Está en la página 1de 11

La Penología

1.1 Aspectos Generales sobre Penología.

1.2 Diversas concepciones de la penología


La palabra Penología, proviene “del griego poine, pena, castigo, y logos, tratando.
Ciencia que se ocupa del estudio de los diversos medios de represión y de
prevención directa del delito (penas y medidas de seguridad), y especialmente de
su ejecución y de la actuación pospenitenciaria”.

Etimológicamente la palabra Penología, significa ciencia de la pena. Estudia las


finalidades que debe cumplir y de los medios de su aplicación más eficaz. A esta
voz se le atribuye otros significados: a) Neologismo por criminología; b) parte de
ésta que estudia la penalidad como fenómeno social; c) Teoría y método para
sancionar el delito.

Todo tipo de sanción, pena o medida, de sentido retributivo, de finalidad


reformadora o de aspiración defensiva, caen en el campo de acción de la
Penología.

1.3 Relación de la Penología con algunas ramas del derecho.


La penología se relaciona con el Derecho Penal, Procesal Penal, Derecho
Constitucional, Derecho Penitenciario y la Criminología.

La Penología y el Derecho Penal.


El derecho penal es el conjunto de normas jurídicas que tiene como tarea principal
regular el ejercicio del poder punitivo y preventivo del Estado, estableciendo a
tales fines el concepto del delito como presupuesto de la acción estatal, así como
la responsabilidad del sujeto activo, y asociando a la infracción de la norma una
pena finalista o una medida aseguradora. Por eso se puede afirmar que La
Penología tiene grandes vinculaciones con el derecho penal, puesto que éste
quien establece las penas a aplicar en ocasión de la comisión de infracciones que
transgresdan las disposiciones del Código Penal y leyes especiales.

La Penología y el Derecho Procesal Penal.


El derecho Penal sustancial o material, es aquel de que se vale el Estado para
reglamentar los delitos y las penas, los cuales sólo pueden existir a partir de que el
Código Penal o leyes especiales los reglamenten de manera clara e inequívoca,
de ahí el principio de legalidad de las penas establecido en el artículo 4 del Código
Penal Dominicano, y que se resume en la máxima Nallum delitum nulla poena
sine lege privia.

De nada sirve que exista una norma que sancione con pena y multa a infractor de
la ley penal, sino existe el Derecho Procesal Penal, que es aquél que le va a dar
funcionalidad al primero, es el que va a señalar el tribunal competente, y el
procedimiento que ha de seguirse para ejercer la acción y para la correcta
aplicación de la pena.
La Penología y el Derecho Constitucional.
El Derecho Constitucional tiene una tarea más amplia que la de organizar los
poderes públicos del Estado. Su más cercana relación con la Penología ha de
encontrársela vinculada a los principios y al sistema de garantías establecidas
en la Constitución y los Pactos Internacionales de Derecho Humanos,
particularmente en lo tocante a la fase ejecutiva del control penal.

La constitución es un pilar del Derecho Constitucional, la cual ha de ser vista no


como un simple documento que organiza los poderes del Estado, sino como un
instrumento de carácter supremo, ya que todos los poderes del Estado deben su
existencia a esta Ley Suprema, a la cual están subordinada las demás leyes por la
que se ha de regir la sociedad.

1.4 Relación de la penología con otras ciencias sociales:


La Penología se relaciona con la Sociología del Derecho, la Política
Penitenciaria, la antropología Criminal, la Antropología Penitenciaria, la Psicología
Criminal y la Psicología Forense.

La Penología y la Sociología del Derecho.


Entre la sociología del Derecho y la Penología se puede decir que también se
relacionan en el sentido de que la sociología le interesa e interviene en los aspecto
sociológicos de la pena, estudiando básicamente las causas y consecuencias
sociales de la misma, y las repercusiones sociales que conlleva su aplicación y
ejecución.

La Penología y la Antropología Penitenciaria.


La Antropología Penitenciaria tiene por objeto de estudio las particularidades de
los reclusos, a fin de clasificarlos y someterlos en establecimiento e instituciones
especiales a un tratamiento curativo o correctivo pedagógico.

Otra Relación de la Penología.


Como la pena debe ser creada, aplicada y ejecutada observando los principios
elementales de los derechos humanos, principalmente aquellos vinculados a la
protección de la dignidad humana, la prohibición de las torturas, la igualdad de
todos ante la ley, etc. Es obvio que la Penología y el Derecho Penitenciario
guarden vínculos estrechos con los Derechos con los Derechos humanos.
Fundamento del Derecho del Estado de imponer penas.

2.1 Principios Generales.


Desde hace mucho tiempo el Estado viene ejerciendo el jus puniendi, castigando
aquellas personas que transgreden las disposiciones del Código Penal y sus leyes
especiales. Sobre este derecho de imponer pena s que tiene el Estado, se señalan
diversas teorías: teoría contractual, utilitarista, teoría Moral dela Justicia absoluta,
eclética, de la defensa social, Escuela Clásica, Positivista y Escuela Humanitaria
delos criminalistas modernos.

2.2 Diversas Teorías


Teoría Contractual.
Esta teoría plantea la existencia de un contrato social en virtud del cual los
hombres se hubiesen puesto de acuerdo al entrar en la sociedad, sacrificando
parte de su libertad o sus derechos en interés de que se le garantice la paz
común, sacrificio reducido al mínimum necesario, fue la obra de Hobbes, Gracio,
Beccaria, Fichte y de Juan Jacobo Rousseau, con el propósito de reaccionar
contra la exageración de las penas que existían antes de la Revolución Francesa.

Teoría Utilitaria.
El fundador de esta teoría es Bentham. Esta teoría tiene por fundamento en que la
legitimidad de la represión resulta de la responsabilidad del criminal frente a la
sociedad, por eso decía Bentham que: “lo que justifica la pena es su utilidad, o
mejor dicho su necesidad. La sociedad se defiende por medio de la pena, y la
legitimidad de ésta resulta de su finalidad.

Uno de los aportes más importantes de Beccaria fue que planteó la


proporcionalidad de las penas, es decir que debe existir una relación entre el delito
cometido y la sanción a aplicar. También planteó que las penas deben ser más
benignas, con lo cual quiere expresar que la solución de la conducta criminal no
está en la gravedad de la pena, proclamó que es más justo prevenir que castigar
al delincuente.

Teoría Moral y de la Justicia Absoluta.


Ramos sostiene que esta teoría es obra de Platón, Kant y J. Demestre, y se
resume con la máxima: “punitur quia pecatum est” que quiere decir que: “el autor
de un delito debe ser castigado, porque es justo que aquél que ha hecho mal sea
castigado y expíe su falta.

Para estos pensadores la pena no tiene un carácter de utilidad social, puesto que
ésta solo tiende a restablecer en su integridad el deber moral, y conduce, según
Kant, s la enmienda del transgresor para el provenir.

Teoría Eclética.
Esta teoría sirvió de fundamento a las reformas del Código Penal Francés de
1832. Fue explicada por Cousin, Guizot y De Broglie, pero quien mayor impulso le
dio fue Rossi en su célebre tratado de Derecho Penal, 1929. Aquí se combina la
teoría de la justicia absoluta y la utilitaria. Se afirma que la ley debe castigar y
puede castigar ciertos actos, porque ello es necesario para mantener y asegurar el
buen funcionamiento de la sociedad.

2.3 Diversas Escuelas


La Escuela Clásica.
Jiménez de Asúa, refiere que Ferri dio el nombre de clásica a esta escuela en un
sentido peyorativo, que no tiene en realidad la expresión clasismo, que es más
bien, lo ilustre, lo consagrado. Ferri, quiso significar con este título, lo viejo y lo
caduco.

Caracteres comunes de la escuela clásica son:


1) Método Lógico Abstracto, puesto que el derecho penal, por ser derecho,
había de trabajarse con esa metodología.
2) 2) Imputabilidad basada sobre el libre albedrío y la culpabilidad moral,
Carrara dijo ya que no podía concebirse el derecho penal sino construirlo
sobre esas bases;
3) 3) El delito como ente jurídico, esto así porque para los clásicos el delito no
es un ente de hecho, sino el concepto jurídico, del que según apunta
Carrara, se derivan todas las consecuencias de su sistema de derecho
penal; entre otros.

La escuela Neoclásica.
Esta escuela surge como una reacción a los excesos de la teoría clásica. Para
esta escuela es necesario que la pena tenga un propósito de retribución y que es
retribución arribe al perfeccionamiento del culpable.

La Escuela de Defensa Social.


Esta escuela aparece en el año 1947 con el maestro Filippo Grammático en Italia
y el sabio Marc Ancel en Francia. La misma plantea que no sólo debe existir una
sociedad para el hombre, sino el hombre para la sociedad. Que no haya sociedad
criminógena que forme criminales. El deber del Estado es prevenir y si se produce
delito es porque el Estado no está jugando su rol por lo tanto ha perdido su
adecuadas para las personas y no castigar; es decir no una pena para cada delito,
sino una medida adecuada para cada persona.

2.4 Deslegitimación de Sistema Penal.


En cuanto a la deslegitimación del sistema penal han surgido dos grandes
corrientes de propuestas político-criminales , ante el fracaso si se podría decir así
del derecho penal en lo que tiene que ver con aspecto punitivo de las acciones
punibles. Dichas corrientes son a) La Mínima intervención penal; y b) El
Abolicionismo penal.

2.5. La Mínima Intervención Penal


Para Zaffaroni, las propuestas de un programa de un derecho penal mínimo, no
son coincidentes en lo tocante a sus fundamentos. Apunta que se postula una
mínima intervención penal, con una descriminalización considerable, es decir, con
la reducción radical de la pena de prisión, pero con recuperación de todos los
límites del llamado derecho penal liberal.

2.6 El Abolicionismo Penal.


De acuerdo con Zafforoni entre los autores abolicionista no existe una compela
coincidencia de métodos, presupuestos filosóficos y tácticas para alcanzar los
objetivos, sino, que más bien provienen de distintas vertientes del pensamiento.

2.7 Reconstrucción del Concepto de la Pena.


2.8 Funciones de la Pena. Efectos. Eficacia.
La pena produce consecuencias que se proyectan sobre la persona del
condenado y se prolongan a otras esferas de su actividad como sujeto de
derecho, específicamente sobre su libertad y sus bienes. Al respecto se sostiene
que la pena tiene dos caracteres esenciales.

1) Es una lesión sufrida por el autor del hecho punible en sus intereses
jurídicamente protegidos, una intromisión en la vida, la libertad, la
propiedad, o el honor del delincuente;

Constituye también una aprobación tangible del acto cometido y del autor. En el
primer caso recibe el efecto preventivo especial de la pena; en el segundo, el
efecto preventivo general
Estudio Individualizado sobre la Pena.

3.1 Evolución de la Pena. Diferentes Períodos.


Evolución de la Pena.
La forma de imponer penas ha variado conforme a la época. Así se verifican 4
períodos fundamentales: La Venganza Privada, la Venganza Divina y Pública,
Período Humanístico y Período Científico o Penitenciario.

Período de la Venganza Privada.


Una de las primeras maneras de imponer penas lo constituyó el período de la
venganza privada, donde no había una autoridad pública debidamente constituida,
de ahí que las víctimas de las infracciones o sus familiares reaccionaban de
manera brutal contra el agresor o su familia. La venganza era realizada, en los
primeros tiempos de familia, de tribu a tribu, de clan a clan, por eso se dice que la
responsabilidad penal primero fue social y luego individual. En el período de la
venganza privada se cometían excesos, ya que no existían poder alguno que
frenara las acciones de los individuos.

La Ley del Talión.


Al final de la primera edad de la piedra o la del paleolítico, surge la ley del Talión,
aquí aparece la ley y el orden. Un orden fundado en principios toscos y
simplismos, se concretó en la ley del Talión, la cual permitía al delincuente hacer
más mal que el que había sufrido, dicha ley constituyó un paso de avance en las
en las instituciones represivas.

La aplicación de la ley del Talión, trajo serios inconvenientes debido a que no


siempre era posible hacer sufrir al agresor tal pena, cual delito como es el caso de
que el victimario sacara un ojo a un tuerto o cortara un brazo a un manco.

La composición.
Debido a que la venganza privada y la ley del Talión tenían inconvenientes en su
aplicación surge la composición, mediante esta pena el agresor estaba obligado
legalmente a pagar a la víctima y esta aceptar una cantidad de dinero, pero la
víctima debía renunciar a tomar venganza contra el agresor.

Período Humanitario.
En este período las penas comienzan a dulcificarse un poco; y desaparecen
algunas arbitrariedades de los períodos anteriores.

Contra los principios de intimidación y de hacer sufrir a todo trance, se produjo


una reacción, Cristo predicó la caridad, la fraternidad, y acerca de la redención del
ser humano, es debido a eso que la legislación penal canónica inspirada en esas
ideas, puso al servicio del derecho penal la piedad, la humanidad y la moderación
como una forma de emplear las penas no sólo para castigar sino de conseguir la
enmienda y rehabilitación del hombre caído en el delito.
Las penas canónicas eran la detención perpetua, el internamiento temporal en un
monasterio, las penitencias canónicas, peregrinaciones y limosnas y la
excomunión para los incorregibles.

Período Científico o Penitenciario.


En este período aparecen los clásicos y los positivistas, los cuales comienzan a
dar una explicación del comportamiento delictivo.

Los positivistas con Lombroso, Garófalo y Ferri, fundamentaban el


comportamiento desviado en aspectos endógenos, por eso Lombroso atribuía una
serie de características que tenían la persona, las cuales la hacían proclive al
delito, habla entonces del fatalismo criminal o taras hereditarias.

Los clásicos por el contrario, fundamentaban el comportamiento desviado en el


libre albedrío, y veían la pena como necesaria y útil para la sociedad.

3.2 Diferentes Concepciones sobre la Pena.


Para Goldstein, la pena es la disminución de un bien jurídico que amenaza y que
se aplica a quien violenta un precepto penal.

Para el citado pensador, la norma penal tiene un antecedente, que es la


descripción de determinada conducta, lo cual es determinante para la aplicación
de la pena.

El estudio del fundamento y función de la pena, en cierto modo, es el mismo del


derecho penal, toda vez que el principal efecto del delito, respecto a su autor, es la
pena; la aplicación de la pena es la consecuencia más trascendental del derecho
represivo.

Capitant define la pena como: “castigo establecido para prevenir y, si fuere


necesario, reprimir los ataques al orden social calificados como infracciones”.

3.3 Principios que Rigen la Pena.


La pena está sometida a algunos principios como son el de la personalidad y el de
legalidad.

3.4 Clasificación de las penas.


Clasificación tripartita de las penas.
La primera clasificación que ofrece el Código Penal, es llamada clasificación
tripartita de la pena y se la encuentra en el artículo 1, el cual expresa: “La
infracción que las leyes castigan con penas de policía es una contravención. La
infracción que las leyes castigan con una pena aflictiva o infamante es un crimen”.

Penas Criminales.
El artículo 6 del Código Penal Dominicano establece que: “las penas en materia
criminal son aflictivas, infamantes o infamantes solamente”. Ahora bien según el
artículo 7 del referido Código (Modificado por la Ley No. 46-99 del 20 de mayo de
1999) del referido Código las penas aflictivas o infamantes son:
1) La reclusión mayor.
2) La detención.
3) La reclusión menor.
También son consideradas como infamantes las siguientes penas:
1) La degradación cívica (Art. 8 Código Penal);
2) La interdicción legal (Art. 29 Código citado);
3) La confiscación especial del cuerpo del delito (Art. 11 Código Penal); y
4) Sujeción a la vigilancia de la alta policía (Art. 11 Código Penal).

La pena a la sujeción a la vigilancia de alta policía, es aquella que da el derecho al


gobierno de determinar ciertos lugares, a los cuales, no podrá presentarse el
condenado, sino después de haber sufrido su condena.

Las penas correccionales.


Entre las penas correccionales, que señala el Código Penal se encuentran:
1) El destierro de 1 a 3 años (art. 37).
2) El confinamiento de 6 meses a 2 años (art.39).
3) Prisión correccional de 6 días a dos años (art.40).
4) La interdicción de algunos derechos cívicos, civiles o de familia de 1 a 5 años
(arts. 42 y 48-4).
5) La Multa.

Penas Contravencionales o de Simple Policía.


Las penas en materia de simple policía son:
1) El arresto;
2) La multa;
3) El decomiso de ciertos objetos embargados.

El arresto en materia de simple policía va desde 1 a 5 días, y las multas desde 1 a


5 personas.

Penas principales, Accesorias y Complementarias.


Estas clasificaciones de las penas no aparece la manera expresa en el Código
Penal, sin embargo dicha clasificación se define del estudio de sus disposiciones.

Penas Principales.
Estas son las que el legislador ha establecido como mecanismo directo de la
penalidad, la misma debe ser pronunciada expresamente por el juez en su
sentencia, de modo que debe expresarse de manera clara y precisa la naturaleza
de la pena, así como también su duración.

Penas Accesorias.
Estas son medidas de seguridad que el legislador ha establecido con el ánimo de
asegurar la eficacia de las principales. De ahí que las penas accesorias no
necesitan ser pronunciadas por el juez de una manera expresa, debido a que son
impuestas de pleno derecho.

Penas Complementarias.
Estas se encuentran entre las principales y las accesorias, con el complemento de
otras, por tanto nunca aparecen solas, con lo cual se asemejan a las principales
en razón de que los jueces tienen que mencionarlas de una manera expresa.
Entre ellas se pueden mencionar la interdicción de ciertos derechos cívicos, civiles
y de familia, previsto en el artículo 42 del Código Penal Napoleónico; la multa en
materia criminal, y la confiscación especial del cuerpo del delito, salvo
excepciones.

Penas de Derecho Común y Penas Políticas.


El Código Penal dominicano no ha establecido una clasificación expresa de las
penas de derecho común y políticas. Sin embargo, se sostiene que algunas tienen
un carácter político; aunque el legislador no lo ha establecido así. Entre esas
penas se señalan las de 20 años de trabajos públicos, la detención, degradación
cívica, destierro confinamiento.

El Destierro.
Consiste en la prohibición de residir en el país, en ese sentido el artículo 37 del
Código Penal prevé que “todo condenado a destierro debe ser llevado, por orden
del gobierno, fuera del territorio de la República. La duración del destierro no
podrá exceder de 3 años ni bajar de uno”. Si el condenado al destierro entrare al
territorio dominicano, será condenado, justificada la identidad de su persona, a la
reclusión durante un tiempo a lo menos igual a aquel que falta aún para la
expiración del destierro, sin que la condenación que se imponga en tal caso pueda
ser por un tiempo más largo.

El Confinamiento.
Consiste en la obligación por parte del condenado de residir en un lugar del país,
indicado por la sentencia, por un tiempo no menos de 6 meses ni mayor de 2
años.

En cuanto a las penas de derecho común, éstas se refieren a todas las penas
relativas a los crimines, delitos, y contravenciones que no tengan un carácter
político, aunque es importante subrayar que para el legislador dominicano todas
las penas son derecho común.

Penas Temporales y Perpetuas.


Conforme a las disposiciones del Código Penal Dominicano, casi todas las penas
tienen un carácter temporal, excepto la degradación cívica, aunque Leoncio
Ramos sostiene que se trata de una perpetuidad relativa, ya que se extinguen por
la rehabilitación.

3.5 Penas Aplicables a las Personas Físicas y Morales.


3.6 Acumulación de Penas.
La acumulación de penas deberá realizarse partiendo de la sentencia más
antigua, pues al contenerse en ella los hechos enjuiciados en primer lugar, servirá
de referencia respecto de los demás hechos enjuiciados en las otras sentencias. A
esa condena se acumularán todas las posteriores relativas a hechos cometidos
antes de esa primera sentencia.

3.7 Penas Privativas de Libertad. Penas Privativas de Derechos.


Las penas privativas de libertad son aquellas que tienen por finalidad reducir el
infractor a prisión como una medida de seguridad social y con la finalidad de
reeducarlo. Las penas privativas de libertad como ya se ha dicho son la reclusión,
la detención, la prisión correccional y la prisión de simple policía.

Para el cumplimiento de las penas privativas de libertad, la Ley No. 224 del 26 de
junio de 1984, crea varios establecimientos donde deben ser cumplidas dichas
penas.

Penas Privativas de Derechos.


Las penas privativas de derechos en la legislación penal dominicana se clasifican
de la manera siguiente: a) las que son una consecuencia de la dignidad que sufre
el condenado; b) las que tienen por objeto mantener la igualdad de la pena entre
los condenados, y de otro lado proveer al ejercicio de ciertos derechos que la
ejecución de la pena pone a los condenados en la imposibilidad de ejercer.

3.8 La pena de muerte. Diferentes Corrientes.


La pena de muerte.
Esta pena eliminatoria, tiene por finalidad, no reeducar al condenado, si no
eliminarlo físicamente, porque se entiende que su vida en sociedad no es posible,
debido al peligro que representa para la sociedad, y de esa manera se
intimidarían a los que en el futuro pensaren delinquir. Sin embargo, en los países
donde está contemplada la pena de muerte, el índice de criminalidad no ha
disminuido, por el contrario aumenta, lo cual debe preocupar a toda la humanidad.

Diferentes corrientes de la pena de muerte.


Existen dos corrientes que tratan de fundamentar el derecho que tiene el Estado y
montícola.

La pena de muerte en República Dominicana.


Desde el 27 de febrero de 1844, fecha en que se proclamó la Independencia,
hasta la reforma constitucional de 1908, se aplicó la pena de muerte en República
Dominicana, por lo que por vía de consecuencia el derecho a la vida no estaba
garantizado en la Constitución. La pena de muerte fue abolida con la promulgación
de la Ley No. 64 del 19 de noviembre de 1924.

3.9 Penas Pecuniarias. Clasificación. Procedimiento para su Ejecución.


Las penas pecuniarias son aquellas cuya consecuencia directa e inmediata es
producir una disminución del patrimonio de una persona a título de castigo a
causa de un delito. Dentro de las penas pecuniarias se distinguen las que hacen
al Estado propietario de un objeto en naturaleza, y las que le hacen acreedor de
una suma de dinero. Las segundas se refieren a las multas y las primeras se
refieren a la confiscación especial del cuerpo del delito.

Penas aflictivas e infamantes.


Todo condenado a pena criminal sufre una pena infamante. Las penas aflictivas e
infamantes son aquellas que hace padecer al condenado un sufrimiento y una
desconsideración a la vez. Las penas simplemente infamantes conllevan
solamente la desconsideración de aquel condenado.