Está en la página 1de 1

DUODÉCIMO PASO

Habiendo logrado un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar
este mensaje a otras personas y practicar estos principios en todas nuestras acciones.
Como ayuda Al-Anon a fam... pág. 64 y 142

La enfermedad insidiosa del alcoholismo nos robó nuestros sueños, nos paralizo el temor y
rabia, anulo nuestras emociones, decepción de un matrimonio destruido, expectativas no
cumplidas con nuestros hijos, problemas financieros, maltratos físicos y sexuales.
Resentimientos hacia nuestros padres, etc.
Cuando recién probamos el programa de Al-Anon queremos compartir nuestro mensaje
personal de esperanza con amigos t familiares sin embargo con el tiempo aprendemos que este
programa es de atracción no por promoción y con la aplicación de estos pasos trasmitir el
mensaje es más fácil ya hemos aprendido sobre la enfermedad, hemos crecido, hemos
recuperado algo de la serenidad que tal vez un día tuvimos al compartir en una reunión al leer
literatura tratando al recién llegado, prestando servicio, aplicando los lemas, tradiciones.
Encontramos en estos principios que no solo se aplican a situaciones alcohólicas sino a todos los
aspectos de nuestras vidas,
Al seguir, aplicar estos pasos obtenemos un despertar espiritual que es una experiencia
sumamente personal.
Muchos de nosotros lo definimos como una especie de transformación.
 Un cambio radical de percepciones (vemos cosas que antes no veíamos)
 Una idea instantánea
 La súbita eliminación de una obsesión sin embargo es más común experimentar un
despertar gradual.
 Una suave metamorfosis de la manera en que nos vemos a nosotros mismos y a otros.
 Sentimos un renacer, esperanzados
 Libres de temores y cargas.
Percibimos una mejor manera de vivir, una revelación lenta y sutil de nuestra belleza
interior.
 Al-Anon nos ofrece mucho más que un manojo de técnicas para resolver problemas en
nuestras relaciones alcohólicas.
 Nuestro futuro son libros que no se han escrito. Con los doce pasos y los demás principios
llenaremos las páginas de esos libros con una vida rica en amor y acciones constructivas
y bienestar espiritual.