic realizada por Ibáñez en
1989. Popeye, que terminaba siendo el sustituto del Director General de la T.I.A., a punto de jubilarse, fue sustituido
en la serie (probablemente por motivos legales) por otro personaje de BRB: Dartacán. El final del capítulo "Testigo
de cargo" también fue modificado, omitiendo el tramo final del álbum. Se trata esta última de una de las aventuras
peor adaptadas en la serie.

211
Crimen imperfecto - “Salomón y Torcuato”

En 1970 Fernando Fernán Gómez dirigió y protagonizó esta


desmadrada comedia policíaca que se rodó muchos años antes de que
Javier Fesser dirigiese la primera película de Mortadelo y Filemón
con actores de carne y hueso. El film, con guion de Pedro Masó, gira
en torno a una pareja de detectives (Salomón y Torcuato) que trabajan
en una agencia de información. Ambos se ven inmersos en una trama
de robo de fondos de una empresa además de asesinatos, engaños y
otros acontecimientos inesperados. Con ayuda del inspector Montero
los agentes conseguirán resolver el misterio que envuelve a la trama.
Fernán Gómez contó con el inolvidable José Luis López Vázquez
como compañero de reparto.

Es evidente que, al margen de los nombres de los protagonistas, la


película se inspira en los personajes creados por Francisco Ibáñez.
Cuando se rodó la película, los personajes de cómic, que aún
trabajaban en la "Agencia de Información", protagonizaban la
aventura "La caza del caco". Poco después ingresarían en la T.I.A.,
pero para entonces (1969) el guion ya estaba escrito y la Agencia de
Investigación no apareció finalmente en el film. Podría considerarse,
por tanto, la primera adaptación de "Mortadelo y Filemón" a imagen
real en el mundo del cine.

La película tuvo una acogida muy pobre y pasó casi desapercibida


en taquilla. Tampoco fue bien recibida por la crítica y su propio autor,
Fernán Gómez, no quedó satisfecho del resultado, afirmando que se
trataba de una película “infantiloide” pero prohibida para menores. Carátula del film
Algún crítico, sin embargo, reivindicó la película posteriormente, como
Ramón Freixas, quien la calificó de "explosivo cóctel" fílmico y "feliz
ejemplo de posibilismo real".

La gran aventura de Mortadelo y Filemón


El 7 de febrero de 2003 se estrenó "La gran
aventura de Mortadelo y Filemón". La película fue
dirigida por Javier Fesser, que había soñado con los
personajes dos años antes y, junto a su hermano
Guillermo Fesser, había elaborado un guion con idea
de llevarlos al celuloide con actores de carne y hueso.
El sueño de Fesser se hizo realidad y Películas
Pendelton y Sogecine se aliaron en la producción de
la película, contando también con la participación de
Telecinco y Canal +. Warner Sogefilms fue la
encargada de distribuir la película en España.

Los actores seleccionados para dar vida a los agentes


fueron Benito Pocino (Mortadelo) y Pepe Viyuela
(Filemón). Otros actores encarnaron al resto de
personajes principales: Janusz Ziemniak (Nadiusko),
Paco Sagarzazu (Calimero, el Tirano), María Isbert
(madre de Filemón), Mariano Venancio (El Súper),
Janfri Topera (profesor Bacterio), Emilio Gavira
(Rompetechos), Berta Ojea (Ofelia) y Javier Aller
(Mickey el gigante). Un casting perfecto que,
combinado con el aporte de las nuevas tecnologías,
supo extraer de todos ellos la capacidad para crear una
atmósfera mágica. Benito Pocino encarnó muy bien a
Mortadelo, pero el papel de Pepe Viyuela fue clave
ya que aportó el contrapunto creativo y de
construcción del personaje de Filemón sobre el que se
apoyó el primero (menos experimentado como actor).
Carteles promocionales del film
El humorista Carlos Latre tuvo que doblar la voz de
Benito Pocino en algunos momentos de la película.

212
Mariano Venancio y Janfri Topera encarnan al Benito Pocino, Pepe Viyuela y Berta Ojea
Súper y al profesor Bacterio respectivamente en una escena del film

El rodaje se llevó a cabo del 11 de marzo al 12 de agosto de 2002, llevándose a cabo principalmente en interiores
salvo las imágenes del discurso del Tirano, que se rodaron en la Universidad Laboral de Gijón. Las escenas del
desfile triunfal de los agentes al final del film así como las del edificio del 13 Rue del Percebe se rodaron en el
barrio del Carmen de Valencia. Después llegó un proceso de medio año de posproducción, a cargo de Daiquiri, para
crear todos los efectos especiales.

Como en el cómic, Mortadelo utilizará sus disfraces


para salir airoso de numerosas situaciones

La actriz María Isbert encarnó a la madre de Filemón El edificio del 13 Rue del Percebe en
el Barrio del Carmen de Valencia
El argumento del film gira en torno al DDT (Desmoralizador de Tropas), un poderoso invento creado por el
profesor Bacterio capaz de generar apatía en las tropas enemigas. El peligroso cacharro cae en manos de Nadiusko,
un espía enemigo que intentará hacérselo llegar a Calimero, alocado dictador de Tirania de aspecto bajito y
dispuesto a utilizarlo con intenciones destructivas. El Súper quiere recuperarlo a toda costa pero desconfía de la
capacidad de Mortadelo y Filemón, por lo que termina contratando a un detective extranjero (Fredy Mazas) de
aspecto chulesco y fanfarrón para resolver el caso. Al enterarse de esto los agentes de la T.I.A. trabajarán por su
cuenta y riesgo para recuperar el DDT. Tras muchos avatares, Fredy termina siendo nombrado sucesor del Tirano y
el Súper decide entonces enviar a Tirania a Mortadelo y Filemón acompañados de Ofelia. Los agentes llegarán al
palacio del Tirano y saldrán victoriosos en su misión, recibiendo por una vez todo tipo de vítores y alabanzas al
final de la aventura.
213
Además de la trama principal aparecen otros muchos
personajes como la madre de Filemón, el genial
Rompetechos o el edificio 13 Rue del Percebe, ya
mencionado, que intentan recrear de alguna manera el
universo creado por Ibáñez. También se mencionan
otros personajes clásicos del tebeo español como "Zipi y
Zape", "Las hermanas Gilda" y "Anacleto". A pesar de
todo, la película no contó con el beneplácito de los fans
de las aventuras de Mortadelo y Filemón al no saber
transmitir la cinética de los gags de los cómics de
Ibáñez, además de que se introdujeron determinadas
incoherencias con respecto al cómic. Ibáñez, que en un
principio no apoyó la idea de llevar los personajes al
cine y que posteriormente terminó aprobándolo como
una oportunidad de promocionar sus personajes, sí se
mostró bastante satisfecho con el resultado final.

A pesar de estas divergencias fueron muchos los


cómics de los que se tomaron ideas prestadas: de "El
sulfato atómico" se rescata el destartalado autocar de la
compañía "El Avión", el cartel "Visite Tirania" así como
el discurso final de Rompetechos. "El Avión", autobús con el que Mortadelo y Filemón
se desplazan a Tirania

De "Chapeau el "Esmirriau" Fesser recupera la


escena en la que los agentes destrozan el descapotable
del Súper. La entrada secreta de la farola se inspiró en
la que aparece en "El caso del bacalao". El enérgico
despertar de los agentes en su habitación es similar al
que aparece en la aventura "Safari Callejero".

La escena en que el Súper aparece montado en un


caballito de madera es de "La caja de diez cerrojos" y
el transmutador meteorológico del Bacterio es el
invento en torno al que gira la aventura "El estropicio
meteorológico". El ladrón Nadiusko también aparece en
una aventura corta titulada "Defendiendo la paga".
Otras ideas como el zapatófono y los detalles
surrealistas de las calles como el mono con un carro o
el esquimal son recurrentes en muchas de las aventuras El letrero de la organización aplasta el coche del Súper
de los personajes.

El enérgico despertar de los agentes está inspirado en un gag de la aventura "Safari callejero"

214
La película contó con unos espectaculares efectos
visuales que les reportaron cinco de los seis premios
Goya a los que estuvo nominada. El éxito en taquilla
fue incuestionable: en su primer fin de semana logró
recaudar 5,1 millones de euros en 325 salas de cine,
convirtiéndose así el segundo estreno más taquillero
en ese momento en nuestro país. También se estrenó en
muchos otros países aunque sin llegar a tener el éxito
local: Alemania y Austria (Clever & Smart), Portugal,
Eslovaquia, Grecia (Antirix kai Symfonix - I megali
peripeteia), Italia (Spia + Spia - 2 superagenti armati
fino ai denti), Polonia (Liga najgłupszych
dżentelmenów), República Checa (Agenti Dementi),
Rusia (Приключения Мортадело и Филимона).
También se intentó estrenar en Estados Unidos, pero se
descartó porque en dicho país no se doblan las
películas y la celeridad con la que hablan los El mosquito Gustamente
personajes habría dificultado la comprensión de la
película.
El DVD salió a la venta en España el 24 de septiembre de 2003 con calidad de sonido DTS e incluyendo numerosos
extras. También incluyó un apartado llamado “10 años de Pendelton” donde se mostraban anteriores trabajos de
Fesser. La cadena Telecinco fue la encargada de estrenar por primera vez la película en televisión el 10 de septiembre
de 2005 y contó con unos buenos registros de audiencia. Fue además la primera película española que pudo verse en
un móvil.

La canción oficial de la película ("Mortadelo y Filemón, dos capullos en acción") estuvo a cargo de Andy Chango.
Mario Gosálvez compuso la mayor parte del resto de temas. La película participó en algunos festivales: en 2003 en el
Mercado de Cine del Festival de Cannes y, en 2009, en la 24ª edición del Festival Internacional de Cine de Mar
del Plata.

En cuanto al cómic, Francisco Ibáñez realizaría en diciembre de 2002 la historieta “¡El estrellato!” en la que
introdujo algunos elementos del film como el mosquito Gustamante, el DDT, el 13 Rue del Percebe o
Rompetechos.

Se publicaron cuatro novelas paralelas basadas en la película: "Hora 0", novelización de la película, escrita por
Jorge Santo; "Volumen Singular", versión infantil del guion escrita por Guillermo Fesser; "En carne y hueso",
tomo gráfico que contiene la historia de Mortadelo y Filemón "Del cómic a la pantalla" por Pepe Colubi y Toni
Galindo; y "La fotonovela", compuesto por 2.000 fotogramas en formato "foto-cómic".

Las cuatro novelas: "Hora Cero", "Volumen Singular", "En carne y hueso" y "La Fotonovela"

215
Mortadelo y Filemón – Misión: salvar la Tierra

A pesar del éxito de la primera película aún


tuvo que transcurrir un lustro para que viese la luz
una secuela. Se estrenó el 25 de enero de 2008,
coincidiendo con el 50º Aniversario de la
creación de los personajes, y estuvo dirigida por
Miguel Bardem, quien también realizó el guion
junto a Carlos Martín y Juan V. Pozuelo. La
producción corrió esta vez a cargo de On
Pictures, la división de cine del Grupo Zeta.

Casi todos los personajes principales fueron


encarnados por los mismos actores: Pepe Viyuela
(Filemón), Mariano Venancio (el Súper), Berta
Ojeda (Ofelia) y Janfri Topera (Bacterio).
Únicamente se sustituyó el actor que encarnó a
Mortadelo, que sería interpretado por Eduard
Soto tras no llegar a un acuerdo económico con el
actor de la primera película (Benito Pocino).
También aparecieron nuevos personajes
secundarios como Carlos Santos (Botijola).

Carteles promocionales de la película

En esta ocasión los agentes secretos deberán


enfrentarse al malvado Botijola, que ha decidido acabar
con todas las reservas de agua del mundo para
enriquecerse vendiendo una bebida elaborada sin agua
que lleva su nombre (La "Botijola"). Para ello ha
secuestrado al profesor Bacterio, quien ha inventado un
aparato capaz de hacer desaparecer el agua. Pero el genio
inventor, antes de ser secuestrado, escondió las piezas del
"cacharro" en distintos episodios de la historia. Mortadelo
y Filemón tendrán que utilizar la máquina del tiempo del
profesor Bacterio para recuperar las dos piezas del
Eduard Soto representa en esta ocasión a Mortadelo invento en el Coliseo romano y en las mazmorras del
inquisidor "Torquemados".

Los agentes de Botijola consiguen arrebatarles las


piezas, por lo que Mortadelo y Filemón deberán acudir a
la fábrica de Bojitola para enfrentarse al villano. Los
agentes fracasan en su intento de acabar con  Botijola y
será la secretaria Ofelia quien consiga deshacerse de él
utilizando la máquina antigravedad del profesor
Bacterio. Este, logrará finalmente fabricar una máquina
para generar lluvia, aunque Mortadelo termina
rompiéndola y provocando una inundación.

La escena del Coliseo se rodó en el castillo


de Buitrago de Lozoya (Madrid)

La historia se inspira en varias historietas de


"Mortadelo y Filemón". De "El caso del bacalao"
rescata la idea de acabar con las reservas de agua del
mundo, el villano está inspirado en "El señor
Todoquisque", la escena del triciclo es muy similar a
la del comienzo de "Valor y... ¡al toro!" y el perro
que ataca a los que llevan sombrero es como el que
aparece en la aventura "Chapeau el "Esmirriau".
Pepe Viyuela repitió como Filemón

216
La escena del "triciclo" recuerda al comienzo Los agentes, cara a cara en una escena del film
de "Valor... ¡y al toro!"

La película consiguió recaudar en su


primer fin de semana 2,8 millones de euros
con casi medio millón de espectadores en
488 salas de cine, lejos de su predecesora
que había obtenido casi el doble (5,1
millones de recaudación con más de un
millón de espectadores). A pesar de todo
consiguió ser la segunda película española
más taquillera del 2008 (por detrás de "Los
crímenes de Oxford"). Consiguió dos de
sus tres nominaciones a los premios Goya:
al mejor maquillaje y peluquería y a los
mejores efectos especiales.

On Pictures sacó a la venta el primer


DVD de la película el 15 de octubre de
2008 en tres formatos o ediciones: sencilla,
superespecial y Blu-ray. En la edición
superespecial se incluyeron, además de la
película, los diarios de rodaje y
posproducción, el making of, anuncios,
Otro de los carteles promocionales de la película / Carátula trasera del DVD una selección de fotos, storyboards...

Mortadelo y Filemón contra Jimmy el “Cachondo” - La primera en 3D

El cineasta Javier Fesser volvió a encontrarse con los personajes


poniéndose al frente de una nueva película de Mortadelo y Filemón que
se estrenó el 28 de noviembre de 2014 y llevó por título "Mortadelo y
Filemón contra Jimmy el Cachondo". El director también asumió en
dicha ocasión el guion junto a Cristobal Ruiz y Claro García. Como ya
sucediera en la primera película, también esta fue producida por Películas
Pendelton junto a Zeta Cinema y contó con la colaboración de Canal +,
Televisión Española y TV3 (además del apoyo del ICAA y del ICEC y
la financiación del ICO). La película tuvo un presupuesto aproximado de
diez millones de euros, de los que sólo logró recaudar la mitad en
taquilla. La animación estuvo a cargo de Ilion Animation Studios, una de
las primeras empresas de animación de Europa que cosechó un
tremendo éxito con la película “Planet 51” y que fue la mayor producción
cinematográfica realizada en España hasta la fecha.

En el film los agentes se enfrentan a Jimmy "El Cachondo", un


supergamberro que lleva en su helicóptero una bomba de neutrones
picantes para lanzar el mayor ataque criminal contra la estabilidad
mundial: un ataque de risa que hará que la guasa y la risa floja se
apodere de instituciones, banca, ministerios, fábricas, colegios y de toda la
sociedad generando caos por doquier. La única organización capaz de
poner un poquito de seriedad en todo esto será la T.I.A., que contará con
dos de sus mejores agentes, Mortadelo y Filemón, cuya misión será la de
dar con la guarida del malhechor. Para ello, tendrán que aliarse con un
violento criminal, el “Tronchamulas”, que ha escapado de la cárcel para
vengarse de aquel que le metió entre rejas, y que no es otro que el propio
Filemón.
217
En palabras del propio director: “Se trata de una
historia urbana, doméstica, con claras referencias a la
actualidad, cien por cien Mortadelo y Filemón, cien
por cien fiel a la obra de Francisco Ibáñez. Es una
comedia de acción que hace uso de un ritmo endiablado
para imitar al maestro dibujante, quien decidió hace más
de cincuenta años no dar tregua a sus lectores
acribillándoles con abrumadores y surrealistas gags
visuales, a cada cual más bestia, a cada cual más
ocurrente. Una película-espectáculo, familiar donde las
haya, pensada para reírse”.

Fue la primera vez que los agentes protagonizaron una


aventura con animación estereoscópica (en 3D) y en la
que se mezclaron dibujos y personas con técnicas de
digitalización. No se contó en dicha ocasión con Pepe
Viyuela (Filemón) ni con Benito Pocino o Eduardo
Soto (Mortadelo), siendo Karra Elejalde (Mortadelo) y
Janfri Topera (Filemón) los actores que se encargaron
del doblaje de los protagonistas. La banda sonora
estuvo a cargo de Warner Bros. Pictures Spain, tras
hacerse esta con los derechos.

En la página web de RTVE se publicaron algunos


diseños de Víctor Monigote de esta espectacular
adaptación del cómic de Ibáñez. Todo el material pudo
verse en la exposición "Los intríngulis de Mortadelo y
Filemón" que acogió el Museo ABC a finales de 2014.

Entre los años 2015 y 2016 la película se estrenó en


varios países tras doblarse a diversas lenguas. Al menos
en Italia, Portugal, Francia, Serbia, Estados Unidos,
Bulgaria, Corea del Sur, Canadá, Taiwán y México.
En este último país el film se dobló al español local al
haber numerosos localismos lingüísticos que no
funcionaban de la misma forma que en nuestro país. En
Italia los personajes se rebautizaron como "Mortadello
e Polpetta".

En Serbia se llamaron "Smotanko i Trapavko". En


Francia y en Portugal llevaron el mismo nombre que
en el cómic ("Mortadel et Filemón" y "Mortadela e
Salamão" respectivamente). En Francia, no obstante, la
película llevó por título "Agents Super Zero". La crítica
estuvo muy dividida, encontrándose comentarios muy
positivos valorando el dinamismo de la película y otros
peyorativos que criticaban el sexismo del film.

Algunos fotogramas de la película (los tres primeros vieron


la luz meses antes del estreno de la película)
Diseño de Víctor Monigote (Museo ABC, 2014)

218
Cartel de la película en francés (“Agents Super Zero”) Cartel definitivo de la película en España

Diseños de los personajes realizados por Víctor Monigote (Museo ABC, 2014)

219
Los anuncios de televisión
Consideramos imprescindible hacer una breve reseña de todos
aquellos vídeos de animación de los personajes aparecidos en
anuncios de publicidad. Los primeros aparecieron en 1971 y
fueron realizados por los ya mencionados Estudios Vara para
promocionar los chicles Dunkin. En esa misma década los
mismos estudios publicitaron los bolígrafos de la casa Karko
Bolín, que llevaban las efigies de los agentes, y la bebida
refrescante Mirinda (campaña que fue financiada por la
compañía Pepsico en 1974). Hacia 1982 Mortadelo protagonizó
un nuevo spot publicitario para promocionar un archivador de
fichas de los jugadores del Mundial de España '82. La
animación duraba unos pocos segundos y en ella podía verse a
Mortadelo haciendo las veces de árbitro y a los hermanos Zipi y Anuncio de chicles Dunkin (Estudios Vara, 1971)
Zape, uno de los cuales propinaba un balonazo en la cara de
Mortadelo.

En 1994, varias empresas aprovecharon el tirón de la serie de


BRB: TostaRica promocionó sus galletas mezclando actores con
animaciones de los personajes y Frigo introdujo un pequeño spot
televisivo de su helado “La bomba” justo antes del comienzo de
algunos capítulos de la serie. También la Agencia Tributaria
realizó ese año varios anuncios de concienciación ciudadana.

Más de una década después, en 2007, Pau Montero realizó


unos vídeos de animación en 3D para la empresa Brother que
promocionaron la rotuladora P-Touch 1280. Aunque cada vídeo
no duraba más de diez segundos, puede decirse que en realidad
son los primeros vídeos de Mortadelo y Filemón en 3D, ya que
aparecieron mucho antes que la posterior película de animación.
Fotograma del breve anuncio de televisión de 1982

Fotograma del anuncio de Tosta Rica (1994) Fotograma del anuncio de Frigo (1994) Fotograma del anuncio de la
rotuladora Brother (2007

En el verano de 2014, pocos meses antes del estreno de la película en 3D, se emitió un vídeo en el canal Clan (de
RTVE) en el que Mortadelo aconsejaba a su jefe darse crema protectora antes de exponerse al sol. Algunos meses
después los agentes también promocionaron la Fiesta del cine, Halloween, la vuelta al cole y la seguridad Vial en el
mismo canal de televisión. Todos los vídeos fueron realizados por Ilion Animation Studios y sirvieron como adelanto
de lo que podrían ver los aficionados en la película que se estrenaría en pantalla grande poco después. En octubre de
2017 la empresa Play-Doh celebró su 60º aniversario, muy cercano al de Mortadelo y Filemón, realizando un
simpático vídeo stop-motion del personaje más famoso de Ibáñez.

Fotogramas de los cortos “¡Date cremita!” y La Fiesta del Cine (2014) Vídeo animado “Play-Doh” (2017)

220
CAPÍTULO 8

UN RECLAMO PUBLICITARIO
Mortadelo y Filemón son, sin lugar a
dudas, los personajes del cómic español
más populares de todos los tiempos. Su
longevidad los hace reconocibles por
niños y mayores, pero sus apariciones no
se limitan a los tebeos; además de las
series de animación, videojuegos o
películas de cine, la pareja de agentes
secretos también ha protagonizado
durante estos últimos 50 años gran
cantidad de campañas publicitarias de Chicle Duglas Hinchable (1958) Almendritos (“Tio Vivo” 191, 2/XI/1964)
marcas muy diversas, siendo su
presencia una apuesta ganadora.
Daremos un repaso a todas esas
campañas publicitarias a lo largo de una
serie de textos intentando aunar toda la
información que encontremos por la red.

Comenzaremos por el principio: desde


su primera etapa en “Pulgarcito” las
aventuras de los agentes, al igual que las
de otros personajes de dicha revista, se
utilizaron para promocionar determinados
productos. En 1958 destacan los carteles
de Chicle Duglas Hinchable pero
también aparecerán otros anunciantes
como los chocolates Nogueroles (ya en
1962) o los "Almendritos" (en 1964).
Bloc de dibujo (Ingres, años 60)
A comienzos de los sesenta,
“Propaganda Médica S. A.” encargó una
campaña para la realización de una serie
de viñetas cómicas e ilustraciones vistas
por los mejores humoristas españoles de
la época. Se recopilaron en los catálogos
de medicamentos del S.O.E. (Seguro
Obligatorio de Enfermedad) editado por
PROMESA. Entre ellos encontramos casi
una veintena de gags realizados por
Ibáñez, recopilados en el segundo
volumen de este libro. Esa misma década,
cuando los personajes aún se publicaban
en la revista “Pulgarcito”, aparecieron los
siguientes paquetitos de papel secante de
la casa Ingres (con publicidad de blocs de
dibujo de la misma empresa)  que
llevaron una viñeta protagonizada por
Mortadelo y Filemón realizada por
Ibáñez.

En las navidades de 1965 y el inicio de


1966 la editorial Bruguera encargó a
Ibáñez una página que promocionase sus
libros. El dibujante creó la que
reproducimos en la página siguiente, de
altísimo nivel, en la que en sólo 10
viñetas daba bombo a las publicaciones
de la editorial en la campaña “El placer
de obsequiar y recibir libros”. Antes de
que terminase la década, en 1969, se
comercializó el primer objeto de
merchandising sobre Mortadelo y
Filemón: un reloj despertador fabricado
por la marca española Gong para el que
Ibáñez realizó varias ilustraciones
publicitarias que se publicaron en varios
números de revista “Gran Pulgarcito”. Publicidad del “Despertador Gong” (“Gran Pulgarcito”, 1969)

222
“El placer de obsequiar y recibir libros” (Bruguera, 1965-66)
Chistes de Ibáñez para Propaganda Médica S.A.
(PROMESA, años 60).

Desde mediados de 1971 y durante el año siguiente, Bruguera anunció


en sus revistas una serie de productos ilustrados con la efigie de los
personajes más populares de la casa que se vendían conjuntamente con
lotes de sus revistas: pijamas, lotes de productos para la playa (balsas,
flotadores, balones, camisetas, colchones, aletas, gafas de buceo,
cometas...), hasta unas reproducciones de madera de esos personajes. Ese
mismo año se publicaron dos historietas publicitarias de los agentes de la
T.I.A. realizadas por Martínez Osete. Se incluyeron en la revista
“Mortadelo” (Bruguera), en concreto en los números 53 y 55 (29/XI/1971
y 13/XII/1971 respectivamente). Ambas historietas, de una página,
promocionaban los chicles Dunkin. En enero de 1972 el sello
discográfico Columbia editó también discos dedicados a Mortadelo y
Filemón, Don Pío, El botones Sacarino, Zipi y Zape, Pepe Gotera y Otilio,
Doña Urraca, las hermanas Gilda y Rompetechos. El correspondiente
anuncio salió en las revistas de la época. Entre los años 1973 y 1974 se
promocionó en numerosas revistas Bruguera el juguete-proyector
"Jomakín", que veremos en el artículo dedicado al "merchandising".
También en esa ocasión se utilizó a Mortadelo para promocionar el
juguete. Fue a través de un anuncio que incluyó dos tiras cómicas
protagonizadas por el agente y realizadas por Martínez Osete.
Chocolates Nogueroles (1962)

223
En esa época, hacia 1974, la compañía Pepsico
financió una campaña publicitaria en televisión
realizada por los Estudios Vara en la cual
Mortadelo y Filemón animados anunciaban la
bebida refrescante Mirinda. También pudo verse
la campaña de la bebida en las revistas Bruguera
de ese año. Bajo los tapones de la bebida podían
encontrarse las efigies de algunos destacados
personajes de Bruguera. Llegó a publicarse
incluso una aventura publicitaria de una
página de autoría apócrifa.

En 1975 la empresa Phoskitos promocionó sus


nuevos pastelitos con la ilustración de la
derecha, de autoría apócrifa, protagonizada por
los agentes de la T.I.A. Esa misma década, la
confitera vallisoletana Uña utilizó a los
personajes de Ibáñez como reclamo. En las
revistas Bruguera del año 1977, se anunciaron
las carpetas de anillas “ComiBloc”, de la casa
Plastinova, con ilustraciones de los agentes en
su portada y contraportada extraídas de diversas
revistas Bruguera (“Olé!”, “Mortadelo Extra
Verano”...). Las tiras publicitarias fueron
realizadas por Antoni Bancells. Sólo un año
después, en 1978, Ibáñez realizó una ilustración
para el XVI Certamen Internacional de Cine
para la Infancia y la Juventud de Gijón.

Extractos de varias historietas publicitarias: "Aventuras, Viajes y Dinero"


(Mirinda, 1974), la historietas Fantasma de Jomakin (1971, Osete) y "Chicles
Dunkin" (“Mortadelo” Bruguera, n.º 53, 1971, Martínez Osete)

Phoskitos (1975)

Chapa metálica promocional de los bombones Uña


Carpetas Comibloc (Plastinova S.A., 1977) (Valladolid, años 70)

224
En 1980 el grupo Bankunión encargó la realización de un álbum didáctico; un recorrido por "La historia del dinero"
conducido por los personajes de Ibáñez. El autor solo se encargó de realizar la portada y la portadilla, siendo el interior
ilustrado por Jordi David Redó con guion de Jesús de Cos. En 1989 La Caixa encargó una segunda edición del álbum
que se publicaría en castellano y en catalán.

“Chicos para Gijón” (1978) La historia del dinero (1980 y 1989)

Hubo otra campaña a finales de ese mismo año y


comienzos del siguiente: la de las plumas estilográficas
de la marca Parker. Para esta última campaña (que se
produjo casi 25 años antes de la publicación del álbum
“Mortadelo de la Mancha”), Ibáñez realizó al menos dos
historietas promocionales de una página en las que
Mortadelo y Filemón se metían en la piel de Don Quijote
y Sancho Panza respectivamente. Los textos de dichas
historietas imitaban el castellano antiguo de Miguel de
Cervantes (como lo harían años después en la aventura
que conmemoró el 4º Centenario de la publicación de "El
Quijote").

En 1982 la fiebre del mundial propició una colección de


120 fichas de los jugadores de las distintas selecciones que
aparecían en las revistas Bruguera. Un dibujo de
Mortadelo disfrazado de futbolista, realizado por Sagasty,
adornaba la portada del fichero y el mismo personaje
protagonizó diversos anuncios de las fichas y una encuesta
para conocer su grado de aceptación. Ese año, también con
motivo del mundial de fútbol, se promocionaron las
siguientes galletas "de campeonato" elaboradas por la casa
Nupral.

A finales de ese año (y comienzos del siguiente) en las


contraportadas de las revistas Bruguera aparecieron
cromos de los más destacados personajes de la editorial,
que había que recortar para poder jugar con ellos. Campaña Plumas Parker (“Mortadelo Extra Primavera” 1981)

En 1983 Mortadelo y Filemón anunciaron la colección de cromos “Ases del Deporte Mundial” que podían encontrarse
en todas las revistas extras de la época. También en ese año se promocionaron más productos como los estuches de Vipo
S.A. (plumieres de colegial) que llevaron impresas portadas de la revista “Super Mortadelo” o los "Coman Boys" de
Comansi, que también utilizaron las efigies de los agentes como reclamo. Ese mismo año Tulicrem promocionó sus
tarrinas de mantequilla con imágenes de algunos de los personajes más emblemáticos de Ibáñez. Cada tarrina contenía
además una pegatina con la que podía completarse un póster con dichos personajes y que no era otra cosa que un
miniálbum de 6 pegatinas. Tulicrem volvió a utilizar a los agentes en 1985 con tres pequeñas historietas publicitarias de
autoría apócrifa en las que se sorteaba un vídeo entre aquellos que enviasen la tapa de una de las tarrinas de la famosa
crema.

225
Campaña Plumas Parker (“Super Mortadelo” nºs 109, 110 y 112, XII/1980 y I/1981, y “Mortadelo Especial” nºs 107 y 109, 1981 )

226
Campaña Plumas Parker (“Mortadelo Especial” n.º 110, 1981)

227
Plumier (VIPO, 1983)

"Una galleta de campeonato" (Nupral, 1982)

“Ases del Deporte Mundial” (Bruguera, 1983) Archivador "Las estrellas del mundial 82" (Bruguera, 1982)

"Coman Boys" (Comansi, 1983)


Cromos de los personajes de Bruguera
(Revistas Bruguera, 1982)

228
Promoción Tulicrem - Sorteo semanal de un vídeo (revistas “Mortadelo” 2ª etapa, 234-235, 1985)

A mediados de la década de los años 80 muchas revistas de Bruguera promocionaron con los balones de la marca
Dukla que llevaron estampadas imágenes de algunos personajes de dicha editorial. La publicidad llevó a los agentes
como protagonistas (una imagen extraída de la portada del “Olé!” Bruguera nº 83).

En 1985, las revistas de Bruguera publicaron en sus páginas el concurso "¿Quien tiene el chollo?" en el que los
lectores debían averiguar qué personaje de Bruguera había atrapado a la mascota del concurso televisivo "Un, dos, tres,
responda otra vez". Fue una forma más de utilizar a los personajes de Ibáñez como reclamo publicitario, en esta ocasión
de un concurso de Televisión Española. Ibáñez dibujó ocho páginas para este concurso.

En mayo de 1988 Bimbo promocionó sus pastelitos (Bony, Tigretón, Pantera Rosa y Bucanero) con
"Chistepegatinas" de los personajes en una colección que también se publicitó en las revistas de Ediciones B (como la
revista “Mortadelo” nº 61) con un anuncio íntegramente realizado por Ibáñez. Al año siguiente, en 1989, la marca de
adhesivo en barra Pritt organizó un concurso donde se sorteaba un ordenador Amstrad, videojuegos y balones de
baloncesto. Para participar había que recortar y pegar distintos personajes de Ibáñez (Mortadelo, Filemón y el Súper) en
diversas ilustraciones preparadas a tal efecto.

Concurso “¿Quien tiene el chollo?” (1985)

229
Campaña Tulicrem (1983)
Campaña Balones Dukla (años 80)

Pastelitos Bimbo (mayo 1988) Campaña "¡Engánchate a la vida!" (años 90)

230
A comienzos de los años 90 Ediciones B
encargó a  sus dibujantes que realizaran una
ilustración para la campaña de la FAD
"¡Engánchate a la vida con el cómic!". Uno
de los dibujos, realizado por Ibáñez, utilizó
a Mortadelo para animar a los jóvenes. El
dibujo también se regaló en formato póster
en el Salón del Cómic de ese mismo año.
Sobre esas mismas fechas también
Fundación Hipotecaria encargó a Ibáñez
nueve tiras promocionales de sus productos.

A finales de 1990 nuestros personajes


anunciaron un sorteo cuyo premio consistía
en una suscripción a la revista “Mortadelo”
de Ediciones B. Al sorteo se accedía
enviando una prueba de compra del flan
Royal. Posiblemente Ibáñez también dibujó
a comienzos de esta década una ilustración
para promocionar el mercado de
Ilustración promocional del Mercado de Granollers
Granollers que reproducimos en la viñeta a (comienzos de la década de los noventa)
la derecha de estas líneas.
En 1991 Ibáñez realizó varias
ilustraciones originales para una
campaña en prensa de la aseguradora
Catalana Occidente (uno de ellos se
reutilizó para una de las portadas de la
colección “Mortadelo Extra”). Cuesta
creer que una compañía de seguros
contase con una pareja de
incompetentes como ellos para
transmitir una firme sensación de
seguridad al cliente.
En 1994 los agentes protagonizaron
una campaña de la Agencia
Tributaria del Ministerio de
Hacienda en la que animaban a los
españoles a cumplir con sus
obligaciones tributarias. La empresa de
animación BRB fue la encargada de
llevar a los personajes a la pequeña
Varias tiras promocionales (Fundación Hipotecaria, 1990) pantalla.
Un año después repitieron campaña, esta vez sobre el papel de prensa
(campaña de la que también se haría eco la revista "El Jueves" en su
número 963 (8/XI/1995). Se publicaron al menos cuatro anuncios
diferentes, de los que reproducimos uno de ellos en la página siguiente.

Danone aprovechó la emisión de la serie de televisión en Antena 3


en 1994 y elaboró unas cremas que distribuyó acompañadas de una
figurita de Mortadelo, como veremos en el capítulo dedicado al
"merchandising". También Frigo promocionó ese mismo año su
helado (la "Bomba" de Frigo) con la imagen de Mortadelo. Incluso
el propio Ibáñez llegó a crear una aventura de dos páginas con los
agentes para dicha campaña. Frigo patrocinó también la colección de
cintas de vídeo VHS de la serie que regaló "El periódico de
Catalunya" ese mismo año. El mencionado diario utilizó, de hecho,
varias viñetas de los agentes para promocionar la colección. Todas
ellas fueron realizadas por Ibáñez y las hemos unido para reproducirlas
todas juntas en una de las imágenes que aparece en las siguientes
páginas. Cuétara promocionó sus galletas "Tostarica" con una
campaña abanderada por Mortadelo y Filemón y Nutella también
utilizó la imagen de los agentes para promocionar su gama de
productos además de regalar una pequeña colección de tarjetas con
"casos de la T.I.A." a modo de enigmas que había que resolver. En esta
misma década Ibáñez realizó una ilustración para la VII semana del
“Pase lo que pase” (3/3) (Catalana Occidente, 1991) juguete en Madrid.

231
Uno de los cuatro gags realizados para la campaña del Ilustración de Ibáñez para la VII semana del Juguete (años 90)
Ministerio de Hacienda (Prensa, 1995)

La "Bomba" (Frigo, 1994) Tostarica (Cuétara, 1994) Portada revista “El Jueves”, n.º 963 (1995)

“El BOUM de Mortadelo” (Frigo, 1991) Cremas Danone (1994)

232
“El periódico de Catalunya” (1994)

233
"Misión Nutella" (1994) Uno de los casos para resolver (Nutella, 1994)

En 1998 la farmacéutica Bayer celebró el centenario de la célebre aspirina publicando un libro que regaló entre los
miembros del colectivo sanitario. El ejemplar recogió numerosas historietas en las que se hacía referencia al producto
estrella de la empresa. Entre ellas aparece el siguiente gag realizado por Ibáñez y que probablemente muchos aficionados
no hayan visto jamás. Mortadelo y Filemón no aparecieron en dicha ocasión.

Gag extraído del libro dedicado a la aspirina" (Bayer, 1998)

En mayo de 1999, Ibáñez realizó publicidad sobre un préstamo hipotecario para Argentaria, hoy englobada dentro del
grupo BBVA. Al menos realizó dos dibujos distintos para ilustrar folletos y pósters (tampoco aparecieron los agentes en
dicha ocasión). Y al año siguiente, en 2000, Mortadelo y Filemón fueron nombrados mascota oficial de la Vuelta
Ciclista a España. Por este motivo Ibáñez creó la aventura “La Vuelta” en la que los agentes fueron partícipes del
evento deportivo. “El Periódico de Catalunya” publicó en sus páginas deportivas algunas viñetas de los personajes
realizadas por Ibáñez. Junto al diario se regaló, además, una edición del álbum en grapa con publicidad de Telefónica, en
la que incluyeron una página extra (la número 45) totalmente publicitaria.

234
Viñeta deportiva (“El periódico de Catalunya”, 2000) Tarjeta telefónica alemana (años 90)

En noviembre de 2001, con motivo del primer aniversario de Carrefour, se regaló un póster de los personajes a los
compradores de una selección de 20 álbumes de Mortadelo y Filemón recopilados en cinco volúmenes que estaban a la
venta en dichos hipermercados. Ese mismo año la Fundación Solidaridad Carrefour, junto a la Fundación Reina
Sofía, el grupo Zeta a través de su editorial Ediciones B, la Confederación Autismo España (C.A.E.) y la Federación
Española de Padres de Personas con Autismo (FESPAU), editó una colección de 155 tebeos con las aventuras de
Mortadelo y Filemón que se pudieron adquirir en los hipermercados Carrefour y Carrefour Express de todo el país.
El precio de cada ejemplar era de dos euros, de los cuales un euro iba destinado a este fin. Tras quince meses de
andadura, la campaña alcanzó la nada desdeñable cifra de 830.931 euros de recaudación.
En 2007 la empresa Telefónica utilizó a Mortadelo y
Filemón para la portada de las "Páginas Blancas". El
"pajarito" de la portada, como bien indicaba Mortadelón en
su blog, procede de una de las aventuras cortas del maestro
Ibáñez: "Vampiro". Las imágenes de los personajes se
utilizaron de las publicadas en los “Olé!” de Ediciones B 3ª
etapa nº 62 y 65. Ese mismo año Ibáñez realizó el cartel
promocional de la Mostra del Cómic de Cornellà. Pau
Montero realizó, también en 2007, los vídeos de animación en
3D para la empresa Brother que promocionaban la rotuladora
P-Touch 1280, como ya vimos en el capítulo anterior. En 2008
la organización del célebre descenso del Sella utilizó a los
personajes para promocionar el evento que cada verano tiene
lugar en Asturias, de nuevo con un diseño exclusivo de
Ibáñez. El 18 de Mayo de ese mismo año El Corte Inglés
patrocinó su 30º carrera popular que tuvo lugar por las calles
de Barcelona con el siguiente póster de los agentes. "Súbete al carro del autismo" (Carrefour, 2001)

50º Aniversario de Campo Viejo (2009) Rotuladora P-Touch 1280 (Brother, 2007)

235
Mostra del Cómic de Cornellà (2007)
Páginas Blancas (Telefónica, 2007-08)

72º Descenso del Sella (2008) 30º carrera - El Corte Inglés (V/2008)

236
Un año después, en mayo de 2009, apareció un anuncio de
publicidad de los vinos Campo Viejo con motivo de su 50º
aniversario y, solo un mes después (en junio), la Mutua
Motera promovió una nueva campaña (la sexta en aquel
entonces) de donación de sangre y órganos que fue
promocionada por Mortadelo y Filemón.

En 2011 El Corte Inglés regaló un póster a quienes


adquiriesen determinadas publicaciones de "Mortadelo y
Filemón" como el álbum "¡A reciclar se ha dicho!”, y sólo un
año después, en agosto de 2012, salió a la luz una curiosa
noticia: el Partido Popular de Quintanar de la Orden (un
pueblo de Castilla la Mancha con unos 8000 habitantes)
había utilizado un panfleto publicitario en el que aparecían
Mortadelo, Filemón y otros personajes de Francisco Ibáñez
hablando en nombre de dicho partido político y atacando a la
alcaldía del pueblo. La campaña publicitaria fue muy
polémica, hasta el punto de que la propia editorial (Ediciones
B) inició las medidas legales oportunas para demandar al
partido político de la localidad manchega, ya que la campaña
publicitaria se había realizado sin ningún tipo de autorización
por parte del autor.

En febrero de 2013 la revista “Esquire” utilizó a Mortadelo


en su portada para promocionar la obra de su creador. Se hizo
una reproducción de la portada a gran tamaño cubriendo todo
un edificio de la madrileña calle Goya.
VI Campaña de donación de sangre y órganos En mayo de 2015 la revista “Icult”, suplemento de “El
(Mutua Motera, 2009)
Periódico”, publicó un número especial dedicado a la fiesta de
Sant Jordi y que llevó como portada a un Mortadelo
disfrazado de Sant Jordi matando dragones. Ese mismo mes se
celebraron comicios autonómicos y circuló por la red una
portada de los personajes muy apropiada para la ocasión.

En diciembre de 2016 la empresa vinícola Vila Viniteca


encargó a Ibáñez una hermosa ilustración ambientada en la
esquina del 13 Rue del Percebe en la que aparecieron algunos
de sus personajes más emblemáticos, entre los que no faltaron
los agentes de la T.I.A. En el mismo mes se publicaba otro
póster de hermosa factura realizado por Ibáñez con motivo del
40º aniversario del grupo Z.
Campaña PP Quintanar de la Orden (VIII/2012)

Portada ficticia (no dibujada por Ibáñez) con motivo de los


comicios autonómicos y locales (mayo 2015) Portada de la revista “Esquire” (Calle Goya, Madrid, II/2013)

237
:

"Catálogo de vinos Vila Viniteca" (2016)

El Corte Inglés (2011) 40º Aniversario del grupo Z (XII/2016)

238
A lo largo de su carrera, Ibáñez ha realizado numerosas dedicatorias para algunos de los periódicos más importantes de
Cataluña y del resto del país. A continuación mostramos diez de ellas realizadas en diferentes décadas:

Ilustración para el diario “Córdoba” (2016)

Portada de la revista “Icult"


(Suplemento “El Periódico”, V/2015)

Ilustración para la revista


“Triunfo” (I/1972) Ilustración para “Cambio 16” (22/IX/1986)

239
Ilustración para el “Diario de Avisos” (1975) Ilustración para “El Periódico de Catalunya” (8/X/2000)

Dedicatoria para la revista “Cartoon Network” (2006)

Ilustración para “La Vanguardia” (28/XII/1980)

Ilustración para el diario “Avui” (¿años 90?) Homenaje al ajedrecista Travesset

240
CAPÍTULO 9

EL MERCHANDISING
Figuritas y reproducciones
Dedicamos este noveno capítulo a analizar el merchandising de Mortadelo y Filemón en todas sus manifestaciones.
Sería injusto no mentar aquí a los blogs “El rincón de Mortadelón” y “Pensión el Calvario” así como la web del
foro de la T.I.A., fuente inagotable de información de todo este material comercial, sin los cuales el capítulo se
hubiera quedado en la categoría de artículo. Dicho esto, comenzaremos haciendo una relación de las figuritas y
reproducciones que han aparecido hasta la fecha. Las primeras probablemente fueron una pareja de sacapuntas con
las efigies de los agentes que se comercializaron, con licencia Bruguera, en la década de los setenta. A comienzos de
dicha década, la casa Dunkin también promocionó sus chicles con unas figuritas de plástico de Mortadelo y Filemón
que posteriormente también distribuiría la casa de chicles La Guagua, aunque con un acabado más tosco. En 1967
apareció un anuncio en la revista “Pulgarcito” n.º 1861 promocionando los caramelos Pulgarcito. Diez envoltorios
de estos caramelos podían canjearse por una insignia de algún personaje Bruguera, de factura muy similar a los que
Dunkin había regalado por aquel entonces, y entre las que se encontraba el personaje de Mortadelo. En la misma
década la empresa Moro (Fifis) vendió varias figuras de látex de diversos personajes de Bruguera, entre ellos la de
Mortadelo. En los 70, la empresa Corama fabricó una moto con sidecar pilotada por Mortadelo y Filemón (y que
también se comercializó con los personajes de “Pepe Gotera y Otilio”). Se trataba en realidad de un juguete a
cuerda más que de unas figuritas. El cuello de Mortadelo llevaba un muelle que se balanceaba mientras la moto
estaba en movimiento. Filemón giraba sentado en el sidecar. En 1975 también se comercializó una pareja de
bolígrafos con las figuras de ambos agentes.

Sacapuntas de Mortadelo y
Figurita - Chicles Dunkin Mortadelo y Filemón en sidecar
Filemón (años 60) Figura de látex (años 70) (Corama, años 70) Bolígrafos
(Moro, años 60) (1975)

Hacia 1981 Comic Spain distribuyó un Mortadelo con armadura ("Mortadelo de la Mancha") que se utilizó para
promocionar las plumas estilográficas de la casa Parker, como vimos en el capítulo anterior y cuya fotografía
abandera la portada de este capítulo. Posteriormente Comic Spain comercializó nuevas figuras: un Mortadelo con
levita, un árbitro y Filemón, en 1984, y los “Mortadelos” bañista, médico, indio y troglodita, en 1986. Muchas de
ellas fueron reeditadas posteriormente (ya que algunas llevan como fecha de fabricación el año 1990, lo que indica
que se estuvieron comercializando al menos hasta ese año). La misma empresa también vendió unas bolas de cristal
con nieve con los célebres personajes en su interior.

Colección completa de las figuritas que Cómic Spain comercializó en los 70-80.

También en los años 80, la empresa de juguetes JUGASA comercializó una pareja
de figuras de los agentes que emitían un silbido al presionarlas. Entre 1985 y 1986,
varias marcas de alimentación (Phoskitos, Cropan, Bimbo...) incluyeron en sus
productos una figurita de Mortadelo y Filemón (de unos 3,50 cm de altura) que
integraban una colección de al menos 16 figuritas. La mayoría de ellas eran figuritas
en las que aparecía Mortadelo disfrazado, pero hubo también una del Súper, otra del
profesor Bacterio y dos figuritas de Filemón. Fueron modeladas en plastilina por el
escultor Jaume Casas y se reproducen todas ellas en la fotografía de la página
siguiente. En 1994, y aprovechando el tirón de la serie de animación de B.R.B.,
Danone también promocionó una colección de figuritas, que incluyó en sus cremas,
de cuya campaña publicitaria ya hablamos en el capítulo anterior. Se realizaron seis
modelos diferentes: los agentes Mortadelo y Filemón propiamente dichos y cuatro
Figuras de los agentes
figuritas de Mortadelo disfrazado (de saltamontes, serpiente, oveja y avestruz).
(JUGASA, años 80)

242
Bolas de cristal con "nieve" Las figuritas de Cremas Danone (1994)

También la empresa Lu & Ca aprovechó el tirón de la


emisión de la serie de televisión y comercializó, en 2002, un
juego de ajedrez que también llevó licencia de B.R.B. y
constaba de 32 figuras de los agentes entre las que se
encontraban Ofelia (la reina), el Súper (ambas torres) y el
profesor Bacterio (a lomo de los dos caballos).

En 1998 la empresa Yolanda, que recientemente ha pasado


a manos de la conocida empresa de juguetes Comansi, sacó
al mercado una colección de cinco figuritas (de inferior
calidad que la de Comic Spain) sobre Mortadelo y Filemón
integrada en esta ocasión por Mortadelo, Filemón, el
Súper, el profesor Bacterio y Mortadelo disfrazado de
torero (de esta última aparecieron cinco modelos similares
pero en diferentes colores).

En 2003 Ediciones Altaya publicó una colección por


fascículos titulada "Reyes del Humor", con textos de Jesús
de Cos, como vimos, que iban acompañados de figuritas de
plomo de los personajes de las que aparecieron cuatro
modelos diferentes. Los textos del primer fascículo
incluyeron un pequeño estudio sobre los agentes, un
capítulo de la aventura "Contra el Gang del Chicharrón" y
un artículo titulado "Un siglo de historietas". Dos años
Colección de figuritas distribuidas por diversas después, en 2005, Yolanda sacó una nueva "hornada" de
marcas de alimentación (1985-86)
figuritas, similares a las comercializadas en 1998, pero esta
vez de menor tamaño, aunque con un mejor acabado. Se
utilizaron para promocionar la colección de "Super Humor" de Ediciones B (se regalaba una figurita al comprar un
tomo). En esta ocasión la colección solo constó de cuatro figuritas: Mortadelo, Filemón, Mortadelo Torero y una
nueva y rara figurita: Mortadelo Botones.

En marzo de 2011 el forero Hergest compartió en su blog varias figuritas que había creado él mismo a partir del
modelo de bañista de la colección de figuritas de Comic Spain. Surgieron así nuevos modelos: el Mortadelo albañil,
Mortadelo Papá Noel y el Mortadelo futbolista. No fue el único, ya que el aficionado del Atlético de Madrid
“Aleti62” publicó en su blog una figurita de Mortadelo con la indumentaria del club “colchonero”.

Ajedrez de Mortadelo (Lu&Ca, 2002) Mortadelo Botones Mortadelo


(Yolanda 2005) Colchonero (2017)

243
Figuritas de la colección “Reyes del Humor” (Altaya, 2003) Mortadelo albañil, Papá Noel y futbolista (colección particular de Hergest)

En noviembre de 2014, con motivo del estreno de la película “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”,
la casa Comansi lanzó una nueva colección de figuras de Mortadelo y Filemón integrada por cinco figuritas:
Mortadelo, Filemón, el Súper, el “Tronchamulas” y Mortadelo disfrazado de Sherlock Holmes. En esta nueva
colección se quedaron fuera la señorita Ofelia y el profesor Bacterio.

Colección completa de las figuritas comercializadas por Figuritas de la película “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”
la empresa Yolanda (Comansi, en la actualidad, 1998) (Comansi, 2014)

En mayo de 2017 Salvat distribuyó en varias ciudades españolas (al menos en Elche, Bilbao y Cádiz) la colección
“Las figuras de Mortadelo – La colección oficial” como una prueba de mercado y de la que solo vieron la luz los
modelos de árbitro, torero, militar y mecánico. Como en otra ocasiones, y dependiendo del éxito de las ventas, se
comercializará la colección completa a lo largo y ancho de todo el país en un futuro próximo.

Las figuras de Mortadelo – La colección oficial (2017)

244
Juegos y pasatiempos
Hablemos ahora de los juguetes que han utilizado a los agentes como tirón para
potenciar sus ventas. Uno de los primeros apareció a principios de la década de
los setenta (1973-74); la empresa Jomak hizo felices a muchos niños con el
"Jomakin", un proyector de diapositivas que ayudaba a los más pequeños a dar
sus primeros pasos como dibujantes ya que incluía diapositivas de diversos
personajes del mundo del cómic: Astérix y Obélix, Mickey Mouse... e incluso de
Mortadelo y Filemón. El juguete se promocionó desde numerosas revistas de la
editorial Bruguera y recuerda, paradójicamente, a la “calcadora” ideada por
Bancells de la que hablamos en el capítulo cinco.
El proyector en funcionamiento

Cubierta del juego Contenido del juego

En la misma década también se popularizó el conocido


CinExin. Era una década en la que el vídeo, DVD, Blue-ray o la
era digital estaban aún demasiado lejos y los niños de entonces
tenían que jugar con juguetes menos sofisticados. Se
distribuyeron películas de numerosos personajes: Popeye, Flash
Gordon, Robin Hood, La pantera Rosa, el gato Felix, Astérix,
Mickey, Donald... y por supuesto de Mortadelo y Filemón, de
los que llegaron a editarse los cortos de los Estudios Vara
comentados en otro capítulo de este libro. También en esta década
Marbiscolor comercializó, por concesión de Creaciones
Editoriales S.A., numerosos cortos de los estudios VARA en
formato Super-8 mm, cine mudo. Inicialmente cortos del
largometraje “Agencia de información” como “Las minas del
rey Salmerón” o “Fugado de la prisión” y, posteriormente, otros
títulos como “El yeti” o “El armario del tiempo”, pertenecientes CinExin (proyector y cintas)
al largometraje del mismo nombre que este último.

Películas cine Super-8 mm. (Marbiscolor, años 70)

En 1972 Editorial Bruguera publicó los primeros puzzles de los personajes. Contaban con pocas piezas pero lo
compensaban con ilustraciones de gran colorido realizadas por Jan, que ya venía realizando otros muchos trabajos de
la serie como las novelitas ilustradas "Risa Loca", los cuentos troquelados, los libritos de la colección "Mini
Infancia", cromos...

245
Puzzles de los personajes (Bruguera, 1972)
Posteriormente, y en esa misma década, se distribuyeron más puzzles dignos de mención: la empresa de detergentes
Bonux regaló un puzzle de varios personajes de Bruguera con cada compra de un detergente. La colección constó
de 6 puzzles diferentes de los que tres llevaron ilustraciones de varias aventuras de Mortadelo y Filemón ("El otro
‘yo’ del profesor Bacterio", "El caso del bacalao" y "Valor y...¡al toro!").

Varios puzzles de los personajes (Bonux)

Con el tiempo otras empresas publicarán nuevos puzzles de los personajes, como Didacta, Dinova, Papirots o
Juedsa entre otras. Papirots sacó además varios juegos de Rompecabezas e incluso un dominó-puzzle
protagonizado por varios personajes de las cabeceras Bruguera (entre ellos los agentes Mortadelo y Filemón).

Puzzles de los personajes (Dinova, 2002)


Puzzle de los personajes (Didacta, años 80)

Rompecabezas de la casa Papirots Dominó-puzzle de la casa Papirots

246
En 1976 la juguetera Corama sacó al mercado
una colección de doce modelos de "ranitas
sonoras" con ilustraciones de los personajes de
Ibáñez y de otros dibujantes. En la misma década la
casa Piqué fabricó unas imprentillas de Mortadelo
(con 10 sellos, lápices de colores y un tampón para
imprimir imágenes de los personajes) y la “Lotería
de Mortadelo”. En 1981, no deberíamos pasar por
alto "El Tropezón", de la juguetera española
Madel. Se trataba de un juego en el que los
jugadores tenían que cargar unas figuras de
plástico de diferentes formas geométricas
(cilíndricas, cúbicas...) antes de que toda la “Ranitas sonoras” (Corama, 1976)
estructura se derrumbase inesperadamente.
“El Tropezón” (Madel, 1981)

Puzzles de la casa JUEDSA (años 80)

A finales de 1983, la empresa Juypem comercializó varios muñecos a cuerda con personajes bruguerianos:
Mortadelo, Sacarino, Zipi y Zape, Carpanta... Los juguetes también se promocionaron en la revista "Mortadelo" (de
Bruguera). En la misma década la empresa zaragozana CEFA vendió el juego "La escalera de Mortadelo", un
clásico donde los haya, protagonizado esta vez por algunos de los personajes más célebres de Ibáñez (Mortadelo y
Filemón, el “Súper”, Pepe Gotera y Otilio, Sacarino y Rompetechos). Un Mortadelo disfrazado de serpiente
obligaba a los jugadores a retroceder unas cuantas casillas. Las 4 fichas de los jugadores eran de cartón e iban
montadas sobre unas peanas de plástico (algo habitual en los juegos de esta casa) y llevaban impresos los siguientes
personajes: Mortadelo (disfrazado de indio), Filemón, Rompetechos y el Botones Sacarino. La misma empresa
también distribuyó un rompecabezas y un dominó ("El domi") con diversos personajes de Bruguera, entre ellos
Mortadelo y Filemón, que se utilizaron como reclamo en los nombres de ambos juegos. En esta década la casa
JUEDSA también vendió un puzzle cuyas fichas tenían la forma de una extraña cruz. Toda una rareza entre los
coleccionistas.

Muñecos a cuerda (JUYPEM, 1983)


Imprentilla (Piqué, años 70)

Juego de la escalera (CEFA, años 80) Puzzle de la casa JUEDSA (años 80)

247
En 1995 la empresa Falomir aprovechó el tirón
de la serie de televisión de B.R.B. y comercializó
un juego de mesa que llevó por nombre
"Mortadelo y Filemón - El juego" y una caja con
rotuladores e ilustraciones para colorear a los
personajes (“Mortadelo y Filemón – Para
colorear”).

En 2000 la desaparecida juguetera española


"Popular de Juguetes" distribuyó la "Fábrica de
Bicho-nolas", un juguete que permitía a los niños
elaborar sus propias gominolas con forma de
bichos. En la caja podía verse al profesor
Bacterio anunciando el juguete como "Los
inventos del profesor Bacterio".
El "domi" (CEFA, años 80)

“Mortadelo y Filemón – El Juego” y “Para Colorear” (Falomir, 1995)

En 2002, como ya comentamos al inicio


del capítulo, la empresa Lu&Ca
comercializó un juego de ajedrez, con
licencia de B.R.B., integrado por 32
figuras de los agentes entre las que se
encontraban Ofelia (la reina), el Súper
(ambas torres) y el profesor Bacterio (a
lomo de los dos caballos). La página web
del diseñador del juego (Miguel
Capdevila) muestra también un juego de
parchís y oca cuyas fichas fueron también
figuritas de los personajes. Lleva copyright
del año 2003.
La fábrica de "Bicho-nolas" (Popular de Juguetes, 2000)

Ajedrez de Mortadelo y Filemón (Lu & Ca, 2002) Parchís y oca de Mortadelo y Filemón (Lu & Ca, 2003)

248
No queremos terminar sin antes
hacer referencia a los juegos de
naipes que la conocida compañía
Heraclio Fournier ha dedicado a
los personajes a lo largo de varias
décadas. El primero de ellos
apareció en 1979. Se trataba de una
minibaraja que constaba de 4
familias de 8 cartas, cada una de las
cuales llevaba una viñeta que daba
forma a una minihistorieta tras
juntarlas todas. Se trataba del clásico
Juego de familias - Heraclio Fournier (1979) juego de las familias en las que el
jugador "mano" podría ir solicitando
cartas al resto de jugadores con la
meta de completar cuartetos. El
jugador que más cuartetos
completase sería el ganador.

Sólo un año después, en 1980,


Fournier comercializó un nuevo
juego de naipes. Esta vez se trataba
de una reproducción del clásico
juego de la escalera en la que el
tablero se iba formando poco a poco
La escalera - Heraclio Fournier (1980) a medida que los jugadores añadían
cartas sobre la mesa. Ese mismo año
apareció otro juego de cartas
(también de la empresa vitoriana
Heraclio Fournier, en colaboración
con Catalonia Press). El juego era
muy similar al de 1979 con la
diferencia de que constaba de 8
cuartetos de cartas (frente a los 4
octetos de la otra edición), cada uno
de los cuales formaba una tira
cómica. En esta ocasión, además,
solo una de las historietas era de
Juego de familias - Heraclio Fournier (1980)
Mortadelo y Filemón; el resto eran
de otros personajes: Pepe Gotera y
Otilio, el botones Sacarino y Zipi y
Zape. Contrastando las imagen que
reproducimos puede observarse que
se repitieron algunos de los naipes
de la primera versión en este nuevo
juego.

En 1989 apareció el juego de cartas


"Historietas famosas"; otra baraja
con la misma dinámica de juego
aunque en esta ocasión con
ilustraciones de autoría apócrifa
Historietas famosas - Heraclio Fournier (1989)
(algo evidente teniendo en cuenta
que apareció poco después de que
Ibáñez solucionase su contencioso
con Ediciones B).

En 1994 se comercializó otro juego


de naipes más, aunque un tanto
diferente a los anteriores. Esta vez
los jugadores debían repartir todas
las cartas e ir formando parejas de
cartas, ya que estas formaban 16
parejas. Había que evitar la carta
impar (con la efigie del profesor
Bacterio) ya que esta era la que
Juego de familias - Heraclio Fournier (1994) hacía perder la partida.

249
En 1995, y coincidiendo con la
emisión de la serie de televisión de
B.R.B. y Antena 3, Fournier
comercializó una nueva baraja. En esta
ocasión cada carta llevaba a Mortadelo
con un disfraz diferente y, aunque
constaba de 4 familias de 8 cartas, la
dinámica del juego cambió respecto al
sistema clásico de familias. El sistema de
juego recuerda un poco al juego del
"cinquillo" (si bien la carta de salida es el
4 rojo). Los jugadores (de 2 a 6) tendrán
que perder todas las cartas de la mano Juego de familias (por colores) - Heraclio Fournier (1995)
antes que el resto para ganar la partida.

Reproducimos, a continuación, las carátulas que llevaron los estuches de todos y cada uno de estos juegos de
cartas:

De izda. a dcha. los juegos de cartas aparecidos en 1979, 1980 (modelos 2 y 3), 1989, 1994 y 1995
respectivamente
Cerraremos el apartado de los juegos con un juego
de rol de Mortadelo y Filemón que nunca llegó a ver
la luz, a pesar de que sí llegaron a aparecer reseñas
del mismo en algunas revistas en agosto de 1994 y
de que estaba maquetado con su reglamento listo
para poder jugar. El juego fue diseñado por
Fernando Tarancón y Arturo Sala.

En el juego, los jugadores encarnaban a agentes de


la T.I.A. y debían llevar a cabo peligrosas misiones.
Existía una organización criminal antagónica
llamada A.B.U.E.L.A. El sistema de juego se basaba
en tiradas de dados de 12 caras (D12). Los
personajes tenían 4 características básicas: fibra,
maña, nervio y astucia y 17 conocimientos
(conducir, jugar al mus, idiomas…), y dos
características especiales que eran “cambiazo” y
“disfraz”. Los personajes no estaban diseñados
como en otros juegos de rol, donde se podían dar
muchos matices a cada uno de ellos, sino que se
buscaban estereotipos para que se acomodaran a los
personajes creados por Ibáñez.

Como curiosidad de las reglas, existía una tirada


llamada “chiripa”, con la que se daba la posibilidad
de realizar acciones absurdas, como en las
historietas. El juego de rol terminaba con dos
módulos: “Valor y al toro” (basada en una de las
historietas más famosas de Ibáñez) y “El
proyectímetro tetrapersonal” (de creación propia).

Ediciones B se había puesto de acuerdo con los


autores pero, al parecer, Ibáñez no le dio luz verde Hoja de agente (Mortadelo y Filemón, el juego de rol)
al proyecto porque no deseaba que se le relacionara
con los juegos de rol.

250
Las colecciones de cromos y pegatinas

La primera colección de cromos de Mortadelo y Filemón apareció hacia 1971. Como vimos, la marca de chicles
Dunkin había sacado a la luz una colección de cromos cuyo álbum era en sí una historieta narrada a través de
imágenes o cromos a modo de viñetas (96 en total) que regalaban en cada chicle. Por aquel entonces la revista
“Mortadelo” se estrenaba en Bruguera y Dunkin decidió aprovechar el gran tirón que entonces tenía el personaje
(promocionándose, de hecho, en numerosas revistas de Bruguera). La historieta, guionizada por Armando Matías
Guiu, narraba el periplo de los agentes alrededor del mundo intentando localizar un medallón que perteneció a
Gundemaro VII. El álbum se acompañó, además, de una lupa especial que al pasarla sobre los cromos ayudaba a
revelar un mensaje escondido. Sagasty se encargó de realizar la portada y algunos cromos, junto a Sanchis. El
álbum también fue promocionado ese mismo año por televisión, como vimos, con un anuncio de animación
realizado por los conocidos Estudios Vara. También a comienzos de los 70 Cropán ofertó un póster gigante de
Mortadelo de 1,60 metros lleno de cromos adhesivos que se regalaban con los pastelitos. La colección llevó por
nombre "Crece con Mortadelo".

Un par de cromos de la colección (“El medallón robado”, 1971) “Crece con Mortadelo”
(Cropán, años 70)

Tan sólo un año después, en 1972, Chicles


Dunkin (en colaboración con la empresa Gallina
Blanca) publicó un nuevo álbum cuyos cromos,
una vez más, se incluían tras los envoltorios de los
chicles. La colección, una codiciada pieza entre
los coleccionistas, constó de nuevo de 96 cromos
y llevó por título "Comiclandia ¡famosos de la
historieta!". A diferencia de la anterior, esta no se
centró exclusivamente en los agentes "Mortadelo
y Filemón" sino en muchos otros personajes de la
editorial Bruguera (Pepe Gotera y Otilio, Zipi y
Zape, el Capitán Trueno...) quienes, además, se
acompañaron de caricaturas de los propios
dibujantes (Ibáñez, Raf, Vázquez, Segura...)
realizadas por García Lorente. Se incluyeron
consejos para abocetar y dibujar a algunos de los
personajes más célebres del mundo del cómic. Cubierta y guarda del álbum

Ese mismo año se incluyó en las páginas centrales de la revista


"Super Mortadelo" (Bruguera) el póster promocional de la marca
Tulicrem del que hablamos en el capítulo anterior ("Vive
deportivamente con Mortadelo y su gente"). No puede considerarse
un álbum como tal (más bien un póster para completar con seis
pegatinas) pero hemos considerado oportuno nombrarlo en esta
sección relacionada con las colecciones de cromos y pegatinas.

En agosto de 1973 sería la propia editorial Bruguera la que lanzase


su colección de cromos particular (“Las vacaciones de Mortadelo”). La
colección constaba de 302 cromos autoadhesivos. De nuevo se dejó a
Ibáñez al margen de las ilustraciones de la colección y fue Jan quien
se encargó de la tarea. El álbum hace un recorrido por diferentes
temáticas (escudos, automóviles, deportes, estrellas del cine...) con
Mortadelo y sus disfraces como hilo conductor a lo largo del álbum.
“Las vacaciones de Mortadelo” (Bruguera, 1973) También hablamos de él en el capítulo de los autores apócrifos.

251
En 1979 la empresa Ortiz promocionó sus pastelitos con un miniálbum de 4 páginas que se incluyó en algunas
revistas de Bruguera de aquella época (“Los disfraces de Mortadelo”). Cada paquete de dos pastelitos (Gitanitos,
Chocohetes o Mortadelos) contenía uno de los 24 cromos adhesivos de los que constaba la colección, todos ellos
con Mortadelo disfrazado como protagonista. En los paquetes 5 gitanitos se regaló además un cuento de 8 páginas
en formato cómic de una colección de 12 cuentos. Álbum, cromos y cuentos fueron ilustrados por Jordi David Redó.

“Los disfraces de Mortadelo” (Ortiz, 1979)


“Las vacaciones de Mortadelo” (Bruguera, 1973)

Ese mismo año apareció un segundo álbum (“Los


viajes de Mortadelo”) en dos formatos diferentes:
uno en vertical de 4 páginas y otro apaisado de 8
páginas. En los paquetes de 8 Gitanitos también se
regalaron cuentos en formato cómic de 4 páginas de
una colección de 16 historias diferentes. Se
desconoce quién realizó las ilustraciones del álbum y
de los cromos, pero los cuentos fueron dibujados por
Antoni Bancells. El mismo dibujante ilustraría una
tercera colección de cromos, también para Ortiz:
“La guerra galáctica de Mortadelo” junto a la que
también aparecieron diez nuevas historietas en
formato minicómic ilustradas por el mismo
dibujante.

“La guerra galáctica de Mortadelo” (Ortiz, años 80)


“Los viajes de Mortadelo” (Ortiz, 1979) – Álbum apaisado
(arriba) y viñeta con cromos del álbum vertical

252
En 1987 la fábrica de caramelos Sonrics promocionó sus chicles incluyendo en cada uno una pegatina con un
disfraz de Mortadelo. En el kiosko regalaban el miniálbum (una cuartilla impresa a doble cara y doblada por la
mitad) en el que se alojaban los 32 adhesivos que completaban la colección.

En 1990 Panini tomó el relevo de las colecciones de cromos y publicó un álbum titulado "Los disfraces de
Mortadelo". Como su propio nombre indica, el álbum se centraba exclusivamente en los disfraces del camaleónico
agente a lo largo de sus 180 cromos autoadhesivos. Cada página iba acompañada de ilustraciones y gags de los
personajes. Cuatro años después, en 1994, Panini publicó una nueva colección de cromos aprovechando la emisión de
la serie de animación de B.R.B. y Antena 3 que por aquel entonces se emitía en televisión. La colección constó de
216 cromos autoadhesivos que reproducían diversos fotogramas de la serie.

De forma anecdótica comentaremos que, en 1999, y con motivo del centenario del F. C. Barcelona, “El periódico
de Catalunya” publicó tres álbumes de cromos dedicados a la efeméride (“L'album del Barça”). Entre sus páginas
aparece una curiosa imagen de Mortadelo con la equipación “culé” que reproducimos bajo estas líneas.

Miniálbum de adhesivos (Sonrics, 1987) “L'album del Barça” (1999)

Portadas de ambos álbumes (Panini, 1990 y 1994)

253
Al margen de las colecciones de álbumes de cromos y pegatinas,
aparecieron muchos otros, la mayoría de carácter promocional, que
comentaremos a continuación. El primero de todos, más que un adhesivo,
fue una calcomanía y apareció alrededor del año 1960. Más de una década
después, entre los años 70 y 80, la fábrica de juguetes El Estupendo vendió
unas pegatinas que emitían un sonido al apretarlas. En los 80, Panrico
regaló unos adhesivos “acolchados” en algunos de sus pastelitos.
Posteriormente, en los años 90, Pegatric también distribuyó pegatinas de
características muy similares en blísters que contenían alrededor de una
docena de modelos diferentes. Calcomanías (h. 1960)

Pegatinas “acolchadas” (Panrico, años 80)

Adhesivo sonoro
(El Estupendo, años 70-80)
Pegatinas acolchadas (Pegatric, años 90)

En 1984 muchas revistas de Bruguera obsequiaron a los lectores con unas pegatinas de forma circular con diversos
personajes del mundo del cómic entre los que se encontraba, como cabía esperar, Mortadelo. Posteriormente
aparecieron más pegatinas circulares que promocionaban la colección “Olé!” de Ediciones B. Incluso en Alemania
apareció un adhesivo, también redondo aunque de autoría apócrifa, con el texto “Ich bin Clever & Smart leser”
("Soy lector de Mortadelo y Filemón"). En 1985 la editorial Bruguera incluyó en la revista “Mortadelo” una
pegatina que promocionaba aquel concurso en el que había que localizar al "Chollo", peculiar mascota del programa
de televisión "Un, dos, tres", del que hablamos en el capítulo siete.

Pegatina revista “Mortadelo” Pegatina “Clever & Smart”


(Bruguera, 1984) (Condor Verlag)

Pegatina promoción “¡Busca el Chollo!”


Pegatinas colección “Olé!” (Ediciones B) (Bruguera, 1985)

254
También en 1985 Catalonia Press vendió pegatinas
con la silueta de Mortadelo y sus disfraces. Al año
siguiente, en 1986, Cropán regaló cromos
troquelados en sus pastelitos “Megatón” y
“Chapela”. Aparecieron 24 modelos diferentes.
Cropán también había regalado pegatinas de
personajes de Bruguera en otra colección que constó
de 24 ejemplares diferentes y de los cuales, al menos
dos, fueron de Mortadelo.

Pegatinas (Panrico, finales años 80)

Adhesivos personajes Bruguera (Cropán)

Cromos troquelados (Cropán, 1986)

255
En 1988, la empresa de snacks Risi incluyó
pegatinas de personajes de Bruguera en
algunos de sus productos. En esta ocasión la
colección constó de 37 cromos diferentes,
ocho de los cuales fueron de Mortadelo,
Filemón y del “Súper”. Cada pegatina
llevaba una letra y juntando determinada
combinación podía participarse en el sorteo
de algún premio. Ese mismo año Bimbo
regaló en sus pastelitos (Bony y Tigretón)
"Chistepegatinas" de varios personajes del
mundo del cómic (Mortadelo y Filemón,
Zipi y Zape, Superlópez y Carpanta). Poco
después Panrico distribuyó, también con
Pegatinas de Risi (1988)
licencia de Catalonia Press, pegatinas
similares a las que aparecieron en 1985: con
la silueta de Mortadelo y sus disfraces.

En 1994 Phoskitos aprovechó la emisión de


la serie de televisión de Antena3 y regaló
en sus pastelitos cromos adhesivos con
disfraces de Mortadelo (imágenes que nada
tenían que ver con los fotogramas de la serie
pero que llevaron licencia de B.R.B.). Ese
mismo año Tostarica hacía lo propio
incluyendo en sus productos un conjunto de
transferibles o pegatinas de "quita y pon"
(personajes extraídos de las aventuras) que
podían colocarse sobre una página con
viñetas carente de personajes, de forma que
cada uno podía realizar sus propias
historietas personalizadas. En 2012 la casa
Grefusa sacó una colección de pegatinas
("Grefushow") en la que apareció su
mascota disfrazada de numerosos personajes
famosos. Una de las pegatinas llevó por
nombre "Grefudelo", ya que el disfraz que
llevaba la mascota de Grefusa era
precisamente el del agente secreto.

Chistepegatinas (Bimbo, 1988)

Cartel promocional – Cromos Troquelados (Cropán, 1986) Catalonia Press (1985)

256
Pegatinas transferibles y página de viñetas (Tostarica, 1994)

Pegatinas Phoskitos (1994)


Grefudelo
(Grefusa, 2012)

257
Los billetes de Mortadelo
A partir de mayo de 1971
comenzaron a aparecer en todas las
revistas Bruguera una serie de
billetes de juguete cuya ficticia
unidad monetaria era la
autoproclamada “moneda de la
ilusión” o “mortadelo”. Los billetes,
llamados a potenciar la popularidad
de la serie, llevaban la efigie del
personaje en la parte central del
anverso del billete. Este aparecía con
diversos disfraces en función del
valor del billete (vikingo, torero, juez
y conquistador).

En el reverso aparecía la figura


completa de Mortadelo junto al valor
del billete. En esta primera etapa
aparecieron billetes de 5, 10, 25 y 50
mortadelos y servían para participar
en sorteos de diversos regalos como
televisores portátiles, relojes,
guitarras, bicicletas o cámaras
fotográficas. Para ello era necesario
incluir en el sobre remitido a la
editorial la cantidad de 100
mortadelos. Los billetes también
servían para adquirir diversas
publicaciones de la editorial. Las
imágenes de la derecha muestran la Billetes de 5, 10, 25 y 50 mortadelos (Bruguera, V/1971)
colección completa de esta primera
edición monetaria.

En octubre de ese mismo año se


lanzó una segunda emisión, muy
similar a la original, que se
diferenciaba de esta en el color del
anverso e incorporaba un nuevo Billete de 100 mortadelos (Bruguera, X/1971)
billete, el de 100 mortadelos.
Reproducimos dicho nuevo billete a
la derecha de estas líneas.

En febrero de 1972 se lanzó una


tercera emisión que incorporó los
billetes de 100, 250, 500 y 1000
mortadelos. El billete de 100 cambió
en esta ocasión su efigie respecto al
que se había emitido pocos meses
antes. Estos nuevos billetes perdían
la capacidad de adquirir con ellos las
publicaciones ofertadas en las
revistas, como los de emisiones
anteriores. Únicamente servían para
participar en los sorteos. Los
renovados premios incluían: motos,
tocadiscos, relojes, lotes de discos y
libros. El broche de oro de esta
emisión que hizo historia se produjo
en agosto de ese año. Todos los
billetes de ese mes llevaron
estampada la inscripción "Gran
sorteo final", en el que se optaba a
cinco grandes premios: un Seat 127,
una cadena estéreo con cassette
más un lote de discos, una Billetes de 100, 250, 500 y 1000 mortadelos (Bruguera,II/1972)

258
filmadora con proyector y
pantalla, un kart infantil y un
televisor portátil.

Meses después, en 1973, en las


revistas extra (“Súper Mortadelo”,
“Súper Tio Vivo”...) se añadió el
billete de 2000 mortadelos.

Varios años después, en 1980, se


intentó repetir el éxito lanzando
nuevos billetes con la efigie de
Mortadelo en lo que podríamos
considerar como una segunda
etapa: los petromortadelos. Se
emitieron billetes con valor de 25,
50, 100, 250, 500, 1000, 5000,
10000 y 20000. Se promocionó su
salida con un divertido anuncio en
el que Mortadelo aparecía a lomos
de un camello emulando a los
Billetes de 5000, 10000 y 20000 petromortadelos (Bruguera, 1980)
millonarios saudíes.

Esta nueva hornada de billetes


servía, una vez más, para que los
lectores de las revistas pudieran
participar en sorteos y también
adquirir publicaciones de la
editorial. Tras varios sorteos
ordinarios entre marzo y mayo, en
junio tuvo lugar un sorteo final
especial para el que sólo se
emitieron billetes de 10000 y 20000
petromortadelos y en el cual se
optaba a ganar un viaje de un total
de cinco de una semana a
Torremolinos para tres personas.

En 1988 Ediciones B resucitó la


emisión de mortadelos en una
tercera y breve etapa que siguió el
patrón de la de principios de los
setenta. Los billetes eran de 25, 50,
100, 200, 500, 1000, 2000, 5000 y
10000  mortadelos y servían para
participar en nuevos sorteos. La
cabecera de los billetes cambió de
"FINANCIAL VAZQUEZ BANK
LTD." a "CREDI RISA BANK".

Esta iniciativa cosechó un


tremendo éxito entre los niños de
entonces en una época en la que los
medios de entretenimiento eran más
reducidos y por tanto se utilizaba
mucho más la imaginación.
Aquellos billetes eran atesorados
por los chavales con la esperanza
de conseguir algún regalo, para
jugar, o incluso para hacer
pequeñas transacciones con ellos.
Los mortadelos forman parte de la
historia personal de muchos niños
de la época, los que hoy rozan los
cuarenta, pues para ellos
Billetes de 25, 50, 100, 200, 500 y 1000 mortadelos (Ediciones B, 1988) –nosotros– fue su primera moneda.

259
Anuncio promocional de los "Mortadelos" (1971)

Billete de 2000 "mortadelos" (1973)


Parte de la página que promocionaba los "petromortadelos" (1980)

Reproducimos bajo estas líneas uno de los pliegos que utilizaba la editorial para responder a los lectores y confirmar
el envío del artículo solicitado:

260
Artículos textiles
Existe todo tipo de prendas de vestir que han promocionado de una y otra forma a la pareja de detectives.
Comenzaremos con las más populares: las camisetas. Se han creado más de una decena de camisetas de Mortadelo y
Filemón. Muchas de ellas aún pueden adquirirse en determinadas tiendas de venta de camisetas como
www.camisetas1000.com, www.lastlevel.com o www.latostadora.com. Todas ellas fabricadas en algodón y muchas
de ellas con ilustraciones realizadas en 2002 por Miguel Ángel Capdevila (con aprobación de Ibáñez) y siempre con
licencia oficial del fabricante. Se contrató el estudio gráfico de Capdevila para impulsar el merchandising de los
personajes coincidiendo con el estreno de la película de Fesser. La temática de las camisetas realizadas por el
dibujante se inspira en algunas películas contemporáneas a la de Fesser como "Torrente 2" o "Hannibal".
Posteriormente se realizaron otras camisetas, también con licencia oficial, con temas de actualidad: "Ley antitabaco",
"Fórmula 1", equipos de fúbol (Real Madrid y F.C. Barcelona) y "Moto G.P.".

Camisetas realizadas por Miguel Ángel Capdevila

Camisetas distribuidas por Lastlevel y Camisetas1000 (I)

Camisetas a la venta en www.latostadora.com

Existen otros modelos curiosos como la camiseta "retro" con los personajes más famosos de Bruguera pixelados o
la camiseta con Mortadelo disfrazado de Tejero (primera portada que dibujó Francisco Ibáñez tras recuperar los
derechos de sus personajes, como vimos). También se creó una camiseta de “Mortadelo y Filetón” (con dibujo
apócrifo) pensada especialmente para el colectivo homosexual de nuestro país.

261
“Mortadelo y Filetón”, pensada
Camisetas con otros diseños para el colectivo homosexual

Se han comercializado otras prendas como los pijamas de Mortadelo y Filemón en webs como www.lucicris.com.
Existen al menos cinco modelos distintos.

Pijamas

A los fans no les faltaron ni siquiera calzoncillos de sus


personajes favoritos. Del estudio de Miguel Ángel Capdevila
salieron varios modelos en el año 2002. Y en "La pensión El
Calvario" Hergest compartió otros modelos que aún aparecían
con licencia B.R.B. También se han comercializado otros
productos textiles: pañuelos (por Catalonia Press en la década de
los ochenta), toallas...

Calzoncillos diseñados por Miguel Ángel Capdevila (2002)

Pañuelo (Catalonia Press, años 80) Toallas

262
Otros productos comerciales
Además de todos los ya comentados existen otros muchos productos comerciales relacionados con los personajes
aunque es más difícil ubicarlos en una nueva categoría. Los incluimos a todos en este último apartado. Comenzaremos
con los peluches y marionetas, muchos de los cuales también se crearon a partir de diseños de Miguel Capdevila en
2002. Existen al menos cinco modelos con Mortadelo disfrazado: Batman, Don Quijote, Hulk, el Zorro y
Spiderman. Miden unos 20 cm. y llevan ventosas para poder colgarlas de alguna superficie lisa (por ejemplo,
encima del salpicadero del coche).

Peluches de Mortadelo disfrazado


Pero no son los únicos; existieron al menos dos
modelos más de los agentes de tamaño similar.
Uno de ellos con ventosa. El segundo fue
fabricado por la casa Play by Play en 2014, poco
antes del estreno de la película de animación en
3D. En ninguno de los casos Mortadelo llevó
disfraz. Hubo otros peluches de Mortadelo
“Elvis”, otro con equIpación del Barça e incluso
un Filemón Panza.

Además de los peluches también se han


comercializado numerosas marionetas. La
empresa pionera fue la casa Grimpola, que
distribuyó en 1974 muñecos no solo de Mortadelo
y Filemón, sino también de otros personajes de Modelo con ventosa Marionetas (Grimpola, 1974)
Bruguera. En 1980 Famosa comercializó su
propio juego de guiñol a modo de guante para
meter la mano y manejar los personajes. De esa
serie aparecieron cuatro: Mortadelo, Filemón, el
“Súper” y un villano. Tres años después (1983) la
empresa ilicitana Comercial Trives también sacó
al mercado juguetero sus propias marionetas con
un estilo muy particular, un tanto alejado del de
Ibáñez.

En esa década se promocionaron en algunas


revistas de Bruguera otra pareja de muñecos, que Peluches (Play by Play, 2014) Marionetas (Comercial Trives, 1983)
no podemos considerar peluches ni marionetas.

Muñecos promocionados en las revistas Marionetas de los personajes (Famosa, 1980)


Bruguera (ej: “Bruguelandia”, años 80)

263
También existen unas máscaras de los agentes que podían adquirirse en
páginas web de disfraces como www.disfracesparahalloween.es o
www.disfrazzes,com, por poco más de 20 euros. Se comercializaron varios
modelos de llaveros. Ya hablamos de los llaveros-puzzle en la sección de
juguetes, pero también existieron otros modelos muy variados inspirándose en
los personajes, principalmente en Mortadelo. En la misma época también se
comercializaron unas bolas de playa hinchables, con la imagen de ambos
personajes impresa en su superficie, bajo la que también podía leerse Máscaras de los personajes
"Catalonia Press".

En diciembre de 1975 el sello CBS promocionó en la revista “Mortadelo” de


Bruguera n.º 264 un LP titulado “Recontradirectísimo” en el que los agentes,
acompañados de Zipi y Zape, Carpanta y Rompetechos, cantaban la “canción
de Mortadelo y Filemón” a ritmo de rock and roll. En 1981 la discográfica
Belter en colaboración con la editorial Bruguera distribuyó la colección "Oye
Mira", que consistió en un cómic acompañado de una cinta de cassette y de
una pegatina. La colección constaba de 23 números (además de un número
extra) al "módico" precio de 325 pesetas. La cinta traía 10 o 12 canciones
relacionadas con el tema tratado en el cómic y normalmente interpretadas por
los grupos de la época (Parchís, Regaliz, Nins...). La que aparece bajo estas
líneas muestra el número 11 de la colección, dedicado a Mortadelo y Filemón y
otros personajes de Bruguera, y su portada fue dibujada por Casanyes. Ese
mismo año Belter-Bruguera comercializó el álbum de cromos “Los amigos de
Oye Mira”. Constó de 104 cromos, muchos de los ellos con personajes de la
editorial. Bloc de cuartillas "Comiblog"
(Plastinova, 1977)
Y hablando de discos, cabe mencionar el vinilo “Super COMIC” que la casa Horus comercializó en el año 1990.
Las canciones hacían referencia a personajes de la editorial Bruguera (Zipi y Zape, Mortadelo, Superlópez…).

En 1977 la empresa madrileña Plastinova fabricó los


blocs de cuartillas “Comiblog” de los que ya hablamos
en el capítulo anterior. Nutella obsequió mochilas rojas
con la efigie de los personajes a quienes adquiriesen una
pareja de envases del producto. Pero hubo otros
modelos de mochilas escolares y carteras inspiradas en
los agentes secretos. Tampoco faltaron huchas y botes
metálicos, que se vendieron en los años ochenta. Las
primeras, fabricadas en vinilo transparente con bordes
metálicos y con ilustraciones realizadas exclusivamente
por Ibáñez, contaron con tres modelos diferentes y se
promocionaron con las galletas “Príncipe”. Respecto a
los botes metálicos, se distribuyeron en tiendas, aunque
en dicha ocasión los dibujos fueron de autoría apócrifa,
probablemente de Lurdes Martín. En 1984 la colección
de cromos “Teleanuncios” incluyó cromos con
personajes de Bruguera, entre ellos Mortadelo. En 1989
aparecieron anuncios en revistas como “Guai!”
promocionando los relojes de pared “Tooty”, con
numerosos personajes del mundo del cómic como
"Oye Mira” n.º 11, (Belter / Bruguera, 1981) protagonistas.

“Recontradirectísimo”(CBS / single, 1975) “Los amigos de Oye Mira” (Bruguera, 1981) “Super COMIC” (Horus, 1990)

264
En las navidades de 1990 la empresa de porcelanas Nogalda distribuyó
3000 juegos de porcelana con dibujos exclusivos de diversos artistas. Entre
ellos figuran una pareja de platos con ilustraciones de Ibáñez que mostramos
bajo estas líneas. En 1994 Optim comercializó unas fundas para gafas
decoradas con la imagen de Mortadelo y años después, en 2006, también
utilizarían la imagen de los personajes para promocionar sus gafas.

Promoción Huchas Galletas Príncipe (1988) Vajilla con ilustraciones de Mortadelo (Porcelanas Nogalda, 1990)

En 1995, la marca de refrescos Tang aprovechó el tirón de la emisión de la


serie de animación de B.R.B. y regaló en sus productos un pin de
Mortadelo disfrazado del que existieron 8 modelos diferentes. Cada pin
venía unido a un cartón de forma que, reuniendo cinco de estos cartones,
podía recibirse un juego a cambio después de enviarlos al correspondiente
distrito postal. Ediciones B también incluyó pins de regalo con la revista
“Super Mortadelo”, aunque se comercializaron muchos más modelos sin el
consentimiento de los autores. El caleidoscopio de productos comerciales
parece no tener fin: en 2003, Trina sacó al mercado una colección de tres
modelos diferentes de vasos de los personajes. También Nutella vendió en
2008 tres tipos de envases distintos de su deliciosa crema de cacao con
imágenes de los agentes en una promoción que regaló carteras, sombrillas
y sandalias playeras. Existen numerosos modelos de despertadores,
Vasos (Trina, 2003) algunos de los cuales se inspiraron en diseños realizados por Miguel
Capdevila en 2002. El primero de ellos fue el despertador "Gong" y
apareció en 1969, probablemente uno de los primeros objetos de
merchandising de los personajes que vio la luz y para el que Ibáñez realizó
un par de gags que aparecieron en la revista “Gran Pulgarcito” en 1969.

Sandalias y Sombrilla de playa (Nutella, 2008)

Diversos modelos de relojes-despertadores

Colección de pins de Mortadelo (Tang, 1995)


Otros pins de Mortadelo y Filemón de diversas épocas
265
En 2007 la juguetera Guisval puso a la venta una colección de cuatro coches en miniatura con motivos de los
personajes. Lu&Ca, además de los juegos de ajedrez y oca, también distribuyó una colección de cinco tazas con
motivos de los personajes. También se comercializaron chapas, parasoles para el coche, flotadores, parches
termoadhesivos, viseras, estuches, pinzas, jarras, figuritas para belenes, botes de caramelos, portagafas,
calendarios (que desde 2009 distribuye Cúpula en varios formatos), colonias infantiles, cuadernos, gorras,
mecheros... ¡¡y hasta mesillas!!

“Unió Bancaris i Caixers de Barcelona” (Calendario, 1991)

Paipáis (h. 1971)

Dominó (Movierecord Ediciones S.A., años 70)

Cuadernos escolares (Centauro, 1989)

Envases de Nutella (“Misión Nutella”)

Sello adhesivo (Correos, 1998) Pin “Sello de correos”

Funda para gafas Bote de caramelos


Mecheros (BIC, 2015) Optim (1994) de Mortadelo
266
Colonia infantil (2001)
Relojes de pared (Tooty, 1989)
Juegos de vasos pequeños y jarras de cerveza
(Web de Miguel Capdevila)

Portagafas metálico (1994)

Parches termoadhesivos (Ediciones B, 1990)

Mochila (Nutella)
Chapas metálicas de Mortadelo y Filemón

"Caganers"

Pinzas (Ediciones B, 1988)

Parasol para el coche (Licencias e Imagen, 1994) Visera (Vuelta a España, 2000) Flotador (Bruguera)

267
Calendarios (Editorial Cúpula. 2009-) Mesilla (Faberplast, 2011)

Cuadernos y carpetas (IMBA, 1986) Campaña promocional de gafas (Optim, 2006)

Bola de playa – Años 80


(Catalonia Press)

Parodias de películas para merchandising (Estudio Miguel Capdevila (y otros), 2003) Mochila escolar

Coches en miniatura (Guisval, 2007)


Llaveros-puzzle de Juedsa (años 80)

268
Mortadelo y Filemón – El primer videojuego

Comenzaremos por el principio; por el primer juego de ordenador dedicado a Mortadelo y Filemón. El sello
DRO-Soft fue el encargado de distribuirlo en 1987 para la mayoría de las plataformas de entonces (Spectrum,
Amstrad, Commodore 64, Atari ST, MSX y Amiga). Al contrario de lo que muchos pudieran pensar, el juego no fue
desarrollado en nuestro país sino en Alemania (donde los agentes gozaban de una tremenda popularidad por aquel
entonces). La empresa encargada del desarrollo fue la conocida Magic Bytes, que preparó una versión trilingüe del
juego (en alemán, inglés y francés) y que posteriormente DRO Soft traduciría al castellano y distribuiría en nuestro
país. La revista "Microhobby" se hacía eco de la noticia en su número 174 dedicando un artículo al juego y una
entrevista a Francisco Ibáñez. En Alemania el juego llevó una portada similar pero en la que Mortadelo y Filemón
cambian de postura en un dibujo de autoría apócrifa (imagen izquierda). En las revistas de dicho país el juego se
promocionó con el siguiente anuncio -también de autoría apócrifa- (imagen derecha).

Izda: carátula del juego tal como apareció en España (MSX's, cinta) / Dcha: Carátula del juego en Alemania (Commodore 64)

El objetivo del juego, con Mortadelo y Filemón como protagonistas, consistía en rescatar al profesor Bacterio,
secuestrado por miembros de la organización enemiga A.B.U.E.L.A. Los agentes tendrán que moverse por la ciudad y
el subsuelo haciendo uso de las alcantarillas a la par que evitan todo tipo de peligros (coches, villanos, bombas... e
incluso el problema de tener el estómago vacío). Para ello contarán con los disfraces de Mortadelo y la habilidad de
Filemón, pudiendo incluso conseguir dinero en determinados escenarios. El  juego supo captar muy bien la atmósfera
de los personajes y sus aventuras, en las que llega a aparecer hasta el mismísimo Francisco Ibáñez. El juego incluía
además la portada del periódico "La Monda", tan habitual en los finales de las aventuras de los agentes, con artículos
relacionados con el juego y algunas pistas para los jugadores.

Imagen durante la carga del juego (versión extranjera y española respectivamente)

269
Portada promocional del primer juego de ordenador de los personajes
(“Microhobby”, 2ª época, nº 174)

270
El periódico “La Monda”, incluido en el juego, está lleno de importantes pistas para los jugadores

Planos del subsuelo y del barrio (“Microhobby” nº 174)

271
Mortadelo y Filemón II – Safari Callejero

A pesar del escaso éxito de la primera parte, que no respondió a las


expectativas de los aficionados, en 1989, sólo dos años después, vio la luz
un nuevo juego de Mortadelo y Filemón, también distribuido por DRO-
Soft, pero esta vez desarrollado por la compañía española Animagic para
las plataformas Amstrad CPC, Spectrum, MSX y PC. El videojuego llevó
por título "Mortadelo y Filemón II"  y se basó en uno de los álbumes más
exitosos de Ibáñez: “Safari callejero” (1970) en el que el profesor Bacterio
creaba una raza de gallinas radiactivas.

El juego consta de dos partes o fases. La primera parte de ellas es de


estilo arcade o de plataformas: tendremos que buscar las ocho gallinas
radiactivas que hay dispersas por las dos plantas de la casa manejando a
Filemón, que, además de saltar, puede dar patadas para evitar a los
enemigos: ovnis, cerdos e incluso huevos. Filemón deberá llevar cada una
de las gallinas a Mortadelo que, desde la azotea y vestido de cocinero, las
irá cocinando una a una.

Superada la primera fase pasaremos a la segunda parte con Mortadelo


como protagonista. En este caso Mortadelo provoca la ira del Súper, lo que
desencadena una alocada carrera por las calles de la ciudad en la que
necesitaremos utilizar la camaleónica habilidad de Mortadelo para ponerse
disfraces. Con el disfraz de fantasma podremos atravesar paredes, con el
de rana saltar y con el de serpiente esquivar los objetos que nos lance el
Súper frontalmente durante la huida (puñales, farolas...). Se trata más de un Carátula del juego “Mortadelo y Filemón II”
(DROSoft, 1989)
juego de habilidad mental y reflejos que de plataformas.

Aunque la dificultad del juego no era muy elevada (podía superarse el juego en pocas horas de práctica) los gráficos
y las animaciones eran muy buenas y fluídas e incorporaban numerosos detalles fieles a los cómics de Ibáñez,
especialmente cuando los agentes perdían una vida. A los diseñadores no se les pasaron detalles como la araña del
edificio de "13 Rue del Percebe" o los insultos del Súper, llegando incluso a rematar el juego con un buen final.

Imagen durante la carga del juego Filemón buscando las gallinas radiactivas

Mortadelo cocinando en la azotea del edificio Mortadelo haciendo uso del disfraz de serpiente

272
El Sulfato atómico

En 1997 Alcachofa Soft, una compañía de software ubicada en


la provincia de Toledo, desarrolló el juego "Mortadelo y
Filemón: El sulfato atómico", basado en el cómic del mismo
nombre publicado en 1969. El argumento del cómic narra las
peripecias que pasan Mortadelo y Filemón en su visita a Tirania,
donde habrán de recuperar una loción inventada por el profesor
Bacterio para eliminar las plagas del campo. El invento, lejos de
servir para lo que se pretendía, agranda en realidad a los animales
y representa un grave peligro para la humanidad.

Pese a no destacar por su calidad, el juego se convirtió en un


éxito de ventas, lo que propició la continuación de la serie con
nuevas aventuras. La introducción de la aventura gráfica
presentaba además una breve animación en la que el Súper
enseñaba a los agentes unas diapositivas sobre el tirano
Bruteztrausen y Tirania, mostrando por momentos una gran
fidelidad a la aventura creada por Francisco Ibáñez.

La máquina meteoroloca
Carátula del juego
En 1999, y tras el inesperado éxito con "El sulfato atómico", Z
Multimedia distribuyó una nueva aventura gráfica, en dicha
ocasión desarrollada por VEGA Creaciones Multimedia. La
aventura llevó por título "La máquina meteoroloca",
inspirándose en dicha ocasión en el cómic de Francisco Ibáñez 
"El estropicio meteorológico", publicado en 1987. En el cómic el
profesor Bacterio inventaba una máquina capaz de cambiar el
clima a voluntad y Mortadelo y Filemón tenían que probarla, lo
que terminaría trayendo consecuencias desastrosas para la T.I.A.
En la aventura gráfica será el sabio Gambérrez quien, cansado
de la contaminación mundial, fabrique un artefacto capaz de
alterar la climatología a voluntad. El Súper contará con
Bruteztrausen, en una de las diapositivas que el Súper Mortadelo y Filemón, ayudados por Bacterio y Ofelia, para
muestra a los agentes antes de su visita a Tirania detener a Gambérrez.

Muchas de las escenas de la aventura son fieles


al cómic, como la escena del autobús llegando a Tirania

“La máquina meteoroloca” (1999) Carátula del juego

273
Una aventura de cine: “Dos vaqueros chapuceros” y “Terror, espanto y pavor”

En el año 2000 el estudio toledano de Alcachofa Soft regresó


con una nueva aventura gráfica que llevó por título "Dos
vaqueros chapuceros". La aventura se creó de tal manera que
podía jugarse de forma independiente, o bien combinada con otra
aventura gráfica que apareció simultáneamente titulada "Terror,
espanto y pavor". Si se instalaban ambas aventuras gráficas se
generaba un tercer módulo adicional inspirado en la película
"Parque Jurásico", siempre y cuando se jugasen en el orden
correcto: en primer lugar "Dos vaqueros chapuceros" y en
segundo lugar "Terror, espanto y pavor". Posteriormente
aparecería la aventura gráfica "Una aventura de cine - Edición
especial", que fusionó ambas aventuras, como veremos más
adelante.
Junto a Billy “el Niño” en “Dos vaqueros chapuceros”
"Dos vaqueros chapuceros" gira en torno a una nueva
máquina ideada por el profesor Bacterio (el "Telefrusky") que
permite viajar al mundo del cine. El científico pide a los agentes
que viajen al "Parque Jurásico" y le traigan muestras de ADN de
dinosaurio para para devolver a Ofelia a su tamaño natural
después de que esta quedase reducida a la mínima expresión tras
probar un elixir de adelgazamiento que también había elaborado
él mismo. Pero los agentes son transportados por error a un
pueblo del oeste americano llamado Western City en el que no
falta de nada: el sheriff, el saloon, la horca, los indios... Una vez
allí Billy “el Niño” y su banda les roban el diamante del
Telefrusky y los agentes tendrán que recuperarlo para poder
regresar a nuestra "dimensión".

La segunda aventura (“Terror, espanto y pavor”) también está


relacionada con el mismo cacharro del Bacterio. En esta ocasión Ofelia es la peor pesadilla de Mortadelo en la aventura
transporta a los agentes al mundo del cine de terror, pero estos “Terror, espanto y pavor”
tienen la desgracia de que el aparato vuelve a estropearse y corren
el riesgo de quedarse en esa realidad alternativa para siempre. La única persona que podrá ayudarles es un alocado y
enigmático profesor llamado Ibáñezstein que hará un trato con ellos: reparará su máquina solo si los agentes están
dispuestos a viajar por las más famosas películas de terror y conseguirle los elementos necesarios para crear su
peculiar criatura.

274
La sexta secta: “Operación Moscú” y “El escarabajo de Cleopatra”

En el año 2001 Alcachofa Soft distribuyó una nueva aventura


gráfica titulada: "Operación Moscú". Siguiendo la línea de la dos
anteriores aventuras gráficas, esta también podía jugarse de
manera independiente o bien combinada con otra aventura gráfica
que apareció simultáneamente ("El escarabajo de Cleopatra").
Si se instalaban ambas aventuras gráficas y se jugaban en el orden
correcto se generaba un tercer módulo adicional titulado "La
sexta secta".

La misión de Mortadelo y Filemón en esta aventura les llevará


a Moscú, la capital rusa, para hacerse con un valioso y antiguo
objeto: el libro sagrado del dios Ra-Amón, codiciado por la
sexta secta liderada por el malvado sacerdote Apoteosis. Éste
Una de las escenas del juego se desarrolla en la quiere ofrecérselo al dios Ra-Amón (junto al escababajo
célebre Plaza Roja de Moscú pelotero de Cleopatra) y conseguir a cambio una maldición
cuyos resultados son imprevisibles.

En "El escarabajo de Cleopatra" los agentes Mortadelo y


Filemón tienen que viajar al lejano Egipto para hacerse con un
escarabajo sagrado ubicado en el museo local. La misión
entrañará muchas dificultades, entre las que destaca la visita a una
gran pirámide llena de laberintos. Tras superar la aventura (y
solo si hemos jugado y terminado "Operación Moscú")
llegaremos al módulo que comentábamos ("La sexta secta") en el
que habremos de luchar contra Apoteosis para rescatar con vida a
la hermosa Yafar, aniquilando así a la secta.

Quizá el hecho de que la primera parte de la aventura se


desarrollase en la capital rusa hizo que el juego también se
distribuyera en dicho país, donde los agentes se conocen como los
"Agentes 008". Hemos localizado la portada que el juego llevó en
dicho país.
Portada del juego “El escarabajo de Cleopatra” en ruso

275
La banda de Corvino: “Balones y patadones” y “Mamelucos a la romana”

La producción de aventuras gráficas de Mortadelo y


Filemón también continuó a lo largo del año 2002. De
nuevo Alcachofa Soft sacó una nueva aventura gráfica
titulada: "Balones y patadones" que, al igual que las
anteriores, podía jugarse de manera individual o combinada
con otra aventura que apareció simultáneamente:
"Mamelucos a la romana". Si se instalaban ambas
aventuras gráficas y se jugaban en el orden correcto se
generaba un tercer módulo adicional titulado "La banda
de Corvino". El juego también llegó a ver la luz en Rusia.

La misión de los agentes consistirá en esta ocasión en


localizar cuatro bombas que la banda de mafiosos de
Vito Corvino ha colocado estratégicamente en el estadio
de fútbol durante un partido de la selección. El juego
permite adicionalmente jugar la aventura gráfica online de
tal forma que si dos amigos tuviesen las dos aventuras Los agentes junto a las taquillas del estadio
instaladas en sus ordenadores ambos podrían jugar a través
de internet o de una red local, controlando uno a
Mortadelo y el otro a Filemón. Una vez que comenzasen
la partida, ambos podrían comunicarse en tiempo real
mediante el "zapatófono" a modo de chat.

Alcachofa Soft continuó con "Mamelucos a la romana"


(2002) la saga de Vito Corvino comenzada con "Balones y
patadones" y en ella los agentes deberán viajar a Roma
donde se esconde el peligroso capo de la mafia Vito
Corvino, buscado por el FBI (que le acusa de apropiación
indebida de mobiliario de la Casa Blanca) y el CESID. Al
igual que las anteriores aventuras gráficas de Alcachofa
Soft, esta también podía jugarse de manera independiente
o bien a continuación de la primera logrando así llegar a
un final que podría considerarse como una tercera
aventura ("La Banda de Corvino"). Carátula del juego en Rusia

276
Una aventura de cine – Edición Especial

El 23 de Octubre de 2003 (semanas después del


lanzamiento de la película en DVD protagonizada por los
personajes de Ibáñez) Alcachofa Soft rehizo la aventura
gráfica "Una aventura de cine" integrada por las aventuras
"Dos vaqueros chapuceros" y "Terror, espanto y pavor"
mejorando sustancialmente el aspecto gráfico de ambas
aventuras, revisando el diseño, añadiendo nuevos diálogos,
nuevas escenas y material de otras aventuras además de
reescribir algunas partes del guion. El objetivo no era otro
que el de intentar penetrar en el mercado internacional
(además del local). Crimson Cow lanzó el juego en
Alemania (y en otros países) bajo el título "Clever and
Smart: A Movie Adventure", y gozó de un gran éxito. Al
igual que las dos anteriores aventuras, esta también se
distribuyó en Rusia, donde llevó la portada de la imagen de la
Los agentes junto al popular “Charlot”
izquierda.

La aventura, al igual que sus predecesoras, gira en torno al


Telefrusky, un invento del profesor Bacterio para viajar a
cualquier película del mundo del cine. El profesor introdujo
las coordenadas del tesoro de Apoteosis VI en la película
"La Momia" para intentar sanear la economía de la T.I.A.,
pero el no-muerto (Ipoteh) escapó accidentalmente a la
dimensión del mundo real, lo que llevará a Mortadelo y
Filemón al mundo del cine para intentar conseguir el "Libro
de los Muertos" de la película "La Momia", ya que este es el
único elemento que puede someter al villano.
Lamentablemente Mortadelo apretará el botón equivocado en
el momento más inoportuno y los agentes se perderán entre
varios géneros cinematográficos del mundo del cine (western,
aventuras, cine negro y terror) donde conocerán a personajes
como Charles Chaplin, John Wayne, Humphrey Bogart o
Freddy Krueger. La música del juego fue interpretada por
una big band de 12 músicos y el doblaje fue realizado por
más de 30 profesionales.
Carátula del juego en Rusia

Carátula del juego en España Carátula del juego en Alemania

277
Mortadelo y Filemón (B.R.B.) - El primer juego para móviles
En 2005 la firma M-solutions (Mobile Solutions Consulting Group) y B.R.B Internacional distribuyeron el
primer videojuego para móviles de los personajes de Francisco Ibáñez en más de cincuenta países de los cinco
continentes. El género escogido en esa ocasión fue el de aventuras, con una inteligente mezcla de estrategia,
disfraces y muchas dosis de humor. La misión de los agentes consistirá esta vez en rescatar al Súper, que había sido
secuestrado, y para ello los jugadores podrán escoger indistintamente a Mortadelo o a Filemón, con la ventaja de
que ambos personajes serán intercambiables en cualquier momento del juego. Y es que habrá pruebas que solo
podrá llevar a cabo el intrépido Mortadelo y otras que serán especiales para el inefable Filemón. En el extranjero el
juego se distribuyó como "Mort & Phil".

Misión: Salvar la Tierra


En febrero de 2008, coincidiendo con el 50º aniversario de la creación de los personajes de cómic y solo 10 días
después de la fecha de estreno de la segunda película de los agentes en carne y hueso "Mortadelo y Filemón.
Misión: salvar la Tierra" (25/I/2008), las compañías Zeta Digital e Iteration Mobile lanzaron este segundo
videojuego de Mortadelo y Filemón creado exclusivamente para teléfonos móviles.

En la aventura deberemos ponernos en la piel de los agentes más intrépidos de la T.I.A encarnados por Eduard Soto
y Pepe Viyuela para salvar al mundo de su total aniquilación. El cruel y ambicioso villano Botijola intentará poner
en jaque a la humanidad intentando acabar con las reservas de agua de la Tierra e imponiendo su bebida: la Botijola.
Deberemos probar suerte jugando en la feria ("Tiro al pato", "Tiro de aros" y "Piedra, papel o tijera") para ganar
dinero y sobornar a maleantes de poca monta que nos ayudarán a descubrir las claves ultrasecretas del ordenador
de la T.I.A. (que serán del tipo: "Colodrillo", "Berzotas"...) con las que podremos utilizar la máquina del tiempo
para ir pasando dos niveles más (Edad Antigua y Edad Media) volviendo a jugar los tres mismos minijuegos y evitar
así la gran catástrofe mundial destruyendo la "Máquina de la lluvia". Si recuperamos todas las piezas de la
revolucionaria “máquina de la lluvia” inventada por el profesor Bacterio habremos cumplido la misión de salvar la
Tierra adelantándonos así a Botijola y evitando que culmine su malvado plan.

El juego podía adquirirse por tan sólo 3,60 € enviando 3 SMS's al 7292 y en la web oficial de Mortadelo y Filemón
podía verse un trailer del mismo. Poco más podemos comentar de un juego que resultó ser muy simple, y más aún
cuando se le pillaba el truco a cualquiera de los minijuegos de los que constaba.

278
Mortadelo y Filemón - Armafollón
El 2 de julio de 2008 la compañía Gameloft sacó al mercado un
nuevo juego de Mortadelo y Filemón exclusivamente para
plataformas celulares. Se trataba de un juego de plataformas con 9
escenarios y 3 niveles de dificultad en los que debíamos combinar
a ambos personajes para conseguir derrotar a la organización
enemiga M.O.S.C.A., cuyo diabólico plan pretendía destruir el
mundo haciendo colisionar la Tierra con la Luna.  Cada personaje
posee unas características únicas: Mortadelo ataca a los
enemigos haciendo uso de sus disfraces (incluyendo entre ellos
algunos tan raros como el de Indiana Jones o el de moai, además
de los de serpiente, karateka, guerrero espartano, troglodita y
tanque) y Filemón es el único capaz de disparar con armas
disparatadas ideadas por el profesor Bacterio (disparador de
desatascadores, disparador de explosivos, disparador de
torbellinos y paraguas de defensa). Si superamos los 9
escenarios en sus 3 niveles de dificultad accederemos a un nivel
extra.

Además de lo ya expuesto cabe destacar el nivel en el que se


maneja a Filemón montado sobre Mortadelo (disfrazado de
lancha motora) o la pantalla final en la que Filemón utiliza una
poderosa arma láser para intentar derribar el helicóptero del jefe
de la M.O.S.C.A., mientras Mortadelo a su vez se disfraza de
Hulk para acabar con él. Carátula del juego

Llaman la atención los títulos de crédito finales en los que puede leerse: "Información y asistencia: 0800-13 Rue
del Percebe", "Copyright Agencia TIA 2008", "Productor ejecutivo: Rompetechos", "Lead producer: El botones
Sacarino", "Productor local: la Masa", "Control de calidad: "Pepe Gotera y Otilio", tras los cuales aparece la
inscripción "Ok, ok, ahora en serio" e inmediatamente después comienzan los auténticos créditos.

279
Mortadelo y Filemón – Frenzy Drive

Hubo que esperar más de media década, hasta


noviembre de 2014, para poder disfrutar de un
nuevo videojuego de Mortadelo y Filemón.
Comenzó a comercializarse casi coincidiendo
con el estreno de la película de animación en
3D "Mortadelo y Filemón contra Jimmy el
Cachondo", en la que se inspiraba el juego, y
su desarrollo estuvo a cargo de la empresa
Immersive Interactive, comercializándose
éste a través de iTunes y Android.

Como en la película de Fesser, el juego apela a


la ayuda de Mortadelo y Filemon como única
esperanza para liberar la ciudad de la amenaza
de Jimmy el "Cachondo".
Carátula del juego

Los jugadores habrán de acompañar a los agentes


en una interminable persecución esquivando
obstáculos a la vez que intentan evitar los ataques
de los secuaces de Jimmy. Contarán para ello con
un numeroso grupo de vehículos que podremos
intercambiar y equipar con extravagantes armas
para acabar con el enemigo, así como con un
ilimitado número de divertidos disfraces que
ayudarán a potenciar las habilidades de los
protagonistas.

El control de los vehículos, de las armas o del


equipamiento del que disponemos se basa
exclusivamente en la pantalla táctil del teléfono. A
medida que vayamos superando niveles nuestros
agentes irán recibiendo monedas que les permitirán
mejorar su equipamiento y adquirir nuevos
disfraces y armas. En el garaje podrán igualmente
conseguir nuevos vehículos, con nuevos
parámetros de ataque, defensa y velocidad o bien
invertir dinero en mejorar el vehículo que ya
utilizan.

La banda sonora está basada en la de la película,


recreando fielmente la atmósfera del film. El juego
podía descargarse de forma gratuita, aunque podía
avanzarse más rápidamente realizando pagos
Imágenes promocionales extraídas de la web de iTunes
adicionales o comprando objetos que potencian las
habilidades de nuestros personajes.

Otras imágenes del juego

280
CAPÍTULO 10

LISTADOS
DE PUBLICACIONES
Índice de publicaciones
Publicaciones con historietas
Alegres Historietas (Bruguera, 1980-83)……………………………..287 Súper Sacarino (Bruguera, 1975-85)……………………………….285
Ases del Humor (Bruguera, 1969-80)………………………………...287 Súper Tío Vivo (Bruguera, 1972-83).………….…………………...284
Ases del Humor (Círculo de Lectores, 1984)………………………...287 Súper Top Cómic (Ed. B, 2004-2010)……………………………...291
Bruguelandia (Bruguera, 1981-83)…………………………………...285 TBO (El periódico, 1988-1990)…………………………………….291
Clásicos de Mortadelo y Filemón (Ed. B, 2011)……………………...292 Tío Vivo (2ª época) (Bruguera, 1961-81)….….……………………284
Cómics (El País, 2005)………………………………………………..291 Tiramillas (Marca, 2000)…………………………………………...296
DDT (3ª época) - Extras y Alman. (Bruguera, 1967-85)……………..285 Todo Mortadelo y Filemón (Ediciones B, 2005)….………………..289
El Tebeo (El Periódico, 1990-1993)………………………………….291 Top Cómic (Ediciones B, 2002-)………….………………………..291
Francisco Ibáñez – Edición integral (Salvat, 2017)…………………..292 Yo y Yo (Grijalbo, 1987)…………………………………………...290
Francisco Ibáñez y Olé!(Primera Plana, 2001)……………………….288
Gente Menuda (ABC, 1989-99)………………………………………290 Otros retapados y recopilatorios
Gran Pulgarcito (Bruguera, 1969-70).……………….……………….284
Grandes del Humor (El Periódico, 1996)…………….……………….287 Amigos del Humor (Ediciones B, 1989)………….………………...295
Héroes de Papel (Círculo de Lectores, 1984)………………………...290 Chispas de Humor (Ediciones B, 1987)……...….……….…………294
La gaceta del Norte (1980-81)……………………….….……………290 Chispas de Humor (Ediciones B, 1995)…………....……………….295
La historia del dinero (Bruguera / Bankunion,1980)…………………290 El Mundo de las Risas (Ediciones B, 1990)…….……….…………295
La historia del dinero (Bruguera / La Caixa, 1989)…………………..290 Especial Carcajadas (Ediciones B, 1987?)………………………….294
Las aventuras de Mortadelo y Filemón (Ed. B, 1994)………………..290 Especial Cómics Mortadelo (Ed. B, 1989?)………………………...294
Las mejores historietas de Mortadelo y Filemón (Nauta,1987)………291 Estrellas del Humor (Ediciones B, 1987)…………………………...294
Las mejores historietas del cómic español(El Mundo,2005)…………291 Galerías del Humor (Ediciones B, 1987)………….………………..293
Librinos - 4 libros en 1 (Ediciones B, 2011)………………………….292 Gran Biblioteca del Humor (Ediciones B, 1987)….………………..294
Lo mejor del cómic español (El Mundo, 2006)………………………291 Gran Festival Mortadelo Especial (Bruguera, 1983-85)……………293
Lo mejor de las aventuras cortas de MyF (Ed. B, 2018)………..292 Héroes del Humor (Ediciones B, 1987)………………….…………294
Maestros del cómic (Ediciones B, 2010)……………………………..292 Las mejores aventuras de Mortadelo y Filemón (Ed., B, 1988)……295
Magos del Humor (Bruguera, 1984-85)………………………………287 Mortadelo (2ª etapa) (Bruguera, 1984-85)……………..….………..293
Magos del Humor (Bruguera, 1971-75)………………….…………...288 Mortadelo Super Rey del Humor (Ed. B, 1992)……………………295
Magos del Humor (Ed. B, 1987-)…………………………………….287 Mortadelo y Compañía (Ediciones B, 198?)……………….……….294
Magos del Humor (Círculo de Lectores, 1994)………………………287 Nuevas Estrellas del Humor (Bruguera, 1986)……………………..293
Mis aventuras favoritas de Mortadelo y Filemón (B, 2017)………….292 Nuevas Galerías del Humor (I) (Ediciones B, 1987……...………...293
Mortadelo (1ª etapa) (Bruguera, 1970-83)……………………………286 Nuevas Galerías del Humor (II) (Ediciones B, 1987-88)….….……293
Mortadelo (2ª etapa) (Bruguera, 1984-86)…………………………....286 Nuevo Super Mortadelo del Humor (Ed. B, 1998?)……..…………295
Mortadelo (Ediciones B, 1987-91)…………………………………...287 Populares del Humor (Ediciones B, 1987)……………….………...294
Mortadelo (Extras y Almanaques) (Bruguera, 1971-76)……………..286 Risalandia (Bruguera, 1985)…………………………….………….293
Mortadelo (Extras numerados) (Bruguera, 1971-83)………………...286 Selección Mortadelo (Bruguera, 1985)…………………..………....293
Mortadelo Especial (Bruguera, 1975-86)……………….…………….287 Selecciones de Humor (Ediciones B, 1987)………………………..294
Mortadelo Extra (Ediciones B, 1987-96)…………….…..…………...287 Selecciones Extras Mortadelo y Zipi y Zape (Ed. B, 1987)………..294
Mortadelo Gigante (Bruguera, 1974-77)……………………………..286 Super Galerías del Humor (Ediciones B, 1990)…………………….295
Mortadelo y Filemón, Ed. Coleccionista (Ed. B, 2003)….…………..291 Super Mortadelo del Humor (Ediciones B, 1995)………...………..295
Mortadelo y Filemón, Ed. Coleccionista (Salvat, 2012)……………...292 Súper Risas (Ediciones B, 2000)…………………………………...295
Mortadelo y Filemón, Ed. Coleccionista (Signo Ed., 2011)………….292 Súper Risas de Oro (Bruguera, 1985)………………………………293
Mortadelo y Filemón (Koomic, 2011)………………………………..292 Tebeos de Hoy (Ediciones B, 1992)………………………………..294
Mortadelo y Filemón (Plural, 2000)………………………………….291 Vamos a Reir (Ediciones B, 1987?)………………………………...294
Mortadelo y Filemón, 50º Aniv. (Círculo de Lectores,2008)………...292
Mortadelo y Filemón,Tapa Negra y Roja (Ed. B, 2012/13)………….292 Novelas, cuentos, guías y otras publicaciones
Mortadelo y Filemón, Agencia de Información…………………………..
– Edición 50º aniversario (Ediciones B, 2008)……………………….291
Actividades Mortadelo (Ediciones B, 2001)……..…………………297
OLÉ!(Bruguera, 1971-1986)……………………………….…………288
Agendas de Mortadelo y Filemón (Ediciones B, 2002 / 2018)…….297
OLÉ!, 1ª etapa (Ediciones B, 1987-92)…………………….…………288
Álbum Fotográfico de Mortadelo y Filemón (Ed. B, 2003)………..297
OLÉ!, 2ª etapa (Ediciones B, 1992-93)…………………….…………288
Arranca, pega y colorea (Bruguera, 1973)…………..……………...296
OLÉ!, 3ª etapa (Ediciones B, 1993-)………………………………….288
Cuadernos de Pintar (Bruguera, 1972)………………...……………296
Olimpiadas del Humor (Ediciones B, 1992)………………………….290
Cuatro décadas de historietas (El boletín, 2000)…………………... 2 97
Pulgarcito (6ª época) (Bruguera, 1952-81)……………..…………….284
Cuentos Ortiz (1979)………………………………….…………….296
Rompetechos - Extras numerados (Bruguera, 1982-85)……………...285
Cuentos Troquelados (Bruguera, 1971)………..………….………..296
Sacarino (Extras y Almanaques) (Bruguera, 1975-82)……………….285
El gran libro de Mortadelo y Filemón (Ed. B, 2007)……………….298
Selecciones OLÉ!(Bruguera, 1973-74)……………….……………...288
El libro de oro de Mortadelo y Filemón (Digital, 2014/2018)……..298
Supercómics (Ediciones B, 2003-04)………………………………...288
El Mundo de Mortadelo y Filemón (Medialive 2005/08/09)……...298
Súper Carpanta (Bruguera, 1977-81)………………….……………...284
El Universo de Ibáñez (Ediciones B, 2009)……….……..………...298
Súper Cataplasma (Bruguera, 1978-81)…………….………………...285
En Carne y Hueso (Ediciones B, 2003)…………….………………297
Súper DDT (Bruguera, 1978-82)……………………………………..285
Guías para la vida (Ediciones B, 2003)……………………………..297
Súper Humor – Clásicos del Humor (RBA, 2009)……….…………..289
Héroes Infantiles - Cuadernos para pintar (Bruguera, 1985)……….296
Súper Humor (Bruguera, 1975-86)…………………….……………..288
La Fotonovela (Ediciones B, 2003)…………………….…………..297
Súper Humor (Ediciones B, 1987-90)……………….……………….288
La gran aventura de Mortadelo y Filemón (Ed. B, 2003)…..………297
Súper Humor (Ediciones B, 1990-92)…………….………………….289
Libro de actividades - Contra Jimmy “el Cachondo”(Ed. B, 2014)..298
Súper Humor Clásicos (Ediciones B, 2006)………………………….289
Libro de Juegos (Ediciones B, 2004)…………......………..……….298
Súper Humor Mortadelo (Ediciones B, 1993-)…....………………….289
Mini Infancia (Bruguera, 1971)……………………..……………...296
Súper Humor Pocket (Ediciones B, 2014)……….…………………...289
Mortadelo y Filemón- Dibújalos tú solito (Ed. B, 2007)…………...298
Súper Humor Pocket (Ediciones B, 2016)………….………………...289
Números especiales” (Ed. B, 2006-2016)…………………………..298
Súper Mortadelo (Bruguera, 1972-83)…………….………………….286
Pasatiempos Juveniles” (Bruguera, 1980)……………...…………..296
Súper Mortadelo (Ediciones B, 1987-94)…………………………….287
Películas Mortadelo (Bruguera, 1973)……………...….…………...296
Super Mortalelo (Titanic, 1984)…………….………………………...290
Revista “El Jueves”…………………………………………………298
Súper Pulgarcito (2ª época) (Bruguera, 1970-83)….…………………284
Risa Loca” (Bruguera, 1973)……………………………………….296
Súper Rompetechos Bruguera, 1978-85)……………………………..285
U, el hijo de Urich (Madrid Cómics/Camaleón,1986-2001)……….297
Súper Sacarino (Bruguera, 1975-85)…………………………...2 85
Volumen Singular (Ediciones B, 2003)……………………………..297

282
Publicaciones en otras lenguas y países
Älli ja Tälli (1980-89 / 1999-2006)…………………………………………………………………………301
Αντιριξ και Συμφωνιξ (Oscar Press, 1980-1987)…………………………………………………………..301
Αντιριξ και Συμφωνιξ (Edimas / Αλφα-μι, 1993-2003).……………………………………………………303
Αντιριξ και Συμφωνιξ (Edición de bolsillo, Edimas, 1985 y 1989)………………………………………...303
Clever & Smart - Golden Comic Gags - (Condor Verlag, 1985-97)………………………………………..302
Clever & Smart - Taschenbuch (Condor Verlag, 1977-98)………………………………………………….301
Clever & Smart - Super Comic Taschenbuch (Condor Verlag, 2005)………………………………………304
Clever & Smart - Das Grosse Comic-Buch (Condor Verlag, 1991)………………………………………..303
Clever & Smart - Jumbo-Spass (Condor Verlag, 1997)……………………………………………………..304
Clever & Smart - Sonderband (Condor Verlag, 1976-2006)……………………………………………….300
Clever & Smart - Taschenbuch Ibáñez Jubiläums (Condor Verlag – 1985-95)……………………………..302
Clever & Smart (Carlsen, 2018)…………………………………………………………………………….304
Clever & Smart (Condor Verlag, 1972-2009)……………………………………………………………….299
Clever og Smart (Gevion, 1986-87 / Bladkompaniet, 1988-90)……………………………………………302
Clever og Smart (Revista “Humor og Kanari”, Bladkompaniet, 1988-90………………………………….302
Dörtgöz ve Dazlak (Alpha, 1989)…………………………………………………………………………...303
Extra Clever & Smart (Condor Verlag, 1989)………………………………………………………………302
Flink och Fummel (Semic, 1973)…………………………………………………………………………..300
Flip & Flap (Felix, Bastei Verlag, 1975-81)………………………………………………………………...300
Flip & Flop (Egmont, 1998-2015)…………………………………………………………………………..304
Flip & Flop (Fortuna Print, 1992)…………………………………………………………………………..303
Flip & Flop (Interpresse, 1973-84)………………………………………………………………………….299
Flip & Flop (Nordisk Forlag, 1973)………………………………………………………………………...300
Flipp & Flopp (Hjemmet / Egmont, 2001)………………………………………………………………….304
Flipp & Flopp (Interpresse, 1979-81)……………………………………………………………………….301
Futt et Fil (Arédit / Artima, 1984-86)……………………………………………………………………….302
Mort & Phil (Quill Ltd., 1984)……………………………………………………………………………..301
Mortadel et Filémon (Mon Journal, 1970-74)……………………………………………………………...299
Mortadel`lo i Filemó (Ed. B, 1987-2018)…………………………………………………………………...303
Mortadela e Salamão (Expresso, 1985)……………………………………………………………………..302
Mortadela e Salamão (Meriberica-Liber, 2001 / Asa 2005)………………………………………………...304
Mortadelc pa File (Chargonet, 2007)………………………………………………………………………..304
Mortadella e Filémone (Williams, 1972)…………………………………………………………………...300
Mortadello i Filemon (Kasen Comics, 2004)……………………………………………………………….304
Mortadello i Filemon (Kasen Comics, 2004)……………………………………………………………….304
Mortadelo e Filemón (Ediciones B, 2002)………………………………………………………………….304
Mortadelo e Salaminho (Cedibra, 1974-82)………………………………………………………………...300
Mortadelo e Salaminho (Manole, 1996)…………………………………………………………………….303
Mortadelo e Salaminho (Rio Gráfica Editora, 1974)………………………………………………………..299
Mortadelo & Salaminho (Viseo, 1977)……………………………………………………………………...300
Mortadelo eta Filemón (Ediciones B, 2001)………………………………………………………………..304
Mortadelo y Filemón (Bruguera Mexicana, 1979)…………………………………………………………301
Μορταντέλο (Olympia Press, 1972)………………………………………………………………………...299
Nopsa ja Napsa (Semic, 1973)………………………………………………………………………………299
Paling en Ko - Strippocket (Vrijbuiter, 1971-85)…………………………………………………………...299
Paling en Ko (Arboris 2000-2006)………………………………………………………………………….304
Paling en Ko (Byblos, 1986-92)…………………………………………………………………………….302
Paling en Ko (Olé Reeks) (Vrijbuiter, 1974)………………………………………………………………..300
Paling en Ko (Sjors en Sjimmie, 1991 y 1994)……………………………………………………………..303
Paling en Ko (Vrijbuiter, 1971-85)………………………………………………………………………….299
Pin-pin-Bo (Misurind, 1990)………………………………………………………………………………..303
Rate Fix mit Clever & Smart (Condor Verlag, 1980)……………………………………………………….301
Salamão e Mortadela (Paralelo, 1977).……………………………………………………………………...301
Super Clever & Smart – Jubiläums Sonderband (Condor Verlag, 1978-98)……………………………….301
Tom Tiger & Co. (Condor Verlag, 1985)……………………………………………………………………302
Txorizo eta Txistorra (Pan · Pin, 1960-68)………………………………………………………………….299
Zriki Švargla i Šule Globus (Strip zabavnik, 2002)………………………………………………………...302

283
Revistas Clásicas

“Pulgarcito” (6ª época) (Bruguera, 1952-81) “Tío Vivo” (2ª época)


La serie “Mortadelo y Filemón - (Bruguera, 1961-81)
Agencia de Información”, de
Francisco Ibáñez, apareció por Entre los números 54
primera vez en la revista Pulgarcito (1962) y 1042 (último
número 1394, del 20 de enero de 1958 número de la revista, de
y se prolongó hasta el 2127 1981), así como en sus
(14/II/1972), momento en que Ibáñez numerosos extras y
deja la revista. A partir de entonces almanaques, se publicaron
sólo aparecerán reediciones de decenas de historietas
historietas suyas e historietas nuevas cortas de Mortadelo y
realizadas por otros dibujantes y Filemón. Inicialmente
guionistas. Los “Pulgarcitos” eran realizadas por Ibáñez (con
inicialmente cuadernos grapados con 4 casos excepcionales de
interior en blanco y negro y cubiertas Bernet Toledano) pero, a
en color que fueron evolucionando partir de 1972, también por
con el paso de los años hasta el otros muchos autores
momento del cierre de esta etapa en apócrifos, como las
1981. En esta revista se publicaron Mortadeladas de
igualmente los dos seriales. “La caza Casanyes. A partir del
del caco” se serializó entre los número 386 la revista se
números 2042 y el 2078 y entre los nutre de numerosas
números 2081 y el 2087. “Agencia de reediciones, tanto de
Información” apareció en los números publicados ya en
siguientes: 2090-2102, 2109-2110, la revista “Pulgarcito”,
2113, 2115-2118, 2124-2125. La como de otras ya
colección incluyó numerosas aparecidas en la propia
reediciones de las mismas historietas. revista “Tío Vivo”.

“Súper Pulgarcito” (2ª época)


“Súper Tío Vivo” (Bruguera, 1972-83)
(Bruguera, 1970-83)
Tebeo editado por la Editorial Colección de 135 números
Bruguera entre 1970 y 1983 bajo la ordinarios. Aparecían 10
dirección de Jaime Castell Abella, números al año. El PVP
a un precio de 15 pesetas y con un alcanzó las 90 pts. Casi
formato de 27 x 19 cm. Se todos los números llevaron
publicaron 152 números que historietas de Mortadelo y
llevaron historietas de Mortadelo y Filemón realizadas por
Filemón realizadas por Ibáñez y por Ibáñez y apócrifos. La
otros dibujantes. revista utilizó mucho
material ya publicado
previamente en Bruguera.

“Gran Pulgarcito” (Bruguera, 1969-70)


Publicación juvenil de Bruguera
que apareció en 1969. Su “Súper Carpanta”
principal innovación consistió en (Bruguera, 1977-81)
publicar series por episodios, Colección de 56 números de
tanto de material extranjero cadencia mensual. ´La
(sobre todo de la revista francesa mayoría de los números
"Pilote") como español. De contaron con una historieta
mayor tamaño que el resto de corta de Mortadelo y Filemón
publicaciones de la editorial, de 2 o 4 páginas, realizadas
aunque aún con baja calidad de por Francisco Ibáñez y por
impresión, alternando páginas en otros dibujantes y guionistas.
cuatricromía con otras en
bitono.

284
“Súper Cataplasma” “Súper Sacarino”
(Bruguera, 1978-81) (Bruguera, 1975-85)
Colección de 16 números Revista de historietas
confeccionados, en su publicada por Bruguera entre
mayoría, con materiales de 1975 y 1985. La colección
archivos de la propia consta de 75 números de los
editorial. 8 de los 16 números cuales 50 llevaron historietas
llevaron historietas cortas de cortas de Mortadelo y Filemón.
Mortadelo y Filemón de 4 o 5 Su directora fue Monserrat
páginas. Vives.

“Sacarino” “Sacarino” (Extras numerados)


(Extras y Almanaques) (Bruguera, 1982-85)
(Bruguera, 1975-82) A partir de 1982 aparecen 14
Entre 1975 y 1982 Bruguera números extras que sí
publicó 18 revistas llevaron numeración, a
extraordinarias sin numerar con diferencia de la colección
la cabecera de Sacarino. 12 de anterior. De estos 14 extras
ellas llevaron historieta corta de solo los cinco primeros
Mortadelo y Filemón de Ibáñez llevaron historietas cortas de
y de otros dibujantes y Mortadelo y Filemón.
guionistas.

“Rompetechos”
“Súper Rompetechos” (Extras numerados)
(Bruguera, 1978-85) (Bruguera, 1982-85)
Colección de 45 números de Se publicaron 14 números
los que los primeros 41 (1978- extraordinarios de la revista
83) llevaron la cabecera "Super “Rompetechos”, todos ellos
Rompetechos". En 1985 la numerados salvo el primero de
colección continuó desde el ellos. Únicamente los primeros
número 42 pero con el título cinco números llevaron historieta
"Rompetechos" hasta su cierre corta de Mortadelo y Filemón.
en mayo de 1985. Dos tercios
de los números llevaron
historieta corta de Mortadelo y
Filemón. “Súper DDT” (Bruguera, 1973-83)

A partir del n.º 62 de la revista


“DDT” (3ª época) (Extras y “Súper DDT” comenzaron a
Almanaques) (Bruguera, 1967-85) incluirse historietas cortas de
Mortadelo y Filemón de Ibáñez
Entre 1971 y 1981 se publicaron y apócrifos en la mayoría de los
al menos nueve números números hasta el n.º 111
extraordinarios de la revista DDT. (IX/1982).
Todos ellos, salvo el extra de
Primavera de 1971, llevaron
historietas cortas de Mortadelo y
Filemón. Además, los números 95 “Bruguelandia”
y 293 de la serie regular de la
revista también llevaron historietas
(Bruguera, 1981-83)
cortas de los agentes (en el primero
La mitad de los números de
de ellos aparecieron como invitados
la colección llevaron
de una historieta de “Teresito”).
historietas cortas de Mortadelo
NOTA: Entre 1982 y 1985 aparecieron 11 números y Filemón de Francisco Ibáñez
extraordinarios numerados del “DDT” y 3 más de así como de otros dibujantes y
“Pepe Gotera y Otilio”, pero sólo el n.º 11 llevó guionistas. Constó de 29
historieta de Mortadelo y Filemón. números.

285
Revistas Mortadelo, Alegres Historietas, Ases y Magos del Humor
“Mortadelo” (Extras y Almanaques)
“Mortadelo” (1ª etapa) (Bruguera, 1971-82)
(Bruguera, 1970-83)
Desde 1971 aparecieron 39
Colección de 646 cuadernos números extraordinarios de
grapados con interior a color. periodicidad estacional bajo la
La colección comenzó desde el denominación “Mortadelo Extra”.
número cero. El coste alcanzó Todos ellos llevaron historietas
las 50 pts. A partir del número cortas de Mortadelo y Filemón
608 la cadencia dejó de ser realizadas por Ibáñez y por artistas
semanal y pasó a ser apócrifos. Pueden considerarse
bisemanal. Incluyó series como igualmente números extraordinarios
Mortadelo y Filemón, El de la colección “Mortadelo” los 5
Corsario de Hierro, Zipi y Zape, Almanaques que aparecieron entre
Asterix… y gozó de varios 1971 y 1976 y que también llevaron
números extraordinarios historietas cortas de Mortadelo y
integrados en la numeración Filemón de Francisco Ibáñez.
(n.º 100 y n.º 500). En esta
colección vieron la luz decenas
de historietas cortas y multitud “Mortadelo” (Extras numerados)
de largas (que aparecieron de
forma seriada) tanto de Ibáñez (Bruguera, 1982-83)
como de autores apócrifos. Aunque fueron números
extraordinarios de la revista
“Mortadelo”, para muchos
coleccionistas estos últimos
números publicados con
“Mortadelo Gigante” numeración pertenecieron a una
(Bruguera, 1974-77) colección diferente. También
llevaron historietas de los
Tebeos de 148 páginas con agentes, la mayoría de Ibáñez.
lomo. Se publicaron entre
1974 y 1977. La colección
constó de 18 números. Todos “Mortadelo” (2ª etapa)
ellos llevaron historietas (Bruguera, 1984-86)
cortas de Mortadelo y
Filemón realizadas por
Francisco Ibáñez a excepción Colección que continúa
del n.º 5, que llevó una donde lo dejó Super
historieta de autoría apócrifa. Mortadelo: a partir del
número 170. A partir del
número 252 las portadas
dejan de ser de Ibáñez y a
“Súper Mortadelo” partir del 270 se firman como
Bruguera Equip. El último
(Bruguera, 1972-83) número fue el 277 y llevó
La colección constó de 169 parte de la aventura 'El
números que llevaron todos mundial de Méjico 86', que
ellos historietas cortas de quedó interrumpida en la
Mortadelo y Filemón de Ibáñez página 32 por cierre de la
y apócrifos (una decena de las editorial.
portadas fueron realizadas por
Sagasty). Se serializaron siete Algunas portadas fueron
historietas largas (aunque “La originalmente publicadas en
estatua de la Libertad” quedó Alemania pero no en
interrumpida en su página 20). España. Bruguera las
La colección continuó en la recuperó para esta colección
segunda etapa de la colección en lugar de hacerlo para sus
“Mortadelo” publicándose bajo álbumes de tapa dura
este título genérico desde el 170 (“Magos del Humor”) o
al 277 (ver “Mortadelo” 2ª para los álbumes de las
etapa). colecciones “Olé!”.

286
“Mortadelo”
“Súper Mortadelo”
(Ediciones B, 1987-91)
La colección consta de 200 (Ediciones B, 1987-94)
números. Las portadas van Tan solo un año tras el cierre de
firmadas por el Equipo B hasta el Bruguera, Ediciones B resucitó
número 48. En el n.º 49, regresa en los kioscos tres de las cabeceras
Ibáñez abanderando una nueva de la extinta editorial:
etapa de portadas que se “Mortadelo”, “Súper Mortadelo”
prolongará hasta el número 200. y “Mortadelo Extra”. La
Algunas de las portadas, sin colección consto de 144 cuadernos
embargo, no serán de Ibáñez, como grapados con interior en color.
sucede con la del “Mortadelo” nº
66, con lápiz y tinta de Juan
Manuel Muñoz. “Mortadelo Extra”
(Ediciones B, 1987-96)
Revista con muchas reediciones y
“Mortadelo Especial” (Bruguera, 1975-86) material de archivo de Bruguera.
En todos los números aparecieron
En 1975 Bruguera publicó un historietas cortas de Ibáñez y
extra dedicado a las historietas apócrifos y se serializaron
de miedo: “Super Terror”. El numerosas historietas largas.
éxito, sería seguido por dos Alcanzó el núm. 65, en marzo de
nuevos números. A partir del n.º 1996.
4, ya en 1976, la revista pasó a
llamarse “Mortadelo Especial”,
con periodicidad quincenal y “Alegres Historietas” (Bruguera, 1980-83)
dedicado a un tema diferente en
cada número. Dejó de publicarse Colección similar a “Ases del
tras el hundimiento de la Humor” cuya segunda etapa,
editorial, tras haber alcanzado el publicada entre 1980 y 1983, solo
contuvo aventuras de Mortadelo y
nº 211. La mayoría de los números llevaron historietas Filemón. Mantuvo el mismo
cortas de Mortadelo y Filemón (de Ibáñez y de otros formato pero en rústica. Desde el
artistas) y varias largas apócrifas serializadas. número 6, los tebeos llevaron en
cubierta una logoforma que
celebraba el 25 aniversario del
nacimiento de los dos personajes.
“Magos del Humor” (Bruguera, 1984-85)
Colección de doce números
de características similares a la “Ases del Humor”
colección “Ases del Humor”. (Bruguera, 1969-80)
De hecho, reedita los 12
primeros títulos de dicha A partir de 1969 comienzan a
colección. De periodicidad publicarse en formato álbum de
bimestral hasta enero de 1985 tapa dura las historietas largas
(n.º 7) y posteriormente que previamente se habían
mensual. serializado en revistas Bruguera
(“Gran Pulgarcito” primero y
“Mortadelo” después). El
“Magos del Humor” (Ed. B, 1987-) nuevo formato catapultó la fama
de los personajes durante la década de los setenta. Esta
Continuación natural de las colección alcanzó los 41 números, siendo el último
aventuras largas en formato publicado en 1980. En 1972 y 1974, Círculo de
álbum publicadas por Lectores publicó dos libros de 144 páginas que
Bruguera en las colecciones recopilaban tres historietas de esta colección en cartoné.
“Ases del Humor", "Alegres
Historietas" y “Magos del
Humor”. Tras la debacle de “Grandes del Humor”
Bruguera, Ediciones B
reeditó algunos de los viejos
(El Periódico, 1996)
álbumes y se fueron añadiendo
Colección del diario "El
las novedades del momento
Periódico", publicada por
hasta la actualidad. En 1995,
Ediciones Primera Plana, que
Círculo de lectores reeditó una selección de casi medio reedita álbumes ya publicados
centenar de ejemplares de esta colección utilizando las por Ediciones B (con licencia
portadas originales pero con cambios en el color. de esta última).

287
Colecciones Olé! y Super Humor
“Olé!” “Magos del Humor”
(Bruguera, 1971-1986) (Bruguera, 1971-75)
En 1971 nació la colección Tomos de 400 páginas que
OLÉ!, una excelente idea de recopilaban números de la
Bruguera consistente en la colección “Olé!”. Se trata de
publicación de álbumes en tapa una edición más primitiva de la
blanda y a un precio de venta posterior “Super Humor” de
muy asequible. De los 316 Bruguera y que llevó el
títulos publicados hasta 1986, la nombre de “Magos del
mitad contenían aventuras Humor” (no ha de confundirse
largas e historietas cortas de con la posterior colección de la
Mortadelo y Filemón. misma editorial que ha
perdurado hasta nuestros días a
través de Ediciones B).
“Selecciones Olé!”
(Bruguera, 1973-74)
Una de las primeras “Super Humor”
colecciones a base de (Bruguera, 1975-86)
recopilatorios de los
álbumes “Olé”. Cada álbum Libros en cartoné de 360
incluía dos ejemplares; el páginas en color. Segunda
primero siempre era de edición de la colección “Magos
“Mortadelo y Filemón” y el del Humor”. En este caso los
segundo, por lo general, un álbumes originales se agruparon
“Olé!” no reeditado. por personajes en muchos casos,
dando preeminencia a los
protagonizados por Mortadelo y
“Olé!”, 1ª etapa Filemón en la sucesión de
(Ediciones B, 1987-92) títulos.
Continuadora de la colección
“Olé!” (Bruguera) durante los
años 1987 a 1992. Retoma la “Super Humor” (Ediciones B, 1987-90)
numeración donde había quedado Libros de historietas de 320
interrumpida y se editan nuevos páginas. La colección sigue la
títulos hasta alcanzar el 417. línea de su predecesora, "Super
Reedita los títulos publicados por Humor" (Bruguera), pero se
Bruguera pero en ocasiones con añadieron más tomos y se
importantes modificaciones, realizaron algunos cambios en los
llegando a sustituirse en algunos contenidos. Se trata de una
casos el álbum entero. colección de transición entre la
mencionada colección de
Bruguera y la definitiva "Super
“Olé!”, 2ª etapa (Ediciones B, 1992-93) Humor" de Ediciones B, que se
distingue de esta última porque
Colección de 15 libros de 64 páginas con nuevas sus tomos pierden el gato negro.
historietas de los agentes. Se interrumpe para empezar de
cero con una tercera edición que publicase todas las
historietas de los agentes.
“Francisco Ibáñez y olé!”
“Olé!”, 3ª etapa (Primera Plana, 2001)
(Ediciones B, 1993-) Colección de diez números de
los que únicamente cuatro
Vigente desde 1993 hasta la llevaron historietas de Mortadelo
actualidad. Consta en su y Filemón. Se vendían de forma
mayoría de historietas largas, la inseparable con algunas ediciones
práctica totalidad de ellas locales de “El Periódico”. En
protagonizadas por Mortadelo y 2003 y 2004 aparecieron nuevas
Filemón, en orden aleatorio, no colecciones de carácter similar
cronológico. A partir del n.º 134 (“Supercómics”) que se
(“100 años de cómic”) las distribuyeron junto a otros
historias siguieron por fin un periódicos locales (“Las Provincias”, “La Verdad”...).
orden temporal coherente.

288
“Super Humor Mortadelo”
“Super Humor” (Ediciones B, 1990-92)
(Ediciones B, 1993-)
Continuadora de la línea “Super Publicada por ediciones B entre
Humor” en Ediciones B que ya 1993 y 2018 (y aún vigente la
había empezado en 1987 y se actualidad). Recopila, hasta la
prolongó hasta 1990. Esta fecha y en 62 volúmenes, los
edición se distingue de esa otra cómics de tapa blanda de la
porque en sus tomos desaparece colección Olé! de Ed. B 3ª
definitivamente el logotipo de la etapa, aunque existen unas
editorial Bruguera (un gato pocas aventuras de dichos
negro). Hemos considerado “Olé!” que se descartaron y no
oportuno distinguir ambas se incluyeron en los tomos de
colecciones (con y sin gato) ya “Super Humor” o bien se
que las diferencias en los incluyeron posteriormente. La
contenidos entre ambas son colección incluye algunos
notables. volúmenes no publicados en
“Olé” de Ed. B 3ª
(“Rompetechos”, “Sacarino”,
“Super Humor Pocket” “Chicha Tato y Clodoveo”, “13,
Rue del Percebe”, “7, Rebolling
(Ediciones B, 2014) Street” y “Pepe Gotera y
Otilio”) así como algunos tomos
Reedición parcial de la especiales, como el n.º 1 y el n.º
colección original (“Super 29, que incluyen material no
Humor”, Ediciones B, 1993) a publicado en la colección “Olé!”
menor tamaño y precio. A de Ed. B 3ª etapa. La colección
diferencia de la anterior, esta recoge, en tres de sus tomos,
presenta un lomo de color todas las portadas de la revista
amarillo en lugar de rojo. Se “Mortadelo” (Bruguera).
suprimieron las historietas cortas
que acompañaban a las
historietas largas, que sí se
publicaron en la edición original. “Super Humor Pocket” (Ed. B, 2016)
Reedición parcial de la
colección original (“Super
Humor” Ediciones B, 1993) a
menor tamaño y precio. A
“Todo Mortadelo y Filemón” diferencia de la otra “Super
(Ediciones B, 2005) Humor Pocket” (de lomo
amarillo), ésta presenta las
Se trata de una edición especial tapas en rústica y con el lomo
en rústica de la colección granate. Igualmente, suprime
“Súper Humor Mortadelo” las historietas cortas que
realizada en una única acompañaban a las largas de la
distribución conjunta de toda la edición original.
obra.

“Super Humor Clásicos” (Ed. B, 2006)


“Clásicos del Humor” Tomo recopilatorio con las
(RBA, 2009) mejores creaciones de Ibáñez:
Mortadelo y Filemón, 13 Rue
Libros recopilatorios de del Percebe, Rompetechos,
diversas historietas cortas y Pepe Gotera y Otilio, El
largas de los personajes. Se botones Sacarino, La familia
publicaron tres tomos Trapisonda y otros personajes
dedicados a Mortadelo y no tan conocidos pero
Filemón. Incluye una sección igualmente dignos de aparecer.
introductoria, a cargo de El tomo recoge más de una
Antoni Guiral, en la que se veintena de historietas cortas
presenta a los personajes y se de Mortadelo y Filemón.
hace un repaso a la historia de
los agentes.

289
Otras publicaciones (cómic)
“La historia del dinero” “La historia del dinero”
(Bruguera / Bankunión,1980) (Ed. B / La Caixa, 1989)
Libro en cartoné de carácter Reedición de la versión editada por
promocional en coedición con la Bruguera / Bankunión en 1980.
entidad bancaria Bankunión. Editado por Ediciones B con los
Existió una edición con portada en derechos cedidos para la entidad
color morado (en lugar de granate) bancaria La Caixa. Existió una
y con el logo del Banco edición paralela en catalán. Las
Hispanoamericano acompañando páginas 23-26 de la edición de
al de Bankunión. Bankunión es diferente con respecto
a la de "La Caixa" ya que Juan
Manuel Muñoz recibió el encargo
“Héroes de Papel” de redibujar y entintar dichas páginas que introducían
(Círculo de Lectores, 1984) algunos cambios de guion debido al cambio de la
Libro encuadernado en cartoné entidad patrocinadora.
con 96 páginas en color más
cubiertas que publicó los álbumes
“La verdadera historia de “Olimpiadas del Humor”
Mortadelo y Filemón” y “Los
agentes de la T.I.A.”, que en (Ediciones B, 1992)
realidad son una compilación de Libro de 240 páginas con
historietas cortas de los agentes. cubiertas de guaflex. Contiene una
recopilación de cinco historietas
largas relacionadas con Juegos
Olímpicos. Los contenidos son
“Gente Menuda” (ABC, 1989-99) similares a los del volumen nº 66
de la colección "Super Humor”
Tebeo suplementario del diario Ediciones B (pequeños) y los
ABC y de su suplemento semanal mismos que el volumen nº 2 de la
“Blanco y Negro”. Algunos colección "Super Humor” Ediciones B (grandes). El
ejemplares de la colección tomo también se regaló al comprar la colección
aparecieron sin numerar. El diario "Clásicos Ilustrados" de Ediciones B.
también editó unas tapas en
cartoné, plastificadas en guaflex,
para encuadernar la colección, que
terminó en el número 467 (7 de “Titánic / Super Mortalelo”
febrero de 1999). Se publicaron (El Jueves, 1984)
una veintena de historietas largas
de Mortadelo y Filemón y casi una Revista mensual dirigida por
decena de cortas. Jordi Ginés Soteras. El n.º 6
llevó una historieta de Casanyes
que parodiaba las aventuras de
“Las aventuras de Mortadelo y Filemón. En ella, un
Súper al cargo de la G.O.L.F.A.
Mortadelo y Filemón” pedía a Mortadelo y Filemón que
(Ed. B, 1994) le protegiesen de Filippo
Escoñaogros.
Colección de 5 tomos de 184
páginas cada uno en guaflex
amarillo editada por Ediciones B.
“Yo y Yo”
(Grijalbo, 1987)
Publicada por la editorial
Grijalbo en junio de 1987.
“La gaceta del Norte” De corta vida, esta revista
(1980-81) fue la única vía que tuvo
Ibáñez para poder seguir
Suplemento del diario vasco "La creando aventuras de
Gaceta del Norte" (de Bilbao). Mortadelo y Filemón
Todas las páginas de su interior durante su cruzada personal
están protagonizadas por Mortadelo con Ediciones B por
y Filemón. recuperar los derechos de
los personajes.

290
“Las mejores historietas de Mortadelo y Filemón” “TBO” y “El Tebeo”
(Nauta, 1987) (El Periódico, 1988-1990 / 1990-1993)
Suplementos del diario “El Periódico
Colección de 5 libros de 184 páginas de Catalunya”. La primera etapa
que recopilaban algunas aventuras (“TBO”) constó de 110 números. Fue
largas clásicas de Mortadelo y Filemón sustituido por el nuevo “El Tebeo”,
a razón de cuatro por tomo. Se trata de cuyo primer número se publicó con la
una edición especialmente autorizada edición del 17 de noviembre de 1990 y
por Ediciones B para Ediciones Nauta. alcanzó el número 115. En la primera se
publicaron tres historietas largas, de
forma seriada, y cuatro cortas.
“Mortadelo y Filemón”
(Plural, 2000) “Top Cómic” (Ediciones B, 2002-)
Colección de 50 libros en cartoné con 48 Cada número contiene dos
páginas en color, más cubiertas también aventuras de Mortadelo y
en color. Colección para venta en kioscos Filemón y algunas páginas de
de álbumes previamente publicados por material extra (en muchos de los
Editorial Bruguera y Ediciones B. números fue una historieta corta
de Rompetechos). Suelen
combinar una historieta reciente y
otra más antigua. Hasta la fecha,
“Mortadelo y Filemón – Edición no se ha incluido ninguna
Coleccionista” (Ed. B, 2003) historieta relacionada con
mundiales u olimpiadas.
En 2003 Ediciones B comenzó a
publicar una cuidada edición de
coleccionista en la que aparecieron
tres de las mejores aventuras de “Super Top Cómic” (Ed. B, 2004-2010)
Mortadelo y Filemón: "El Sulfato Colección de 14 números. Cada
atómico", "La historia de Mortadelo uno de ellos incluye dos álbumes
y Filemón" y “Valor...¡y al toro!”. La de la colección “Top Cómic”.
colección no tuvo el éxito de ventas Así, el primer “Super Top
esperado y la editorial interrumpió la Cómic” contiene los “Top
colección en su tercer número. Cómic” 1 y 2. Se han creado
portadas nuevas y exclusivas
para cada uno de los tomos
“Cómics” (El País, 2005) publicados en esta colección, que
Colección de 35 álbumes en cartoné con dejó de publicarse en 2010.
cómics de todo el mundo del cómic
(Príncipe Valiente, Spirit, Mafalda…).
Dos de los números (3 y 14) llevaron
historietas largas de Mortadelo y Filemón. “Lo mejor del cómic español”
(El Mundo, 2006)

“Las mejores historietas del Libritos en rústica de 21 x 15 cm que


contienen tres aventuras largas. De
cómic español” (El Mundo, 2005) los 40 libros de los que constó la
Libritos en rústica de 21 x 15 cm que colección, 27 llevaron historietas de
contienen tres aventuras largas. De “Mortadelo y Filemón”.
los 40 libros de los que constó la
colección, 17 llevaron historietas de
“Mortadelo y Filemón”. “Mortadelo y Filemón, Agencia de
Información” - Edición 50º aniv. (Ed.B, 2008)
“Descubre los secretos de Mortadelo Coincidiendo con el 50º
y Filemón” (Ediciones B, 2007) aniversario de Mortadelo y
Filemón, este álbum recopiló
Libro que contiene las historietas “La las páginas dobles en bitono
historia de Mortadelo y Filemón” y aparecidas en la mítica
“Su vida privada”. Incluye, además, revista “Pulgarcito” en el
el álbum fotográfico de Mortadelo y período comprendido entre
Filemón en el que se hace un repaso,
los años 1964 y 1967. Una reproducción que respeta el
foto a foto, de su vida y su carrera
profesional formato y la edición original, para mayor disfrute de
todos los aficionados a la popular serie.

291
“Mortadelo y Filemón - 50º aniv.” “Maestros del cómic”
(Círculo de Lectores, 2008) (Ediciones B, 2010)
Colección de 20 libros de 46 páginas
en cartoné. 30 x 21'5 cm con viñetas a Libro encuadernado en cartoné
color. Se publicaron con motivo del con 96 páginas en blanco y
50º Aniversario de la creación de los negro y cubiertas en color.
personajes de Ibáñez. Contiene una recopilación de
las primeras historietas de los
personajes.
“4 libros en 1” (Ediciones B, 2011)
Nº 18 de la serie "Librinos".
Ediciones B intentó “Clásicos de Mortadelo
revolucionar el mercado de y Filemón” (Ed. B, 2011)
lectura a través de unos libros
de tamaño reducido y a menor Edición en tapa dura con
coste. Sólo apareció este sobrecubierta y diseño exclusivo con
número dedicado a MyF. motivo del 25º aniversario de
Ediciones B. La tirada constó de 3.000
ejemplares. Incluye seis historietas
“Mortadelo y Filemón – Edición largas míticas.
Coleccionista” (Signo Editores, 2011)
10 lujosos volúmenes prologados “Mortadelo y Filemón”
con textos que recogen anécdotas de
la serie, la historia de la editorial y la (tapa negra y tapa roja)
trayectoria de Ibáñez. Sigue un (Ediciones B, 2012 y 2013)
orden cronológico que permite al Promoción especial de verano de
lector disfrutar de las historietas Mortadelo y Filemón, a un precio
cortas realizadas en la primera etapa muy competitivo: 2,50 € por
de la serie. Incluye una selección unidad. Se trata de títulos ya
de los 50 mejores álbumes de la serie y una antología publicados dentro de la colección
de las mejores portadas realizadas por Ibáñez. Olé!. En rústica, a color y con 48
páginas. En 2012 apareció una
edición en tapa negra, y al verano
“Koomic” (2011) siguiente otra edición en tapa roja
con nuevos títulos.
Primera publicación de Mortadelo y
Filemón en formato digital.
Aparecieron 35 números a un precio
de 5,99 euros, frente a los 12 euros “Mortadelo y Filemón Ed. Coleccionista”
del formato papel. Podían leerse en
tabletas (Ipad y resto de marcas) y (Salvat, 2012)
en teléfonos móviles. 80 volúmenes con tapas de cartoné
que incluyen, en su mayoría, tres
aventuras largas de Mortadelo y
“Mis aventuras favoritas Filemón (en ciertos tomos se incluyen
de Mortadelo y Filemón” igualmente historietas cortas). Se
(Ediciones B, 2017) incluye biografía de Ibáñez en las
últimas páginas de cada tomo. La
Recopila cinco historietas favoritas colección contó con la asesoría de
de Francisco Ibáñez: “Contra el Antoni Guiral.
‘gang’ del Chicharrón”, “Valor y...
¡al toro!”, “¡Silencio, se rueda!”,
“100 años de cómic” y “Mortadelo
de la Mancha”.
“Lo mejor de las aventuras
cortas de Mortadelo y Filemón”
“Francisco Ibáñez – Edición Integral”
(Ediciones B, X/2018)
(Salvat, 2018)
Realiza un recorrido año por año Entre 1958 y 1972, Francisco
desde los primeros pasos de Ibáñez antes Ibáñez realizó más de 2.000 páginas
de su ingreso en Bruguera hasta la de historietas cortas de Mortadelo y
actualidad. La colección consta de un Filemón. Este libro recopila una
mínimo de 70 volúmenes, que podrían selección de lo mejor de esas
ampliarse a 80, de más de 200 páginas. páginas, algunas de ellas no
Incluyen interesantes extras. reeditadas desde hace muchos años.

292
Otros retapados y recopilatorios
“Gran Festival Mortadelo Especial” “Mortadelo” (2ª etapa)
(Bruguera, 1983-85) (Bruguera, 1984-85)
Colección de 7 retapados Colección de 7 retapados
que reunían cinco ejemplares que recopilaban todas las
de la revista “Mortadelo revistas de la colección
Especial” (números 165 a “Mortadelo” de Bruguera (2ª
199). Habitualmente etapa) publicadas en 1984 (3
excedentes de la editorial volúmenes) y 1985 (4
Bruguera. volúmenes).

“Súper Risas de Oro”


“Selección Mortadelo” (Bruguera, 1985)
(Bruguera, 1985)
Álbumes recopilatorios en
Colección de retapados que rústica. Incluían álbumes
constó de 11 números que excedentes procedentes de
recopilaban 3 revistas de la diferentes colecciones. Al
colección “Mortadelo” de menos 10 números.
Bruguera (2ª etapa).

“Risalandia”
(Bruguera, 1985)
“Nuevas Estrellas del Humor”
(Bruguera, 1986) Colección de retapados que
recopilaban revistas excedentes
Colección de 11 retapados de Ediciones B de diversas
que recopilaban revistas colecciones: "Mortadelo
excedentes de Bruguera: Especial", "Zipi y Zape",
"Mortadelo Especial", "Zipi "Rompetechos", ”Sacarino",
y Zape" y "Pulgarcito". “Superpulgarcito”, "DDT"...

“Galerías del Humor”


“Nuevas Galerías del Humor (I)”
(Ediciones B, 1987)
(Ediciones B, 1987)
Colección de retapados de
Colección de 32 retapados que
revistas excedentes de
recopilaban excedentes de
Ediciones B: "Mortadelo",
revistas de Ediciones B:
"Zipi y Zape" y "Super
"Mortadelo" y "Zipi y Zape".
López".
No debe confundirse con otra
colección de nombre similar y
contemporánea que hemos
referenciado como “Nuevas
Galerías del Humor” (II).
“Gran Biblioteca del Humor”
(Ediciones B, 1987)
“Nuevas Galerías del Humor” (II)
(Ediciones B, 1987-88)
Colección de 24 retapados de
revistas excedentes de Ediciones
B. Incluye 5 números de la Colección de 15 retapados que
revista "Mortadelo Especial". recopilaban excedentes de revistas
de Ediciones B: "Super
Mortadelo" y "Zipi y Zape".

293
“Estrellas del Humor” “Héroes del Humor”
(Ediciones B, 1987) (Ediciones B, 1987)
Colección de retapados que Colección de retapados que
recopilaban revistas excedentes de recopilaban revistas excedentes
Ediciones B ("Super Mortadelo", de Ediciones B: "Mortadelo",
"Super Zipi y Zape" y "Super "Zipi y Zape" y "Pulgarcito".
López"). La escasez de ejemplares Cada retapado reunía un total de
complica identificar todos los 5 cómics seleccionados de las
números de los que constó la mencionadas colecciones.
colección.

“Selecciones Extras Mortadelo y


“Selecciones de Humor” Zipi-Zape” (Ed. B, 1987)
(Ediciones B, 1987) 10 retapados que recopilaban
Colección de 11 retapados que revistas excedentes de Ediciones B:
reunían revistas excedentes de "Mortadelo Extra" y "Zipi Zape
Ediciones B: "Pulgarcito", "Zipi Extra". Incluían aventuras de otros
y Zape" y "Mortadelo". Cada muchos personajes como: "Ali Oli",
volumen recopilaba 5 números "Anacleto", "Tranqui y Tronco",
seleccionados de las mencionadas "Dr. Pacostein", "Superlópez", "El
publicaciones. La portada del profesor Tragacanto", "Topolino",
número 2, de Casanyes, es en "Rompetechos"...
realidad la portada inédita de “El
profesor Probeta contraataca”.
NOTA: imagen recoloreada por el propio Casanyes). “Mortadelo y Compañía”
(Ediciones B, 198?)
Colección de retapados que
“Populares del Humor” recopilaban revistas excedentes
(Ediciones B, 1987) de Ediciones B de las
Colección de al menos 30 colecciones: "Mortadelo Extra",
retapados distribuidos por "Zipi y Zape Extra" y "TBO
"Comercial Ateneum" que Extra".
recopilan publicaciones
excedentes de Ediciones B
("Mortadelo y Filemón", "Zipi y “Especial Carcajadas”
Zape" y "Pulgarcito"). La fecha
de publicación es orientativa. (Ediciones B, 1987?)
Colección de retapados que
recopilaban revistas excedentes
“Chispas de Humor” de Ediciones B de la colección
"Mortadelo Extra".
(Ediciones B, 1987)
Colección de retapados que
recopilaban revistas excedentes de “Tebeos de Hoy”
Ediciones B: "Mortadelo", "Zipi y (Ediciones B, 1992)
Zape" y "Pulgarcito". Existe otra
colección de retapados de nombre Colección de retapados que
similar (pero con contenidos recopilaban revistas excedentes de
diferentes) publicada en 1995. Ediciones B de diversas colecciones:
"Mortadelo", "Zipi Zape",
"Mortadelo Extra" "Superlópez",
"TBO" y "Guai!" entre otras.

“Vamos a Reir”
(Ediciones B, 1987?) “Especial Cómics
Mortadelo” (Ed. B, 1989?)
Colección de 15 retapados
que recopilaban 5 revistas de Colección de 6 retapados que
las colecciones de Ediciones recopilaban revistas sobrantes de la
B: "Mortadelo", "Zipi y colección "Mortadelo Extra" de
Zape" y "Pulgarcito". Ediciones B.

294
“Super Galerías “Amigos del Humor” (Ediciones B, 1989)
del Humor”
(Ediciones B, 1990) Colección de 11 retapados
que reunían cinco cómics
11 retapados que recopilaban de grapa por tomo: "Super
revistas excedentes de Mortadelo", "Yo y Yo",
Ediciones B: "Mortadelo", "TBO", "Super Zipi y
"Zipi y Zape" y "TBO". Zape" y "Guai!". Incluían
aventuras de Aquiles Talón,
Mirlowe, Zipi y Zape, Tete
Gutapercha, Superlópez,
Peluche, Astérix, Roquita...
“Mortadelo y sus amigos”
(Ediciones B, 1990)
24 retapados en tapa dura de más
de 200 páginas que recopilaban 7 “El Mundo de las Risas”
revistas ("Mortadelo" y "Zipi y (Ediciones B, 1990)
Zape"). Incluían aventuras de
"Mortadelo y Filemón", "El Colección de retapados que
botones Sacarino", "Zipi y Zape", incluían revistas de "TBO",
"13 Rue del Percebe", "Sir Tim "Super López", "Yo y Yo",
O'Theo", "La familia Cebolleta", "Guai!", "Super Zipi y Zape" y
"Smith & Wesson", "Max y Cati", "Super Mortadelo". La baja tirada
“Piluca”... de estos tomos y los pocos
números disponibles hacen difícil
la indexación de sus contenidos. A
“Mortadelo Super Rey del Humor” partir de cierto número, como
mínimo el 15, aparecen numerados
(Ediciones B, 1992) en portada como "2ª serie".
Colección de 10 retapados
que recogían excedentes de
varias publicaciones de “Chispas de Humor”
Ediciones B: "Mortadelo (Ediciones B, 1995)
Extra", "Zipi Zape Extra" y
"TBO". Sólo se conocen diez Colección de doce retapados
números publicados. que recopilaban álbumes
excedentes de publicaciones de
Ediciones B: "Mortadelo
Extra", "Zipi Zape Extra" y
“Super Mortadelo del Humor” "TBO".
(Ediciones B, 1995)
Colección de 10 retapados (27x “Super Risas”
21 cm) que recopilaban revistas (Ediciones B, 2000)
excedentes de Ediciones B de
diversas colecciones: "Super
Mortadelo", "Super Zipi y Colección de doce retapados
Zape" y "TBO", entre otras. que recopilaban álbumes
excedentes de publicaciones de
Ediciones B: "Super
Mortadelo", "Super Zipi
Zape" y "Superlópez".
“Nuevo Super Mortadelo del Humor”
(Ediciones B, 1998?)
“Las mejores aventuras
Colección de veinte retapados
en rústica (publicados en dos de Mortadelo y Filemón”
series –una amarilla y otra (Ediciones B, 2001)
azul–) que recopilaban revistas Tomos que recopilan una
excedentes de las colecciones selección de las mejores
"Mortadelo Extra", "Super historietas de los personajes
Mortadelo", "Zipi Zape Extra", realizada por el propio Ibáñez.
"Super Zipi y Zape" y "TBO" . Incluye historietas míticas como
Los extras solo aparecieron en la “Valor...¡y al toro!”, “Magín el
serie amarilla. mago” o “El caso del bacalao”.

295
Novelas, cuentos, guías y otras publicaciones
“Cuentos Troquelados” (Bruguera, 1971) “Mini Infancia” (Bruguera, 1971)
Colección de cuentos en “Mini infancia” era una publicación de
forma de cuadernos 192 libritos de pequeño tamaño (5 x 7
troquelados con cubierta en cm), de los cuales 18 de ellos estuvieron
rústica e ilustraciones en color dedicados a los agentes de la T.I.A.
realizadas por Jan. Compaginaban una página de texto con
Aparecieron en dos formatos otra ilustrada, e incluían en la parte
de distintos tamaños: uno superior derecha unos dibujos que, al
grande, de 8 pesetas, y otro pasar las páginas rápidamente, se movían
más pequeño (14 x 9 cm), que como en las series de animación.
se vendió a 4 pesetas. 20 de
los 32 cuentos estuvieron
protagonizados por Mortadelo “Películas Mortadelo” (Bruguera, 1973)
y Filemón.
Colección de cuatro libros escritos a
modo de cuentos e ilustrados con
fotogramas extraídos de los diferentes
“Cuadernos de Pintar” (Bruguera, 1972) cortos de Mortadelo y Filemón realizados
Cuadernillos de pequeño por los Estudios Vara y que
tamaño publicados por Editorial posteriormente dieron lugar al
Bruguera en 1972. Cada largometraje “El armario del tiempo”.
número contiene un tema en
general y las ilustraciones
publicadas en su interior giran
en torno a dicho tema. Las
“Arranca, pega y colorea”
portadas y la mayoría de las (Bruguera, 1973)
ilustraciones interiores Cuadernos para colorear
est