Está en la página 1de 80

Educación popular para la organización campesina y defensa del territorio

Versalles- Arbeláez- Cundinamarca

Laura Vanesa Cruz Betancourth

Universidad De Cundinamarca

Facultad de Educación

Licenciatura en educación básica con énfasis en Ciencias Sociales

2018
Defensa del territorio como mecanismo para el empoderamiento comunitario

Versalles- Arbeláez- Cundinamarca

Laura Vanesa Cruz Betancourth

Trabajo de grado por optar a título de Lic

Director

Universidad De Cundinamarca

Facultad de Educación

Licenciatura en educación básica con énfasis en Ciencias Sociales

2018
Dedicatoria
Agradecimientos
INDICE

 Dedicatorias ------------------------------------------------------------------------------------- 3

 agradecimientos -------------------------------------------------------------------------------- 4

 Resumen (Abstract) ---------------------------------------------------------------------------- 6

 Introducción ---------------------------------------------- Error! Bookmark not defined.

 Problema Planteamiento -------------------------------------------------------------------- 12

Contextualización ---------------------------------------------- Error! Bookmark not defined.

 Pregunta de investigación ------------------------------------------------------------------- 28

Objetivo GeneraL ---------------------------------------------------------------------------------- 28

Objetivos Específicos --------------------------------------------------------------------------- 28

 Justificación ----------------------------------------------------------------------------------- 29

 ESTADO DEL ARTE ----------------------------------------------------------------------- 30

 Antecedentes ---------------------------------------------------------------------------------- 43

Movimientos campesinos y educación (El movimiento de los trabajadores rurales sin

tierra y el movimiento campesino de Santiago del estero).- Norma Michi ----------- Error!

Bookmark not defined.

Cerro Matoso ------------------------------------------------- Error! Bookmark not defined.

 Marco Teorico -------------------------------------------------------------------------------- 62


Resumen (Abstract)

Educación popular para la construcción de una autonomía comunitaria en la Vereda Santa

Rosa, sector Versalles.

La investigación que se aborda en el siguiente trabajo parte de un proceso en defensa del

territorio a causa de algunos procesos de exploración y explotación sobre minería e

hidrocarburos que se extendían por todo el Sumapaz, dentro de esos municipios se

encuentra Arbeláez- Cundinamarca, con el proyecto Cor33 a cargo de ALANGE ENERGY

CORP Sucursal Colombia. De esta forma, surge la necesidad en la comunidad de

organizarse y dar inicio a una laborar investigativa y educativa con las comunidades

urbanas y rurales, además de diversos foros y conversatorios que permitían recoger y

socializar información sobre los efectos y consecuencias que estos proyectos generarían en

el territorio, es así como consolidan el Colectivo ambiental de Arbeláez llamado “Guacana”

este grupo de jóvenes deciden iniciar sus procesos de sensibilización sobre las causas y

consecuencias destructivas que dejaría el paso de la ejecución de estos proyectos.

En primer lugar, el proceso de sensibilización se realiza por todas las veredas de Arbeláez,

cabe resaltar que el proceso se llevó a cabo por la cooperación de la comunidad y colectivos

de la región del Sumapaz que también se vieron interesados en acompañar esta etapa del

ejercicio popular que paulatinamente se vino construyendo. Sin embargo el trabajo se

intensifico en las zonas más altas, debido a que el flujo hídrico proviene de estos sectores;

Dentro de estos, se encuentra la Vereda Santa Rosa- sector Versalles, donde, el procesó de

sensibilización, nos demostró ser una de las comunidades más grandes y preocupadas por
el proyecto extractivista; además de vérsele muy interesados frente a la defensa del agua, la

vida y el territorio, por lo cual, llevo a que se realizara una consulta popular que lograron

estos jóvenes el 9 de julio 2017 que dio como resultado una votación 4.376 ciudadanos de

Arbeláez ejercieron su derecho al voto, teniendo como victoria el “No” con 4312, mientras

que por el “Si” 38 votos. La decisión tomada por los habitantes del municipio de Arbeláez

(Cundinamarca) será obligatoria, de acuerdo con lo establecido por la Ley 1757 de 2015,

sobre mecanismos de participación ciudadana.

No solo con la victoria de la consulta popular se hace precedente en defensa del territorio,

sino también por que surgen interrogantes y problemáticas a cerca de usos y manejo de las

comunidades sobre el territorio, además atribuyéndole el enfoque ambiental habría

trascendido a la necesidad de atender y mejorar muchas de las realidades social de las

comunidades en el campo, ahí es cuando decide denominarse Colectivo Socio-Ambiental

Guacana, buscando como objetivo llegar a las comunidades con problemáticas sociales y

ambientales, en este escenario se empieza a implementar el proceso investigativo, por

medio de una caracterización que determinara cuales de esas necesidades necesitaban de

prioridad, en vista de que de nuestro acercamiento por medio de las JAC, reuniones de

acueducto y demás, se determinó que una de las insuficiencias de la comunidad era que su

nivel de reconocimiento sobre la identidad campesina está un poco desintegrado y

desilusionado por las condiciones indignas en las que ha vivido inmerso el campesinado en

Colombia. En relación con lo anterior, surge la necesidad de volver a rescatar y generar

apropiación, autonomía y empoderamiento comunitario, como fuente de vida, de bienestar

común, además de resignificas las condiciones de vida las comunidades campesinas que

tiene su principal actividad la producción de alimentos.


Por consiguiente, se propone generar en la comunidad un nivel de conciencia que les

permitiera ser actores y protagonistas sociales y políticos de su realidad, de esta manera, se

creó la asociación sin ánimo de lucro, desde este trabajo cooperativo se establecieron 3

pasos para adelantar los objetivos de esta asociación. El objetivo principal, es fortalecer e

implementar procesos de educación popular para el reconocimiento y dignificación del rol

del campesino en el Sumapaz, por otra parte, crear nuevas formas de producción

agroecológico que resignifiquen los saberes y conocimientos propios por medio de las

experiencias de vida, que permita defender y preservar el territorio y el medio ambiente.

Ahora bien, se decide abordar el proceso investigativo de educación popular en la

construcción de un saber ambiental, social, cultural que tenga valores sentipensantes y

apoye el buen uso y manejo territorial, por medio de buenas prácticas agrícolas que a través

de la construcción y re significación de los saberes colectivos, se convierta en una forma de

responder a los principios estatales de apoderamiento territorial.


Introducción

Esta investigación tiene su base fundamental en la educación popular, que se puede definir,

como corriente pedagógica que con la práctica se ha encargado de reconocer y reconstruir

los saberes culturales populares, por medio de una interpretación critica de su realidad,

basada en la necesidad de transformar su entorno social, además, de privilegiar la

educación como herramienta fundamental para atender las injusticias sociales, concibiendo

que la labor educativa es el eje central de la conciencia en los seres humanos, se constata

por medio de procesos organizativos y luchas de los educandos a través de sus ideológicas,

imaginarios culturales, representaciones y creencias que los identifican como comunidad en

busca de transfigurar las realidades sociales, desde un entorno participativo e investigativo

por parte de las comunidades sobre su mismo entorno, hacer del territorio un lugar dentro

de las condiciones posibles como comunidad campesina.

Con relación a lo anterior, el proceso investigativo se ha venido configurando en la

identificación, diagnóstico y participación para las transformaciones de sus contexto social

y cultural, además de los diferentes procesos de transición agroecológica que requiere un de

buenas prácticas y usos agrícolas en cultivos como el de mora, así pues, se le apuesta a un

fortalecimiento y una construcción de la autonomía comunitaria por medio de procesos de

educativos populares y participativos y comunitarios que se desarrollan en Santa Rosa-

Versalles, Arbeláez Cundinamarca.


Por esta razón, en el transcurso de esa problemática se decide plantear la propuesta de la

conformación de una Asociación sin ánimo de lucro ASOCMA, Asociación campesina

productores de mora de Arbeláez- Cundinamarca. Considerando que esta organización

desde el 2 de febrero de 2018 se ha conformado como entidad que ha vigorizado y han

desarrollado y participado talleres y actividades educativas populares, además, de la

asistencias a escenarios de asesoramiento técnico agroecológico que se viene denominando

escuelas campesina (ECA), a fin de construir en las acciones convenientes según su

contexto y objetivos, dado que las buenas prácticas agrícolas para la producción de mora,

serian uno de los objetivos como comunidad, poner en practica algunas recomendaciones

que sirvan como técnicas aplicables a la producción, transformación del producto, así

mismo, se busca trabajar en los conocimientos y saberes propios acerca de las formas

adecuadas de cultivo, garantizando que metodológicamente seguros y responsables con el

medio ambiente, la salud y el cuidado de los nutrientes de la tierra, es necesario generar en

el campesino la conciencia sobre la limpieza necesaria de agro tóxicos en la producción de

alimentos, en gran medida mejora las condiciones de su entorno ambiental, en la vida social

y económica del campesino. Ya que, desde esta comunidad, se han venido cimentando

procesos centrales sobre la dignidad e identidad del campesinado, por consiguiente,

resignificar su labor productiva (Cultivos de Mora) además de impulsar el proceso de

aprendizaje con adultos y niños que se funden en actos de empoderamiento y autonomía en

temas como la defensa sobre su territorio y sobre la necesidad de buscar un bienestar en

común.

Igualmente, se busca trabajar sobre la principal problemática y es el uso y manejo del

territorio, sobre las diversas formas de ocupación, exploración y explotación de minerales e


hidrocarburos a cargo de transnacionales que buscan privatizar los recursos naturales en pro

del desarrollo nacional, poniendo en evidente desventaja las actividades diarias de las

comunidades locales, sobre esto se encuentran varios casos que ratifican la destrucción

masiva de la extracción de recursos, lo que genera en comunidades demasiados conflictos

ambientales, sociales económicos, que obligaría a una comunidad campesina trasladarse a

las ciudades, y abandonar toda labor agrícola en el territorio, a su vez de dar paso libre a

darle nuevas vocaciones al suelo además, de lo poco rentable económicamente que

resultaría en una país como Colombia, que cuenta con el 22 millones de ha (19,3%) con

vocación para actividades agrícolas. sin embargo, en Colombia, esa no resulta, ser una

garantía, cuando solo los 5,3 millones de ha (4,6%) dedicadas a cultivos agrícolas. (Del

estudio de conflicto de uso del territorio en Colombia, imágenes 2000-2002, (IGAC et. al.,

2008)

A causa de lo anterior, se plantea la idea de que las comunidades tiene que hacer un uso y

manejo responsable de sus territorios a través de resignificar culturalmente las prácticas y la

vocación agrícola de la comunidad campesina en particular, en versalles, sintiendo la

necesidad de trabajar y defender su territorio como fuente de vida. De esta manera, se

planteó el desarrollo de una metodología Investigación Acción participativa, que busca

confiar en que la gente, el pueblo, la comunidad, desarrollen la voluntad y capacidad de

construir o reconstruir sus mismos conocimientos y saberes en el campo agrícola,

apropiarse de la idea de que construir en comunidad es posible y más cuando un sujeto

decide trabajar por su transformación para luego concienciarse de trabajar por la

transformación de su comunidad y trabajar en pro de ella.


Problema Planteamiento

En la investigación se busca dar respuesta a la siguiente pregunta ¿Cómo generar procesos

campesinos a través de prácticas educativas populares que sustenten la defensa del territorio

y contribuyan al fortalecimiento de la organización campesina en la vereda Santa Rosa,

sector Versalles, Arbeláez- Cundinamarca?

Para esto, se plantean iniciativas en defensa al territorio que se han fomentado debido a los

procesos exploratorios y de explotación de los suelos subterráneos para la extracción de

hidrocarburos y minerales para países nórdicos que cuentan con alta capacidad de

transformación de materias primas. “El desarrollo tecnológico está condicionado y

manipulado por estas estructuras de poder, que politizan la naturaleza en función de sus

objetivos. La enorme acumulación histórica de conocimiento se convierte en un

instrumento de dominación extremamente poderoso”. (Bruckman, M. 2011, P.6)

Sin embargo, varios ambientalistas y ecologistas se han dedicado a realizar investigaciones

a nivel nacional sobre los impactos socio-ambientales que dejarían los megaproyectos. De

hecho, se ha realizado un inventario de 95 casos de conflictos ambientales en Colombia,

generado por diferentes actividades en diversos sectores de la economía, motivados por

empresas extranjeras, nacionales o mixtas. Según análisis al Mapa de Colombia (FIGURA

1) sobre conflictos ambientales (Fuente: Base de datos Univalle, Colombia) se afirma que
las principales actividades de extracción de recursos tienen que ver con los 5 principales

sectores económicos, dentro de estos está el minero, la energía fósil, biomasa, la generación

de energía, e infraestructura, en donde los principales productos de estos sectores, tiene que

ver con la producción de Oro, carbón, petróleo e hidroeléctricas.

Según el estudio de inventario de la Universidad del Valle, 34 de los 95 conflictos

ambientales en Colombia tiene que ver con la minería, que representa el 29% de los

conflictos, en el que se destaca el “Oro” con el 27% de los casos.

“Dentro de estos casos se resaltan dos conflictos de minería de oro por su magnitud y

relevancia para el país; el del páramo de Santurbán en Santander, donde tiene presencia la

multinacional Greystar de Canadá y el conflicto en la mina “La Colosa” Cajamarca-

Piedras-Tolima, relacionado con la multinacional Anglo Gold Ashanti (AGA) de

Sudáfrica”.

Por otro lado, la exploración y extracción de energía fósil tiene 23 % a nivel general, en

donde el carbón tiene 12 casos y el petróleo 9 casos. Sus conflictos se generan desde el

inicio hasta el fin de todo el proceso productivo e incluso en su transformación.

“Dentro de los más representativos se destacan: “los conflictos de las minas de “La Loma”

en la Jagua de Ibirico (Cesar), todos relacionados con la empresa Drummond (EEUU); y la

mina de “El Cerrejón” en la Guajira, donde tienen presencia BHP Billiton (Australia),

Anglo America (Sudáfrica) y Xstrata (Suiza)”.

Según Mario Pérez, docente e investigador de la Universidad del Valle, Cali-Colombia, en

su artículo “Conflictos ambientales de Colombia, actores generadores y mecanismos de

resistencia”. Postula lo siguiente:


“La expansión de estas actividades se encuentra frecuentemente con formas de producción

campesina, con agricultura familiar, mezcla de cultivos para el autoconsumo y el mercado

local, con culturas híbridas (García-Canclini, 1990) que dependen en buena medida de los

servicios ambientales provistos por la naturaleza y con poco respaldo institucional.” (Pérez,

M. 2014. P.76).

Es así como una de las acciones resultantes o consecuencias finales de los conflictos tiene

que ver con los diferentes usos que se le da al suelo, ya que tienden a chocar con los planes

de vida, poniendo en riesgo la supervivencia de los ecosistemas y diversas especies, la

disponibilidad de agua para consumo humano, las formas de vida y la supervivencia de

comunidades urbanas y rurales. (Pérez, M. 2014, P. 82)

En consecuencia, la vulnerabilidad de estas comunidades y el mínimo acompañamiento

estatal, hará que se incrementen los conflictos y daños ambientales, haciendo que se

acreciente la exclusión al acceso de esos servicios que ellos mismos producen y subsisten

afectando sus modos y medios de vida. (Pérez M, 2010. P, 76- 77). En esta perspectiva, la

defensa del territorio que se ha visto latente, pero al mismo tiempo flagela en varias

colectividades colombianas, debido a que las comunidades aún no han encontrado las

formas, acciones y apoyos de comunidades para defender sus territorios con bases y

acciones organizativas que se planteen desde y para las comunidades, como una forma de

poner resistencia a los usos estatales, mercantiles y explotación que se le quiere dar a los

recursos naturales.

Por otra parte, se hace evidente la necesidad de generar procesos de educación popular

(EP), asumiendo diversos conocimientos y creencias que forman una visión del mundo,
Conviene subrayar que Alfonso Torres, educador popular Colombiano e investigador de la

Universidad Pedagógica Nacional realizo un artículo sobre la educación popular como

práctica política y pedagógica emancipadora, en este se postula que la educación popular,

es el acto reflexivo acerca de los sentidos profundos, éticos y políticos que orientan las

prácticas educativas, para así fortalecer su rol como campesinos, haciendo que la vida en el

campo se dignifique y se reconozca como una sociedad que cuenta con sus propias

prácticas culturales, económicas y sociales. (Torres, A. 2013, P. 10-11)

Habría que decir también, que desde la EP se inscribe un pensamiento crítico que ha sido

heredado de una vieja tradición por transformar el conjunto social, privilegiando la

educación como herramienta fundamental para fortalecer el proceso de comunidades

populares con capacidad para cuestionar y transgredir el orden dominante. A su vez,

reconocer y adoptar las prácticas y saberes generados sobre, desde y para ellos,

convirtiéndose en el ejercicio que permite recrear y reinventar la realidad por cuenta de la

pluralidad de contextos y situaciones. (Torres, A, 2013, P. 2- 4).

Por otro lado, otra de las problemáticas tiene que ver con el poco fortalecimiento de la

actividad agrícola que impiden la implementación de prácticas de siembra y cultivo

adecuadas y responsables con el medio ambiente, puesto que, se visualiza un abandono

ecológico sobre las formas de cultivo en el territorio. Sin embargo, las prácticas agrícolas

ecológicamente seguras generarían una reconstrucción de saberes y de apropiación cultural

y territorial fortaleciendo la parte agrícola y evadiendo las formas de industrialización que

se le quiere dar a la vocación agrícola.


“Un dato que ofreció un fuerte contraste entre los países participantes de la conferencia fue

el nivel de educación de los productores. Un grupo de participantes sostuvo que un alto

nivel educativo y cultural de los productores en la cadena cárnica del Uruguay se ha

constituido en una fortaleza de ese país y que ello facilita la adopción de los requisitos

basados en normas, 0% seguimiento técnico y registros de BPA.” (Izquierdo, J. &

Rodríguez, M. 2016. P.17)

Así mismo, la falta de información evidencia en la comunidad la resistencia que existe

acerca de la adopción de estas prácticas. “En algunos países de la región, las inadecuadas

prácticas de producción y gestión empresarial hacen que se agraven las condiciones de

seguridad alimentaria, debido a las fuertes barreras que encuentran los pequeños

productores para acceder a los mercados. La aplicación de técnicas inapropiadas, la baja

competitividad y productividad de los cultivos y la ausencia de estándares y normas de

calidad también contribuyen al deterioro de los recursos naturales y a la acentuación de la

pobreza rural, debido a los bajos precios de esos productos en el mercado.” (Izquierdo, J.&

Rodríguez, M. 2016, P. 9)

Hay que mencionar, además, que los habitantes han manifestado constantemente su

inconformidad desde que se tuvo conocimiento del proceso, dejando en claro que el

desarrollo de cada uno de estas comunidades, no se logra precisamente por la explotación

petrolera, si no por el apoyo e impulso en la actividad agraria, de modo que se decide

impulsar procesos asociativos que atendieran a todas las necesidades del sector agrario.

Es así, como a través de la consulta popular como un mecanismo de participación

ciudadana que tiene como principal objetivo la participación y la decisión popular, acerca
de planes, leyes, o proyectos que se quieran llevar acabo en el territorio, haciendo que la

decisión del pueblo sea obligatoria y soberana, hizo de Arbeláez, un municipio soberano en

su decisión de No querer dinámicas explorativas y de explotación en su territorio. Sin

embargo, el estado actual de las consultas populares está sufriendo un decaimiento, puesto

que la corte constitucional ha estudiado la tutela que interpuso al estado, la firma Indochina

Mansarovar , sobre la decisión tomada acerca de la cancelación de los títulos ya otorgados

a la multinacional; esto como efecto de la decisión tomada por el pueblo, en la consulta

popular se dijo que la comunidad “NO” estaba de acuerdo con la ejecución de actividades

sísmicas, perforación exploratoria y producción de hidrocarburos.

Por consiguiente, como defensa del territorio y protección del medio ambiente frente a los

procesos exploratorios y extractivos en la zona del municipio de Arbeláez por el proceso

que representa la puesta en marcha del megaproyecto de explotación de hidrocarburos,

solicitado por la empresa ALANGE ENERGY CORP. Bajo el bloque denominado COR33.

El megaproyecto COR33 inicio su proceso desde que la agencia nacional de hidrocarburos

(ANH) que otorga el contrato a ALANGE ENERGY CORP, concedido el 16 de marzo de

2011, con una extensión de 18.768.53 ha. Producto de la resolución No 055 del 19 de

febrero de 2010 que da apertura a los procesos de solicitud de la ronda Colombia 2010.

Considerando que se ve en las comunidades la falta de organización comunitaria, también

se ha visibilizado poca participación en campañas, foros y conversatorios con comunidades

de las diferentes veredas de Arbeláez. Esto con el ánimo de sensibilizar e informar sobre el

peligro que corre nuestro territorio y sobre las formas de organización y defensa que

puedan contribuir a rescatar el campo, reconstruirlo con buenas prácticas agrícolas y

propiciar una mejor sociedad rural que se desempeñe y trabaje en colectividad para
conseguir el bienestar común de los habitantes de la vereda San Rosa, pero en especial, con

las familias que han decido organizarse como asociación.

La asociación que por medio de estos estatutos se reglamenta es una entidad sin ánimo de

lucro, que se denomina ASOCIACION CAMPESINA DE PRODUCTORES DE MORA

DE ARBELAEZ Con sigla: A.S.O.C.M.A su domicilio principal se desarrolla en la escuela

de Versalles, sin embargo, la asociación cuenta con un domicilio oficial que es la Vereda

Santa Rosa, Sector Versalles y tiene su sede en la dirección, La Finca “El Roble”, Casa de

Aura Cárdenas. El objetivo de la asociación se desarrolla Mediante la organización y el

trabajo social, para fortalecer al campesinado del municipio, por medio de prácticas

educativas y agrícolas que contribuyan a un desarrollo autónomo de la comunidad,

buscando así condiciones de vida digna, en el territorio y en su cultura como campesino.

Dentro de la asociación se encuentran 27 beneficiarios directos, de esos 27 beneficiarios se

despliegan 70 beneficiarios que los componen abuelos, padres, hijos y personas que resida

en el sector y que participe de la causa asociativa y educativa.

Dentro de la caracterización de la comunidad de la vereda Santa Rosa, Sector Versalles de

Arbeláez resulta ser muy participativa en beneficio individual, es decir, cuando observan

una problemática que afecta sus actividades y responsabilidades diarias; desde mi

perspectiva, la falta de apoyo e interés, genera una forma de indignación que lleva a la

persona individualmente a pensarse la solución y ahí es cuando recurre a la colectividad,

puesto que el individuo sabe que solo se tardara en solucionar el problema, por el contrario,

el trabajo comunitario se desarrolla en beneficio de sus actividades diarias por lo que no

tiene ningún cambio trascendental, al mismo tiempo se hace evidente que la comunidad

necesita entender y accionar en favor de la autonomía comunitaria que generen


transformaciones entre la comunidad para forjar labores de compromiso con su entorno

social.

También, allí habitan personas de diferentes partes del país como Putumayo-Mocoa, Puerto

Asís, Villavicencio y Bogotá. A su vez, encontramos diversidad de edad, se encuentran

niños 10- 12 niños asistentes, estos se encuentran en una edad de 5- 12 años, así mismo, se

cuenta con 4 jóvenes mayores de edad, 3 hombres y 1 mujer, el resto de asociados son

adultos que están en la edad de 30 a 70 años, 16 hombres y 10 mujeres, el proceso se viene

adelantando desde el 17 de diciembre de 2017, y se piensa ejecutar hasta el 23 de junio de

2018 como muestra de haber consolidado los mecanismos en defensa del territorio, a través

de procesos de educación popular para el fortalecimiento de la agroecología y la autonomía

comunitaria.
Contextualización

En la década de los años setenta se da la tercera reestructuración capitalista mundial, la

primera se dio con los cambios de un capitalismo industrial hacia un capitalismo mundial

de monopolios, la segunda sucedió en lo que se denominó la época del fordismo, en

respuesta a la gran depresión de la crisis de 1929. Y la tercera, según estudios contiene dos

factores de orden en el sistema capitalista avanzado y tiene que ver con la incorporación de

nuevas tecnologías de la información y por otro con el declive de la sociedad industrial

asalariada obteniendo de por si unas transformaciones del orden económico, político y

social. (León Palacio, 2013. P,47.)

Por consiguiente, dentro de la conformación económica mundial se crea una estructura

sobre el control directo de la economía, en donde se organizan las labores que

desempañaran los continentes y países en el rol del desarrollo mundial, esta denominación

es expuesta por la categorización de países de primer mundo y tercer mundo puesto que los

de tercer mundo disponen los recursos naturales (Bienes naturales y servicios que brinda la

naturaleza), Además, proporcionan materias primas y mano de obra industrial; los de

primer mundo cuenta con la tecnológica y el capital para la implementación de procesos

creativos y transformativos salientes al mercado. (Conferencia, Feinmann, J, P. 2014)

Esta clasificación tiene inicio en los años 1990, el capitalismo hegemónico de los estados

Unidos triunfa y junto a esto se decide plantearse unas reformas económicas a los mercados

del patio trasero de Estados Unidos, que este caso vendría siendo Latinoamérica, para esto
el economista John William formulo10 puntos que han servido como base a los

fundamentos del “enfoque Washington”. En cuanto ha, los 5 primeros puntos se recogen en

el fortalecimiento y promoción de la estabilización económica a través del ajuste fiscal y de

la adopción de políticas cristianas (ortodoxas), mientras tanto, las otras 5 se encargan de

afirmar la reorientación, desregularización del mercado en dinámicas de reduccionistas de

estado. Esto se crea como respuesta a la crisis latinoamericana sobre el excesivo

crecimiento del estado, que se ha venido traduciendo al proteccionismo y a un excesivo

populismo económico que es visto como la incapacidad de controlar el déficit público y las

condiciones salariales del sector público y privado. (Bresser, 1991, p.16).

Teniendo en cuenta, el fondo monetario internacional, la organización internacional de

trabajadores y el banco mundial, deciden plantearse políticas económicas guiadas a la

evolución comercial que tiende a generar la globalización, estas políticas provenientes del

consenso de Washington se ha encargado de aspectos fundamentales como la

macroeconomía equilibrada, puesto que estas tienden a fortalecer los gobiernos en menores

dimensiones y más eficientes, también potenciar el sector privado y su expansión, igual que

la implementación de políticas para la reducción de la pobreza. Sin embargo, el consenso

de Washington no tomo en cuenta las condiciones políticas económicas y culturales de los

países con mayor desigualdad y es registrado como uno de los problemas de este

consentimiento ya que, las políticas económicas derivadas e implementadas por el FMI, son

en América Latina siendo el continente más desigual del planeta junto con África.

En definitiva, los fines que tienes los países industrializados con el desarrollo. convirtieron

a estos 2 continentes sureños como el eje central de producción para los estados unidos,

otorgando el derecho implementando políticas de apertura económica y libre exportación

de bienes de la naturaleza, es decir, que Latinoamérica se convirtió en iniciativa de


reformas con trazos de un manifiesto político de la derecha Neoliberal de los Estado de

Unidos, propiciando un dominio de gobierno que crea un estado mínimo y un mercado

desregularizado.

Dicho lo anterior, busca una extranjerización de la economía en manos del fondo

monetario internacional, el banco mundial y las calificadoras de riesgo que son aquellas

sociedades financieras, asociadas a las actividades financieras, mobiliaria, aseguradoras,

etc. Tienen un papel un importante en la economía puesto que ayuda a los inversores a

decidir sobres sus preferencias de riesgo y rentabilidad. En pocas palabras, el consenso

busca fomentar, estabilizar la economía dando apertura económica a entes privados que

buscan promover que el país se encamine en el modelo de desarrollo económico neoliberal.

Según el contexto histórico, Colombia cuenta con gran diversidad en el campo de la

minería y los hidrocarburos, sin embargo, los periodos han sido breves en su explotación.

El aprovechamiento y uso de los recursos tiene que ver con la forma de producir en el

territorio con fines económicos. “En la historia de Colombia existieron 3 momentos clave

de explotación de recursos en el territorio”. (Villamil, 2007, P. 62).

En primer ciclo, se inserta a la nación dentro del liberalismo económico internacional, lo

que permitió el arribo de las primeras transnacionales de oro y petróleo. En segunda

medida, el siguiente ciclo se desarrolló a mediados del siglo XX, puesto que se alcanza a

desarrollar una ola proteccionista estatal, que permitió que surgieran dos elementos claves

como la resistencia social y las exigencias de las organizaciones de trabajadores, las

anteriores, permitieron la creación de empresas estatales, que promueve cierta soberanía

sobre la minería e hidrocarburos e independencia económica. Y el tercer ciclo se da con la

llegada del nuevo milenio, en donde se desarrolló un periodo de desnacionalización de los


recursos naturales nacionales en la década de los 90, lo que implica un desmonte de las

empresas estatales del país.

Ha esto se le atribuye la implementación a gran escala de la locomotora minero energética,

la aceleración de proyectos mineros hidroeléctricos de hidrocarburos generadores de

afectaciones, ambientales, sociales, económicas, culturales; Denominado en el

ambientalismo como conflictos ecológicos distributivos. Aunque, es necesario comprender

que la simple estructura de extracción no configura una industria, lo anterior, radica en que

esos medios de transformación se encuentran en otros continentes recibiendo las regalías y

burocratizando la inversión de desarrollo. “Para intentar una definición comprensible

utilizaremos el término de extractivismo cuando nos referimos a aquellas actividades que

remueven grandes volúmenes de recursos naturales que no son procesados (o que lo son

limitadamente), sobre todo para la exportación, el extractivismo no se limita a los minerales

o al petróleo. Hay también extractivismo agrario, forestal e inclusive pesquero” (Acosta, A.

(2011). P 2)

En este contexto, la extracción hace referencia a la apropiación de recursos naturales que

tienden a la violación de las condiciones estables de la naturaleza y del ser humano,

aunque la extracción no solo responde a la minería y los hidrocarburos, sino también a las

diversas actividades como la agricultura, la silvicultura que se encuentran dentro de las

dinámicas extractivistas de forma directa, en la que hay apropiación de los recursos

naturales que pasan a ser uso exclusivo de los humanos. Así mismo, encontramos el

extractivismo indirecto, en este se hace una transformación del medio natural, consiguiendo

los recursos que son de mayor consumo en el mercado. (Gudynas, E. (2013). P 2)

Al mismo tiempo, es importante reconocer otras modalidades de apropiación de los

recursos relacionadas con el volumen y la intensidad de extracción dentro de su destino


comercial, por ejemplo, en el área local el cultivo del campesino para consumo propio

presentando beneficios de los usos apropiados de la tierra (cosechas), la captura de agua

para uso de riego o consumo doméstico refleja un alto consumo del agua potable, pero está

en contribución a beneficios locales. A nivel nacional localizamos la producción de fibras

vegetales para la transformación en la cestería y la fabricación de techos, la extracción de

arena y gravas para la construcción industrial de la nación, a nivel global encontramos la

exportación de alimentos orgánicos, flores de invernadero y la explotación de minerales,

hidrocarburos y monocultivos (como por ejemplo la siembra de palma africana en

Colombia).

El concepto de extractivismo es utilizado por agencias para el desarrollo de naciones y el

banco mundial lo que introdujo a que gobiernos lo adoptaran para defender el poder que

tiene sobre la economía, la explotación industrial. Por consiguiente, a la estructura del

nuevo orden mundial los países de tercer mundo son aquellos ricos en biodiversidad, con

grandes fuentes hídricas y diversidad ecosistemita que corresponden al continente

latinoamericano convirtiéndose en fuente primaria de la globalización económica de

Europa y Estados unidos. “Los países latinoamericanos contribuyen a ese ordenamiento

global al aceptar su papel de proveedores de materias primas, pero también refuerzan esas

redes en su otro extremo, como consumidores voraces de los bienes manufacturados que

ellas generan.” (Gudynas, 2013, p 10).

Lo anteriormente nombrado, quiere decir que la repercusión de estas políticas se reflejó en

cada uno de los países del continente sur americano, en este caso, en Colombia estas

políticas desarrollaron la apertura económica – (cesar Gaviria, 1991) el libre comercio,

permitiendo la entrada de trasnacionales para la exploración y explotación de recursos

naturales, estas empresas direccionados bajos las bases de una sostenibilidad adoptada
específicamente por las dinámicas económicas. A raíz de esto, se han generado luchas

sociales por asegurar una justicia en los conflictos ecológicos distributivos ocasionados por

la extracción de hidrocarburos y mineral son a gran escala, a medida que la economía y la

población humana crecen, usamos más recursos naturales y producimos más residuos.

Por lo que genera impactos sobre otras especies y sobre la humanidad actual y futura.

Ahora bien, no todos los humanos son igualmente afectados por el uso inapropiado de la

economía hacia al medio natural. Esta situación tiende a que unos se benefician más que

otros, así que unos terminan siendo mayormente afectados más que otros, de ahí los

conflictos ecológico-distributivos o conflictos de "justicia ambiental, vistos como los daños

ambientales que dejan los procesos extracción a gran escala. Es así que los conflictos por el

linaje de petróleo nacen de la contaminación del aire, agua y suelo, esto es al depositar el

agua contaminada de extracción en las aguas locales de las comunidades generando

degradación en los acuíferos, propiciando en los territorios graves desequilibrios

ambientales y eco sistémicos. (Martínez, 2014. P 22).

Por consiguiente, se plantea la necesidad de generar procesos de educación popular en la

comunidad, promoviendo usos sustentables del suelo, además, de afianzar las relaciones del

ser humano y naturaleza. Es necesario un equilibrio que radique en la capacidad de los

seres humanos para vivir dentro de los límites ambientales que la Tierra ofrece para mitigar

y propiciar una mejora en las familias de la comunidad que deciden asociarse y trabajar

cooperativamente para el fortalecimiento de la vida y la actividad económica como

campesinos.
La sociedad colombiana ha tendido a invisibilizar al campesinado como sector social

específico, además no solo se trata de la invisibilización de los campesinos en tanto

ciudadanos, relegados a zonas lejanas que carecen de la presencia del Estado, sino se han

encargado de ocultar la importancia social y económica, en particular, de las organizaciones

autónomas con derechos y deberes colectivos. El papel económico del campesino y

campesina en la producción de alimentos, en las exportaciones, en la generación de divisas

para el país y en la reproducción a gran escala de la fuerza de trabajo, es generalmente

olvidado. Todavía más relegadas como cultura campesina y su relación con la nacionalidad

colombiana. Tanta invisibilidad sugiere una intencionalidad: impedir la presencia política

del campesinado en la escena nacional y la vigencia de sus derechos colectivos. Incluso la

Constitución de 1991, que reconoció derechos fundamentales de las comunidades indígenas

y afrocolombianas, fue incapaz de identificar los derechos campesinos. (Mondragon, 2002,

pp. 5-7)

De esta forma al observar las problemáticas de las comunidades campesinas y su falta de

reconocimiento como campesinos ciudadanos de un país, es por esto que se utiliza como

medio la educación popular, como fuente de la construcción de identidad, partiendo de que

es un proceso participativo, autónomo y que trabaja alterador de la realidad social en donde

el aprendizaje se desarrolla de manera recíproca, de igual manera, basadas en las

experiencias propias de las personas y grupos, forjando en sí mismos un aliento de

autoconciencia y comprensión de los involucrados en la búsqueda de desarrollar estrategias

o mejorar habilidades que se han orientadas en la transformación de su contexto, tomando

como táctica la educación popular, entiendo la como el tipo de acciones que se promueven

para concienciar sobre el desequilibrio ambiental, sobre las dignidad campesina, sobre las
relaciones desigualdad y sobre todo concienciar sobre la necesidad de formar comunidad y

alimentarla de saberes que la fortalezcan, la reconozcan y la representen como existente en

el mundo. Por lo que, compete a una comunidad a organizarse y proponer soluciones frente

a los factores ambientales que involucran a la sociedad en general. Así mismo, ir en busca

de mejorar los contextos de vida como comunidad rural


Pregunta de investigación

¿Cómo generar mecanismos en defensa del territorio por medio de procesos de educación

popular que contribuyan al fortalecimiento de la organización campesina en la vereda Santa

Rosa, sector Versalles, Arbeláez- Cundinamarca?

Objetivo General

 Generar procesos campesinos a través de prácticas educativas populares que

sustenten la defensa del territorio y contribuyan al fortalecimiento de la

organización campesina en la vereda Santa Rosa, sector Versalles, Arbeláez-

Cundinamarca.

Objetivos Específicos

• Identificar los procesos participativos y organizativos de la comunidad campesina

de la Vereda Santa Rosa, sector Versalles, Arbeláez- Cundinamarca.

• Elaborar una estrategia pedagógica alternativa de educación popular que impulse a

la organización, participación y adopción de buenas prácticas agrícolas en la vereda Santa

Rosa, sector Versalles, Arbeláez- Cundinamarca.

• Implementar procesos de escuelas campesinas y asociatividad para el desarrollo

productivo, como medio para la defensa del territorio en la vereda Santa Rosa, sector

Versalles, Arbeláez- Cundinamarca.


Justificación

Este proyecto nace de la necesidad de pensarse y construirse el territorio desde las

relaciones humanas- naturales en donde se visibiliza la importancia de replantearse las

condiciones sociales que emanan de la construcción cultural de la Vereda Santa Rosa,

sector Versalles, es necesario responder a dinámicas políticas y económicas para lograr

forjar la participación y la re significación del territorio, de resignificar también los

conceptos sociológicos que habitualmente se utilizan para entender este tipo de

problemáticas. Los desafíos a encarar remiten a cómo concebir el doble juego de llegada

intensa y permanente del Estado nacional y provincial a los territorios locales y cómo

proponer en el territorio concreto una focalización de la escuela, en trabajo con los actores

locales que implique construir ciudadanía como proyecto ambiental y social desde las

instancias de educación popular incorporando la multiplicidad de voces.

Es imprescindible hablar de participación y democratizar la educación, cuando esta ha

venido siendo un privilegio ya sea por su ubicación territorial o por una estabilidad

económica que muchos no han contado a lo largo de su vida, dado que los actores sociales

en el territorio han contribuido a que la realidad trascienda las farreras horizontales en

cuanto a las características culturales, legitimidad comunal de la tradiciones comunitarias,

saberes y experiencias populares para la formación en valores de los diferentes grupos, los

saberes populares que hoy han forjado historia de la cultura campesina, como eje central de
un país como Colombia, donde su sustento cultural, económico, social y político es la

agricultura y sus actores (Campesinos) la clase social más vulnerable durante década.

º Categorías: Educación Popular, Defensa del territorio, Organización campesina,

agroecología.
ESTADO DEL ARTE

En términos generales, partiremos de la pregunta ¿por qué el campesino como sujeto resulta

ser un protagonista invisible? En cuanto a, la pregunta es necesario hacer una

reconstrucción de las diversas concepciones que han dado académicos, investigadores,

docentes y estudiantes a lo largo de la historia del Campesinado. El primer concepto para

abordar es de Eric Wolf antropólogo austriaco, en el año 1982, elabora una obra llamada

“Los campesinos” en esta hace una comparación entre dos tipos de sociedades, la

campesina y la primitiva. En ese orden, se describe a los campesinos como labradores y

ganaderos rurales, cosechan su alimento y crían sus ganados, son la base de la vida auto

sostenible de sus familias. Igualmente, consideraba que las sociedades primitivas vivían del

campo y realizaban actividades para su subsistencia. De manera que para determinar cuál es

cada una, hace un análisis sobre su rol social y económico como sociedades.

En ese mismo sentido, Wolf señala que “En la sociedad primitiva, los excedentes son

intercambiados directamente entre grupos o miembros de grupos. En cambio, los

campesinos son labradores y ganaderos rurales cuyos excedentes son transferidos a un

grupo dominante de gobernantes que los emplea para asegurar su propio nivel de vida y que

distribuye el remanente a los grupos sociales que no labran la tierra, pero que han de ser

alimentados a cambio de otros géneros de artículos que ellos producen”. (Wolf, E. 1966,

P.12).

En la cita anterior, Wolf establece una ubicación rural del campesino que marca una

relación de dominación y subordinación de la clase dominante y de la sociedad. Además,

sugiere una configuración del modelo económico campesino que hace que exista

interdependencia en el ámbito rural y urbano. (Skerritt, D. 1998. P,5). Lo anteriormente


tratado por Skerritt, se basa en la definición que sobre la base de la economía campesina,

argumenta que la unidad campesina tiene tres destinos, el primero tiene que ver con la

reproducción de su fuerza de trabajo, en segundo lugar, el excedente es destinado a pago de

impuestos y rentas exigidos por la clase dominante y, por último, el restante de la

producción es utilizado para adquirir bienes y servicios que garanticen la reproducción de

la unidad Familiar. Como resultado del triple destino, consta de autosuficiencia cubriendo

las necesidades de la unidad, sin embargo, no conduce a la acumulación de excedentes o de

ahorros. Es decir, la economía campesina dictamina una aceptación de desigualdad entre el

campesino y la clase dominante, en otras palabras, desigualdad entre la sociedad rural y la

sociedad urbana.

Hay que mencionar, además otros conceptos como el de la real academia española, donde

define que: “campesino, na. adj. Dícese de lo que es propio del campo o perteneciente a él.

|| Dícese de la persona que vive y trabaja de ordinario en el campo. De igual modo,

campesinado. m. Conjunto o clase social de los campesinos. (RAE, Madrid, 21ª ed., 1992,

p. 268.) Llegado a este punto, en el 2009, se hace la declaración de los derechos de los

campesinos, a consecuencia de que las principales víctimas del hambre y de la violación de

los derechos humanos son campesinos. “Desde hace siglos, a los campesinos se les ha

expulsado de sus tierras y reprimido sus reivindicaciones por la fuerza; cada año, miles de

campesinos son asesinados por defender sus derechos sobre la tierra, el agua, las semillas u

otros medios de producción”. (Golay, C. 2009, P. 1). Según la declaración sobre los

derechos humanos de los campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales,

propone el primer artículo que habla sobre la definición de Campesino y sus funciones en la

sociedad.
Examinaremos brevemente ahora, la Declaración de los derechos de las campesinas y de

los campesinos proporciona una definición de los mismo, según la cual: “una persona

campesina es un hombre o una mujer de la tierra que tiene una relación directa y especial

con la tierra y la naturaleza a través de la producción de alimentos y/o otros productos

agrícolas. Las campesinas y campesinos trabajan la tierra por sí mismos; dependen sobre

todo del trabajo en familia y otras formas a pequeña escala de organización del trabajo.”

(Naciones Unidas, 2008, Derecho de los campesinos, p. 16). Igualmente, en el artículo n° 2,

reafirma que los campesinos son iguales y que tienen derecho a gozar enteramente. En

cuanto a colectivo o como individuo. Entre ellos se encuentran

En el marco de las observaciones anteriores, la importancia del campesinado en Colombia

sea constituido como uno de los grandes escenarios en donde la sociedad colombiana tiene

que trabajar en pro de fortalecer la relación con el campesinado. Según datos del DANE

año 1950, Colombia contaba con 12,340,899 de habitantes, para el 2010 con 45, 918,101

millones de habitantes, es decir, la sociedad colombiana se multiplico por 4. (Grafica

poblacional) De igual modo, el ministerio de protección social, afirma que la población

colombiana creció 39,27%, esto se ve reflejado ya que en el año 1985 con una población de

30.794.425 y en el 2005 aumento en 42.888.592 habitantes. Según las estimaciones y

proyecciones del DANE 2005, la población para el 2022 habrá alcanzado un total de

50.912.429. Así mismo, de los 16 millones de habitantes colombianos que existían en 1960,

7 millones de ellos eran habitantes en las zonas rurales, conforme con la categorización del

último Censo, se considera como población rural aquella persona que vive a las fueras de

las cabeceras de los municipios, la gran parte de las personas que viven en lo rural son
denominadas como campesinos, ya que, sus dinámicas están encaminadas al uso y trabajo

de la tierra, con fines a la producción de alimentos.

Los campesinos en Colombia, son comunidades sin nombre ni apellido, es así como hace

más de 50 años, han venido transcurriendo varios sucesos, momentos, políticas públicas y

reformas que han contribuido a que hoy se encuentre en una crisis profunda del sector rural.

Para dar una interpretación más completa (Ayala, A, 2015). De acuerdo con los

razonamientos que se han venido realizando, el docente Jaime Forero de la facultad de

estudios ambientales y rurales de la universidad Javeriana, ha realizado diferentes

investigaciones acerca de la vida campesina, en este caso, se profundizara sobre la

economía campesina y sistema alimentario en Colombia, de aquí se desarrollan análisis a

nivel global y luego especifica en la realidad colombiana. En efecto, expone que el 53% de

la población mundial vive en las áreas rurales y tienen a la agricultura como principal

actividad económica. “El primer punto a tratar es su aspecto económico. Por definición, si

la economía campesina es autosuficiente, pero por sí sola no contiene elementos propios

para propiciar el cambio” (Skerritt, D, 1998. P.15)

A continuación, utilizaremos el cuadro sobre la distribución de la población rural en lo

urbano y lo rural en el 2000 en el mundo (Cuadro1). Con este, se puede deducir que la

población rural es más de la mitad en el mundo y que está ubicada en continentes como

África, Asia. De los continentes catalogados de tercer mundo, excepto américa latina la

mayoría de su población se encuentra en lo rural. Sin embargo, América latina, resulta ser

el continente en donde más se implementa la producción agropecuaria y su economía está

representada por el tipo de actividades con el uso y trabajo de la tierra.


Así los demuestra el (Cuadro 2). En el que expone 4 categorías como la agricultura,

servicios, industria y desempleo, estas categorías fueron referenciadas por medio del

ingreso nacional bruto per cápita que determina los ingresos en promedio de cada uno de

los habitantes de un país, es así como el cuadro argumenta que los países con altos ingresos,

como lo son los Estados Unidos, Europa y Oceanía; tienen como prioridad en sus

actividades económicas la producción de servicios e Industria, en tercer lugar, se encuentra

el desempleo con una puntuación de 10 más alto del que tiene la agricultura, es decir,

alguna parte de la población prefiere el desempleo a dedicarse a actividades agropecuarias,

lo que da forma a un poca cultura de campo. En segunda medida, el país con ingresos

medios, como centro américo, gran parte de los países de américa del sur, tiene como

primera actividad la producción de servicios, en segunda escala se encuentra la agricultura,

en tercera posición la industria y el desempleo en último lugar. Luego, los países con bajos

ingresos tienen en primera posición la agricultura; en segundo lugar, los servicios y tercer

posición industria, además tiene el mismo puntaje en desempleo que los países con ingresos

medios.

Sin embargo, países como Colombia la producción familiar es más importante que la

producción capitalista, adelante se explicara por qué las cotidianidades le dan una

estructura diferente a la producción familiar en el agro colombiano. Según el (cuadro 3) que

es la distribución de los países del mundo acerca de la participación de mano de obra

familiar en agricultura, en este se tiene como base los países en que la mano de obra

familiar empleada supera el trabajo asalariado o el trabajo asalariado supera la mano de

obra familiar. De tal manera, que, según Forero, J. (2003) señalo que países como

Colombia los campesinos contratan jornaleros para muchas de las labores en sus fincas, de
modo que la relación de mano de obra familiar y acelerada, subvalora la participación de la

economía familiar (Citado por: Haubert,1999) viéndose como una de las principales

características de la economía familiar.

Con base a lo anterior, es necesario realizar el siguiente interrogante ¿Porque la importancia

de la economía campesina en Colombia como influye en el país? por consiguiente, el

objetivo será analizar el rol que han tenido los campesinos sobre la producción de

alimentos. de acuerdo al análisis que hace el investigador de la universidad Javeriana, se

argumenta que la estructura productiva del agro en Colombia, tiene 3 formas empresariales,

una es la empresa agropecuaria capitalista que tiene que ver con el tipo de dominio

territorial como la finca agrícola, plantaciones agroindustriales, bioindustria, etc. Estas

originan productos como el maíz, arroz, banano, palma africana, aves- huevos. Otra forma

es la del latifundio ganadero especulativo el tipo de dominio territorial (latifundista) “Según

el IGAC, de los 38 millones de hectáreas que actualmente están destinadas a la ganadería,

sólo 19.3 millones tienen vocación ganadera. Sólo 5 millones de hectáreas son pastos

mejorados, y el esquema productivo vigente en este subsector se caracteriza por un uso

extensivo de la tierra, tecnológicamente atrasado.” (Barribbi & Spijkers, 2011, P.12). La

ultima forma empresarial es la producción comunitaria o familiar esta, por consiguiente,

tiene un orden comunitario, familiar, para la auto subsistencia, integrada al mercado,

originan productos como Hortalizas y Frutas (Mora), papa, plátano, yuca, ñame, café.

(Grafica 2), en esta se hace una representación del uso de tierra agrícola en millones de

hectáreas.

Ante la situación planteada, se abre una posibilidad de analizar e interpretar los diversos

deterioros en las condiciones dignas de un campesino/a y de cualquier ciudadano en


general. Por consiguiente, al campesino lo caracteriza su actividad social, económica y

política como agricultor de la tierra, es así que, fortalecer y reconstruir la cultura

campesina, resulta ser un reto para las comunidades rurales, pero sobre todo hace falta

promover estos roles en la cultura urbana que tienden a afrontar la escasez, alza en los

precios de los productos agrícolas del mercado. En el libro el condenado de la tierra se

argumenta que “Los campesinos desconfían del hombre de la ciudad. Vestido como un

europeo, hablando su lengua, trabajando con él, viviendo a veces en su barrio es

considerado por los campesinos como un tránsfuga que ha abandonado todo lo que

constituye el patrimonio nacional. Los habitantes de la ciudad son «traidores, vendidos»,

que parecen llevarse bien con el ocupante y tratan de triunfar dentro del marco del sistema

colonial. Por eso oímos decir frecuentemente a los campesinos que la gente de la ciudad

carece de moral. Nos encontramos en presencia de la clásica oposición entre el campo y la

ciudad. Es la oposición entre el colonizado, excluido de las ventajas del colonialismo y el

que se las arregla para sacar partido de la explotación colonial.” (Fanon, F. 1968, P, 27) por

todo esto, se hace evidente que la desestabilización económica campesina que influye de

forma drástica en los demás sectores sociales.

Con respecto a la situación, de los campesinos en américa latina. Ángela Ayala

comunicadora social que hace el análisis del campesinos y su relación con los medios de

comunicación señala, citando a Arteaga que “América Latina es una sociedad dual en la

que existe y crece una gran distancia entre un segmento de la población cuya cultura

procede de su cuna occidental y aquella que continúa representando la sociedad

precolombina y preindustrial; esta distancia se manifiesta en todos los órdenes de la


sociedad, produciendo la marginalidad de grandes sectores respecto a su participación en la

sociedad” (Arteaga, 2003, p. 70).

En contexto colombiano, la participación de la sociedad campesina, indígenas y

afrocolombiana, que aún conserva las costumbres y tradiciones de sus antepasados, tienden

a convertirse en comunidades veteranas con prácticas descontextualizadas a las demandas

del sistema capitalista, en otras palabras, los procesos de industrialización, hacen que los

trabajadores rurales se vean sometidos a la exclusión y al poco acceso de los beneficios

sociales. Además, que su participación como actor social se ve relegada, reprimida y su

capacidad intervención y mediación colectiva en los distintos aspectos de la vida colectiva

resulta ser precaria.

El siguiente estudio, es una recolección de datos monográficos que ayudan a entender las

diversas dinámicas a las que viven sometidas las comunidades, además, es necesario

entender las formas es que la población colombiana se está informando y los accesos que

tiene acerca de la situación social y económica de los pequeños agricultores en Colombia.

Además, se busca analizar las diferentes formas de comunicación, así como las relaciones

entre emisor y receptor en la sociedad. A través del análisis del periodista colombiano se

afirma que “sólo un 2% de los colombianos lee la prensa y un 80% se ‘informa’ por la

televisión. Súmese a ello, que en los grandes canales la opinión está relegada a horarios de

menor sintonía, y desaparecieron el documental, la crónica y el reportaje, géneros

periodísticos que, por excelencia, permiten el análisis, la memoria y los contextos,

elementos de los que hoy carece la programación, que se limita al mero registro de los

hechos” (Morris, H. 2006, Parr. 9).


Hay que mencionar, que en el transcurrir del tiempo las investigaciones, análisis e

interpretaciones de cada uno de los sucesos que ha marcado la historia del campesinado,

permite reconocer un panorama de la vida social del campesinado como en el caso de la

monografía de la comunicadora social, ella en su trabajo metodológico desarrolló la

recolección de datos por medio de entrevistas, historias de vida, encuestas. Con el fin, de

buscar establecer la relación entre campesinos y la participación en los medios de

comunicación, además de las formas en la que ha interferido este al comunicar e informar

la voz de los trabajadores agrarios frente a los diversos atropellos por parte del conflicto

armado, político y social de Colombia.

Habría que decir también, que se su objetivo en su investigación se basa en forjar rutas y

acciones que eliminaran las brechas sociales entre el campo y la ciudad. Así mismo, las

falencias de la escena mediática para visibilizar la situación de los campesinos. Conforme a

lo anterior, los medios de comunicación en Colombia tienden presentar e informar las

situaciones coyunturales que alteran el “orden cívico y social”, un ejemplo de ellos son los

diferentes paros y bloqueos en las avenidas principales, vías departamentales, municipales

y verdales, como consecuencia afecta el comercio y la movilidad, la situación colapsa y

más gremios se unen a los diferentes paros, manifestando el inconformismo a las

condiciones de vida vulnerable que proponen los, como en el último paro agrario que

expreso su inconformismo con el gobierno de Juan Manuel Santo en el 2013.

En efecto, el cubrimiento mediático del paro agrario ha hecho que las peticiones del sector

campesinos no se argumenten de manera clara y veraz haciendo que la opinión pública no

se identifique, ni reaccione frente al incumplimiento por los sucesivos gobiernos a los

compromisos acordados, como producto de anteriores movilizaciones, además de la


permanencia de graves problemas de vías, educación, salud, transporte, electrificación y

telefonía. (López, F. 2002, P. 484) por ende, haciendo de su participación social, una

escasez.

Al mismo tiempo, Fabio López de la Roche señala en su artículo que “si prestamos

atención a la información televisiva que se difunde en nuestro país en coyunturas de paros

cívicos, huelgas y otras manifestaciones de protesta social, encontraremos que los balances

que se hacen sobre el día del paro están orientados de manera antinómica y maniquea a dar

partes de normalidad o de quebrantamiento del "orden público", y muy pocos informes se

orientan a comunicar sobre las perspectivas y razones reales de los protagonistas de la

protesta”. (López, F. 2002, P.482)

En otras palabras, el ejercicio comunicativo se convierte en ataques al suprimir las causas

de la movilización, puesto que visibiliza lo coyuntural pero no sus razones de fondo

histórico. Dicho lo anterior, el acto de la movilización por parte de las comunidades

campesinas a lo largo de la historia, ha dado certeza de que la identidad campesina y la

dignidad campesina, son el ejercicio de la transformación y consolidación de la estructura

campesina, por ende, se tiene que blindar de fuertes y estables poderes comunitarios,

solidarios y colaborativos para optar por el bienestar colectivo.

Así, por ejemplo, es el caso de movimiento del macizo colombiano que ha sufrido las

especulaciones de la prensa publica regional y nacional este conflicto con el macizo

colombiano surgió durante la época final de los 90 a principio del 2000, la lucha de los

campesinos se concentró en las marchas, tomas de lugares públicos, paros regionales y la

creación de organizaciones nacionales, el tipo de reclamas tenían que ver con la tenencia de
la tierra de campesinos, afros e indígenas, la mala condición de los servicios públicos e

infraestructura, además de la aplicación de políticas agrarias que no respondían a los

contextos de estas comunidades, sino lo contrario la sumergían en la pobreza y exclusión.

(Lugo, D 2008-2009 p. 310). De ahí que, su resistencia se basó en la defensa de los

derechos fundamentales en regiones donde mantenía el control los actores armados, por

esto, es necesaria de la ayuda humanitaria a desplazados por la violencia.

Como resultado, de las desigualdades, estos conflictos han sido el escenario por el que

muchos campesinos se han sentido estigmatizados, desplazados y marginados por muchos

medios de comunicación, generando en la opinión pública rechazo o confusión de los

hechos informados. Ahora bien, la situación actual de conflictos, luchas y resistencias del

movimiento de integración del macizo colombiano se concibe en el apartado de un artículo

publicado por el periódico el espectador:

“El Macizo Colombiano es una de las principales regiones productoras de agua dulce en el

país. Allí se encuentra la Estrella Fluvial del Sur, reconocida por la Unesco como Reserva

de la Biosfera. En esta región, también conocida como Nudo de Almaguer, nacen cinco de

las arterias principales del país: el Cauca, el Magdalena, el Patía, el Putumayo y el Caquetá.

El Macizo alberga 15 páramos, varios volcanes entre ellos los nevados del Huila, Puracé y

Sotará y 65 lagunas, siendo la laguna del Buey la más grande de ellas, con 64 hectáreas de

extensión. El área total del Macizo es de alrededor de 3 millones 200 mil hectáreas, de las

cuales 1 millón 300 mil son bosques; 1 millón 500 mil agroecosistemas y casi 200 mil son

áreas de páram”. Molano, A (2011) Párr. 18.


LAS EMPRESAS Y LAS FORMAS DE PRIVATIZACION

Lo anteriormente descrito, resulta ser el eje central de las luchas actuales campesinas en la

región del macizo colombiano. los recursos naturales y el cuidado y preservación de su

territorio. Al mismo tiempo el campesinado ha desarrollado acciones colectivas y de

apropiación territorial en pro de fortalecer sus condiciones dignas del quehacer cotidiano

del campesino, así mismo, como el de dignificar su ejercicio como trabajador y productor

de la tierra. Igualmente, las bases campesinas han venido trabajando y unificándose sobre

el fortalecimiento de un tejido social comunitario que otorgue saberes y voluntades sobre la

vida, participación y organización campesina en un territorio como el colombiano que se ha

resignado a la polarización política, económica y social en donde las etnias y comunidades

más sensibles socialmente cargan con el flagelo de las malas administraciones

gubernamentales, lo que es se traduce, en la falta de compromiso de crear, gestionar y

ejecutar políticas públicas para el sector rural y la actividad agraria.

Organización campesina CIMA

En efecto, la importancia que tienen las comunidades campesinas en el país es grande pero

su práctica ha sido estropeada; algo semejante ocurre, con los medios de comunicación que

han contribuido a la acción del olvido y abandono a las dificultades de los pequeños

agricultores familiares. Después de lo anterior expuesto, surge la necesidad de especular en

políticas rurales y agrarias que atiendan a los conflictos por la tenencia de la tierra, por los

altos costes de las semillas e insumos agrícolas, el poco acceso a créditos para el

financiamiento de su producción, razón por las cuales ha tenido poco acceso al mercado

como pequeño productor, de manera semejante, por la defensa del agua, la vida y territorio.
En este documento se tratara de resaltar y analizar el rol económico que ocupan los

campesinos en nuestra sociedad, sin desconocer los diferentes aspectos que hacen de una

comunidad campesina desde lo político, cultural; en este caso, nos centraremos en su eje

económico como productores agrícolas. Según el ministerio de Agricultura y Desarrollo

Rural, la estructura productiva del agro en Colombia se ha desarrollado bajo tres formas

empresariales, a). Capitalista- agropecuaria, en esta su producción depende la producción

sistemática de utilidades (Monocultivos). B) Latifundio Ganadero especulativo, su finalidad

es la renta inmobiliaria especulativa, el dominio territorial con base en actividades

pecuarias. C) Familiar y Campesina, su producción depende de la generación de ingresos

(monetarios o en especie) a la familia o grupo social, son de tipo familiares y de auto

subsistencia. (Alvarez, J. F. 2000, pp. 13-15).

Ahora haciendo una contextualización de la población, la gran mayoría de campesinos son

productores familiares, aun dentro de varios grupos étnicos, (Indígenas y

afrodescendientes) la organización productiva familiar es lo que prima en las poblaciones

rurales, a pesar de ser un contenido de producción familiar con muy bajos los niveles de

comercialización aquí es donde aparece, el autoconsumo que se convierte en uno de los

factores fundamentales que ayudan a solventar la situación alimentaria de esta comunidad,

convirtiéndose en el elemento central en la economía campesina, de igual modo

garantizando un nivel de auto abastecimiento en un promedio del 30% de la canasta

familiar. (Torres, 2003)

Por consiguiente, este rol de las comunidades campesinas ha permitido que se realicen

actos de solidaridad, en especial con donaciones que han permitido que muchas familias

puedan afrontar las crisis económicas generadas por una mala cosecha, cosechas, que se
perpetuaron con la llegada del TLC a Colombia y que le ha impuesto a los campesinos de

estratos 1 y 2 que solo podrían desarrollar sus labores agrícolas si las semillas que utiliza,

son de procedencia estado unidense, es decir con modificaciones genéticas que alterarían el

estado del suelo.

De manera que lógicas de solidaridad han fomentado la organización colectiva para realizar

obras comunales o contribuir con los hogares a superar las crisis financieras; el

campesinado en Colombia es valioso en muchos ámbitos, en especial en su productiva que

es su afluente económico; que se enmarca en la productividad reconociendo el limitado

acceso a recursos naturales, acceso para capital de inversión y de condiciones para

comercialización y en su fuerza de trabajo frente al proceso de ‘descampesinización’ por la

vía del despojo de los factores productivos y el desplazamiento forzado.

El tema de las descampenizacion de argumenta que, dentro de los planes de desarrollo del

estado colombiano, El Ministerios de Agricultura y desarrollo rural, La agencia nacional de

hidrocarburos, El ministerio de minas y energías, ya planificaron a visión el desarrollo

económico de Colombia por medio de la entrada de megaproyectos de multinacionales, que

buscan una apropiación de los recuersos primos de ecosistema ( Minerales, hidrocarburos,

etc), lo que permite evidenciar la decadencia del agro para los planes gubernamentales.

Una vez más ratifica que las “Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014,

Prosperidad para todos” (DNP, 2010), en el cual lo agrario es visto desde su inclusión en el

capitalismo global (Importación), en clave de: incremento de la competitividad,

encadenamientos y valor en la producción, diversificación de mercados, gestión de riesgo y

condiciones de inversión, etc.


Sin embargo, según la Encuesta Nacional Agropecuaria de 2005, aproximadamente el 87%

de las unidades productivas agropecuarias correspondían a unidades campesinas (de tamaño

igual o menor a una Unidad Agrícola Familiar –UAF), porcentaje que aumenta hasta el

90% en Cundinamarca, 92% en el Huila y 98% en Boyacá (Garay et al., 2010, pp. 40-41).

En general, los pequeños/as productores/as dedican una mayor proporción del área de su

finca a la agricultura, lo que hace que su participación en la agricultura sea muy superior al

porcentaje de la tierra que poseen. Es así como los grandes clientes de los campesinos

provienen de las fuentes urbanas, igual que su estructura comercial siempre provienen de

las urbes (tiendas, supermercados, plazas de mercado)


Por el contrario, surge otra condición que tiene ver con la calidad o el tipo de alimento que

producimos para alimentar a la población colombiana, en este caso si es preocupante,

puesto que los agros tóxicos y sus derivados en la salud del hombre y mujer de carne y

hueso, no sólo de aquellas gentes expuestas cercanamente, sino que llega a toda la sociedad

a través de la cadena alimentaria, cadena alimentaria que el ente gubernamental hace llamar

“Seguridad alimentaria”, en donde la única labor es proveer el alimento sin importar la

calidad de este para ingerirlo. De tal modo, el empleo de plaguicidas ha venido

aumentando y está vinculado en forma directa a la aparición de diversos problemas en los

agro ecosistemas dentro de los cuales pueden mencionarse: resistencia de varias especies de

insectos-plagas a los insecticidas tradicionalmente utilizados (Caseros U Orgánicos);

aparición de nuevas plagas y resurgencia de algunas de ellas; incremento de los niveles de

residuos en alimentos y aire; aumento de los casos de intoxicación de humanos y animales

y una creciente participación de estos productos en los costos de producción dé los cultivos,

son entre otros los problemas más destacados. (Vergara R septiembre de 1990. Pp 85).
Dicho lo anterior, el punto de partida es el entendimiento de la alimentación como derecho

humano, como la disponibilidad de comida en cantidad y calidad suficientes para satisfacer

la necesidad de todos y cada uno de los individuos, sin discriminación alguna. Ese alimento

debe estar libre de sustancias perjudiciales, debe ser aceptado culturalmente, ser accesible

de manera sostenible, es decir, garantizado para esta generación y la próxima y no debe

interferir en el goce de otros derechos. El acceso a los alimentos implica no solo su

disponibilidad u oferta suficiente, segura y aceptable, sino el alcance físico, geográfico y

económico del total de la población. Para satisfacer el derecho a la alimentación se

necesitan, además de la comida, otros elementos tan importantes como esta, tales como

servicios de salud, justa distribución de los ingresos, educación, trabajo y cuidado especial

para los más vulnerables, ya se trate de grupos o individuos; adicionalmente, debe

considerarse que el derecho humano a la alimentación incluye la vital garantía del acceso al

agua

El derecho humano a la alimentación es un derecho básico, fundamental, sin el cual no se

pueden garantizar los demás derechos, y tiene una gran relación con el derecho a la tierra y

a la soberanía alimentaria. Por otro lado, el impacto de la Agricultura transgénica sobre el

campesinado durante la última década, con el mismo argumento utilizado por la

Revolución Verde, de paliar el hambre en el mundo, se está intentando iniciar, por parte de

las corporaciones transnacionales (las mismas que durante los últimos treinta años

acumularon las ganancias de los agroquímicos) una “biorrevolución transgénica”.


Consiste ésta en sustituir la biotecnología de naturaleza industrial por otra nueva, ofrecida

por la ingeniería genética, que permite manipular el ADN trasladando los genes entre

especies para incentivar la manifestación de los rasgos genéticos deseados en plantas y

animales. (Sevilla Guzmán & Martínez Alier 2006). Pero la dimensión del problema de los

plaguicidas se acentúa en el país por incremento del uso de estos productos que se presenta

en forma alarmante. por esto es válido afirmar que afectan el 100% de la población.

A raíz se lucha por una sociedad libre de transgénicos, que llegados al país se han

perpetuado los niveles de desigualdad en la población rural, puesto que han alterado el

estado natural de las semillas y del suelo lo que ha hecho que se creen riesgos ambientales

de los cultivos transgénicos, pérdida de la diversidad genética y promoción de su erosión;

mutación, creación de supermalezas; creación de nuevas razas patógenas de bacterias;

generación de nuevas variedades de virus más nocivas; entre otros. Siendo esto la razón

principal del porque ya no se cultivan y los campos y de cómo cada vez más consumimos

los alimentos desarrollados a través de agroquímicos que obligan al campesino alejarse las

prácticas tradicionales para el control de plagas, la creación de abonos orgánicos y

fertilizantes que permitan un mejor uso del uso y presenciar una producción de alimentos

limpios. (Vergara R septiembre de 1990. Pp 85-88).


Cuando hablamos de producción de alimentos, se hablaría de una seguridad estatal al

pueblo colombiano por tener en físico o económico la cantidad de alimentos necesarios

para vivir; esto se acordó en la Cumbre Mundial en 1996, casi diez años después otros

actores tales como Organizaciones de la Sociedad Civil y Organizaciones No

Gubernamentales ampliaron el concepto y acuñaron el término Soberanía Alimentaria, que

se sustentaba en unas tesis 1). prioriza a los alimentos como una necesidad y un derecho;

2). valora los proveedores de los alimentos y sus medios de vida; 3). promueve sistemas

alimentarios locales y acortando distancias entre productor y consumidor; 4). se reconocen

los conocimientos y la preparación de alimentos tradicionales, 5). priorizando tecnologías

conservadoras de los recursos y reduciendo el uso intensivo de insumos para la producción.

En 2012, el Parlamento Latino acordó precisar la soberanía alimentaria como “el derecho

de un país a definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción,

distribución y consumo de alimentos, que garanticen el derecho a la alimentación sana y

nutritiva para toda la población, respetando sus propias culturas y la diversidad de los

sistemas productivos, de comercialización y de gestión de los espacios rurales”. .

De tal forma se evidencia la necesidad de que los campesinos se encuentren organizados y

trabajen en cooperación, no solo bajo los intereses de su comunidad, si no de la comunidad

campesina en general. La realidad económica, social y ambiental obliga a los sectores

productivos (Campesinos) a asumir el reto de diseñar y estructurar nuevos modelos

producción y comercialización que les permita lograr mayores niveles de productividad,

menores costos y buscar integraciones entre pequeños, medianos y grandes productores.


Es por ello que la asociatividad se convierte en un modelo eficiente en beneficio de los

productores del campo, con el fin de mejorar su acceso a nuevos mercados, lograr la

formalización del trabajo y el desarrollo de capacidades empresariales. Las relaciones

asociativas no se resumen en la defensa de intereses colectivos, sino que van más allá de la

función misma de la agricultura desde el ámbito empresarial, razón por la cual requiere el

respaldo de actores tanto públicos como privados que le permitan alcanzar un verdadero

valor agregado de los productos agropecuarios. (Rafael Zavala. Representante De FAO,

2014.)

En todos los países del mundo, incluso desarrollados, se está generando un problema y es

que la gente del campo, sobre todo las nuevas generaciones, están emigrando a las ciudades

y no hay cómo detenerlas. Creo que la forma de hipnotizar a la gente con la agricultura es

ofreciendo mayor rentabilidad al negocio, con mejores opciones para la familia campesina.

En este sentido, las alianzas productivas pasan a ser un mecanismo para generar nuevas

dinámicas productivas de comercialización que le propicia al campesino una visión acerca

de su rol en el campo y la importancia de trabajarlo como medio económico nacional y

local. En la revista de la sociedad de agricultores de Colombia, exponen un caso de alianzas

productivas que han permitido la reestructuración de las actividades productivas. “En el

caso de Nestlé, una de las mayores industrias lecheras, les está comprando a pequeños

productores chilenos a través de las alianzas productivas. A todos les conviene. A los

productores pequeños porque les interesa tener un comprador de la categoría y nivel de

Nestlé que les garantice un precio y una rentabilidad, sumado a que ofrece asistencia y

capacitación, que en la mayoría de casos financia. Por el otro lado, a Nestlé le interesa tener

un proveedor seguro que le ofrezca un producto de calidad y con la inocuidad que ellos
necesitan. Aquí ganan todos y las alianzas productivas son un modelo que ha tenido mucho

éxito”. (SAC, Sociedad de agricultores para Colombia, 2013, pp. 7).

En todos los países del mundo, incluso desarrollados, se está generando un problema y es

que la gente del campo, sobre todo las nuevas generaciones, están emigrando a las ciudades

y no hay cómo detenerlas. Creo que la forma de encantar a la gente con la agricultura es

ofreciendo mayor rentabilidad al negocio, con mejores opciones.

Con la agricultura de familia campesina hemos buscado las alianzas productivas, cuyo fin

es el encadenamiento con grandes empresas. “En nuestro caso tenemos una economía muy

abierta, competimos en un mercado sin protecciones. Alex Turnbull, director general en

América Latina de Fonterra (Cooperativa de familia) que es cooperativa que asocia a

10.500 productores lácteos y exporta 6 billones de litros de leche al año. El desafío para

las cooperativas es cubrir y abrazar la economía abierta. No se trata de copiar lo que hace

Nueva Zelanda, sino adaptar un mejor modelo con condiciones colombianas”, dijo el

director de Fonterra, convencido de que las cooperativas lácteas nacionales pueden

convertirse en algo más eficiente. (SAC, Sociedad de agricultores para Colombia, 2013, pp.

10- 15)

La participación campesina en la producción de frutas es muy importante: mora, lulo,

curaba o la granadilla han tenido una importante expansión y demuestran las posibilidades

de la parcela campesina para incorporar nuevas tecnologías. Junto con pequeños y

medianos empresarios, los campesinos han conseguido aumentar también el área sembrada

de arveja, fríjol, tomate y de varias hortalizas.


ANTECEDENTES

A continuación, los movimientos campesinos y educación (El movimiento de los

trabajadores rurales sin tierra y el movimiento campesino de Santiago del estero) la

escritora. Norma Michi, decide hacer la reconstrucción histórica sobre la tenencia de la

tierra es una de las pautas centrales que llevo a forjar este movimiento en Brasil. Es así,

como Michi en su libro, en el primer capítulo expone los procesos precursores de la

recreación del campesinado que tiene que ver con la ocupación de la tierra y su

asentamiento cultural.

En 1500 Brasil era un territorio que no contaba con las demarcaciones territoriales, ni

formas de propiedad e incluso contaba con sus propias normas de producción, reproducción

y distribución, después de la conquista el territorio se dividió en 14 fanegas, sin embargo, la

monarquía portuguesa, aparte de apoderarse de las tierras, ejercía un control sobre la

compra y la venta. Si bien durante este periodo predomino los monocultivos algodón,

cacao, tabaco y posteriormente el café se destinaban para el consumo interno de Brasil.

En 1889, se da por finalizado el imperio y se da inicio a la instauración de la república por

medio de una asonada militar entre los cafeteros y ejército, sin embargo, no propicio

relaciones, ni cambios en la estructura agraria. Como consecuencia de esto surgieron

movimientos en las zonas rurales, estas movilizaciones se caracterizan desde 2 periodos, el

primero entre el fin de la esclavitud 1889 y el 1930 las llamadas luchas mesiánicas,

consideradas como la negociación entre Dios y el pueblo, esto en cuanto al primer periodo,

el segundo periodo se destacan las luchas sociales radicalizadas y espontaneas. (Michi, N.

2010, P. 203-207)
Estas luchas se caracterizaron entre los que poseen la tierra y los que no tenía ninguna

posibilidad de adquirla. Esto produjo la creación de sindicatos de trabajadores agrícolas de

Brasil, así mismo se generaron organizaciones progresistas dentro de la iglesia, tales como

el movimiento de la educación de base y la juventud Agraria católica. Por consiguiente, sus

ejes pilares en el movimiento tenía que ver con una sociedad antifeudal argumentada por

intelectuales del Partido Comunista Brasil (PCB) a pesar de que Brasil no tenía un sistema

feudal dentro del sector rural si existían formas feudales de explotación, además, de

adecuar un mecanismo para desarrollar el mercado interno y la economía nacional, como

viabilidad de la ruta cristiana sirvió para instaurar la idea de justicia social de la iglesia.

A causa de los anterior el gobierno en 1962 creo una reforma agraria como una forma de

encaminar la distribución de tierras, la necesidad de la reforma que reivindica el

Movimiento sin Tierra (MST), así que apelan a que la reforma debe ser destinada a

personas sin tierra, aunque expone las condiciones necesarias para adoptar un cambio

transformador con la reforma. Por el contexto, estas luchas pasaron por un proceso de la

democratización de las luchas que fueron las que generaron esas expresiones de unidad

entre la población del campo y la ciudad, la manifestación de la lucha unificado que sirvió

para la constitución de Movimiento sin Tierra. (Michi, N. 2010, P. 208-214)

Otro de los rasgos, en tema de defensas del territorio el Cerro Matoso es uno de los

conflictos ecológicos, provenientes de la extracción de minerales como el níquel, su

extracción es a cielo abierto es la más grande del continente y la 4 cuarta más grande del

mundo, es uno de los ejemplos de la desastrosa política de la confianza inversionista,

puesto que su explotación ha favorecido al capital extranjero, pero ha dejado daños

irremediables al país.
En el artículo de la revista semana se hace una descripción de las situaciones que aqueja a

la comunidad de la Unión Matoso- Córdoba, posicionando en su artículo como el

municipio es el más miserable de Colombia, además de la contaminación y las

enfermedades, las autoridades han encontrado fraudes en la liquidación en las regalías del

Cerro Matoso, tras una investigación por la contraloría encontró un fraude de 63 mil

millones, es como se evidencia los procesos que han llevado acabo las comunidad en des

favorabilidad que ha generado estos mecanismo en defensa

De igual modo encontramos proyecto sociales convocatoria san francisco Javier sobre la

apropiación comunitaria para la conservación de quebradas en Bolonia, Usme. Es así, como

el proyecto fue aprobado en Julio de 2011, con período oficial de ejecución agosto 01 de

2011 a agosto 31 de 2012. Sin embargo, teniendo en cuenta que su formulación surgió del

trabajo que ya se venía adelantando con la comunidad a través del Programa Social

PROSOFI, de esta manera, los objetivos propuestos se centran en estructurar la

metodología más apropiada para el fortalecimiento del sentido de apropiación del territorio

de la comunidad de los barrios Compostela I, II y III, beneficiarios del Programa Social

PROSOFI, teniendo como eje principal la conservación de las Quebradas Bolonia y

Yomasa.

De tal forma, la estrategia, para el fortalecimiento del sentido de apropiación del territorio

planteada por el equipo, podría resumirse en: un acercamiento contextual detallado de la

comunidad con la que se implementará el proceso de apropiación territorial para la

conservación de las fuentes hídricas, por otro lado, un trabajo participativo de campo en el

que se construyan tanto la percepción del territorio y sus representaciones sociales para la

población, como los conceptos relacionados con variables de contaminación, especialmente


el manejo de residuos sólidos y los vertimientos (aguas residuales), de igual forma, una

medición de resultados e impactos, basados principalmente en modificación de conceptos

populares (por ejemplo, “basura” por “residuos” o “desecho”), y evidencias de apropiación

que puedan verificarse en el corto, mediano y largo plazo. (

Otras de las etapas del proceso investigativo radican, en determinar el grado de

contaminación del agua de las Quebradas Bolonia y Yomasa, en los tramos que se

encuentran en la zona de estudio. Con base en el criterio de los expertos y testimonios de la

comunidad, se decidió realizar dos campañas de monitoreo de la calidad del agua de las

quebradas Bolonia y Yomasa, para éstos se tuvieron en cuenta los principales indicadores

de calidad relacionados con posible contaminación con aguas residuales domésticas,

principal causa observada. Los parámetros medidos con el apoyo del Laboratorio de

Pruebas y Ensayos del Departamento de Ingeniería Civil.

En cuanto a la metodología de trabajo de campo, la más relacionada con el proceso mismo

de fortalecimiento del sentido de apropiación territorial y conservación ambiental en la

comunidad, se enuncian a continuación los elementos innovadores y relevantes. Así mismo,

es innovador que el arte no sólo se utilizara para la cartografía social como

metodológicamente suele hacerse, sino que haya acompañado el proceso en las diferentes

actividades y temáticas. Un resultado de esto fue la decoración artística que la comunidad

propuso y ejecutó, en la plazoleta de la Quebrada Bolonia, para invitar a la población a que

la utilice con más frecuencia sintiéndola como suya.

En el proceso la comunidad participante aportó sus conocimientos en la mayoría de los

temas, la actividad artística de cierre también surgió en el diálogo con la comunidad,


incluso la mayoría de los diseños que fueron plasmados en las bancas y caminos de la

plazoleta, fueron propuestos por ellos mismos. Se concluye del proceso educativo, con el

fortalecimiento de la participación de niños y jóvenes quienes multiplicarán la información

en sus familias y círculos cercanos. Así mismo, los líderes participantes de los diferentes

barrios, serán los encargados demultiplicar la información con la ayuda del material que

será entregado con el proyecto en el mes de Julio, por último, las personas de las

comunidades de base participantes continuarán involucrándose en diferentes proyectos

relacionados que se iniciarán en adelante, o que continuarán, como techos verdes,

aprovechamiento de aguas lluvias, en los cuales seguirán.

Igualmente, el Movimiento Campesino a Campesino desde la resistencia cultural hacia el

cambio social, ¿Por qué no todos los agricultores son sostenibles? Hace algunos años, en un

seminario, donde un grupo de estudiantes graduados en agroecología, presentan evidencias

científicas sobre la sostenibilidad de diferentes prácticas agrícolas, a un grupo de escépticos

biólogos conservacionistas. Usando modelos probabilísticos, comparando agricultura

convencional con prácticas agroecológicas, nos mostraron una vez más que las granjas

pequeñas, diversificadas, con pocos insumos externos son mucho más sostenibles que los

grandes monocultivos industriales.

La capacidad de desarrollar localmente la agricultura no es sólo la clave agroecológica de la

agricultura sostenible de desarrollo, para los campesinos es una cuestión de sobrevivencia.

Esto explica de una manera fundamental por qué el Movimiento se ha extendido tan

ampliamente, porque funciona. Aun así, la experiencia de Campesino a Campesino nos deja

con una pregunta: si la agricultura sostenible es tan beneficiosa, ¿por qué no todos los
campesinos la practican? ¿Qué les impide hacerlo? ¿Por qué es todavía la excepción en vez

de la regla?

Considerando que, las voces de Latinoamérica como movimiento campesino a campesino

para la agricultura sustentable, además, el desarrollo de la agricultura sostenible en

Latinoamérica depende, en última instancia, de la combinación de los esfuerzos de los

agricultores y de las instituciones sociales locales: mercados, bancos, entidades

gubernamentales, instituciones de investigación agrícola, organizaciones de agricultores,

iglesias, y ONG.

Los pequeños agricultores tienen relativamente poco control sobre las instituciones que

dominan la agricultura. Aunque estos ejemplos pueden ser únicamente “isletas aisladas de

sostenibilidad”, los agricultores del MCAC tienen un tremendo potencial social y político,

simplemente porque la agricultura convencional ha fallado en producir algo mejor, para los

campesinos, para el ambiente o para la seguridad alimentaria de millones de pobres en las

áreas rurales y de habitantes de los núcleos urbanos en Latinoamérica. Por consiguiente, el

Movimiento Campesino a Campesino trabaja con ONGs, proyectos de desarrollo del

gobierno, instituciones para la investigación y uniones de agricultores. También trabaja con

iglesias locales y grupos religiosos, asociaciones de padres y profesores y gobiernos

locales.

A su vez, la comunidad muy activa y comprometida de grupos de interés y beneficiarios, el

MCAC no ha jugado una función coordinadora inter-institucional y todo lo hablado sobre

desarrollo dirigido por los agricultores, ciertamente no ha calado en la dirección de las

instituciones para el desarrollo, los gobiernos, las organizaciones de agricultores, ni las


ONG. Esto es comprensible, cuando los sistemas centralizados de investigación tienden a

usar la agronomía y la genética para producir tecnologías agrícolas que sustituyen las

funciones ecológicas de los agro-ecosistemas, como las semillas genéticamente

modificadas y los paquetes de insumos de la Revolución Verde. Los agricultores que

dominan las juntas directivas tienden a presionar por insumos agrícolas más baratos y por

subsidios para la producción agrícola convencional. Lo cual, de hecho, incrementa la

dependencia de los agricultores del agro negocio y de los complejos agrícolas de alimentos,

haciéndoles más vulnerables a un mercado dominado por el capital financiero global y por

corporaciones multinacionales.

En cuanto a la resistencia cultural y el cambio social, la agricultura no debe sustentarse

únicamente en la ecología del agro-ecosistema específico donde se practica, sino que debe

trascender las estructuras culturales y sociales en las que el sistema se desarrolla.

Campesino a Campesino ha construido capacidades agroecológicas locales. Basados en

estas capacidades, los pequeños agricultores han desarrollado su propia agricultura, podría

decirse, de manera tan sustentable como cabría esperar. Mientras siguen siendo claramente

limitados por los mercados globales desequilibrados, las políticas agrarias hostiles y la

ausencia de apoyo efectivo del Estado.

La aparición de proyectos sostenibles a lo largo de toda Latinoamérica evidencia, que la

equidad, justicia social y conservación de la diversidad cultural y ecológica se han

convertido en la temática discursiva de las instituciones de desarrollo. Sin embargo, están

lejos de reemplazar los programas nacionales, multilaterales y regionales para el desarrollo.

Operando en este contexto, el desarrollo sostenible, ya sea obtenido con la intervención del

Estado, a través de proyectos multilaterales o de la “mano invisible” del mercado global, se


centra fundamentalmente en mantener un crecimiento económico para pagar la deuda

externa. (Holt-Gimenez, E. 2008. P. 63-107)

Según la interpretación acerca del estudio de caso investigativo dirigido por campesinos de

huracán Mitch, se puede evidencia que la agricultura sustentable dirigidos por campesinos

han sido criticados en los círculos convencionales del desarrollo debido a que no

“incrementan su injerencia” (por ejemplo, no logran una adopción masiva), por la imputada

débil viabilidad económica, la falta de respaldo científico y porque presenta poca evidencia

de sustentabilidad. Estas críticas no son totalmente inapropiadas.

Al analizar la viabilidad económica del estilo de la agricultura campesina con sus

complejas mezclas en múltiples actividades, con riesgos y amenazas en las estrategias de

subsistencia y de mercado, se percibe un trabajo desalentador; el cual no es asumido con

facilidad por las ONG ni por las organizaciones de agricultores, que fueron los pioneros de

la agricultura sustentable en Mesoamérica. Además, es difícil predecir la sustentabilidad en

su conjunto de determinado ecosistema y es imposible probar que continuará siendo

sustentable con el paso del tiempo. (Holt-Gimenez, E. 2008. P. 258-265)

En esta definición, sustentabilidad es una función de resistencia y resiliencia en respuesta a

la alteración y al estrés. Aumentando el nivel de resistencia o resiliencia ante la alteración,

aumentará el nivel relativo de sustentabilidad (y disminuirá el nivel relativo de

vulnerabilidad), mitigando los efectos del desastre natural. Utilizando este modelo, las

tendencias para alejarse de o mantener la sustentabilidad agroecológica pueden evaluarse

midiendo las tendencias de resistencia y/o resiliencia del sistema 2001).


El objetivo fue evaluar la sustentabilidad relativa de las prácticas del MCAC, para proponer

posteriormente estrategias participativas para la reconstrucción agrícola sustentable. De

igual modo, la experimentación dirigida por los campesinos (principalmente pruebas de

campo) y visitas de campo de campesino a campesino, fueron las principales prácticas en el

MCAC durante muchos años. El estudio utilizó la investigación-acción-participación IAP

como marco de trabajo (Fals-Borda and Rahman 1991). Para dirigir el proceso de

investigación sustentado en los objetivos, la organización y la capacidad agroecológica de

los campesinos. Cada ONG organizó de uno a cinco equipos de campesinos y personal

técnico. Cuando se elaboraron y probaron en el campo los métodos e instrumentos de

evaluación, los coordinadores nacionales desarrollaron talleres de formación en los tres

países para preparar a los equipos. Más de cien equipos de investigación fueron formados

en un período de tres semanas, en un taller de un día desarrollado en fincas ubicadas en las

áreas donde potencialmente se realizaría el estudio.

Simultáneamente, los investigadores ayudaron a los equipos a seleccionar los sitios de

investigación dentro de sus áreas de trabajo. Los equipos fueron entrenados con métodos de

evaluación de campo y luego, orientados para que identificaran al menos diez fincas que

ellos consideraban que habían implementado de la mejor forma las prácticas de agricultura

sustentable. Los campesinos ubicados en las áreas en las cuales la lluvia fue más severa con

el huracán Mitch, señalaban que la tormenta dejó caer en sus terrenos la lluvia de “diez

inviernos” en menos de una semana. La diferencia observada entre las fincas sostenibles y

las convencionales, según su razonamiento, eran un indicador de lo que podría esperarse a

lo largo de la próxima década.


El colapso de la resistencia económica, en terrenos con pendientes muy pronunciadas y con

intensas lluvias, sugiere que algunas condiciones son simplemente extremas para que una

finca pueda sobrepasarlas con éxito utilizando las prácticas agroecológicas actuales. Dado

lo complejo, diverso y lo específico que es cada ecosistema, el desarrollo de la agricultura

sustentable debe apoyarse en el trabajo participativo en cada área agroecológica, para

afrontar la vulnerabilidad específica y así ofrecer nuevas formas para afrontar los

problemas agroambientales. Una vez los ámbitos e indicadores agroecológicos escogidos y

los métodos de campo manejados con precisión, el modelo para la resistencia agroecológica

podría volverse a aplicar para afrontar también la resiliencia agroecológica.

En conclusión, los procesos comunitarios se han encargado de interpretar la teoría

investigativa que se desarrollaría con base al progreso sustentable y sostenible en relación

con las perspectivas de cada país, dependiendo de las necesidades sociales, económicas y

políticas que este enfrente; “La educación popular expresa una trascendental expresión de

la educación que en América Latina ha venido desarrollándose de manera intensa en los

últimos años. Su presencia, como enfoque fundamental, ha mostrado la necesidad de

vinculación de todos los procesos formativos ambientales con las comunidades locales

donde se desarrolla la vida y donde pueden y deben darse acciones de gran trascendencia

hacia la consecución de un futuro sustentable” (Tréllez Solís, 2015, P. 4). Además, se

evidencia la necesidad de crear estrategias que estén vivan constante relación con el ser

humano y naturaleza, buscando así un equilibrio en el ecosistema, que nos permite generar

unas dinámicas económicas que estén en constante equilibrio con la conservación y

preservación de los bienes naturales.


Marco Teórico
En la mitad del siglo XX, en 1949 el presidente de Estados unidos en su discurso, proponía el
concepto de “trato justo” haciendo un llamado al mundo ante la inminente necesidad de resolver
los problemas de las áreas subdesarrolladas (Tercer Mundo). De esta manera, durante casi 50
años, en américa latina se empezó hablar de “desarrollo”, proveniente principalmente de Estados
Unidos y Europa después de las nefastas consecuencias de la segunda guerra mundial. Así mismo,
aceptado por elites y gobernantes catalogados de tercer mundo, que dentro del ideal del
desarrollo iba encaminado una transformación cultural e histórica bajo las condiciones de los
países de primer mundo. Truman, argumentaba, que más de la mitad de la población del mundo
vive en condiciones cercanas a la miseria; su alimentación es inadecuada, es víctima de la
enfermedad. Su vida económica es primitiva y está estancada, su pobreza constituye un obstáculo
y una amenaza tanto para ellos como para los espacios más prósperos. En Truman presidente de
los EEUU, en su discurso reflejaba su evidente interés sobre elevar la producción para garantizar el
capital, la ciencia y tecnología como principales componentes de la revolución desarrollista.
(Escobar, 2007. P.11- 22).
Hay que mencionar, además, que el texto Crecimiento agrícola y cambio demográfico de E,

Boserup,1993. P. 75-90) explica la teoría de la macroeconomía relacionándola con la teoría

de Ricardo, acerca de los rendimientos marginales del trabajo y del capital descienden en

respuesta al crecimiento de la población, debido a la intensificación de la producción

agrícola, sin embargo, cultivar la tierra más alejada de los centros de consumo producía un

alto coste de transporte de producción, es decir cuando la población aumenta, el productor

puede optar por subir los costes de la producción. Por otro lado, esto género, nuevas

alternativas para acercar el centro de consumo a la tierra de calidad, generando otros

centros de consumo más cercanos a las tierras de cultivo, propiciando una rentabilidad en la

producción.

Por lo tanto, se formaría una red comercial que representan una industrialización de

pequeña y mediana escala, propiciando mejores condiciones para el “desarrollo” a esto se le

-suma la tecnificación agrícola en respuesta a una demanda de la tierra, entre más


tecnificada este la labor de fabricación, será más rentable para el productor ya que le da

posibilidad de aumentar su producción, pero le da posibilidad de erradicar los input (Mano

de obra, materias primas. etc.) de trabajo directo de la agricultura, lo que forjaría una gran

ola de desempleo y desigualdad social.

De esta manera en uno de los documentos de naciones unidas, afirma que el desarrollo

económico es imposible sin ajustes dolorosos, como por ejemplo que cada cultura debería

erradicar las filosofías ancestrales, las viejas instituciones sociales, desintegrar los lazos de

casta, credo y raza; y grandes masas de personas incapaces de seguir el ritmo del progreso,

deberán ver frustrado su ideal de vida cómoda. Como se cita en (Escobar,2007P.20) en

pocas palabras, proponía la reestructuración de las sociedades subdesarrolladas.

Dado que, esto se suscita en el triunfo del liberalismo económico, es decir, que

Latinoamérica se convirtió en iniciativa de reformas con trazos de un manifiesto político de

la derecha Neoliberal de los Estado de Unidos, propiciando un dominio de gobierno que

crea un estado mínimo y un mercado desregularizado. Dicho lo anterior, busca una

extranjerización de la economía en manos del fondo monetario internacional, el banco

mundial y las calificadoras de riesgo, son aquellas sociedades financieras, asociadas a las

actividades financieras, mobiliaria, aseguradoras, etc. COMPLETAR Tienen un papel un

importante en la economía puesto que ayuda a los inversores a decidir sobres sus

preferencias de inversión, riesgo y rentabilidad. En pocas palabras el consenso de

Washington busca fomentar y estabilizar la economía para liberalizarla y privatizándola, es

probable que este promoviendo que el país se encamine en el modelo de desarrollo

económico que se quiere instaurar.


Según el contexto histórico, Latinoamérica cuenta con gran diversidad en el campo de la

minería y los hidrocarburos, sin embargo, los periodos han sido breves en su explotación.

El aprovechamiento y uso de los recursos tiene que ver con la forma de producir en el

territorio con fines económicos. En este contexto, la extracción hace referencia a la

apropiación de recursos naturales que tienden a la violación de las condiciones estables de

la naturaleza y del ser humano, aunque la extracción no solo responde a la minería y los

hidrocarburos, sino también a las diversas actividades como la agricultura, la silvicultura

que se encuentran dentro de las dinámicas extractivistas de forma directa, en la que hay

apropiación de los recursos naturales que pasan a ser uso exclusivo de los humanos. Así

mismo, encontramos el extractivismo indirecto, en este se hace una transformación del

medio natural, consiguiendo los recursos que son de mayor consumo en el mercado.

(Gudynas, E. (2013). P 2)

Al mismo tiempo, es importante reconocer otras modalidades de apropiación de los

recursos relacionadas con el volumen y la intensidad de extracción dentro de su destino

comercial, por ejemplo en el área local el cultivo del campesino para consumo propio

presentando beneficios de los usos apropiados de la tierra (cosechas), la captura de agua

para uso de riego o consumo doméstico refleja un alto consumo del agua potable pero está

en contribución a beneficios locales, a nivel nacional localizamos la producción de fibras

vegetales para la transformación en la cestería y la fabricación de techos, la extracción de

arena y gravas para la construcción industrial de la nación, a nivel global encontramos la

exportación de alimentos orgánicos, flores de invernadero y la explotación de minerales,

hidrocarburos y monocultivos (como por ejemplo la siembra de palma africana en

Colombia).
EDUCACION POPULAR

La investigación tiene su eje central en la educación popular como estrategia para la

apropiación territorial, sentando sus bases en una reivindicación social con la naturaleza,

buscando generar una relación con el entorno y así contribuir a la concientización y

mitigación del impacto ambiental “Cambio climático Global”. Por eso se ve la necesidad de

implementar un proceso educativo, que se fundamenta en la ecología política, agroecología

que permita explorar su entorno, distinguir las actividades humanas, económicas que hoy

son los principales protagonistas de este conflicto ambiental. Así mismo, la Convención en

el Marco de la Naciones Unidas sobre el cambio climático propicia compromisos, uno de

ellos el de “promover y apoyar con su cooperación la educación, la capacitación y la

sensibilización del público respecto al cambio climático y estimular la participación más

amplia en este proceso. (De La Convención, P.D.K. 1998, P. 7).

Se debe agregar que es necesario entender el concepto de ecología, la ecología fue un

término adoptado en 1869 por un biólogo Haeckel Ernst, que hizo una traducción del

griego de la palabra ecología, esta se encierra en Oikos; que significa Casa y Logo: parte de

la reflexión o el estudio de algo. Dicho brevemente, es el estudio de las condiciones y

relaciones que conforman el hábitat (Casa), de cada uno de los seres de la naturaleza. No

obstante, hoy en día va más allá de un estudio, y se transforma desde la interacción y

dialogo de todos los seres.

Por otro lado, ecología no solo se limita a la naturaleza, sino también abarca la cultura y la

sociedad, a modo que propones una actitud de relacionar todo, por todos lados, decir

pretender recopilar varias conocimientos que se han visto sumergido en la historia pero que
no ha tomado importancia, de ahí la importancia de hacer un análisis desde la genealogía

Finalmente, desde la ecología podemos superar las condiciones del pensamiento dominante,

excesivamente analítico, con escasas articulaciones de conocer la realidad (Boff, L.1993. p,

2). Todo lo anterior, hace referencia al holismo del griego Holos: significa el estudio desde

una totalidad, esto permite encontrarnos con siempre con la forma de ordenar, regular y

analizar todas las partes de un todo con otro todo. En otras palabras se puede definir la

ecología como ciencia y los artes de las relaciones y de los seres relacionados.

Admitamos por el momento, que la ecología posee un contenido inminentemente teológico,

de tal forma es una forma de conciencia moral que surgió de la idea de que el habitar, está

hecha en realidad de seres vivos, materia, energía, cuerpos y fuerzas en constante relación,

en consonancia con el mundo cristiano se podría decir que de nombrar a Dios, se deriva “el

universo entero está hecho a imagen y semejanza de la trinidad (Dios en tres personas). De

esta manera se puede argumentar de donde nace esa necesidad de conservar el medio de

donde vivos y bajo que lógicas lo queremos conservar, para eso es bien utilizada la

moralidad cristiana y elitista para salvaguardar de lo creado.

“La ecología es un lujo de los ricos, es cosa del hemisferio norte, Después de haber

depredado la naturaleza en sus países y saqueado a los pueblos colonizados en el mundo

entero, para lograr el propio desarrollo, quieren para sí, un medio ambiente saludable y

reservas ecológicas para preservar especies en vías de extinción”. (Boff, L 1993).

De la cita anterior, se puede describir que la ecología ha sido un proceso que ha estado

desde las miradas populistas de muchos de los estados. Es así, como los países

industrializados, situados en el hemisferio norte, son responsables del 80% de polución de


la tierra y el 23% corresponde a los Estados Unidos, en cierto modo, la responsabilidad se

terminó globalizando, la conciencia nación entre los ricos, pues cuando surgieron las

consecuencias entendieron los interminables males del tipo de sociedad que algún día este

tipo de potencia se proyectó en beneficios de ellos mismos, sin embargo la situación

ecológica no deja de ser verdadera y relevante.

Igualmente, desde un análisis de la cotidianidad la palabra “Eco” se ha convertido en uno

de los iconos latentes en la actualidad, desde grandes empresas se han encargado de

adoptarla, divulgarla hasta generar un grado de rating de publicidad dentro de la sociedad,

que hace entender que todo lo que inicie con eco, es un proceso o acción que de verdad si

esta contribuyendo con la mitigación de los conflictos eco sistémicos, de esta manera no

basta solo con utilizar al comienzo del estudio de la ciencias, por ejemplo la eco-economía,

eco-sociología o eco-política, sigue alimentado de las dinámicas del modelo desarrollo

imperante. Para empezar, es necesario hacer un autocritica a las políticas que contribuyen a

la degradación del ambiente y se cambie la mirada de la naturaleza como un fondo

financiero al que se puede disponer en gran escala.

Si bien, los ideales de acumulación de capital han estado en manos de la burguesía, ha

generado conflictos sociales que se enmarcan en la desigualdad social, pobreza, guerras,

hambrunas y enfermedades que provocando injusticias sociales, que evidentemente según

las necesidades de las clases más marginales, acarrea una injusticia ecológica y viceversa.

De igual forma, deberías plantearse políticas que establezcan una alianza solidaria el ser

humanos para con la naturaleza, a lo mejor, el ideal sería que las principales acciones

estuviesen encabezadas de políticas equitativas y con justicia social, política y económica.


los problemas ambientales están siendo analizados a partir de sus contradicciones, aún más

comprendiendo su esencia; no obstante, es imprescindible explicar las vicisitudes que

padece la sociedad en el ámbito del modo cómo se produce, consume en la desigualdad. En

este sentido la ecología política ha jugado un papel fundamental para la transformación de

las actuales relaciones sociales. Si bien la ecología política es el presupuesto para replantear

las formas de la producción, consumo y distribución de bienes y servicios que cierto sector

de la sociedad produce, también, tiende a trazar nuevas formas y alternativas para

comprender y concebir a la naturaleza. De allí que, no concebimos una perspectiva que

todo lo existente en torno a la relación sociedad naturaleza, tiene un costo, o valor de

cambio, porque conduce necesariamente a la usura, a la apropiación privada y al derroche

de lo que aún pertenece a todos.

Además, los diversos juicios que se le ha dado desde la mirada contemporánea;

convirtiendo la ecología en uno de los mayores campos de debate ideológicos. Para eso

debemos partir de identificar el aumento de la conciencia ecológica, que se ha generado a

raíz del pensamiento verde y que se la otorgado una visión postmoderna, dentro de la visión

de Marx y el siglo XXI, se habla de un marxismo ecológico y crítico del progreso, en donde

el materialismo histórico juega un papel importante, puesto que asegura el constante

dominio de la naturaleza. A su vez, Marx y Engels mostraron una compresión hacia los

costos ecológicos del capitalismo, compartían la idea de la ilustración y del progreso

mediante la dominación absoluta de la naturaleza, lo que llevo a que esta idea tomara la

naturaleza como objeto a ser explotado y nada más, enraizada en la extrema subyugación

tecnológica sobre la naturaleza, es por eso que se puede concluir que el marxismo y la

ecología nunca serán compatibles en el campo de debate. Ha esto se le puede sumar la idea
del capitalismo hoy, global y sin clases. Posiblemente la actual ofensiva globalizadora, basa

su ataque estratégico contra los logros democráticos y sociales de la comunidad y todo eso

se debe, a quienes se dirige la lucha se encuentran fragmentados, desinformado. Además,

vivencian condiciones económicas y sociales totalmente distintas que llevan a los

ciudadanos a centrarse en conflictos nacionales, racionalistas y fundamentalistas, ya

abandonar toda idea de construir como sociedad autónoma, es decir, se cumple la lógica del

capitalismo de la desorganización social y política de los oprimidos.

Por esta razón, se ve pertinente usar la educación popular como frente de solución a la

problemática que no solo acobija a Latinoamérica, sino a todo el mundo, siendo este el

principal factor de “desastres naturales”, y cambios geológicos en los ecosistemas, debido a

las enormes cantidades de los gases de efecto invernadero, dióxido de carbono, producidas

por la creciente ola de industrialización en el mundo que da mayor auge en el siglo XIX. El

grupo intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) llega a la conclusión

de que el calentamiento global, producido desde mediados del siglo XX ha sido muy

probablemente debido a la influencia humana. (Useros Fernández, 2013. P.77).

De tal forma, han tomado valor las reivindicaciones ambientales en el mundo, propiciando

estrategias públicas para la divulgación informativa y tecnológica sobre las luchas frente al

aumento energético y al desarrollo de energías renovables como la energía hidráulica, la

energía solar, energía eólica, entre otras. Por consiguiente, se ve la necesidad de hacer uso

de la educación, la comunicación y la participación como herramientas necesarias para

hacer frente al cambio climático.


Los objetivos convenientes según la necesidad de los diversos espacios sociales y

culturales, como la escuela, la familia y las diversas relaciones sociales que permitan un

desarrollo económico y político adecuado con el medio ambiente, creando prácticas

sociales de autoconciencia de la problemática. El objetivo general, radica en Organizar

mecanismos que impulsen una educación popular para la distribución y participación

ciudadana forjando un empoderamiento sustentable con los bienes naturales en su territorio,

así mismo, requerimos unas acciones que se encuadran en los objetivos específicos, de tal

forma, que es necesario forjar mecanismo para una educación Ambiental que apropie a las

comunidades en la defensa de los territorios, por otro lado, también es pertinente elaborar

una propuesta de educación popular ambiental que genere organización y participación

desde las comunidades al territorio. Esto como objetivo específico dentro de la

investigación.

Habría que decir también, que la teoría investigativa se desarrollaría con base al progreso

sustentable y sostenible en relación con las perspectivas de cada país, dependiendo de las

necesidades sociales, económicas y políticas que este enfrente; “La educación popular

expresa una trascendental expresión de la educación ambiental, que en América Latina ha

venido desarrollándose de manera intensa en los últimos años. Su presencia, como enfoque

fundamental, ha mostrado la necesidad de vinculación de todos los procesos formativos

ambientales con las comunidades locales donde se desarrolla la vida y donde pueden y

deben darse acciones de gran trascendencia hacia la consecución de un futuro sustentable”

(Tréllez Solís, 2015, P. 4). Además, se evidencia la necesidad de crear estrategias que estén

vivan constante relación con el ser humano y naturaleza, buscando así un equilibrio en el
ecosistema, que nos permite generar unas dinámicas económicas que estén en constante

equilibrio con la conservación y preservación de los bienes naturales.

Por lo que genera impactos sobre otras especies y sobre la humanidad actual y futura.

Ahora bien, no todos los humanos son igualmente afectados por el uso inapropiado de la

economía hacia al medio natural. Esta situación tiende a que unos se benefician más que

otros, así que unos terminan siendo mayormente afectados más que otros, de ahí los

conflictos ecológico-distributivos o conflictos de "justicia ambiental, vistos como los daños

ambientales que dejan los procesos extracción a gran escala. Es así que los conflictos por el

linaje de petróleo nacen de la contaminación del aire, agua y suelo, esto es al depositar el

agua contaminada de extracción en las aguas locales de las comunidades generando

degradación en los acuíferos, propiciando en los territorios graves desequilibrios

ambientales y eco sistémicos. (Martínez, 2014. P 22).

Por consiguiente, se plantea la necesidad de generar procesos de apropiación de los

territorios, promoviendo usos sustentables del suelo, además, de afianzar las relaciones del

ser humano y naturaleza. Es necesario un equilibrio que radique en la capacidad de los

seres humanos para vivir dentro de los límites ambientales que la Tierra ofrece para mitigar

los conflictos socio-ambientales.

En primera instancia, es necesario definir el concepto para brindar un panorama más amplio

sobre las estrategias de gestión ambiental, es el conjunto de actuaciones que se plantean

para ejecutar la política ambiental y para así contribuir con el mantenimiento de bienes

naturales, tomando como táctica la educación ambiental, entiendo la como el tipo de

acciones que se promueven para concienciar sobre el desequilibrio ambiental existente en el


mundo. Por lo que, compete a una comunidad a organizarse y proponer soluciones frente a

los factores ambientales que involucran a la sociedad en general. Así mismo, ir en busca de

mejorar los contextos de vida de una comunidad rural que se ve afectada por las actividades

petroleras extractivitas, siendo las principales responsables del desequilibrio ecológico

existente en el mundo.

Por consiguiente, la metodología a seguir corresponde a una integración y participación,

que enseñe a la comunidad alternativas de auto sostenibilidad, fomentando el proceso de

educación ambiental participativo que multiplique y trasmita la apropiación del territorio.

La aplicación de la IAP, vista como un enfoque investigativo y una metodología de

investigación del paradigma socio-crítico, aplicada a estudios sobre realidades humanas,

apuntando a la producción de un conocimiento propositivo y transformador, mediante un

proceso de debate, reflexión y construcción colectiva de saberes entre los diferentes actores

de un territorio con el fin de lograr la transformación social. Este proyecto nace de la

necesidad de pensarse y construirse el territorio desde las relaciones humanas- naturales en

donde se visibiliza la importancia de replantearse las condiciones sociales que emanan de la

construcción cultural de la Vereda Santa Rosa, sector Versalles, es necesario responder a

dinámicas políticas y económicas para lograr forjar la participación y la re significación del

territorio, de resignificar también los conceptos sociológicos que habitualmente se utilizan

para entender este tipo de problemáticas.

Los desafíos a encarar remiten a cómo concebir el doble juego de llegada intensa y

permanente del Estado nacional y provincial a los territorios locales y cómo proponer en el

territorio concreto, focalizando en la institución escuela, un trabajo con los actores locales
que implique construir ciudadanía como proyecto ambiental y social desde las instancias de

gestión provincial incorporando la multiplicidad de voces.

Si hablamos de regionalización es imprescindible hablar de participación, dado que son los

actores sociales e institucionales y las diferentes dinámicas que se generan entre estos y el

Territorio los que permiten trascender las barreras físicas e incorporarse en la región, para

ello se deben tener en cuenta las características culturales, la formación en valores de los

diferentes grupos, los saberes populares, la disposición de participar de los actores y los

intereses que estos tengan, los imaginarios sobre Territorio y los juicios previos.

Otras de las dificultades, son las políticas económicas que no se piensan las condiciones y

contextos de las comunidades las cuales aplican y recaen esos grandes proyectos

industriales. A raíz del abandono de la agricultura que han generado conflictos sociales de

marginalización y vulnerabilidad de la agricultura siendo para Colombia uno de los ejes

centrales de gran pobreza, la comunidad campesina no se encuentra reconocida como tal,

sin embargo, sin abasteciendo a toda la población colombiana con la producción de

alimentos agrícolas.
Metodología

La aplicación de la IAP, vista como un enfoque investigativo y una metodología de

investigación del paradigma socio-crítico, aplicada a estudios sobre realidades humanas,

apuntando a la producción de un conocimiento propositivo y transformador, mediante un

proceso de debate, reflexión y construcción colectiva de saberes entre los diferentes actores

de un territorio con el fin de lograr la transformación social.

Investigación acción participativa, La IAP propone una cercanía cultural con lo propio que

permite trascender los límites del campo académico; proponiendo combinar y acumular el

conocimiento de las razones y de la racionalidad cotidiana, esta observación participante

tiene a fomentarse sobre el conocimiento sentí pensante al servicio del interés de las clases

y grupos. (Fals Borda, 1987. P5)

Por consiguiente, la Educación popular es una educación para la acción. La metodología

deberá ir enfocada a la participación comunitaria. Orientando a la sociedad en la

utilización de recurso didácticos y para ilustrar conceptos, procesos y problemáticas reales.

El aprendizaje debe partir del conocimiento y el análisis de la propia realidad de las

comunidades, vinculando los contenidos con la propia experiencia.


“La educación popular debe estructurarse en torno a cuatro aprendizajes fundamentales,

definidos como pilares del conocimiento, cuya premisa consiste en visualizar mejor la

información sobre educación ambiental, la cual permite llevar a cada persona a descubrir,

despertar e incrementar la creatividad, renovando así el tesoro escondido en cada uno de

nosotros, ‘la sensibilidad ambiental’, que trasciende a una visión puramente instrumental de

la educación ambiental, percibida como vía obligada para obtener resultados prácticos,

experiencias y adquisición de capacidades tendientes a la conservación del medio

ambiente” (Cabildo Verde 2008b).


INSUMO CAPITULAR

El surgimiento de la explotación de petróleo en Colombia se da con el auge de las

industrias automotrices del siglo XIX en los estados Unidos e Inglaterra, el acelere del

consumo de petróleo promovió a los gobiernos y empresas tanto de Estados Unidos como

de Inglaterra a buscar, explotar y controlar los principales yacimientos petrolíferos a nivel

mundial. Es necesario aclarar que el petróleo es una mezcla de compuestos orgánicos

(hidrogeno y carbono) producido por la materia orgánica que se ha acumulado durante

muchos años, esto como resultado de las reacciones químicas entre los elementos y

compuestos como el calcio, azufre y agua caliente. Es así como el petróleo es hoy una de

las actividades más dinámicas en la economía colombiana.

La industria petrolera en Colombia trae cuantiosos beneficios económicos para el país, pero

también tiene un fuerte impacto en el medio ambiente, Colombia, dueña de importantes

recursos petroleros, fue blanco de las actividades de exploración en nuestro país,

principalmente de manera encubierta, asociándose inicialmente con empresarios

potenciales, que habían obtenido licencias de explotación de grandes áreas territoriales, que

ya tenían determinada su vocación del petróleo.


Una de las técnicas de explotación de petróleo más rechazadas es el fracking, que es

entendido como una fractura hidráulica a causa de una fuerte presión del agua, generadora

de grandes conflictos ambientales, puesto que el fracking, es utilizado para explorar el gas

acumulado entre la fragmentación de algunas rocas sedimentarias, su objetivo es impedir la

expansión del metano en los espacios donde se encuentra el hidrocarburo (petróleo); dentro

de los conflictos que presenta se encuentra la contaminación de aguas subterráneas la

contaminación atmosférica, emisión de gases de efecto invernadero( metano) . Además de

estos impactos, también se debe tener en cuenta los relacionados con el tráfico de camiones

para transportar el gas extraído, el consumo de agua y la ocupación del territorio, y grandes

emisiones de contaminantes que afectan la salud humana como el benceno extraído de la

factura hidráulica.

El proceso de fractura hidráulica consume enormes cantidades de agua. Se ha calculado que

se requieren entre 9.000 y 29.000 metros cúbicos de agua para las operaciones de un solo

pozo. Esto podría causar problemas con la sostenibilidad de los recursos hídricos en las

comunidades. Considerando que, el problema del fracking radica en que no se ha realizado

un proceso de información a la ciudadanía, donde se expongan los riesgos relacionados con

esta técnica. Igualmente, los procesos de aprovechamiento del petróleo colombiano

impusieron un reacomodamiento del territorio, tanto en su ocupación, como en el uso y

administración de la tierra.

Sin embargo, la explotación aumento cuando presidente cesar Gaviria instauro políticas de

apertura económica. En agosto de 1990 inició su gobierno la administración Gaviria. En

octubre de 1990, el Conpes (consejo nacional de política, economía y social) estableció un

cronograma de ejecución de las reformas del régimen de importaciones y de la


desgravación arancelaria para el período 1990-1994 (Documento Conpes 2494, octubre 29

de 1990).En donde se establecía eliminar las licencias previas de importación, se

mantendrían los niveles de protección, se disminuirían de 14 a 7 los niveles arancelarios, la

desgravación arancelaria se inició en 1991, buscando eliminar el sesgo anti exportador: En

Colombia, la decisión de adoptar este modelo se produjo luego que una política

proteccionista que dominó el intercambio comercial. Como resultado del proteccionismo, el

mercado nacional se había saturado con productos locales, de tal manera que el poder de

compra era inferior a la oferta; los precios de los productos nacionales habían incrementado

con el tiempo, el control de calidad se había deteriorado por falta de competencia.

(Subgerencia Cultural del Banco de la República. (2015).

Según las etapas de seguimiento del petróleo en ANLA (Autoridad Nacional de licencias

Ambientales) y ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos) estas le otorgan un permiso

exploratorio de 6 años para asigna una búsqueda de petróleo o gas, el objetivo de

Exploración es maximizar el valor económico a largo plazo de las reservas de

hidrocarburos gaseosos, luego se da paso al proceso de explotación con licencias hasta por

24 años, este proceso tiene que ver con los métodos más eficientes para la extracción de

crudo en menor tiempo y mayor cantidad, estas licencias otorgadas a multinacionales les da

la prioridad sobre seguir explotando después de los 24 años, tienen derecho a la prorroga

que son 9 años más otorgados a la empresa para la extracción definitiva de hidrocarburo.

Estos proyectos se propusieron en varias zonas del país una de esas es la provincia del

Sumapaz en donde se encuentras el afluente hídrico más grande de la tierra (Paramo de

sumapaz) es objeto de proyectos exploratorios, de perforación y extracción; el proyecto

COR4, Contrato firmado con A.D.A Australian Drilling Asociates 11 De marzo de 2011.
Cambio de operador a Canacol Energy Corp Año 2014.Con técnicas extracción de

hidrocarburo No Convencional (fracking), en donde acobija a Municipios: Arbeláez, Pasca,

Fusagasugá, Silvana, Sibate, Tibacuy, Viota, Anapoima, El Colegio, Granada, Nilo,

Soacha; actualmente este proyecto se encuentra en fase de exploración, en donde se

realizan estudios de suelos, solicitud de sísmica 3D, socializaciones con comunidades. Sin

embargo, no presenta aun estudio de impacto ambiental.

El CORR 33 cuenta con una extensión circunscrita de 18,768.52 ha, encontrándose

determinada en los lineamientos establecidos por el contrato de exploración de

hidrocarburos, celebrado entre La Agencia Nacional De Hidrocarburos (ANH) y la empresa

ALANGE ENERGY CORP Sucursal Colombia (16 de marzo del 2011). En esta se

involucran los municipios de Pandi, Arbeláez, Fusagasugá e Inconozo (departamento del

Tolima). Dentro de las generalidades de los proyectos se evidencia que no se recorrió el

territorio para las áreas de estudio, el estudio se realizó basado en material perteneciente

al instituto geográfico Agustín Codazzi, y la corporación autónoma regional (car), que no

son entidades capacitadas para hacer un estudio geológico de descubrimientos de

hidrocarburos, por lo que no son suficientes los elementos para asignar una etapa

exploratoria, Tampoco, existe una claridad en los sitios donde se ubicarían los multipozos,

se habla de 4 pozos de perforación cada uno con 3 grúas de extracción.

Esta información fue suministrada por el contratista geo social, en reuniones con la

comunidad de Arbeláez en procesos de conciencia sobre el impacto territorial. El uso del

suelo en el área de influencia del proyecto área de interés exploratoria COR 33, es agrícola.

Esto con lleva a una comprensión y adaptación de las actividades del proyecto a la

dinámica territorial. Dicho suelo es en su mayoría agroforestal, constituido por mosaicos de


cultivos, pastos y áreas naturales, con 5.885,27 ha, que representan el 41,01% del territorio

municipal. Le sigue en importancia el uso de conservación, con 4.970,74 hectáreas, que

representan el 34,64% del municipio. En definitiva, las consecuencias ambientales por la

presencia de estos proyectos radican Alteración de propiedades físico-químicas del suelo,

Perdida de suelos por erosión que ocasionaría el cambio en el uso del suelo. De igual

forma, Cambios en la estructura del paisaje. Alteración de la calidad visual del paisaje

propiciando cambios en la estabilidad del terreno.

De ahí la necesidad de generar conciencia ambiental, que estos casos se ve asociada a la

falta de apropiación del territorio, ocasionando deterioro de los recursos naturales

renovables y problemas de saneamiento básico y salud. Como aspectos fundamentales en la

construcción de territorios posibles (a futuro), en los integrantes de la comunidad en

general. Por otro lado se quiere visibilizar, la importancia de la educación popular en

jóvenes - adolescentes – niños que se encuentran inmersas dentro de las generaciones

causantes del daño y las generaciones que reciben al mundo en total deterioro, es por esto

que la alternativa es pensarnos y vivir el mundo en el presente, para después no tener que

recordarlo en el futuro como algo que estuvo alcance de la civilización humana, que se fue

fracturando su ecosistema.