Está en la página 1de 2

Similitudes en ataque a Atenco y Lázaro Cárdenas, Michoacán

Por: Marco Tulio Culebro


Fecha de publicación: 05/05/06

Especial para Aporrea

México, 4 mayo.- El ataque de las fuerzas de seguridad de esta madrugada contra los
pobladores organizados de San Mateo Atenco, Estado de México, donde participaron
tres niveles de gobierno tiene similitudes al ocurrido el 20 de abril contra el piquete de
metalúrgicos en huelga integrantes de la sección 271 del sindicato minero en Lázaro
Cárdenas, Michoacán.

Quien gobierna Texcoco, Estado de México sitio de los hechos de represión es el


alcalde que proviene del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Nazario
Gutiérrez Martínez, de la misma manera el gobernador del Estado de Michoacán,
Lázaro Cárdenas Batel, del mismo partido, figuran como co-responsables de lo
acontecido Atenco y en el puerto que –paradójicamente- lleva el nombre del abuelo del
gobernador..

En Michoacán, el 20 de abril los obreros resistieron a una operación conjunta de fuerzas


estatales y federales que incluyeron a personal de la Armada, es decir, marinos. En
Texcoco, el conflicto también de gran escala inició a nivel municipal y se involucraron
posteriormente fuerzas estatales y federales como es la PFP, Policía Federal Preventiva.

Esta mañana, la Secretaria de Gobernación, equivalente al ministerio del Interior,


amaneció cercada con vallas de alambre anti-motines como “precaución”, dijeron
vigilantes apostados en la misma.

Un informe de los pobladores de Atenco señala que en el fuerte enfrentamiento de ayer


miércoles 3 de mayo resultó muerto el joven lugareño de solo 14 años Luis Javier
Cervantes Santiago, presuntamente por el disparo de una bomba de gas lacrimógeno;
Mientras del lado policiaco hubo golpeados, cinco policías retenidos y (otros entregados
a la Cruz Roja) por parte de los pobladores.

La represalia de hoy: el allanamiento de esta madrugada a la población por parte de


cientos de policías llegó acompañada de golpizas indiscriminadas y hay una persona
que se encuentra en “muerte cerebral”, posiblemente un estudiante de la Facultad de
Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México que visitaba el lugar.

Hasta el momento las autoridades hablan de cientos de detenidos, mientras la prensa ha


dado cobertura profusa y distorsionada de los hechos (afirman que el joven murió a
causa de un petardo casero), mientras el periódico La Jornada maneja la versión de los
pobladores y sus editoriales se preguntan el porqué de la violencia a escasos días de las
elecciones presidenciales.

Parece que la guerra electoral se ha desplazado hacia la represión a los movimientos


populares y el partido político del candidato, Andrés Manuel López Obrador, aparece
como co-responsable de la represión.
Por su parte, los hechos hicieron que el subcomandante Marcos –quien se encuentra en
la Ciudad de México-, declaró en Alerta Roja al Ejército Zapatista de Liberación
Nacional (EZLN), la organización que dirige. Ayer viajó en el transporte colectivo
subterráneo –Metro-, el transporte más común y barato en la Ciudad capital “cómo
Pedro-por-su-casa”.

A varios analistas les extraña la violencia. Ha sido interpretada cómo una provocación,
un pretexto para que el gobierno ataque a Marcos ahora que este recorre el país dentro
del marco de la así llamada Otra Campaña, una gira con sus seguidores en la que crítica
por igual a todos los partidos políticos y candidatos fiel a su código rebelde.

Los habitantes de Atenco se han declarado zapatistas, a diferencia del gremio minero-
metalúrgicos cuya lucha consiste en defender al príista Napoleón Gómez Urrutia, el
dirigente depuesto por el gobierno federal en una sucia operación que ha valido que casi
todo el sindicalismo nacional pida la renuncia del Ministro del Trabajo, Francisco
Salazar Saénz como demanda principal en las movilizaciones del reciente Primero de
Mayo.

En suma, en los dos ataques que ha protagonizado el gobierno federal, que encabeza el
presidente Vicente Fox, las fuerzas del orden han sido lanzadas contra movimientos
sociales de honda tradición sin medir las consecuencias. En ambos casos hubo muertos
que pudieron evitarse por lo que se piensa que el gobierno federal sigue un plan de
provocación y miedo próximo a las elecciones para intentar voltear la tendencia del
electorado que no le favorece al candidato de la derecha cristiana, Felipe Calderón.

Quizás también, el plan que procura el clima la inestabilidad y violencia en México


busque respaldar la fuerte tendencia al alza en el precio del barril de petróleo que hoy
subió a 68 dólares, como parte del plan de la petrocracia que gobierna a Estados Unidos,
política que está dejando importantes ganancias en los bolsillos de las empresas
petroleras.
Articulo leido aproximadamente 1055 veces