Está en la página 1de 447

LIBERALISMO

Índice general

1 Liberalismo 1
1.1 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2 Liberalismo social y económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.3 Liberalismo benthamiano y paretiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.4 Neoliberalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.6 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.6.1 Historia de las ideas liberales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.6.2 Principales obras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3

2 Derechos civiles y políticos 4


2.1 Derechos incluidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
2.2 Movimiento por los derechos civiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
2.3 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
2.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
2.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
2.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6

3 Despotismo 7
3.1 El déspota ilustrado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
3.2 Despotismo ilustrado en Europa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
3.3 Reformas ilustradas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
3.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
3.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

4 Estado de derecho 8
4.1 Concepciones y requisitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
4.1.1 El Estado de Derecho en sentido formal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
4.1.2 El Estado de Derecho en sentido material . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
4.2 El Estado constitucional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
4.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
4.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

i
ii ÍNDICE GENERAL

4.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

5 Democracia participativa 12
5.1 Democracia participativa y Gobierno de la mayoría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
5.2 Razones para su promoción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
5.3 Participación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
5.4 Mecanismo e iniciativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
5.5 Características favorables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
5.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
5.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
5.8 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
5.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

6 Separación de poderes 16
6.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
6.1.1 Controles y Contrapesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
6.1.2 Adopción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
6.2 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
6.3 Notas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
6.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

7 Derechos individuales 18
7.1 Clasificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
7.2 Equivalente en el derecho civil continental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
7.3 Restricción de la libertad individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
7.4 Enfoque objetivista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
7.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
7.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

8 Progreso 20
8.1 Progreso desde el aspecto filosófico y sociológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
8.2 La idea del progreso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.2.1 Una idea distintiva de la cultura occidental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.2.2 Antecedentes en la Antigüedad clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.2.3 El aporte judío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
8.2.4 La síntesis cristiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
8.2.5 El surgimiento de la idea moderna del progreso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
8.2.6 La madurez de la idea del progreso: el aporte francés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
8.2.7 La madurez de la idea del progreso: el aporte alemán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
8.2.8 Desarrollo contemporáneo de la idea de progreso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
8.3 Progreso desde el aspecto político . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
8.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
8.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
ÍNDICE GENERAL iii

8.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27


8.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

9 Sociedad 28
9.1 Estudio de las sociedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.2 Sociedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.2.1 Sociedades animales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.2.2 Sociedad humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.2.3 Organización de la sociedad humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
9.2.4 Tipos de sociedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
9.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
9.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
9.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

10 Igualdad ante la ley 31


10.1 El principio por países . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
10.2 En las monarquías parlamentarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
10.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

11 Principio de legalidad 34
11.1 Principio de legalidad administrativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
11.2 Principio de legalidad tributaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
11.3 Principio de legalidad en el Derecho Penal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
11.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
11.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
11.5.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35

12 Absolutismo 36
12.1 Teóricos del absolutismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
12.2 Evolución del absolutismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
12.3 Monarquía teocrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
12.3.1 El manejo de la religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
12.4 Economía y sociedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
12.4.1 Interpretaciones historiográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
12.5 Instituciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
12.6 Límites del poder absoluto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
12.7 Proponentes del absolutismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
12.8 El ejemplo francés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
12.9 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
12.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
iv ÍNDICE GENERAL

13 Gobierno limitado 43
13.1 Gobierno limitado y la Ilustración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
13.2 Gobierno limitado como concepto reciente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
13.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
13.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
13.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44

14 Democracia liberal 45
14.1 Estructura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
14.1.1 Derechos y libertades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
14.1.2 Precondiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
14.2 Los orígenes de la democracia liberal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
14.3 Tipos de democracias liberales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
14.3.1 Monarquías parlamentarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
14.3.2 Representación proporcional y plural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
14.3.3 Sistemas presidencialistas y parlamentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
14.4 Críticas a la democracia liberal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
14.4.1 Democracia directa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
14.4.2 Conflictos étnicos y religiosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
14.4.3 Burocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
14.4.4 Estudio a corto plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
14.4.5 Teoría de la elección pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
14.4.6 Plutocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
14.4.7 Oclocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
14.4.8 La “tiranía de la mayoría” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
14.4.9 Dictadura de la burguesía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
14.4.10 Estabilidad política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
14.4.11 Respuesta eficaz en tiempo de guerra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
14.4.12 Mejor información sobre y corrección de los problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
14.4.13 Corrupción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
14.4.14 Crecimiento económico y crisis financieras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
14.4.15 Hambrunas y refugiados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
14.4.16 Desarrollo humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
14.4.17 Teoría de la paz democrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
14.4.18 Derechos y libertades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
14.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
14.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53

15 Siglo XVIII 54
15.1 Acontecimientos relevantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
15.1.1 Ciencia y tecnología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
15.1.2 Relaciones internacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
ÍNDICE GENERAL v

15.1.3 Desastres naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57


15.1.4 Artes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
15.1.5 Cultura y sociedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
15.2 Personas relevantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
15.2.1 Guerra y política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
15.2.2 Ciencias naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
15.2.3 Ingeniería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
15.2.4 Filosofía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
15.2.5 Matemáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
15.2.6 Ciencias sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
15.2.7 Música . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
15.2.8 Artes plásticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
15.2.9 Literatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
15.2.10 Medicina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
15.3 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

16 Occidente 65
16.1 La occidental como civilización autoconsciente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
16.2 Países occidentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
16.3 Arte y cultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
16.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
16.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
16.6 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

17 Libertad económica 70
17.1 Conceptos derivados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
17.1.1 La libre empresa y el empresario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
17.2 Las crisis, las teorías económicas y la libertad económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
17.3 Índice de libertad económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
17.4 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
17.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
17.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
17.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

18 Economía de mercado 73
18.1 Origen y significado general del término . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
18.2 Mercado e intervención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
18.3 Proceso del mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
18.4 Leyes e interpretaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
18.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
18.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
18.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
vi ÍNDICE GENERAL

19 Capitalismo 78
19.1 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
19.1.1 Capital, trabajo y régimen de propiedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
19.1.2 Contrato libre, ganancias y movilidad social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
19.1.3 Libre mercado, empresas y competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
19.1.4 Paso del capitalismo de producción al capitalismo de consumo . . . . . . . . . . . . . . . 81
19.1.5 La empresa por sociedad de capitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
19.1.6 Crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
19.1.7 Organizaciones por interés individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
19.1.8 Liberalismo y papel del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
19.2 Origen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
19.3 Tipos de sistemas capitalistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
19.3.1 Mercantilismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
19.3.2 Capitalismo de Libre Mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
19.3.3 Economía Social de Mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
19.3.4 Capitalismo corporativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
19.3.5 Economía mixta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
19.4 Críticas al capitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
19.4.1 Marxismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
19.4.2 Ecologismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
19.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
19.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
19.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
19.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88

20 Derecha política 89
20.1 Origen del término . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
20.2 Corrientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
20.2.1 Demócrata cristiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
20.2.2 Conservadurismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
20.2.3 Conservadurismo democrático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
20.2.4 Tradicionalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
20.2.5 Liberalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
20.2.6 Capitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
20.2.7 Imperialismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
20.3 Actualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
20.4 Posicionamiento habitual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
20.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
20.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

21 Izquierda política 94
21.1 Corrientes actuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
ÍNDICE GENERAL vii

21.1.1 Izquierda democrático-reformista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94


21.1.2 Izquierda revolucionaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
21.1.3 Anarquismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
21.1.4 Movimientos sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
21.2 Historia y evolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
21.2.1 Precedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
21.2.2 Desde la Revolución francesa (1789-1867) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
21.2.3 Desde «El capital» (1867-1989) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
21.2.4 Posiciones actuales (1989-presente) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
21.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
21.4 Notas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
21.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

22 Individualismo 106
22.1 Origen y desarrollo del individualismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
22.2 Individualismo metodológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
22.3 Individualismo como un Objeto de Estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
22.4 Otras Acepciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
22.4.1 En el diccionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
22.4.2 En el Lenguaje común . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
22.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
22.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

23 Libertad 108
23.1 Origen etimológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
23.1.1 Consideraciones filosóficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
23.1.2 Autonomía superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
23.2 En política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
23.2.1 Libertades cívicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
23.3 Puntos de vista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
23.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
23.5 Lecturas adicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
23.6 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
23.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111

24 Propiedad privada 112


24.1 Evolución histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
24.2 Fundamentos filosóficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
24.3 Críticas a la propiedad privada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
24.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
24.5 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
24.5.1 Artículos, ensayos y debates . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
viii ÍNDICE GENERAL

24.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114

25 Poder ejecutivo 115


25.1 Derecho público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
25.2 Divisiones del poder ejecutivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
25.3 Situación por países . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
25.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
25.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116

26 Poder legislativo 117


26.1 Su función en el constitucionalismo del poder clásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
26.2 Su formulación en el Estado social de Derecho; de órgano de decisión a órgano de control. . . . . . 117
26.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117

27 Poder judicial 119


27.1 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119

28 Estado laico 120


28.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
28.2 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
28.3 Lista por continente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.3.1 África . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.3.2 América . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.3.3 Asia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.3.4 Europa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.3.5 Oceanía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.4 Antiguos Estados laicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.5 Estados con la propuesta de ser laicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.6 Notas al pie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
28.7 Bibliografía adicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
28.8 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
28.9 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
28.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124

29 Liberalismo social 125


29.1 Contexto del liberalismo social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
29.2 Expresiones del liberalismo social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
29.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
29.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126

30 Liberalismo económico 127


30.1 Historia del liberalismo económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
30.1.1 Adam Smith (1723-1790) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
30.1.2 El liberalismo y el proletariado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
ÍNDICE GENERAL ix

30.1.3 Liberalismo y capitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128


30.1.4 Liberalismo económico en el siglo XIX . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
30.2 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
30.3 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128

31 Jeremy Bentham 129


31.1 Biografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
31.2 Doctrina utilitarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
31.3 El Panóptico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
31.4 Curiosidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
31.5 Obras en inglés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
31.6 Obras traducidas al español . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
31.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
31.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132

32 Vilfredo Pareto 133


32.1 Datos biográficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
32.2 Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
32.3 Las Curvas de Indiferencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
32.4 Óptimo paretiano y equilibrio general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
32.5 Política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
32.6 Obra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
32.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
32.8 Citas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
32.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136

33 Curva de indiferencia 137


33.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
33.2 Mapa de curvas y propiedades de las curvas de indiferencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
33.2.1 Aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
33.2.2 Ejemplo de curvas de indiferencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
33.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
33.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
33.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139

34 Eficiencia de Pareto 140


34.1 Uso y consideraciones técnicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
34.2 Aspectos formales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
34.2.1 Ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
34.2.2 Formalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
34.3 Citas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
34.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
x ÍNDICE GENERAL

35 Ingreso 144
35.1 Ingresos empresariales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
35.2 Ingresos ordinarios y extraordinarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
35.3 Ingresos pasados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
35.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
35.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
35.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144

36 Igualitarismo 145
36.1 Argumentos favorables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
36.2 Críticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
36.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
36.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
36.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146

37 Ley de los rendimientos decrecientes 147


37.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
37.2 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
37.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147

38 Democracia 148
38.1 Origen y etimología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
38.2 Formas de democracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
38.2.1 Democracia indirecta o representativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
38.2.2 Democracia semidirecta o participativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
38.2.3 Democracia directa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
38.3 Aplicación práctica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
38.4 Componentes de la democracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
38.4.1 La democracia liberal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
38.4.2 La socialdemocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
38.4.3 La democracia como sistema de relaciones horizontales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
38.4.4 Democracia en las monarquías constitucionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
38.4.5 Democracia soviética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
38.4.6 Democracia en el socialismo «real» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
38.4.7 Democracia y derechos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
38.4.8 Democracia, mecanismos de control y accountability horizontal . . . . . . . . . . . . . . . 153
38.5 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
38.6 Temas relacionados con la democracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
38.6.1 Transición y cultura democrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
38.6.2 Democracia y república . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
38.6.3 Democracia y autocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
38.6.4 Democracia y pobreza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
ÍNDICE GENERAL xi

38.6.5 Democracia económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155


38.7 Argumentos a favor y en contra de la democracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
38.7.1 Funciones fundamentales de un Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
38.7.2 Desvirtuaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
38.7.3 Ignorancia de la ciudadanía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
38.7.4 La tiranía de la mayoría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
38.7.5 Hitler y la democracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
38.7.6 Estabilidad política y guerras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
38.8 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
38.9 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
38.10Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
38.11Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160

39 Socialismo 161
39.1 Concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
39.1.1 Origen de la palabra socialismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
39.1.2 Socialismo y comunismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
39.1.3 Socialismo como movimiento político . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
39.2 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
39.2.1 La influencia de la ilustración y el socialismo utópico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
39.2.2 Los debates entre los socialistas clásicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
39.2.3 El socialismo en el siglo XX . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
39.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
39.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
39.5 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
39.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165

40 Ley 166
40.1 Definiciones históricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
40.2 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
40.3 Ley natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
40.4 Ley positiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
40.4.1 Clasificaciones de la ley . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
40.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
40.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
40.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168

41 Revolución francesa 169


41.1 Antecedentes ideológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
41.2 Causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
41.3 Estados Generales de 1789 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
41.4 Asamblea Nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
xii ÍNDICE GENERAL

41.5 Asamblea Constituyente (1789-1791) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171


41.5.1 Toma de la Bastilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
41.5.2 El Gran Miedo y la abolición del feudalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
41.5.3 Pérdida de poder de la Iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
41.5.4 Composición de la Asamblea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
41.5.5 Camino a la Constitución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
41.5.6 Desde la Fiesta de la Federación hasta la Fuga de Varennes . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
41.5.7 Últimos días de la Asamblea Constituyente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
41.6 La Asamblea Legislativa y la caída de la monarquía (1791-1792) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
41.6.1 La guerra contra Francia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
41.6.2 La «segunda Revolución»: Primera República francesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
41.7 La Convención (1792-1795) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
41.7.1 Ejecución del Rey y Primera Coalición contra Francia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
41.7.2 El reinado del Terror . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
41.8 El Directorio (1795-1799) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
41.8.1 Napoleón y la toma del poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
41.9 El Consulado (1799-1804) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
41.10La bandera francesa y los símbolos de la Revolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
41.11La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
41.12Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
41.13Notas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
41.14Fuentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
41.15Bibliografía complementaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
41.16Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180

42 Burguesía 181
42.1 Burguesía medieval y moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
42.2 Era de las revoluciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
42.3 Burguesía para el marxismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
42.4 Valores burgueses y programa burgués . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
42.5 Tratamientos burgueses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
42.6 Burguesismo y cosmovisión burguesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
42.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
42.7.1 Tipología de “las burguesías” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
42.7.2 Conceptos sobre la burguesía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
42.7.3 Obras literarias o artísticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
42.7.4 Topónimos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
42.8 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
42.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189

43 Constitución 190
43.1 Clasificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
ÍNDICE GENERAL xiii

43.1.1 Según su reformabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190


43.1.2 Según su origen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
43.2 Control de constitucionalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
43.2.1 Clasificación según quién realice dicho control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
43.2.2 Clasificación según el efecto de la sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
43.3 Historia del constitucionalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
43.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
43.5 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
43.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

44 Gobierno 194
44.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
44.2 Órganos de gobiernos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
44.2.1 Democracia y totalitarismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
44.2.2 Otras clasificaciones modernas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
44.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
44.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
44.4.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
44.4.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196

45 Revolución Industrial 197


45.1 Antecedentes y causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
45.1.1 Otras interpretaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
45.2 Gran Bretaña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
45.2.1 Revolución demográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
45.2.2 El nacimiento del «factory system»: la industria textil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
45.3 El comercio internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
45.3.1 Economía industrial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
45.4 Transportes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
45.4.1 El ferrocarril . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
45.4.2 El barco de vapor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
45.4.3 Carreteras y canales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
45.5 Consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
45.6 Etapas de la Revolución Industrial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
45.7 Principios fundamentales de la industria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
45.8 Impacto y consecuencias de la Revolución Industrial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
45.9 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
45.10Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
45.11Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
45.12Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
45.13Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
xiv ÍNDICE GENERAL

46 Política 212
46.1 Concepciones históricas de la política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
46.2 Objeto de Estudio de la Política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
46.2.1 Política Dogmática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
46.2.2 Política Funcional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
46.3 Sistemas políticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
46.3.1 Capitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
46.4 Teorías e ideologías políticas en el espectro político . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
46.4.1 Totalitarismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
46.4.2 Conservadurismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
46.4.3 Socialismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
46.4.4 Liberalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
46.5 Otras clasificaciones de las ideologías políticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
46.5.1 Sobre las interacciones culturales e históricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
46.5.2 Sobre la estructura social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
46.5.3 Sobre la propiedad y los medios de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
46.6 Marketing político . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
46.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
46.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
46.9 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
46.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219

47 Comunismo 220
47.1 Comunismo (término sociológico) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
47.2 Comunismo (término político) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
47.2.1 Desarrollo doctrinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
47.2.2 Organización política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
47.2.3 Proyecto socioeconómico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
47.2.4 Aplicación histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
47.3 Orígenes y fuentes históricas del comunismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
47.3.1 Comunismo primitivo y comunismo cristiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
47.3.2 Comunismo igualitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
47.3.3 Socialismo utópico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
47.3.4 Aparición del término «comunismo» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
47.4 El desarrollo de las doctrinas comunistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
47.4.1 Marxismo o socialismo científico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
47.4.2 Relación con el anarquismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
47.4.3 Desarrollos posteriores a la Revolución Rusa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
47.4.4 Nuevas Corrientes Comunistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
47.5 Historia del movimiento comunista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
47.5.1 Los partidos comunistas en el siglo XX . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
47.6 Crítica al comunismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
ÍNDICE GENERAL xv

47.6.1 Debate dentro del cristianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234


47.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
47.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
47.9 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
47.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238

48 Monarquía 239
48.1 Situación actual de las monarquías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
48.2 Dictaduras familiares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
48.3 Monarquía y religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
48.4 Tipos de monarquía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
48.4.1 Monarquía absoluta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
48.4.2 Monarquía constitucional y monarquía parlamentaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
48.4.3 Monarquías híbridas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
48.5 Tratamiento protocolario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
48.6 Cronologías de monarquías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
48.6.1 África . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
48.6.2 América . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
48.6.3 Asia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
48.6.4 Europa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
48.6.5 Oceanía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7 Monarquías actuales en Europa (10) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.1 Reino de Bélgica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.2 Reino de Dinamarca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.3 Reino de España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.4 Reino de Noruega . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.5 Reino de los Países Bajos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.6 Reino de Suecia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.7 Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.8 Principado de Liechtenstein . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.9 Principado de Mónaco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.7.10 Gran Ducado de Luxemburgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.8 Monarquías vigentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.8.1 Monarquías absolutas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.9 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
48.9.1 Otros subtipos de Monarquía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
48.10Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
48.11Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247

49 Ilustración 249
49.1 Definición del término . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
49.2 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
xvi ÍNDICE GENERAL

49.2.1 La Ilustración en España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250


49.2.2 La Ilustración en Hispanoamérica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
49.3 Contexto histórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
49.3.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
49.3.2 Siglo XVII: la era de la Razón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
49.3.3 Siglo XVIII: el inicio de las revoluciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
49.4 Contexto social, difusión y pensamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
49.5 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
49.6 La filosofía ilustrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
49.6.1 La política en la Ilustración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
49.6.2 La religión en la Ilustración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
49.6.3 Las artes y las ciencias en la Ilustración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
49.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
49.8 Bibliografía adicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
49.9 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256

50 Marxismo 257
50.1 Las raíces filosóficas del marxismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
50.2 Influencias intelectuales en Marx y Engels . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
50.3 La concepción materialista de la historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
50.4 La economía marxista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
50.5 Análisis de clases . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
50.6 El marxismo y la religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
50.7 Partidos, movimientos y gobiernos inspirados en el marxismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
50.8 Corrientes surgidas del marxismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
50.9 Críticas al marxismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
50.10Conceptos y nociones abstractas principales de Karl Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
50.10.1 Marx, observador de la evolución de las sociedades humanas . . . . . . . . . . . . . . . . 266
50.10.2 Las fuerzas productivas, relaciones sociales de producción y el modo de producción . . . . 266
50.10.3 La acumulación de capital, trabajo, mano de obra excedente y la alienación . . . . . . . . . 267
50.10.4 La teoría marxista del trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
50.10.5 La lucha de clases . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
50.11Algunas de las obras de Karl Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
50.12Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
50.13Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
50.14Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
50.15Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269

51 España 271
51.1 Toponimia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
51.1.1 Origen de la palabra Hispania . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
51.1.2 Evolución de la palabra Hispania a España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
ÍNDICE GENERAL xvii

51.1.3 Uso histórico del término España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273


51.2 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
51.2.1 Prehistoria, protohistoria y Edad Antigua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
51.2.2 Edad Media . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
51.2.3 Edad Moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
51.2.4 Edad Contemporánea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
51.3 Gobierno y política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
51.3.1 División de poderes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
51.3.2 Relaciones exteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
51.3.3 Fuerzas armadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
51.3.4 Derechos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
51.4 Organización territorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
51.4.1 Estado de las autonomías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
51.4.2 Reclamaciones territoriales y territorios en disputa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
51.4.3 El caso del Sahara . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
51.4.4 Independentismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
51.5 Geografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
51.5.1 Clima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
51.5.2 Sistemas montañosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
51.5.3 Fauna y flora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
51.5.4 Medio ambiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
51.5.5 Huso horario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
51.6 Demografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
51.6.1 Áreas metropolitanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
51.6.2 Distribución de la población por islas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
51.6.3 Inmigración en España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
51.6.4 Municipios más poblados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
51.6.5 Lenguas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
51.6.6 Religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295
51.7 Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
51.7.1 Agricultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
51.7.2 Ganadería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
51.7.3 Silvicultura y pesca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
51.7.4 Minería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
51.7.5 Industria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
51.7.6 Turismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298
51.7.7 Moneda y banca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298
51.7.8 Comercio exterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298
51.7.9 Crisis económica (2008-) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
51.8 Infraestructura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
51.8.1 Energía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
xviii ÍNDICE GENERAL

51.8.2 Vivienda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300


51.8.3 Transporte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300
51.8.4 Telecomunicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
51.8.5 Medios de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
51.9 Cultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302
51.9.1 Arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302
51.9.2 Ciencia y tecnología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
51.9.3 Patrimonio de la Humanidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
51.9.4 Fiestas oficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
51.9.5 Tauromaquia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
51.10Deportes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306
51.11Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306
51.12Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306
51.13Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307
51.14Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 311

52 Europa 312
52.1 Definición y extensión del término . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 312
52.2 Etimología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313
52.3 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
52.3.1 Prehistoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
52.3.2 Antigüedad clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
52.3.3 Edad Media . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
52.3.4 Edad Moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
52.3.5 Edad Contemporánea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
52.4 Geografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
52.5 Geografía Política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
52.6 Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
52.7 Moneda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
52.8 Demografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
52.8.1 Características de la población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
52.9 Población por sexo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
52.10Cultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
52.11Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
52.12Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
52.13Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318

53 Anarquismo 320
53.1 Etimología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
53.2 Historia del anarquismo y de sus corrientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
53.2.1 Antecedentes del anarquismo moderno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
53.2.2 Siglo XVIII: la Ilustración y la Revolución francesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
ÍNDICE GENERAL xix

53.2.3 Del socialismo utópico al anarquismo moderno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322


53.2.4 Hacia la Primera Internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323
53.2.5 Desarrollo del anarcoindividualismo estadounidense . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
53.2.6 Surgimiento y evolución del anarcocomunismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
53.2.7 Anarcosindicalismo, anarquismo sin adjetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
53.2.8 Primeras revoluciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
53.2.9 El anarcoindividualismo europeo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 332
53.2.10 El periodo de entreguerras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333
53.2.11 Después de la Segunda Guerra Mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
53.2.12 Época contemporánea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 338
53.3 Corrientes principales de pensamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
53.3.1 Anarquismo individualista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
53.3.2 Mutualismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341
53.3.3 Anarquismo comunista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
53.3.4 Anarcosindicalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344
53.4 Nuevas corrientes de pensamiento anarquista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
53.4.1 Anarquismo ecologista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
53.4.2 Feminismo anarquista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
53.4.3 Insurreccionalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
53.4.4 Anarquismo posizquierda y posanarquismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348
53.4.5 Anarcocapitalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348
53.5 El anarquismo en la cultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
53.5.1 Literatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
53.5.2 Teatro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
53.5.3 Cine . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
53.5.4 Artes plásticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
53.5.5 Música . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352
53.6 Críticas al anarquismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352
53.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 353
53.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 353
53.9 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362
53.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363

54 Karl Marx 364


54.1 Biografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364
54.1.1 Primeros años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
54.1.2 Hegelianismo y activismo temprano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
54.1.3 El periodo de París . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
54.1.4 El periodo de Bruselas y del Manifiesto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367
54.1.5 El periodo de Colonia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
54.1.6 El periodo de Londres y El Capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
54.1.7 Muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 369
xx ÍNDICE GENERAL

54.1.8 Vida familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 370


54.2 Pensamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371
54.2.1 Ideas filosóficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371
54.3 Críticos de Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
54.4 Obra literaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
54.4.1 Obras escritas por Karl Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
54.4.2 Obras escritas por Marx y Engels . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
54.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
54.6 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
54.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
54.8 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
54.8.1 Obras completas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
54.8.2 Biografías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
54.8.3 Obras sobre el pensamiento de Karl Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 377
54.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 377

55 Revolución 378
55.1 Tipología de las revoluciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
55.2 Características y cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.1 Revoluciones liberales o burguesas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.2 Revoluciones políticas o democráticas de la primera mitad del siglo XX, con bases populares,
obreras o campesinas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.3 Revoluciones proletarias, anti coloniales o tercermundistas . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.4 Movimientos contrarrevolucionarios o reaccionarios del siglo XX que condujeron a regíme-
nes fascistas y nacionalistas, teocráticos o autoritarios y a la erradicación de ciertas conquistas
sociales, políticas o revolucionarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.5 Desde la Segunda Guerra Mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.6 Intentos de Revoluciones dentro del Bloque Soviético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.7 Economía de transición y protestas contra el sistema de partido único . . . . . . . . . . . . 380
55.2.8 Guerras de secesión y conflictos étnicos y nacionalistas en los balcanes, tras la disolución de
la República Federal Socialista de Yugoslavia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.9 Revoluciones en el siglo XXI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.2.10 Revoluciones en otros ámbitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.3 Galería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.5.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.5.2 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
55.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 382

56 Economía 383
56.1 Microeconomía y macroeconomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
56.2 Objeto de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
ÍNDICE GENERAL xxi

56.3 Definiciones de Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384


56.3.1 Definición objetiva clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
56.3.2 Definición objetiva marxista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
56.3.3 Definición subjetiva o marginalista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
56.3.4 Definición sistémica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
56.4 Economía normativa y economía positiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
56.5 Principales escuelas del pensamiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
56.6 Economía para filósofos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
56.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
56.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
56.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 386
56.10Text and image sources, contributors, and licenses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
56.10.1 Text . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
56.10.2 Images . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 402
56.10.3 Content license . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
Capítulo 1

Liberalismo

ción de las regulaciones económicas. Este aspecto del li-


beralismo ya estuvo presente en algunas corrientes libe-
rales del siglo XIX opuestas al absolutismo y abogó por el
fomento de la economía de mercado y el ascenso progre-
sivo del capitalismo. Durante la segunda mitad del siglo
XX la mayor parte de las corrientes liberales europeas es-
tuvieron asociadas a la derecha política. En Estados Uni-
dos una parte del liberalismo ha estado históricamente
ligada a movimientos sociales y comúnmente asociadas a
la izquierda política. Debe tenerse en cuenta que el libe-
ralismo es diverso y existen diferentes corrientes dentro
de los movimientos políticos que se autocalifican como
liberales.

1.1 Características
Figuras alegóricas del Monumento a la Constitución de 1812 en
Cádiz.
Sus características principales son:
El liberalismo es una corriente filosófica, económica y
política que promueve las libertades civiles y se opone a • El individualismo, que considera al individuo pri-
cualquier forma de despotismo. Constituye la corriente en mordial, como persona única y en ejercicio de su
la que se fundamentan tanto el Estado de derecho, como plena libertad, por encima de todo aspecto colecti-
la democracia participativa y la división de poderes. vo.

Aboga principalmente por: • La libertad como un derecho inviolable que se refie-


re a diversos aspectos: libertad de pensamiento, de
expresión, de asociación, de prensa, etc., cuyo úni-
• El desarrollo de las libertades individuales y, a partir
co límite consiste en no afectar la libertad y el dere-
de éstas, el progreso de la sociedad.
cho de los demás, y que debe constituir una garantía
• El establecimiento de un Estado de derecho, donde frente a la intromisión del gobierno en la vida de los
todas las personas sean iguales ante la ley, sin privi- individuos.
legios ni distinciones, en acatamiento de un mismo
• El principio de igualdad entre las personas, entendi-
marco mínimo de leyes que resguarden las liberta-
da en lo que se refiere a diversos campos jurídico y
des y el bienestar de las personas.
político. Es decir, para el liberalismo todos los ciu-
dadanos son iguales ante la ley y ante el Estado.
El liberalismo surgió de la lucha contra el absolutismo,
inspirando en parte en la organización de un Estado de • El derecho a la propiedad privada como fuente de
derecho con poderes limitados —que idealmente tendría desarrollo e iniciativa individual, y como derecho
que reducir las funciones del gobierno a seguridad, jus- inalterable que debe ser salvaguardado y protegido
ticia y obras públicas— y sometido a una constitución, por la ley.
lo que permitió el surgimiento de la democracia liberal • El establecimiento de códigos civiles, constituciones
durante el siglo XVIII, todavía vigente hoy en muchas e instituciones basadas en la división de poderes
naciones actuales, especialmente en las de Occidente. (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), y en la discusión
El liberalismo europeo del siglo XX ha hecho mucho hin- y solución de los problemas por medio de asambleas
capié en la libertad económica, abogando por la reduc- y parlamentos.

1
2 CAPÍTULO 1. LIBERALISMO

• La tolerancia religiosa en un Estado laico. 1.3 Liberalismo benthamiano y pa-


retiano

1.2 Liberalismo social y económico

Monumento a los liberales del siglo XIX situado en el barrio Agra


Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en Málaga en 1831, del Orzán, La Coruña, España.
quienes intentaron sin éxito acabar con la política absolutista de
Fernando VII. Óleo de Antonio Gisbert Pérez (1834-1901). Una división menos famosa pero más rigurosa es la que
distingue entre el liberalismo predicado por Jeremías
El liberalismo normalmente incluye dos aspectos interre- Bentham y el defendido por Wilfredo Pareto. Esta dife-
lacionados: el social y el económico. El liberalismo social renciación surge de las distintas concepciones que estos
es la aplicación de los principios liberales en la vida po- autores tenían respecto al cálculo de un óptimo de satis-
lítica de los individuos, como por ejemplo la no intromi- facción social.
sión del Estado o de los colectivos en la conducta privada
de los ciudadanos y en sus relaciones sociales, existiendo En el cálculo económico se diferencian varias corrientes
plena libertad de expresión y religiosa, así como los dife- del liberalismo. En la clásica y neoclásica se recurre con
rentes tipos de relaciones sociales consentidas, morales, frecuencia a la teoría del homo œconomicus, un ser per-
etc. fectamente racional con tendencia a maximizar su satis-
facción. Para simular este ser ficticio se ideó el gráfico
Esta negativa permitiría (siempre y cuando sea sometida Edgeworth-Pareto, que permitía conocer la decisión que
a aprobación por elección popular usando figuras como tomaría un individuo con un sistema de preferencias dado
referendos o consultas públicas, ya que dentro del libera- (representado en curvas de indiferencia) y unas condicio-
lismo siempre prevalece el Estado de derecho y éste en nes de mercado dadas. Es decir, en un equilibrio deter-
un Estado democrático se lleva a su máxima expresión minado.
con la figura del sufragio) la libertad de paso, la no re-
Sin embargo, existe una gran controversia cuando el mo-
gulación del matrimonio por parte del Estado (es decir,
éste se reduciría a un contrato privado como otro cual- delo de satisfacción se ha de trasladar a una determinada
sociedad. Cuando se tiene que elaborar un gráfico de sa-
quiera, pudiendo ser, por tanto, contratado por cualquier
tipo de pareja), la liberalización de la enseñanza, etc. Por tisfacción social, el modelo benthamiano y el paretiano
chocan frontalmente.
supuesto, en el liberalismo hay multitud de corrientes que
defienden con mayor o menor intensidad diferentes pro- Según Wilfredo Pareto, la satisfacción de que goza una
puestas. persona es absolutamente incomparable con la de otra.
El liberalismo económico es la aplicación de los princi- Para él, la satisfacción es una magnitud ordinal y perso-
pios liberales en el desarrollo material de los individuos, nal, lo que supone que no se puede cuantificar ni relacio-
como por ejemplo la no intromisión del Estado en las re- nar con la de otros. Por lo tanto, sólo se puede realizar
laciones mercantiles entre los ciudadanos, impulsando la una gráfica de satisfacción social con una distribución de
reducción de impuestos a su mínima expresión y reduc- la renta dada. No se podrían comparar de ninguna manera
ción de la regulación sobre comercio, producción, etc. Se- distribuciones diferentes. Por el contrario, en el modelo
gún la ideología liberal, la no intervención del Estado ase- de Bentham los hombres son en esencia iguales, lo cual
gura la igualdad de condiciones de todos los individuos, lleva a la comparabilidad de satisfacciones y a la elabora-
lo que permite que se establezca un marco de competen- ción de una única gráfica de satisfacción social.
cia justa, sin restricciones ni manipulaciones de diversos En el modelo paretiano, una sociedad alcanzaba la máxi-
tipos. Esto significa neutralizar cualquier tipo de benefi- ma satisfacción posible cuando ya no se le podía dar nada
cencia pública, como aranceles y subsidios. a nadie sin quitarle algo a otro. Por lo tanto, no existía
1.7. ENLACES EXTERNOS 3

ninguna distribución óptima de la renta. Un óptimo de 1.6.2 Principales obras


satisfacción de una distribución absolutamente desigual
sería, a nivel social, tan válido como uno de la más ab-
soluta igualdad (siempre que estos se encontrasen dentro
1.7 Enlaces externos
del criterio de óptimo paretiano).
• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre
No obstante, para igualitaristas como Bentham no valía Liberalismo. Wikiquote
cualquier distribución de la renta. El que los humanos sea-
mos en esencia iguales y la comparabilidad de las satis- • Libertad: Un sistema de fronteras móviles. Ensayo
facciones llevaba necesariamente a un óptimo más afina- sobre la doctrina liberal.
do que el paretiano. Este nuevo óptimo, que es necesaria-
mente uno de los casos de óptimo paretiano, surge como • Biblioteca liberal. Fundación Hayek.
conclusión lógica necesaria de la ley de los rendimientos • Free to Choose — Serie de documentales de Milton
decrecientes. Friedman (en español) que intentan exponer los va-
lores del liberalismo para la aplicación de reformas
institucionales.
1.4 Neoliberalismo • Wikibéral — Enciclopedia gratuita dedicada al li-
beralismo (en francés).
El término neoliberalismo usualmente ha sido usado por • HACER, biblioteca online del liberalismo.
detractores del capitalismo y de la desregulación econó-
mica para calificar a las posiciones liberales más proclives • Clásicos liberales.
a la desregulación económica y financiera. Sin embargo,
la mayor parte de grupos que reivindican el liberalismo • Liberalismo.org — Punto de encuentro para libera-
rechazan el término neoliberalismo por considerarlo co- les hispanoparlantes.
mo despectivo. • García Díaz, Sebastián. La lucha por la libertad y
(mis amigos) los liberales. Tercer Concurso de En-
sayo “Caminos de la libertad”. Fundación Azteca.
Enero de 2008.
1.5 Véase también

1.6 Bibliografía

1.6.1 Historia de las ideas liberales

• Historia de la teoría política, George Holland Sabi-


ne, Fondo de Cultura Económica, 2000. ISBN 950-
557-097-X

• Historia de la teoría política (tomos 3 a 6), Fernando


Vallespín Oña (ed.), Alianza Editorial, 2002. ISBN
978-84-206-7305-9

• El liberalismo en occidente: historia en documentos


(6 tomos), E.K. Bramsted y K.J. Melhuish (eds.),
Unión Editorial, 1982-1984. Tomo 1 ISBN 978-84-
7209-151-1

• De Lo Político a la política. Liberalismo: El otro lí-


mite de la legitimidad. Pablo M. Fernández Alarcón.
E-Prints Complutense, Madrid 2005 ISBN 84-669-
1876-0

• Historia del pensamiento económico (2 tomos), M.N.


Rothbard, Unión Editorial, 1999. ISBN 978-84-
7209-351-5
Capítulo 2

Derechos civiles y políticos

Derechos civiles y políticos, o derechos cívicos, son 2.1 Derechos incluidos


los derechos que protegen las libertades individuales de
su quebrantamiento ilegal (represión) por parte del poder Los derechos civiles incluyen la garantía de la integridad
(sea el de los gobiernos o el de cualquier otro agente po- física (derecho a la vida) y moral (derecho al honor)
lítico público o privado), y garantizan la capacidad del y de la seguridad de las personas, los domicilios[4] y
ciudadano para participar en la vida civil y política del las comunicaciones; la protección contra la discrimina-
Estado en condiciones de igualdad, y sin discriminación. ción originada en cualquier condición personal o social[5]
Derechos civiles son los reconocidos a todos los ciuda- (edad, condición sexual -lo que recientemente se designa
danos por la ley; y en ello se distinguen de los derechos con el término “género"-, discapacidad física o mental,
humanos y de los derechos naturales. Los derechos civi- marginación económica o social, creencias religiosas o de
les son concedidos dentro de un Estado, mientras que los otro tipo, condición étnica -designada como “raza” o de
derechos naturales o los derechos humanos son interna- cualquier otra forma-) y los derechos individuales, entre
cionales, y, se tienen, o bien por el mero hecho de nacer, los que están la propiedad y una numerosa lista de de-
según la teoría iusnaturalista, o bien por la mera consti- rechos y libertades: libertad de pensamiento, expresión,
tución de la sociedad, según la teoría contractualista (el prensa e imprenta, libertad de culto, libertad de circula-
iuspositivismo, que separa moral y derecho, no se plan- ción y residencia; junto con los derechos de participación
tea la existencia de derechos naturales). John Locke sos- en la vida civil y política, como el derecho de sufragio, el
tuvo que los derechos naturales a la vida, la libertad y derecho de petición, el derecho de reunión y manifesta-
la propiedad debían ser convertidos en derechos civiles ción, el derecho de asociación, etc. Los derechos políticos
y protegerse por el Estado soberano como aspecto del incluyen la justicia natural o equidad procesal,[6] expresa-
contrato social (derechos constitucionales). da en los derechos de las partes y de los reos o acusados y
en el derecho a un juicio justo con garantías procesales,[7]
Los derechos políticos constituyen la primera porción de
incluidas las garantías contra una detención ilegal, el de-
la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948
recho a conocer la acusación y al acusador, el derecho
(así como los derechos económicos, sociales y culturales
a rebatir las acusaciones, el derecho a asistencia, repre-
comprenden la segunda parte). La teoría de las tres ge-
sentación y defensa jurídica,[8] a no declarar, la ausencia
neraciones de derechos humanos considera a este grupo
de tortura, el habeas corpus, la presunción de inocencia,
de derechos como los “derechos de primera generación”,
la irretroactividad de las leyes sancionadoras, la propor-
y la teoría de los derechos negativos y positivos (libertad
cionalidad de las penas, el derecho al recurso procesal, a
negativa y positiva) los designa como derechos negativos.
obtener una reparación, etc.
No obstante, en cuanto los derechos sociales o positivos
se justifican en la reparación de deficiencias que obsta-
culizan gravemente el ejercicio de la plena condición de
ciudadano, son también “civiles”, al tener su correspon- 2.2 Movimiento por los derechos
diente definición precisa en la contrapartida de una obli- civiles
gación establecida por parte de los poderes públicos.[1]
El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Movimiento por los derechos civiles[9] es la denomina-
1966[2] incluye el "derecho de libre determinación" de ción habitual del movimiento político y social que tiene
“todos los pueblos”.[3] Los llamados "derechos colecti- como fin el reconocimiento de los derechos civiles, aun-
vos", por oposición a los "derechos individuales", están que la etiqueta se asocia especialmente al movimiento por
entre los “derechos de tercera generación” según la teo- los derechos civiles en Estados Unidos del tercer cuarto
ría de las tres generaciones de derechos. del siglo XX, protagonizado por la minoría negra.

• Dos tratados sobre el gobierno civil, de John Locke,


1689.

4
2.4. VÉASE TAMBIÉN 5

• Las primeras enmiendas a la Constitución de los Es- • BIDART CAMPOS, Germán J. (2007. 5 Tomos).
tados Unidos (25 de septiembre de 1789), conoci- Tratado Elemental de Derecho Constitucional Argen-
das como Bill of Rights (“carta de derechos”), con- tino. Buenos Aires: Ediar. ISBN 950-574-079-4.
cretaron los derechos civiles, no explicitados en la
Declaración de Independencia (1776) ni en el tex- • DALLA VIA, Miguel Angel (2004 1ª Edición). Ma-
to inicial de la Constitución de los Estados Unidos nual de Derecho Constitucional. Buenos Aires: Edi-
(1787). torial: Lexis Nexis. ISBN 978-987-1178-04-9.

• Code civil des français (“código civil de los fran- • LOPRESTI, Roberto P. (1998). Constitución Argen-
ceses”) o “Código Napoleón”, de 1804. El Imperio tina Comentada. Buenos Aires: Unilat. ISBN 987-
96049-3-8.
napoleónico reguló los derechos civiles reconocidos
durante la Revolución francesa, lo que significó su • C. B. Macpherson, Teoría política del individualismo
asentamiento y extensión por toda Europa, más efi- posesivo. De Hobbes a Locke, 1962.
cazmente que la solemne Declaración de los Dere-
chos del Hombre y del Ciudadano de 1789 o el lema • La democracia liberal y su época, 1977.
Liberté, égalité, fraternité (“libertad, igualdad, fra-
ternidad”). • Dilemas del Liberalismo y el socialismo,
1985.
• Manifestación cartista (1848). La respuesta pragmá-
tica y reformista del sistema político británico (en • José Manuel Roca, Nación negra. Poder negro, La
ausencia de constitución escrita) a las demandas so- Linterna Sorda, 2009, ISBN 978-84-936562-1-8
ciales y políticas encauzadas por movimientos de
masas, condujo a la paulatina ampliación del dere- • Revista Iberoamericana de Derechos y Libertades Ci-
cho de sufragio. viles, con artículos de Fernando Savater, Manuel
Cruz, Ángel Gabilondo, Julio María Sanguinetti,
• Julio Vizcarrondo, líder del abolicionismo en Espa- Fernando Henrique Cardoso, Belisario Betancur,
ña. Juan Luis Cebrián y otros.
• Emiliano Zapata y el lema de la Revolución mexica-
na (Tierra y Libertad) en un mural de Diego Rivera.
2.4 Véase también
• Manifestación sufragista (1920).
• Derechos económicos, sociales y culturales
• Liga china por los derechos civiles (1932).
• Pacto Internacional de Derechos Económicos, So-
• Ídem.
ciales y Culturales
• Joan Baez y Bob Dylan en la Marcha sobre Washing- • Derechos humanos
ton por el trabajo y la libertad o “Marcha por los de-
rechos civiles”, que tuvo lugar en Washington el 28
de agosto de 1963.
2.5 Referencias
• Encuentro del presidente de Estados Unidos Lyndon
Johnson con Martin Luther King y otros líderes del [1] Los derechos humanos son la base de la
movimiento por los derechos civiles, el 18 de enero ciudadanía democrática de la que nadie pue-
de 1964 (entre una y otra fecha, el presidente John de quedar excluido por principio según con-
Kennedy había sido asesinado). sideraciones circunstanciales. Pero en el mo-
mento de aplicarlos a defender y sustentar la
• Asociación por los derechos civiles en Israel. ciudadanía es precisamente cuando sus títu-
los más ambiciosos quedan demasiado im-
• Manifestación por los derechos civiles en Australia. precisos y generales como para ayudar a quie-
nes lo necesitan. Como bien explicó Michael
Oakeshott (en su admirable “La política de
2.3 Bibliografía la fe y la política del escepticismo”) un de-
recho viene a ser la forma de reparar la frus-
tración de mi deseo de actuar de determina-
• BILBAO UBILLOS, J.M. (1997). La eficacia de los da manera causada por un abuso del poder
derechos fundamentales en las relaciones entre par- establecido. El derecho a la libertad de ex-
ticulares. Madrid: Centro de Estudios Constitucio- presión o de asociación equivale a reparar el
nales. ISBN. abuso de que se me impida practicar sin tra-
bas una u otra, salvo causa justificada y pre-
• BRAGE CAMAZANO, J. (2005). Los límites a los cisada convenientemente por una ley demo-
derechos fundamentales. Madrid: Dykinson. ISBN. crática. El derecho a no ser discriminado por
6 CAPÍTULO 2. DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS

mis ideas religiosas, mi raza o mi sexo esta- civiles, op. cit., pg. 74.
blece la reparación legal que anula los inten-
tos abusivos de invocar tales causas para ex-
cluirme de las actividades que deseo llevar a [2] Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para
cabo. Por supuesto, mi derecho a no ser en- los Derechos Humanos
carcelado arbitrariamente o condenado sin un
[3] Art. 1
juicio justo de acuerdo con el procedimiento
establecido repara atropellos posibles en es- [4] La necesidad de una orden judicial para el registro de
tos terrenos que amenazan mi integridad cí- un domicilio. La especial protección de los domicilios es
vica. En otros casos, el derecho no consiste un rasgo propio del derecho anglosajón, con implicacio-
en reparar un abuso coercitivo sino una nes en el concepto de defensa propia (castle doctrine, a
carencia que amenaza también el ejerci- man’s home is his castle - “Assembly, No. 159, State of
cio de mi ciudadanía. Por ejemplo el de- New Jersey, 213th Legislature, The “New Jersey Self De-
recho a la educación y a la sanidad públi- fense Law”, fuente citada en en:Castle doctrine-) y en la
cas, así como otras formas de protección propia definición de democracia: en un tópico atribuido a
social, vienen a reparar deficiencias que Winston Churchill, el sistema en el que si llaman tu ca-
obstaculizarían gravemente mi plena con- sa de madrugada, no debes preocuparte, porque será el
dición de ciudadano (que en democracia, lechero (Democracy means to know that when somebody
no lo olvidemos, exige mi participación en rings at the door of your house in the morning it is the milk-
la toma de decisiones y a fin de cuentas en man -Rolandis, Debate en el Consejo de Europa, pg. 219,
el gobierno del país, imposible cuando se 29 de abril de 1982-).
padecen lacras de abandono, miseria e ig-
norancia). [5] '... sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, re-
En todos estos casos, el derecho que se ligión, opinión política o de otra índole, origen nacional
me reconoce corresponde al reconocimiento o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra
de una obligación concreta por parte de las condición social (Pacto Internacional..., op. cit., art. 2.
instituciones estatales. Es precisamente esa [6] Héctor Peñaranda, Principio de equidad procesal, en Nó-
obligación la que define, concreta y sustan- madas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas, nº
cia el derecho invocado. Si tal obligación que- 21, 2009:
da vaga e imprecisa, el derecho mismo estará
aquejado por idéntica fragilidad, por mucha En cuanto al principio de equidad no se
que sea su significación en el plano del ideal trata sino de la justicia del caso concreto, el
político o incluso antropológico. Así ocurre juez ante el rigorismo de la ley va a fallar por
en proclamas tan justamente célebres como el sentimiento del deber o de la conciencia,
“el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda más bien que por el texto terminante de la
de la felicidad”. ¿Qué obligaciones concre- ley, es justicia natural por oposición a la letra
tas de los poderes públicos o que reparacio- de la ley positiva. Faculta al juez para decidir
nes inteligibles pueden ser establecidas para conforme a la equidad en dos situaciones bien
implementar tales derechos? Y esta interro- definidas por la ley: 1.- Cuando las partes de
gación sigue siendo válida incluso en recla- común acuerdo así lo soliciten y 2.- Cuando
maciones aparentemente menos genéricas y se trate de derechos disponibles.
ambiciosas, como el “derecho a una vivien-
da digna o a un puesto de trabajo”. Dentro [7] Véase también derecho procesal.
de los derechos humanos o fundamentales
[8] Neubauer, David W. (2005). America’s Courts and the
constitucionalmente reconocidos por las
Criminal Justice System. Wadsworth. p. 320. ISBN 0-
democracias, podríamos considerar dere-
534-62892-3. Fuente citada en en:Defense (legal) y en
chos civiles a los que tienen su corres-
en:Affirmative defense.
pondiente definición precisa en la contra-
partida de una obligación establecida por [9] Dooley, Brian. “Second Class citizens”, in Black and
parte de los poderes públicos. Green: The Fight for Civil Rights in Northern Ireland and
Debe quedar claro que esta segunda Black America. (London:Pluto Press, 1998). Fuente cita-
categoría no priva de interés e importancia a da en en:Civil rights movement
los derechos humanos más generales y am-
biciosos. Proclamarlos es reconocer un ideal
de convivencia que señala la orientación que
deben seguir las reformas sociales y políticas
2.6 Enlaces externos
que pretendan legítimamente colaborar a un
efectivo progreso de nuestras comunidades. • Wikimedia Commons alberga contenido
Quizá no reclaman tanto medidas concretas
multimedia sobre Derechos civiles y políti-
de los gobiernos existentes como aspiran a
cosCommons.
una forma distinta de gobernar y de convivir.

Fernando Savater, Derechos humanos y


Capítulo 3

Despotismo

El despotismo fue una forma de gobierno que tenían al- 3.4 Véase también
gunas monarquías europeas del siglo XVIII, en las que
los reyes, que seguían teniendo poder absoluto, trataron • Despotes
de aplicar medidas ilustradas, es decir, trataron de educar
al pueblo. La frase que sintetiza al despotismo ilustrado • Despotismo ilustrado
es «todo por el pueblo, pero sin el pueblo».

3.5 Referencias
3.1 El déspota ilustrado

El déspota ilustrado pretendía responder a través de sus


actos al modelo de “hombre honesto” del siglo XVIII: in-
telectual, racionalista cultivado, amante de las artes y me-
cenas de los artistas, e innovador en materia política. Por
ello se rodeaba de auténticos filósofos, como Voltaire o
Denis Diderot. En este sentido fueron significativos los
reinados de Carlos III de España y de José I de Portugal.

3.2 Despotismo ilustrado en Euro-


pa

Durante este período numerosos soberanos de Europa,


motivados por el modelo del rey-filósofo del que hablaban
Voltaire y otros pensadores, defendieron esta forma de
gobierno. Entre los déspotas ilustrados más importantes
del periodo están Carlos III, José I “El Reformador” de
Portugal, Federico II “El Grande” de Prusia y Catalina II
“La Grande” de Rusia. Todos ellos intentaron desarrollar
algún tipo reformas en distintas áreas (educación, justicia,
agricultura, libertad de prensa o tolerancia religiosa).

3.3 Reformas ilustradas

Aunque las medidas tomadas por los monarcas significa-


ron un avance, sus gobiernos continuaron siendo en cierto
modo absolutistas, y el descontento del pueblo era evi-
dente, por lo que se amotinaron en más de una ocasión
en contra de su rey, como le ocurrió a Carlos III.

7
Capítulo 4

Estado de derecho

Un Estado de derecho[1] es aquel que se rige por un sis- que en su organización político-social de «cualquier
tema de leyes e instituciones ordenado en torno de una poder deba ser conferido por la ley y ejercido en las
constitución, la cual es el fundamento jurídico de las au- formas y procedimientos establecidos por ella». Es-
toridades y funcionarios, que se someten a las normas de ta acepción no excluye a los estados autoritarios, ya
ésta. Cualquier medida o acción debe estar sujeta o ser que la anterior condición puede ser satisfecha por
referida a una norma jurídica escrita. A diferencia de lo sus sistemas jurídicos.
que sucede ocasionalmente en muchas dictaduras perso-
nales, donde el deseo del dictador es la base de una gran • La acepción fuerte o substantiva (estado de de-
medida de acciones sin que medie una norma jurídica. En recho en sentido real o material), requiere además
un estado de derecho las leyes organizan y fijan límites de que «cualquier poder sea limitado por la ley, que
derechos en que toda acción está sujeta a una norma ju- condiciona no solo sus formas sino también sus
rídica previamente aprobada y de conocimiento público contenidos»[2] Esta segunda condición según qué
(en ese sentido no debe confundirse un estado de derecho contenidos sean señalados como deseables excluiría
con un estado democrático, aunque ambas condiciones a los estados totalitarios.
suelan darse simultáneamente). Esta acepción de estado
de derecho es la llamada “acepción débil” o “formal” del Si se fijan una serie de requisitos como los siguientes:
estado de derecho.
Este se crea cuando toda acción social y estatal encuentra
1. Deben crearse diferentes órganos del cuerpo del Es-
sustento en la norma; es así que el poder del Estado queda
tado y cada uno de ellos debe asumir una de las fun-
subordinado al orden jurídico vigente por cumplir con el
ciones de estado.
procedimiento para su creación y es eficaz cuando se apli-
ca en la realidad con base en el poder del Estado a través 2. Esos órganos de poder del Estado deben actuar
de sus órganos de gobierno, creando así un ambiente de autónomamente. Es decir, sus dictámenes o decisio-
respeto absoluto del ser humano y del orden público. nes no pueden ser invalidados, modificados o anula-
El término 'Estado de derecho' tiene su origen en la doc- dos por otro órgano.
trina alemana del Rechtsstaat. El primero que lo utilizó
como tal fue el libro La ciencia de política alemana en 3. Debe estar establecida la forma en que se nombran
conformidad con los principios de los Estados de dere- los titulares del respectivo órgano, y las solemnida-
cho (en alemán Die deutsche Polizeiwissenschaft nach den des y procedimientos para poner término a sus car-
Grundsätzen des Rechtsstaates), sin embargo, la mayoría gos.
de los autores alemanes ubican el origen del concepto en
la obra de Immanuel Kant. En la tradición anglosajona, 4. El poder debe estar institucionalizado y no perso-
el término más equivalente en términos conceptuales es nalizado, vale decir, debe recaer en instituciones
el rule of law. jurídico-políticas y no en autoridades específicas,
las cuales tienen temporalmente el poder en sus ma-
nos mientras revisten su cargo.
4.1 Concepciones y requisitos 5. Tal vez el requisito más importante tiene que ver con
que tanto las normas jurídicas del respectivo Esta-
Existen dos acepciones tradicionales del concepto estado do como las actuaciones de sus autoridades cuan-
de derecho: do aplican dichas normas jurídicas, deben respetar,
promover y consagrar los derechos esenciales que
• La acepción débil o meramente formal (estado de emanan de la naturaleza de las personas y de los
derecho en sentido formal), el único requisito para cuerpos intermedios que constituyen la trama de la
que un estado sea de derecho según esta acepción es sociedad.

8
4.1. CONCEPCIONES Y REQUISITOS 9

Para la acepción débil del estado de derecho se requeri- • Que la ley sea capaz de guiar la conducta humana.
ría satisfacer las cuatro primeras condiciones, mientras
que la quinta condición es típica de una acepción fuerte • Que los poderes la interpreten y apliquen congruen-
del estado de derecho. Ha existido un considerable de- temente.
bate sobre la utilidad de las dos acepciones: El Estado de
Derecho en sentido formal y el Estado de Derecho en sen-
4.1.2 El Estado de Derecho en sentido ma-
tido material. Autores como Joseph Raz son partidarios
de usar el término estado de derecho en sentido formal terial
reduciendo el estado de derecho al principio de legalidad:
El vínculo a la observación de las leyes sería inútil e inefi-
caz si no se pudiera garantizar que las leyes que ellos mis-
Un sistema jurídico no democrático, ba- mos son los garantes de los derechos fundamentales. Por
sado en la negación de los derechos humanos, lo tanto, los elementos formales del Estado de Derecho se
en una gran pobreza, en segregación racial, han desarrollado y ampliado por parte de elementos ma-
en desigualdad sexual y en la persecuación teriales del Estado, en particular mediante la adopción de
religiosa puede, en principio, conformarse a normas que protegen los derechos fundamentales.
los requerimientos del Estado cualesquiera de
los sistemas jurídicos de las más ilustradas Por ejemplo, la Constitución federal de la Confederación
democracias occidentales. Esto no significa Suiza establece:
que este sistema sea mejor que aquellas demo-
Art. 5 Principios de la actividad del Estado regidos
cracias occidentales. Sería un sistema jurídico
por el Derecho[5]
inconmensurablemente pero sobresaldría en
un aspecto: en su conformidad al Estado de
derecho. 1. El Derecho es la base y el límite de la actividad del
J. Raz: La autoridad del derecho[3] Estado.
2. La actividad del Estado debe responder a un interés
El ordenamiento jurídico del Estado debe reunir una serie público y ser proporcionada al fin buscado.
de características que dan origen a un Estado de Derecho 3. Los órganos del Estado y los particulares deben ac-
real o material. tuar de manera conforme a las reglas de la buena fe.
Por contra otros autores, entre ellos el mexicano Reyes
4. La Confederación y los cantones deben respetar el
Heroles se adhieren a una acepción material o sustantiva y
Derecho internacional.
consideran que el Estado de Derecho se asientan en cuatro
principios amplios:
Ejemplos de concreción material para el Estado de Dere-
cho (extraídas del catálogo de los derechos fundamentales
1. Principio de legalidad. de la Constitución Federal de la Confederación Suiza de
2. Obligatoriedad del Derecho con respecto al estado. 18 de abril de 1999):

3. La supremacía de la constitución. Art. 7 La dignidad humana[6]


4. La responsabilidad del estado por sus actos frente a
los ciudadanos 1. La dignidad humana debe ser respetada y protegida.

Art. 8 Igualdad ante la ley[7]


4.1.1 El Estado de Derecho en sentido for-
mal 1. Todos los seres humanos son iguales ante la ley.

Un Estado de Derecho es aquel en el que la ley es el 2. Nadie podrá ser discriminado, en particular a cau-
instrumento preferente para guiar la conducta de los sa de su origen, raza, sexo, edad, idioma, posición
ciudadanos. La transparencia, predictibilidad y genera- social, el modo de vida, convicciones religiosas, fi-
lidad están implícitas en él. Esto conlleva a que se facilite losóficas o políticas, o por causa de una deficiencia
las interacciones humanas, permite la prevención y solu- corporal, mental o psíquica.
ción efectiva, eficiente y pacífica de los conflictos; y nos 3. El hombre y la mujer son iguales en derechos. La
ayuda al desarrollo sostenible y a la paz social. Para un ley debe garantizar su igualdad de derecho y de he-
Estado de Derecho efectivo es necesario:[4] cho, en particular en los dominios de la familia, la
educación y el trabajo. El hombre y la mujer tienen
• Que el Derecho sea el principal instrumento de go- derecho a un salario igual por un trabajo de igual
bierno. valor.
10 CAPÍTULO 4. ESTADO DE DERECHO

4. La ley procurará medidas encaminadas a la elimina- La proclamación consciente y presente del Estado de De-
ción de las desigualdades que afectan a las personas recho se logra a través de las dos grandes revoluciones del
con discapacidad. siglo XVIII: la Declaración de Independencia de los Es-
tados Unidos y la Revolución francesa.
Por otra parte, de acuerdo con el Índice del Estado de
Las críticas que se dirigen en general al Estado de Dere-
Derecho[8] publicado anualmente por proyecto mundial
cho por la mayoría de la historiografía jurídica, a partir
de justicia (World Justice Project),[9] un Estado de De-
de diversas franjas ideológicas (socialistas, doctrina so-
recho es aquel en el cual se respetan los siguientes cuatro
cial de la Iglesia, por ejemplo) y las partes de la masa
principios:
surgidas a fines del ochocientos y principios del nove-
1. El gobierno en su conjunto y sus funcionarios son cientos es aquella de haber reconocido sólo en abstracto
públicamente responsables ante la ley; los derechos humanos fundamentales, sin tratar la actua-
ción concreta de tales derechos. Por lo tanto, se ha rea-
2. Las leyes son claras, públicas, estables, y justas, y lizado en todos los Estados liberales de facto una situa-
protegen derechos fundamentales tales como la se- ción que de hecho contrastaba con las proclamaciones de
guridad de los ciudadanos y la defensa de su propie- Derecho prevista por los textos constitucionales vigentes.
dad; Estas deficiencias se subsanan con la introducción de los
3. El proceso a través del cual las leyes son aprobadas, principios del Estado del bienestar y la democracia; con-
administradas, e implementadas es accesible, justo, cretándose en el llamado Estado social y democrático de
y eficiente; Derecho.

4. El acceso a la justicia es garantizado por represen-


tantes e instancias jurídicas que son competentes,
independientes, éticas, suficientes en número, que
4.3 Véase también
tienen recursos suficientes, y que reflejan las carac-
terísticas de las comunidades que sirven. •

• Portal:Derecho. Contenido relacionado con


4.2 El Estado constitucional Derecho.

• Constitución
Según algunos autores, la presencia de una Constitución
rígida y del control de legitimidad constitucional daría • Economía constitucional
lugar a una legitimidad constitucional del Estado en lo
que se describió como Estado constitucional. El surgi- • Estado unitario
miento del Estado de Derecho coincide con el final del
• Cultura de la legalidad
absolutismo e implica la imposición de la burguesía entre
el siglo XVIII y siglo XIX, que a partir del poder econó- • Principio de legalidad
mico alcanzado impusieron reclamos políticos y deter-
minaron una transformación radical en la sociedad y el • Estado social
concepto de Estado.
• Imperio de la ley
En teoría, la proclamación del Estado de Derecho surge
como oposición explícita al Estado absolutista. En esta • Rechtsstaat
última forma de Estado, los titulares del poder eran «ab-
solutos», o sea que se liberaban de cualquier poder supe- • Estado constitucional de Derecho
rior a ellos. Actualmente, de hecho, en gran parte de los
Estados del mundo los derechos civiles y políticos están
garantizados a todos los individuos sin distinción, gracias 4.4 Referencias
a la evolución histórica y política que, a partir del Esta-
do absolutista, ha aportado al surgimiento de lo que se
[1] Debe escribirse "Estado" con mayúscula y "derecho" con
conoce como Estado de Derecho.
minúscula, según Fundéu ().
Podemos reconocer un ejemplo precursor del Estado de
Derecho en la constitución inglesa del siglo XVII. La [2] L. Ferrajoli, Diritto e ragione, Laterza, Roma-Bari, 1989,
Revolución Gloriosa, combatida contra el absolutismo de pp. 896; trad. esp. Derecho y razón. Teoría del pragmatis-
mo penal, Trotta, Madrid, 2005.
la dinastía Stuart conduce a una serie de documentos (el
Bill of Rights, el hábeas corpus, el Acta de Establecimien- [3] Raz, Joseph (1985): La autoridad del derecho. Ensayos
to), que demuestra la inviolabilidad de los derechos fun- sobre derecho y moral, 2ª ed., Instituto de Investigaciones
damentales de los ciudadanos y de la subordinación del Jurídicas, UNAM, Mexico, pág. 264. ISBN 968-837-540-
rey al parlamento (que es representante del pueblo). 3
4.5. ENLACES EXTERNOS 11

[4] Payne, J. Mark; Alonso, Pablo (2007). República del Pe-


rú: Evaluación de la gobernabilidad democrática. Madrid:
Universidad Complutense, Instituto Complutense de Es-
tudios Internacionales. p. 66.

[5] Art. 5 - Rule of law (en inglés, idioma no oficial). Art. 5 -


Principes de l’activité de l’Etat régi par le droit (en francés,
uno de los idiomas oficiales).

[6] Art. 7 - Human dignity (en inglés, idioma no oficial).

[7] Art. 8 - Equality before the law (en inglés, idioma no ofi-
cial). Art. 8 - Egalité (en francés, uno de los idiomas ofi-
ciales).

[8] Rule of Law Index (en inglés, idioma no oficial).

[9] World Justice Project (en inglés, idioma no oficial).

4.5 Enlaces externos


• Rule of Law in Armed Conflicts Project.
Capítulo 5

Democracia participativa

Democracia participativa es una expresión amplia que tidismo sino que busca en la diversidad y el debate una
se suele referir a formas de democracia en las que los política consensual con pleno respeto a las minorías.
ciudadanos tienen una mayor participación en la toma de
decisiones políticas que la que les otorga tradicionalmen-
te la democracia representativa. La Democracia parti- 5.2 Razones para su promoción
cipativa permite una participación ciudadana mayor que
en democracia representativa pero menor que en la lla-
mada democracia directa. Una de las razones fundamentales para promover la de-
mocracia participativa consiste en que tal sistema ofre-
Puede definirse con mayor precisión como un modelo po- ce al ciudadano una capacidad de participar en dcaquitas
lítico que facilita a la ciudadanía su capacidad de aso- orientadas a desarrollar una economía socialmente justa
ciarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una y humanista. Esto promueve un ambiente de cooperación
influencia directa en las decisiones públicas. En la actua- porque se aprecian directamente las consecuencias de ta-
lidad se manifiesta usualmente por medio de referendos o les decisiones para todos y cada uno de los miembros de
plebiscitos que los representantes elaboran como inicia- la sociedad.
tivas de consulta, que luego los ciudadanos presentan a
los representantes. En una etapa más avanzada, el pro- La democracia participativa auténtica hace énfasis muy
yecto fundamental de la democracia participativa es la especial en dar voz a los individuos y a las comunidades,
creación de un mecanismo de deliberaciones mediante el cuyas opiniones, anhelos y aspiraciones rara vez hallan
cual el pueblo, con su propia participación, esté habilitado eco o atención en los mecanismos tradicionales de la de-
para manifestarse por igual con puntos de vista tanto ma- mocracia representativa.
yoritarios como minoritarios ... Sin negar que todo sistema Este es un proceso de transformación -que ya está en
democrático eventualmente ha de descansar en decisiones marcha en muchas sociedades democráticas- que debe
mayoritarias, los mecanismos o instituciones de participa- apuntar a promover mecanismos prácticos de participa-
ción tienen el propósito de hacer hincapié en el pleno respe- ción, medios transparentes de información e investiga-
to a las minorías, sus opiniones y su amplia manifestación ción, adiestramiento desde la escuela en las técnicas de
a través de un mecanismo participativo e institucionaliza- participación y un programa político estable que defina
do.[1] claramente sus metas destinadas a generar una energía
social de participación en las comunidades orientada a la
vida y decisiones del barrio, del municipio, de la provin-
cia y de la nación, con el consecuente resultado de con-
5.1 Democracia participativa y Go- certación, tolerancia y colaboración que necesariamente
bierno de la mayoría desemboque en una evidente mejora de vida.

El problema básico del concepto de democracia partici-


pativa es la disyuntiva de cómo reconciliarle con el go- 5.3 Participación
bierno de la mayoría. Sir Arthur Lewis, laureado con el
Premio Nobel, señaló en una de sus obras[2] que todos La participación que se desarrolla por diversos medios en
aquellos afectados por una decisión deben tener la opor- muchas democracias modernas está comenzando a con-
tunidad de participar en el proceso de tomar esa decisión, solidarse dentro del ámbito de la democracia representa-
ya sea en forma directa o mediante representantes elec- tiva como una nueva manera de hacer las cosas. La par-
tos. Esto implica que en esa “oportunidad de participar” ticipación no ha de limitarse, sin embargo, a que las au-
se tomen decisiones mayoritarias dentro de un concepto toridades locales y otros organismos públicos informen a
de consenso nacional en cuestiones relativas a principios la población de sus actividades y decisiones o inviten a
básicos y derechos humanos. Esto no excluye el pluripar- los ciudadanos a presenciar sus debates, sino que implica

12
5.5. CARACTERÍSTICAS FAVORABLES 13

escuchar a la población en la formulación de sus propios La participación potencia a los ciudadanos para tomar
problemas y en la búsqueda de oportunidades y mejoras. decisiones desde la base popular a nivel comunitario y
Además, es indispensable proporcionarles los medios pa- municipal, pero debe dejar los manejos administrativos
ra encauzar una acción política, social o económica y par-en manos de funcionarios públicos electos para desem-
ticipar en las decisiones públicas con propósitos de cam- peñar esa función.[3] La participación popular permite la
bio. supervisor comunitaria de estos funcionarios y estable-
Algunas formas de participación serían: ce procesos derogatorios aplicables a quienes incumplan
los mandatos que su elección implique. A nivel provin-
• Participación en la Toma de Decisiones: Median- cial, regional o nacional, la participación directa es po-
te procesos de selección de quienes integrarán los sible mediante el recurso a referéndum o plebiscito,que
órganos de Gobierno -a través del sufragio universal- requiere un mecanismo representativo
[1]
intermediario que
o mediante espacios institucionalmente abiertos pa- canalice las iniciativas de base, o mediante el uso del
ra consultas sobre los contenidos de las políticas y sorteo.
programas de gobierno. Las iniciativas de democracia participativa no se orien-
tan a organizar una democracia directa sino a promover
• Participación en la Ejecución de Decisiones: Me-
al grado más alto y amplio posible la participación en un
diante la desconcentración y descentralización de la
bien articulado entorno institucional. Las soluciones de
gestión política, que permitan una participación más
cada grupo humano sobre el mecanismo que permita ca-
activa de los ciudadanos y refuercen las capacidades
nalizar las iniciativas populares puede ser tan diverso co-
de organización de la sociedad civil. (Vea principio
mo los intereses y la idiosincrasia de cada pueblo.
de subsidiariedad)
• Participación en el Control de la Ejecución: Me-
diante modalidades y mecanismos que permitan ve- 5.5 Características favorables
rificar el desarrollo del proceso, para apoyarlo, co-
rregirlo, mejorarlo o rechazarlo.
Los principales efectos positivos que tendría este sistema
• Participación en los Aportes: Mediante la evalua- político si se pusiera en práctica según sus defensores son:
ción de la totalidad del esfuerzo social -en moneda,
trabajo y/o ideas- para abrir perspectivas de solida- • Aprovecha las experiencias y la capacidad de to-
ridad tanto en función de las capacidades de los ac- dos. La sociedad funciona mediante una red que in-
tores como de sus necesidades. terrelaciona al gobierno, las diversas comunidades,
los grupos de intereses, los sectores y las institucio-
• Participación en los Beneficios: Mediante la uti-
nes. Además, los ciudadanos tienen un conocimien-
lización de los beneficios del esfuerzo social por el
to mucho más íntimo a nivel local de las necesidades
Estado como eficiente regulador del ámbito econó-
de la población que ningún grupo de políticos desde
mico y la justicia social. Le permite al pueblo apor-
un gobierno altamente centralizado.
tar su perspectiva para el desarrollo integral de su
comunidad ya que es en el pueblo donde reside la so-
beranía y todos los representantes deben abocarse a • Promueve la legitimidad. Las instituciones, los or-
la satisfacción de las necesidades del mismo pueblo ganismos sectoriales, las empresas y los gobiernos
que los eligió acabarán por apreciar que tienen mucho que ganar
en confianza, apoyo y colaboración de parte de los
• Participación en la Esfera Pública: Mediante la ciudadanos si los incluyen de alguna forma en sus
regulación de un marco legal favorable para el Ter- decisiones. Los propios ciudadanos tienen una ma-
cer Sector de Medios de Comunicación. Radios y yor facilidad de promover iniciativas destinadas a
TVs comunitarias sin ánimo de lucro que son gestio- hacer más eficaz el medio en que se desenvuelven.
nadas por las minorías o por las propias comunida-
des a las que dan cobertura. Democratiza el sistema • Desarrolla nuevas capacidades. La participación
de medios de comunicación y ponen las tecnologías desarrolla la capacidad de las personas de trabajar
disponibles para la comunicación de masas al servi- en colaboración con los demás, de identificar priori-
cio del pueblo soberano. dades y de lograr que las cosas se hagan y los proyec-
tos se realicen. La actividad participativa los con-
vierte así en mejores ciudadanos.
5.4 Mecanismo e iniciativas
• Mejora la calidad de vida. Estudios realizados por
Es indispensable calibrar con mucho cuidado los meca- economistas, sociólogos y psicólogos han demostra-
nismos de participación para que en la práctica no provo- do que las personas que participan en la toma de
quen una fatiga improductiva de comunidades abrumadas decisiones son más felices que los que se limitan a
de consultas y debates. aceptar o aplicar las decisiones de otros, debido a
14 CAPÍTULO 5. DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

que se sienten responsables del mejoramiento de su 5.7 Referencias


calidad de vida. Además, la participación brinda al
ciudadano una oportunidad de mayor eficacia en la [1] Martínez-Solanas, Gerardo E. Gobierno del Pueblo: Op-
colaboración. ción para un Nuevo Siglo (Ediciones Universal, 1997)

[2] Lewis, W. Arthur. Politics in West Africa, págs. 64-65


(Allen & Unwin, Landres, 1965)
5.6 Véase también
[3] Democracia Participativa: el resurgimiento del Pugilismo,
• Listas abiertas por Josefino F. Zimmerman (Editorial Limusa, 1992)

• Referendum
• Iniciativa legislativa popular 5.8 Bibliografía
• Sufragio
• Alberich, T. (2004): GUÍA FÁCIL DE LA PARTI-
• Gobierno asambleario CIPACIÓN CIUDADANA. Dykinson S.L. ISBN
84-9772-324-4
• Historia de la democracia
• Alberich, T. (2002): “PARTICIPACIÓN CIU-
• Anexo:Definiciones de la democracia DADANA”, en “DICCIONARIO CRÍTICO DE
• Democracia constitucional CIENCIAS SOCIALES, Terminología Científico
Social”, obra dirigida por D. Román Reyes. 3ª
• Democracia directa Edición (digital), ISBN 84-7658-067-3. Madrid,
ucm.es, 2002.
• Democracia deliberativa
• ALBERICH, T.(1994) Política local, participación
• Democracia semidirecta
y asociacionismo Tesis inédita Director: Rodríguez-
• Democracia formal Villasante Prieto, Tomás Facultad: Ciencias Políti-
cas y Sociología
• Democracia parlamentaria
• ARBLASTER,A (1992) Democracia. Madrid:
• Democracia presidencialista Alianza Universidad.
• Democracia popular • ARISTÓTELES (ed.1986) Política Madrid:Alianza
• Democracia orgánica
• BARBER,B (1984) Strong Democracy : Participa-
• Democracia soberana tory Politics for a New Age. California: Univ Cali-
fornia Press.
• Monarquía democrática
• BEYME,K. von (1986) Los partidos políticos en las
• República democrática democracias occidentales. Madrid: CIS-Siglo XXI
• Día Internacional de la Democracia • BEYME,K. Von (1994) Teoría política del siglo
• Representación (política) XX. De la modernidad a la postmodernidad. Ma-
drid: Alianza Editorial.
• Elecciones
• CAPELLA,J.R. (1993) Los ciudadanos siervos.
• Estado Madrid: Ed. Trotta.
• Formas de gobierno • CRUIKSHANK,B. (1999) The Will to Empower:
• Opinión pública Democratic Citizens and Other Subjects. Cornell:
Cornell University Press
• Política
• DAHL, R. (1992) La democracia y sus críticos.
• Ciencia política Barcelona:Paidós
• Historia de la ciencia política • GINER, S. (1998) Carta sobre la democracia Bar-
celona: Ariel
• Historia del pensamiento político
• Político • GONZÁLEZ GARCÍA, J.M. QUESADA, F.
(coords.) (1992) Teorías de la democracia Barcelo-
• Socialismo del siglo XXI na : Anthropos
5.9. ENLACES EXTERNOS 15

• LACLAU,E. MOUFFE,Ch. (1985) Hegemony and


socialist strategy: Toward a Radical Democratic Po-
litics. London: Verso.

• Posadas,P. (2000) Participación ciuda-


dana, sociedad y educación. Tesis UPV-
EHU.[Ver: http://www.calameo.com/read/
0007325538e9228d0128d ; Descargar:
http://edtb.euskomedia.org/1526]
• RUBIO CARRACEDO,J. (1990) ¿Democracia o
Representación? Poder y Legitimidad en Rousseau.
Madrid: Centro Estudios Constitucionales.

• SARTORI,G. (1988) Teoría de la democracia, 2


vols. Madrid: Alianza Editorial.
• UNGER R.M. (1998) Democracy Realized: The
Progressive Alternative. London:Verso

5.9 Enlaces externos


• Programa completo,Ciudadano Klínex, Salvados,
La Sexta
• ¿Democracia participativa o representativa? Ama-
gazine
Capítulo 6

Separación de poderes

La separación de poderes o división de poderes (en protegido contra otros hombres, más no contra el propio
latín, trias politica) es una ordenación y distribución de Estado, el cual podría oprimirlo impunemente median-
las funciones del Estado, en la cual la titularidad de cada te las facultades coercitivas que le ha otorgado la propia
una de ellas es confiada a un órgano u organismo públi- colectividad.
co distinto. Junto a la consagración constitucional de los
Al momento de su formulación clásica, las funciones del
derechos fundamentales, es uno de los principios que ca- Estado consideradas como necesarias para la protección
racterizan el Estado de Derecho moderno.
del ciudadano eran fundamentalmente las de dar las Le-
Modernamente la doctrina denomina a esta teoría, en sen- yes, la de poner en práctica éstas leyes en forma general y
tido estricto, separación de funciones o separación de más particularmente, con la finalidad de resolver conflic-
facultades, al considerar al poder como único e indivi- tos y la administración del aparato de gobierno, funciones
sible y perteneciente original y esencialmente al titular que durante el Antiguo Régimen eran monopolizadas en
de la soberanía (nación o pueblo), resultando imposible la sola entidad de la monarquía absolutista a la cual se le
concebir que aquél pueda ser dividido para su ejercicio. atribuía la práctica del despotismo.

6.1 Historia
6.1.1 Controles y Contrapesos
La teoría de la separación de poderes se acuña en la obra
de Montesquieu Del Espíritu de las Leyes, que se inspi- Para prevenir que una rama del poder se convirtiera en
ró en la descripción que los tratadistas clásicos hicieron suprema, y para inducirlas a cooperar, los sistemas de
de los sistemas políticos de la Antigüedad (especialmente gobierno que emplean la separación de poderes se crean
en la que Polibio hace de la República romana -además típicamente con un sistema de checks and balances (con-
de las teorías de Platón y Aristóteles-) y en la experiencia troles y contrapesos). Este término proviene del constitu-
política contemporánea de la Revolución inglesa del siglo cionalismo anglosajón, pero, como la propia separación
XVII (que había dado origen a las teorías de John Loc- de poderes, es generalmente atribuido a Montesquieu.
ke). Prominentes autores de la Ilustración francesa, como Checks and balances se refiere a varias reglas de proce-
Jean-Jacques Rousseau, o de la Independencia de los Es- dimiento que permiten a una de las ramas limitar a otra,
tados Unidos, como Alexander Hamilton, también teori- por ejemplo, mediante el veto que el presidente de los
zaron sobre el particular.[1][2][3][4][5] Montesquieu define Estados Unidos tiene sobre la legislación aprobada por el
el "poder" a la vez como función y como órgano. La ad- Congreso, o el poder del Congreso de alterar la composi-
miración que profesa al sistema político británico (que in- ción y jurisdicción de los tribunales federales. Cada país
terpreta como una independencia entre poderes ejecutivo, que emplee la separación de poderes tiene que tener su
legislativo y judicial, encarnado cada uno en rey -es decir, propio mecanismo de checks and balances. Cuanto más
en su gobierno-, parlamento y tribunales), ha sido matiza- se aproxime un país al sistema presidencial, más controles
da por otros autores, que la consideran exagerada, al ser existirán entre las distintas ramas del poder y más iguales
en realidad una relación con vínculos muy estrechos.[6] serán en sus poderes relativos.
Según la visión ilustrada, el Estado existe con la finalidad Los constitucionalistas anglosajones encuentran su origen
de proteger al hombre de otros hombres. El hombre, en- en la Carta Magna, aplicándose en la práctica en las lu-
tonces, sacrifica una completa libertad por la seguridad chas entre la monarquía y el parlamento en las guerras
de no ser afectado en su derecho a la vida, la integridad, civiles inglesas del siglo XVII. Montesquieu, en el siglo
la libertad y la propiedad. Sin embargo, la existencia de XVIII, realizó más bien la formulación teórica de lo que
ese Estado no garantiza la defensa de los derechos de la los ingleses habían aplicado en la práctica el siglo ante-
persona. En efecto, muchas veces el hombre se encuentra rior.

16
6.3. NOTAS Y REFERENCIAS 17

6.1.2 Adopción • Dictadura

Los principios ilustrados fueron adoptados por las co- • Monarquía


rrientes del liberalismo político. Conjuntamente con el • Parlamentarismo
respeto a los derechos fundamentales de las personas, la
división o separación de poderes se convierte en elemen- • Partitocracia
to fundamental de lo que se dio en llamar Estado Liberal
y que, a la vez, configura el elemento base del Constitu- • Plutocracia
cionalismo Moderno.
Sin embargo, el principio de separación de poderes ha
sido plasmado de forma diferente dentro de los diversos
6.3 Notas y referencias
sistemas de Gobierno, este principio doctrinal que de fac-
[1] «Baron de Montesquieu, Charles-Louis de Secon-
to convertía al parlamento en el poder central fue modi-
dat (Stanford Encyclopedia of Philosophy)». Pla-
ficado de acuerdo con la doctrina de la separación en-
to.stanford.edu. Consultado el 29-10-2008.
tre el poder constituyente y los poderes constituidos de
Emmanuel Joseph Sieyès donde la separación de poderes [2] «Separation of Powers» (en inglés). Lawiki.org. Archiva-
deja paso a una interrelación (la separación de poderes do desde el original el 8 de agosto de 2012. Consultado el
no desaparece para evitar el control por un solo grupo u 16 de septiembre de 2010.
hombre, pero su interrelacionan de una forma muy inten-
[3] Price, Sara (February 22, 2011), The Roman Republic
sa), el Estado deja de ser abstencionista y se hace enorme in Montesquieu and Rousseau - Abstract, http://papers.
al intervenir en la sociedad, otorga el sufragio universal ( ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1766947, consul-
no solo para la burguesía) y surgen los partidos políticos tado el November 19, 2012
de masas, originándose el estado actual, el Estado Social,
donde se rompe con la idea de parlamento igual a nación, [4] Schindler, Ronald, Montesquieu’s Political Writings, http:
ahora la ley es la expresión de la voluntad de la mayoría, //www.rschindler.com/montesquieu.htm, consultado el
November 19, 2012
cuando cambia la formación del parlamento, cambian las
leyes, por lo que la ley deja de ser la expresión de la razón, [5] Lloyd, Marshall Davies (September 22, 1998), Polybius
de la soberanía, para ser la de la mayoría. and the Founding Fathers: the separation of powers, http:
//mlloyd.org/mdl-indx/polybius/intro.htm, consultado el
Desaparece la legitimación del sistema jurídico como
November 17, 2012
consecuencia de estos cambios y por eso se adopta
la distinción de Sieyès entre "poder constituyente" y [6] «Hobbes, Locke, Montesquieu, and Rousseau on Govern-
"constituido", el constituyente es el pueblo ejerciendo su ment». Constitutional Rights Foundation. Consultado el
poder soberano mediante el que aprueba la constitución 11-07-2012.
y crea los poderes constituidos, el ejecutivo, el legislativo
y el judicial; y ahora el legislativo va a aprobar las leyes,
leyes que a partir de ahora van a estar por debajo de la 6.4 Bibliografía
Constitución la cual expresa los valores compartidos por
todos y se crea el Tribunal Constitucional como garante • Vázquez, E., Aguilera, C., y Olmeda, C., «Checks
de estos valores. and balances» en el “Diccionario Histórico y Artís-
tico” en La expansión de Gran Bretaña, Sarpe, 1985.
ISBN 84-7291-890-4
6.2 Véase también
• Poder legislativo
• Poder ejecutivo
• Poder judicial
• Poder constituyente
• Cuarto poder
• Quinto poder
• Sexto poder
• Democracia
• Despotismo
Capítulo 7

Derechos individuales

Derechos individuales es un concepto perteneciente al mentales) en dos grandes grupos:


Derecho constitucional, nacido de la concepción liberal
que surgió de la Ilustración, que hace referencia a aquellos • derechos de primera generación, como el derecho
derechos de los que gozan los individuos como particula- a la vida, a la integridad personal, a la libertad in-
res y que no pueden ser restringidos por los gobernantes, dividual, a la libertad de expresión, a la libertad de
siendo por tanto inalienables, inmanentes e imprescripti- reunión, a la igualdad ante la ley, derecho a la Pro-
bles. piedad, etc.
En 1688 en Inglaterra, Jacobo II, tras no encontrar el apo-
yo necesario para reinar, dejó el trono sin violencia a Gui- • derechos de segunda generación, así llamados por-
llermo de Orange. Así triunfó “La Revolución Gloriosa”, que reciben reconocimiento constitucional después
que estableció la Monarquía Parlamentaria sin dejar un de la Primera Guerra Mundial y que se refieren so-
solo muerto y se institucionalizaron los Derechos Indivi- bre todo a los derechos sociales, como derecho al
duales que tuvieron como base la Carta de la Tolerancia, trabajo, derecho a la salud, derecho a la educación,
así como el Primero y Segundo Tratado de Gobierno de derecho a la seguridad social, etc.
John Locke, quien es considerado como el primero en
hacer mención a “The Individuals Rights”, anteriores y Existe una incompatibilidad de naturaleza entre los de-
diferente a los Derechos Humanos. rechos de primera y segunda generación. Así como los
primeros son derechos negativos, que obligan al resto de
Si bien el proceso comenzó en Inglaterra, quienes los lle-
la sociedad (o a los gobernantes) a no atacar o coartar di-
varon a sus últimas consecuencias fueron los norteameri-
chas libertades, los de segunda generación son derechos
canos cuando, cambiando la relación entre el gobierno y
positivos que imponen una carga y obligación sobre toda
el ciudadano, determinaron el papel del gobierno en re-
la sociedad de proporcionar unos bienes materiales a sus
lación a la protección de Los Derechos Individuales. Y
beneficiarios. Esto se muestra patente a la hora de apli-
quizá lo más específico de este cambio fue “el derecho a
carlos: el derecho a la vida o a la propiedad obliga a no
la búsqueda de la felicidad”, con el reconocimiento del
arrebatarlas, sin embargo el derecho al trabajo obliga a
valor ético de los intereses particulares como condición
proporcionarlo.
necesaria para el reconocimiento jurídico y político de
Los Derechos Individuales.

7.2 Equivalente en el derecho civil


7.1 Clasificación continental
El concepto anglosajón de individual rights que ha in-
Aunque los derechos considerados como individuales o fluenciado el derecho constitucional moderno puede tener
fundamentales varían en función de cada país, según lo tres equivalencias en el Derecho continental:
expresado por cada Constitución, el derecho internacio-
nal de los derechos humanos ha tendido a consensuar
aquellos de mayor entidad, por ejemplo en la Declaración • Derecho fundamental, que se corresponden
Universal de Derechos Humanos o el de las Convenciones plenamente a aquellos derechos nacidos de la
o el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y esencia humana, irrevocables, inalienables e
el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales imprescriptibles.
y Culturales. • Derecho personalísimo, es un concepto propio del
Bien por su evolución histórica o por estar recogidos en derecho civil, que se refiere a aquellos derechos que
dos convenciones internacionales distintas es por lo que son inalienables e imprescriptibles, que solo admi-
se suelen clasificar los derechos individuales (o funda- ten el goce por parte de su titular, pero que no se

18
7.5. REFERENCIAS 19

refieren necesariamente a Derechos Civiles, Políti- 7.5 Referencias


cos o Económicos de una persona. El Derecho de
Uso y Habitación, propio del derecho civil, es por [1] Ayn Rand (1961), “Collectivized 'Rights,'" The Virtue of
ejemplo un derecho personalísimo. Selfishness.

• Derecho subjetivo, es la atribución de una preten- 7.6 Enlaces externos


sión a una persona determinada, la adjudicación de
un crédito, o sea una obligación jurídica de hacer o
no hacer, vr gr. pagar el precio, constituye una obli- • Derechos Individuales, por Manu Ferré
gación para el comprador, y obtener el precio, el de- • DHpedia, proyecto wiki especializado en derechos
recho subjetivo equivalente. humanos

• Cronología sobre Derechos Humanos en los siglos


XX y XXI
7.3 Restricción de la libertad indi- • Instituto de Derechos Humanos de Cataluña (IDHC)
vidual

Hay restricciones de la libertad individual por los Estados


fijados en su código penal respectivo; restricciones de la
libertad individual que son excesivas podemos considerar
como violaciones de los derechos humanos. Un ejemplo
de una injerencia (sea legítima o no) por el Estado es-
tá representado como sigue: “Las relaciones entre chicos
y chicas son un problema de nuestra sociedad, predomi-
nantemente joven. Prefieren casarse más tarde en la vida
y el período entre la madurez y el matrimonio es muy sen-
sible. Para resolver este problema necesitamos investigar
en el campo de las leyes seculares, el bienestar social, la
educación(anarquía) e, incluso, la política. Este problema
no puede resolverse meramente con leyes. Debemos tener
ayuda de nuestros pensadores religiosos y sociales y adap-
tar la mejor solución posible.” Fuente: Una aproximación
al Presidente Jatami y sus puntos de vista, Embajada de
la República Islámica de Irán, Madrid 1998.

7.4 Enfoque objetivista

Ayn Rand, filosofa del Objectivismo aduce que un grupo,


como tal, no tiene derechos. El hombre no puede adquirir
nuevos derechos uniéndose a un grupo ni perder los dere-
chos que posee. El principio de los derechos individuales
es la única base moral de todos los grupos o asociaciones.
Ella sostenía que puesto que solo un hombre como indi-
viduo puede poseer derechos, la expresión “derechos del
individuo” es una redundancia (la cual uno debe usar para
el propósito de clarificación en el cáos intelectual de hoy
en día), pero la expresión “derechos del colectivo” es una
contradicción en términos. Los derechos individuales no
están sujetos a un voto público; una mayoría no tiene de-
recho a cancelar por voto los derechos de un a minoría; la
función política de los derechos es precisamente el prote-
ger minorías de la opresión de las mayorías (y la mayoría
mas pequeña es el individuo).[1]
Capítulo 8

Progreso

El progreso es un concepto que indica la existencia de un


sentido de mejora en la condición humana.
La consideración de tal posibilidad fue fundamental pa-
ra la superación de la ideología feudal medieval, basada
en el teocentrismo cristiano (o musulmán) y expresada
en la escolástica. Desde ese punto de vista (que no es el
único posible en teología) el progreso no tiene sentido
cuando la historia humana proviene de la caída del hom-
bre (el pecado original) y el futuro tiende a Cristo. La
historia misma, interpretada de forma providencialista,
es un paréntesis en la eternidad, y el hombre no pue-
de aspirar más que a participar de lo que la divinidad
le concede mediante la Revelación. La crisis bajomedie-
val y el Renacimiento, con el antropocentrismo, resuelven
el debate de los antiguos y los modernos, superando el
argumento de autoridad y Revelación como fuente prin-
cipal de conocimiento. Desde la crisis de la conciencia eu-
ropea de finales del siglo XVII y la Ilustración[1] del XVIII
pasa a ser un lugar común que expresa la ideología domi-
nante del capitalismo y la ciencia moderna. La segunda
mitad del siglo XIX es el momento optimista de su triun-
Alegoría del progreso, por Miguel Ángel Trilles, en Madrid
fo, con los avances técnicos de la Revolución industrial, el
(1922).
imperialismo europeo extendiendo su idea de civilización
a todos los rincones del mundo. Su expresión más clara
es el positivismo de Auguste Comte. Aunque pueden ha-
llarse precursores, hasta después de la Primera Guerra
Mundial no empezará el verdadero cuestionamiento de
la idea de progreso, incluyendo el cambio de paradigma
científico, las vanguardias en el arte, y el replanteamiento
total del orden económico social y político que suponen
la Revolución Soviética, la Crisis de 1929 y el Fascismo.

criben el concepto de progreso a los límites de culturas y


8.1 Progreso desde el aspecto filo- civilizaciones aisladas (Oswald Spengler, Arnold J. Toyn-
bee) o no admiten la posibilidad misma de estudiar el
sófico y sociológico progreso de la historia. Intentan explicar la regresión por
la acción de factores puramente subjetivos: explican, por
En filosofía y sociología, los conceptos de progreso y ejemplo, la regresión de la Alemania nazi por las carac-
su contrario, regresión, están sujetos a diferentes inter- terísticas de la personalidad de Hitler y por la actividad
pretaciones. Los científicos del período en que el capi- del Partido Nacional Socialista. El materialismo dialécti-
talismo se desarrollaba progresivamente (Vico, Turgot, co marxista intenta la elucidación científica del progreso,
D'Alembert, Herder, Hegel y otros) reconocían el pro- según el cual el progreso como desarrollo ascendente, sin
greso y trataban de darle una interpretación racional. Los recidivas, sólo será posible en una futura sociedad comu-
científicos del período de crisis del capitalismo, o circuns- nista.

20
8.2. LA IDEA DEL PROGRESO 21

8.2 La idea del progreso ciclos de desarrollo, grandeza y declive, siguiendo en su


versión mítica un destino que se le impone y en su ver-
sión filosófico-racionalista una necesidad que está inscri-
8.2.1 Una idea distintiva de la cultura oc- ta en su propio origen o naturaleza. Sin embargo, algunas
cidental nociones fundamentales del pensamiento griego clásico
serán vitales para la elaboración posterior de la idea del
La idea del progreso es considerada como uno de los pila- progreso. Esto es especialmente cierto respecto del apor-
res de la visión histórica occidental. Su origen y evolución te de Aristóteles sobre el concepto de desarrollo, sin el
han sido temas de amplio debate. Según Robert Nisbet, cual la idea moderna del progreso es inconcebible.
uno de los más destacados estudiosos del tema: “… la
idea de progreso es característica del mundo occidental. El pensamiento aristotélico tiene como su piedra angular
Otras civilizaciones más antiguas han conocido sin duda el concepto de “naturaleza”, que es la base misma de su
los ideales de perfeccionamiento moral, espiritual y ma- ontología o doctrina del ser. Es por ello que Aristóteles re-
terial, así como la búsqueda, en mayor o menor grado, pite constantemente que todo aquello que postula se sigue
de la virtud, la espiritualidad y la salvación. Pero sólo en de la naturaleza de las cosas, “ya[6]se trate de un hombre,
la civilización occidental existe explícitamente la idea de de un caballo o de una familia”. Esta naturaleza define
que toda la historia puede concebirse como el avance de tanto los destinos individuales como aquel colectivo. Se
la humanidad en su lucha por perfeccionarse, paso a pa- trata por tanto de una teoría “naturalista” del hombre y
so, a través de fuerzas inmanentes, hasta alcanzar en un de la sociedad. La perfección de cada cosa está en rea-
futuro remoto una condición cercana a la perfección para lizar su naturaleza ya que “la naturaleza de una cosa es
todos los hombres.”[2] Otro de los mayores estudiosos de precisamente su fin”. Así por ejemplo, el destino subor-
la materia, J. B. Bury, dijo en su obra clásica sobre la idea dinado del esclavo o de la mujer está determinado por
del progreso lo siguiente: “Podemos creer o no creer en su naturaleza. Pero además hay una idea muy importante
la doctrina del progreso, pero en cualquier caso no deja de la perfección del ser humano como especie que, sin
de ser interesante estudiar los orígenes y trazar la historia embargo, no todos los pueblos pueden alcanzar “por su
de lo que es hoy por hoy la idea que inspira y domina la naturaleza”. Esto es lo que le da a los griegos su posición
civilización occidental.”[3] superior (y su derecho a mandar sobre los “bárbaros”) y
la posibilidad de llegar a desarrollar plenamente la forma
El desarrollo de la idea del progreso ha conocido diversas más alta de “socialidad”: la polis o el “Estado completo”,
fases.[4] Sus primeros antecedentes se encuentran en las es decir, una ciudad-Estado que puede “bastarse absoluta-
tradiciones griegas y judías que darán luego origen a la mente a sí misma” y alcanza la “autarquía” ya que dentro
síntesis cristiana, sobre la cual se edifica toda la cultura de sí contiene un conjunto de individuos que, cada uno de
occidental posterior. Sin embargo, no será hasta la irrup- acuerdo a su naturaleza, se han desarrollado plenamente
ción de la modernidad que la idea del progreso cobra una completándose unos a otros y formando así un todo com-
presencia decisiva en el imaginario occidental y se trans- pleto y por ello autosuficiente.
forma en la base de una concepción marcadamente opti-
mista de la historia entendida como superación constante Esta forma de pensar al ser humano y a la sociedad no
del ser humano y acercamiento a formas de vida social es más que una aplicación rigurosa de la filosofía más
cada vez más plenas. Como afirma Hannah Arendt: “la amplia de Aristóteles, tal como por ejemplo se desarrolla
noción de que existe algo semejante a un Progreso de la en su obra más fundamental, la Metafísica. En la mis-
humanidad como conjunto y que el mismo forma la ley ma Aristóteles presenta la idea de una fisis o naturaleza
que rige todos los procesos de la especie humana fue des- de las cosas, es decir, una esencia que se despliega y que
conocida con anterioridad al siglo XVIII”.[5] en sí contiene tanto la necesidad como las leyes básicas
del desarrollo. Se trata de la idea de una potencialidad
(potentia) que a través de su propio proceso natural de
8.2.2 Antecedentes en la Antigüedad clási- desarrollo (“fisis”) o progreso llega a hacerse realidad o
actualidad (“actus”). De esta manera se alcanza la ente-
ca lequia o finalidad (y fin) del desarrollo.

El pensamiento griego clásico y su derivado romano tie- De esta manera el desarrollo de las cosas tiene una lógi-
nen una gran variedad de expresiones y encierran corrien- ca, basada en un logos o razón que rige su evolución. Lo
tes de pensamiento altamente disímiles. Sin embargo, so- mismo hace comprensible y permite elaborar un cono-
bre el tema que aquí nos ocupa puede distinguirse una cimiento exacto de las “leyes del desarrollo”. La noción
“visión el mundo” común que impide la formulación de clásica del desarrollo incluía también, tal como lo dictaba
una idea del progreso como sustrato unificador de las his- su origen en la observación de los procesos orgánicos, dos
torias o acontecimientos que forman el devenir humano. elementos vitales e interdependientes que la separan de-
Entre los antiguos hay historias y progresos, pero ni se finitivamente de la idea moderna del progreso: la concep-
encadenan unas a otras ni forman aquello que en la mo- ción de un límite insuperable del desarrollo y la necesaria
dernidad se llamará una “historia universal” del género decadencia de las cosas, y la de la eterna repetición del ci-
humano. Cada pueblo, ciudad-estado o individuo recorre clo vital. El desarrollo tiene un límite, que al ser alcanza-
22 CAPÍTULO 8. PROGRESO

do y superado da paso al momento de “crisis” o reversión lo la posibilidad sino la necesidad de pensar una Historia
del desarrollo que implica, a su vez, el recomenzar del ci- Universal, es decir una historia que unificase las historias
clo de la vida. Una nueva semilla dará origen a un nuevo de distintos pueblos, ciudades, acontecimientos o héroes
árbol, el hombre maduro irá hacia su muerte viendo en en una sola historia regida por una misma causa: la vo-
sus hijos la continuación del ciclo vital y las sociedades, luntad del Dios único actuando en la historia única del
incluso las más excelsas, envejecerán y serán desplazadas género humano. Esta es una consecuencia necesaria de lo
por nuevos Estados. Nada escapa a la rueda del destino, que R. G. Collingwood ha llamado “el universalismo de
que gira eternamente sobre su eje inmóvil. la actitud cristiana”, que posibilita “una historia mundial,
una historia universal cuyo tema sea el desarrollo gene-
ral de la realización de los propósitos de Dios respecto al
8.2.3 El aporte judío hombre.”[8]
La tarea de conciliar el pensamiento griego con el judío
Es justamente en este punto donde se operará una ver- era monumental, ya que se trataba de conjugar dos tradi-
dadera revolución en el pensamiento histórico a partir de ciones de pensamiento muy distintas en todo sentido: la
la influencia de la concepción judía de la historia como judía, profundamente voluntarista, y la griega, de raigam-
una historia plena de sentido, única e irrepetible, con un bre racionalista. San Pablo lo advirtió con toda claridad
comienzo, un “progreso” y un fin definitivos. Por medio y lo resumió en una notable frase de su primera Epísto-
de la síntesis cristiana se conjugarán las ideas griegas con la a los corintios (1:22): “Así, mientras los judíos piden
las judías conduciendo, con el tiempo, a la formulación señales y los griegos buscan sabiduría.” El gran trabajo
de la idea del progreso como esencia de la marcha de una intelectual de la cristiandad temprana consistió por ello
historia que será concebida como historia universal. en el intento de conciliar a Atenas con Jerusalén, para
La concepción judía de la historia es no sólo inseparable decirlo de una manera metafórica. Este intento encon-
sino una consecuencia lógica del monoteísmo desarrolla- tró su figura más destacada en San Agustín (354-430),
do por los judíos en cuyo núcleo está, además, la concep- obispo de Hipona en el norte de África. Según Robert
ción del pueblo elegido por el Dios único para llevar a Nisbet, es San Agustín quien consecuentemente eleva la
cabo una misión única en el plan de redención de la hu- fisis aristotélica a una “fisis divina”, donde tanto el mun-
manidad. Es ello lo que vincula la historia humana con do como el hombre encuentran su lugar necesario y en la
la divinidad, dándole sentido y finalidad, a la vez que do- cual la intervención divina es, esencialmente, despojada
ta a la vida humana, por medio del pueblo de Israel, de del voluntarismo hebreo: “Para San Agustín, el progreso
un sentido moral directamente dado por su alianza con entraña un origen preestablecido en el cual existen las po-
Jehová. Esta concepción se desarrolló bajo la influencia tencialidades para todo el futuro desarrollo del hombre:
de y en conflicto con la cultura egipcia durante el largo un único orden lineal del tiempo; la unidad de la humani-
período de permanencia del pueblo judío en Egipto. Con dad; una serie de etapas fijas de desarrollo; la presunción
Moisés se cierra este ciclo y el monoteísmo judío apare- de que todo lo que ha sucedido y sucederá es necesario;
ce con toda su fuerza. En el mundo egipcio, tal como en y, por último, aunque no lo menos importante, la visión
el mesopotámico, indostaní o griego, no sólo no existen de un futuro estado de beatitud. Gran parte de la histo-
ideas semejantes sino que no se hace ninguna diferencia ria ulterior de la idea de progreso equivale a poco más
radical, como ya lo vimos en el caso de Aristóteles, entre que al desplazamiento de Dios, aunque dejando intacta la
el mundo de la naturaleza y el del ser humano. La con- estructura del pensamiento.”[9]
cepción judía rompe de manera tajante esta unidad y abre San Agustín deja así una herencia sin duda “imponente
con ello la posibilidad de pensar la historia como histo- y decisiva para el desarrollo del pensamiento político oc-
ria, es decir, como un proceso único que trata de un ser cidental y para la teología cristiana de la historia”, como
único, el ser humano. Es por ello que los judíos pueden Benedicto XVI lo dijese hace no mucho,[10] pero no hay
independizar la historia humana del carácter cíclico de la por ello que perder de vista que su síntesis está no sólo le-
historia natural. La línea puede así reemplazar al círculo jos de aquella idea del progreso que será tan decisiva en
y la progresión o progreso a la repetición.[7] la modernidad sino que es su opuesto cabal. Su tiempo
fue un tiempo apocalíptico y la Ciudad de Dios (la gran
obra escrita entre 413 y 426 donde San Agustín expone
8.2.4 La síntesis cristiana su visión de la historia) es una gran respuesta a la ansie-
dad y tremenda perplejidad que la caída de Roma en 410
El cristianismo es tanto el artífice como el resultado de provocó en todo aquel mundo romano del cual San Agus-
la fusión de la tradición judía con las concepciones he- tín era una parte integrante y un representante excelso.
lenísticas imperantes en el mundo mediterráneo de los Roma, que a sí misma se veía como “la ciudad eterna”,
primeros siglos de nuestra era. El judeocristianismo ori- no lo era y para explicarlo San Agustín elabora su teoría
ginal no podía transformarse en cristianismo sin dejar de de las dos ciudades, la mundana, civitas terrena, y la de
ser una religión judía para pasar a pensarse como una Dios, civitas Dei: una perecible y la otra eterna; una cuyo
religión universal, frente a la cual, para decirlo con San destino era parte del ciclo de auges y caídas propios de
Pablo, no hay judíos ni gentiles. Con ello se abría no só-
8.2. LA IDEA DEL PROGRESO 23

todo lo humano y la otra marcada por su historia progre- laba la calidad de las obras de la antigüedad clásica (...)
siva, coherente y lineal, que la lleva a ese fin apoteósico Los partidarios de los modernos sostenían precisamente
de los tiempos establecido desde siempre en el logos di- lo contrario (...) No existe ninguna prueba que atestigüe
vino; una frente a la cual no se puede ser sino pesimista la degeneración de la razón humana desde la época de
dada su condenación intrínseca, la otra iluminada por el los griegos. Y si los hombres de nuestro tiempo están tan
optimismo de la promesa de una salvación dada por la bien constituidos física y mentalmente como lo estaban
gracia divina. Se trata de una dualidad que se basa en una los hombres de la antigüedad, se desprende que ha ha-
división profunda, y profundamente antimoderna, del gé- bido y seguirá habiendo un definido avance tanto de las
nero o “linaje humano” en dos especies con destinos muy artes como de las ciencias, simplemente porque cada era
diversos: “el pueblo de Dios”, es decir los elegidos por la tiene la posibilidad de desarrollar lo que le han legado las
gracia divina, y el resto. eras precedentes.”[12] Este argumento había recibido su
expresión paradigmática varios siglos antes en las pala-
bras del obispo Juan de Salisbury: “Somos como enanos
8.2.5 El surgimiento de la idea moderna montados sobre las espaldas de gigantes; nosotros vemos
del progreso mejor y más lejos que ellos, no porque nuestra vista sea
más aguda o nuestra talla más alta, sino porque ellos nos
El surgimiento de aquello que llamamos modernidad elevan en el aire y nos levantan sobre su gigantesca altu-
puede ser definido de muchas formas y también ubicado ra.” Aquí está ya captado lo que sería el núcleo central
en el tiempo de diferentes maneras. En nuestro contexto de la idea moderna del progreso: la de la acumulación
lo asociaremos a una concepción del hombre y de su his- sucesiva de conocimientos, artes o riquezas que nos per-
toria que definitivamente revierte dos postulados esencia- mite ir desarrollándonos, progresando y siendo mejores
les de épocas anteriores: por una parte, la idea del hombre no porque en sí seamos superiores sino porque tenemos
como un ser insignificante y limitado y, por otra, la idea a nuestra disposición esa herencia de los tiempos que le
de su historia como una historia subordinada a fuerzas da continuidad a la historia y la convierte en una historia
que están fuera de él mismo y le imponen un cierto des- del progreso. De esta manera se rompía el hechizo propio
tino. Frente a ello surge la idea del hombre sin límites en del Renacimiento que veía a la Antigüedad como el logro
su progreso y creador de su historia. Este cambio trascen- insuperable del progreso humano y que por ello mismo lo
dental en la forma de concebir al ser humano se volcará, negaba condenándonos, en el mejor de los casos, a imi-
paulatinamente, en una concepción articulada de la histo- tarlo. La misma palabra “moderno”, cuyo sentido original
ria como progresión hacia la perfección terrenal. Es sólo no es otro que el de “actual”, recibirá de allí en adelan-
a partir del siglo XVII que la fisis de la historia definiti- te un sentido que en sí incluye una visión del progreso
vamente se irá desprendiendo de su carácter trascendente donde lo moderno es más avanzado y mejor que lo pre-
y su fin se hará cada vez más mundano. La Providencia cedente. Se iba preparando así la irrupción definitiva de
sería finalmente reemplazada por diversas fuerzas inma- la idea moderna del progreso que encontrará en Francia
nentes en la historia del hombre y con el tiempo ya no se y en Alemania algunos de sus exponentes más destacados
hablará de una voluntad divina que rige los destinos del e influyentes.
mundo sino de las “leyes de la historia”, que con la certeza
de las leyes de la naturaleza llevan al ser humano hacia un
futuro luminoso inscrito desde un comienzo en la propia 8.2.6 La madurez de la idea del progreso:
esencia o naturaleza humana. El progreso será visto co- el aporte francés
mo una acumulación de conocimientos, virtudes, fuerzas
productivas o riquezas, que paulatinamente van desarro- Entre los estudiosos del desarrollo de la idea del progreso
llando al hombre y acercándolo a un estado de armonía hay bastante acuerdo en atribuirle a un joven de 23 años el
y perfección. “Más” pasará a ser equivalente a “mejor” y lanzamiento de la primera versión plenamente articulada
el fin de la historia ya no estará en el más allá sino en este de la idea del progreso. Se trata del célebre discurso que
mundo, en aquellas utopías que pronto movilizarán tanto A. R. J. Turgot pronunció el 11 de diciembre de 1750 en
la fantasía como el frenesí del hombre moderno. la Sorbona. Aquí aparece una historia conjunta y progre-
Un paso decisivo hacia la idea moderna del progreso se siva de la humanidad que se diferencia esencialmente de
da con la polémica desatada a fines del siglo XVII en- la historia meramente repetitiva de la naturaleza. El hom-
tre lo que ya por entonces se denominó los “antiguos” y bre acumula porque recuerda y por ello mismo avanza, la
los “modernos”. Auguste Comte fue uno de los primeros naturaleza no hace sino repetirse. Así comienza ese gran
en resaltar la importancia de “esta discusión solemne que discurso: “Los fenómenos de la naturaleza, sometidos a
marca un hito en la historia de la razón humana, que por leyes constantes, están encerrados en un círculo de revo-
primera vez se atrevía a proclamar así su progreso.”[11] luciones siempre iguales. En las sucesivas generaciones,
Este es el resumen de Robert Nisbet sobre esta contro- por las que los vegetales o los animales se reproducen, el
versia histórica: “Por un lado, estaban en el siglo XVII tiempo no hace sino restablecer a cada instante la imagen
aquellos que creían que nada de lo que se había escrito o de lo que ha hecho desaparecer. La sucesión de los hom-
realizado intelectualmente en los tiempos modernos igua- bres, al contrario, ofrece de siglo en siglo un espectáculo
24 CAPÍTULO 8. PROGRESO

siempre variado. La razón, las pasiones, la libertad produ- moso Bosquejo de un cuadro histórico de los progresos
cen sin cesar nuevos acontecimientos. Todas las edades del espíritu humano. Para Condorcet, el progreso humano
están encadenadas las unas a las otras por una serie de recorrería diez etapas, que elevarían sucesivamente a la
causas y efectos, que enlazan el estado presente del mun- especie de la oscuridad de la ignorancia a las luces del
do a todos los que le han precedido. Los signos arbitrarios porvenir. La décima etapa, donde la razón se realizaría
del lenguaje y de la escritura, al dar a los hombres el me- plenamente, estaba ya a las puertas de la Europa conmo-
dio de asegurar la posesión de sus ideas y de comunicarlas vida por la misma revolución que ahora lo perseguía.
a los otros, han formado con todos los conocimiento par- El aporte francés a la idea moderna del progreso culmi-
ticulares un tesoro común que una generación transmite
na durante el siglo XIX con las obras de Saint-Simon
a la otra, constituyendo así la herencia, siempre aumenta- y Auguste Comte y el surgimiento de las doctrinas
da, de descubrimientos de cada siglo. El género humano,
positivistas. En esta perspectiva, el progreso de la huma-
considerado desde su origen, parece a los ojos de un fi- nidad recorre tres grandes etapas: la teológica, la meta-
lósofo un todo inmenso que tiene, como cada individuo,
física y la positiva, que corresponden al paso de lo que
su infancia y sus progresos (...) La masa total del género Comte ve como una evolución de la teocracia y la “teo-
humano, con alternativas de calma y agitación, de bienes
latría” a la “sociocrácia” y la “sociolatría”. Como es ca-
y males, marcha siempre –aunque a paso lento– hacia una racterístico de muchos entusiastas del progreso, Comte y
perfección mayor.”[13] sus seguidores positivistas profetizan el paso inminente
Estas ideas del joven Turgot se desarrollarían luego en a la última fase del progreso humano, aquella dominada
otras obras de quien llegase a ser uno de los ministros de por la ciencia y la industria, donde los “científicos” guia-
finanzas y economistas más célebres del siglo XVIII. En rán las sociedad mientras que los “industriales” planifica-
sus Reflexiones sobre la formación y la distribución de rán la organización productiva y ejecutarán sus portento-
la riqueza, escrita en 1766 y publicada en 1769, elabo- sas obras. Esta es la llamada “sociedad positiva”, basada
ra una concepción económica liberal que en gran medida sistemáticamente en la sociología y en la que surge una
anticipa lo que Adam Smith diría unos años más tarde, nueva religión, la “religión de la humanidad” en la que
pero ya antes de ello había propuesto uno de los prime- se venerará al “Gran Ser”, que no es otra cosa que la re-
ros esbozos “materialistas” de síntesis histórica, donde la presentación mística de la humanidad. En la cúspide de
humanidad va progresando de acuerdo a la expansión de la sociedad positiva estarán el “gran sacerdote” y sus “sa-
lo que Marx llamaría fuerzas productivas, pasando por bios positivistas”: “El gobierno de la sociedad positiva se
tres etapas fundamentales: el estadio de cazador-pastor, ejerce por el gran sacerdote de la humanidad, con su cor-
el agrícola, y el comercial, manufacturero y urbano, ca- poración de sacerdotes y sabios positivistas.”[14]
racterizado por una creciente libertad económica y que
no es otro que la naciente sociedad liberal-capitalista de
sus tiempos. Este es un paso trascendental hacia las for- 8.2.7 La madurez de la idea del progreso:
mulaciones posteriores del desarrollo y el progreso como el aporte alemán
acumulación ilimitada de potencias productivas o econó-
micas. Por su parte, diversos pensadores alemanes juegan un pa-
Pocos años después de la muerte de Turgot Francia se ve- pel excepcional en el desarrollo de algunos de los sistemas
ría conmovida por aquella gran revolución que cambiaría de pensamiento o “visiones del mundo” más influyentes
para siempre el mundo. El viejo orden fue no sólo derro- de la modernidad. Sin embargo, esa Alemania que vivía y
cado sino llevado literalmente al patíbulo. Será condena- se vivía como punta de lanza cultural-filosófica de Europa
do por muchas cosas, pero finalmente sucumbirá ante el era un país que estaba lejos de liderar el desarrollo en tér-
Progreso encarnado por la Revolución. El Progreso, con minos económicos, sociales, políticos o militares. El país
mayúscula y sin complejos frente al pasado, se realizará ni siquiera existía como un Estado unificado y estaba por
con la instauración del Reino de la Virtud y la virtud no es ello marginado de la carrera colonialista emprendida por
otra que la razón hecha sociedad, la salida definitiva de la otras potencias europeas. Entre muchos intelectuales ale-
ignorancia, la superstición y el engaño que han impedido manes cundía por ello una mezcla de frustración y deses-
la aplicación de aquellas formas racionales de gobierno peración originada del sentimiento de vivir en una nación
y convivencia que han estado desde siempre, como po- atrasada. Tal vez es esta condición, de testigos de la mo-
tencia o posibilidad, inscritas en la naturaleza humana. dernidad y los éxitos de otros más que de los propios, la
Finalmente llegó el Terror y los sumos sacerdotes de la que le da al pensamiento alemán su impulso a compen-
virtud condenarían primero y serían condenados después sar, a fuerza de radicalismo y excelencia intelectual, el
en nombre de la razón-virtud. Entre las víctimas estaría retraso muy real de su nación en muchos planos. Es por
un ferviente partidario de la revolución y uno de los más ello que la idea del progreso alcanzará en Alemania una
brillantes exponentes de la fe en el progreso y la razón profundidad, coherencia y sofisticación del todo ausentes
como motores de la historia: Marie-Jean-Antoine Nico- previamente. Son muchos los intelectuales descollantes
las de Caritat, Conde de Condorcet, quien, mientras se que Alemania produce en los cien años que van de la mi-
escondía de sus perseguidores jacobinos, escribiría su fa- tad del siglo XVIII a la mitad del XIX pero son tres de
ellos, Kant, Hegel y Marx, los más relevantes.
8.2. LA IDEA DEL PROGRESO 25

Kant planteó su filosofía de la historia y del progreso en histórica ha encarnado una figura del desarrollo de la ra-
su Idea para una historia universal con propósito cosmo- zón llegándose, al final de la historia, a la forma superior
polita de 1784. Se trata de una obra plenamente inspira- de Estado que según Hegel estaría representado por el
da por las ideas aristotélicas, pero transformadas en una Estado prusiano de su tiempo.
teoría total de la evolución humana absolutamente aje- Esta evolución preparó el terreno para el surgimiento del
na al pensamiento griego clásico. Una ley inmanente del pensador que llevaría la idea del progreso más lejos que
progreso, dada por la necesidad de la naturaleza de al- ningún otro: Karl Marx. Con su gran visión histórica y su
canzar sus fines, rige la historia aparentemente absurda anuncio de una culminación inminente del progreso hu-
y antojadiza de la especie humana, elevándola sucesiva-
mano con el paso a la sociedad comunista se cierra un
mente “desde el nivel inferior de la animalidad hasta el largo ciclo intelectual. La filosofía de la historia de Marx
nivel supremo de la humanidad.”[15] La tarea del filósofo
es una continuación radical de la de Hegel. Se trata de
es, justamente, “descubrir en ese absurdo decurso de las una visión profundamente secularizada en la cual lo di-
cosas humanas una intención de la Naturaleza, a partir
vino como tal desaparece completamente, pero en donde,
de la cual sea posible una historia de criaturas tales que, y aquí reside uno de sus rasgos más singulares e impor-
sin conducirse con arreglo a un plan propio, sí lo hagan
tantes, el proceso histórico sigue siendo comprendido de
conforme a un determinado plan de la Naturaleza.” El una manera que estructuralmente y en cuanto a su men-
hombre comparte, como especie, el destino teleológico o saje esencial retoma tanto la dialéctica de Hegel como la
determinado por su fin (telos) que Aristóteles vio como matriz histórica cristiana compuesta por el paraíso ori-
la ley de desarrollo de todo lo natural: “Todas las disposi- ginario, la caída y la futura redención. La historia para
ciones naturales de una criatura están destinadas a desa- Marx es, en lo fundamental, una realización progresiva
rrollarse alguna vez completamente y con arreglo a un fin y dialéctica de las potencialidades de la humanidad, una
[…] En el hombre aquellas disposiciones naturales, que larga preparación de una época venidera de perfección,
tienden al uso de la razón, deben desarrollarse por com- armonía y reconciliación. Se trata, en suma, de la versión
pleto en la especie, mas no en el individuo.” Esta es la terrenalizada de la idea del fin de este mundo y del paso
fuerza que actúa entre bastidores con el fin de desplegar a “otro mundo”, donde al fin la humanidad se ve libe-
todas las potencialidades humanas y los individuos o los rada de todo aquello que ha marcado negativamente su
pueblos no son más que sus instrumentos inconscientes: existencia. Esto estaría ya a punto de ocurrir. En un fa-
“Poco imaginan los hombres (en tanto que individuos e moso artículo sobre la dominación británica en la India
incluso como pueblos) que, al perseguir cada cual su pro- de 1853 nos dice, repitiendo sus célebres formulaciones
pia intención según su parecer y a menudo en contra de del Manifiesto Comunista, que “el período burgués de la
los otros, siguen sin advertirlo, como un hilo conductor, historia está llamado a crear las bases materiales de un
la intención de la Naturaleza, que les es desconocida, y nuevo mundo”.[17] Para Marx, sin embargo, no es la ra-
trabajan en pro de la misma.”[16] zón ni la Providencia lo que actúa como la fuerza moto-
Esta idea de una fuerza oculta que actúa como motor e ra de la marcha progresiva de la historia. Marx pone, a
“hilo conductor” de una historia cuyo verdadero sentido tono con el creciente optimismo tecnológico e industrial
no es comprendido por sus protagonistas directos no es de su época, las fuerzas productivas de la humanidad en
sino una “naturalización aristotélica” de la idea de la Pro- primer plano de una manera hasta entonces desconocida.
videncia y será central tanto en la teoría de la historia de Es el desarrollo de éstas que ahora pasa a ser concebido
Hegel como en la de Marx. Hegel reemplazará las leyes como el núcleo secreto de la historia, como aquel factor
de la naturaleza de Kant por las de la lógica o la razón que, a fin de cuentas, explica los avances y las conmo-
y Marx pondrá a las fuerzas productivas en su lugar, pe- ciones sociales, políticas o ideológicas que forman la su-
ro la estructura mental diseñada por Kant permanecerá perficie más visible y evidente del movimiento histórico.
intacta. En Hegel, las diferentes formaciones sociales de impor-
Hegel llevará más adelante la concepción histórica kan- tancia “histórico-universal” correspondían a las diversas
tiana dándole una formulación mucho más radical. Para fases de desarrollo del Espíritu, que no es otra cosa que la
Hegel la esencia de la historia humana es realizar toda su razón actuando en la historia. En Marx, esas formaciones
potencialidad contenida en la estructura lógica de la ra- sociales, que él llamará “modos de producción”, corres-
zón o el logos, como Hegel lo dice. La razón de que habla ponden al grado de expansión alcanzado por las fuerzas
Hegel es, siguiendo a Aristóteles, la estructura lógica de productivas materiales, apareciendo formas sociales nue-
todo lo potencialmente existente. Es por ello la suma de vas y superiores cuando así lo exige el incremento de esas
las posibilidades totales del desarrollo y de lo existente, capacidades productivas. Se trata, por lo tanto, del mismo
cuya culminación en la especie humana está –como diría- tipo de dialéctica que Hegel le había atribuido a la lógica
mos hoy– programada para alcanzar la realización plena pero en la cual la marcha de la lógica es reemplazada por
de esas posibilidades. Estas posibilidades existen en for- la de la tecnología.
ma latente desde un comienzo y no hacen sino manifes-
tarse o realizarse en el curso de la historia. En la evolución
del progreso humano cada forma estatal de significación
26 CAPÍTULO 8. PROGRESO

8.2.8 Desarrollo contemporáneo de la idea dad, que los aíslan y los convierten en potenciales segui-
de progreso dores de utopías colectivistas que prometen la restaura-
ción, por la fuerza, de la comunidad (de raza, de clase,
de religión, de nación etc.). En su tesis doctoral de 1887,
A fines del siglo XIX la fe en el progreso alcanzaba sus Ferdinand Tönnies articuló esta problemática en sus céle-
momentos culminantes en el mundo occidental. Su he- bres categorías opuestas de Gemeinschaft (comunidad) y
gemonía global era incontestada, los avances de la cien- Gesellschaft (sociedad). La primera forma de asociación,
cia portentosos y varios decenios de paz entre las grandes la comunidad, está articulada por una voluntad natural o
potencias auguraban el advenimiento de un “brave new esencial (“Wesenwille”), espontáneamente anclada en el
world”, para usar el título del famoso libro de Aldous parentesco y la cercanía, es decir, lazos y solidaridades
Huxley. Las celebraciones del paso al siglo XX fueron sociales que no son utilitaristas sino “innatos”. La segun-
apoteósicas en las capitales occidentales y el siglo XIX da forma de asociación, la sociedad, está fundada en una
fue resumido en rúbricas como las siguientes: “el siglo voluntad instrumental (“Kürwille”), cuya base no es otra
del pueblo”, “el siglo maravilloso”, “el siglo científico”, que la utilidad mutua que permite (y de faltar, destruye)
“un siglo titánico”, “un punto de inversión en la histo- el intercambio y la convivencia entre extraños. Se trata
ria del mundo”.[18] El filósofo, sociólogo y biólogo inglés de lazos frágiles y variables por definición, que definen
Herbert Spencer (1820-1903) le había dado a las ideas los cimientos fácilmente quebradizos de las sociedades
gemelas de progreso y desarrollo su expresión más aca- modernas.
bada en obras que tendrían una enorme influencia durante
la segunda mitad del siglo XIX. Lo esencial de esta discusión estriba en dos aspectos de
gran importancia. Primero, que el “progreso” no es un
Nadie se hubiese atrevido en esos momentos apoteósicos puro “mejorar” o “progresar”, sino que implica pérdidas,
del desarrollo occidental y de la idea-fuerza de su cultura potenciales retrocesos y el surgimiento de problemas di-
moderna, la idea de progreso, a augurar que pronto todo fíciles de resolver. Segundo, que el progreso, entendido
se desmoronaría de la forma más espectacular y lamen- como modernización, reposa sobre unas bases inestables
table que pueda imaginarse. En agosto de 1914 estallaba, y que, bajo condiciones adversas, puede dar origen a con-
sin embargo, la demencial violencia que con dos guerras ductas y desarrollos de alta destructividad. Esta visión del
mundiales y el surgimiento de los totalitarismos fascistas carácter contradictorio del progreso, en que todo avance
y comunistas azolaría, como nunca antes, la faz de la tie- o solución puede dar origen a retrocesos y nuevos pro-
rra. Como Gregor Samsa en La Metamorfosis de Kafka, blemas, es profundamente ajena a la idea de progreso tal
el luminoso progreso despertó, de pronto, convertido en como aquí la hemos estudiado. Los costos y la sostenibi-
una horripilante cucaracha sangrienta. El impacto sobre lidad del progreso y el desarrollo son hoy los temas cen-
el pensamiento occidental fue el paso, durante varios de- trales de un mundo globalizado en el cual se están vivien-
cenios, del optimismo ilimitado a un pesimismo profun- do, con suma intensidad, las tensiones desgarradoras que
do, que llegaba incluso a renegar de sus mejores logros. Europa vivió, hacia fines del siglo XIX y comienzos del
Lo que en todo caso resultaba evidente era la no corres- XX, con la irrupción de la modernidad a escala de toda
pondencia entre desarrollo técnico-material y desarrollo la región.
humano, en el sentido de un desarrollo de las virtudes
morales y cívicas de los individuos. El progreso parecía
generar, tal como Rousseau lo había planteado, seres ma-
terialmente ricos y técnicamente poderosos pero moral-
mente deleznables. 8.3 Progreso desde el aspecto polí-
Este brusco cambio de escena mental engarzó y poten- tico
ció una vertiente de reflexión crítica sobre la modernidad
y el progreso que se había manifestado ya hacia finales
del siglo XIX en las obras de los padres de la naciente En política, la idea de progreso se identifica desde la
sociología científica en Alemania (Ferdinand Tönnies y Revolución francesa con la izquierda y la transformación,
Max Weber) y Francia (Émile Durkheim). Lo que estos siendo los defensores del Antiguo Régimen monárqui-
pensadores destacaron fue el carácter contradictorio de la co la derecha y la reacción (ver reaccionario). Los
modernización con sus procesos centrales de industriali- términos progresista y progresismo también se oponen
zación, urbanización y economía de mercado o capitalis- a conservador y conservadurismo. El surgimiento del
ta. La “sociedad tradicional”, con sus fuertes lazos eco- movimiento obrero organizado desde mediados del siglo
nómicos, sociales y mentales, estaba dando paso a una XIX produce un cambio en la ubicación política que con-
multitudinaria sociedad urbana formada por entes que no vierte a las izquierdas en derechas y a los revolucionarios
estaban cohesionados por una historia, identidad, perte- (la burguesía ahora en el poder social y político) en con-
nencia, solidaridad y creencia compartidas. Se trata de la servadores. El lema que figura en la bandera de Brasil
“masa solitaria” o “masa de extraños” (la expresión es de Ordem e Progresso, que en toda América Latina se aplicó
Tönnies) y la alienación de unos respecto de otros. Los a las llamadas dictaduras de orden y progreso, simboliza
individuos comparten así espacios sociales sin comuni- perfectamente el vaciamiento semántico del concepto.
8.5. VÉASE TAMBIÉN 27

8.4 Referencias [18] Véase al respecto el artículo de ABC News/US,


“1900’s New Century Hype Was Millennial”, di-
[1] A-R-J. Turgot. Discursos sobre el progreso humano, edi- ciembre 31, 2000 en http://abcnews.go.com/US/
ción, estudio preliminar, traducción y notas de G. Mayos, 1900s-century-hype-millennial/story?id=89978
Tecnos, 1991.

[2] R. Nisbet (1986), “La idea de progreso”, Revista Liber-


tas:5, ESEADE. Accesible en Internet en: http://www. 8.5 Véase también
eseade.edu.ar/servicios/Libertas/45_2_Nisbet.pdf. Estas
ideas han sido más ampliamente elaboradas por Nisbet • Progreso social
(1991) en su Historia de la idea del progreso, Barcelona:
Gedisa. • Filosofía de la historia

[3] J. B. Bury, The Idea of Progress, publicada ya en los • Progresismo


años 20 del siglo pasado. Está disponible en inglés en In-
ternet en: http://www.gutenberg.org/files/4557/4557-h/ • Política
4557-h.htm. En español: La idea de progreso, Madrid:
Alianza Editorial 1986. • Dinámica de sistemas sociales

[4] Véase Mauricio Rojas Mullor (2011), La idea de progre- • Mito del progreso
so y el concepto de desarrollo, Madrid: EPIC/Universidad
Rey Juan Carlos (http://www.campusepic.org/file.php/1/
Idea_de_progreso.pdf) 8.6 Enlaces externos
[5] H. Arendt (1969), “Reflections on violence”, The New
York Review of Books, 12:4. Internet: http://www.
• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-
nybooks.com/articles/11395
ción sobre progreso.Wikcionario
[6] Aristóteles, La Política, capítulo I, libro I.
Esta y otras citas provienen de la edición
• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre
virtual realizada por el Instituto Cervantes:
http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/ Progreso. Wikiquote
13561630989134941976613/p0000001.htm#I_2_
José María Laso Prieto, curso de la Universidad de Ovie-
[7] Al respecto consúltese Paul Johnson (2006), Historia de
do:
los judíos, Barcelona: Zeta.

[8] R. G. Collingwood (1977), Idea de la historia, México:


FCE, pág. 56. 8.7 Bibliografía
[9] R. Nisbet, La idea del progreso, obra citada, pág. 7.
• John Bury, La idea de progreso, Madrid, Alianza,
[10] Palabras de la Audiencia General del 20 de febrero de
1971.
2008.

[11] A. Comte (2006), “Curso de filosofía positiva”, en La fi- • B. Delgauff, La historia como progreso. Buenos Ai-
losofía positiva, México: Ed. Porrúa, pág. 67. res, 1968.

[12] R. Nisbet, La idea del progreso, obra citada, p. 10. • Cirilo Florez Miguel, Dialéctica, historia y progreso.
Salamanca, 1968
[13] A. R. J. Turgot, Cuadro filosófico sobre los progre-
sos sucesivos del espíritu humano. Accesible en Inter- • Robert Nisbet, “La idea de progreso”, Revista Liber-
net en: http://www.ub.edu/histofilosofia/gmayos/PDF/ tas:5/1986, ESEADE.
TurgotCuadrosFilos%F3ficosProgreso.pdf, págs. 35-36.
• Robert Nisbet, Historia de la idea del progreso,
[14] A. Comte (2006), Sistema de política positiva o tratado
de sociología que instituye la religión de la humanidad, en
Barcelona: Gedisa, 1991.
obra citada, p. 127. • Vidal Peña, “Algunas preguntas sobre la idea de pro-
[15] I. Kant, Ideas para una historia universal en clave cosmo- greso”. Revista El Basilisco, Nº 15 de la segunda épo-
polita y otros escritos sobre Filosofía de la Historia, Ma- ca. Oviedo. Invierno de 1993.
drid: Tecnos 2006, pág. 15.
• Mauricio Rojas Mullor (2011), La idea de
[16] Las citas son todas de Kant, obra citada, págs. 4-6. progreso y el concepto de desarrollo, Madrid:
[17] Cita del artículo de 1853, Futuros resultados de la domina-
EPIC/Universidad Rey Juan Carlos.
ción británica en la India, de acuerdo a la versión de Mar-
xist Internet Archive: http://www.marxists.org/espanol/
m-e/1850s/1853-india.htm
Capítulo 9

Sociedad

Sociedad (del latín societas) es un concepto polisémi-


co, que designa a un tipo particular de agrupación de
individuos que se produce tanto entre los humanos (so-
ciedad humana –o sociedades humanas, en plural–) como
entre algunos animales (sociedades animales). En ambos
casos, la relación que se establece entre los individuos su-
pera la manera de transmisión genética e implica cierto
grado de comunicación y cooperación, que en un nivel
superior (cuando se produce la persistencia y transmisión
generacional de conocimientos y comportamientos por el
aprendizaje) puede calificarse como "cultura".[1]

9.1 Estudio de las sociedades Colmena de abejas.

El estudio del comportamiento social en animales (p.ej.


en primates o en insectos eusociales, como algunas El término sociedad es utilizado indistintamente para re-
hormigas) lo realiza la etología. De las bases biológicas ferirse a comunidades de animales (hormigas, abejas, to-
del comportamiento social, tanto en animales como en pos, primates, etc) y de seres humanos. La diferencia
el ser humano, se ocupa la sociobiología. Las socieda- esencial existente entre las sociedades animales y las hu-
des humanas son estudiadas por las llamadas disciplinas manas es, más allá de su complejidad, la presencia de
sociales, principalmente la sociología y otras como la cultura como rasgo distintivo de toda sociedad humana.
antropología, la economía, la administración de empre- No obstante, el estudio del comportamiento de ciertas
sas, etc. Modernamente, existe un interés de la física, des- comunidades de chimpancés ha permitido identificar la
de la perspectiva de sistemas complejos, por el estudio de transmisión e incluso la innovación de rasgos que han si-
fenómenos sociales, y este esfuerzo ha dado lugar a dis- do definidos como “culturales”.[2]
ciplinas como la sociofísica y la econofísica.

9.2.2 Sociedad humana


9.2 Sociedades Aunque usados a menudo como sinónimos, cultura y so-
ciedad son conceptos distintos: la sociedad hace referen-
9.2.1 Sociedades animales cia a la agrupación de personas, mientras que la cultura
hace referencia a toda su producción y actividad transmi-
Al estudiar las sociedades en animales, la etología se tida de generación en generación a lo largo de la historia,
preocupa del estudio de la conducta, del instinto y de las incluyendo costumbres, lenguas, creencias y religiones,
relaciones con el medio, así como el descubrimiento de arte, ciencia, etc.
las pautas que guían la actividad innata o aprendida de las La diversidad cultural existente entre las diferentes socie-
diferentes especies animales sociales. dades del mundo se debe a la diferenciación cultural que
Entre los tipos de sociedades animales el nivel más al- ha experimentado la humanidad a lo largo de la historia
to de organización social es el de eusocialidad, presente debido principalmente a factores territoriales, es decir, al
en algunos grupos de insectos, tales como las hormigas, aislamiento e interacción entre diferentes sociedades.
termitas y en algunas especies de abejas; y en vertebrados Por definición, las sociedades humanas son entidades po-
tales como la rata topo lampiña. blacionales. Dentro de la población existe una relación

28
9.2. SOCIEDADES 29

entre los sujetos (consumidores) y el entorno; ambos rea- un estamento superior, algo imposible hasta aquella épo-
lizan actividades en común y es esto lo que les otorga una ca.
identidad propia. De otro modo, toda sociedad puede ser
entendida como una cadena de conocimientos entre va-
rios ámbitos: económico, político, cultural, deportivo y 9.2.4 Tipos de sociedades
de entretenimiento.
Los habitantes, el entorno y los proyectos o prácticas so- Sociedades en el ámbito jurídico y económico
ciales hacen parte de una cultura, pero existen otros as-
pectos que ayudan a ampliar el concepto de sociedad y En el ámbito jurídico y económico, una sociedad es aque-
el más interesante y que ha logrado que la comunicación lla por la cual dos o más personas se obligan en común
se desarrolle constantemente es la nueva era de la infor- acuerdo a hacer aportes (especie, dinero o industria), con
mación, es decir la tecnología alcanzada en los medios el ánimo de repartirse proporcionalmente las ganancias
de producción, desde una sociedad primitiva con sim- o soportar en idéntica proporción las pérdidas. En este
ple tecnología especializada de cazadores —muy pocos caso se denomina sociedad a la agrupación de personas
artefactos— hasta una sociedad moderna con compleja para la realización de actividades privadas, generalmente
tecnología —muchísimos artefactos— prácticamente en comerciales. A sus miembros se les denomina socios.
todas las especialidades. Estos estados de civilización in- El concepto amplio de sociedad, en contraposición al
cluirán el estilo de vida y su nivel de calidad que, asi- concepto tradicional, entiende que esa puesta en común
mismo, será sencillo y de baja calidad comparativa en la de bienes, esa estructura creada entre dos o más per-
sociedad primitiva, y complejo o sofisticado con calidad sonas, puede no estar destinada esencialmente a obte-
comparativamente alta en la sociedad industrial. ner un lucro, no siendo este ánimo un elemento esen-
También, es importante resaltar que la sociedad está con- cial del referido contrato, por cuanto existen «Sociedad»
formada por las industrias culturales. Es decir, la indus- en conceptos económicos es un sinónimo de empresa
tria es un término fundamental para mejorar el proceso o corporación, y especialmente en contextos jurídico-
de formación socio-cultural de cualquier territorio, este económicos, de figura o persona jurídica:
concepto surgió a partir de la Revolución Industrial, y de
ésta se entiende que fue la etapa de producción que se fue
• Sociedad mercantil
ejecutando en la sociedad en la medida en que el hombre
producía más conocimiento y lo explotaba en la colecti-
• Sociedad anónima
vidad.
En la sociedad el sujeto puede analizar, interpretar y com- • Sociedad limitada
prender todo lo que lo rodea por medio de las representa-
ciones simbólicas que existen en la comunidad. Es decir, • Sociedad cooperativa
los símbolos son indispensables para el análisis social y
cultural del espacio en que se encuentra el hombre y a • Sociedad en comandita
partir de la explicación simbólica de los objetos se puede
adquirir una percepción global del mundo. • Sociedad sistematizada
Por último, la sociedad de masas (sociedad) está integra-
da por diversas culturas y cada una tiene sus propios fun- Véase también:
damentos e ideologías que hacen al ser humano único y
diferente a los demás.
• Sociedad civil (Derecho)

9.2.3 Organización de la sociedad humana • Asociación (Derecho) (no debe confundirse con
derecho de asociación, uno de los derechos políti-
La sociedad humana se formó con la propia aparición del cos)
hombre. En la prehistoria, la sociedad estaba organizada
jerárquicamente, donde un jefe siempre era el más fuer-
te, más sabio del grupo, ocupando el poder. No fue has- Sociedades científicas
ta la época griega cuando esta tendencia absolutista del
poder cambió, dando paso a un sistema social en el que Una sociedad científica es una asociación de eruditos de
los distintos estamentos de la sociedad, dejando fuera del una rama del conocimiento o de las ciencias en general,
sistema a los esclavos, podían ocupar el poder o unirse que les permite reunirse, exponer los resultados de sus
para ocuparlo, originando la aparición de la política. Pe- investigaciones, confrontarlos con los de sus colegas, es-
ro no fue hasta 1789 con la Revolución Francesa cuando pecialistas de los mismos dominios del conocimiento, ha-
la tendencia de sociedad cambió radicalmente haciendo bitualmente con el fin de difundir sus trabajos a través de
que cualquier persona, hipotéticamente, pudiera subir a una publicación científica especializada.
30 CAPÍTULO 9. SOCIEDAD

9.3 Véase también


Ciencias de la sociedad o ciencias sociales:

• Antropología

• Sociología

• Sociología del derecho

• Psicohistoria

9.4 Referencias
[1] Sociedad (monografía)

[2] Eva Mosquera, «La 'cultura' de los chimpancés.», El Mun-


do, 30 de septiembre de 2014.

9.5 Enlaces externos

• Wikimedia Commons alberga contenido multi-


media sobre Sociedad. Commons

• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre


Sociedad. Wikiquote

• Wikinoticias tiene noticias relacionadas con


Sociedad.Wikinoticias

• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-


ción sobre sociedad.Wikcionario

• Qué es Sociedad
Capítulo 10

Igualdad ante la ley

El principio de igualdad ante la ley o igualdad legal es En Nicaragua, Artículo 27 de la Constitución, ley máxima
el que establece que todos los seres humanos son igua- de la nación:
les ante la ley, sin que existan privilegios ni prerrogati-
vas de sangre o títulos nobiliarios. Es un principio esen- Todas las personas son iguales ante la ley y
cial de la democracia. El principio de igualdad ante la tienen derecho a igual protección. No habrá
ley es incompatible con sistemas legales de dominación discriminación por motivos de nacimiento,
como la esclavitud, la servidumbre, el colonialismo o la nacionalidad, credo político, raza, sexo, idio-
desigualdad por sexo o religión.[1][2] ma, religión, opinión, origen, posición econó-
El principio de igualdad ante la ley se diferencia de otros mica o condición social. Los extranjeros tienen
conceptos, derechos y principios emparentados, como la los mismos deberes y derechos que los nicara-
igualdad de oportunidades y la igualdad social. güenses, con la excepción de los derechos polí-
ticos y los que establezcan las leyes; no pueden
Igualdad ante la ley, es el conjunto de deberes, derechos y intervenir en los asuntos políticos del país... El
garantías del ordenamiento jurídico. El contenido de las Estado respeta y garantiza los derechos reco-
leyes sea igual para todos, o desigual si así corresponde, nocidos en la presente Constitución a todas las
sobre la fase o en función de la justicia.Igualdad ante la personas que se encuentren en su territorio
ley, implica que todos debemos cumplir el mandato de y estén sujetas a su jurisdicción.
la ley, no sólo los órganos del Estado, como asimismo,
tales órganos deben interpretar y aplicar el ordenamiento
jurídico, sin incurrir en discriminación. En España, Artículo 14 de la Constitución:

Los españoles son iguales ante la ley, sin


10.1 El principio por países que pueda prevalecer discriminación alguna
por razón de nacimiento, raza, sexo, religión,
opinión o cualquiera otra condición o circuns-
En El Salvador Se reconoce en el artículo 3 la Constitu- tancia personal o social.
ción de la República de 1983:
En Colombia el principio está establecido en Artículo 13º
Art. 3.- Todas las personas son iguales ante de la constitución:
la ley. Para el goce de los derechos civiles no
podrán establecerse restricciones que se basen
Todas las personas nacen libres e iguales
en diferencias de nacionalidad, raza, sexo o re-
ante la ley, recibirán la misma protección
ligión. No se reconocen empleos ni privilegios
y trato de las autoridades y gozarán de los
hereditarios.
mismos derechos, libertades y oportunidades
sin ninguna discriminación por razones de
En Argentina el principio de igualdad ante la ley está re- sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua,
conocido en el artículo 16 de la Constitución: religión, opinión política o filosófica.

La Nación Argentina no admite prerrogati- El Estado promoverá las condiciones para


vas de sangre, ni de nacimiento: No hay en ella que la igualdad sea real y efectiva y adoptará
fueros personales ni títulos de nobleza. Todos medidas en favor de grupos discriminados o
sus habitantes son iguales ante la ley, y admi- marginados.
sibles en los empleos sin otra condición que la
idoneidad. La igualdad es la base del impuesto El Estado protegerá especialmente a aque-
y de las cargas públicas llas personas que por su condición económica,

31
32 CAPÍTULO 10. IGUALDAD ANTE LA LEY

física o mental, se encuentren en circunstancia ejercicio de los derechos. La ley sancionará to-
de debilidad manifiesta y sancionará los abusos da forma de discriminación.
o maltratos que contra ellas se cometan. El Estado adoptará medidas de acción afir-
mativa que promuevan la igualdad real en favor
En Chile, está asegurado en el art. 19 N° 2 de su Carta de los titulares de derechos que se encuentren
Fundamental: en situación de desigualdad.
(...)
La igualdad ante la ley. En Chile no hay
persona ni grupo privilegiados.
En Chile no hay esclavos y el que pise su terri- Como complemento, el art. 9 de la misma Constitución,
torio queda libre. Hombres y mujeres son igua- establece también la igualdad, en cuanto a la titularidad
les ante la ley. de los mismos derechos y deberes, entre ecuatorianos y
Ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer extranjeros:
diferencias arbitrarias.
Art. 9.- Las personas extranjeras que se en-
En México, el primer artículo establece las garantías in- cuentren en el territorio
dividuales y la igualdad ante la ley con el siguiente texto: ecuatoriano tendrán los mismos derechos y
deberes que las ecuatorianas,
En los Estados Unidos Mexicanos todas las de acuerdo con la Constitución.
personas gozarán de los derechos humanos re-
conocidos en esta Constitución y en los trata-
dos internacionales de los que el Estado Me- Y el Código Civil, en desarrollo del principio, establece :
xicano sea parte. [...] Estas garantías tienen el
objeto evitar los privilegios injustificados y co-
locar a todos los gobernados en la misma situa- Art. 43.- La ley no reconoce diferencia en-
ción frente a la ley. La igualdad jurídica con- tre el ecuatoriano y el extranjero, en cuanto a la
siste en evitar las distinciones que se hagan por adquisición y goce de los derechos civiles que
raza, sexo, edad, religión, profesión, posición regla este Código
económica, etc.
Art. 1º Goce para todo individuo de
las garantías que otorga la constitu- 10.2 En las monarquías parlamen-
ción.
Art. 2º Prohibición de la esclavitud.
tarias
Art. 4º Igualdad de derechos sin
distinción de sexo. Existe un debate sobre la existencia del principio de igual-
dad ante la ley en sistemas de monarquía constitucional,
Art. 12º Prohibición de títulos no-
como España, Reino Unido, Japón o Camboya.[3][4]
biliarios.
Art. 13º Prohibición de fueros Quienes sostienen que en las monarquías parlamentarias
el principio de igualdad ante la ley no existe o solo exis-
En Ecuador, está regulado en el art. 11 de la Constitución: te de manera atenuada, argumentan que toda monarquía,
por atenuados que estén los poderes del rey y los nobles,
Art. 11.- EI ejercicio de los derechos se re- es en sí misma una contradicción al principio de igualdad
girá por los siguientes principios: ante la ley. Sin importar las diferencias entre los distintos
(...) 2. Todas las personas son iguales y go- sistemas de monarquía, el principio no existe si la ley de
zaran de los mismos derechos, deberes y opor- un país establece que algunos cargos públicos y el ejerci-
tunidades. cio del poder político que ellos conllevan, sólo puede ser
Nadie podrá ser discriminado por razo- ocupados por algunos ciudadanos y no por otros, simple-
nes de etnia, lugar de nacimiento, edad, se- mente a causa de los antepasados de quienes descienden.
xo, identidad de género, identidad cultural, Quienes sostienen que la monarquía parlamentaria no es
estado civil, idioma, religión, ideología, filia- incompatible con el principio de igualdad ante la ley uti-
ción política, pasado judicial, condición socio- lizan diferentes argumentos, según las características de
económica, condición migratoria, orientación cada sistema. En España, argumentan que, la desigualdad
sexual, estado de salud, portar VIH, discapaci- de nacimiento y de mujer o hombre (sexo) establecida pa-
dad, diferencia física; ni por cualquier otra dis- ra el acceso al trono, no implican desigualdad ante la ley
tinción, personal o colectiva, temporal o per- porque se trata de una desigualdad establecida por una
manente, que tenga por objeto o resultado me- ley constitucional, que queda fuera del ámbito de acción
noscabar o anular el reconocimiento, goce o de dicho principio.
10.5. ENLACES EXTERNOS 33

10.3 Referencias
[1] Igualdad de género, OIT

[2] No existe aún igualdad ante la ley entre hombres y mujeres


en todas partes, pero hay avances, HP, 24/9/2013

[3] Sinopsis artículo 14 de la Constitución española, Congreso


de España

[4] La igualdad ante la ley, Diario Progresista, 28/1/2014. Es-


paña

10.4 Véase también


• Monarquía
• Aristocracia

• Democracia
• Protocolo Nº 12 a la Convención Europea de Dere-
chos Humanos

10.5 Enlaces externos


España

• Sinopsis artículo 14 de la Constitución española,


Congreso de España

• La igualdad ante la ley, Diario Progresista,


28/1/2014. España
Capítulo 11

Principio de legalidad

El principio de legalidad o primacía de la ley es un pero dentro de los límites de la ley (doctrina de la vincu-
principio fundamental conforme al cual todo ejercicio de lación negativa). La ley sería entonces un límite externo a
un poder público debería realizarse acorde a la ley vigen- la actividad administrativa, dentro de cuyo marco la Ad-
te y su jurisdicción y no a la voluntad de las personas. Si ministración es libre. El Estado sólo puede hacer o dejar
un Estado se atiene a dicho principio entonces las actua- de hacer lo que la ley le permita y mande, o sea que nada
ciones de sus poderes estarían sometidas a la constitución queda a su libre albedrío.
actual o al imperio de la ley. Actualmente, en cambio, se considera que es el Derecho
Se considera que la seguridad jurídica requiere que las el que condiciona y determina, de manera positiva, la ac-
actuaciones de los poderes públicos estén sometidas al ción administrativa, la cual no es válida si no responde a
principio de legalidad. El principio se considera a veces una previsión normativa actual. El principio de legalidad
como la “regla de oro” del Derecho público, y es una con- opera entonces como una cobertura legal previa de toda
dición necesaria para afirmar que un Estado es un Estado potestad: cuando la Administra con ella, su actuación es
de Derecho, pues en el poder tiene su fundamento y lí- legítima (doctrina de la vinculación positiva).[1]
mite en las normas jurídicas. En íntima conexión con es-
te principio, la institución de la reserva de Ley obliga a
regular la materia concreta con normas que posean ran-
go de ley, particularmente aquellas materias que tienen
que ver la intervención del poder público en la esfera de
derechos del individuo. Por lo tanto, son materias veda-
das al reglamento y a la normativa emanada por el poder
ejecutivo. La reserva de ley, al resguardar la afectación de
derechos al Poder legislativo, refleja la doctrina liberal de
11.2 Principio de legalidad tributa-
la separación de poderes. ria
Esta relación entre el principio de legalidad y el de re-
serva de la ley esta generalmente establecida -en una
democracia- en el llamado ordenamiento jurídico y reci- En el Derecho Tributario, en virtud del principio de lega-
be un tratamiento dogmático especial en el Derecho cons- lidad, sólo a través de una norma jurídica con carácter de
titucional, el Derecho administrativo, el Derecho tributa- ley, se puede definir todos y cada uno de los elementos
rio y el Derecho penal. de la obligación tributaria, esto es, el hecho imponible,
los sujetos obligados al pago, el sistema o la base para
determinar el hecho imponible, la fecha de pago, las in-
11.1 Principio de legalidad admi- fracciones, sanciones y las exenciones, así como el órgano
legalizado para recibir el pago de los tributos. La máxima
nistrativa latina nullum tributum sine legem determina que para que
un tributo sea considerado como tal debe estar contenido
En su planteamiento original, conforme al principio de en una ley, de lo contrario no es tributo.
legalidad, la Administración pública no podría actuar El principio constitucional de la legalidad en materia tri-
por autoridad propia, sino que ejecutando el contenido butaria implica que la creación, modificación y supresión
de la ley. Ello obedecía a una interpretación estricta del de tributos, así como la concesión de exoneraciones, y
principio de la separación de poderes originado en la otros beneficios tributarios, la determinación del hecho
Revolución francesa. imponible, de los sujetos pasivos del tributo, de los pre-
Esta tarea de ejecución, a poco andar, llegó a ser inter- ceptores y retenedores, de las alícuotas correspondientes
pretada como una función de realización de fines públicos y de la base imponible, deben ser hechas por ley del Con-
en virtud de la autonomía subjetiva de la Administración, greso de la República.

34
11.4. VÉASE TAMBIÉN 35

11.3 Principio de legalidad en el puedan ser creados por esta, descar-


tándose otros medios de formación
Derecho Penal de legislación penal, como podrían
ser la costumbre o las resoluciones
En el derecho penal rige respecto de los delitos y las judiciales.
penas, postura originariamente defendida por Cesare
Beccaria.
Paul Johann Anselm von Feuerbach estableció este prin- 11.4 Véase también
cipio en materia de derecho penal basándose en la máxi-
ma nullum crimen, nulla poena sine praevia lege, es decir, • Estado de derecho
para que una conducta sea calificada como delito debe ser
descrita de tal manera con anterioridad a la realización de • Fuentes del derecho
esa conducta, y el castigo impuesto debe estar especifica-
• Potestad
do de manera previa por la ley.
La legalidad penal es entonces un límite a la potestad pu- • Cultura de la legalidad
nitiva del Estado, en el sentido que sólo pueden castigarse
las conductas expresamente descritas como delitos en una
ley anterior a la comisión del delito. 11.5 Referencias
Contenido: los elementos que integran el principio de le-
galidad. Puede estudiarse por un lado atendiendo al tenor [1] García de Enterría, Eduardo “Curso de derecho adminis-
literal de la legalidad desde el punto de vista formal y en trativo” T. I, 2004, Madrid
su significado material:
11.5.1 Bibliografía
1. La legalidad en sentido formal: implica, en primer
término, la reserva absoluta y sustancial de ley, es • Favoreu, Louis (noviembre de 1997). «Légalité et
decir, en materia penal solo se puede regular delitos constitutionnalité». Les Cahiers du Conseil constitu-
y penas mediante una ley , no se pueden dejar a otras tionnel (en francés) (Paris: Dalloz) (3). Consultado
disposiciones normativas esta regulación, ni por la el 22 de mayo de 2012.
costumbre, ni por el poder ejecutivo ni por el poder
judicial pueden crearse normas penales tan solo por • Gandulfo R., Eduardo (2009). «¿Qué queda del
el poder legislativo y por medio de leyes que han de principio nullum crimen nulla poena sine lege? Un
ser Orgánicas (según doctrina interpretativa del art. enfoque desde la argumentación jurídica.» (pdf).
81 CE) en los casos en que se desarrollen Derechos Política Criminal (8): 1–90. Consultado el 26 de
Fundamentales y libertades públicas. marzo de 2013.

2. La legalidad en sentido material: implica una serie • Lamarca Pérez, Carmen (septiembre 2011-febrero
de exigencias, que son: 2012). «Principio de legalidad penal». Eunomía. Re-
vista en Cultura de la Legalidad (Valencia: Tirant lo
(a) Taxatividad de la ley: las leyes han de ser pre- Blanch) 1: 156–160. ISSN 2253-6655. Consultado el
cisas, ésta exigencia comporta cuatro conse- 26 de marzo de 2013.
cuencias:
• Rubio Llorente, Francisco (septiembre/diciembre
de 1993). «El principio de legalidad». Revista Espa-
La prohibición de la retroactivi- ñola de Derecho Constitucional (Madrid: Centro de
dad de las leyes penales. Como re- Estudios Políticos y Constitucionales) (39): 9–42.
gla general las normas penales son
irretroactivas, excepto cuando sean • Soto Kloss, Eduardo (1996). Derecho administrati-
más favorables para el reo. vo: bases fundamentales. Tomo II. El principio de ju-
La prohibición de que el poder ridicidad. Santiago de Chile: Editorial Jurídica de
ejecutivo o la administración dicte Chile. Consultado el 26 de marzo de 2013.
normas penales.
La prohibición de la analogía en
materia penal, es decir, generar ra-
zonamientos y conductas basándo-
se en la existencia de semejanza
con otra situación parecida)
Reserva legal. Los delitos y sus pe-
nas deben ser creados por ley y solo
Capítulo 12

Absolutismo

Luis XIV de Francia, el comienzo del absolutismo pleno. Fernando VII de España, el final del absolutismo en España.

Status, id est, magistratus (“Estado, es


Absolutismo es la denominación de un régimen políti- decir, magistrado”).
co, una parte de un periodo histórico, una ideología y una
forma de gobierno o de Estado (el Estado absoluto), pro- L'Etat, c'est moi (“el Estado soy yo”).
pios del llamado Antiguo Régimen, y caracterizados por
la pretensión teórica (con distintos grados de realización La frase latina, de origen medieval; la
en la realidad) de que el poder político del gobernante no francesa, atribuida a Luis XIV.[3]
estuviera sujeto a ninguna limitación institucional, fue-
ra de la ley divina.[1] Es un poder único desde el punto
de vista formal, indivisible, inalienable, intranscriptible y No debe confundirse con el totalitarismo, concepto pro-
libre. pio de la Edad Contemporánea. En el régimen del totali-
Los actos positivos del ejercicio del poder (legislación, tarismo el poder se concentra en el Estado como organi-
administración y jurisdicción) se apoyaron en la última zación, siendo que a su vez dicho Estado es dominado y
instancia de decisión: la suprema monarquía, emanando manejado en todos sus aspectos por un partido político;
de ella, no estando por encima sino por debajo;[2] lo que éste a su vez impone a la comunidad una ideología muy
implica la identificación de la persona del rey absoluto definida que penetra en todas las actividades sociales (el
con el propio Estado: arte, las ciencias, la economía, los hábitos de conducta).

36
37

consiste en que “el soberano del Estado tiene con respecto


a sus súbditos solamente derechos y ningún deber (coacti-
vo); el soberano no puede ser sometido a juicio por la vio-
lación de una ley que él mismo haya elaborado, ya que es-
tá desligado del respeto a la ley popular (populum legis)".
Esta definición sería común a todos los iusnaturalistas,
como Rousseau o Hobbes.[7]
A pesar de que la autoridad del rey está sujeta a la razón, y
justificada en último extremo por el bien común, explíci-
tamente se niega la existencia de ningún límite externo ni
ningún tipo de cuestión a sus decisiones; de modo similar
a como la patria potestad se ejerce por el pater familias (el
rey como "padre" de sus "súbditos" -paternalismo-). Ta-
les justificaciones imponen de hecho el carácter ilimitado
del ejercicio del poder por el rey: cualquier abuso puede
entenderse como una necesidad impuesta por razón de
Estado.
El absolutismo se caracteriza por la concentración de po-
deres; no hay ninguna división de poderes como la que
definirá la monarquía limitada propia de las revoluciones
liberales. El poder legislativo, el poder judicial y el poder
ejecutivo son ejercidos por la misma autoridad: el rey co-
mo supremo magistrado en todos los ámbitos. Rex, lex (o,
en francés le Roi, c'est la loi, a veces expresado como “la
palabra del rey es la ley”); sus decisiones son sentencias
Nicolás II de Rusia, el último monarca absoluto de Europa inapelables, y al rey la hacienda y la vida se ha de dar.[8]
(el término utilizado para la definición del régimen zarista es
autocracia). El poder tiene un carácter divino, tanto en su origen como
en su ejercicio por el propio rey, que queda sacralizado.
La teoría del derecho divino del poder real (monarquía
de derecho divino o absolutismo teológico) nació en el
En el absolutismo no hay un “Estado” propiamente di-
último cuarto del siglo XVI, en el ambiente de las guerras
cho (y menos aún un partido político) sino que el Estado
de religión de Francia. Aunque en Europa la divinización
se identifica con un individuo que ejerce autoridad sin
del monarca nunca llegó tan lejos como en el despotismo
necesidad de ideología alguna; de hecho al absolutismo
oriental (que identificaba al rey con el mismo Dios), el rey
no le interesa imponer su control e influencia sobre todos
siempre tuvo cierto poder sobre las iglesias nacionales; no
los aspectos de la vida social sino que le basta fijar una
sólo en las surgidas de la Reforma protestante, sino en las
autoridad omnímoda a quien los gobernados sólo deben
monarquías católicas, que supeditan en gran medida a la
obedecer y jamás cuestionar.
propia Iglesia católica a través del regalismo, aunque las
El oscuro origen etimológico del término “absolutismo” relaciones ente Iglesia y Estado son altamente complejas.
incluye (además de su relación con el verbo absolver)[4]
Temporalmente, la época del absolutismo es la del
la expresión latina princeps legibus solutus est (“el prín-
Antiguo Régimen, aunque no puedan identificarse total-
cipe no está sujeto por la ley”), original de Ulpiano, que
mente como monarquías absolutas las de finales de la
aparece en el Digesto, y que fue utilizado por los juris-
Edad Media y comienzos de la Edad Moderna, para las
tas al servicio de Felipe IV de Francia “el Hermoso” para
que la historiografía utiliza el concepto de monarquía au-
fortalecer el poder real en el contexto de la recepción del
toritaria. El modelo más acabado de absolutismo regio
derecho romano durante la Baja Edad Media. Algo más
fue el definido en torno a Luis XIV, rey de Francia a
tarde, el jurisconsulto Balde (Baldo degli Ubaldi, discí-
finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII. La
pulo de Bártolo), usa la expresión poder supremo y ab-
Ilustración del siglo XVIII convivió con un absolutismo
soluto del príncipe en contraposición al poder ordinario
que fue definido como despotismo ilustrado. El absolutis-
de los nobles.[5] La utilización del término se generalizó
mo sobrevivió a las revoluciones burguesas o revoluciones
en todas las monarquías, independientemente de su poder
liberales de finales del siglo XVIII y comienzos del si-
efectivo, como ocurría en la débil monarquía castellana
glo XIX, hasta que la revolución de 1848 acabó con la
de Enrique IV “el Impotente”, cuya cancillería emitía do-
Santa Alianza que desde el Congreso de Viena (1814)
cumentos redactados de forma tan pretenciosos como és-
había impuesto la continuidad de los reyes “legítimos”
ta: E yo de mi propio motu é ciencia cierta é poderío real
restaurándolos en sus tronos incluso contra la voluntad
absoluto...[6]
de sus propios pueblos (“Restauración” del absolutismo).
Según Bobbio, en términos kantianos, el poder absoluto
38 CAPÍTULO 12. ABSOLUTISMO

El Imperio ruso mantuvo la autocracia zarista hasta la so en la forma de revueltas o verdaderas revoluciones (la
Revolución de febrero de 1917. Guerra de las Comunidades de Castilla, las alteraciones
aragonesas y la crisis de 1640 en España -independencia
de Portugal, revuelta de los catalanes, revuelta de Masa-
12.1 Teóricos del absolutismo niello-, la Fronda francesa, la Revolución inglesa, etc.).
El absolutismo real o maduro no llegó hasta la segunda
Jean Bodin (1530-1596) sostenía que un rey debía gober- mitad del siglo XVII, con el reinado de Luis XIV en Fran-
nar sin necesidad de ningún consentimiento ajeno.[9] cia.

Jacobo Estuardo, rey de Escocia e Inglaterra, consideraba


al monarca como lugarteniente de Dios (Verdadera ley de
las monarquías libres, 1598).
12.3 Monarquía teocrática
Thomas Hobbes (1588-1679) propuso: las naciones pros- La principal consecuencia de la monarquía teocrática era
peran bajo una Monarquía, no porque tienen un príncipe, que, al ser la voluntad de Dios la que elegía al monarca,
sino porque le obedecen (Leviathan). éste se hallaba legitimado para asumir todos los poderes
Jacques Bossuet (1627-1704) consideraba que la monar- del Estado sin más limitación que la propia ley de Dios.
quía era la forma de gobierno más natural, sobre todo si es De acuerdo con Richelieu, que teorizó sobre el absolutis-
hereditaria. Era “sagrada” y absoluta. Para él, el rey repre- mo durante una época plagada de disturbios, los súbditos
senta a la Majestad divina: “En los reyes… estáis viendo del monarca, incluyendo a los nobles, debían limitarse a
la imagen de Dios (Política sacada de las Sagradas Escri- obedecer los designios del mismo, concibiendo las rela-
turas).[10] ciones entre el poder y el pueblo como unas relaciones
verticales, de total subordinación. Richelieu argumenta-
ba que sólo así podía el monarca garantizar el bienestar
del pueblo, y asumía la teoría platónica de que la justicia
12.2 Evolución del absolutismo del Estado se basaba en que cada parte se dedique única-
mente a su cometido y evite mezclarse en los asuntos de
El absolutismo tuvo un largo proceso de evolución[2] liga- las demás.
do al surgimiento de los Estados modernos. Desde prin-
cipios del siglo XV hasta la primera mitad del siglo XVI En la práctica, no obstante, esta opinión tan extrema fue
existió una primera fase o período de absolutismo en for- irrealizable: en el contexto europeo, la monarquía absolu-
mación, caracterizada por la tendencia a la concentración ta había evolucionado desde el feudalismo, por lo que en
progresiva del poder en manos del monarca, aunque toda- la práctica sobre la voluntad del monarca pesaban multi-
vía existían unas limitaciones muy claras, especialmente tud de limitaciones de índole feudal, como privilegios no-
el poder religioso. La Iglesia era la rectora de la vida in- biliarios y eclesiásticos, estatutos seglares y territoriales,
telectual y moral; pero el Papado había salido de su en- fueros,... Así, en la teoría absolutista europea, tal y como
frentamiento con el Imperio y del Cisma de Occidente la analiza Montesquieu, aunque el monarca dictaba todas
sometido a un gran desprestigio, que (a pesar de, o preci- las leyes de acuerdo a sus intereses, que se confundía con
samente a causa de los esfuerzos por evitarlo de los papas los del Estado, los grupos privilegiados, esto es, los no-
renacentistas) explica en buena parte la Reforma Protes- bles, se erigían en consejeros y ayudantes directos del
tante y la reacción de la denominada Contrarreforma ca- rey en sus decisiones. Los tribunales de justicia (los “par-
tólica. Incluso el naciente capitalismo comercial se veía lamentos” en Francia), aparecían como una administra-
sometido a limitaciones éticas en torno a la legitimidad ción relativamente independiente, y el Estado absolutista
del préstamo con interés (pecado de usura) interiorizadas se concebía como un Estado de leyes, lo que lo distinguía
en la preocupación moral de los mismos comerciantes y de una tiranía.
financieros.[11]
Las monarquías feudales, en un limitado número de casos 12.3.1 El manejo de la religión
(el reino de Portugal, la Monarquía Católica -España-, el
reino de Francia, el reino de Inglaterra) se habían conver-
En principio, de acuerdo con la teoría absolutista el Rey
tido en monarquías autoritarias, fortaleciéndose frente a debía manejar los hilos de la iglesia y ser el jefe temporal
la decadencia de los poderes universales, y habían con- de la misma. En la práctica, de nuevo, el poder de la igle-
seguido un alto grado de centralización del poder en sus sia era demasiado grande como para tomar sus riendas
manos, haciendo surgir un nuevo espacio político, lo que de manera tan radical, y aunque algunos monarcas, como
se ha denominado naciones-Estado de la Europa Occi- Enrique VIII de Inglaterra, consiguieron hacerse con el
dental. control absoluto sobre la misma, si bien la mayoría de las
Frente al absolutismo pleno que caracteriza, al menos co- monarquía europeas mantuvo su influencia sobre la Igle-
mo pretensión, a las monarquías de la Edad Moderna, sur- sia de una forma mucho más venal y sutil.
gieron todo tipo de resistencias y contestaciones, inclu- En el caso de las naciones católicas, reconociendo tácita-
12.4. ECONOMÍA Y SOCIEDAD 39

mente la supremacía del papado en cuestiones religiosas. tos de lujo y estratégicos (manufacturas reales). Todas
No obstante, monarcas católicos como Carlos V habían las medidas económicas deberían tener como fin aumen-
obtenido el Patronato Regio, lo que les permitía el ma- tar la riqueza interior para así garantizar el incremento de
nejo, supervisión (e incluso nombramientos) en la Iglesia los ingresos del Estado. El intervencionismo multiplicaba
de su jurisdicción imperial. regulaciones y controles, e ignoraba cualquier concepto
“Como sabéis, el derecho de patronazgo eclesiástico nos de mercado libre. Los privilegios y monopolios de origen
pertenece en todo el Estado de las Indias... Las dignidades, feudal o los de nueva creación por arbitrio del rey, tenían
canonjías, raciones, medias raciones de todas las iglesias un importante papel en el sistema económico: exenciones
fiscales estamentales (nobleza y clero) monopolios de los
catedrales de las Indias se provean por presentación he-
cha por nuestra provisión real, librada por nuestro con- gremios tradicionales o de las nuevas compañías comer-
ciales y manufacturas reales, etc.
sejo Real de las Indias, y firmada de nuestro nombre...
Ordenamos y mandamos que este derecho de patronaz- La sociedad estamental más cerrada incluso que en la
go siempre sea reservado a Nos y a nuestra Real Corona, Edad Media, daba pocas oportunidades para la movilidad
...y que ninguna persona secular ni eclesiástica, orden ni o el ascenso social, entre las que destacaban las carreras
convento, religión o comunidad ...por cualquier ocasión o eclesiástica, universitaria y burocrática (nobleza de toga)
causa, sea osado a entrometerse en cosa tocante al dicho y la venalidad de los cargos o la compra de títulos de
patronazgo real, […]” [Real Cédula de Felipe II acerca nobleza. La atracción de la nobleza hacia la corte regia,
de los derechos Patronales sobre todas las Iglesias de las además de acabar con la descentralización y ruralización
Indias, del 1º de junio de 1574] propias de la Edad Media, la sometía a patrones de emu-
lación en el lujo, la forma de vida y el servicio al rey, cuyo
modelo más acabado fue el palacio de Versalles. Las re-
12.4 Economía y sociedad vueltas interiores, fruto de las resistencias particularistas
y del descontento social incrementado en las coyunturas
críticas, fueron relativamente frecuentes.
Las estructuras económicas, esencialmente
preindustriales, mantenían la continuidad del modo
de producción feudal o régimen señorial en el campo,
verdadero centro de la producción. El capitalismo, que
12.4.1 Interpretaciones historiográficas
había nacido en las ciudades medievales continuaba en
una fase inicial (o transición del feudalismo al capitalis- Para el historiador Roland Mousnier, la monarquía ab-
mo) que, a pesar de la era de los descubrimientos que soluta es el resultado de la rivalidad de dos clases: la
había permitido la creación de una economía mundo, se burguesía y la nobleza. El rey arbitraba el conflicto, apo-
restringía a circuitos comerciales y financieros. yando a la burguesía y domesticando a la nobleza, condu-
ciendo ese conflicto a un equilibrio que aseguró su poder
Aunque la relación de intereses y apoyos mutuos que pu- personal y la unidad, el orden y la jerarquía en el gobierno
diera haberse dado entre monarquía absoluta, feudalismo y en el Estado; lo que llevó a la sumisión total y a la obe-
y capitalismo (o entre los distintos actores sociales: reyes, diencia sin límites.
burgueses, señores y campesinos) ha sido objeto de nota-
bles polémicas historiográficas; en lo que sí hay consen- Por el contrario, según Perry Anderson, el estado absolu-
so es el denominar como mercantilismo al pensamiento tista nunca fue el árbitro entre la aristocracia y la bur-
económico identificable con el periodo del absolutismo. guesía, ni mucho menos, un instrumento en la naciente
El tamaño de la economía de cuyos recursos dependía la burguesía contra la aristocracia. El absolutismo fue en su
monarquía se identificó con el de un naciente mercado esencia un aparato reorganizado y potenciado de dominio
nacional, es decir, un mercado cuyas dimensiones coin- feudal, el nuevo instrumento de una nobleza amenazada,
cidieran con el territorio de la monarquía, limitado por a la que permitió seguir ostentando el dominio del poder
sus fronteras políticas, sometido a sus impuestos y legis- político, manteniendo a las masas campesinas en la base
lación comercial, y en el que circulara su moneda y se de la jerarquía social y a la burguesía emergente fuera de
aceptaran pesos y medidas comunes; todo ello median- las clases dominantes. Paradójicamente, según este his-
te avances limitados, pretensiones que no se lograron de toriador, si bien el estado absolutista fue un instrumen-
forma efectiva hasta el Nuevo Régimen posterior a las to para la protección de la propiedad y los privilegios de
revoluciones liberales. Según la interpretación bullonista la aristocracia feudal, los medios que empleó favorecie-
(de bullion, lingote de oro), la riqueza del Estado estaba ron simultáneamente los intereses básicos de las nacien-
respaldada por las reservas materiales de metales precio- tes clases mercantiles y manufactureras, posibilitando el
sos (el oro y la plata); según la interpretación colbertista desarrollo de las estructuras capitalistas.
(de Colbert, el ministro de Luis XIV), de una balanza co- Algunos apartados de Anderson tomados del texto El Es-
mercial positiva estimulada por una inteligente política tado absolutista en Occidente: “El absolutismo fue esen-
arancelaria que forzara la sustitución de importaciones cialmente eso: un aparato reorganizado y potenciado de
por una producción interior controlada por el rey de to- dominación feudal, destinado a mantener a las masas
do tipo de productos, pero especialmente de los produc- campesinas en su posición social tradicional”
40 CAPÍTULO 12. ABSOLUTISMO

El señor Anderson también cita en su texto a Althusser: leyes se obedecen pero no se cumplen-), como el incon-
“El régimen político de la monarquía absoluta es tan solotestable poder ideológico, económico y social de la Igle-
la nueva forma política necesaria para el mantenimiento sia y la pervivencia del régimen señorial y de costumbres
del dominio y explotación feudal en un periodo de desa- e instituciones particularistas (aduanas interiores, multi-
rrollo de una economía de mercado.” plicidad de lenguas, monedas, pesos y medidas, privile-
“Los estados monárquicos del renacimiento fueron, an- gios forales, Cortes de los distintos reinos peninsulares
te todo y sobre todo, instrumentos modernizados para el en España, Parlaments judiciales en Francia, Parlamento
mantenimiento del dominio nobiliario sobre las masas ru- en Inglaterra), determinaron que, de hecho, el poder de
los reyes absolutos tuviera límites; se expresaran o no de
rales.” P. Anderson.
forma explícita.
En términos jurídicos, las limitaciones al absolutismo son
12.5 Instituciones tres:

Hacienda, burocracia, diplomacia y ejército profesional, • La ley divina, a la que el rey, al igual que todos los
todos ellos servidos por funcionarios o militares que de- cristianos, está sometido.
ban a su formación y profesionalidad, y a la voluntad del • Las partes del Derecho que no pueden ser objeto
rey (y no a su propia riqueza o nobleza) el mantenimiento de legislación por el rey, sino que se consideran de
de su posición; fueron los instrumentos más importantes derecho natural y se determinan por especulación
de los que se valió la monarquía absoluta para afianzar teórica de los juristas, como el derecho de gentes,
y aumentar su poder, tanto hacia el interior como hacia que regula tanto los derechos de pueblos ajenos,
el exterior. Los enormes costes de una marina de guerra a los que el rey tiene que atenerse cuando entabla
y un ejército permanente de mercenarios equipados con relaciones internacionales (incluso en caso de gue-
armas de fuego cada vez más modernas, implicaba la des- rra); o determinadas cuestiones del derecho priva-
aparición de las mesnadas feudales, reclutadas por fide- do de validez interna, como cuestiones relativas a
lidad vasallática. El poder militar pasó de estar disperso la propiedad, la herencia, el mayorazgo, etc. Aque-
en la nobleza a estar centralizado en el rey. La fiscalidad llas que se vinculan al ejercicio directo del gobierno,
necesaria para sostener todos los gastos del Estado y del fueron desplazadas por los monarcas en el proceso
monarca, entre los que los que destacaban los gastos mi- de consolidación del absolutismo, como el recurso
litares, los salarios públicos y los lujos de la corte, incluía a cortes o parlamentos para la definición de ciertas
todo tipo de impuestos, directos e indirectos, ordinarios medidas (en Francia los Estados Generales dejaron
y extraordinarios, además del recurso a la deuda pública, de ser citados en 1614, y solo volvieron a sesionar
cuyos crecientes intereses terminaban convirtiéndose en en 1789).
un problema insoluble que llevaba a periódicas quiebras.
Un cuerpo de embajadores se ocupaban de los cada vez • Las leyes fundamentales del Reino: un conjunto de
más complejos tratados militares, comerciales y matri- normas relativas al fundamento del Estado que no
moniales (todas las casas reales europeas se emparenta- dependen de la voluntad del rey, sino que se basan
ban para formar o mantener alianzas y conjuntos terri- en la tradición, en una suerte de "Constitución his-
toriales). A partir de la Paz de Westfalia (1648), el nue- tórica" (cuya difuso reconocimiento posteriormen-
vo concepto de relaciones internacionales basado en el te justificará la redacción de textos constituciona-
equilibrio de potencias dio un nuevo impulso a los minis- les liberales, como la Constitución de 1812). Den-
terios de asuntos exteriores, y las embajadas dejaron de tro de estos principios, no necesariamente escritos,
ser enviados informales para adquirir auténtica relevancia se cuentan:
dentro de los regímenes absolutistas.
• El principio de legitimidad, consecuencia de
la necesidad de una noción de continuidad del
Estado, que aunque se identifique con la perso-
12.6 Límites del poder absoluto na del rey no puede dejar de ser independiente
de su persona física: cuando el rey muere, la
El modelo político de la monarquía absoluta tiene como corona debe pasar a su sucesor (lo que impli-
rasgo central la concentración de todo el poder en el rey caba complejas ritualizaciones: el doble cuer-
sin control o límites de cualquier tipo. No deberían de po del rey, las proclamaciones del tipo El rey
subsistir poderes ni "cuerpos intermedios" que obstacu- ha muerto, viva el rey). El rey no podía modi-
lizaran la relación directa entre el rey y cada uno de sus ficar la ley de sucesión que le había legitimado
súbditos. A pesar de estos principios, tanto las condicio- a sí mismo para acceder al trono. A pesar de
nes materiales propias de la época (que imposibilitan la ello, algunas sí se cambiaron, como la ley sáli-
existencia real de un poder ejercido de forma continua ca que regía tradicionalmente en la monarquía
en un territorio inabarcable, sin comunicaciones eficien- francesa y, tras la llegada de los Borbones, en
tes -especialmente en los imperios coloniales, donde las la española.
12.8. EL EJEMPLO FRANCÉS 41

• La necesidad de establecer una regencia en ca- La Francia en el siglo XV era un mosaico de regiones
sos como la minoría de edad o incapacidad del con distintas tradiciones, privilegios y regímenes legales.
rey. La tendencia de la monarquía francesa a centralizar el
• El principio de religión; que no es esencial- poder aparece sobre todo tras el fin de la Guerra de los
mente un rasgo del absolutismo. La confesio- cien años. Tras la invasión inglesa y la derrota de la vie-
nalidad del Estado implica que el jefe del Es- ja nobleza en la batalla de Agincourt, su prestigio queda
tado tiene la confesión del Estado. Esto era es- seriamente dañado, algo que es aprovechado por los mo-
pecialmente cierto para las monarquías cató- narcas franceses para incrementar su influencia y poder.
licas, fueran absolutas o no. La conversión de Hasta entonces, los reyes de Francia habían sido conside-
Enrique IV de Francia para poder ser rey dio rados como un primus inter pares por parte del resto de
un claro ejemplo (París bien vale una misa). la nobleza francesa, y su influencia real se limitaba a los
Por el contrario, en Alemania la guerra de Es- territorios patrimoniales de la casa Capeto, esto es, la Île
malcalda había imposibilitado la formación de de France. El primer monarca en desarrollar la tendencia
cualquier tipo de monarquía absoluta (o nin- centralista fue Luis XI, que se sirvió de múltiples intrigas
gún tipo de Estado centralizado); y se estable- para extender su autoridad por todos aquellos territorios
ció el principio opuesto cuius regio eius religio que conformaban la Francia del siglo XVI. Sus sucesores
(la religión del rey es la del reino). En el caso continuaron esta política, que pasó con reducir la potestad
del reino de Inglaterra, la posibilidad de que un de los nobles en sus señoríos jurisdiccionales y el desarro-
católico accediera al trono era vista como una llo de una administración centralizada. Sin embargo, esta
amenaza de absolutismo; con lo que la identi- tendencia chocaba con importantes problemas de comu-
ficación del rey con la cabeza de la Iglesia an- nicaciones: comúnmente, las órdenes reales no llegaban
glicana suponía uno de los rasgos más de la en tiempo y forma a todos los rincones de Francia, y por
monarquía parlamentaria. lo tanto el poder en los señores locales se veía favoreci-
do. El nombramiento de gobernadores locales y el control
férreo sobre el nombramiento de cargos públicos tendió
12.7 Proponentes del absolutismo a reducir la influencia de los nobles locales a favor de la
del Rey, aunque generó toda una casta de nobles de toga
que compraban cargos públicos para luego beneficiarse
1. Luis XIV de Francia
de ellos a costa del Rey.
2. El cardenal Richelieu, ministro principal de Luis En cuanto a la economía, como en cualquier régimen ab-
XIII de Francia solutista, era mercantil y el monarca intervenía en ella
3. Felipe V de España activamente. En lo que a la sociedad se refiere, ésta esta-
ba dividida en órdenes o estamentos, entendidos como la
4. Carlos XII de Suecia condición social y política de índole colectiva que se defi-
5. Jacobo II de Inglaterra ne por un conjunto de libertades. A lo largo del siglo XVI
los sucesivos monarcas incrementaron su influencia, pero
6. Carlos II de Inglaterra de ellos se esperaba que actuaran siguiendo la ley divina y
el derecho natural, esto es, que respetaran las costumbres
7. Federico Guillermo I de Prusia
feudales.
8. Pedro I de Rusia A lo largo del siglo XVII o de los Ministerios, como es
9. Fernando VII de España llamado en Francia ya que gobernaron dos primeros mi-
nistros en vez de un rey, Richelieu y Mazarino, la auto-
10. Gustavo III de Suecia ridad real tiende hacia el centralismo, y el absolutismo
11. Carlos VI de Austria se apuntala: se uniformizan impuestos, se restringe la au-
tonomía de los Parlamentos provinciales, se integran en
Francia territorios hasta entonces independientes como
Navarra, la Lorena y el Bearn, se desarrolla la administra-
12.8 El ejemplo francés ción central, se reforma el ejército y se profesionaliza,....
Sumida en una profunda crisis económica y en medio de
El ejemplo más característico de una monarquía absoluta grandes revueltas tales como la rebelión campesina de los
es el de la monarquía francesa, que demuestra asimismo Croquants o la rebelión aristocrática de La Fronda, que
cómo lograr hacer caer el régimen feudal no fue tan sen- debilitaron en apariencia la autoridad del Rey, a la larga
cillo. el triunfo de éste sobre los rebeldes apuntaló el absolutis-
mo, y para cuando Luis XIV alcanza la mayoría de edad,
La frase “L'état, c'est moi” (“El Estado soy la autoridad del monarca es indiscutible.
yo”), es la frase célebre de Luis XIV, uno de
los más famosos monarcas absolutos de Fran- Luego de la muerte de Mazarino, Luis XIV instaura su
cia. gobierno personal y pasa por arriba de todo lo existente
42 CAPÍTULO 12. ABSOLUTISMO

y se impone nombrando a los ministros de su preferencia [9] Mariano Fazio Fernández, Historia de las ideas contempo-
para que realicen las funciones vitales, que acompañados ráneas: una lectura del proceso de secularización, Rialp,
por un pesado sistema burocrático sin pocas innovacio- 2006, pg. 5..
nes, hacen de lo que será la vida de Francia en aquel en- [10] Fazio, op. cit., pg. 60.
tonces.
En cuanto a su plan económico, se tiene una economía [11] Pilar Rivero Gracia, Mercaderes y finanzas en la Europa
del siglo XVI, Universidad De Zaragoza, 2005, pg. 6.
basada eminentemente en la agricultura, con predominio
del sistema de origen feudal, con aduanas y con altos im-
puestos que pueden ser pagados en especias o en diezmos
según lo cosechado por los campesinos. Cuando hay ma- 12.10 Enlaces externos
las cosechas, el país pasa hambre, pero los muchos im-
puestos no se reducen pues deben sufragar las continuas • El esplendor del absolutismo
guerras del monarca así como el lujoso estilo de vida del
éste y de la corte. Para sostener en parte los gastos de • Absolutismo en Francia
la corte se crean las manufacturas reales de la mano de • Pensamiento político absolutista
Colbert, destinadas a satisfacer la demanda de productos
de alto lujo por parte de la nueva burguesía y las demás • La restauración del absolutismo (España)
casas reales. Sin embargo, los trabajadores siguen orde-
nados en gremios según el oficio y con escasa conciencia
capitalista.
En lo social, Francia contaba con una sociedad altamente
estratificada en la época y con privilegios sólo para los
nobles y los clérigos, que los distinguían en cuanto a la
ley y a los tributos. Los no privilegiados, entre los que se
incluían los campesinos y el Tercer Estado, estaban so-
metidos a todos los gravámenes y se encontraban bajo el
imperio de una ley mucho menos benevolente. De ellos
se esperaba que obedecieran y respetaran a los otros dos
estamentos, a los que en realidad sostenían económica-
mente.

12.9 Referencias
[1] Knecht, R. J., Richelieu, Madrid, Biblioteca Nueva, 2009.
Cap. IX, pags. 173-174

[2] Floristán, Alfredo (2002). Historia Moderna Antigua Uni-


versal. Ariel. ISBN 978-84-344-6666-1.

[3] Gaines Post, Studies in medieval legal thought: public law


and the state 1100-1322, 1964 cp. VII, pg. 333.

[4] • «absolutismo», Diccionario de la lengua española


(22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http:
//lema.rae.es/drae/srv/search?key=absolutismo.
• Etimología de “absoluto”

[5] Ulpiano, Digesto, 1, 3, 31. Balde Comm in Codicem. Cita-


dos en Absolutismo en Diccionario Akal de Filosofía.

[6] Julio Valdeón Baruque, El poderío real absoluto (España)

[7] Bobbio N. y Bovero M., Sociedad y Estado en la Filosofia


Moderna. El modelo iusnaturalista y el modelo hegeliano-
marxiano, FCE, pág. 109. Véase la cita en Jersahín Lami-
lla, El absolutismo del Leviatán, en Saga, 2010.

[8] Calderón de la Barca, El alcalde de Zalamea. Continúa


pero el honor es patrimonio del alma, y el alma sólo es de
Dios.
Capítulo 13

Gobierno limitado

Esta clase de gobierno limitado es un tipo de gobierno ejercicio de las profesiones, pero no mencionó en absolu-
en el cual las funciones y poderes ejercitados por el Estado to ninguna palabra que se parezca al “gobierno limitado”,
están limitados o restringidos por la ley, generalmente por Smith sí expresó un concepto parecido al explicar que el
medio de una constitución. Estos poderes nunca pueden gobierno no debía ir más allá de ocuparse del ejército, la
intervenir con las libertades de cada individuo, así pues, el policía, la justicia y algunas obras públicas.
gobierno quedaría limitado a sus funciones de seguridad,
justicia y obras públicas (infraestructura).
El término es de uso más o menos reciente y se ha querido
aplicar a las teorías políticas de la Ilustración, las cuales
13.2 Gobierno limitado como con-
dieron lugar al constitucionalismo liberal del siglo XIX, cepto reciente
los cuales incluyen, como eje fundamental, la separación
de poderes y el sometimiento del Estado a una constitu- En teoría política, el gobierno limitado es una noción
ción. no promovida por el Cato Institute, un think-tank liberal
estadounidense, para describir un modelo de gobierno en
el que los poderes del estado son reducidos. Aunque en
13.1 Gobierno limitado y la Ilus- sus líneas generales la doctrina se funda en las teorías
tración republicanas de la separación de poderes y los frenos y
contrapesos de la Ilustración, la concepción del gobierno
limitado se apoya para sus propuestas concretas en teo-
Si bien el estado siempre ha estado sujeto a una serie de rías hayekianas y monetaristas de la superior eficiencia
controles, no sería sino hasta el siglo XVIII que los pen- del mercado para la mayor parte de las tareas estatales;
sadores de la Ilustración propusieran que la ley debería promueve, por lo tanto, la apertura al mercado de los
regular la forma como estos controles se ejercían. servicios sociales y las prestaciones de seguridad y edu-
El modelo británico puede representar el ejemplo más cación, y la reducción de las estructuras burocráticas de
claro de un estado controlado o limitado previo a la Ilus- administración y redistribución de los bienes públicos.
tración. La forma como se establecían estos controles (y
De acuerdo a los teóricos del Cato Institute, la única ta-
se siguen estableciendo) es mediante la convención y la rea legítima del gobierno es crear un marco de estabili-
tradición, sin que medie un documento (constitución) que
dad garantizando la “paz, justicia y libertad” y defender
establezca estos límites. En el modelo británico se en- los derechos individuales de sus ciudadanos; estos están
cuentran ya los conceptos de separación de poderes que
definidos normalmente en términos de “libertad, vida y
serían utilizados por los pensadores franceses del siglo propiedad” o de igualdad de derechos en términos for-
XVIII para establecer el modelo ilustrado. males, puesto que la teoría del gobierno limitado rechaza
La constitución de los Estados Unidos de 1787 es el pri- que los derechos de segunda y tercera generación —que
mer documento que, de forma clara, establece la separa- requieren la acción afirmativa del estado para garantizar
ción de poderes, las libertades individuales y los límites prestaciones económicas, sociales, culturales y ambienta-
del estado sobre la vida de las personas. les a los individuos— sean derechos en sentido estricto.
Debe aclararse que el término “gobierno limitado” no fue En esta concepción, el exceso en las funciones estatales,
utilizado por los autores de la Ilustración ni de las cons- al tener éste el monopolio legítimo del uso de la fuerza, se
tituciones que se hicieron con su espíritu. A pesar de la equipara a la tiranía. Para evitar la concentración de po-
ausencia del término su significado sí era planteado, por der en unas pocas manos, el concepto propone limitar los
ejemplo Adam Smith habló extensamente y en detalle de poderes y la actuación del gobierno: no sólo el estable-
la necesidad de evitar la interferencia gubernamental en el cimiento de una constitución que regule el ejercicio del
mercado, absteniéndose de susbsidios, tarifas aduaneras o derecho, sino restringir las capacidades de la administra-
restricciones extramercantiles como los numeri clausi al ción de acceder a la prensa (para permitir la independen-

43
44 CAPÍTULO 13. GOBIERNO LIMITADO

cia de ésta), los medios de producción (para favorecer la


iniciativa privada) y la educación (para evitar la difusión
de propaganda estatal).

13.3 Referencias
• Hayek, F. A. (1960). Los fundamentos de la libertad.
Unión Editorial. ISBN 84-7209-322-0 .

• Berlet, C.; y Lyons, M. N. (2000). Right-Wing Po-


pulism in America: Too Close for Comfort. Guilford
Press. ISBN 1-57230-562-2 .

13.4 Véase también


• Estado mínimo

13.5 Enlaces externos


• El papel del Estado

• Los clásicos
• Libre para elegir, documentales de Milton Friedman

• El error neoliberal en la limitación del poder estatal

• Límites al Estado, selección de artículos del Instituto


Juan de Mariana
Capítulo 14

Democracia liberal

La democracia liberal es una forma de gobierno que


consiste en una democracia representativa donde la ca-
pacidad de los representantes electos para la toma de de-
cisiones políticas, se encuentra sujeta al Estado de dere-
cho y normalmente moderada por una Constitución que
la regula en la protección de los derechos, libertades in-
dividuales y colectivas. Estableciendo ésta Constitución
restricciones tanto a los líderes demócratas como a la eje-
cución de las voluntades de una determinada mayoría so-
cial dentro de esa democracia liberal.
Los derechos y libertades garantizados por las constitu-
ciones de las democracias liberales son variados, pero
normalmente incluyen gran parte de los siguientes dere- Eduskunta. Existen varias naciones y territorios que afirman ser
chos: a un debido proceso, a la intimidad, a la propiedad los primeros en establecer el sufragio universal. El Gran Ducado
privada y a la igualdad ante la ley, así como las liber- de Finlandia tenía sufragio universal completo en 1906.
tades de expresión, asociación y culto. En las democra-
cias liberales esos derechos (a veces conocidos como
"derechos fundamentales") suelen estar regulados bien
constitucionalmente o bien mediante ley. Además gene- sexo o riqueza. Sin embargo, y en especial históricamen-
ralmente existen instituciones civiles con la capacidad de te, algunos países considerados democracias liberales han
administrar o reforzar dichos derechos. tenido un sufragio limitado. En algunos lugares es necesa-
Las democracias liberales se suelen caracterizar por la rio registrarse para poder votar. Las decisiones tomadas
tolerancia y el pluralismo político; las ideas sociales y po- mediante procesos electorales no son tomadas por todos
líticas diferenciadas, incluso las más extremas, pueden los ciudadanos, sino sólo por aquellos que se han decidido
coexistir y competir por el poder político siempre sobre a votar.
una base democrática. Las democracias liberales cele- Las elecciones deberían ser libres y justas y el proceso
bran periódicamente elecciones donde los distintos gru- político, competitivo. El pluralismo político se suele de-
pos políticos compiten para alcanzar el poder. En la prác- finir como la presencia de varios partidos políticos.
tica, estas elecciones las ganan los grupos que defienden
la democracia liberal, de modo que el sistema se perpetua Toda Constitución democrática liberal define el carác-
a sí mismo. ter democrático del Estado. El objetivo de una Consti-
tución es frecuentemente el de fijar límites en la autori-
El término “liberal” dentro de la expresión “democracia dad del gobierno. La tradición política americana enfati-
liberal” no implica que el gobierno de una democracia de za la separación de poderes, la judicatura independiente
este tipo deba seguir estrictamente la ideología política y un sistema de observación y control entre los distintos
del liberalismo, si bien el concepto puro de “democracia poderes. Muchas de las democracias europeas se centran
liberal” nace de la corriente del liberalismo político. más en la importancia de constituirse en un Estado de
Derecho. La autoridad gubernamental es ejercida de for-
ma legítima solamente en armonía con las leyes escritas y
promulgadas de acuerdo con los procedimientos estable-
14.1 Estructura cidos. Muchas democracias utilizan el federalismo (tam-
bién conocido como separación vertical de poderes) que
Las democracias liberales actuales suelen basarse en el reparte el poder entre los gobiernos municipales, regiona-
sufragio universal, concediendo a todos los ciudadanos les y nacionales, para prevenir la concentración del poder
adultos el derecho al voto sin tener en cuenta su etnia, e incrementar la participación ciudadana.

45
46 CAPÍTULO 14. DEMOCRACIA LIBERAL

14.1.1 Derechos y libertades que las democracias son diferentes. Al menos en teoría,
también los opositores a la democracia tienen derecho al
Los criterios más frecuentes para distinguir las democra- debido proceso. En principio, las democracias permiten
cias liberales toman la forma de derechos y libertades es- críticas y cambios en los líderes de la política y la econo-
pecíficos. Los más claros ejemplos son: mía; lo que está prohibido es realizarlos de forma violenta
o promover alcanzarlos de ese modo.
• Derecho a la vida y a la integridad de la persona.
• Libertad contra la esclavitud. 14.1.2 Precondiciones
• Libertad de movimiento por el país. Aunque no son partes del gobierno como tales, la pre-
sencia de una clase media y de una tolerante y floreciente
• Igualdad ante la ley y derecho al debido proceso bajo
sociedad civil suelen ser vistas como precondiciones para
el Estado de Derecho.
la democracia liberal.
• Libertad de expresión. En países sin una fuerte tradición democrática, la simple
• Libertad de prensa y acceso a fuentes alternativas de introducción de las elecciones libres raramente ha basta-
información. do para alcanzar la transición de la dictadura a la demo-
cracia; es necesario un cambio mucho mayor en la cultura
• Libertad de reunión y asociación política así como la formación gradual de las institucio-
nes democráticas. Hay varios ejemplos, como en América
• Libertad de enseñanza. Latina, de países que sólo pudieron mantener la demo-
• Libertad de culto. cracia de forma temporal o limitada hasta que sucedie-
ron cambios culturales mayores que permitieron aplicar
• Independencia judicial. la voluntad de la mayoría.

• Derecho a la propiedad privada y a la compraventa, Uno de los aspectos clave de la cultura democrática es el
uno de los puntos más controvertidos. concepto de “oposición leal”. Éste es un cambio cultural
especialmente complicado de alcanzar en naciones don-
de las transiciones de poder se han hecho históricamente
En la práctica, las libertades democráticas están limita-
mediante la violencia. La expresión viene a significar que
das. Hay limitaciones legales como el copyright o las leyes
todas las partes comparten unos mismos valores demo-
contra la difamación. Hay también limitaciones a los dis-
cráticos, de manera que un grupo político puede no estar
cursos antidemocráticos, contra los discursos en contra
de acuerdo con otro, pero debe siempre tolerar sus ideas
de los derechos humanos o aquellos que hacen apología
y nunca intentar imponerlas por la fuerza. Las reglas de
del terrorismo. En los Estados Unidos, durante la Guerra
juego de la sociedad deben animar a la tolerancia y ci-
Fría, restricciones de este tipo fueron aplicadas a los sim-
vismo en los debates públicos. En una sociedad así, los
patizantes del comunismo. Actualmente esto se aplica a
perdedores aceptan la decisión de los votantes una vez fi-
las organizaciones que promueven el terrorismo o la in-
nalizadas las elecciones, y permiten una transferencia pa-
citación al odio racial o religioso. Ejemplos de ello son
cífica de poder. Los perdedores están seguros de que no
las leyes antiterroristas, la ilegalización de ciertos parti-
perderán ni su vida ni su libertad, y que podrán continuar
dos políticos o la clausura de las emisiones por satélite de
participando en la vida pública. No son leales a la políti-
Hezbolá. Los críticos claman en contra de estas limitacio-
ca específica del gobierno, pero sí lo son a la legitimidad
nes pues opinan que pueden ir demasiado lejos y provocar
fundamental del Estado y al proceso democrático.
que los procesos judiciales dejen de ser justos y correc-
tos.
La justificación común para estos límites es que es nece- 14.2 Los orígenes de la democracia
sario garantizar la existencia de la democracia, o la exis-
tencia de las libertades por sí mismas. Por ejemplo, el liberal
permitir la libertad de expresión para los defensores del
genocidio mina el derecho a la vida y la seguridad. Existe La democracia liberal toma sus orígenes (y su nombre)
división de opiniones en relación a hasta cuanto se puede de la época de la Ilustración europea. En aquel momento
extender la democracia, en incluir en ella a sus enemigos. casi todos los estados de Europa eran monarquías, con el
Si los grupos que se excluyen por estas razones represen- poder político ostentado por el rey o por la aristocracia.
tan una parte relativamente pequeña de la población, ese La posibilidad de la democracia no había sido conside-
país puede seguir siendo considerado una democracia li- rada de forma seria por la teoría política desde la época
beral. Algunos argumentan que esto no difiere mucho de grecorromana, y la creencia inherente a ella era la de la
los regímenes personales en que se persigue a la oposi- inestabilidad y el caos debido a los caprichos de la gente.
ción, si bien estas restricciones no son tan severas y afec- Más adelante llegó a creerse que la democracia era algo
tan a un número reducido de personas. Otros remarcan antinatural, pues los humanos eran vistos como malvados
14.3. TIPOS DE DEMOCRACIAS LIBERALES 47

por naturaleza, violentos y necesitados de un líder fuerte A finales del Siglo XIX, la democracia liberal ya no era
que reprimiera sus impulsos destructivos. Muchos de los solamente una idea “liberal”, sino que era apoyada por
reyes europeos mantenían que su poder había sído inspi- diferentes ideologías. Tras la Primera Guerra Mundial y
rado por Dios, y que cuestionarlo era prácticamente una especialmente después de la Segunda, la democracia li-
blasfemia. beral alcanzó una posición dominante entre las teorías de
Estas ideas convencionales fueron desafiadas en un pri- gobierno y hoy en día es apoyada por la inmensa mayoría
mer momento por un pequeño grupo de intelecuales ilus- del espectro político.
trados, quienes creían que los problemas humanos debe-
rían ser guiados por la razón y los principios de libertad
e igualdad. Argumentaban que todos los hombres habían
sido creados iguales y por tanto la autoridad política no 14.3 Tipos de democracias libera-
podía justificarse basándose en la “sangre azul”, una su- les
puesta conexión privilegiada con Dios, o cualquier otra
característica que fuese alegada para hacer a una perso-
na superior a otras. Finalmente pensaban que el gobierno 14.3.1 Monarquías parlamentarias
estaba para servir al pueblo y no al revés, y que las leyes
habían de ser aplicadas tanto a quienes gobiernan como a La democracia liberal es a veces el sistema de gobierno de
los gobernados (Estado de Derecho). facto aunque a veces se organice como monarquía parla-
mentaria. Tanto en las repúblicas democráticas como en
A finales del Siglo XVIII, estas ideas inspiraron la
las monarquías parlamentarias el soberano es el mismo
Guerra de la Independencia de los Estados Unidos y la
sujeto: el pueblo, y es esto lo que permite caracterizar a
Revolución francesa, que dieron a luz a la ideología del
ambas como democracias. Sin embargo, se diferencian
liberalismo e instituyeron formas de gobierno que inten-
en que la jefatura del Estado está ocupada en el caso de
taron llevar a la práctica los principios de los filósofos
estas últimas por un monarca hereditario.: por ejemplo,
ilustrados. Ninguna de estas formas de gobierno era pre-
con sus diferencias las monarquías de España o el Reino
cisamente la que hoy llamamos democracia liberal (la di-
Unido.
ferencia más significativa es que el derecho a voto esta-
ba restringido a una minoría de la población) pero eran Muchos discrepan de cualquier forma de privilegio here-
una especie de prototipos de la democracia liberal actual. ditario, incluida la monarquía. Los monárquicos afirman
Desde que los simpatizantes de estas formas de gobierno que la monarquía en esos países no es más que algo cere-
fuesen conocidos como liberales, los propios gobiernos monial más que político.
comenzaron a ser llamados “democracias liberales”.
Cuando fueron fundadas las primeras democracias libe-
rales, sus simpatizantes eran vistos como un grupo ex- 14.3.2 Representación proporcional y plu-
tremista y peligroso que amenazaba la paz y estabilidad ral
internacional. Los absolutistas que se oponían al libera-
lismo y a la democracia se consideraban los defensores de
El sistema de escrutinio uninominal mayoritario asigna
los valores tradicionales y del orden natural de las cosas,
puestos según las mayorías dentro de una circunscripción.
y su crítica a la democracia parecía justificada cuando
El partido político o candidato que recibe más votos gana
Napoleón Bonaparte tomó el control de la joven Primera
el puesto por esa circunscripción. Hay otros sistemas de-
República Francesa, reorganizada como el Primer Impe-
mocráticos, como las distintas formas de representación
rio Francés y comenzó su proceso de conquista de Eu-
proporcional, que asignan puestos según la proporción de
ropa. Napoleón fue finalmente derrocado y se formó la
votos individuales que un partido recibe en todo el país o
Santa Alianza como medio de prevención de cualquer in-
en una determinada región.
tento posterior de instaurar el liberalismo o la democracia
en Europa. Sin embargo, los ideales liberales democráti- Uno de los puntos principales de conexión entre ambos
cos pronto se extenderían entre la población, y hacia el sistemas es la existencia de representantes efectivos para
Siglo XIX la monarquía tradicional entró en un estado de cada región pero partiendo de la base de que el voto valga
defensa continuada. Las reformas y revoluciones ayuda- lo mismo independientemente de su región de proceden-
ron a que la mayoría de los países europeos se acercasen a cia.
la democracia liberal. El liberalismo dejó de ser una op- Algunos países como Alemania y Nueva Zelanda resuel-
ción extrema y pasó a ser la corriente dominante en polí- ven el conflicto entre ambas formas de representación te-
tica. Al mismo tiempo, aparecieron ciertas ideologías no niendo dos tipos de escaños en las cámaras bajas de sus
liberales que tomaron el concepto de democracia liberal parlanentos federales. Los escaños del primer tipo son
y lo reformaron a su manera. El espectro político cambió: asignados según la población de las regiones, y los res-
la monarquía tradicional se fue convirtiendo en una idea tantes son asignados de acuerdo a la proporción de los
extremista mientras la democracia liberal fue calando en votos obtenidos por los partidos en el país. Este sistema
la gente hasta ocupar la posición dominante en la política. es conocido como representación proporcional mixta.
48 CAPÍTULO 14. DEMOCRACIA LIBERAL

14.3.3 Sistemas presidencialistas y parla- Constitución de 1978, principios básicos en su elabora-


mentarios ción (Título Preliminar; sección 1 del capítulo 2 del título
I, referido a los derechos y libertades fundamentales; y el
Un sistema presidencialista es una forma de gobierno de Título II, referido a la jefatura del Estado), así como al-
una república donde el poder ejecutivo es elegido separa- gunos acuerdos de gran trascendencia en la vida pública
damente del legislativo. Un sistema parlamentario se dis- (adhesión a tratados internacionales, por ejemplo).
tingue por que el poder ejecutivo depende de manera di-
recta o indirecta del Parlamento, dependencia expresada
por las mociones de confianza y de censura.
14.4.2 Conflictos étnicos y religiosos
El sistema presidencialista democrático se ha hecho po-
pular en América Latina, África y algunos lugares de la Por razones históricas, muchos estados no son homogé-
Unión Soviética, siendo el ejemplo más claro el de los Es- neos cultural ni étnicamente hablando, e incluso puede
tados Unidos. Las monarquías constitucionales (contro- haber marcadas diferencias de raza, idioma, religión o
ladas por parlamentos electos) son populares en algunos cultura. De hecho, algunos grupos pueden ser activamen-
países europeos (Reino Unido, España, etc.) y en algunas te hostiles hacia otros. Una democracia, que por defini-
antiguas colonias separadas de forma pacífica, como Aus- ción permite la participación masiva en la toma de de-
tralia y Canadá. Antiguos territorios británicos como Su- cisiones teóricamente también permite el uso del proce-
dáfrica, India, Irlanda o los Estados Unidos optaron por so político contra los grupos “enemigos”. Esto puede ser
otras formas de gobierno tras su independencia. El siste- especialmente visible durante los procesos de democrati-
ma parlamentario es popular en la Unión Europea y los zación, si el gobierno autoritario anterior oprimió a cier-
países vecinos. tos colectivos. Esto es visible también en democracias ya
establecidas, sobre todo en forma de populismo racista
o contra la inmigración. Sin embargo, también es cierto
14.4 Críticas a la democracia libe- que las peores represiones tuvieron lugar en estados en
los que no estaba establecido el sufragio universal, como
ral el apartheid en Sudáfrica o el caso de la Alemania Nazi.
A la caída de la Unión Soviética y democratización par-
14.4.1 Democracia directa
cial de los estados del bloque soviético siguieron guerras
y guerras civiles en la antigua Yugoslavia, en el Cáucaso y
Algunas personas argumentan que la “democracia libe-
en Moldavia. Sin embargo, las estadísticas muestran que
ral” no respeta la voluntad de la mayoría (excepto en la
a la caída del comunismo y al aumento del número de es-
elección de representantes). La “libertad” de la voluntad
tados democráticos acompañó un repentino aumento de
de la mayoría está restringida por la Constitución o le-
las guerras entre estados, étnicas, revoluciones, pobreza...
yes precedentes. Por otra parte, el poder es realmente os-
así como el número de refugiados y desplazados.[1]
tentado por un grupo de representantes relativamente pe-
queño. Así, el argumento sigue con que la “democracia
liberal” no es más que una oligarquía disfrazada, siendo
lo preferible la democracia directa. Las nuevas tecnolo- 14.4.3 Burocracia
gías pueden permitir la implantación de sistemas como la
democracia electrónica. Una crítica persistente que los liberales libertarios y de
Otros dirían que sólo una democracia liberal puede ga- los monárquicos achacan a la democracia es que anima a
rantizar las libertades individuales de sus ciudadanos y los representantes electos a cambiar las leyes sin necesi-
prevenir la conversión a una dictadura. La aplicación de dad alguna para ir poco a poco cambiando todo el sistema
la voluntad de la mayoría sin moderación alguna podría legal. Esto es visto en cierto modo pernicioso. Las nue-
llevar a la opresión de las minorías. Un argumento utili- vas leyes recortan el alcance de las anteriores libertades
zado en sentido contrario es que los líderes electos serían privadas. Las leyes modificadas repetidamente dificultan
más capaces y estarían más interesados en los temas a tra- a la gente respetuosa con las normas mantenerse al día.
tar que el votante medio, que debería esforzarse mucho Esto puede incitar a las fuerzas del orden a hacer un uso
en recopilar la información necesaria para luego discutir incorrecto de su poder. La contestada complicación con-
y votar sobre ella. tinua de las leyes puede ser contraria a la ley natural sen-
Algunas democracias liberales tienen ciertos elementos cilla y eterna, aunque no hay un consenso sobre lo que
de participación directa como pueden ser los referendos esta “ley natural” es, incluso entre sus defensores. Aque-
o plebiscitos. En países como Suiza o Uruguay se em- llos que apoyan la democracia señalan que la burocracia
plean para pulsar la opinión popular sobre infinidad de compleja y las regulaciones eran propias de las dictadu-
cuestiones legales, mientras que en otros quedan limita- ras, como en muchos de los antiguos estados comunistas.
dos a temas de extrema importancia como es, en Espa- Las democracias liberales son también criticadas por la
ña, la reforma de las llamadas “señas de identidad” de la lentitud y complejidad en la toma de decisiones.
14.4. CRÍTICAS A LA DEMOCRACIA LIBERAL 49

14.4.4 Estudio a corto plazo ven esto como una violación del derecho de libertad
de culto. Sus defensores lo ven como consecuencia
Las democracias liberales modernas, por definición, per- de la separación Iglesia-Estado.
miten los cambios regulares de gobierno. Esto ha llevado
a una crítica generalizada sobre su trabajo a corto pla- • La prohibición de la pornografía es típicamente de-
zo. En cuatro o cinco años los gobiernos deberán volver a terminada porque se supone que la mayoría está de
afrontar unas elecciones, y evidentemente deben pensar acuerdo con ello.
en como ganarlas. Este hecho hace que prefieran llevar • El uso recreativo de las drogas está típicamente le-
a cabo políticas que les proporcionen beneficios a corto galizado (o al menos tolerado) hasta el grado de que
plazo al electorado (o a los propios políticos) antes de las la mayoría lo encuentra aceptable. Los usuarios pue-
siguientes elecciones, a otras acciones impopulares cuyos den verse a sí mismos como una minoría oprimida,
beneficios tarden más en ser apreciados. Esta crítica asu- víctima de una guerra injustificada contra la droga.
me que es posible hacer predicciones a largo plazo acerca
de la sociedad, algo que Karl Popper ha criticado con el • El tratamiento que la sociedad hace de la
nombre de historicismo. homosexualidad también puede incluirse. Has-
ta hace algunas décadas las acciones consideradas
propias de homosexuales estaban duramente casti-
14.4.5 Teoría de la elección pública gadas en las democracias, incluso aún lo están en
algunas, reflejando la moral religiosa o sexual de la
La teoría de la elección pública es una parte de la mayoría.
economía que estudia el comportamiento de los votan-
tes, políticos y gobernantes durante la toma de decisiones • La democracia ateniense y la norteamericana en sus
desde la perspectiva de la teoría económica. Un proble- principios permitían la esclavitud.
ma estudiado es que cada votante por sí solo apenas tiene
• La mayoría a menudo grava a las minorías más pu-
influencia y puede tener por tanto cierta “ignorancia ra-
dientes con tramos impositivos más elevados, con
cional” sobre temas políticos. Esto puede permitir a los
la intención de que esos impuestos se conviertan en
lobbys conseguir subvenciones y cambios legales que les
una carga para ellos en favor de la sociedad. Sin em-
benefician pero que no son buenos para la sociedad en ge-
bargo, esto normalmente queda contrarrestado has-
neral. Sin embargo, estos grupos pueden tener la misma
ta cierto punto por su más fácil acceso a consejeros
influencia o incluso más en sistemas no democráticos.
expertos (asesores fiscales y abogados).
• En las democracias occidentales desarrolladas, los
14.4.6 Plutocracia pobres forman una minoría de la población que que-
da en desventaja respecto de una mayoría se queja
Ver Plutocracia. cuando suben las comisiones bancarias. Más grave
es el caso en que, cuando los pobres forman una cla-
se baja diferenciada, la mayoría puede aprovecharse
14.4.7 Oclocracia del proceso democrático para reducir o eliminar las
ayudas sociales del estado.
Ver Oclocracia.
• [2]
Un ejemplo citado con frecuencia de “tiranía de
la mayoría” es la llegada al poder de Adolf Hitler
14.4.8 La “tiranía de la mayoría” mediante procedimientos democráticos. El parti-
do Nazi consiguió el mayor número de votos de
La “tiranía de la mayoría” es el miedo de que un gobierno las elecciones al Reichstag efectuadas durante la
democrático, reflejando el punto de vista de la mayoría, República de Weimar en 1932 y luego Hitler utili-
pueda tomar acciones que opriman a una minoría con- zó este factor como una de sus armas para presionar
creta. Teóricamente, la mayoría podría ser solamente una en la obtención de la Cancillería (Lo que obtuvo en
mayoría sobre los que votan y no una mayoría sobre los 1933). Algunos consideran que esto es un ejemplo
ciudadanos. En esos casos, una minoría tiraniza a otra en de “tiranía de la minoría”, debido a que nunca consi-
el nombre de la mayoría. Esto puede aplicarse tanto a la guieron la mayoría absoluta, pero es muy común que
democracia directa como a la representativa. quien ha obtenido la mayoría relativa ejerza el po-
Algunos ejemplos serían: der en las democracias, así que la subida al poder de
Hitler no puede ser considerada irrelevante. Sin em-
• Las minorías pueden ser propensas a las conspira- bargo, sus violaciones a gran escala de los derechos
ciones. humanos tuvieron lugar tras la abolición del siste-
ma democrático. Además, la Constitución de Wei-
• Varios países europeos han prohibido portar símbo- mar permitía en caso de “emergencia” que el canci-
los religiosos en colegios públicos. Los opositores ller tomase el poder absoluto y cancelar los derechos
50 CAPÍTULO 14. DEMOCRACIA LIBERAL

fundamentales sin necesidad de aprobación alguna, comprar (a través de sobornos, la transmisión de la pro-
algo que no es posible en las democracias liberales paganda, el chantaje económico, la campaña “donacio-
actuales. nes”, etc.) Por lo tanto, el interés público, en las llamadas
democracias liberales, está dañado sistemáticamente por
la riqueza de las clases lo suficientemente ricos para ga-
Los defensores de la democracia presentan diversos ar-
nar (la aparición de) la representación. Debido a esto, las
gumentos en favor de la “tiranía de la mayoría”. Uno es
democracias multipartidistas bajo la ideología capitalista
que la presencia de una Constitución que protege los dere-
siempre se distorsionan y antidemocrático, su funciona-
chos de todos los ciudadanos en la mayoría de los países
miento sólo la promoción de los intereses de clase de los
democráticos funciona como salvaguarda. Generalmen-
propietarios de los medios de producción.
te, los cambios en estas constituciones requieren la apro-
bación por parte de una mayoría cualificada de los repre- De acuerdo con Marx, la clase burguesa se convierte en
sentantes electos, de un juez y un jurado que opinen que ricos a través de una unidad de apropiarse de la plusva-
se han seguido de forma evidente los procesos correctos, lía de las labores creativas de la clase obrera. Esta unidad
o la opinión de la cámara de representantes antes y des- obliga a la clase burguesa para amasar fortunas cada vez
pués de unas elecciones o incluso un referéndum. Estos mayores al aumentar la proporción de la plusvalía me-
requisitos a menudo están combinados. La separación de diante la explotación de la clase obrera a través de la li-
poderes en poder legislativo, ejecutivo y judicial también mitación términos y condiciones lo más parecidas a los
dificulta a una pequeña mayoría imponer su voluntad. Es- niveles de pobreza como sea posible de los trabajadores.
to significa que una mayoría puede coaccionar legalmente (Por cierto, esta obligación demuestra el claro límite a la
a una minoría (si bien es éticamente cuestionable), pero libertad burguesa, incluso para la propia burguesía.)
una minoría sería muy pequeña y, en la práctica, es más Así, según Marx, las elecciones parlamentarias no son
difícil obtener una mayor proporción de gente que aprue- más que un cínico intento sistemático de engañar a las
ba tales acciones. personas al permitirles, de vez en cuando, para apoyar
Otro argumento es que las mayorías y las minorías pueden una u otra de las opciones predeterminadas de la burgue-
tomar posiciones marcadamente diferentes en diferentes sía de qué partido político puede defender mejor los in-
temas. La gente a menudo está de acuerdo con la mayoría tereses de los capital. Una vez elegido, este parlamento,
en algunas cosas y con la minoría en otras, pues la opinión como una dictadura de la burguesía, promulga reglamen-
de las personas varía. Así, los miembros de una mayoría tos que apoyen activamente los intereses de su verdadera
pueden limitar la opresión de una minoría puesto que en circunscripción, la burguesía.
el futuro ellos mismos pueden convertirse en minoría. Vladimir Lenin afirmó que la democracia liberal, simple-
Un tercer argumento muy empleado es que, a pesar de los mente se había utilizado para dar una ilusión de la demo-
riesgos, el uso de la voluntad de la mayoría es preferible cracia, mientras manteniendo la dictadura de la burgue-
a otros sistemas, y la tiranía de la mayoría es en todo caso sía. En resumen, las elecciones populares no son más que
mejor que la de la minoría. Todos los posibles problemas la apariencia de tener el poder de decisión de quién de los
mencionados hasta ahora pueden tener también lugar en de la clase dominante, es lo tergiversador del pueblo en
sistemas no democráticos con el problema añadido de que el parlamento.
la minoría en el poder puede oprimir a la mayoría. Los
defensores de la democracia sostienen que las estadísti-
cas afirman de forma concluyente que un mayor grado de
democracia lleva a experimentar menos problemas inter- 14.4.10 Estabilidad política
nos. Esto es formulado a veces como la Ley de Rummel,
que afirma que cuanta menos libertad democrática tiene Un argumento en favor de la democracia es que crean-
un pueblo, más probable es que se produzcan genocidios do un sistema donde el pueblo pueda cambiar gobiernos
por parte de los poderosos. sin cambiar la bases legales, se reduce la incertidumbre e
inestabilidad políticas y se asegura que si los ciudadanos
no están de acuerdo con la política del gobierno de turno,
14.4.9 Dictadura de la burguesía podrán cambiarlo en las próximas elecciones o utilizar
mecanimos como la revocatoria del mandato para termi-
Algunos marxistas, comunistas, socialistas y anarquistas nar con ellos antes del periodo establecido. Esto es pre-
de izquierda, argumentan que la democracia liberal, es ferible a un sistema en que los cambios políticos tengan
constitutivamente basada en clases, por lo que nunca pue- lugar a través de la violencia.
de ser democrática ni participativa. Se la conoce como Algunos piensan que la estabilidad política puede ser con-
democracia burguesa porque en última instancia los po- siderada como excesiva cuando el partido en el poder es
líticos luchan sólo por los derechos de la burguesía. De el mismo durante mucho tiempo. Por otra parte, esto es
acuerdo con Marx, la representación de los intereses de algo más común en los sistemas no democráticos, aun-
las diferentes clases es proporcional a la influencia que que existen excepciones notables como el caso del PRI
la influencia económica que una clase particular puede en México.
14.4. CRÍTICAS A LA DEMOCRACIA LIBERAL 51

Una característica notable de las democracias liberales es Esto suele excluir a buena parte de los oficiales más ca-
que sus oponentes (aquellos que buscan su abolición) rara pacitados. Los líderes no democráticos pueden responder
vez ganan unas elecciones. Los defensores emplean esto de forma violenta a cualquier tipo de crítica o desobedien-
como argumento para sostener su idea de que la democra- cia. Esto puede hacer que soldados y oficiales teman alzar
cia liberal es estable de forma inherente y que sólo puede cualquier objeción o hacer algo sin autorización explícita.
ser derrocada por la fuerza, mientras que sus oponentes La falta de iniciativa puede ser particularmente negativa
argumentan que el sistema está en su contra por naturale- en las formas modernas de guerra. Los soldados enemi-
za pese a la supuesta imparcialidad. En el pasado, se te- gos pueden rendirse de modo más fácil a los ejércitos de
mía que la democracia pudiese ser fácilmente aprovecha- las democracias puesto que esperan un buen trato como
da por líderes con aspiraciones dictatoriales que alcanza- prisioneros de guerra. La Alemania Nazi mató a casi 2/3
sen el poder en unas elecciones. Sin embargo, el número de los soldados soviéticos capturados. El 38% de los sol-
de democracias liberales que han elegido como gober- dados americanos apresados por Corea del Norte en la
nantes a futuros dictadores es bajo. Cuando esto ocurre, Guerra de Corea fueron asesinados.
suele ser tras una gran crisis que ha provocado que el pue-
blo no confíe en el sistema o bien en democracias jóvenes
o mal establecidas. Algunos ejemplos serían el ascenso al 14.4.12 Mejor información sobre y correc-
poder de Adolf Hitler en Alemania tras unas elecciones ción de los problemas
o cómo Napoleón III se convirtió en el primer Presidente
de la Segunda República Francesa para luego proclamar- Un sistema democrático puede proveer mejor informa-
se Emperador. ción para las decisiones políticas. La información que re-
fute las ideas a estudiar puede ser más fácilmente ignora-
da en las dictaduras, incluso si advierte de problemas gra-
14.4.11 Respuesta eficaz en tiempo de gue- ves o a muy corto plazo. Además las democracias poseen
medios para reemplazar a los líderes ineficientes. Por ello
rra los problemas de larga duración y las crisis de todo tipo
son más comunes en los regímenes autoritarios.[4]
En una democracia liberal, por definición, los poderes no
están concentrados. Una crítica a esto es que podría su-
poner una desventaja para un estado en tiempo de guerra, 14.4.13 Corrupción
cuando se necesita una respuesta rápida y unificada. Nor-
malmente los Parlamentos deben dar su consentimiento Investigaciones del Banco Mundial sugieren que las insti-
antes de comenzar una ofensiva militar, aunque a veces el tuciones políticas son extremadamente importantes a la
Gobierno puede ordenarlo por sí solo mientras mantenga hora de determinar la prevalencia de la corrupción: la
informado a la cámara o cámaras. Sin embargo, en caso democracia, los sistemas parlamentarios, la estabilidad
de ataque contra el país, no se necesita consentimiento política y la libertad de prensa están asociadas a la ba-
para las operaciones defensivas. La gente puede votar en ja corrupción.[5]
contra de un ejército popular. Los ejércitos de las mo-
narquías y dictaduras pueden, en teoría, actuar de forma
inmediata. 14.4.14 Crecimiento económico y crisis fi-
Sin embargo, actuales estudios muestran que las demo- nancieras
cracias tienen más posibilidades de ganar las guerras que
los países no democráticos. Una explicación lo atribuye Estadísticamente, un alto grado de democracia y el cre-
en principio a la “transparencia de las políticas aplicadas cimiento del PIB per cápita están relacionados. Sin em-
y a la estabilidad de las preferencias de los gobernantes, bargo, existe cierto desacuerdo sobre cuánto de cierto es
de manera que una vez determinadas éstas, son más ca- esto. Una observación al respecto es que la democracia
paces de colaborar con sus aliados en el manejo de la si- sólo pudo extenderse por el mundo tras la revolución in-
tuación de guerra”. Otras investigaciones lo atribuyen a la dustrial y la introducción del capitalismo. Por otro lado,
superior movilización de recursos o que las democracias comentar que la revolución industrial se inició en Ingla-
suelen entrar únicamente en guerras en que tengan altas terra, uno de los países más democráticos de la época.
probabilidades de ganar.[3] Varios estudios estadísticos apoyan la teoría de que cuan-
Stam and Reiter (2002, p. 64-70) también destacan que to más arraigado está el capitalismo (algo que se pue-
el énfasis en la individualidad propio de las sociedades de medir mediante los Índices de Libertad Económi-
democráticas lleva a que sus soldados luchen con más ini- ca empleados en ciertos de estudios por investigadores
ciativa y guiados por un fuerte liderazgo. Los oficiales en independientes)[6] mayor es el crecimiento económico y
las dictaduras son a menudo seleccionados por su lealtad por tanto se incrementa la prosperidad general, se redu-
política más que por su capacidad militar, aparte de po- ce la pobreza y se favorece la democratización. Ésta es
der ser escogidos únicamente de entre una reducida clase una tendencia estacional, y hay excepciones individuales
poderosa o grupo religioso o étnico que apoye al régimen. como la India, país democrático pero que no podría de-
52 CAPÍTULO 14. DEMOCRACIA LIBERAL

cirse próspero económicamente, o Brunéi, que tiene un una caída del 10% en el PIB en un sólo año.[4]
elevado PIB pero nunca ha sido democrático. Hay otros
estudios que sugieren que la democracia hace aumentar
la libertad económica aunque unos pocos encuentren pe- 14.4.15 Hambrunas y refugiados
queños efectos negativos.[7][8][9][10][11][12] Una objeción
puede ser que países como Suecia o Canadá quedan en- Un importante economista, Amartya Sen, advirtió que las
cuadrados por debajo de otros como Chile y Estonia en democracias ineficaces incluso han sufrido hambrunas a
los Índices de Libertad Económica, aún teniendo Suecia gran escala.[16] Esto incluye a las democracias que no han
y Canadá mayor renta per cápita. Sin embargo, esto es un sido muy prósperas a lo largo de la historia, como la India,
error de comprensión, los que los estudios indican son los cuya última gran hambruna tuvo lugar en 1943 y fue pre-
efectos sobre el crecimiento económico y así esa futura cedida de muchas otras durante el dominio británico del
renta per cápita será mayor con una mayor libertad eco- siglo XIX. Sin embargo, otros defienden que la hambru-
nómica. También debería tenerse en cuenta que según los na de Bengala de 1943 fue consecuencia de la Segunda
índices Suecia y Canadá están entre los países más capita- Guerra Mundial.
listas del mundo gracias a factores como un consolidado Las crisis humanitarias suelen ocurrir en países no demo-
Estado de derecho, un fuerte derecho a la propiedad y po- cráticos. Analizando el flujo de refugiados en los últimos
cas restricciones al libre comercio. Los críticos afirman veinte años, se puede ver que casi 90 sucesos tuvieron
que el Índice de Libertad Económica y otros métodos lugar en regímenes autoritarios.[17]
empleados no miden el grado de capitalismo, prefirien-
do otra definición.
Algunos sostienen que el crecimiento económico asegu- 14.4.16 Desarrollo humano
ra automáticamente la transición hacia la democracia, en
países tales como China. Sin embargo, otros rechazan es- La democracia está correlacionada con una mayor pun-
ta idea. Aunque el crecimiento económico ha sido en el tuación en el índice de desarrollo humano y una menor
pasado causa de procesos de democratización, puede que relevancia en el índice de pobreza.
no sea así en el futuro. Además los dictadores saben como Las democracias pobres tienen mejor educación, mayor
controlar sus países de modo que se produzca crecimiento esperanza de vida, menor mortalidad infantil, más fácil
económico sin apenas conceder libertades políticas.[13] acceso al agua potable y mejor sanidad que las dictadu-
Un alto nivel de exportaciones de petróleo y minerales ras pobres. Esto no es debido a mayores niveles de ayuda
está fuertemente asociado a regímenes no democráticos, exterior o a mayores gastos sobre el PIB en educación o
algo que se aplica no sólo a Oriente Medio si no a to- salud. Lo que realmente ocurre es que se gestionan mejor
do el mundo. Los dictadores cuyos países viven de es- los recursos disponibles.[17]
tas industrias pueden gastar más en sus dispositivos de Ciertos indicadores de sanidad (esperanza de vida, mor-
seguridad y proporcionar beneficios que disminuyen el talidades infantil y maternal) están más fuertemente rela-
malestar social. Además, esta bonanza económica no va cionados con la democracia que otros económicos como
seguida de los cambios sociales y culturales que posibi- el PIB per cápita, el porcentaje de sector servicios o la
litan la transformación de las sociedades en crecimiento balanza de pagos.[18]
económico.[14]
En las democracias post-comunistas, tras su declive ini-
Un reciente meta-análisis concluye que la democracia no cial, se experimentó un importante aumento en su espe-
tiene efectos directos sobre el crecimiento económico. ranza de vida.[19]
Sin embargo, sí que produce de forma indirecta efectos
que contribuyen al desarrollo. La democracia está asocia-
da con una mayor acumulación de capital humano, menor 14.4.17 Teoría de la paz democrática
inflación, menor inestabilidad política y mayor Índice de
Libertad Económica.[15] Numerosos estudios basados en diferentes tipos de datos,
definiciones y análisis estadísticos han dado soporte a la
Dejando el Lejano Oriente, durante los últimos 40 años
teoría de la paz democrática. La idea original es que las
las democracias pobres han visto crecer sus economías
democracias liberales nunca han entrado en guerra con
un 50% más rápido que los países autoritarios. La eco-
otras democracias liberales. Investigaciones más recien-
nomía de democracias como las de los Países Bálticos,
tes han extendido la teoría y concluyen que las democra-
Botsuana, Costa Rica, Ghana o Senegal han crecido más
cias tienen menos disputas militares internacionales (con-
rápidamente que las de otros países no democráticos co-
flictos con menos de 1000 bajas en combate) con otras,
mo Angola, Siria, Uzbekistán o Zimbabue.[4]
que esos conflictos cuando han ocurrido entre democra-
De las 80 peores catástrofes financieras de las últimas cias han causado menos muertos, y que las democracias
cuatro décadas, sólo 5 ocurrieron en democracias. De for- sufren menos guerras civiles.[20]
ma similar, las democracias pobres tienen la mitad de
Hay varias críticas a esta teoría, incluyendo guerras histó-
probabilidades que un régimen no democrático de sufrir
ricas específicas y que la correlación no es lo mismo que
14.6. VÉASE TAMBIÉN 53

la causa. [14] Ross, Michael Lewin (2001). «¿El petróleo entorpece la


democracia?». World Politics 53 (3): 325–361.

14.4.18 Derechos y libertades [15] Doucouliagos, H., Ulubasoglu, M (2006). «Democracia y


crecimiento económico. Un metaanálisis». School of Ac-
counting, Economics and Finance Deakin University Aus-
Los derechos y libertades de los ciudadanos de las demo- tralia.
cracias liberales suelen verse como algo beneficioso.
[16] Amartya Sen, 1999. “La democracia como valor univer-
sal”. Journal of Democracy, 10.3, 3-17. Johns Hopkins
University Press.
14.5 Referencias
[17] «La ventaja de la democracia: Cómo las democracias pro-
[1] “Tendencias sobre conflictos globales - Midiendo la paz mueven la prosperidad y la paz». Carnegie Council.
sistemática”. Center for Systemic Peace. Obtenido el 19
[18] Franco, Álvaro, Carlos Álvarez-Dardet y Maria Teresa
de febrero de 2006. En inglés.
Ruiz (2004). «Efectos de la democracia en la sanidad».
[2] Evans, Richard J. La llegada del Tercer Reich. Barcelona. BMJ (British Medical Journal) 329 (7480): 1421–1423.
Ediciones Península, 2005. pp. 329-348.
[19] Marin McKee y Ellen Nolte (2004). «Lecciones sobre sa-
[3] “Sinergia democrática y victorias bélicas, 1816–1992”. nidad durante la transición al comunismo». BMJ (British
Ajin Choi (2004). International Studies Quarterly, Volu- Medical Journal) 329 (7480): 1428–1429.
me 48, Number 3, September 2004, págs. 663-682(20).
[20] Håvard Hegre, Tanja Ellington, Scott Gates y Nils Petter
En inglés.
Gleditsch (2001). «¿Hacia una paz civil y democrática?
[4] «La ventaja de la democracia: Cómo las democracias pro- Oportunidades, quejas y Guerras Civiles (1816-1992)».
mueven la prosperidad y la paz». Carnegie Council. American Political Science Review 95: 33–48.

[5] “Contabilidad y corrupción: el problema de las institucio-


nes políticas”. Daniel Lederman, Normal Loaza, Rodrigo
Res Soares. Noviembre de 2001. World Bank Policy Re-
14.6 Véase también
search Working Paper No. 2708. SSRN 632777. En inglés.
• Liberalismo democrático
[6] Liberad el mundo. Trabajo publicado empleando las in-
vestigaciones económicas de Freedom of the World, ob- • Capitalismo democrático
tenido el 19 de febrero de 2006.
• Republicanismo
[7] “Los beneficios de la libertad económica: un sondeo”.
Nicclas Bergren, 2002. Obtenido el 19 de febrero de • Globalización
2006. En inglés.
• Democracia directa
[8] “Revisión de la obra de Robert J. Barro, Determinantes
• Democracia participativa
del crecimiento económico: un estudio empírico de cam-
po”. John W. Dawson, 1998. Economic History Services.
Obtenido el 19 de febrero de 2006. En inglés.

[9] “Libertad económica y política y progreso económico: un


análisis causal”. W. Ken Farr, Richard A. Lord, J. Larry
Wolfenbarger, 1998. Cato Journal, Vol 18, No 2.

[10] “Libertad política y económica”. Wenbo Wu, Otto A. Da-


vis, 2003. Encyclopedia of Public Choice. Carnegie Me-
llon University, National University of Singapore.

[11] “Terminando con la pobreza masiva”. Ian Vásquez, 2001.


Cato Institute. Obtenido el 19 de febrero de 2006.

[12] Susanna Lundström, (April 2002). “Los efectos de la de-


mocracia en diferentes categorías de la libertad económi-
ca”. Obtenido el 19 de febrero de 2006.

[13] “Desarrollo y democracia”. Bruce Bueno de Mesqui-


ta, George W. Downs, 2005. Foreign Affairs, Septiem-
bre/octubre de 2005. En inglés.
“Por qué las democracias sobresalen”. Joseph T. Single,
Michael M. Weinstein, Morton H. Halperin, 2004. Fo-
reign Affairs, Septiembre/octubre de 2004. En inglés.
Capítulo 15

Siglo XVIII

zación europea occidental afianzará su predominio en el


mundo y extenderá su influencia por todo el orbe.

15.1 Acontecimientos relevantes

15.1.1 Ciencia y tecnología

• Inicio de la Revolución industrial (máquina de va-


por, lanzadera volante, Spinning Jenny, etc.).

• Surgen las primeras escuelas de ingeniería.

Ejemplar del volumen I de L'Encyclopédie (1751), en el Museo


• Se obtiene el primer acero fundido.
de Teyler.
• Se funda la geodesia moderna.

Según el calendario gregoriano vigente, el siglo XVIII • Antoine Lavoisier funda la Química moderna, y des-
comprende los años 1701-1800 (ambos incluidos) de la miente la teoría del flogisto. Se enuncia la ley de La-
era cristiana. En la historia occidental, el siglo XVIII tam- voisier.
bién es llamado Siglo de las Luces, debido a que durante el
mismo surgió el movimiento intelectual conocido como • Edward Jenner desarrolla la primera vacuna posmo-
Ilustración. En ese marco, el siglo XVIII es fundamental derna, dirigida contra la viruela. En la medicina y la
para comprender el mundo moderno, pues muchos de los farmacia se comienzan a aplicar los preceptos cien-
acontecimientos políticos, sociales, económicos, cultura- tíficos.
les e intelectuales de esos años, han extendido su influen-
• Se impone la mecánica newtoniana y la teoría de la
cia hasta la actualidad.
gravitación universal. A finales de siglo, Lagrange
De hecho, para la historia occidental es el último de los si- propone la síntesis lagrangiana de las ecuaciones de
glos de la Edad Moderna y el primero de la Edad Contem- Newton.
poránea, tomándose convencionalmente como momento
de división entre ambas los años 1705 (Máquina de va- • Se desarrolla la mecánica de fluidos: los Bernoulli,
por), 1751 (L'Encyclopédie), 1776 (Independencia de Es- D'Alembert,...
tados Unidos) o, más comúnmente, el 1789 (Revolución
francesa). • Se desarrolla profundamente el cálculo infinitesimal,
herramienta fundamental en física e ingeniería, por
Tras el caos político y militar vivido en el siglo XVII, la necesidad de avanzar en la teoría de las ecuaciones
el siglo XVIII, no carente de conflictos, verá un notable diferenciales, fundamentales en física.
desarrollo en las artes y las ciencias europeas de la mano
de la Ilustración, un movimiento cultural caracterizado • Euler abre nuevas ramas de las matemáticas, como
por la reafirmación del poder de la razón humana frente la topología, el cálculo complejo,...
a la fe y la superstición. Las antiguas estructuras sociales,
basadas en el feudalismo y el vasallaje, serán cuestiona- • Comienza el estudio sistemático de los fenómenos
das y acabarán por colapsar, al tiempo que, sobre todo en eléctricos: experimentos de Cavendish, el pararra-
Inglaterra, se inicia la Revolución industrial y el despe- yos de Franklin, teoría de Galvani, experiencias de
gue económico de Europa. Durante dicho siglo, la civili- Davy, ecuaciones de Coulomb,...

54
15.1. ACONTECIMIENTOS RELEVANTES 55

• Comienza el estudio del comportamiento de los só- Borbón o Habsburgo a Carlos II de España el He-
lidos: rozamiento de Coulomb, teoría de choques de chizado, muerto sin descendencia en 1700. Aunque
Carnot, criterio de fallo de Coulomb,... el conflicto armado es ganado por los Habsburgo, su
pretendiente, el Archiduque Carlos, se ve forzado a
• Se realizan los primeros estudios modernos sobre renunciar al trono de España al heredar el trono de
meteorología. Amateurs de toda Europa comienzan Austria y del Sacro Imperio. Así, por los tratados
a llevar registros sistemáticos sobre el clima. de Utrecht y Rastadt Felipe V de Borbón obtiene el
trono de España, con las colonias americanas; Prusia
• Se realizan expediciones naturalistas por todo el
el estatus de reino; Austria, los territorios españoles
mundo, dando inicio al naturalismo moderno; el
en Flandes e Italia; Inglaterra, Gibraltar, Menorca y
hombre occidental afianza su conocimiento geográ-
privilegios comerciales en América (se asienta como
fico y natural del mundo, llegando a los lugares más
gran potencia). Entre Francia y España comienzan
recónditos.
a funcionar los Pactos de Familia.
• Linneo comienza la catalogación sistemática de las
• Gran Guerra del Norte (1700-1721): es una serie de
especies naturales.
conflictos por la supremacía en el mar Báltico, en
• Se desarrollan las primeras teorías científicas so- el que se enfrentan principalmente Suecia y Rusia.
bre el surgimiento de las especies: Cuvier, Lamarck, El conflicto es famoso por ser una suerte de epopeya
Lord Monboddo, Buffon,... Se funda la biología mo- del Rey de Suecia Carlos XII, visto como un Alejan-
derna. dro renacido. Hasta el momento, el Imperio Sueco
había controlado buena parte de los territorios del
• Nuevas evidencias empíricas de la teoría heliocén- mar Báltico, pero desde la llegada al trono del zar
trica, trabajando con la velocidad de la luz sobre Pedro I, Rusia comienza a presionar e invadir terri-
las lunas de Júpiter. Se realiza la primera medición torios suecos (Livonia, Estonia, Finlandia,...), apro-
aproximada de la velocidad de la luz. vechando que el rey Carlos XII había decidido in-
vadir Polonia. Tras hacerse con el control del país,
• El desarrollo de mejores telescopios permite avan- Carlos XII ataca en respuesta a Rusia. En un primer
zar en el conocimiento astronómico del universo: se momento sale victorioso, pero es derrotado decisi-
elabora el catálogo Messier; se postula sobre la for- vamente en Poltava (1709). Aislado de la costa, se ve
mación del sistema solar (Kant, Laplace,...). forzado a retirarse hacia el suroeste (Ucrania,...), y
entra en territorio Otomano. El Imperio otomano lo
ayuda militarmente, pero Carlos XII se ve forzado a
15.1.2 Relaciones internacionales
regresar apresuradamente, y de incógnito, a Suecia,
pues los nobles planeaban destronarlo. Aunque no
Se caracterizan por el equilibrio europeo entre las
lo logran, el conflicto continúa con múltiples rami-
potencias continentales (Austria, Prusia, Rusia, Francia
ficaciones en Alemania (entre suecos y sajones), en
y España) y el inicio, a finales de siglo, de la hegemonía
Noruega, en el sur de Suecia (daneses contra sue-
marítima de Inglaterra. Persiste la importancia de otras
cos), en Finlandia (rusos contra suecos),... Suecia,
potencias intermedias gracias a sus imperios coloniales
agotada por el conflicto, capitula en 1721, y cede a
(Portugal y Holanda). El Imperio chino y Japón conti-
Rusia Livonia y Estonia, entre otros. Suecia pierde
núan ajenos a la expansión europea, mientras que India
su relevancia como potencia europea en el báltico, y
comienza a ser repartida colonialmente. En América sur-
cede el testigo a Rusia, que emerge entonces como
ge paulatinamente una conciencia de identidad e intere-
superpotencia. Comienza la decadencia de Polonia.
ses alternativos a los de las metrópolis entre los colo-
nos blancos (criollos) que producirá desde finales de si- • Guerra de sucesión de Polonia (1733-1735), con el
glo a movimientos independentistas y posteriormente a la descrédito de la débil monarquía electiva de Polo-
independencia americana. Simultáneamente se reactiva la nia, a la muerte de Augusto II de Polonia (también
exploración y colonización de algunos territorios, como elector de Sajonia), las potencias europeas propo-
la costa noroccidental del Océano Pacífico (de California nen varios candidatos al trono. El candidato fran-
a Alaska), en una carrera de exploraciones entre Espa- cés, Estanislao I Leszczynski (cuñado del rey Luis
ña, Inglaterra y Rusia. Algunos grupos indígenas se ex- XV, y que ya había sido Rey de Polonia, aunque ha-
tinguen (como el pericú, en la península de Baja Cali- bía sido derrocado), se presenta en oposición del de
fornia). El Pacífico central y meridional es objeto de las las potencias alemanas, el elector de Sajonia e hijo
exploraciones de James Cook o Alejandro Malaspina, y de Augusto II, Augusto III de Polonia. La escalada
comienza la colonización inglesa de Australia. de conflictos entre boyardos polacos conduce a una
guerra civil polaca, en la que además continúan los
• Guerra de Sucesión Española (1700-1714): Francia enfrentamientos entre Borbones y Habsburgos, es-
se enfrenta a una coalición europea encabezada ta vez por el dominio de Italia. Polonia pierde toda
por Austria e Inglaterra, para resolver la sucesión su influencia, y se sientan las bases para el posterior
56 CAPÍTULO 15. SIGLO XVIII

reparto del país entre Austria, Prusia y Rusia. María Teresa I en el trono austríaco, (que se sepa-
ra del Sacro Imperio), aunque Austria debe renun-
ciar a la Silesia a favor de Prusia, que se confirma
como potencia en Centroeuropa. El Sacro Imperio,
que se había enfrentado intestinamente por enésima
vez, pasa a ser visto como algo meramente ceremo-
nial. España logra reafirmarse como potencia atlán-
tica frente a las pretensiones inglesas. El resto de po-
tencias sólo obtiene compensaciones económicas.
• Guerra de los siete años (1756-1763). El conflicto
tiene sus raíces en el equilibrio surgido del conflic-
Algunas potencias europeas en 1754. to anterior. Básicamente, Francia y Austria, temero-
sas de una Prusia cada vez más poderosa, se enfren-
tran contra Inglaterra y Prusia. Sin embargo, la gue-
• Guerra de sucesión austriaca (1740-1748): Se tra- rra adquiere una dimensión colonial, pues se inicia
ta de una guerra de gran complejidad. El conflic- en Norteamérica al entrar en conflicto las colonias
to comienza en realidad en 1739, con la Guerra del francesas del Quebéc francés con las colonias ingle-
Asiento (1739-1741), cuando Inglaterra decide in- sas del Canadá superior y las Trece Colonias; ambas
vadir las colonias caribeñas de España. Para ello, potencias emplearán a nativos americanos en contra
fleta la mayor armada conocida hasta el desembarco unos de otros. Al tiempo, Prusia y Austria entran en
de Normandía, y decide atacar Cartagena de Indias, guerra (Austria ataca a Prusia para recuperar la Si-
donde España le infringe una humillante derrota al lesia), y Francia, temerosa de una Prusia cada vez
enfrentarse unos 3000 defensores a 25000 invaso- más fuerte, se alía con Austria en su contra. Ingla-
res de la armada inglesa. Jorge II se convierte en el terra, aunque no tenía gran interés en el conflicto
hazmerreír de Europa, y el gobierno inglés, enca- europeo, ve a Prusia como un aliado natural (es un
bezado por el primer ministro Robert Walpole, no país protestante, enemigo de Francia), y la apoya.
tarda en caer (1740); con él se derrumba la alianza Francia centra su lucha en Europa, y desatiende la
entre Austria e Inglaterra y Hanover (posesión per- guerra colonial, que se extiende a sus colonias en la
sonal del Rey Jorge II), que había sido propugnada India, atacadas por Inglaterra. En las colonias, Ingla-
por Walpole en contra de los deseos del país, que no terra vence a Francia, obteniendo la mayor parte de
veía con buenos ojos una alianza con una potencia las colonias francesas en América (salvo la Luisiana,
católica. Sin embargo, tal y como sabía Walpole, es- que había quedado prácticamente al margen del con-
ta alianza era de vital importancia para el equilibrio flicto, y Francia se la cede a España para evitar que
de poder europeo, pues refrenaba los deseos expan- caiga en manos inglesas) y la India (comenzando así
sionistas de Prusia en Centroeuropa, deseos que iban la conquista inglesa del subcontinente), y se convier-
en contra de los intereses de Austria. Así, en 1740, te en superpotencia. Francia deja de ser una potencia
a la muerte del emperador austríaco Carlos VI sin colonial. El conflicto europea acaba en tablas, con
descendencia masculina, su hija María Teresa pre- Austria cada vez más alejada de Alemania y sin re-
tende hacer valer sus derechos al trono en virtud de cuperar la Silesia. Prusia afianza su predominio en
la Pragmática Sanción promulgada por su padre en Centroeuropa.
1713, que Jorge II de Inglaterra decía respaldar. Sin
embargo, Prusia deseosa de acabar con el podería
de la Casa de Habsburgo, decide invadir la Silesia
aprovechando el fin de la alianza anglo-austríaca y
la confusión reinante en Austria. Los electorados
de Baviera, Brandemburgo (posesión de Prusia) y
Sajonia, deseosos de sacar provecho de la situación,
y aduciendo que no reconocen a María Teresa como
legítima heredera al trono de su padre, no tardan en
sumarse al conflicto apoyando a Prusia, y los reinos
borbones de Francia, España y Cerdeña se suman a Algunas potencias europeas en 1800.
la guerra pensando en debilitar a la Casa de Aus-
tria. Ante semejante ataque, Gran Bretaña teme la
ruptura del equilibrio de poder en Europa, y decide • Guerra Independencia de las Trece Colonias Ame-
al fin volver a aliarse con Austria, que también será ricanas (1775-1783): las Trece Colonias (colonias
apoyada por las Provincias Unidas y el electorado americanas costeras de Inglaterra en el Atlántico
de Hanóver, a la sazón posesión personal de Jorge norte), ante su negativa a pagar impuestos a Ingla-
II de Inglaterra. El conflicto termina en tablas, con terra por su propia defensa durante el conflicto de
15.1. ACONTECIMIENTOS RELEVANTES 57

la guerra de los siete años, se declaran en rebeldía. • Clasicismo (1750-1820): destacan Mozart,
Inglaterra envía tropas para acabar con la rebelión, Haydn, y Beethoven. Se retorna a una música
y comienza un conflicto armado en el que los re- más sencilla, de estilo galante.
beldes son ayudados económica y militarmente por
Francia, España y los Países Bajos. En 1776, procla- • En la literatura:
man su independencia de Inglaterra. La ayuda de las • Literatura augusta en el Reino Unido. Apare-
potencias extranjeras, sobre todo de Francia, consi- cen las primeras novelas modernas en inglés.
gue ir derrotando a las tropas inglesas. El conflicto
• Literatura racionalista: Voltaire y otros ilustra-
termina cuando en 1783 el Parlamento inglés, pre-
dos propugnan una literatura útil, instructiva y
sionado por una opinión pública poco favorable al
racional, contraria a las fantasías y con una fir-
conflicto y deseosa de acabar con un conflicto que
me base en los hechos reales o verídicos. Sus
la estaba humillando, decide ceder a las exigencias
ideas se extienden por todo el continente.
de los secesionistas, y reconoce la Independencia.
• Prerromanticismo: Horace Walpole publica la
• Revolución francesa (1789): ante el descontento po- primera novela gótica en 1764; Inglaterra se
pular, con un Rey débil y una corte corrupta, inefi- aficiona a los temas exóticos y medievales.
caz y ajena a los problemas del pueblo, Francia se En Alemania, Goethe y Schiller propugnan el
rebela contra su Rey y lo toma preso. Se colapsa la Sturm und Drang, verdadera fundación de la
sociedad del Antiguo Régimen, y en una escalada literatura alemana. Laurence Sterne, Rousseau
de rebeldías, se ejecuta a Luis XVI. Las monarquías y Diderot comienzan a prestar atención al
europeas, temerosas de que el conflicto se extienda, sentimentalismo en literatura. En la década de
declaran la guerra a Francia en la llamada Guerra de 1790, Chateaubriand reacciona contra la lite-
la Convención, que desde finales de siglo enlaza con ratura volteriana.
las Guerras napoleónicas.

15.1.5 Cultura y sociedad


15.1.3 Desastres naturales
• Comienzan a excavarse las antiguas ruinas de
• Terremoto de Lima de 1746 Pompeya (descubiertas en 1748)
• Terremoto de Lisboa de 1755 • La ilustración y el enciclopedismo muestran su con-
fianza en la razón y la idea de progreso, y el deseo
de reorganizar la sociedad a través de ellas.
15.1.4 Artes
• Kant escribe Crítica de la Razón Pura.
• En las artes plásticas:
• Adam Smith sienta las bases del capitalismo mo-
• Fase final del Barroco y el Clasicismo hereda- derno en La Riqueza de las Naciones.
dos del siglo XVII
• La Revolución francesa abole las diferencias de clase
• Rococó: evolución del Barroco, en la que sur- y proclama la igualdad de los hombres.
gen formas nuevas de gran originalidad que se
desvían completamente del canon clásico re- • La burguesía alcanza la primacía social; se afianza
nacentista. Se caracteriza por una decoración su poder.
profusa, con abundancia de líneas curvas.
• Aparece la clase media en Inglaterra.
• Neoclasicismo: reacción racionalista contra el
rococó, que pretende volver a los orígenes más • El ateísmo alcanza visibilidad pública. Filósofos co-
puros del clasicismo grecoromano y renacen- mo D'Holbach, David Hume o Marqués de Sade
tista. reivindican su ateísmo.
• Prerromanticismo: aparecen los primeros edi- • Debilitamiento político de la Iglesia Católica:
ficios neogóticos y se popularizan los jardines regalismo, separación de Iglesia y estado, descrédi-
evocadores de la Edad Media, con falsas rui- to de la Inquisición, invasión de los Estados Papales
nas,... por parte de Francia y posterior cautiverio de Pío
VII.
• En la música:
• Primeras declaraciones de derechos: Declaración de
• Barroco tardío (1700-1750): destacan Vivaldi, Independencia (1776) y Declaración de los Dere-
Handel y Bach. La orquestación crece en com- chos del Hombre y del Ciudadano (1789).
plejidad. El arte del contrapunto alcanza su
máxima expresión con Bach. La ópera se po- • Primeros movimientos feministas (Olympe de Gou-
pulariza por toda Europa. ges, Mary Wollstonecraft, etc.)
58 CAPÍTULO 15. SIGLO XVIII

15.2 Personas relevantes • Benjamin Franklin (1706 - 1790): Político, científi-


co e inventor estadounidense.
15.2.1 Guerra y política • Blas de Lezo (1689 - 1741): Almirante español.

• Carlos III de España (1716 - 1788): Rey de España.

• Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico


(1685 - 1740): Emperador del Sacro Imperio Ro-
mano Germánico.

• Carlos XII de Suecia (1682 - 1718): Rey de Suecia.

• Catalina II la Grande (1729 - 1796): Zarina de


Rusia.

• Emperador Qianlong (1711 - 1799): Emperador


chino de la dinastía Qing.

• Eugenio de Saboya (1663 - 1736): Militar austríaco


de origen francés.

• Federico II el Grande (1712 - 1786): Rey de Prusia.

• Felipe V de España (1683 - 1746): Rey de España,


primer rey de la dinastía Borbón.

• Fernando I de las Dos Sicilias (1751 - 1825): Rey de


del Reino de las Dos Sicilias.

• François Dominique Toussaint-Louverture (1743 -


1803): Político y militar haitiano.
Catalina II de Rusia, apodada «Catalina la Grande». • George Washington (1732 - 1799): Primer presi-
dente de Estados Unidos.

• Horatio Nelson (1758 - 1805): Almirante británico.

• John Adams (1735 - 1826): Segundo presidente de


Estados Unidos.

• Jorge II de Gran Bretaña (1683 - 1760): Rey de


Inglaterra e Irlanda.

• Jorge III del Reino Unido (1738 - 1820): Rey de


Inglaterra e Irlanda.

• José I de Portugal (1714 - 1777): Rey de Portugal.

• José II de Habsburgo (1741 - 1790): Emperador del


Sacro Imperio Romano Germánico.

• Luis XIV de Francia (1638 - 1715): Rey de Francia.

• Luis XV de Francia (1710 - 1774): Rey de Francia.

• Luis XVI de Francia (1754 - 1793): Rey de Francia.

• María Antonieta de Austria (1755 - 1793): Reina


consorte de Francia, archiduquesa de Austria.

• María Teresa I de Austria (1717 - 1780): Reina de


Maximilien Robespierre. Hungría y Bohemia, archiduquesa de Austria.

• Marqués de La Fayette (1757 - 1834): Militar y po-


• Aleksandr Suvórov (1729 - 1800): Militar ruso. lítico francés.
15.2. PERSONAS RELEVANTES 59

• Maximilien Robespierre (1758 - 1794): Político • Georges-Louis Le Sage, físico e ingeniero francés.
francés.
• Pieter van Musschenbroek, físico holandés
• Pedro I el Grande (1672 - 1725): Zar de Rusia.
• John Dalton, físico y químico británico
• Selim III (1761 - 1808): Sultán del Imperio Oto-
mano. • Conde de Buffon, naturalista francés

• Thomas Jefferson (1743 - 1826): Tercer presidente • Pierre Louis Maupertuis, naturalista francés
de Estados Unidos. • Jean-Baptiste Lamarck, naturalista francés
• Túpac Amaru II (1738 - 1781): Caudillo peruano. • Georges Cuvier, naturalista francés
• José Celestino Mutis, naturalista español
• Charles Bonnet, biólogo suizo
• Torbern Olof Bergman, químico sueco
• Carl von Linné, naturalista sueco
• Joseph Priestley, químico inglés
• Henry Cavendish, químico inglés
• William Herschel, astrónomo alemán
• Charles Messier, astrónomo francés
• Edmund Halley, astrónomo inglés
• Giuseppe Piazzi, astrónomo italiano
• Claude Louis Berthollet, químico francés
• Carl Wilhelm Scheele, químico alemán
• Louis Proust, químico francés
• Humphry Davy, químico inglés
• Antoine Lavoisier, químico francés, padre de la
Química
• Louis Antoine de Bougainville, explorador francés
Maria Antonieta de Austria
• Charles Marie de La Condamine, naturalista y geo-
desista francés
15.2.2 Ciencias naturales
• James Cook, explorador británico
15.2.3 Ingeniería

• Joseph Banks, naturalista y explorador inglés • Juan Martín Cermeño, ingeniero militar y Teniente
General español
• Alessandro Malaspina, explorador español
• Agustín de Betancourt y Molina, ingeniero español
• Jorge Juan, explorador y científico español
• James Watt, ingeniero escocés, padre de la
• Antonio de Ulloa, explorador y científico español Revolución industrial
• Antonio José de Cavanilles, científico español • John Kay, ingeniero inglés
• Daniel Bernoulli, físico suizo • Benjamin Huntsman, ingeniero inglés, padre del
acero moderno
• Charles-Augustin de Coulomb, físico e ingeniero
francés • Thomas Newcomen, ingeniero inglés
• Alessandro Volta, físico italiano • Richard Arkwright, ingeniero inglés
60 CAPÍTULO 15. SIGLO XVIII

• Joseph Marie Jacquard, ingeniero francés • Pierre Louis Maupertuis, matemático y naturalista
francés
• James Hargreaves, ingeniero inglés
• Carl Friedrich Gauss, matemático alemán (también
• Samuel Crompton, ingeniero británico s.XIX)
• John Harrison, relojero e inventor inglés • Jean Le Rond d'Alembert, matemático y enciclope-
• Jacques de Vaucanson, ingeniero francés dista francés

• Lazare Carnot, matemático y político francés • Joseph-Louis de Lagrange, matemáticos italo-


francés
• Pierre Bouguer, matemático francés, padre de la ar-
quitectura naval • Gaspard Monge, matemático e ingeniero francés

• Daniel Gabriel Fahrenheit, ingeniero y físico alemán • Gabriel Cramer, matemático francés

• Leonhard Euler, matemático suizo


15.2.4 Filosofía • Thomas Bayes, matemático y estadístico inglés
• Immanuel Kant, filósofo alemán • Brook Taylor, matemático inglés
• Claude-Adrien Helvétius, filósofo francés • Colin Maclaurin, matemático escocés
• Voltaire, filósofo y escritor francés • Isaac Newton, físico, filósofo, inventor, alquimista y
matemático inglés
• Montesquieu, filósofo francés
• Barón d'Holbach, filósofo franco-germano
15.2.6 Ciencias sociales
• Jeremy Bentham, filósofo inglés
• John Law, banquero escocés que arruinó a Francia
• George Berkeley, filósofo irlandés
• Isaac Newton, físico inglés, estableció el patrón oro
• Henri de Saint-Simon, filósofo francés
• François Quesnay, economista francés
• Jean-Jacques Rousseau, filósofo y escritor francés
• Adam Smith, economista escocés
• Denis Diderot, escritor, filósofo y enciclopedista
francés • Anne Robert Jacques Turgot, economista francés

• David Hume, filósofo escocés • Lord Monboddo, naturalista y lingüista escocés

• Johann Gottfried Herder, filósofo alemán • Edward Gibbon, historiador británico

• John Locke, filósofo inglés • Samuel Johnson, lexicógrafo, escritor y crítico bri-
tánico
• Moses Mendelssohn, filósofo alemán, padre de la
Haskalá • Edmund Burke, pensador político británico

• Gottfried Leibniz, filósofo, matemático, jurista, bi- • Thomas Paine, político y publicista anglo-
bliotecario y político alemán estadounidense

• Thomas Jefferson, político estadounidense, padre de


15.2.5 Matemáticas la primera declaración de derechos humanos

• Johann Bernoulli, matemático suizo • Frédéric-Melchior Grimm, periodista y crítico fran-


cogermano
• Nicolau II Bernoulli, matemático suizo
• Olympe de Gouges, feminista francesa
• Johann Heinrich Lambert, matemático y filósofo
alemán • Montesquieu, pensador político y filósofo francés

• Pierre-Simon Laplace, matemático francés • Bernard Mandeville, economista político anglo-


neerlandés
• Sophie Germain, matemática francesa
• Étienne Bonnot de Condillac, economista y fílósofo
• Adrien-Marie Legendre, matemático francés francés
15.2. PERSONAS RELEVANTES 61

• Lord Shaftesbury, político y escritor inglés • Domenico Scarlatti (1685 - 1757): Compositor ita-
liano.
• James Boswell, biógrafo escocés
• Georg Friedrich Händel (1685 - 1759): Compositor
• Johann Albert Fabricius, erudito clásico y bibliógra-
inglés de origen alemán.
fo alemán
• Georg Philipp Telemann (1681 - 1767): Compositor
• Johann Joachim Winckelmann, arqueólogo y hele-
alemán.
nista alemán
• Farinelli (1705 - 1782): Cantante castrato italiano.
• Roque Joaquín de Alcubierre, arqueólogo español,
descubridor de Pompeya • François-André Danican Philidor (1726 - 1795):
Músico y ajedrecista francés.
15.2.7 Música • Giovanni Battista Pergolesi (1710 - 1736): Compo-
sitor, organista y violinista italiano.

• Giuseppe Tartini (1692 - 1770): Compositor y vio-


linista italiano.

• Jean-Philippe Rameau (1683 - 1764): Compositor,


clavecinista y teórico francés.

• Jean-Jacques Rousseau (1712 - 1778): Escritor, fi-


lósofo y músico francés.

• Johann Sebastian Bach (1685 - 1750): Compositor,


organista y violinista alemán.

• Joseph Haydn (1732 - 1809): Compositor austríaco.

• Ludwig van Beethoven (1770 - 1827): Compositor,


director de orquesta y pianista alemán.

• Luigi Boccherini (1743 - 1805): Compositor y che-


lista italiano.

• Tomaso Albinoni (1671 - 1751): Compositor ita-


liano.

• Vicente Martín Soler (1754 - 1806): Compositor es-


pañol.

• Wolfgang Amadeus Mozart (1756 - 1791): Compo-


Wolfgang Amadeus Mozart. sitor y pianista austríaco.

• André Campra (1660 - 1744): Compositor francés. 15.2.8 Artes plásticas


• Antonio Salieri (1750 - 1825): Compositor vene-
• Anton Raphael Mengs (1728 - 1779): Pintor checo.
ciano.
• Antonio Canova (1757 - 1822): Escultor italiano.
• Antonio Stradivari (1644 - 1737): Instrumentista
italiano. • Bertel Thorvaldsen (1770 - 1844): Escultor danés.
• Antonio Vivaldi (1678 - 1741): Compositor y mú- • Canaletto (1697 - 1768): Pintor veneciano.
sico veneciano.
• Claude-Nicolas Ledoux (1736 - 1806): Arquitecto
• Carl Philipp Emanuel Bach (1714 - 1788): Compo- francés.
sitor y músico alemán.
• Étienne-Louis Boullée (1728 - 1799): Arquitecto
• Christoph Willibald Gluck (1714 - 1787): Compo- francés.
sitor alemán de origen bohemio.
• Francisco de Goya (1746 - 1828): Pintor español.
• Domenico Cimarosa (1749 - 1801): Compositor ita-
liano. • Francesco Guardi (1712 - 1793): Pintor veneciano.
62 CAPÍTULO 15. SIGLO XVIII

15.2.9 Literatura

Francisco de Goya.
Friedrich Schiller.

• Giovanni Battista Piranesi (1720 - 1778): Arquitec-


to italiano.

• Giovanni Battista Tiepolo (1696 - 1770): Pintor ita-


liano.

• Jacques-Germain Soufflot (1713 - 1780): Arquitecto


francés.

• Jacques-Louis David (1748 - 1825): Pintor francés.

• Jean-Honoré Fragonard (1732 - 1806): Pintor fran-


cés.

• Jean Siméon Chardin (1699 - 1779): Pintor francés.

• Joshua Reynolds (1723 - 1792): Pintor británico.

• Juan de Villanueva (1739 - 1811): Arquitecto espa-


ñol.

• Kitagawa Utamaro (1753 - 1806): Pintor japonés.

• Louis-Michel van Loo (1707 - 1771): Pintor francés.

• Luigi Vanvitelli (1700 - 1773): Arquitecto e inge-


niero italiano. Mary Wollstonecraft.
• Robert Adam (1728 - 1792): Arquitecto y diseñador
escocés. • Alexander Pope (1688 - 1744): Poeta británico.
• Thomas Gainsborough (1727 - 1788): Pintor britá- • Ann Radcliffe (1764 - 1823): Escritora británica.
nico.
• Anna Laetitia Barbauld (1743 - 1825): Escritora,
• William Blake (1757 - 1827): Pintor, poeta y místi- poetisa y ensayista británica.
co británico.
• Anne-Louise Germaine Necker (1766 - 1817): Es-
• William Hogarth (1697 - 1764): Pintor británico. critora suiza.
15.2. PERSONAS RELEVANTES 63

• Jane Austen (1775 - 1817): Escritora británica.

• Jean-Paul Marat (1743 - 1793): Científico, médico,


periodista, escritor y político francés.

• Johann Wolfgang von Goethe (1749 - 1832): Escri-


tor, poeta, dramaturgo y científico alemán.

• Jonathan Swift (1667 - 1745): Escritor irlandés.

• Laurence Sterne (1713 - 1768): Escritor y humorista


británico.

• Leandro Fernández de Moratín (1760 - 1828): Dra-


maturgo y poeta español.

• Ludvig Holberg (1684 - 1754): Escritor, historiador


y dramaturgo danés.

• Jean-Jacques Rousseau (1712 - 1778): Escritor, fi-


lósofo y músico francés.
Voltaire.
• Marqués de Sade (1740 - 1814): Escritor francés.
• Carlo Goldoni (1707 - 1793): Escritor y dramaturgo
• Mary Wollstonecraft (1759 - 1797): Escritora y fi-
veneciano.
lósofa británica.
• Carlo Gozzi (1720 - 1806): Escritor italiano.
• Oliver Goldsmith (1730? - 1774): Escritor y médico
• Charlotte Turner Smith (1749 - 1806): Escritora y irlandés.
poetisa británica.
• Pierre Choderlos de Laclos (1741 - 1803): Escritor
• Daniel Defoe (1659/1661 - 1731): Poeta, escritor y y militar francés.
periodista británico.

• Denis Diderot (1713 - 1784): Escritor, filósofo y en- • Pietro Metastasio (1698 - 1782): Escritor, drama-
ciclopedista francés. turgo y poeta italiano.

• Diego de Torres Villarroel (1694 - 1770): Escritor, • Robert Burns (1759 - 1796): Poeta escocés.
matemático, poeta, dramaturgo y médico español.
• Robert Southey (1774 - 1843): Poeta británico.
• Ferenc Kazinczy (1759 - 1831): Escritor húngaro.
• Samuel Johnson (1709 - 1784): Poeta, ensayista y
• François-René de Chateaubriand (1768 - 1848): Es- biógrafo británico.
critor, político y diplomático francés.

• Friedrich Schiller (1759 - 1805): Escritor, poeta, • Samuel Richardson (1689 - 1761): Escritor británi-
dramaturgo y filósofo alemán. co.

• Gaspar Melchor de Jovellanos (1744 - 1811): Escri- • Thomas Gray (1716 - 1771): Escritor y poeta britá-
tor, jurista y político español. nico.

• Giacomo Casanova (1725 - 1798): Escritor, diplo- • Tobias Smollett (1721 - 1771): Escritor, médico,
mático y explorador veneciano. traductor y periodista escocés.
• Gotthold Ephraim Lessing (1729 - 1781): Poeta y
• Ueda Akinari (1734 - 1809): Escritor, profesor y
dramaturgo alemán.
poeta japonés.
• Henry Fielding (1707 - 1754): Novelista y drama-
turgo británico. • Voltaire (1694 - 1778): Escritor, historiador y filó-
sofo francés.
• James Boswell (1740 - 1795): Escritor y abogado
escocés. • Walter Scott (1771 - 1832): Escritor británico.
64 CAPÍTULO 15. SIGLO XVIII

15.2.10 Medicina
• Jean Paul Marat, médico y político francés
• John Pringle, médico inglés

• Louis de Jaucourt, médico y enciclopedista francés


• Herman Boerhaave, médico holandés

• Louis Jean Marie Daubenton, médico francés


• Félix Vicq d'Azyr, médico francés

• Percivall Pott, médico inglés


• John Hunter, médico y anatomista escocés

• Luigi Galvani, médico y físico italiano

• Erasmus Darwin, médico y naturalista inglés


• Edward Jenner, médico inglés, padre de la vacuna

15.3 Enlaces externos

• Wikimedia Commons alberga contenido multi-


media sobre Siglo XVIII. Commons
Capítulo 16

Occidente

“occidentalismo” —su estereotipo—).


En la filosofía de la liberación se suele distinguir “lo oc-
cidental” de “lo occidentalizado”, a la vez que su uti-
liza la categoría de la División Norte Sur (o “Sur glo-
bal” y “Norte global”) para precisar los componentes de
dominación y dependencia poco visibles en la categoría
“Occidente”.[2]
En el pensamiento católico fue usual distinguir las cate-
gorías de “Iglesia oriental” e “Iglesia occidental”. Sin em-
En azul y purpura, la civilización identificada como “Occiden- bargo, desde mediados del siglo XX la teología latinoa-
te” por Samuel Huntington en su libro Choque de civilizaciones mericana de la liberación desarrolló una tercera categoría
(1996).
definida como “Iglesia latinoamericana”, con característi-
cas teológicas, culturales, políticas y antropológicas pro-
Occidente (del latín occĭdens, ‘puesta de Sol, oeste’),[1] pias, en tanto que el papa Francisco diferenció la “Iglesia
además de referirse al punto cardinal oeste, se usa pa- del sur”, de sus precedentes oriental y occidental.[3][4]
ra denominar a una zona del mundo (los países occi-
dentales o mundo occidental) y a una cultura o con-
junto de culturas (cultura occidental) y una civilización
(civilización occidental). Cada uno de esos conceptos
16.1 La occidental como civiliza-
tiene una extensión diferente según como se defina. En su ción autoconsciente
acepción más restrictiva, se restringe a la Europa (Eurasia
occidental) tal como se definió durante la Edad Media eu- Hasta el siglo XVII, la narración de la historia univer-
ropea (la cristiandad latina). En su acepción más amplia, sal se realizaba en Europa en términos eurocéntricos, del
incluye a la práctica totalidad del mundo actual, homoge-
mismo modo que cada civilización lo había hecho en sus
neizado por la globalización.[cita requerida] Esto incluiría a propios términos (por ejemplo, sinocéntricos en la civi-
Europa, América, Oceanía, Sudáfrica e Israel.[cita requerida]
lización china). Así, cuando Cristóbal Cellarius propuso
Historiográficamente, se suelen identificar las bases de la una periodización, consideró los hechos y procesos de la
civilización occidental con el proceso del nacimiento de historia europea para establecer los hitos divisorios de las
las sociedades históricas, a partir de las ciudades sumerias edades Antigua, Media y Moderna. Pero, simultáneamen-
del IV milenio a. C., y su extensión al Próximo Oriente te a los descubrimientos geográficos y al establecimiento
Antiguo, especialmente al Antiguo Egipto; culminando del primer y moderno sistema mundial, se desarrolló la
en la cultura grecorromana o clásica. introspección y la autoconciencia de la especificidad de
El concepto de Occidente como civilización se suele con- la civilización europea frente a la alteridad del resto del
traponer al concepto de Oriente (este) o civilizaciones mundo, tanto en sentido positivo como negativo: junto
orientales. La identificación de la cultura occidental con con el imperialismo y el racismo surgió la valoración e
distintas religiones es un asunto problemático. Es usual incluso la defensa de los colonizados y la crítica a la co-
identificarla con el cristianismo o con la denominada tra- lonización por los propios colonizadores (“mito del buen
dición judeo-cristiana. La inclusión del islam dentro de salvaje”, “polémica de los naturales”).
la civilización occidental es lógica desde el punto de vis- Gobineau distinguía siete civilizaciones en la historia, in-
ta historiográfico,[cita requerida] pero es muy habitual esta- cluyendo a la civilización occidental; no precisamente en
blecer la oposición entre una “civilización musulmana” pie de igualdad, puesto que consideraba explícitamen-
o islámica (o mundo islámico, incluido en la idea de te la “desigualdad de las razas humanas” (1853-1855).
“Oriente” y el “orientalismo” —su estereotipo—) y una Las principales potencias europeas establecieron en el si-
“civilización cristiana” (identificada con “Occidente” y el glo XIX su indiscutible superioridad económica y mili-

65
66 CAPÍTULO 16. OCCIDENTE

como una civilización cristiana con su época de esplendor


en la Edad Media.
El concepto decimonónico de civilización (que, en térmi-
nos hegelianos, había llegado a la realización del “espíritu
absoluto” en la historia: el Estado nacional o liberal -para
Hegel, en su versión prusiana-) quedaba desafiado por los
totalitarismos soviético y fascista, y se destruía por tanto
ese pretendido “fin de la historia”. Para Ortega y Gasset
era el tiempo de La rebelión de las masas (1929) y La
deshumanización del arte (1925). La crisis de 1929, la
Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y la Guerra Fría
(1945-1989) pusieron sucesivamente al mundo entero en
trances que se percibían como posibles catástrofes apo-
calípticas. La descolonización y el tercermundismo cues-
tionaron nuevamente la centralidad de Occidente en tér-
minos de civilización.
En 1989, el hundimiento del bloque comunista y el sur-
gimiento de una nueva era de globalización, hizo resurgir
el concepto hegeliano del “fin de la historia” en una única
civilización mundial, reelaborado por Francis Fukuyama
(El fin de la Historia y el último hombre, 1992). En res-
puesta a ello, la concepción toynbeana de un Occidente
más o menos cerrado y unido por una tradición cultural
cristiana y europea, fue reasumida por Samuel Hunting-
El Hombre de Vitruvio, uno de las máximas expresiones del con- ton en su tesis del “choque de civilizaciones” (1993), que
cepto de la Civilización Occidental.[cita requerida] adquirirá una nueva popularidad después de los atentados
del 11 de septiembre de 2001 provocados por radicales
islámicos.[7]
tar (Revolución Industrial, Diplomacia de cañonero) so-
bre la totalidad del mundo; e incluso la independencia de Seis son, según el profesor de Harvard
las nuevas naciones del continente americano, protagoni- (Niall Ferguson), las razones que instauraron
zada por las élites europeas locales, reforzaba la misma aquel predominio (el de la cultura occiden-
idea: La idea de progreso surgida con la Ilustración, e in- tal): la competencia que atizó la fragmentación
cluso la extensión de las teorías evolucionistas fuera de de Europa en tantos países independientes; la
su ámbito biológico (el llamado darwinismo social), pa- revolución científica, pues todos los grandes lo-
recían identificarse con la imposición de la civilización gros en matemáticas, astronomía, física, quí-
occidental sobre las demás; más aún, con el triunfo del mica y biología a partir del siglo XVII fueron
mismo concepto europeo de “civilización” sobre otros europeos; el imperio de la ley y el gobierno re-
grados necesariamente menores de desarrollo social (el presentativo basado en el derecho de propiedad
“salvajismo” y la “barbarie”). Esa imposición no era vis- surgido en el mundo anglosajón; la medicina
ta como un premio, sino como una responsabilidad (“la moderna y su prodigioso avance en Europa y
carga del hombre blanco”). Estados Unidos; la sociedad de consumo y la
La época de optimismo tocó a su fin con la Belle Épo- irresistible demanda de bienes que aceleró de
que y la paz armada. El estallido de la Primera Guerra manera vertiginosa el desarrollo industrial, y,
Mundial (1914-1918), inicialmente entre entusiastas mo- sobre todo, la ética del trabajo que, tal como
vilizaciones nacionalistas que acallaron las minoritarias lo describió Max Weber, dio al capitalismo en
protestas pacifistas, dio en poco tiempo paso a la con- el ámbito protestante unas normas severas, es-
ciencia del desastre sin precedentes que trajo consigo: tables y eficientes que combinaban el tesón, la
un aparente suicidio de la civilización. En este ambien- disciplina y la austeridad con el ahorro, la prác-
te Oswald Spengler publicó La decadencia de Occiden- tica religiosa y el ejercicio de la libertad.
te (1918-1923),[5] donde concibe las civilizaciones como ...
entes cerrados que nacen, crecen, luchan por la super- pero en el libro de Niall Ferguson (Ci-
vivencia y mueren, distinguiendo claramente al mundo vilización: Occidente y el resto, 2012) hay
occidental del mundo helénico. Sus ideas fueron adopta- una ausencia que, me parece, contrarrestaría
das y perfeccionadas por Arnold J. Toynbee en su magno mucho su elegante pesimismo. Me refiero al
tratado Estudio de la Historia (12 tomos, 1933-1961, re- espíritu crítico, que, en mi opinión, es el rasgo
visado en 1972).[6] en donde conceptualiza a Occidente distintivo principal de la cultura occidental, la
16.2. PAÍSES OCCIDENTALES 67

única que, a lo largo de su historia, ha tenido vo la división del Oriente con Occidente durante la Edad
en su seno acaso tantos detractores e impug- Media. Así, nació un sentimiento de cristiandad, que se
nadores como valedores, y entre aquellos, a afianzó durante las Cruzadas contra los árabes y turcos.
buen número de sus pensadores y artistas más Sin embargo, los bizantinos también fueron considerados
lúcidos y creativos. Gracias a esta capacidad como una cultura distinta por parte de los occidentales, a
de despellejarse a sí misma de manera conti- pesar de su origen común, debido a su ruptura con el pa-
nua e implacable, la cultura occidental ha sido triarcado romano tras el Cisma de Oriente, distinción que
capaz de renovarse sin tregua, de corregirse se hace resaltar hasta nuestros días y de la cual su mayor
a sí misma cada vez que los errores y taras expresión es la rama del cristianismo que predomina en
crecidos en su seno amenazaban con hundirla. estos países, la Iglesia ortodoxa (y sus diferentes patriar-
A diferencia de los persas, los otomanos, los cados, habitualmente divididos por nación), a diferencia
chinos, que, como muestra Ferguson, pese a de la Europa católica-protestante, considerada parte de
haber alcanzado altísimas cuotas de progreso y Occidente.
poderío, entraron en decadencia irremediable El descubrimiento y conquista de América o “Indias Oc-
por su ensimismamiento e impermeabilidad
cidentales”, como se las conocía durante y entre los si-
a la crítica, Occidente —mejor dicho, los glos XV y XIX, integrándolas en la Cristiandad y en la
espacios de libertad que su cultura permitía— civilización de los conquistadores y sobre todo los colo-
tuvo siempre, en sus filósofos, en sus poetas, en nos europeos (sobrepuesta a las civilizaciones autócto-
sus científicos y, desde luego, en sus políticos, nas), supuso su incorporación a los países occidentales,
a feroces impugnadores de sus leyes y de situación que a diferencia de África y Asia, no solo no
sus instituciones, de sus creencias y de sus cambió con la Independencia, sino que se agudizó, trans-
modas. Y esta contradicción permanente, en formándose durante el siglo XIX las antiguas colonias en
vez de debilitarla, ha sido el arma secreta que Estados-nación modernos, algunos de los cuales llegaron
le permitía ganar batallas que parecían ya a ser grandes potencias que rivalizaban con las europeas,
perdidas. especialmente los vastos territorios de Canadá, Estados
Unidos (colonias británicas, y en el primer caso, tam-
Mario Vargas Llosa, Apogeo y decadencia bién francesa), México, Argentina (colonias españolas) y
de Occidente.[8] Brasil (colonia portuguesa).
Durante la llamada Guerra Fría surgió un nuevo concep-
to que representaba a la metafórica división del mundo en
tres mundos: el primer mundo, compuesto por los estados
16.2 Países occidentales miembro de la OTAN y los aliados de Estados Unidos; el
segundo mundo, compuesto por los estados miembro del
Pacto de Varsovia y los aliados de la Unión Soviética, co-
El término civilización occidental es un concepto que, se-
mo Cuba y Mongolia, más China y los estados socialistas
gún el contexto en que se use, puede incluir o excluir a
asiáticos o sea Vietnam, la República Popular Democrá-
ciertos países por razones políticas, culturales o históri-
tica de Corea y otros más inestables como Camboya y
cas, por lo cual existen distintas acepciones de qué países,
Laos; y el tercer mundo, que hace referencia a los estados
naciones o zonas geográficas pertenecen a esta.
que no estaban alineados con ninguno de los dos bloques.
En la Antigua Grecia, el mundo estaba dividido entre los
La partición del mundo de acuerdo con su alineación polí-
pueblos griegos y los bárbaros. Esta división se transfor-
tica, sin embargo, produjo muchas contradicciones. Así,
mó en una definición geográfica según los territorios ubi-
Suiza, Suecia e Irlanda, considerados como parte del pri-
cados en la zona occidental (Grecia, las islas del mar Egeo
mer mundo, se mantuvieron neutrales durante todo el pe-
y la Magna Grecia), en contraste al oriente de Egipto,
ríodo. Finlandia, que limitaba al este con la Unión So-
Anatolia y Persia, por ejemplo. Las Guerras Médicas, por
viética y por tanto pertenecía a su esfera de influencia, se
lo tanto, son consideradas como uno de los primeros he-
mantuvo neutral. Nunca fue un Estado socialista ni perte-
chos bélicos entre Occidente y el Oriente.
neció al Pacto de Varsovia o al CAME. Austria también
La cuenca del Mediterráneo, unificada por el Imperio ro- mantuvo una política de neutralidad a partir de 1955, en-
mano, mantuvo una división este-oeste, entre los pue- contrándose al oeste de la Cortina de Hierro y por tanto en
blos occidentales de predominancia latinas, contrapues- la esfera de influencia estadounidense. Turquía, miembro
to al Mediterráneo oriental, donde predominaba la cultu- de la OTAN, tampoco se podía establecer que era un país
ra griega. Diocleciano dividió el imperio en dos regiones del Primer Mundo o de la civilización occidental. Así, se
en el 292. La parte oriental evolucionó posteriormente definió posteriormente al mundo occidental como al pri-
al Imperio bizantino, mientras el occidente se derrumbó mer mundo incluyendo las excepciones de los países del
por las invasiones bárbaras dando origen a diversos reinos Bloque capitalista y excluyendo a Turquía.
bajo el poder del papado, principalmente.
Tras el fin de la Guerra Fría, el uso del término segundo
La división que se produjo en el Cristianismo, mantu-
68 CAPÍTULO 16. OCCIDENTE

mundo cayó en desuso, mientras que los dos otros mundos 16.3 Arte y cultura
evolucionaron a otros conceptos. El primer mundo con-
tinuó designando al mismo grupo de estados, pero según Los trabajos que tradicionalmente se hacen sobre historia
criterios económicos antes que políticos. En cambio, el del arte normalmente tienen como objeto de estudio la
tercer mundo se convirtió en sinónimo de países pobres evolución de la historia del arte occidental, fruto del
y en vías de desarrollo. eurocentrismo. Dichos trabajos suelen excluir incluso al-
gunos periodos artísticos como bizantino o el árabe clá-
sico aún cuando parte de estos se desarrollaron en terri-
torio europeo. Este estudio, no obstante, al considerar la
cultura occidental como elemento fundamental de la vida
contemporánea, se hace necesario a fin de comprender el
alcance del arte alrededor del mundo, recibiendo influen-
cias y siendo influenciado por otros movimientos.
Los estudios sobre historia del arte, por otro lado, sue-
len centrarse en la pintura, la arquitectura y la escultura,
dejando de lado otras ramas como la literatura, la músi-
ca, la orfebrería, el ballet, el teatro, el cine, la artesanía
y la fotografía, las cuales son estudiadas en trabajos más
especializados.

16.4 Véase también


• Oriente

16.5 Referencias
[1] University of Notre Dame, Latin Word Look-up

[2] Grosfoguel, Ramón. «Racismo/sexismoepistémico,


Los Portadores de la Antorcha (A.H. Huntington, 1955), en
universidades occidentalizadas y los cuatro genoci-
Madrid. Homenaje a la civilización occidental.
dios/epistemicidios del largo siglo X». Tabula Rasa
(Colombia). julio-diciembre 2013 (19): 31–58. ISSN
En general, se consideran en la actualidad a la cultura oc- 1794-2489.
cidental, o también llamada Euroatlántica, como aque-
lla influenciada por las civilizaciones grecorromanas, el [3] Galli, Carlos María (2012). «En la Iglesia está soplando
Cristianismo, el Renacimiento y la Ilustración, entre otros el Viento del Sur. América Latina: un nuevo Pentecostés
para una nueva evangelización. Diálogo con el Instrumen-
eventos históricos. Esto correspondería a las siguientes
tum laboris para el Sínodo de 2012». Hacia una Nueva
zonas geográficas: Evangelización. Aportes desde América Latina y El Cari-
be. Bogotá: CELAM. pp. 161–260.
• Unión Europea y Europa Occidental no integrada,
[4] Galli, Carlos María (9 de abril de 2014). «El Viento de
siempre al oeste de la antigua Unión Soviética Dios sopla desde el Sur». Bogotá: CELAM.
• América (Anglosajona y Latina) [5] Der Untergang des Abendlandes. Umrisse einer Morpho-
logie der Weltgeschichte. Edición en inglés: The Decline of
• Australia y Nueva Zelanda the West, Arthur Helps y Helmut Werner (ed.), Charles
F. Atkinson (trad), New York: Oxford UP, 1991, ISBN
• Sudáfrica 0-19-506751-7.

• Israel. [6] Edición en español: Edhasa, 1963. La publicación inicial


de A Study of History se hizo en los siguientes volúmenes:

Algunos historiadores consideran que en América Latina, • Vol I: Introduction; The Geneses of Civilizations, pri-
las influencias de los pueblos indígenas la convertirían en mera parte (Oxford University Press 1934)
otro tipo de mundo, diferente del mundo occidental. La • Vol II: The Geneses of Civilizations, segunda parte
mayoría, sin embargo, la incluyen debido al desarrollo de (Oxford University Press 1934)
la colonización e inmigración de europeos a lo largo de • Vol III: The Growths of Civilizations (Oxford Uni-
los últimos siglos. versity Press 1934)
16.6. BIBLIOGRAFÍA 69

• Vol IV: The Breakdowns of Civilizations (Oxford


University Press 1939)
• Vol V: The Disintegrations of Civilizations, primera
parte (Oxford University Press 1939)
• Vol VI: The Disintegrations of Civilizations, segunda
parte (Oxford University Press 1939)
• Vol VII: Universal States; Universal Churches (Ox-
ford University Press 1954) ECHO POR AGUZZ-
TINN [as two volumes in paperback]
• Vol VIII: Heroic Ages; Contacts between Civiliza-
tions in Space (Encounters between Contemporaries)
(Oxford University Press 1954)
• Vol IX: Contacts between Civilizations in Time (Re-
naissances); Law and Freedom in History; The Pros-
pects of the Western Civilization (Oxford University
Press 1954)
• Vol X: The Inspirations of Historians; A Note on
Chronology (Oxford University Press 1954)
• Vol XI: Historical Atlas and Gazetteer (Oxford Uni-
versity Press 1959)
• Vol XII: Reconsiderations (Oxford University Press
1961)

En un nuevo tratado, esta vez en un sólo volumen y con


ilustraciones, titulado también Estudio de la Historia (A
study of history, Oxford University Press, 1972), Toyn-
bee, en colaboración con Jane Caplan introdujo una serie
de correcciones a sus ideas, basándose fundamentalmente
en los nuevos descubrimientos arqueológicos y en inter-
pretaciones históricas novedosas. Estas correcciones fue-
ron fundamentalmente a nivel de hechos y de detalle, sin
alterar la base de su esquema.

[7] The clash of civilizations

[8] Artículo de Vargas Llosa en El País, 13 de enero de 2013.


Libro de Ferguson, Debate, 2012, ISBN 8499921647.

16.6 Bibliografía
• Woods, Thomas E (2005). How the Cathotic Church
Buitt Western Civitizatton. Regnery Publishing Inc.
(Versión traducida: Woods, Thomas E (2007). Có-
mo la Iglesia Católica construyó la civilización occi-
dental. Ciudadela Libros.)
Capítulo 17

Libertad económica

Sin embargo sus defensores sostienen que la libertad eco-


nómica es parte de los derechos individuales inalienables
a los seres humanos, y que regularla o prohibirla supo-
ne entregar más poder al Estado, cómo sentenció Ludwig
von Mises “O la demanda de los consumidores al mani-
Free
Mostly free
Moderately free
festarse en el mercado decide para qué propósitos y cómo
deben ser empleados los factores de la producción, o el
Mostly unfree
Repressed
Not ranked

gobierno se encarga de estos asuntos”.[2]

El Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage de


2014.
17.1 Conceptos derivados
De esta libertad económica, se derivan:
La libertad económica es un concepto ideológico, apli-
cado al campo de la economía de mercado, que provie-
• El librecambismo en las relaciones comerciales in-
ne del liberalismo económico. En su formulación clási-
ternacionales.
ca, por Adam Smith (1776, La riqueza de las naciones),
se justifica por la concepción del ser humano como un • La libertad de empresa en el interior de cada país, sin
individuo cuya única motivación es huir del dolor y bus- que deba ser regulada por la actividad de gremios,
car el placer (hedonismo), lo que le hace conducirse co- sindicatos que fuercen a una negociación colec-
mo empujado por una mano invisible hacia el bien común tiva o corporaciones empresariales que eviten la
cuando se le deja en libertad. competencia.
La teoría supone que su actividad económica se decidirá
por la producción o el consumo de aquello que el precio • Cada empresa debería surgir de la iniciativa privada
haga más atractivo, guiado por su simple egoísmo sin in- de un empresario individual (libre empresa), y no
terferencias del Estado o de coaliciones de grandes intere- del intervencionismo del Estado ni de una economía
ses que impidan el funcionamiento del mercado libre. De planificada.
esta manera, la abundancia o escasez de un producto o
servicio estimula o retrae su consumo o producción, obte- • Se postulan como exigencias de la libertad econó-
niéndose de forma espontánea la autoregulación del mer- mica:
cado. Esta institución del mercado se presume de exis-
• la propiedad privada (sin obstáculos a su ad-
tencia natural, y respondería al libre juego de la oferta y
quisición, uso irrestricto y libre transmisión,
demanda en libre competencia o competencia perfecta.
como pueden ser las formas de propiedad feu-
La crítica a este concepto se produce desde ópticas con- dal: vinculaciones, los mayorazgos, las manos
trarias al liberalismo, sobre todo al constatar que sólo los muertas, los bienes comunales, cercamientos,
agentes económicos que se adapten a las condiciones del formas de explotación colectiva...)
mercado sobreviven a la competencia, y que los más dé-
biles, los trabajadores que sólo disponen de su fuerza de • y el contrato libre (lo que va en contra de la
trabajo al no disponer de capital ni tierra, se ven aboca- negociación colectiva y los sindicatos)
dos al límite de la subsistencia (como estipula la misma
teoría liberal en la denominada ley de bronce de los sa- Las Revoluciones liberales tendieron a suprimir todos los
larios). Rosa Luxemburgo definió irónicamente al libe- obstáculos que el Antiguo Régimen oponía a la libertad
ralismo económico como “la zorra libre en el gallinero económica, no sin grandes resistencias de distintas fuer-
libre”.[1] zas sociales y de las estructuras tradicionales.[3]

70
17.3. ÍNDICE DE LIBERTAD ECONÓMICA 71

17.1.1 La libre empresa y el empresario El crecimiento ha venido acompañado de sucesivas crisis


iniciadas en alguno de esos países, y extendidas median-
La determinación del papel de ese empresario: si arriesga te movimientos especulativos de capital garantizados en
su propio capital (y por tanto coincide con el capitalista); o parte importante por el intervencionismo estatal debido a
si su función consiste en reunir los medios de producción la expansión monetaria de los bancos centrales del mundo
(tierra, capital y trabajo); o si su papel es el de la gestión, (incontrolables como consecuencia de la misma globali-
ha sido desarrollada por economistas posteriores. zación y acelerados por las mejoras tecnológicas de la
revolución de las comunicaciones) como crisis financie-
ras internacionales: crisis económica de México de 1994
17.2 Las crisis, las teorías econó- (llamada Efecto Tequila); crisis de los países del Sureste
Asiático en 1997; y la reciente crisis hipotecaria de 2007
micas y la libertad económica en Estados Unidos, posiblemente conectada con la crisis
bursátil de enero de 2008.
El fenómeno de las crisis cíclicas, que aparentemente
contradecían el modelo de Smith y que para Karl Marx
eran una de las contradicciones internas inherentes al 17.3 Índice de libertad económica
modo de producción capitalista, pasó a ser uno de los
más estudiados, y llevó a economistas como John May-
nard Keynes a proponer la intervención del estado pa- Los fundamentos de la libertad económica son la libertad
ra su superación mediante políticas anticíclicas (en Es- para elegir del individuo, el intercambio voluntario y los
tados Unidos, el New Deal del presidente Roosevelt tras mercados abiertos. Como Adam Smith, Milton Friedman
la crisis de 1929 y la Gran Depresión, y en Europa Oc- y Friedrich Hayek lo enfatizaron, la libertad para comer-
cidental, las políticas socialdemócratas y la creación del ciar y la coordinación del mercado son el combustible pa-
Mercado Común Europeo). El enfrentamiento geopolíti- ra que haya progreso económico. Sin el intercambio y la
co entre la Unión Soviética y los Estados Unidos (Guerra actividad empresarial coordinada a través de los merca-
Fría) dividió el mundo posterior a la Segunda Guerra dos, los estándares de la vida moderna serían imposibles.
Mundial en economías planificadas desde una orienta- Los intercambios potencialmente ventajosos no siempre
ción marxista y economías libres; e incluso éstas, a pesar se dan. Su realización depende de la presencia de una
de ser capitalistas y fomentar la iniciativa privada, esta- moneda sólida, un estado de derecho, seguridad de los
ban sometidas a una fuerte intervención de los estados, derechos de propiedad, entre otros factores. El informe
con grandes empresas públicas y, en algunos casos (Fran- Libertad Económica en el Mundo Economic Freedom of
cia, España) con la denominada planificación indicativa. the World (Libertad Económica en el Mundo) busca me-
Durante tres décadas, el keynesianismo fue la teoría más dir la consistencia de las instituciones y políticas públicas
cercana a constituirse en paradigma dominante, con auto- de varios países con el intercambio voluntario y otras di-
res como Joseph Alois Schumpeter o John Kenneth Gal- mensiones de la libertad económica. Este reporte es co-
braith (introducidos en España por Fabián Estapé, comi- publicado por el Cato Institute, el Fraser Institute de Ca-
sario del Plan de Desarrollo). nadá, el periódico El Economista (España) y más de 70
La crisis de 1973, con un fenómeno de stagflación (stag- institutos alrededor del mundo.
flaction: inflación con estancamiento, es decir sin cre- El primer Libertad Económica en el Mundo, publicado
cimiento de la producción) puso en cuestión las polí- en 1996, fue el resultado de una década de investigaciones
ticas keynesianas y produjo el neoliberalismo pujante llevadas a cabo por un equipo que incluía a Premios Nóbel
desde los años 1980 con las aportaciones teóricas de y otros 60 académicos importantes en un amplia gama de
Friedrich Hayek, Milton Friedman, la escuela de Chica- materias, desde economía a ciencias políticas, e inclusive
go y el monetarismo. Su traslado a la política fue a car- desde derecho a filosofía.
go de Ronald Reagan en Estados Unidos y de Margaret
Thatcher en el Reino Unido, y se expandió de for- Libertad económica en el mundo utiliza 42 criterios dis-
ma triunfante desde la caída del muro de Berlín, en tintos para crear un índice que califica a los países alre-
lo que también se ha denominado revolución conserva- dedor del mundo en base a sus políticas promotoras de
dora o neoconservadurismo (neocons). Tras la crisis, la la libertad económica. La libertad económica está com-
reconversión y reestructuración industrial, se sucedieron puesta por cinco áreas distintas: (1) el tamaño del Estado;
las privatizaciones de empresas públicas en los países eu- (2) estructura jurídica y garantía de los derechos de pro-
ropeos. Como fenómeno a escala mundial, se ha exten- piedad; (3) acceso a una moneda sana; (4) la libertad de
dido mediante la globalización, con mayor o menor pu- comercio internacional; y (5) la regulación crediticia, la-
reza conceptual, en el crecimiento acelerado de los NIC boral y de la empresa.
(países recientemente industrializados), los cuatro cono- Libertad económica en el mundo es elaborado por el pro-
cidos como BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y las lla- fesor James Gwartney, académico de Florida State Uni-
madas economías en transición (los antiguos países co- versity, Robert Lawson, profesor asociado de Finanzas
munistas). en Auburn University y Joshua C. Hall, profesor adjun-
72 CAPÍTULO 17. LIBERTAD ECONÓMICA

to del Departamento de Economía y Administración de


Empresas del Beloit College. Aquí puede acceder el mapa
interactivo de libertad económica.

17.4 Notas
[1] El índice está elaborado por The Wall Street Journal y la
Heritage Foundation; ambas instituciones son estadouni-
denses, conservadoras y defienden la economía de merca-
do capitalista.

17.5 Referencias
[1] Citado por Francisco Umbral: Los liberales, en conversa-
ción con Antonio Garrigues Walker, El País, 13/09/1982.

[2] ¡No se olviden de Mises; y desháganse de la Tercera Vía!,


por Michael Chapman

[3] Karl Polanyi La gran transformación, con una visión muy


crítica del proceso.

[4] Index of Economic Freedom

17.6 Véase también


• Libre empresa

• Liberalismo económico

17.7 Enlaces externos


• El comercio y el ascenso de la libertad, por Thomas
J. DiLorenzo
Capítulo 18

Economía de mercado

Por economía de mercado se entiende la organización riodo que va desde el fin de la Segunda Guerra Mundial
y asignación de la producción y el consumo de bienes y a, por lo menos, fines del Siglo XX.[10] En la primera par-
servicios que surge del juego entre la oferta y la demanda. te de ese periodo las políticas económicas (ver Economía
La característica definitoria importante de la economía política) de ese país estaba fuertemente influida por la lla-
de mercado es que las decisiones sobre la inversión y la mada síntesis clásico-keynesiana o Síntesis neoclásica y,
asignación de los bienes de producción se realizan prin- posteriormente, por las aproximaciones del Monetarismo
cipalmente a través de los mercados. y la llamada Escuela de Economía de Chicago.
El término es equivalente al de mercado libre.[1] Es nece-
sario notar, sin embargo, que no hay un consenso, espe-
cialmente a nivel teórico o general, acerca de cual sería 18.1 Origen y significado general
el balance de intervención estatal permisible sin que una del término
economía de mercado se transforme en economía dirigi-
da: “Pero existen ciertos aspectos relativos a la economía
El término se popularizó en EE.UU. en el contexto de
de mercado que siguen siendo polémicos. En primer lu-
la guerra fría, siendo utilizado, de forma imprecisa, para
gar, existe cierta controversia en torno a qué actividades
designar los sistemas económicos de aquellos países que,
deben dejarse en manos del Estado y cuáles pueden ad-
por lo menos teóricamente, asignan un papel importante
judicarse a la iniciativa privada.”[2][3][4][5][6][7][8]
a la propiedad privada y al mercado libre, pero no nece-
Cabe aquí una diferencia muy clara planteada por sariamente poseen un sistema político democrático o son
Wilhelm Röpke al clasificar las intervenciones del Esta- un estado de derecho. Esto permite clasificar países tan
do en “conformes” y “no conformes”. Las primeras son diversos como los del Golfo Pérsico[11] y los nórdicos[12]
aquellas que tienden a asegurar el funcionamiento de las como poseedores de “economías de mercado”, al mismo
leyes del mercado. Como ejemplo, podemos citar la le- tiempo que permite que se sugiera, a veces, que una eco-
gislación anti-monopolios. Las segundas son las que in- nomía de mercado es lo mismo que una economía de mer-
terfieren o bloquean aquel funcionamiento. Los controles cado libre[13] y, a veces, que no.[14]
de precios y salarios se encuentran entre las más comu-
Así pues, y dado que hay tanto alguna confusión como
nes de esas interferencias. La economía de mercado, tal
una tendencia a identificar los términos economía de mer-
como se la concibe dentro del liberalismo moderno (ver
cado, libre mercado y capitalismo[15] es conveniente hacer
"Economía Social de Mercado"), acepta las “intervencio-
algunas puntualizaciones.
nes conformes” y, más aún, las considera necesarias; pero
rechaza las “intervenciones no conformes”. Una economía de mercado no necesariamente es equi-
valente a un libre mercado, ya que en la economía de
Consecuentemente la economía de mercado se entiende
mercado el Estado puede intervenir no solo para garanti-
generalmente como la versión de la economía mixta, más
zar los derechos de los agentes económicos, sino también
cercana al modelo económico de economía de “mercado
tanto para garantizar acceso a ciertos bienes y servicios
libre”, lo que ha llevado a algunos a hablar de economía
-generalmente considerados de necesidad absoluta para
mixta de mercado.[9] Sin embargo, no hay que confundir
la Dignidad humana- como para regular precios básicos
la "economía mixta", con la "Economía Social de Mer-
y para orientar la producción y, por tanto, el consumo,y
cado". En la primera se aceptan ciertas “intervenciones
más en general, mantener la estabilidad de los procesos
no conformes” que bloquean parcialmente el funciona-
económicos.
miento del mercado; mientras que en la segunda dichas
intervenciones son rechazadas, aceptando solamente las El libre mercado supone la absoluta libertad de oferta y
denominadas “intervenciones conformes”. la demanda tolerando la intervención estatal solo para ga-
rantizar libertad de competencia.[16]
Generalmente se considera que el ejemplo de economía
de mercado más exitosa se encuentra en EE. UU. en el pe- Ese punto anterior es central a la concepción de lo que
un “mercado libre” realmente es. Tanto Friedrich von

73
74 CAPÍTULO 18. ECONOMÍA DE MERCADO

Hayek como Milton Friedman han declarado que la diendo de la época y el lugar.[28]
Libertad económica es la condición sine qua non tan-
to de un mercado libre como de la libertad política en En relación a lo anterior son generalmente considerados
general[17][18][19] (ver Catalaxia). varios elementos.
Lo anterior ha llevado a argumentos a lo largo de las lí- La aceptación de que la competencia perfecta general-
neas de: “Pero la imagen que mucha gente tiene de la “eco- mente no existe en la realidad, lo que implica la validez
nomía de mercado” seguramente ya es la de una econo- de la Teoría del Segundo Mejor, es decir, que la eficiencia
mía mixta, como sugiere el hecho de que mayorías aún económica no precluye necesariamente la intervención
más importantes apoyen fuertes regulaciones estatales. estatal como la propuesta del libre mercado asume.
Eso, y minorías sustanciales tajantemente en contra del
mercado, explica por qué vivimos en una economía mix- Aún más, Greenwald y Stiglitz demostraron (en el llama-
ta y no en una economía libre”.[20] basados en esa percep- do Teorema de la Asimetría de la información) que en la
ción general que países que restringen la libertad de mer- presencia ya sea de información imperfecta o mercados
cado restringen las libertades políticas y sociales.[21][22] no perfectamente competitivos, el resultado del mercado
no es eficiente en términos de Pareto. Sigue que en la ma-
La relación con el capitalismo depende de qué se entien- yoría de las situaciones de la economía en el mundo real,
da por este término. Si se entiende por ello todo lo que no los efectos de esas desviaciones de las condiciones ideales
sea comunista o que practique el “socialismo verdadero” deben ser tomadas en cuenta.[29]
— la manera en que se utilizó durante la guerra fría[23] y
con algunas bases en el uso que se remontan a Marx — la Dado lo anterior, la Condición de Samuelson es relevante,
equivalencia es correcta. Sin embargo, no todos entien- es decir, la intervención estatal en la provisión de bienes
den capitalismo de esa manera (ver Capitalismo de esta- y servicios está justificada hasta el punto que tal inter-
do; Capitalismo libertario; Capitalismo democrático); en vención sea más eficiente. Conversamente, la producción
cuyos casos, y dependiendo del criterio, algunos países privada está justificada en la medida que es más eficiente
capitalistas no tendrían economía de mercado -como se que la comunal o estatal. Estas relaciones serán diferentes
entiende aquí- o por lo menos algunos de los países que en lugares y momentos diferentes. Adicionalmente, estas
muestran economía de mercado no serían realmente ca- no son materias de discusión teórica sino de determina-
pitalistas. (ver Socialismo de mercado). ción práctica y técnica.

Igualmente, a pesar que en la imaginación popular —


especialmente desde la perspectiva occidental— la crea-
ción de economías de mercado en el mundo solamente ha 18.3 Proceso del mercado
ido asociada al capitalismo a partir de la segunda mitad
del siglo XIX en Europa y más concretamente en Gran En una economía de mercado, productores y
Bretaña y Estados Unidos, ese no es el caso. Por ejem- consumidores pueden interactúar en el mercado. Se
plo, en el siglo XVIII la mayor economía de mercado -no supone que ambos tipos de agentes económicos asumen
capitalista- se encontraba en China.[24] el precio de los bienes como un dato dado (es decir, son
“aceptadores de precio” -“preneurs de prix” en francés;
Generalmente se considera que el teórico más destacado
“price takers” en inglés.- Ver Origen y asunciones en
del modelo de economía de mercado, tal y como se imple-
“Ley de Walras”.) y, a partir de ahí, toman sus decisiones
mentó en los EEUU, fue Paul Samuelson.[25][26] Samuel-
de producción y consumo, buscando maximizar la
son se refirió a ese sistema como “economía mixta”.[27]
ganancia en el caso de los ofertantes y la función de
utilidad (satisfacción) en el caso de los consumidores. La
participación de esos actores, ofreciendo y demandando
18.2 Mercado e intervención cantidades de bienes y servicios, a su vez altera las
condiciones del mercado afectando la evolución de los
Como se ha sugerido, uno de los problemas centrales más precios.
importantes de la economía de mercado es encontrar el Sin embargo, en una situación de competencia imperfecta
nivel óptimo de intervención o regulación estatal mientras ya sea un solo agente o un grupo reducido de los mis-
se mantiene la libertad de los actores económicos a fin de mos pueden manipular la condición del producto y pue-
lograr el máximo de eficiencia económica. En las palabras den afectar directamente la formación de los precios. Da-
de Joseph E. Stiglitz: do que vivimos en una era de comercio incrementalmen-
te dominado por empresas internacionales y lo que en
El verdadero debate hoy en día gi- EEUU se llama “corporaciones” (grupo de empresas en
ra en torno a encontrar el balance castellano) no es realista mantener la pretensión que los
correcto entre el mercado y el go- precios de mercado se están determinando de acuerdo
bierno. Ambos son necesarios. Ca- a las condiciones de la competencia perfecta (ver, por
da uno puede complementar al otro. ejemplo: Índice de Lerner). Y pretender volver a esa com-
Este balance será diferente depen- petencia perfecta es no solo un “ejercicio en futilidad”
18.6. REFERENCIAS 75

sino que tampoco produciría “una economía de gran es- • Libertad económica
tabilidad, crecimiento y eficiencia.” [30]
• Mercado libre
Hay que mantener presente que no es necesariamente
el caso que la competencia imperfecta tenga efectos ne- • Capitalismo
gativos para el consumidor. Es posible que bajo deter-
minadas circunstancias, el hecho de que las empresas • Capitalismo financiero
compitan en este tipo de entornos “imperfectos” (ver
• Modo de producción capitalista
oligopolio; monopolio; oligopsonio y monopsonio) puede
llevar a los mismos precios que la competencia perfec- • Agricultura de mercado
ta (ver Competencia de Bertrand). Esto de nuevo enfatiza
que estas no son materias de principios, sino prácticas. • Economía mixta
De todo lo anterior sigue que, dado que la competencia • Empresa mixta
perfecta no se encuentra en la realidad, la intervención
estatal puede producir resultados económicos superiores • Economía marxista
a los logrados sin esa intervención.
• Socialismo de mercado

• Economía de mercado socialista


18.4 Leyes e interpretaciones
• Paul Samuelson
La teoría económica liberal clásica, por ejemplo con • Adam Smith
David Ricardo, supone que, teóricamente, en una eco-
nomía de mercado la tasa de interés del capital y los be- • Karl Polanyi
neficios empresariales tienden hacia cero con el tiempo.
La tercera, quinta o sucesivas unidades de producción no
pueden rendir los mismos beneficios que la primera, se- 18.6 Referencias
gún la ley de rendimientos decrecientes. Similares predic-
ciones se efectuaban para los salarios, que deben ajustarse
[1] Eumet: Diccionario de economía y finanzas: economía de
al mínimo de subsistencia, según la ley de bronce de los
mercado. Llamada también economía de libre mercado -
salarios. o, simplemente, economía libre- es la que se desenvuelve a
La crítica que el marxismo realiza de la economía clásica través de empresas privadas sin el control directo de parte
parte en buena medida de la interpretación de esas teo- del gobierno.
rías, además de sus propias formulaciones, como la teoría [2] Manuel Lozano Serna: Reflexiones sobre la economía de
de la plusvalía y la alienación; supone que la aplicación mercado
de una economía de mercado llevaría a una polarización
social entre proletarios cada vez más pobres y capitalis- [3] Barry Loberfeld: Ser capitalista o ser socialista? - esa es
tas cada vez más ricos. El que ambas predicciones (li- la cuestión. Precisamente cual es la mezcla de la econo-
beral clásica y marxista) no se hayan cumplido (al me- mía mixta? ¿Cuándo es capitalista y cuándo es socialista?
nos todavía) en la evolución histórica de la economía real ¿Cuándo proteger la propiedad y cuando lo que hace es
ha supuesto distintas reinterpretaciones a cargo de la dis- confiscar? ¿Cuándo deja a las personas solas y cuando los
obliga? ¿Cuándo se adhieren a la ética del individualismo
tintas escuelas de pensamiento económico posteriores: la
y cuándo obedecer el código de colectivismo? Y cual es el
economía neoclásica, el marginalismo, el monetarismo, el primario metafísico - la persona o el colectivo (por ejem-
keynesianismo, el neoliberalismo económico, la escuela plo, la nación, la raza, la clase)? La verdad fundamental
de Chicago, etc. acerca de la economía mixta es que las prácticas mixtas
implican principios mixtos, que a su vez implica premisas
mixtas - es decir, una comprensión de la realidad incohe-
18.5 Véase también rente. Con el socialismo, el caos era económica, con la
“democracia social”, es epistemológico. En última instan-
cia, estos últimos no pueden generar políticas más racio-
• Competencia imperfecta nales que la primera podría generar precios razonables. La
economía mixta no nos presentan un retrato en mosaico
• Competencia de Stackelberg
de la sociedad justa, pero con un rompecabezas con pie-
• Competencia monopolística zas tomadas de diferentes puzzles” en Liberalism: History
and Future
• Equilibrio de Nash
[4] Vlad Constantinesco: “Por otro lado, esta intervención se
• Equilibrio de Stackelberg enfrenta a la dificultad para determinar un criterio óptimo
social aceptable de manera general.”.- en Crisis económi-
• Liberalismo económico ca y finanzas públicas
76 CAPÍTULO 18. ECONOMÍA DE MERCADO

[5] John Quiggin (2010): “Siempre habrá una gama de casos de los beneficios de esta tercera vía, caracterizada como
intermedios, donde ninguna solución es claramente supe- un sistema intermedio entre la economía de mercado y la
rior. En función de las contingencias históricas o circuns- economía socialista, que toma lo mejor de cada uno y de-
tancias particulares, las diferentes sociedades pueden ele- ja de lado sus fallas....(..)... El objetivo de este artículo es
gir entre la prestación pública (por lo general por una em- analizar el debate entre economía de mercado y Estado de
presa del gobierno de negocio comercializado), sin per- Bienestar, sobre la base del caso sueco. En la literatura, y
juicio de la prestación privada a la regulación, o tal vez también en la opinión pública, predomina un mito sobre
algún término intermedio entre los dos, como una asocia- la economía sueca y su Estado de Bienestar que es nece-
ción público-privada.”. - en The Mixed Economy is Back sario reconsiderar.” Estado de Bienestar vs Economía de
- and it’s Here to Stay - an essay Mercado. El caso de Suecia

[6] Wladimir Gramacho e Iván Llamazares: 'Esta explicación [15] Por ejemplo:Juan Carlos Martínez C El capitalismo
sugiere, a su vez, que las trayectorias históricas de los paí-
ses considerados han influido sobre la intensidad de los [16] Thomas J. DiLorenzo (2011):..."la regulación en general
vínculos entre las ubicaciones ideológicas y las preferen- cortocircuita los esfuerzos del libre mercado para resol-
cias de política económica. La calidad de las instituciones ver problemas económicos a través del proceso competi-
democráticas no ha surgido de repente, sino que hunde tivo; el papel de la profesión económica en inventar múlti-
raíces en trayectorias prolongadas de desarrollo de insti- ples mitos acerca del mercado libre y cómo, como escribió
tuciones abiertas y competitivas. De manera igualmente Murray Rothbard, “las leyes antitrust (…) no ‘disminuyen
evidente, los niveles de desarrollo económico son a su vez el monopolio’ en lo más mínimo” sino más bien imponen
resultado de trayectorias históricas de largo recorrido. Por “un acoso continuo y arbitrario a empresas de negocios efi-
estos motivos, nuestro análisis es enteramente compatible cientes”. en ¡Alan Greenspan tenía razón! (Al menos acer-
con una comprensión histórica que enfatice el papel, in- ca del antitrust)
directo, de las trayectorias de largo recorrido en el esta-
blecimiento de patrones claros y previsibles de relación [17] Por ejemplo: Friedman, Milton y Friedman, Rose: Free
entre las orientaciones ideológicas y las preferencias de to Choose: A Personal Statement, Harcourt Brace Jova-
política económica. " en IDEOLOGÍA Y PREFEREN- novich, 1980, p. 2-3, o Milton Friedman: “Capitalism and
CIAS DE INTERVENCIÓN ECONÓMICA ESTATAL Freedom”
ENTRE LOS DIPUTADOS LATINOAMERICANOS
[18] Por ejemplo: Friedrich Hayek: Camino de Servidumbre
[7] Roger E. Backhouse: From the mixed economy to neo-
liberalism [19] Andreas Novy: “Hayek aportó al debate sobre la dicoto-
mía de los modelos de desarrollo, es decir, el modelo ca-
[8] Jerzy Szacki Liberalism after communism, esp, pp 149- pitalista de economía de mercado y el de la economía so-
151 cialista planificada. Hayek ya antes de la segunda guerra
mundial ponía en duda las ideas sobre las intervenciones
[9] El País: El Gobierno está reforzando la economía mixta
estatales del profesor Keynes, así llegó a ser, después de
de mercado, afirma Felipe González
la división del mundo en áreas de influencia soviética y de
[10] Para todo esto ver, por ejemplo: John Kenneth Galbraith USA, un defensor del liberalismo económico que se desa-
“Un viaje por la economía de nuestro tiempo”, etc rrolló en sucesivas corrientes de la filosofía social. Su gran
preocupación en ese entonces fue que países como Suecia
[11] Jean-François Seznec (2008): Economía de mercado sin pudieran acercarse a un sistema planificado.” en 2.2.4.2
democracia en el Golfo Pérsico Friedrich August Hayek (parte de “Economía política in-
ternacional” - Con ejemplos de América Latina”)
[12] Erkki Tuomioja (2004): EL SECRETO DEL MODELO
NORDICO: ECONOMIA DE MERCADO SIN SOCIE- [20] Albert Esplugas Boter El romance con el Estado
DAD DE MERCADO
[21] Heritage Foundation study
[13] Por ejemplo: Lorenzo Bernaldo de Quirós (2008): “La cri-
sis se ha convertido en un pliego de cargos contra el capi- [22] Economic Freedom of the World Report by the Frasier
talismo, economía de libre mercado o, como quiera defi- Institute
nirse a ese sistema basado en la propiedad privada de los
medios de producción y en el cual los poderes del estado [23] Shigeto Tsuru (1999): “... el libro de texto estándar de Paul
se limitan a proteger los derechos individuales, al sumi- Samuelson y William Nordhaus define la economía mix-
nistro de bienes públicos y al establecimiento de una ta como «la forma dominante de organización económica
red mínima de seguridad para aquellas personas incapa- de países no comunistas»” en El capitalismo japonés: algo
ces de valerse por sí mismas y/o de adquirir en el mercado más que una derrota creativa p 273
determinados bienes y/o servicios. Guste o no, ese mar-
co institucional ha constituido y constituye el instrumento [24] Giovanni Arrighi, Adam Smith en Pekín. Orígenes y fun-
más poderoso conocido por el hombre para extender el damentos del siglo XXI, Akal, 2007, ISBN 978-84-460-
progreso y el bienestar.” (énfasis agregado) en La crisis 2735-5, p.334-350
de la economía mixta
[25] Por ejemplo: Michael Szenberg, Lall Ramrattan and Aron
[14] Adrian Ravier (2010):"En la literatura se considera a los A. Gottesman (editores) (2006): Samuelsonian Econo-
países nórdicos como aquellos que han logrado disfrutar mics and the Twenty-First Century
18.7. ENLACES EXTERNOS 77

[26] Skousen, Mark (1997), «The Perseverance of Paul


Samuelson’s Economics», Journal of Economic Pers-
pectives 11 (2): 137–152, http://prawo.uni.wroc.pl/
~{}kwasnicki/EkonLit2/The%20Perseverance%20of%
20Paul%20Samuelsons%20Economics.pdf

[27] P Samuelson (2009): “Para nuestra sorpresa, esta


19 edición podría resultar una de las revisiones más
importantes. La llamamos la ‘’’edición centrista’’’
(énfasis en el original). Proclama el valor de la eco-
nomía mixta - una economía que combina la dura
disciplina del mercado con la equidad del control
gubernamental equitable.... Habiendo estudiado el
terreno, esta es nuestra conclusión. La historia eco-
nómica confirma que ni el capitalismo sin regulación
ni el centralismo sobre regulado pueden organizar
efectivamente la sociedad moderna” Introducción a la
result&ct=result&resnum=4&ved=0CCcQ6AEwAw#v=onepage&q=Samuelson
+ mixed economy&f=false 19 edición de Economics, p
XXXIIV

[28] ALTMAN, Daniel. Managing Globalization. En: Q &


Answers con Joseph E. Stiglitz, Columbia University y
The International Herald Tribune, 11 de octubre, 2006
05:03AM.

[29] Stiglitz, Joseph E. (Marzo de 1991), The Invisible Hand


and Modern Economics. NBER Working Paper No.
W3641., National Bureau of Economic Research (NBER)

[30] Stanley Brue y Randy Grant (2007): “The Evolution of


Economic Thought” - (Thompson/Southwestern, EEUU.)
cap 17: The Neoclassical School - The Departure from
Pure Competition.

18.7 Enlaces externos


• Manual básico de economía de mercado, Juan Car-
los Martínez Coll, Universidad de Málaga, Ministe-
rio de Educación y Ciencia
• Economía de mercado: Virtudes e inconvenientes,
manual de economía básico de Eumed.net
• Artículo La crítica de la economía de mercado en
Karl Polanyi, Arturo Lahera Sánchez, Reis 86-99,
pp. 27-54

• Artículo Karl Polanyi: crítica del mercado, crítica de


la economía, Carlos Prieto, Política y Sociedad, 21,
1996, Universidad Complutense de Madrid, pp. 23-
34
• Artículo Los fundamentos morales de la economía:
una relectura del problema de Adam Smith, José Ati-
lano Pena López y José Manuel Sánchez Santos, Re-
vista de Economía Institucional, Vol 9, 16, 2007, pp.
63-87
Capítulo 19

Capitalismo

En el capitalismo, los individuos, y/o empresas usualmen-


te representadas por los mismos, llevan a cabo la produc-
ción de bienes y servicios en forma privada e indepen-
diente, dependiendo así de un mercado de consumo para
la obtención de recursos.[2] El intercambio de los mis-
mos se realiza básicamente mediante comercio libre y,
por tanto, la división del trabajo se desarrolla en forma
mercantil y los agentes económicos dependen de la bús-
queda de beneficio.[3] La distribución se organiza, y las
unidades de producción se fusionan o separan, de acuer-
Hong Kong, es una ciudad autónoma de China con un modelo
económico capitalista con altos "índices de libertad económica”
do a una dinámica basada en un sistema de precios para
que la hace muy diferente del resto de la economía china (carac- los bienes y servicios.[4] A su vez, los precios se forman
terizada por bajos "índices de libertad económica”). Según al- mayoritariamente en un mercado que depende de la in-
gunos estudios esto ha permitido a Hong Kong ser una de las teracción entre una oferta y una demanda dadas por las
economías más prósperas del planeta,[cita requerida] con un PIB per elecciones de productores y consumidores,[5] y estos a su
cápita y un IDH muy altos. vez son necesarios para la coordinación ex-post de una
economía basada en el intercambio de mercancías.[6]
El origen etimológico de la palabra capitalismo proviene
de la idea de capital y su uso para la propiedad privada
de los medios de producción,[7][8] sin embargo, se rela-
ciona mayormente al capitalismo como concepto con el
intercambio dentro de una economía de mercado que es
su condición necesaria,[9][10] y a la propiedad privada ab-
soluta o burguesa[11] que es su corolario previo.[12][13] El
origen de la palabra puede remontarse antes de 1848 pe-
ro no es hasta 1860 que llega a ser una corriente como tal
y reconocida como término, según las fuentes escritas de
la época. [14]
Se denomina sociedad capitalista a toda aquella socie-
dad política y jurídica originada basada en una orga-
nización racional del trabajo, el dinero y la utilidad de
los recursos de producción, caracteres propios de aquel
sistema económico.[15] En el orden capitalista, la so-
El capitalismo se forma por medio de la propiedad privada de los ciedad está formada por clases socioeconómicas en vez
medios de producción y la libertad de gestionarlos. En la imagen de estamentos como son propios del feudalismo y otros
un ejemplo de empresa privada en Oxford. órdenes pre-modernos.[16] Se distingue de éste y otras
formas sociales por la posibilidad de movilidad social
El capitalismo es un orden o sistema social y económico de los individuos, por una estratificación social de tipo
que deriva del usufructo de la propiedad privada sobre el económica,[17] y por una distribución de la renta que de-
capital como herramienta de producción, que se encuen- pende casi enteramente de la funcionalidad de las dife-
tra mayormente constituido por relaciones empresariales rentes posiciones sociales adquiridas en la estructura de
vinculadas a las actividades de inversión y obtención de producción.[18]
beneficios, así como de relaciones laborales tanto autóno- El nombre de sociedad capitalista se adopta usualmen-
mas como asalariadas subordinadas a fines mercantiles.[1]

78
19.1. CARACTERÍSTICAS 79

te debido al hecho de que el capital como relación de


producción se convierte dentro de ésta en un elemento
económicamente predominante.[19] La discrepancia so-
bre las razones de este predominio divide a las ideolo-
gías políticas modernas: el enfoque liberal smithiano se
centra en la utilidad que el capital como relación social
provee para la producción en una sociedad comercial con
una amplia división del trabajo, entendida como causa y
consecuencia de la mejora de la oferta de consumo y los
mayores ingresos por vía del salario respecto del trabajo
autónomo,[20] mientras que el enfoque socialista marxista
considera que el capital como relación social es precedido
(y luego retroalimentado) por una institucionalizada im-
posibilidad social de sobrevivir sin relacionarse con los
propietarios de un mayor capital físico mediante el inter-
cambio de trabajo asalariado.[21]
La clase social conformada por los creadores y/o pro-
pietarios que proveen de capital a la organización eco-
nómica a cambio de un interés[22] se la describe como
"capitalista", a diferencia de las funciones empresariales
cuyo éxito se traduce en forma de ganancia[23] y de las
gerenciales ejecutadas a cambio de un salario.[24] Vul-
garmente se describe desde el siglo XVIII como “bur-
guesía” tanto a este conjunto social como al de los em-
pleadores de trabajo de una moderna sociedad industrial,
pero la burguesía se origina en las ciudades de la so-
ciedad rural medieval y está constituida por propietarios
auto-empleados cuya naturaleza da origen al capitalismo Si bien el capitalismo no encuentra su fundador en un pensa-
dor sino en las relaciones productivas de la sociedad, la obra
moderno.[25]
La riqueza de las naciones concedió a Adam Smith el título de
Existen diferentes apreciaciones sobre la naturaleza del fundador intelectual del capitalismo.
capitalismo según la perspectiva social e ideológica desde
la cual se lo analice.
En términos más descriptivos, los sistemas capitalistas
son sistemas socioeconómicos donde los activos de capi-
tal están básicamente en manos privadas y son controla-
19.1 Características dos por agentes o personas privadas. El trabajo es propor-
cionado mediante el ofrecimiento de salarios monetarios
El capitalismo, o más concretamente los sistemas eco- y la aceptación libre por parte de los empleados. La ac-
nómicos capitalistas, se caracterizan por la presencia de tividad económica frecuentemente está organizada para
unos ciertos elementos de tipo socioeconómico, si un nú- obtener un beneficio neto que permita a las personas pro-
mero importante de ellos está ausente el sistema no puede pietarias que controlan los medios de producción incre-
ser considerado como propiamente capitalista. Entre los mentar su capital. Los bienes y servicios producidos son
factores que acaban haciendo que un sistema sea consi- además distribuidos mediante mecanismos de mercado.
derado capitalista están: Si bien todos los sistemas capitalistas existentes presen-
tan un mayor o menor grado de intervención estatal y se
• El tipo de propiedad de los medios de producción y alejan por diversas razones del modelo de mercado ideal-
el tipo de acceso a los factores de producción. mente competitivo, razón por la cual se definen conceptos
como la competitividad o el índice de libertad económica,
• La presencia de dinero, capital y acumulación capi- para caracterizar hasta que punto difieren unos sistemas
talista. capitalistas de otros.[26]
• La presencia de mercados de capital y mercados fi-
nancieros así como el papel asignado a los mismos. 19.1.1 Capital, trabajo y régimen de pro-
• La existencia de salarios monetarios y una estructura piedad
de clases ligada a las diferentes funciones dentro de
la actividad económica. En los sistemas capitalistas la titularidad de la mayor par-
te de medios de producción es privada, entendiéndose por
• Factores macroeconómicos varios. esto su construcción sobre un régimen de bienes de capi-
80 CAPÍTULO 19. CAPITALISMO

cado, el énfasis legislativo en la protección de un tipo


específico de apropiación privada (en el caso del capita-
lismo particularmente lockeano), o el predominio de las
herramientas de producción en la determinación de las
formas socioeconómicas.

19.1.2 Contrato libre, ganancias y movili-


dad social

El capitalismo se considera un sistema económico en el


cual el dominio de la propiedad privada sobre los me-
dios de producción desempeña un papel fundamental. Es
importante comprender lo que se entiende por propiedad
privada en el capitalismo ya que existen múltiples opi-
niones, a pesar de que este es uno de los principios bási-
cos del capitalismo: otorga influencia económica a quie-
nes detentan la propiedad de los medios de producción
(o en este caso el capital), dando lugar a una relación vo-
luntaria de funciones y de mando entre el empleador y
el empleado. Esto crea a su vez una sociedad de clases
móviles en relación con el éxito o fracaso económico en
el mercado de consumo, lo que influye en el resto de la
John Locke, con su obra Dos tratados sobre el gobierno civil, estructura social según la variable de capital acumulada;
establece los principios que posteriormente servirán para iden- por tal razón en el capitalismo la pertenencia a una clase
tificar el capitalismo como sistema productivo y el liberalismo social es movible y no estática.
como sistema de pensamiento que lo respalda.
Las relaciones económicas de producción y el origen
de la cadena de mando —incluyendo la empresaria por
delegación— es establecida desde la titularidad privada y
tal industrial y de tenencia y uso de la tierra basado en exclusiva de los propietarios de una empresa en función
la propiedad privada. Los medios de producción operan de la participación en su creación en tanto primeros pro-
principalmente en función del beneficio y en la que los in- pietarios del capital. La propiedad y el usufructo queda
tereses directivos. Se acepta que en un sistema capitalis- así en manos de quienes adquirieron o crearon el capital
ta, la mayor parte de las decisiones de inversión de capital volviendo interés su óptima utilización, cuidado y acumu-
están determinadas por las expectativas de beneficio, por lación, con independencia de que la aplicación productiva
lo que la rentabilidad del capital invertido tiene un papel del capital se genere mediante la compra del trabajo, esto
muy destacado en la vida económica. Junto con el capital, es, el sueldo, realizado por los asalariados de la empresa.
el trabajo se refiere al otro gran conjunto de elementos de
Una de las interpretaciones más difundidas señala que en
producción (algunos autores añaden un factor tradicional-
el capitalismo, como sistema económico, predomina el
mente llamado «tierra» que en términos generales puede
capital —actividad empresarial, mental— sobre el trabajo
representar cualquier tipo de «recurso natural»). El papel
—actividad corporal— como elemento de producción y
decisivo del trabajo, junto el capital, hacen que uno de los
creador de riqueza. El control privado de los bienes de
aspectos importantes del capitalismo sea la competencia
capital sobre otros factores económicos tiene la caracte-
en el llamado mercado de trabajo asalariado.
rística de hacer posible negociar con las propiedades y
Sobre la propiedad privada, los sistemas capitalistas tien- sus intereses a través de rentas, inversiones, etc. Eso crea
den a que los recursos invertidos por los prestadores de el otro distintivo del capitalismo que es el beneficio o ga-
capital para la producción económica, estén en manos de nancia como prioridad en la acción económica en función
las empresas y personas particulares (accionistas). De es- de la acumulación de capital que por vía de la compra del
ta forma a los particulares se les facilita el uso, empleo trabajo puede separarse del trabajo asalariado.
y control de los recursos que se utilizan la producción
de bienes y servicios. En los sistemas capitalistas se bus-
ca que no existan demasiadas restricciones para las em- 19.1.3 Libre mercado, empresas y compe-
presas sobre como usar mejor sus factores de producción tencia
(capital, trabajo, recursos disponibles).
Entre las características generales del capitalismo se en- El capitalismo se basa ideológicamente en una economía
cuentra la motivación basada en el cálculo costo-beneficio en la cual el mercado predomina, esto usualmente se da,
dentro de una economía de intercambio basada en el mer- aunque existen importantes excepciones además de las
19.1. CARACTERÍSTICAS 81

polémicas sobre qué debe ser denominado libre merca- 19.1.5 La empresa por sociedad de capita-
do o libre empresa. En éste se llevan a cabo las transac- les
ciones económicas entre personas, empresas y organiza-
ciones que ofrecen productos y las que los demandan. El El tipo de empresa actual suele resultar de una asocia-
mercado, por medio de las leyes de la oferta y la deman- ción. A principios del siglo XIX, las empresas eran gene-
da, regula los precios según los cuales se intercambian las ralmente de un individuo que invertía en ellas capitales,
mercancías (bienes y servicios), permite la asignación de fueran éstos propios o procedentes de préstamos, y los
recursos y la distribución de la riqueza entre los indivi- ponía al servicio de una capacidad técnica, que general-
duos. mente él mismo tenía. Sin embargo, el posterior desa-
La libertad de empresa propone que todas las empresas rrollo o auge del capitalismo demostraron claramente la
sean libres de conseguir recursos económicos y transfor- superioridad de la empresa, que supera los límites de la
marlos en una nueva mercancía o servicio que será ofre- personalidad individual o de la continuidad familiar. Es-
cido en el mercado que éstas dispongan. A su vez, son te sistema permite al mismo tiempo agrupar capacidades
libres de escoger el negocio que deseen desarrollar y el que se completan y disociar las aportaciones de capital de
momento para entrar o salir de éste. La libertad de elec- las aptitudes puramente técnicas, antes confundidas. Hay
ción se aplica a las empresas, los trabajadores y los con- que distinguir dos grandes categorías de sociedades: 1. las
sumidores, pues la empresa puede manejar sus recursos de personas, constituidas por un pequeño número de in-
como crea conveniente, los trabajadores pueden realizar dividuos que aportan al fondo social capitales, llamados
un trabajo cualquiera que esté dentro de sus capacidades (partes) o capacidades técnicas (caso del socio industrial
y los consumidores son libres de escoger lo que desean opuesto al capitalista), que, como son en realidad fraccio-
consumir, buscando que el producto escogido cumpla con nes casi materiales de la empresa no pueden ser cedidas
sus necesidades y se encuentre dentro de los límites de su sin el acuerdo de los copartícipes; 2. las de capitales, en
ingreso. Esto en un contexto teórico capitalista es deno- las que las partes llamadas (acciones),se consideran co-
minado cálculo económico. mo simples pruebas materiales de la aportación de cierto
capital por los asociados, en general numerosos y tienen
Competencia se refiere a la existencia de un gran núme- por tanto la posibilidad de transmitirse o negociarse li-
ro de empresas o personas que ofrecen y venden un pro- bremente en la bolsa de valores.
ducto (oferentes) en un mercado determinado. En dicho
mercado también existe un gran número de personas o
empresas (demandantes), las cuales, según sus preferen- 19.1.6 Crecimiento económico
cias y necesidades, compran o demandan esos productos
o mercancías. A través de la competencia se establece una
Teóricos y políticos han enfatizado la habilidad del ca-
«rivalidad» o antagonismo entre productores. Los pro- pitalismo para promover el crecimiento económico bus-
ductores buscan acaparar la mayor cantidad de consumi-cando aumentar los beneficios, tal como se mide por el
dores/compradores para sí. Para conseguir esto, utilizan
Producto Interno Bruto (PIB), utilización de la capaci-
estrategias de reducción de precios, mejoramiento de la
dad instalada o calidad de vida. Sin embargo, debe no-
calidad, etc. tarse el análisis de la tasa de crecimiento ha revelado
que le progreso técnico y causas no asignables a la in-
tensividad del capital o la asignación de trabajo, parecen
19.1.4 Paso del capitalismo de producción ser responsables de gran parte de la productividad (ver
productividad total de los factores). Igualmente los siste-
al capitalismo de consumo mas de economía planificada lograron entre 1945-1970
tasas muy superiores a la mayor parte de países capita-
• Colapso del modelo basado en la producción listas. Aun dejando a un lado el peso de los diferentes
factores en el crecimiento económico, la posible benéfica
influencia de la organización capitalista de la producción
• Expansión social del ocio
ha sido históricamente el argumento central, por ejem-
plo, en la propuesta de Adam Smith de dejar que el libre
• Separación de propiedad y producción: economía fi- mercado controle los niveles de producción y de precio,
nanciera y distribuya los recursos.
Diversos autores han sostenido que el rápido y consisten-
• Desarrollo tecnológico: se amplia el tiempo de vida te crecimiento de los indicadores económicos mundia-
social les desde la revolución industrial se debe al surgimiento
del capitalismo moderno.[27][28] Aun cuando parece que
parte del crecimiento recogida dentro de la productividad
• Grandes urbes
total de los factores no necesariamente está ligada al mo-
do de organización capitalista, sino podría deberse sim-
• Reorientación hacia el consumo plemente a factores técnicos cuyo desarrolloso obedece
82 CAPÍTULO 19. CAPITALISMO

a causas más complicas.[29] Los defensores de que la or- la libertad de una democracia no está a sal-
ganización capitalista es el factor principal en el creci- vo si la gente tolera el crecimiento del poder en
miento argumentan que incrementar el PIB (per cápita) manos privadas hasta el punto de que se con-
ha demostrado empíricamente una mejora en la calidad vierte en algo más fuerte que el propio estado
de vida de las personas, tal como mejor disponibilidad de democrático.[34]
alimentos, vivienda, vestimenta, atención médica, reduc-
ción de horas de trabajo, y libertad de trabajo para niños
y ancianos.[30]
Sí parece ampliamente demostrado, que la especializa- En cualquier caso es innegable, que para unos y otros el
ción tanto en la agricultura como en otras áreas, produce proceso de búsqueda de beneficios tiene un rol importan-
un aumento de la producción existente, y la actividad co- te (ya se prefiera una economía con cierta regulación o
mercial de materias primas aumenta. La consecuencia de una totalmente desregulada). Se admite que a partir de
este hecho, es el incremento de la circulación de capital, las transacciones entre compradores y vendedores emer-
que fue un estímulo a la banca, y por tanto de la riqueza de ge un sistema de precios, y los precios frecuentemente
la sociedad, aumentando el ahorro y con ello la inversión. surgen como una señal de cuáles son las urgencias y ne-
Este fue fundamentalmente el origen de la banca actual, cesidades insatisfechas de las personas, si bien algunos
la cual tenía dos funciones: prestar el dinero que custodia- autores señalan que pueden existir fallos de mercado bajo
ban a cambio de un interés y la emisión de “promesas de circunstancias específicas. La promesa de beneficios les
pago al contado al portador” que circulaban como dinero. da a los emprendedores el incentivo para usar su cono-
cimiento y recursos para satisfacer esas necesidades. De
Argumentos favorables al capitalismo también afirman tal manera, las actividades de millones de personas, cada
que una economía capitalista brinda más oportunidades una buscando su propio interés, se coordinan y comple-
a los individuos de incrementar sus ingresos a través de mentan entre sí.[35]
nuevas profesiones o negocios que otras formas de eco-
nomía. Según esta manera de pensar, este potencial es
mucho mayor que en las sociedades feudales o tribales o
en las sociedades socialistas.[cita requerida] Igualmente, di-
versos trabajos modernos han enfatizado las dificultades
de los sistemas capitalistas no semtidos a regulación, los 19.1.8 Liberalismo y papel del Estado
efectos de la información asimétrica, y la ocurrencia de
crisis económicas cíclicas.[31] La doctrina política que históricamente ha encabezado la
defensa e implantación de este sistema económico y po-
lítico ha sido el liberalismo económico y clásico del cual
19.1.7 Organizaciones por interés indivi- se considera sus padres fundadores a John Locke, Juan
dual de Mariana y Adam Smith. El pensamiento liberal clásico
sostiene en economía que la intervención del gobierno de-
De acuerdo a los argumentos de los defensores del ca- be reducirse a su mínima expresión. Sólo debe encargarse
pitalismo, cada uno de los actores del mercado actuaría del ordenamiento jurídico que garantice el respeto de la
según su propio interés; por ejemplo, el empleador, quien propiedad privada, la defensa de las llamadas libertades
posee recursos productivos y capital, buscaría maximi- negativas: los derechos civiles y políticos, el control de
zar el beneficio económico por medio de la acumulación la seguridad interna y externa (justicia y protección), y
y producción de mercancías. Por otra parte, los emplea- eventualmente la implantación de políticas para garanti-
dos, quienes estarían vendiendo su trabajo a su empleador zar el libre funcionamiento de los mercados, ya que la pre-
a cambio de un salario; y, por último, los consumidores, sencia del Estado en la economía perturbaría su funciona-
que estarían buscando obtener la mayor satisfacción o uti- miento. Sus representantes contemporáneos más promi-
lidad adquiriendo lo que desean o necesitan en función a nentes son Ludwig von Mises y Friedrich Hayek por parte
la calidad del producto y de su precio. de la llamada Escuela austríaca de economía; George Sti-
De acuerdo a numersos economistas, el capitalismo po- gler y Milton Friedman por parte de la llamada Escuela de
dría organizarse a sí mismo como un sistema comple- Chicago, existiendo profundas diferencias entre ambas.
jo sin necesidad de un mecanismo de planeamiento o Existen otras tendencias dentro del pensamiento econó-
guía externa.[32] A este fenómeno se lo llama laissez fai- mico que asignan al Estado funciones diferentes. Por
re.[33] Otros economistas modernos han señalado la con- ejemplo los que se adscriben a lo sostenido por John May-
veniencia de las regulaciones, especialmente si se tienen nard Keynes, según el cual el Estado puede intervenir pa-
en cuenta que las economías están insertas en sistemas ra incrementar la demanda efectiva en época de crisis.
sociopolíticos y medioambientales que también es ne- También se puede mencionar a los politólogos que dan
cesario preservar. A este respecto el propio presidente al Estado y a otras instituciones un papel importante en
Franklin D. Roosevelt, en un mensaje al Congreso del controlar las deficiencias del mercado (una línea de pen-
29 de abril de 1938 llegó a afirmar: samiento en este sentido es el neoinstitucionalismo).
19.3. TIPOS DE SISTEMAS CAPITALISTAS 83

El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue


allanado gracias a la filosofía del Renacimiento y de la
Reforma. Estos movimientos cambiaron de forma drás-
tica la sociedad, facilitando la aparición de los modernos
Estados nacionales que proporcionaron las condiciones
necesarias para el crecimiento y desarrollo del capitalis-
mo en las naciones europeas. Este crecimiento fue po-
sible gracias a la acumulación del excedente económico
que generaba el empresario privado y a la reinversión de
este excedente para generar mayor crecimiento, lo cual
generó industrialización en las regiones del norte.

Skyline de la ciudad inglesa de Mánchester en 1857. Durante


el siglo XIX en medio de la Revolución industrial esta ciudad
19.3 Tipos de sistemas capitalistas
desarrolló tal cantidad de industria textil que fue llamada Cot-
tonopolis, y se convirtió en modelo de la prosperidad provocada Como se ha indicado anteriormente, existen distintas va-
por el capitalismo de libre empresa para el movimiento social y riantes del capitalismo que se diferencian de acuerdo a
político denominado Escuela de Mánchester. la relación entre el mercado, el Estado y la sociedad. Por
supuesto, todas comparten características como la pro-
ducción de bienes y servicios por beneficio, asignación de
19.2 Origen recursos basada principalmente en el mercado, y estruc-
turación en torno a la acumulación de capital. Es impor-
tante destacar que entre los círculos ligados a la Escuela
Tanto los mercaderes como el comercio existen desde que Austríaca de Economía se conoce como “capitalismo” a
existe la civilización, pero el capitalismo como sistema su variante más pura, el laissez faire. Otros defensores de
económico, en teoría, no apareció hasta el siglo XVII las bondades del capitalismo han adoptado visiones del
en Inglaterra sustituyendo al feudalismo. Según Adam capitalismo más moderadas y más matizadas con respec-
Smith, los seres humanos siempre han tenido una fuer- to a su implemetnación práctica.
te tendencia a «realizar trueques, cambios e intercambios Algunas de las formas de capitalismo históricamente
de unas cosas por otras». De esta forma al capitalismo, al existentes o propuestas son:
igual que al dinero y la economía de mercado, se le atri-
buye un origen espontáneo o natural dentro de la edad
moderna.[36] • Mercantilismo y proteccionismo

Este impulso hacia el comercio y el intercambio fue acen- • Laissez faire y capitalismo deregulado
tuado y fomentado por las Cruzadas que se organizaron
en Europa occidental desde el siglo XI hasta el siglo XIII. • Capitalismo corporativo
Las grandes travesías y expediciones de los siglos XV y
• Economía Social de Mercado
XVI reforzaron estas tendencias y fomentaron el comer-
cio, sobre todo tras el descubrimiento del Nuevo Mundo • Economía mixta
y la entrada en Europa de ingentes cantidades de metales
preciosos provenientes de aquellas tierras. El orden eco-
En gran medida en la mayoría de países modernos predo-
nómico resultante de estos acontecimientos fue un siste-
minan formas de capitalismo más cercanas a las dos últi-
ma en el que predominaba lo comercial o mercantil, es
mas formas, la economía social de merado y la economía
decir, cuyo objetivo principal consistía en intercambiar
mixta. El mercantilismo y el proteccionismo parecen ca-
bienes y no en producirlos. La importancia de la produc-
si universalmente abandonados aunque tuvieron su augen
ción no se hizo patente hasta la Revolución industrial que
durante los siglos XVIII y XIX.
tuvo lugar en el siglo XIX.
Sin embargo, ya antes del inicio de la industrialización
había aparecido una de las figuras más características del 19.3.1 Mercantilismo
capitalismo, el empresario, que es, según Knight, el indi-
viduo que asume riesgos económicos no personales. Un Esta es una forma nacionalista del capitalismo temprano
elemento clave del capitalismo es la iniciación de una ac- que nació aproximadamente en el siglo XVI. Se carac-
tividad con el fin de obtener beneficios en el futuro; pues- teriza por el entrelazamiento de intereses comerciales de
to que éste es desconocido, tanto la posibilidad de obte- interés para el Estado y el imperialismo y, consecuente-
ner ganancias como el riesgo de incurrir en pérdidas son mente, por el uso del aparato estatal para promover las
dos resultados posibles, por lo que el papel del empresario empresas nacionales en el extranjero. Un buen ejemplo
consiste en asumir el riesgo de tener pérdidas o ganancias. lo entrega el caso del monopolio comercial impuesto por
84 CAPÍTULO 19. CAPITALISMO

España a sus colonias en 1504 prohibiéndoles comerciar ración socialista. Presuntamente los sistemas socialistas
con otras naciones. difieren de los sistemas capitalistas en varias maneras:
El mercantilismo sostiene que la riqueza de las naciones propiedad pública de los medios de producción, los recur-
se incrementa a través de una balanza comercial positiva sos monetarios obtenidos mediante la producción pueden
(en que las exportaciones superan a las importaciones). ser utilizados con fines sociales no relacionados con la in-
Corresponde a la fase de desarrollo capitalista llamada versión o la obtención de beneficios. En muchos sistemas
Acumulación originaria de capital. históricos de inspiración socialista muchas decisiones im-
portantes de producción fueron directamente planificadas
por el estado lo cual dio lugar a sistemas de economía pla-
19.3.2 Capitalismo de Libre Mercado nificada.
Tampoco pueden considerarse sistemas capitalistas mu-
El capitalismo laissez-faire se caracteriza por contratos chos sistemas socioeconómicos de la antigüedad y la edad
voluntarios en ausencia de intervención de terceros (co- media, ya que en ellos tenía un papel destacado la mano
mo pudiere ser el Estado). Los precios de los bienes y de obra forzada (como en el feudalismo) o directamen-
servicios son establecidos por la oferta y la demanda, lle- te la mano de obra esclava (presente en la antigüedad,
gando naturalmente a un punto de equilibrio. Implica la la edad moderno e incluso perduró inicialmente en las
existencia de mercados altamente competitivos y la pro- sociedades capitalistas). Tampoco existía en muchos de
piedad privada de los medios de producción. El rol del esos sistemas movilidad social, al tratarse de sociedades
Estado se limita a la producción de seguridad y al res- estamentarias; ni la producción estaba orientada o racio-
guardo de los derechos de propiedad. nalizada a la obtención de beneficio económico o a crear
sistemas de acumulación capitalista, sino que otros obje-
tivos socialmente deseables para una parte de la sociedad
19.3.3 Economía Social de Mercado podían tener mayor peso en las decisiones de producción
y la actividad económica.
En este sistema la intervención del Estado en la economía
es mínima, pero entrega servicios importantes en cuan-
to a la seguridad social, prestaciones de desempleo y re-
conocimiento de derechos laborales a través de acuerdos
nacionales de negociación colectiva. Este modelo es pro- 19.4 Críticas al capitalismo
minente en los países de Europa occidental y del norte,
aunque variando sus configuraciones. La gran mayoría de
las empresas son de propiedad privada. Parte de la crítica al capitalismo es la opinión de que es
un sistema caracterizado por la explotación de la fuerza
de trabajo del hombre al constituir el trabajo como una
19.3.4 Capitalismo corporativo mercancía más. Esta condición sería su principal contra-
dicción: Medios de producción privados con fuerza de
Caracterizado por la dominación de corporaciones jerár- trabajo colectiva, de este modo, mientras en el capita-
quicas y burocráticas. El término “capitalismo monopo- lismo se produce de forma colectiva, el disfrute de las
lista de Estado” fue originalmente un concepto Marxista riquezas generadas es privado, ya que el sector privado
para referirse a una forma de capitalismo en que la polí- “compra” el trabajo de los obreros con el salario. La al-
tica de estado es utilizada para beneficiar y promover los ternativa histórica al capitalismo con mayor acogida ha
intereses de corporaciones dominantes mediante la impo- estado representada por el socialismo.[cita requerida]
sición de barreras competitivas y la entrega de subsidios.

19.3.5 Economía mixta


19.4.1 Marxismo
Una economía mixta está basada en gran medida en el
mercado, y consiste en la convivencia de la propiedad pri- Para el materialismo histórico (el marco teórico del
vada y la propiedad pública de los medios de producción, marxismo), el capitalismo es un modo de producción.
y en el intervencionismo a través de políticas macroeco- Esta construcción intelectual es originaria del pensamien-
nómicas destinadas a corregir los posibles fallos de mer- to de Karl Marx (Manifiesto Comunista, 1848, El Capital,
cado, reducir el desempleo y mantener bajos los niveles 1867) y deriva de la síntesis y crítica de tres elementos:
de inflación. Los niveles de intervención varían entre los la economía clásica inglesa (Adam Smith, David Ricardo
diferentes países, y la mayoría de las economías capita- y Thomas Malthus), la filosofía idealista alemana (funda-
listas son mixtas hasta cierto punto. mentante la dialéctica hegeliana) y el movimiento obrero
En términos políticos informales se considera que los sis- de la primera mitad del siglo XIX (representado por au-
temas capitalistas son opuestos a los sistemas de inspi- tores que Marx calificaba de socialistas utópicos).
19.5. VÉASE TAMBIÉN 85

Capitalismo e imperialismo la biodiversidad y de paisajes eran costes asumibles del


progreso.
Los críticos del capitalismo lo responsabilizan de generar Actualmente existen dos tendencias principales relacio-
numerosas desigualdades económicas. Tales desigualda- nadas con la crítica ecologista: aquella que defiende un
des eran muy acusadas durante el siglo XIX, sin embargo, desarrollo sostenible de la economía (que consistiría en
a lo largo de la industrialización (principalmente en el si- adaptar el actual modelo al nuevo problema medioam-
glo XX) se experimentaron notables mejorías materiales biental), y otra que defiende un decrecimiento de la eco-
y humanas. Los críticos del capitalismo (John A. Hob- nomía (que apunta directamente a nuevos sistemas de or-
son, Imperialism, a study, Lenin El imperialismo, fase su- ganización económica[39] ).
perior del capitalismo) señalaron desde finales del siglo
XIX que tales avances se obtuvieron por un lado a costa Como contraparte al ecologismo colectivista, surge el
del colonialismo, que permitió el desarrollo económico ecologismo de mercado con base en la libertad individual.
de las metrópolis, y por otro lado gracias al Estado del Este ecologismo plantea la protección de los ecosistemas
Bienestar, que suavizó los efectos negativos del capitalis- desde el punto de vista del capitalismo libertario, los li-
mo e impulsó toda una serie de políticas cuasisocialista. bertarios dicen que una definición de la propiedad priva-
da en todos los recursos escasos, cada recurso escaso es
Otras críticas al capitalismo que se enlazan a décadas usado más eficientemente y por lo tanto es regulado por
anteriores con el mismo matiz antiimperialista (a partir el mercado, de igual manera el propietario siempre está
del pensamiento centro-periferia) provienen de los movi- interesando de que su tierra y animales estén sanos, usan
mientos antiglobalización, que denuncian al modelo eco- el ejemplo de la privatización de los elefantes en Kenia
nómico capitalista y las empresas transnacionales como el y la recuperación de la población de estos para demos-
responsable de las desigualdades entre el Primer Mundo y trar que una economía de mercado con propiedad priva-
el Tercer Mundo, teniendo el tercer mundo una economía da, siempre tiene interés en un ecosistema sano, desde el
dependiente del primero. punto de vista de los libertarios, cuando no hay derechos
de propiedad definidos ocurre la denominada tragedia de
los comunes, donde el recurso es usado por todos de ma-
El mercado como institución no natural
nera irresponsable y este se agota.
Desde una perspectiva no estrictamente marxista, Karl
Polanyi (La gran transformación, 1944) insiste en que
lo crucial en la transformación capitalista de economía,
19.5 Véase también
sociedad y naturaleza fue la conversión en mercancía de
todos los factores de producción (tierra, o naturaleza y • Capital
trabajo, o seres humanos) en beneficio del capital. • Capitalista
• Libertad económica
Capitalismo como religión
• Capitalismo de Estado
Capitalismo como religión es un escrito póstumo de 1921 • Capitalismo cognitivo
del filósofo alemán Walter Benjamin que contiene una
• Capitalismo financiero
crítica profunda al capitalismo. El texto indaga en la na-
turaleza religiosa del capitalismo como una dogmática in- • Distribución de la riqueza
humana: la identificación del pecado y la culpa religiosa y
la deuda impuesta por el capitalismo (el término alemán • Liberalismo
utilizado en el escrito Schuld significa a la vez deuda y • Libre empresa
culpa). Para Michael Löwy el escrito es una lectura anti-
capitalista de Max Weber.[37][38] • Empresa capitalista
• Propiedad privada

19.4.2 Ecologismo • Orden espontáneo


• Plutonomía
La crítica ecologista argumenta que un sistema basado en
el crecimiento y la acumulación constante es insostenible, • Anticapitalismo
y que acabaría por agotar los recursos naturales del pla- • Estatismo
neta, muchos de los cuales no son renovables. Más aún si
el consumo de estos recursos es desigual entre los países y • Socialismo
en sus respectivas clases económicas. Hasta hace algunas
• Comunismo
décadas, se pensaba que los recursos naturales eran vir-
tualmente inagotables y que la contaminación, pérdida de • Anexo:Lista de ideas políticas
86 CAPÍTULO 19. CAPITALISMO

19.6 Referencias [16] La sociología clásica coincide en esta categorización con


diferencias de matices: en Marx se propone una secuencia
histórica de sociedades clasistas, las primeras de las cuales
[1] Definición minimalista elaborada de forma que concuerde
se forman por causas económicas pero se sostienen ma-
con las principales definiciones esencialistas, tanto poste-
yormente sobre funciones y relaciones extraeconómicas,
riores (Sombart, 1902; Weber, 1904) como previas a la
mientras que su punto de llegada es la sociedad burguesa
invención del término (Ricardo, 1817; Proudhon, 1840;
en la cual todas las clases son de naturaleza económica; es-
Marx, 1848) y a la elaboración del concepto (Smith, 1776)
ta diferencia se vuelve más relevante en la perspectiva de
y concordante con la definición del diccionario de la Enci-
Weber, por la cual sólo en el capitalismo debería hablarse
clopedia Británica: «Capitalism», Merriam-Webster’s Co-
propiamente de clases sociales como principio estratifica-
llegiate Dictionary
dor, mientras que en todas las demás el determinante sería
estamental incluso por su origen. Véase: Val Burris, «La
[2] Shigeto Tsuru, Institutional Economics Revisited, Univer-
síntesis neomarxista de Marx y Weber sobre las clases»,
sity of Cambridge, 1993, p. 26
Zona abierta, ISSN 0210-2692, Nº 59-60, 1992 (Ejem-
[3] Joseph Lajugie, Los sistemas económicos, Eudeba, 1987, plar dedicado a: Teorías contemporáneas de las clases so-
pp. 13-14 ciales), págs. 127-156; ó Ibídem, Cuadernos de Sociología
No. 4, 1993, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad
[4] Oliver E. Williamson, Las instituciones económicas del ca- de Buenos Aires; citado y analizado en: Perla Aronson,
pitalismo, Fondo de Cultura Económica, 1989, pp. 93-137 «La visión weberiana del conflicto social», Conflicto so-
cial, Año 1, No. 0, noviembre 2008, p. 118
[5] John Maynard Keynes, La teoría general del empleo, el
[17] Ricardo López Ruiz y Carmen Pellicer Lostao, «Modelos
interés y el dinero, Aosta, 1998, pp. 22-23
matemáticos de la riqueza», Revista Investigación y Cien-
[6] Mohammed Bensald, «The centralist organization of cia, marzo 2011
Marx» en art. «The organizational indetermination of
[18] Karl Polanyi, La gran transformación, Fondo de Cultura
spontaneous order in Hayek»
Económica, 2011, pp. 89-90 y 188
[7] «Capitalismo», TheFreeDictionary.com. Fuente: Diccio- [19] Christoph Deutschmann, «A pragmatist theory of capi-
nario Enciclopédico Vox, tomo 1, Larousse Editorial, talism», Socio-Economic Review, Oxford Journals, 2011,
2009. Consultado el 16 de junio de 2011 Volume 9, Issue 1, cap. 3, p. 90

[8] Fernand Braudel, La dinámica del capitalismo, Fondo de [20] Adam Smith, Investigación sobre la naturaleza y causas de
Cultura Económica, 2006, pp. 52-55 la riqueza de las naciones, Fondo de Cultura Económica,
2010, libro segundo, intr., pp. 250-251
[9] Oskar Lange, «El principio económico como producto
histórico de la empresa capitalista», La economía en las [21] Karl Marx, El capital. Crítica de la economía política, Fon-
sociedades modernas, Grijalbo, 1966, pp. 70-73 do de Cultura Económica, 2010, libro primero, tomo I,
cap. XXV, pp. 650-651
[10] Ludwig von Mises, «El capitalismo», La acción humana,
Unión Editorial, 1995, pp. 322-328 [22] Joseph Schumpeter, Teoría del desenvolvimiento económi-
co, Fondo de Cultura Económica, 1976, cap. V, pp. 162-
[11] Eduardo Cordero Quinzacara y Eduardo Aldunate Li- 212
zana, «Evolución histórica del concepto de propiedad»,
Revista de estudios histórico-jurídicos, Valparaíso, ISSN [23] Joseph Schumpeter, Teoría del desenvolvimiento econó-
0716-5455, Nº 30, 2008 mico, Fondo de Cultura Económica, 1976, cap. IV, pp.
135-161
[12] Richard Pipes, Propiedad y libertad, Fondo de Cultura
Económica, 1999, pp. 72-73 y 157-160 [24] Juan Sebastián Landoni, «Empresario y capitalista: nota
para una teoría austriaca de la firma», Journal of Mana-
[13] Paul Lafargue, «Feudal Property» and «Bourgeois Pro- gement for Value
perty», The Evolution of Property, caps. VI & V
[25] Werner Sombart, El apogeo del capitalismo, Fondo de
Cultura Económica, 1984. Ver resumen de la referencia
[14] La era del Capital, 1848 - 1875. Biblioteca E.J. Hobs-
en: Christoph Deutschmann, op. cit., cap. 4, p. 94
bawm de Historia Contemporanea. Grupo Editorial Pla-
neta. 5 ta. ed. Buenos Aires: Crítica 2006. [26] Macmillan Dictionary of Modern Economics, 3rd Ed.,
1986, p. 54.
[15] Max Weber, «Introducción general a los “Ensayos de so-
ciología de la religión” (1920)», La ética protestante y [27] Robert E. Lucas Jr. «The Industrial Revolution: Past and
el espíritu del capitalismo, Fondo de Cultura Económica, Future». Federal Reserve Bank of Minneapolis 2003 An-
2008, pp. 53-70. Sobre la misma cuestión véase también el nual Report. Consultado el 20 de noviembre de 2009.
resumen temático de la obra principal en: «Notes on Max
Weber», Introduction to Social Theory (Sociology 250), [28] J. Bradford DeLong. «Estimating World GDP, One Mi-
October 11, 2002, Department of Sociology and Social llion B.C. – Present». Consultado el 20 de noviembre de
Studies, University of Regina 2009.
19.7. BIBLIOGRAFÍA 87

[29] European Competitiveness Report, 2001 y 2003 • Fernand Braudel (1986). La dinámica del capitalis-
mo. traducción de Rafael Tusón Calatayud. México:
[30] Clark Nardinelli. «Industrial Revolution and the Standard
Fondo de Cultura Económica.
of Living». Consultado el 20 de noviembre de 2009.
• John Chamberlain (1994). Las raíces del capitalis-
[31] J. E. Stiglitz: “Frontiers of Development Economics: The
Future in Perspective”, ed. Gerald M. Meier, World Bank,
mo. Madrid: Unión Editorial.
mayo 2000.
• Joaquín Estefanía (1997). Aquí no puede ocurrir. El
[32] George Reisman. «Freedom Is Slavery: Laissez-Faire Ca- nuevo espíritu del capitalismo. Madrid: Taurus.
pitalism Is Government Intervention, A Critique of Kevin
Carson’s Studies in Mutualist Political Economy». Capi-
• Milton Friedman (1966). Capitalismo y libertad.
talism.net. Consultado el 20 de noviembre de 2009. Madrid: Rialp.

[33] La frase «laissez faire, laissez passer» es una expresión • John Kenneth Galbraith (1968). El capitalismo ame-
francesa que significa «dejad hacer, dejad pasar», refirién- ricano. traducción de Jaume Berenguer Amenós.
dose a una completa libertad en la economía: libre mer- Barcelona: Ariel.
cado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre
mercado laboral, y mínima intervención de los gobiernos. • Anthony Giddens (1977). El capitalismo y la moder-
Fue usada por primera vez por Jean-Claude Marie Vicent na teoría social. traducción de Aurelio Boix Duch.
de Gournay, fisiócrata del siglo XVIII, contra el interven- Barcelona: Labor.
cionismo del gobierno en la economía.
• Jack Goody (2005). Capitalismo y modernidad. tra-
[34] Franklin D. Roosevelt, “Appendix A: Message from the ducción de Cecilia Belza. Barcelona: Crítica.
President of the United States Transmitting Recommen-
dations Relative to the Strengthening and Enforcement of • Friedrich Hayek, Thomas Ashton, Louis Hacker,
Anti-trust Laws”, The American Economic Review, Vol. Ronald Hartwell, Bertrand de Jouvenel y William
32, No. 2, Part 2, Supplement, Papers Relating to the Hutt (1997). El capitalismo y los historiadores. Ma-
Temporary National Economic Committee (Jun., 1942), drid: Unión Editorial.
pp. 119-128.
• Rodney Hilton (1987). La transición del feudalis-
[35] Walberg, Herbert (2001). Education and Capitalism. Hoo- mo al capitalismo. traducción de Doménec Bergada.
ver Institution Press. pp. 87–89. ISBN 0-8179-3972-5.
Barcelona: Crítica.
[36] Guillermo Hirschfeld. «Refundar el capitalismo: Una mi-
• Joseph Lajugie (1960). Los sistemas económicos.
sión imposible». Hispanic American Center for Economic
Research. Consultado el 20 de noviembre de 2009. Buenos Aires: Eudeba.

[37] Los fundamentos onto-teológico-políticos de la mercan- • Henri Lepage (1979). Mañana, el capitalismo. Ma-
cía y del dinero. Una incursión en los orígenes de la re- drid: Alianza Editorial.
ligión capitalista, Fabián Ludueña Romandini, UAB, en
Recordando a Benjamin, Justicia, historia y verdad, III
• Fernando Luengo Escamilla (2003). Mercado de
Seminario Internacional Políticas de la Memoria trabajo y competitividad en los capitalismos emer-
gentes de Europa Central y Oriental. Madrid: Edi-
[38] Le capitalisme comme religion: Walter Benjamin et Max torial Complutense.
Weber, par Michael LÖWY, Presses de Sciences Po, Rai-
sons politiques, 2006/3 - N° 23, ISSN 1291-1941, ISBN • Karl Marx, ed. Friedrich Engels (1995). El capital:
2-7246-3048-4, pages 203 à 21 crítica de la economía política. D.F.: Fondo de Cul-
tura Económica.
[39] Ideológicamente plurales pues no consistiría en una única
receta a nivel mundial, sino según la región. • Reinhard Marx (2011). El capital. Un alegato a
favor de la Humanidad. Planeta. ISBN 978-84-08-
10070-6.
19.7 Bibliografía • Ludwig von Mises (1981). Seis lecciones sobre el ca-
pitalismo. Madrid: Unión Editorial.
• Michel Beaud (1986). Historia del capitalismo: de
1500 a nuestros días. traducción de Manuel Serrat. • Ayn Rand, Alan Greenspan, Robert Hessen y
Barcelona: Ariel. Nathaniel Branden (2007). Capitalismo: el ideal des-
conocido. Buenos Aires: Grito Sagrado.
• Daniel Bell (2006). Las contradicciones culturales
del capitalismo. Alianza Editorial. ISBN 978-84-206- • Joseph Schumpeter (1952). Capitalismo, socialismo
2195-1. y democracia. México: Aguilar.

• Eugen von Böhm-Bawerk (1978). Capital e interés. • Joseph Schumpeter (1965). Imperialismo. Clases so-
D.F.: Fondo de Cultura Económica. ciales. Madrid: Tecnos.
88 CAPÍTULO 19. CAPITALISMO

• Arthur Seldon (1994). Capitalismo. Madrid: Unión


Editorial.
• Jesús Seminario (2006). El capitalismo peruano es-
pañol. New York: Editorial Bruño.
• Hernando de Soto (2001). El misterio del capital.
Barcelona: Península.
• Werner Sombart (1998). El burgués: contribución a
la historia espiritual del hombre económico moderno.
Madrid: Alianza Editorial.

• Werner Sombart (1984). El apogeo del capitalismo.


D.F.: Fondo de Cultura Económica.

• Gabriel Tortella (1973). Los orígenes del capitalismo


en España: banca, industria y ferrocarriles en el siglo
XIX. Madrid: Tecnos.

• Max Weber (1998). Economía y sociedad. D.F.:


Fondo de Cultura Económica.

• Max Weber (2011). La ética protestante y el espíritu


del capitalismo. D.F.: Fondo de Cultura Económica.

• Oliver Williamson (2011). Las instituciones econó-


micas del capitalismo. D.F.: Fondo de Cultura Eco-
nómica.
• Juan Miguel Aguado (2011). Sociedad de masas y
cultura de masas. D.F.: Fundamentos de la Comu-
nicación y la Información.

19.8 Enlaces externos

• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-


ción sobre capitalismo.Wikcionario

• Wikimedia Commons alberga contenido multi-


media sobre Capitalismo. Commons

• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre


Capitalismo. Wikiquote
• “Capitalismo”, por Maurice Dobb

• George Reisman; Juan Fernando Carpio (traductor).


«Algunas nociones fundamentales sobre la naturale-
za benévola del Capitalismo». Liberalismo.org. Ar-
chivado desde el original el 11 de agosto de 2014.
Consultado el 11 de octubre de 2014.
Capítulo 20

Derecha política

Se conoce como derecha al segmento del espectro polí-


tico que acepta o promulga las diferencias sociales como
algo secundario frente a la izquierda, que persigue una
mayor igualdad o participación de la sociedad. No existe
una definición estricta de derecha aunque dadas un con-
junto de dicotomías individualismo frente a colectivismo,
confesionalidad frente a laicismo, propiedad privada fren-
te a propiedad pública de ciertas actividades econó-
micas, igualdad de oportunidades frente a igualdad de
resultados, tradicionalismo frente a reformismo social,
conservadurismo frente a progresismo, la derecha se de-
canta estadísticamente por la primera de ellas en ma-
yor proporción que la izquierda. Actualmente, el dis-
curso político de la mayor parte de fuerzas de derecha
habla favorablemente de la riqueza a través de la libre
competitividad.[1]
El término derecha política tiene muchas connotacio-
nes e ideas conflictivas en la actualidad,[2] estando aso-
ciado a posiciones liberales, capitalistas, conservadoras
o religiosas. Engloba por tanto a corrientes ideológi-
cas muy diversas cuya separación puede ser tajante,
aunque también pueden ser compatibles, que ante to-
Thomas Jefferson fue uno de los primeros liberales
do busquen el mantenimiento del orden social estableci- conservadores de Estados Unidos.
do (tradicionalismo, conservadurismo). En oposición a la
izquierda política, el sector más liberal enfatiza el libre
mercado por encima del intervencionismo de las admi- der absoluto del monarca, se situaron a la derecha del
nistraciones públicas y busca potenciar valores y derechos presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra,
individuales, frente a posiciones colectivistas, solidarias o y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto
estatistas, mientras que el sector más conservador es par- suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto
tidario del encuadramiento colectivo en estructuras rígi- la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se
damente jerarquizadas y disciplinadas. situaron a la izquierda del presidente. Así el término “iz-
quierda” quedó asociado a las opciones políticas que pro-
pugnaban el cambio político y social, mientras que el tér-
mino “derecha” quedó asociado a las que se oponían a
20.1 Origen del término dichos cambios.[3]

El término Derecha política, como el de Izquierda polí-


tica, tiene su origen formal en la votación que tuvo lu-
gar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Nacio- 20.2 Corrientes
nal Constituyente surgida de la Revolución Francesa en
la que se discutía la propuesta de un artículo de la nue- La derecha es una orientación política difícil de definir,
va Constitución en la que se establecía el veto absoluto si se la pretende definir como un solo concepto unifor-
del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Le- me. La derecha política se ha asociado a la conservación
gislativa. Los diputados que estaban a favor de la pro- de los valores éticos y el orden social tradicional, incluso
puesta, que suponía el mantenimiento de hecho del po- respaldando privilegios corporativos o clasistas. De for-

89
90 CAPÍTULO 20. DERECHA POLÍTICA

ma contraria, también se ha asociado a la defensa de la la libertad individual. La igualdad es rechazada, salvo en


propiedad privada y de las libertades individuales, frente el plano ontológico donde es defendida.
a ideologías colectivistas.

20.2.4 Tradicionalismo
20.2.1 Demócrata cristiano
Es la tendencia que defiende la tradición, el conjunto de
Es una ideología política que busca aplicar los principios normas y las costumbres heredadas del pasado. Se trata
del cristianismo (a menudo el catolicismo en particular) de una postura conservadora frente a los cambios, ya sean
a las políticas públicas. Esta ideología surgió en el siglo de pequeña o gran magnitud. Cuando un cambio es de
XIX en Europa, y continúa teniendo influencia en Europa gran magnitud se le denomina revolución. Por lo que los
y Latinoamérica. tradicionalistas son considerados contrarrevolucionarios
En la práctica política, la Democracia cristiana es con- o reaccionarios.
siderada de derecha en asuntos morales y culturales y
de izquierda en temas laborales y económicos. Aunque
en muchas ocasiones la democracia cristiana ha aceptado
20.2.5 Liberalismo
posicionamientos del liberalismo, compartiendo la idea
Por otro lado, también se considera derecha a las diferen-
de la reducción de impuestos con la intervención social,
tes formas de liberalismo que defienden el libre mer-
con la intención de acabar con la injusticia social. Por esa
cado y los derechos individuales ya que los liberales
razón es frecuente encontrar partidos democristianos en
ven en el librecambismo una integración mundial. Este
la centro-derecha.
apoyo por el mercado se suele traducir en una crítica al
intervencionismo económico y social del Estado, consi-
20.2.2 Conservadurismo derándolo negativo. En otras palabras: según la derecha
liberal “el Estado no tiene que recortar libertades a las
Una primera faceta de la derecha política será la que de- personas para hacer justicia”.
fienda la preservación del orden social establecido, abo- Difiere en su consideración sobre lo que es correcto hacer
gando por la protección de la moral, los valores tradicio- para que prevalezca este tipo de libertad.
nales y la libertad del individuo. Ésta es más conocida El liberalismo surge a finales del siglo XVIII, de la mano
como la ideología conservadora: conservar los proce- de Adam Smith y su obra La riqueza de las naciones.
sos que le sirven a la patria y prescindir de los que la En ella, se defiende que el motor de la economía y del
degradan. También queda englobada dentro de esta ca- progreso social se halla en el individualismo. Considera
tegoría la democracia cristiana, cuyos partidos defienden que una persona está mucho más motivada a trabajar si
la preservación de los valores y la moral cristianas frente saca beneficio propio (“si el panadero nos ofrece pan, no
al laicismo y al anticlericalismo. es por su bondad”, nos recuerda irónicamente). Partien-
Es importante señalar que el conservadurismo no se opo- do de esta premisa, llega a la conclusión de que la mejor
ne, por lo general, a los avances tecnológicos, sino más manera de hacer crecer el país es ofreciendo libertad al
bien a nuevas formas de pensar en cuanto a política y so- individuo, para que desarrolle todo su potencial, y que el
ciedad se refiere. estado no tiene que poner obstáculos a la libertad, al desa-
Estos ideales comúnmente tienden al proteccionismo, co- rrollo de la persona en todo el espectro de posibilidades
mo medida de defensa del país pobre ante el rico. Asi- desde bienes a otros aspectos variados.
mismo se aboga por la propiedad privada (que el indivi- En otras palabras, no tiene que intervenir en la econo-
duo tenga posesiones propias) considerándose como úni- mía. Es el Laissez faire (del francés 'dejad hacer') del
ca medida del progreso de un país. capitalismo.
Los partidos de derecha también defienden el orden ins- Como podemos comprobar, esta doctrina se halla en las
titucional antes que la organización voluntaria, ya que se antípodas del socialismo (que persigue la igualdad antes
entiende como único medio para que la gente pueda em- de nada; y cree que para lograrla, se necesita la interven-
plear sus derechos, pueda tener una vida próspera, digna ción del estado). Teóricos como Karl Marx criticaron el
y pacífica. liberalismo y el capitalismo por las desigualdades sociales
que comportaba.

20.2.3 Conservadurismo democrático


20.2.6 Capitalismo
Corresponde a aquella derecha que cree en la tradición,
aceptando a la democracia como medio adecuado para Es un sistema económico (y por tanto también interac-
conseguir el fin último de la actividad política, el bien túa con sistemas sociales) en el que los seres humanos y
común. Considera que el orden social está por encima de las empresas llevan a cabo la producción y el intercambio
20.3. ACTUALIDAD 91

de bienes y servicios mediante transacciones en las que pleja. Siempre ha sido difícil definir “derecha”. Por ejem-
intervienen los precios y los mercados. plo, existen derechas ultraconservadoras, pero a la vez
Surgido en Europa en el siglo XVI y concebido al me- anticapitalistas (es el caso de la extrema derecha -Frente
nos, de tres formas diferentes dependiendo del énfasis Nacional, de Jean Marie Le Pen-). A su vez se ve el caso
en la consideración de ciertas características como deter- del liberalismo de Estados Unidos que apoya las medidas
minantes o intrínsecas desde enfoques respectivamente librecambistas y el mismo Capitalismo. En países como
políticos, culturales y sociales, sin que esto implique una Rusia o Ucrania la derecha ha ganado mucho peso e in-
exclusión mutua de las diferentes definiciones. fluencia desde la Desintegración de la URSS en 1991, sin
embargo, en países como EEUU la derecha esta estabili-
En cada caso existe una referencia en el origen etimoló- zada. Actualmente los siguientes países latinoamericanos
gico de la palabra capitalismo a la idea de capital, y estas y centroamericanos son gobernados por partidos de de-
referencias son codependientes: quienes crean o adquie- recha:
ren capital permanecen como propietarios (capitalistas)
durante el proceso de producción; la rentabilidad del ca-
• Honduras, con Juan Orlando Hernández, del Partido
pital invertido en un libre mercado de productos y servi-
Nacional de Honduras (Derecha, humanismo cris-
cios es el eje central de la vida económica.
tiano, conservadurismo, hondureño, y nacionalismo,
conservadurismo democrático
20.2.7 Imperialismo • Panamá, con Juan Carlos Varela, del Partido Pana-
meñista (Conservadurismo, tercera vía
Es una actitud adoptada por un estado para pretender
colocarse por encima de otros estados o comunidades. • Paraguay, con Horacio Cartes, delPartido Colorado
Existen diversas variantes ideológicas de imperialismo, (Centroderecha, conservadurismo)
desde la exaltación de valores nacionales, religiosos y ét-
nicos más frecuentemente alineados con la derecha po- • Guatemala, con Otto Pérez Molina, del Partido Pa-
lítica, al imperialismo soviético que pretendía extender triota (Derecha, Patriotismo, Conservadurismo libe-
la revolución proletaria a otras partes del mundo. El im- ral)
perialismo moderno suele referirse a la actitud de algu-
nas potencias, principalmente europeas además de los En el caso de Europa, los siguientes países son go-
Estados Unidos de América, desde la Edad Moderna has- bernados por partidos de los diferentes espectros de la
ta el proceso de descolonización tras la Segunda Guerra derecha, casi todos conservadores, liberal conservador,
Mundial; y más específicamente, incluso con el nombre conservadurismo democrático, humanista cristiano.
Era del Imperialismo, utilizado por la historiografía, al
periodo que va de 1871 a 1919, en que se produjo una
verdadera carrera para construir imperios, principalmen- • Alemania, con Angela Merkel, del CDU, (, Centro-
te con el llamado reparto de África.[cita requerida] derecha, humanismo cristiano, conservadurismo,
liberal conservador, neoconservadurismo ).
A ese período se refieren dos de los textos más importan-
tes que fijaron el concepto: Imperialism, a study, de J. A. • España, con Mariano Rajoy, del PP, (, Centro-
Hobson, y El imperialismo, fase superior del capitalismo, derecha, humanismo cristiano, conservadurismo,
del ideólogo marxista y líder bolchevique Lenin. Hay que liberal conservador, liberalismo, conservadurismo
mencionar que imperialismo y colonización son términos democrático ).
parecidos pero no iguales, ya que pueden ser confundi-
dos, y tomarse como sinónimos. En el proceso histórico • Reino Unido, con David Cameron, del Partido
se puede advertir que no son lo mismo. Conservador y Unionista, (, Centro-derecha,
conservadurismo, liberalismo, liberal conservador,
humanismo cristiano, unionismo, euroescepticismo
moderado, conservadurismo democrático ).
20.3 Actualidad
• Andorra, con Antoni Martí, de Demócratas por An-
Por tanto, la derecha no se definiría en un solo partido, dorra, ( Centro-derecha, reformismo,liberalismo).
sino en varios. El motivo de esto es que los partidos de
derecha surgen de premisas distintas, es decir, el conser- • Portugal, con Aníbal Antonio Cavaco Silva, del
vatismo defiende los procesos de protección del mercado PSD, (Centro-derecha, conservadurismo liberal,
del país, y el liberalismo parte de la idea de que el libre- conservadurismo democrático, democracia cristia-
cambismo ha de ser la solución. Esto es más que claro en na).
países donde éstos partidos permanecen totalmente atípi- • Países Bajos, con Mark Rutte, del VVD, (Centro-
cos entre sí. derecha, Liberalismo clásico, liberalismo conserva-
Cabe resaltar que la realidad política actual es muy com- dor).
92 CAPÍTULO 20. DERECHA POLÍTICA

• Suiza, con Corina Casanova, del Partido Demócrata • Chipre, con Nicos Anastasiades, del DISY, (Conser-
Cristiano Suizo, (Centro-derecha, democracia cris- vadurismo liberal, democracia cristiana, europeís-
tiana). mo).

• Liechtenstein, con Adrian Hasler, del FBP, (Centro- • Kazajistán, con Nursultan Nazarbayev, del Nur
derecha, democracia cristiana, liberalismo econó- Otan, (Democracia nacional, nacionalismo, populis-
mico, conservadurismo). mo).

• San Marino, con Antonella Mularoni y Denis Ami- de Asia:


ci, del Partido Demócrata Cristiano de San Marino,
(Centro-derecha, democracia cristiana). • Japón, con Shinzō Abe del PLD, (Centro-derecha,
Monarquismo, Conservadurismo, Populismo,
• Albania, con Bujark Nishani, del Partido Democrá- Derecha política y Liberalismo económico).
tico de Albania, (Centro-derecha, conservadurismo,
conservadurismo liberal, neoliberalismo, democra- • Corea del Sur con Park Geun-hye del Partido Sae-
cia, europeísmo). nuri (Conservadurismo y Centroderecha).

• República de Macedonia, con Gjorge Ivanov, del • República Democrática de Taiwan con Ma
VMRO - DPMNE, (Centro-derecha, derecha, na- Ying-jeou del Kuomintang (Tres Principios del
cionalismo, conservadurismo, democracia cristia- Pueblo, Nacionalismo chino, Republicanismo,
na). Anticomunismo y Conservadurismo.

• Serbia, con Tomislav Nikolić, del SNS, (Centro-


derecha, Social conservadurismo, nacionalismo, po- 20.4 Posicionamiento habitual
pulismo, europeísmo).

• Hungría, con János Áder, del FIDESZ, (Centro- Las diferencias entre las distintas corrientes de derecha
derecha, conservadurismo, democracia cristiana). no permiten un tratamiento homogéneo, ya que abarcan
un espectro muy amplio, tanto en lo social como en lo
• Eslovaquia , con Ivan Gašparovič, del HZD, político, con gran cantidad de ideologías políticas: des-
(Centro-derecha, conservadurismo, nacionalismo). de posturas liberales y laicas a actitudes religiosas inte-
gristas, desde el apoyo firme a Israel a la crítica de raíz
• Polonia, con Bronisław Komorowski, del PO, antisemita, desde posturas nacionalistas a otras globali-
(Centro-derecha, conservadurismo, liberalismo, de- zadoras. La derecha moderada es conocida por coincidir
mocracia cristiana, europeismo). en su crítica al multiculturalismo y al relativismo moral,
su defensa de la democracia liberal y de la civilización
• Suecia, con Fredrik Reinfeldt, del Partido de la occidental. En los países de tradición judeocristiana, la
Coalición Moderada, (Centro-derecha, liberalismo, derecha moderada también se caracteriza por su defensa
conservadurismo liberal, democracia cristiana). de los preceptos judíos o cristianos, si bien suelen asumir
con naturalidad la separación entre Iglesia y Estado. La
• Finlandia, con Sauli Niinistö, de Coalición Nacio-
derecha es muy extensa, con gran cantidad de ideologías
nal, (Centro derecha, conservadurismo liberal, con-
políticas variadas y diferentes.
servadurismo democrático, democracia cristiana).

• Bulgaria, con Rosen Plevneliev, del GERB, (Centro-


derecha, nacionalismo, conservadurismo, populis- 20.5 Véase también
mo).
• Anexo:Partidos políticos de derecha
• Luxemburgo, con Jean-Claude Juncker, del CSV,
(Centro-derecha, democracia cristiana, conservadu- • Centro político
rismo, europeísmo). • Centro-derecha
• Georgia, con Mijeíl Saakashvili, del ENM, (Centro- • Extrema derecha
derecha, conservadurismo liberal,nacionalismo).
• Nueva Derecha
• Azerbaiyán, con Ilham Aliyev, del YAP, (Centro- • Espectro político
derecha, nacionalismo, secularismo, economía so-
cial de mercado, conservadurismo liberal). • Izquierda política
• Política
• Armenia, con Serzh Sargsyan, del HHK, (Derecha,
conservadurismo nacionalista). • Anexo:Lista de ideas políticas
20.6. REFERENCIAS 93

20.6 Referencias
[1] J. E. Goldthorpe. An Introduction to Sociology. “There
are... those who accept inequality as natural, normal, and
even desirable. Two main lines of thought converge on the
Right or conservative side...the truly Conservative view
is that there is a natural hierarchy of skills and talents
in which some people are born leaders, whether by he-
redity or family tradition.... now... the more usual right-
wing view, which may be called 'liberal-conservative', is
that unequal rewards are right and desirable so long as the
competition for wealth and power is a fair one.” p. 156.
Cambridge, England, UK; Oakleigh, Melbourne, Austra-
lia; New York, New York, USA Pp. 156. ISBN 0-521-
24545-1

[2] Scruton, Roger “A Dictionary of Political Thought” “De-


fined by contrast to (or perhaps more accurately conflict
with) the left the term right does not even have the respec-
tability of a history. As now used it denotes several con-
nected and also conflicting ideas (including) 1)conserva-
tive, and perhaps authoritarian, doctrines concerning the
nature of civil society, with emphasis on custom, tradition,
and allegiance as social bonds... 8) belief in free enterprise
free markets and a capitalist economy as the only mode of
production compatible with human freedom and suited to
the temporary nature of human aspirations...” pp. 281-2,
Macmillian, 1996

[3] Péronnet, Michel (1985). Vocabulario básico de la Re-


volución Francesa. Barcelona: Crítica. p. 226. ISBN 84-
7423-250-3.

• Paul Hainsworth,[Editor], The Politics of the Extre-


me Right, Londres, Pinter, 2000. ISBN 1-85567-
459-9
• Octavio Rodriguez Araujo, Derechas y ultradere-
chas en el mundo, México, Siglo XXI Editores,
2004. ISBN 968-23-2519-6
Capítulo 21

Izquierda política

El concepto de izquierda política es una clasificación amplio consenso en amplios sectores sociales. Es el ti-
sobre las posiciones políticas que agrupa a estas que tie- po de izquierda predominante en la mayor parte de los
nen como punto central la defensa de la igualdad so- sistemas democráticos de principios del siglo XXI. Ideo-
cial.[1][2][3][4] La izquierda política se divide en una mul-
lógicamente rechaza los sistemas políticos dictatoriales
titud de ramas ideológicas. y marca distancia con cualquier teoría que inspire dicho
El término izquierda política, como el de derecha políti- tipo de sistemas dictatoriales. Actualmente son las co-
rrientes mayoritarias dentro de la izquierda democrática-
ca, tiene su origen histórico en la votación que tuvo lu-
gar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Nacio- reformista:
nal Constituyente surgida de la Revolución Francesa en
la que se discutía la propuesta de un artículo de la nue- • Socialdemocracia: Persigue la consecución de la
va Constitución en la que se establecía el veto absoluto igualdad social dentro de una democracia liberal.
del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Le- Durante los últimos años, en determinados países se
gislativa. Los diputados que estaban a favor de la pro- está relacionada con el Socioliberalismo, como en el
puesta, que suponía el mantenimiento de hecho del po- caso del laborismo británico.
der absoluto del monarca, se situaron a la derecha del
presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, • Eurocomunismo: Se distingue de la socialdemocra-
y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto cia por ser más críticos del sistema capitalista y por
suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto centrarse más en las problemáticas sociales.[7] Es-
la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se tán relacionadas con el ecosocialismo y defienden el
situaron a la izquierda del presidente. Así el término “iz- socialismo democrático como sistema político.
quierda” quedó asociado a las opciones políticas que pro-
pugnaban el cambio político y social, mientras que el tér-
Esta rama de la izquierda usualmente está desvincula-
mino “derecha” quedó asociado a las que se oponían a
[5] da de otras opciones de izquierda, como la izquierda re-
dichos cambios.
volucionaria que propugna cambios estructurales radica-
les y relativamente rápidos y abruptos. Así la izquierda
«Ser de izquierda es, desde que esa clasi- democrático-reformista antepone el progresismo y el re-
ficación surgió con la Revolución Francesa, formismo, a métodos más expeditivos y que pudieran to-
optar por los pobres, indignarse ante la exclu- par con un mayor grado de rechazo en ciertos sectores
sión social, inconformarse con toda forma de socioeconómicos que podrían oponerse a esos cambios,
injusticia o, como decía Bobbio, considerar especialmente si se realizan de manera acelerada y sin el
una aberración la desigualdad social.»[6] consenso suficiente.
Frei Betto

21.1.2 Izquierda revolucionaria


21.1 Corrientes actuales Se denomina izquierda revolucionaria (o también
extrema izquierda o izquierda radical) a las ramas de la
21.1.1 Izquierda democrático-reformista izquierda que cuestionan la utilidad o adecuación de la
democracia liberal como instrumento de cambio políti-
La izquierda democrático-reformista es la que propug- co dentro del sistema capitalista. Son corrientes que a
na que el principal marco de actuación deben ser la elec- raíz del gran desequilibrio y desigualdad causados por el
ciones libres (en que no existe coacción sobre el votan- sistema neoliberal han ganado más adeptos en la década
te y se presentan los resultados de manera transparente), de 1990,[cita requerida] volviendo a ser una corriente de gran
la acción parlamentaria y las reformas progresivas y con peso e importancia.

94
21.1. CORRIENTES ACTUALES 95

Este tipo de izquierda se remonta al siglo XIX, y tuvo • Maoísmo: Versión del marxismo-leninismo aplica-
un papel destacado en periodo revolucionario europeo de do a los países semi-feudales y semi-coloniales di-
1848. La revolución rusa de 1917 o la revolución ale- ferenciandose de los países capitalistas, llamándose
mana de 1918 contaron con una amplia participación de “pensamiento de Mao Zedong".
movimientos de izquierda revolucionaria, y tendrían una
considerable influencia en la décadas posteriores tanto en • Trotskismo: Defiende la abolición de cualquier orga-
Europa como América. En el período 1960-70, existió nismo estatista, la organización bajo la superestruc-
un número importante de grupos armados insurgentes y tura del socialismo y la abolición de la diferencia en-
de guerrillas de extrema izquierda. Estos grupos lucha- tre las clases sociales, todo de una forma voluntaria
ron por hacer caer a regímenes ideológicamente opuestos y gradual,[cita requerida] según un Programa de Transi-
a ellos y propugnaban la equidad y la igualdad, frecuen- ción que conduzca a la clase trabajadora a desarro-
temente desde postulados marxista-leninistas. Este tipo llar la Revolución Permanente en pos de la Emanci-
de guerrillas y grupos fueron especialmente frecuentes pación.
en Latinoamérica (y en menor medida en África y Asia),
donde la constante pobreza e inequidad de sus sociedades • Marxismo libertario: Defiende el estado como for-
llevaron a sectores de las clases menos favorecidas a la ma transitoria de organizar la sociedad, pero propo-
subversión. También han existido agrupaciones políticas ne una organización federal y un gobierno no auto-
de izquierda revolucionaria que conforman partidos polí- ritario.
ticos y se presentan a elecciones, mostrándose en contra
del modus operandi del foco guerrillero.
Por lo general, estos grupos de izquierda son conocidos 21.1.3 Anarquismo
como extrema izquierda o ultraizquierda debido a que
los detractores del comunismo (pro-capitalistas, liberales, El anarquismo propugna la desaparición de todo gobierno
etc.) suelen usar esos términos de connotación peyorativa obligatorio y del Estado, en pos de la libertad del in-
como una generalización sobre cualquier posición que dividuo y colectiva en un régimen voluntario; niega la
critique al sistema capitalista, a la propiedad privada y democracia representativa afirmando que la función del
a la economía de mercado, por lo que es frecuente que Estado en ese campo es nula o supresora. Aunque histó-
la derecha considere a la izquierda revolucionaria como ricamente al anarquismo se lo ha vinculado a la izquierda
“extremista”. o extrema izquierda, muchos anarquistas son escépticos
en considerar que formen parte de tal colectivo político.
Por su parte, la izquierda revolucionaria no se denomi- El anarquismo es una ideología que tiene sus raíces en
na a sí misma con la terminología peyorativa con la cual el concepto -entre otros- de adaptarse permanentemen-
el neoliberalismo y otras ideologías rivales la denominan, te a los cambios sociales sin perder su esencia libertaria.
sino que ellos prefieren términos como izquierda tradi- Desde su aparición ha ido incluyendo a un amplio espec-
cional, que hace alusión a que sus ideologías se basan en tro de fuerzas desde el individualismo radical (del hiper-
los principios originales de los pensadores socialistas y racionalismo de Godwin al egoísmo de Stirner) pasan-
marxistas, que tradicionalmente dieron origen a los mo- do por las corrientes anarcosindicalista, socialismo o co-
vimientos políticos de izquierda. munismo libertario, el anarcopacifismo de Gandhi, hasta
Por otro lado, dentro del propio ámbito de las diferentes los movimientos punk, cyberlibertarios y anarcocapita-
corrientes de izquierda revolucionaria, ninguno de ellos se listas de hoy en día.[8][9] También dentro de la tendencia
considera “extremista” o de “ultraizquierda”, pero sí ha- existen distintas posturas respecto a la organización eco-
cen tales críticas a otros sectores opuestos, como es el ca- nómico/social que podrían ser enmarcadas dentro de la
so de los trotskistas, quienes por apelar a la revolución in- izquierda clasista. Generalmente la mayoría de los anar-
telectual y antimilitarista, e incluso a la democracia socia- quistas que se consideran de izquierda pertenecen a las
lista, no se consideran “extremistas” ni de “ultraizquier- corrientes:
da”, pero sí consideran de esa forma a los stalinistas, ya
que estos avalan regímenes militares de carácter dictato- • Mutualismo: Defiende una organización social basa-
rial, como los de Stalin, Tito, Castro o Mao Tse-Tung, da en cooperativas autogestionadas de trabajadores
y también a los partidarios de la guerrilla foquista se los federadas libremente. Se elimina la propiedad pri-
considera como de ultra-izquierda. Cabe aclarar que en la vada en beneficio del usufructo.
actualidad, todas las fuerzas políticas socialistas o comu-
nistas están organizadas en partidos políticos y luchan por • Colectivismo: Persigue la organización social se-
un cambio hacia el socialismo mediante la democracia. gún la teoría del valor trabajo, eliminándose la
propiedad privada de los medios de producción pero
manteniéndose un reparto de la producción según la
• Marxismo-Leninismo: Defiende la conquista del po- parte correspondiente al salario de cada uno. La so-
der por el proletariado, la extinción de la propiedad ciedad quedaría organizada en colectividades libres
privada y la desaparición de las clases sociales. de productores y consumidores federadas entre sí.
96 CAPÍTULO 21. IZQUIERDA POLÍTICA

• Comunismo libertario: Defiende la sustitución del 21.2.1 Precedentes


aparato estatal por una federación de comunas de
productores regidas mediante mecanismos de de- Durante el Renacimiento, autores como Francis Bacon
mocracia directa como asambleas o consejos. Igual- (Nueva Atlántida), Tomás Moro (Utopía) o Tommaso
mente, considera que la producción es una actividad Campanella (La ciudad del Sol, 1623) establecieron las
social y que, por tanto, tanto los medios de produc- bases de un humanismo utópico que pasado el tiempo se-
ción como lo producido debería pertenecer a la co- ría recogido por el llamado socialismo utópico. Menos
muna por entero, repartiéndose el trabajo según la directamente las diferencias políticas entre las facciones
capacidad de los individuos y la producción según políticas romanas de los populāres y los optimātes, guar-
sus necesidades. dan numerosos paralelismos con las modernas izquierda
y derecha.
• Anarquismo individualista: Propone la eliminación
de cualquier tipo de autoridad sobre el individuo,
incluyendo las imposiciones propias de la colectivi- 21.2.2 Desde la Revolución francesa (1789-
dad, no habla de destruir la sociedad sino de liberar 1867)
al individuo y permitirle su organización desde la
“unión libre”.

21.1.4 Movimientos sociales


Movimientos sociales que se suelen vincular con la Iz-
quierda:

• Sindicalismo: Reivindica los derechos de los traba-


jadores y controla sus manifestaciones.

• Ecologismo: Propone una sociedad respetuosa con


el medio ambiente.

• Pacifismo: Rechaza las guerras y cualquier tipo de


violencia con fines políticos.
La libertad guiando al pueblo cuadro pintado por Eugène Dela-
• Feminismo: Persigue la equiparación social entre croix en 1830, inspirado en la Revolución de 1830. (Museo del
hombres y mujeres. Louvre, París)

• Movimiento LGBT: Defiende la no discriminación Varias fueron las transformaciones sociales que se vivie-
y reivindicación de derechos de lesbianas, gays, bi- ron durante finales del siglo XVIII y comienzos del si-
sexuales y transexuales. glo XIX que facilitaron el nacimiento de la izquierda. Las
más importantes fueron las siguientes:
• Movimiento antiglobalización: Denuncia las
desigualdades provocadas por la llamada
• La Revolución francesa y la Independencia de los
globalización.
Estados Unidos hicieron que valores como la igual-
• Laicismo Propone un estado sin religión dominante, dad y la libertad dejaran de ser solamente concep-
o sea Laico tos teóricos o filosóficos y se convirtieran en la base
sobre la que se redactaron las leyes de las nuevas
• Teología de la liberación: Reivindicaciones y objeti- constituciones, alentando la reivindicación de nue-
vos de la izquierda política en el seno del movimien- vos derechos con el fin de lograr una sociedad más
to católico en favor de los más pobres. igualitaria.
• La burguesía sustituyó a la aristocracia como clase
En gran medidas estos movimientos sociales propugnan dominante, contribuyendo al declive del feudalismo
cambios en la organización política, económica y social y y de las monarquías absolutas, sistemas por los que
son críticos con estructuras, leyes y patrones imperiantes, se regían los países europeos hasta entonces, y que
y por eso sus acciones están dirigidas a alterar, cambiar o a su vez fueron reemplazados por la instauración del
modificar dichas estructuras, leyes o patrones. capitalismo. En un primer momento, este sistema no
contemplaba el derecho a la mejora de vida de ar-
tesanos, campesinos y obreros, quienes formaban la
21.2 Historia y evolución mayor parte de la población y continuaban viviendo
en la pobreza.
21.2. HISTORIA Y EVOLUCIÓN 97

• La Revolución industrial, originada en Gran Breta- Las cuatro principales corrientes de la Izquierda
ña y que posteriormente se extendió al continente,
supuso una gran evolución en la sociedad, aunque
se dieron situaciones de explotación por parte de los
propietarios de las fábricas hacia sus trabajadores.
Estos empleaban a hombres, mujeres o niños, sin
importar su edad o sus aptitudes, las jornadas labo-
rales eran excesivas y los sueldos muy bajos. A esto
hay que añadir que la emigración masiva procedente
del campo llevó a la saturación de las ciudades, pro-
vocando que muchos trabajadores vivieran en malas
condiciones por causa de la falta de espacio.

Esta situación dio lugar en el Reino Unido a que los


trabajadores comenzaran a reivindicar la mejora de sus
condiciones laborales, estructurándose mediante Trade
unions, organizaciones predecesoras de los sindicatos que
promovían medidas de protesta como huelgas o colectas
de firmas. También fue significativo el surgimiento del
cartismo, movimiento que demandaba reformas demo-
cráticas tales como el sufragio universal o legislaciones “A dentro de un círculo”, símbolo anarquista.
más protectoras con la clase trabajadora.
Estos hechos marcaron el nacimiento del movimiento
obrero, que se fue expandiendo por Europa hasta la crea-
ción en 1864 de la Asociación Internacional de los Tra-
bajadores (Primera Internacional), la cual agrupaba los
crecientes movimientos obreros de todos los países.
En este contexto, durante la primera mitad del siglo XIX
aparecieron diversos autores, como Robert Owen, Henri
de Saint-Simon o Charles Fourier, que propusieron una
serie de reformas para paliar las desigualdades sociales,
entre las que destacaba la organización del trabajo por
medio de cooperativas o la obtención de derechos colec-
tivos tales como seguros sociales o educación pública. No
se oponían a la propiedad privada ni a la industrializa-
ción, y alegaban que la riqueza de cada persona debería
ser fruto de su trabajo y no derivada de privilegios. Eran
críticos con instituciones herméticas y dominantes en la
época como las religiones o el patriarcado, de las que afir-
maban que restaban libertad al ser humano, y también
comenzaron a plantear la emancipación de la mujer. Es-
“La hoz y el martillo”, símbolo comunista.
tos pensadores fueron encuadrados posteriormente en el
seno del Socialismo utópico.
Cuando nació la Asociación Internacional de los Trabaja-
dores en 1864, las distintas interpretaciones sobre la con-
quista de la igualdad social pronto dieron lugar a dos gran-
21.2.3 Desde «El capital» (1867-1989) des tendencias de la izquierda que surgieron en la época,
cuya evolución fue notablemente diferente entre sí, sien-
Karl Marx y Friedrich Engels recogieron algunas ideas do en multitud de aspectos antagónica:
del Socialismo utópico, para plantear el denominado
Socialismo científico, rechazando la reconciliación de • Anarquismo: El anarquismo tomó forma oficial-
clases que propugnaban los utópicos y promoviendo la mente como movimiento al escindirse de la AIT por
lucha de clases como medio para instaurar un nuevo siste- las enormes divergencias entre Marx y Bakunin, uno
ma político en el que el proletariado conquistara el poder. de sus principales impulsores. Sin embargo, sus orí-
Las bases de su pensamiento las expusieron en El Mani- genes se remontan a finales del siglo XVIII, en la
fiesto Comunista en 1848 y las ampliaron notablemente obra de William Godwin,[10] Sus principios se ba-
en El Capital, publicado en 1867. saban en que toda forma de autoridad impuesta o
98 CAPÍTULO 21. IZQUIERDA POLÍTICA

poder público era corrupto y opresivo en sí mismo, ta y del control político de sus dirigentes en la
siendo necesaria su supresión. Esto incluía institu- sociedad. Esto tuvo graves consecuencias en
ciones como el Estado, la Iglesia o el patriarcado. detrimento de las libertades políticas. Tras su-
Con ello buscaban crear una sociedad fundamenta- cesivos fracasos, que condujeron al aislamien-
da en la soberanía del individuo y su interrelación to y estancamiento de la Revolución Soviéti-
fraterna con los demás. Es común señalar las cua- ca y posterior “burocratización” de la URSS
tro corrientes más importantes, el anarquismo indi- y la Internacional Comunista, el marxismo-
vidualista, mutualismo, anarquismo comunista y el leninismo, fue proclamado como la política
colectivismo.[11] Los autores clásicos del anarquis- oficial de ambas, acompañado de las tesis del
mo son Proudhon (el primero en denominarse a sí socialismo en un solo país. La oposición de iz-
mismo “anarquista”),[12] Bakunin,[12] Kropotkin[12] quierdas, dirigida por León Trotsky, en el seno
y Malatesta[12] Tiene una gran influencia en el mo- del PCUS y de la Komintern, sería expulsada
vimiento sindical por medio del anarcosindicalismo, y perseguida, para dar posteriormente origen
que intenta que los trabajadores se organicen y lu- a la fundación de la IV Internacional.
chen a través de sindicatos autónomos del poder po- • Socialdemocracia: Nació como rechazo al
lítico, resultado de la síntesis del anarquismo y la modelo bolchevique de Lenin y su negación de
acción sindical revolucionaria.[13] los valores de la democracia liberal. En su seno
• Socialismo: En los primeros años de la AIT fue se fueron distanciando cada vez más los con-
la corriente dominante encabezada por Marx y que tinuistas marxistas -que se presentaban como
dio lugar al socialismo marxista o marxismo que en los más fieles seguidores del Marx originario- y
opinión del colaborador de Marx, Engels, constituía los marxistas reformistas que seguían los pos-
la versión “científica” del socialismo superador de tulados Eduard Bernstein, quien afirmaba que
los planteamientos “utópicos” del primer socialis- Marx se equivocó en muchas de sus prediccio-
mo. Cuando se produjo la ruptura de la AIT Marx nes. Esta última corriente acabó imponiéndose
propugnó que se formaran partidos socialistas o so- en todos los partidos socialistas o socialdemó-
cialdemócratas en cada Estado. El primero de ellos cratas europeos y después de la Segunda Gue-
fue el SPD Partido Socialdemócrata Alemán que se rra Mundial abandonaron progresivamente el
sirvió de modelo y de referencia al resto de par- marxismo -empezando por el histórico SPD-
tido socialistas marxistas europeos y que lideró la y se autodefinieron como socialdemócratas -
Segunda Internacional formada por todos ellos. El o socialistas, entendiendo el socialismo como
estallido de la Primera Guerra Mundial puso fin a sinónimo de socialdemocracia-.
la Segunda Internacional y a raíz del triunfo de los
bolcheviques en la Revolución de Octubre de 1917, Izquierdismo y religión
se produjo la escisión del socialismo en dos grandes
corrientes: Una de las bases filosóficas del marxismo era su oposi-
• Comunismo: Se presentaba como la interpre- ción a todas las religiones, algo que se puede resumir con
tación más apegada a los postulados revolu- su famosa frase la religión es el opio del pueblo, esto cau-
cionarios del marxismo, propugnando la ob- só que muchos lo ligaran al agnosticismo y al ateísmo.
tención de la igualdad social por medio de Esto no impidió que el humanismo inherente en muchas
la revolución social. Por ello en un princi- de las políticas de izquierdas, se impregnara con valores
pio se les denominó continuistas del marxis- religiosos y formara corrientes como el socialismo cris-
mo, en contraposición a los reformistas. A tiano o políticos como James Connolly, partidarios de ar-
raíz de la creación de la Internacional Co- monizar los valores cristianos con el socialismo. Dentro
munista (Tercera Internacional) en 1919, esta del anarquismo, a pesar de que autores como Bakunin o
rama siguió las directrices predominantes en Sébastien Faure fuesen ateos y criticasen la religión, sur-
las Repúblicas Soviéticas, basadas en las te- gió un anarquismo cristiano impulsado por intelectuales
sis leninistas. Estas otorgaron más importan- como León Tolstói. Igualmente la teología de la libera-
cia a la dictadura del proletariado (ó Estado ción ha sido un movimiento político cristiano ligado a la
obrero) bajo el control del Partido Comunis- izquierda.
ta -nuevo nombre que adoptaron los bolchevi- El carácter ateo de las tesis de Marx dio lugar a enfrenta-
ques de Lenin, que aglutinaba a la vanguardia mientos entre sus partidarios y algunas iglesias y su cle-
revolucionaria del proletariado, dentro de la ro durante el primer tercio del siglo XX. Especialmente
sociedad. Dichos postulados fueron sometidos en los estados con iglesias poderosas e influyentes en los
a posteriores reinterpretaciones por la políti- ámbitos sociales, económicos y políticos, en los que se
ca de Stalin y sus seguidores (también llamada alineaban con los sectores más conservadores y se opo-
estalinismo), en favor de una mayor presencia nían a la separación de la Iglesia y el Estado, debido a
del aparato de Estado, del Partido Comunis- que esta unión les era muy favorable económica, política
21.2. HISTORIA Y EVOLUCIÓN 99

y socialmente. Éste era el caso de Rusia, donde la Iglesia


era parte del estado hasta las revoluciones de 1917, o de
España en los años treinta, donde la iglesia formaba parte
importante de la educación de los niños en las escuelas,
de los jóvenes en las universidades y su voz un tenía gran
impacto en las políticas gubernamentales.[14][15]

La URSS y los estados socialistas

Imagen de un gulag.

Para ello, comenzó una serie de purgas (ver Gran Purga),


eliminando o enviando a sus opositores a campos de con-
centración conocidos como gulags, que contaban con una
elevada tasa de mortalidad.[18] En materia económica, su
planificación minuciosa para industrializar la URSS, con-
siguió equipararla al nivel de las potencias industriales.[19]
Durante la Segunda Guerra Mundial, la URSS se posi-
cionó junto a Francia y Gran Bretaña frente a las fuerzas
del Eje y liberó del nazismo a los países de Europa orien-
tal.[19] En la Conferencia de Yalta que reunió a Franklin
Discurso de Lenin. D. Roosevelt, Winston Churchill y Stalin,[20] las poten-
cias vencedoras acordaron repartirse Europa creando dos
En 1917 tuvo lugar la Revolución rusa como culminación bloques diferenciados: por un lado los países occidenta-
de una serie de acontecimientos provocados por la opo- les capitalistas y por el otro, los del el este de Europa, en
sición hacia el régimen zarista, que había gobernado el los que Stalin estableció regímenes comunistas. Esto lle-
país de forma autárquica durante siglos. A ello también vó a un aumento de las tensiones entre las dos partes que
contribuyó el descontento por parte de todos los sectores se conoció como Guerra Fría y a la organización de los
sociales por la participación rusa en la Primera Guerra países de la órbita soviética mediante el COMECON y el
Mundial, la grave crisis económica y la hambruna que Pacto de Varsovia.[21]
sufría gran parte de la población.[16] Otros estados socialistas también se extendieron por va-
En un principio, la revolución se llevó a cabo con el res- rios países asiáticos, algunos de los cuales sufrieron unas
paldo de todos los sectores políticos, incluyendo liberales, políticas represivas heredadas de la época estalinista, co-
mencheviques (el equivalente ruso a socialdemócratas) y mo en el caso de la República Popular China o Camboya.
bolcheviques (posteriormente comunistas), y su objetivo Cuando murió Stalin, su sucesor Nikita Jrushchov con-
era instaurar una democracia liberal pluripartidista. Pero denó duramente sus crímenes y su alejamiento del
una vez derrocado el régimen zarista en febrero, el sector leninismo, acometiendo una serie de reformas conocidas
bolchevique encabezado por Lenin tomó el poder fren- como desestalinización, entre las que se encontraban la li-
te a liberales y mencheviques en octubre del mismo año beración y rehabilitación de las víctimas políticas de Sta-
y proclama un régimen socialista prometiendo paz y tie- lin, o una moderada flexibilización de la rígida econo-
rra.[17] mía anterior.[22] Estas reformas internas no impidieron la
Entre las primeras medidas que tomó el nuevo gobierno construcción del muro de Berlín, que se convertiría en el
[23]
estaban el control de los medios de producción por par- símbolo de la Europa dividida.
te del estado, suspender las grandes propiedades agrarias
o la nacionalización de la banca. Después de una guerra
Represión hacia la izquierda
civil que enfrentaría a los bolcheviques contra el resto de
fuerzas políticas ayudadas por varias potencias extranje- El régimen nazi buscaba el exterminio de todos los grupos
ras, en 1922 nacería la URSS.[17] sociales que consideraba negativos para la Gran Alema-
En 1924 tras la muerte de Lenin y contrariamente a su vo- nia, entre ellos cualquier oposición política y muy espe-
luntad, Iósif Stalin se hizo con el poder.[17] Su mandato cialmente la de la izquierda. Desde la subida al poder de
se caracterizó por un autoritarismo con pocos escrúpulos Hitler miles de presos políticos, entre ellos muchos repu-
y por su persecución hacia los opositores a su política, o blicanos españoles, fueron deportados a campos de con-
simplemente a quienes consideraba un estorbo para su li- centración, donde se les identificaba con un Triángulo ro-
derazgo tanto dentro como fuera del Partido Comunista. jo para distinguirlos de otros reclusos. Durante la guerra,
100 CAPÍTULO 21. IZQUIERDA POLÍTICA

La izquierda en los sistemas democráticos

Paralelamente, en las democracias occidentales la iz-


quierda evolucionó de manera opuesta a los estados so-
cialistas. Los partidos socialdemócratas se desmarcaron
de la URSS desde su nacimiento, optando por defender
las normas y los valores propios de los sistemas demo-
cráticos. También dentro de los seguidores del marxismo
aparecieron numerosas voces críticas que se desvincula-
ban del comunismo dictatorial. La escuela de Frankfurt,
fundada en 1923 y en activo en la actualidad, partía de
algunas teorías marxistas, buscando adaptarlas a los nue-
vos cambios sociales y despojarlas de sus rasgos más au-
toritarios, oponiéndose a la lectura que de ellas hicieron
Lenin y sus seguidores.[27] Otros intelectuales de izquier-
da también desaprobaban y se oponían a las dictaduras
comunistas, como es el caso de George Orwell.
El Triángulo rojo fue utilizado por el régimen nazi para identifi-
Al término de la Segunda Guerra Mundial, en estos paí-
car a los presos de izquierdas en los campos de concentración.
ses se vivió un auge de las clases medias y mejoras signi-
ficativas en las condiciones de vida. De esta forma, una
vez conseguidos los derechos más básicos para la mayor
parte de la población, la izquierda empezó a identificarse
con la demanda de otro tipo de derechos, tanto sociales
como individuales. En esta época los partidos socialde-
el caso más famoso fue el de la Rosa Blanca, organización mócratas comenzaron a acceder al gobierno de los esta-
formada por jóvenes estudiantes de izquierda que promo- dos europeos, alternándose en el poder con los partidos
vían una oposición pacífica al nazismo y cuyos integrantes conservadores con total normalidad.
fueron perseguidos y posteriormente guillotinados.[24]
En España, después una Guerra civil muy cruenta, espe-
cialmente por parte del bando fascista y de las filas pro-
soviéticas dentro de la II República, Franco estableció
un régimen totalitario con el que reemplazó a la anterior
II República. El franquismo institucionalizó la represión
contra cualquier tipo de oposición por medio de ejecu-
ciones, cadenas perpetuas o campos de concentración, al
tiempo que miles de españoles de izquierdas se vieron
obligados a exiliarse en otros países huyendo de la repre-
sión (ver exilio republicano). Las condenas de muerte o
cárcel por motivos políticos continuaron hasta el fin de la
dictadura en 1975.[25]
En los años 1970 en América Latina, tuvo lugar la lla-
mada Operación Cóndor, un plan auspiciado por EEUU
y su Secretario de Estado Henry Kissinger, cuyo obje-
tivo era la coordinación entre los servicios de seguridad
de las dictaduras militares que se autodenominaban co-
mo “anticomunistas” de Argentina (ver Terrorismo de
Estado en Argentina en las décadas de 1970 y 1980);
Chile (ver Augusto Pinochet); Paraguay (ver Stroessner);
Uruguay (ver Golpe de Estado del 27 de junio de 1973);
Guatemala (ver Guerra Civil de Guatemala); Brasil,
Colombia y Bolivia. Esto se tradujo en una persecución
sistemática hacia los simpatizantes de izquierda y los par-
tidarios de la democracia. Durante el tiempo que dichas Martin Luther King, líder del movimiento en favor de los dere-
dictaduras se mantuvieron en el poder, utilizaron los se- chos civiles de los afroamericanos.
cuestros, asesinatos y torturas a gran escala para eliminar
la disidencia. Aún hoy en estos países hay miles de des- Los años 60 y la Nueva izquierda Durante los años
aparecidos cuyos restos no han sido encontrados.[26] 1960, los cambios sociales se aceleraron de forma verti-
21.2. HISTORIA Y EVOLUCIÓN 101

posturas oficiales de la URSS después de varios años de


progresivo distanciamiento, a lo que también contribu-
yó la invasión soviética de Checoslovaquia después de la
Primavera de Praga. Nace así el Eurocomunismo pro-
movido por los citados partidos, con el que pretenden
adaptarse a las nuevas demandas sociales y asumir como
marco incuestionable la democracia liberal y su carácter
plural, alejándose para ello de los postulados teóricos y
ortodoxos anteriores. Una parte minoritaria de la izquier-
da vio en esta evolución una traición a la izquierda ori-
ginal y comenzaron a fundar otras organizaciones nota-
blemente más radicalizadas, muchas de las cuales fueron
ilegalizadas por defender métodos revolucionarios.[33]

21.2.4 Posiciones actuales (1989-presente)

Símbolo pacifista.

ginosa, gracias en parte a los nuevos movimientos origi-


nados en la nueva izquierda, cuyos logros hicieron de esta
década una etapa crucial en la evolución de la sociedad
occidental.[28]
Por una parte, en Estados Unidos, Kennedy se propuso
terminar con el racismo y la discriminación legal hacia
las personas de raza negra, cuya lucha estaba liderada por
Martin Luther King al frente del Movimiento por los De-
rechos Civiles.[29] Asimismo, la feroz guerra de Vietnam
obtuvo una considerable oposición por parte de la opi- Celebre mural, icono de la caída del Muro de Berlín.
nión pública estadounidense, originándose protestas ma-
sivas en su contra y emergiendo así el movimiento pacifis- Tras la caída del Muro de Berlín (1989) y del bloque
ta. La ecología también se difundió a raíz de la creciente soviético, los movimientos de carácter marxista pierden
contaminación medioambiental y la masificación urbana, mucha fuerza, dando lugar a que los planteamientos de
causadas por la industrialización a gran escala.[30] Igual- la “nueva izquierda” desarrollados en los países occiden-
mente el feminismo se fue extendiendo de la mano de tales durante los años anteriores, se consoliden como la
intelectuales como Simone de Beauvoir que planteaban opción mayoritaria de izquierda en casi todo el mundo.
un nuevo papel de la mujer dentro de la sociedad ale-
Sin embargo, la insurrección del EZLN en 1994 y la vic-
jado del rol exclusivo de madre y esposa tradicional.[31]
toria de Hugo Chávez en las elecciones venezolanas de
A finales de los los 60 también vio la luz oficialmen-
1998 lleva al resurgimiento de una izquierda combativa,
te el movimiento gay a raíz de los disturbios de Stone-
heredera de la tradición marxista y antiimperialista, en
wall en Nueva York, provocados cuando un grupo de
toda América Latina. La siguiente lista incluye gobiernos,
homosexuales se rebelaron contra la discriminación de
partidos y líderes de países latinoamericanos adscritos a
la que eran objeto.[32]
la izquierda:
Estas nuevas reivindicaciones se vieron fortalecidas por el
gran empuje de los movimientos juveniles, especialmente
• Argentina, con Cristina Fernández de Kirchner, del
del movimiento hippie, que por primera vez planteaban
Frente para la Victoria, (Peronismo)
una visión del mundo diferente a la de sus adultos. Los
jóvenes también fueron los protagonistas de las revueltas
• Bolivia, con Evo Morales, del Movimiento al So-
estudiantiles de Mayo del 68 en París, en las que influidos
cialismo (socialismo democrático, bolivarianismo,
por filósofos como Jean Paul Sartre o Herbert Marcuse,
indigenismo, antiimperialismo, nacionalismo,
proponían una sociedad en la que tuvieran cabida estas
socialismo del siglo XXI )
nuevas demandas, tanto las de carácter social como las
referentes a los derechos individuales. • Cuba, con Raúl Castro, del Partido Comunista
Una de las consecuencias de Mayo del 68 fue la ruptu- de Cuba (Antiimperialismo, Socialismo de Estado,
ra definitiva de los partidos comunistas europeos con las Marxismo-leninismo)
102 CAPÍTULO 21. IZQUIERDA POLÍTICA

• Ecuador, con Rafael Correa, del Movimiento PAIS • Nepal, con Ram Baran Yadav, del Partido del Con-
(socialdemocracia, bolivarianismo, nacionalismo, greso Nepalí (Socialismo democrático).
socialismo del siglo XXI)
• Siria, con Bashar Al Assad, del Partido Baaz
• El Salvador, con Salvador Sánchez Cerén, del (Socialismo árabe, baazismo, panarabismo)
Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacio-
nal (socialismo democrático, izquierda) • Vietnam, con Nguyễn Minh Triết, del Partido Co-
munista de Vietnam (Economía de mercado socia-
• Nicaragua, con Daniel Ortega, del Frente Sandi- lista).
nista de Liberación Nacional (socialdemocracia,
laborismo, antiimperialismo, bolivarianismo ) Éstos son los principales rasgos comunes de la izquierda
actual:
• Venezuela, con Nicolás Maduro, del Partido So-
cialista Unido de Venezuela (bolivarianismo,
nacionalismo, socialismo del siglo XXI, Economía
antiimperialismo )
La mayoría de los partidos políticos de izquierda son par-
En el caso de Europa, casi todos los grandes partidos de tidarios de integrar políticas que fomenten el estado del
izquierda son socioliberales o socialdemócratas. Es el ca- bienestar, donde el Estado garantice el acceso por par-
so de los actuales gobiernos izquierdistas del Viejo Con- te de todos los ciudadanos a derechos básicos como la
tinente: sanidad, la educación, la prestación por desempleo o las
pensiones de jubilación, entre otros.
• Austria, con Werner Faymann, Partido Socialdemó- En los últimos años, han surgido algunos movimientos
crata de Austria. de izquierda como el movimiento antiglobalización, en
el que se pueden encontrar tanto sectores que aceptan
• Dinamarca, con Helle Thorning-Schmidt, del un “capitalismo con rostro humano”, como sectores an-
Partido Socialdemócrata de Dinamarca ticapitalistas, pero aceptando ambos vías democráticas
no autoritarias. Proponen también un modelo que supere
• Francia, con François Hollande, del Partido Socia-
la democracia representativa e incorpore elementos de
lista de Francia.
democracia participativa y directa.
• Italia, con Matteo Renzi, del Partido Democrático

• Noruega, con Jens Stoltenberg, del Partido Laborista Sociedad


Noruego
Muchos de los valores de la izquierda actual se aproxi-
• Serbia, con Ivica Dačić, del Partido Socialista de man a los del Humanismo, incidiendo en la solidaridad
Serbia con los más desfavorecidos dentro de la sociedad: sec-
tores populares, trabajadores, inmigrantes, minusválidos,
• Grecia, con Alexis Tsipras, de Coalición de la Iz- ancianos, etc. También promueve la equiparación o in-
quierda Radical (SYRIZA) cluso la discriminación positiva a favor de la mujer; la
reinserción y rehabilitación de los delincuentes; y la de-
En Asia, algunos países preservan un sistema más cer- fensa de los derechos de las minorías. La izquierda suele
cano al del Estado socialista con características comunis- considerar el mestizaje y la emigración como positivos,
tas, pero de manera independiente y no aglomerados en respetando otras culturas y tradiciones diferentes, en tan-
un único bloque como lo fue la ex-Unión Soviética, y con to éstas sean compatibles con los principios democráticos
grandes reformas que en muchos casos han llevado a un y los Derechos Humanos. Esta nueva izquierda también
socialismo de mercado prácticamente capitalista. es crítica con la pena de muerte.
Apuesta también por el ecologismo y la supresión de la
• China, con Xi Jinping, del Partido Comunista Chino energía nuclear, promoviendo otro tipo de energías al-
(Socialismo con características chinas, Economía de ternativas más respetuosas con el medio ambiente. Algu-
mercado socialista). nos de los antiguos partidos comunistas se han asociado
con movimientos ecologistas, es el caso de la española
• Corea del Norte, con Kim Jong-Un, del Partido Izquierda Unida.
del Trabajo de Corea (Socialismo de Estado,
Antiimperialismo, Nacionalismo de izquierda, Algunas posturas minoritarias de izquierda tienden a de-
Juche). fender la despenalización o la legalización de las drogas
blandas como la marihuana y el hachís, o en otras ocasio-
• Laos, con Choummaly Sayasone, del Partido Popu- nes de todas ellas, argumentando que al estar reguladas
lar Revolucionario de Laos (Marxismo-Leninismo). como ocurre con otras drogas legales, se acabaría con las
21.2. HISTORIA Y EVOLUCIÓN 103

Nelson Mandela, símbolo de la lucha antirracista y líder del par-


tido Congreso Nacional Africano.

mafias y con las muertes por su mala calidad. En países


Símbolo internacional que representa la lucha contra el sida.
como Holanda es legal la venta de drogas y en la mayo-
ría de países occidentales, entre ellos España, su consumo
está despenalizado desde hace muchos años.
de la madre o del feto.

Sexualidad y familia La eutanasia también es defendida mayoritariamente por


los partidos de izquierda
La izquierda suele enfocar la sexualidad de forma abierta En general, los movimientos de izquierda también aprue-
y respetuosa, considerándola como una más de las liber- ban prácticas científicas como la reproducción asistida o
tades individuales de cada persona; aunque actualmente la más controvertida investigación con células madre.
esta visión no es exclusiva de la izquierda, ya que la ac-
titud hacia la sexualidad ha cambiado significativamente
en muchos sectores de la sociedad.
Esto se traduce en su apoyo al uso de métodos Religión
anticonceptivos, tanto como medio de planificación fa-
miliar como para evitar el contagio y la propagación de
La izquierda política actual apoya la necesidad de un Es-
enfermedades de transmisión sexual, especialmente del tado laico y aconfesional, cuya base es la separación de
sida. También apoya la reivindicación de los derechos de poderes entre la Iglesia y el Estado, permaneciendo al
los homosexuales, incluyendo el matrimonio. Asimismo, margen de las legítimas creencias religiosas de cada per-
respalda la unión libre entre dos personas como forma de sona. El objeto es crear una sociedad plural y respetuosa,
convivencia alternativa a la institución matrimonial. en la que tanto los seguidores de cualquier religión co-
Hay corrientes dentro de la izquierda que consideran que mo los no creyentes puedan estar integrados en ella. En
la prostitución debe ser regulada para proteger y ampliar países como Francia, el carácter laico del Estado es apo-
los derechos de las personas que la ejercen, mientras otras yado por la mayoría de partidos políticos, incluidos los
la ven como una forma de explotación sexual que debe ser liberales, pertenecientes a la derecha.
abolida. Dentro de la izquierda también hay numerosos cristianos.
El aborto también es contemplado por la izquierda desde Durante los años 60, dentro de la Iglesia católica la-
varias posturas, que van desde la que sostiene que debería tinoamericana, surgió una corriente teológica llamada
ser libre, hasta la de quienes defienden que sólo debería Teología de la liberación con orígenes marxistas, aunan-
estar permitido cuando haya riesgos graves para la salud do en su doctrina elementos cristianos y de izquierda.
104 CAPÍTULO 21. IZQUIERDA POLÍTICA

Política internacional estructura social capitalista y así impedir que las masas
se inclinen hacia la izquierda realmente socialista y/o re-
volucionaria, debido a que “socializar el liberalismo” no
es lo mismo que sustituirlo por el socialismo.

21.3 Véase también


• Anexo:Partidos políticos de izquierda

• Centro-izquierda

• Centro político

• Derecha política

• Espectro político
Protesta en Washington DC en contra de la guerra de Irak.
• Extrema izquierda
La izquierda mayoritaria en los países occidentales se
• Política
suele identificar con el pacifismo, rechazando las guerras
y las intervenciones militares. Respalda la legitimidad de • Progresismo
las Naciones Unidas y el respeto a los Derechos Huma-
nos. Asimismo, promueve la cooperación con países del • Anexo:Lista de ideas políticas
Tercer Mundo para ayudar a mejorar su situación.
• List of left-wing internationals (en inglés)
Todas estas posturas dan lugar a que la izquierda, inclu-
yendo buena parte de la estadounidense, suela tener una
actitud crítica hacia algunas actuaciones de Estados Uni-
dos en materia de política exterior (la invasión de Iraq, 21.4 Notas y referencias
la Operación Cóndor, etc.) y hacia la actuación de Israel
en Palestina. Por ello, los más críticos con la izquierda, [1] Smith, T. Alexander; Tatalovich, Raymond (2003). Cul-
como Oriana Fallaci, califican a la izquierda de antiocci- tures at War: Moral Conflicts in Western Democracies. To-
dental. La izquierda suele estar en contra de las guerras ronto, Canada: Broadview Press. p. 30.
y son mayoritariamente Pacifistas, aunque también hay [2] Bobbio, Norberto; Cameron, Allan (1997). Left and Right:
ideologías militaristas como el Estalinismo. The Significance of a Political Distinction. University of
Chicago Press. p. 37.
Críticas a la Nueva Izquierda [3] Lukes, Steven. 'Epilogue: The Grand Dichotomy of the
Twentieth Century': concluding chapter to T. Ball and
Los comunistas y socialistas seguidores de los principios R. Bellamy (eds.), The Cambridge History of Twentieth-
originales de Karl Marx afirman que la llamada Nueva Century Political Thought.
Izquierda (o tercera vía) autoproclamada como “progre-
sista” no es más que una nueva forma de neoliberalismo [4] Thompson, Willie (1997). The left in history: revolution
and reform in twentieth-century politics. Pluto Press.
posmodernista que pretende “reinventar” el capitalismo
para alejarlo de la caduca imagen de posición conserva- [5] Péronnet, Michel (1985). Vocabulario básico de la Re-
dora y darle un nuevo aspecto “renovado” y “más huma- volución Francesa. Barcelona: Crítica. p. 226. ISBN 84-
nitario”, al ablandar su postura acercándose a ciertos con- 7423-250-3.
ceptos de las libertades individuales, la ecología, los dere-
chos humanos, y demás asuntos sociales promovidos por [6] Como derechizar a un izquierdista. Escrito el 08/09/2012.
la izquierda, pero conservando a la economía de merca- [7] http://www.nuso.org/upload/articulos/419_1.pdf
do y a la democracia liberal como eje central de la so-
ciedad, alejando así a la clase trabajadora de los concep- [8] |Brooks, Frank H. 1994. The Individualist Anarchists: An
tos netamente marxistas como la lucha de clases, el estu- Anthology of Liberty (1881-1908)}}
dio de la plusvalía y la búsqueda de la propiedad social,
los cuales son de altísima importancia para los partidarios [9] Véase el artículo Izquierdas y derechas: una categorización
en torno a los representantes, de Hernún.
de la izquierda original. Según esta visión generalmente
aceptada por marxistas-leninistas, trotskistas y también [10] Nettlau, 1935, «William Godwin; los iluminados; Robert
anarquistas, la Socialdemocracia no es más que una for- Owen y William Thompson; Fourier y algunos fourieris-
ma “reciclada” del neoliberalismo para continuar con la tas.»
21.5. ENLACES EXTERNOS 105

[11] Este es el criterio escogido, por ejemplo, por The Black- 21.5 Enlaces externos
well encyclopaedia of political thought o Andrew Vincent
en su Modern Political Ideologies. • No mires a otro lado
[12] La ideología anarquista, por A. Capelleti (página 15) • Sitio con índice de partidos de izquierda en el mun-
do.
[13] Noam Chomsky, Carlos Peregrín Otero. Language and
Politics. AK Press, 2004, p. 739 • Revista y foro de análisis político e investigación
desde el punto de vista de la izquierda latinoame-
[14] http://hablaele.wikispaces.com/El+poder+de+la+ ricana.
Iglesia+en+Espa%C3%B1a
• Agencia de prensa y TV que incluye avisos y noti-
cias de partidos de izquierda en América latina y el
[15] http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/15/
actualidad/1360950506_893143.html mundo.
• Web con noticias de partidos, colectivos y asociacio-
[16] La revolución rusa - Monografias.com nes progresistas y de izquierdas del ámbito hispano.
[17] Resumen de la Revolución rusa-Nacimiento del • Sitio con las portadas de los periódicos de partidos
Comunismo-Lenin-Stalin de izquierda del mundo.

[18] ARTEHISTORIA - Protagonistas de la Historia - Ficha • Izquierda Mexicana.


Stalin. Iósiv Zissariónovich Dzugahsvihli

[19] Segunda Guerra Mundial ©

[20] Protocolos de Yalta - Segunda Guerra Mundial (1939-


1945) - Exordio

[21] GUERRA FRIA - Monografias.com

[22] ARTEHISTORIA - Protagonistas de la Historia - Ficha


La denuncia del estalinismo

[23] elmundo.es | El muro que dividió Europa

[24] Sophie Scholl y La Rosa Blanca

[25] Generaciones y memoria de la represión franquista - dos-


sier de la revista Hispania Nova

[26] Los Archivos del Horror del Operativo Cóndor

[27] Diccionario Crítico de Ciencias Sociales | Escuela de


Frankfurt: Primera Generación

[28] ARTEHISTORIA - Protagonistas de la Historia - Ficha


Nuevos movimientos sociales

[29] El mundo en los años 60

[30] ARTEHISTORIA - Protagonistas de la Historia - Ficha


El movimiento ecologista

[31] Historia del Feminismo 3 - Neofeminismo - Mujeres en


Red

[32] ¿Qué fue la Rebelión de StoneWall? : Indymedia Uruguay

[33] ARTEHISTORIA - Protagonistas de la Historia - Ficha


La resaca de Mayo del 68
Capítulo 22

Individualismo

El individualismo es la posición moral, filosófica- riendo fuerzas sobre el colectivismo muchos de los países
política, ideológica, o simplemente un punto de vista so- que habían optado por el colectivismo cambiaron a siste-
cial que enfatiza “la dignidad moral del individuo".[1] mas más individualistas como fue el caso de Alemania
Los individualistas promueven el ejercicio de los obje- y China. Estos países pasaron y todavía están pasando
tivos y los deseos propios y en tanto la independencia y por un proceso de adaptación a este nuevo sistema. Esto
la autosuficiencia[2] mientras se oponen a la mayoría de a causa de la economía globalizada que apoya a los sis-
las intervenciones externas sobre las opciones personales, temas capitalistas del individualismo pero también por
sean estas sociales, estatales,[3] o de cualquier otro tipo de fallas gubernamentales a la hora de implantar los ideales
grupo o institución.[2][3] En el lado opuesto encontramos del colectivismo.[9] Los cuales a su vez pudieron haber si-
el colectivismo. do influenciados por la caída de la unión soviética. Estos
El individualismo hace del individuo su centro[1] y en factores convierten al individualismo en la ideología do-
tanto comienza “con la premisa fundamental de que el minante en la actualidad (principios del siglo XXI). La
individuo humano es de importancia primaria en la lu- mayoría de los países del mundo han adaptado un siste-
cha por la liberación. Los derechos humanos y la libertad ma individualista Lo que dificulta el surgimiento de otras
son la substancia de estas teorías. El liberalismo, el ideologías alternas. Aunque el colectivismo permanece
existencialismo y el anarquismo individualista son ejem- existente en algunos países como es el caso de Cuba.
plos de movimientos que toman al individuo humano co-
mo unidad central de análisis.”[4]
También ha sido usado como término denotando “La cua-
lidad de ser un individuo; una peculiaridad”[2] El indivi-
dualismo es también asociado con intereses y estilos de
vida artísticos y bohemios donde existe una tendencia ha-
22.2 Individualismo metodológico
cia la autocreación y la experimentación en tanto opuesta
o elusiva de la tradición o las opiniones y comportamien- El individualismo metodológico es un método amplia-
tos populares o de masas[2][5] y en tanto con una posición mente utilizado en las ciencias sociales. Sostiene que to-
filosófico-ética humanista.[6][7] dos los fenómenos sociales -estructura y cambios- son en
principio explicables por elementos individuales, es de-
cir, por las propiedades de los individuos, como pueden
22.1 Origen y desarrollo del indivi- ser sus metas, sus creencias y sus acciones. Sus defenso-
res lo ven como una filosofía-método destinada a la expli-
dualismo cación y comprensión amplia de la evolución de toda la
sociedad como el agregado de las decisiones de los par-
Las primeras ideas del individualismo surgieron de la re- ticulares. En principio es un reduccionismo, es decir una
ligión en la edad media. Específicamente del concepto del reducción de la explicación de todas las grandes entidades
alma individual humana y de la salvación individual. Es- con referencias en las más pequeñas.
tas fueron la base para el concepto más elaborado de indi- El individualismo metodológico niega que una colectivi-
vidualismo que conocemos hoy. Estas ideas fueron drásti- dad sea un organismo autónomo que toma decisiones, y
camente modificadas en la revolución industrial. Cuando exige que las ciencias sociales fundamenten sus teorías
pasó de ser una salvación individual a ser todo un siste- en la acción individual. Esta idea también ha sido uti-
ma de trabajo individual y de ganancia individual con el lizado para atacar, entre otras ideas, al historicismo, el
surgimiento del capitalismo. Ese nuevo concepto se acer- funcionalismo estructuralista, el 'sociologismo' o creencia
ca más al de la actualidad pero tuvo que sufrir una gran que las funciones de la clase social, los roles de género, o
serie de cambios para llegar a su actual forma.[8] En los la etnia como factores determinantes del comportamiento
últimos siglos XX y XXI el individualismo fue adqui- individual.[10]

106
22.6. ENLACES EXTERNOS 107

22.3 Individualismo como un Ob- [6] “The leading intellectual trait of the era was the recovery,
to a certain degree, of the secular and humane philosophy
jeto de Estudio of Greece and Rome. Another humanist trend which can-
not be ignored was the rebirth of individualism, which,
Los efectos del individualismo en los pasados siglos (XX developed by Greece and Rome to a remarkable degree,
y XXI) han convertido a este en un objeto de estudio co- had been suppressed by the rise of a caste system in the
mún. La controversia existente entre la superioridad del later Roman Empire, by the Church and by feudalism in
individualismo contra el colectivismo es uno de los te- the Middle Ages.“The history guide: Lectures on Modern
European Intellectual History”
mas más abarcados en las ciencias sociales. Existe pues
una serie de estudios e investigaciones que abarcan todos [7] “Anthropocentricity and individualism...Humanism and
los aspectos de estos temas.[11][12] Aspectos tales como la Italian art were similar in giving paramount attention to
adaptación a un nuevo sistema, la aculturación provoca- human experience, both in its everyday immediacy and in
da por estos cambios y más comúnmente la controversia its positive or negative extremes...The human-centredness
entre el colectivismo vs individualismo. Es notable que of Renaissance art, moreover, was not just a generali-
haya provocado un gran interés en años recientes. zed endorsement of earthly experience. Like the huma-
nists, Italian artists stressed the autonomy and ignity of
the individual.”“Humanism” on Encyclopedia Britannica

22.4 Otras Acepciones [8] Dewey John, introducción de Ramón del Castillo, ( 2003).
Viejo y nuevo individualismo Barcelona: Paidos

22.4.1 En el diccionario [9] Ulrich Beck. (2003). La individualización: El individua-


lismo institucionalizado y sus consecuencias sociales y po-
Fuera del lenguaje filosófico y sociológico se define al in- líticas. Barcelona: Paidos
dividualismo como una forma de actuar según el propio [10] Individualismo metodológico y socialización: ¿Domina-
criterio y no de acuerdo con el de la colectividad. ción o escogencia racional?, por Willy Soto A.

[11] Zhang Jingyu, Mandl Heinz, Wang Erping. (Jan


22.4.2 En el Lenguaje común 2011) The effect of vertical-horizontal individualism-
collectivism on acculturation and the moderating role of
Individualismo es comúnmente usado como sinónimo de: gender. International Journal of Intercultural Relations,
Narcisismo, Egoísmo, Egolatría...Este uso (mayoritaria- 35 , 124
mente peyorativo) se asocia a menudo al Consumismo. [12] Ayçiçegi-Dinn Ayse, Caldwell-Harris Catherine (Jan
En el ensayo La traición de las élites y la traición a la 2011) Individualism-collectivism among Americans,
democracia de Cristopher Lasch[13] se nos muestra un Turks and Turkish immigrants to the U.S. International
claro ejemplo contemporáneo de un comportamiento in- Journal of Intercultural Relations, 35, 9
dividualista . Con una connotación más neutra se consi-
dera al individualismo una forma de desarrollar y poten- [13] La traición de las élites y la traición a la democracia, ISBN:
9788449302619
ciar herramientas, que permitan encontrarnos siempre en
la búsqueda de nuestra propia identidad, de algo que nos
“distinga y diferencie” del resto de las personas.
22.6 Enlaces externos

22.5 Referencias • El individualismo. Estudios: filosofía-historia-letras.

• El sentimiento individualista, por Pierre Lemieux


[1] http://www.britannica.com/EBchecked/topic/286303/
individualism “Individualism” on Encyclopedia Britanni-
ca Online
• El contenido de este artículo incorpora material de
una entrada de la Enciclopedia Libre Universal,
[2] http://www.thefreedictionary.com/individualism “indivi- publicada en español bajo la licencia Creative
dualism” on The Free Dictionary Commons Compartir-Igual 3.0.
[3] “individualismo” en Diccionario de la lengua española de
la Real Academia Española

[4] L. Susan Brown. The Politics of Individualism: Libera-


lism, Liberal Feminism, and Anarchism. BLACK ROSE
BOOKS LID. 1993

[5] http://www.jstor.org/pss/2570771 Bohemianism: the un-


derworld of Art by George S. Snyderman and William Jo-
sephs
Capítulo 23

Libertad

La quinta acepción del término[2] define la libertad como


la "facultad que se disfruta en las naciones bien goberna-
das de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a
las buenas costumbres". En base a ello, la protección de
la libertad interpersonal, es objeto de una investigación
social y política.
El fundamento metafísico de la libertad interior es una
cuestión psicológica y filosófica. Ambas formas de la li-
bertad se unen en cada individuo como lo interno y lo
externo de una malla de valores, juntos en una dinámica
de compromiso.

23.1 Origen etimológico


En castellano la palabra libertad proviene del latín liber-
tas, -ātis, de igual significado. Como curiosidad, la pala-
bra inglesa para libertad, freedom, proviene de una raíz
indoeuropea que significa "amar"; la palabra de la misma
lengua para decir miedo, afraid, viene de la misma raíz,
usado como contraposición a libertad mediante el prefijo
a por influencia del latín vulgar.

Le Génie de la Liberté, El Genio de la Libertad, de Augustin


Dumont, estatua de bronce que descansa sobre la Columna de 23.1.1 Consideraciones filosóficas
Julio.
La libertad como desaparición de opresión significa no
querer subyugar ni ser subyugado, e implica el fin de un
estado de servidumbre. El logro de esta forma de la li-
La Libertad (del latín libertas, -ātis) [1] es la capacidad de bertad depende de una combinación de la resistencia del
la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad individuo (o grupo) y su entorno.
de la persona pero en sujeción a un orden o regulación
más elevados. Las leyes artificiales limitan esta forma de libertad, por
ejemplo, nadie es libre de no ser representado por políti-
Según las acepciones 1, 2, 3 y 4 de este término en el cos (aunque podamos o no ser libres para intentarlo).
diccionario de la RAE,[2] el estado de libertad define la
situación, circunstancias o condiciones de quien no es es- Las leyes naturales, como las leyes físicas, o la ley de la
clavo, ni sujeto, ni impelido al deseo de otros de forma gravedad, son también un fundamento importante para la
coercitiva. En otras palabras, aquello que permite a al- libertad de todos los seres vivos existentes en el universo.
guien decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero La ética filosófica señala que la libertad es inherente al hu-
también responsable de sus actos en la medida en que mano, es un dato fundamental originario de la existencia
comprenda las consecuencias de ellos. Pues la libertad humana, fundamentado en la autoconciencia y la respon-
implica una clara opción por el bien y el mal, solo desde sabilidad moral. Por tanto, el individuo humano no puede
esta opción se estaría actuando desde la concepción de la remitir su propia libertad/responsabilidad a ningún otro y,
Teleología[cita requerida] . por eso mismo, la libertad, en su sentido antropológico, es

108
23.2. EN POLÍTICA 109

algo que no es posible eliminar ni contradecir[cita requerida] . inevitable faceta de la posesión del alma, con la impli-
Todos los actos humanos presuponen a la libertad para cación de que todas las interacciones sociales con poste-
poder ser moralmente imputables (libre albedrío). La li- rioridad al nacimiento implica[3]una pérdida de libertad,
bertad se sitúa en la interioridad de la persona y siguien- voluntaria o involuntariamente. Él hizo la famosa frase
do esa línea de pensamiento afirma Ricardo Yepes Stork: El hombre [3]
nace libre, pero en todas partes está encadena-
“Es una de las notas definitorias de la persona. Permite do.
al hombre alcanzar su máxima grandeza pero también su Intenta rebatirle Ricardo Yepes Stork, quien afirma que
mayor degradación. Es quizás su don más valioso porque "Yo no soy libre de tener una determinada constitución
empapa y define todo su actuar. El hombre es libre desde biopsicológica, ni de nacer en un determinado momento
lo más profundo de su ser. Por eso los hombres modernos histórico o en cierta región, pero sí soy libre de asumirla
han identificado el ejercicio de la libertad con la realiza-
o no en mi proyecto biográfico. Imaginarse una libertad
ción de la persona: se trata de un derecho y de un ideal pura, carente de estas condiciones, sin limitación, es una
al que no podemos ni queremos renunciar. No se concibe utopía; una libertad así sencillamente no existe, pues todos
que se pueda ser verdaderamente humano sin ser libre de estamos determinados inicialmente en nuestras decisiones
verdad.”[cita requerida] por la situación que vivimos y por el tiempo en que hemos
[cita requerida]
La libertad ha sido a menudo utilizada para aludir a la nacido" .
revolución o rebelión. Por ejemplo, la Biblia registra la Por lo que la esfera de la libertad no se da de una vez y pa-
historia de Moisés conduciendo a su pueblo fuera de ra siempre, sino que ha de ser conquistada todos los días,
Egipto y de su opresión (la esclavitud). a través de cada una de las acciones realizadas[cita requerida] .
Rudolf Steiner desarrolló una filosofía de la Libertad ba-
sada en el desarrollo las intuiciones éticas en circunstan-
23.1.2 Autonomía superior cias sensibles.
En el marco de control interno, la libertad es tam-
bién conocida como la libre determinación, la indivi-
dualidad, o la autonomía pero sujetas a una autoridad 23.2 En política
superior.[cita requerida] .
La libertad para una persona también puede significar au- La libertad política es un derecho, o la capacidad y ha-
tonomía interna, o de maestría sobre la condición interna. bilidad, de la libre determinación, como expresión de la
Esto tiene varios significados posibles: voluntad del individuo, concerniente a qué tipo de organi-
zación social desea tener, desarrollar o a cuál pertenecer.

• La capacidad de actuar de conformidad con el pro- Está definida por el liberalismo como la capacidad de
[cita requerida]
pio ser verdadero o valores. actuar sin restricciones del gobierno ; y por el
socialismo como la capacidad de tener acceso a deter-
• La capacidad de actuar de conformidad con los va- minados recursos por parte del gobierno sin limitación
lores universales (como la verdad y el bien). social[cita requerida] .

• La capacidad de actuar con independencia de los


dictados de la razón y la insta de deseos, es decir, 23.2.1 Libertades cívicas
arbitrariamente (autónoma).

• La capacidad de actuar de conformidad con los dic-


tados de la razón.

En una obra de Hans Sachs, el filósofo griego Diógenes


se refiere a Alejandro Magno, diciéndole: Vos sois el sier-
vo de mis siervos. El filósofo ha conquistado al miedo, la
lujuria, y la ira; Alejandro todavía sirve a estos maestros.
A pesar de haber conquistado el mundo exterior, todavía
no ha dominado el mundo interior. Este tipo de dominio
no depende de nada ni nadie más que nosotros mismos.
En el siglo XX notables personalidades han sido el ejem-
plo de esta forma de incluir la libertad, como Nelson
Mandela, el rabino Leo Baeck, y Mahatma Gandhi.
El filósofo francés Jean-Jacques Rousseau afirmó que la Eleanor Roosevelt sosteniendo la Declaración Universal de los
condición de la libertad es inherente a la humanidad, una Derechos Humanos en español.
110 CAPÍTULO 23. LIBERTAD

Según la Real Academia de la Lengua Española, la liber- los animales de otras especies deberían tener derechos
tad (Del lat. libertas, -ātis) es, en su primera acepción, la frente a los humanos, lo cual conduce a un choque de
“Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una ma- valores que se ve reflejado en campañas de publicidad
nera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de de organizaciones como PETA, HSUS, etc. en relación
sus actos”. Es decir, la libertad es poder elegir entre múl- con el uso de animales como fuente de alimento, ocio,
tiples opciones, a mayor número de opciones mayor es la vestimenta, experimentación,...[cita requerida]
libertad, por lo tanto, la mayor libertad sería poder elegir Se han producido numerosos debates filosóficos sobre la
entre un infinito número de opciones, sin limitaciones. naturaleza de la libertad, las reclamadas diferencias en-
Pero si a la libertad individual le añadimos el hecho de tre los distintos tipos de libertad, y la medida en que la
que no vivimos solos sino que compartimos la realidad libertad es deseable. Los deterministas sostienen que to-
con otros individuos que también tienen intereses enton- das las acciones humanas están predeterminadas y por lo
ces la libertad debe ser limitada en beneficio de todos. tanto, la libertad es una ilusión. Una causa determinada
Según el artículo 4 de la Declaración Universal de los tiene una consecuencia determinada basándose principal-
Derechos Humanos, se define la libertad añadiéndole una mente en las leyes de la física, por lo tanto, al aumentar
excepción, la cual consiste en limitar la libertad cuando el nivel de complejidad, la conciencia y la idea de liber-
ésta cause perjuicio a otros: “La libertad consiste en po- tad solo son consecuencia determinada de eventos físicos
der hacer todo aquello que no cause perjuicio al otro.” conocidos y regulados por leyes de las cuales no se puede
El concepto de la libertad política está estrechamente vin- escapar.
culada con los conceptos de las libertades cívicas o civiles En la jurisprudencia, la libertad es el derecho a determi-
y los derechos individuales,[4] incluidas en la Declaración nar la propia acción autónoma, que generalmente se con-
Universal de los Derechos Humanos, que, sin embargo, cede en los campos en los que el tema no tiene la obli-
no han llegado a ser universales. gación de cumplir las leyes a obedecer o, de acuerdo a
la interpretación de que la hipotética naturales ilimitada
libertad está limitada por la ley para algunos asuntos.
23.3 Puntos de vista Sartre habla de la libertad en su obra “Las Moscas” donde
dice que cada individuo nace libre pero depende de las
En el caso del anarquismo la libertad es entendida como circunstancias éste puede o no seguir siendo libre. Esto
la ausencia de coacción o imposición.[5] Los anarquistas explica que hay diferentes clases de libertades y cada una
consideran que tanto las libertades personales como las se marca en las distintas sociedades
económicas son igualmente importantes, y que la asocia-
ción o la cooperación debe ser voluntaria, dado el estatus
de soberano a todo pacto recíproco entre personas adul- 23.4 Véase también
tas, haciendo innecesaria e indeseable toda interferencia
externa a tales pactos (autoridad injustificada, involunta-
• Autonomía
ria o permanente). Los anarquistas entienden la libertad
como una condición inherente al ser humano y su desa- • Esclavitud
rrollo.
• Fatalidad
Como ejemplo de los distintos usos de la palabra libertad,
algunos dicen que Irak era libre bajo Paul Bremer sobre • Libertario
la base de que su gobierno era un gobierno humanista y
no vasallo a otros gobiernos, mucho antes de las eleccio- • Libertinaje
nes se celebraron. Otros han argumentado que Irak era
libre bajo el régimen de Saddam Hussein porque con él • Libre albedrío
Iraq no era una colonia; mientras que una tercera parte • Libertad negativa
de la reclamación es que ni como Estado Dictatorial ni
como Estado Colonial, Iraq sea precisamente ejemplo de • Libertad positiva
la libertad política para nada.
• Derechos fundamentales
Los ecologistas sostienen que a menudo las libertades po-
líticas sociales deben incluir algunas restricciones a la uti- • Determinismo
lización de los ecosistemas. Sostienen que no puede haber
lugar para, por ejemplo, “la libertad para contaminar” o
“libertad a deforestar” dadas las consecuencias. La popu-
laridad de los todoterrenos, el golf, y la expansión urbana
23.5 Lecturas adicionales
ha sido utilizado como prueba de que algunas ideas de la
libertad y la conservación ecológica pueden chocar. • Sobre la Libertad, John Stuart Mill.

Los animalistas, especialmente los veganos, sostienen que • The Rights of Man, Thomas Paine.
23.7. ENLACES EXTERNOS 111

• La Sociedad Abierta y sus Enemigos, Karl Popper.

• Los fundamentos de la libertad, F. A. Hayek.


• El miedo a la Libertad, Erich Fromm.

• La libertad en la encrucijada, Samuel Gregg.


• Libertas trascendentalis, Leonardo Polo.

23.6 Notas
[1] «libertad», Diccionario de la lengua española (22.ª edi-
ción), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/
drae/srv/search?key=libertad.

[2] Definición del Diccionario de la Real Academia Española.

[3] Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hom-


bres (en inglés).

[4] La libertad como principio humano racional, por Joaquín


Santiago Rubio, Instituto Juan de Mariana

[5] What is Anarchism, Anarchism Page

23.7 Enlaces externos


• Las Stuttgarter Privatvorlesungen de Schelling: Dios,
libertad y potencias, de Roberto Augusto.
• La libertad y el idealismo trascendental de Schelling,
de Roberto Augusto.
• La libertad incondicionada del yo absoluto en el jo-
ven Schelling, de Roberto Augusto.
• Libertad: un vocabulario

• El Concepto de Libertad en el Islam


• La ética de Amartya Sen sobre la libertad

• Wikimedia Commons alberga contenido multi-


media sobre Libertad. Commons

• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre la


libertad. Wikiquote

• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-


ción sobre libertad.Wikcionario

• El Diccionario de la Real Academia Española tiene


una definición para libertad.
Capítulo 24

Propiedad privada

sobre los medios de producción. Desde entonces, en su


acepción común, se ha expandido para abarcar a las po-
sesiones personales y a la propiedad no productiva que
poseen los individuos.

24.1 Evolución histórica

La fábrica Volkswagen es un ejemplo de propiedad privada. La


fábrica es propiedad privada de sus accionistas quienes obtienen
fondos de las ganancias que genera su funcionamiento.

Propiedad privada son los derechos de las personas y


empresas de obtener, poseer, controlar, emplear, dispo-
ner de, y dejar en herencia tierra, capital, cosas y otras
formas de propiedad.[1] La propiedad privada se diferen- Esquema bidimensional que muestra la aceptación o rechazo de
cia de la propiedad pública, en que esta última se refiere a la propiedad privada en el espectro político.
bienes propiedad del Estado, comunidad o gobierno y no
de individuos o entidades empresarias.[2] El concepto de Se cree que el concepto de propiedad es muy antiguo. Las
propiedad ha ido sufriendo modificaciones a lo largo de la sociedades primitivas solían compartir ciertos derechos
historia. A finales del siglo XVIII, durante la revolución de propiedad, como el derecho a cazar o pescar en un
industrial, la propiedad privada surgió como la forma pre-determinado lugar. Aunque existía cierta propiedad per-
dominante de propiedad en el ámbito de la producción y sonal, como las armas o los utensilios de cocina, parece
las tierras, desplazando a la propiedad feudal, gremios, ser que la propiedad real era común. La tierra no empezó
sistema de talleres de trabajo y producción artesana, que a considerarse como 'propiedad privada' de personas has-
se basaban en la propiedad de las herramientas de pro- ta después de la Edad Media. Bajo el sistema feudal, la
ducción por parte de trabajadores individuales o gremios tierra podía ocuparse pero no se tenía la propiedad. Esta
de artesanos.[3] ocupación implicaba muchas obligaciones. En el sentido
Los marxistas y socialistas hacen una distinción entre moderno de propiedad, tan sólo los monarcas y la Iglesia
“propiedad privada” y "propiedad personal", definiendo a poseían la tierra, es por eso que los problemas sociales no
la primera como los medios de producción haciendo re- faltaban.
ferencia a la empresa privada basada en una producción El ascenso de la burguesía a finales de la época feudal fue
socializada y mano de obra asalariada; mientras que la afectando paulatinamente a la importancia relativa de la
segunda son los bienes de consumo o cosas producidas propiedad real y personal. Históricamente, la propiedad
por un individuo.[4][5] Históricamente, hasta el desarro- personal no tenía importancia en comparación con la pro-
llo del capitalismo el término “propiedad” designaba a la piedad de la tierra. Por ello, casi no existía una regulación
tenencia de tierras, a partir de entonces el término pro- sobre la propiedad, transmisión y herencia de las propie-
piedad comenzó a utilizarse para referirse a la propiedad dades personales. La creciente clase media que acumu-

112
24.5. BIBLIOGRAFÍA 113

laba riqueza podía transmitirla fácilmente mediante un 24.5 Bibliografía


testamento. Con la Revolución industrial, el consiguien-
te abandono de la agricultura y la aparición de acciones • René Fernández Montt, Concentración de la Propie-
y bonos, la propiedad personal alcanzó la misma impor- dad en Latinoamérica, 2011
tancia que la propiedad real. La tierra se convirtió en un
bien que podía comprarse y venderse, como cualquier • Francis Cheneval, Hernando de Soto y otros, 2006.
otro bien. Dando cuenta de los derechos de propiedad (libro
on-line en inglés)

• Ronald Coase, 1960. “El problema del costo social”,


24.2 Fundamentos filosóficos publicado originalmente en The Journal of Law and
Economics (Octubre 1960, pp. 1-44) (ensayo on-line
La propiedad surgiría de la naturaleza humana, no sería en español de EMVI)
un invento, ya que el individuo humano es naturalmente
• Fustel de Coulanges, 1889. El origen de la propiedad
(y necesariamente) un ser que tiene:
territorial. (libro on-line en inglés)

1. cuerpo (y aquí entra la economía), sólo el ser hu- • Harold Demsetz vs. Walter Block, 1977-2000.
mano tiene, posee, ya que usa lo material como quie- Debate entre dos tesis contrapuestas acerca de los
re, lo transforma y genera un valor nuevo que antes fundamentos de los derechos de propiedad. (on-line
no existía; los animales no “poseen” cosas, a lo sumo en español y en inglés)
las usan, nada más;
• Friedrich Engels, 1884. El origen de la familia, la
2. con acciones inmanentes, como el conocimiento; propiedad privada y el Estado. (libro on-line en es-
pañol)
3. en su naturaleza, como son los hábitos, virtudes.
• Friedrich Hayek, 1988. “Los orígenes de la libertad,
la propiedad y la justicia” en La fatal arrogancia.
La propiedad privada, desde esta perspectiva, es un avan- (extracto en español)
ce en el empoderamiento de las personas comunes contra
el poder político de turno. • Hans-Hermann Hoppe, 1993. Economía y ética de
la propiedad privada. (libro on-line en inglés)

• John Locke, 1690. Segundo tratado sobre el gobierno


24.3 Críticas a la propiedad priva- civil. (libro on-line en inglés)
da • Ludwig von Mises, 1944. Burocracia (libro de aná-
lisis sobre las diferencias entre la gestión de las em-
La propiedad privada ha sido cuestionada por varias co- presas privadas y las empresas públicas).
rrientes políticas como el anarquismo,[6] el comunismo y
el socialismo. Según la teoría socialista, por ejemplo, la • Richard Pipes, 1999. Propiedad y libertad (extracto
propiedad de los medios de producción debe ser común, en español de la obra crítica de Pipes sobre los co-
esto está en claro contraste con el liberalismo económico lectivismos históricos y la hipótesis e idealización
que propone la privatización. Existen corrientes políticas del comunismo primitivo).
que postulan tratamientos intermedios de la propiedad • Pierre Joseph Proudhon, 1840. ¿Qué es la propie-
como son la economía social de mercado o el socialismo dad?. (libro on-line en español)
de mercado.
• Jean Jacques Rousseau, 1754. Discurso sobre el ori-
gen y los fundamentos de la desigualdad entre los
24.4 Véase también hombres. (libro on-line en español)

• Hernando de Soto, 2002. El misterio del capital. (re-


• Propiedad sumen en español)

• División del trabajo • Richard Stallman y otros, 2006. Prohibido pensar,


propiedad privada. (libro on-line en español crítico
• Dinero de los derechos de propiedad intelectual)

• Capitalismo • Paul Torremans y otros, 2004. Copyright y derechos


humanos: libertad de expresión, propiedad intelec-
• Protocolo nº 1 a la Convención Europea de Derechos tual y privacía (libro en inglés en defensa de la pro-
Humanos piedad intelectual)
114 CAPÍTULO 24. PROPIEDAD PRIVADA

Propiedad, monogamia, patriarcado y esclavitud. Héc- [3] The Accumulation of Capital, Economic Theo-
tor Bernal http://pendientedemigracion.ucm.es/info/ ries: http://www.economictheories.org/2009/05/
nomadas/25/hectorbernal.pdf accumulation-of-capital.html: “The spoliation de la
propiedad de la iglesia, el desmembramiento fraudulento
de los dominios del estado, el robo de las tierras co-
munes, la usurpación de la propiedad feudal y del clan,
24.5.1 Artículos, ensayos y debates y su transformación en propiedad privada moderna en
circunstancias de terrorismo sin control, fueron algunos
• Trabajo y propiedad: algunas reflexiones después del de los métodos idílicos primitivos de acumulación.”
comunismo por Carlos Miranda (CEP)
[4] Gewirth, Alan. (1996). The Community of Rights.
• Acerca del fundamento del derecho de propiedad University of Chicago Press. p 168
por Joaquín Barceló (CEP)
[5] Capital, Volume 1, by Marx, Karl. From “Chapter 32:
Historical Tendency of Capitalist Accumulation": “Self-
• El papel del Estado y la propiedad privada según la
earned private property, que esta basada, so to say, on
Doctrina Social de la Iglesia (RyD) the fusing together of the isolated, independent laboring-
individual with the conditions of his labor, es suplantado
• El concepto de propiedad privada por Santos Mer- por la propiedad privada capitalista, que se basa en la ex-
cado Reyes (IlePeru) plotacion del trabajo nominalmente libre de otros, es de-
cir el trabajo asalariado. Tan pronto como este proceso de
• El poder y la propiedad: Los genios invisibles de la transformación ha descompuesto en grado significativo a
democracia capitalista por Roberto Dania (Palabras la sociedad antigua desde su cabeza hasta sus bases, tan
Sobre Cuestiones) pronto como los trabajadores se transforman en proleta-
rios, y sus medios de trabajo en capital, tan pronto como
• La propiedad privada es para los pobres por Alberto el método de producción capitalista se establece, entonces
Mansueti (Gobierno Limitado) toman un nuevo cariz: la profundización de la socializa-
ción de la mano de obra y la transformación ulterior de
• La propiedad privada como libertad y liberación por la tierra y otros medios de producción para ser explota-
Pablo Pozzoni (Propiedad Privada) dos en forma social y por lo tanto, medios compartidos
de producción, como así mismo la expropiación a los pro-
• Foro debate: La propiedad privada (Universidad pietarios privados. A quien se expropia ahora no es al tra-
Francisco Marroquín) bajador que trabaja para si mismo, sino al capitalista que
explota muchos trabajadores.”
• Justicia y orden socioeconómico. Teoría del título [6] “Property is robbery,” said the great French Anarchist,
posesorio por Robert Nozick (CEP) Proudhon.

• Propiedad e intercambio por Murray Rothbard


(CEP)

• Contra la propiedad intelectual por Stephan Kinsella

• Propiedad y ley de 1848 por Frédéric Bastiat (Insti-


tuto Acton)

• La propiedad privada como requisito indispensable


por Henry Hazlitt (CEES)

• Lima la horrible. Propiedad, Zonificación y el Mito


del Planeamiento Urbano por Enrique Pasquel

• Tomando la Propiedad en Serio. Las expropiaciones


regulatorias o indirectas por Enrique Pasquel

24.6 Referencias
[1] McConnell, Campbell; Stanley Brue and Sean Flynn
(2009). Economics. Boston: Twayne Publishers. p. G-22.
ISBN 9780073375694.

[2] «?».
Capítulo 25

Poder ejecutivo

En ciencia política y derecho constitucional, el poder eje- otorga esas facultades al Presidente o Primer Ministro.
cutivo (poder administrativo) es una de las tres facultades Esto último suele traer problemas de competencia legal,
y funciones primordiales del Estado (junto con el poder es decir, de confusiones entre qué se le está permitido
legislativo y el poder judicial que consiste en hacer cum- realizar a cada potestad, y suele ser esta disyuntiva un ar-
plir las leyes). gumento a favor para la justificación de Tribunales Cons-
Este poder lo suele ejercer el gobierno por parte del Jefe titucionales.
del Estado. Se distingue así del poder legislativo, que pro-
mulga o revoca leyes, y del poder judicial, que interpreta,
hace respetar o invalida las mismas. 25.2 Divisiones del poder ejecutivo
El poder ejecutivo: es responsable de la gestión diaria del
Estado, y concibe y ejecuta políticas generales de acuerdo El poder ejecutivo puede dividirse en tres:
con las cuales las leyes tienen que ser aplicadas; representa
a la nación en sus relaciones diplomáticas; sostiene a las 1. Función Política: tiene por objeto dirigir al con-
fuerzas armadas y en ocasiones aconseja con respecto a junto de la sociedad por el camino que permita sa-
la legislación.[1] tisfacer en mejor forma sus fines específicos, toman-
En los estados democráticos, el poder ejecutivo está con- do decisiones ante situaciones nuevas que no están
siderado como administrador y ejecutor de la voluntad reguladas por la ley, como por ejemplo: nombrar
popular a la cual representa y de la que debe ser su más ministros de Estado, aprobar o no tratados interna-
firme garante. La misión ejecutiva de un estado totalita- cionales, realizar intercambios comerciales en uno u
rio, en cambio, es ejercida al margen de limitaciones le- otro país, etc.
gales o jurídicas.
2. Función Administrativa: por esta función se desa-
En muchos países, se utiliza la palabra “gobierno” que rrollan los fines específicos del Estado, sujetos a
es para referirse al poder ejecutivo, pero este uso puede la ley (las actividades que realizan los ministerios,
resultar confuso en un contexto internacional. gobernaciones, intendencias, empresas del estado,
etc.)

3. Función Reglamentarista: por vía de decretos y


25.1 Derecho público resoluciones. Para poder realizar su trabajo el Eje-
cutivo dispone de potestad reglamentaria, en virtud
La doctrina jurídica del Derecho Administrativo y del de la cual puede dictar reglamentos, decretos de ins-
Constitucional plantea una disyuntiva de tipo nominal pa- trucciones que deben ser cumplidos por los ciudada-
ra designar a este poder del Estado. nos.
Algunos teóricos lo denominan Poder Ejecutivo y otros
Poder Administrativo. Sin embargo, es esta última ver-
sión la que describe de mejor manera las funciones de es- 25.3 Situación por países
ta potestad, debido a que la ostentación de esta potestad
jurídica no solo supone la ejecución de reglas, sino que El poder ejecutivo suele ser unipersonal. El Jefe de Go-
también implica la administración a través del dictamen bierno es la figura visible y de mayor importancia del po-
de otras normas (reglamentos, decretos, instructivos). En der ejecutivo. En un sistema presidencial, el Jefe de Go-
algunas jurisdicciones es común que se le deleguen po- bierno es también el Jefe de Estado,[2] mientras que en un
testades legislativas a quien también ostenta el cargo de sistema parlamentario es generalmente el líder del parti-
Presidente, aunque esto no se debe confundir con la po- do con mayor representación en el poder legislativo y es
testad administrativa, que bajo mandato constitucional le comúnmente llamado Primer Ministro (Taoiseach en la

115
116 CAPÍTULO 25. PODER EJECUTIVO

República de Irlanda, Canciller Federal en Alemania y


Austria).
En Francia, el poder ejecutivo se reparte entre el Presi-
dente y el Primer Ministro, sistema que se ha reproducido
en una serie de antiguas colonias francesas.
Suiza y Bosnia y Herzegovina también han colegiado sis-
temas para la función de Jefe de Estado y de Gobierno. En
Suiza, el Consejo Federal está integrado por siete miem-
bros, uno de los cuales lo preside de manera rotativa. Por
su parte, Bosnia y Herzegovina posee una presidencia co-
legiada de tres miembros.
El Jefe de Gobierno cuenta con la asistencia de un núme-
ro de ministros, que por lo general tienen responsabilida-
des centradas en un determinado campo de actuación del
ejecutivo (por ejemplo: salud, educación, asuntos exterio-
res), y por un gran número de empleados del gobierno o
funcionarios públicos y otras cosas más.

25.4 Véase también


• Poder judicial
• Poder legislativo

• Separación de poderes
• Administración pública

25.5 Referencias
[1] Arrechea, Alfonso. «Atribuciones el poder Ejecutivo».
Consultado el 19 de mayo de 2014.

[2] Arrechea, Alfonso. «El Poder Ejecutivo de la Nación».


Consultado el 19 de mayo de 2014.
Capítulo 26

Poder legislativo

que pide la carta magna es una limitación de poder por


parte de los normandos. El Parlamento británico fue con-
secuencia de la Carta Magna de 1215 y durante mucho
tiempo no tuvo otra misión que limitar el poder de la Co-
rona y vigilar sus actos.

26.2 Su formulación en el Estado


social de Derecho; de órgano
Países con parlamentos bicamerales. Países con parlamentos
unicamerales.
de decisión a órgano de con-
trol.
El poder legislativo por definición, es el poder que ha-
ce las leyes, facultad que implica la posibilidad de regu- El poder legislativo desempeña hoy dos funciones separa-
lar, en nombre del pueblo, los derechos y las obligacio- bles, de distinta naturaleza y carácter, que son: la función
nes de sus habitantes en consonancia con las disposicio- legislativa propiamente dicha y la de órgano de control,
nes constitucionales.[cita requerida] Para ejercer dicha facul- que consiste en vigilar la acción del poder ejecutivo y la
tad está investida de una incuestionable autoridad que le conducta de los funcionarios del mismo, y del poder ju-
otorga la representación de la voluntad. dicial que estén sujetos a juicio político.
Las figuras presentes más importantes son el senado y los Dos sistemas prevalecen en el constitucionalismo:
diputados.
Montesquieu propuso, en su célebre libro El espíritu de las 1. El de gabinete: en el que el control se ejerce de un
leyes, que era necesario que las funciones del Estado se modo natural sobre sus miembros que han sido es-
dividieran entre distintos poderes (legislativo, ejecutivo y cogidos dentro del mismo Parlamento. Este órgano
judicial), para que mediante los arreglos de las caracte- puede determinar la caída del Gabinete mediante un
rísticas el poder se autocontrole, a fin de evitar la tiranía. pronunciamiento desfavorable a su conducta políti-
ca, sin necesidad de un juicio formal contra alguno
de ellos.
26.1 Su función en el constitucio- 2. El presidencialista: originado en los Estados Unidos,
nalismo del poder clásico en el que se controla al presidente elegido por el pue-
blo por un Congreso integrado por dos Cámaras, de-
Durante la Edad Media se creó en Grecia un sistema que nominado bicameralidad.
consistía en convocar a las clases política o “estamentos” o
“Estados Generales” (como se los llamó en Francia), para
consultarlos sobre la creación de nuevos impuestos o el 26.3 Véase también
aumento de los existentes, los que debían ser consentidos
por los contribuyentes o sus representantes. • Legislatura
La Carta Magna (sancionada por el rey Juan I en Lon-
• Poder judicial
dres el 15 de junio de 1215) es uno de los antecedentes
de los regímenes políticos modernos en los cuales el po- • Poder ejecutivo
der del monarca o presidente se ve acotado o limitado por
un consejo, senado, congreso, parlamento o asamblea. Lo • Separación de poderes

117
118 CAPÍTULO 26. PODER LEGISLATIVO

• Soberanía parlamentaria
Capítulo 27

Poder judicial

27.1 Véase también


• Interpretación judicial
• Jurisdicción

• Tribunal de justicia
• Poder legislativo

• Poder ejecutivo

La justicia es administrada por jueces y magistrados.

El poder judicial es un poder del Estado encargado de


administrar la justicia en una sociedad. Es una de las tres
facultades y funciones primordiales del Estado (junto con
el poder legislativo y el poder ejecutivo), mediante la apli-
cación de las normas jurídicas en la resolución de conflic-
tos. Por “Poder”, en el sentido de poder público, se entien-
de a la organización, institución o conjunto de órganos del
Estado, que en el caso del Poder Judicial son los órganos
judiciales o jurisdiccionales: juzgados y tribunales, que
ejercen la potestad jurisdiccional, que suele gozar de im-
parcialidad y autonomía.
Según la teoría clásica de Montesquieu de la separación
de poderes, que distingue entre poder legislativo,
ejecutivo y judicial, la división garantiza la libertad del
ciudadano. Montesquieu compuso su teoría después de
un viaje a Inglaterra en donde interpretó que un poder ju-
dicial independiente puede ser un freno eficaz del poder
ejecutivo. Bajo esta separación de poderes, nace el lla-
mado estado de derecho, en el cual los poderes públicos
están igualmente sometidos al imperio de la ley. El poder
judicial debe ser independiente para poder someter a los
restantes poderes, en especial el ejecutivo, cuando estos
contravengan el ordenamiento jurídico y convertirse en
el encargado de hacer efectivo la idea del Derecho como
elemento regulador de la vida social.

119
Capítulo 28

Estado laico

eclesiales, por ejemplo, en la elección de obispos, o vetar


al Papa elegido por el Cónclave).
Hoy en día, la mayor parte de los Estados se declaran
aconfesionales o laicos, sobre todo tras la Revolución
francesa.

28.2 Características
Estado laico, aconfesional o secular Estado no laico Ambiguo o
sin datos Un Estado laico trata a todos los ciudadanos por igual,
tanto a los creyentes de cualquier religión como a los no
creyentes. En tal sentido evita la discriminación por cues-
Estado laico o Estado secular se denomina al Estado,
tiones religiosas pero tampoco favorece a alguna confe-
y por extensión a una nación o país, independiente de
sión determinada. Por lo general en el Estado laico no
cualquier organización o confesión religiosa o de to-
existe una “religión de Estado” o equivalente y se man-
da religión[1] y en el cual las autoridades políticas no
tiene la Separación entre la Iglesia y el Estado. En caso de
se adhieren públicamente a ninguna religión determina-
haber una religión que reciba un trato especial por par-
da ni las creencias religiosas influyen sobre la política
te del gobierno, dicha importancia tendría un significado
nacional.[2][3]
puramente simbólico, que no afectaría a la vida ordina-
En un sentido estricto la condición de Estado laico supone ria de sus ciudadanos ni sus derechos, especialmente en
la nula injerencia de cualquier organización o confesión el hecho de no hacer distinciones basadas en la religión
religiosa en el gobierno del mismo, ya sea, en el poder le- de cada individuo.
gislativo, el ejecutivo o el judicial. En un sentido laxo un
Hay una diferencia importante entre los Estados laicos y
Estado laico es aquel que es neutral en materia de religión
los Estados ateos, como es el caso de Albania bajo Enver
por lo que no ejerce apoyo ni oposición explícita o implí-
Hoxha, y otros regímenes comunistas, donde el Estado
cita a ninguna organización o confesión religiosa. Es im-
expresamente se opone a cualquier creencia y práctica re-
portante señalar que no todos los Estados que se declaran
ligiosa. En algunos países laicos existe una religión ma-
laicos lo son en la práctica.
yoritaria entre la población (Turquía, Tailandia, Nepal,
A diferencia del Estado laico, un Estado aconfesional es Colombia, Chile) y en otros existe una gran diversidad
aquel que no se adhiere y no reconoce como oficial ningu- (India, Líbano).
na religión en concreto, aunque pueda tener acuerdos (co-
No todos los Estados laicos oficiales lo son comple-
laborativos o de ayuda económica principalmente) con
tamente en la práctica. En Francia y gran parte de
ciertas instituciones religiosas.
Latinoamérica, la mayoría de las festividades cristianas
son festivos para la administración pública, en algunos
países como España los profesores de religión católica
28.1 Historia son asalariados del Estado,[4] si bien en Francia las es-
cuelas públicas no poseen cursos de religión.[5]
Antes del siglo XX, muchos países eran Estados confesio- Muchos Estados que hoy en día son laicos, han tenido ves-
nales, y reflejaban en sus respectivas constituciones, o por tigios legales de una religión establecida. El laicismo tiene
decreto del monarca, que el Estado reconocía una religión varias apariencias que pueden coincidir con diversos gra-
oficial, aunque otras religiones se permitieran practicar dos de religiosidad oficial. Así, en la Commonwealth, la
libremente. No era raro que el clero interfiriera en asun- cabeza del Estado debe haber sido coronada según el Ju-
tos de Estado (ni que el Estado interfiriera en los asuntos ramento de coronación de 1688 (Coronation Oath Act)[6]

120
28.5. ESTADOS CON LA PROPUESTA DE SER LAICOS 121

jurando por tanto la defensa de la fe anglicana. El Reino citando la necesidad de combatir los movimientos
Unido también mantiene 26 clérigos de la Iglesia de In- fundamentalistas.
glaterra conocidos como Observadores espirituales (Spi-
ritual Peers).[7] El camino inverso también ocurre: de Es- • Irán, Estado laico en 1925 con Reza Pahlavi co-
tado laico a teocracia, como en el caso de Irán, donde la mo Sha. El Islam se reinstituye como religión de Es-
secularización del Estado de la dinastía Pahlavi fue reem- tado en diciembre de 1979 con la adopción de una
plazada por la República Islámica. nueva constitución.

Partiendo del hecho de que la gran mayoría de los Estados • Madagascar (1960-2007)[93]
han tenido religión oficial en alguna etapa de su historia
y que el mapa del artículo muestra que la situación se ha
ido revirtiendo en los últimos 250 años, puede concluirse 28.5 Estados con la propuesta de
que la tendencia es hacia una secularización del Estado
desde la Edad Moderna.[8][9][10] ser laicos
• Costa Rica, actualmente es un Estado confe-
sional ya que así se reconoce en el apartado 75 de
28.3 Lista por continente la Constitución de 1949 en la cual se consigna a la
religión católica, apostólica y romana como la reli-
Se muestra un listado (incompleto) de Estados oficial- gión oficial del estado y se asegura que el gobierno
mente laicos en 2012. y el Estado contribuyen a su mantenimiento y fi-
nanciamiento, pero asegurando las libertades indi-
viduales de conciencia y de culto, siempre y cuan-
28.3.1 África do no se opongan a “la moral universal ni las bue-
nas costumbres”. La reforma constitucional en este
28.3.2 América país centroamericano podría cambiar la redacción
actual a favor del laicismo, aun cuando algunos po-
28.3.3 Asia líticos -como Fernando Sánchez y Guyón Massey-
, se oponen a dicha propuesta anunciando su voto
28.3.4 Europa en contra. Sánchez del partido del PLN, afirmó que
antes de avanzar hacia un Estado laico, Costa Rica
28.3.5 Oceanía debería firmar un concordato con la Ciudad del Va-
ticano.[94] El proyecto de reforma ha sido redactado
• Australia[91] por el Movimiento por un Estado Laico en Costa
Rica, que reúne a varias organizaciones civiles, so-
• Estados Federados de Micronesia[92] ciales, religiosas y académicas, y fue impulsado por
• Fiyi 13 diputados de distintos partidos, incluido Libera-
ción Nacional, partido en el poder en septiembre de
• Guam 2009.[95]
• Islas Marianas del Norte
Actualmente existe en el país un descontento por parte de
• Islas Salomón diferentes sectores de la sociedad costarricense en contra
del Concordato con el Vaticano, ya que remarcan que no
• Nueva Zelanda existe la necesidad de modernizar las relaciones con el
• Palaos Vaticano,[96] si la verdadera razón es desprender el esta-
do nacional de las creencias y decisiones personales de
• Papúa Nueva Guinea sus habitantes. Dejando claro que el derecho público in-
ternacional indican que los países conciertan tratados y
convenios con el propósito de obtener beneficios mutuos,
28.4 Antiguos Estados laicos de adonde resulta legítimo preguntar qué posibles venta-
jas o aspectos de interés podría tener para Costa Rica un
nuevo concordato como el que se anuncia.[97][98]
• Pakistán (1947-1956) Tras la aplicación de la
constitución de 1956, queda instituido el Islam como
religión de Estado.
28.6 Notas al pie
• Bangladés - Proclamada república laica con la
independencia de 1971, el presidente Hossain Ers- [1] Sentencias del Tribunal constitucional en donde define a
had instituye el Islam como religión de Estado con la España como país laico o aconfesional, a partir de lo esti-
octava enmienda a la constitución (junio de 1988), pulado en el artículo 16 de CE: «(...)ordena a los poderes
122 CAPÍTULO 28. ESTADO LAICO

públicos mantener “las consiguientes relaciones de coope- [5] Richard Teese, Private Schools in France: Evolution of a
ración con la Iglesia Católica y las demás confesiones”, in- System, Comparative Education Review, Vol. 30, No. 2
troduciendo de este modo una idea de aconfesionalidad (May, 1986), pp. 247-259 (en inglés)
o laicidad positiva que “veda cualquier tipo de confu-
sión entre fines religiosos y estatales"»;[75] «Esta fórmula [6] Coronation Oath
es plenamente respetuosa con el principio de laicidad re-
[7] Different types of Lords
cogido en el artículo 16.3 CE: el Estado no puede asumir
funciones religiosas, por eso es la jerarquía eclesiástica la [8] Harris Interactive | News Room - Religious views and be-
encargada de determinar el contenido de la asignatura de liefs vary greatly by country, according to the latest Finan-
religión y de designar las personas idóneas para impartir cial Times/Harris poll
esa asignatura de orientación religiosa, limitándose la Ad-
ministración educativa a contratar en régimen laboral para [9] Summary of Findings: A Portrait of “Generation Next”
cada curso escolar a las personas propuestas por el ordina-
[10] Secularization and Secularism - History and nature of se-
rio diocesano para impartir dicha asignatura, garantizando
cularization and secularism till 1914
así el derecho a recibir una enseñanza religiosa acorde con
las convicciones de los educandos o de sus padres.»[76] [11] Artículo 8 de la Constitución

[12] Artículo 2 de la Constitución


28.7 Bibliografía adicional [13] Artículo 31 de la Constitución

• Andrés Ollero Vargas (2009). (enlace no es válido) [14] Artículo 1 de la Constitución


El Estado laico. Thomson-Aranzadi. ISBN 978-84- [15] Preámbulo de la Constitución
9903-381-5.
[16] Artículo 48 de la Constitución
• Ismael Leandry Vega (2010). Derecho vs. Religión:
la nueva batalla intelectual. Espacio Creativo. ISBN [17] Artículo 1 de la Constitución
978-1452844053. [18] Artículo 1 de la Constitución

[19] Artículo 1 de la Constitución


28.8 Véase también [20] Artículo 11 de la Constitución

• Laicismo [21] Artículo 2 de la Constitución

[22] Artículo 1 de la Constitución


• Teocracia
[23] Artículo 1 de la Constitución
• Estado confesional
[24] Artículo 1 de la Constitución
• Estado aconfesional
[25] Departamento de Estado de los EEUU de Norteamérica:
• Separación Iglesia-Estado La libertad religiosa es un derecho reconocido en la Cons-
• Estado ateo titución; pero el Gobierno ecuatoguineano también limita
este derecho en la práctica.
• Secularismo
[26] Artículo 14 de la Constitución
• República Islámica
[27] Preámbulo de la Constitución
• Revolución Francesa
[28] Artículos 10, 14, 19 y 21 de la Constitución

[29] Apéndice 1: Draft Constitución for the Republic de So-


28.9 Referencias malia

[30] http://consuladoboliviano.com.ar/portal/node/119
[1] Laico Diccionario de la Real Academia de la lengua espa-
ñola. Vigésima segunda edición [31] Artículo 19 de Constitución

[2] La Jornada en la ciencia, La Jornada, El Estado laico y la [32] Section segunda de la Canadian Charter de Rights and
libertad de conciencia. Freedoms

[3] Estado Laico, Estado Laico, Laicismo.org. [33] Desde 1925, según la Constitución de 1925 (artículo 10),
ratificada por la Constitución de 1980 (Artículo 19, inciso
[4] http://www.periodistadigital.com/ 6º).)
religion/educacion/2011/03/23/
[34] http://pdba.georgetown.edu/Constitutions/Colombia/
religion-iglesia-educacion-espana-clase-religion-estadisticas.
shtml col91.html
28.9. REFERENCIAS 123

[35] Artículo 8 de la Constitución [62] Статья 11

[36] http://www.asambleanacional.gov.ec/documentos/ [63] Artículo 11 de la Constitución


constitucion_de_bolsillo.pdf
[64] Artículo 70 de la Constitución
[37] Artículos 25 y 26 de la Constitución]
[65] Artículo 7 de Constitución
[38] Teóricamente los Estados Unidos no pueden adoptar nin-
guna religión debido a la Primera Enmienda de la Cons- [66] Artículo 140 de Constitución
titución. Pero, aunque existe Separación Iglesia-Estado, a
[67] A pesar de que no hay ninguna religión oficial, la Constitu-
partir de 1954, se empezaron a incluir referencias a Dios
ción hace una mención explícita de la Iglesia católica, a la
en varios símbolos de la república comenzando en 1954
cual garantiza “el ejercicio libre y público de sus activida-
con el Juramento de Lealtad al que se le añadió la referen-
des y el mantenimiento de las relaciones de colaboración
cia “al amparo de Dios” y posteriormente con la adopción
especial con el Estado, de acuerdo con la tradición ando-
de "In God We Trust" (En Dios confiamos) como uno de
rrana”, aunque también establece la libertad religiosa.
los lemas de EE.UU. Aparte de la gran referencia a Dios
y la religión, sobre todo cristiana, que se hace en multitud [68] Artículos 7 and 14 de Constitución
de ceremonias oficiales.[cita requerida] Todo esto contradice la
Primera Enmienda a la Constitución de EE.UU, que esta- [69] Artículo 16 de Constitución
blece que “El Congreso no hará ley alguna con respecto a
la adopción de una religión”. [70] Artículo 20 de Constitución

[39] Artículo 36 de la Constitución [71] Artículo 41 de Constitución

[40] Artículo 77 de la Constitución [72] Artículo 18 de Constitución

[41] Summary Honduras Constitucións (English) [73] Artículo 2 de la Charter de Fundamental Rights and Basic
Freedoms
[42] Artículo 130 de la Constitución
[74] Artículo 1 de Constitución
[43] Artículo 24 de la Constitución
[75] http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=
[44] Artículo 50° de la Constitución vigente del Perú 1993 BOE-T-2001-5180. Falta el |título= (ayuda)
[45] Articulo II Carta de Derechos Sección 3. Libertad de culto [76] http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=
de la Constitución BOE-A-2011-8220. Falta el |título= (ayuda)
[46] En Trinidad y Tobago ningún culto religioso tiene estatuto [77] Artículo 40 de Constitución
especial, aunque el Gobierno sustenta económicamente a
diferentes grupos religiosos [78] Artículo 2 de Constitución

[47] http://www.rau.edu.uy/uruguay/const97-1.6.htm [79] Artículo 60 de Constitución

[48] http://www.tsj.gov.ve/legislacion/constitucion1999.htm [80] U.S. Department de State - Ireland

[49] Artículo 23 de Constitución [81] US governmental report (International Religious Freedom


Report 2005) (en inglés)
[50] Artículo 7 de Constitución
[82] Artículo 99 de Constitución
[51] Artículo 36 de la Constitución
[83] http://digitaljournal.com/article/324906
[52] Artículo 20 de la Constitución
[84] file:///C:/Users/ADMINI~{}1/AppData/Local/Temp/
[53] Artículo 2, Section 6 de la Constitución Constitution.shtml
[54] Artículo 9 de Constitución [85] But Concordat de 1993 ratified in 1998
[55] Preamble de Constitución [86] Artículo 41 de Constitución
[56] Artículo 20 de la Constitución [87] En Inglaterra la religión oficial es el cristianismo
[57] Artículo 1 de la Constitución anglicano, debido a que la reina de Inglaterra es a su vez
jefa suprema de la religión. La consideración del anglica-
[58] Artículo 1 de Constitución nismo como religión oficial no se aplica al resto de terri-
torios pertenecientes al Reino Unido.
[59] Religious Intelligence - News - Nepal moves to become a
secular republic [88] Artículo 14 de Constitución

[60] Section 38 de Constitución [89] Artículo 2 de Constitución

[61] Section 45 de Constitución [90] Artículo 35 de Constitución


124 CAPÍTULO 28. ESTADO LAICO

[91] Section 116 de Constitución

[92] Section IV Artículo 2 de Constitución

[93] Desaparece la palabra laico referido al Estado en la cons-


titución

[94] «Reforma constitucional aboga por camino hacia Estado


laico». Consultado el 2009.

[95] «Política - Diputados impulsan cambio constitucional para


que Costa Rica sea Estado laico - ADN.es». Consultado
el 2009.

[96] http://www.nacion.com/2011-10-17/Opinion/
razones-contra-el-concordato.aspx

[97] http://www.nacion.com/2011-10-10/Opinion/
gato-concordato-por-liebre-laica.aspx

[98] http://www.nacion.com/2011-10-09/ElPais/
pais--y-santa-sede--inician-camino-hacia-estado-laico.
aspx

28.10 Enlaces externos

• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-


ción sobre Laicismos.Wikcionario
Capítulo 29

Liberalismo social

El liberalismo social (no confundir con social liberalis- La Iglesia Católica sufrió una embestida muy fuerte du-
mo y radicalismo) es una corriente de pensamiento libe- rante el siglo XIX. A partir de la amenaza social que
ral surgida en Europa a finales del siglo XIX como res- consideraban que se producía con la organización de los
puesta a la visión individualista del liberalismo clásico y obreros, los conservadores ven en los principios católi-
en contraposición a los movimientos socialistas surgidos cos la manera de mantener al hombre. Sin embargo, el
en la Revolución industrial. Es el más remoto antepasado Papa León XIII, en la encíclica Rerum novarum de 15
del social liberalismo, del liberalismo progresista y de las de mayo de 1891, da nota de la cuestión social y de las
corrientes socialdemócratas del liberalismo. condiciones en la que viven los obreros, pero ve también
Supone dos cambios fundamentales respecto al que está siendo captada por lo que considera la subver-
liberalismo clásico. Por un lado, se trata de superar sión del socialismo. La Rerum novarum supone reconocer
el individualismo atomístico del viejo liberalismo me- unas premisas sociales y nace de esta manera la doctrina
diante una concepción orgánica dando pie en favor de la social de la Iglesia.
sociedad. Y por otro lado, propugna una intervención del
Estado en el campo de lo social.

29.2 Expresiones del liberalismo


29.1 Contexto del liberalismo so- social
cial
Las dos principales corrientes del liberalismo social se
Fueron varios los hechos que durante los siglos XVIII y vieron en Inglaterra con el new liberalism, propugna-
XIX iban a alentar el surgimiento del liberalismo social. do por Leonard Trelawny Hobhouse, y en Francia con
el solidarismo, abanderado por Alfred Fouillée, Célestin
Las revoluciones liberal –que destruye las bases jurídico- Bouglé y, sobre todos, Léon Bourgeois. En España tam-
políticas establecidas hasta entonces por el absolutismo– bién tuvo importancia el krausoinstitucionalismo, co-
e industrial –que arroja a los campesinos de la tierra rriente krausista del liberalismo social que encabezaron
y los incorpora a la industria–. Enarbolando la postura Francisco Giner de los Ríos y Gumersindo de Azcárate.
del individualismo, no hay una consideración social de la
pobreza, sino que se considera tener en esos casos mala En México, durante el sexenio que gobernó el presidente
suerte o malos hábitos. Carlos Salinas de Gortari, entre 1988 y 1994, se trató de
llevar a cabo un modelo económico basado en el liberalis-
De esta situación surge el socialismo, que introduce una mo social. Los eventos sucedidos hacia el final del sexenio
consideración social de los problemas empezando a pro- hicieron que dicho esquema se viniera abajo acompañado
pugnar medidas colectivas y postulando intervenciones de una fuerte crisis tras la fuga de capitales del país.
del Estado en la economía. Los obreros empiezan a es-
tar organizados y a exigir una democratización y una
laicización de la educación.
En los años posteriores, desde el liberalismo se empieza 29.3 Véase también
a tomar conciencia de la cuestión obrera. Se produce una
laicización de la educación y una generalización de la en-
señanza obligatoria, suponiendo una mejora de la clase • Liberalismo
obrera al intentarse una incorporación de ésta en la so-
ciedad liberal. Se produce aquí la primera gran diferen-
• Derechos Individuales
ciación entre el liberalismo clásico y el liberalismo social,
donde el primero practica una represión de la clase obrera
y el segundo, en cambio, trata de integrarla a la sociedad. • Liberalismo político

125
126 CAPÍTULO 29. LIBERALISMO SOCIAL

29.4 Bibliografía
• Freeden, Michael. The new liberalism. An Ideology
of social reform. Claredon Press. Oxford, 1978.
• Suárez Cortina, Manuel. El gorro frigio. Liberalis-
mo, democracia y republicanismo en la Restaura-
ción. Capítulo V. Biblioteca Nueva. Madrid, 2001.
Capítulo 30

Liberalismo económico

El liberalismo económico (siglo XVIII) es la doctrina tre oferentes y demandantes en los mercados, sin ningún
económica desarrollada durante la ilustración (que se tipo de intervenciones estatales en los mismos. A Smith
desarrolló desde fines del siglo XVII hasta el inicio de la también le preocupó el origen del valor de las mercancías
Revolución francesa), formulada de forma completa en y en base a ideas dejadas por William Petty (1623-1687)
primer lugar por Adam Smith y David Ricardo, que re- y Richard Cantillon (1680?−1734) elaboró la Teoría del
clama la mínima interferencia del Estado en la economía valor-trabajo, la cual considera que el origen del valor de
del siglo XIX. intercambio (valor en cambio) de las mercancías está en
Habitualmente se resume en la expresión francesa Laissez el trabajo del hombre. Divide al valor en dos: el valor en
faire, Laissez passer (dejar hacer, dejar pasar), que no uso que es la utilidad que posee un objeto determinado,
obstante es el lema de la fisiocracia, una teoría económi- mientras que el valor en cambio es la capacidad de un ob-
ca precedente. jeto para ser intercambiado por otros y está determinado
por el tiempo de trabajo humano incorporado en su pro-
ducción. Por otra parte, le inquietaba que mientras los se-
res humanos se reproducían, la tierra no lo hacía, lo cual
30.1 Historia del liberalismo eco- provocaría en algún momento del tiempo una situación
nómico de escasez de alimentos. Para esto proponía que los sala-
rios en la economía debían ser de subsistencia, o sea, lo
necesario para la subsistencia del trabajador y su familia.
30.1.1 Adam Smith (1723-1790) Consideraba que si el ingreso de las familias fuese mayor
al de subsistencia, el crecimiento poblacional se acele-
El país que sobresalió en su economía fue Francia, quien raría. Algo que observaba en su época era que se había
contaba con muchas fuentes económicas y pudo salir pasado de la producción artesanal, en la cual un mismo
en un periodo corto de tiempo de esta crisis. Smith era artesano realizaba todas las operaciones, a una división
escocés y se formó en las universidades de Glasgow y del trabajo, en la cual cada operario realizaba una sola
de Oxford. En la primera fue profesor de Lógica y de operación, como por ejemplo, hacer puntas de alfileres.
Filosofía Moral. En el año 1776 publicó su obra princi- Esto permitía que quien lo hiciera se especializara en di-
pal: "Causas y Consecuencias de la Riqueza de las Na- cha operación, mejorando los tiempos de producción y la
ciones". Smith abordó a la economía desde la filosofía. calidad de lo elaborado. Cualquier productor que buscara
Era un ferviente defensor de las leyes de la naturaleza, su beneficio individual se vería obligado a dividir el tra-
del orden natural, y cuestionaba las imperfecciones de las bajo de su empresa y de esta manera estaría maximizando
instituciones humanas. Para él la conducta humana obe- la producción de toda la economía. Eran las motivacio-
dece de manera natural a las siguientes motivaciones: el nes de la conducta humana las que garantizarían el cre-
egoísmo, la conmiseración, el derecho de ser libre, el sen- cimiento permanente del todavía entonces incipiente ca-
tido de la propiedad, el hábito del trabajo y la tendencia pitalismo inglés. Decía: “En un sistema de laissez-faire”,
al intercambio. Si al hombre se lo deja en libertad, no só- el aceite del interés personal mantiene funcionando mi-
lo conseguirá su propio beneficio, sino también impulsará lagrosamente los engranajes económicos. No es necesa-
el bien común. Así Smith justificaba su reivindicación de rio un planificador […]. El mercado resuelve todos nues-
dejar en libertad las relaciones de intercambio entre los tros problemas.” Así se afirma que Smith era un optimista
hombres. El libre juego de las motivaciones nombradas acerca del futuro de las economías, ya que su crecimiento
conduce a un equilibrio natural. Cada individuo al buscar permanente estaba garantizado por las motivaciones de la
su provecho individual “es conducido por una mano invi- conducta humana y la división del trabajo.
sible a promover un fin que no entraba en su propósito”,
el bienestar general.Dice al respecto: “nunca he sabido
que hiciesen mucho bien aquellos afectos a trabajar por el
bien público.” Todo esto da pie a uno de los fundamentos
del pensamiento liberal acerca de la libre interacción en-

127
128 CAPÍTULO 30. LIBERALISMO ECONÓMICO

30.1.2 El liberalismo y el proletariado Fue la burguesía, concentrada en las ciudades, la princi-


pal protagonista de ese proceso histórico. Sin embargo, el
En un primer momento, burguesía y proletariado se alia- hecho que, a pesar de ello, siguiera excluida de cualquier
ron en contra de la casta aristocrática, descendiente de responsabilidad del gobierno, provocó la aparición en un
la clase feudal del Medievo, que poseía el poder en las seno de un movimiento crítico contra la constitución feu-
sociedades europeas del Antiguo Régimen. Sin embargo, dal de la sociedad y del estado absoluto.
con el advenimiento de los sistemas liberales a lo largo
del siglo XIX, el conflicto entre los intereses de proleta-
rios y burgueses se hizo evidente. El liberalismo implantó 30.2 Véase también
la igualdad política, pero, en sus primeras formulaciones,
ignoró las desigualdades económicas y sociales. • Liberalismo
Los intereses del proletariado se expresaron en el desa-
rrollo del movimiento obrero y en las diversas teorías so- • Gobierno limitado
ciales (socialismo utópico, anarquismo, marxismo), que • Escuela de Salamanca
aspiraban a transformar la sociedad o a sustituirla por otra
nueva en la que desaparecieran las desigualdades econó- • Escuela austriaca
micas.
• Manchesterianismo
• Curva de Laffer
30.1.3 Liberalismo y capitalismo
• Conservadurismo fiscal
Según se realice desde una perspectiva marxista o liberal,
el estudio del capitalismo conduce a juicios radicalmente
contradictorios. Analizando desde las posiciones ideoló- 30.3 Enlaces externos
gicas del liberalismo, el capitalismo se manifiesta como el
único sistema económico capaz de asegurar a cada hom- • Políticas liberales exitosas: soluciones pensando en
bre el libre ejercicio de sus facultades. La laboriosidad y el la gente
ahorro actúan en él, como instrumento de prestigio social
y de afirmación de las capacidades individuales. La libre • Libertad: un sistema de fronteras móviles
iniciativa conduce a la optimización de las capacidades
de producción disponibles y asegura, por consiguiente, el
crecimiento económico y el bienestar social.
La teoría marxista, por el contrario, cree descubrir en el
capitalismo una contradicción esencial entre el carácter
social del trabajo y la apropiación privada de la nueva ri-
queza generada, contradicción que se expresaría en un an-
tagonismo irreductible entre las clases básicas de la socie-
dad capitalista: el proletariado y la burguesía. Del mismo
modo, la igualdad política formal proclamada por el libe-
ralismo se reduciría a la nada como consecuencia de la
desigualdad económica, y el aparato estatal serviría fun-
damentalmente para la exclusión de las masas trabajado-
ras de la vida política.

30.1.4 Liberalismo económico en el siglo


XIX

La doctrina económica liberal se había desarrollado a


finales del siglo XVIII, el crecimiento de los mercados
mundiales de bienes y de factores de producción hizo que
las ideas del liberalismo ganasen apoyo entre los indus-
triales, los comerciantes y los inversionistas, los gobier-
nos influidos por estos grupos fueron adoptando medidas
económicas liberales, se permitió la libre circulación de
productos, capital y trabajadores, permitiendo sus movi-
mientos dentro y fuera de Europa.
Capítulo 31

Jeremy Bentham

Jeremy Bentham (Londres, 15 de febrerojul. / 26 de fe- sonas. A partir de esa simplificación de un criterio tan
brero de 1748greg. — Londres, 6 de junio de 1832) fue antiguo como el mundo, proponía formalizar el análisis
un filosofo, economista, autor, escritor inglés, padre del de las cuestiones políticas, sociales y económicas, sobre
utilitarismo. la base de medir la utilidad de cada acción o decisión.
Así se fundamentaría una nueva ética, basada en el go-
ce de la vida y no en el sacrificio ni el sufrimiento. El
objetivo último de lograr «la mayor felicidad para el
31.1 Biografía mayor número» le acercó a corrientes políticas progre-
sistas y democráticas: la Francia republicana surgida de la
Jeremy Bentham nació en Londres, Gran Bretaña, en el Revolución le honró con el título de «ciudadano honora-
seno de una familia de juristas. Fue reconocido como ni- rio» (1792), si bien Bentham discrepaba profundamente
ño prodigio por su padre al encontrarlo en su escritorio de Jean-Jacques Rousseau y consideraba absurdo el plan-
leyendo varios volúmenes de la Historia de Inglaterra. A teamiento iusnaturalista subyacente a la Declaración de
los tres años leía tratados, tocaba el violín a los cinco, es- Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.[3] Ne-
tudiaba latín y francés. Hijo de una familia acomodada, gaba también la «religión natural», que construía el con-
estudió primero en Westminster School y a los doce años cepto de Dios por analogía con los soberanos de la tierra,
ingresó en la Universidad de Oxford, donde estudió De- y defendía la «religión revelada». En la teoría del cono-
recho, empezó a ejercer como abogado a los diecinueve cimiento, era nominalista.
años. Pero enseguida se mostró crítico con la educación
Lo bueno es lo útil, y lo que aumenta el placer y disminuye
de su época y con la práctica jurídica, dedicándose por
el dolor. “La naturaleza ha colocado a la humanidad bajo
completo a tareas intelectuales.[1] Dotado de una fuerte
el gobierno de dos amos soberanos: el dolor y el placer.
personalidad, a lo largo de su vida escribió largos ma-
Ellos solos han de señalar lo que debemos hacer”. La ética
nuscritos donde proponía ambiciosas ideas de reformas
se convierte, para Bentham, en una cuestión de cálculo de
sociales.
consecuencias o consecuencialismo.
Desde 1814 convirtió su casa en centro de intercambio
Habla de un cálculo felicítico, intenta dar un criterio pa-
intelectual y foco de un activo movimiento utilitarista.
ra ayudar a los demás en la búsqueda de lo útil, y hace
Entre sus amigos y seguidores más cercanos se encontra-
una clasificación de placeres y dolores. Los placeres son
ba James Mill, el cual quiso hacer de su hijo, John Stuart
medibles, aunque hay que considerar siete criterios:
Mill, el heredero de Bentham al frente del movimiento.
Ambos fueron editores de importantes obras de Bent-
• Intensidad
ham, quien tenía la costumbre de escribir mucho, pero
dejando la mayor parte de los textos inacabados para que • Duración
los completaran sus editores.[2]
• Certeza
• Proximidad
31.2 Doctrina utilitarista • Fecundidad (situación agradable que genere más
placer)
Sus trabajos iniciales atacando el sistema legal y judicial
• Pureza (ausencia de dolor)
inglés le llevaron a la formulación de la doctrina utilita-
rista, plasmada en su obra principal: Introducción a los • Extensión, hay que entenderla como que hay moti-
principios de moral y legislación (1789). En ella preco- vos que impulsan a considerar intereses ajenos por-
nizaba que todo acto humano, norma o institución, de- que eso puede caer en propio beneficio (que te lla-
ben ser juzgados según la utilidad que tienen, esto es, se- men simpático, benevolente, generoso...). [En la ex-
gún el placer o el sufrimiento que producen en las per- tensión cuando se trata del Estado, sí que se habla de

129
130 CAPÍTULO 31. JEREMY BENTHAM

lo útil para la sociedad, el legislador debe preocu-


parse de que con sus leyes den “la mayor felicidad
al mayor número de ciudadanos”. Debe buscar in-
tereses generales].

El utilitarismo ejerció su influencia sobre toda una gene-


ración de políticos británicos, representada por Peel.[4]
Además Bentham influyó o intentó influir sobre los go-
bernantes y líderes de las nuevas repúblicas latinoame-
ricanas. Del mismo modo dejó fortalecido y apropiado
el concepto de Deontología muy utilizado en leyes y có-
digos del quehacer profesional que mira hacia el futuro.
También puede señalarse la incidencia que tendría, a la
larga, sobre las doctrinas subjetivas del valor que se im-
pusieron en la teoría económica occidental a partir de
la «revolución marginalista» (Walras, Pareto, etc.).[5] Su
principal obra fue " El parlamento inglés”

31.3 El Panóptico
También dedicó su atención al tema de la reforma peni-
tenciaria, elaborando por encargo de Jorge III un modelo
de cárcel (el Panopticon) por el que ambos entraron en
conflicto.[6] Bentham ideó una cárcel en la cual se vigila- Jeremy Bentham en el University College de Londres.
ra todo desde un punto, sin ser visto. Bastaría una mirada
que vigile, y cada uno, sintiéndola pesar sobre sí, termina- • Chrestomathia, 1817.
ría por interiorizarla hasta el punto de vigilarse a sí mis-
mo. Bentham se dio cuenta de que “el panóptico" era una • On the Liberty of the Press and Public Discussion,
gran invención no sólo útil para una cárcel, sino también 1820
para las fábricas. Si bien el modelo de Bentham fue criti-
cado (aunque él lo consideraba una genialidad), de alguna • The Rationale of Reward, 1825.
forma todas las cárceles, escuelas y fábricas a partir de
• Rationale of Judicial Evidence, 1827.
aquella época se construyeron con el modelo panóptico
de vigilancia.[7] El modelo del Panopticon fue analizado • Constitutional Code, 1830
por Michel Foucault en Vigilar y castigar.
• The Rationale of Punishment, 1830

• Pannomial Fragments, 1831


31.4 Curiosidades
• “Offences Against One’s Self” - publicado solo en
Por expreso deseo de él, su esqueleto, totalmente vestido 1978
y con una cabeza de cera (la auténtica fue momificada),
se guarda en una vitrina de cristal en el University College
de Londres, en cuya fundación había participado. Hasta 31.6 Obras traducidas al español
la fecha, “sigue participando” en las reuniones del consejo
académico.[8] (Listado parcialmente extraído de Vázquez García, Fran-
cisco, & José Luis Tasset Carmona, eds. Jeremy Bent-
ham: De los delitos contra uno mismo. Madrid: Bibliote-
31.5 Obras en inglés ca Nueva, 2002.)

• A Fragment on Government, 1776. • Consejos que dirige a las Cortes y al pueblo espa-
ñol Jeremías Bentham, ed. de José Joaquín de Mora,
• An Introduction to the Principles of Morals and Le-
Madrid, 1820.
gislation, 1780.
• Of Laws in General, 1782. • Tratados de Legislación civil y penal, ed. de E. Du-
mont, trad. de Ramón de Salas, 5 vols., Imprenta
• Defense of Usury, 1787. de Fermín Villalpando, Madrid, 1821-1822; reed.
31.6. OBRAS TRADUCIDAS AL ESPAÑOL 131

de Joaquín Escriche, Madrid, 1823; reed. 8 vols., • En defensa de la usura, Madrid: Ediciones sequitur,
Burdeos, 1829; reed., Madrid, 1838; reed. prepara- 2009.
da por Magdalena Rodríguez Gil, Madrid, Editora
Nacional, 1981. • Fragmento Sobre El Gobierno, Traducción De Ju-
lián Larios Ramos. Madrid, Sarpe, 1985. Col. Los
• Principios de la ciencia social o de las ciencias mo- Grandes Pensadores, 72. Es La Edición Anterior-
rales y políticas, ed. de Toribio Núñez, 2 vols., Im- mente Publicada Por Aguilar.
prenta de Bernardo Martín, Salamanca, 1821; reed.
como La ciencia social según los principios de Jere- • Falacias políticas. Estudio preliminar, Benigno Pen-
mías Bentham. Madrid: [s.n.], 1835 (Impr. Real). das; traducción, Javier Ballarin. Madrid: Centro de
Estudios Constitucionales, 1990.
• Cartas de Jeremías Bentham al señor conde de To-
reno sobre el proyecto de código penal presentado a • Tácticas parlamentarias. [Madrid]: Congreso de los
las Cortes, Imprenta de Diego García Campoy, Ma- Diputados, Servicio de Publicaciones, D.L. 1991.
drid, 1821.
• Antología. Edición de Josep M. COLOMER. Tra-
• Tratado de las pruebas judiciales, ed. de E. Dumont, ducciones de Gonzalo Hernández Ortega y Montse-
trad. de Diego Bravo Destonet, París, 1823; reed. rrat Vancells. Barcelona, Península, 1991.
Madrid, 1847; nueva ed. de José Gómez Castro, Im-
prenta de T. Jordán, Madrid, 1835; nueva trad. de • “Extracto de ‘Libraos de Ultramaria’.” Introducción,
Manuel Ossorio Florit, Buenos Aires, Ediciones Ju- selección y transcripción de los manuscritos por
rídicas Europa-América, 1971. Philip Schofield, traducción de Oliva Pinillos. Té-
los. Revista Iberoamericana de Estudios Utilitaris-
• Propuesta de código dirigida por Jeremías Bentham tas, vol. I, nº 3 (octubre de 1992), pp. 11-43.
a todas las naciones que profesan ideas liberales, (en
español) Londres, 1827. • Nomografía o El arte de redactar leyes. Edición y
estudio preliminar de Virgilio Zapatero; traducción
• Principios de legislación y codificación, ed. de Fran- de Cristina Pabón. Madrid: Boletín Oficial del Esta-
cisco Ferrer y Valls, 2 vols., Madrid, 1834. do: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales,
2000.
• Aplicación de la panóptica de Jeremías Bentham a
las cárceles y casas de corrección de España. Ma- • De los delitos contra uno mismo (Ensayo sobre la
drid: T. Jordan, 1834. Pederastia). Editado por Francisco Vázquez García
y José Luis Tasset Carmona, Clásicos del pensa-
• Deontología o ciencia de la moral, 2 vols., Librería miento. Madrid: Biblioteca Nueva, 2002.
de Hallen y sobrinos, Valencia, 1835; reed. París,
1839. • Teoría de las ficciones, Politopías; 5. Madrid: Mar-
cial Pons, 2005.
• Colección de obras del célebre Jeremías Bentham,
ed. de E. Dumont, trad. de Baltasar Anduaga y Es- • Un fragmento sobre el gobierno. Una traducción
pinosa, 14 vols., 1841-1843. más ajustada al texto original que la de 1972 a cargo
de Enrique Bocardo Crespo. Editorial Tecnos (Co-
• Escritos económicos, trad. de Francisco J. Pimentel, lección Clásicos del Pensamiento, Nº 102): Madrid:
México, FCE, 1965, reed. 1978 (es una selección de 1ª edición 2003, 2ª edición 2010.
la ed. inglesa de W. Stark).
• Tratado de las pruebas judiciales: sacado de los ma-
• Cartas autógrafas de y para José Cecilio del Va- nuscritos de Jeremías Bentham, jurisconsulto inglés.
lle: correspondencia con Jeremías Bentham, Ale- 2 vols. Santa Fe de Bogotá: Ediciones Nueva Jurídi-
xander Von Humboldt, Abate de Pradt, Conde de ca, 2000.
Pecchio, Álvaro Flores Estrada, Andrés del Río, Vi-
cente Rocafuerte, Manuel de Mier y Terán, Mariano • Tratado de las pruebas judiciales, Biblioteca Coma-
La Gasc...Prólogo de César Sepúlveda México: Po- res de ciencia jurídica. Granada: Comares, 2001.
rrúa, 1978.
• Obras selectas de Jeremías Bentham. Tomo I, Trata-
• Cartas españolas de Jeremías Bentham, ed. de Pe- do de las pruebas judiciales; Tratado de los sofismas
dro Schwartz y Carlos Rodríguez Braun, Moneda y políticos. Buenos Aires: RODAMILLANS, 2005.
Crédito, nº 165 (1983).
• Obras selectas de Jeremías Bentham. Tomo II, Teo-
• El panóptico. El ojo del poder, Michel Foucault; ría de las penas; Teoría de las recompensas; Táctica
Bentham en España, María Jesús Miranda Madrid: de las asambleas legislativas. Buenos Aires: RODA-
La Piqueta, 1989. MILLANS, 2003.
132 CAPÍTULO 31. JEREMY BENTHAM

• Obras selectas de Jeremías Bentham. Tomo III, Tra-


tados de legislación civil y penal. Buenos Aires: RO-
DAMILLANS, 2005.

• Obras selectas de Jeremías Bentham. Tomo IV,


Principios de legislación; Panóptico. Buenos Aires:
RODAMILLANS, 2005.

AL CATALÁN

• El panòptic. Traducció d'Eduard Mira; edició i prò-


leg a cura de Josep Ramoneda Barcelona: Edicions
62, 1985.

31.7 Referencias
[1] Biografías y Vidas. «Jeremy Bentham». Consultado el 7
de noviembre de 2004.

[2] Biografías y Vidas. «Jeremy Bentham». Consultado el 7


de noviembre de 2004.

[3] Biografías y Vidas. «Jeremy Bentham». Consultado el 7


de noviembre de 2004.

[4] Biografías y Vidas. «Jeremy Bentham». Consultado el 7


de noviembre de 2004.

[5] Biografías y Vidas. «Jeremy Bentham». Consultado el 7


de noviembre de 2004.

[6] Biografías y Vidas. «Jeremy Bentham». Consultado el 7


de noviembre de 2004.

[7] Javier García Algarra. “La reforma carcelaria en el pensa-


miento ilustrado y sus modelos arquitectónicos”, UNED,
2002

[8] Véase página 85 del número especial de la revista Muy


interesante: 293 preguntas y respuestas de ciencia y tecno-
logía, ed. Televisa Internacional. ISSN 0188-0659.

31.8 Enlaces externos

• Wikimedia Commons alberga contenido multi-


media sobre Jeremy BenthamCommons.
• Panóptico

• Dossier Bentham

• Dossier sobre Utilitarismo, Bentham y Mill (textos


en catalán y en español)

• Bentham por Leszek Kolakowski


Capítulo 32

Vilfredo Pareto

Vilfredo Federico Damaso Pareto (nacido Wilfried miento llevó a que reciba una propuesta para mudarse a
Fritz Pareto) (París, 15 de julio de 1848 – Céligny, 19 de una localidad Valdense, Lausana, para ocupar el asiento
agosto de 1923)[1] fue un sociólogo, economista y filósofo que dejó libre León Walras en 1893 como Profesor de
italiano. Economía Política, la cuál aceptó sin mucho recelo.
Vilfredo abandona la docencia en 1906, y se retira a Cé-
ligny en el cantón de Ginebra, a un tranquilo poblado lla-
32.1 Datos biográficos mado Villa Angora donde dedicó el último período de su
vida al estudio. Este período de su vida fue, sin duda al-
guna, el más fructífero desde el punto de vista intelectual,
El marqués Vilfredo Pareto nació el 15 de julio de 1848 durante el cuál publicó sus más reconocidos trabajos: el
en París, donde su padre Raffaele Pareto, patriarca ge- Manuale di Economia Politica y el Trattato di Sociolo-
novés y partidista de Mazzini vivía un exilio voluntario. gía. Continuó siguiendo la economía y la política y los
Vilfredo pasó los primeros años de su vida en Francia, cambios que estos sufrían, y el estudio y la meditación lo
pero realizó todos sus estudios en Italia, a donde regre- llevaron a una actitud espiritual, que denotaba una perso-
só en 1858 y donde obtuvo su doctorado en ingeniería nalidad antitética a la que había tenido en los comienzos
en 1869, en el Instituto Politécnico de Turín. Ejerció su de su vida adulta, el liberal que supo ser había sido con-
profesión por, al menos, 20 años, fue administrador de ducido al radicalismo, y si no al socialismo, y lo llevó
una compañía ferroviaria, y luego ocupó el puesto de su- gradualmente a convertirse en uno de los más profundos
perintendente de minas de hierro, las de San Giovanni y vigorosos críticos del socialismo y la democracia.
Valdarno y luego de las minas de hierro italianas. Era de
la alta sociedad de Florencia, y la naturaleza de la activi- Las cualidades mentales más importantes obtenidas du-
dad que desempeñaba lo mantenía en un constante roce rante la formación de Pareto fueron, sin dudas, el cono-
con la economía política y, particularmente, con las ta- cimiento matemático y la cultura humanística. Era Inge-
rifas proteccionistas. Por ser un consultor industrial, no niero y además italiano, que escribía en francés con estilo
centraba su atención solo en su profesión, sino que va- literario y leía con fluidez en inglés, latín y griego. Tradu-
lientemente se involucró hasta volverse un especialista en jo, por el mero placer de ejercitarse lingüísticamente, la
la doctrina librecambista y representó a los que atacaban Antología Griega. Fue el creador del concepto eficiencia
firmemente el proteccionismo. Más adelante, en la madu- de Pareto, y contribuyó, con ideas como la de las curvas
rez de su etapa intelectual, y disfrutando la tranquilidad de indiferencia, al desarrollo de la microeconomía
de Céligny, abandonó formalmente su carácter polémico
por el motivo de que su perspectiva teórica había cam-
biado y el ángulo con el que juzgaba los hechos se había
ampliado notablemente.
32.2 Economía
Habitaba todavía Florencia cuando el artículo Elementi di
Economia Pura, de Maffeo Pantaleoni, llegó a sus manos Fue un autor muy prolífico. Escribió obras de economía y
y lo atrajo a la especulación abstracta. Esto, al principio, panfletos antigubernamentales desde 1870 hasta la llega-
fue solo un pasatiempo para Vilfredo, pero esto luego al- da de Mussolini, criticando el intervencionismo y la falta
canzó grados más importantes en su vida cotidiana, hasta de democracia. En la primera etapa de su desarrollo inte-
que lo llevó a abandonar cualquier otra actividad. Gra- lectual, que luego tomaría otro giro, fue continuador de
cias a esto, contribuyó desde 1890 a 1905 con el Giorna- los neoclásicos y demócrata radical.
le degli Economisti y dio mucho fundamento científico Pareto fue nombrado profesor de economía (1893) en la
a la teoría de la Economía Matemática, concepto antes Universidad de Lausana, donde permaneció el resto de su
introducido por Jevons, Walras y Cournot, lo que lo lle- vida. En 1906 hizo la famosa observación de que el 20%
vó a formar posteriormente una idea que se tradujo en de la población poseía el 80% de la propiedad en Italia,
su teoría del equilibrio económico. Este gran descubri- posteriormente generalizada por Joseph M. Juran en el

133
134 CAPÍTULO 32. VILFREDO PARETO

principio de Pareto (también conocida como la regla del manifiesta la esperanza de que sus ecuaciones algebraicas
80-20). En 1909 Pareto introdujo el índice de Pareto (la puedan un día con valores cuantitativos derivados de un
medida de la desigualdad de la distribución del ingreso) y conjunto de datos estadísticos. No parece haberse dado
mostró el modo de distribución de la riqueza: “a través de cuenta la dificultad metodológica que eso suponía. Es por
cualquier sociedad humana, en cualquier época o país”[2] ello que en su obra posterior al Cours sugiere, sin embar-
(ver distribución de Pareto). Esto, a su juicio, explica por go, que había abandonado la esperanza de llegar alguna
qué sus teorías económicas no coincidían con la realidad vez a cuantificar sus ecuaciones funcionales. En este res-
observada, y lo empujó al estudio de la sociología y la pecto, aunque quizá no fue tan lejos como Marshall en
política. los detalles, por lo menos en su primar obra, su modo de
Desde esa perspectiva Pareto desechó algunos postula- abordar los problemas parece haber sido más sugestivo,
y en él se han basado muchos trabajos recientes.”[5]
dos económicos, sugiriendo que los individuos actúan ba-
sados en elementos instintivos residuales, no lógicos ni Además Vilfredo optó por incorporar a la teoría del
racionales[3] equilibrio general walrasiano un concepto muy importan-
te que es el antes mencionado óptimo paretiano (véase
Óptimo de Pareto). En esta teoría enunció que en Equi-
librio General debe llegarse a una situación tal que todos
32.3 Las Curvas de Indiferencia los individuos consumidores y todos los agentes produc-
tores y oferentes se encuentren en el punto en el que no
Uno de los conceptos más importantes dentro de los apor- puedan mejorar su utilidad sin perjudicar la de otro. Este
tes de Pareto a la teoría neoclásica es del Curva de Indi- concepto es también utilizado con frecuencia en la Curva
ferencia (The Curve of Incomes). “Una curva de indife- de Contrato de la Caja de Edgeworth
rencia es un conjunto de puntos en el espacio de bienes -o
conjuntos de bienes- entre los que el consumidor se siente
indiferente. Cada punto de una curva de indiferencia ge-
nera la misma utilidad total que cualquier otro punto de
32.5 Política
esa misma curva de indiferencia. Si la función de utilidad
está dada por U (x1 , x2 , .., xn ) donde X1 es la cantidad El descubrimiento de Pareto que las leyes de potencia
del bien 1 consumida, X2 es la cantidad del bien 2 con- tienen aplicación a la distribución del ingreso le intere-
sumida, etc., se definirá una curva de indiferencia como só en el asunto del cambio político. Hasta esa fecha Pa-
el conjunto de todos los bienes que satisfacen la ecuación reto mantenía cordiales relaciones personales con algu-
de U (x1 , x2 , .., xn ) = c , donde c es el nivel de utilidad nos socialistas individuales, pero siempre pensó que sus
constante de la curva de indiferencia.”[4] ideas económicas eran severamente erróneas. Más tarde
comenzó a sospechar de sus motivos humanitarios, y de-
Para generar un mapa de curvas de indiferencia se otorgan nunció a los líderes socialistas como una “aristocracia de
diferentes valores a la constante c, hasta cubrir todos los los bandidos” que amenazaban saquear el país y criticó al
valores posibles. gobierno de Giovanni Giolitti por no adoptar una postura
Cada individuo tiene un mapa ilimitado de curvas de in- más dura contra las huelgas de los trabajadores. La cre-
diferencia, no importa donde se ubique hay siempre una ciente agitación entre los trabajadores en Italia lo llevó al
opción mejor (aumentando mínimamente la dotación de campo anti-socialista y anti-democrático.[6] Sin embargo,
un bien), pero en la realidad estamos restringidos por la su actitud hacia el fascismo en sus últimos años es motivo
capacidad que tenemos para adquirir esos bienes en el de controversia.[7] A pesar de que dio la bienvenida al fas-
mercado. A esta restricción se la conoce como Recta de cismo, y fue honrado por el nuevo régimen (Mussolini le
Balance. nombró senador vitalicio), se ha dicho que, como pensa-
dor político, Pareto continuó siendo un libertario radical
hasta el final, expresando serias reservas sobre el fascis-
mo, y manifestando oposición a sus políticas básicas.[8]
32.4 Óptimo paretiano y equilibrio
La sociología política de Pareto sostiene que mucho de la
general acción social es ilógica y que mucho de la acción personal
está diseñada para dar las acciones no racionales una es-
“Continua la obra de Walras al subrayar el valor de equili- puria logicidad. Somos conducidos, enseñó, por ciertos
brio general y asentar las que concebía como condiciones “residuos” (de instintos) y “derivaciones” de estos resi-
matemáticas del equilibrio general. Partiendo de las sen- duos. Los más importante de estos tienen que ver con el
cillas reglas matemáticas relativas a la determinación de conservadurismo y la toma de riesgos, y la historia hu-
un sistema de ecuaciones de n variables, Pareto pasa a mana es la historia de la dominación alternativa de estos
señalar, de la misma manera que lo había realizado Wal- sentimientos en la élite gobernante, que llega al poder con
ras, la interdependencia general de todas las cantidades la fuerte tendencia al conservadurismo de los “leones”,
económicas y la legitimidad teórica del concepto de un pero poco a poco cambia a la filosofía de los “zorros” o
equilibrio económico general determinado. En su Cours especuladores. Esto produce una catástrofe, con un subse-
32.6. OBRA 135

cuente retorno al conservadurismo. Este ciclo puede ser fascismo”, no hace referencia alguna al aporte de Pareto
interrumpido por el uso de la fuerza, dice Pareto, pero ni en el apartado dedicado a la historia del fascismo ni
la élite se vuelve débil y humanitaria y se rehúsa a usar en la explicitación doctrinaria del mismo. Sí en cambio
violencia.[9] entraban en dentro de la categoría de “precursores”, las
Así pues, para Pareto hay dos tipos de clases gobernan- figuras de Sorel y de Peguy. El nombre de Pareto sí en
tes (la élite constituida por los mejores elementos de la cambio fue asociado por los autores de la Enciclopedia
sociedad): los “zorros” y los “leones”. Los “zorros” son con la historia de las ideas económicas: el eminente eco-
calculadores, pensadores y materialistas, mientras que los nomista, habría corregido a tiempo su liberalismo inicial
y el dogmatismo de la “economía pura”, para reorientar
“leones” son conservadores, idealistas y burocráticos. Esa
élite no es hereditaria y, por lo tanto, habrá una circula- su trabajo teórico al análisis sociológico.”[11]
ción de élites (ver Meritocracia).
Lo ideal, de acuerdo a Pareto, sería que la élite funcional 32.6 Obra
(los mejores) y la élite del poder coincidieran. Pero esto
no es necesariamente así, pues hay quien gobiernan sin ser
• Tratado de sociología general (1916)
élite (por influencias, familias, etc.). Si esto se generaliza,
la élite en el poder se cierra frente a la nueva élite que sur- • Artículo “Considerazioni sui principi fondamenta-
ge de la masa, transformándose en una aristocracia. Esto li dell'economía politica pura” (1893) en la revista
lleva a la decadencia y el colapso, que necesitan y condu- Giornale degli Economisti.
cen a su sustitución, lo que puede suceder gradualmente o
• Introducción a los Extracts from Karl Marx’s Capital
a través de una revolución: “La historia es un cementerio
(Extractos de El Capital de Karl Marx) (1893)
de aristocracias”.
Una élite funcional, o buena, es aquella donde hay un • Leçon d'économie pure à l'Université de Lausanne
buen equilibrio entre zorros y leones. Cuando hay mu- (1893(?))
chos zorros en la élite, los leones se rebelan, y viceversa. • Cours d'Economie Politique, 2 volúmenes, (1896-
La élite debe ser de calidad y circulante. 1897)
Pareto influyó sobre ciertos aspectos del fascismo ita- • New Theories of Economics (1897), JPE
liano, especialmente al nivel de la propaganda política.
Los fascistas intentaron apropiarse de Pareto, y Pareto en • Les Systèmes Socialistes (1901)
cierta manera les correspondió. Sin embargo, en la prác-
• Review of Aupetit (1902), Revue d'Economie Politi-
tica del “fascismo maduro”, los principales escritores y
que Manual of Political Economy (1906).
teóricos fascistas no encontraron gran mérito en su obras
“políticas”, y condenaron definitivamente sus teorías eco- • “L'economie et la sociologie au point de vue scien-
nómicas. Así, por ejemplo, Franz Borkenau argumenta tifique” (1907), Rivista di Scienza.
que: “En los primeros años de su gobierno Mussolini eje-
cutó literalmente las prescripciones políticas de Pareto,
destruyendo el liberalismo pero al mismo tiempo reem- 32.7 Véase también
plazando en general el manejo estatal de las empresas pri-
vadas, disminuyendo los impuestos sobre la propiedad, • Diagrama de Pareto
favoreciendo el desarrollo industrial, imponiendo un edu-
cación (basada en la aceptación ciega de) dogmas...”,[10] • Distribución de Pareto
pero Frid y Lanciotti observan que: “La imagen de Pare- • Eficiencia de Pareto
to como referente del fascismo fue explotada por parte de
los partidarios del Duce y de los nacionalistas, con la ex- • Índice de Pareto
plícita intención de legitimar científicamente el fenómeno
• Principio de Pareto
político. Esta apropiación de la figura de Pareto entanto
teórico y protagonista del fascismo fue fugaz, no llegando • Economía del bienestar
a superar la barrera de la década de 1930. La instrumen-
tación de la figura de Pareto por parte del fascismo estuvo • Equilibrio de Pareto óptimo
asociada a los avatares de las primeras etapas del régimen • Equilibrio general competitivo
(1923- 1927), años en los cuales Pareto era recuperado
tanto en calidad de “precursor” del nuevo estado o bien • Sistema de precios
como guía intelectual de la renovación política fascista. • Elite
Tal como bien señala en su tesis Ph. Kitzberger, la nueva
edición de la Enciclopedia Italiana editada por Treccani • Gaetano Mosca
en 1931, encomendada por Mussolini a G. Gentile como • Robert Michels
el instrumento más importante de la “política cultural del
• Charles Wright Mills
136 CAPÍTULO 32. VILFREDO PARETO

32.8 Citas • Pareto en el sitio History of Economic Thought (His-


toria del pensamiento económico) (en inglés)
[1] Aron, Raymond (1998). Main Currents in Sociological
Thought: Montesquieu, Comte, Marx, Tocqueville, and the
• Breve biografía, en inglés, de Vilfredo Pareto ela-
Sociologists and the Revolution of 1848 (Volumen 1 de borada por el Departamento de Economía de la
Main currents in sociological thought). Transaction Publis- Universidad de Melbourne, Australia, que incluye
hers. pp. 208, 210. ISBN 1412815487. vínculos hacia otras páginas que describen más am-
pliamente la vida y sobre todo la obra de este autor.
[2] Mandelbrot, Benoit; Richard L Hudson (2004). The
(mis)behavior of markets : a fractal view of risk, ruin, and
reward. New York: Basic Books.

[3] Carina Frid; Norma Lanciotti (2005): “Más tarde, la con-


cepción paretiana de la política de la era posliberal se con-
trapuso al concepto de optimalidad distributiva del mer-
cado: la política se había transformado, inevitablemente,
en un orden arbitrario, ficticio y expoliatorio. Cuando el
fascismo ascendió al poder en 1922, el Pareto sociólogo
ya era reconocido por su crítica a la democracia burguesa.
Su interpretación del fascismo en los primeros momen-
tos del acceso al poder identificaba a dicho movimien-
to como “una reacción espontánea” de la población con-
tra la izquierda revolucionaria, restableciendo la autori-
dad de gobierno y el orden público”. en LA RECEPCIÓN
DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO FASCISTA EN
ARGENTINA: INTELECTUALES, EMPRESARIOS E
INSTITUCIONES (1920-1945)

[4] Gould, John; Edward Lazear (2003). Teoría microeconó-


mica (Microeconomic Theory). Buenos Aires: Fondo de
Cultura Económica.

[5] Schumpeter, Joseph (1975). Historia del Análisis Econó-


mico tomo II. México: Fondo de Cultura Económica.

[6] Richard Bellamy, “From Ethical to Economic Liberalism


– The Sociology of Pareto’s Politics,” Economy and So-
ciety vol. 19, no. 4, 1990, pp. 431–55

[7] Renato Cirillo, “Was Vilfredo Pareto Really a 'Precursor'


of Fascism?,” The American Journal of Economics and
Sociology 42.2 (2006), 235–46.

[8] Stuart L. Campbell, “The Four Paretos of Raymond


Aron,” Journal of the History of Ideas, 47 (1986), 287–
98.

[9] Aron, Raymond. (1967) Main Currents in Sociological


Thought: Durkheim, Pareto, Weber - Vol. 2 online edition;
excerpt and text search

[10] Franz Borkenau, Pareto (New York: John Wiley & Sons,
1936), p. 18.

[11] Carina Frid; Norma Lanciotti (2005): LA RECEPCIÓN


DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO FASCISTA EN
ARGENTINA: INTELECTUALES, EMPRESARIOS E
INSTITUCIONES (1920-1945)

32.9 Enlaces externos

• Wikimedia Commons alberga contenido multi-


media sobre Vilfredo Pareto. Commons
Capítulo 33

Curva de indiferencia

con una introduzione alla scienza sociale”, 1906[2][3] y


otros en la primera parte del siglo XX. La teoría se deriva
de la teoría de la utilidad ordinal, que presupone que los
individuos siempre pueden clasificar cualquier combina-
ción de bienes por orden de preferencia, siendo el origen
de esta los trabajos de William Stanley Jevons.

33.2 Mapa de curvas y propiedades


de las curvas de indiferencia
La representación gráfica que muestra el conjunto de cur-
vas de indiferencia para un consumidor, asociadas a dis-
tintos niveles de utilidad, se denomina mapa de indi-
ferencia. Los puntos que muestran diferentes niveles de
Figura 1: Un ejemplo de mapa de indiferencia con tres curvas de utilidad están asociados con distintas curvas de indiferen-
indiferencias. cia. Una curva de indiferencia describe las preferencias
personales y así puede variar de una persona a otra.
En microeconomía las curvas de indiferencia o de “pre-
ferencia” se definen como los conjuntos de puntos en el Las curvas de indiferencia representan las preferencias
espacio de combinaciones de bienes para los que la satis- del consumidor y de forma genérica se pueden sacar con-
facción del consumidor es idéntica, es decir que para to- clusiones sobre ellas que son trasladables a las propieda-
dos los puntos pertenecientes a una misma curva, el con- des de las curvas de indiferencia:
sumidor no tiene preferencia por la combinación repre-
sentada por uno sobre la combinación representada por 1. Son decrecientes. Una disminución en el consumo
otro. La satisfacción del consumidor se caracteriza me- de un bien se compensa con un incremento en el con-
diante la función de utilidad en la que las variables son sumo del otro bien. También se podría expresar de
las cantidades de cada bien representadas por el valor so- forma que el incremento del consumo de un bien (X)
bre cada eje. no produce un incremento de la satisfacción total del
individuo si se compensa con una disminución del
Existen discrepancias entre autores sobre si la consumo del otro bien (Y).
continuidad, derivabilidad y convexidad de dichas
curvas están garantizadas y ello tiene fuertes implica- 2. Son curvas convexas hacia el origen, lo que signifi-
ciones en la discusión de la existencia o no de puntos ca que valoramos más un bien cuanto más escaso es.
de equilibrio. Desde un punto de vista matemático la Cuando disponemos en abundancia de un bien, esta-
discusión implica el axioma de elección. mos dispuestos a prescindir de una unidad a cambio
de poca cantidad del bien alternativo. Sin embargo
cuando tenemos que renunciar a algo que ya es es-
33.1 Historia caso, solo mantendremos nuestro nivel de utilidad si
cada unidad a la que renunciamos la compensamos
con cantidades crecientes del otro bien.
La teoría de las curvas de indiferencia fue desarrollada
por Francis Edgeworth en su libro “Mathematical Psy- 3. Se prefieren las curvas más alejadas del origen. Los
chics: an Essay on the Application of Mathematics to the consumidores, dado el axioma de insaciabilidad,
Moral Sciences”, 1881,[1] Vilfredo Pareto las dibujó por prefieren cestas de consumo con una cantidad ma-
primera vez en su libro “Manuale di economia politica yor de bienes que otra con menos. Esta preferencia

137
138 CAPÍTULO 33. CURVA DE INDIFERENCIA

bajas, por tanto el consumidor prefiere las curvas de


indiferencias más altas.
4. Carácter transitivo de las curvas del que se deriva
que las curvas no se cruzan y que por cada punto del
espacio pasa una única curva de indiferencia.

Algunas de las propiedades de las curvas de indiferencia


expuestas son características que suelen encontrarse en
las curvas de indiferencia, pero no hay nada en la teo-
ría que impida que sean de otra forma, y de hecho sería
posible encontrar algunas preferencias que rompan estas
normas y se representen de otras maneras.

33.2.1 Aplicación
• La teoría del consumidor usa las curvas de indife-
rencia y la recta de balance para obtener la curva de
demanda del consumidor que se define como el con-
junto de puntos que potencialmente pueden ser de
equilibrio. Nótese recíprocamente que en caso que
las curvas de indiferencia carezcan de alguna de las
restricciones exigidas por el modelo (continuidad,
derivabilidad, convexidad, utilidad marginal decre-
ciente de ambos bienes, no sustituibilidad perfecta,
etc.) la existencia de puntos de equilibrio no queda
garantizada en absoluto.

33.2.2 Ejemplo de curvas de indiferencia

Figura 2:Deducción de las curvas de indiferencia. En primer Figura 3: Tres curvas de indiferencia donde los bienes X e Y son
lugar comprobamos que la utilidad marginal es decreciente res- perfectamente sustitutivos. En este caso el equilibrio no es único.
pecto a las dos variables (requisito para que las curvas sean con-
En la figura 1, el consumidor elegirá I3 en vez de I2 , y
vexas y exista equilibrio). A continuación creamos una represen-
también se elegirá I2 mejor que I1 , pero no informa don-
tación de la función en la que Z sea la utilidad. Finalmente pro-
yectamos las curvas de nivel en el plano XY. de se colocará el consumidor dentro de la curva. La pen-
diente de una curva de indiferencia (en valor absoluto),
conocido por los economistas como relación marginal de
se refleja en las curvas de indiferencia. Como mues- sustitución, mide la relación en la que el consumidor está
tra la figura 1, las curvas de indiferencia más altas re- dispuesto a sustituir un bien por el otro. Para la mayo-
presentan mayores cantidades de bienes que las más ría de los bienes la relación marginal de sustitución no es
33.5. VÉASE TAMBIÉN 139

constante, así que sus curvas de indiferencia son curvas. • Función de utilidad
Las curvas son convexas al origen, mostrando el efecto
sustitución negativo.
Si los bienes son bienes sustitutivos perfectos, las curvas
de indiferencias serán rectas paralelas, con una pendiente
constante. La relación marginal de sustitución será cons-
tante. Un ejemplo de función de utilidad que está asocia-
da con las curvas de indiferencia como éstas podría ser:
U (x, y) = αx + βy .
Si los bienes son perfectamente complementarios las cur-
vas de indiferencia tendrán forma de “L”. Un ejemplo tí-
pico de bienes complementarios perfectos sería zapatos
del pie izquierdo y zapatos del pie derecho. A un consu-
midor le es indiferente que se incremente el número de
zapatos del pie derecho mientras no lo hagan también los
zapatos del pie izquierdo. La característica más importan-
te de estos bienes es que el consumidor prefiere consumir-
los en proporciones fijas. Un ejemplo de función como el
descrito sería: U (x, y) = min{αx, βy} .
Las diversas formas de las curvas implican respuestas di-
ferentes a un cambio en precio como muestra el análisis
de la demanda dentro de la teoría del consumidor.

33.3 Referencias
[1] http://onlinebooks.library.upenn.edu/webbin/book/
lookupid?key=olbp34052

[2] http://archive.org/details/manualedieconomi00pareuoft

[3] en:Indifference curve

33.4 Bibliografía
• Bruce R. Beattie and Jeffrey T. LaFrance, “The Law
of Demand versus Diminishing Marginal Utility”
(2006). Review of Agricultural Economics. 28 (2),
pp. 263-271.
• Volker Böhm and Hans Haller (1987). “demand
theory,” The New Palgrave: A Dictionary of Econo-
mics, v. 1, pp. 785-92.
• John Geanakoplis (1987). “Arrow-Debreu model of
general equilibrium,” The New Palgrave: A Dictio-
nary of Economics, v. 1, pp. 116-24.
• Hal R. Varian “Microeconomía intermedia” 1999.

33.5 Véase también


• Teoría del consumidor
• Microeconomía
• Utilidad marginal
Capítulo 34

Eficiencia de Pareto

La eficiencia de Pareto, también conocido como óptimo perjudicar por lo menos a un individuo.[1][2] Adicional-
de Pareto u optimalidad de Pareto, es un concepto de la mente, no implica que si algo genera o produce provecho,
economía que tiene aplicaciones en ingeniería y diferen- comodidad, fruto o interés sin perjudicar a otro, provo-
tes ciencias sociales. El término recibe su nombre a partir cará un proceso natural de optimización hasta alcanzar el
del economista italiano Vilfredo Pareto, quien utilizó es- punto óptimo.
te concepto en sus estudios sobre eficiencia económica y
Consecuentemente se ha dicho que el criterio plantea una
distribución de la renta.[cita requerida] disyuntiva entre eficiencia y equidad, ya que si bien re-
Dada una asignación inicial de bienes entre un conjunto suelve el óptimo individual no resuelve el problema del
de individuos, un cambio hacia una nueva asignación que óptimo social donde no sólo es relevante la asignación de
al menos mejora la situación de un individuo sin hacer los recursos, sino también la distribución de la renta. Adi-
que empeore la situación de los demás se denomina me- cionalmente presenta una dificultad práctica ya que cual-
jora de Pareto. Una asignación se define como “pareto- quier cambio político-económico sería inviable si cual-
eficiente” o “pareto-óptima” cuando no pueden lograrse quier miembro de la sociedad se sintiera perjudicado.[5]
nuevas mejoras de Pareto. Adicionalmente Amartya Sen señala que puede haber
La eficiencia de Pareto es una noción mínima de la efi- muchas situaciones que son eficientes en término de Pa-
ciencia y no necesariamente da por resultado una distri- reto sin que todas sean igualmente deseables o aceptables
bución socialmente deseable de los recursos. No se pro- desde el punto de vista de la sociedad (o sus miembros).[6]
nuncia sobre la igualdad, o sobre el bienestar del conjunto Aún más, puede haber situaciones que no son óptimas
de la sociedad.[1][2]
de acuerdo con Pareto pero que sin embargo son prefe-
ribles desde el punto de vista general. Por ejemplo, esa
situación hipotética en la cual el 1 % de la población po-
34.1 Uso y consideraciones técnicas seyera el 99% de la riqueza general y el 99% restante de
la población poseyera el 1 % de la riqueza, medidas re-
distributivas podrían ser vistas en general no sólo como
La definición técnica podría ser la siguiente: sea P un pro-
equitables, sino que podrían tener un efecto positivo en
blema de optimización multiobjetivo. Se dice entonces
la economía general, en la medida que un aumento en la
que una solución S1 es pareto-óptima cuando no existe
demanda puede incrementar la producción. Un argumen-
otra solución S2 tal que mejore en un objetivo sin em-
to en ese sentido es avanzado por Davis[7] (ver también
peorar al menos uno de los otros.
keynesianismo).
Es importante mantener presente que el concepto no
Como consecuencia de lo anterior se ha propuesto el con-
se refiere, en economía, a la eficiencia de producción
cepto de "Óptimo social”[8] o “Mejor Óptimo de Pareto”,
o incluso a la distribución (intercambio y consumo) de
que, se supone, sintetiza las preferencias de la sociedad a
los bienes en general o riqueza en una sociedad sino a
través de una Función del bienestar social, incorporan-
una descripción de un “desideratum” general que sugie-
do consideraciones éticas. Sin embargo, se ha aducido
re es conveniente que no haya derroche o beneficios no
que no es claro cual sería el método para determinar tal
distribuidos.[3] Se ha alegado que en términos económi-
“preferencia social”. Consecuentemente Kenneth Arrow
cos más generales, “eficiencia” incluye o debe incluir as-
plantea dudas sobre la vialidad del proyecto.[9] Por otra
pectos tanto de eficiencia productiva como distributiva.[4]
parte Sen argumenta que las preferencias individuales son
(ver eficiencia asignativa)
similares en un cierto sentido: hay una preferencia por
Se ha alegado que el concepto de eficiencia de Pareto es el crecimiento económico, uso efectivo de recursos, dis-
minimalista. No implica ni resulta necesariamente en una tribución equitativa de los productos y otros beneficios,
distribución de recursos socialmente deseable ni se refie- etc.[10]
re a igualdad o a un estado general de bienestar social.
Sen propone una formulación para solucionar de mane-
Solo implica una situación que no se puede modificar sin

140
34.2. ASPECTOS FORMALES 141

ra consistente la imposibilidad planteada por Arrow; es


f1
decir, sugiere un camino coherente y satisfactorio para
deducir las preferencias de la sociedad a través de las pre-
ferencias individuales; esto le permite encontrar el esta-
do social resultante de las elecciones colectivas, especí- A C
ficamente, le permite ordenar y evaluar estados sociales
f1(A) > f1(B)
a partir de la construcción de indicadores de bienestar,
los cuales requieren necesariamente de comparaciones B
interpersonales para estudiar las consecuencias distribu-
tivas (pobreza, desigualdad, etc.) de determinados tipos Pare
to
de sociedad.[11]
Otra alternativa es la propuesta de Abba Lerner, quien
sugirió utilizar eficiencia distributiva — la cual se mide
f2(A) < f2(B) f2
en relación a la eficiencia con la cual aquellos que nece-
sitan los bienes y servicios los reciben[12] Lerner argu- Ejemplo de Frontera de Pareto. Los cuadrados representan posi-
bles soluciones o decisiones (valores menores son preferidos) La
menta que a la mayor eficiencia de distribución, el mayor
opción o solución C no esta en la Frontera de Pareto dado que es
bienestar general. Pero esa mejor distribución de bienes preferido (dominado) por A y B, Esos a su vez no son dominados
y servicios implica a su vez una mejor distribución de los por ningún otro, consecuentemente están en la frontera.
medios de acceso a tales bienes y servicios en la sociedad,
o, más formalmente: “asumiendo que una cantidad fija de
ingreso, una función social de bienestar cóncava, funcio- criterios de evaluación. Dado un “universo” de alterna-
nes individuales de bienestar también de tipo cóncavo, y tivas se busca determinar el conjunto que son eficientes
que estas se distribuyen en forma equiprobabilistica entre de acuerdo con Pareto (es decir, aquellas alternativas que
los miembros de la sociedad, la maximización de la espe- satisfacen la condición de no poder satisfacer mejor uno
ranza matemática del bienestar de la sociedad se alcanza de esos deseos u objetivos sin empeorar algún otro). Ese
sólo cuando el ingreso se distribuye de manera igualitaria. conjunto de alternativas óptimas establece un “conjunto
(Una demostración de este teorema se encuentra en Sen, de Pareto” o la “Frontera de Pareto”. El estudio de las
A.K. Sobre la desigualdad económica. Editorial Crítica. soluciones en la frontera permite a los diseñadores anali-
(1979).”[13] (ver también Discusión en teoremas funda- zar las posibles alternativas dentro de los parámetros es-
mentales de la economía del bienestar ) tablecidos, sin tener que analizar la totalidad de posibles
Bajo ciertas condiciones idealizadas se puede mostrar que soluciones.
un sistema de mercado libre lleva a resultados que son
eficientes de acuerdo con Pareto. (ver el primero de los
34.2.1 Ejemplos
teoremas fundamentales de la economía del bienestar).
Sin embargo ese resultado no refleja realmente una situa-
Para ilustrar claramente su fundamento, proponemos el
ción económica real, dado que las condiciones que asu-
siguiente ejemplo:
me son demasiado restrictivas. El teorema asume que hay
mercados -perfectamente competitivos y en equilibrio- En el mercado automovilístico disponemos de múltiples
para todos los bienes posibles, que los costos de transac- vehículos para adquirir. Cada vehículo dispone de ciertas
ciones son despreciables, que no hay externalidades y los características técnicas y de un precio, este último nor-
participantes poseen información perfecta. Se ha demos- malmente relacionado con su calidad, aunque no siempre
trado (Teorema de Greenwald-Stiglitz[14] ) que en la au- es así. Ante una persona que va a comprar un coche, ca-
sencia de tales condiciones, los resultados son ineficientes ben en principio dos posibilidades:
de acuerdo con Pareto. 1) Que la persona tenga dinero de sobra, es decir, que
desee adquirir el vehículo de mayor calidad -definido
de acuerdo con cualquier criterio- sin tener en cuen-
ta el precio. En este caso estaríamos ante un problema
34.2 Aspectos formales mono-objetivo, es decir, el objetivo único es encontrar el
vehículo de más prestaciones, por ejemplo un automóvil
La formalización de la propuesta de Pareto ha permitido deportivo o uno de lujo.
que tenga aplicación en las áreas de investigación opera- 2) Que la persona tenga un presupuesto ajustado. En es-
tiva y teoría de juegos. Sus aplicaciones son múltiples en te caso, aparte de las prestaciones también considerará
toma de decisiones, en entornos de optimización con ob- el precio. Estamos ante un problema multi-objetivo (en
jetivos múltiples y, en general, análisis de coste-beneficio. este caso con 2 objetivos). Ante esta situación cabe una
Desde este punto de vista, el concepto se utiliza a fin de pregunta. ¿Cuál es el mejor vehículo para comprar?. La
analizar las posibles opciones óptimas de un individuo respuesta es que no hay un solo vehículo que se considere
dada una variedad de objetivos o deseos y uno o varios el mejor. Un deportivo será el que dará mejores pres-
142 CAPÍTULO 34. EFICIENCIA DE PARETO

taciones, pero será también el más caro (el mejor en el existe un vector x que haga mejorar alguno de
objetivo prestaciones y el peor en el objetivo precio). Un los objetivos —respecto a los valores obtenidos
vehículo poco potente puede ser el que menos prestacio- para x∗ — sin que empeore de forma simultá-
nes ofrezca, pero el que mejor precio tenga (el peor en nea alguno de los otros. En general, la solución
el objetivo prestaciones y el mejor en el objetivo precio). en el sentido de Pareto al problema de opti-
Así pues no podemos decir que uno sea mejor que el otro. mización multiobjetivo no será única: la solu-
(la frontera llega a ser una Curva de indiferencia). ción estará formada por el conjunto de todos
En esa situación vale considerar criterios adicionales: en los vectores no dominados, a los que se conoce
con el nombre de conjunto de no dominados
adición a un posible deseo principal de coste adecuado y
transporte personal (por ejemplo proveer transporte con- o frente de Pareto.
veniente al trabajo), desea la persona transportar, por lo
menos ocasionalmente, otros en el coche? (por ejemplo,
su familia). Será la función del coche, en adición a satis- f2
facer el deseo de velocidad o comodidad, demostrar su
éxito profesional?. O es simplemente ir al trabajo -en cu-
yo caso un coche económico, fácil de aparcar y con pocos
costes adicionales, podría ser más adecuado, etc. p3
El examen de esas posibles opciones -dentro de la fron-
p2
tera o conjunto establecido por aquellas soluciones que T
son coches -a diferencia de motocicletas o helicópteros,
etc- y tienen precios aceptables para la persona permi- p1
ten establecer la ventajas y desventajas que esos coches
particulares poseen desde el punto de vista de esos crite-
rios adicionales. Es decir, permiten establecer cual es el f1
coche que maximiza la obtención de beneficios para esa
persona.
Así pues se dice que un coche, Coche1 es una solución Figura 1: Frente de Pareto de una función con dos objetivos
pareto-óptima cuando no existe otro coche, Coche2 , tal
que tenga un mejor precio que Coche1 y además ofrezca
mayores prestaciones. Figura 1: Frente de Pareto de una función con dos
objetivos
Es por eso por lo que interesa disponer, no de una solu-
ción, sino de varias, para que a la hora de tomar decisio-
En la figura 1 se representa, con trazo grueso, el frente de
nes éstas contemplen todas las soluciones pareto-óptimas
Pareto de una función con 2 objetivos. El área colorea-
posibles.
da T representa la imagen de dicha función objetivo. Se
puede observar que no existe ningún punto perteneciente
34.2.2 Formalización a T que mejore en el sentido de Pareto, a algún punto del
Frente: eligiendo un punto de T de forma arbitraria, por
A continuación se definen los conceptos de dominio y op- ejemplo p3 , se puede trazar la vertical hasta obtener el
timización de Pareto, aplicados a un problema de mini- punto de corte con el Frente de Pareto, en este caso p1 ;
mización; la extensión al caso de un problema de maxi- dicho punto de corte siempre tendrá el mismo valor de f1
mización es trivial. y un valor mejor de f2 . También se puede observar que
para 2 puntos cualesquiera del Frente de Pareto, nunca
Dominancia de Pareto: Dado un vector u = habrá uno que mejore de forma simultánea los dos ob-
(u1 , · · · , uk ) , se dice que domina a otro vector jetivos respecto al otro punto. Cogiendo por ejemplo los
v = (v1 , · · · , vk ) si y sólo si: puntos p1 y p2 , se observa que para p1 mejora f2 , pero
a costa de empeorar f1 (se está considerando un caso de
∀i ∈ {1, · · · , k} , u ≤ v y ∃i ∈ minimización).
i i 0
{1, · · · , k} | ui0 < vi0 En análisis económico se denomina óptimo de Pareto a
aquel punto de equilibrio en el que ninguno de los agen-
Optimalidad de Pareto: Una solución x∗ se tes afectados podrá mejorar su situación sin reducir el
dice que es Pareto-óptima si y sólo si no existe bienestar de cualquiera de los otros agentes. Por tanto,
otro vector x tal que v = f (x) = (v1 , ...., vk ) mientras que uno de los individuos incluidos en el sistema
domine a u = f (x∗ ) = (u1 , ...., uk ) . de distribución, producción o consumo pueda mejorar su
situación sin perjudicar a otro nos encontraremos en si-
En otras palabras, la definición anterior dice tuaciones no óptimas en el sentido paretiano. El óptimo
que el punto x∗ es un óptimo de Pareto si no paretiano no es sensible a los desequilibrios e injusticias
34.4. VÉASE TAMBIÉN 143

en la asignación de recursos, factores, bienes y servicios, o [12] Lerner, Abba: Economía del Control. - Fondo de Cultura
en la propiedad de éstos, ya que una situación en la que se Económica (1951)
distribuyan 10 unidades de un bien para su consumo en-
[13] José Luis Estrada López, Angel Escobar Hernández,
tre dos individuos permite obtener 10 óptimos distintos Oscar Perea García: acceso parcial en Ética y econo-
de Pareto con independencia de la justicia de tal asigna- mía: desafíos del mundo contemporáneo Plaza y Valdes,
ción. Serían óptimos de Pareto tanto una distribución del (1999)
tipo 10 a 0, como otra del tipo 5 a 5, ya que una vez asi-
gandos en ambos casos, para mejorar la situación de un [14] Greenwald, Bruce; Stiglitz, Joseph E. (1986).
individuo irremediablemente se empeoraría la situación «Externalities in economies with imperfect infor-
del otro al tener que ceder una de las unidades del bien o mation and incomplete markets». Quarterly Journal of
Economics 101 (2): 229–264. doi:10.2307/1891114.
servicio (aunque el primero parta de 0 y el último de 10).

34.3 Citas y referencias 34.4 Véase también


• Economía del bienestar
[1] Barr, N. (2004). Economics of the welfare state. Nueva
York, Oxford University Press (EEUU). • Condición de Samuelson
[2] Sen, A. (1993). Markets and freedom: Achievements and • Vilfredo Pareto
limitations of the market mechanism in promoting indivi-
dual freedoms. Oxford Economic Papers, 45(4), 519–541. • Joseph E. Stiglitz
[3] Por ejemplo Enrique A. Bour escribe: “Por consiguiente, • Optimización
una situación es considerada Pareto no óptima si es posi-
ble mejorar la situación de alguien sin empeorar la situa- • Optimización multiobjetivo
ción de nadie. Este concepto es razonable como concepto
de “eficiencia” pero insuficiente como concepto de "óp- • Teoría del Segundo Mejor
timo”. Una economía puede encontrarse en una situación
Pareto-óptima pero completamente desagradable desde el • Utilidad (economía)
punto de vista de casi cualquier juicio ético. Es mejor con-
siderar a la optimalidad en sentido de Pareto como un tér-
mino descriptivo (algunos economistas hablan en su lugar
de ausencia de derroche o de excedente distribuible) más
que normativo. Una nota importante adicional es que la
optimalidad de Pareto es una noción de equilibrio general
que depende de cuáles son las alternativas incluídas. Por
ejemplo, dos países pueden registrar asignaciones Pareto-
óptimas pero si se permite el comercio entre ambos la
asignación general ya no es Pareto-óptima.” en Eficiencia
y Bienestar

[4] ver, por ejemplo: eficiencia económica

[5] Universidad de los Andes: Tema XI: Producción publica


y bienestar

[6] A. Sen en, por ejemplo: “Sobre ética y economía.” - Alian-


za Editorial, S.A (2003)

[7] Davis, Donald. op. cit

[8] Abram Bergson: «A reformulation of certain aspects of


welfare economics», en Quarterly Journal of Economics,
vol. 66 (1938),

[9] Por ejemplo: Miguel Ángel Galindo Martín: Diccionario


de economía aplicada: política económica, economía
mundial

[10] Sen AK Growth Economics - Penguin, 1970, cap 10.

[11] Ver, por ejemplo: Andrés Fernando Casas, Darwin Cor-


tés, Luis Fernando Gamboa: Desarrollo, bienestar y com-
paraciones interpersonales.
Capítulo 35

Ingreso

El término ingreso tiene básicamente dos acepciones: 35.3 Ingresos pasados


• las cantidades que recibe una empresa por la venta Los Estados también reciben ingresos, llamados ingresos
de sus productos o servicios (ingresos empresaria- públicos. El Estado recibe, con el presupuesto público,
les, en inglés revenue), y ingresos por el cobro de impuestos, por la venta de bie-
nes producidos por empresas públicas, por utilidades que
• el conjunto de rentas recibidas por los ciudadanos generan éstas mismas, por ventas o alquileres de propie-
(en inglés income). dades, por multas impuestas o por emisión de bonos u
obtención de créditos, entre otros. Cuando los ingresos
provienen de impuestos se denominan ingresos tributa-
35.1 Ingresos empresariales rios; en cambio, cuando provienen de fuentes distintas a
los impuestos se denominan ingresos no tributarios. Con
los ingresos, los gobiernos pueden realizar sus gastos, sus
Cuando el ingreso proviene de actividades productivas, inversiones, etc (véase gasto público).
puede clasificarse en:

• Ingreso total 35.4 Véase también


• Ingreso marginal: generado por el aumento de la
• Ingreso Nacional Bruto, como indicador de la rique-
producción en una unidad;
za / pobreza de un país
• ingreso medio: se obtiene, en promedio, por cada • Per cápita
unidad de producto vendida; es decir, es el ingreso
total dividido en el total de unidades vendidas, e • Ingreso total

• Ingreso del producto marginal: generado por la ta- • Ingreso marginal


rea de contabilidad de algún factor de producción
(trabajo, capital como vaupes);por ejemplo, la utili-
zación de un trabajador más. 35.5 Enlaces externos
• Datos de la renta del Banco Mundial
35.2 Ingresos ordinarios y extraor- • Datos del Fondo Monetario Mundial
dinarios
Los ingresos también pueden clasificarse en ordinarios 35.6 Referencias
y extraordinarios. Los ingresos ordinarios son aquellos
que se obtienen de forma habitual y consuetudinaria; por [1] Glosario de términos fiscales, aduaneros y presupuestales.
ejemplo, el salario de un trabajador que se ocupa en un Hugo Carrasco Iriarte. México, IURE: 2003
trabajo estable o las ventas de una empresa a un clien-
te que compra periódicamente o de forma habitual. Los
ingresos extraordinarios son aquellos que provienen de
acontecimientos especiales;[1] por ejemplo, un negocio
inesperado por parte de una persona o una emisión de
bonos por parte de un gobierno.

144
Capítulo 36

Igualitarismo

see el derecho al sufragio. El igualitarismo autoriza las


discriminaciones si es que ellas tienen por objetivo equi-
librar las desigualdades de hecho, como fue el caso de la
ley sobre la paridad aprobada en 1999 en Francia.
Para Karl Popper, “el igualitarismo quiere que todos los
ciudadanos sean tratados imparcialmente, sin que se ten-
ga en cuenta su nacimiento, sus relaciones o su fortuna.
En otras palabras, no reconoce ningún privilegio como
natural.”[2] En ese contexto, el igualitarismo es una doc-
trina que considera que las personas son iguales por natu-
raleza y lleva a tratarlas a todos como iguales (lo que no
significa “igualmente” ya que a veces la igualdad requiere
darle a algunos más de algún recurso que a otra persona).

36.2 Críticas
Logo de igualitarismo
Para sus detractores, el igualitarismo es filosóficamente
el rechazo de la alteridad, pues la búsqueda del Uno o
El igualitarismo es una doctrina política que sostie-
de la Unidad niega la complejidad y las contradiccio-
ne que todos los seres humanos deben ser tratados co-
nes inherentes a la vida. Para ellos, el igualitarismo es
mo iguales socialmente —u oportunidades o resultados—
un atentado a la libertad que impide a la persona sur-
políticos, económicos, sociales y civiles.[1] Generalmen-
gir y la reduce a una masa que va al encuentro de sus
te, se aplica a la igualdad que se celebra en virtud de la
aspiraciones naturales de excelencia, de lo que parece
ley y la sociedad en su conjunto. Difiere el alcance o el
individualismo. Así, ven en el igualitarismo una fuente de
ámbito de esta igualdad dependiendo del punto de vista a
nivelación por el factor común más pequeño que califican
ser tratado, por lo que es un concepto controvertido.
de “mediocracia”.[3]
Una sociedad que cumple con el objetivo meritocrático
de igualdad de oportunidades podría seguir siendo un en-
36.1 Argumentos favorables torno hostil para aquellos que carecen de las capacidades
físicas o mentales para competir. Se ha argumentado que
El igualitarismo consiste en considerar a cada ser hu- las políticas que van más allá de los ideales meritocráticos
mano como igual, sin importar su raza, religión, sexo, son ineficaces.[4]
orientación sexual, etc. En ese sentido, el igualitarismo Se han presentado otros puntos de vista anti-igualitarias,
significa reconocer las diferencias que existen en el otro entre otros en el debate sobre la distribución de los in-
sin discriminarlo por ellas. Por lo tanto, cada ser humano gresos. Por el contrario, John Rawls ha argumentado que
debe tener los mismos derechos en la sociedad. Otra de el bienestar de una sociedad depende del bienestar de
las ampliaciones del igualitarismo es aquella que recla- la peor situación individual porque la sociedad es tanto
man los defensores de los derechos de los animales e in- mejor si mejora el bienestar de los demás.[5] También
cluiría el rechazo a la discriminación especista. el filósofo Friedrich Nietzsche fue contrario al igualita-
Las distinciones sólo deben basarse en la utilidad so- rismo, tanto del igualitarismo implícito en el punto de
cial (Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciu- vista cristiano, como al igualitarismo defendido por el
dadano). Así, por ejemplo, un menor de edad no po- movimiento socialista cada vez más pujante a partir de

145
146 CAPÍTULO 36. IGUALITARISMO

la segunda mitad del siglo XIX, alegando que se impulsa


mediante estas doctrinas un deber impersonal donde se
deja de lado el desarrollo del propio pensamiento.

36.3 Véase también


• Comunismo

• Discriminación
• Equidad de género

• Feminismo
• Igualdad ante la ley

• Igualdad de oportunidades
• Igualdad social

• Liberté, égalité, fraternité


• Masculinismo

• Socialismo

36.4 Referencias
[1] The American Heritage (2003). «Egalitarianism».

[2] Karl Popper, La sociedad abierta y sus enemigos.

[3] En torno al concepto de desigualdad de rentas y patrimo-


nios en Mises y Hayek, por Alberto Benegas Lynch (h).

[4] John Schar (1967) Equality of Opportunity--and Beyond.

[5] Joseph E. Stiglitz (2000) Frontiers of Development Econo-


mics: The Future in Perspective.

36.5 Enlaces externos


• Definición de Igualitarismo en la Enciclopedia de
Filosofía de Stanford.

• Lepowsky, Maria. 1993. Fruit of the Motherland:


Gender in an Egalitarian Society. New York: Colum-
bia University Press.
• El igualitarismo y la étiles, por Murray Rothbard.
Capítulo 37

Ley de los rendimientos decrecientes

los rendimientos en los resultados (outputs) en la dismi-


nución de la calidad de las entradas (inputs). Los econo-
mistas neoclásicos asumían que cada “unidad” de trabajo
es idéntica = perfectamente homogénea. Los rendimien-
tos decrecientes eran debidos a la interrupción de todo el
proceso productivo a medida que unidades adicionales de
trabajo se añadían a una cantidad fija de capital.
Karl Marx desarrolló una versión de la ley de rendimien-
tos decrecientes en su teoría de la tendencia de la tasa de
ganancia en su obra El Capital (volumen III).

37.2 Bibliografía
• Case, Karl E. & Fair, Ray C. (1999). Principles
of Economics(5th ed.). Prentice-Hall. ISBN 0-13-
961905-4.

37.3 Referencias
La ley de rendimientos decrecientes fue estudiada por David Ri-
cardo .

La ley de los rendimientos decrecientes (en inglés: di-


minishing returns) es una de las leyes más difundidas de la
economía. Afirma que a medida que se añaden cantidades
adicionales de un factor productivo en la producción de
un bien, manteniendo el empleo del resto de los factores
sin variación, se alcanza un punto a partir del que la pro-
ducción total aumenta cada vez menos hasta que incluso
empieza a disminuir.
Esta ley es central en la teoría de la producción, una de
las principales divisiones de la teoría microeconómicas
neoclásica.

37.1 Historia
El concepto de rendimientos decrecientes se remonta
a los primeros economistas como Johann Heinrich von
Thünen, Anne Robert Jacques Turgot, Thomas Malthus
y David Ricardo. Sin embargo los economistas clásicos
como Malthus y Ricardo atribuirán el decrecimiento de

147
Capítulo 38

Democracia

mos de participación directa o indirecta que confieren


legitimidad a sus representantes. En sentido amplio, de-
mocracia es una forma de convivencia social en la que los
miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se
establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.
La democracia se define también a partir de la clási-
ca clasificación de las formas de gobierno realizada por
Platón, primero, y Aristóteles, después, en tres tipos bási-
cos: monarquía (gobierno de uno), aristocracia (gobierno
«de los mejores» para Platón, «de los menos», para Aris-
tóteles), democracia (gobierno «de la multitud» para Pla-
tón y «de los más», para Aristóteles).[1]
El voto es una parte importante del proceso democrático formal. Hay democracia indirecta o representativa cuando la de-
cisión es adoptada por personas reconocidas por el pue-
blo como sus representantes. Hay democracia participa-
tiva cuando se aplica un modelo político que facilita a los
ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse de
tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las
decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía
amplios mecanismos plebiscitarios consultivos.
Finalmente, hay democracia directa cuando la decisión es
adoptada directamente por los miembros del pueblo, me-
diante plebiscitos vinculantes, elecciónes primarias, fa-
cilitación de la iniciativa legislativa popular y votación
popular de leyes, concepto que incluye la democracia lí-
quida. Estas tres formas no son excluyentes y suelen in-
tegrarse como mecanismos complementarios en algunos
sistemas políticos, aunque siempre suele haber un mayor
peso de una de las tres formas en un sistema político con-
creto.
No debe confundirse República con Democracia, pues
aluden a principios distintos, la república es el gobierno
Tomáš Garrigue Masaryk, el primer presidente de de la ley mientras que democracia significa el gobierno
Checoslovaquia, es recordado por su decir “Demokracie del pueblo. 1
má své chyby, protože občané mají své chyby. Jaký pán, takový
krám.” (Checo: “La democracia tiene sus defectos, porque
la gente tiene sus defectos como propietario, como tienda..”).
Describió regularmente la democracia como “una discusión”. 38.1 Origen y etimología
Democracia es una forma de organización social que El término democracia proviene del griego antiguo
atribuye la titularidad del poder al conjunto de la so- (δημοκρατία) y fue acuñado en Atenas en el siglo V a. C.
ciedad. En sentido estricto, la democracia es una forma a partir de los vocablos δῆμος (dḗmos, que puede tradu-
de organización del Estado en la cual las decisiones co- cirse como «pueblo») y κράτος (krátos, que puede tradu-
lectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanis- cirse como «poder», o «gobierno»). Sin embargo la signi-

148
38.2. FORMAS DE DEMOCRACIA 149

ficación etimológica del término es mucho más comple- mocracia semidirecta el pueblo se expresa directamente
ja. El término «demos» parece haber sido un neologismo en ciertas circunstancias particulares, básicamente a tra-
derivado de la fusión de las palabras demiurgos (demiur- vés de cuatro mecanismos:
gi) y geomoros (geomori).[2] El historiador Plutarco se-
ñalaba que los geomoros y demiurgos, eran junto a los • Referéndum. El pueblo elige «por sí o por no» sobre
eupátridas, las tres clases en las que Teseo dividió a la una propuesta.
población libre del Ática (adicionalmente la población
estaba integrada también por los metecos, esclavos y las • Plebiscito. El pueblo concede o no concede la apro-
mujeres). Los eupátridas eran los nobles; los demiurgos bación final de una norma (constitución, ley, trata-
eran los artesanos; y los geomoros eran los campesinos. do).
Estos dos últimos grupos, «en creciente oposición a la
• Iniciativa popular. Por este mecanismo un grupo de
nobleza, formaron el demos».[3] Textualmente entonces,
ciudadanos puede proponer la sanción o derogación
«democracia» significa «gobierno de los artesanos y cam-
de una ley.
pesinos», excluyendo del mismo expresamente a los es-
clavos y a los nobles. • Destitución popular, revocación de mandato o re-
Algunos pensadores consideran a la democracia atenien- call. Mediante este procedimiento los ciudadanos
se como el primer ejemplo de un sistema democrático. pueden destituir a un representante electo antes de
Otros pensadores han criticado esta conclusión, argumen- finalizado su periodo.
tando por un lado que tanto en la organización tribal como
en antiguas civilizaciones en todo el mundo existen ejem-
plos de sistemas políticos democráticos,[4] y por otro lado
38.2.3 Democracia directa
que solo una pequeña minoría del 10% de la población
tenía derecho a participar de la llamada democracia ate-
niense, quedando automáticamente excluidos la mayoría
de trabajadores, campesinos, esclavos y las mujeres.
De todas formas, el significado del término ha cambia-
do varias veces con el tiempo, y la definición moderna ha
evolucionado mucho, sobre todo desde finales del siglo
XVIII, con la sucesiva introducción de sistemas demo-
cráticos en muchas naciones y sobre todo a partir del re-
conocimiento del sufragio universal y del voto femenino
en el siglo XX. Hoy en día, las democracias existentes son
bastante distintas al sistema de gobierno ateniense del que
heredan su nombre.También llamado como ""poder del
pueblo"" Un Landsgemeinde (en 2009) del cantón de Glarus, un ejemplo
de democracia directa en Suiza.

38.2 Formas de democracia Se trata de la democracia en estado puro, tal como la vi-
vieron sus fundadores atenienses, se practica en Suiza.
Las decisiones las toma el pueblo soberano en asamblea.
Clásicamente la democracia ha sido dividida en dos gran-
No existen representantes del pueblo, sino, en todo caso,
des formas: directa o representativa.
delegados que se hacen portavoces del pueblo, que única-
mente emiten el mandato asambleario. Se trata del tipo
38.2.1 Democracia indirecta o representa- de democracia preferido no sólo por los demócratas de
la Antigua Grecia, si no también para muchos pensado-
tiva res modernos (Rousseau, por ejemplo) y para una buena
parte del Socialismo y del Anarquismo. Un ejemplo de
El pueblo se limita a elegir a sus representantes para que
democracia directa más conocido es el de la Atenas clá-
estos deliberen y tomen las decisiones con el poder que el
sica.
pueblo les otorga por medio del voto.

Democracia líquida
38.2.2 Democracia semidirecta o partici-
pativa La Democracia Líquida es una clase de democracia direc-
ta en la que cada ciudadano tiene la posibilidad de votar
Algunos autores también distinguen una tercera categoría por Internet cada decisión del parlamento y realizar pro-
intermedia, la democracia semidirecta, que suele acom- puestas, pero puede ceder su voto a un representante para
pañar, atenuándola, a la democracia indirecta. En la de- aquellas decisiones en las que prefiere no participar.
150 CAPÍTULO 38. DEMOCRACIA

38.3 Aplicación práctica Barbara Goodwin o, en el ámbito francés, Yves Sintomer.


Los autores consagrados que han dedicado más espacio
a este tipo de propuestas son Robert A. Dahl y Benjamin
Barber. En el mundo hispanohablante la recepción aún es
muy reducida, si bien autores como Juan Ramón Cape-
lla han plantado la posibilidad de acudir al sorteo como
herramienta democratizadora.[7]

38.4 Componentes de la democra-


cia
Desde la Segunda Guerra Mundial, la democracia ha ganado
amplia aceptación. Este mapa muestra la auto-identificación ofi- En la democracia moderna juega un rol decisivo la llama-
cial hecha por gobiernos del mundo en relación a la democracia, da regla de la mayoría, es decir el derecho de la mayoría
en marzo de 2008. Muestra el estatus de iure de la democracia a que se adopte su posición cuando existen diversas pro-
en el mundo. Gobiernos que se identifican como democráticos puestas. Ello ha llevado a que sea un lugar común de la
Gobiernos que no se identifican como democráticos: Arabia Sau- cultura popular asimilar democracia con decisión mayo-
dita, Brunéi, Fiyi, Emiratos Árabes Unidos, Omán y Ciudad del ritaria.
Vaticano.
Las elecciones son el instrumento en el que se aplica la
En la práctica, existen muchas variantes del concepto de regla de mayoría; haciendo así de la democracia el ejerci-
democracia, algunas de ellas llevadas a la realidad y otras cio más eficiente, eficaz y transparente, donde se aplica la
sólo hipotéticas. En la actualidad los mecanismos de de- igualdad y la oportunidad de justicia, práctica oríginada
mocracia más extendidos son los de la democracia re- en los siglos XVIII y XIX; cuando la mujer se hace partí-
presentativa; de hecho, se trata del sistema de gobierno cipe del derecho al voto. Además, la democracia contem-
más utilizado en el mundo. Algunos países como Suiza o poránea, no se mantiene paralela al régimen absolutista y
Estados Unidos cuentan con algunos mecanismos propios al monopolio del poder.
de la democracia directa. La democracia deliberativa es Sin embargo muchos sistemas democráticos no utilizan
otro tipo de democracia que pone el énfasis en el proce- la regla de la mayoría o la restringen mediante sistemas
so de deliberación o debate, y no tanto en las votacio- de elección rotativos, al azar, derecho a veto (mayorías
nes. El concepto de democracia participativa propone la especiales), etc.[8] De hecho, en determinadas circunstan-
creación de formas democráticas directas para atenuar el cias, la regla de la mayoría puede volverse antidemocráti-
carácter puramente representativo (audiencias públicas, ca cuando afecta derechos fundamentales de las minorías
recursos administrativos, ombudsman). El concepto de o de los individuos.
democracia social propone el reconocimiento de las or-
ganizaciones de la sociedad civil como sujetos políticos Las democracias reales suelen ser complejos mecanismos
(consejos económicos y sociales, diálogo social).[5] articulados, con múltiples reglas de participación en los
procesos de deliberación, toma de decisiones, en los que
Estas diferenciaciones no se presentan en forma pura, el poder se divide constitucionalmente o estatutariamen-
sino que los sistemas democráticos suelen tener compo- te, en múltiples funciones y ámbitos territoriales, y se es-
nentes de unas y otras formas de democracia. Las demo- tablecen variedad de sistemas de control, contrapesos y
cracias modernas tienden a establecer un complejo siste- limitaciones, que llevan a la conformación de distintos
ma de mecanismos de control de los cargos públicos. Una tipos de mayorías, a la preservación de ámbitos básicos
de las manifestaciones de estos controles horizontales es para las minorías y a garantizar los derechos humanos de
la figura del impeachment o «juicio político», al que pue- los individuos y grupos sociales.
den ser sometidos tanto los presidentes como los jueces,
por parte de los parlamentos, de acuerdo a ciertas consti-
tuciones, como la de Argentina, Brasil o Estados Unidos. 38.4.1 La democracia liberal
Otras agencias más modernas orientadas al mismo fin son
el defensor del pueblo u ombudsman, las sindicaturas de En muchos casos la palabra «democracia» se utiliza como
empresas públicas, los organismos de auditoría, las ofici- sinónimo de democracia liberal. Suele entenderse por de-
nas de ética pública, etc.[6] mocracia liberal un tipo genérico de Estado surgido de la
Finalmente, cabe señalar que existe una corriente cre- Independencia de Estados Unidos de 1776 y luego más o
cientemente relevante en el mundo anglosajón que pro- menos generalizado en las repúblicas y monarquías cons-
pugna combinaciones de las instituciones actuales con titucionales que emergieron de los procesos de emanci-
aplicaciones democráticas del sorteo. Entre los autores pación o revolucionarios contra las grandes monarquías
más relevantes de esta corriente puede citarse a John absolutas y establecieron sistemas de gobierno en los que
Burnheim, Ernest Callenbach, A. Barnett y Peter Carty, la población puede votar y ser votada, al mismo tiempo
38.4. COMPONENTES DE LA DEMOCRACIA 151

que el derecho de propiedad es preservado.[5][9] 38.4.2 La socialdemocracia


Así, aunque estrictamente el término «democracia» sólo
La socialdemocracia es una versión de la democracia en
se refiere a un sistema de gobierno en que el pueblo os-
la que se recurre a la regulación estatal y a la creación de
tenta la soberanía, el concepto de «democracia liberal»
programas y organizaciones patrocinados por el Estado,
supone un sistema con las siguientes características:
para atenuar o eliminar las desigualdades e injusticias so-
ciales que, según consideran sus defensores, existirían en
• Una constitución que limita los diversos poderes y la economía libre y el capitalismo. La socialdemocracia
controla el funcionamiento formal del gobierno, y se apoya básicamente en el sufragio universal, la noción
constituye de esta manera un Estado de derecho. de justicia social y un tipo de Estado denominado Estado
de Bienestar.[11][12]
• División de poderes. La socialdemocracia surgió a finales del siglo XIX a partir
del movimiento socialista, como una propuesta alternati-
• El derecho a votar y ser votado en las elecciones pa- va, pacífica y más moderada, a la forma revolucionaria
ra una amplia mayoría de la población (sufragio uni- de toma del poder y de imposición de una dictadura
versal). del proletariado, que sostenía una parte del movimien-
to socialista, dando origen a un debate alrededor de los
• Protección del derecho de propiedad y existencia de términos de «reforma» y «revolución».[12]
importantes grupos privados de poder en la activi-
dad económica. Se ha sostenido que esta es la ca- En general se ha presentado como ejemplo real de social-
racterística esencial de la democracia liberal.[5] democracia al sistema de gobierno que predomina en los
países escandinavos, sobre todo en Suecia.[13]
• Existencia de varios partidos políticos (no es de par-
tido único).
38.4.3 La democracia como sistema de re-
• Libertad de expresión. laciones horizontales
El término «democracia» también se utiliza ampliamente
• Libertad de prensa, así como acceso a fuentes de in-
no solo para designar una forma de organización política,
formación alternativa a las propias del gobierno que
sino una forma de convivencia y organización social, con
garanticen el derecho a la información de los ciuda-
relaciones más igualitarias entre sus miembros. En este
danos.
sentido es habitual el uso del término «democratización»,
como por ejemplo la democratización de las relaciones
• Libertad de asociación.
familiares, de las relaciones laborales, de la empresa, de
la universidad, de la escuela, de la cultura, etc., tales ejer-
• Vigencia de los derechos humanos, que incluya un
cicios están orientados básicamente al ámbito de la par-
marco institucional de protección a las minorías.
ticipación ciudadana, cuyos principales mecanismos uti-
lizados para tales efectos son elecciones a través de vo-
A partir de lo anterior algunas estudiosos han sugerido la to popular, asambleas, propuestas de proyectos y todos
siguiente definición de democracia liberal: la regla de la aquellos en que se canaliza la voluntad de cambios o apro-
mayoría con derechos para las minorías. baciones con participación directa de los distintos grupos
sociales.

La democracia liberal frente a otras ideas de demo-


cracia 38.4.4 Democracia en las monarquías
constitucionales
Al respecto, este tipo de democracia tiene algunas parti-
cularidades que la distinguen de otras formas de demo- Dos casos especiales para la idea de democracia son las
cracia, entre ellas la libre confrontación de ideas. En pa- monarquías constitucionales y las democracias populares
labras de Pío Moa: que caracterizan al socialismo real.
La monarquía constitucional es una forma de gobierno
() El liberalismo permite exponer todas las que caracteriza a varios países de Europa (Gran Bretaña,
ideas, pero la confrontación entre ellas ha de España, Holanda, etc.), América (Canadá, Jamaica, etc.),
facilitar precisamente, la superación de las fal- y Asia (Japón, Malasia, etc.).
sas o destructivas y la reafirmación de las mejor Las monarquías constitucionales varían bastante de país
fundadas, en un proceso sin fin. Por eso la con- a país. En el Reino Unido las normas constitucionales ac-
frontación es indispensable, y un buen modo de tuales le conceden ciertos poderes formales al rey y los
evitar choques más físicos.()[10] nobles (designación del Primer Ministro, designación de
152 CAPÍTULO 38. DEMOCRACIA

gobernantes en las dependencias de la Corona, veto sus- de las masas, guiadas por un partido único o frente plu-
pensivo, tribunal de última instancia, etc.), además de los ripartidista si fuese posible, con una línea partidaria que
poderes informales derivados de sus posiciones.[14] apunte a barrer con las instituciones del Estado burgués
Existe una tendencia general a la reducción progresiva del y la legalidad que asegura el poder económico de la mi-
poder de los reyes y nobles en las monarquías constitucio- noría. La élite revolucionaria consciente tiene el objetivo
nales que se ha ido acentuando desde el siglo XX. Si bien, de instruir a la sociedad en la formas de auto gobernarse,
por tratarse de monarquías, en estos países existe una no- insta a elegir sus delegados en los puestos de trabajo, co-
table desigualdad ante la ley y de hecho de los reyes y mités de fábricas, granjas y talleres, mediante el cual se
aprenderá a administrar la economía, transformándose en
demás nobles frente al resto de la población, la severa
restricción de sus facultades de gobierno y judiciales ha una ciudadanía cotidiana y un poder permanente.
llevado a que su participación en la mayoría de los ac- Se discute sobre la viabilidad de la eliminación de las con-
tos de gobierno sea excepcional y sumamente controlada diciones de la existencia burguesa, supuesto para el paso
por otros poderes del Estado. Ello ha dado origen al ex- de la sociedad enajenada a la comunista.[17] Esto significa
presivo dicho popular de que los reyes «reinan pero no que a medida que se avance en la socialización del poder
gobiernan» para referirse a la débil influencia legal que político y del poder económico se producirá la «extinción
los reyes y eventualmente los nobles tienen en los actos del Estado» pasando a ser solo una estructura administra-
de gobierno cotidianos. tiva bajo control de todos los ciudadanos. Este «no Esta-
En el Reino de España el Rey promulga las leyes, convo- do» es el considerado como la etapa final del socialismo:
ca y disuelve las Cortes Generales, convoca referéndum, el comunismo.
propone y cesa al Presidente, ejerce el derecho de gra-
cia (indulto y conmutación de penas), declara la guerra,
hace la paz, etc. En el ejercicio de todas sus funciones,
el Rey actúa como mediador, árbitro o moderador, pero
sin asumir la responsabilidad de sus actos que han de ser
refrendados por el poder ejecutivo o legislativo,[15] lo que
lo convierte en una figura representativa del estado pero 38.4.6 Democracia en el socialismo «real»
sin poder político. El rey también goza de inviolabilidad
y al igual que otros muchos jefes de estado republicanos,
no puede ser juzgado por crimen alguno.[16] Los países con sistemas políticos inspirados en el comu-
nismo marxista conocidos como «socialismo real» como
Los opositores a las monarquías constitucionales sostie-
Cuba poseen sistemas de gobierno que suelen utilizar la
nen que no son democráticas, y que un sistema de go-
denominación de «democracias populares». Las llamadas
bierno en la que los ciudadanos no son todos iguales ante
«democracias populares» se caracterizan por estar orga-
la ley, a la vez que no se puede elegir al Jefe de Esta-
nizadas sobre la base de un sistema de partido político
do y otros funcionarios estatales, no puede denominarse
único o hegemónico, íntimamente vinculado al Estado,
democracia,si bien en España la monarquía no es consti-
en el que según sus promotores puede participar toda la
tucional sino parlamentaria.
población y dentro del cual debe organizarse la represen-
tación de las diferentes posiciones políticas, o al menos
de la mayor parte de las mismas.[18] Por otra parte en las
38.4.5 Democracia soviética llamadas «democracias populares» actuales la libertad de
expresión y de prensa están restringidas y controladas por
Modelo de representatividad basado en la experiencia de el Estado.[5]
la Comuna de París y en la superación en el grado de
Según sus defensores, la «democracia popular» es el úni-
representatividad de la Democracia liberal.Esta Demo- co tipo de democracia en la cual se puede garantizar la
cracia directa parte desde los puestos de trabajo coti- igualdad económica, social y cultural de los ciudadanos,
diano, donde se eligen representantes en cada fábrica, ta- ya que los poderes económicos privados no puede influir
ller, granja u oficina, con mandato revocable en cualquier en el sistema de representación.
momento. Estos delegados se constituyen en una Asam-
blea local (soviets) y luego mandaban su representante a Algunos marxistas opinan también que las actuales «de-
la Asamblea Nacional de Delegados del Pueblo. mocracias populares» no son verdaderas democracias s