Está en la página 1de 5

MANTENIMIENTO

DOCENTE: FRANCISCO NARVAEZ

PROCESO DE FABRICACION DE LUBRICANTES MINARALES

ALUMNO: LUIS FERNANDO GONZALEZ REYES

CARRERA: ING. MECANICA

TURNO: MATUTINO
La producción de lubricantes es un proceso complejo que involucran materiales
básicos que se producen por destilación al vacío del residuo obtenido de la
destilación atmosférica de crudo. Conozca cada uno de los pasos, desde la
reducción primaria hasta el tratamiento final.

Los aceites lubricantes se pueden dividir de acuerdo a la estructura molecular


predominante en: Aceites de base parafínica o Aceites de base nafténica. De
ello dependen su viscosidad y su variación con la temperatura.

El constituyente básico del aceite lubricante es la fracción del crudo con


superior punto de ebullición que el gasoil. Estos materiales básicos se
producen por destilación al vacío del residuo obtenido de la destilación
atmosférica de crudo. Los aceites lubricantes se pueden clasificar en:

 Aceites de bajo índice de viscosidad (LVI), de base nafténica o no


extraídos.
 Aceites nafténicos de índice de viscosidad medio (MVIN), extraídos.
 Aceites parafínicos de índice de viscosidad medio (MVIP)
 Aceites de alto índice de viscosidad (HVI), siempre de base parafínica.

Fabricación de lubricantes
En la actualidad existen plantas que se dedican a la fabricación de lubricantes y
que utilizan tanto procesos antiguos como modernos. Un proceso de
fabricación de lubricantes puede contar con las siguientes unidades:

 Reducción primaria del crudo reducido


 Eliminación del asfalto
 Refinación con disolventes
 Decoloración y estabilización
 Desparafinado
 Tratamiento final
Reducción primaria

La destilación al vacío es una operación que se lleva a cabo en la mayor parte


de los procesos utilizados en la actualidad. El proceso consiste en calentar el
petróleo en un horno donde se obtienen los derivados y el crudo reducido que
será la materia prima de los aceites lubricantes puesto que las partes deseadas
tienen puntos de ebullición altos su separación en los diversos cortes de
intervalos de temperaturas debe levarse con una presión reducida los cortes
que se obtienen se tratan para eliminar naftenos, compuestos aromáticos,
compuestos de nitrógeno, oxigeno, azufre y otras impurezas el asfalto solo
aparece en el residuo por lo que es necesario tratar esta corriente para
extraerlo.

Una vez decolorado, éste es enviado a los depósitos de almacenamiento. La


fracción más ligera se envía a la siguiente unidad para mejorar la calidad o es
sometida a un desparafinado.

La destilación al vacío se usa cuando se trabaja con productos naturales, es


frecuente que sean muy sensibles a la temperatura y se desnaturalicen o se
descompongan si se calientan demasiado. Esta circunstancia impide que se
puedan destilar en condiciones normales, ya que no pueden alcanzar su punto
de ebullición a una atmósfera sin estropearse.

En estos casos se utiliza la destilación a baja presión, que permite disminuir la


temperatura de ebullición hasta niveles aceptables.

Eliminación del asfalto

El residuo del destilador al vacío se introduce en una torre donde se pone en


contacto con propano líquido que disuelve todos los constituyentes excepto el
asfalto.
Refinación con disolventes

Consiste en eliminar las parafinas con una extracción de parafinas con


disolventes, los dos disolventes más importantes son el fulfunal y el fenol.

La fracción de aceites lubricantes se alimenta en la parte de atrás de la


columna de extracción y el disolvente se carga en una zona cerca de la parte
superior las dos corrientes fluyen al contrario saliendo el disolvente por el fondo
y el aceite en la parte de arriba

Decoloración y estabilización
Éste procedimiento puede llevarse a cabo en diferentes puntos del proceso de
fabricación, siendo lo más usual que se realice antes o después del
desparafinado. Existen dos procesos de decoloración: con ácido y arcilla y con
hidrógeno. El tratamiento con ácido se realiza en unos agitadores dotados de
un sistema de calentamiento con la posterior adición de agua a fin de eliminar
la mayor parte del ácido. El aceite resultante se neutraliza y decolora a
temperaturas elevadas. Una vez realizada la decoloración, la arcilla es
separada por filtración. El tratamiento con hidrógeno se realiza con un reactor
continuo y posee la ventaja de mejorar la calidad, contando además con una
gran flexibilidad operativa.

Desparafinado

En esta operación el aceite se trata con un disolvente. El disolvente más


utilizado es el metil-etil-cetona, disuelta en benceno, tolueno o una mezcla de
ambos. La emulsión obtenida luego es enfriada para precipitar las parafinas,
que se separan por filtración en continuo.
Tratamiento final

Una vez que se ha procedido al desparafinado, y de acuerdo al tratamiento que


se haya utilizado, puede resultar necesario proceder a una decoloración y/o
destilación con el objeto de ajustar el producto final a la especificación
adecuada, como por ejemplo la de viscosidad o punto de vaporización
instantánea.

El proceso de obtención de aceites lubricantes en la Refinería La Plata de YPF


se inicia con la destilación al vacío de una carga de crudo reducido de calidad
apropiada, con el objeto de obtener una serie de cortes bases lubricantes, cada
uno de los cuales es tratado en forma separada en unidades sucesivas, con la
finalidad de eliminar todos aquellos constituyentes indeseables que afecten la

calidad en los aceites terminados.