Está en la página 1de 3

Ensayo sobre la película de Troya

Los príncipes de Troya, Héctor y París, se encontraban en una fiesta en la cuidad


griega de Esparta para consolidar la paz entre las dos ciudades. Sin embargo el
príncipe menor (París) estaba teniendo un romance con la esposa del Rey
espartano, Menelao, por lo que al día que iban a partir a Troya París le pide a
Helena de Esparta, es decir, su amante que huya con él. Esto hizo que Héctor
se molestara con París debido a que había roto la paz entre Troya y Esparta por
una mujer.

A pesar de que Héctor no estaba muy a gusto, Helena fue bienvenida en la


ciudad de Troya, de hecho el Rey troyano, Príamo, la comenzó a llamar Helena
de Troya.

La noche siguiente de la huida de Helena, un pescador aviso a Menelao que vió


a su mujer escapar con París, por lo que Menelao busca a su hermano
Agamenón, rey de Micenas para ir a la guerra. De esta manera los dos ejércitos
se unen para zarpar hacia Troya para comenzar la guerra; pero Agamenón sabe
que necesita al mejor guerrero en su ejército, por lo que le pide a Odiseo que
convenza a Aquiles. Sin embargo no es Odiseo quien logra convencerlo sino la
madre de Aquiles, Tetis.

Al día siguiente llegan a Troya por vía marítima pero Aquiles decide arriesgarse
y bajar solo con los guerreros que se encontraban en su barco. A pesar de ser
50 guerreros griegos contra los troyanos que se encontraban en la costa, Aquiles
logró matarlos a todos, de hecho este corto la cabeza de la estatua de Apolo,
Dios que los troyanos adoraban.

Al enterarse Héctor de la llegada de los griegos se dirige a la costa para


enfrentarlos, pero Aquiles le dice que la guerra iba a iniciar al día siguiente para
que el príncipe se despidiera de su esposa e hijo.

La hija del sacerdote del Dios del sol (Apolo) es secuestrada por Agamenón
luego de profanar el templo de Apolo, pero Aquiles ve algo en ella y decide
defenderla y protegerla de Agamenón.

Cumpliendo con su palabra, Aquiles, Menelao, Agamenón y el ejército griego se


dirigen a las murallas que protegen a Troya. Paris decide dar la cara por su amor
y reta a Menelao a un duelo, usando la espada de Troya que le había entregado
su padre. El ganador del combate se quedaría con Helena y Troya. Sin embargo
en medio de la pelea París se acobardó y regresó a donde se encontraba su
hermano, por lo que Menelao enfurece y levanta su espada para matarlo pero
Héctor logra matar a Menelao primero, iniciando que los griegos ataquen pero
los troyanos ganaron la primera batalla.
A pesar de que la razón por la que Menelao había ido a la guerra fue por su
orgullo roto, Agamenón fue para quedarse con Troya, por lo que la guerra no
cesó después de la muerte de Menelao.
Aquiles tiene un romance con la secuestrada de Agamenón, Briseida, quien
también resulta ser la prima de Héctor.

Los troyanos deciden atacar al amanecer, así que Patroclo, el primo de Aquiles,
se hace pasar por este, luchando contra Héctor y este lo mata, pensando que
era Aquiles. Lo que no sabían los troyanos era que esa mañana los griegos
pensaban regresar a sus tierras.

Héctor le muestra a su esposa, Andrómaca, un túnel que lleva hacia un río en


caso de que lo necesite. Héctor se despide de su esposa sospechando que los
griegos atacarían.

Al enterarse de la muerte de su primo, Aquiles se dirige solo a la muralla de


Troya, llamando a Héctor a un duelo, el cual este acepta. Aquiles termina
matando a Héctor y se lleva su cadáver, por lo que esa noche Príamo se disfraza
y visita la tienda de campaña de Aquiles, pidiéndole el cuerpo de su hijo para
hacerle un debido funeral, a lo que Aquiles accede además de darle doce días
de paz ya que esa era la cantidad de tiempo que duraba un funeral en Troya y
de entregarle a Briseida.

A Odiseo se le ocurre la idea de entrar a la ciudad de Troya sin que mueran


tantos griegos luego de que un guerrero estaba haciendo un pequeño caballo de
madera para su hijo en Grecia.

Durante esos doce días los griegos lograron construir un caballo gigante, en el
cual cabían los guerreros, escondieron los barcos y dejaron los cadáveres para
que los troyanos pensaran que se habían ido.

Al ver el caballo, París le sugiere a su padre quemarlo pero este lo ignora y


decide llevarlo a la ciudad pensando que era un obsequio de Poseidón. Luego
los griegos salen del caballo, abren las puertas para que el resto de las tropas
entren y atacan la ciudad, incendiándola.

Andrómaca logra llevar a algunos troyanos al río a través del túnel que le mostró
Héctor, pero Agamenón asesina a Príamo, siendo este asesinado por Briseida
momentos después.

Como París no puede conseguir a Briseida decide ir al túnel después de


encontrarla, pero no es el único que la está buscando, Aquiles al conseguirla la
protege pero París los consigue a ambos y le comienza a lanzar flechas a Aquiles,
siendo la primera la que llega a su talón, matándolo. En camino hacia el túnel
París le entrega la espada de Troya a un chico llamado Eneas.

En la película se nombraron varios dioses como lo son Apolo, Dios del Sol,
Poseidón, Dios Del Mar y Zeus, Dios del cielo y trueno, además de ser el padre
de los dioses.

A partir de la película se pueden comprender ciertos puntos como el dicho “el


talón de Aquiles” que se refiere al único punto débil de Aquiles debido a que su
madre lo quería volver inmortal, por lo que lo bañó en un río que lo volvería
invulnerable, pero lo había agarrado por su talón derecho al sumergirlo,
haciéndolo su única debilidad. También se puede comprender el dicho “arde
Troya” que hace referencia cuando un conflicto o dificultad va a estallar. Además
muestra la importancia del orgullo y el poder en esa época, sin importar si morían
para conservarlos.