Está en la página 1de 2

LAS 10 CARACTERÍSTICAS QUE TODO SELECCIONADOR DEBERÍA TENER

Las personas encargadas de la selección de talento en una empresa deben tener


unas características/habilidades concretas, necesarias para llevar a cabo su tarea
de forma satisfactoria. Son los responsables de captar capital humano, el gran motor
de cualquier compañía, por eso es crítico que sean personas que reúnan ciertos
rasgos. ¿Cuáles?

A continuación, te enumeramos las 10 características que todo seleccionador


debería tener:

1. Ética. La credibilidad del seleccionador puede favorecer o arruinar el proceso de


selección. El seleccionador es la primera persona que entra en contacto con el
candidato, es la primera impresión que este se lleva. Si no tiene un comportamiento
ético o confiable, ¿qué imagen se llevará el candidato de la empresa?
2. Analítica. El encargado del proceso de selección debe tener capacidad de
análisis para adelantar futuras necesidades de la compañía. Debe saber
adelantarse y detectar posibles perfiles profesionales que deberán incorporar para
el desarrollo de la empresa.
3. Planificación. Un proceso de selección lleva tiempo. Los esfuerzos realizados
hoy verán sus frutos al cabo de varias semanas. Un buen seleccionador deberá ser
capaz de desarrollar una estrategia efectiva y un buen plan de acción.
4. Tecnología. Sí, en un proceso de selección el aspecto humano es importante.
Sin embargo, no puede llevarse a cabo sin tecnología. Es necesario que el
responsable de selección esté familiarizado con las nuevas tecnologías y las nuevas
soluciones tecnológicas orientadas a la selección de personal. La transformación
digital también ha llegado a los procesos de selección y si quieres ser mucho más
productivo, deberás manejar a la perfección este tipo de herramientas.
5. Comunicación. Las habilidades comunicativas son esenciales para un
seleccionador. Debe comunicarse con los candidatos, los empleados, la gerencia…
Deben ser capaces de explicar a los futuros trabajadores sus funciones, el puesto,
la cultura corporativa, cómo será el proceso, etc. Es vital contar con buenas
habilidades comunicativas (o trabajar para desarrollarlas).
6. Curiosidad. Para conocer mejor al candidato, es necesario gozar de una
curiosidad innata que empuje al seleccionador a ir más allá de los cuestionarios pre
establecidos. La curiosidad le hará plantearse nuevas preguntas que permitirán al
seleccionador descubrir más aspectos sobre la personalidad y la experiencia del
candidato.
7. Riesgo. ¿Eres arriesgado? Los seleccionadores deberían poder arriesgar, tener
la oportunidad de realizar una oferta a candidatos que, aunque a priori parezcan
alejados del perfil más habitual de la empresa, tengan “algo” que los haya
conquistado. Quizá estás dejando escapar por la puerta a un gran talento solo
porque está fuera de lo “habitual”.
8. Comercial. ¿Crees que un seleccionador no vende? Te equivocas, vende
constantemente. Vende la empresa como lugar ideal para trabajar. Un
seleccionador debe manejar el arte de la persuasión para convencer al candidato
perfecto de que debe trabajar en esa empresa y no en otra. Por eso, es importante
que el encargado de selección tenga un carácter muy comercial capaz de cautivar
al candidato.
9. Seguimiento. Si las empresas quieren mantener el interés de los candidatos, los
encargados de realizar el proceso de selección deben ser capaces de llevar a cabo
un seguimiento. De lo contrario, el candidato pensará que la vacante ya ha sido
cubierta o que su perfil no encaja con el puesto o la compañía. La buena noticia es
que la planificación y la tecnología te ayudarán a automatizar mensajes de
seguimiento y organizar el seguimiento de cada candidatura.
10. Evaluación. Cualquier estrategia no tiene sentido si no se evalúan y analizan
los resultados. Una estrategia de atracción de talento tampoco. Un seleccionador
debe ser capaz de evaluar, cuantitativa y cualitativamente, la estrategia de
reclutamiento de la empresa y su eficacia.