Está en la página 1de 1

Hubo una época en el mundo del tenis en que había una bronca tras otra y el artífice de esta

polémica era el tenista John McEnroe y su mítico “La bola entró”(al menos, su traducción se
percibe en este curioso anuncio de BIC https://www.youtube.com/watch?v=BcM6dpacV4Y).

En el mundo del fútbol, “la bola entró” es sinónimo de gol, casi posible victoria. Incluso de
festival como en el día de ayer, tras el póker que recibió el conjunto dependiente del Valencia
eCF en la matinal de ayer. Un serio correctivo que fue excesivo y que pudo no ser tal: un
despeje de Samuel LLorca que pudo ser el 1-1 a falta de cuatro minutos para el descanso, un
fallo de Jordi a puerta vacia con 2-0 y que pudo ser un peligroso 2-1. Ya el 3-0 fue definitivo. El
equipo, que fue pésimamente recibido(no digo que haya aplausos pero tampoco generar un
peligroso ambiente, acabó viendo que la suerte calmaba su situación deportiva y algunos de
sus jugadores eran bastante ovacionados en las sustituciones, especialmente Chechu
Flores(de hecho, mi título inicial era “No Chechu, no party”,relacionado con los minutos
finales, algo apagados).

Lo de ayer era bien fácil de explicar: “la bola entró”, a diferencia de otras semanas en las que
quizás podía haber tenido algo más de suerte y no la hubo. Ni siquiera apelar a un mejor
compromiso o un dibujo diferente o una presión mayor: se disparó a puerta y la bola entró, sin
más. Ayer, los detalles en contra no penalizaron y la angustia acumulada se transformó en
goles, quizás con cierta colaboración del defensa amigo que facilitó la imagen del penalti del
2-0 o el despiste del guardameta en el 4-0. Lo absurdo es ir más allá, molestarse o creer “que
lo hacen a traición”,etc. Ayer se dio ese típico partido en el que entra todo y pretender
analizarlo sería absurdo y s

Apunte La nota negativa fue el descenso del equipo de División de Honor Juvenil. El conjunto
ha entrado en una vorágine ascensorista desde la temporada 2012/13, por lo que estamos en
el tercer descenso desde esa edición de la regularidad. Lejos queda aquel 5º puesto en la
temporada 2009/10.