Está en la página 1de 3

Ventajas de la globalización

1- Difusión del mercado


Hace unos 500 años era impensable que se pudieran comprar azúcar y clavos de olor para
cocinar en casa, ambos eran productos extremadamente costosos que no entraban en la mesa
si no había poder adquisitivo para comprarlos o si el gobierno no lo permitía.
Había partes del mundo donde ni siquiera se sabía qué era el azúcar o los clavos de olor,
puesto que ahí no se consumían o no se conocía su existencia. El mercado, por tanto, era
limitado y, de paso, caro.
Con la globalización, la economía fluye a un ritmo más espontáneo, en el que los bienes y
servicios pueden disfrutarse en el mundo entero.
Aunque es cierto que algunos productos importados puedan resultar algo costosos, no se
puede negar que se pueden disfrutar de los mismos en poco tiempo, en cualquier lugar y
muchas veces a precios razonables. Incluso hay ofertas en páginas como Amazon o Aliexpress.
La globalización, pues, le hace un favor al libre mercado.

2- Gran diversificación ideológica


Sin la globalización, es muy probable que el marxismo jamás hubiera llegado a China y que
Japón se hubiera estancado en el feudalismo del Período Tokugawa.
Además, también es muy probable que América Latina hubiera desconocido (o conocido más
tarde) los trabajos de Pasteur, los inventos de Edison o las novelas de Faulkner. Por tanto, la
globalización es un arma contra el atraso científico, tecnológico, filosófico y hasta literario.

3- Transmisión de valores culturales


La globalización hace que sea posible la difusión de culturas que antes no se conocían, o de
las que sólo se conocía un puñado de prejuicios.
Gracias a Internet se puede escuchar música de la India desde Colombia; de igual forma se
puede leer poesía gauchesca en Finlandia, o se puede ver una película de Kurosawa en los
Estados Unidos.
De hecho, fue esta globalización la que hizo que George Lucas inspirara su Star Warspartiendo
de una película nipona con temática de samuráis.

4- Intercambio lingüístico
El uso de una lengua internacional es de vieja data, por lo que en su historial se habló latín,
griego koiné, francés y alemán.
Actualmente, el ejemplo más vivo está en el inglés, que comunica a millones de personas en
todo el mundo, mucho más de lo que lo hace el chino.
Con la globalización, es posible que un italiano y un checo se entiendan en inglés sin necesidad
que el italiano hable checo y sin que el checo hable italiano.

5- Unificación de valores morales


Anteriormente se creía que la moral estaba en la religión, pero los valores laicos probaron que
era posible un mundo donde se respeten las creencias de los demás.
Esto es así porque en un mundo globalizado, es preciso reconocer y aceptar que personas que
viven en países lejanos como Ruanda son también seres humanos y hay que tratarlos como
tal. Las ideas éticas, por tanto, son universales y aplican por igual para todos, sin distinción
de ningún tipo.

6- Disminución de tensiones sociales


En base al punto anterior, la globalización es la vía para que se reduzcan las tensiones entre
sociedades completamente disímiles entre sí.
Al haber una moral más universalizada, se trae como consecuencia que se transformen las
rivalidades de antaño en amistades, que pueda haber diálogo y concordia en gentilicios que
antes eran enemigos jurados desde tiempos inmemoriales. Esta puede ser la fórmula para la
paz entre israelíes y palestinos, por ejemplo.

7- Mayor sensibilidad humana


Considerando las ventajas precedentes, se puede decir que la globalización hace que el mundo
sea un espacio donde se luche por la igualdad y la justicia en cualquier lugar. Los tribunales
internacionales serán a tal efecto el mejor medio para que no cunda la impunidad.
De igual forma, la información globalizada en los medios crea una conciencia en la que, por
ejemplo, los mexicanos pueden expresar su solidaridad por los fallecidos en los atentados
terroristas ocurridos en París.

Desventajas de la globalización
1- Amenaza a las economías locales y nacionales
Se ha criticado que la globalización es una manera de que las economías más grandes se
impongan a las economías más pequeñas.
Aunque haya libre mercado en todo el planeta, eso no quita que los países desarrollados hallen
medios de aprovecharse de esta situación para librar guerras comerciales y usen como campos
de batalla a los países en vías de desarrollo o a los países subdesarrollados.

2- Imposición de ideas extranjeras


Esto es un punto controvertido, ya que fue la globalización la que permitió que muchos países
salieran del siglo XIX. La Primavera Árabe no podría haberse conseguido sin el poder del
Intenet.
Pero, en ocasiones, países como los que hospedan la cultura islámica prefieren abstenerse de
usar la moda occidental, y en varias regiones de América Latina se buscan modelos de
pensamiento que no sean los eurocéntricos, sino los que vengan de Asia.

3- Transculturización: ¿contaminación cultural?


Esta desventaja está vinculada estrictamente con la anterior. Si bien es cierto que en el siglo
XXI países como Japón exportan su cultura a niveles que nunca hubieran imaginado en
el Período Meiji, también es cierto que las poblaciones latinoamericanas adoptan preceptos
culturales y dejan de lado las propias.
Esto es igualmente un punto polémico en el que se pone en el tapete la identidad nacional.
De hecho, los nipones al respecto hablan del dilema “modernización versus occidentalización”.

4- Extinción de lenguas minoritarias


Por siglos han desaparecido lenguas y de muchas de ellas no se tienen más que escasos datos.
No obstante, desde el siglo XX se han importado muchos neologismos del mundo
angloparlante que penetran en otras lenguas, como el español, de la que sale incluso
el espanglish.
Por otro lado, los idiomas minoritarios desaparecen más rápido con la globalización, ya que
sus comunidades, impedidas de usarlos en el extranjero, los abandonan por una lengua más
hablada, como el inglés.

5- Moralidad universal: ¿un peligro para las religiones?


En un mundo globalizado, la moral es para los vietnamitas lo mismo que para los panameños:
la que se basa en los derechos humanos suscritos ante la ONU.
No obstante, ni vietnamitas ni panameños han sido criados en las mismas religiones, por lo
que cabe preguntarse si la globalización es de verdad un medio para barrer las fronteras entre
el cristianismo y los credos orientales, o si es una forma de afianzarlos mediante el
multiculturalismo, en el que ambas creencias deben ser respetadas.

6- Tolerancia, pero por conveniencia


Tomando en cuenta que con la globalización viene una moral más universal, queda saber si
la reducción de las tensiones sociales es sincera o se hace sólo como un formalismo que puede
quebrantarse fácilmente con pactos fingidos entre las partes interesadas.
Limar asperezas entre viejos enemigos no es coser y cantar, ni consiste en decirles sin más
que son hermanos, es cuestión de desarticular uno por uno los motivos que los llevaron a
pelearse en el pasado.

7- Neoimperialismo y neocolonialismo
Con una moral, economía, ideas y preceptos más globales se puede avecinar una nueva forma
de imperialismo y colonialismo que vendría de países que son capaces de producir todas esas
creencias, como China y los Estados Unidos.
En cambio, las naciones y culturas menos pudientes y con menos aportes creativos deben
conformarse con el hecho de consumirlas y aceptarlas, pues esa es la tendencia y hay que
aceptarla so pena de quedar fuera del círculo internacional.