Está en la página 1de 4

El relieve de Europa no es excesivamente complejo, básicamente se organiza en torno a una gran

llanura central rodeada de regiones montañosas más o menos antiguas. Sin embargo, aunque la
llanura es lo dominante (el 66% del territorio no supera los 200 metros de altitud) la influencia de
las montañas es notable. La combinación de montaña y llanura da al territorio una variedad
ecológica muy valiosa, lo que ha permitido explotar gran cantidad de recursos. En Europa las
montañas no han constituido obstáculos insalvables, más bien lo contrario, son regiones de
contacto. Las mayores elevaciones son: Elbrus (5.633 m), Mont Blanc (4.807 m) y Mulhacén (3.478
m).

Pero el rasgo más destacado del relieve europeo es la constante presencia del mar, gracias a lo
recortado de sus costas. Europa tiene más de 43.000 km de costas; y ninguno de sus puntos se
aleja tanto del mar como para no recibir su influencia, aunque la orografía tenga mucho que decir
en ello. Esto permite la entrada de las masas de aire marinas mucho menos contrastadas que las
continentales. El clima europeo es dulce y agradable, con cuatro estaciones muy marcadas. Los
mares han facilitado la comunicación entre los pueblos de Europa. En sus costas se encuentran
con facilidad puertos naturales, fiordos, rías, golfos, etc. Son de destacar a este respecto dos
regiones: la del mar del Norte y el mar Báltico y la del mar Mediterráneo.

En Europa encontramos gran cantidad de penínsulas, cabos, golfos, estrechos e islas las más
importantes son:

Penínsulas: Kola, Jutlandia, Escandinavia, Iberia, Italia y Balcanes.

Cabos: cabo Norte, Punta de San Mateo, cabo Finisterre, cabo Roca, cabo San Vicente, cabo de
Gata, cabo Spartivento y cabo Matapan.

Golfos: golfo de Botnia, golfo de Finlandia, golfo de Vizcaya, golfo de León, golfo de Génova y golfo
de Venecia.

Estrechos: Canal de la Mancha, estrecho de Gibraltar, estrecho de Mesina, estrecho de los


Dardanelos y estrecho de Bósforo.

Islas: Islandia, Islas Británicas, Baleares, Córcega, Cerdeña, Sicilia y Creta.

Podemos distinguir siete conjuntos fisiográficos: la gran llanura europea, que se extiende desde
los montes Urales hasta el río Weser en Alemania; las llanuras atlánticas, continuación de las
anteriores, desde el río Weser hasta las Landas y los Pirineos; las llanuras interiores, que son
depresiones intramontañosas; las llanuras litorales mediterráneas, estrechas y orientadas al
Mediterráneo; los viejos macizos hercinianos y caledonianos, que organizan en torno a sí el
relieve; y los arcos alpinos, las montañas jóvenes de la última orogenia.
Costas, llanuras y montañas conforman el escenario único en el que se desarrollan las
civilizaciones que están dominado el mundo.

Imagen satelital de Europa (NASA, 2002).

Europa es el segundo continente más pequeño del mundo, sólo por detrás de Oceanía. Tiene una
superficie de 10 530 751 km²,1 lo que representa el 7 % de las tierras emergidas. A finales de 2016
está compuesto por cincuenta países, incluyendo Rusia y Turquía, aunque la mayor parte de sus
territorios sea asiática. Su distancia máxima de norte a sur es de 4300 km y de este a oeste de
5600 km. Se sitúa en el hemisferio norte. Está unido a Asia, configurando una enorme península
dentro de lo que se denomina Eurasia, y debe sus características de individualidad, además de a
elementos físicos, a rasgos de orden histórico y humano.

Limita con el mar por tres de los cuatro puntos cardinales. A grandes rasgos, con el océano Ártico
al norte, el océano Atlántico al oeste y el mar Mediterráneo al sur, lo que evidencia una
importantísima influencia oceánica dada su amplia fachada formada por casi 38 000 km de costas
y que, además, lo llega a caracterizar como uno de sus rasgos físicos más importantes,
determinando el clima en la mayor parte del continente. Al este su límite es continental y, según la
mayor parte de los geógrafos, lo sitúan al pie oriental de los montes Urales, el Río Ural, la
cordillera del Cáucaso y el Mar Negro hasta llegar al mar de Mármara.

El continente se caracteriza también por poseer una gran parte de terrenos macizos, a la que se
contrapone una parte mucho más articulada, compuesta por islas y penínsulas. Las islas
representan el 8 % y las penínsulas el 27 % de Europa. El contorno de estas islas y penínsulas es
muy diverso y accidentado por la gran extensión de sus cost

Con una superficie de 10,2 millones de km2, Europa es el segundo continente más pequeño de la
Tierra. Limita al nor-te con el océano Glacial Ártico, al oc-cidente con el océano Atlántico; al sur
con el mar Mediterráneo y el mar Negro y al oriente con los Montes Cáucaso, el mar Caspio, el río
Ural y los mon-tes Urales. Predomina un relieve llano con altitudes bajas no mayores a 340 m.
Están presentes tres tipos de relie-ve: los macizos o mesetas antiguas, las llanuras centrales y las
cordilleras. Estas características hacen de este continente un lugar favorable para los asentamietos
humanos.
Europa atlántica

La región atlántica o franja occiden-tal de Europa está conformada por Francia, Islas Británicas,
Bélgica, Paí-ses Bajos, Luxemburgo y los países escandinavos (Dinamarca, Finlandia, Islandia,
Noruega y Suecia). Abarca más de la mitad de Europa y la mayor parte de la costa con acceso a dos
de los mares más productivos del mun-do: el océano Atlántico y el mar del Norte.

Esta región recibe la influencia del océano Atlántico que junto a un relie-ve predominantemente
bajo y llano, produce un clima oceánico con invier-nos suaves, veranos frescos y lluvias moderadas
todo el año. La región atlántica es conocida como una de las más pobladas y explotadas de Europa,
producto de la histórica presencia de grupos humanos que han creado un paisaje agrícola
particular.

Su relieve es de llanu-ras y montañas de poca elevación; los montes más importantes son los
Escandinavos. Noruega, uno de los países que la confor-man, posee la mayor cantidad de fiordos
en el mundo. El clima predominante es el de tundra, ya que gran parte de sus tierras están
atravesadas por el círculo polar Ártico. Presenta una ri-queza hídrica con ríos como el Rin, Sena,
Mosa, Duero, Elba.

La flora típica de esta región son los bosques de latitudes medias con árboles más pequeños y
espaciados que los de la selva. Se encuentran musgos en las zonas húmedas y líquenes en los
lugares secos. Al sur limita con el bos-que de coníferas (taiga). La fauna típica está compuesta por
mamí-feros herbívoros como el reno, el caribú y el buey almizclado, y car-nívoros como el lobo y la
marta. Durante el invierno, estos anima-les migran hacia la tai-ga del sur. Son co-munes los zorros,
ani-males carnívoros, la rana (Género rana), tórtola (Streptoleia decaoctor).
Cuenta con una alta tasa de densidad demo-gráfica pues-to que el 90% de sus habitantes vive en
las ciudades; ejemplo de ello es el Reino Unido, que posee 60.776.238 ha-bitantes.

El desarrollo indus-trial es muy amplio en la mayoría de paí-ses que la confor-man; las principales
industrias son la side-rúrgica, la química, la metalúrgica, la textil, la automotriz y la pe-trolera; se
aprove-chan los recursos mineros como el cinc, el hierro, la hu-lla, el gas y los ener-géticos, como
los hidráulicos y los nu-cleares. Asimismo, se destaca la producción eléctrica, de pul-pa de papel,
gracias a la diversidad y riqueza de los recursos fores-tales. También es rica en recursos pesqueros,
de energía nuclear, de metales, hidráulicos, mineros y petrolíferos. Otra actividad econó-mica es la
producción agrícola de cereales, papa, remolacha y manzanas.