Está en la página 1de 1

NO ES POSIBLE

Abraham Pérez-Aragón

No es posible arrancar al mar su sabor amargo

con levantar las manos y pregonar amor:

hay que poner un ojo en el huracán

y reventar a la gran ceguera con una herida.

Provocar a la pretensión del amanecer

para atreverse a crear verdad

desde la tormenta de su garganta

es tanto mejor que creer

la posibilidad

de arrancar al mar todo su sabor.