Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE SANTO DOMINGO.

(UASD)

ASIGNATURA:
Climatología General y de la Isla.

AULA DE POSTGRADO:
N.º6
TEMA:
Informe de Lectura (2):Componentes de la circulación del
clima.

FACILITADOR (A):
Dr. Ricardo González Marrero.

MAESTRANTE:
Lic. Angel Luis Pérez Herrera.

FECHA:
9 de Septiembre del 2018,
Recinto S.F.M, República Dominicana.
Unidad (2) Componentes de la circulación del clima.
El clima es el resultado de numerosos factores que actúan conjuntamente. Los
accidentes geográficos, como montañas y mares, influyen decisivamente en sus
características.

Para determinar estas características podemos considerar como esenciales un


reducido grupo de elementos: la temperatura, la humedad y la presión del aire.
Sus combinaciones definen tanto el tiempo meteorológico de un momento
concreto como el clima de una zona de la Tierra.
Variación de la presión atmosférica con la altura.

La presión atmosférica es el peso de la masa de aire por cada unidad de


superficie. Por este motivo, la presión suele ser mayor a nivel del mar que en las
cumbres de las montañas, aunque no depende únicamente de la altitud. El aire
se hace más 'ligero con el aumento de altitud. Esta es la razón por que los
escaladores de montaña a veces necesitan oxígeno embotellado para poder
respirar, y la razón por la cual es tan fácil 'agotarse' cuando se va de excursión
a montañas altas, o cuando se va de visita a algún lugar elevado. La presión
atmosférica es de alrededor 1 014 milibares (14.7 libras/pulgadas2) al nivel del
mar. A una elevación de 10 kilómetros (6 millas o cerca de 30 000 pies),
aproximadamente la altura del Monte Everest, la presión es de 265 milibares.
¡Esto es menos del 30% de la presión en el nivel del mar! La presión atmosférica
y la densidad del aire disminuyen con la altitud.
La temperatura atmosférica.

La temperatura atmosférica es el indicador de la cantidad de energía calorífica


acumulada en el aire. Aunque existen otras escalas para otros usos, la
temperatura del aire se suele medir en grados centígrados (ºC) y, para ello, se
usa un instrumento llamado "termómetro".

La temperatura depende de diversos factores, por ejemplo, la inclinación de los


rayos solares. También depende del tipo de sustratos (la roca absorbe energía,
el hielo la refleja), la dirección y fuerza del viento, la latitud, la altura sobre el nivel
del mar, la proximidad de masas de agua.
La humedad del aire.

La humedad indica la cantidad de vapor de agua presente en el aire. Depende,


en parte, de la temperatura, ya que el aire caliente contiene más humedad que
el frio.

La humedad relativa se expresa en forma de tanto por ciento (%) de agua en el


aire. La humedad absoluta se refiere a la cantidad de vapor de agua presente en
una unidad de volumen de aire y se expresa en gramos por centímetro cúbico
(gr/cm3).
La saturación es el punto a partir del cual una cantidad de vapor de agua no
puede seguir creciendo y mantenerse en estado gaseoso, sino que se convierte
en líquido y se precipita. Para medir la humedad se utiliza un instrumento llamado
"higrómetro"
Vientos y brisas.

El viento se produce cuando una masa de aire se vuelve menos densa, al


aumentar su temperatura, asciende y entonces, otra masa de aire más densa y
fría se mueve para ocupar el espacio que la primera ha dejado.

Hay vientos generales y permanentes que recorren todo el globo terráqueo como
consecuencia de la circulación general de la atmósfera, y otros vientos que se
desencadenan a causa de los cambios meteorológicos locales. Algunos de estos
últimos son periódicos, otros no; algunos afectan grandes regiones de la tierra,
otros tienen un ámbito de actuación muy limitado.

Las condiciones topográficas de la Tierra hacen que haya vientos producidos por
pequeñas alteraciones regionales. Por ejemplo, las brisas de tierra, aire fresco
del mar hacia tierra durante el día, y las brisas de mar, aire fresco que viaja de
la tierra al mar durante la noche.

En climatología, se define como elementos del clima al conjunto de componentes


que lo caracterizan y que interactúan entre sí en las capas inferiores de la
atmósfera, la llamada tropósfera. Estos componentes o elementos son el
producto de las relaciones que se producen entre distintos fenómenos físicos
que les dan origen y que a su vez se relacionan con otros elementos.

Entre los elementos del clima más conocidos por el hombre están:

Temperatura: Es la cantidad de temperatura o vapor que posee la atmósfera y


se determina usando un termómetro.
Precipitaciones: Son la forma que adopta el agua después de su condensación
y antes de caer en la Tierra y depende de la temperatura, para que sea lluvia,
nieve o granizo. Se mide con el pluviómetro.

Humedad: Es la cantidad de vapor de agua que tiene la atmósfera. Se puede


medir con el higrómetro. Otros pueden ser el Viento, Presión atmosférica,
Evaporación, Nubosidad.
Los factores del clima.

Los elementos del clima son modificados por los factores del clima,
modificaciones que finalmente serán las responsables de la caracterización
climática de un lugar determinado. Entre los factores más relevantes están:

Latitud, Altitud, Corrientes marinas, Relieve, la altura sobre el nivel del mar,
acercamiento y alejamiento del mar
El Efecto Coriolis y los Vientos Geostróficos

Es la fuerza producida por la rotación de la Tierra en el espacio, que tiende a


desviar la trayectoria de los objetos que se desplazan sobre la superficie
terrestre; a la derecha en el hemisferio norte y a la izquierda, en el sur. La
manifestación del efecto Coriolis se da cuando masas de aire o de agua se
desplazan siguiendo meridianos terrestres, y su trayectoria y velocidad se ven
modificadas por él. En efecto, los vientos o corrientes oceánicas que se
desplazan siguiendo un meridiano se desvían acelerando en la dirección de giro
(este) si van hacia los polos o al contrario (oeste) si van hacia el ecuador.

Además de su influencia sobre la atmósfera, es muy notoria la que tiene también


sobre la circulación oceánica. En las cuencas que tienen la forma apropiada
(como, por ejemplo, la cuenca del Atlántico norte y la del Atlántico sur), el efecto
Coriolis desvía a las corrientes marinas hacia la derecha en el hemisferio norte
y hacia la izquierda en el hemisferio sur, de la misma manera que sucede con la
circulación general de los vientos.
Los vientos geostróficos es aquel que se produce en la atmósfera libre (por
encima de los 1.000 metros de altura), en donde la fuerza de rozamiento es casi
nula y las fuerzas de gradiente y de Coriolis se igualan. Es decir, que la dirección
y la intensidad del viento son consecuencia del equilibrio entre ambas fuerzas
generadoras. La fuerza de gradiente viene determinada por la diferencia de
presión atmosférica entre dos puntos y viene representada gráficamente por la
distancia entre líneas isobáricas en un mapa sinóptico de superficie. Cuando más
apretadas están las líneas isobáricas, más viento. Así que el aire tendería a ir
directamente y por el camino más recto o corto posible desde las altas hasta las
bajas presiones. Pero la desviación de Coriolis implica que esta corriente de aire
se incline hacia la derecha en el hemisferio norte. Así, el viento geostróficos
resultante de ambos describe una trayectoria helicoidal (como el dibujo de un
caracol) desde las altas presiones hasta las bajas

La circulación tropical, Cinturones de presión y viento, en una Tierra de


superficie homogénea.

En las zonas Tropicales domina la circulación en el plano vertical. El flujo de aire


que relaciona la convección en las zonas ecuatoriales, la corriente en chorro y la
subsidencia alrededor de las zonas de altas presiones.
En las zonas ecuatoriales se produce una advección de las masas de aire cálido
(1) que producen abundantes lluvias de tipo monzónico sobre el continente
Africano (2), la masa de aire asciende enfriándose adiabáticamente (3). En
altura, conecta con la corriente en chorro subtropical por su flanco oriental (4),
que provoca una subsidencia de aire alrededor del anticiclón subtropical (5) que
genera la circulación general del Oeste en altura y los vientos Alisios del NE en
superficie (6).

Cuando hablamos de los cinturones de vientos nos referimos a sistemas de


vientos que afectan a grandes regiones de la superficie terrestre que se
establecen por el movimiento de las masas de aire a escala global. La dirección
e intensidad de estos vientos está condicionada principalmente por la
configuración de los sistemas de presión a diferentes alturas de la atmósfera.

En superficie, las células anticiclónicas subtropicales generan en sus bordes


occidental y oriental los vientos del Oeste y los vientos Alisios que al cruzar
estacionalmente el Ecuador generan los vientos Monzónicos. En las zonas
polares y subpolares predominan los vientos del Este.

En altura predomina la circulación general del Oeste que puede alcanzar altas
velocidades formando las Corrientes en Chorro en latitudes tropicales y polares.
Sobre la zona ecuatorial se establece una circulación de componente Este.

Zonas climáticas en una Tierra de superficie homogénea.


En el sistema de Köppen se distinguen seis zonas climáticas dependiendo de la
temperatura que hay en cada estación:
Zona tropical

Esta zona tiene un clima tropical, que se encuentra en la zona intertropical desde
los 25º latitud norte hasta los 25º latitud sur. La temperatura media es siempre
superior a los 18ºC. Esto no significa que no puedan producirse heladas, porque
se producen en las altas montañas y a veces en los desiertos; sin embargo, la
temperatura media es alta.

Este clima es debido al ángulo de incidencia de la radiación solar que se produce


en estas regiones. Llegan de manera casi perpendicular, lo que provoca que la
temperatura sea alta y que las variaciones diurnas sean también muy altas.
Además, hay que decir que en el ecuador es donde se encuentran los vientos
fríos de un hemisferio con los cálidos del otro, lo cual produce un estado de bajas
presiones constantes llamado zona de convergencia intertropical, de modo que
llueve de manera constante durante gran parte del año.
Zona subtropical

Estas zonas tienen un clima subtropical, que se encuentra en las zonas próximas
a los trópicos de Cáncer y de Capricornio, en lugares como Nueva Orleans, Hong
Kong, Sevilla, Sao Paulo, Montevideo, o las Islas Canarias (España).

La temperatura media anual no baja de los 18ºC, y la temperatura media del mes
más frío del año se encuentra entre los 18 y los 6ºC. Pueden producirse algunas
heladas suaves, pero no es lo habitual.

Zona templada

Esta zona tiene un clima templado, que se encuentra en zonas elevadas en las
que las temperaturas resultan más frescas que las zonas bajas a la misma
latitud. La temperatura media es superior a los 10ºC en los meses más cálidos,
y entre -3º y 18ºC en los meses fríos.

Hay cuatro estaciones bien definidas: primavera con temperaturas que van
aumentando a medida que pasan los días, verano con temperaturas muy altas,
otoño con temperaturas van bajando a medida que pasan los días, e invierno en
el que se pueden producir heladas.

Zona subpolar

Esta zona tiene un clima subpolar, conocido como subártico o subpolar. Se


encuentre entre los 50º y los 70º de latitud, como en gran parte de Siberia, norte
de China, gran parte de Canadá, o en gran parte de Hokkaido (Japón). Las
temperaturas pueden bajar a -40ºC y en verano, que es una estación que dura
de 1 a 3 meses, superar los 30ºC. La temperatura media es de 10ºC.

Zona de tundra

Esta zona tiene un clima de tundra o clima alpino. Se encuentra en Siberia,


Alaska, norte de Canadá, sur de Groenlandia, costa ártica de Europa, extremo
sur de Chile y Argentina, y en algunas zonas del norte de la Antártida. Si
hablamos de temperaturas, la mínima media del invierno es de -15ºC, y durante
los breves veranos pueden variar de 0 a 15ºC.
Zona gélida

Esta zona tiene un clima glacial, y se encuentran en el Ártico y en la Antártida.


El clima en estos lugares es muy frío, sobretodo en la Antártida donde se ha
llegado a registrar una temperatura de -93,2ºC ya que los rayos solares llegan
con muy poca intensidad.