Está en la página 1de 22

E ELUCIDARIO. Nº 8 (Septiembre 2009). págs.

195 a 215
Seminario Bio-bibliográfico Manuel Caballero Venzalá

Noticias sobre linajes ubetenses relacionados


con la industria maderera (siglos XVI-XVIII)
Juan G. Barranco Delgado

resumen

En este trabajo histórico se trata el tema de la presencia de familias ubetenses vinculadas a la industria de
la madera utilizando fuentes históricas inéditas y otras fuentes historiográficas. También se aportan noticias
referidas a linajes ubetenses de la edad moderna y se da una visión general sobre el negocio de la madera en
el pasado.

ABSTRACT

This historical work deals about the presence of Ubeda’s families linked to wood industry by using
unpublished historical and other historiographical sources. Also news referred to Ubeda’s lineages of the
Modern Age are included in order to give a general view of wood’s market in the past.

Introducción 2. Pleito de doña Jerónima de Molina contra


su hermano don Ruy Díaz de Molina, año
A ntes de empezar este trabajo tengo que
1610. (38 folios).
3. Fundación del mayorazgo de Ruy Díaz
hacer constar mi agradecimiento a mi amigo,
ya fallecido, don Ramón Orozco Romero, por la de Molina y Fernández. de Córdoba, año
gentileza que tuvo al facilitarme fotocopia de los 1602 (20 folios).
documentos que tenía en su poder pertenecien- 4. Licencia del obispo don Baltasar de San-
tes al señorío del Ayozar. Dichos documentos, doval y Moscoso para decir misa en la
que son la base fundamental utilizada para nues- iglesia de la villa del Ayozar, año 1638 (5
tra investigación, son los siguientes: folios).
1. Transacción de la herencia de don Pedro 5. Libro de fábrica de la Iglesia de la villa del
Fernández de Córdoba y Valenzuela, año Ayozar, año 1641 (5 folios).
1598 (consta de 9 folios). 6. Información de Nobleza de don Antonio
de Molina y Fernández de Córdoba, año
1
Estos documentos le fueron donados por el último 1652 (14 folios).
de esta estirpe que habitó el palacio ubetense de los Medi- 7. Indulto real por el duelo habido entre
nilla, su pariente, don Gonzalo de Medinilla y Cañaveral,
VIII Duque de San Pedro de Galatino, que estaba en pose-
don Rodrigo de Molina Valencia y Mexía
sión de ellos por ser descendiente de Ruy Díaz de Molina y Fernando de Quesada, año 1657 (45
y Fernández de Córdoba, I Señor del Ayozar páginas).
e
l 195
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
8. Relación de bienes de doña Isabel Paula La madera: noticias sobre una
de Molina y Valencia, año 1752 (18 fo- industria de Úbeda casi desconocida
lios).
Cuando se habla de la economía de la Úbeda
9. Inventario de bienes de los Marqueses
en el siglo XVI, por lo general se afirma que la
de Vezmeliana, año 1851 (28 folios).
ciudad gozaba de una buena salud en lo tocante
10. Carpeta con genealogías de varias fa- a la producción agrícola, ganadería, fabricación
milias y otros documentos varios (91 de paños y otras industrias artesanas de menos
folios). relieve. También es bien conocido por todos los
historiadores que desde finales de esta centuria
La mayor parte de estos documentos referi-
y durante todo el siglo XVII la coyuntura eco-
dos son inéditos y aportan una buena cantidad de
nómica española experimentó un declive pro-
noticias desconocidas para la historia de Úbeda,
gresivo, prolongado incluso durante gran parte
particularmente las referidas al negocio de la
del XVIII. Esta crisis fue especialmente grave en
madera en el Antiguo Régimen.
Jaén, provocando recesión demográfica y crisis
En esta breve aproximación histórica pre- de subsistencia, cuestiones bien estudiadas en
tendemos destacar sólo alguno de los datos la historiografía provincial y local.
inéditos que recogen estas fuentes, de extenso
contenido, buscando su conexión con un tema 2
Son muchas las obras generales sobre esta época de la his-
muy poco conocido: la relación de linajes ubeten- toria de España que se pueden consultar. Remitimos a Anes, G.:
ses con la industria maderera. Esta actividad fue Las crisis agrarias en la España moderna, Madrid, 1970;
una importante fuente de ingresos en el pasado Domínguez Ortíz, A: Sociedad y Estado en el S. XVIII es-
pañol, Barcelona, 1988, Carlos III y la España de la Ilustra-
dada la riqueza forestal de las sierras limítrofes
ción, Madrid, 1989; Clases privilegiadas en la España del
a la comarca de La Loma. No se trata pues de A. Régimen, Madrid,1973, El Antiguo Régimen: los Reyes
un estudio exhaustivo, ni vamos a realizar una Católicos y los Austrias, Vol. 3 de la Historia de España
trascripción íntegra de la documentación que dirigida por M. Artola, Madrid, 1988, y Crisis y decadencia
consultamos, sino de una somera aproximación en la España de los Austrias, Barcelona, 1973. También:
Fayard: Historia de España, dirigida por Tuñón de Lara.
a un tema complejo, pues lo contrario no tendría Vol. V. Ed. Labor. Barcelona, 1980, Sánchez Salazar, F: Ex-
cabida en un artículo y, acaso, resultaría algo tensión de cultivos en España en el S. XVIII ,Madrid, 1988,
denso y de escasa utilidad para el lector. y Palacio Atard, V: Derrota, agotamiento y decadencia en
la España del siglo XVII, Madrid, 1966.
Para que resulte más ágil la exposición, he- 3
Remitimos a Pasquau Guerrero, J: Biografía de Úbe-
mos estructurado este trabajo en los siguientes da, Úbeda, 1958; Ruiz Prieto, M: Historia de Úbeda, Ed. Fac-
apartados: símil, Colección Archivum, Univ. de Granada, 1999, pág.
181. Estudio preliminar e ilustraciones de Adela Tarifa
– La Madera: noticias sobre una industria Fernández. Torres Navarrete, G: Historia de Úbeda en sus do-
casi desconocida de Úbeda. cumentos (7. vols), Úbeda, 1998; Tarifa Fernández, A: Breve
Historia de Úbeda, Málaga, 2004; Pobreza y asistencia social en
– Una familia maderera. la España moderna. La cofradía de San José y niños expósitos de
– Los litigios familiares. Primer pleito. Úbeda I.E.G, Diputación provincial, Jaén, 1994; Úbeda en
1752 ,según las Respuestas Generales del Catastro de En-
– El Memorial de Ruy Díaz. senada, Ed. Tabapréss y Ayuntamiento de Úbeda. Madrid,
– Otro litigio entre familias madereras 1994; Marginación, pobreza y mentalidad social en el Antiguo
Régimen. Los niños expósitos de Úbeda (1665-1788), Universi-
– El negocio de la madera. Planteamiento dad de Granada y Ayuntamiento de Úbeda, Granada, 1994;
general. «Mortalidad catastrófica y religiosidad popular en Úbeda
durante la época Moderna», Actas del congreso sobre Re-
– Información para la fundación de mayo- ligiosidad popular, Cabra, 1994; Reformismo y tradición en
razgo. el siglo de las Luces. Úbeda durante el reinado de Felipe V, Dis-
curso de ingreso en el IEG, Jaén, 2007; Tarifa Fernández,
– Origen de una familia vinculada al negocio M. Morales y García: «Úbeda a comienzos del S. XVIII. La
maderero. plaga de langosta de 1709», Actas X Congreso de profesores

196 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
También es cierto que en el siglo XVI hubo de los Manuel. Don Rodrigo, junto al de Beas de
otro tipo de negocios rentables en Úbeda, como Segura, don Francisco Godínez y Figueroa, ob-
son las mercadería, pues sabemos que hubo tienen en 1610 un permiso para la tala de pinos
importantes mercaderes que por su actividad en la Sierra de Alcaraz, sociedad a la que se suma
vivieron en grandes edificios y aportaban al fisco después el también ubetense don Álvaro Méndez
altas cantidades de dinero. Algunos de ellos fue- Coello. En el mismo artículo este historiador da
ron: Lorenzo Soto, Juan de la Torre, Alonso de a conocer a otro ubetense «con privilegio de corte y
la Cueva, Pedro de Arellano, Juan de Higueras, transporte de madera», don Francisco de Carvajal
Juan de Cuellar y José Gracián. Pero apenas se y Mexía, segundo esposo de la cordobesa doña
sabe que hubo otra importante y rentable in- Josefa Manuel de Hoces León y Lando. Fallecido
dustria en la ciudad que, al parecer, reportó un este personaje, siguió en el negocio su señora
gran caudal de dinero a aquellas personas que la doña Josefa Manuel.
desarrollaron y de la que casi nada se sabía en En otro documentado trabajo el historiador
Úbeda hasta hace poco tiempo. Afortunadamen- ubetense Juan Ramón Martínez Elvira nos da a
te, este silencio de los investigadores en un tema conocer a otro tratante de la madera de nuestra
tan interesante se rompió con la publicación, en población. Allí se dice que Lorenzo de Soto y su
Diciembre del 1999, de un interesante artículo hijo Cristóbal de Soto Román mercadeaban con
escrito por Ginés Torres en el que daba a conocer esta noble materia prima allá por el año 1578.
las personas por él localizadas que comerciaron Este personaje, Cristóbal de Soto, sabemos que
en esta importante industria del pasado. Nos casó con doña Jerónima Enríquez de Carvajal y
referimos a la citada, y hasta ahora casi igno- Valenzuela. Dicha dama, una vez viuda, cedió
rada, gran industria ubetense del monopolio y parte de su casa, en la calle del Bote –esquina a
explotación de la madera de las sierras de Segura la calle Horno del Contador– para la fundación
y Cazorla. Privilegio que la ciudad de Úbeda ob- del primer Convento de la Carmelitas Descalzas
tuvo, según Arsenio Moreno por concesión real, de Úbeda.
al parecer «para compensar la inferior posesión de
tierras con respecto a Baeza». Pero el documento en el que más ubetenses
aparecen como industriales de la madera es en:
Las personas que se dedicaron en Úbeda «La información que hizo la justicia por cédula de su
al negocio de la madera, según atestigua Ginés Majestad para la facultad del mayorazgo de Ruy Díaz
Torres en el trabajo antes mencionado, fueron de Molina, en quince días del mes de febrero del mil
el ubetense don Rodrigo de Biedma y Porcel, seiscientos y dos años». De su contenido aportare-
cuyo nombre completo era Rodrigo Manuel de mos detalles más adelante. (Imagen nº 1.)
Biedma y Porcel que vivía en la calle Lorenzo
Así pues, según éstos y otros documentos,
Soto y que edificó la casa de la calle Horno del
históricos e historiográficos, deducimos que los
Contador que ahora conocemos como Palacio
principales negociantes ubetenses que se dedi-
caron a la madera en Úbeda en épocas pasadas
investigadores «Hespérides», San Lucas de Barrameda, 1991, fueron los siguientes:
pág. 299-308. Tarifa A. y Linage Conde, «Úbeda en la Edad
moderna. Una ciudad del Rey ¿Y para el Rey?», Actas de Hernán Mexía y Salido, a principios del siglo
la IV Reunión Científica de la AEHM, V. I, Alicante, 1997, XVI
págs. 507-17; «Regalismo y crisis en la España Moderna.
Incremento de bienes inmuebles de las instituciones reli- Miguel Serrano y Toledo, a principios del
giosas en Úbeda entre 1737-1756», Anuario de Hespérides, siglo XVI
5, Almería, 1997, págs. 139-150.
4
Moreno Mendoza, Arsenio: La Úbeda de Vandelvira.
Fundación José Manuel Lara, Sevilla, 2005, pág. 40. 7
Martínez Elvira, Juan Ramón: El Mercader Lorenzo de
5
Torres Navarrete, Ginés: Úbeda y la madera de la Sie- Soto. Revista de la AA. de VV. Santa María, Úbeda, 2006.
rra de Segura…, Revista Ibiut, nº 105, Úbeda. 8
Barranco Delgado, Juan G: Escudos Heráldicos de Úbe-
6
Moreno Mendoza, Op. cit, pág. 41. da, Úbeda, 2001, pág. 216.
e
l 197
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
Josefa Manuel de Hoces León y Lando, mu-
jer del anterior, siguió esta empresa hasta
1748.
De Francisco de Segura y Molina nos dice el
investigador Almagro García, que en 1606 con-
certó con el general del convento de la Merced
de Sevilla, para la entrega de cuarenta tirantes
de madera.
Respecto a doña Josefa Manuel, última
persona civil que, al parecer, negoció con esta
industria en el siglo XVIII, el historiador Juan de
la Cruz Martínez nos dice en su libro:
«En 1732 y 33 el Gobierno tuvo que acopiar maderas
para la fábrica de tabacos de Sevilla…» «La casa de
de doña Josefa Manuel, del comercio de Úbeda, tuvo el
encargo de efectuar una remesa, y a este fin se realizó
una corta de 8 mil palos, que habiendo navegado (por el
Guadalquivir) con buen éxito, arribó por fin a Sevilla.
La fábrica de tabaco se concluyó, sobraron maderas,
vendiéronse, y el Gobierno reportó suma tan gruesa del
Andrés Serrano Toledo y Ortega, hijo del
sobrante, que casi le indemnizaron de cuantos gastos
anterior tuviera. El Intendente de Sevilla proyectó atendidos
Fernando de la Cerda, de Baeza, en la misma estos primeros buenos resultados, establecer un comercio
época de maderas con el nombre de Real Negociado. Tuvo
efecto este plan, y entonces se construyó el almacén del
Pedro Fernández de Córdoba y Valenzuela, Rey, en el que se custodiaban los palos que anualmente
ya aparece citado en 1574 navegaban hasta Sevilla. El Negociado se organizó a su
modo, mandó comisionados a la sierra, y aquí princi-
Ruy Díaz de Molina Fernández de Córdoba,
pió ya la lucha de este establecimiento con los pueblos
hijo del anterior, citado hasta 1603 del partido de Segura y Alcaraz sobre el pago de los
Fernando de Molina y Valenzuela, hermano árboles que se cortaban. Hubo reñidas competencias y
y socio del anterior, hasta 1603 acalorados debates, y la corona tuvo a bien decidir unas
y otros de una manera muy clara, muy sencilla, muy
Gonzalo de Molina, hermano del anterior, terminante. Publicó la ordenanza de 31 de Enero de
hasta su muerte en 1593 1748, y se declaró el país como provincia marítima, y
Lorenzo de Soto, en 1578 se construyó un juzgado privativo que ensanchándose
tuvo cuatro subdelegaciones, y cuarenta y un pueblos
Cristóbal de Soto Román, su hijo, hacia sujetos a su autoridad»10. (Imagen nº 2)
1578
A partir de esa fecha, 1748, el mismo cronista
Francisco Segura y Molina, en 1602 nos dice que los pueblos de la sierra fueron pasto
Rodrigo Manuel de Biedma y Porcel, en de la inmoral conducta y abusos de los empleados
1610 de aquel temible Tribunal de Marina, establecido

Francisco Godínez y Figueroa, de Beas de 9


Almagro García, Antonio: Arte y Artistas en la sociedad
Segura, en 1610 ubetense del siglo XVII, DVD, de la Asociación Cultural Ube-
Álvaro Méndez Coello, en 1610 tense Alfredo Cazabán Laguna y Ayuntamiento de Úbeda.
Úbeda, 2007 pág. 471.
Francisco de Carvajal y Mexía, de 1725 a 10
Martínez, Juan de la Cruz: Memorias sobre el Partido
1733 Judicial de Segura de la Sierra, Baeza, 1842, pág. 83.

198 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
y casas señoriales que en aquella época, sobre
todo en el siglo XVI, se construyeron en todas las
ciudades. También debieron ser muy importantes
estas maderas para las construcciones que han
convertido a Úbeda y Baeza ciudades Patrimonio
de la Humanidad.
Hasta aquí hemos podido elaborar la rela-
ción, más o menos completa, de los negociantes
madereros ubetenses. Pero desconocemos mu-
chos detalles referidos, por ejemplo, al funcio-
namiento de las industrias, el volumen de mer-
cancías que manejaban, así como las ganancias,
los riesgos que suponía el traslado del material,
etc. Pues bien, ahora vamos a hablar de ello,
apoyándonos en datos inéditos de la documen-
tación que hemos consultados. Creemos que lo
que señalamos a continuación aportará alguna
luz sobre este floreciente y arriesgado negocio.
Unos datos que, básicamente, proceden de dos
farragosos pleitos familiares: el primero, entre
la madre y las hijas del linaje, y el segundo entre
hermanos, por el reparto de las herencias.

Una familia maderera ubetense de la


en aquella comarca donde llegaron a incoar, en
los ochenta y ocho años que duró aquel sistema, edad moderna
casi dos mil rigurosos expedientes a sus sufridos Aunque tenemos datos de esta familia de
habitantes. Lo que ocasionó una sublevación de madereros que nos permitirían remontarnos a
los serranos en la que: épocas más remotas, ahora sólo vamos a tratar
«Hubo destrozos, grandes é inútiles derribos, se re- de la creada por Pedro Fernández de Córdoba y
conocieron multitud de propietarios y para colmo de Valenzuela.
desgracias y fatalidad, la gavilla de lastro-facciosos
capitaneada por Peñuela, quemó el día 9 de Noviembre De este personaje sabemos que cuando mu-
de 1836 el apreciable archivo del Ministerio de Marina rió, el 26 de Agosto de 1574, estaba dedicado al
(de Orcera), y cuantos curiosos é inestimables papeles negocio de la madera ayudado por sus hijos Ruy
se encontraron en sus oficinas»11. Díaz, Fernando y Gonzalo. Había casado con
Isabel Ramírez de Molina y Narváez y tuvieron
Ante todo lo expuesto, sospechamos que el
los hijos siguientes: Ruy Díaz, Fernando, Gon-
apogeo de este negocio tuvo su época más flore-
zalo, Lope, Juan, Pedro, Isabel, Antonio, Diego
ciente en los siglos XVI y XVII, debido a la gran
y Jerónima. De todos ellos aporta detalles muy
demanda que significó la construcción de barcos
curiosos el referido pleito. Se nos cuenta, por
de guerra y buques mercantes para el transporte
ejemplo que:
de mercancías a las Indias, y también para la
construcción de edificios importantes, caso de Ruy Díaz de Molina y Fernández de Córdoba,
los numerosos conventos, hospitales, palacios hijo mayor de los anteriores, fue el administrador
de los bienes de la familia, Regidor de Úbeda y I
11
Martínez, Juan de la Cruz: Memorias sobre el Partido Señor del Ayozar. Heredó la casa de sus padres,
Judicial de Segura de la Sierra, Baeza, 1842, pág. 94. conocida actualmente como Casa de Juan de
e
l 199
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
Valencia o de los Marqueses de Vezmeliana. De Lope que para su sustento, casa, criados, coche y
su matrimonio con doña Francisca de Valencia compra de bulas en Roma, recibió de su hermano
y Peñuela nacieron dos hijos: Isabel, que murió Ruy Díaz dos mil quinientos ducados anuales.
joven, y Antonio que le sucedió en el mayorazgo. Igual cantidad gastaba cuando estuvo en Sala-
Ruy Díaz, a la muerte de su hermano Fernando, manca y Bolonia. Don Lope, tal como dejó dicho
dejó el negocio maderero, en el año 1603 y fa- en su testamento, construyó para morada suya el
lleció hacia el 14 de Marzo de 1617. mal llamado Palacio del Marqués de Mancera12.
Hernando o Fernando de Molina y Valenzue- Una vez fallecido, el palacio lo heredó el hijo de
la, socio con su hermano Ruy Díaz en el negocio su hermana Jerónima, don Bernardino Salido
familiar, se casó dos veces, primero en Sevilla, de Lorca, también Canónigo Tesorero de la Co-
con Agustina Ramírez de Molina. Agustina legial de Úbeda. A don Bernardino lo heredó su
murió en 1594 sin sucesión y Fernando se casó hermano Pedro Salido de Molina, y después los
de segundas en Úbeda, en Noviembre del 1598, descendientes de este. Así pues, esperamos que
con la ubetense Isabel Messía Serrano con la que quede claro por fin que este palacio nunca fue del
tuvo dos hijas: Juana e Isabel. Fernando murió Marqués de Mancera. Además este marqués no
a los cinco años de casado y testó el 8 de Enero tuvo necesidad que hacerse construir en Úbeda
de 1603. Su viuda Isabel Messía Serrano casó de ningún palacio dado que ya tenía, por herencia
nuevo con Pedro Messía Serrano, que aunque de su mujer, la mitad del de Vázquez de Molina.
lleven los mismos apellidos no eran hermanos, Bien conocido es que la otra mitad se destinó
y ambos entablaron pleito contra su cuñado Ruy por su fundador a ser sede de un convento de
Díaz y sus propias hijas que quedaron bajo la monjas dominicas.
tutoría de su tío don Lope. Hemos podido saber también en nuestras
Gonzalo de Molina y Valenzuela, socio con investigaciones que Juan Ramírez de Molina y
sus dos anteriores hermanos en el trato de la Fernández de Córdoba se licenció en Sagrados
madera. Murió en Mayo de 1593, soltero y sin Cánones en Salamanca y su hermano Lope consi-
testar, pero «…de palabra mandó a cierta mujer, guió en Roma una bula para que ejerciera de ca-
se le diessen doszientos ducados…», deseo que su nónigo en Úbeda. Don Juan murió en Jaén donde
hermano Ruy Díaz debió cumplir. ejercía de canónigo antes del 18 de Noviembre
de 1592. Según su testamento cuando falleció no
Lope de Molina y Valenzuela, según sus poseía bienes algunos. Este dato nos parece poco
mismas declaraciones, estudió cinco años en creíble, salvo que falleciera muy joven. En gene-
la Universidad de Salamanca donde se graduó ral, quienes desempeñaban este cargo eclesiástico
de Bachiller en Sagrados Cánones, luego fue a solían reunir sustanciosas fortunas.
estudiar a la Universidad de Bolonia donde se
doctoró. Después marchó a Roma donde residió Respecto a otros detalles del linaje, digamos
siete años y ejerció de Camarero secreto del Papa que Pedro de Molina y Valenzuela, una vez li-
Sixto V. En la ciudad eterna adquirió por bula las cenciado en teología en Salamanca fue llamado
siguientes prebendas: dos canonicatos para la Co- por su hermano don Lope a Roma donde se
legial de Úbeda, para sus hermanos los Licencia-
dos don Juan Ramírez de Molina y don Antonio 12
Al testar don Lope el 13-VI-1633 este lega a su so-
de Molina. Para él, adquirió el nombramiento de brino su casa y dice así: «Yten mis casas principales donde
de presente vivo que salen a el Llano y plaza de Santa
Canónigo Tesorero de la Colegial de Úbeda y el María, cuias puertas miran la esquina del Emparedamien-
Arciprestazgo de Arjona. Más tarde su hermano to y puerta que solían llamar de la Consolada de mi San-
Pedro le dio el de Protonotario Apostólico, el de ta Yglesia (Santa María) con todo el agua que en ella ay,
Conde del Sacro Palacio de San Juan Cayetano de minas y sitios de donde vienen..» A.H.M.U. Leg.1043, f.
Roma, y el patronato perpetuo del desaparecido 34, escribano de Úbeda, Simón Gutiérrez del Castillo. Dato
facilitado por don Ginés Torres Navarrete. Sobre la Herál-
convento de los Franciscanos Descalzos de Baeza, dica de este palacio ver mi trabajo publicado en la Revista
sito a tres kilómetros de la ciudad. Declara don Ibiut, nº 88.

200 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
doctoró. Y cuando don Lope se vino a Úbeda, Otro hijo, Diego de Molina y Valenzuela,
don Pedro se quedó viviendo allá muchos años también estudió en Salamanca. Allí se licenció
a costa de sus hermanos Ruy Díaz y Fernando. en leyes. Acabados los estudios volvió a Úbeda.
No sabemos los motivos, pero don Pedro años Dicen las sobrinas, en el pleito que este señor
después «dejó los hábitos religiosos y repartió entre nunca tuvo casa, que siempre vivió a costa de su
sus hermanos los muchos beneficios y pensiones que madre y que una vez fallecida esta pasó a vivir a
tenía de la iglesia». Siendo ya seglar la serenísima casa de su hermano Lope. Indican también que
Infanta doña Catalina de Austria, Duquesa de Sa- calculaban que su tío en los estudios, alimentos,
boya le hizo la merced del hábito y encomienda caza y otros divertimentos, había gastado más
de la Orden de San Lázaro de Saboya. Al parecer de cincuenta mil ducados. Falleció en 1651. A
murió en Roma. pesar de lo que declaró la sobrina, nuestras in-
vestigaciones indican que este personaje se casó
Respecto a Isabel de Molina y Valenzuela,
con Juana Godínez de Carvajal y que construyó
sabemos se casó con el baezano Alonso de Car-
para su vivienda la casa que hay en la plaza del
vajal y Escavias y tuvieron a Juan de Carvajal
Marqués de la Rambla, nº 5, actualmente Hotel
Molina y Escavias que casó con Ana Gutiérrez de
las Casas del Cónsul15.
los Ríos, hermana del conde de Fernán Núñez.
Isabel murió en Baeza el 8 de febrero de 1581. De Jerónima de Molina y Valenzuela sa-
bemos que casó en Úbeda con Luis Salido y
Antonio de Molina y Valenzuela, se doctoró
Peñuela. Fue, junto con su hermano Diego, la
en estudios eclesiásticos en Salamanca, después
que demandó a su hermano Ruy Díaz y a sus
pasó a Roma a adquirir bulas donde consiguió la
sobrinas Juana e Isabel Molina y Messía hijas
de Canónigo Tesorero de la Colegial de Úbeda,
de Fernando su hermano difunto. Cosa curio-
más un beneficio en la iglesia parroquial de Ca-
sa es que Jerónima, a la hora de rubricar los
zalla de la Sierra y otro en la de San Nicolás del
documentos, dijo que no sabía firmar. Resulta
Puerto, ambas en la provincia de Sevilla. Durante
paradójico que esta familia gastara tanto dinero
su mandato en la colegial ubetense se constru-
en educar a los cinco varones y a la hija no le
yeron las actuales portadas de Santa María y se
enseñaran a escribir.
puso la cruz de jaspe que hay en la rampa que
baja a la calle Prior Monteagudo13. Este perso-
naje también edificó en Santa María su capilla
enterramiento «…cuya advocación es del glorioso Los litigios familiares:
patriarca San Joséph y de la siempre Inmaculada primer pleito
Virgen María Nuestra Señora». Asimismo compró
El primer litigio familiar se entabló cuando
un huerto que ocupaba toda la manzana que hay
la viuda de Fernando de Molina y Valenzuela
al final de las calles del Trillo y del Agua. Hoy
se casó de nuevo. Al parecer don Fernando, su
día auque este huerto está disminuido por las
primer marido, en su testamento hecho el 8 de
construcciones que se han hecho en parte de él,
Febrero de 1603, decía que al tiempo de casarse
aún queda un buen trozo que está transformado
con Isabel Messía Serrano, su segunda esposa,
en jardín particular. Diremos también que esta
aunque no hizo recuento exacto de bienes, cal-
huerta dio nombre a la calle que desde entonces
culaba que en los cinco años transcurridos de
se llama calle del Huerto del Canónigo. Antonio
matrimonio había ganado aproximadamente
de Molina falleció en Úbeda el día 7 de Marzo
14.000 ducados. Por ello ordenaba que dieran a
de 163314.
su viuda, por el amor que le tenía y para su sus-
tento, 7.000 ducados. Decía también que él había
13
Almagro García, Antonio: Santa María de los Reales tenido compañía con su hermano Ruiz Díaz en
Alcázares de Úbeda, Madrid, 1989, pág. 22.
14
Torres Navarrete, Ginés: Historia de Úbeda en sus Docu-
mentos (7. vols), Úbeda, 1998, tomos V, pág. 15 y VI pág. 63. 15
Ibidem, tomo II, pág. 147.
e
l 201
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
«el trato de la madera» y que el dicho Ruy era el hecho dos años antes, y el requerido presentó,
que tenía los libros y cuentas del negocio: el 16 de Abril de 1612, un amplío y detallado
«que se le pidan, y lo que él diga que hay, con sólo su Memorial, que viene dentro del pleito, donde
juramento baste, sin que persona alguna vaya contra relaciona todas las propiedades rústicas y urba-
ello, ni se le pida más de lo que diere». nas, censos, relación de animales y cuentas de
la madera que tenían ambos. Ello nos conduce
También decía Fernando que, aunque hacía
ya a referirnos al citado Memorial.
dos años que había saldado cuentas con su her-
mano Ruy Díaz y repartido las muchas propie-
dades y ganancias de censos y trato de la madera
que tenían en común, quedaban por saldar otros
muchos bienes de censos, heredades y tierras,
por lo que mandaba:
«que se haga la cuenta, se ajuste, vean lo que cada uno
tiene y se emparejen y que se atengan a lo que Ruy Díaz
diga por juramento».
Queda claro que el testador con estas dos
advertencias que hace, demuestra que confiaba
totalmente en la honradez de su hermano Ruy.
En el interrogatorio a don Lope al preguntársele
la razón de que su hermano Ruy Díaz tuviese
más caudal que los demás contestó:
«…porque ha tenido tratos de labor, e vacas, e tan
grandes cosechas de trigo, e cebada, que este año con ser
tan estéril en esta tierra tiene un haza de trescientas e
catorce fanegas de trigo, que es público e notorio en esta
ciudad que cogerá della tres mil fanegas de trigo, por-
que labra muy bien sus tierras, e le hace Dios merced,
porque paga bien los diezmos, e tiene muchas yeguas
de vientre, que valen los potros e caballos que dellas
sacan mucha cantidad de dineros…»
Como se ve, otra buena facultad que tenía
Ruy Díaz era la de no escatimar los diezmos a
la iglesia.
Pero el deseo de Fernando de que su mu-
jer creyera en la buena fe de su cuñado no fue
cumplido. Y la viuda, no conforme con lo que el
marido le asignó, inició pleitos contra sus propias
hijas sobre la dote, arras y ganancias de su ma-
trimonio así como sobre los bienes que dejó su
marido, obtenidos del «trato de la madera». El memorial de Ruy Díaz
Como resultado, don Lope de Molina, en En dicho memorial vienen muy bien espe-
calidad de tío y tutor de las niñas, encomendó, cificadas la cantidad y el valor de madera que
el 16 de Marzo de 1612, al contador Luis de la había en los aguaderos de Villaverde y Segura y
Fuente que hiciera los tramites correspondientes en las poblaciones de Córdoba y Sevilla. Asimis-
y éste requirió a Ruy Díaz para que presentara las mo declaran las cantidades de lo que les debían
cuentas del reparto que ambos hermanos habían en Baeza, Jaén, Mengíbar, Andújar, Bujalance

202 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
y en otros lugares. Nosotros hemos extractado Respecto a los bienes muebles que Fernando
todos esos datos y sólo damos a conocer los pinos de Molina tenía al tiempo de casarse con su se-
que cada año cortaban y se echaban al río para gunda esposa, mencionamos los siguientes:
su transporte. Las cantidades resultantes son las
• Catorce sortijas de oro, con diamantes,
siguientes:
rubíes y esmeraldas.
En la tala de pinos de 1597 se «aguaron» • Una pretina (cinturón) de oro con dia-
1.315 cargos, en 1598 se aguaron 1.452 cargos. mantes y rubíes en correa de ámbar.
De la tala de 1599 en Villaverde del Gua- • Unas orejeras de oro, perlas y diaman-
dalimar se aguaron 4.142 cargas de pinos y tes.
cuartones. • Un Agnus Deis de oro con la cruz de San
Más 362 pinos que estaban por sacar, paga- Juan.
dos ya de concejo, portes, y hechura. También • Un lagarto de oro con esmeraldas. Cin-
en el término de Cotillas se aguaron 905 rollizos. cuenta camafeos.
En el término de la villa de Segura de la Sierra • Los otros camafeos de la gorra. Muchos
799 cargas más que fueron para Córdoba. Más tocados y arandelas.
otros 618 rollizos que se aguaron en el mismo • Una gargantilla de esmeraldas.
término.
• Un joyel de oro y esmeraldas.
Seguidamente el memorial da a conocer las • Un águila de oro.
demás propiedades de su hermano, relativas a
• Un vocal (vaso) de plata.
bienes inmuebles y animales pertenecientes al
difunto que eran las que siguen: • Una chapa de plata.
• El cortijo de Torremocha con doscien- • Una calderilla de plata.
tas veinte fanegas de tierra, casa, eras y • Unos guantes de ámbar.
pozo. • Unos chapines valencianos.
• Dos hazas en la Cruz de la Laguna con • Un fieltro azul.
doce fanegas. • Un manto de gasa.
• Otra haza en la Cuesta de dos fanegas. • Un manto de seda. Una cota muy bue-
na.
• Un majuelo en el Campillo, con higue-
ras. • Siete tafetanes carmesíes.
• Dos pedazos de olivar en la Muela con • Tres jubones de tela de oro y plata.
seiscientas sesenta olivas. • Un mantegüelo de grana guarnecido con
pasamanos de oro.
• Otro olivar en la Asperilla con cuarenta
olivas. • Una ropa de terciopelo morado con pa-
samanos de oro y alamares.
• Un olivar de veinte olivos.
• Un damasco de amarillo y azul para la
• Una casa en la Torrenueva. cama.
• Tres censos que sumaban seiscientos doce • Una cama de madera dorada.
mil doscientos dieciocho maravedís. • Una basquiña y ropa de fondos azul, de
• Más veintiocho borricas y dos manadas oro y azul con pasamanos de oro y plata
de ganado vacuno que entre vacas, to- que trajo de Sevilla cuando se casó.
ros, novillos, cabestros, erales, añojos y • Una basquiña de raso anaranjado, bor-
becerros sumaban quinientas veintiuna dado el campo de plata con cuentas y
reses. pasamanos de oro.
e
l 203
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
• Cuatro reposteros. «Y pagada la dicha doña Isabel Messía de los dichos
quince mil ducados, las menores sus hijas parten entre
• Un escritorio con guarniciones de plata.
si el año de 1614. veintidós millones trescientos dieci-
• Un escritorio de nogal grande embuti- nueve mil ochenta y ocho maravedí, más ciento setenta
do. y nueve fanegas de trigo, ciento veintitrés fanegas de
• Doce yeguas y las rastras. cebada, diecinueve fanegas de garbanzos y diez fanegas
de escaña».
• Un jaez de plata bordado sobre verde
• Una silla jineta. Pese a lo farragoso del procedimiento, queda
bien claro que el negocio de la madera había
• Un esclavo llamado Luis.
contribuido al enriquecimiento de esta familia
• Armas, espadas y otras cosas. ubetense, incluso cuando había crisis económica,
Hay muchas páginas más, con detalles curio- entrado el siglo XVII.
sos, en las se especifican todas las ventas, gastos Dedicamos ahora atención a otro litigio fa-
y ganancias de la madera y otros bienes que el miliar, antes de cerrar el trabajo con un breve
padre tenía antes de casarse en segundas nupcias. apunte genérico referido al negocio de la made-
También se aclara lo que ganó en la medianería ra, y a tratar brevemente sobre la fundación del
con su hermano en el trafico de la madera du- mayorazgo y el origen de esta familia.
rante los años que vivió con su segunda mujer,
como así mismo lo que obtenía Fernando del
negocio todos los años para el gasto de su casa Otro litigio entre esta familia
que eran 2.000 ducados, cifra al parecer muy
Este segundo litigio empezó así: El 26 de
alta por aquellos entonces. Y en otro lugar del
Agosto de 1574 don Pedro Fernández de Córdoba
pleito las hijas dicen:
y Valenzuela hizo testamento con la orden de
«...que todo el tiempo que el dicho Hernando de Molina que, excepto dos mil ducados que se reservaba
estuvo casado con la dicha Isabel, que fueron cinco años, para que una vez fallecido le hicieran misas, to-
no ganó ni multiplicó hacienda ni vienes ningunos, dos los demás bienes fueran repartidos a partes
porque era grandísimo el gasto que hazía en su casa
iguales entre sus diez hijos cuyos nombres eran:
en sustentar muchas criadas y criados, y caballos, y en
lo demás necesario de la familia».
Ruy Díaz, Fernando, Gonzalo, Lope, Juan, Pe-
dro, Isabel, Antonio, Diego y Jerónima. Con la
Preguntadas estas sobre el porqué su padre excepción de Ruy Díaz, que sería mejorado con
y tío tenían más caudal. Contestaron que fue el quinto, más dos majuelos y la mitad de su casa
debido a que habían trabajado mucho y ellos principal y la otra mitad de la casa la dejaba a
–los demandantes– no hacían nada. La réplica su esposa con la condición de que cuando esta
de la otra parte a esa acusación fue: muriese la heredase también su hijo Ruy Díaz.
«…que si Ruy Díaz y Fernando tuvieron más trabajo, A la muerte de don Pedro su esposa, doña
por eso se casaron y pusieron casas de grandísima Isabel Ramírez de Molina y Narváez, el 3 de
ostentación y hicieron otros muchos excesivos gastos de
Septiembre de 1574 hizo inventario de los bienes
los bienes comunes…».
que poseía y dijo que eran los siguientes, según
El pleito de doña Isabel Messía Serrano con- testimonio literal de las fuentes consultadas:
tra sus hijas Juana e Isabel se terminó a los siete «Su casa principal de la calle Santo Domingo. Huerta
años de iniciado con un acuerdo o transacción en Val de don Lope con árboles y agua. Piedra y media
celebrado el 4 de Mayo de 1612: en el molino de Ruy Peláez sito en el Guadalquivir.
«…en que las hijas dan a la madre quinze mil ducados Majuelo en la Cruz de la Laguna. Majuelo y huerta en
por todas sus pretensiones de dote, arras y multipli- Torre de Pedro Vela. Majuelo de ochocientas vides en la
cado». Casilla de Murcia. Un olivar con cincuenta olivos sito
en Val de Higueras. Otro olivar con doscientos olivos en
Dice también el documento: el Alcaraicejo. Dos hazas en la Cuesta con más de seis

204 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
fanegas de tierra. Dos censos de 21.000 de principal. los hijos que quedaban vivos que eran Ruy Díaz,
La madera de la corta de 1.573 y deudas que estaban Fernando, Lope, Diego, Antonio y doña Jeróni-
a cargo de Gonzalo de Molina y Fernán González, que ma y don Luis Salido de la Peñuela esposo de esta
se habían de averiguar, el uno en Córdoba y el otro en última. Y entre otras cosas doña Isabel les dice
Sevilla. Los 1.160 pinos que había en Villafranca de
que de los bienes correspondientes a los cuatro
Córdoba. Los 512 pinos que había en Córdoba. Los 224
pinos que iban para Sevilla. Más los que se vendieron hermanos que murieron sin testar, más las ga-
por el camino cuya cantidad había de averiguarse, nancias del trato de la madera, cree que pueden
todos ellos de la corta de 1.574. También se había de pertenecerle a cada uno diez mil ducados de oro
averiguar las deudas y maderas de Segura de la Sierra. menos los ya entregados en la escritura realizada
Mas las deudas de Úbeda y su tierra. Tres esclavos y una el 18 de Enero de 1593. Y que todo ello lo hacía
esclava. Un caballo, una jaca y dos rocines. Cubertería en mutua avenencia o transacción con todos
de plata y otras joyas. Otros bienes muebles». ellos para evitar diferencias y largos y costosos
De todo este capital se hizo depositaria doña pleitos que podían tener dudosos resultados, si
Isabel Ramírez. Dieciocho años después, el 18 de no había acuerdo. En la reunión los hermanos
Noviembre de 1592, se reunió doña Isabel Ra- Ruy Díaz y Fernando se comprometieron a pagar
mírez, con sus hijos Ruy Díaz, Fernando, Lope, los gastos de aquella escritura y a entregar los
Diego, Pedro, Antonio, y doña Jerónima, pues bienes a los demás hermanos
Juan e Isabel ya eran muertos, y les dijo que a «…sin cargas de censo, tributo, ni deuda especial ni
la muerte de su marido éste les dejó los bienes general y si alguno de aquellos bienes salieren incier-
ya arriba mencionados y que ella había decidido tos, los pagaran luego sin pleito: y si algunas deudas
ahora que todos los hijos debían cobrar a partes aparecidas, o que aparecieren de aquí adelante la
iguales, salvo los citados Ruy Díaz, Fernando y dicha hacienda debe, o debiere, quedan a su cargo de
Gonzalo que debían cobrar además: las pagar». Al final, las dos partes se obligaron a
cumplir lo tratado y no ir nunca en contra de él:
«…la cuarta parte de la ganancia de la madera, por «...y doña Jerónima jura haber por firme esta escritu-
el trabajo, e industria que han tenido en adquirir y ra, y contra ella, y su efecto no alegar lesión, ni pedir
multiplicar los bienes de esta otorgante, e que si no fuera restitución, ni que fue engañada enorme, ni enormísi-
por su industria estuviera la hacienda en disminución, mamente en poca, ni en mucha cantidad, ni que hubo
y no en tanto aumento». dolo en esta escritura, ni indicio en ella, ni en la misma
A los pocos días, el 24 de Noviembre del cosa, mayores, ni menores, pensadas, o no pensadas,
y que su efecto impida, so pena de perjura, y que no
1592, los dichos Ruy Díaz, Fernando y Gonzalo
pedirá absolución, ni relaxación deste juramento so
declaran que han visto la escritura de donación las dichas penas».
y que la aceptan. Pasados unos meses, el 18 de
Enero de 1593, se reúnen de nuevo la madre y Pero todo aquello que doña Jerónima juró
los tres hijos anteriores y acuerdan: cumplir quedó en nada, pues como ya dijimos
«..que por cuanto por muerte de su padre quedaron antes, el 6 de Abril de 1610 junto con su her-
ciertos bienes, los cuales han tenido y tienen juntos, y mano Diego iniciaron un larguísimo pleito a
sin partir, ahora de conformidad son concertados, que su hermano Ruy Díaz y a sus sobrinas Juana y
cada uno de los dichos Ruy Díaz, Fernando, don Lope, doña Isabel, hijas de su hermano Fernando, ya
Diego, Antonio, Gonzalo y el doctor Pedro, saquen cada fallecido. Alegaron los denunciantes que en el
uno de ellos de la hacienda que de presente tienen 4 mil reparto que la madre y los dos hermanos mayo-
ducados (en bienes) a cuenta de lo que han de partir y res hicieron de los bienes del padre ellos salieron
dividir después de la muerte de doña Isabel su madre. Y «engañados enormísimamente», pues recibieron
dicen que no entran en esta escritura don Lope ni doña
entre siete y diez mil ducados, cada uno, cuando
Jerónima, porque ya tienen recibido lo que les puede
pertenecer de la legítima de su padre». en justicia le pertenecía «…mucho más de treinta
mil…». Por lo cual pedían se anulara lo firmado
El 4 de Abril de 1598 se celebra nueva re- y que se nombrara un contador para presentar
unión entre doña Isabel Ramírez de Molina y legítimo inventario.
e
l 205
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
A partir de esta demanda y en los diez años por el agravio que el juez les hizo al anular dicha
que duró el pleito entre los hermanos deman- escritura, y arguyen que ellos hicieron lo que los
dantes y los demandados hay una larga serie de padres le tenían dicho y que no entendían cómo
réplicas, contrarréplicas, apelaciones, requeri- habiendo pasado más de diez años desde aquel
mientos, probanzas e interrogatorios en los que acuerdo y más cuando por el tiempo pasado ha-
una parte intenta demostrar el engaño y los otros bía prescrito toda reclamación podía irse contra
su inocencia. Y en ese cúmulo de declaraciones aquella escritura. Añadían además los acusados
y documentos que unos y otros aportan encon- que las ganancias las habían adquirido sin otra
tramos, varias veces y con escasos cambios, los ayuda que la ofrecida durante varios años por
muchos datos que hemos descrito y que explican su hermano Gonzalo ya fallecido.
cómo fue, cómo vivió, y que poseyó esta casi Visto el recurso el juez manda hacer una
desconocida y poderosa familia ubetense. Los probanza. Seguidamente, el Tesorero y su her-
acusadores Diego y Jerónima solicitan que se les mano el Canónigo el 3 de Junio de 1616 y el 11
dé a conocer dichos trámites a sus hermanos el de Agosto de 1616 fueron requeridos respectiva-
Canónigo don Antonio de Molina y al Tesorero mente para que contestaran el interrogatorio o
don Lope de Molina por si desean unirse a la probanza y ante las preguntas que se le hicieron
demanda, pero estos contestaron que no tenían contestaron que los acusados merecían mucho de
nada que reclamar porque sabían que: lo que adquirieron, por lo mucho que bregaron
«…sus hermanos ganaron toda su hacienda … con en ello pues:
su industria, trabajo y solicitud y que si no fuera por «… acudieron a las sierras de Segura y Villaverde y
ellos, ellos y los demás herederos no tuvieran sino sólo otras partes a la compra, e corta de la madera, e al
lo que les dexó sus padres». traerla a los aguaderos, e la encaminar por los ríos,
Por otra parte Ruy Díaz presentó ante la venderla e disponer della en las ciudades de Andujar,
Córdoba e Sevilla e otras partes e lugares, e cobrar las
justicia la escritura de transacción de 4 de Abril
partidas que se fiaban que eran muchas, e se ponían en
de 1598 y afirmó que no se había de deshacer mucho riesgo de su persona, andando por los caminos
porque estaba jurada y sin dolo ni fraude y que de día y de noche, en invierno e verano, con lluvias e
se hizo así por evitar pleitos, y que si ellos vieron nubes, e acudiendo a las demás cosas, y preguntándole
engaño que lo hubieran dicho entonces y no este testigo que como se trataba tan mal, le respondió
catorce años después. Las sobrinas, por su parte, que no podía más, por dar el recaudo que era razón a la
declararon también que en aquella transacción hazienda a donde andaban ciento y cincuenta hombres
no hubo engaño ya que los demandantes vivían de carretas, e por el río sesenta y ochenta gancheros:
en la casa y por tanto sabían todo lo que en ella y el dicho Ruy Díaz aunque pocas veces salía desta
había, y que si su padre tenía más hacienda era ciudad de Vbeda, siempre le veía este testigo ocupado
en embiar dineros al dicho Fernando para sustentar
debido a que la ganó con su industria y trabajo
a esta máquina de ministros que estaban en la dicha
mientras que los demandantes: «estaban en sus hazienda, y los cortijos y tierras de labor, de suerte que
casas sin trabajar en cosa alguna». Los denuncian- … le parece que no solamente merecen la mitad de las
tes vuelven a repetir lo ya antes dicho y añaden ganancias, sino tres partes de las dos».
que desde que se hiciera el reparto en 1574 a
Más adelante dicen que en la transacción
esta parte, los denunciados habían sacado de las
no hubo engaño pues nada se ocultó y todos
sierras más de 60.000 cargos de madera y en cada
sabían lo que había en la hacienda porque los
cargo se ganaban más de seis ducados con la cual
tres hermanos que llevaban el negocio todo lo
compraron muchas heredades y que recogieron
comentaban en presencia de los demás y que
grandes cosechas y de todas esas ganancias que-
los tienen «…por tan buenos cristianos que no de-
rían ellos participar.
fraudarían en ninguna cantidad a este declarante, ni
Vistas estas alegaciones por el juez, se resuel- demás de sus hermanos de malicia...». Dicen también
ve dejar sin efecto la escritura de transacción lo que los bienes que dieron a Diego y Jerónima
que origina una queja por parte de los acusados y demás hermanos fueron de lo mejor de la
206 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
hacienda, porque fueron en dineros y censos funto, pero los acusados dicen que no lo cumplen
libres de cargas, mientras que, los que quedaron porque hacer eso sería reconocer que los deman-
para ellos fueron en deudas pendientes en las dantes llevaban razón en sus pretensiones y dar
que emplearon mucho dinero en pleitos para su pie a que de nuevo volvieran a las andadas.
cobranza y algunos nunca los pudieron cobrar, y
El documento consultado acaba sin la senten-
que también tuvieron que pagar una deuda de
cia del juez por lo que nos quedamos sin saber
500 ducados que su padre tenía contraída con
cómo se solucionó este proceso. Creemos que
una cofradía de Granada.
los demandantes debieron de recibir una buena
La documentación desciende a detalles curio- cantidad de dinero por el motivo de que Diego de
sos, propios de estos litigios familiares, Se alega, Molina, aquel del que dicen las sobrinas que siem-
por ejemplo, que cuando se casó Ruy Díaz, mien- pre vivió del sustento de la madre, y fallecida ésta,
tras vivió su madre todos comían juntos en una siguió viviendo a costa de su hermano don Lope,
misma mesa y olla, y sólo tenía una criada y un se casó y construyó como ya dijimos más arriba,
ama que le criaba los hijos, y que de las ganan- una casa en la plaza del Marqués de la Rambla,
cias de la industria Ruy Díaz y Fernando pagaron nº 5 (actual Hotel las Casas del Cónsul).
cuatro mil trescientos ducados de deudas, y se
Pero sí es muy ilustrativo el proceso, una
comprometieron a dar a su madre el usufructo y
vez más, para ratificar los importantes beneficios
renta de siete mil ducados y otros dos mil ducados
que dejó en la ciudad de Úbeda este negocio de
en propiedad para que ella hiciese con ellos lo
la madera. Sobre él hacemos ahora una breve
que deseara. Y tuvieron otros muchos gastos al
aproximación histórica.
sustentar a los diez hijos que quedaron cuando
murió el padre, que fue desde 1574 hasta 1598
en que se hizo la transacción; y en dar estudios
en Salamanca a sus hermanos Lope, Antonio, El negocio de la madera.
Pedro, Juan y Diego, con gasto de más de 2.500 Planteamiento general
ducados anuales cada uno y después pagaron los
gastos que Lope y Pedro tuvieron los varios años Ya hemos visto antes que los lugares de donde
que residieron en Roma hasta conseguir bulas y sacaban la madera los primeros personajes citados
mercedes y en donde vivían con criados y coche en el pleito inicial eran Villaverde del Guadalimar
y gran ostentación y gastaban más de tres mil y Cotillas, municipios ambos pertenecientes a la
ducados anuales. También dicen que Jerónima ciudad de Alcaraz. Otra zona de la que también
recibió en dote seis mil ducados. se surtían estaba en el término de Segura de la
Sierra. Los punto de venta y distribución eran
Llegar a un acuerdo final no resultó fácil. Úbeda, Andújar, Villanueva de Córdoba, Córdoba
De hecho, no lo hubo con plena satisfacción. Sí y Sevilla en cuya ciudad tenían el almacén en
parece que no quería morir Ruy Díaz sin dejar el Arenal, también dicen que solían vender por
zanjado este litigio por lo que mandó llamar a todas las poblaciones del camino.
su hermana Jerónima y le ofreció 8.000 ducados
y la inclusión de sus hijos en el orden sucesorio Nos habría gustado dar la fecha exacta en
del mayorazgo por él fundado para que renun- que estas familias empezaron con este negocio y
ciase a seguir el pleito, pero Jerónima no aceptó las cantidades de madera con las que traficaron
el ofrecimiento y Ruy Díaz murió en 1617 sin en todo ese tiempo, pero como no es posible nos
ver el caso solucionado. El pleito siguió y a una limitaremos a dar sólo los datos que figuran en
oferta de los acusados, le seguían más peticiones el primer pleito aunque, como ya advertimos
y recursos de los demandantes y así llegó el año anteriormente, entre las declaraciones de unos
1620 en que los denunciantes, en una entrevista y otros hay pequeñas diferencias.
con los demandados, quieren que se cumpla el La primera noticia que tenemos se remonta
pacto realizado con su hermano Ruy Díaz ya di- a 1573. En ella nos dice la madre:
e
l 207
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
«que había que liquidar la madera de la corta de en la cuarta respuesta que hace don Lope en la
1573 y las deudas que estaban a cargo de Gonzalo probanza:
Ramírez de Molina y Hernán González, que se habían
de averiguar, el uno en Sevilla y el otro en Córdoba «…suelen ir en cada cabaña cien hombres, y ciento y
respectivamente». veinte que ganan cada uno cinco, y seis y siete ducados
cada mes, y el que menos a cuatro, y moços sirvientes
En 1574 declara que había mil ciento sesen- que ganan más de tres ducados, sin (contar) la comida
ta pinos en Villafranca de Córdoba, quinientos que a todos se le da muy espléndidamente, para la cual
doce en Córdoba, doscientos veinticuatro que se lleva de ordinario un ato de trescienta y cincuenta, o
iban para Sevilla, más lo que se vendieron por cuatrocientas cabras, y cuatro cabalgaduras mayores, y
el camino. seis y ocho carretas para levar hato y bastimentos, y de
ordinario dura el viage hasta Córdoba y Sevilla diez y
En 1593 sacaron del término de Alcaraz 1264 once meses poco más o menos. Además de lo cual se van
cargos. En 1594 sacaron del mismo lugar mil a fondo muchos pinos por pesados y teosos, que algunos
cuatrocientos cuarenta y cuatro cargos. En 27 se pierden, y otros se van sacando del agua, y dexando
de Febrero de 1597 se aguaron en Cotillas no- a las orillas de los ríos, y se venden a los lugares más
vecientos cinco rollizos más veintiocho cargos de cercanos, y muchas veces no dan por ellos la costa que
madera labrada. En total explica que fueron mil tienen, y es fuerça recibirla por no los perder del todo: y
trescientos ochenta y ocho rollizos. En 1598 se en discurso del viage suelen hacer daño en los molinos, y
aguaron en la villa de Cotillas dos mil novecien- açudas, y sus presas, que se tassan, y pagan, y para que
tos cincuenta y dos cargos. En 1.599 tenía en el passen por presas y canales, es fuerça que los molinos
y azeñas (norias) dexen de moler en el entretanto, y se
aguadero de Villaverde cuatro mil ciento cuaren-
les paga a los dueños y sus arrendatarios el interesse de
ta y dos cargos de pinos y cuartones. En 1.598 se ello, que suele ser muy grande, y esto essentos las pre-
sacaron de la Sierra de Segura ochocientos cargos sas y molinos que hay desde el principio del aguadero
y seiscientos diez rollizos. En 1600 obtuvieron del hasta la dicha ciudad de Sevilla, y si los ríos crecen y
mismo lugar mil setecientos ochenta y seis cargos cogen avenidas, echan fuera de las madres muchos
y ciento veintiocho rollizos. Los demandante pinos, que después es necesario bolverlos al agua a
dicen que no están de acuerdo y aseguran que jorro (remolque), y otros corren con tanta furia que
mientras los hermanos estuvieron en compañía passan hasta la mar, donde se pierden y de los que se
sacaron de los concejos de Villaverde, Segura y venden los más son a fiado, y muchas dietas se pierden:
Alcaraz más de 60.000 cargos. y en el entretanto que se gastan, se dexan en los campos
junto a los lugares, donde faltan y se llevan algunos,
Respecto a los gastos y ganancias del nego- y cuando ay mala venta se pudren otros, y de todos los
cio de la madera, digamos, por ejemplo, que los que se venden se pagan alcabala y salarios a factores
precios de las maderas eran los siguientes: En que en cada lugar ay para el dicho efecto, de suerte que
Alcaraz un cargo o pino costaba cuatro reales y queda muy poca ganancia».
medio y se vendía en Sevilla por termino medio También tenía otras dificultades el negocio.
de cien reales cada uno (diez ducados).Un rollizo Como hemos visto las ganancias de este negocio,
costaba tres reales y cuatro maravedí y se vendía aunque don Lope dice que eran pocas, lo cierto
a diez reales (un ducado). es que eran bastante sustanciosas. Pero también
Esta industria, como se puede ver, era bas- es cierto que esta industria requería para su fun-
tante rentable pues se aprecia que el costo por cionamiento un gran capital y mucho trabajo. Y
término medio de un pino en el sitio de origen como prueba de ello veamos lo que las sobrinas
era de un ducado, y aunque el precio de venta declaran:
no era lo mismo en Úbeda que en Sevilla, se dice «…que el trato de la madera requiere un grandísimo
en el pleito que el término medio era de diez caudal, porque es menester tres caudales diferentes; uno
ducados. Pero no cabe duda que esta industria para sacarla, hacerla y costearla hasta el aguadero; otro
también generaba gastos, como el que originaba para tener madera en Córdoba y Sevilla mientras llega
la conducción de la remesa anual de madera por la que queda aguada; y otro para llevarla por el río».
los ríos hasta Sevilla, gastos que vemos reflejados «porque para hacer la dicha madera y traerla no sólo

208 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
se paga de contado, sino adelantado, por ser la gente A todos ellos se le hicieron las mismas cinco
que la labra, saca y trae, pobre y necesitada». preguntas y, salvo pequeñas diferencias, todos
Algo de cierto habría en este alegato, aunque contestaron del mismo modo. Y para que vea el
queda claro que pretendían justificarse pues se lector en qué consistió el interrogatorio, vamos
trata de un procedimiento judicial, y cada parte transcribir para no alargar el trabajo una sola
intentaba llevar la razón, destacando aquello que declaración, pero ampliada alguna contestación,
les beneficiaba ante los tribunales. con los pocos nuevos datos que los demás testigos
aportaron.
Finalizamos ya aportando alguna noticia
«En la ciudad de Úbeda en quince días del mes de fe-
sobre la fundación del mayorazgo y los orígenes
brero de mil y seiscientos y dos años el licenciado Arias,
familiares que nos ocupan. alcalde mayor de esta ciudad para averiguación de la
real cédula de su Majestad que pretende hacer mayo-
razgo Rui Díaz de Molina, regidor y doña Francisca de
Fundación del Mayorazgo Valencia, su mujer vecinos desta ciudad mandó parecer
ante si a Rodrigo Mesía del Castillo, vecino della del
Dado que Ruy Díaz de Molina llegó a poseer cual recibió juramento sigun derecho y él lo hizo e so
muchas propiedades, quiso fundar un mayoraz- cargo del qual le preguntó lo siguiente.//
go para que así se perpetuasen en la familia los
1ª Preguntados qué personas e de que calidad son los
bienes reunidos y no se desmembrara lo que con dichos Rui Díaz de Molina e doña Francª de Valencia
tanto trabajo reunió. su mujer vecinos desta ciudad dixo://
Así pues el nueve de Agosto del año 1607, -.Que el dicho Rui Díaz de Molina es regidor desta
Ruy Díaz presentó ante don Luis Pacheco de ciudad q es de los oficios más principales de ella y
Espinosa, Corregidor de la ciudades de Úbeda y el suso dicho e la dicha doña Francª de Valencia
Baeza, las declaraciones que ante el Licenciado su mujer son caballeros hijosdalgo y gente muy
honrada y principal, emparentados con muchos
don Arias Núñez, Alcalde Mayor de la Ciudad,
caballeros principales e de mucha calidad de ella,
habían realizado los vecinos requeridos para
e lo sabe porq ha visto ejecutorias y papeles dello e
que con ellas el Rey le diese licencia para crear porque los conoce e a tratado y es cosa notoria.
mayorazgo. No hemos visto el documento del
2ª Preguntados que es lo que tenían los Rui Díaz de
monarca dándole permiso para ello, pero sabe-
Molina y doña Francª de Valencia su mujer para poder
mos que se lo concedió debido a que la totalidad hacer mayorazgo dixo:
de las propiedades arriba mencionadas las poseía
en 1851 su descendiente don José de Medinilla -.Que este testigo sabe q los suso dichos tienen de vie-
Galindo VI Marqués de Vezmeliana. nes y hacienda más cantidad de sesenta mil ducados
de presente e lo sabe este testigo, porq este testigo les
Los llamados a declarar en el interrogatorio conoce por vienes suyos un cortijo en el Allozar q
para la formación del expediente fueron los si- tiene seiscientas veinte fanegas de tierra e ochenta
guientes vecinos de Úbeda: encinas q vale cada fanega a diez mil maravedis, e
una principal casa de las más principales q ai en
1. Rodrigo Mexía del Castillo, de 78 años. el campo con sus tinadas, paxares, e guerto, y eras,
2. Don Pedro Vázquez de Orozco, de 36 y pozos que valen muy bien dos mil ducados e todo
años. el dicho cortixo junto vale diez y ocho mil ducados.
E también tienen el cortixo de la Peñuela q es cosa
3. Alonso López de Cazorla, labrador, de 50 pública que tiene quatrocientas y treinta fanegas
años. de tierra de labor y doscientas e setenta fanegas de
4. Licenciado don Luis de Padilla y Dávalos, dehesa, e su casa muy principal, e salinas y eras que
abogado, de 46 años. vale más de doce mil ducados. Unas casas principa-
les en la colación de Santo Domingo con su plaçuela,
5. Jorge de Biedma, escribano del Ayunta- e dos casas accesorias en ella, e otras a la espalda q
miento, de 46 años. solían ser de Gil de Valencia, caballero del habito de
6. Gonzalo Hernández, de 54 años. Santiago, abuelo de dicha doña Francª de Valencia,
e
l 209
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
que todo vale tres mil ducados, e unas tiendas en el trato de la madera q han fecho sacar en la Sierra
el Mercado desta ciudad donde se hacen las fiestas, de Sigura e Sierra de Alcaraz, haciéndola llevar a
e corren los toros, que valen quinientos ducados, el vender por los ríos de Guadalimar e Guadalquivir
oficio de regidor q vale mil ducados, en censos tres por el Andaluçía a Córdoba, Sivilla e otras partes, y
mil ducados contra particulares. Y la mitad de diez en sembrar en las tierras q tiene donde han cogido
mil vides en la Casilla de Murcia término desta grandes cosechas. Que estas dos tratos y granjerías
ciudad, e un olivar en Val de Higueras de treinta son muy honrosas q las han usado e usan caballeros
olivas, e otro en el Jarahicexo de otras treinta olivas, principales hijosdalgo de la ciudad y de otras partes
e otro de cuarenta en el Asperilla, e cien olivas en como han sido Hernán Mesía padre del comendador
la Muela, todo en termino desta ciudad, que todo Diego López Mesía de el hábito de Santiago la hizo
vale más de mil y quatrocientos ducados, e la mitad llevar por los ríos, e Miguel Serrano, e don Andrés
dello es de Rui Díaz de Molina e su mujer, e la otra Serrano su hijo, señores de las villas de Urrucal y
mitad de Hernando de Molina su hermano, e le Olula tuvieron la dicha granjería muchos años,
qda libres en estas heredades a el dicho Rui Díaz y don Fernando de la Cerda vecino de Baeza y de
de Molina setecientos ducados. E asi mismo diez presente la hace llevar Fracº de Sigura Molina, y el
fanegas de tierra en la Cuesta e cuatro fanegas en dicho Ruy Díaz de Molina e Hernando de Molina
el ataxo de Baeça que valen mil ducados e la mitad su hermano, q son caballeros hijosdalgo y gente
es suyo, rueda y media de molino en Rui Peláez vale principal e ansí los ha visto este testigo. E los vienes
mil doscientos ducados, e la mitad es del dicho Rui raíces q tienen y el trato de la madera q tienen, e
Díaz de Molina y su mujer. E doña Frcª de Valencia labor si lo empleasen en renta vendría a rentar su
su mujer (tiene) tres esclavos e tres esclavas, e tres hacienda más de tres mil ducados por año y oí que
caballos, e cuatro açémilas, e la plata e joyas de oro, los dichos vienes como dicho tiene valen más de los
e muebles, e jaeces de caballos q valen más de dos dichos setenta mil ducados y esto es cosa notoria, e
mil ducados, quince yeguas e potros q vale más de lo q sabe a lo q se le ha preguntado.
quinientos ducados, más de cuatro mil fanegas de
trigo y más cebada, e diez y siete bueyes de labor, e 4ª Y preguntado q hijos e hijas tiene los dichos Ruiz
los bagaxes e aperos que todo vale más de tres mil Díaz de Molina y doña Francª de Valencia, su mujer
y quinientos ducados, doscientas fanegas de trigo dixo:
y cebada sembradas en su cortixo del Allozar que -.Q tienen un hijo q se llama don Antonio de Mo-
valen mil ducados, la mitad del caudal de la madera lina y Valencia e una hija q se llama doña Isabel
con la mitad de los bueyes, de la carretería q vale de Molina Valencia e no tienen más, e lo sabe este
más de quince mil ducados. Y más tiene el dicho Rui testigo por q les conoce e ha tratado y si más hijos
Díaz de Molina las casas principales de la colación tuvieran este testigo lo supiera.
de San Pablo, las haças de la Laguna que vale todo
mas de dos mil y quinientos ducados, q estas casas 5ª Y preguntado si de hacer vinculo y mayorazgo de
e haças son vínculo q lo dexó su padre vinculado, los dichos vienes por el dicho Rui Díaz de Molina e su
todo lo cual sabe este testigo que son vienes de los mujer se sigue inconveniente darles su Majestad licencia
susodichos porq se los ha visto tener, poseer y gozar para ello dixo:
como cosa suya, e valen los dichos precios e aún más Q este testigo sabe q de dar licencia su majestad para
porq este testigo tiene noticia de los dichos vienes e hacer el dicho vínculo e mayorazgo a los dichos Rui
de su valor, y esto responde a esta pregunta. Díaz de Molina e su mujer no se sigue inconveniente
ni daño alguno a ninguna persona, antes mucha
3ª Preguntado en qué han ganado los dichos vienes el
utilidad e provecho a esta ciudad e particulares porq
dicho Rui Díaz de Molina e doña Francª de Valencia
se animarán otros a adquirir y ganar hacienda
su mujer dixo://
lícitamente como el dicho Rui Díaz de Molina a
-.Q este testigo sabe que los dichos vienes los han ga- adquirido e ganado y se conservaran las haciendas
nado y adquirido los suso dichos en q sus padres les e no se disiparan, e se aumentaran los linajes en
dejaron mucha legítima demás de q don Lope de Mo- honra y en vienes e ansí en ninguna manera viene
lina Valenzuela, tesorero de la iglesia mayor desta daño de dar la dicha licencia e siendo su Majestad
ciudad y el canónigo Antonio de Molina hermanos servido les puede hacer merced de se la conceder. Y
del dicho Rui Díaz de Molina, le hicieron donación esto es la verdad e lo que sabe deste caso so cargo del
de muchos vienes e ansí es cosa notoria e ha visto juramento que hizo y lo firmó de su nombre e que
este testigo las demás las han adquirido e ganado en es de edad de setenta e siete años o setenta y ocho

210 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
poco más o menos, e no es pariente ni enemigo de las primeras cosas que adquirió don Ruy Díaz
las partes que lo presentan ni le tocan cosa alguna de Molina fue el oficio de Regidor de la Ciudad,
de las generales de la ley. Y firman El licenciado cargo que daba mucho lustre a las personas que
Arias. Rodrigo Mesía del Castillo. Alonso Sánchez, lo ostentaban, y a la vez rentaba un buen dinero,
escribano». pues si el cargo de Regidor le costó ochocientos
Como hemos podido ver, en estas declaracio- ducados, luego ese cargo, tal como dice un decla-
nes quedan reflejados los nombres de los otros rante, anualmente le rentaba mil ducados. Otro
caballeros ubetenses que también negociaron signo de ostentación fue el crear un señorío en su
con la madera, la condición de nobles que te- cortijo del Ayozar, cuyo permiso dado por el rey
nía Ruy Díaz y su esposa, las propiedades que don Felipe III en la villa de Roa el 29-11-1615 le
poseían, cómo las habían adquirido y los hijos costó dos mil ducados de oro16. (Imagen nº 5) Y
que tuvieron. si don Ruy Díaz aspiró a todas estas cosas su hijo
don Antonio de Molina Fernández de Córdoba
y Valencia, II Señor del Ayozar, por aquello de
que «de tal palo tal astilla» no le fue a la zaga pues
en su afán por resplandecer no quedó satisfecho
con las declaraciones que sobre la nobleza de la
familia habían hecho los declarantes en la fun-
dación del mayorazgo, él quería más, y en ese
afán por demostrar su limpieza de sangre, orgullo
propio de la época, quiso tener en su hogar una
probanza de hidalguía de sus antepasados. Para
conseguirlo inició las siguientes gestiones:
El 11 de diciembre de 1651 facultó a don
Melchor de Torres, procurador de la ciudad de
Alcaraz, para realizar una probanza de hidalguía
y limpieza de sangre de sus mayores en la que
constase el parentesco que tenía con los Fernán-
dez de Córdoba y los Muñoz de la Muy Noble
Ciudad de Alcaraz. Dicho poder fue realizado
en Úbeda en forma de derecho por el escribano
público del rey Francisco García Monreal Se-
rrano, siendo testigos el licenciado Fernando de
Mora, Francisco de Mirez y Juan de los Santos,
vecinos de Úbeda.
En dicha autorización don Antonio alegaba
que su bisabuelo Rodrigo Fernández de Córdoba
y Muñoz en su testamento otorgado en Úbeda
ante Martín Fernández de Montiel el 28 de oc-
tubre de 1540 declaraba:
• Que era natural de Segura de la Sierra.
El origen de la familia. • Que era hijo fuera de matrimonio de Pedro
Resumen de la Probanza Fernández de Córdoba y Catalina Muñoz
mujer libre y soltera, natural de Alcaraz.
Todo lo expuesto deja ver que esta familia
además de acumular dinero también era dada 16
Torres Navarrete, Ginés: Los desafueros del III Se-
a resplandecer y prueba de ello es que unas de ñor del Ayozar, Revista Ibiut, nº 150. pág. 16.
e
l 211
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
• Que el padre del dicho Pedro Fernández enero del año 1652 los siguientes catorce vecinos
de Córdoba era hijo legítimo de Rodrigo de la ciudad de Alcaraz:
Fernández de Córdoba, Alcaide que fue
1. Don Juan Fernández de Córdoba, el Ma-
de Segura de la Sierra.
yor, de unos 80 años de edad.
• Que este Rodrigo tuvo un hermano lla- 2. Don Francisco Aguado Fernández de
mado Alonso Fernández de Córdoba del Córdoba, Caballero de Santiago, de unos
cual descienden todos los caballeros de este 50 años de edad.
linaje y apellido que había en la ciudad de
Alcaraz. 3. Pedro Rodriguez de Munera, de unos 80
años de edad.
• Que siempre hubo comunicación entre
ambas familias. 4. Don Juan Fernández de Córdoba y Mon-
toya, de unos 50 años de edad.
• Y de cómo el apellido Muñoz que tuvo la
dicha Catalina Muñoz era limpio de toda 5. Don Pedro Vázquez de Bustos, abogado
mala raza de moros ni judíos nuevamente de unos 70 años de edad.
convertidos ni penitenciados por el Santo 6. Don Luis Fernández de Fenarejos y Alar-
Oficio, y hecha toda esta información pide cón, de unos 67 años de edad.
se le diese un traslado.
7. Doctor Don Francisco de Peñalosa y
Para la ejecución de la información solicitada Rebolledo, Capellán de honor del rey
fueron requeridos desde el diez al dieciocho de y caballero del insigne colegio de San

212 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
Salvador de Alcaraz, de unos 55 años de El 3º reafirmó todo lo expuesto anterior-
edad. mente.
8. Don Juan Demesto Fernández de Córdo- El 4º también indicó lo mismo que el anterior.
ba, de 47 años de edad. El 5º refirió que su abuelo en cuarto grado
9. Gabriel de Vandelvira Haro, de más de fue Alonso Fernández de Córdoba, hermano del
70 años. Alcaide de Segura. Y que este Alonso tuvo dos
hijos que fueron Comendadores de la Orden de
10. Don Gracián Muñoz de Guzmán, Capitán Santiago.
y Regidor, de más de 60 años.
El 6º contó igual que los anteriores. Y que
11. Don Juan de Auñón Palomar, Familiar en el convento de Santo Domingo de Alcaraz
del Santo Oficio, de 57 años de edad. hubo en 1494 un consejo general al que asistió
12. Don Cristóbal de Auñón, el Mayor, de el comendador Diego Fernández de Córdoba hijo
unos 65 años de edad. de Alonso el hermano de Rodrigo el Alcaide de
Segura. También dice que los Muñoz de Cara-
13. Don Diego de Escobar y Sandoval, de más vaca son ejecutoriados y que descienden de los
70 años de edad. Muñoz de Alcaraz.
14. Don Juan Fernández de Córdoba y Con- El 7º afirmó lo ya dicho y explicó además
treras, de unos 75 años de edad. que el alcaide de Segura y su hermano Alonso
Todos ellos ente el Corregidor y Justicia eran hijos de Alonso Fernández de Córdoba que
Mayor de Alcaraz, don Antonio Lainez de To- murió en Sicilia siendo alcaide y gobernador de
rreluenga juraron de forma de derecho ante un castillo que no recuerda su nombre. Y que
Dios y una cruz decir verdad. Y preguntados del hermano del alcaide descienden los que hoy
por los seis puntos que don Antonio de Molina viven en esta ciudad de Alcaraz que son don
había expuesto en su petición los interpelados Juan Fernández de Córdoba, padre, hijo y nieto
declararon lo siguiente. (Estas declaraciones las y don Francisco Aguado Fernández de Córdoba,
extractamos del siguiente modo): El 1º dijo ser Caballero de la Orden de Santiago. Y el licenciado
cierto todo cuanto el testamentario mencionado Alonso Fernández de Córdoba padre de don Juan
exponía y además dijo que el alcaide de Segura Fernández de Córdoba, Oidor de Valladolid electo
de la Sierra Rodrigo y su hermano Alonso vinie- para el Consejo Real de Castilla. En cuanto al
ron de la ciudad de Córdoba y se hallaron en la apellido Muñoz de Vázquez dijo que es principal,
conquista de Huéscar. Todo lo cual lo conocía por noble y limpio.
haberlo oído decir al clérigo Andrés Fernández El 8º además de lo ya expuesto por los ante-
de Córdoba y por papeles y árbol genealógico de riores dijo que el alcaide de Segura y su hermano
la familia que este religioso tenía. En cuanto al vinieron de la ciudad de Córdoba de donde eran
apellido Muñoz dijo que en aquella población naturales y que el alcaide de Segura fue ente-
había dos ramas diferentes, la de Catalina Muñoz rrado en el convento de Santa María de la Peña
que era natural de Alcaraz pero descendiente de de la Orden de San Francisco que estaba a las
los Muñoz de Caravaca donde son tenidos por afueras de la ciudad. También dijo que don Fran-
muy nobles y calificados y los Muñoz de Alcaraz cisco Aguado Fernández de Córdoba y su esposa
que los tiene por gente muy limpia y calificada doña Luisa Fernández de Córdoba descienden de
y muy honrados cristianos viejos. Alonso el hermano de Rodrigo el Alcaide de Se-
El 2º testigo declaró ser cierto todo lo que el gura y de este matrimonio descienden don Juan
testamentario exponía y además añadió que el Fernández de Córdoba, padre, hijo y nieto.
alcaide de Segura estaba enterrado en el conven- El 9º no expuso nada nuevo excepto que Ca-
to de San Francisco de la Peña sito a las afueras talina Muñoz era de los Muñoz que alcanzaron
de la villa de Segura. un hábito de la Orden de Santiago.
e
l 213
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o
El 10º indicó que no conocía en persona a La Crónica del Halconero del rey don Juan II,
Don Antonio de Molina pero tenía muchas no- nos dice que la conquista de Huéscar fue el día
ticias de que era noble por los cuatro apellidos 11 de Noviembre del año 1434, en ella intervi-
que probaba. Y que Catalina Muñoz descendía nieron entre otros el comendador santiaguista
de los Muñoz de Caravaca. don Rodrigo Manrique, don Diego de la Cueva,
don Diego López de San Martín ubetenses, Ál-
El 11º refirió en lo referente al apellido
varo Rodríguez de Córdoba, Alcaide de Segura,
Muñoz que sabía que los apellidos Muñoz de
primero en escalar el castillo de Huéscar y Ce-
Vizcaya y Muñoz de Córdoba en aquella ciudad
ciliano, hermano del alcaide, etc. Y el ilustre
eran muy nobles y limpios.
genealogista, Salazar y Castro, nos dice que una
El 12º confirmó lo que dijo el declarante 7º, vez ganado el castillo de Huéscar don Rodrigo
que los hermanos Alonso y Rodrigo eran hijos Manrique:
de Alonso el que murió en Sicilia. «…escrivió al Rey los sucesos della y envió a S. M. a
Alonso de Córdoba, criado suyo, para que mas difusa-
El 13º nada nuevo aportó al expediente.
mente los refiriesse, y solicitase el presidio, bastimentos
El 14º tampoco contó nada nuevo. y municiones para la conservación de tan importante
plaza».
Completamos este apartado con algunas
consideraciones finales. Notemos, por ejemplo, Como hemos visto en la crónica de don Juan
que aunque el testigo número once, don Juan II aparece Álvaro de Córdoba como Alcaide de
de Auñón Palomar, dice que «Don Antonio de Segura de la Sierra; también aparece un herma-
Molina Fernández de Córdoba… es un hombre de mu- no suyo llamado Ceciliano. En cambio Salazar y
chas prendas, hijosdalgo por los cuatro apellidos que Castro a este Alcaide lo llama Alonso de Córdoba
prueba», lo cierto es que sólo hace información y a Ceciliano no le nombra. Tampoco ninguno
de dos de ellos, o sea el Fernández de Córdoba de los dos nombra a Ruy Fernández de Córdoba.
y el Muñoz, cuando lo normal y lógico en las O sea que el tal Ruy o Rodrigo Fernández de
probanzas era probar nobleza o hidalguía por Córdoba, al que su descendiente le ponen como
los cuatro costados. Circunstancia que no deja conquistador de Huéscar, Caballero de Santiago y
de ser curiosa. Alcaide de Segura no existe y si existió le achacan
todos los cargos y honores que tuvo Alonso. ¿No
En el caso de Catalina Muñoz el testigo sería el tal Ceciliano el que llaman Ruy? Lo que
número siete don Francisco de Peñalosa y Re- sí quiero dejar claro es que el Alcaide del Castillo
bolledo, nos dice que era Muñoz de Vázquez, de Segura de la Sierra, don Rodrigo Fernández
y el testigo once don Juan de Auñón Palomar de Córdoba, figura en la portada de la referida
nos explica que había en aquel lugar los Muñoz probanza con el nombre de Don Rodrigo Álvarez
de Vizcaya y los Muñoz de Córdoba. O sea, que Fernández de Córdoba.
nos quedamos sin saber exactamente cual era
el segundo apellido de Catalina. También el Nosotros, en nuestro afán de querer unir esta
testigo sexto don Luis Fernández de Fenarejos rama desgajada de los Fernández de Córdoba, de
y Alarcón, contesta que los Muñoz de Caravaca Segura de la Sierra con alguna del gran bosque
descienden de los Muñoz de Alcaraz. ¿Hay aquí que forma las de Córdoba capital y provincia,
una equivocación o un intento de tapar algo que hemos repasado con minuciosidad la gran obra
no interesaba que se supiera? que de esta dilatadísima e insigne familia escri-
biera, Béthencourt como asimismo la glosa que
Otra cosa que nos inquieta es que don Rodri- de este mismo linaje realizara don Vicente Porras
go Fernández de Córdoba y Muñoz en su testa- Benito, y hemos de decir que de la infinidad de
mento no mencionara a su bisabuelo, aquel que personas de esta estirpe que aparecen en dichas
los testigos dijeron que había muerto en Sicilia. obras, sólo hemos encontrado un personaje del
¿Fue esto verdad? que pudieran descender.

214 e
l
u
c
juan g. barranco delgado i
d
a
r
i
o
El Fernández de Córdoba que creemos Conclusión
que puede estar relacionado con esta familia
de Segura de la Sierra es Alfonso Fernández de A modo de conclusión de nuestro trabajo,
Córdoba y su esposa la toledana doña Teresa Ál- en el que ha quedado demostrado que hubo
varez-Gaitán y Fernández de Vargas, pues tanto importantes beneficios económicos relaciona-
él como su padre mandaron en su testamento dos con el negocio de explotar maderas, y que
«redimir al año tres cautivos a los que se les había de alguna de las familias nobles de la ciudad de
poner los nombres más familiares de su línea, Fer- Úbeda encontraron en esta actividad un medio
nando, Rodrigo y Alfonso».¿Son estos hermanos para incrementar sus riquezas, cabe también
de Segura de la Sierra producto de una de esas destacar el gran valor documental de los pleitos
caritativas operaciones de redención de cautivos? judiciales a la hora de aportar nuevos datos a la
Nosotros creemos que sí, pues ya dijimos antes historia económica. Y señalamos la pervivencia
que en las múltiples ramas de la gran familia de de esquemas mentales anclados en el pasado,
los Fernández de Córdoba no hemos encontrado muy preocupados por la limpieza de sangre y el
otra coincidencia igual17. mantenimiento de mayorazgos. Siempre se pue-
de, sin embargo, leer entre líneas para averiguar
Por lo que hemos leído los descendientes de el fondo que se pretende buscar. Aunque la fuen-
Ruy Fernández pasaron a Úbeda, y su herma- te básica, unos documentos referidos al Señorío
no Alonso se afincó en Alcaraz en donde dejó de Ayozar, no sean suficientes para conocer a
amplia descendencia de la que vienen, como fondo lo que significó en la economía ubetense
se demuestra en la probanza, los Fernández de el capital procedente del negocio maderero. No
Córdoba, de la ciudad de Utiel. Respecto a esta agotamos pues el tema, pero sí esperamos que
rama de Utiel, Béthencourt dice que por falta de este trabajo sirva de estímulo a nuevas investi-
instrumentos no podía enlazar esta rama con las gaciones sobre un asunto poco estudiado en el
radicadas en la provincia de Córdoba. Bueno no- ámbito local hasta la fecha.
sotros creemos haber encontrado algún eslabón
de los que faltaban18.

17
Remitimos a Navarro López, Genaro: Segura de la
Sierra, Albacete, 1991, pág. 115; Salazar y Castro, Luis:
Historia de la Casa de Lara, libro X pág. 285; Fernández de
Béthencourt, Francisco: Historia Genealógica y Heráldica de
la Monarquía Española, tomo VI páginas 336, 338, 344 y
349 y tomo IX página 587.
18
Si el lector quiere saber algo más de estos señores
del Ayozar, les remito a la Historia de Úbeda en sus Documen-
tos de Ginés Torres Navarrete, tomo II página 191 y tomo
V página 14.

e
l 215
u
c
i noticias sobre linajes ubetenses relacionados con la
d industria maderera (siglos xvi-xviii)
a
r
i
o