Está en la página 1de 24

AUDIO 1

La música es el arte de combinar los sonidos, tanto sucesiva como simultáneamente, para
transmitir o producir sentimientos tanto en los que tocan música como en los que la
escuchan.

Los elementos fundamentales de la música son tres:


1) La melodía
2) La armonía
3) El ritmo

1- La Melodía: Es la combinación sucesiva (uno tras otro) de los sonidos. Las


melodías son las que podemos cantar con nuestra voz. Y como te darás cuenta, no
podemos cantar más de una nota a la vez, por lo que la melodía es individual. Por
ejemplo se habla de los solistas, cuando ellos son los que lideran la canción. Sea el
caso de Danilo Montero cantando bendito Jesús, Marco Barrientos cantando
Hosanna, etc. Pero también a muchos instrumentos se los llama melódicos, por
ejemplo, una flauta, un saxo, una trompeta o cualquier instrumento de viento,
porque ellos no pueden hacer sonar más de una nota al mismo tiempo. Una melodía
escrita en la notación musical tiene el siguiente aspecto:

2- La Armonía: Es la combinación simultanea (uno sobre otro) de los sonidos.


Siguiendo el ejemplo anterior de los solistas Danilo Montero y Marco Barrientos, la
armonía la estaría haciendo la banda de instrumentos (bajo, guitarra, cuerdas, piano,
coro) de estos solistas. La armonía es la “base” de la melodía. La armonía es la
forma de combinar sonidos en forma simultánea. Cada compositor la usará para
crear diferentes “climas” sentimentales. La armonía, junto a la melodía, puede
transmitir desde estados de melancolía, tristeza, o tensión, hasta estados de alegría,
calma, relajación, etc. Los instrumentos llamados armónicos, como el piano o la
guitarra, son los que pueden tocar más de una nota al mismo tiempo. La armonía
escrita en la notación musical tiene un aspecto semejante al siguiente grafico:

1
3- El Ritmo: El ritmo es el pulso, el avance, el tiempo a intervalos constantes,
métricos y regulares. Hay ritmos rápidos, como el rock, pop, o lentos, como las
baladas. Si bien todos los instrumentos y la voz solista llevan ritmo, el caso más
grafico de ritmo, está dado en el instrumento de percusión al que llamamos
“batería”.

El pentagrama
Es un sistema de notación donde se escriben las notas, que hacen a la melodía y a la
armonía, y todos los demás signos musicales. Este pentagrama tiene cinco líneas y cuatro
espacios, que se cuentan de abajo hacia arriba, como se muestra en el siguiente grafico:

El pentagrama tiene una limitación natural. Esta limitación es el rango, registro, altura de
una determinada melodía o arreglo musical. Hay sonidos que son más agudos (finitos,
como la voz de una mujer que canta lirico, soprano), y hay otros sonidos que son más
graves (gruesos, la voz de sapo de algunos hombres que cantan el bajo), que no se pueden
escribir dentro de las 5 líneas y 4 espacios del pentagrama. Para ampliar esa limitación, es
decir, el registro del pentagrama, se usan líneas y espacios adicionales al mismo, para
escribir encima y debajo del mismo.

Las líneas y espacios adicionales tienen, en la notación musical, un aspecto semejante a la


siguiente imagen:

Ascendentemente, se escriben los sonidos que van hacia lo agudo, y descendentemente los
que van hacia lo grave. El uso de las líneas y espacios adicionales es limitado,
porque la lectura se dificulta cuando exceden las cuatro o cinco líneas por encima o
debajo del pentagrama.

2
Las notas musicales
En la música occidental se utilizan doce sonidos. Hay 7 sonidos, a los que llamamos
naturales y 5 sonidos que llamamos alterados (que estudiaremos después). Esas son las
notas. Una vez que llegamos a los siete sonidos, volvemos a repetirlos en el mismo orden, a
lo largo del registro de cada instrumento musical. Cada una de estas repeticiones de siete
sonidos se llama octava.

Notas naturales: DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI.

Cifrado americano
Reemplaza las 7 notas musicales por letras del abecedario. De esa forma queda
reemplazado de la siguiente manera:

Do=C Re=D Mi=E Fa=F Sol=G La=A Si=B

Las figuras musicales


Son símbolos que representan la duración de los sonidos. Son 7, y van de mayor a menor
valor, en cuanto a duración del sonido representan.

Los nombres de estos símbolos o figuras se pueden ver en el grafico que se adjunta a
continuación. Además, se verá en el grafico, que cada figura tiene un símbolo específico,
que representara su silencio correspondiente. Sus correspondientes silencios toman el
nombre de la figura que representan y también toman la duración, solo que, al tratarse de
silencio, durante el espacio asignado a la figura, no habrá sonido alguno. El Silencio es la
ausencia momentánea del sonido que representa.

3
La línea que se agrega a partir del símbolo que tiene por nombre blanca, se llama plica, y la
especie de gancho que se agrega a la plica a partir del símbolo de la corchea, se llama
corchete.

Existe un valor relativo entre las figuras y silencios. Una figura vale la mitad de la anterior
y el doble de la que le sigue. Por ejemplo, una blanca es la mitad de una redonda y el doble
de una negra (necesito dos blancas para tener el valor de una redonda, y dos negras para
tener el valor de una blanca).

Las claves
Son símbolos que nos permiten entrar al sistema de notación musical. Sirve para poner
nombres a las líneas y espacios del pentagrama. Nos indica un centro a partir del cual se
pueden determinar las diferentes ubicaciones de los diferentes nombres que tomaran las
líneas y espacios en el pentagrama. Es el primer signo que vemos en cada pentagrama, y
son las que le dan el nombre y la altura a las notas.

Hay tres claves (Do, Fa y Sol) ubicadas en distintas posiciones del pentagrama, pero las
más usadas son dos. A saber: la clave de Sol, ubicada en la segunda línea del pentagrama y
la clave de Fa en la cuarta línea del pentagrama. Estas se pueden observar en el siguiente
esquema grafico:

La nota ubicada en la segunda línea recibe el La nota ubicada en la cuarta línea es el FA


mismo nombre de la clave.

Relación de las claves


Para tener una idea más visual de la relación de las claves entre sí, podríamos
imaginar una escalera de notas que baja de la clave de SOL hacia la clave de FA en cuarta
línea, pasando por el DO central. Se obtiene una sucesión de sonidos que van desde el
registro agudo hacia el grave, de manera que la clave de FA estaría puesta para continuar
las notas que vienen de la clave de SOL según se puede ver en el siguiente grafico:

4
Los compases
Compas, en la notación musical, es la división de la música en partes de igual duración.
Sirven para ordenar la música. Los compases dividen los pentagramas en unas casillas que
tienen la misma cantidad de tiempos. Por ejemplo, podemos dividir una canción de
principio a fin de la misma, de a dos, o de a tres, o de a cuatro tiempos, etc. Cada compás
tiene una línea divisoria o barra de compás que lo separa del siguiente. Esa línea se hace
verticalmente en los compases.

La doble barra son dos líneas verticales juntas. Sirve para resaltar cambios, y también tiene
que ver con la guía visual de la que se habla en los compases. Al ver una doble barra ya
sabemos que algo cambiará en lo que estamos por leer.

La doble barra se usa para:


1) separar las partes de un tema (primera, segunda, etc)
2) antes de un cambio de tonalidad o de compás.
3) resaltar algún cambio a partir de la doble barra.

La fórmula de compás
La fórmula de compás o cifra indicadora, son dos números escritos al comienzo del
pentagrama (una fracción sin barra), después de la clave, y determina cuántos

5
tiempos hay en un compás (número superior), y cuál es la figura que tiene el valor de un
tiempo (número inferior).

Unidad de tiempo: es la figura que vale un tiempo dentro del compás.

Unidad de compás: es la figura que suma todos los tiempos del compás.

Hay compases de: 2 tiempos (que llamamos binario), 3 tiempos (que llamamos ternario), 4
tiempos (cuaternario), 5 tiempos (de amalgama), 6 tiempos (compuesto binario), 7 tiempos
(de amalgama), 9 tiempos (compuesto ternario), 10 tiempos (zorcico) y 12 tiempos
(compuesto cuaternario)

Tabla de denominadores
Es común que la figura a la que llamamos “negra” se tome como la figura que vale un
tiempo, porque el denominador 4 es el más usado. Esto permite tener figuras de muy corta
duración (para pasajes de velocidad, por ejemplo), y figuras de larga duración (para pasajes
lentos). Cuanto más nos acercamos a la redonda como unidad de tiempo, tenemos
menos figuras de larga duración, y cuando más nos acercamos a las semicorcheas,
tenemos menos figuras de corta duración.

Compases simples
Son los compases que tienen por numerador 2, 3 ó 4. Los que tienen dos y cuatro tiempos
son binarios, y el de tres tiempos es ternario. Pueden tener cualquier denominador. Uno de
los más usados es el 4 que representa la negra. En cualquier compás simple cada tiempo
(UNIDAD DE TIEMPO), es divisible por dos, por consiguiente son de división
binaria.

Los compases simples son la base de todos los demás compases, los compuestos y
los de amalgama (unión de compases de 2+3, o 3+4, etc.).

6
La cifra indicadora en los compases simples
En los COMPASES SIMPLES el numerador indica la cantidad de tiempos del
compás, y el denominador representa la figura que será la unidad de tiempo.

Tiempos fuertes y débiles


Generalmente cuando seguimos un ritmo marcamos acentos en forma intuitiva. Los
ACENTOS son los tiempos que suenan más fuertes que otros en una pieza musical.

Existen tres tipos de acentos, los que son:


• FUERTES
• SEMIFUERTE S
• DÉBILES

Los primeros tiempos, de cualquiera de los compases vistos, siempre es FUERTE.


• En un compás de dos tiempos el primero es FUERTE y el segundo DÉBIL.
• En un compás de tres tiempos el primero es FUERTE, y el segundo y el tercero son
DÉBILES.
• En un compás de cuatro tiempos el primero es FUERTE, el segundo es
DÉBIL, el tercero es SEMIFUERTE y el cuarto es DÉBIL. En este caso es
como si juntáramos dos compases de dos tiempos, con la diferencia de que el
tercer tiempo no vuelve a ser fuerte, pero tiene una diferencia de acentuación con
respecto a los débiles dentro del mismo compás.

7
La división de los tiempos también tiene una acentuación, que por supuesto es casi
imperceptible.

• En la división binaria, la acentuación sería como en un compás de dos tiempos:


FUERTE - DÉBIL.
• En una división ternaria sería como en un compás de tres tiempos: FUERTE -
DÉBIL - DÉBIL

El contratiempo
El contratiempo empieza acentuando una nota que está en un tiempo o parte de un tiempo
DÉBIL, y que no se prolongue al fuerte.

El contratiempo puede estar en tiempos enteros dentro del compás, como en los dos
primeros compases del ejemplo, o dentro de las divisiones de un tiempo, como los
dos siguientes.

Hay contratiempo cuando el ritmo y cae en alguna parte que va "en contra" de acento
natural. El contratiempo empieza acentuando un tiempo o parte del tiempo DÉBIL del
compás.

Los tonos y semitonos


Son las distancias básicas entre dos notas seguidas. El semitono es la menor
distancia, y es la mitad de un tono. El tono es igual a dos semitonos.
Todos los sonidos naturales están separados entre sí por un tono, excepto MI - FA, y SI -
DO.

• DO - RE = UN TONO RE - MI = UN TONO
• MI - FA = UN SEMITONO FA - SOL = UN TONO SOL - LA = UN TONO
• LA - SI = UN TONO
• SI - DO = UN SEMITONO

8
Las alteraciones
Son signos que se colocan a la izquierda de las notas y modifican su sonido natural.
Las alteraciones son cinco:
SOSTENIDO - DOBLE SOSTENIDO - BEMOL - DOBLE BEMOL - BECUADRO

1) El SOSTENIDO le sube a la nota un semitono.


2) El DOBLE SOSTENIDO le sube dos semitonos (o un tono).
3) El BEMOL le baja un semitono.
4) El DOBLE BEMOL le baja dos semitonos (o un tono).
5) El BECUADRO mantiene a la nota en su altura natural, o sirve para anular
alteraciones anteriores. El becuadro, sirve para hacer descender un sostenido, o para
hacer ascender un bemol, es decir para volver la nota a natural. Si está después de
una doble alteración, sólo anula una de ellas. Por ejemplo, un becuadro para un MI
que venía de un DOBLE BEMOL, hace que quede un MI BEMOL simple.

Las alteraciones propias o fijas


Son las que se escriben al comienzo de la pieza musical, después de la clave y
antes de la fórmula de compás, y tienen ubicación fija en el pentagrama.
Indican la tonalidad o escala del tema, y forman la llamada ARMADURA DE CLAVE.
Alteran a TODAS las notas que estén en dicha armadura de clave, DURANTE
TODOS LOS COMPASES, salvo que aparezca un becuadro que las anule, pero sólo por
ese compás.

Las alteraciones propias cambian cuando se modifica la armadura de clave, para lo cual hay
que poner doble barra.

9
Alteraciones accidentales
Son alteraciones que aparecen dentro de un compás cualquiera, sin ubicación fija, y alteran
sólo las notas de ese compás, que tengan IGUAL NOMBRE Y ALTURA.

Alteraciones de precaución
Son alteraciones que sirven para facilitar la lectura, porque están colocadas en lugares en
donde teóricamente no serían necesarias. Es común verlas entre paréntesis. Una alteración
accidental en un compás cualquiera, queda sin efecto al pasar dicho compás. Ahí estaría
puesta la alteración de precaución, para evitar lecturas incorrectas.

10
11
Si aun te cuesta leer de que nota se trata, quizás sea conveniente que le agregues el nombre
de la nota sobre la figura que estas tratando de solfear. Por ahora podes hacer eso, luego
deberás esforzarte para lograr una mejor lectura. Todo se puede con un poco de tiempo.

12
Recordar hacer “sonar” el silencio. La pausa en la música es tan importante como la
actividad.

13
En estas próximas lecturas se trascribe la melodía de un Himno Gospel conocido. La idea
es que vayas identificando las figuras, que en las canciones que se cantan, intervienen sin
necesidad de saber de cual se trata. Pero a nuestro fin, la idea es “revelar” las figuras
ocultas en esa canción.

14
Bien, hasta aquí, hemos visto las figuras llamadas redonda, blanca y negra, con sus
respectivos silencios. Ahora nos toca aprender a leer las corcheas. Debemos aprender tanto
su ejecución como su audición. Para ello, nos ayudaremos de las células rítmicas. Las

15
células rítmicas son pequeñas combinaciones de las figuras musicales que facilitan el
aprendizaje de la lectura, claro está, en su aspecto rítmico.

En primer término veamos la lectura de las corcheas. Luego pasaremos al estudio


especifico de las células rítmicas. Estas últimas no se entonan, solo se produce el golpe con
algún sonido indefinido. En las células rítmicas, la idea es la duración no la entonación.

16
Veamos, a continuación, una melodía Gospel.

Una melodía más original, y a contratiempo, dice:

17
Muy bien, a partir de esta página estaremos estudiando las aludidas células rítmicas. Aquí
hay que recordar que no es necesario ni entonar ni decir de qué nota se trata. El enfoque
solo es la rítmica. Otras de las sugerencias para el estudio es que debemos memorizar cada
célula rítmica. Para ello debemos ejecutarla repetidas veces. Si es posible, grábalas cuando
la vas cantando.

18
Si ya hemos memorizado las células individualmente podemos pasar a trabajar
combinándolas de a dos, luego de a tres, etc.
A continuación comenzamos con combinar dos células rítmicas. Vamos a intentar leer por
lo menos cuatro veces cada ejercicio sin detenernos cuando nos equivoquemos.

19
Buenísimo. Ahora vamos a ir por un poquito mas de compases. En lo que sigue dejo un
ejemplo de combinación de diferentes células rítmicas, tomadas un tanto al azar.
Tal vez te convenga hacerte otras combinaciones para seguir practicando más.

20
Ahora pasaremos a ver como es que esas células que estudiamos en las corcheas se pueden
adaptar a la figura llamada semicorchea. El procedimiento para su estudio es el mismo que
para lo visto en la sección de célula rítmica en corchea.

Células rítmicas. Semicorcheas

Hasta aquí, la practica básica para este nivel de audio. Continuamos ahora con otras
cuestiones que necesitamos saber sobre el Lenguaje Musical a fin de prepararnos para la
correcta interpretación de las diferentes partituras.

21
Signos de repetición
Los signos de repetición son marcas y signos que tienen el objetivo de evitar
volver a escribir compases que van a ser repetidos de la misma forma en que ya fueron
escritos. Esto hace que los temas queden en una partitura más corta, y desde el punto de
vista de lectura, el proceso es más esquemático y práctico.

1) BARRA DE REPETICIÓN

Es una doble barra con dos puntos (arriba y abajo de la tercer línea del pentagrama), que
indica repetir la parte desde el comienzo, o desde donde esté puesta la otra barra de
repetición. En este último caso, los puntos de las barras se van a ver enfrentados.

2) CASILLAS DE REPETICIÓN

Se utilizan junto con la barra de repetición. Son casillas que indican una repetición, pero
con un salto cuando se pasa a la segunda parte. Se repite desde el comienzo o desde la otra
barra de repetición enfrentada, repetición que se marca con la primera casilla, que se
va a omitir en el momento de llegar a ella, para pasar a la segunda.

3) SIGNO DA CAPO: DC

Está escrito en italiano. Significa "desde el comienzo", e indica una repetición total
de la pieza. Cumple la misma función que la barra de repetición. Cuando está asociado
con la indicación "al Fine", hay que repetir desde el comienzo y terminar donde se coloque
"Fine".

22
4) EL SIGNO

Es un signo (segno en italiano) que marca un punto de referencia en la repetición. Se puede


indicar "al segno", "al segno y fin" o "DS al fine" (desde el segno al fine). Cuando se llega
al final del tema y se encuentra esta indicación, la repetición se deberá hacer siempre desde
el signo. Si no hay otra especificación, se termina al llegar al último compás. Si a la
indicación lleva "Fine", se terminará en el compás que tenga el "Fine".

5) LA CODA

Es otro signo que indica una referencia. Se lo puede ver como "DC al coda" (Da capo al
coda) o "DS al coda" (desde el signo a la coda). Significa que después de la
repetición, que puede ser desde el comienzo en el caso de "DC al coda", o desde el signo
si aparece "DS al coda", se busca el primer símbolo de coda para saltar al segundo, que
estará siempre después del lugar donde se indicó la repetición.

23
6) REPETICIÓN DEL COMPÁS ANTERIOR

Estos signos evitan tener que volver a escribir el o los compases anteriores.

El Metrónomo
Es un aparato que marca con exactitud la velocidad de ejecución de la pieza.
Originalmente eran aparatos mecánicos con péndulos, pero después se hicieron
electrónicos. Tiene una oscilación de tempo que va desde los 40 hasta los 208 pulsos por
minuto.

Por ejemplo:
• 70 = 70 pulsos o tiempos por minuto
• 120 = 120 pulsos o tiempos por minuto

En el caso de las partituras, la indicación de metrónomo está por encima del primer compás
del tema, y representa generalmente la velocidad de la figura que sería la UNIDAD DE
TIEMPO.

En este ejemplo, deberíamos llevar una velocidad equivalente a 60 negras por minuto.

24