Está en la página 1de 22

Venezuela requiere de alrededor de 150 rellenos sanitarios para atender la necesidad actual de

disposición final de los desechos sólidos. De los que existen, sólo uno cumple con las disposiciones
ambientales y sanitarias.

Un poco más del 80% de la basura que se genera en Venezuela permanece expuesta en nuestras
ciudades. Sus consecuencias las palpamos directa o indirectamente sobre nuestra salud, con un
marcado deterioro del paisaje urbano. Ud. se preguntará, ¿A dónde debería ir esta basura?. La
respuesta es sencilla: A lugares apropiados donde los residuos sólidos reciban el tratamiento sanitario y
ambiental mínimos, para que la solución no forme parte del problema.

Ernesto D'Escriban, experto en temas relacionados con la disposición final de la basura reconoce a los
rellenos sanitarios como una de las alternativas más recomendable en este sentido. Sin embargo, a
veces la verde duele, de todos estos establecimientos existentes en el país quizá "la Bonanza sea el
único que funciona eficientemente como relleno sanitario, pues la gran mayoría opera como botaderos o
vertederos de basura".

No está lejos de la realidad. Bastaría con acercarse a alguno de los "rellenos sanitarios" de Venezuela
para entender esta posición, como es el caso de la Ciénaga en Maracaibo, el Cambalache en Ciudad
Guayana o el de Catia la Mar frente al aeropuerto, entre otros.

¿Las evidencias?: hombres y mujeres que deambulan escarbando los residuos, aguas superficiales y
subterráneas que se contaminan, deterioro del paisaje, degradación del suelo y contaminación del aire
por malos olores y quemas aisladas. La situación se complica toda vez que los encargados del manejo
de tales instalaciones, no siempre cuentan con el equipamiento básico necesario lo cual puede atentar
directamente contra su salud. Por si esto fuera poco, y muy lejos de lo que sugieren los expertos, en
Venezuela no llegamos a un 0.8% de reciclaje de los desechos que se acumulan en estos lugares.

Por esta razón, es común observar toneladas de desperdicios de todo tipo acumulándose por calles y
avenidas, particularmente en áreas donde el comercio buhoneril se apodera de las aceras. De allí que el
60% de los desechos sólidos urbanos sean empaques, envoltorios o cajas.

Frente a esta situación, tan responsable es el que ensucia como el que deja ensuciar. La basura es una
responsabilidad de todos, y no sólo de las alcaldías y las empresas recolectoras. De allí la importancia
de cumplir con los horarios y sitios establecidos para la recolección, además de la necesidad de incidir
positivamente en la disminución de la generación de los residuos y el fomento de esfuerzos alternativos
dirigidos a reutilizar lo más posible y reciclar lo que se pueda reciclar.

En Venezuela existen alrededor de 400 vertederos de basura, que pudieran ser absorbidos y
controlados con todas las consideraciones ambientales con unos 100 o 150 rellenos sanitarios.

En opinión de algunos especialistas, un relleno sanitario "modelo" podría costar entre 40 y 80 millones
de Dólares para atender entre 2 y 4 mil toneladas mensuales, en un lapso de 20 años. La buena noticia
es que los costos de producción aparentemente pudieran garantizar la recuperación de una inversión en
menos de 10 años, con lo cual, además de solucionar un problema de primera prioridad nacional, sería
una extraordinaria oportunidad de negocio.

Rellenos sanitarios vs. Botaderos de Basura


¿Qué puede hacer usted?
¿Cómo se subdivide la basura, de acuerdo con su origen?

Relleno Sanitario
El relleno sanitario es una técnica de disposición final de los residuos
sólidos en el suelo que no causa molestia ni peligro para la salud o la
seguridad pública; tampoco perjudica el ambiente durante su
operación ni después de su clausura.

Esta técnica utiliza principios de ingeniería para confinar la basura en


un área lo más estrecha posible, cubriéndola con capas de tierra
diariamente y compactándola para reducir su volumen. Además, prevé
los problemas que puedan causar los líquidos y gases producidos por
efecto de la descomposición de la materia orgánica.
Hace poco menos de un siglo, en Estados Unidos, surgió el relleno
sanitario como resultado de las experiencias, de compactación y
cobertura de los residuos con equipo pesado; desde entonces, se
emplea este término para aludir al sitio en el cual los residuos son
primero depositados y luego cubiertos al final de cada día de
operación.

En la actualidad, el relleno sanitario moderno se refiere a una


instalación diseñada y operada como una obra de saneamiento
básico, que cuenta con elementos de control lo suficientemente
seguros y cuyo éxito radica en la adecuada selección del sitio, en su
diseño y, por supuesto, en su óptima operación y control.

Tipos de Relleno Sanitario

En relación con la disposición final de residuos sólidos, se podría


proponer tres tipos de rellenos sanitarios, a saber:

.- Relleno Sanitario Mecanizado: es aquel diseñado para las grandes


ciudades y poblaciones que generan más de 40 toneladas diarias. Por
sus exigencias es un proyecto de ingeniería bastante complejo, que va
más allá de operar con equipo pesado. Esto último está relacionado
con la cantidad y el tipo de residuos, la planificación, la selección del
sitio, la extensión del terreno, el diseño y la ejecución del relleno, y la
infraestructura requerida, tanto para recibir los residuos como para el
control de las operaciones, el monto y manejo de las inversiones y los
gastos de operación y mantenimiento.

Para operar este tipo de relleno sanitario se requiere del uso de un


compactador de residuos sólidos, así como equipo especializado para
el movimiento de tierra: tractor de oruga, retroexcavadora, cargador,
volquete, etc.

.- Relleno Sanitario Semimecanizado: Cuando la población genere o


tenga que disponer entre 16 y 40 toneladas diarias de residuos sólidos
en el relleno sanitario, es conveniente usar maquinaria pesada como
apoyo al trabajo manual, a fin de hacer una buena compactación de la
basura, estabilizar los terraplenes y dar mayor vida útil al relleno.

En estos casos, el tractor agrícola adaptado con una hoja topadora o


cuchilla y con un cucharón o rodillo para la compactación puede ser un
equipo apropiado para operar este relleno al que podríamos llamar
semimecanizado.

.- Relleno Sanitario Manual: Es una adaptación del concepto de


relleno sanitario para las pequeñas poblaciones que por la cantidad y
el tipo de residuos que producen -menos de 15 toneladas/día-,
además de sus condiciones económicas, no están en capacidad de
adquirir el equipo pesado debido a sus altos costos de operación y
mantenimiento.

El término manual se refiere a que la operación de compactación y


confinamiento de los residuos puede ser ejecutado con el apoyo de
una cuadrilla de hombres y el empleo de algunas herramientas.
Métodos de Construcción de un Relleno Sanitario

El método constructivo y la subsecuente operación de un relleno


sanitario están determinados principalmente por la topografía del
terreno, aunque dependen también del tipo de suelo y de la
profundidad del nivel freático. Existen dos maneras básicas de
construir un relleno sanitario.

.- Método de trinchera o zanja: Este método se utiliza en regiones


planas y consiste en excavar periódicamente zanjas de dos o tres
metros de profundidad con una retroexcavadora o un tractor de
orugas. Hay experiencias de excavación de trincheras de hasta de 7
metros de profundidad. Los residuos sólidos se depositan y acomodan
dentro de la trinchera para luego compactarlos y cubrirlos con la tierra
excavada.

Se debe tener especial cuidado en periodos de lluvias dado que las


aguas pueden inundar las zanjas. De ahí que se deba construir
canales perimétricos para captarlas y desviarlas e incluso proveer a
las zanjas de drenajes internos. En casos extremos, se puede
construir un techo sobre ellas o bien bombear el agua acumulada. Sus
taludes o paredes deben estar cortados de acuerdo con el ángulo de
reposo del suelo excavado.

La excavación de zanjas exige condiciones favorables tanto en lo que


respecta a la profundidad del nivel freático como al tipo de suelo. Los
terrenos con nivel freático alto o muy próximo a la superficie no son
apropiados por el riesgo de contaminar el acuífero. Los terrenos
rocosos tampoco lo son debido a las dificultades de excavación.

.- Método de área: En áreas relativamente planas, donde no sea


factible excavar fosas o trincheras para enterrar la basura, esta puede
depositarse directamente sobre el suelo original, el que debe elevarse
algunos metros, previa impermeabilización del terreno. En estos
casos, el material de cobertura deberá ser transportado desde otros
sitios o, de ser posible, extraído de la capa superficial. Las fosas se
construyen con una pendiente suave en el talud para evitar
deslizamientos y lograr una mayor estabilidad a medida que se eleva
el relleno.

Sirve también para rellenar depresiones naturales o canteras


abandonadas de algunos metros de profundidad. El material de
cobertura se excava de las laderas del terreno o, en su defecto, de un
lugar cercano para evitar los costos de acarreo. La operación de
descarga y construcción de las celdas debe iniciarse desde el fondo
hacia arriba.

El relleno se construye apoyando las celdas en la pendiente natural


del terreno; es decir, la basura se descarga en la base del talud, se
extiende y apisona contra él y se recubre diariamente con una capa de
tierra. Se continúa la operación avanzando sobre el terreno,
conservando una pendiente suave de unos 18,4 a 26,5 grados en el
talud; es decir, la relación vertical/horizontal de 1:3 a 1:2,
respectivamente, y de 1 a 2 grados en la superficie, o sea, de 2 a
3,5%.

Fundación Azul Ambientalistas: Una Verdadera


Propuesta para el Problema de la Basura
El secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, señaló en el discurso de apertura de la 66ª
sesión de la Asamblea General, que “…entre las cinco oportunidades operacionales para
moldear el mundo, la defensa del ambiente es determinante y solo con la educación
seremos capaces de producir un cambio de actitud masiva para su conservación, donde las
escuelas son el punto de partida”.

La Basura es el principal problema ambiental de Venezuela, así lo han


determinado los estudios llevados a cabo por organizaciones
ambientalistas y ecologistas venezolanas desde hace más de una
década. Y no es para menos, nuestro país se encuentra entre los que
más generan basura por persona, además año tras año ha ido en
continuo aumento.

A pesar de estas investigaciones y propuestas realizadas por las


ONG's, se evidencia la falta de atención por parte de los organismos
gubernamentales hacia la consolidación de un sistema integral que
pasa por la educación ambiental y se complementa con la
infraestructura adecuada para el manejo de nuestros desperdicios.

Otra faceta de la situación es que solo el 7% de los venezolanos


consideran a la basura como un problema ambiental (Bioma, 2001), y
solo mencionan una parte del proceso, la recolección. Esto podemos
vincularlo con el alto crecimiento poblacional urbano que ha vivido
Venezuela a lo largo de la era petrolera, y la carencia de metodología
e infraestructura con legislación que permitan un manejo adecuado del
destino final de la excesiva basura que estamos produciendo.

Para muestra un botón: La Organización Mundial de la Salud, en el


2010, determinó que cada persona genera alrededor de 1,40 Kg de
basura al día. Tan solo en los últimos 5 años ha existido un aumento
de 40% de la producción de la misma a nivel mundial.

Por su parte el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), determinó que


en el año 2007 en Venezuela se recolectaron 25.961,84 Toneladas de
Basura por Día, con una tasa de generación por persona de 0,934
Kilogramo/Habitante/Día.

Más específicamente, el Estado Zulia aportó 3.865,09 Toneladas de


Basura al Día, de los cuales Maracaibo produce entre 2.500 y 3.000
Toneladas, con un 15% del total de recolección nacional, mostrando
una generación por persona de 1,00 Kg/Hab./Día, superando la media
nacional.

Se ha calculado que solo el 0,7% de la basura generada en Venezuela


se recicla, de manera informal, llegando a condiciones infrahumanas
alrededor de los vertederos y botaderos de basura. En Maracaibo,
según el INE, existen 89 empresas recicladoras, pero un gran número
de estas trabajan a pequeña escala. Desde la Fundación Azul
Ambientalistas hemos logrado contactar y colocar a disposición de la
ciudadanía la información de 5 empresas que hacen el trabajo de
reciclaje en la región zuliana (Ver las empresas recicladoras del Zulia).

Por la variada densidad poblacional y el crecimiento urbano no


planificado que presentan los municipios en Venezuela, el abordaje de
la situación se dificulta a la hora de establecer una estrategia
adecuada a nivel nacional. Es por ello que los gobiernos regionales y
la mancomunidad entre los centros educativos, las empresas, los
Consejos Comunales y cualquier iniciativa de organización ciudadana,
y fundamentalmente con la masificación de la educación ambiental se
puede consolidar una estrategia efectiva.

En el caso de la ciudad de Maracaibo, en donde habitan alrededor de


2 millones de personas, presenta problemas que sobrepasan los
límites locales, como la escasez de áreas para la disposición final de
los desperdicios, conflictos en el uso del terreno con la población
establecida alrededor de las instalaciones para el tratamiento y destino
final, exportación de basura a municipios vecinos, basureros que
contaminan los escasos recursos hídricos, proliferación de vertederos
clandestinos, etc.

En Venezuela, la composición de la basura es similar a la de otros


países, salvo por los abundantes desechos de plástico, producido por
el excesivo consumismo que va ganando terreno en la población.
Asimismo, la composición de los desechos domésticos es parecida en
las distintas ciudades del país; destacándose altos niveles de
contaminación por plástico en Caracas, Maracaibo y Puerto Ordaz.

En líneas generales, la basura doméstica contiene un 50% de restos


orgánicos. Según la normativa vigente, los desechos sólidos de origen
doméstico no clasificados como peligrosos (preferiblemente orgánicos)
deben ser dispuestos en un relleno sanitario que cuente con
recolección y tratamiento de gases y lixiviados; sin embargo, la
mayoría de los desechos se disponen en sitios que no cumplen estas
normas.

Si a todo este panorama le sumamos que el sistema actual de


recolección, manejo y disposición final de la basura en Venezuela está
constituido en su gran parte por vertederos y botaderos. De hecho se
ha determinado que el 80% de la basura permanece a cielo abierto,
generando un grave problema de salud pública y ambiental.

Desde la autoridad ambiental venezolana han reconocido el problema


en la gestión integral de la basura, es así como Vladimir Valera,
Director de Manejos de Residuos y Desechos del Ministerio del Poder
Popular para el Ambiente, lo describe: “Venezuela no cuenta con
experiencias exitosas en el campo de la disposición final de los
desechos”, mencionado en la presentación del problema de la basura
en el 2008 ante la Asamblea Nacional ante los diputados de la
Comisión de Ambiente.
Y lo más alarmante son los números que presentan con respecto a los
sitios donde van a parar las más de 25 mil toneladas de basura que
genera Venezuela al día, ya que hay en el país 300 vertederos
reconocidos como tal, en donde solo 17 son controlados, 50
medianamente controlados y el resto son botaderos.

Existen más de 1.000 vertederos no reconocidos, y su cuantificación


se hace imprecisa ante la proliferación indiscriminada y falta de control
por parte de autoridades municipales.

Se reconoce la existencia de 6 "Rellenos Sanitarios" para poblaciones


que sobrepasan los 500.000 habitantes, los cuales son: La Bonanza,
en el Estado Miranda y recibe toda la basura de la ciudad de Caracas,
Manorta, ubicado en La Fría-Estado Táchira, El Guayabal, ubicado en
el Municipio Zamora del Estado Aragua, El Tigre, ubicado en la
población de Guacara-Estado Carabobo, La Ciénaga, en el municipio
Jesús Enrique Lossada-Estado Zulia y recibe la basura de la ciudad de
Maracaibo, y Cerro de Piedras, al norte del Estado Anzoátegui y recibe
la basura de Barcelona, Lecherías y Puerto La Cruz.

Hay que destacar que los dos últimos, "La Ciénaga" (Estado Zulia) y
"Cerro de Piedras" (Estado Anzoátegui), ya no deben ser considerados
como rellenos sanitarios, aunque fueron construidos con esta
ingeniería y funcionando en sus inicios de esa manera. Producto de la
mala administración y el mal manejo técnico los convirtieron en
vulgares vertederos de basura. Y el único que cumple con todos los
estándares internacionales es el de "La Bonanza", aunque la cantidad
de basura que recibe la colapsan y la no generación de desechos
hace que este esfuerzo se vea minimizado a la hora de disponer los
desperdicios.

Llama la atención que ante la magnitud del problema que


enfrentamos, el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente ha
construido rellenos sanitarios en pequeñas poblaciones del país
(casos como el del municipio Colón en el Estado Zulia y el Limón en el
Estado Miranda), sin ningún programa de educación ambiental que
oriente a la población a separar la basura para generar desechos y
residuos.

El órgano gubernamental también informa que han convertido 49


vertederos de basura a rellenos sanitarios, es curioso solo pensar
como se puede hacer esta conversión cuando las fosas carecen de la
ingeniería adecuada para el relleno sanitario y el impacto ambiental
generado por contaminantes tóxicos, como los que desprenden las
baterías, la basura electrónica e inimaginables residuos peligrosos que
han sido vertidos durante años sin control.

"Mientras sigamos produciendo basura, cualquier relleno sanitario


será convertido en un vertedero

Propuesta Ambiental de la Fundación Azul


Ambientalistas

"Debemos dejar de producir basura. Generar desechos a través de la


separación de lo orgánico y lo inorgánico, con la clasificación
adecuada según el origen del desecho, podremos obtener residuos
reutilizables y reciclables".
El manejo y disposición de la basura ha sido a lo largo de la historia un
gran problema para las sociedades. Y el ser humano se ha visto en la
necesidad permanente de buscar alternativas para eliminar la misma
de una manera rápida y efectiva, evitando problemas de salud y
medioambientales.

En la actualidad se ha determinado que un relleno sanitario es la


opción más efectiva de disponer nuestros desechos sólidos,
acompañado adecuadamente de una infraestructura que permita la
reutilización y el reciclaje y solo lleguen a estos lo que de verdad
necesitamos eliminar definitivamente.

El Vertedero de Basura "La Ciénaga", en el Estado Zulia-Venezuela,


fue construido y operado como un relleno sanitario, controlado bajo
estrictas condiciones técnicas y ambientales, pero con el
indiscriminado vertido de basura terminó siendo un botadero a cielo
abierto altamente contaminante. Funcionaba de manera mecanizada,
operado por mega celdas donde se disponían y compactaban
adecuadamente la basura generada en la ciudad de Maracaibo y otras
localidades adyacentes del Estado Zulia.

Actualmente el sitio está colapsado, principalmente porque ya ha


cumplido su vida útil. Los rellenos sanitarios son construidos para
operar en óptimas condiciones unos 20 años, y "La Ciénaga" tiene
más de 30 años en funcionamiento. Se maneja como un botadero de
basura sin control alguno y sin la compactación necesaria, llegando a
alcanzar alturas de 25 metros de basura.
Carece de controles en la generación de gases y lixiviados, como
chimeneas o lagunas de estabilización, así que el líquido fluye con
total normalidad por la superficie. Y constantemente se presentan
focos de incendios sin control que contaminan la atmósfera.

Otro de los graves problemas es la cantidad de personas que viven y


trabajan en "La Ciénaga" y sus alrededores, recuperando cualquier
material que represente algún valor económico. Incluso se han visto
pequeñas empresas para recuperar determinados materiales, que
según la legislación actual está prohibida sin la permisología
requerida.

Según estudios de observación realizados por la Universidad Rafael


Urdaneta (URU) (*) en "La Ciénaga", el modo actual de operación es el
siguiente:

.- Los camiones llegan al vertedero, realizan largas colas para


disponer de la basura, perdiendo horas de trabajo y bajando la
eficiencia en la recolección.

.- Al entrar al vertedero, los camiones no son monitoreados o pesados


de manera adecuada, a fin de llevar un registro de la basura a
disponer.

.- Los camiones disponen la basura sin ningún patrón.

.- A medida que el camión realiza la descarga, una gran cantidad de


personas recolectan todo material que represente algún valor
económico.

.- La circulación de camiones dentro del vertedero se realiza sin


control alguno, generando constantes embotellamientos y problemas
en el flujo de tráfico interno.

Por las características de la ciudad de Maracaibo y localidades


vecinas que se beneficiaran, es recomendable un Relleno Sanitario
Mecanizado, que es operado totalmente por maquinarias pesadas
(retroexcavadoras y compactadoras) que realizan el trabajo de
colocación, compactación y cubierta de los desechos; además de las
excavaciones y el transporte necesario para suministrar nuevo
material de cobertura.
En el mismo estudio de la UR

U, la ubicación más apropiada para el nuevo relleno sanitario seria la


zona oeste del Municipio Maracaibo, a 50 metros sobre el nivel de
mar, bajo las siguientes coordenadas:
Latitud: 10º 40’ 38,43’’ Norte

Longitud: 71º 46’ 19,50’’ Oeste

Tiene una superficie de 40 hectáreas, no presenta desarrollos


poblacionales en un radio de 2,5 kilómetros a la redonda, tiene una
topografía que se caracteriza por ser un terreno plano con una
inclinación máxima de 5%. Se ingresa desde el Distribuidor La Chinita,
vía Palito Blanco, donde las carreteras se encuentran asfaltadas,
hasta el sector La Victoria, teniendo solamente unos 5 kilómetros de
vías de arena que se deben acondicionar.

Tiene dos puntos de referencia, el primero es la Universidad


Bolivariana de Venezuela (UBV), a 2,50 kilómetros en dirección
Noreste. El segundo es el Maracaibo Country Club, a unos 2,75
kilómetros en dirección Oeste. Paralelo a la construcción de un nuevo
relleno sanitario para la ciudad de Maracaibo, se debe tomar en
consideración toda una infraestructura organizativa y operativa para
que el mismo funcione adecuadamente.
(*) Trabajo Especial de Grado (2011) "Diseño de una Propuesta de un Relleno Sanitario para
la Disposición Final de los Desechos Sólidos en el Municipio Maracaibo del Estado Zulia".
Realizado por Daniel de la Cruz y Andrea Ruza de la Universidad Rafael Urdaneta,
Maracaibo-Estado Zulia.

ECOprogramas de Educación Ambiental


Es necesario trabajar de la mano con los Consejos Comunales, y sus
Comités de Ambiente, ya que son los únicos entes que conocen las
realidades particulares de cada comunidad y los que pueden impulsar
una nueva cultura de generación de desechos y residuos en la
ciudadanía, donde se disminuya paulatinamente la producción de
basura.

La aplicación de programas orientados hacia la educación ambiental


han sido muy exitosos en esta materia, pero hasta ahora no han sido
asumidos con responsabilidad por el Estado venezolano.

La Fundación Azul Ambientalistas ha realizado un modesto aporte,


impulsando programas orientados hacia la educación ambiental y la
concientización ciudadana que han sido muy exitosos y han
demostrado acciones concretas y efectivas en el manejo de nuestros
desperdicios (Haz clic aquí para ver los programas).

Frente a la necesidad inmediata de la construcción de rellenos


sanitarios, la propuesta de ECOcomunidades complementadas por los
Programas ECOescuela y ECOempresa ofrecen una alternativa de
comprobada eficiencia.
Cada localidad será ejemplo de conciencia ambiental, en la cual se
separará la basura, para convertirla en desechos, y así poder obtener
residuos susceptibles de reciclaje. Creando un ciudadano socio
consciente de su realidad ambiental.

La premisa fundamental que sustenta estas acciones será la


Estrategia de las 3R’s Ambientales (Reducir, Reutilizar y Reciclar), que
busca la erradicación de la producción de basura, la reducción en el
volumen de los desechos generados, a través de la implementación de
hábitos para el manejo adecuado de los residuos.

Además se deben instaurar Centros de Acopios Comunales,


administrados por las Comunas o Consejos Comunales, dependiendo
de la población a atender, para que los desechos separados en la
casa o empresa, sean adecuadamente tratados para su posterior
reciclaje. Esto ayudará a generar empleos y minimizar el impacto
ambiental en la ciudad.

También se deben incentivar la creación de empresas de propiedad


colectiva, que participen en la recolección de desechos (Plástico,
vidrio, papel y cartón entre otros), que aprovechen los residuos
generados, como lo estipula la Ley de Gestión Integral de la Basura.

Caracas produce 2.200 toneladas de


basura más de la que se recoge
Los desperdicios permanecen en las calles, en los ríos y en los botaderos ilegales de los
Valles del Tuy, advierte un especialista en gestión de residuos, y no hay nuevos
compactadores ni camiones en buen estado


 3

Por BETANIA FRANQUIS | BFRANQUIS@EL-NACIONAL.COM


09 DE OCTUBRE DE 2017 12:10 AM

El Distrito Metropolitano de Caracas que incluye a los municipios Libertador, Sucre,


Baruta, Chacao y El Hatillo, produce diariamente 5.500 toneladas de desechos, pero solo
3.300 toneladas, es decir 60% de los residuos son recolectados y trasladados al relleno
sanitario de La Bonanza, el único habilitado para la ciudad que está ubicado en el estado
Miranda. El otro 40% de desperdicios, es decir 2.200 toneladas diarias, permanecen en las
calles; las lanzan a ríos, quebradas y en los botaderos ilegales de los Valles del Tuy.

Estos resultados de la primera etapa del más reciente estudio sobre residuos y desechos
sólidos, correspondiente a junio de 2017, elaborado por la Alcaldía Metropolitana, da
cuenta de que la recolección y el destino de la basura siguen siendo problemas no resueltos
de la capital que aguardan por políticas públicas y programas de reciclaje.

Según el estudio, con el apoyo de las proyecciones de población del Instituto Nacional de
Estadística, en los cinco municipios caraqueños y en parte del estado Miranda, se
recolectan 121.500 toneladas de basura cada mes.

Libertador, donde viven 2.085.846 de personas, es el municipio donde se produce más


basura: 60.000 toneladas; seguido de Sucre (46.620 toneladas), Baruta (7.950 toneladas),
Chacao (4.800 toneladas) y El Hatillo (2.130 toneladas).

“Solo 900 toneladas son aprovechadas por las industrias transformadoras del reciclaje para
la producción de vidrio, papel, plástico y cartón”, indicó Hernán Papaterra, especialista en
reciclaje y gestión integral de residuos, quien advierte el serio problema de contaminación
que genera el mal manejo del tema de la basura.

Recolección en crisis

Según el ambientalista, las fallas en la recolección, traslado y depósito de materiales de


desecho se debe a la deficiente administración en la planta de transferencia Las Mayas,
donde parte de la flota de camiones transportadores y compactadores se mantienen
accidentados.

“La flotilla de vehículos particulares contratados no cubren el volumen de desechos que


puede albergar la planta”, dijo. Calculó que el volumen de basura acumulada en esa planta
es de 15 toneladas diarias, razón por la cual denunció que gran parte de los desperdicios se
dejan en las zonas circundantes de la parroquia Coche, vía La Mariposa. “El río San Pedro
está abarrotado de basura. No es responsable que se oculte la inoperatividad de la gerencia
que coordina esa infraestructura”, señaló Papaterra.

El mal estado en el que se encuentran las 20 gandolas transportadoras que trasladan en cada
viaje 25 toneladas de desechos por una ruta de 180 kilómetros, ida y vuelta, hasta La
Bonanza, es otro problema que dificulta la remoción de los desperdicios desde Las Mayas,
indicó el especialista .“No hay nuevos compactadores, los camiones están destartalados y
otros son improvisados. Es preciso invertir en nuevos transportadores”.

La capacidad rebasada del relleno sanitario La Bonanza ha ocasionado ampliaciones


irregulares en terrenos de Charallave, declaró el experto, además de que se realizan otras
prácticas irregulares que afectan el ambiente y la salud de las comunidades que viven en los
Valles del Tuy. “Queman la basura para disminuir su volumen físico lo que genera un smog
que se condensa y luego cae por acción de la gravedad en la ciudad”.

Papaterra sugirió la creación de una ley que fomente el reciclaje e incluya a los grandes
productores de desechos para reducir el impacto ambiental que genera la generación de
desperdicios y aumentar la producción de materia prima como papel y plástico, que se
encuentra en 30%, según su estimación. “Eso eliminaría en 70% la generación de residuos
y permitiría que la flota de vehículos estuviera apta para manejar los volúmenes de
desechos”.

Entre los problemas ambientales más significativos de Venezuela está el mal manejo y
disposición de los desechos sólidos. En casi todo el país la basura generada por las
comunidades y los comercios son depositadas en terrenos a cielo abierto, lo que genera
contaminación del suelo, las aguas, así como la generación de malos olores y la proliferación
de moscas y roedores. Sin embargo, ya están en funcionamiento rellenos sanitarios que
pueden servir de referencia para el establecimiento de métodos avanzados para el manejo de
nuestros desechos.

Un caso emblemático

En la carretera nacional que une a la Autopista Regional del Centro con los Valles del Tuy, se
encuentra La Bonanza, lugar de disposición final de la basura que se produce en Caracas.
Hasta 1998, el tratamiento de esos desechos estaba poco o casi nada tecnificado. La basura
era depositada directamente sobre la tierra y los líquidos generados se infiltraban o circulaban
sobre la superficie contaminando suelos y aguas. Adicionalmente, de manera anárquica,
cientos de personas, incluyendo mujeres y niños, vivían de la basura sin que existieran
mecanismos de control ni de higiene.

Una basura común

En La Bonanza se depositan los desechos de los 5 Municipios del Área Metropolitana de


Caracas y 4 de los Valles del Tuy. En 1994, se crea MANCOSER METROPOLITANA, una
mancomunidad de esas alcaldías orientada a la atención de un problema común como es la
disposición de la basura.

Una nueva gestión


A partir de Mayo de 1998, Cotécnica se encarga del manejo de La Bonanza, el cual se realiza
atendiendo a metodos técnicos que benefician al ambiente. Para ello se saneó el área donde
inicialmente se depositaba la basura y simultáneamente se inició la construcción del nuevo
relleno. En esta nueva etapa, los desechos son depositados en celdas impermiabilizadas y
cubiertos tan pronto como llegan al relleno, el gas generado es recogido por un sistema
complejo de tuberías que permite su eliminación controlada y los lixiviados, es decir las aguas
producidas de la descomposición de la basura, son recogidos y van a lagunas de tratamiento.

Algunos datos

En La Bonanza se procesan diariamente 4.000 toneladas de basura.


En la actualidad cerca de 100 hombres trabajan en una cooperativa de reciclaje en el relleno,
que constituye su fuente de ingresos.
A través del reciclaje se recuperan 1.200 toneladas de basura al mes.
Ciudades cercanas:
Coordenadas: 10°17'1"N 66°53'35"W

También podría gustarte