Está en la página 1de 9

Las 15 actitudes y aptitudes

laborales más valoradas por


las empresas
Cuando una empresa se decide a contratar a una persona, lo hace porque necesita
recursos (en este caso humanos) para poder desarrollar su actividad. Los
responsables de la selección tienen ya en ese momento definido un perfil de cómo
tiene que ser la persona que va a ocupar el puesto.
Ellos conocen las características del trabajo que va a realizar, y por tanto, cuál es la
formación, la experiencia y las habilidades que son necesarias. Pero no sólo eso,
sino que además saben cuáles son esas otras actitudes que esa persona debe tener
para poder encajar en la empresa.

Durante 6 años he estado trabajando en un servicio público de empleo en donde he


atendido a más de 27.000 personas desempleadas y tramitado cientos de ofertas
de trabajo. De toda esa experiencia he extraído algunos aprendizajes sobre qué es
aquello que buscan las empresas cuando están seleccionado.
Y es que uno de los problemas que se plantea es que, por un lado, las personas
que están buscando empleo no pueden demostrar lo que valen hasta que no están
trabajando. Y por otro, las empresas no pueden comprobar si han elegido al mejor
candidato hasta que ya lo han contratado.
Por eso recurrimos a los procesos de selección los cuales se desarrollan en dos
fases:
1ª) La selección se hace en función de criterios objetivos (títulos, formación,
experiencia…)
2ª) La selección se hace con criterios subjetivos (empatía, capacidad de trabajo…).
Para esa segunda fase contamos entre otras herramientas con las entrevistas
personales. Hablamos normalmente de entrevista, pero lo habitual es que sean dos,
tres o incluso 6 como en el caso de Apple cuando selecciona dependientes que
llegan a ser incluso 9 cuando el puesto es para responsable de tienda.
¿Y qué es lo que buscan las empresas en esas entrevistas? ¿Cuáles son esas
actitudes laborales y aptitudes laborales que tenemos que tener, y sobre todo
demostrar en las mismas? Son aptitudes profesionales que pueden ser muy útiles
para conseguir o mejorar tu puesto de trabajo, así que espero que espero que estas
habilidades profesionales y personales te sean de gran utilidad.

Las 7 aptitudes laborales más


valoradas por las empresas
1.- Capacidad de iniciativa.
La empresa cuando te contrate te indicará el trabajo que tienes que hacer, pero
también querrá que aportes nuevas ideas, propuestas y sugerencias. Hay
candidatos que se lo “curran”: una chica en una selección para responsable de
marketing llevó a la entrevista una propuesta de plan de comunicación que había
elaborado para esa empresa y lo expuso. Sobra decir que se quedó con el puesto
aunque era la que menos formación y experiencia tenía de todos. Es por tanto una
de las aptitudes profesionales más tenidas en cuenta.

2.- Adaptabilidad.
Cada vez más las empresas buscan perfiles profesionales que sean capaces de
realizar funciones o tareas diferentes. Mostrar durante la entrevista cómo nos
mantenemos al día en nuestro sector profesional o cómo somos capaces de
aprender nuevas habilidades digitales nos ayudará a transmitir esa idea.

3.- Capacidad para resolver problemas.


Ante un imprevisto hay personas que se quedan paralizadas y no saben cómo
actuar. En cambio, hay otras que son capaces de analizar la situación y tomar
decisiones. Este tipo de personas son las que buscan las empresas. Si te plantean
una pregunta del tipo ¿qué harías tú si….? en realidad lo que están intentado
descubrir es si perteneces al segundo grupo.
4.- Trabajo en equipo.
Según parece todos somos capaces de trabajar en equipo y la realidad es que
después la mayoría de problemas que se plantean en las empresas es
precisamente porque no sabemos trabajar en equipo. Y es que trabajar en equipo
no es sólo hacer “tareas juntos”, sino que también se refiere a la capacidad de crear
un buen ambiente de trabajo.

5.- Versatilidad.
Las empresas valoran muy positivamente esta aptitud laboral en sus futuras
contrataciones, ya que la polivalencia de la nueva incorporación le permite más
oportunidades de trabajo en diferentes campos.
Polivalente no quiere decir que la persona tenga que estar especializada en un gran
número de ramas o especialidades pero sí que además de su especialización tenga
capacidad de trabajo en otras áreas.

6.- Creatividad.
La creatividad hace que una persona destaque por encima del resto de
entrevistados y lógicamente es una aptitud laboral muy tenida en cuenta por la
mayorías de las empresas.

7.- Liderazgo.
El liderazgo y la capacidad de liderar equipos en una aptitud que tiene gran
importancia y que debemos desarrollar.
Las 8 actitudes laborales más
valoradas por las empresas
Ahora nos vamos a centrar en ver algunas actitudes laborales que son muy
valoradas por las empresas en los procesos de selección.

1.- Seriedad.
No nos referimos a ser más o menos graciosos, sino al hecho de ser responsables
en nuestro trabajo, pero claro, hasta que no estemos trabajando no lo podemos
demostrar. Pues bien, intentemos no llegar tarde a la entrevista, llevar originales y
copia de todos nuestros títulos o contratos. Si en una entrevista nos piden una copia
del currículum, no lo hacen porque no lo tengan, sino porque quieren ver si somos
previsores y organizados.

2.- Empatía.
Como hemos dicho antes no hace falta ser graciosos, pero sí que tenemos que
tener habilidades sociales. Sonreír y mantener una actitud cordial es fundamental.
Ninguno de nosotros cree que es antipático o borde, pero todos conocemos a
compañeros y compañeras que son antipáticos y bordes.

3.- Implicación con la empresa o negocio.


La mayoría de candidatos durante un proceso de selección dice estar muy
ilusionado de poder trabajar en esa empresa. En una ocasión un reclutador le
preguntó al candidato: ¿me puedes decir en dónde tenemos oficinas abiertas? A lo
que él no supo contestar. Si vamos a una entrevista de trabajo debemos conocer lo
máximo posible de la misma.

4.- Personas poco problemáticas.


Plantear en la entrevista que “si te toca el turno de tarde no podrás ir porque lo
tienes complicado”, no te va a ayudar mucho. Todos tenemos dificultades para
conciliar la vida laboral y familiar o para desplazarnos hasta nuestro trabajo, pero
en este caso estamos creando un problema a la empresa cuando ni siquiera
formamos parte de ella. Por eso, aquello de “tengo total disponibilidad” debemos
aplicarlo.

5.- Actitud positiva.


No sólo para el trabajo, si no para la vida en general. Una vez asistí a una
conversación entre dos reclutadores en la que estaban comentando que uno de los
candidatos no había hecho más que quejarse de que no tenía trabajo y de que tenía
que pagar una hipoteca. Sinceramente pensé que qué diferentes se ven las cosas
cuando uno tiene trabajo. Mi sorpresa fue cuando ese mismo reclutador dijo que
tenía un hijo pequeño con cáncer y que ahí estaba poniendo la mejor de sus
sonrisas.

6.- Personas seguras de sí mismas.


En una entrevista de trabajo todos nos ponemos nerviosos ya que nos jugamos
mucho, pero hay personas que demuestran estar más seguras de sí mismas que
otras. Cuando te planteen ¿qué puedes ofrecer tú a la empresa? lo que están
buscando en realidad es que les transmitas la confianza de que eres la persona
idónea para el puesto y que les ayudes a tomar la decisión de elegirte.

7.- Lealtad.
La lealtad es la capacidad que tiene una persona para ser parte de un equipo y
mantenerse firme tanto en las adversidades como en los buenos momentos. Es por
tanto una actitud laboral muy valoradas por las empresas a la hora de contratar
personal.

8.- Honestidad.
Aunque consideres que la honestidad no es un actitud laboral muy valorada, no es
así, además de ser importante en un proceso de contratación de una empresa o
negocio, también lo es en la relación que se tiene entre empleado y empleador, e
incluso nos puede ayudar la progresión que tengamos en la empresa.
Conclusiones
Hemos repasado las actitudes y aptitudes laborales más valoradas por las
empresas, y que lógicamente te abrirás las puertas en tu futuro profesionales y
laboral.
Hay por último una actitud, o mejor dicho, una cualidad, que aunque nunca se hable
de ella, suele estar en el fondo de toda selección, y es la de que todos buscamos
tener a nuestro lado a buenas personas, ya sea en el ámbito personal, familiar o
profesional.
Te recomiendo que trabajes cada una de estas aptitudes profesionales, ya que te
serán de gran ayuda en tu futuro profesional.

Mi recomendación es que te rodees de personas que te hagan crecer a nivel


personal y/o profesional, y qué siendo tu mismo encuentres aquello que te hace
feliz.
Y es que como dice el filósofo Howard Garner, “una mala persona, no llega nunca
a ser un buen profesional”.

Diferencias entre actitud y aptitud


profesional

Actitud y aptitud profesional, o para el empleo. Suenan muy


parecido pero representan conceptos muy diferentes. Empecemos
por lo que tienen en común, que no es sólo la fonética: ambos son
imprescindibles para la búsqueda de empleo. Si sabemos
complementarlos, el éxito está asegurado.
¿Qué es la aptitud profesional?
Se define como la habilidad, generalmente innata, que tenemos
para desempeñar alguna tarea. Por ejemplo, podemos tener
aptitudes para las manualidades, con lo que, a priori, encajaremos
muy bien en posiciones que requieran trabajo manual y/o diseño
creativo. Hablando en plata, la aptitud se identifica con la facilidad
que tenemos para hacer algo.

¿Qué es la actitud profesional?


Se refiere a cómo actuamos y/o reaccionamos ante ciertas
situaciones. Es un aspecto que se valora cada vez más en la
búsqueda de empleo. No sirve de nada que se nos dé bien hacer
algo (aptitud) si a la hora de la verdad no nos esforzamos por
aspectos como cumplir los plazos, agradar al cliente o reaccionar
de forma positiva ante imprevistos poco deseados. Esto es, la
actitud.