Está en la página 1de 3

GUIA DE REPASO DEL GÉNERO DRAMÁTICO 6° años

Objetivo: reconocer las características y estructura del género dramático.


Nombre_________________________ Curso:______ fecha_______________
El género dramático es aquel que representa algún episodio o conflicto de la vida de los
personajes por medio del diálogo (predomina la función apelativa) y está destinado a ser
representado públicamente frente a un auditorio, por lo tanto, abarca a todo lo escrito para el teatro
y a todo lo que es susceptible de representación escénica ante un público.
Lo que sucede en la obra no está descrito ni narrado ni comentado directamente por el
dramaturgo, sino visto por el espectador.
Las obras dramáticas pueden estar escritas en prosa o en verso o combinando a ambos,
pero siempre en diálogo.
NOTA: No confundir obra dramático con obra teatral.
Obra dramática: Texto escrito para ser representado; obra de teatro: Representación del texto
dramático.
La acción dramática se basa en lo que se denomina conflicto dramático, que consiste en
la oposición de dos fuerzas opositoras en lucha:

PROTAGONISTA CONFLICTO ANTAGONISTA.

. La acotación (o discurso acotacional): texto que viene escrito por el dramaturgo. Son
interrupciones y/o indicaciones para explicar aspectos técnicos o no verbales del momento de la
representación. Cuando están al comienzo de la obra van en cursivas; cuando van en medio del
diálogo se ponen entre paréntesis.

Las acotaciones pueden ser:


Sobre la acción Sobre los personajes
Datos e indicaciones sobre el lugar en el que se Vestuario, movimientos, gestos, tono y
desarrolla la acción: decorados, época, volumen de voz, intencionalidad expresiva,
mobiliario, etc. etc.

Iluminación, con la que se expresan la hora del


día, un espacio concreto, etc.

Sonidos, para indicar o provocar diversos


efectos.
Estructura interna y externa de la acción:
a) Estructura interna de la acción: Es la distribución de los argumentos dentro de la acción y
ello va a producir la tensión dramática: Presentación, nudo, desenlace. En el desenlace se
produce el climax, que es el momento de mayor tensión en la historia.

b) Estructura externa de la acción: En cuanto a su representación, la acción dramática se


divide en:

1
1. Actos. Es la unidad mayor del drama. Suele estructurarse en tres actos, el primero para la
presentación, el segundo para el nudo y el tercero para el desenlace. La distinción entre los actos y
el paso de uno a otro se suele señalar con la caída o cierre del telón.

2. Cuadros. Se establecen en función de los cambios de espacio, ambiente o época. A cada


cuadro le corresponderá un cambio de decorado.

3. Escenas. Determinado por la entrada o salida de alguno de los personajes.

ACTIVIDADES:

I.- Lee el siguiente fragmento de la obras dramática y luego realiza la actividad

BODAS DE SANGRE, fragmento (Federico García Lorca)

ACTO PRIMERO
CUADRO PRIMERO
Habitación pintada de amarillo.

NOVIO.-(Entrando.) Madre.
MADRE.-¿Qué?
NOVIO.-Me voy.
MADRE.-¿Adónde?
NOVIO.-A la viña. (Va a salir.)
MADRE.-Espera.
NOVIO.-¿Quiere algo?
MADRE.-Hijo, el almuerzo.
NOVIO.-Déjelo. Comeré uvas. Deme la navaja.
MADRE.-¿Para qué?
NOVIO.-(Riendo.) Para cortarlas.
MADRE.-(Entre dientes y buscándola.) La navaja, la navaja. .. Malditas sean todas y el bribón que
las inventó.
NOVIO.-Vamos a otro asunto.
MADRE.-Y las escopetas y las pistolas y el cuchillo más pequeño, y hasta las azadas y los bieldos
de la era.
NOVIO.-Bueno.
MADRE.-Todo lo que puede cortar el cuerpo de un hombre. Un hombre hermoso, con su flor en la
boca, que sale a las viñas o va a sus olivos propios, porque son de él, heredados...
NOVIO.-(Bajando la cabeza) Calle usted…

Actividad.

AHORA TRANSFORMA EL SIGUIENTE TEXTO NARRATIVO EN UN ACTO DE OBRA


DRAMÁTICA. Usa al menos dos acotaciones, un aparte y describe a lo menos un cuadro.

Hansel y Gretel (fragmento)

Hansel y Gretel vivían con su padre, un pobre leñador, y su cruel madrastra, muy cerca de un
espeso bosque. Vivían con muchísima escasez, y como ya no les alcanzaba para poder
comer los cuatro, deberían plantearse el problema y tratar de darle una buena solución.
Una noche, creyendo que los niños estaban dormidos, la cruel madrastra dijo al leñador:
-No hay bastante comida para todos: mañana llevaremos a los niños a la parte más espesa
del bosque y los dejaremos allí. Ellos no podrán encontrar el camino a casa y así nos
desprenderemos de esa carga.

2
Al principio, el padre se opuso rotundamente a tener en cuenta la cruel idea de la malvada
mujer.
-¿Cómo vamos a abandonar a mis hijos a la suerte de Dios, quizás sean atacados por los
animales del bosque? -gritó enojado.
-De cualquier manera, así moriremos todos de hambre -dijo la madrastra y no descansó hasta
convencerlo al débil hombre, de llevar adelante el malévolo plan que se había trazado.
Mientras tanto los niños, que en realidad no estaban dormidos, escucharon toda la
conversación. Gretel lloraba amargamente, pero Hansel la consolaba.
-No llores, querida hermanita-decía él-, yo tengo una idea para encontrar el camino de regreso
a casa.
A la mañana siguiente, cuando salieron para el bosque, la madrastra les dio a cada uno de los
niños un pedazo de pan.
-No deben comer este pan antes del almuerzo -les dijo-. Eso es todo lo que tendrán para el
día.
El dominado y débil padre y la madrastra los acompañaron a adentrarse en el bosque.
Cuando penetraron en la espesura, los niños se quedaron atrás, y Hansel, haciendo migas de
su pan, las fue dejando caer con disimulo para tener señales que les permitieran luego
regresar a casa.
Los padres los llevaron muy adentro del bosque y les dijeron:
-Quédense aquí hasta que vengamos a buscarlos.
Hansel y Gretel hicieron lo que sus padres habían ordenado, pues creyeron que cambiarían
de opinión y volverían por ellos. Pero cuando se acercaba la noche y los niños vieron que sus
padres no aparecían, trataron de encontrar el camino de regreso. Desgraciadamente, los
pájaros se habían comido las migas que marcaban el camino. Toda la noche anduvieron por el
bosque con mucho temor observando las miradas, observando el brillo de los ojos de las
fieras, y a cada paso se perdían más en aquella espesura (…)