Está en la página 1de 2102
COMENTAR I O s o br e e l US O De l A ntiguo

COMENTARIO

sobre el USO Del

Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento

,.)

••<

'.

.•\jj.

G.

K. BEALE

y D. A.

CARSON

El)ITC)llES

Trabajo realizado con

TRADU CTOR D E G OOGLE

COMMENTARY

on the NEw TESTAMENT UsE

of the ÜLD TE

TAMENT

EDITED BY T. K. BEALE and D. A. CAR ON

]B

BakcrAcadcmíc

,1 drili'.ll::iíl di &:ault Pw:dlihin .,l '-'et. f)

ür.Mdllil1Ptd

"Al

)LLOS

© 2007 por GK Beale y DA Carson

Publicado por Baker Academic

una división de Baker Publishing Group P.O. Box 6287, Grand Rapids, MI 49516-6287 www.bakeracademic.com

y Apolos

(una huella de Inter-Varsity Press) Norton Street Nottingham NG7 3HR Inglaterra correo electrónico: ivp@ivpbooks.com sitio web: www.ivpbooks.com

Edición de libros electrónicos creada en 2011.

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada en un sistema de

recuperación o transmitida de ninguna forma o por ningún medio, por ejemplo, en formato electrónico, fotocopia, grabación, sin

el permiso previo por escrito del editor. La única excepción son las citas breves en las revisiones impresas.

ISBN 978-1-4412-1052-4

Los datos de catalogación en publicación de la Biblioteca del Congreso están archivados en la Biblioteca del Congreso, Washington, DC

A menos que se indique lo contrario, las citas de las Escrituras son las traducciones de los autores.

Las citas de las Escrituras con la etiqueta ESV son de The Holy Bible, English Standard Version, copyright © 2001 de Crossway Bibles, una división de Good News Publishers. Utilizado con permiso. Todos los derechos reservados.

Las citas de las Escrituras con la etiqueta NASB son de New American Standard Bible®, copyright © 1960, 1962, 1963, 1968, 1971, 1972, 1973, 1975, 1977, 1995 de The Lockman Foundation. Utilizado con permiso. www.lockman.org

Las citas de las Escrituras etiquetadas NVI son de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. NIV. Copyright 1973, 1978, 1984 por Biblica, Inc. Usado con permiso de Zondervan. Todos los derechos reservados en todo el mundo. www.zondervan.com

Las citas de las Escrituras con la etiqueta NKJV son de la Nueva Versión King James. Copyright © 1982 por Thomas Nelson, Inc. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

Las citas de las Escrituras con la etiqueta NLT son de Holy Bible , New Living Translation, copyright © 1996. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Wheaton, Illinois 60189. Todos los derechos reservados.

Las citas de las Escrituras etiquetadas NRSV son de la Nueva Versión Estándar Revisada de la Biblia, copyright © 1989, por la División de Educación Cristiana del Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los Estados Unidos de América. Utilizado con permiso. Todos los derechos reservados.

Las citas de las Escrituras con la etiqueta TNIV son de la Santa Biblia, la Nueva Versión Internacional de Hoy. TNIV®. Copyright © 2001, 2005 por Biblica, Inc. ™ Utilizado con permiso de Zondervan. Todos los derechos reservados en todo el mundo. www.zondervan.com

CONTENIDO

Cubrir Pagina del titulo La página de derechos de autor Prefacio Lista de contribuyentes lista de abreviaciones Introducción GK Beale y DA Carson

Mateo Craig L. Blomberg

marca Rikk E. Watts

Lucas David W. Pao y Eckhard J. Schnabel

Juan

Andreas J. Köstenberger

Hechos I. Howard Marshall

Romanos Mark A. Seifrid

1 Corintios

Roy E. Ciampa y Brian S. Rosner

2 Corintios

Peter balla

Gálatas Moisés Silva

Efesios Frank S. Thielman

filipenses Moisés Silva

Colosenses

GK Beale

1-2 tesalonicenses Jeffrey dc weima

1-2 Timoteo y Tito Philip H. Towner

Hebreos George H. Guthrie

James

DA Carson

1 Pedro

DA Carson

2 Pedro

DA Carson

1–3 Juan

DA Carson

Judas

DA Carson

Revelación GK Beale y Sean M. McDonough

Índice de las Escrituras y otros escritos antiguos

PREFACIO

Cuando los dos editores de este volumen comenzaron el proyecto hace casi una década, ninguno

de los dos anticipó que llevaría tanto tiempo llevarlo a término. Las expectativas poco realistas, la enfermedad entre los contribuyentes y sus familias y las obligaciones cambiantes y competitivas conspiraron para retrasar el proyecto. Estamos profundamente agradecidos por la paciencia de los colaboradores que lograron enviar su trabajo de manera oportuna, algunos de los cuales actualizaron su trabajo más adelante, y de Baker Academic, cuyo equipo editorial alentó e incluso convenció a los editores y colaboradores, pero nunca lo molestaron. Sin embargo, también seríamos los primeros en reconocer el privilegio que tenemos de haber trabajado en esto. Con muchos otros cristianos, hemos pensado mucho sobre cómo la Biblia se une, cómo las partes posteriores usan las partes anteriores y cómo, en particular, los documentos del Nuevo Testamento citan o aluden al AT. Ambos hemos dedicado una parte considerable de nuestra vida académica a estas preguntas. Así que trabajar con un equipo de académicos que han trabajado sistemáticamente a través de la evidencia y leer e interactuar con lo que han escrito y prepararlo para la prensa nos ha hecho sentirnos enriquecidos, y estamos agradecidos. Muchas de las citas y alusiones estudiadas en estos cientos de páginas han sido investigadas con mayor detalle en otras partes, a veces en ensayos y monografías aprendidas, a veces en comentarios largos y técnicos. Pero algunos de los tratamientos son frescos y, quizás más importante, en ningún lugar se ha reunido todo este tipo de material en un solo lugar. Se ayudará

a los lectores a pensar cómo un libro o escritor de NT en particular usa habitualmente el

OT; serán estimulados para ver cómo ciertos pasajes y temas del Antiguo Testamento siguen recurriendo en los diversos cuerpos del NT. Además, incluso si algunos lectores contemporáneos no creen que la Biblia se mantenga unida en ningún sentido teológico (como hacen los editores y colaboradores), cada lector reflexivo debe reconocer que los libros bíblicos en sí mismos se han leído de esa manera desde el momento de su circulación temprana. y que los escritores de los libros del Nuevo Testamento no se vieron a sí mismos (de alguna manera marcionita) como creadores que podían prescindir alegremente de lo que quisieran del AT, sino como aquellos que estaban bajo la autoridad de esos documentos del AT incluso cuando promulgaron nuevas interpretaciones de esos documentos Ya sea que pensemos que los libros de las Escrituras son la palabra de Dios o no, al menos deberíamos comenzar extendiendo a los escritores del Nuevo

Testamento la cortesía de tratar de entender cómo vieron su tarea cuando citaron y explicaron los documentos asociados con el antiguo pacto, los documentos que veneran como pero como aquellos que estaban bajo la autoridad de esos documentos del Antiguo Testamento incluso cuando promulgaron nuevas interpretaciones de esos documentos. Ya sea que pensemos que los libros de las Escrituras son la palabra de Dios o no, al menos deberíamos comenzar extendiendo

a los escritores del Nuevo Testamento la cortesía de tratar de entender cómo vieron su tarea

cuando citaron y explicaron los documentos asociados con el antiguo pacto, los documentos que veneran como pero como aquellos que estaban bajo la autoridad de esos documentos del Antiguo Testamento incluso cuando promulgaron nuevas interpretaciones de esos documentos. Ya sea que pensemos que los libros de las Escrituras son la palabra de Dios o no, al menos deberíamos

comenzar extendiendo a los escritores del Nuevo Testamento la cortesía de tratar de entender

cómo vieron su tarea cuando citaron y explicaron los documentos asociados con el antiguo pacto, los documentos que veneran comohē graphē (“la Escritura”). Si este volumen ayuda a algunos eruditos y predicadores a pensar de manera más coherente acerca de la Biblia y enseñar "todo el consejo de Dios" con mayor comprensión, profundidad, reverencia y edificación para los hermanos creyentes, contribuyentes y editores, concluiremos felizmente que las miles de horas invertidos en este libro eran un precio muy pequeño a pagar. Agradeceremos a Dios por el privilegio de pasar tanto tiempo estudiando su palabra y vernos, una vez más, como deudores de la gracia.

GK Beale D. A. Carson

CONTRIBUDORES

Peter Balla (PhD, Universidad de Edimburgo) es el director de estudios del Nuevo Testamento en la Universidad Reformada Károli Gáspár en Budapest, Hungría.

GK Beale (PhD, Universidad de Cambridge) es la Cátedra Kenneth T. Wessner de Estudios Bíblicos y profesora de Nuevo Testamento en la Escuela de Graduados de Wheaton College.

Craig L. Blomberg (PhD, Universidad de Aberdeen) es profesor distinguido de Nuevo Testamento en el Seminario de Denver.

DA Carson (PhD, Universidad de Cambridge) es profesor investigador de Nuevo Testamento en Trinity Evangelical Divinity School.

Roy E. Ciampa (PhD, Universidad de Aberdeen) es profesor asociado de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Gordon-Conwell.

George H. Guthrie (PhD, Seminario Teológico Bautista del Suroeste) es el profesor de Biblia Benjamin W. Perry en Union University.

Andreas J. Köstenberger (PhD, Trinity Evangelical Divinity School) es profesor de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Bautista del Sudeste.

I. Howard Marshall (PhD, Universidad de Aberdeen) es profesor emérito de exégesis del Nuevo Testamento y profesor de investigación honorario en la Universidad de Aberdeen.

Sean M. McDonough (PhD, Universidad de St. Andrews) es profesor asistente de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Gordon-Conwell.

David W. Pao (PhD, Universidad de Harvard) es profesor asistente de Nuevo Testamento en Trinity Evangelical Divinity School.

Brian S. Rosner (PhD, Universidad de Cambridge) es profesor de Nuevo Testamento y ética en Moore Theological College.

Eckhard J. Schnabel (PhD, Universidad de Aberdeen) es profesor de Nuevo Testamento en Trinity Evangelical Divinity School.

Mark A. Seifrid (PhD, Seminario Teológico de Princeton) es Profesor de Mildred y Ernest Hogan de Interpretación del Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Bautista del Sur.

Moisés Silva (PhD, Universidad de Manchester) ha enseñado Nuevo Testamento en el Westmont College, el Seminario Teológico de Westminster y el Seminario Teológico de Gordon-Conwell.

Frank S. Thielman (PhD, Duke University) es profesor presbiteriano de Divinidad en Beeson Divinity School.

Philip H. Towner (PhD, Universidad de Aberdeen) es director de servicios de traducción en United Bible Societies.

Rikk E. Watts (PhD, Universidad de Cambridge) es profesor asociado de Nuevo Testamento en el Regent College.

Jeffrey AD Weima (PhD, Wycliffe College, Universidad de Toronto) es profesor de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Calvin.

ABBREVIATIONS

General

ad loc.

ad locum (at the place discussed)

Akk.

Akkadian

Aram.

Aramaic

b.

Babylonian Talmud

ca.

circa

chap(s). chapter(s)

col(s).

column(s)

esp.

especially

ET

English translation

frg(s.)

fragment(s)

Gk.

Greek

Heb.

Hebrew

Lat.

Latin

lit.

literally

m.

Mishnah

mg.

margin

NT

New Testament

OT

Old Testament

par(s).

parallel(s)

pl.

plural

sg.

singular

t.

Tosefta

v.l.

varia lectio (variant reading)

y.

Jerusalem Talmud

Bible Versions

LXX

Septuagint

MT

Masoretic Text

ESV

English Standard Version

HCSB

Holman Christian Standard Bible

KJV

King James Version

NA 26

Novum Testamentum Graece. Edited by [E. and E. Nestle], K. Aland, et al. 26th ed.

Stuttgart: Deutsche Bibelgesellschaft, 1979

NA 27

Novum Testamentum Graece. Edited by [E. and E. Nestle], B. Aland, et al. 27th rev. ed. Stuttgart: Deutsche Bibelgesellschaft, 1993

NASB New American Standard Bible

NEB

NETB New English Translation Bible NETS New English Translation of the Septuagint

New English Bible

NIV

New International Version

NJB

New Jerusalem Bible

NJPS

Tanakh: The Holy Scriptures: The New JPS Translation according to the Traditional Hebrew Text

NKJV New King James Version

NLT

NRSV New Revised Standard Version

New Living Translation

REB

Revised English Bible

RSV

Revised Standard Version

TNIV Today’s New International Version Θ Theodotion UBS 3 The Greek New Testament. Edited by K. Aland et al. 3rd ed. Stuttgart: Deutsche Bibelgesellschaft and United Bible Societies, 1983. UBS 4 The Greek New Testament. Edited by B. Aland et al. 4th rev. ed. 1994

Apocrypha and Septuagint

Add. Esth.

Additions to Esther

Bar.

Baruch

Bel

Bel and the Dragon

1–2 Esd.

1–2 Esdras

Jdt.

Judith

1–2 Kgdms. 1–2 Kingdoms

1–4 Macc.

1–4 Maccabees

Odes

Odes

Pr. Azar.

Prayer of Azariah

Pr. Man.

Prayer of Manasseh

Sir.

Sirach

Tob.

Tobit

Wis.

Wisdom of Solomon

Dead Sea Scrolls and Related Texts

1. Qumran

CD-A

Damascus Document a

CD-B

Damascus Document b

1QapGen ar 1QGenesis Apocryphon

1QH a

1QIsa

1QIsa

1QM

1QpHab

1QS

1Q13

1Q14

1Q19 +

1QHodayot a 1QIsaiah a 1QIsaiah b 1QWar Scroll 1QPesher to Habakkuk 1QRule of the Community

1QMelchizedek

1QPesher to Micah 1QBook of Noah

a

b

2Q19 bis

1Q22

1QWords of Moses

1Q27

1QMysteries

1Q28a 1QRule of the Congregation

1Q28b

1QRule of Benedictions

4Q10

4QGenesis k

4Q13

4QExodus b

4Q44 4QDeuteronomy q

4Q51

4Q54

4Q55

4Q83

4Q84

4Q88

4Q158

4Q161

4Q162

4Q163

4Q164

4Q165

4Q167

4Q169

4Q171

4Q174

4QSamuel a

4QKings

4QIsaiah a

4QPsalms

4QPsalms

4QPsalms

4QReworked Pentateuch a

4QIsaiah Pesher a 4QIsaiah Pesher b 4QIsaiah Pesher c 4QIsaiah Pesher d 4QIsaiah Pesher e 4QHosea Pesher b 4QNahum Pesher 4QPsalms Pesher a

4QFlorilegium

a

b

f

4Q176

4QTanhumim

4Q177

4Q181

4Q182

4Q185

4Q213a

4Q226

4Q242

4Q244

4Q246

4Q252

4Q259

4Q265

4Q266

4Q270

4Q272

4Q285

4Q286

4Q365

4Q372

4Q374

4Q376

4Q379

4Q385a

4Q386

4Q396

4Q397

4Q398

4Q400

4Q401

4Q403

4Q416

4Q418 4QInstruction d

4Q423

4Q427

4Q430

4Q431

4Q433a

4Q462

4QCatena A 4QAges of Creation B 4QCatena B 4QSapiential Work 4QAramaic Levib

4QPseudo-Oubileesb

4QPrayer of Nabonidus ar 4QPseudo-Daniel b ar 4QAramaic Apocalypse 4QCommentary on Genesis A 4QRule of the Community e 4QMiscellaneous Rules 4QDamascus Document a 4QDamascus Document e 4QDamascus Document g 4QSefer ha-Milhamah 4QBlessings a 4QReworked Pentateuch c 4QApocryphon of Joseph b 4QDiscourse on the Exodus/Conquest Tradition 4QApocryphon of Moses b ? 4QApocryphon of Joshua b 4QPseudo-Moses a

4QPseudo-Ezekiel

4QHalakhic Letter c 4QHalakhic Letter d 4QHalakhic Letter e 4QSongs of the Sabbath Sacrifice a 4QSongs of the Sabbath Sacrifice b 4QSongs of the Sabbath Sacrifice d 4QInstruction b

b

4QInstruction g

4QHodayot a

4QHodayot d 4QHodayot e 4QHodayot-like text B 4QNarrative C a

4Q473

4QThe Two Ways

4Q491

4QWar Scroll a

4Q491c 4QSelf-Glorification Hymn b

4Q500

4QBenediction

4Q504

4QWords of the Luminaries a

4Q521

4QMessianic Apocalypse

4Q522

4QProphecy of Joshua

4Q524

4QTemple Scroll

4Q525

4QBeatitudes

4Q541

4QApocryphon of Levi b ? ar

4Q552

4QFour Kingdoms a ar

4Q553

4QFour Kingdoms b ar

4Q558

4QVision b ar

11Q5

11QPsalms a

11Q10

11QTargum of Job

11Q11

11QApocryphal Psalms a

11Q13

11QMelchizedek

11Q19

11QTemple a

11Q20

11QTemple b

2.

Wadi Murabba ʿat

Mur 20 papMarriage Contract ar

3. Naḥ al Ḥever

8ḤevXII gr Greek Scroll of the Minor Prophets

5/6Ḥev 40

Ps [P. Yadin 40] (= 5/6Ḥev 1b)

Mishnah and Talmud Tractates

ʿAbod. Zar. ʿAbodah Zarah

ʾAbot

ʾAbot

ʿArak.

ʿArakin

B.

Bat.

Baba Batra

B.

Meṣiʿa

Baba Meṣiʿa

B.

Qam.

Baba Qamma

Ber.

Berakot

Beṣah

Beṣah (= Yom Ṭob)

Bik.

Bikkurim

ʿEd.

ʿEduyyot

ʿErub.

ʿErubin

Giṭ.

Giṭṭin

Ḥag.

Ḥagigah

Hor.

Horayot

Ḥul.

Ḥullin

Ker.

Kerithot

Ketub. Ketubbot Maʿaś. Maʿaśerot

Maʿaś. Š.

Maʿaśer Šeni

Mak.

Makkot

Meg.

Megillah

Meʿil.

Meʿilah

Menah.̣ Menaḥot

Mid.

Moʿed Qaṭ. Moʿed Qaṭan

Middot

Naz.

Nazir

Ned.

Nedarim

Neg.

Negaʿim

Nid.

Niddah

ʾOhal.

ʾOhalot

Parah

Parah

Peʾah

Peʾah

Pesaḥ.

Pesaḥim

Qidd.

Qiddušin

Roš Haš.

Roš Haššanah

Šabb.

Šabbat

Sanh. Sanhedrin

Šeb.

Šebiʿit

Šebu.

Šebuʿot

Šeqal.

Šeqalim

Soṭah

Soṭah

Sukkah

Sukkah

Taʿan. Taʿanit

Tamid

Tamid

Ṭehar.

Ṭeharot

Ter.

Terumot

Yebam.

Yebamot

Yoma

Yoma (= Kippurim)

Zabim

Zabim

Zebaḥ.

Zebaḥim

Targumic Texts

Frg. Tg.

Tg. Esth. I, II First or Second Targum of Esther

Fragmentary Targum

Tg. Isa.

Targum Isaiah

Tg. Neof.

Targum Neofiti

Tg. Onq.

Targum Onqelos

Tg. Ps.

Targum Psalms

Tg. Ps.-J.

Targum Pseudo-Jonathan

Tg. Qoh.

Targum Qohelet

Other Rabbinic Works

ʾAbot R. Nat. ʾAg. Ber. Der. Er. Zuṭ. Meg. Taʿan. Mek. Exod. Mek. R. Ish. Mek. R. Sim. Midr. Midr. Rab. Pesiq. Rab.

Pesiq. Rab Kah. Pesiqta de Rab Kahana

Pirqe R. El. Rab.

ʾAbot de Rabbi Nathan ʾAggadat Berešit Derek Ereṣ. Zuṭa Megillat Taʿanit Mekilta Exodus Mekilta de Rabbi Ishmael Mekilta de Rabbi Simeon Midrash (+ biblical book) Midrash Rabbah Pesiqta Rabbati

Pirqe Rabbi Eliezer

(biblical book +) Rabbah

S.

Eli. Rab.

Seder Eliyahu Rabbah

S.

Eli. Zut.

Seder Eliyahu Zuta

Sipra Qed.

Sipra Qedoshim

Sipre

Sipre

Sop.

Soperim

Tanḥ. Tanḥuma

Yal.

Yalquṭ

Old Testament Pseudepigrapha

Apoc. Ab.

Apocalypse of Abraham

Martyrdom and Ascension of Isaiah 6–11

Apoc. Adam

Apocalypse of Adam

Apoc. El. (C) Apoc. Ezek. Apoc. Sedr. Apoc. Zeph. Aristob. As. Mos. Ascen. Isa.

Coptic Apocalypse of Elijah Apocryphon of Ezekiel Apocalypse of Sedrach Apocalypse of Zephaniah Aristobulus Assumption of Moses

2 2 Baruch (Syriac Apocalypse)

3 3 Baruch (Greek Apocalypse)

4 4 Baruch (Paraleipomena Jeremiou)

1 1 Enoch (Ethiopic Apocalypse)

2 2 Enoch (Slavonic Apocalypse)

3 3 Enoch (Hebrew Apocalypse) Ezekiel the Tragedian

Ezek. Trag.

Gk. Apoc. Ezra Greek Apocalypse of Ezra

Bar.

Bar.

Bar.

En.

En.

En.

Hel. Syn. Pr.

Hellenistic Synagogal Prayers

Jos.

Asen.

Joseph and Aseneth

Jub.

Jubilees

L.A.B.

Liber antiquitatum biblicarum

L.A.E.

(Pseudo-Philo) Life of Adam and Eve

Lad. Jac.

Ladder of Jacob

Let.

Aris.

Letter of Aristeas

Liv.

Pro.

Lives of the Prophets

Mart. Isa.

Martyrdom and Ascension of Isaiah 1–5

Odes Sol.

Odes of Solomon

Pr. Man.

Prayer of Manasseh

Ps.-Phoc.

Pseudo-Phocylides

Pss.

Sol.

Psalms of Solomon

Sib.

Or.

Sybilline Oracles

Syr.

Men.

Sentences of the Syriac Menander

T.

Ab.

Testament of Abraham

T.

Adam

Testament of Adam

T.

Ash.

Testament of Asher

T.

Benj.

Testament of Benjamin

T.

Dan

Testament of Dan

T.

Gad

Testament of Gad

T.

Isaac

Testament of Isaac

T.

Iss.

Testament of Issachar

T.

Jac.

Testament of Jacob

T.

Job

Testament of Job

T.

Jos.

Testament of Joseph

T.

Jud.

Testament of Judah

T.

Levi

Testament of Levi

T.

Mos.

Testament of Moses

T.

Naph.

Testament of Naphtali

T.

Reub.

Testament of Reuben

T.

Sim.

Testament of Simeon

T.

Sol.

Testament of Solomon

T.

Zeb.

Testament of Zebulun

Apostolic Fathers

Barn. Barnabas

1–2 Clem.

1–2 Clement

Did.

Didache

Diogn. Diognetus

Herm. Mand. Shepherd of Hermas, Mandate

Herm. Sim.

Shepherd of Hermas, Similitude

Mart. Pol.

Martyrdom of Polycarp

Pol. Phil.

Polycarp, To the Philippians

Nag Hammadi Codices

Gos. Truth I,3 Gospel of Truth Trim. Prot. XIII,1 Trimorphic Protennoia

New Testament Apocrypha and Pseudepigrapha

Acts Pil.

Acts of Pilate

Gos. Thom. Gospel of Thomas

Prot. Jas.

Protevangelium of James

Ps.-Mt.

Gospel of Pseudo-Matthew

Papyri

P. Lond. Greek Papyri in the British Museum

Greek and Latin Works

Apuleius

Apol. Apologia (Pro se de magia)

Augustine

Civ. De civitate Dei

Serm. Dom. De sermone Domini in monte

Aulus Gellius

Noct. att. Noctes atticae

Cicero

Pis. In Pisonem

Clement of Alexandria

Paed. Paedagogus

Herodotus

Hist. Histories

Hippolytus

Comm. Dan. Commentarium in Danielem

Homer

Od. Odyssey

Irenaeus

Haer. Against Heresies

Jerome

Epist. Epistulae

Josephus

Ag. Ap. Against Apion

Ant.

Jewish Antiquities

J.W.

Jewish War

Life

The Life

Justin

1 Apol. First Apology

Dial.

Dialogue with Trypho

Origen

Cels.

Comm. Matt. Commentarium in evangelium Matthaei

Contra Celsum

Philo

Abraham

On the Life of Abraham

Agriculture

On Agriculture

Alleg. Interp.

Allegorical Interpretation

Cherubim

On the Cherubim

Confusion

On the Confusion of Tongues

Creation

On the Creation of the World

Decalogue

On the Decalogue

Dreams

On Dreams

Drunkenness

On Drunkenness

Embassy

On the Embassy to Gaius

Flaccus

Against Flaccus

Flight

On Flight and Finding

Giants

On Giants

Good Person

That Every Good Person Is Free

Heir

Who Is the Heir?

Hypothetica

Hypothetica

Joseph

On the Life of Joseph

Migration

On the Migration of Abraham

Moses

On the Life of Moses

Names

On the Change of Names

Planting

On Planting

Posterity

On the Posterity of Cain

Prelim. Studies On the Preliminary Studies

QE

Questions and Answers on Exodus

QG

Questions and Answers on Genesis

Rewards

On Rewards and Punishments

Sacrifices

On the Sacrifices of Cain and Abel

Sobriety

On Sobriety

Spec. Laws

On the Special Laws

Unchangeable That God Is Unchangeable

Virtues

On the Virtues

Worse

That the Worse Attacks the Better

Plato

Ep.

Resp. Respublica

Leg.

Epistulae

Leges

Pliny the Elder

Nat. Naturalis historia

Plutarch

Alex.

Luc. Lucullus Quaest. rom. Quaestiones romanae et graecae (Aetia romana et graeca) Quaest. conv. Quaestionum convivialum libri IX

Alexander

Seneca

Ben.

Clem. De clementia

De beneficiis

Ep.

Epistulae morales

Suetonius

Aug. Divus Augustus

Cal.

Dom. Domitianus Nero Nero

Gaius Caligula

Tacitus

Ann. Annales

Hist. Historiae

Xenophon

Cyr.

Mem. Memorabilia

Cyropaedia

Modern Works

AB

Anchor Bible

ABD

Anchor Bible Dictionary. Edited by D. N. Freedman. 6 vols. New York: Doubleday,

1992

ABRL

Anchor Bible Reference Library

AcBib

Academia biblica

ACNT

Augsburg Commentaries on the New Testament

ADP

Abhandlungen des Deutschen Palästinavereins

AGJU

Arbeiten zur Geschichte des antiken Judentums und des Urchristentums

AJT

Asia Journal of Theology

ALGHJ

Arbeiten zur Literatur und Geschichte des hellenistischen Judentums

AnBib

Analecta biblica

ANET

Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament. Edited by J. B. Pritchard.

ANETSt

3rd ed. Princeton: Princeton University Press, 1969 Ancient Near Eastern Texts and Studies

ANRW

Aufstieg und Niedergang der römischen Welt: Geschichte und Kultur Roms im

ANTC

Spiegel der neueren Forschung. Edited by H. Temporini and W. Haase. Berlin: de Gruyter, 1972– Abingdon New Testament Commentaries

ANTJ

Arbeiten zum Neuen Testament und Judentum

AOTC

Abingdon Old Testament Commentaries

University of Chicago Press, 2000

ApOTC

Apollos Old Testament Commentary

ApSem

Approaches to Semiotics

ArBib

The Aramaic Bible

ARJ

Annual of Rabbinic Judaism

ASNU

Acta seminarii neotestamentici upsaliensis

AsTJ

Asbury Theological Journal

ATD

Das Alte Testament Deutsch

ATDan

Acta theologica danica

ATR

Anglican Theological Review

AUS

American University Studies

AUSS

Andrews University Seminary Studies

AUSDDS

Andrews University Seminary Doctoral Dissertation Series

BAG

Bauer, W., W. F. Arndt, and F. W. Gingrich. Greek-English Lexicon of the New

BAR

Testament and Other Early Christian Literature. Chicago: University of Chicago Press, 1957 Biblical Archaeology Review

BBB

Bonner biblische Beiträge

BBMS

Baker Biblical Monograph Series

BBR

Bulletin for Biblical Research

BCBC

Believers Church Bible Commentary

BCOT

Biblical Commentary on the Old Testament

BCOTWP

Baker Commentary on the Old Testament Wisdom and Psalms

BDAG

Bauer, W., F. W. Danker, W. F. Arndt, and F. W. Gingrich. Greek-English Lexicon

BDB

of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. Chicago:

Brown, F., S. R. Driver, and C. A. Briggs. A Hebrew and English Lexicon of the Old

BDF

Testament. Oxford: Clarendon, 1906 Blass, F., A. Debrunner, and R. W. Funk. A Greek Grammar of the New Testament

BDS

and Other Early Christian Literature. Chicago: University of Chicago Press, 1961 BIBAL Dissertation Series

BECNT

Baker Exegetical Commentary on the New Testament

BETL

Bibliotheca ephemeridum theologicarum lovaniensium

BEvT

Beiträge zur evangelischen Theologie

BFCT

Beiträge zur Förderung christlicher Theologie

BHS

Biblia Hebraica Stuttgartensia. Edited by K. Elliger and W. Rudolph. Stuttgart:

BHT

Deutsche Bibelgesellschaft, 1983 Beiträge zur historischen Theologie

Bib

Biblica

BibInt

Biblical Interpretation

BibSem

The Biblical Seminar

BIS

Biblical Interpretation Series

BJRL

Bulletin of the John Rylands University Library of Manchester

BJS

Brown Judaic Studies

BKAT

Biblischer Kommentar, Altes Testament. Edited by M. Noth and H. W. Wolff

BL

Bibel und Liturgie

BMI

The Bible and Its Modern Interpreters

BN

Biblische Notizen

BNTC

Black’s New Testament Commentaries

BR

Biblical Research

BRev

Bible Review

BRS

Biblical Resource Series

BSac

Bibliotheca sacra

BSem

Biblical Seminar

BSL

Biblical Studies Library

BSR

Biblioteca di scienze religiose

BTAT

Beiträge zur Theologie des Alten Testaments

BTh

Bibliothèque de théologie

BTB

Biblical Theology Bulletin

BU

Biblische Untersuchungen

BWANT

Beiträge zur Wissenschaft vom Alten und Neuen Testament

BZ

Biblische Zeitschrift

BZAW

Beihefte zur Zeitschrift für die alttestamentliche Wissenschaft

BZNW

Beihefte zur Zeitschrift für die neutestamentliche Wissenschaft

CBC

Cambridge Bible Commentary

CBET

Contributions to Biblical Exegesis and Theology

CBQ

Catholic Biblical Quarterly

CBQMS

Catholic Biblical Quarterly Monograph Series

CBSC

Cambridge Bible for Schools and Colleges

CBSS

Continuum Biblical Studies Series

CBR

Currents in Biblical Research

CC

Continental Commentaries

CCCE

Changing Continuity of Christian Ethics

CCL

Classic Commentary Library

CEB

Commentaire Évangélique de la Bible

CEJL

Commentaries of Early Jewish Literature

CGTC

Cambridge Greek Testament Commentary

CGTSC

Cambridge Greek Testament for Schools and Colleges

CIJ

Corpus inscriptionum judaicarum

CM

Christianity in the Making

CNT

Commentaire du Nouveau Testament

ConBNT

Coniectanea neotestamentica or Coniectanea biblica: New Testament Series

ConBOT

Coniectanea biblica: Old Testament Series

COP

Cambridge Oriental Publications

COT

Commentaar op het Oude Testament

CorpCh

Corpus Christianorum (Series Latina)

CovQ

Covenant Quarterly

CSHJ

Chicago Studies in the History of Judaism

CTA

Corpus des tablettes en cunéiforms alphabétiques découvertes à Ras Shamra-Ugarit

CTJ

de 1929 à 1939. Edited by A. Herdner. Mission de Ras Shamra 10. Paris: P. Geuthner, 1963 Calvin Theological Journal

CTM

Concordia Theological Monthly

CTR

Criswell Theological Review

CurBS

Currents in Research: Biblical Studies

DBSJ

Detroit Baptist Seminary Journal

DJD

Discoveries in the Judean Desert

DJG

Dictionary of Jesus and the Gospels. Edited by J. B. Green, S. McKnight, and I. H.

DLNTD

Marshall. Downers Grove: InterVarsity, 1992 Dictionary of the Later New Testament and Its Developments. Edited by R. P.

DNTB

Martin and P. H. Davids. Downers Grove: InterVarsity, 1997 Dictionary of New Testament Background. Edited by C. A. Evans and S. E. Porter.

DPL

Downers Grove: InterVarsity, 2000 Dictionary of Paul and His Letters. Edited by G. F. Hawthorne, R. P. Martin, and D.

DRev

G. Reid. Downers Grove: InterVarsity, 1993 Downside Review

DSD

Dead Sea Discoveries

DSSCOL

The Dead Sea Scrolls and Christian Origins Library

EBCNIV

The Expositor’s Bible Commentary with the New International Version

EBib

Études bibliques

EBS

Encountering Biblical Studies

ECC

Eerdmans Critical Commentary

EDNT

Exegetical Dictionary of the New Testament. Edited by H. Balz and G. Schneider.

EGGNT

ET. 3 vols. Grand Rapids: Eerdmans, 1990–1993 Exegetical Guide to the Greek New Testament

EKKNT

Evangelisch-katholischer Kommentar zum Neuen Testament

EL

Ephemerides liturgicae

EncJud

Encyclopedia Judaica. 16 vols. Jerusalem, 1972

ERel

Études religieuses

ETL

Ephemerides theologicae lovanienses

ETR

Études théologiques et religieuses

EUS

European University Studies

EvQ

Evangelical Quarterly

EvT

Evangelische Theologie

ExpTim

Expository Times

FAT

Forschungen zum Alten Testament

FB

Forschung zur Bibel

FBBS

Facet Books, Biblical Series

FF

Foundations and Facets

FN

Filología neotestamentaria

FoiVie

Foi et vie

FOTL

Forms of the Old Testament Literature

FRLANT

Forschungen zur Religion und Literatur des Alten und Neuen Testaments

FTS

Frankfurter theologische Studien

GNC

Good News Commentary

GNS

Good News Studies

GTJ

Grace Theological Journal

HALOT

Koehler, L., W. Baumgartner, and J. J. Stamm. The Hebrew and Aramaic Lexicon of

HAR

the Old Testament. Translated and edited under the supervision of M. E. J. Richardson. 4 vols. Leiden: Brill, 1994–1999 Hebrew Annual Review

HBT

Horizons in Biblical Theology

HDR

Harvard Dissertations in Religion

HNT

Handbuch zum Neuen Testament

HNTC

Harper’s New Testament Commentaries

Hor

Horizons

HT

Helps for Translators

HTKAT

Herders theologischer Kommentar zum Alten Testament

HTKNT

Herders theologischer Kommentar zum Neuen Testament

HTR

Harvard Theological Review

HUCA

Hebrew Union College Annual

HUT

Hermeneutische Untersuchungen zur Theologie

IBC

Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching

IBS

Irish Biblical Studies

ICC

International Critical Commentary

ILPTBTS

International Library of Philosophy and Theology: Biblical and Theological Studies

Int

Interpretation

IRT

Issues in Religion and Theology

ISBE

International Standard Bible Encyclopedia. Edited by G. W. Bromiley. 4 vols.

ISBL

Grand Rapids: Eerdmans, 1979–1988 Indiana Studies in Biblical Literature

ITC

International Theological Commentary

ITS

International Theological Studies

IVPNTC

IVP New Testament Commentaries

JAAR

Journal of the American Academy of Religion

JANESCU Journal of the Ancient Near Eastern Society of Columbia University

JBL

Journal of Biblical Literature

JBLMS

Journal of Biblical Literature Monograph Series

JC

Judaica et christiana

JCPS

Jewish and Christian Perspective Series

JE

The Jewish Encyclopedia. Edited by I. Singer. 12 vols. New York: Funk and

JEPTA

Wagnalls, 1925 Journal of the European Pentecostal Theological Association

JETS

Journal of the Evangelical Theological Society

JGCJ

Journal of Greco-Roman Christianity and Judaism

JJS

Journal of Jewish Studies

JOTT

Journal of Translation and Textlinguistics

JPC

Journal of Psychology and Christianity

JPSTC

Jewish Publication Society Torah Commentary

JPTSup

Journal of Pentecostal Theology: Supplement Series

JQR

Jewish Quarterly Review

JR

Journal of Religion

JSHJ

Journal for the Study of the Historical Jesus

JSJ

Journal for the Study of Judaism in the Persian, Hellenistic, and Roman Periods

JSNT

Journal for the Study of the New Testament

JSNTSup

Journal for the Study of the New Testament: Supplement Series

JSOT

Journal for the Study of the Old Testament

JSOTSup

Journal for the Study of the Old Testament: Supplement Series

JSP

Journal for the Study of the Pseudepigrapha

JSPSup

Journal for the Study of the Pseudepigrapha: Supplement Series

JSS

Journal of Semitic Studies

JTS

Journal of Theological Studies

KEK

Kritisch-exegetischer Kommentar über das Neue Testament (Meyer-Kommentar)

KNT

Kommentar zum Neuen Testament

LBS

Library of Biblical Studies

LCL

Loeb Classical Library

LD

Lectio divina

LEC

Library of Early Christianity

LEH

J. Lust, E. Eynikel, and K. Hauspie, eds. A Greek-English Lexicon of the Septuagint.

LLJC

2 vols. Stuttgart: Deutsche Bibelgesellschaft, 1992–1996 Littman Library of Jewish Civilization

LSJ

Liddell, H. G., R. Scott, and H. S. Jones, A Greek-English Lexicon. 9th ed. with rev.

LSTS

supplement. Oxford: Clarendon, 1996 Library of Second Temple Studies

LTPM

Louvain Theological and Pastoral Monographs

LWCOT

Living Word Commentary on the Old Testament

MBCNTS

Mellen Biblical Commentary: New Testament Series

MdB

Le monde de la Bible

MLBS

Mercer Library of Biblical Studies

MNTC

Moffatt New Testament Commentary

MNTS

McMaster New Testament Studies

MSt

Monographien und Studienbucher

MTS

Marburger theologische Studien

NABPRDS National Association of Baptist Professors of Religion Dissertation Series

NAC

New American Commentary

NBD

New Bible Dictionary. Edited by J. D. Douglas, N. Hillyer, and D. R. W. Wood. 3rd

ed.

Downers Grove: InterVarsity, 1996

NCB

New Cambridge Bible

NCBC

New Century Bible Commentary

NClB

New Clarendon Bible

NDBT

New Dictionary of Biblical Theology. Edited by D. Alexander and B. S. Rosner.

NEchtB

Downers Grove: InterVarsity, 2000 Neue Echter Bibel

Neot

Neotestamentica

NIBCNT

New International Biblical Commentary: New Testament Series

NIBCOT

New International Biblical Commentary: Old Testament Series

NICNT

New International Commentary on the New Testament

NICOT

New International Commentary on the Old Testament

NIDNTT

New International Dictionary of New Testament Theology. Edited by C. Brown. 4 vols. Grand Rapids: Regency Reference Library, 1975–1985

NIDOTTE

New International Dictionary of Old Testament Theology and Exegesis. Edited by

W.

A. VanGemeren. 5 vols. Grand Rapids: Zondervan, 1997

NIGTC

New International Greek Testament Commentary

NIVAC

NIV Application Commentary

NovT

Novum Testamentum

NovTSup

Supplements to Novum Testamentum

NRTh

La nouvelle revue théologique

NSBT

New Studies in Biblical Theology

NTAbh

Neutestamentliche Abhandlungen

NTC

The New Testament in Context

NTD

Das Neue Testament Deutsch

NTG

New Testament Guides

NTL

New Testament Library

NTOA

Novum Testamentum et Orbis Antiquus

NTR

New Testament Readings

NTS

New Testament Studies

NTSI

The New Testament and the Scriptures of Israel

NTT

Norsk Teologisk Tidsskrift

NTTS

New Testament Tools and Studies

NVBS

New Voices in Biblical Studies

NW

Neuer Wettstein: Texte zum Neuen Testament aus Griechentum und Hellenismus.

OBO

Edited by G. Strecker and U. Schnelle. 3 vols. Berlin: de Gruyter, 2001– Orbis biblicus et orientalis

OBT

Overtures to Biblical Theology

OGIS

Orientis graeci inscriptiones selectae. Edited by W. Dittenberger. 2 vols. Leipzig:

OTE

S. Hirzel, 1903–1905 Old Testament Essays

ÖTK

Ökumenischer Taschenbuch-Kommentar

OTL

Old Testament Library

OTM

Oxford Theological Monographs

OTP

Old Testament Pseudepigrapha. Edited by J. H. Charlesworth. 2 vols. Garden City,

OTS

NY: Doubleday, 1983–1985 Old Testament Studies

OTWSA

Die Oud Testamentiese Werkgemeenskap in Suid-Afrika

PBTM

Paternoster Biblical and Theological Monographs

PFES

Publications of the Finnish Exegetical Society

PG

Patrologia graeca [= Patrologiae cursus completus: Series graeca]. Edited by J.-P.

PGC

Migne. 162 vols. Paris, 1857–1886 Pelican Gospel Commentaries

PIBA

Proceedings of the Irish Biblical Association

PilNTC

Pillar New Testament Commentary

PNTC

Pelican New Testament Commentaries

POuT

De Prediking van het Oude Testament

PRSt

Perspectives in Religious Studies

PTMS

Pittsburgh Theological Monograph Series

QC

Qumran Chronicle

RB

Revue biblique

ResQ

Restoration Quarterly

RevExp

Review and Expositor

RevQ

Revue de Qumran

RGW

Religions in the Graeco-Roman World

RHPR

Revue d’histoire et de philosophie religieuses

RivB

Rivista biblica italiana

RNBC

Readings: A New Biblical Commentary

RNT

Regensburger Neues Testament

RSR

Recherches de science religieuse

RTL

Revue théologique de Louvain

RTP

Revue de theologie et de philosophie

RThom

Revue thomiste

RTR

Reformed Theological Review

RVV

Religionsgeschichtliche Versuche und Vorarbeiten

SANT

Studien zum Alten und Neuen Testaments

SB

Sources bibliques

SBB

Stuttgarter biblische Beiträge

SBG

Studies in Biblical Greek

SBEC

Studies in the Bible and Early Christianity

SBib

Stuttgarter Bibelstudien

SBL

Studies in Biblical Literature

SBLDS

Society of Biblical Literature Dissertation Series

SBLEJL

Society of Biblical Literature Early Judaism and Its Literature

SBLMS

Society of Biblical Literature Monograph Series

SBLSCS

Society of Biblical Literature Septuagint and Cognate Studies

SBLSP

Society of Biblical Literature Seminar Papers

SBS

Sources for Biblical Study

SBT

Studies in Biblical Theology

ScrHier

Scripta hierosolymitana

ScrM

Scripta minora

SDSSRL

Studies in the Dead Sea Scrolls and Related Literature

SE

Studia evangelica I, II, III (= TU 73 [1959], 87 [1964], 88 [1964], etc.)

SEÅ

Svensk exegetisk årsbok

SFSHJ

South Florida Studies in the History of Judaism

SHJ

Studying the Historical Jesus

SJLA

Studies in Judaism in Late Antiquity

SJT

Scottish Journal of Theology

SKKNT

Stuttgarter kleiner Kommentar, Neues Testament

SMBen

Serie monografica di Benedictina: Sezione biblico-ecumenica

SNT

Studien zum Neuen Testament

SNTA

Studiorum Novi Testamenti Auxilia

SNTSMS

Society for New Testament Studies Monograph Series

SNTSU

Studien zum Neuen Testament und seiner Umwelt

SNTW

Studies of the New Testament and Its World

SOTBT

Studies in Old Testament Biblical Theology

SP

Sacra Pagina

SSN

Studia semitica neerlandica

SR

Studies in Religion

ST

Studia theologica

STDJ

Studies on the Texts of the Desert of Judah

StPatr

Studia Patristica

StPB

Studia post-biblica

Str-B

Strack, H. L., and P. Billerbeck. Kommentar zum Neuen Testament aus Talmud und

StudNeot

Midrasch. 6 vols. Munich: Beck, 1922–1961 Studia neotestamentica

SUNT

Studien zur Umwelt des Neuen Testaments

SwJT

Southwestern Journal of Theology

SWR

Studies in Women and Religion

TANZ

Texte und Arbeiten zum neutestamentlichen Zeitalter

TB

Theologische Bücherei: Neudrucke und Berichte aus dem 20. Jahrhundert

TBC

Torch Bible Commentaries

TBei

Theologische Beiträge

TBN

Themes in Biblical Narrative

TBT

The Bible Today

TDNT

Theological Dictionary of the New Testament. Edited by G. Kittel and G. Friedrich.

TDOT

Translated by G. W. Bromiley. 10 vols. Grand Rapids: Eerdmans, 1964–1976 Theological Dictionary of the Old Testament. Edited by G. J. Botterweck and H.

TF

Ringgren. Translated by J. T. Willis, G. W. Bromiley, and D. E. Green. 14 vols. Grand Rapids: Eerdmans, 1974– Theologische Forschung

TGST

Tesi Gregoriana: serie teologia

THKNT

Theologischer Handkommentar zum Neuen Testament

THS

Tyndale House Studies

ThWAT

Theologisches Wörterbuch zum Alten Testament. Edited by G. J. Botterweck and H.

TI

Ringgren. Stuttgart, 1970– Theological Inquiries

TJ

Trinity Journal

TJT

Toronto Journal of Theology

TLNT

Theological Lexicon of the New Testament. By C. Spicq. Translated and edited by J.

TLZ

Ernest. 3 vols. Peabody, MA: Hendrickson, 1994 Theologische Literaturzeitung

TNTC

Tyndale New Testament Commentaries

TOTC

Tyndale Old Testament Commentaries

TPINTC

Trinity Press International New Testament Commentaries

TSAJ

Texte und Studien zum antiken Judentum

TTKi

Tidsskrift for Teologi og Kirke

TUGAL

Texte und Untersuchungen zur Geschichte der altchristlichen Literatur

TWOT

Theological Wordbook of the Old Testament. Edited by R. L. Harris and G. L.

TynBul

Archer Jr. 2 vols. Chicago: Moody, 1980 Tyndale Bulletin

TZ

Theologische Zeitschrift

UBSMS

United Bible Societies Monograph Series

USQR

Union Seminary Quarterly Review

VC

Vigiliae christianae

VT

Vetus Testamentum

VTSup

Supplements to Vetus Testamentum

WBC

Word Biblical Commentary

WBT

Wienar Beiträge zur Theologie

WestBC

Westminster Bible Companion

WLQ

Wisconsin Lutheran Quarterly

WMANT

Wissenschaftliche Monographien zum Alten und Neuen Testament

WTJ

Westminster Theological Journal

WUNT

Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen Testament

ZAW

Zeitschrift für die alttestamentliche Wissenschaft

ZBK

Züricher Bibelkommentare

ZDMG

Zeitschrift der deutschen morgenländischen Gesellschaft

ZNW

Zeitschrift für die neutestamentliche Wissenschaft und die Kunde der älteren Kirche

ZRGG

Zeitschrift für Religions-und Geistesgeschichte

ZTK

Zeitschrift für Theologie und Kirche

ZWB

Zürcher Werkkommentare zur Bibel

INTRODUCCION

G.K. BEALE Y D.A. CARSON

Podría ser parte de la sabiduría decir lo que este libro no es, a fin de aclarar qué es y cómo funciona. En ninguna parte de este volumen se estudian los debates contemporáneos sobre el uso del AT en el NT. Las numerosas subdisciplinas que contribuyen a esta empresa no han sido examinadas. Por ejemplo, no comparamos sistemáticamente los métodos exegéticos judíos no cristianos con los métodos exegéticos que se muestran en el NT. No revisamos el debate en curso entre (a) aquellos que argumentan que los escritores del NT generalmente respetan todo el contexto de los textos del AT que mencionan o al que aluden y (b) los que argumentan que los escritores del NT participan en una especie de La "prueba de texto" que saca los pasajes del AT de sus contextos para "probar" las conclusiones que pertenecen a los compromisos de los cristianos del NT pero no a las Escrituras precedentes que citan. No hemos resumido los desarrollos extraordinariamente complejos en el campo de la tipología desde que Leonhard Goppelt escribió su libro de 1939.Los errores tipográficos . Podríamos alargar fácilmente esta lista de temas importantes que no se han tratado sistemáticamente en este libro. Una de las razones por las que no hemos analizado estos temas es que todos se han tratado en otro lugar. Aunque podría ser útil examinarlos nuevamente, decidimos que era más urgente armar un libro en el que todos los contribuyentes estuvieran informados por tales discusiones, pero centrarían su atención en los lugares donde los escritores del NT en realidad citan o aluden al ANTIGUO TESTAMENTO. Comprensiblemente, incluso las discusiones elegantes de una de las subdisciplinas, las discusiones que se encuentran en otras obras, las comparaciones entre técnicas exegéticas judías y cristianas, por ejemplo, o los estudios en tipología, utilizan inevitablemente solo un pequeño porcentaje de la evidencia textual real. En contraste, lo que hemos intentado es una encuesta razonablemente exhaustiva de toda la evidencia textual. Incluso un lector casual de este volumen aprenderá rápidamente que cada colaborador aporta muchos de los estudios contemporáneos a medida que avanza a través de su corpus asignado, por lo que a lo largo del camino muchos de los colaboradores hacen comentarios astutos sobre técnicas particulares y discusiones hermenéuticas. Por consiguiente, se les ha dado libertad a los contribuyentes para determinar cuánto material introductorio incluir (es decir, discusiones previas sobre el uso del AT en su libro particular de NT). Sin embargo, el enfoque de cada contribuyente está en el uso que hace el NT del OT. Se analizan todas las citas del AT en el NT, así como todas las alusiones probables. Hay que reconocer que hay un debate sobre lo que constituye una alusión. Por consiguiente, no se estudiarán todas las alusiones ostensibles al AT que se hayan propuesto, sino solo aquellas consideradas alusiones probables. Los editores han alentado a cada colaborador a tener en cuenta seis preguntas separadas donde el NT cita o alude claramente al OT (aunque no han insistido en esta organización). 1. ¿Cuál es el contexto NT de la cita o alusión? En otras palabras, sin (aún) entrar en los detalles de la exégesis, el colaborador busca establecer el tema de discusión, el flujo de

pensamiento y, cuando sea relevante, la estructura literaria, el género y la retórica del pasaje.

2. ¿Cuál es el contexto del Antiguo Testamento del cual se extrae la cita o alusión? Incluso en

su forma más simple, esta pregunta exige tanto cuidado con respecto al AT como la primera pregunta exige del estudio del NT. A veces, la energía se debe gastar simplemente para demostrar que una frase muy breve realmente proviene de un pasaje particular del AT y de ninguna otra parte. Sin embargo, a veces esta segunda pregunta se vuelve aún más compleja. Bajo el supuesto de que el Evangelio de Marcos capta temas de éxodo (en sí mismo un punto en disputa), ¿es suficiente ir al libro de Éxodo para examinar esos temas a medida que se desarrollan por primera vez? ¿O son esos temas del éxodo del Antiguo Testamento, recogidos por Marcos, filtrados a través de Isaías? En ese caso, seguramente es importante incluir la reflexión no solo sobre el uso del AT en el NT, sino también sobre el uso del OT dentro del OT. O de nuevo, ¿Cómo se utiliza la cuenta de la inundación del Génesis (Gén. 6–9) en el resto

del AT y en partes anteriores del Nuevo Testamento antes de que lo recoja 2 Pedro? A veces, un autor de NT puede tener en mente la referencia anterior de OT, pero puede estar interpretándola a través del desarrollo posterior de OT de ese texto anterior, y si la lente de ese texto posterior no se analiza, entonces el uso de NT puede parecer extraño o puede no ser adecuado ser entendido.

3. ¿Cómo se maneja la cita o fuente del Antiguo Testamento en la literatura del judaísmo del

Segundo Templo o (aún más ampliamente) del judaísmo temprano? Las razones para hacer esta pregunta y las posibles respuestas que podrían ser avanzadas son muchas. No es que las autoridades judías o cristianas juzguen, por ejemplo, que Jubileos o 4 Esdras son tan autorizadas como Génesis o Isaías. Pero la atención a estas y muchas otras fuentes judías importantes pueden proporcionar diferentes tipos de ayuda. (1) Pueden mostrarnos cómo los textos del AT fueron entendidos por fuentes aproximadamente contemporáneas con el NT. En algunos casos, se puede trazar una trayectoria de comprensión, ya sea que los documentos del Nuevo Testamento pertenezcan o no a esa trayectoria. (2) A veces muestran que las propias autoridades judías estaban divididas en cuanto a cómo deberían interpretarse ciertos pasajes del AT. A veces, la diferencia está determinada en parte por el género literario: la literatura de sabiduría no trata algunos temas como lo hacen las fuentes apocalípticas, por ejemplo. Siempre que sea posible rastrear el razonamiento, ese razonamiento revela ideas importantes sobre cómo se leen las Escrituras. (3) En algunos casos, las lecturas del judaísmo temprano proporcionan un papel de aluminio para las lecturas cristianas primitivas. Las diferencias exigen entonces explicaciones hermenéuticas y exegéticas; por ejemplo, si dos grupos entienden los mismos textos de maneras decididamente diferentes, ¿qué explica las diferencias en la interpretación? ¿Técnica exegética? ¿Suposiciones hermenéuticas? ¿Géneros literarios? ¿Diferentes oponentes? ¿Diferentes responsabilidades pastorales? (4) Incluso donde no hay dependencia

literaria directa, a veces, el lenguaje del judaísmo temprano proporciona paralelos cercanos al lenguaje de los escritores del Nuevo Testamento simplemente por la proximidad cronológica y cultural. (5) En un puñado de casos, los escritores del NT aparentemente muestran una dependencia directa de las fuentes que pertenecen al judaísmo temprano y su manejo del AT (por ejemplo, Judas). ¿Qué se puede inferir de tal dependencia? 4. ¿Qué factores textuales deben tenerse en cuenta cuando se busca comprender un uso particular del AT? ¿El NT está citando el MT o el LXX o un Targum? ¿O hay una cita mixta, o tal vez dependencia de la memoria o de algún tipo de texto que no se nos haya ocurrido? ¿Hay importancia en pequeños cambios? ¿Existen variantes textuales dentro de la tradición hebrea, dentro de la tradición del Antiguo Testamento griego o dentro de la tradición textual del Nuevo

Testamento griego? ¿Estas variantes tienen alguna relación directa con nuestra comprensión de cómo el NT está citando o aludiendo al OT? 5. Una vez que se han establecido estas bases, es importante tratar de entender cómo el NT está utilizando o apelando al AT. ¿Cuál es la naturaleza de la conexión como lo ve el escritor de NT? ¿Es esto simplemente una conexión de lenguaje? Uno de los editores tenía un padre a quien se le daba mucha importancia para comunicarse en breves citas bíblicas. Su mente estaba tan inmersa en las Escrituras que las Escrituras proporcionaron los patrones lingüísticos que fueron el primer recurso de su discurso. Si uno de sus hijos se quejaba por el clima, en silenciodiga (citando, en esos días, la KJV), “Este es el día que hizo el Señor; regocijémonos y alegrémonos de ello ”. De hecho, él conocía su Biblia lo suficientemente bien como para darse cuenta de que el contexto original no estaba hablando sobre el clima y nuestra respuesta. Sabía que el verso aparece en uno de los pasajes cruciales de "piedra rechazada", y el "día" durante el cual el salmista se regocija es el día en que la "piedra" se reivindica (Sal. 118: 22–24; nota v. 24 en el TNIV: "El Señor lo ha hecho este mismo día; alegrémonos hoy y alegrémonos"). Sin embargo, el pasaje le proporcionó el forraje verbal para que él expresara lo que quería decir, y le concedió lo que la Biblia realmente dice en otra parte acerca de la bondad y la providencia de Dios; en su contexto original, articular esa idea ¿Hay casos, entonces, cuando los escritores del Nuevo Testamento usan el lenguaje bíblico simplemente porque sus mentes están tan inmersas en las Escrituras que tales patrones verbales proporcionan los marcos lingüísticos en los que piensan? Por otro lado, ¿hay ocasiones en que un escritor del Nuevo Testamento usa una expresión que aparece en muchos pasajes del Antiguo Testamento (como, por ejemplo, "día del Señor", especialmente común en los profetas), sin pensar en ningún texto del Antiguo Testamento sino en ¿Sin embargo, utiliza la expresión para reflejar la rica mezcla de bendición prometida y juicio prometido que caracteriza las instancias particulares de los sucesos del AT? En este caso, el escritor del Nuevo Testamento puede ser muy fiel al uso del AT en el nivel genérico, incluso aunque no piense en ningún pasaje en particular, es decir, los sucesos individuales en el OT pueden prever visitas particulares de Dios, mientras que el patrón genérico combina el juicio y la bendición, y el uso del Nuevo Testamento puede retomar el patrón genérico mientras se aplica a otra visita de Dios. Alternativamente, los escritores del NT pueden estar estableciendo algún tipo de analogía para extraer una lección moral. Así como los antiguos israelitas fueron salvados de la esclavitud en Egipto, pero la mayoría de la generación adulta no logró ingresar a la tierra prometida porque no perseveraron en la fe y la obediencia, así los creyentes contemporáneos con Pablo y con el escritor de los hebreos necesitan persevere si han de ser salvos al final (1 Cor. 10: 1–13; Heb. 3:

7–19). Pero, ¿cuándo se considera mejor tal analogía formal como una tipología, es decir, un patrón establecido por una sucesión de eventos similares en el tiempo? O, de nuevo, ¿el escritor del Nuevo Testamento afirma que algún evento u otro es el cumplimiento de una profecía del Antiguo Testamento: una negrita "esto es lo que dijo el profeta" (por ejemplo, Hechos 2:16) tipo de declaración? Pronto, sin embargo, queda claro que la categoría de "cumplimiento" es notablemente flexible. Un evento puede "cumplir" una predicción verbal específica, pero en el uso bíblico se puede decir que un evento "cumple" no solo una predicción verbal sino también otro evento o, al menos, un patrón de eventos. Esto es comúnmente etiquetado como cumplimiento tipológico. En ese caso, por supuesto, surge otra pregunta. ¿Los escritores del Nuevo Testamento están llegando a la conclusión de que este cumplimiento se ha llevado a cabo para cumplir eventos precedentes simplemente por su confianza en el ordenamiento soberano de Dios de todas las cosas, de manera que él ha

establecido patrones que, con razón, leen, anticipar una recurrencia de las acciones de dios? ¿O afirman, en algunos casos, que los propios textos del Antiguo Testamento apuntan de alguna manera al futuro? De manera más general, ¿los escritores del Nuevo Testamento apelan al AT utilizando exactamente el mismo tipo de técnicas exegéticas y supuestos hermenéuticos que muestran sus contemporáneos judíos no convertidos, una o más de las listas clásicas de Middoth, las "reglas" del procedimiento interpretativo? La respuesta más común a esta pregunta es un "Sí" decidido, pero la afirmación no explica por qué los dos grupos de intérpretes emergen con lecturas muy diferentes. Uno debe concluir que, o bien las técnicas exegéticas y las suposiciones hermenéuticas no determinan mucho después de todo, o que hay factores adicionales que necesitan una investigación cuidadosa si queremos explicar por qué, por ejemplo, Hillel y Paul leen las Escrituras hebreas (o sus traducciones al griego). ) tan diferente. 6. ¿A qué uso teológico pone el escritor del NT la cita o alusión del Antiguo Testamento? En un sentido, esta pregunta está envuelta en todas las demás, pero vale la pena hacerla por separado, ya que resalta cosas que de otra manera podrían pasarse por alto. Por ejemplo, es muy común que los escritores de NT apliquen un pasaje del Antiguo Testamento que se refiere a YHWH (comúnmente traducido como "L ORD " en Biblias en inglés) a Jesús. Esto surge de la convicción teológica de que es completamente apropiado hacerlo ya que, concedida la identidad de Jesús, lo que se predica de Dios no se puede predicar menos de él. En otros pasajes,sin embargo, Dios envía al Mesías o al rey davídico, y Jesús mismo es el rey davídico, estableciendo así una distinción entre Dios y Jesús. Las sutilezas de estos diversos usos de los textos del AT se combinan con las complejidades de la cristología del NT para constituir los bloques de construcción esenciales de lo que en el tiempo se llamaría la doctrina de la Trinidad. Abundan otras alineaciones teológicas, algunas de las cuales se mencionan a continuación. A veces, más simplemente, vale la pena llamar la atención sobre la forma en que un tema teológico basado en la cita de un texto del AT se alinea con un tema teológico principal en el NT que se trata por sí solo sin hacer referencia a ningún texto del OT. Estas, entonces, son las seis preguntas que controlan ampliamente el comentario en las siguientes páginas. La mayoría de los colaboradores han manejado estas preguntas por separado para cada cita y para las alusiones más claras. Las alusiones menos obvias a veces se han tratado en discusiones más genéricas, aunque incluso aquí las respuestas a estas seis preguntas generalmente aparecen en algún lugar. Además, los editores han permitido una adecuada flexibilidad en la presentación. Dos o tres colaboradores escribieron de manera más discursiva, lo que significa que tenían en mente estas preguntas, pero sus presentaciones no separaron las preguntas y las respuestas que solicitaron. Cinco reflexiones adicionales pueden ayudar a orientar al lector a este comentario. Primero, una de las razones para mantener la flexibilidad en el enfoque es la sorprendente variedad de formas en que los diversos autores del NT hacen referencia al AT. Mateo, por ejemplo, se da a citas explícitas, a veces con impresionantes introducciones de fórmulas. Por el contrario, Colosenses y la Revelación evitan citas ambiguas y extensas, pero incluyen muchas, muchas alusiones al Antiguo Testamento en sus textos. Algunos escritores del NT vuelven una y otra vez a un puñado de capítulos del AT; Otros hacen referencias más expansivas. A esto se deben agregar las complicaciones generadas por los libros del NT que dependen literalmente de otros libros del NT o, por lo menos, muy similares a los demás (por ejemplo, 2 Pedro y Judas, los Evangelios sinópticos, Efesios y Colosenses). Los contribuyentes han manejado tal diversidad en una variedad de formas.

Segundo, además de la obvia facilidad con que los escritores de NT (como hemos visto) aplican a Jesús una variedad de textos de OT que se refieren a YHWH, también una serie de

otras asociaciones que inicialmente son sorprendentes se vuelven comunes con la repetición. Los escritores del NT se aplican felizmente a la iglesia, es decir, al pueblo del pacto de Dios, muchos textos que originalmente se referían a los israelitas, el pueblo del pacto de Dios. En otra mutación, el mismo Jesús se convierte en el lugar escatológico de Israel, una identificación que a veces se efectúa apelando a los textos del Antiguo Testamento (por ejemplo, "De Egipto llamé a

mi hijo", Mat. 2:15; Os. 11: 1) y, a veces, por eventos cargados de símbolos en la vida de Jesús

que recuerdan eventos previos en la vida de Israel, por ejemplo, Jesús fue tentado en el desierto por cuarenta días y cuarenta noches, Mat. 4 / Lucas 4, estrechamente relacionado con Deut. 8 y

los cuarenta años de peregrinación por el desierto de Israel. Este ejemplo se superpone con otro

conjunto de asociaciones embarazadas relacionadas con el lenguaje "hijo" que abunda en ambos Testamentos. De hecho, es probable que los escritores del Nuevo Testamento también hayan concebido a la iglesia de esta manera, dado que Cristo representa a la iglesia de manera corporativa, y lo que él es en muchos aspectos es igualmente cierto para la iglesia. Tercero, una de las diferencias distintivas que a veces se encuentra entre la forma en que los escritores del Nuevo Testamento leen el Antiguo Testamento y la forma en que lo hacen sus contemporáneos judíos no cristianos es la cuadrícula histórica de la salvación que a menudo adopta el primero. Por supuesto, es necesario algún tipo de secuencia histórica bajo la providencia de un Dios soberano para casi cualquier tipo de hermenéutica tipológica, pero hay algo más. En Gálatas 3, por ejemplo, Pablo modifica el significado comúnmente aceptado de la ley por el simple expediente de ubicarlo después de la promesa abrahámica, que ya había

establecido la importancia de la justificación por la fe y que ya había prometido bendiciones a los gentiles. Por lo tanto, en lugar de hacer una pregunta atemporal como "¿Cómo agradar a uno a Dios?" Y responder: "Al obedecer la ley, "Paul, en cambio, insiste en leer los puntos de inflexión

de la historia del Antiguo Testamento en su secuencia cronológica y aprender algunas lecciones

interpretativas de esa secuencia. Ese tipo de dependencia de la historia de la salvación surge en

otras partes del NT (p. Ej., Rom. 4), y no solo en Pablo (p. Ej., Heb. 4: 1–13; 7). Así, el cumplimiento escatológico ha comenzado con el primer advenimiento de Cristo y se consumará

en su última venida. Paralelos visibles en la preservación de la literatura judía.(especialmente en

Qumran) un sentido de lo que podría llamarse "escatología inaugurada" (varios textos insisten en que el Maestro de la Justicia trae los últimos tiempos), pero eso es algo diferenciable de este sentido de secuencia histórica dentro de las Escrituras hebreas, siendo en sí mismo un Clave interpretativa crucial para la lectura fiel de esas Escrituras. Cuarto, aquí y allá, dentro de las páginas de este comentario, se encuentra una breve discusión sobre si un escritor del Nuevo Testamento está extrayendo una enseñanza del Antiguo Testamento, es decir, basa la estructura de su pensamiento en la exégesis del texto del Antiguo Testamento, o apela a una El pasaje del AT para confirmar o justificar lo que de hecho ha sido establecido por la experiencia cristiana de Cristo y su muerte y resurrección. Esta distinción es más matizada que lo que se mencionó anteriormente, a saber, la distinción entre quienes piensan que las citas traen consigo el contexto del AT y quienes piensan que los escritores del Nuevo Testamento recurren a la prueba de texto. Para la evidencia es realmente sorprendente que los primeros discípulos no se presenten como aquellos que comprendieron al instante lo que el Señor Jesús les estaba enseñando o como aquellos que incluso anticiparon todo lo que diría debido a sus propias interpretaciones perspicaces de las Escrituras hebreas. Por el contrario, se presentan constantemente como, por un lado, estar unidos a Jesús, pero por el otro, son muy lentos para

aceptar el hecho de que el rey mesiánico prometido también sería el Siervo sufriente, el cordero expiatorio de Dios, que él sería crucificado, rechazado por tantos de su propio pueblo, y

resucitaría de nuevo completamente reivindicado por Dios. Sin embargo, una vez que han llegado a aceptar esta síntesis, también insisten, en los términos más firmes, en que esto es lo que realmente enseñan las Escrituras del Antiguo Testamento. Ellos no dicen, en efecto, "Oh, En otras palabras, el mismo evangelio que a veces se presenta como lo que se ha profetizado y que ahora se cumple se presenta en otras ocasiones como lo que se ha ocultado y ahora se revela. Esta tensión de carrera es mucho más común en el NT de lo que podría ser indicado por el pequeño número (veintisiete o veintiocho) de ocurrencias de la palabra griega mystērion. Gálatas y Juan, por ejemplo, están repletos de la noción teológica de "misterio" sin que la palabra "misterio" esté presente. Transparentemente, este tema complejo está estrechamente relacionado con las formas en que los escritores del NT citan o aludan al OT, en particular, lo que creen que están probando, estableciendo o confirmando. En ninguna parte hay una pista de que estos escritores están tratando de disminuir la autoridad de lo que ahora llamamos las Escrituras del Antiguo Testamento. Después de un tiempo, el lector de alerta comienza a tropezar con muchas instancias de este fenómeno complejo y trata de sintetizar las distintas piezas. Una ilustración favorita de algunos para explicar este fenómeno es la imagen de una semilla. Una semilla de manzana contiene todo lo que crecerá orgánicamente a partir de ella. Ningún examen a simple vista puede distinguir lo que crecerá de la semilla, pero una vez que la semilla ha crecido hasta convertirse en el manzano lleno, el ojo puede ver cómo la semilla ha sido "cumplida". Es algo así con la forma en que se desarrollan los pasajes del AT en el NT. Hay "enlaces orgánicos" en un grado u otro, pero esos enlaces pueden no haber sido claramente perceptibles para el ojo del autor o lector del AT. En consecuencia, a veces hay un desarrollo creativo o una extensión del significado del texto OT que todavía está anclado de alguna manera a ese texto. Pero se necesitaría otro tipo de libro para reunir toda la evidencia exegética reunida en este comentario y convertirlo en el tipo de forma bíblica-teológica que pueda abordar este tipo de preguntas con mayor precisión. Hay "enlaces orgánicos" en un grado

u otro, pero esos enlaces pueden no haber sido claramente perceptibles para el ojo del autor o

lector del AT. En consecuencia, a veces hay un desarrollo creativo o una extensión del significado del texto OT que todavía está anclado de alguna manera a ese texto. Pero se necesitaría otro tipo de libro para reunir toda la evidencia exegética reunida en este comentario y convertirlo en el tipo de forma bíblica-teológica que pueda abordar este tipo de preguntas con mayor precisión. Hay "enlaces orgánicos" en un grado u otro, pero esos enlaces pueden no haber sido claramente perceptibles para el ojo del autor o lector del AT. En consecuencia, a veces hay un desarrollo creativo o una extensión del significado del texto OT que todavía está anclado de

alguna manera a ese texto. Pero se necesitaría otro tipo de libro para reunir toda la evidencia exegética reunida en este comentario y convertirlo en el tipo de forma bíblica-teológica que pueda abordar este tipo de preguntas con mayor precisión. En quinto lugar, se ha alentado a los colaboradores a implementar un método literario gramatical-histórico ecléctico en sus intentos de relacionar la lectura del AT del NT. Pero no estaría malseñalar (1) que dicho enfoque es bastante “tradicional” o “clásico”; (2) que tal enfoque se superpone sustancialmente con algunos métodos poscríticos recientes que tienden a leer los libros del AT como unidades literarias completas y que toman en serio conceptos como

el canon, la Escritura y la historia de la salvación (conceptos que no serían completamente ajenos

a los autores de el NT), aunque permite más referencialidad extratextual que la mayoría de los

métodos poscríticos; y (3) que a veces necesitamos recordar que los autores del Nuevo

Testamento no habrían entendido el Antiguo Testamento en términos de ninguna de las ortodoxias histórico-críticas dominantes del último siglo y medio.

Sin más reflexión, entonces, dedicamos este comentario al estudio del texto del NT, ya que cita y alude al texto del AT.

MATEO

CRAIG L. BLOMBERG

Introducción

Las Escrituras hebreas, o el Antiguo Testamento cristiano, impregnan el Evangelio de Mateo. Aproximadamente cincuenta y cinco referencias resultan lo suficientemente cercanas en términos de redacción para que los comentaristas las etiqueten como “citas”, en comparación con aproximadamente sesenta y cinco de los otros tres evangelios canónicos juntos. Alrededor de veinte de estos textos son exclusivos de Mateo. Doce veces Mateo habla explícitamente de un pasaje o tema de la Escritura que se está "cumpliendo". Además de las citas explícitas, se pueden discernir numerosas alusiones y ecos de la Escritura en cada parte de este Evangelio, aproximadamente el doble de veces que en Marcos, Lucas o Juan. Prácticamente cada énfasis teológico importante de Mateo se refuerza con el apoyo del Antiguo Testamento, a menudo mediante la adición de segmentos de textos a las fuentes que Mateo empleó, especialmente a Marcos. Las razones de la omnipresencia de la Biblia judía en Mateo no tardan en descubrirse. De acuerdo con la tradición de la iglesia primitiva uniforme, el autor de este Evangelio fue Levi, también conocido como Mateo, miembro de la banda de doce apóstoles de Jesús y recaudador de impuestos convertido (véase Mateo 9: 9–13; 10: 3; Marcos 2: 13–17). Debido a su profesión, Levi probablemente figuraba entre la minoría de la población que sabía leer y escribir. A pesar de que había ido a trabajar, al menos indirectamente, para las fuerzas romanas de ocupación, seguía siendo judío. Su educación en la escuela primaria y la subsiguiente asistencia a la sinagoga, incluso si se abandonara en algún momento de su vida adulta, lo habría empapado en el contenido y la interpretación de las Escrituras hebreas. Todas estas características se combinan con la referencia potencialmente autobiográfica en Matt. 13:

Lo más probable es que la audiencia de Mateo también fuera predominantemente cristiana judía, viviendo tal vez en y alrededor de la Antioquía siria, alrededor de una séptima parte de los cuales estaba compuesta de judíos. Aunque se han sugerido muchas relaciones posibles entre los destinatarios de Matthew y otros judíos locales, una ligera mayoría favorecería la hipótesis de una ruptura bastante reciente de la sinagoga. Esto explica mejor la polémica aparentemente antijudía en algunos lugares (que culmina en Mateo 21:43; 23: 1–39; 27:25), donde las heridas pueden haber sido crudas debido al desalojo del judaísmo general. Al mismo tiempo, los cristianos judíos permanecieron apasionadamente preocupados por seguir intentando convencer a sus familiares no convertidos y amigos cercanos de que Jesús era el Mesías judío y que seguirlo era la manera de constituir al nuevo Israel verdadero o liberado.todos los vínculos con las Escrituras judías, y destacan las categorías teológicas judías distintivas en sus énfasis redaccional, incluyendo a Jesús como el Hijo de David y al rey mesiánico y al discipulado como la práctica de la vida justa como el cumplimiento de la Ley.

Incluso la colocación canónica de Matthew resalta sus vínculos con las Escrituras judías. Aunque una tradición de la iglesia primitiva persistente sostiene que Mateo escribió algo, probablemente una colección de dichos de Jesús en hebreo o arameo, la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que el Evangelio terminado de Marcos precedió al de Mateo. Algunos testimonios patrísticos también sugieren esta conclusión. ¿Por qué, entonces, se puso a Mateo por primera vez cuando se cristalizó la secuencia canónica de los cuatro evangelios, y finalmente de todo el Nuevo Testamento? Indudablemente, una respuesta se debe a los vínculos más claros y frecuentes de Mateo con el Antiguo Testamento. Una colección de libros que se cree que reflejan Escrituras con inspiración y autoridad similares para acompañar el nuevo pacto de Dios naturalmente comenzaría mejor con los relatos de su inaugurador, Jesús de Nazaret. De los cuatro, A veces se escucha a un apologista entusiasta citar las más de doscientas profecías del Antiguo Testamento que el Nuevo Testamento enseña que se cumplieron en Jesús. Luego, se utiliza alguna probabilidad matemática minúscula de que todos estos eventos se unan al azar en la misma persona para "probar" el mesianismo y la deidad de Jesús. El problema es que solo un pequeño puñado de estas referencias del Antiguo Testamento fueron predictivas en sus contextos originales. Miqueas 5: 2 (citado en Mateo 2: 6) ciertamente profetiza que el Mesías nacería en Belén, una predicción que excluye a priori a la mayoría de los aspirantes mesiánicos autodenominados. Pero Hos. 11: 1 (citado en Mateo 2:15) ni siquiera contiene verbos en tiempo futuro; declara un evento pasado: "De Egipto llamé a mi hijo". En contexto, el profeta se refiere a Israel colectivamente como el hijo de Dios y recuerda el evento del éxodo. Pero, como se aclarará el comentario texto por texto a continuación, Mateo está siguiendo formas estándar (de hecho, bastante conservadoras) de la "tipología" judía al interpretar las Escrituras aquí. Los patrones clave de actividad atribuidos a Dios se repiten en patrones llamativos y perceptibles, de modo que el creyente solo puede afirmar la misma mano de Dios trabajando en ambos eventos. La apologética es más sutil que con la profecía predictiva directa, pero no menos persuasiva. Algunas partes del Nuevo Testamento citan el Antiguo principalmente o exclusivamente a través de la Septuaginta, la traducción griega de las Escrituras hebreas que se deriva de aproximadamente doscientos años antes de Cristo. En muchas ocasiones, Matthew también lo hace, especialmente cuando está siguiendo en gran medida sus fuentes: Mark y Q (material que se encuentra tanto en Matthew como en Luke, pero no en Mark). Pero al menos con la frecuencia que recorre caminos separados, reflejando una traducción más literal del texto hebreo o adoptando una variante hebrea o aramea que se había desarrollado en la tradición judía. Si estas provienen de fuentes escritas o de la tradición oral, a diferencia de la propia traducción de novo de Matthew, a menudo es difícil de determinar. Pero las variaciones en la forma sugieren que no es simplemente dependiente de su griego.-los antecesores del idioma. Dado que ya alrededor del año 60 d. C., la fecha más temprana probable para la forma completa de Mateo, el cristianismo en todo el imperio había llegado a ser más gentil que judío, tales rastros consistentes de los orígenes hebreos solo pueden inspirar confianza en que Mateo confiaba en la información precisa. o muy temprana interpretación cristiana. Con estos comentarios introductorios procedemos al comentario propiamente dicho. Segmentos de texto sin citas explícitas del Antiguo Testamento serán minados para las alusiones o ecos más probables, que se presentarán brevemente. Cuando surjan citas más claras, reduciremos la velocidad y adoptaremos el formato de análisis de seis partes: contexto del Nuevo

Testamento, contexto del Antiguo Testamento, uso en fuentes judías, antecedentes textuales, empleo hermenéutico y uso teológico.

Mateo 1: 1–17

El primer versículo de este Evangelio lleva al lector a sospechar que el Antiguo Testamento desempeñará un papel importante en él: "Un libro de la génesis de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham" (1: 1). La frase biblos geneseōs puede repetir el nombre griego del primer libro de la Biblia (Génesis) o traducirse como "genealogía", introduciendo 1: 2–17 y reflejando el uso frecuente en las escrituras de los registros de los antepasados para demostrar el pedigrí de uno (para la idéntica frase, ver Gén. 2: 4; 5: 1 en la LXX). Aún más probable es que se pueda representar "orígenes" y hacer referencia a todosMate. 1–2 (ver, Gen. 5: 1a como la introducción a 5: 1–9: 29). Que Jesús es el Cristo lo identifica como el Mesías judío, el anhelado Salvador de Israel. Incluso el nombre "Jesús" es una forma greciada del hebreo "Josué", que recuerda al sucesor de Moisés y al libertador del pueblo de Dios. Como descendiente de David, Jesús viene como un rey israelita (ver esp. 2 Sam. 7: 11b – 16; Pss. Sol . 17: 21–18: 7); como descendiente de Abraham, bendecirá a todas las naciones de la tierra (Gn. 12: 1–3). Para obtener más información sobre los segmentos de Mateo en los que no se cita explícitamente el AT, vea Blomberg 1992 y otros comentarios estándar. La genealogía de Jesús selecciona antepasados suficientes ("engendrar" puede significar "era el antepasado de") para crear tres series de catorce nombres, probablemente empleando gematría (el valor numérico de la suma de las consonantes hebreas de una palabra dada) en el nombre דוד ("David"), que fue igual a catorce ( ד a = 4, ו a = 6, ד a= 4). La primera serie culmina con David, la segunda con la deportación a Bablyon, un momento decisivo en la historia de Israel (2 Reyes 25). Todos los nombres de "Abraham" a "Zorobabel" aparecen en el Antiguo Testamento. Los patriarcas Abraham, Isaac, Jacob y Judá ocupan un lugar destacado en Génesis 12–50. Los otros nombres masculinos en 1: 2–6a todos corresponden a 1 Crón. 2: 3– 15. "Salomón" a través de "Josías" (1: 6b – 11) aparecen en 1 Crón. 3: 10–14, una vez que reconocemos que Azariah y Uzías eran la misma persona (ver 2 Reyes 15: 1–2 con 2 Crónicas 26: 3). "Jeconiah" (1:12) es una variante de "Jehoiachin", quien con Shealtiel y Zerubbabel se menciona en 1 Crón. 3: 17–19. El resto de los nombres (de "Abiud" a "Jacob") son por lo demás desconocidos. Para el estudio más completo de las genealogías de los Evangelios, que también respaldan su exactitud histórica, vea Masson 1982. Más interesantes que los hombres son las mujeres en la genealogía de Jesús. Tamar, Rahab, Ruth y Betsabé ("la esposa de Uriah" [1: 6]) eran gentiles, pero también mujeres que estaban bajo sospecha, correcta o incorrectamente, de relaciones sexuales ilícitas (véase, respectivamente, Gen. 38; Josh. 2; Rut 3; 2 Sam. 11). María no era una gentil, pero sí experimentó el estigma de una concepción fuera del matrimonio, envuelta en sospechas entre aquellos que no creían la historia de un nacimiento virginal. Ver más Blomberg 1991a.

Mateo 1: 18–25

Mateo 1: 18–2: 23 comprende la narrativa de la infancia de Mateo, que se construye en torno a cinco textos del Antiguo Testamento. La elección del material en esta sección está completamente dictada por estas citas. En este primer párrafo, esto se extiende incluso a la redacción de 1:18 ("tener en su vientre"), 1:20 ("he aquí"), y 1:21 ("ella dará a luz un hijo"), todas tomadas directamente desde el Isa. 7:14 cita en 1:23 (ver promesas similares en Gen.

16:11; 17:19). Mateo también puede tener la intención de que los lectores recuerden las matriarcas sin hijos cuyos úteros abrieron Dios, especialmente Sara (Gen. 21: 1-7), Raquel (Gen. 30: 22-24) y Ana (1 Sam. 1:20). Los anuncios angélicos, por supuesto, tienen numerosos precedentes del AT (p. Ej., Gén. 16: 11–12; Jueces 13: 3–7), al igual que los sueños reveladores (ver esp. Gén. 37; 40; Dan. 2; 7; véase también Gnuse 1990). Las palabras del ángel a José nos recuerdan que él también era descendiente de David (1:20); Jesús sería elegible para ser el Mesías a través de su madre humana, María, y su padre adoptivo, José. Las referencias a un hombre justo, el lenguaje del anuncio del nacimiento y la orden en un sueño de no temer también se hacen eco de las promesas de Dios a Abraham sobre su hijo Isaac (ver esp. Gen. 17:19; ver también Erickson 2000). Y, como se mencionó anteriormente, el nombre "Jesús" (1:21) es simplemente el equivalente griego de "Josué", una denominación judía común, que resulta sin duda de los actos heroicos del sucesor de Moisés con ese mismo nombre. y la orden en un sueño de no temer también se hace eco de las promesas de Dios a Abraham sobre su hijo Isaac (ver esp. Gén. 17:19; ver también Erickson 2000). Y, como se mencionó anteriormente, el nombre "Jesús" (1:21) es simplemente el equivalente griego de "Josué", una denominación judía común, que resulta sin duda de los actos heroicos del sucesor de Moisés con ese mismo nombre. y la orden en un sueño de no temer también se hace eco de las promesas de Dios a Abraham sobre su hijo Isaac (ver esp. Gén. 17:19; ver también Erickson 2000). Y, como se mencionó anteriormente, el nombre "Jesús" (1:21) es simplemente el equivalente griego de "Josué", una denominación judía común, que resulta sin duda de los actos heroicos del sucesor de Moisés con ese mismo nombre.

1:23

heroicos del sucesor de Moisés con ese mismo nombre. 1:23 A. Contexto NT . Joseph está

A. Contexto NT . Joseph está comprometido con María, pero antes del matrimonio y su consumación sexual, descubre que ella está embarazada. Sin duda, muy molesto, sin embargo, quiere minimizar su vergüenza y planea un divorcio tranquilo, el método de terminar formalmente con un compromiso judío. El ángel de Dios, sin embargo, se le aparece en un sueño, explicando que el niño fue concebido por medio del Espíritu Santo y le indicó que continuara los planes para el matrimonio. Él les ordena que nombren al niño "Jesús" ("Yahvé es la salvación"), explicando que será un salvador de su pueblo, no de la opresión física de las fuerzas de ocupación romanas sino de la esclavitud espiritual de sus pecados. José obedece, y el pasaje termina con Mateo reforzando la naturaleza sobrenatural de esta concepción, mientras la joven pareja se abstiene deLas relaciones sexuales no solo hasta después de su matrimonio, sino también después del nacimiento de Jesús. En estos eventos extraordinarios, Mateo ve el cumplimiento de la profecía acerca de lo que comúnmente se conoce como el nacimiento virginal (Isaías 7:14), reforzado por referencias al niño como "Emanuel", que significa "Dios con nosotros" (Isaías 8). 8, 10). B. Contexto OT . El Señor le está hablando al rey Acaz de Judá, desafiándole a que pida una señal para confirmar la promesa de Dios de que destruiría a los dos reyes de las tierras del norte que actualmente amenazaban a Judá (Isaías 7: 10–11), Rezin en Aram y Pekah en Israel (ver 7:

1). Acaz protesta que no probará al Señor (7:12), pero Isaías, hablando por Dios, reprende a Acaz por probar la paciencia de Dios con su respuesta, probablemente reconociendo su falta de sinceridad (7:13). Luego viene la famosa profecía del inminente nacimiento de un niño a una joven en edad de casarse (Heb.Almâ). Se acepta ampliamente que la palabra hebrea, en sí misma, no debe tener más de este significado (ver, por ejemplo, Walton 1997; cf. NRSV), un niño que será la señal de Dios (7:14). Antes de que el niño tenga la edad suficiente para saber la diferencia entre el bien y el mal, las tierras de los temidos reyes serán arrasadas (7: 15–16). Pero antes de

que se pueda interpretar como una buena noticia, el profeta agrega que serán reemplazados por un invasor aún peor: Asiria (7:17). ¿Quién es este niño especial? Aunque un puñado de eruditos muy conservadores insisten en ver únicamente una profecía mesiánica aquí (por ejemplo, Motyer 1993: 84–86; Reymond 1989), la mayoría reconoce que hay un cumplimiento provisional en los días de Isaías, dadas las declaraciones explícitas de 7: 15-16. Muchos han sugerido al hijo real de Acaz, el rey Ezequías, o algún profeta anónimo, o un remanente colectivo en Israel (para una revisión exhaustiva de

estas y las opciones exegéticas relacionadas, vea Willis 1980: 157–69), pero la interpretación más probable es que Isaías la profecía se refiere a su propio hijo Maher-Shalal-Hash-Baz (por ejemplo, Oswalt 1986–1998: 1: 213). Isaías 8: 3, presentando a este hijo, se hace eco del lenguaje de 7:14 cuando Isaías se dirige a su esposa, y ella concibe y luego da a luz al niño con este nombre simbólico (“rápido al botín, rápido al botín” [ NIV mg.]). El siguiente verso repite el sentido de 7:15, y describe cómo la riqueza de Damasco (en Aram) y Samaria (en Israel) será saqueada antes de que el niño pueda decir "Mi padre" o "Mi madre" (8: 4). Este mismo hijo se llama "Emmanuel" en 8: 8, que se explica en 8:10 como "Dios con nosotros", explicando que Mateo une las dos partes de Isaías. En 8:18, Isaías describe a sus dos hijos, Maher-Shalal-Hash- Baz y Shear-Jashub (cf. 7: 3), como "signos y símbolos en Israel", cuya descripción se relaciona con la señal que Dios prometió en 7 : 11, 14. Pero en 9: 1-7 se vislumbra el futuro más lejano, ya que los exiliados se restauran una vez más en Galilea. Aquí, en 9: 6, aparece otra descripción del nacimiento de un niño maravilloso, uno que puede llamarse "Dios Todopoderoso", "Padre Eterno" y "Príncipe de la Paz". C. Uso en fuentes judías . Desafortunadamente, no hay textos judíos pre-cristianos demostrables que reflejen el significado de Isa. 7:14. Sin embargo, la LXX tradujoʿalmâconparthenos, un término griego que significa más consistentemente "virgen". Esto sugeriría que ya antes de la era del NT, al menos algunos judíos habían llegado a vincular los pasajes de Isa. 7–9 juntos y para deducir que habría un cumplimiento adicional, a más largo plazo, del nacimiento de un rey mesiánico, presagiado por una concepción más sobrenatural (Hindson 1978: 67–70; véase también Hagner 1993: 20). Las fuentes judías post-cristianas a veces vinculan este texto con Hezekiah, quien también fue visto como un tipo del Mesías (por

en Isa. 7:48; ver Davies y Allison 1988–1997: 1: 213), y no es probable que

ejemplo,Num. Rab

se haya sugerido una interpretación mesiánica por primera vez en una era en la que ya se sabía que los cristianos usaban este texto en su apologética. Pero debemos confesar que no tenemos cierto conocimiento de la interpretación judía durante el período pre-cristiano. D. Antecedentes textuales . La MT coincide con la LXX y Mateo para la primera cláusula, "la virgen concebirá y dará a luz un hijo". Luego la MT dice: "ella lo llamará", mientras que la LXX

tiene "lo llamarás", y Matthew escribe “ellos lo llaman”. LXXtambién contiene la tercera persona del plural, por lo que Mateo pudo haber sido después de una variante de la (2004a Menken: 117-31) LXX. O podría haber estado escribiendo en una forma semitizada de griego en el que el plural en tercera persona es algo equivalente a una forma pasiva como "se llamará su nombre" (Archer y Chirichigno 1983: 95). Tal vez mas probableaún así, porque los "ellos" en Mateo se refieren claramente a las personas cuyos pecados perdonará Jesús (1:21), el cambio puede simplemente reflejar la paráfrasis de Mateo para que la cita se ajuste mejor a su contexto. Brown (1993: 152) señala que esta es la explicación más comúnmente aceptada. E. Hermenéutica empleada .Como se señaló anteriormente, algunos conservadores tratan esto como una profecía predictiva directa. La mayoría de los académicos niegan cualquier elemento predictivo (para un tratamiento representativo, ver JDW Watts 1985: 98–104). Sin embargo,

mejor que ambos enfoques es el concepto de cumplimiento doble (para la hermenéutica en general, ver Blomberg 2002b; para este pasaje específico, ver Gundry 1994: 25). Mateo reconoció que el hijo de Isaías cumplió la dimensión de la profecía que requería que un niño nazca en el futuro inmediato. Pero el contexto más grande, escatológico, especialmente de Isa. 9:

1–7, representó a un hijo, nunca claramente diferenciado de Isaías, que sería un rey divino y mesiánico. Esa dimensión se cumplió en Jesús (de manera similar, Schibler 1995: 103–4), quien nació inequívocamente de una mujer joven en edad de casarse, Pero a una mujer que también era virgen en el momento de la concepción. Si Mateo estaba o no enterado de alguna interpretación previa de Isa. 7:14, al referirse a una mujer sexualmente casta, la "coincidencia" de que Jesús nació de una virgen era demasiado sorprendente como para no tener la intención divina. Mateo ciertamente podría hablar de la profecía de Isaías como se cumplió en Cristo. La forma canónica de Isaías ya estaba apuntando en esta doble dirección (Williamson 1998). F. Uso teológico . La intención doctrinal principal de Mateo es, por supuesto, cristológica. Concebido de una virgen, Jesús es un rey mesiánico, pero también es la encarnación de la presencia divina entre su pueblo. Ambos temas son importantes para el Evangelio de Mateo, el primero especialmente en estas historias de la infancia y las narraciones de la pasión (véase Nolan 1979), y el segundo como unainclusión.alrededor de toda la narrativa de Mateo (ver Mat. 28: 18–20; ver Kupp 1996). La soteriología también está al alcance de la mano, con la promesa de salvación del pecado. Dada la experiencia judía del imperialismo romano en el primer siglo, esta redefinición del verdadero amo de esclavos es aún más conmovedora (ver Carter, 2000). Los contextos más amplios, tanto en Isaías como en Mateo, nos recuerdan que la otra cara de estas ofertas de salvación involucra el juicio de quienes lo rechazan (Watts, 2004).

Mateo 2: 1–12

Desde la concepción sobrenatural de Jesús, Mateo recurre a la historia de los magos. Los lectores judíos sabrían, por supuesto, que Belén fue el lugar de nacimiento de David, el antepasado del rey mesiánico (1 Samuel 16: 4). La estrella que guió a los magos podría haber llamado a la mente Núm. 24:17, un texto mesiánico en el pensamiento apocalíptico judío, en el que una estrella metafórica vendría de Jacob o un cetro de Israel (ver Viviano 1996). En este caso, los magos pueden reemplazar a Balaam como improbable testimonio gentil de la redención de Dios (Davies y Allison 1988–1997: 1: 231). "Toda Jerusalén" que se preocupa (2: 3) puede hacerse eco de 2 Sam. 4: 1. El versículo 11 probablemente alude a Ps. 72: 10–11, 15, en el cual los reyes de tierras lejanas traen regalos y tributos al gobernante de Israel, y / o Isa. 60: 6, en el que Shebans vendrá a Israel en la era venida con oro e incienso (Brown 1993: 187-88). Davies y Allison (1988–1997: 1: 250–51) también encuentran aquí una posible tipología de Jesús / Salomón, en parte porque el oro y el incienso estaban firmemente asociados con el templo que construyó Salomón (1 Reyes 10: 2, 25; 1 Crón. 9:29; 2 Crónicas 9:24; Neh. 13: 5, 9). En el Antiguo Testamento, los israelitas fieles son superiores a los magos extranjeros (Gén. 41; Éxodo 7–10; Dan. 2), pero aquí en Mat. 2 las mesas están giradas.

2: 6

Dan. 2), pero aquí en Mat. 2 las mesas están giradas. 2: 6 A. Contexto NT

A. Contexto NT . La cita explícita del AT en esta sección trata sobre el lugar de nacimiento de Jesús. Mateo 2: 1–12 está unificado al enfocarse en los eventos que rodean a Belén. La estrella sobrenatural guía a los magos a la cercana ciudad capital de Jerusalén (2: 1–3). Herodes, después de consultar a sus consejeros sacerdotales y escribas, se entera de que el Mesías nacería en la

aldea adyacente (2: 4–6). Él insiste en que los magos vayan y le informen lo que descubrieron allí, pero son advertidos en un sueño, presumiblemente por un ángel, que no lo hagan (2: 7–12).

B. Contexto OT . Miqueas profetizó en el siglo VIII aC, advirtiendo tanto a Israel como a Judá

de un juicio inminente. Como sucede a menudo con los profetas del Antiguo Testamento, las profecías de corto y largo alcance están fuertemente yuxtapuestas. Miqueas 4: 6–13 alterna entre las predicciones del regreso más lejano del exilio (4: 6–8, 13) y del juicio más inminente (4: 9– 12). Miqueas 5 comienza con este último tema (v. 1), pero el resto del capítulo vuelve.al futuro

más lejano, prometiendo un gobernante que pastoreará su rebaño en la fuerza y majestad del Señor y traerá paz a la tierra (vv. 2–5a). De hecho, un cuadro completo de gobernantes un día destruirá a Asiria (5: 5b-6), dejando al remanente de Israel triunfante (5: 7–9) y purgado de su idolatría pasada (5: 10–15). En este contexto, 5: 2 se toma de forma natural como mesiánico. Micah predijo conscientemente que la pequeña ciudad de Belén produciría un rey

israelita "cuyas salidas son de antaño, de la antigüedad [o 'de los días de la eternidad']". Aunque no tan claro como Isa. 9: 6, esta cláusula final sugiere un rey que es más que un simple humano (ver McComiskey 1985: 427). Algunos estudiosos han visto a Mic. 5: 3 como entonces aludiendo conscientemente a Isa. 7:14: la mujer que da a luz, terminando el tiempo del abandono de Israel, es la virgen que concebirá sobrenaturalmente (por ejemplo, LC Allen 1976: 345). Pero el motivo profético común de los dolores de parto mesiánicos se aplica a laLos sufrimientos corporativos de Israel a menudo son suficientes para hacer tal alusión de ninguna manera segura.

C. Uso en fuentes judías . El Targum de los Profetas Menores toma muy explícitamente este

texto como mesiánico: “Y tú, oh Belén Efrata,que eras demasiado pequeño para ser contado entre los miles de la casade Judá, de ti saldrá delante demí el Ungido, ejercer dominiosobre Israel,aquel cuyo nombre fue mencionadode la antigüedad, de la antigüedad ”. (Todas las traducciones de los profetas menores de Targumim están tomadas de Cathcart y Gordon 1989. El material en cursiva refleja los cambios del TM aquí y de las citas del Targumim de todos los libros del AT). El título "El Ungido" denota al rey mesiánico, pero la adición de "aquel cuyo nombre fue mencionado" evita que los intérpretes asuman que el Mesías es divino y, por lo tanto, comprometen el monoteísmo judío. Otra literatura rabínica post-cristiana reconoció que el Mesías iba a nacer en Belén (por ejemplo, Tg. Ps.-J. Gen. 35:21), por lo que no hay razón para rechazar la afirmación de los Evangelios de que esta información ya se reconoció en el primer siglo. Mateo 2: 5 afirma que Herodes recibió esta información de los líderes judíos a quienes consultó, mientras que Juan 7:42 muestra a algunos de los asistentes a la Jerusalén de Jesús como no dispuestos a pensar en él como el Mesías porque creían que nació en Galilea. no en Belén como dice “Las Escrituras dicen”. Sibylline Oracles 8: 479 también afirma que “se dijo que