Está en la página 1de 4

Locke Libro III

Capítulo I
ACERCA DE LAS PALABRAS O DEL LENGUAJE EN GENERAL

 El hombre tiene por naturaleza sus órganos dispuestos de tal manera que está
en disposición de emitir sonidos articulados a los que llamamos palabras.
 El lenguaje ha tenido un mayor perfeccionamiento en el uso de términos
generales, por el que una palabra se hizo para señalar una gran cantidad de
existencias particulares.
 Además de los nombres que significan ideas, existen otras palabras que utilizan
los nombres no para significar una idea, sino la carencia o ausencia de algunas
ideas, simples o complejas, de todas las ideas juntas (nihilismo o estéril).
 Las palabras se derivan, en última instancia, de otras que significan ideas
sensibles.

Capítulo II
ACERCA DE LA SIGNIFICACIÓN DE LAS PALABRAS
1. Las palabras son signos sensibles, necesarios para la comunicación de ideas:
las palabras, tan bien adaptadas por naturaleza a aquel fin, llegaron a ser
empleadas por los hombres para que sirvieran de signos de sus ideas; y no
porque hubiese relación entre determinadas ideas y los sonidos articulados.
 una palabra se convierte, de forma arbitraria, en el signo de una idea
determinada.
 El uso de las palabras consiste en que sean las señales sensibles de las ideas, y
las ideas que se significan por aquéllas son su significación propia e inmediata.
((Las palabras son la referencia al mundo de las ideas. Es una relación
arbitraria, ya que no hay un solo idioma, sino una articulación de los
sonidos que se convierten en palabras para expresar el mundo de las
ideas.))
2. Las palabras, en su significación inmediata, son los signos sensibles de quien las
usa:
Las palabras son las señales o signos de las ideas del hablante, y nadie puede
aplicarlas, como señales, a ninguna cosa inmediatamente, si no es a las ideas
que él mismo tiene. ((ES por esto, que para Locke se diferencia de la idea de la
representación referencial porque entre el sonido-palabras y el mundo está la
representación que el sujeto se hace en su mente de ellas, esencialmente
sirven para encontrar un significado común entre las ideas que se representan
el conjunto de las particularidades de los hablantes.))

3. la significación propia e inmediata de las palabras son las ideas en la mente de


los hablantes, desde el momento en que las palabras son útiles y significativas,
hay una conexión constante entre el sonido y la idea, y la indicación de que la
una está significada por la otra

4. La significación de las palabras es totalmente arbitraria, y no la consecuencia de


una conexión natural

Capítulo III
DE LOS TÉRMINOS GENERALES
Cómo se forjan las palabras generales:

 Las palabras se llegan a hacer generales porque son los signos de las ideas
generales;
 y las ideas se convierten en generales cuando se separan de las circunstancias
de tiempo y lugar y de cualquier otra idea que pueda determinarlas a ellas a
esta o aquella existencia particular.
 Lo general y lo universal no pertenecen a la existencia real de las cosas, sino
sólo a los signos, sean Palabras o ideas.
 La distinción que los gramáticos llaman número resultaría superflua e inútil.
 Acontece, entonces, que lo que las palabras generales significan es una clase
de cosas; y cada una de ellas significa eso por ser el signo de una idea
abstracta que tenemos en la mente, y dicha idea, en tanto en cuanto las cosas
existentes se conforman a ella, caen bajo ese nombre, o, lo que es igual, son
de esa clase.

UNIDAD 3 – Teoría Ideacional

 Hay, según Locke un tercer elemento: las ideas de la experiencia.


La idea es el objeto inmediato del conocimiento. No conocemos
los objetos externos, las cosas del mundo externo, de manera
inmediata sino que tenemos de ellos un conocimiento mediato.
Los conocemos a través de las ideas que ellos causan en nosotros
y esas ideas, a su vez, representan las cosas, son signos de ellas.
Lo que percibimos, decía Locke, es algo de naturaleza mental - la idea - y que es
causado o representa los cuerpos externos.

 de "realismo crítico" para designar la posición de Locke marcando


con la expresión "crítico" la contraposición con la expresión
"ingenuo" del realismo ingenuo.

Locke establece entre las palabras, las ideas y las cosas.


El individuo posee en su entendimiento ideas provenientes de la experiencia que tiene
del mundo exterior. Por disposición natural, el sujeto es capaz de articular sonidos (las palabras)
que serán el instrumento para poder comunicar a otros las ideas que posee en su interior
respecto de las cosas que conoce del mundo exterior.
el entendimiento separa las ideas particulares de las circunstancias de tiempo y espacio en las
que se dan, y de ese modo logra ideas generales que representarán a más de un individuo.

Locke,e diferencia entre nombres propios y palabras generales


Un nombre propio refiere a cosas singulares que los hombres tienen frecuente ocasión
de señalar con particularidad.
Las palabras generales son signos de ideas generales que representan a más de un
individuo.

¿A qué cosas refiere cada categoría?


Nombres propios: personas (Pedro, Luis, María), ciudades (Córdoba, Lima), ríos (Río
Limay, Río Nilo), montañas (Aconcagua, Everest).
Palabras generales: hombre, mesa, auto.

Clase Unidad 3 Stigol

Sólo la experiencia suministra a la mente los materiales de nuestro conocimiento. Todas nuestras ideas,
todos los materiales del conocimiento derivan de la experiencia. La experiencia para Locke comprende,
en primer lugar, la sensación y en segundo lugar la reflexión. Experiencia es el concepto genérico que
incluye los otros dos, sensación y reflexión. Por eso se habla de ideas sensibles.

 Locke sostiene que los sentidos son los que se encargan de transmitir información a la mente
acerca del mundo externo. La sensación nos informa acerca de los objetos externos.
 la reflexión (o introspección) - ella nos ofrece el conocimiento de nuestro
mundo interno.

Es decir las ideas (entendidas como las entiende Locke) constituyen el significado de los signos
lingüísticos.

((El signo linguistico se representa en las ideas de los sujetos))

Clase 5 Frege y Orlando

Orlando
Frege, por el contrario, sostiene que el significado de un nombre propio involucra dos
dimensiones distintas:

 Por un lado, está el individuo referido o denotado por el nombre, dimensión que
constituye el referente o denotado - también llamado "referencia" o "denotación".
 Por otro lado, está el modo en que el individuo en cuestión se presenta a la mente,
modo que está constituido por la descripción de cierta propiedad identificadora del
individuo; esta segunda dimensión constituye el sentido del nombre.
 Los nombres tienen no sólo denotado o referente sino también sentido. La noción de
sentido cumple entonces un rol clave en la teoría fregueana. En la medida en que los
nombres tienen sentido, connotan cierta propiedad o característica del objeto
referido.
 Uno de sus objetivos principales al presentar una teoría semántica es legitimar el
carácter objetivo del lenguaje y el pensamiento, rasgos que a su vez se relacionan con
la presencia en ellos de una estructura lógica.

le interesa oponer la noción de sentido, central en su teoría, a la de imagen o representación


asociada con un nombre.

concebir a los sentidos como representaciones conceptuales -esto es, entidades mentales o
psicológicaspero cuidando de evitar su identificación con las imágenes.

tres dimensiones atribuibles al sentido fregueano:

(i) el sentido como representación conceptual o concepto, y, por tanto, como entidad
psicológica;
(ii) el sentido como lo que determina la referencia, y, por tanto, como unidad
semántica;
(iii) el sentido como lo que determina la contribución de un término al valor
informativo de la oración en la que figura, y por tanto, como unidad epistémica

el sentido de un nombre propio puede ser concebido como un concepto descriptivo (o


expresable mediante una descripción) asociado con el nombre por los hablantes
competentes, concepto que se distingue del concepto constituido por la imagen en virtud
de sus funciones semántica y epistémica.